Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Unión Deportiva Huesca

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unión Deportiva Huesca
  • Ciudad: Huesca
  • Provincia: Huesca
  • Comunidad Autónoma: Aragón
  • Fecha de constitución: 19 de enero de 1943
  • Fecha de federación: 19 de enero de 1943

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva Huesca (1943-1956)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Tercera División:

  • 1947/48
  • 1949/50

 

ESTADIO:

 

 

 

 

 

 

 

  • Nombre: Campo de San Jorge de E. y D.
  • Año de inauguración: 13 de agosto de 1944
  • Cambios de nombre:
  • Campo de San Jorge de E. y D. (1944-1956)
  • Capacidad: 6.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Villa Isabel (1943-1944)
  • Campo de San Jorge de E. y D. (1944-1956)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DE LA UNIÓN DEPORTIVA HUESCA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DE LA UNIÓN DEPORTIVA HUESCA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN HUESCA:

La ciudad aragonesa y bimilenaria de Huesca, situada al norte de la región en los límites de las sierras exteriores de los Pirineos y cruce tradicional de caminos, es la capital de la provincia homónima y de la comarca de La Hoya, habiéndose especializado en el sector servicios y preferentemente comercial como cabeza de una provincia de la que aglutina un cuarto de su población. Con cierta dedicación a la industria y conservación de labores agrarias debido a las características de su geografía, en los últimos tiempos la ciudad ha sabido dinamizarse y abrirse al turismo exponiendo su patrimonio cultural y proximidad a los Pirineos.

En cuanto al fútbol se refiere, es la ciudad de Huesca pionera a la hora de introducir la práctica de este deporte en Aragón, promoviéndose por miembros de la Sociedad Velocipedista Oscense en 1902 los primeros tanteos en el Campo de la Estación que, debido a la falta de interés por el resto de componentes, quedan en nada. Demasiado pronto para triunfar, el momento idóneo llegará apenas unos años después, concretamente en 1910 cuando, atentos a lo que ocurre en el resto del país y los distintos Campeonatos de España iniciados en 1903 que ocupan a la prensa, grupos de jóvenes locales decidan dar rienda suelta a una actividad deportiva que empieza a coger auge en institutos de secundaria como medida higiénica. De este modo el 10 de abril y en el Campo de la Cabañera, se dan cita dos contendientes que obedecen a los títulos de El Ideal, formado por alumnos de la Escuela Normal de Magisterio Oscense y Club Sertorius, formado por estudiantes del Instituto Provincial de Educación Secundaria en lo que es el primer encuentro formal.

De la unión de unos y otros, al poco tiempo se constituye la primera sociedad seria de la ciudad, el Huesca Sport Club, uniformado con camisa blanca y pantalón negro que concurre habitualmente al Campo de la Cabañera para realizar sus ensayos. Entrenados e ilusionados como pioneros en la provincia, fruto de sus inquietudes en el mes de agosto consiguen del ayuntamiento que se les incluya en el programa de las Fiestas de San Lorenzo, patrón local, convocándose un concurso de ámbito provincial al que, lamentablemente, no se suma nadie en unos tiempos en los que el balompié todavía es un desconocido abriéndose camino. Sin rival al que enfrentarse y obligados a cumplir con el compromiso adquirido, los miembros de la sociedad oscense optan por dividirse en dos equipos luciendo unos una banda diagonal roja mientras los otros eligen una banda diagonal morada. El fútbol da su pistoletazo de salida, surgiendo en 1911 el Hibernia Foot-ball que tendrá un carácter efímero.

A medida que avanzan los años, en Huesca comienza a despegar este deporte y para las Fiestas de San Lorenzo de 1913, el Huesca S.C. abre las puertas para la visita de clubs forasteros disputándose un memorable encuentro frente a la Sociedad Gimnástica Zaragozana, sociedad venida desde Zaragoza con la que se establece un resultado final de 9-0 favorable para los locales. En el año 1915 surgen otras dos entidades, el Atlético Osca y el Stadium F.C., sociedad esta última quien utiliza por primera vez los colores azul y grana en su camiseta. Antes de finalizar la década, después de haberse extinguido el Huesca S.C. y fruto del apogeo del fútbol en todo el país, surge el Club Deportivo España, sociedad que juega en el Campo de la carretera de Apiés y emplea camisa roja con pantalón blanco, recibiendo en 1925 gracias a la gestión de la directiva presidida por Manuel Banzo Echenique el título de Real por lo que cambia su denominación pasando a ser conocido como Real Club Deportivo España.

