Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Historial del Villarrubia Club de Fútbol

 

 

Escudo Villarrubia C.F.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Villarrubia Club de Fútbol
  • Ciudad: Villarrubia de los Ojos
  • Provincia: Ciudad Real
  • Comunidad Autónoma: Castilla-La Mancha
  • Fecha de constitución: 1959
  • Fecha de federación: 1960

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Villarrubia Club de Fútbol (1959- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

0 Ligas de Categoría Nacional:

 

ESTADIO:

estadio Villarrubia CF

Municipal de Deportes Villarrubia

  • Nombre: Nuevo Campo Municipal de Deportes
  • Año de inauguración: 21 de septiembre de 2008
  • Cambios de nombre: Nuevo Campo Municipal de Deportes
  • Capacidad: 2.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal de Deportes El Cordón (1959-2008)
  • Nuevo Campo Municipal de Deportes (2008- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

 

ESCUDOS DEL VILLARRUBIA CLUB DE FÚTBOL. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL VILLARRUBIA CLUB DE FÚTBOL. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN VILLARRUBIA DE LOS OJOS:

El municipio de Villarrubia de los Ojos, con algo más de diez mil habitantes, situado al norte de la provincia de Ciudad Real y colindante con la de Toledo, se halla atravesado por los ríos Gigüela y Guadiana encontrándose en su término el paraje de Los Ojos del Guadiana, donde se decía que aparecía el río del mismo nombre tras desaparecer en la próxima Argamasilla de Alba, compartiendo además con Daimiel el Parque Nacional de Las Tablas. Tradicionalmente agraria con amplia dedicación al cultivo de la vid siendo su Cooperativa Vinícola la más antigua de España en el ramo, sus tierras productivas también son dedicadas al olivo y a los cereales.

La aparición del fútbol en esta localidad manchega surge en 1925 gracias al destacado papel del doctor José Carruana Gálvez, médico de origen gallego que en sus años mozos fue un gran atleta llegando a jugar, a caballo entre finales de la primera década y años diez, en la por entonces pionera Real Sociedad Gimnástica Española, de Madrid, donde adquirió una gran notoriedad. Destinado laboralmente a Villarrubia de los Ojos, una vez instalado trazó amistad con jóvenes locales en edad estudiantil dando constitución al Villarrubia Foot-ball Club, muy modesta sociedad que apenas se prestaba para formar dos equipos que se enfrentaran entre sí buscando acomodo en el quiñón de Francisco del Águila, terreno de siembra situado al principio del Paseo del Cordón confluente con la calle Almería donde, quitando las piedras, se habilitó un campo de fútbol abierto. En estado muy primigenio, este club apenas alcanzó un par de años de vida siendo su encuentro más importante el disputado ante el Racing Club de Daimiel, afamado conjunto de la época que atrajo un buen número de espectadores y curiosos.

Desaparecido el Villarrubia F.C. nadie tomó la iniciativa en los siguientes años habiendo que esperar a 1932 para ver de nuevo actividad en torno a este deporte, en esta ocasión con el protagonismo del movimiento juvenil cristiano de donde resultó el equipo de Acción Católica, teniendo como terreno de juego una explanada en las instalaciones de la Cooperativa Vinícola El Progreso en el cual, apartando las piedras, montando porterías y delimitando con cal las líneas, se podía jugar al fútbol.

A pesar de contar con cerca de ocho mil habitantes recién iniciados los años cuarenta, la localidad no retomó contacto con el fútbol hasta principios de 1942 cuando, siguiendo la voluntad de las nuevas autoridades y la apuesta que éstas hicieron para el desarrollo de este deporte en toda la nación, quedó constituido el Villarrubia Educación y Descanso haciendo uso nuevamente del Campo de la Cooperativa, recinto en el cual se llegó, para comodidad de las autoridades, a montar una pequeña tribuna. Formado en su totalidad por jóvenes trabajadores, el Villarrubia E. y D. participó en el Campeonato Provincial que la Obra Sindical de Educación y Descanso estableció a principios de la década, despertando con su actividad el interés de viejos y nuevos aficionados por este deporte.