Casi de forma paralela a la carrera iniciada por los españolistas, transcurre la del Bosco F.C., subsistiendo en activo iniciado 1922 hasta cuatro clubs en la capital altoaragonesa; Atlético Osca, Stadium F.C., C.D. España y Bosco F.C. que contenderán en un torneo organizado con motivo de las fiestas locales en honor al patrón San Lorenzo. Fruto de estos encuentros y después de llegar a un acuerdo, el 20 de septiembre de 1922 queda constituido el Huesca Foot-ball Club, sociedad nacida de la fusión entre Atlético Osca y Stadium F.C. que, para su uniforme, emplea los colores azulgranas con pantalón negro de los stadiumnistas. Con Santos Solana Pérez como primer presidente electo del club, la nueva sociedd jugará en el interior del Velódromo de la Alameda protagonizando una gran rivalidad con el Real C.D. España. En 1924, bajo la presidencia de Lorenzo Fuyola y un plantel de jugadores nacidos todos en la localidad o localidades de su ámbito provincial, el Huesca F.C. se adjudica el Campeonato de Aragón de Primera Categoría Grupo B superando a la U.S. Aragón, de Zaragoza, título que consolida la práctica de este deporte e incita a muchos aficionados a seguirlo de forma apasionada.

En 1926, debido al incremento de sus seguidores, reducidas dimensiones y escasas condiciones del Velódromo de la Alameda abierto en 1897, los azulgranas inauguran el 12 de marzo el Campo de Villa Isabel situado junto a la carretera de Zaragoza en un partido donde se invita al potente F.C. Barcelona con resultado final de empate 2-2 que reúne una gran cantidad de espectadores por la fama del rival. Posteriormente, el 29 de octubre de 1927, este terreno de juego será inhabilitado por la Federación Aragonesa durante un periodo de tres meses a raíz de los graves incidentes acaecidos el 23 de octubre en un encuentro del Campeonato Regional frente al Real Zaragoza C.D. en el que es agredido por la afición local el colegiado Sr. Arribas tras un pésimo arbitraje y, fuera ya del recinto, se mantienen refriegas entre los aficionados locales quienes persiguen a los zaragocistas hasta la estación de ferrocarril donde deben ser protegidos por la guardia de asalto. El conjunto oscense, ante tal decisión que considera totalmente injusta por no poder controlar los ánimos de sus seguidores, decide retirarse del Campeonato y de la Federación Regional al entender cierto favoritismo federativo hacia los clubs zaragozanos y animadversión hacia el fútbol oscense, quedando libres todos sus jugadores los cuales pasan a engrosar las filas de otros equipos.

Llegados a 1929 los dos principales clubs locales, Huesca F.C. y Real C.D. España llevan años desaparecidos, surgiendo entonces el Club Deportivo Oscense, sociedad que nace con fuerza y desde el Campo de Villa Isabel, conquista el Campeonato Regional de Aficionados de 1931 brillantemente superando varias eliminatorias hasta alcanzar la Final del Campeonato de España, intenso evento que pierde el 21 de junio de 1931 ante el vigués Ciosvín F.C. por el resultado desfavorable de 1-4 en encuentro disputado en el Campo de Chamartín, de Madrid. Al igual que su predecesor, el Huesca F.C., el C.D. Oscense también vestirá camiseta azulgrana con pantalón negro. En 1931, movido por la presión popular, la directiva del club decide cambiar su denominación dejándolo en Club Deportivo Huesca y durante la temporada 32/33 incluso llega a participar en la Fase de Tercera División junto a Club Atlético Aurora, de Pamplona, Zaragoza C.D. y C.D. Alkartasuna, de Tafalla, un torneo por entonces eliminatorio de carácter suprarregional establecido por la Federación Española para dilucidar qué clubs ascienden a Segunda División.

Desde 1932, con un deporte más asentado que suma adeptos constantemente, el C.D. Huesca cuenta con un nuevo rival local titulado como Club Ciencia y Deportes, sociedad que emplea desde sus inicios el Campo de la carretera de Apiés, viste camisa grana con pantalón negro y acaba comiéndole pronto el terreno a los del Club Deportivo hasta el punto de que los azulgranas, concluida la temporada 33/34, entran en un profundo declive que se asevera mediado 1934 causando la desaparición del C.D. Huesca por causas fundamentalmente económicas debido a la escasa masa social que le apoya.

Avanzado 1935, tras varias conversaciones mantenidas por distintos aficionados, el fútbol parece renacer en la capital altoaragonesa quedando formada el 30 de octubre una comisión encargada de constituir una nueva sociedad. Presidido por Mariano Palacio, en fecha 17 de diciembre queda constituido el nuevo Huesca Fútbol Club -sin relación alguna con el club del mismo nombre existente entre 1922 y 1927-, sociedad que al igual que las anteriores, viste camiseta azulgrana con pantalón negro haciendo uso del Campo de Villa Isabel como feudo deportivo. Adherido a la Federación Aragonesa, el Huesca F.C. permanecerá alejado de las primeras categorías debido a su fragilidad competitiva y financiera durante su primer año de vida, dedicando su principal cometido a fomentar el fútbol y disputar encuentros frente a clubs de su zona de influencia y de la capital regional preferentemente hasta que en julio de 1936 estalle la Guerra Civil.

Dividido Aragón en dos frentes quedando la parte occidental en manos del Ejército Nacional y la parte oriental en las del Ejército Republicano, la práctica del fútbol y, por supuesto, a nivel oficial, fue imposible suspendiéndose todas las actividades durante un largo periodo de varios años. Tomada la ciudad por las tropas nacionales desde el principio, su interés estratégico ocasionó que durante 611 días consecutivos fuese hostigada por las tropas republicanas en lo que se convirtió en el asedio más prolongado a una localidad durante el conflicto, terminando todo en marzo de 1938 cuando cae el Frente de Aragón.

A finales de 1938, concretamente en diciembre, la capital altoaragonesa ha recuperado parte de su estabilidad y en medio de un ambiente de circunstancias, el Huesca F.C. empieza a reorganizarse quedando definida su nueva Junta Directiva en enero de 1939 con vistas a participar junto a Club Atlético Osasuna, de Pamplona, C.D. Logroño, Zaragoza F.C. y el militar Aviación Nacional, de Zaragoza, en un campeonato regional para restablecer la práctica deportiva lo antes posible.

Finalizada la guerra el deporte en Huesca, como en el general de las localidades españolas, pasa a estar tutelado por el Frente de Juventudes siendo los camaradas de Falange quienes se encarguen de movilizar a la juventud creando equipos y organizando torneos para el fomento físico. A lo largo de 1939 y 1940 nacerán Sporting, Nacional, Hispania del F.J., Juventud, Oscense, C.D. Español del F.J. y la Organización Juvenil del F.J., estableciéndose torneos locales de donde saldrán jugadores que ingresen en el máximo representante local. En noviembre de 1940 la D.N.D. nombra a Manuel Ezquerra Jiménez presidente del Huesca F.C., preparándose una plantilla competente para debutar en el Campeonato de Primera Categoría de la temporada 40/41. Prohibido por Ley el uso de extranjerismos en las denominaciones de las sociedades deportivas, siendo el club oscense una sociedad polideportiva que engloba varias disciplinas en el Parque Deportivo de Villa Isabel, a partir del 1 de enero de 1941 pasa a ser conocido como Club Deportivo Huesca.

HISTORIA DEL CLUB:

1943 – 1950

El C.D. Huesca tendrá una vida tranquila durante las temporadas 41/42 y 42/43 siendo que, una vez finalizada esta última y conquistado el Campeonato de Aragón de Aficionados, se hace oficial la venta de la parcela que ocupa Villa Isabel para la construcción de un complejo de viviendas. Amenazada la ciudad de quedarse sin recinto deportivo, el delegado provincial de Educación y Descanso, capitán Gaspar Lahoz Martín, asume el mando reclamando a las autoridades nacionales fondos para construir un nuevo campo. Para tener más fuerza, nada más empezar 1943 Lahoz cita a los dos clubs locales federados, C.D. Huesca y C.D. Español, con el fin de constituir una nueva sociedad polideportiva donde tengan ambos representación y, de paso, se alberguen otras disciplinas necesitadas de un espacio público, quedando el 19 de enero constituida la nueva Unión Deportiva Huesca.