Paralelamente a estos hechos, siendo alcalde Natividad Sánchez Mendiola y gestionado por el delegado local del Frente de Juventudes, Manuel Crespo, en 1944 se dio pie a la constitución de diversos clubs de índole juvenil adscritos a Falange como el Imperio Club Deportivo, el Hispania Club de Fútbol y el Castilla Club de Fútbol, quienes en suma al Villarrubia E. y D. disputaron en el mes de mayo un torneo local en el Campo de la Cooperativa. Con esta iniciativa se pensaba que, en un futuro próximo, la localidad originaría la constitución de un club de fútbol sólido capaz de competir con los más fuertes de la provincia y su entorno geográfico, pero la ausencia de un campo de deportes en condiciones retrasó, y mucho, tal deseo.

De este modo el fútbol quedó reducido a su estado más puro y repleto de dificultades, surgiendo años más tarde el Charango con quien tampoco se avanzó demasiado. A finales de los años cuarenta se pasó a jugar en una propiedad de Don Bernardo Marín del Campo junto al Convento de las Clarisas, en la calle Soledad, organizándose un nuevo torneo donde compitieron Castilla C.F., Charango, Villarrubia E. y D. y el F.J. Villarrubiero yendo el trofeo a parar a manos del primero.

A principios de los años cincuenta el Castilla C.F. se convirtió en el conjunto más afamado y viajero de la localidad jugando en el nuevo Campo de las Eras del Cristo, siendo su protagonismo sustituido a partir de 1954 por el Villarrubia del Frente de Juventudes momento a partir del cual realmente se dio un impulso definitivo al deporte del balón. Convertido el Campo de las Eras del Cristo en único recinto deportivo, desde el ayuntamiento se promovió durante este periodo cada año con ocasión de las fiestas patronales del mes de septiembre la disputa de encuentros del Villarrubia F.J. ante clubs por entonces en la élite futbolística provincial y de su más inmediato entorno como el Villarta C.F., de Villarta de San Juan y Arenas C.F., de Arenas de San juan, ambas muy próximas, siendo cada vez mayor la demanda ciudadana para la habilitación de un Campo de Deportes que sirviera como base para un proyecto más serio.

HISTORIA DEL VILLARRUBIA CLUB DE FÚTBOL:

1959 – 1970

A finales de 1958 la decisión de construir un recinto definitivo ya estaba tomada y, con la intermediación del ayuntamiento y la ayuda del Frente de Juventudes, operarios municipales se encargaron al año siguiente de realizar las obras necesarias para que, en la carretera de Las Labores, quedase a punto el Campo de Deportes Municipal del Cordón, junto al paseo del mismo nombre. Con el liderazgo de Jesús Santos Fiorito, camarada miembro de Falange con amplia vinculación al fútbol, bajo su presidencia quedó en el verano de 1959 definido el Villarrubia Club de Fútbol, siendo los colores elegidos blanquiazules a rayas verticales los de la camiseta y blanco para el pantalón.

Consumada la vieja aspiración de disponer al fin de un club de fútbol competitivo, el estreno del club villarrubiero se produjo el 11 de septiembre ante el C.D. Ciudadrealeño de la capital provincial con motivo de las Fiestas Patronales de la Virgen de la Sierra, emprendiéndose a continuación la disputa de una serie de encuentros frente a rivales de la comarca para agilizar la preparación y conjunción de los jugadores.

En 1960 el Villarrubia C.F. quedó inscrito en la Federación Castellana siendo su destino gestionado por la Delegación de Ciudad Real, organismo dotado con cierta autonomía que, debido a la distancia respecto a la sede central de Madrid, gozaba de autoridad para establecer sus propias competiciones. En la temporada 61/62 se organizó el Campeonato Provincial considerándose a varios clubs como de Primera Regional, entre ellos el villarrubiero, siendo frecuente la llegada de futbolistas, preferentemente de la capital provincial, para reforzar al club ante los nuevos desafíos.

Compartido el Campo del Cordón por los clubs Villarrubia C.F. y Villarrubia E. y D., el club representativo de la localidad se mantuvo en activo dentro de la Primera Regional ciudadrealeña hasta 1965 año en el que, debido a una crisis a la hora de sustituir a la directiva saliente, nadie quiso tomar el mando del club. En las temporadas 65/66 y 66/67 Villarrubia de los Ojos quedó huérfana de fútbol hasta que en 1967 al fin se retomó la actividad con nuevos aficionados participando en el Campeonato Manchego donde predominaba cierto caos. Llegados al mes de marzo de 1968 y en pleno torneo, en un encuentro en el Campo del Cordón ante el Atlético Tomelloso -segundo club en importancia tras el Tomelloso C.F.- y a un minuto del final, los forasteros anotaron el 1-2 definitivo que alteró los ánimos de los locales provocando la retirada del equipo del terreno de juego, la invasión del campo y la posterior rotura de las fichas por parte del presidente blanquiazul, ocasionando un nuevo parón futbolístico que sólo se vio interrumpido en lo sucesivo por la formación de ocasionales selecciones de jugadores locales que jugaban, con motivo de las fiestas patronales, frente a clubs de la provincia.

1970 – 1980

De algún u otro modo, el balompié se resistía durante décadas a establecerse definitivamente en Villarrubia de los Ojos y, durante el verano de 1971, se emprendió la tercera organización del Villarrubia C.F. tras el último intento fallido. En esta ocasión, con Florencio Palomino Peinado al frente, se tenían las cosas más claras y lo primero que se hizo fue dar de alta el club en la Federación Castellana siendo la sociedad inscrita en Tercera Regional Ordinaria.

Con jugadores de la localidad, el arranque fue discreto pero satisfactorio para un club que quería hacerse un hueco en el fútbol regional. Decimoprimero en la temporada de debut 71/72, en la campaña 72/73 se ocupó la décima plaza consiguiendo, ya al término de la edición 73/74 en la que resultó octavo, ascender a Tercera Regional Preferente al reestructurarse la Federación Castellana. En 1974 se incorporaron jugadores procedentes del resto de la provincia siendo decimotercero en Liga, llegando en la temporada 75/76 jugadores de Madrid con los que se conquistó la Liga ascendiendo a Segunda Regional.

Esta categoría, más exigente que las anteriores, obligó a los villarrubieros a buscarse medios alternativos para recaudar fondos con los cuales pagar a la plantilla y, de paso, los desplazamientos que ahora eran más distantes. Con esa tesitura se pasaron los últimos años setenta compitiendo en una Segunda Regional donde se finalizó decimoséptimo en la campaña 76/77 pasando apuros para no descender, se mejoró en la sesión 77/78 con el sexto puesto y se volvió a pasar problemas en la edición 78/79 al ser decimoquinto cerrándose la década con un decimosegundo puesto en el curso 79/80.

1980 – 1990

La década de los años ochenta no trajo cambios significativos a nivel deportivo en el club ciudadrealeño, aunque sí a nivel federativo con el abandono de los clubs castellano-manchegos de la por entonces Federación Castellana. Instalado en Segunda Regional, en la temporada 80/81 fue octavo y en la 81/82 decimocuarto, ocupando un séptimo puesto en la edición 82/83 que le arrastró a Tercera Regional Ordinaria debido a una reestructuración de las categorías.

Décimo en la temporada 83/84 bajo la presidencia de Fernando García Santos, en esta categoría se tocó fondo resultando décimo para en la siguiente campaña, 84/85, jugar en Segunda Regional terminando como decimocuarto. En el verano de 1985, dimitida la Junta Directiva, el club a punto estuvo de desaparecer debiéndose nombrar una Junta Gestora que se hizo con su destino, concluyendo la Liga 85/86 en decimosegundo puesto.

En 1986 llegó el mencionado cambio estructural con la creación de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha a la cual pasaron todos los clubs que anteriormente habían pertenecido a la Federación Castellana, caso de los clubs de las provincias de Cuenca, Guadalajara, Ciudad Real y Toledo mientras que, pertenecientes a la Federación Murciana, se sumaron los de la provincia de Albacete. El curso 86/87, reubicados los villarubieros en Primera Regional, fue desastroso sumando tres escasas victorias y terminando colista, posición a pesar de lo cual no descendió pudiendo ser cuarto en la temporada 87/88 y primero en la campaña 88/89 que le permitió ascender a Primera Regional Preferente. El estreno en esta categoría, llevado a cabo en la edición 89/90, no tuvo demasiada trascendencia y el club terminó decimotercero.

1990 – 2000

Los años noventa fueron un periodo bastante complicado para el club blanquiazul yendo de más a menos hasta el punto de sumergirse en la última de las categorías del fútbol federado castellano-manchego. La primera temporada de la década, 90/91, se cerró con el descenso a Primera Regional Ordnaria tras un pésimo torneo en el que terminó penúltimo y decimoséptimo sin posibilidades reales de continuidad en la categoría. Excesiva para su humilde economía, la Regional Preferente le ocasionó un agujero del que tardaría años en reponerse sumándose a la debacle económica la reestructuración que en 1991 la federación regional emprendió con sus categorías, pillando por el medio al Villarrubia C.F. quien, a pesar de ser décimo en la campaña 91/92, se vio arrastrado a Segunda Regional Ordinaria.

Sumido en la por entonces penúltima categoría después de la creación de la Tercera Regional, en la mente de la directiva villarrubiera se impuso la idea de ascender lo antes posible y dejar al club en una categoría más ventajosa para sus intereses. De este modo en la sesión 92/93 no hubo demasiada suerte y el club quedó en un discreto octavo puesto que no le llevaba a ningún sitio, mejorándose la plantilla en la edición 93/94 cuando se terminó segundo y empatado a puntos con el C.D. Corraleño, club éste quien se llevó el premio del ascenso. En la temporada 94/95, conocido que para ascender había que se campeón de Liga, llegaron nuevos refuerzos con los que se obtuvo el título finalizando un punto por encima de la A.D. Miguel Esteban, suficiente para ascender un peldaño como era el deseo de todos los aficionados aunque en una categoría que ahora se denominaba Segunda Autonómica.

La Segunda Autonómica, equivalente a la antigua Primera Regional, suponía volver a apretarse el cinturón aunque, en esta ocasión, los apoyos financieros eran más nutridos. El Villarrubia C.F. empezó con buen pie y en la campaña 95/96 era quinto mejorando notablemente en la sesión 96/97 para ser tercero, perdiendo a sus mejores jugadores el año siguiente en el que, muy desdibujado, sólo pudo ser decimosegundo. En la temporada 98/99 se continuó con la tendencia recién mostrada y se repitió el mismo puesto en Liga poniéndose fin a la década con un noveno puesto en la campaña 99/00.

2000 – 2010

Al empezar el nuevo siglo el Villarrubia C.F. todavía seguía en Segunda Autonómica, la última de las categorías gestionadas por la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha, compitiendo en el Grupo IV sin más ambición que jugar por jugar y divertirse practicando un deporte para el cual la sociedad había sido fundada. Bajo esta premisa fueron pasando las temporadas siendo tercero en la 00/01, quinto en la 01/02 y tercero en la 02/03, ocupando puestos más rezagados en las campañas 03/04 y 04/05 donde, respectivamente, se concluyó en la plaza séptima y sexta.

En la edición 05/06, perdiéndose tan solo tres encuentros en Liga, los blanquiazules consiguieron el primer puesto obteniendo un merecido ascenso a Primera Autonómica, categoría que suponía un nuevo escalafón en el palmarés de la entidad. A pesar de los esfuerzos del club y el empeño de los jugadores, la sesión 06/07 no resultó como se esperaba y, desde el principio en los puestos bajos, la continuidad se esfumó al concluir en decimoctavo puesto. De nuevo en Segunda Autonómica, en el verano de 2007 se hicieron algunos retoques y el equipo funcionó a las mil maravillas cediendo una sola derrota y anotando más de noventa goles a favor, registros con los que pudo hacerse con el primer puesto, el consiguiente título y, además, el ascenso a Primera Categoría.

Aunque empleado en el Trofeo 18 Villas que tradicionalmente venía organizando el Villarrubia C.F. desde hacía varias décadas, durante el reencuentro con la Primera Regional de la campaña 08/09 los blanquiazules estrenaron en competición el día 21 de septiembre de 2008 el Nuevo Campo Municipal de Deportes ante el Almodóvar C.F. con victoria local por 4-0, despidiéndose del viejo Campo del Cordón que, posteriormente, sería transformado en un jardín. Deportivamente en Liga no les fue nada mal y, segundos tras el C.F. La Solana, se consiguió el ascenso a Regional Preferente. Para el debut en Regional Preferente de la edición 09/10, categoría donde nunca antes se había militado, el club estrenó la colaboración de la empresa local Formac S.A. dedicada a la fabricación de estructuras metálicas y prefabricados de hormigón para naves industriales, elevándose el presupuesto blanquiazul hasta el punto de quedar segundo a dos puntos del Manzanares C.F. quien ascendió a Tercera División directamente. En el caso de los villarrubieros debieron esperar a una Promoción ante el Talavera U.D., empatando 1-1 en casa y resolviendo la eliminatoria y, con ello ascenso, una semana más tarde al imponerse en la ciudad toledana por 1-2.

2010 – 2020

El estreno en Tercera División se efectuó en la temporada 10/11 dentro del Grupo XVIII perteneciente a la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha llegando hasta Villarrubia de los Ojos jugadores experimentados que elevaron, más si cabe, el nivel de la plantilla. Con Antonio Martínez Laredo recién electo presidente, los blanquiazules realizaron un notable torneo ocupando finalmente la quinta plaza a un solo punto de poder entrar en la Promoción de Ascenso. En la campaña siguiente, 11/12, el conjunto blanquiazul se movió por los mismos parámetros tocando con la punta de los dedos la Promoción, fase extra que se buscó con intensidad pero se escapó nuevamente por un punto en una Liga donde predominó la igualdad en los puestos de cabeza. Después de dos torneos tan intensos, en 2012 se marcharon algunos jugadores destacados y llegaron otros que no alcanzaron las gestas de los anteriores, decayendo de forma considerable el rendimiento de los ciudadrealeños quienes, preocupados, vieron como terminaban decimocuartos.

En la temporada 13/14 se hizo un gran cambio en la plantilla y se apostó por jugadores de renombre que hicieron recuperar la ilusión de apenas un par de años antes, aunque los puestos de cabeza se pusieron muy caros siendo imposible atrapar una plaza y debiéndose conformar con la sexta. Esta misma posición se logró en la campaña 14/15, pero con distinto sabor, pues con una plantilla bastante apañada la escasez de derrotas hizo creer en un sueño mejor que no se materializó. En la sesión 15/16 hubo un relevo generacional y el equipo cayó hasta el puesto decimosegundo aunque no se pensó en un probable descenso debido a la distancia, tanto en juego como en puntos respecto a la parte de abajo.

Con la edición 16/17 el Villarrubia C.F. volvió a renacer y, desde bien pronto, se vio que el equipo tenía madera para estar arriba. Sin embargo, carencias en cada una de sus líneas impidieron acabar en cabeza, siendo la quinta plaza su destino final. Presidido por José Luis Urda Plana desde julio de 2015, en la temporada 17/18 se volvió a hacer un equipo de garantías para entrar en la Promoción después de los intentos frustrados en ediciones anteriores, consiguiéndose ahora sí tal objetivo al quedar tercero tras los pasos de U.D. Almansa y Albacete Balompié “B”. Clasificado para los Play-Off, en esta fase a los blanquiazules les tocó medirse ante la U.D. Almería “B”, equipo dependiente con el que se perdió en casa por un contundente 0-4 y una semana después, ya en la capital andaluza, por 3-1.

En la campaña 18/19 el club manchego se hizo con los servicios del joven entrenador Javi Sánchez cuajándose un meritorio torneo en el que se hizo una plantilla para estar entre los primeros cuatro clasificados y, a poder ser, ocupar la primera plaza. Pese a los buenos números de los blanquiazules, la presencia de un intratable U.D. Socuéllamos C.F. les apartó del título pero no de una justificada segunda plaza, entrando en una Promoción donde le esperaba un largo recorrido. En Cuartos se eliminó al C.D. Coria empatando 1-1 en la localidad cacereña y venciendo en casa por 1-0, accediendo a Semifinales donde se encontró con el Bergantiños F.C., conjunto coruñés de Carballo al que se le derrotó 2-0 en casa perdiendo una semana después por 2-1. Plantado en la Final con merecimiento, los villarrubieros remontaron en una segunda gran parte al Fútbol Alcobendas Sport logrando imponerse por 2-3 en la localidad madrileña, esperándose con ansia el último y definitivo encuentro en el Nuevo Campo Municipal donde le esperaba su afición. El sábado 30 de junio, delante de sus enfervorizados seguidores, se consiguió el histórico ascenso a Segunda División B con un 2-0 en el marcaron Dieguito y Héctor Rubio.

 

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Anuarios de la RFEF.
  • Lanza. Diario.
  • Hemeroteca Lanza.
  • Desde el árbol gordo. Revista cultural mensual.
  • www.lanzadigital.com Diario
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

  • @formacvillarrub (Twitter oficial).