Presidida por el capitán Lahoz, la U.D. Huesca adopta los colores azulgrana con pantalón azul del C.D. Huesca y el escudo del C.D. Español, un club dedicado exclusivamente a la práctica de baloncesto que había sido constituido el 22 de noviembre de 1941 y competía en el campeonato regional con éxito gracias al trabajo de Anselmo López Martín, un inspector de hacienda amante de este deporte que, natural de Ávila y procedente de Barcelona donde residía su familia desde los años veinte, antes del conflicto había militado en la sección de baloncesto del R.C.D. Español. La gran labor de López, todo un pionero en el baloncesto oscense que posteriormente llegaría a convertirse en presidente de la Federación Española, se vio apoyada por algunos militares como el capitán Morales, uno de los líderes del Frente de Juventudes local y civiles todos ellos residentes en la ciudad, le llevó a tender puentes con el R.C.D. Español barcelonés hasta el punto de convertirse en filial de éste y organizarse en la capital altoaragonesa algunos torneos en honor a Genaro De la Riva, histórico presidente del club perico. El C.D. Español en poco tiempo llegó a contabilizar diez equipos de chicas y tres de chicos que sumaban un buen número de deportistas siendo, junto al fútbol, la disciplina más practicada.

En febrero de 1943, un mes después de ser constituido el club, la Junta Directiva es designada definitivamente siguiendo Gaspar Lahoz como presidente mientras el resto de cargos son para Lorenzo Avellanas Arilla, vicepresidente; Víctor González Pedregal, secretario; Bienvenido Gardún Aisa, tesorero y Pedro Muela Fernández como contador. Dado el carácter polideportivo de la sociedad, la Junta Directiva se complementa con ocho vocales delegados, uno por cada disciplina respectiva, estableciéndose las de fútbol, baloncesto, natación, montaña, esquí, ciclismo, pin-pong y ajedrez, a la par que se designan también como vocales delegados un representante del Gobernador Civil provincial y otro del Frente de Juventudes local.

La carrera deportiva de los unionistas empieza en Primera Regional ocupando la plaza del disuelto C.D. Huesca, categoría en la que no llega a estrenarse pues los planes de la Federación Española, muy interesada en fortalecer la Tercera División como máxima categoría destinada a los más destacados clubs modestos del fútbol regional, son otros pasando porque la U.D. Huesca, junto a otros clubs aragoneses, formen un subgrupo en el tercer nivel nacional. El debut pues de la temporada 43/44 se produce en el subgrupo aragonés del Grupo V con un discreto cuarto puesto terminando primero el Club Atlético Zaragoza quien, como campeón, se enfrenta al campeón del subgrupo valenciano Levante U.D. En verano de 1944 el capitán Gaspar Lahoz pasa a ocupar la vicepresidencia mientras que la presidencia es para Ignacio Claver, puesto que, dentro del mismo torneo 44/45, termina siendo entregado a Luis Polo con quien la U.D. Huesca, ahora participando en el Grupo IV navarro-aragonés, concluye séptimo muy alejado de los primeros puestos. Previamente, en fecha 13 de agosto de 1944, se habrá inaugurado el Campo de San Jorge patrocinado y financiado por Educación y Descanso con capacidad para dos mil espectadores, ampliada en años posteriores, en un encuentro frente a la U.D. Cros, de Barcelona.

En la sesión 45/46 la U.D. Huesca no acaba de funcionar como se espera en el Grupo IV y, debido a los malos resultados, en marzo de 1946 el que fuera jugador del Huesca F.C. de los años veinte y presidente del Huesca F.C. de principios de los años cuarenta, Manuel Ezquerra, es designado presidente. Ezquerra, un hombre de fútbol, una vez concluida el campeonato con el sexto puesto se propone, a corto plazo como meta, luchar por intentar ascender a Segunda División, un reto que parece complicadísimo para los aficionados azulgranas. En la edición 46/47, dentro del mismo grupo, los oscenses serán quintos sin optar al título pero en la temporada siguiente, 47/48, en un grupo donde participan clubs aragoneses, navarros y valencianos, se ocupa brillantemente la primera plaza conquistado su primer título de la categoría. La ciudad se ilusiona por atrapar una plaza en el segundo nivel nacional pero para su desengaño en la Fase Intermedia son apeados al ser cuartos y colistas tras U.D. Melilla, Gerona C.F. y Elche C.F.

En la campaña 48/49 se sueña con rematar el trabajo iniciado el curso anterior pero, dentro del Grupo III donde compiten aragoneses, catalanes y baleares, la presencia de participantes más poderosos les deja en un sexto puesto poco esperado. Manuel Ezquerra, cansado de tanto año luchar, cede su cargo a Cirilo Martín Retortillo quien apuesta por nuevos jugadores de cara a la edición 49/50. Los oscenses pasan al Grupo II donde se enfrenta a rivales aragoneses, riojanos, burgaleses, navarros y vasco en un potente competición donde, por segunda vez en su corta historia, alcanza el primer puesto. En esta ocasión el sistema competitivo ha prescindido de la aborrecible Fase Intermedia accediendo los azulgranas a la Fase Final, breve torneo donde es segundo precedido por el C.D. Logroñés quien le aventaja en un solo punto. Ambos clubs ascienden a Segunda División quedando detrás C.D. San Andrés, de Barcelona, C.D. Tortosa, Caudal Deportivo, de Mieres y Real Avilés C.F.

1950 – 1956

Entrenados por Rogelio Santiago García «Lelé», el club azulgrana se estrena en Segunda División dentro del Grupo I o Norte realizando un espléndido torneo 50/51 en el que es la revelación al ser quinto clasificado con poderosos delanteros como Félix, Badal y Tomás Hernández «Moreno» que están cerca de conseguir una plaza para disputar la Promoción de Ascenso a Primera División. En la temporada 51/52, continuando Lelé en el banquillo, los azulgranas no están tan finos como en el campeonato precedente quedando decimoprimeros aunque sin temor a perder su plaza mientras que en la campaña 52/53, siguiendo en el Grupo I, con cambio en el banquillo al llegar Juan Ruíz Cambra, dentro de una categoría muy igualada se concluye decimoquinto con Pedro Eguiluz en los últimos encuentros perdiéndose una categoría en la que han luchado encuentro a encuentro para tener continuidad.

Tras el descenso a Tercera División el presidente Cirilo Martín es relevado por Juan José Bilbao Arriaga quien encara la sesión 53/54 con optimismo dentro del Grupo II donde cohabitan clubs aragoneses, vascos, riojanos, cántabros, burgaleses y navarros concluyendo en segundo puesto a ocho puntos del Club Sestao. Clasificado para disputar la Promoción de Ascenso, en esta fase no tiene excesiva fortuna siendo cuarto precedido por Caudal Deportivo, C.P. La Felguera y S.D. Ponferradina mientras el Gerona C.F. es quinto y colista. En la campaña 54/55 Enrique García Ruíz accede a la presidencia en un club donde la economía pasa a tener un puesto privilegiado en lo negativo. Las cuentas no cuadran y la U.D. Huesca se desprende de jugadores importantes llegando otros que no alcanzan su talla. El resultado, dentro del Grupo V constituido íntegramente por clubs aragoneses, es pésimo y los oscenses retroceden al noveno puesto, uno por encima del colista.

En la temporada 55/56 acude al rescate de la U.D. Huesca el que fuera presidente azulgrana Manuel Ezquerra. Los números económicos amenazan, de no cambiar totalmente la tendencia, con la desaparición del club pero, en el aspecto deportivo, se termina el campeonato con la sexta plaza. Concluido el torneo la directiva azulgrana repasa el estado de las cuentas hallando un agujero de seiscientas mil pesetas que imposibilitan la continuidad de la sociedad. No apareciendo nadie capaz de hacerse cargo de la deuda, el club desaparece. Entre 1956 y 1960 será el modesto Agrupación Deportiva Santiago quien represente a la ciudad en competición oficial, debiendo esperarse hasta el 31 de marzo de 1960 para consolidar la constitución de un nuevo club hegemónico como es la Sociedad Deportiva Huesca.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Diario de Huesca. Diario.
  • Nueva España. Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.diariodelaltoaragon.es Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB: