Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Historial del Real Betis Balompié, S.A.D.

titular Real Betis Balompie

 

escudo Real Betis Balompie

 

PLANTILLA 2017-2018:

plantilla real betis balompie 2017-2018

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Betis Balompié, S.A.D.
  • Ciudad: Sevilla
  • Provincia: Sevilla
  • Comunidad Autónoma: Andalucía
  • Fecha de constitución: 12 de septiembre de 1908
  • Fecha de federación: 1909

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • España Balompié (1908-1909)
  • Sevilla Balompié (1909-1914)
  • Real Betis Balompié (1914-1931)
  • Betis Balompié (1931-1940)
  • Real Betis Balompié (1940-1992)
  • Real Betis Balompié, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Primera División:

  • 1934/35

7 Ligas de Segunda División:

  • 1931/32
  • 1941/42
  • 1957/58
  • 1970/71
  • 1973/74
  • 2010/11
  • 2014/15

1 Liga de Tercera División:

  • 1953/54

2 trofeos de Copa:

  • 1977
  • 2005

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Benito Villamarín
  • Inauguración: 17 de marzo de 1929
  • Cambios de nombre:
  • Estadio de la Exposición (1929-1939)
  • Estadio de Heliópolis (1939-1961)
  • Estadio Benito Villamarín (1961-1999)
  • Estadio Manuel Ruiz de Lopera (2000-2010)
  • Estadio Benito Villamarín (2010-)
  • Capacidad: 52.500 espectadores

estadio Benito Villamarin

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo del Huerto de Mariana (1908-1909)
  • Campo del Prado de Santa Justa (1909-1911)
  • Campo del Prado de San Sebastián (1911-1918)
  • Campo del Patronato Obrero (1918-1936)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Real Betis Balompie

 

ESCUDOS DEL REAL BETIS BALOMPIÉ, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Real Betis Balompie

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL REAL BETIS BALOMPIÉ, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Real Betis Balompie

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SEVILLA:

Gracias a los progresos realizados a nivel investigativo, la capital hispalense puede considerarse hoy en día como una de las puertas de entrada del fútbol en España cumpliendo, como ocurre en otras localidades de nuestro territorio, los mismos parámetros en cuanto a su implantación: presencia de un nutrido grupo de ciudadanos británicos vinculados a una o varias empresas y propagación por parte de estos de sus costumbres tras unos inicios elitistas limitados a su entorno cultural. En el caso de Sevilla la principal industria difusora inicialmente es la importante compañía naviera escocesa McAndrews & Company Ltd., presente desde 1859 en la ciudad, una empresa ligada a las navieras John Cunningham y Cía. y Miguel Sanz y Cía., responsable de la línea establecida en 1872 entre Sevilla y Liverpool para la exportación de agrios sevillanos y minerales procedentes de Linares u otras localidades del interior andaluz, navieras que en 1885 junto a otras locales suman treinta y dos barcos a vapor que mantienen periódicamente conexión, además de con Liverpool, Londres y Southampton en Inglaterra, con Glasgow en Escocia.

Junto a esta y en similares circunstancias hallamos a la empresa hispano-británica Portilla & White, Cía., un importante centro metalúrgico especializado en forja y maquinaria a vapor para la industria tanto civil como naviera, cuyo personal es mitad español y mitad británico, existiendo un buen número de ciudadanos de segunda generación con origen británico pero nacidos en la propia Sevilla. A partir de 1882 encontramos una tercera empresa, Seville Water Works Company Ltd., una industria con capital británico que se hace cargo de proveer de agua potable a la ciudad.

Todas estas entidades formarán un nutrido grupo de habituales que mantendrán una gran relación entre sí y con las fuerzas vivas económicas sevillanas de modo que su interrelación será muy destacada viéndoles juntos practicando diversos deportes como el cricket, el remo, del cual surgen varios clubs que practican en el magnífico escaparate que es el río Guadalquivir y en el mundo de caballo, donde el Hipódromo de Tablada tiene su máximo exponente.

A principios de los años ochenta el fútbol se convierte en un auténtico fenómeno de masas en el Reino Unido y muchos de los ciudadanos que son destinados a Sevilla para cumplir con su trabajo en parte de las empresas mencionadas, acompañados por sus compatriotas y amistades autóctonas, toman el fútbol como una práctica deportiva más entre sus inquietudes, siendo habituales los encuentros entre ellos y ocasionales, como los anuales de cada Navidad, los que les enfrentan a equipos procedentes de Minas de Riotinto y Huelva, otros dos centros donde el fútbol tiene vida en aquellos momentos.

Impulsados por el éxito del fútbol en su país de origen y conscientes del futuro que tiene ante sí este deporte, el 25 de enero de 1890 tiene lugar el acuerdo de voluntades por el cual este grupo tan unido decide constituir el Sevilla Foot-ball Club, la primera asociación creada en España cuya única y exclusiva finalidad es la práctica del fútbol. Presidido por Edward F. Johnston, copropietario de MacAndrews & Company Ltd., y comandado por el industrial Isaías White, su principal ejecutor y secretario, el club hispalense invita al Huelva Recreation Club, recientemente creado apenas un mes antes en la vecina capital andaluza, a disputar un encuentro en el Hipódromo de Tablada el 8 de marzo de 1890 que se salda con victoria local por 2-0 en lo que se considera el primer encuentro de fútbol disputado en nuestro país por dos clubs o asociaciones constituidas.

Los encuentros entre ambos contendientes se repetirán durante los siguientes años al igual que frente al representante de Minas de Riotinto, siendo a pesar de ello que lo más frecuente sean los partidos protagonizados entre los distintos miembros de la asociación sevillana ante la falta de más rivales y el peso que supone las grandes distancias. El impulso público del club hispalense durará hasta finales de 1892, desapareciendo el interés de la prensa sevillana a partir de esta fecha y quedando en el anonimato su divulgación. Lejos de desaparecer, el fútbol buscará refugio en la interioridad de las empresas donde mantiene su corazón latente hasta que finalizando el siglo nuevamente la prensa se haga eco de sus pulsaciones.

Entre 1900 y 1905 el fútbol se hará escuchar con poca voz en la ciudad hasta que el Sevilla F.C. normalice su situación en 1905 en la sede el Gobierno Civil, paso después del cual y, ante la ausencia de rivales, se abrirá un periodo de lento crecimiento que concluirá en 1908 cuando surja un grupo de personas que practican fútbol al margen de los sevillistas.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1908 – 1910

A finales de abril y principios de mayo de 1908, se celebra en la ciudad una fiesta de índole patriótica denominada “España en Sevilla” en la que se conmemora el Centenario de la Guerra de la Independencia. Asistentes a sus actividades y, dado el cariz de los actos, un grupo de estudiantes de la Academia Politécnica que vienen practicando fútbol desde tiempo atrás y tienen en mente constituir un sociedad destinada a tal finalidad, deciden contactar con el periodista y académico de la Lengua Española, Mariano de Cavia, para que les aconseje en qué términos pueden expresarla empleando sustantivos castellanos, respondiéndoles este el 1 de agosto y a través del periódico El Liberal, que lo más apropiado es balompié. Poco tiempo después, el 12 de septiembre de 1908, queda constituido el España Balompié, club que emplea de forma oficial camisa celeste con pantalón blanco y le representa un escudo circular con los colores de la bandera nacional, aunque en alguna ocasión se les aprecia con camisa blanca y pantalón azul.

Efectivamente el segundo club constituido en la capital hispalense fue fundado por un grupo de jóvenes que cursaban sus estudios en la Academia Politécnica Sevillana situada en la calle Cervantes nº 15, donde algunos de ellos se preparaban para entrar en academias militares mientras otros cursaban carreras como topografía, aparejador, delineación, etcétera. Entre estos jóvenes se encuentran los hermanos Juan y Alfonso Castillo Ochoa, los hermanos Luis, José, Andrés y Pedro Hermosa, Enrique Añino, los hermanos Edmundo, Guillermo, José y Jacinto Wesolouski, Tomás y José Cuesta Monereo, Vicente Peris, Manuel Moreno Calvo, los hermanos Cascales, José Fernández Zúñiga, Manuel Ramos Asensio, Salvador Morales, etc., y de entre todos ellos los hermanos José, Manuel y Antonio Gutiérrez Fernández, que como veremos van a tener una importancia vital en el posterior nacimiento del tercer club local.

La primera junta directiva del España Balompié quedó presidida por Alfonso del Castillo Ochoa, siendo la vicepresidencia para Roberto Vicente mientras el cargo de tesorero iba a manos de Juan del Castillo Ochoa, el de secretario para Vicente Peris Mencheta, quedando como vicesecretario Salvador Morales. En los puestos de vocal los hermanos Jacinto y Edmundo Wesolouski, José Sequeiro, Gabriel Vadillo y Antonio Gutiérrez. Bajo esta denominación se mantuvo hasta principios de 1909, adoptándose la de Sevilla Balompié con la que quedaban inscrito en el Gobierno Civil el 1 de febrero.

Esta entidad muy pronto dará réplica a los sevillistas, convirtiéndose en su gran rival. Iniciadas sus actividades en el Prado de Santa Justa, en lo sucesivo juegan en el Prado de San Sebastián, en el Parque de María Luisa y nuevamente en el Prado de San Sebastián, recinto que vallan los balompédicos de madera y pintan de verde, distinguiéndolo de los sevillistas quienes lo hacen de rojo. La rivalidad no es todavía enconada puesto que los jugadores en aquellos tiempos tan pronto militan en una entidad como en otra, pero sí empiezan a haber piques entre las respectivas aficiones quienes, muy acérrimas, muestran su respectivo e incondicional apoyo a unos u otros. El Sevilla Balompié conquistará la Copa de Sevilla de los años 1911 y 1914 adoptando desde finales de 1911 los colores verdiblancos para su camisa.

1910 – 1920

Establecidos en la capital hispalense el Sevilla Foot-ball Club y el Sevilla Balompié, a finales de 1909 se empieza a organizar un cisma en el seno del club balompédico protagonizado por los hermanos José, Manuel y Antonio Gutiérrez quienes, relegados al segundo equipo y molestos con la dirección, traman constituir un nuevo club. La amenaza va en serio y, aunque José se desliga en el último instante al serle ofrecida y aceptada la presidencia del club, Manuel y Antonio siguen con su plan y durante el mes de enero de 1910 constituyen una sociedad a la que denominan Betis Foot-ball Club. Los dos hermanos Gutiérrez no andan solos y, como en cualquier escisión, se ven acompañados de otros socios como Manuel Domínguez Anillo, Manuel Folgado, Diego Otero, Alberto Henke y Alberto Comesaña entre otros, todos procedentes de la Academia Politécnica Sevillana a los que en breve se suman los hermanos Eladio y Francisco de Asís García de la Borbolla y Sanjuan.

escudo y uniformes Betis FC 1910

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

La primera junta directiva del recién nacido Betis F.C. queda definida por Manuel Gutiérrez Fernández en la presidencia, Luís Vicente García como vicepresidente, Fidel Echevarría en el puesto de secretario y el cargo de tesorero para Manuel Domínguez, siendo vocales Francisco Díaz García, Cristóbal Espinosa, Salvador Villagrán y Antonio Gutiérrez Fernández. Emplazado en la calle Mariscal, 1, donde establece su secretaría, la sociedad viste en principio con camisas blancas y rojiblancas prestadas por el Sevilla F.C. hasta que, meses después, elige como definitivos colores oficiales el listado verdinegro para la camisa y el blanco para el pantalón, jugando su primer encuentro oficial el 27 de febrero frente al tercer equipo del Sevilla Balompié. Se da la circunstancia de que dos hermanos, Manuel y José Gutiérrez Fernández, presiden respectivamente a Betis Foot-ball Club y Sevilla Balompié, hecho que se romperá en 1911 cuando José abandone la disciplina celeste y comparta destino junto a sus dos hermanos béticos.

Los primeros años diez son tiempos en los que tanto Sevilla Balompié como Sevilla F.C. son los auténticos dueños del panorama futbolístico local, tan solo el Real Club Recreativo de Huelva les supera en calidad dentro de la región. El fútbol se arraiga fuertemente en la ciudad del Guadalquivir y el 17 de septiembre de 1911, impulsado por Luís Moliní Briasco, se registra en el Gobierno Civil el Recreativo Foot-ball Club, sociedad que viste camisa partida blanca y negra con pantalón negro y es presidida por Hilario Navarro Hurtado, siendo secretario Vicente Arroyo Romero y tesorero Antonio Bustamante. Tras un año en el que Sevilla cuenta con tan solo cuatro clubs, 1913 resultará explosivo con la aparición de una pléyade de sociedades de todos los gustos y colores siendo la primera el Andalucía Foot-ball Club, registrada el 1 de febrero y presidido por Manuel Ruiz, Enrique Machuca como secretario quedando el puesto de tesorero para Juan Gómez. El día 22 de ese mismo mes surge el Español Foot-ball Club que emplea camisa rojigualda con pantalón blanco -por lo cual son conocidos como los estanqueros- y está presidido por Manuel Morales, Ángel Fernández vicepresidente, Francisco García Díaz secretario y Francisco Martín en la tesorería y un día después el Híspalis Foot-ball Club, presidido por Carlos Alarcón, con Francisco Escobar en la vicepresidencia, Miguel Ojeda como secretario y José Guerrero en la tesorería, sumándose el 15 de abril el Athletic Club y el 22 de abril el Torre del Oro F.C.

En mayo llega el turno de la Sociedad Gimnástica, presidida por Roque Ruano, José Zarco como vicepresidente, Julio Ricca secretario y José Guerrero en la tesorería, a la que seguirá el Ideal Foot-ball Club en verano con Nicolás Navarro en la presidencia, siendo Manuel Gutiérrez vicepresidente, Enrique Montero secretario y Enrique García tesorero. El 22 de septiembre surge el Estrella Foot-ball Club con José Núñez Pinzón de presidente, cerrando tan magnífica cosecha la Sociedad Ibérica Foot-ball Club. En 1914 se incrementa el número con el Giralda Foot-ball Club, aparecido el 10 de enero, el Infantil Foot-ball Club, el Industrial Foot-ball Club, el Club Deportivo de Foot-ball y el Triana Foot-ball Club.

La vida del Betis F.C. durante sus primeros años de vida fue completamente azarosa. En medio de Sevilla F.C. y Sevilla Balompié, dos clubs con más potencial, los béticos parecían vivir a merced de uno y otro según qué época, existiendo un amago de fusión con los blancos en 1911 que nunca llegó a materializarse, un periodo de pujanza a lo largo de 1912 donde los verdinegros jugaron muy bien al fútbol y un periodo de negros nubarrones en 1913 que provocó su extraña desaparición poco antes de llegar el verano. Sin saberse cómo y de la noche a la mañana, dirigentes y jugadores béticos dejaron desmembrado al club ingresando en septiembre Otero, Miguel Folgado, Echevarría, Amorós y Manuel Domínguez -quien sería nombrado en octubre secretario- en el Sevilla F.C., otros en el Sevilla Balompié y pocos menos en el Andalucía F.C., incluso su hasta entonces presidente, Miguel Folgado, interesado más en asuntos ciclistas que en futbolísticos.

La inactividad verdinegra duró poco tiempo y, gestado en las entrañas del Sevilla F.C., los recién llegados jugadores que habían pertenecido al Betis F.C. hasta hacía pocas fechas decidieron bajo la dirección y supervisión de Eladio García de la Borbolla y Sanjuán reorganizar la entidad en breve. El proyecto precisaba de una motivación extra para atraer a los distintos jugadores desperdigados en el fútbol local y además nacía ambicioso, buscándose la ayuda de Pedro Rodríguez de la Borbolla y Serrano quien contactó con Miguel López de Carrizosa y de Giles, II marqués de Mochales a quien se le ofreció alrededor de noviembre la presidencia a cambio de interceder ante la Casa Real y conseguir para los béticos el título de Real. Ausente el club en el Campeonato de Sevilla de 1914 por la ausencia de una plantilla de jugadores, entre bastidores se trabaja para dicho objetivo y en febrero se anunciaba en prensa lo bien encaminada que iba la solicitud de un club sevillano para obtener de la Casa Real el título honorífico de Real, quedando parcialmente despejadas las dudas sobre el posible beneficiario el 21 de marzo cuando quedaba reorganizada la sociedad bética con una junta directiva donde Miguel López de Carrizosa y de Giles, II marqués de Mochales y Pedro Rodríguez de la Borbolla y Serrano eran los dos presidentes honorarios, Guillermo Comesaña Arahal ocupa el puesto de presidente efectivo, Alfonso Casellas la vicepresidencia, Eladio García de la Borbolla la secretaría y Manuel Domínguez la tesorería, quedando Miguel Folgado, Francisco Díaz, Diego Otero y Antonio Amorós como vocales.

escudo Real Betis FC 1914

Sin apenas socios y jugadores, el marqués de Mochales había iniciado los trámites para la obtención de dicho título en noviembre de 1913, haciéndose efectiva la concesión el 17 de agosto de 1914 y, con ello, el cambio de nombre a Real Betis Foot-ball Club. El siguiente paso era completar la plantilla, objetivo que se cumplió incorporando jugadores procedentes de otros clubs para reestrenarse el 18 de octubre ante el Sevilla F.C. Previamente, y desde el 4 de septiembre, la junta directiva sufrió algunos cambios quedando el marqués de Mochales como único presidente honorario, Pedro Rodríguez de la Borbolla como presidente efectivo, mientras José Gutiérrez Fernández era vicepresidente, Eladio García de la Borbolla secretario y Guillermo Comesaña tesorero.

Paralelamente a estos hechos en la ciudad se producían más cambios; Paco Alba sustituía en junio a José Luís Gallegos en la presidencia del Sevilla F.C. y Herbert Richard Jones, un británico asentado en la capital hispalense desde 1912 y capitán del Sevilla Balompié, aumentaba su cuota de poder adquiriendo incluso más popularidad que el presidente Juan del Castillo a quien sustituyó en el cargo. La buena sintonía entre Alba y Jones sembró en agosto la idea de unificar ambas sociedades en una sola, pero el evidente antagonismo entre los dos clubs rompió de cuajo cualquier atisbo de fusión. No obstante, Jones accedía a la presidencia balompédica oficialmente el 14 de septiembre.

El Real Betis F.C. aún tuvo oportunidad de disputar dos encuentros más hasta sumar tres desde su reorganización, ambos frente al Sevilla Balompié disputados el 25 de octubre y 15 de noviembre saldados los dos con derrota, iniciándose durante este tiempo los primeros contactos para realizar una unificación que fue contemplada respectivamente por ambas sociedades el 6 de diciembre mediante asamblea extraordinaria en el Sevilla Balompié y el día 8 con el mismo recurso en el seno del Real Betis F.C., existiendo plena conformidad en el caso de los balompédicos y serias discrepancias entre los béticos, aunque la mayoría se inclinó favorablemente, por lo que no se puede hablar de fusión plena. El inesperado cisma producido en el Real Betis F.C. hizo tambalear la deseada unión y Pedro Rodríguez de la Borbolla, presidente bético y muy dubitativo ante lo que podía pasar con el título, su mayor baza, tuvo que dirigirse el día 21 a la Casa Real para solicitar la aprobación de la unión con respuesta afirmativa recibida el día 23. El traslado del título con la mayoría de los dirigentes béticos al Sevilla Balompié había superado la prueba.

El día 27 la unión era un hecho integrándose gran parte de los béticos en el Sevilla Balompié que cambia de denominación a Real Betis Balompié, quedando Herbert Richard Jones nombrado presidente y Eladio García de la Borbolla secretario entre una pléyade de presidentes y socios honorarios con lo más selecto de la sociedad cívica hispalense.

En cuanto al sector contrario a la unión, este continuó su actividad al frente del ahora Betis Foot-ball Club bajo la presidencia de Rafael García de la Borbolla y San Juan, la vicepresidencia de José González Navas, actuando Antonio Gutiérrez Fernández como secretario y José Espinos Conde como tesorero en un club que conservaba a muchos de sus jugadores pero que, sin el apoyo de la aristocracia y parte de la burguesía hispalense volcada en el Real Betis Balompié tenía las horas contadas.

El Real Betis Balompié estrena su nueva denominación precisamente el domingo 27 frente al Real Club Recreativo de Huelva enfundado con la camisa verdiblanca balompédica cosechando una derrota por 1-3, luciendo un nuevo uniforme provisto de camisa gualdinegra con pantalón blanco en los encuentros del 3 y 4 de enero de 1915 frente al gibraltareño Britannia F.C. saldados con respectivas derrotas por 0-4 y 2-6, y uno más duradero compuesto de camisa verde con pantalón blanco estrenado el 6 de enero en la victoria por 1-0 ante el Sevilla F.C.

La unión entre béticos y balompédicos no fue la única acontecida en diciembre de 1914, consumándose la fusión entre el Recreativo F.C. y Andalucía F.C. el día 13 bajo el nombre de Unión Andalucía-Recreativo con Juan Gómez como presidente y Enrique Machuca como secretario. La entidad, que pasó a vestir camisa rojinegra con pantalón blanco, fue importante durante un tiempo hasta que desapareció como otras muchas.

En mayo de 1915 se crea la Federación Regional Sur con sede en Sevilla, dando cabida a todos los clubs andaluces que lo deseen y con competencias para crear un campeonato de fútbol regional. Pese a ser Campeón de la Copa de Sevilla en 1915 al vencer el 4 de abril por 3-0 al Español F.C. sevillano, el club bético inicia paradójicamente un descenso deportivo muy acusado en los años posteriores, rozando la desaparición y sin poder optar a ganar nada. En 1918 pasan a jugar al Campo del Patronato Obrero, inaugurado el 24 de noviembre frente al Español F.C. de Cádiz, en medio de una época en la que el Sevilla F.C. se apodera año tras año del Campeonato Regional, mostrando una superioridad casi aplastante.

1920 – 1930

La fuga de sus mejores jugadores en el denominado amateurismo marrón hacia el gran rival local o algunos clubs de otras regiones es constante. Esta situación se detiene en 1924, año en el que algunos de los viejos fundadores balompedistas retoman el club, ganando la Copa Spencer en 1926 y el Campeonato Regional de la temporada 27/28. A finales de 1928, la RFEF instaura el Campeonato Nacional de Liga, siendo el conjunto verdiblanco incluido en la Segunda División y debutando en la campaña 28/29 con un sexto puesto. El club bético se traza como objetivo alcanzar la Primera División y en 1929 queda concluida la obra del nuevo Stadium Municipal de Heliópolis, construido con motivo de la Exposición Iberoamericana del mismo año e inaugurado el 17 de marzo para tal evento. El partido inaugural enfrentó a la Selección de España frente a la Selección de Portugal con resultado final de 5-0, anotando Gaspar Rubio el primer gol de la historia de este estadio.

1930 – 1940

Tras unos años de lucha, por fin lo consigue al término de la temporada 31/32 tras ser Campeón. Pero antes es capaz de plantarse en la Final de la Copa del Rey en la edición de 1931, perdiendo frente al Athletic Club de Bilbao por 1-3. En verano de 1931 con la instauración de la II República cambia su nombre pasando a ser simplemente Betis Balompié. Con el ascenso a la división de honor, la entidad que hasta la fecha era conocida en la ciudad como “el Balompié” y balompedista su afición, pasa a serlo en todo el estado como “el Betis” y bética su afición.

El Betis Balompié debuta en Primera División en la temporada 32/33 siendo quinto, para ser sexto en la sesión 33/34. Para la campaña 34/35 consigue reunir una excelente plantilla y ante la sorpresa de muchos consigue el Campeonato de Liga, único hasta la fecha, con Patrick O’Connell de entrenador y jugadores destacados como Urquiaga, Aedo, Larrinoa, Lecue, Unamuno y Timini. Sin embargo, la plantilla es desmantelada para la siguiente edición por falta de dinero y el equipo queda séptimo. El 15 de julio de 1936, dos dias antes de estallar el conflicto civil, el ayuntamiento arrenda al club el uso del Stadium Municipal de Heliópolis. La llegada de la Guerra Civil paraliza el fútbol oficial durante tres años, sin que el club pueda jugar en dicho terreno de juego hasta el fin de la misma.

Acabada esta, se encuentra con pocos efectivos y arma una plantilla de forma acelerada para poder competir en la campaña 39/40. El resultado es desastroso y queda undécimo, descendiendo a Segunda División.

1940 – 1950

Tocado anímicamente y en una categoría inferior, la entidad no supera el bache y finaliza séptima en la 40/41. Con el nuevo Régimen el club vuelve a ser Real Betis Balompié, ya que se recuperan durante el año 1940 los títulos reales desaparecidos en la II República y se eliminan los extranjerismos desde enero de 1941. Con la nueva denominación se proclama Campeón de su grupo en Segunda División y en la Fase Final conquista el primer puesto, ascendiendo directamente a Primera División. Pese a la ilusión depositada en el proyecto, la campaña 42/43 es calamitosa con tan solo dos victorias y seis empates, bajando de nuevo a Segunda División. El palo sufrido es mayor que el del primer descenso y tras cuatro temporadas consecutivas en la categoría de plata, al término de la 46/47 se desciende a Tercera División de forma irrevocable.

Lo que en principio parecía un accidente deportivo, pronto se transforma en un profundo bache que dura siete largas temporadas. La afición no deja de alentar a sus discípulos convirtiéndose en el jugador número doce, pero la realidad es que el Real Betis Balompié es deportivamente incapaz de salir del pozo pese a las diferentes oportunidades que se le presentan.

1950 – 1960

La primera de ellas en la campaña 50/51 en la que tras ser subcampeón no supera la Fase de Ascenso al ser tercero. En las otras se queda a un palmo de promocionar y ha de esperar a la campaña 53/54 para ser Campeón y ascender de forma directa a Segunda División. Son los años del “Viva er Beti manquepierda” y todos hacen fuerza para retornar a Primera División lo antes posible. El camino es duro y en la temporada 55/56 se roza este tras ser segundo, pero la Fase de Ascenso es complicada y termina quinto. La luz al final del camino surge en la campaña 57/58 cuando se obtiene el primer puesto y el paso directo a la élite con Antonio Barrios en el banquillo y Benito Villamarín, su ilustre presidente.

1960 – 1970

El Real Betis Balompié vive con este ascenso un periodo de bonanza deportiva reflejada en sus clasificaciones y en la compra del Estadio de Heliópolis en 1961, el cual pasa a denominarse Estadio Benito Villamarín, no pasando apuros desde finales de los cincuenta hasta mediados los sesenta, consiguiéndose el tercer puesto en la temporada 63/64 con quince victorias y siete empates, tras Real Madrid C.F. y C.F. Barcelona. La historia es cruel y en la temporada 65/66 dos hechos marcan la vida del club: el descenso deportivo a Segunda División y el fallecimiento de Benito Villamarín.

Cambian los tiempos y el club se convierte en un equipo ascensor, pues intermitentes serán sus apariciones en Primera y Segunda División entre 1966 y 1974 con varios ascensos y descensos que no traen la ansiada estabilidad ni a la sufrida afición ni a los distintos directivos que pasan por su sede.

1970 – 1980

El ascenso de la temporada 73/74 como Campeón de Liga parece ser que marca un periodo de aparente tranquilidad y de nuevo surge el optimismo entre sus adeptos. Es la época de Esnaola, Bizcocho, Biosca, Alabanda, Cardeñosa, García Soriano, Benítez y Eulate, que en la temporada 76/77 son quintos en Liga y conquistan la Copa del Rey en el Vicente Calderón frente al Athletic Club de Bilbao. En este encuentro, tras empatar 2-2 en el tiempo reglamentario, se precisan veintiun lanzamientos de penalti para dilucidar el ganador, recayendo la suerte en el lado verdiblanco.

Después del éxito llega el desastre del descenso en la campaña 77/78 al ser decimosexto igualado a puntos con Hércules C.F. y Real C.D. Español, quienes se salvan. Paradójicamente, llegan hasta cuartos de final en la Recopa. El purgatorio dura tan solo una temporada y en la campaña 78/79 vuelven a Primera División, categoría en la que se afianzan a lo largo de los años ochenta con jugadores como Rincón, Yánez, Zafra, López Ufarte o el gran Rafa Gordillo.

1980 – 1990

El Real Betis Balompié cosecha buenas clasificaciones en los primeros años y en 1982 el Estadio Benito Villamarín es sede del Campeonato del Mundo. El segundo tramo de la década es diferente puesto que la plantilla se antoja descompensada y ajustada para la categoría, pasando varios sustos hasta que al término de la temporada 88/89 se desciende a Segunda División al concluir decimoctavo, a un punto de la salvación. Por el camino es subcampeón de la Copa de la Liga en su última edición, la de 1986, al caer en la Final frente al F.C. Barcelona: victoria en la ida por 1-0 con gol de Calderón y derrota por 2-0 en el Camp Nou. La entidad inicia un periodo de crisis económica y deportiva, y con fortuna consigue regresar a la élite al término de la campaña 89/90 como subcampeón. Una mala planificación y la falta de recursos económicos para confeccionar una plantilla de garantías hace que su estancia perdure una sola campaña en Primera División.

1990 – 2000

Para colmo de males, al inicio de la temporada 91/92 en Segunda División se le une la obligatoriedad de conversión en Sociedad Anónima Deportiva para seguir formando parte de la LFP, siendo presidente Hugo Galera, pero la cantidad exigida no es cubierta en su totalidad y la amenaza del descenso a Segunda B es inminente. Es entonces cuando el vicepresidente, Manuel Ruiz de Lopera, presenta los avales necesarios con la cantidad debida y se hace con la titularidad del club, el cual pasa a ser Real Betis Balompié, S.A.D.. Un par de años más tarde y al término de la temporada 93/94, se consigue el ascenso a Primera División al ser subcampeón en un torneo muy ajustado en sus posiciones finales. El Real Betis Balompié se reestrena con un sensacional tercer puesto en la campaña 94/95, consiguiendo entrar en competición europea, ganándose el apelativo de “Eurobetis”. Dos temporadas después, la 96/97, es cuarto en Liga y disputa su tercera Final de Copa, perdiendo en la prórroga ante el F.C. Barcelona por 2-3. Es la época de Diezma, Vidakovic, Jarni, Cañas, Ríos, Aquino y Pier, generación que no obtiene un buen recambio y provoca que en la campaña 99/00 se descienda junto al Sevilla F.C. a Segunda División al ser decimoctavo y vigésimo respectivamente.

En 1997 su presidente, con el consentimiento del consejo de administración, decide cambiar el nombre del estadio y acometer las obras de remodelación del mismo, pasando a denominarse Estadio Ruiz de Lopera. Dicha construcción supone el derribo en fases distintas del anterior recinto para acondicionar a sus fieles y darle un aire más acogedor y funcional de cara al futuro, obras que todavía no han sido concluidas pero que se espera lo estén prontamente.

2000 – 2010

Durante la campaña 00/01, tanto Real Betis Balompié como Sevilla F.C. son los dos grandes atractivos de la categoría de plata, consumándose las expectativas de ascenso depositadas sobre ambos al término del campeonato, al ser segundo y primero clasificados respectivamente. Desde entonces el club bético milita en Primera División con mayor o menor fortuna, siendo destacables las intervenciones de su presidente en diversos ámbitos y deportivamente algunas de sus temporadas, caso de la gran 04/05 en la que es cuarto clasificado y consigue competir en la Liga de Campeones europea, además de adjudicarse la Copa del Rey frente al Club Atlético Osasuna por 2-1 en encuentro disputado en el Vicente Calderón.

En las dos temporadas siguientes, 05/06 y 06/07, se pasan numerosos problemas deportivos para mantener su plaza en la categoría, librándose casi por escaso margen de un mal trago. Desde el verano de 2008 el club cambia de propietario y pasa a manos de una sociedad deportiva que dirige sus pasos con escasa fortuna, pues en su temporada inicial 08/09 conducen al club a Segunda División tras un campeonato en el que nada hacía presagiar tan desagradable trance, en un final para olvidar tras descender en la última jornada de Liga. La campaña 09/10 supone una nueva decepción para el conjunto verdiblanco quien tiene grandes esperanzas en ejercer un retorno rápido a Primera División.

Así pues, las cosas no resultan fáciles y la competitividad en la cabeza de la tabla clasificatoria es grande y los béticos permanecen durante todo el campeonato merodeando plaza de ascenso, pero sin llegar a demostrar una valía que enseñe su verdadero potencial sobre el terreno de juego. Al final es superado por varios clubs y se queda con la miel en los labios ante la impotencia de sus aficionados y simpatizantes, tras un triple empate a puntos con Hércules C.F. y Levante U.D. en el que los resultados particulares no le favorecen y acaba cuarto fuera de puestos de ascenso. Si la sufrida afición no tiene suficiente el propietario del club Manuel Ruiz de Lopera, tras vender su paquete accionarial a Bitton Sport encabezado por el empresario Luis Oliver, es reclamado por la justicia por presuntos delitos societarios en la gestión de la S.A.D., creando un panorama de incertidumbre alrededor del futuro inmediato del club verdiblanco. En octubre de 2010 el estadio recupera su antigua denominación de Estadio Benito Villamarín.

2010 – 2020

Al margen de su situación social, la entidad verdiblanca se traza como meta ascender a Primera División al término de la edición 10/11, objetivo que cumple con creces al ser Campeón de Liga con autoridad pese a tener un ligero bache mediada la temporada. En la temporada 11/12 desarrollan un campeonato irregular consiguiendo enlazar rachas con varias victorias consecutivas al igual que periodos sin puntuar, lo que causa inseguridad en su afición. Un buen tramo final y la estabilidad en la segunda vuelta le llevan a ser decimotercero.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia del Real Betis Balompié. Manolo Rodríguez López. 3 Volúmenes. Biblioteca de Ediciones Andaluzas (1982).
  • Real Betis Balompié: 75 aniversario fundacional (1907-1982). José Luis Ojeda Montes. Edic. Antonio Bustos Rodríguez (1983).
  • La historia jamás contada del Real Betis Balompié. Manuel Carmona Rodríguez. Editorial Castillejo (2001).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Primeros pasos del football sevillano: 1890-1915. Juan Castro Prieto. Punto Rojo Libros (2004).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Breve Historia del Sevilla FC, desde tablada a mejor equipo del mundo. Agustín Rodríguez, Juan Castro y Carlos Romero. Punto Rojo Libros (2010).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • El Porvenir. Diario.
  • El Liberal. Diario.
  • El Noticiero Sevillano. Diario.
  • El Correo de Andalucía. Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Getafe Club de Fútbol, S.A.D.

titular Getafe CF

 

escudo Getafe CF

 

PLANTILLA 2017-2018:

plantilla getafe cf 2017-2018

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Getafe Club de Fútbol, S.A.D.
  • Ciudad: Getafe
  • Provincia: Madrid
  • Comunidad Autónoma: Comunidad de Madrid
  • Fecha de constitución: 1 de septiembre de 1976
  • Fecha de federación: 1 de septiembre de 1976

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Peña Madridista Getafe (1976-1981)
  • Club Peña Getafe (1981-1982)
  • Club Deportivo Getafe Promesas (1982-1983)
  • Getafe Club de Fútbol (1983-1996)
  • Getafe Club de Fútbol, S.A.D. (1996-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División B:

  • 1998/99

 

ESTADIO:

  • Nombre: Coliseum Alfonso Pérez
  • Inauguración: 2 de septiembre de 1998
  • Cambios de nombre:
  • Coliseum Alfonso Pérez (1998-)
  • Capacidad: 17.393 espectadores

estadio Coliseum Alfonso Perez

 

OTROS ESTADIOS:

  • Polideportivo de San Isidro (1976-1982)
  • Campo Municipal de Las Margaritas (1982-1998)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Getafe CF

 

ESCUDOS DEL GETAFE CLUB DE FÚTBOL, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Getafe CF

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL GETAFE CLUB DE FÚTBOL, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Getafe CF

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN GETAFE:

La localidad de Getafe, situada a menos de una quincena de kilómetros al sur de la capital estatal, Madrid, alrededor de 1911 era una pequeña población que apenas alcanzaba los cinco mil vecinos con una gran dedicación agraria la cual, precisamente en ese año, fue designada base aérea por parte del Gobierno estableciéndose dos años después la Escuela de Aviación Civil. Estos dos hechos cambiaron radicalmente su fisonomía y destino, creándose en las inmediaciones del Campo de Aviación un importante núcleo industrial que dejaría su impronta en todos sus habitantes.

Sin ninguna reseña futbolística anterior a los años veinte, el polifacético artista y periodista Filiberto Montagud, contrario y hastiado de las corridas de toros ideó crear una sociedad deportiva en la cual encauzar a los jóvenes con la práctica de varias disciplinas y, de paso, tenerlos ocupados durante todo el año, constituyendo con él mismo al frente la Sociedad Getafe Deportivo apenas comenzado 1923. Siendo el fútbol la actividad más de moda y con mayor presencia de seguidores, el sábado 19 de mayo de 1923 fue inaugurado su primer campo de deportes ubicado en el interior del aeródromo mediante un encuentro que enfrentó al titular con el madrileño Internacional Deportiva con resultado final de 1-4, permaneciendo en lo sucesivo los getafenses ajenos a la Federación Regional del Centro al no mostrar interés en participar en los campeonatos organizados.

La Sociedad Getafe Deportivo, que vestía camisa zarca -azul muy claro- con pantalón azul oscuro, apenas con un año de vida en 1924 centró toda su actividad en el fútbol adquiriendo el nombre de Club Getafe Deportivo Foot-ball Club, deshaciendo el sueño inicial de Filiberto Montagud de mantener una sociedad polideportiva a raíz de lo cual abandonó el club. El conjunto zarco pasó a disputar numerosos encuentros frente a clubs de las localidades vecinas y especialmente de Madrid, inaugurando el 4 de septiembre de 1927 el Campo de La Dehesa de la Chica con vistas a competir a nivel federado.

En 1928, con Enrique Gutiérrez como presidente, la sociedad fue dada de alta en la Federación Regional del Centro debutando en Tercera Categoría en la temporada 28/29 con un tercer puesto, mejorando en la edición siguiente 29/30 al proclamarse Campeón y ascender a Segunda Categoría Ordinaria.

Paralelamente al club zarco y como consecuencia del tirón futbolístico de la época, en 1924 fueron constituidas dos sociedades más pero de efímera vida como la Cultural Deportiva Getafe que tenía su sede en la Plaza de las Cuestas, 4 y el Sporting Club Getafe que lo hacía en la misma plaza, pero en el número 3.

En 1930 se pasó a jugar en el Campo de la Calle del Vinagre, compitiendo durante las temporadas 30/31 y 31/32 en una categoría donde los rivales tenían un nivel más elevado y en donde las plantillas había que confeccionarlas haciendo uso del talón. Iniciado 1932 y en pleno campeonato, incomodado por el estrangulamiento económico el Club Getafe Deportivo F.C. no pudo aguantar más la situación y faltó a varios encuentros siendo sancionado por la ya Federación Castellana a ocupar la última plaza y tenerse que jugar su futuro mediante Promoción con un club de Tercera Categoría. No hizo falta llegar a tal extremo pues, sin un duro, la sociedad declinó seguir jugando bajo la tutela de la Federación Castellana y pasó a jugar durante unos meses como club no federado.

La desaparición del máximo representante local trajo de inmediato a la vida a nuevas sociedades como el Aviación Getafe F.C., constituido en 1932 y ligado a los militares del aeródromo, además del Unión Sporting Getafe, club constituido en 1934 que permaneció en activo al igual que el anteriormente mencionado hasta el inicio de la Guerra Civil.

El gran conflicto por el cual murieron varios centenares de miles de personas dejó en Getafe, en medio de la encrucijada entre ambos bandos, una profunda huella perdiendo según el censo de 1939 hasta un noventa por cien de su población entre huidos, desaparecidos y víctimas, además de hallarse en ruinas o semiderruidas centenares de viviendas.

Terminada la guerra el Estado se centró en potenciación del aeródromo, en la construcción de nuevos cuarteles y en el impulso de la industria aeronáutica, regresando gran parte de la diáspora getafense a su hogar, pero tardándose bastante tiempo en recuperar la normalidad previa.

La situación deportiva, ignorada durante tres años y muy débil durante los primeros de posguerra, quedó aislada en el equipo del Regimiento de Artillería que disponía de campo propio y en los distintos equipos militares de escasa trascendencia que tan pronto aparecían como inmediatamente desaparecían, resultando frustradas las pocas iniciativas civiles que se dieron para constituir un nuevo club.

escudo Club Getafe Deportivo

En espera de tiempos mejores, la elección de Juan Vergara como alcalde en 1943 supuso el espaldarazo definitivo en pos de la recuperación del fútbol por parte de los aficionados locales, apoyando desde su cargo en todo momento a cinco voluntarios que se solían reunir en el Bar La Marquesina: Manuel Serrano, Antonio Corredor, Miguel Cubero, Aurelio Miranda y Enrique Condes, a quienes se añadieron otros insignes getafenses, dejaron sentada en diciembre de 1945 la constitución de un club deportivo, recreativo y cultural que no era sino la continuidad del iniciado en 1923 y desaparecido en 1932, abriendo las puertas para un segundo ciclo que, nuevamente bajo el nombre de Club Getafe Deportivo, fue dado de alta el 10 de enero de 1946 en la Federación Castellana anticipándose a una inminente participación competitiva la siguiente temporada.

Construidos los mimbres desde abajo, el 24 de febrero tuvo lugar en el Cine Palacio la presentación en sociedad de la recuperada entidad deportiva, siendo elegido Santos Lastanao Arregui presidente a la par que se abría un plazo de inscripción de socios que, en pocos días, alcanzó la cifra de setecientos. Respetados los colores de antaño, siendo la tonalidad de la camiseta azulina y continuando el pantalón azul oscuro, el Bar Hispano fue elegido como sede provisional hasta su traslado a la calle Madrid, jugándose los encuentros en el Campo del Regimiento de Artillería.

Partiendo desde la Segunda Categoría Ordinaria en la temporada 46/47, en la campaña 57/58 se estrenará en Tercera División permaneciendo en esta categoría durante once ediciones consecutivas hasta un momentáneo descenso a Primera Regional a finales de los años sesenta. En 1970 pasará a disputar sus encuentros en un nuevo recinto deportivo, Las Margaritas, inaugurado el 2 de septiembre y estrenado el domingo 6 en un encuentro de Liga frente a la S.D. Michelín de San Sebastián, con resultado de 3-0 para los locales.

Iniciados los años setenta, el Club Getafe Deportivo encadenará un ciclo de seis temporadas en Tercera División, tocando la gloria deportiva en la edición 75/76 cuando bajo la presidencia de Pablo Carrillo Hernández se proclama Campeón de su grupo y asciende a Segunda División en unas fechas donde la Segunda División B todavía no había sido creada. Los azulones verán pasar por Las Margaritas infinidad de equipos punteros militando hasta un total de seis sesiones consecutivas en la categoría de plata con puestos muy discretos en la clasificación, empezándose fruto de la carestía y los grandes gastos que ocasiona para muchos clubs modestos mantenerse en este segundo nivel nacional, un gran declive económico a finales de década que ocasiona la baja federativa en 1980 del Club Getafe Promesas, una sociedad inscrita en la Federación Castellana el 1 de septiembre de 1975 que venía actuando en Tercera Regional Preferente como filial y la dimisión de Carrillo quien ha dejado las cuentas hechas un solar con el propósito de no abandonar la Segunda División A.

José Luis Parejo será su sustituto permaneciendo una sola temporada al cargo siendo relevado en 1981 por Eugenio Sanz quien, con casi todo decidido, verá primero como la primera plantilla pierde la categoría deportivamente al ser colista en la campaña 81/82 y como acto seguido, en los despachos, es descendido administrativamente a Tercera División al no poder cubrir la deudas que la sociedad mantiene con una plantilla que previamente ha denunciado su delicada situación.

Manuel Estepa, presidente en la temporada 82/83, será el último directivo azulón cuando nada más concluir el campeonato de Liga en el cual se ha ocupado el quinto puesto, la situación financiera sea irreversible adeudándose oficialmente setenta y nueve millones de pesetas de los cuales el bloque más importante pertenece a directivos que en los últimos tiempos han depositado treinta y siete para cubrir agujeros, mientras treinta se adeudan a la RFEF y doce a jugadores. El 21 de junio Manuel Estepa y su directiva, sin salidas reales y efectivas que palien la agonía por la que atraviesa la sociedad, dimiten como máximos mandatarios erigiéndose una provisional Junta Gestora que convoca para el 1 de julio de 1983 una Asamblea Extraordinaria en la que se decidirá el futuro del club. Llegada la fecha, el Club Getafe Deportivo es disuelto legalmente cuando, de los 102 socios concentrados en los Salones de la Piscina Costa de Vigo, noventa votan a favor de la liquidación y 12 en favor de la continuidad. Liquidada la sociedad, atrás quedan muchas décadas unidos bajo una misma bandera con dieciocho temporadas en Tercera División y seis, las más recordadas, en Segunda División A.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1976 – 1980

A lo largo de los años sesenta y setenta, los éxitos deportivos del Real Madrid C.F., el club más importante de la vecina capital de provincia y, además, del Estado, fueron origen en muchas localidades de la constitución de peñas madridistas. Siendo Getafe una ciudad importante al sur de Madrid y con una nutrida afición merengue, segunda en importancia tras la colchonera, en 1974 fue constituida la Peña Madridista de Getafe por Antonio de Miguel Navas y varios simpatizantes más, creciendo en número durante los siguientes años hasta decidir en el verano de 1976 constituir un club de fútbol para, empezando por la última de las categorías de la Federación Castellana, servir de diversión a sus integrantes. Dado de alta el 1 de septiembre de 1976, vistiendo enteramente de blanco y haciendo uso como feudo el Polideportivo de San Isidro, un recinto inaugurado en 1974, el Club Peña Madridista Getafe fue inscrito en Tercera Regional Ordinaria estrenándose en la temporada 76/77 con un brillante primer puesto que le catapultó a Tercera Regional Preferente, categoría que abandonaría al término de la campaña 79/80 cuando fue promocionado a Segunda Regional como cuarto clasificado al crearse una vacante.

1980 – 1990

Estando en esta categoría y coincidiendo con la baja federativa del Club Getafe Promesas sucedida recién concluida la edición 79/80 por incapacidad económica del Club Getafe Deportivo para sustentarlo, inteligente y premeditadamente Antonio de Miguel, anticipándose a lo que iba a ocurrir con la sociedad azulona, para recoger la herencia de estos ante una más que segura disolución decidió emprender dos grandes movimientos: uno primero en la campaña 81/82 donde cambió la denominación del Club Peña Madridista Getafe pasando a ser reconocido como Club Peña Getafe, desprendiéndose de la etiqueta “Madridista” para ganarse simpatizantes y, un segundo, más importante cuando el 10 de julio de 1982 estableció un convenio de filiación con el Club Getafe Deportivo valedero por un año en los momentos más agónicos del primer representante local. Gracias a esta iniciativa, el conjunto de Antonio de Miguel permutó sus colores identificativos pasando de íntegramente blancos a azules, además de su denominación a Club Deportivo Getafe Promesas. Tras el acuerdo con azulones y ayuntamiento, el ahora filial consiguió algo más, como trasladarse al Estadio de las Margaritas, siendo confirmados los cambios a nivel federativo el 30 de septiembre.

En la Asamblea Extraordinaria del 1 de julio de 1983 Antonio de Miguel, presidente peñista desde 1974 y socio del extinto Club Getafe Deportivo, argumentó delante de los asistentes que la única posibilidad de tener fútbol y no empezar desde cero partiendo desde Tercera Regional Ordinaria como marcaba el Reglamento federativo para los clubs de nueva creación era apoyarse en la plaza del C.D. Getafe Promesas, acomodado en Segunda Regional, por lo que contando previamente con el apoyo del ayuntamiento y distintas empresas locales dispuestas a aportar un buen capital, no fue demasiado complicado inscribir primero este club con vistas a la temporada 83/84 y luego, el 8 de julio, cambiar la denominación de esta sociedad para no tener problemas jurídicos adoptando el nombre de Getafe Club de Fútbol con el cual se habrían nuevos horizontes.

Partiendo desde la Segunda Regional con renovadas ilusiones y la mente puesta en recuperar lo antes posible el terreno perdido, los azulones quienes gozan de amplios presupuestos y excelentes plantillas arrasan por donde pasan encadenando varios ascensos consecutivos que lo sitúan al término de la temporada 85/86 en Tercera División tras ser Campeones de grupo en las campañas 83/84, en Segunda Regional, 84/85 en Primera Regional y 85/86 en Regional Preferente. La campaña 86/87 es la del debut en Categoría Nacional y, casualmente, para su fortuna se trata de un torneo diferente por cuanto la RFEF, ante la reestructuración que va a sufrir la Segunda División B para la temporada venidera pasando de un grupo único a cuatro, otorga siete plazas a la Federación Castellana en base al número de clubs afiliados. El Getafe C.F., perfecto conocedor de esta decisión, logra quedar sexto y obtiene pasaporte directo a la categoría de bronce, encadenando un nuevo peldaño en su meteórica carrera.

El ascenso getafense parece imparable y en la campaña 87/88 se estrena en Segunda División B con un magnífico tercer puesto, acabando sexto en la siguiente 88/89. Durante la campaña 89/90 se refuerza la plantilla y se opta claramente al ascenso, pero un gran Real Avilés Industrial C.F. le arrebata el sueño por cuatro puntos de diferencia. Pese a ello, se obtienen dieciocho victorias y quince empates.

1990 – 2000

Con el comienzo de la década de los noventa, el sistema de ascensos y descensos entre algunas de las categorías varía, instaurándose unas Promociones con cuatro grupos de cuatro clubs cada uno y en el que tan solo obtiene premio el primer clasificado. El Getafe C.F. es cuarto en Liga al término de la campaña 90/91 pasando a disputar la Promoción. En este torneo no resulta muy afortunado y es superado por Real Racing Club de Santander y Cartagena F.C., siendo último el Córdoba C.F.. La entidad azulona se traza como meta el objetivo de militar en Segunda División lo antes posible y no cesará en su loable empeño hasta conseguirlo. No resulta fácil tal tarea y varios son los años que transcurren para tal menester. En la temporada 92/93 tiene una gran oportunidad tras ser cuarto en Liga, sin embargo, la mala fortuna hace que en la Promoción sea superado por el Real Murcia C.F., quedando detrás Baracaldo C.F. y Granada C.F.. El sueño por fin se cumple al término de la campaña 93/94 cuando se es subcampeón de Liga con diecisiete victorias, dieciséis empates y tan solo cinco derrotas, mientras que en la Promoción se consigue superar a U.E. Figueres, Deportivo Alavés y Real Club Recreativo de Huelva.

El Getafe C.F. se estrena en Segunda División durante la temporada 94/95 con malos números y al final es decimoctavo con solo cinco victorias y veinte empates. El descenso deportivo esta asegurado y se planifica un equipo para competir en Segunda B, pero la suerte parece aliarse en esta ocasión de los azules y durante el verano de 1995 se produce el recordado e histórico escándalo del descenso y posterior readmisión del Sevilla F.C. y Real Club Celta de Vigo en Primera División. Los clubs Albacete Balompié y Real Valladolid C.F. que habían descendido de forma previa a Segunda División, son repescados para seguir entre los grandes y entonces se originan dos vacantes en la categoría de plata. La RFEF estudia el tema y tras meditarlo a conciencia decide admitir nuevamente a C.D. Leganés y Getafe C.F. en Segunda División. Esta decisión tomada una vez avanzada la precampaña 95/96 repercute en la calidad de la plantilla, confeccionándose una demasiado endeble que no puede escaparse del descenso y que le conduce hasta Segunda División B tras ser decimonoveno con siete victorias y once empates. Socialmente en el transcurso de 1996, la entidad se transforma en Sociedad Anónima Deportiva culminando el proceso el 28 de junio y pasa a ser Getafe Club de Fútbol, S.A.D..

Este descenso deja tocada económicamente a la entidad, debido a que el esfuerzo para mantenerse en Segunda División ha sido grande y además ahora se milita en una categoría inferior, mucho menos atractiva para la afición. Las circunstancias hacen que sea decimosexto y haya de promocionar para defender su plaza. El rival en ciernes es la S.D. Huesca: 2-1 en San Jorge y 4-0 en casa resuelven felizmente la campaña. Para la temporada 97/98 se refuerza la plantilla y se termina en una cómoda séptima plaza. La entrada de nuevo capital produce el fichaje de buenos jugadores en el verano de 1998, reflejándose en el campeonato cuando se conquista con honores el primer puesto. En el primera partido de Liga de la sesión 98/99 se estrena el nuevo y moderno estadio Coliseum Alfonso Pérez, disputándose el 30 de agosto el encuentro frente al Talavera C.F. con resultado final de 0-1 con gol del delantero visitante Soriano. La inauguración oficial se produce el 2 de septiembre con un triangular entre Club Atlético de Madrid, Feyenoord Rotterdam y B. Borussia 09 e.V. Dortmund. En la Promoción se va a por todas y con holgura lidera el grupo asignado superando a rivales tan cualificados como: Barakaldo C.F., Real Murcia C.F. y Sevilla F.C. “B”.

El reestreno en Segunda División A de la temporada 99/00 es bastante agridulce a pesar de las buenas intenciones iniciales. Con una plantilla bastante ajustada obtiene una serie de resultados muy adversos, por los cuales concluye el campeonato en decimonoveno puesto con trece victorias y nueve empates, a un solo punto de la permanencia. Este puesto le obliga a descender a Segunda B, pero la diosa Fortuna aparece de repente y media con el descenso del Club Atlético de Madrid a Segunda División, provocando que el filial colchonero que milita en la categoría de plata, el Club Atlético de Madrid “B”, se vea arrastrado a descender a Segunda División B. Esta plaza generada es otorgada al Getafe C.F., quien no renuncia a ella y consigue seguir una temporada más.

2000 – 2010

El regalo obtenido en la campaña anterior no es convenientemente aprovechado por los azulones durante la sesión 00/01, ocupando la vigésimo primera plaza con ocho victorias y once empates, muy descolgado y con unos resultados nefastos. El club que preside Francisco Flores desciende a Segunda B. Javier Domingo Rebosio le sustituye en el timón y se afronta la temporada 01/02 con las miras puestas en recuperar la categoría recién abandonada. Tras una primera vuelta irregular, el Getafe C.F. realiza un magnífico sprint final que le hace ser quinto. Lo que en principio hubiese significado quedarse a las puertas de la Promoción, pronto se torna en plaza de Liguilla debido a que el cuarto clasificado, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria C.F., es filial ese año de la U.D. Las Palmas y no puede luchar por el ascenso. El club madrileño llega en buen estado a la Promoción y se la adjudica superando a: Motril C.F., C. d’E. L’Hospitalet y Cultural y Deportiva Leonesa.

En junio de 2002, Javier Domingo Rebosio cede la presidencia a un hombre que va a ser clave en la evolución del club azulón: Ángel Torres. Con él empieza el club una modernización estamental que fructifica casi de inmediato, puesto que si en la temporada 02/03 se termina en undécimo puesto, en la siguiente campaña 03/04 se obtiene el ascenso directo a Primera División tras ser subcampeón de Liga. De la mano del técnico José Uribe y con jugadores como: Aragoneses, Diego Rivas, Craioveanu, Michel, Berenguer, Vivar Dorado, Yanguas, Pachón e Iván Amaya entre otros, se realiza una campaña admirable ante el delirio de su afición que sitúa al club entre los grandes cuando escaso tiempo antes se debatía entre ascensos y descensos de Segunda División B a Segunda División.

Para debutar en Primera División en la temporada 04/05 se firma a Quique Sánchez Flores como técnico y se refuerza la plantilla con jugadores como Pernía, Yordi y Riki, finalizando en un aceptable decimotercero puesto. En la campaña 05/06, Bernd Schuster sustituye a Quique y llegan jugadores como Celestini, Contra, Gavilán, Güiza, Paunovic y Redondo, ascendiendo hasta el noveno puesto tras una gran primera vuelta. La marcha de los getafenses es imparable y la progresión parece no tener fin, reforzándose durante la sesión 06/07 con Abbondanzieri, Alexis, Casquero y Licht entre otros, y repitiendo el noveno puesto en la Liga, pero con la gran sorpresa añadida de llegar hasta la Final de la Copa de S.M. el Rey tras eliminar a Xerez C.D., Valencia C.F., C. Atlético Osasuna y F.C. Barcelona de forma sorpresiva. Esta Final de la edición 2007 se disputa en el Estadio Santiago Bernabeu y pese a la ilusión depositada, la pierde ante el Sevilla F.C. por 0-1. Con todo, el Getafe C.F. logra clasificarse para disputar la Copa de la UEFA.

En la temporada 07/08 Laudrup releva a Schuster y se ficha a Cata Díaz, Uche, Ustari y Pablo Hernández, entre otros. El club azulón es decimocuarto en Liga ante la innumerable cantidad de partidos realizados, pero tiene la satisfacción de llegar hasta Cuartos de Final en la Copa de la UEFA después de ser eliminado por el poderoso F.C. Bayern München en una increíble fase en la que se empata 1-1 en la capital bávara y en casa 3-3 cuando se ganaba 3-1 a cinco minutos del final. El Getafe C.F. es capaz de llevar hacia adelante tres competiciones a la vez y en la Copa de S.M. el Rey se planta de nuevo en la Final tras eliminar a Burgos C.F., Levante U.D., Real C.D. Mallorca y Real Racing Club de Santander. La Final de 2008 la disputa en el Estadio Vicente Calderón, apenas unos días después de ser eliminado en UEFA, cayendo derrotado por 1-3 ante el Valencia C.F., teniendo Granero el honor de marcar de penalti el único gol para los azulones.

En la campaña 08/09, el club madrileño sufre más de la cuenta para mantenerse y hasta el último encuentro de Liga no resuelve su futuro debido en gran parte a la fuga de sus principales baluartes a otros clubs. La entidad azulona que preside Ángel Torres se refuerza convenientemente en 2009 y con el ex jugador internacional Míchel en el banquillo, se obtiene la mejor clasificación de su historia al finalizar sexto tras un brillante campeonato, regresando a la competición europea para la próxima edición de la Europa League. En esta temporada además se consigue alcanzar la semifinal de Copa, torneo en el que es apeado por el Sevilla F.C. tras ser derrotado 2-0 en la capital hispalense y vencer en casa por un insuficiente 1-0.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 el club madrileño participa en la Liga Europa tras acceder a través de la Cuarta Ronda eliminando al Apoel Nicosia chipriota por 1-0 en casa y empate 1-1 en la vuelta. En esta fase de grupos queda tercero tras VfB Stuttgart y BSC Young Boys, siendo colista el Odense BK con lo cual queda eliminado. En la Liga sus resultados distan de los obtenidos en la sesión anterior, sufriendo más de la cuenta para mantenerse y conformándose al final con el decimosexto puesto con muchos apuros y un gran susto en el cuerpo. La edición 11/12 contempla a una plantilla que se esfuerza al máximo y en muchos encuentros hace un buen fútbol, siendo su segunda vuelta muy meritoria y consiguiendo el undécimo puesto.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Historias del Geta. Emilio Contreras y Romualdo Manso. Editorial Contreras Serrano (2004).
  • La Revista del Getafe: publicación oficial del Getafe C.F. S.A.D.. Editorial Getafe Club de Fútbol (2000-2008).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular Osasuna

 

OSASUNA

 

PLANTILLA 2017-2018:

plantilla club atletico osasuna 2017-2018

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Atlético Osasuna
  • Ciudad: Pamplona / Iruña
  • Provincia: Navarra / Nafarroa
  • Comunidad Autónoma: Comunidad Foral de Navarra / Nafarroako Foru Komunitatea
  • Fecha de constitución: mayo de 1919
  • Fecha de federación: 17 de noviembre de 1920

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sportiva Foot-ball Club (1919-1920)
  • Club Atlético Osasuna (1920-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

4 Ligas de Segunda División:

  • 1934/35
  • 1952/53
  • 1955/56
  • 1960/61

7 Ligas de Tercera División:

  • 1931/32
  • 1947/48
  • 1948/49
  • 1968/69
  • 1971/72
  • 1974/75
  • 1976/77

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio de El Sadar
  • Año de inauguración: 1967
  • Cambios de nombre:
  • Estadio de El Sadar (1967-2005)
  • Estadio Reyno de Navarra (2005-2013)
  • Estadio de El Sadar (2013-)
  • Capacidad: 19.800 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo del Ensanche (1919-1921)
  • Campo del Hipódromo (1921-1922)
  • Campo de San Juan (1922-1967)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Club Atletico Osasuna

ESCUDOS:

escudos Club Atletico Osasuna

UNIFORMES:

uniformes CA Osasuna

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Situada en el norte peninsular y cercana a los Pirineos, la ciudad de Pamplona es la capital de Navarra y una de las localidades que tradicionalmente más jugadores ha aportado a los distintos clubs de nuestro país.

Contando con varios frontones y trinquetes a finales del siglo XIX, el fútbol apareció en Iruña en el año 1900 gracias al empuje de un estudiante de origen bilbaíno apellidado Emparán, persona que compartió la enseñanza de este deporte entre sus compañeros de bachillerato practicando sus primeros encuentros en el coso taurino ante la ausencia de un terreno de juego más apropiado. Más tarde el Colegio Lecaroz reemplazó en protagonismo al joven estudiante y poco a poco se fueron conquistando adeptos de entre la juventud pamplonica, aunque su introducción, como en otros tantos lugares, no fue sencilla por una serie de condicionantes en contra como era la adquisición de botas, uniformes, incluso terrenos de juego. Pese a todo, los aledaños de la Media Luna y la Vuelta al Castillo eran los lugares preferidos para jugar y todos los jueves y domingos se solía ver a centenares de chiquillos corretear tras el balón.

La afición crecía pero sin estar organizada como en otras capitales vecinas, siendo hacia 1909 cuando surge la primera sociedad jerarquizada y estructurada: el Pamplona F.C., entidad que con el tiempo cobra fama dentro de la región teniendo el honor de ser uno de los diez miembros fundadores de la F.E. de C.F. el 14 de octubre de 1909, e interviene en numerosos encuentros amistosos frente a clubs vascos mayoritariamente, hasta su desaparición en la década de los años diez. Hacia 1915 un grupo de amigos forma el Punching F.C., sociedad que dentro de sus posibilidades llega incluso a cerrar con tablas un terreno para el desarrollo del juego, surgiendo paralelamente otras entidades como el Amaya y el Lagun Artea a las cuales se les une el Racing Club, quien viste camisa azul con pantalón negro.

A finales de década Pamplona ya ha tomado el ritmo al fútbol y los distintos clubs locales se enfrentan entre ellos o frente a clubs de su entorno geográfico, asentándose un deporte que está empezando a adquirir un gran reconocimiento a nivel nacional. A los mencionados anteriormente se suman otros como el Rayo, el Iruña F.C., la S.D. La Lucha o la Deportiva, conjunto con afinidad jaimista -carlista-.

HISTORIA DEL CLUB:

1919 – 1920

A finales de mayo de 1919 unos cuantos aficionados crean una nueva sociedad con fines puramente futbolísticos que denominan Sportiva Foot-ball Club, resultando electos Augusto Vizcarra como presidente y Felipe Esparza como vicepresidente además de adoptar como colores el blanco para la camisa y el negro para el pantalón. La Sportiva F.C. se haya bastante politizada y entre sus filas existen miembros con distinta ideología predominando la tendencia filovasca, de carácter nacionalista, pero también otros con ideales republicanos que años después ocuparán puestos claves con el cambio de régimen.

Las discrepancias políticas entre estos jóvenes hacen que antes de septiembre de 1919 un pequeño grupo liderado precisamente por Vizcarra y Esparza se escinda y emprenda una aventura por separado que recibe el nombre de New Club, aunque sin estructura organizativa y sin llegar en momento alguno a constituirse en sociedad, permaneciendo en este estado durante cerca de un año.

1920 – 1930

A mediados de octubre de 1920 las distancias entre ambos se acortan a pasos agigantados y desde el Café Kutz se entablan conversaciones donde todos reconocen que son más los detalles que los acercan que los que les separan, acordándose de mutuo acuerdo el regreso de Vizcarra, Esparza, Rasero y otros deportistas a la Sportiva F.C. y el cese de cualquier iniciativa para constituir al equipo New Club -por entonces un proyecto del cual se le desconoce disputa de encuentro alguno-, en sociedad con directiva y estatutos propios.

El domingo 17 de octubre la Sportiva F.C. se enfrenta a una selección militar, celebrándose el martes 19 una junta donde se decide el futuro de la institución y la aceptación por parte de los socios asistentes de los ex-miembros con su gran condicionante: no politizar el club. Tras el compromiso adquirido que se fundamenta en dos grandes sacrificios: no politizar el club por parte de los sportivos, apreciación recogida en el artículo 15; y no constituir el New Club por parte de los escindidos, el domingo 24 de octubre se celebra una junta extraordinaria donde se decide redactar nuevos estatutos y cambiar el nombre del club pamplonés a Osasuna, -Osasuna significa en euskera Salud-, en correspondencia entre otras alternativas a una idea aportada por el socio Benjamín Alduain.

La idea que impera entre sus asociados es que el Osasuna sea el principal club de la ciudad y de Navarra, eligiéndose a Eduardo Aizpún Andueza como presidente, mientras los colores a emplear a partir del momento serán el granate de la bandera histórica para la camisa y el azul para el pantalón. El 15 de noviembre son firmados los nuevos estatutos tras ser consensuados, quedando el cambio de nombre reflejado en un acta el 25 de noviembre mientras que su aprobación definitiva es certificada en el Gobierno Civil a principios de diciembre.

Los pamploneses, deseosos de competir a nivel federado frente a otras sociedades, optan por inscribirse en la Federación Guipuzcoana ante la ausencia de una navarra que les proporcione cobijo, empleando como denominación titular la de Club Atlético Osasuna, aunque en algunos sellos y documentación oficial del club figura el orden inverso, Osasuna Club Atlético, permutación de sustantivos que desaparece casi de inmediato.

Desde el Campo del Ensanche -luego pasará al Hipódromo-, el C. At. Osasuna se estrena durante la temporada 20/21 compitiendo dentro del distrito navarro de Segunda Categoría, llegando a una Final que se disputa en su feudo y que pierde ante el C.D. Lutxana de San Sebastián por 1-2. En la campaña 21/22 compite en Primera Categoría Grupo B, finalizando tercero tras C.D. Esperanza de San Sebastián y Sportivo Tolosano. El 21 de mayo de 1922 inaugura el Campo de San Juan en encuentro frente al Arenas Club de Getxo, imponiéndose por 2-0, regresando al regional donde en la edición 22/23 es cuarto, mientras en la 23/24 resulta Campeón de su grupo, accediendo a una Final donde logra superar a Avión Club y C.D. Lutxana, ambos donostiarras, consiguiendo el ascenso a la máxima categoría regional.

En la temporada 24/25 se estrena al fin el Primera Categoría Grupo A siendo tercero en un torneo que se adjudica la Real Sociedad de Fútbol, mientras en la siguiente 25/26 repite puesto, en esta ocasión yendo el título a manos del Real Unión Club. Durante estos años el conjunto osasunista es superado constantemente por los dos grandes guipuzcoanos, teniéndose que conformar año tras año con el tercer puesto como sucede también en las sesiones 26/27 y 27/28.

Durante los años veinte, mantendrá una fuerte rivalidad con el C.D. Pamplonés, una sociedad creada en 1923 con amplias miras deportivas que no prosperará y acabará desapareciendo al cabo de un tiempo. En sus primeros años, el club rojillo se codea con clubs de potencial de la región, principalmente de la capital donostiarra y destacando sobre el resto de clubs de la ciudad de Iruña, tales como: el mencionado C.D. Pamplonés, el Navarra F.C., el Club Atlético Aurora que viste camisa rojiblanca con pantalón negro, el Lagun Artea, Sociedad La Navarra, la S.D. La Lucha (del barrio de Rochapea), C.D. Basconia, el Danak-Bat, la Unión Sportiva de Pamplona o el C.D. Indarra, que viste camisa azulgrana con pantalón negro.

El 21 de mayo de 1928 queda constituida la Federación Navarra, una vieja aspiración de los conjuntos de aquel territorio histórico, iniciándose el primer campeonato el 7 de octubre de ese año con el triunfo final de los osasunistas que preceden con gran distancia a Club Atlético Aurora de Pamplona, Izarra Beti Aurrera de Estella y C.D. Indarra, también pamplonés.

Paralelamente a este campeonato, ese mismo año 1928 el Club Atlético Osasuna debido a su escaso currículum y ante la falta de un historial contundente (pues era bastante reciente su creación), es invitado a participar en el Grupo B de Segunda División, es decir, la tercera categoría de la RFEF por entonces, quedando séptimo y fuera del ascenso a la categoría de plata. En la temporada 29/30 el Regional de Navarra no se disputa y el C. At. Osasuna compite en el Regional de Guipúzcoa siendo tercero tras los dos grandes, mientras que en la edición de esa temporada de Tercera División, pese a ser contemplada su participación por la RFEF, los navarros rehúyen de competir al ser incluido junto a clubs guipuzcoanos y navarros de poca entidad, algo que preocupa en demasía a la directiva quien teme recaudaciones exiguas que dañen sus intereses.

1930 – 1940

Ante tal decisión federativa, el C. At. Osasuna declinó participar en tal competición, cosa que sí que hizo en las dos siguientes campañas, 30/31 y 31/32 en Tercera División. Esta última edición fue un notable éxito y el club rojillo pudo ascender a Segunda División tras ser Campeón de su grupo y derrotar al C.D. Nacional de Madrid en la Final. Tras este merecido ascenso, empieza a experimentar un crecimiento social y deportivo que se ve reflejado en la clasificación y que le llevan a proclamarse Campeón en la temporada 34/35, consiguiendo el ascenso a la división de honor estatal. El debut en Primera División de la temporada 35/36 no es muy positivo y la entidad navarra queda duodécima y última, con tal solo siete victorias y quince derrotas en su haber. Este puesto ocasiona la pérdida de categoría, traspiés al que se le une la Guerra Civil y durante los tres años siguientes la ciudad carece de fútbol.

Concluido el episodio bélico, para la temporada 39/40 queda una plaza libre en Primera División ante la renuncia del Oviedo F.C. por no disponer de campo en condiciones de competir. Este contratiempo insalvable supone que opten a ella el denominado en ese momento Athletic-Aviación Club y el C. At. Osasuna, los dos últimos descendidos en la campaña 35/36. La Federación Española decide que se la jueguen ambos a partido único y la sede elegida es Valencia. El resultado producido es de 1-3 favorable al club madrileño, con lo cual son estos quienes se adjudican la plaza en perjuicio de los pamploneses. El club navarro, pese a contar con una buena plantilla, es subcampeón en la temporada 39/40 y no consigue entrar en la Fase Final.

En lo que respecta a los Campeonatos Regionales, las Federaciones de Guipúzcoa y Navarra mancomunan la Primera Categoría durante las campañas 30/31 y 31/32, resultando los pamploneses cuartos en ambas ediciones, mientras que en las temporadas 32/33 y 33/34 la mancomunidad afecta a Navarra, Guipúzcoa y Aragón, siendo tercero en la primera de ellas y cuarto en la última. En la edición 34/35 se cambia la estructura geográfica y la mancomunidad es compartida entre las Federaciones Guipuzcoana, Navarra y Vizcaína, resultando el C.At. Osasuna subcampeón tras el Athletic Club empatado a puntos, pasando en la campaña 35/36 y dentro de la misma configuración a ser quinto.

Aparte del C.At. Osasuna, la ciudad de Pamplona cuenta durante los primeros años de la década con otras sociedades que alcanzan cierta importancia, en especial el Club Atlético Aurora, una entidad que llega a jugar varias temporadas en Tercera División y en realidad es el segundo club en importancia, además de algunas menos conocidas como el Unión Club Pamplonés que viste camisa blanquiazul con pantalón negro, la Gimnástica Navarra, que viste todo de negro, el Celti F.C., con camisa gualdinegra y pantalón negro, el Dana Zuri, quien viste todo de blanco, el C.D. Rochapea que viste camisa rojiblanca con pantalón azul, o el Magdalena F.C., que lo hace con camisa gualdinegra y pantalón negro. Con la llegada de la II República surgirán nuevos clubs como el Rochapeano F.C., el Deportivo Amaya, el Minerva F.C., el Junior, el Irrintzi, el Rapid F.C., el Betis F.C. o el Deportivo Juventud Calasancia.

1940 – 1950

Acto seguido, comienza la década de los cuarenta con varios intentos de volver a la categoría máxima pero no lo consigue, y en la temporada 43/44, con las arcas vacías tras el esfuerzo, acaba descendiendo a Tercera División en medio de una gran crisis económica. El club rojillo tiene que desprenderse de sus estrellas, los socios disminuyen e inicia un calvario en Tercera División de la que le cuesta salir cinco años, tras disputar varias Fases Finales en las que no obtiene éxito. Por fin, con el campeonato 48/49 llega el ansiado y perseguido ascenso a Segunda División de rebote, gracias a la ampliación a dos grupos que sufre la categoría. Así, la temporada 49/50 la disputa en la categoría de plata siendo séptimo a pesar de sus deudas económicas.

1950 – 1960

La entidad poco a poco se afianza en la categoría y emprende, asentada ya económicamente, el abordaje de la Primera División, categoría que alcanza al término de la campaña 52/53 cuando se proclama Campeón de su grupo de la mano del entrenador Tomás Arnanz. Sin embargo, el paso por Primera División durante la temporada 53/54 es efímero y el club finaliza decimotercero descendiendo. La ilusión y ganas de retornar a la división de honor, hacen que se apueste fuerte y fructifique tal deseo en la temporada 55/56 con Baltasar Albéniz en el banquillo y la consecución del primer puesto en Liga. El retorno a Primera División es en esta ocasión más placentero y longevo que el anterior, y el club pamplonica parece asentarse cómodamente. En la campaña 57/58 realiza un magnífico campeonato que le aúpa al quinto puesto, uno de sus grandes logros históricos. Sin embargo, tras cuatro temporadas entre los grandes, acaba descendiendo a Segunda División al término de la campaña 59/60, cerrando su ciclo.

1960 – 1970

En la temporada 60/61 cuenta con un gran grupo de jugadores en su plantilla y arrasan en la competición, siendo primeros con solo cinco derrotas y veintiuna victorias. Jugadores como Zoco y Félix Ruiz, dos de los más destacados, son traspasados al Real Madrid C.F.. Pese a ello, el C. At. Osasuna consigue disputar dos temporadas consecutivas, 61/62 y 62/63, en Primera División. Tras este descenso que entristece a su gran afición, nada hace pensar que durante muchos años andarán alejados de la élite y pasarán nada más y nada menos que casi veinte años hasta recuperar la categoría.

El C. At. Osasuna después del descenso, no goza de buena salud deportiva y económica, y sus participaciones en el campeonato de Segunda División sufren constantes altibajos culminando con el descenso a Tercera División de la campaña 66/67. El emblemático Campo de San Juan es vendido el 9 abril de 1966 por 40 millones de pesetas a la Sociedad Navarra S.A., sirviendo para saldar deudas y aliviar la dificultosa situación económica de la entidad rojilla. A este terreno le sustituye el nuevo Estadio de El Sadar, un campo moderno y cómodo con un aforo para 25.000 espectadores, aunque paradigmáticamente el club está a punto de entrar en Tercera División. La inauguración del nuevo terreno de juego se realizó el 2 de septiembre de 1967 con un partido entre Real Zaragoza C.D. y Vitória Futebol Clube de Setúbal, encuentro que finalizó con empate 1-1. El dia 3 de septiembre, los rojillos disputan otro encuentro frente a los portugueses, venciendo por 3-0.

Zabalza es traspasado al C.F. Barcelona. El descenso es inevitable y la temporada 68/69 la pasa en esta categoría alejado de competir con clubs de más prestigio. Tras tocar fondo, se conquista el campeonato y con una buena plantilla se asciende inmediatamente a Segunda División, pero no recuperado del todo, su paso por esta será efímero al finalizar decimoquinto y tener que disputar una eliminatoria de permanencia frente al Hércules C.F. que no logra superar: derrota por 4-0 en Alicante y 1-0 en casa.

1970 – 1980

La década de los años setenta es un continuo viaje de ida y vuelta entre Segunda División y Tercera División. Llega a la presidencia Fermín Ezcurra, con quien se conseguirán grandes éxitos en el futuro. En la categoría de bronce consigue hasta tres Campeonatos de Liga que le proporcionan ascensos directos, pero lamentablemente cada vez que asciende a Segunda División pierde rápidamente la categoría. Es solo al final de la década cuando consigue cierta estabilidad deportiva y fundamentalmente económica que le permiten aguantar, aunque con apuros, en Segunda División. En la temporada 79/80, contra todo pronóstico, finaliza tercero y consigue ascender a Primera División ante la alegría y estupor de sus aficionados después de tantos años de ausencia en la élite del fútbol español.

1980 – 1990

La década de los ochenta la pasa completa en Primera División. En sus primeros años, de la mano de Pepe Alzate, basa su supervivencia en hacer de el Campo de El Sadar un verdadero fortín. En la temporada 82/83 se inauguran las instalaciones de Tajonar, sede de la cantera pamplonesa que tantos buenos jugadores dará en los años venideros. Después de unas campañas de asentamiento entre los grandes, en la temporada 84/85 se es sexto en liga y se consigue entrar en la Copa de la UEFA, éxito sin precedentes en la historia de la entidad. De este modo, debuta en la 85/86 en Europa eliminando al Rangers F.C. escocés: derrota por 1-0 en la ida y victoria por 2-0 en El Sadar. En la segunda eliminatoria cae ante el K.S.V. Waregem belga: 2-0 en la ida y victoria insuficiente en casa por 2-1.

En la Liga no se obtienen buenos resultados y se es decimocuarto. En la temporada 86/87 acaba decimosexto y participa en el fracaso del Play-off, un sistema competitivo que no cuenta con el apoyo del aficionado y que causa poco interés. Esa campaña, con el nuevo sistema, existen dos plazas para seguir en Primera División y una para el descenso: Cádiz C.F., Real Racing Club de Santander y C. At. Osasuna se las juegan entre sí saliendo perdedor el Real Racing Club quien consigue peores guarismos. Desde aquí al final de la década, el C. At. Osasuna resuelve su participación en Primera División sin apenas problemas, destacando el quinto puesto obtenido de la campaña 87/88.

1990 – 2000

Los años noventa los inaugura con un magnífico cuarto puesto en liga que les conduce nuevamente a Europa. En esta competición, ya dentro de la campaña 91/92, el club rojillo hace un gran papel y elimina a F.K. Slavija de Sofia: derrota por 1-0 en la ida y victoria por 4-0 en casa; elimina al VfB Stuttgart: empate a cero en El Sadar y victoria por 2-3 en tierras alemanas; y sufre la eliminación frente al todopoderoso A.F.C. Ajax de Ámsterdam: 0-1 en casa y nueva derrota en Holanda por idéntico resultado. La plantilla empieza un proceso de cambios y lamentablemente se desciende a Segunda División al término de la temporada 93/94.

Pese a todo, cabe resaltar que el C. At. Osasuna es una de las cuatro entidades en el país junto a Real Madrid C.F., F.C. Barcelona y Athletic Club de Bilbao que no se transforman en Sociedad Anónima Deportiva el año 1992 con la proclama de la nueva Ley del Deporte, gracias sobre todo a su excelente gestión y a la ausencia de deudas en esa fecha, siendo modélico en ese sentido. La estancia en esta categoría dura más de lo esperado y seis son las temporadas en las que de forma consecutiva se permanece en ella. Con todo, la crisis deportiva no parece tener fin y cabe destacar la triste campaña 96/97 en la que se finaliza decimosexto y a punto se esta de bajar a Segunda División B. Cuatro victorias y un empate en el último suspiro evitan el desastre. Todo este proceso de infortunios tiene su fin culminando exitosamente con el ascenso a Primera División al término de la campaña 99/00, tras ser subcampeón y ante su afición en el último encuentro disputado frente al Real Club Recreativo de Huelva en casa.

2000 – 2010

Desde entonces, el club rojillo permanece en Primera División con los obligados altibajos clasificatorios, destacando la temporada 01/02 en la que casi desciende y la magnífica campaña 05/06 en la que es cuarto y consigue entrar en la Fase Previa de la Champions League, logro sin precedentes y que habla muy bien de la dirección del conjunto navarro. El club pamplonés entra en la tercera ronda de clasificación, midiendose al Hamburger S.V. alemán, con empate 0-0 en la ciudad teutona y cosechando un nuevo empate en la vuelta con resultado 1-1 a favor de los germanos, siendo insuficiente el gol de Cuéllar. Terminado el sueño de disputar por primera vez la Champions League, el cuadro rojillo es incluido en la UEFA Cup, superando al conjunto otomano Trabzonspor Kulübü en primera ronda. En la fase de grupos es segundo por detrás de Parma F.C. y superando en la tabla a Racing Club de Lens, S.C. Heerenveen y Odense B.K.  En dieciseisavos consigue superar al francés F.C. Girondins de Bordeaux al empatar 0-0 en la ida y ganar 1-0 en Pamplona con gol de Nekounam. En octavos supera al escocés Rangers F.C., 1-1 en Glasgow y victoria ajustada por 1-0 en casa, siendo esta vez Webó el héroe de los rojillos. En cuartos de Final derrotan al poderoso T.S.V. Bayer 04 Leverkusen, con un resultado global muy holgado: 0-3 en la ciudad de los leones y 1-0 en Pamplona. Sin embargo, los futuros campeones serán los verdugos de los rojillos, puesto que estos son eliminados en Semifinales por el Sevilla F.C., ganando 1-0 en el Reyno de Navarra con gol de Soldado y perdiendo en la ciudad hispalense por 2-0.

El 22 de diciembre de 2005 el Parlamento Foral aprueba otorgar 4,5 millones de euros al club por el cambio de nombre durante los tres años siguientes del Estadio de El Sadar, recinto que pasa a llamarse oficialmente desde el 26 de diciembre Estadio Reyno de Navarra, iniciándose tal permuta con un partido entre las selecciones de Navarra y China.

En lo deportivo, capítulo aparte merece la disputa de la Final de la Copa del Rey el 11 de junio de 2005 en Madrid frente al Real Betis Balompié, final que se pierde en la prórroga por 1-2 tras haber concluido el encuentro con empate a uno. Oliveira y Dani marcan por los béticos mientras que Aloisi lo hace por los pamploneses, conservándose dicho partido en la memoria de todos los pamploneses a pesar de lo adverso del resultado. En las ediciones siguientes el Club Atlético Osasuna pierde fuelle en el Campeonato de Liga y con Cuco Ziganda se lucha encorajinadamente por evitar el descenso ocupándose puestos rezagados en la tabla clasificatoria. Excesivamente dura es la campaña 08/09 en la que Ziganda es sustituido por José Antonio Camacho y en la que la amenaza de la pérdida de categoría es más patente que nunca, llegando esta en la últimas jornadas. En la edición 09/10, Camacho impone su impronta y la entidad navarra convierte su estadio en un fortín, consiguiendo un tranquilizante duodécimo puesto además de no sufrir apenas a lo largo del torneo.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 Camacho abandona el banquillo tras encadenar una serie de resultados negativos y cuando se temía lo peor, resultando positiva tal decisión al recuperar los navarros parte de su crédito y, con un poco de fortuna, alcanzar una novena plaza muy engañosa en relación a todo lo sucedido durante el torneo. La edición 11/12 es notable y los pamploneses con José Luís Mendilíbar en el banquillo consiguen un meritorio séptimo puesto con el cual no contaban a priori, convirtiendo el Reino de Navarra en un fortín donde acaparan muchos puntos frente a sus rivales, éxito que no repiten en la edición siguiente 12/13 cuando pierden muchos puntos como visitantes y en casa no muestran la fortaleza de la campaña anterior, pasando numerosos problemas para conservar la categoría y teniéndose que conformar con una discreta decimosexta plaza que es conseguida a base de luchar en un sprint final donde cada encuentro y cada punto es un balón de oxígeno.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2013

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • C.A. Osasuna. Jesús Riaño. Universo Editorial (1990).
  • Historia del C.A. Osasuna y del deporte navarro. José María Echaniz Aguirrezabalaga. Ed. Haranburu, (1981).
  • Historia y estadística del fútbol español.Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Archivo privado de Jesús Pérez Sesma.
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES EXTERNOS:

 

fin

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Valencia Club de Fútbol, S.A.D.

titular Valencia

 

escudo Valencia CF

 

PLANTILLA 2017-2018:

plantilla valencia cf 2017-2018

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Valencia Club de Fútbol, S.A.D.
  • Ciudad: Valencia / València
  • Provincia: Valencia / València
  • Comunidad Autónoma: Comunidad Valenciana / Comunitat Valenciana
  • Fecha de constitución: 1 de marzo de 1919
  • Fecha de federación: 1919

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Valencia Foot-ball Club (1919-1941)
  • Valencia Club de Fútbol (1941-1992)
  • Valencia Club de Fútbol, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

6 Ligas de Primera División:

  • 1941/42
  • 1943/44
  • 1946/47
  • 1970/71
  • 2001/02
  • 2003/04

2 Ligas de Segunda División:

  • 1930/31
  • 1986/87

7 trofeos de Copa:

  • 1941
  • 1949
  • 1954
  • 1967
  • 1979
  • 1999
  • 2008

1 Supercopa de España:

  • 1999

1 Copa Eva Duarte Perón:

  • 1949

 

TÍTULOS INTERNACIONALES:

1 Recopa de Europa:

  • 1980

2 Copas de Ferias:

  • 1962
  • 1963

1 Copa de la UEFA:

  • 2004

2 Supercopas de Europa:

  • 1980
  • 2004

1 Copa Intertoto:

  • 1998

 

ESTADIO:

  • Nombre: Camp de Mestalla
  • Inauguración: 20 de mayo de 1923
  • Cambios de nombre:
  • Campo de Mestalla (1923-1969)
  • Estadio Luis Casanova (1969-1994)
  • Camp de Mestalla (1994-)
  • Capacidad: 49.677 espectadores

estadio Mestalla

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Algirós (1919-1923)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Valencia CF

 

ESCUDOS DEL VALENCIA CLUB DE FÚTBOL, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Valencia CF

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL VALENCIA CLUB DE FÚTBOL, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Valencia CF

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN VALENCIA:

A diferencia de otras localidades costeras dotadas de puerto marítimo o fluvial que mantenían una importante relación comercial con navieras británicas dotadas de sede social en suelo español desde las décadas de los años sesenta y setenta del siglo XIX, la ciudad de Valencia, aún a pesar de ser un gran foco exportador, siempre fue dueña de sus propias navieras contando en 1885 hasta con nueve barcos a vapor, quedando la presencia de navieras británicas reducida a comerciales autóctonos que las representaban. Este factor, en unión a una escasa industrialización que los atrayese, redujo considerablemente la posibilidad de llegada de ciudadanos británicos, quedando su existencia en 1900 limitada en torno a unos cien dedicados fundamentalmente a labores comerciales alrededor de la zona portuaria y sus costumbres disipadas entre la multitud.

Contrariamente a lo que se suele manifestar popularmente, la entrada del fútbol en Valencia no es atribuible en absoluto a la presencia de estos británicos u otros que pudiesen recalar en su puerto por motivos comerciales, sino a la figura de José León, un militar destinado en 1902 al Cuartel de la Alameda que era un auténtico sportman. Procedente de Barcelona donde se había instruido convenientemente visionando a los distintos clubs condales, León, junto a distintos compañeros de su unidad y otros miembros de la Sala de Armas de Belenguer y Martínez, constituyeron a finales de ese año el New Club, asociación que en el mes de febrero de 1903 adquiriría el nombre definitivo de Club Español. Sus inicios fueron en el interior del Velódromo de la calle de Hernán Cortes, ubicado en su confluencia con la actual Gran Vía, todavía en construcción, trasladándose en el verano de ese año a jugar al Camp de La Platgeta, un terreno de juego localizado frente a la fachada marítima. No tuvo demasiado éxito la iniciativa de León, sin continuidad tras el estío pese a ser frecuentes sus encuentros cada domingo, pero la iniciativa no quedó en saco roto y entre la juventud del Cabanyal y del Grau, pronto salieron seguidores que imitaban un juego hasta entonces desconocido por todos ellos.

En 1905, José León junto a Emeterio Muga, compañeros en la Sala de Armas de Belenguer y Martínez, constituyen con Luís de Jaudenes Villalonga y otros la sociedad Sporting Club con el ánimo de convertirla en un gran club polideportivo donde tengan cabida varias disciplinas, entre ellas el fútbol, pero la cruda realidad es que las preocupaciones de sus socios son otras más jubilosas y el único deporte practicado es el lawn-tennis, pues las instalaciones del Sporting Club son empleadas por los socios, mayormente británicos, del Valencia Lawn-Tennis Club.

escudo FC Valencia 1907

En otoño de ese mismo año, antiguos miembros del Club Español junto a algunos jugadores procedentes del agonizante Club Español de Football, de Barcelona, constituyen el Foot-ball Club Valencia, una sociedad hecha a medida para este deporte que preside Alfonso Ferrer y que pronto contará con varios equipos sumando un buen número de jugadores seniors e infantiles, vistiendo originariamente camisa blanca con un pantalón azul que tiempo después se convertiría en blanco. Durante 1906 la afición crece en la ciudad y en los barrios marítimos empiezan a desarrollarse equipos que juegan en el Camp de La Platgeta, desplazándose en abril el club valenciano a tierras castellonenses donde se enfrenta a clubs representativos de las ciudades de Castellón y Borriana. El 3 de enero de 1907 la asociación se inscribe en el Registro del Gobierno Civil, conservándose como feudo el Campo del Camino Hondo del Grau, propiedad de Hilario Miquel.

El F.C. Valencia pronto dejará de ser la única sociedad local existente, pues desde los barrios portuarios del Cabanyal y el Grau la semilla sembrada desde hace años comienza a dar su fruto, constituyéndose a principios de 1907 el Foot-ball Club Cabañal, una asociación con fuerte carácter marinero. El F.C. Cabañal, también conocido como Club Marítimo, es presidido por Enrique Ochando, viste camisa con pantalón blanco y desde su nacimiento se convierte en el gran rival de los valencianistas con quienes se enfrentan en varias ocasiones sin conocer la victoria. Durante gran parte de 1908 el fútbol sufre un repentino frenazo y la actividad desciende notablemente cesando por completo hasta que, una vez superado el periodo veraniego, el F.C. Valencia se reincorpora a la actividad no siendo el mismo caso el del F.C. Cabañal, cuyos miembros se muestran reticentes.

A finales de 1908 surge en el barrio del Cabanyal una nueva iniciativa que se constituye bajo el nombre de Levante Foot-ball Club, una entidad emprendida por los hermanos José y Víctor Ballester que viste camisa blanquinegra con pantalón blanco y que, a pesar de su fuerte acento juvenil, pronto será una de las más importantes. Los levantinistas se enfrentarán a sus homónimos juveniles del F.C. Valencia y a distintos combinados de este último club con resultados varios a tenor de la composición que presenten, asentando con su presencia un deporte que empieza a despertar nuevamente en la ciudad.

Los tiempos avanzan y, creada una comisión municipal deportiva donde se incluye el fútbol como atractivo para la Exposición Regional, en junio de 1909 se dirime un torneo de carácter nacional que se cree impulsará este deporte definitivamente, invitándose para la ocasión a asociaciones de la importancia de F.C. Barcelona, C.D. Español, de Barcelona y Sociedad Gimnástica Española, de Madrid. Dado el presunto bajo nivel que los clubs locales pueden ofrecer frente a sus invitados, previamente a este torneo y coincidiendo en la ocasión, se disputa una eliminatoria a partido único entre el F.C. Valencia y el Alicante Recreation Club para dilucidar quién de los dos pasará a la fase final, saliendo vencedores los primeros y aprovechándose el momento para enfrentarse ambas asociaciones al también club local F.C. Cabañal, reunido expresamente y quien, muy bajo de forma, sufre sendas derrotas. En cuanto al Levante F.C., su papel queda reducido a enfrentarse al equipo juvenil del F.C. Valencia. En el torneo nacional, será el F.C. Barcelona quien se imponga al mostrarse más fuerte.

Después de la competición de la Exposición Regional se emprende la creación de la Federación Regional Valenciana de Clubs de Foot-ball, nombrándose una comisión gestora presidida por Francisco Sinisterra que alerta a los clubs futuribles que presenten su documentación antes del día 7 de septiembre, la fecha oficial de constitución. El primero en hacerlo es el F.C. Valencia, el segundo el Hispano Foot-ball Club, originado en julio y constituido el 4 de agosto con algunos jugadores del anterior, esperando el mes de septiembre para registrar la presencia de España Foot-ball Club, originado en agosto y constituido el 3 de septiembre con Tomás Duch en la presidencia, y Rat-Penat Foot-ball Club, constituido el 7 de ese mismo mes con gran parte de los jugadores que dieron lugar al F.C. Cabañal. El quinto integrante de la constituyente federación, todos ellos de la capital regional, será el Levante F.C., reforzado con algunos miembros que fueran del F.C. Cabañal y con una plantilla todavía demasiado joven.

Respecto al terreno de la Gran Pista, sede oficial de la Exposición Regional, dadas sus características idóneas para este deporte, pasa tras el verano de 1909 a ser sede tanto de F.C. Valencia como del Levante F.C. entre otros clubs para la disputa de los campeonatos regionales.

En 1910 tienen hecho varios sucesos como el del mes de mayo cuando Emeterio Muga funda la Sociedad Gimnástica Valenciana, un club multideportes que integra como sección futbolística al F.C. Valencia, resultando una iniciativa que no cuajará y que terminará en 1911 por desaparecer. Ese mismo año se produce la llegada del salesiano Padre Guillermo Viñas a la ciudad imponiendo el fútbol entre sus discípulos como actividad para fomento del espíritu, surgiendo posteriormente de esta cantera futbolistas que luego serán claves, cerrando 1910 y en tercer lugar la creación en septiembre de la sección futbolística del Patronato de la Juventud Obrera amparada por los jesuitas. En la última semana de 1910, Hispano F.C. y España F.C. se fusionan dando como resultado al Hispania F.C., quien también juega en la Gran Pista.

El año 1912 es un año agridulce por cuanto que en este nace el C.D. Español, fundado por los dos hermanos Milego, los tres Bonora y Gonzalo Medina, con campo sito en la Gran Vía, el Sagunto F.C., con el Padre Viñas al frente, el Eureka F.C. y el Regional F.C., una nueva iniciativa de Emeterio Muga con un campo situado a escasos metros del que posee el C.D. Español. Pasado 1912 el fútbol entra en una profunda depresión y entre 1913 y 1917 tan sólo subsisten algunos clubs destacados como el F.C. Sagunto, C.D. Español y Regional F.C. (el más importante de ellos) ó el Gimnástico F.C., constituido en 1915 por Amadeo Sanchis bajo el auspicio del Patronato de la Juventud Obrera y como continuidad de la estela trazada por el Gimnástico Patronato del P.J.O. infantil nacido en 1910.

Habrá que esperar a 1917 con motivo de la inauguración de la Feria de Muestras de Valencia, a que el Ayuntamiento establezca una Copa con el ánimo de fomentar el fútbol. Este evento será el marco ideal para que el Gimnástico F.C. se luzca y salten a la palestra sociedades como el reaparecido Levante F.C. a finales de 1916, el Deportivo Español de Gonzalo Medina reaparecido en marzo de 1917 y el España F.C. nacido en el mismo año, mostrándose los gimnásticos como los más fuertes de todos los contendientes en contraposición de F.C. Sagunto y un ahora Real Regional F.C. en horas bajas.

En cuanto al Levante F.C., como sucedió con otros clubs del centro histórico y del Cabanyal, tras su periplo inicial en el Campeonato Regional de los primeros años diez donde sufrió grandes goleadas fruto de su juventud y donde aprendió a madurar, desde 1912 se había sumido en un largo letargo que le había ausentado de la competición durante varios años, volcándose en el fútbol infantil de La Platgeta hasta que a finales de 1916 consigue empezar a confeccionar plantillas seniors que hacen que se registre el 8 de octubre de 1919 para competir en la Federación Levantina, denominación adquirida por la antigua federación regional tras sumar a los clubs de Murcia.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1919 – 1920

En enero de 1919, Luís Bonora, jugador del Deportivo Español se rompe una pierna en medio de un encuentro en Elche y a causa de una embolia fallece. Sus compañeros desolados y consternados por tan lamentable pérdida deciden disolver el club, pero el gusanillo del fútbol ha prendido profundamente entre todos y Octavio Augusto Milego (quien desde mediados de 1918 preside el club tras su paso por el F.C. Sagunto), el mes siguiente junto al mecenas Gonzalo Medina (ex también del F.C. Sagunto), Pascual Gascó, Julio Gascó, Fernando Marzal, Salvador Aliaga y Pepe Llorca, todos ellos ex futbolistas, deciden en el Bar Torino la labor de constituir un nuevo club que en el futuro compita con los grandes de entonces a nivel nacional.

El 1 de marzo de 1919, después de varias semanas de gestación y tras muchos rumores en la prensa, quedaba constituido el Valencia Foot-ball Club, teniendo como finalidad la práctica de fútbol como actividad preferente y la de otros deportes como el atletismo. La indumentaria elegida en principio fue camisa blanca y pantalón blanco, adoptando más tarde en 1921 el negro para el pantalón. Como primer presidente de la asociación resultó electo Octavio Augusto Milego, siendo presentada en el Registro del Gobierno Civil el 18 de marzo para empezar de inmediato a localizar jugadores y un terreno donde poder jugar, hallándose este en septiembre de 1919 cuando alquilaron el Campo de Algirós, recinto estrenado el 7 de diciembre frente al Sport Club Castalia. Sus inicios fueron complicados y los clubs rivales existentes en la ciudad pronto lo tomaron como el gran rival a batir por la cualificación de sus jugadores. En 1921 cambian de escudo abandonando el primitivo y adoptando el actual.

1920 – 1930

La década de los veinte se caracteriza por la expansión social que sufre el club, la cual obliga a construir el Campo de Mestalla en 1923 -inaugurado el 20 de mayo con un partido amistoso frente al Levante F.C., y resultado final de 1-0 con gol del delantero valencianista Arturo Montes- y la consecución de diversos Campeonatos Regionales como el de Levante de la 22/23, y los de Valencia de las temporadas 25/26 y 26/27. Destacan dos jugadores, Montes y Cubells, quienes arrastran y dividen a partes iguales a la afición. Famosos son sus duelos iniciales con el Real Gimnástico F.C., Real desde 1926 y gran dominador hasta mediada la década y posteriores con el Levante F.C.. Pese a todo, no alcanzaba notoriedad a nivel nacional y prueba de ello es que no consigue entrar en la Primera División de la temporada 28/29. Aún así disputa una serie final con Real Betis Balompié, Sevilla F.C. y Real Racing Club del que sale este último victorioso para adjudicarse la décima plaza en juego. La entrada de Luís Colina como secretario técnico le va a dar el empuje que necesita. Su debut en Segunda División finaliza con un quinto puesto, mientras es sexto en la 29/30. En la 30/31 es campeón con un gran equipo y asciende a Primera.

1930 – 1940

En los primeros años de los treinta, el club se instala en Primera y el objetivo es asentarse y progresar deportivamente. Se conquistan el Campeonato de Valencia, temporadas 30/31, 31/32, 32/33, 33/34, 37/38 y 39/40, y el de Levante en la 36/37. El club ha crecido enormemente y ya es sin discusión el primero de la ciudad, con una plantilla completamente profesional.

La irrupción de la Guerra Civil en 1936 frena en seco la progresión de un club que sueña con cotas mayores. Pese a ello el Valencia F.C. sigue disputando encuentros y torneos para mantener su plantilla en forma hasta 1938, y prueba de ello es un cuarto puesto en la Liga Mediterránea, celebrada durante la temporada 36/37. Así mismo, el 18 de julio de 1937 disputa la Final de la Copa de la España Libre en Barcelona, perdiendo 1-0 frente al Levante F.C.. Durante el conflicto, su campo sufre cuantiosos daños al ser bombardeado y casi destruido.

1940 – 1950

Tras la contienda entran los militares en la dirección y se acomete la reforma de Mestalla. Luís Casanova accede a la presidencia y con su empeño y una base de jugadores en la que destaca la delantera eléctrica, Epi, Amadeo, Mundo, Asensi y Gorostiza, se consiguen tres Campeonatos de Liga en las temporadas 41/42, 43/44 y 46/47. En 1941 cambia el nombre de la sociedad pasando a llamarse Valencia Club de Fútbol por decreto. En la Copa del Generalísimo se obtiene un triunfo en la edición de 1941 frente al Real C.D. Español tras vencer por 3-1, malográndose las de 1944, 1945 y 1946 frente a Atlético de Bilbao, 0-2 y 2-3, y Real Madrid C.F. por 3-1 en la última edición. En 1949 vuelve a perder en la final, en esta ocasión frente al Atlético de Bilbao por 0-1. Con esta derrota se cierra un ciclo de grandes éxitos deportivos.

El Valencia C.F. es ya un club grande y en la ciudad del Turia tienen lugar varios acontecimientos que son determinantes en el futuro. En septiembre de 1939 se fusionan Levante F.C. y Gimnástico F.C. integrándose este último en el primero quien adopta el nombre de  U.D. Levante-Gimnástico, título que no acaba de gustar y es reemplazado por el de Levante U.D. desde 1941, mientras que en la sede del equipo ché se forma en 1943 el C.D. Mestalla aprovechando la estructura del C.D. Cuenca, un club de barrio. El C.D. Mestalla es diseñado para albergar jóvenes jugadores con proyección y desde su nacimiento será la base de la cantera valencianista.

1950 – 1960

En los años cincuenta entra en escena el suecano Antonio Puchades, el gran capitán valencianista que marcará historia en el club ché. En la Liga surge la novedad de la entrada de extranjeros, beneficiando en gran medida a Real Madrid C.F. y C.F. Barcelona, quienes con mayores presupuestos establecen desde este instante la supremacía. El Valencia C.F. cuenta con buenas plantillas pero la distancia con los dos grandes se incrementa sobremanera. Lo más destacable es la presencia en dos finales de Copa teniendo como rival al C.F. Barcelona. En la edición de 1952 se pierde por 2-4 con dos tantos de Badenes y en la de 1954 se toman venganza ganando por 3-0, con dos tantos de Fuertes y otro de Badenes. Si Puchades es la estrella, el defensa Quincoces es quien le acompaña como colofón en esta década. En octubre de 1957 la ciudad sufrió la embestida del río Túria, cuyas aguas se desbordaron y causaron una gran tragedia humana y social en la ciudad y alrededores. El presidente Casanova dimite en 1959 cerrando un brillante ciclo deportivo que se ve enardecido con la presencia del C.D. Mestalla en Segunda División durante varias temporadas y ensombrecido por la repentina muerte de Luís Colina.

1960 – 1970

La década de los años sesenta se caracteriza por la consecución de varias Copas de innegable valor. La Liga se ha convertido en coto privado para el Real Madrid C.F., auténtico dominador en España y Europa, con alguna incursión del Club Atlético de Madrid. Así, abandonada la idea de conquistar alguna Liga, el Valencia C.F. se concentra en las competiciones coperas. Han llegado las de Europa y la de ciudades en Feria, denominación más tarde sustituida por Copa de la UEFA. El club valenciano se inscribe en esta última y gana la edición de 1962 teniendo como rival al C.F. Barcelona: 6-2 en casa y empate 1-1 en la vuelta, disputada en el Nou Camp. En 1963 repite triunfo, esta vez frente al N.K. Dinamo de Zagreb croata: victoria por 1-2 en la ida y 2-0 en Mestalla. En la edición de 1964 se llega a la final frente al Real Zaragoza C.D. de los cinco magníficos, perdiendo por 2-1 en Barcelona.

La derrota escuece y no será hasta 1967 cuando se consiga un nuevo trofeo, en esta ocasión del Generalísimo, al vencer por 2-1 al Club Atlético de Bilbao, con goles de Jara y Paquito. Destacan en esta década el presidente Julio de Miguel y los jugadores Waldo y Guillot, en sus principios. En el segundo tramo aparecen Juan Cruz Sol, Pepe Claramunt y Roberto Gil. A final de década el club participa en la Recopa, pero sus intervenciones no pasan más allá de las primeras eliminatorias.

1970 – 1980

La década de los años setenta tiene dos partes claramente diferenciadas; en la primera se llega a la final de Copa de 1970, perdiendo con el Real Madrid C.F. por 3-1 cuando todo lo tenían a favor. En abril de 1970 llega Alfredo di Stéfano al banquillo y se consigue milagrosamente la Liga 70/71 en una jornada final de infarto en la que Club Atlético de Madrid y C.F. Barcelona tienen opciones al triunfo y deben jugar entre sí. Estos empatan y pese a la derrota del Valencia C.F. en Sarriá frente al Real C.D. Español por 1-0, los valencianistas salen beneficiados por tener mejor gol average. En la final de Copa de 1971 se pierde tras un fenomenal partido frente al C.F. Barcelona por 3-4 tras prórroga. En la Liga 71/72 se es subcampeón tras perder un encuentro vital en casa frente al Real Madrid C.F. a pocas jornadas del final. Un desconcertante arbitraje de Ortiz de Mendivil le da el trofeo en bandeja al club merengue. En la Copa se pierde una nueva final, en esta ocasión frente al Club Atlético de Madrid por 1-2.

Llegan tiempos de crisis y Francisco Ros Casares accede a la presidencia en 1973. El club tiene un bajo presupuesto y ni en Liga ni en Copa se consiguen buenos resultados. En Europa tampoco. Destaca en esta era la iniciación de las obras de la ciudad deportiva en Paterna y la presencia de grandes futbolistas como el portero Abelardo, Jara, Valdez y Johny Rep.

La segunda parte de la década viene marcada por la llegada en 1976 de José Ramos Costa a la presidencia y se ficha a Lobo Diarte y Kempes. Este jugador marca el tramo final de los setenta, pues personalmente consigue dos Pichichis y el Campeonato del Mundo con Argentina. Se gana la Copa del Rey de 1979 frente al Real Madrid C.F. por 2-0, pero económicamente se inicia un gran endeudamiento, que junto a las obras de ampliación de Mestalla en vistas al Mundial de 1982, suponen un trauma para el club.

1980 – 1990

La década de los años ochenta empieza con el triunfo en la Recopa de 1980, final en la que se enfrentan al Arsenal F.C. de Londres y que concluye con empate a cero. Tras la prórroga llegan los penaltis y tras numerosos lanzamientos el portero Pereira detiene el último y definitivo y consigue el título. Es la época de Carrete, Botubot, Bonhof, Saura, Solsona y el gran Ricardo Arias. En 1981 se consigue la Supercopa de Europa al derrotar al campeón de Europa Nottingham Forest F.C.: derrota por 2-1 en el City Ground, y victoria por 1-0 en casa con gol de Felman. El valor doble de los goles conseguidos fuera de casa le proporciona el título.

En la Liga el club baja muchos enteros y se ve amenazado por perder la categoría. En la temporada 82/83 se salva milagrosamente en el último encuentro al derrotar al Real Madrid C.F. por 1-0 cuando este se jugaba el título y gracias a una serie de combinaciones que se dan entre otros clubs. En la temporada 85/86 la suerte no acompaña, se deben algunas nóminas y los fichajes no responden a las expectativas. Con una plantilla llena de promesas se desciende amargamente tras una nefasta temporada, y pese a ganar en la última jornada, el empate entre Cádiz C.F. y Real Betis Balompié salvó a los gaditanos, condenando al club a su primer descenso de la historia a la categoría de plata. La campaña 86/87 se vive en Segunda División, en una Liga que se disputa con el desastroso Play-off, y que al final se abandona al concluir primero, con 57 puntos y campeón de Liga. Después de tan grande frustración, el Valencia C.F. resurge de sus cenizas y bajo la mano de Arturo Tuzón se enmienda la deuda económica, y bajo el entrenador Víctor Espárrago la deportiva. En la temporada 88/89 finaliza tercero y en la 89/90 segundo. Es la época de Fernando, Voro, Giner y Penev, quienes empezarán la siguiente década.

1990 – 2000

En las primeras ediciones de los noventa, el club se asienta en Primera y participa en Europa, aunque con escaso éxito, y no es hasta la temporada 95/96 cuando vuelve a tener claras opciones de conseguir una Liga con Zubizarreta en la portería y Mijatovic en el centro del campo. En el año 1992 se convierte en Sociedad Anónima Deportiva, cambiando su denominación desde entonces y pasando a ser Valencia Club de Fútbol, S.A.D.. En el verano de 1996 entra Francisco Roig en la presidencia y con él Romario, su gran adalid. El club no prospera y en medio de la crisis deportiva en diciembre de 1997 toma el testigo Pedro Cortés. En agosto de 1998, gana la Copa Intertoto al vencer en la Final al S.V. Wüstenrot Salzburg. Con Rainieri en el banquillo y el protagonismo de Piojo López y Mendieta, se alza la Copa del Rey de 1999 frente al Club Atlético de Madrid al vencer por 3-0.

2000 – 2010

El presente siglo se inicia con Héctor Cuper en el banquillo, con quien se llega a dos finales de la Champions League bajo el nuevo formato. En la edición de 2000, tras superar las dos fases de grupos y eliminar al S.S. Lazio en cuartos y al F.C. Barcelona en la semifinal, pierde la final con el Real Madrid C.F. por 3-0 en un partido marcado por el nerviosismo valenciano. En la de 2001, superadas las fases de grupo, vence en cuartos al Arsenal F.C. en cuartos y al Leeds United A.F.C. en semifinales, cayendo derrotado en la final frente al F.C. Bayern München en los decisivos penaltis, tras empate a uno final con prórroga incluida. Son dos grandes oportunidades perdidas para inscribir las letras del club en oro.

Llega Jaime Ortí a la presidencia y trae de entrenador a un desconocido pero prometedor Rafa Benitez. Con él se forma un equipo muy serio en defensa y oportunista en ataque que proporciona dos Ligas al club en las ediciones 01/02 y 03/04, más una Copa de UEFA en el año 2004 al derrotar al Olympique de Marseille por 2-0, con tantos de Mista y Vicente. Lamentablemente, la entrada de Juan Bautista Soler a la presidencia del club trae una falta de acuerdo con el entrenador y este abandona la entidad. Se ficha como entrenador a Ranieri y se consigue la Supercopa de Europa 2004 al derrotar al F.C. Porto por 2-1 con goles de Baraja y Di Vaio. A partir de este momento la plantilla esta en un periodo de remodelación, con constantes idas y venidas, cambios en presidencia y directiva, y con el objetivo de recuperar pasadas glorias deportivas que traigan gozo a la afición. En la temporada 07/08, se consigue un discreto décimo puesto en Liga, ganándose contra priori la Final de la Copa del Rey ante el Getafe C.F. por 3-1 con goles de Mata, Alexis y Morientes, bajo la batuta de Ronald Koeman.

La sesión 08/09 trae a Vicente Soriano a la presidencia y a Unai Emery al banquillo obteniéndose un discreto sexto puesto que le devuelve a competición europea. En el torneo de Copa es tempranamente apeado y la campaña se caracteriza especialmente por la gran crisis económica que atraviesa la entidad y el escándalo que se produce con el grupo inversor Dalport, empresa con quien afortunadamente no se llega a ningún tipo de acuerdo. En verano de 2009 el principal acreedor de la sociedad, Bancaixa, impone un gestor de confianza para sanear el club, Manuel Llorente, empezándose a reducir la monumental deuda con una ampliación de capital urgente. En el plano deportivo, Emery conduce a los blanquinegros al tercero puesto en Liga gracias especialmente a los goles de su estrella David Villa y a su fortín de Mestalla, no siendo tan afortunado su paso en Copa donde es eliminado en octavos por el Real C.D. de La Coruña: 1-2 en casa y 2-2 en Riazor.

En la nueva Europa League los valencianos se aplican y tras eliminar al noruego Stabaek I.F.: 0-3 en la ida y 4-1 en casa durante la previa; participan en la Fase de Grupos quedando líderes delante de Lille Olympique S.C., Genoa Cricket F.C. y S.K. Slavia Praha. En dieciseisavos superan al Club Brugge K.V.: 1-0 en la ida y 3-0 en casa; en octavos al S.V. Werder Bremen: 1-1 en casa y 4-4 en la vuelta; cayendo en cuartos ante el Club Atlético de Madrid: 2-2 en Mestalla y 0-0 en el Vicente Calderón, que a la postre sería Campeón el equipo rojiblanco.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 realizan un papel notable en Liga siendo terceros y encabezando en competencia con el Villarreal C.F. SAD el grupo de sociedades que compiten al margen de unos inalcanzables F.C. Barcelona y Real Madrid C.F., participando en la Liga de Campeones donde son segundos en la Fase de Grupos tras el Manchester United F.C. superando a  Glasgow Rangers F.C. y Bursaspor Kulübü. En Octavos son eliminados por el F.C. Schalke 04 Gelsenkirchen tras empatar 1-1 en Mestalla y perder por 3-1 en la localidad alemana.

En la edición 11/12 el conjunto xè no realiza un buen torneo a pesar de que consigue terminar tercero en Liga -aunque a treinta puntos de los dos primeros- demostrando la gran desigualdad existente, un puesto que certifica su pase a la Liga de Campeones. Clasificado para esta competición en la temporada precedente, su papel es discreto siendo tercero en su grupo precedido por Chelsea F.C. y Bayer 04 Leverkusen F.C. mientras cuarto es el KRC Genk. Eliminado de este campeonato pasa a Dieciseisavos de la Liga de Europa donde supera a Stoke City F.C.; 0-1 en la localidad británica y 1-0 en casa, a PSV Eindhoven F.C. en Octavos; 4-2 en casa y 1-1 en la localidad holandesa y AZ Alkmaar en Cuartos; 2-1 en la localidad holandesa y 4-0 en casa, cayendo en Semifinales ante el Club Atlético de Madrid SAD; 4-2 en la ida y 0-1 en casa.

La obra del  nuevo estadio que albergará futuros éxitos situado en la Avenida de las Cortes Valencianas se encuentra detenida, estando los nuevos tiempos marcados por la rigidez económica que ha desembocado en la venta de sus principales figuras, David Villa al F.C. Barcelona, David Silva al Manchester City F.C. y Juan Mata al Chelsea F.C., para poder hacer frente a  parte de la deuda a corto plazo.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Historia del Levante U.D. Felip Bens y José Luis García Nieves. Editorial L’Oronella (2009).
  • Historia del Valencia C.F.. Jaime Hernández Perpiñá. Ediciones Danae (1974).
  • La Gran Historia del Valencia C.F.. Jaime Hernández Perpiñá. Levante-EMV (1994).
  • Un siglo de fúbol en la Comunidad Valenciana. Antonio Egea y Alfonso Gil. Comunidad del Libro (1998).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • La Voz Valenciana. Diario.
  • Valencia Sportiva. Publicación deportiva.
  • Valencia Deportiva. Publicación deportiva.
  • Levante Deportivo. Publicación deportiva.
  • Sport Valenciano. Publicación deportiva.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.levante-emv.com Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular Mallorca

 

MALLORCA

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Club Deportivo Mallorca, S.A.D.
  • Ciudad: Palma de Mallorca (Mallorca)
  • Provincia: Islas Baleares / Illes Balears
  • Comunidad Autónoma: Islas Baleares / Illes Balears
  • Fecha de constitución: 27 de febrero de 1916
  • Fecha de federación: 1917

 

DATOS SOCIALES:

  • Presidente: D. Monserrate ‘Monti’ Galmés Bauzá
  • Dirección social: Son Moix. c/ Camí dels Reis, s/n – 07.011 Palma de Mallorca
  • Teléfono: 971221221 – 971220388
  • Correo electrónico: informacion@rcdmallorca.es
  • Dirección del estadio: c/ Camí dels Reis, s/n – 07.011 Palma de Mallorca
  • Web oficial: www.rcdmallorca.es
  • Facebook oficial: RCD Mallorca
  • Twitter oficial: @RCD_Mallorca
  • Canal Youtube oficial: Canal de rcdmtv

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sociedad Alfonso XIII Foot-Ball Club (1916)
  • Real Sociedad Alfonso XIII Foot-Ball Club (1916-1931)
  • Club Deportivo Mallorca (1931-1949)
  • Real Club Deportivo Mallorca (1949-1965)
  • Real Mallorca (1965-1980)
  • Real Club Deportivo Mallorca (1980-1992)
  • Real Club Deportivo Mallorca, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Segunda División:

  • 1959/60
  • 1964/65

1 Liga de Segunda División B:

  • 1980/81

6 Ligas de Tercera División:

  • 1943/44
  • 1954/55
  • 1956/57
  • 1957/58
  • 1958/59
  • 1979/80

1 título de Copa:

  • 2003

1 Supercopa de España:

  • 1998

 

ESTADIO:

  • Nombre: Iberostar Estadi
  • Año de inauguración: 1999
  • Cambios de nombre:
  • Estadi de Son Moix (1999-2006)
  • ONO Estadi (2006-2010)
  • Iberostar Estadi (2010-)
  • Capacidad: 23.142 espectadores

estadio Iberostar Estadi

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Buenos Aires (1916-1945)
  • Camp d’Es Fortí (1945-1960), Campo de Luis Sitjar / Estadio Luis Sitjar (1960-1999)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales RCD Mallorca

ESCUDOS:

escudos RCD Mallorca

UNIFORMES:

uniformes RCD Mallorca

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN PALMA DE MALLORCA:

Capital de la isla de Mallorca y del archipiélago de islas que conforman la Comunidad Autónoma de Illes Balears, la ciudad de Palma de Mallorca es históricamente el principal centro neurálgico insular habiéndose convertido durante las últimas décadas en, además de una importante metrópoli, en un gran núcleo turístico con especial atractivo para una vasta cantidad de visitantes procedentes en su mayoría de otros países.

Palma de Mallorca, volcada a caballo de los siglos XIX y XX con el velocipedismo del que con posterioridad saldrían grandes figuras, recién iniciado el año 1902 vio corretear tras una pelota en las instalaciones del Instituto Nacional de Segunda Enseñanza a los primeros muchachos que jugaban al fútbol por obra y gracia del señor Revuelta, catedrático por entonces de gimnasia quien, siguiendo la corriente higienista tan de moda en la época tuvo la brillante idea de introducir tan vigorosa disciplina deportiva entre su alumnado.

Si el ciclismo era el sport más seguido, a partir de entonces iba a contar con un gran rival, el fútbol, pues parte de aquellos jóvenes que le daban incansablemente a los pedales con ambos pies ahora pasaban a hacer uso de los mismos, pero tras un balón. Ciclismo y fútbol anduvieron de la mano en esta fase inicial, forjándose los primeros teams bajo la tutela de las sociedades velocipédicas como el Veloz Sport Balear, creador de una sección para dicha disciplina en 1902 que hizo uso de las instalaciones del Velódromo d’Es Tirador, a la cual, en poco tiempo, se le unió la del Círculo Ciclista de Palma, entidad deportiva ésta titular del modesto Velódromo de Son Espanyolet de la cual tomó independencia poco después el Club España haciendo uso igualmente del interior de la pista ovalada.

El éxito balompédico de estas dos sociedades no pasó desapercibido para la multitud de aficionados que se solían dar cita en las pelousses de los velódromos y en 1904 fueron constituidos el Palmesano Foot-ball Club, la primera sociedad dedicada con exclusividad a este deporte que se uniformaba con maillot blanco y el Mecánico Foot-ball Club, entidad formada por empleados pertenecientes a la Compañía Isleña Marítima que operaba en el puerto palmesano y vestía con maillot blanquiazul.

De todos ellos el Veloz Sport Balear fue el que mejores equipos dispuso y el organizador de los primeros Campeonatos de Baleares que se convocaron oficiosamente ante la inexistencia de una federación propia, siendo en sus primeras ediciones conquistados por los brillantes teams menorquines, vecina isla donde el fútbol arrastraba una gran tradición. Durante los años diez nuevas sociedades se sumaron a las existentes, prácticamente casi todas ellas sin campo propio como el Mallorca Foot-ball Club o el Luliano Foot-ball Club, condenados ambos a jugar en el Velódromo d’Es Tirador, creciendo a pasos agigantados una afición que se identificaba con este deporte y que en la península arrasaba en las principales capitales.

HISTORIA DEL REAL CLUB DEPORTIVO MALLORCA, SAD:

1916 – 1920

A finales de 1915 las Islas Baleares contaban con una nutrida amalgama de clubs distribuidos en todo el archipiélago y, desde Palma de Mallorca, en representación del resto de sociedades, empezaba a resonar la demanda de constituir una Federación Balear que, asociada a la Federación Española, pudiera aportar cada año un club campeón regional que la representara en el Campeonato de España, el torneo más prestigioso entre los existentes a nivel nacional en aquellos momentos. La intención de la idea estaba clara, pero no así el nivel de compromiso de algunos de los clubs, algunos temerosos por perder protagonismo, otros recelosos por quiénes iban a tomar las riendas y los menos, muy preocupados por extralimitarse en sus ya de por sí maltrechos presupuestos. Convocada una reunión extraordinaria el 30 de enero de 1916, en dicha fecha se eligió una junta directiva para enarbolar la bandera de una nueva federación, pero la falta del deseado quórum y la espantada de algunas sociedades dejaron finalmente en fallida aquella iniciativa.

Los puntos de vista del poderoso Veloz Sport Balear no coincidieron con los de otras sociedades como Palmesano F.C. y Luliano F.C., pero en la mente de Adolfo Vázquez Humasqué, el principal artífice de la frustrada federación, no había espacio para la ofuscación y si había que aparcar el proyecto regional para más adelante, en cambio no habían motivos suficientes para impedir la constitución de una sociedad balompédica que representara a toda la ciudad. Armado de ímpetu y tesón, Vázquez contactó a lo largo de la primera semana de febrero nuevamente con aquellas personas que le podían hacer costado y, una vez expuesta la conveniencia de crear un nuevo club con la aportación de los clubs palmesanos, el día 25 de iniciaba el allanamiento de unos terrenos ubicados en el barrio de Buenos Aires propiedad de Bertomeu de Juan y Ribas para poder disponer de un campo propio reglamentario en régimen de alquiler.

La desde hacía meses programada llegada a Palma para el día 25 de marzo de los catalanes F.C. Barcelona -reserva- y Manresa F.C. junto al Campeón Balear, el menorquín Mahonés F.C. como invitados para contender con el Veloz Sport Balear en el Velódromo d’Es Tirador a los que se deseaba presentar a toda costa la todavía no constituida sociedad, precipitó a marchas forzadas el adelanto de fundación del proyectado club, siendo constituido éste el domingo 27 de febrero como Alfonso XIII Foot-ball Club en el domicilio de Albert Elvira, preparador deportivo entonces del Veloz Sport Balear. En esta primera acta del club firmada por los señores: Antonio Moner, Rafael González, Adolfo Vázquez, Joaquín Mascaró, Fernando Pinillos y Alberto Elvira; además de la denominación y cometido se acordó nombrar a Adolfo Vázquez como presidente del club mientras los mismos allí reunidos, constituidos en comisión, se encargaban de redactar unos Estatutos y Reglamentos a aprobar el lunes 6 de marzo.

Nacido el que iba a ser el club más representativo de Palma y, por extensión, de las Islas Baleares hasta la actualidad, para el domingo 5 de marzo se citaron en el Campo de Buenos Aires que, de paso, era pisado por primera vez, a jugadores del Veloz Sport Balear, Palmesano F.C. y Luliano F.C., todos integrantes en la unión para hacer una selección de los más destacados, concertándose dos bandos a los que se bautizó ocasionalmente como Alfonso XIII -formado por jugadores velocistas y palmesanos- y Eugenia -con jugadores palmesanos y lulianistas- con victoria de los primeros por 5-1. Configurada la plantilla y aprobados los Estatutos y Reglamentos, el sábado 25 de marzo se efectuó el debut oficial del team Alfonsino estrenándose ante el equipo reserva del F.C. Barcelona con derrota por 0-5. El 14 de abril Antonio Moner, hasta entonces vicepresidente, sustituyó en la presidencia a Adolfo Vázquez, solicitándose a la Casa Real la presidencia honoraria del club, demanda concedida el 28 de junio con lo cual pasaba a denominarse Real Sociedad Alfonso XIII Foot-ball Club, título otorgado por S.M. El Rey D. Alfonso XIII.

Tras jugarse los encuentros amistosos con clubs catalanes y formalizarse los lazos con su máximo representante a nivel institucional, se solicitó en el mismo 1916 ingresar en la Federación Catalana -la Federación Balear no existía por aquel entonces-, aceptando ésta en 1917 por intermediación de la Federación Española casi a regañadientes por los supuestos gastos de desplazamiento que los viajes a las islas podían significar para sus asociados. El club palmesano inscribe para el Campeonato de Baleares dos equipos antes de finalizar el plazo a principios de abril y durante este mes se desplaza a la península para disputar encuentros amistosos frente a clubs de Valencia, Madrid o Sevilla. En agosto participa en la Copa R.C.D. Español y en la Copa Catalunya Sportiva donde compiten clubs de segunda categoría. Tras proclamarse Campeón de Baleares al superar a la Sociedad La Veda, participa en la segunda fase del Campeonato de Cataluña 16/17 venciendo por 3-2 al C.E. Júpiter, Campeón de Cataluña, y logra ganar en la Final al Ateneu Palafrugellenc por 3-1. Sin embargo, renuncia a disputar la Promoción de Ascenso contra el F.C. Internacional por las dificultades de jugar la siguiente temporada en Primera Categoría.

Paralelamente a este proyecto nacen otros clubs en la ciudad de Palma como son: el Baleares F.C., fundado el 20 de noviembre de 1920 de la fusión surgida entre Mecánico F.C. y Mallorca F.C.; y el Athletic Club de Palma, nacido en 1922. Posteriormente acabarán fusionándose ambos en el mes de mayo de 1942 bajo la denominación de C.D. Atlético Baleares.

1920 – 1930

En cuanto a la Real Sociedad Alfonso XIII F.C., este club ingresa en los primeros años veinte en la recién creada Federación Balear y durante casi toda la década disputa encuentros ligados tanto al Campeonato de Mallorca como amistosos contra los numerosos adversarios isleños que van surgiendo. Pero ante todo es la presencia y disputa de partidos frente a clubs extranjeros y peninsulares de nivel lo que más atrae a la afición, quien acude en masa al campo ávida de espectáculo. En la temporada 28/29 la Federación Española implanta el Campeonato Nacional de Liga y el club balear suena con fuerza en la puja por conseguir una plaza dentro de una de sus categorías, pero lamentablemente para sus intereses no consigue entrar en el Campeonato de Segunda División a consecuencia de su escasa trayectoria y ausencia de títulos, aunque como principal causa y como telón de fondo se encuentra la negativa no manifiesta de los clubs peninsulares a desplazarse hasta la capital balear por los grandes dispendios económicos que les ocasiona, teniendo que esperar unos años hasta que esto suceda.

1930 – 1940

Mientras tanto los bermellones han de conformarse con disputar los campeonatos baleares frente a otros conjuntos del archipiélago y recibir en su feudo o desplazarse hasta la península para jugar un gran número de encuentros amistosos. En la campaña 31/32 consiguen ingresar en Tercera División, gracias a ser Campeón oficioso balear y gracias también a ser el primer club insular en ser admitido en Categoría Nacional tras la gestión e insistencia de sus directivos. En 1931 tras la llegada de la II República se ve obligado a cambiar de nombre, pasando a tener como nueva denominación la de Club Deportivo Mallorca. Desde aquí hasta la Guerra Civil, el club mallorquín pierde fuerza y no vuelve a figurar dentro del panorama nacional, manteniéndose en un segundo plano. Estallada la guerra, el conjunto bermellón disputa el Campeonato Balear 36/37 y conserva su actividad durante cierto tiempo hasta que su aislamiento y el tono del conflicto impiden su continuidad.

Tras la Guerra, el C.D. Mallorca resurge con fuerza y es invitado a entrar en el campeonato de Segunda División. En el grupo que se le asigna es cuarto, pero una reforma de las categorías nacionales lo lleva a Regional al final de la misma.

1940 – 1950

Durante la temporada 40/41 realiza una campaña sin problemas e ingresa en Tercera División. En las temporadas 41/42 y 42/43 resulta tercero, siendo el empeño del club bermellón el conseguir lo antes posible el ascenso a Segunda División. Esta meta la consigue brillantemente al término de la temporada 43/44 tras proclamarse Campeón de su grupo y en la Fase Final.

Su ingreso en Segunda División lo vive de forma apasionada y con nuevos bríos, pues el 22 de septiembre de 1945 inaugura su nuevo Campo de Es Fortí, más tarde denominado Luís Sitjar. Deportivamente se realizan campañas aceptables, hasta que en la sesión 47/48 desciende a Tercera División al encadenar una serie de malos resultados. En la temporada 48/49 es tercero en su grupo y promociona para el ascenso, pero la ampliación a dos grupos que experimenta la Segunda División hace que ascienda de forma directa beneficiándose de esta medida.

El C.D. Mallorca recibe en 1949, tras la insistencia de su directiva, la autorización gubernamental para recuperar su antiguo título de Real, y desde entonces pasa a llamarse Real Club Deportivo Mallorca.

1950 – 1960

En el aspecto deportivo permanecerá cinco campañas consecutivas en la división de plata sin demasiada relevancia, hasta que en la campaña 53/54 desciende a Tercera División tras ser decimosexto. Desde 1954 hasta el final de la década, el club bermellón inicia un verdadero calvario para recuperar la categoría perdida. En la temporada 54/55 es primero en su grupo pero no supera la Fase de Ascenso al ser último. En la sesión 55/56 es subcampeón pero ni tan siquiera llega a la Fase de Ascenso al ser eliminado previamente por la U.D. Mahón. En la campaña 56/57 es Campeón, pero en la eliminatoria por el ascenso se topa con el C.D. Alcoyano, 3-2 en el Collao y 2-1 en casa, siendo obligado la disputa de un desempate en el que pierde por 2-3.

En la campaña 57/58 es nuevamente Campeón pero de nuevo eliminado en la Promoción. En esta ocasión elimina en principio al C.D. Mestalla: 5-0 en casa y derrota por 1-0 en Valencia. En la segunda eliminatoria cae ante el Elche C.F.: 1-0 en Palma y 4-2 en la ciudad alicantina. Por fin, en la temporada 58/59 consigue el objetivo tras ser primero en su grupo y eliminar a la U.D. Sans: 0-0 en Barcelona y 3-0 en casa; y al Club Gimnástico de Tarragona en la Final: 2-2 en la ciudad imperial y 6-0 en el Luís Sitjar.

1960 – 1970

El club balear, después de muchos años de sentida ausencia, le tiene verdaderas ganas a la nueva categoría y conforma una plantilla espléndida que le lleva a Primera División por vez primera en su historia con Juan Carlos Lorenzo de entrenador y Jaime Rosselló como presidente. El Real C.D. Mallorca aguantará tres temporadas consecutivas en la categoría reina hasta que en la campaña 62/63 descienda al perder la Promoción con el Real C.D. Español: derrota por 2-1 en Barcelona y victoria en casa por 2-1, más derrota final en el partido de desempate en Madrid por 0-1. Un par de temporadas después conseguirá con bastante esfuerzo recuperar la Primera División al proclamarse Campeón de su grupo de Segunda División. Tras lograr el ascenso, el club cambia su denominación a Real Mallorca.

La temporada 65/66 entre los grandes del fútbol nacional no es tan fructífera como la anterior etapa y a la primera de cambio pierde la categoría al ser decimoquinto, tras un apretado sprint final. El club bermellón, ante el lógico malestar de su afición, vuelve a una división de plata en la que no logra alcanzar los primeros puestos en las dos siguientes temporadas. Sin embargo, en la campaña 68/69 en medio de una categoría remozada que ha sido reducida a un solo grupo, finaliza tercero y asciende. Como sucediese en el capítulo anterior, el Real Mallorca es incapaz de mantenerse más de un año en la división de honor y una vez cumplido el torneo 69/70 es decimoquinto y acaba descendiendo.

1970 – 1980

Este descenso marca el principio de una década ruinosa para el conjunto mallorquín, pues no solo no consigue ascender sino que va de mal en peor a medida que avanzan los años, y en la temporada 74/75 desciende trágicamente a Tercera División. Deportivamente las cosas no funcionan, el club anda inmerso en una gran crisis y hacen falta dos años para salir de este pozo. Al final, en la campaña 76/77 se asciende a la recién creada Segunda División B en lo que se considera una continuación del martirio bermellón, pues no solventa sus carencias. Por si fuera poco, la temporada 77/78 es calamitosa y el club cae estrepitosamente en Tercera División al ser decimoctavo. Son malos tiempos y se teme la desaparición de la entidad. Las fuerzas sociales de la ciudad de Palma se unen y con la colaboración de todos se consigue ser Campeón de grupo en la temporada 79/80 y el ascenso a Segunda División B, un mal menor ante su delicada situación.

1980 – 1990

El proyecto emprendido por la directiva mallorquinista es devolver al club por donde solía estar pocos años antes y en la campaña 80/81, de nuevo como Real Club Deportivo Mallorca, se proclama Campeón de su grupo ascendiendo directamente a Segunda División A. Son nuevos tiempos y el Real C.D. Mallorca parece lanzado hacia la Primera División, categoría que alcanza casi en tiempo record al ascender en la temporada 82/83. La temporada 83/84 por contra, significa una gran decepción para el club balear, pues acaba en decimoséptimo puesto y descendiendo a Segunda División. Pero la base para ser de nuevo un club grande ya esta sentada y en pocos años vuelve a ascender, tras conseguir el tercer puesto en la sesión 85/86. En la Copa de la Liga será subcampeón frente a la A.D. Rayo Vallecano, al caer en la Final por 3-0 en Vallecas y derrota por 1-7 en casa.

Los baleares se convierten en un equipo ascensor y durante la campaña 86/87 es la auténtica revelación del campeonato con un merecido sexto puesto en la tabla, delante de clubs con más solera. En la siguiente edición 87/88 es decimoctavo y desciende. En la campaña 88/89 es favorito claro para conseguir el ascenso, pero un apretado final le lleva a la cuarta plaza teniendo que jugarse mediante Promoción ante el Real C.D. Español una plaza entre los grandes: derrotado por 1-0 en Barcelona, consigue darle la vuelta en el Luís Sitjar con un 2-0 favorable que le da el merecido y ansiado ascenso.

1990 – 2000

En la temporada 89/90 inicia un nuevo ciclo de tres campañas consecutivas en Primera División, casi siempre con bastantes problemas deportivos que desembocan en un nuevo descenso a Segunda División finalizada la temporada 91/92, todo ello coincidiendo con la transformación de la entidad el 29 de junio de 1992 en Sociedad Anónima Deportiva a consecuencia de la nueva Ley del Deporte y tras reunir los 649 millones de pesetas exigidos por el CSD. El club pasa oficialmente a denominarse Real Club Deportivo Mallorca, S.A.D.. A destacar en estas fechas, resulta la memorable presencia en la Final de la Copa del Rey de 1991 que pierde ante el Club Atlético de Madrid por 0-1 en la prórroga, con la gran desilusión de sus seguidores y simpatizantes. En la temporada 92/93 tiene la oportunidad de volver a Primera División al ser cuarto, pero en la Promoción no puede superar al Albacete Balompié: 1-3 en casa e infructuosa victoria por 1-2 en el Carlos Belmonte.

La segunda oportunidad llega en la temporada 95/96 tras ser tercero. Nuevamente la desperdicia al ser superado en esta ocasión por el Rayo Vallecano de Madrid: 1-0 en casa y derrota por 2-0 en Vallecas. Por fin, el ansiado ascenso llega en la temporada 96/97 cuando tras ser otra vez tercero, cumple venganza del Rayo Vallecano de Madrid y asciende por el valor doble de los goles fuera de casa: 1-0 en el Luís Sitjar y derrota por 2-1 en Madrid. Desde entonces el club balear milita en Primera División de forma interrumpida.

La temporada 97/98 es muy exitosa para el club: se es quinto en liga, se llega a su segunda Final de la Copa del Rey en la edición de 1998, aunque con derrota final en los penaltis tras empate a uno a lo largo del tiempo reglamentario, y, finalmente, se obtiene el pase para disputar la Recopa el año siguiente. En el mes de agosto se consigue la Supercopa de España al derrotar en ambos partidos al F.C. Barcelona: 2-1 en Palma y 0-1 en la ciudad condal. Quizás la temporada 98/99 es igual de buena, pero sin duda es aún más recordada que la anterior ya que el Real C.D. Mallorca llega a la Final de la Recopa de Europa en lo que se puede considerar la cúspide de su carrera. Después de realizar un gran torneo y eliminar al Heart of Midlothian F.C. de Escocia, al K.R.C. Genk de Bélgica, al N.K. Varteks Varazdin de Croacia y al Chelsea F.C. de Inglaterra, el Real C.D. Mallorca cae frente al S.S. Lazio de Roma por 1-2 en partido disputado el 19 de mayo en el estadio Villa Park de Birmingham, consiguiendo así el subcampeonato de la última edición de la historia de la Recopa. En cuanto a la Liga, queda clasificado en un magnífico tercer puesto que le habilita para disputar la Fase Preliminar de la Champions League y, posteriormente tras caer en esta, la Copa de la UEFA. En el verano de 1999 y ante el lamentable estado en el que se encuentra el viejo recinto del Luís Sitjar, se estrena el moderno estadio de Son Moix, que supone un gran paso hacia lo que es la estabilidad del club durante muchos años en Primera División. El nuevo estadio se inaugura oficialmente el 3 de julio de 1999 para iniciar los Juegos Mundiales Universitarios de Palma ’99. El primer partido oficial se celebró el 21 de agosto para recibir en la primera jornada de Liga al Real Madrid C.F., con resultado final de 1-2 para los blancos, anotando el primer gol de la historia del estadio el delantero Carlitos. Esa temporada 99/00 se es décimo en Liga.

2000 – 2010

El nuevo milenio lo estrena con un magnífico tercer puesto en la campaña 00/01, sentando al ilustre Luís Aragonés en el banquillo. El equipo se clasifica para la Champions League tras eliminar al H.N.K. Hajduk Split en la prórroga: derrota por 1-0 en Split y victoria por 2-0 en Palma. En la Liguilla queda encuadrado en el Grupo C, junto a Arsenal F.C., F.C. Schalke 04 y P.A.E. Panathinaikos. Debuta en Palma contra el Arsenal F.C. el 11 de septiembre de 2002, con victoria del Real C.D. Mallorca por 1-0 y gol de Engonga. A pesar de que el Real C.D. Mallorca consigue vencer a todos sus rivales para sumar un total de 9 puntos, no puede pasar a la siguiente fase. En Liga sin embargo, no obtiene tan buenos resultados y acaba decimosexto con muchos apuros.

En la temporada 02/03 de la mano de Gregorio Manzano se es noveno en Liga, pero en la edición de la Copa del Rey de 2003 se lleva a cabo un gran torneo y con todos los merecimientos se obtiene el ansiado título un 28 de junio en el Martínez Valero de Elche, al vencer al decano Real Club Recreativo de Huelva por 3-0, con dos tantos de su figura Samuel Eto’o y uno de Walter Pandiani, siendo sin duda su título más preciado y reconocido. En la campaña 03/04 se llega a Octavos de Final en la Copa de la UEFA ante el Newcastle United F.C., mientras que en Liga se es undécimo. La campaña 04/05 es bastante más discreta: cae prontamente en la competición de UEFA y en la Liga todo parece indicar que se va a perder la categoría. Un magnífico sprint final con numerosas victorias consecutivas, propician que se mantenga la Primera División un año más.

En la temporada 05/06 los agobios deportivos presionan nuevamente al conjunto bermellón, quien tiene que apretar al final para salvar la categoría repitiéndose la trayectoria iniciada en la sesión precedente. En la campaña 06/07 se es duodécimo con su técnico talismán Gregorio Manzano, consiguiendo la permanencia sin apuros y con un club estabilizado accionaral y deportivamente. El estadio pasa el 17 de julio de 2006 a llamarse ONO Estadi al ser patrocinado por esta empresa del sector de las comunicaciones, percibiendo a cambio 3,4 millones de euros por los próximos cuatro años de patrocinio.

En las últimas temporadas de la primera década del nuevo siglo, el conjunto bermellón consigue superar la décima plaza y goza del privilegio de estar entre los grandes, aunque su economía anda maltrecha y el club entra en 2010 bajo Ley Concursal debido a la deficiente gestión realizada por la familia Martí Mingarro, propietaria hasta ese momento del club. Deportivamente, con Manzano se alcanza un muy merecido quinto puesto en la Liga 09/10 cuando la cuarta plaza también andaba en liza, sucediéndose los acontecimientos en la gerencia con la llegada de Josep Ponç a la presidencia y el ex futbolista Llorenç Serra Ferrer. Sin embargo la UEFA en una polémica decisión decide retirar la licencia europea al club balear por estar en situación de concurso voluntario de acreedores, siendo excluido de la próxima edición de la Europa League. Desde el 26 de agosto de 2010 el estadio donde es titular pasa a llamarse Iberostar Estadi tras alcanzar un acuerdo con el grupo de empresas dedicadas al sector hotelero del mismo nombre para los siguientes tres años.

2010 – 2020

La temporada 10/11 es movida y deportivamente se sufre muchísimo para conseguir la permanencia tras un torneo muy apretado en el que hay varios candidatos al descenso hasta el final de la Liga. Afortunadamente los bermellones puntúan en los últimos encuentros y consiguen esquivar las plazas críticas, logrando una supervivencia que les da aire. En la edición 11/12 comienzan con mal pie pero la llegada al banquillo del técnico Joaquín Caparrós les insufla energía para realizar un gran torneo y finalizar octavos cuando por momentos habían tenido opciones de llegar más lejos, toda una gesta para un club endeudado que no atraviesa por buenos momentos.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Història del RCD Mallorca (1916-2004). Miguel Vidal Perelló y Jordi Vidal Reynés. Edicions Documenta Balear (2005).
  • El Club Deportivo Mallorca: Historia de la institución decana del fútbol mallorquín. Gabriel Font Martorell. Editorial Cosmos (1944).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES EXTERNOS:

 

fin

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D.

titular Espanyol

 

ESPANYOL

 

PLANTILLA 2017-2018:

plantilla rcd espanyol de barcelona 2017-2018

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D.
  • Ciudad: Barcelona
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: marzo de 1902
  • Fecha de federación: 1909

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • X Foot-ball Club (1902-1907)
  • X Sporting Club (1907-1909)
  • Club Deportivo Español (1909-1912)
  • Real Club Deportivo Español (1912-1931)
  • Club Deportivo Español (1931-1940)
  • Real Club Deportivo Español (1940-1992)
  • Real Club Deportivo Español, S.A.D. (1992-1995)
  • Real Club Deportivo Español de Barcelona, S.A.D. (1995-2012)
  • Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D. (2012-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División:

  • 1993/94

4 trofeos de Copa:

  • 1929
  • 1940
  • 2000
  • 2006

 

ESTADIO:

  • Nombre: RCDE Stadium
  • Inauguración: 2 de agosto de 2009
  • Cambios de nombre:
  • Estadi del RCD Espanyol Cornellà-El Prat (2009-2014)
  • Power8 Stadium (2014-2015)
  • RCDE Stadium (2015-)
  • Capacidad: 40.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Hipódromo de Can Tunís (1902-1903)
  • Velódromo de la Calle Aragón (1903-1905)
  • Campo de la Calle Marina (1905-1911)
  • Campo de la Calle Muntaner (1911-1923)
  • Estadio de Sarriá (1923-1997)
  • Estadio de Montjuïc (1997-2001), Estadio Olímpico Lluís Companys (2001-2009)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales RCD Espanyol Barcelona

 

ESCUDOS DEL REIAL CLUB DEPORTIU ESPANYOL DE BARCELONA, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos RCD Espanyol Barcelona

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL REIAL CLUB DEPORTIU ESPANYOL DE BARCELONA, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes RCD Espanyol Barcelona

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BARCELONA:

Los orígenes conocidos del fútbol en la ciudad condal se remontan hacia 1890 cuando obreros y técnicos británicos que trabajaban en el importante sector textil catalán, solían dar rienda en sus ratos de ocio y todos los días festivos a la práctica de este deporte en el Hipódromo de Can Tunís (Casa Antúnez), sito entre Montjuïc, el mar y el río Llobregat, aunque desconocemos si lo hacían con anterioridad por la ausencia de documentos. Su gran relación con algunos miembros del Real Club de Regatas, una sociedad barcelonesa dedicada al remo fundada en 1881, provocó que estos mostrasen interés por este desconocido deporte y tras un rápido aprendizaje concertaran el 25 de diciembre de 1892 su primer encuentro en las inmediaciones del Velódromo de Bonanova, en Sant Gervasi de Cassoles.

Sin duda la experiencia debió de gustar y a inicios de 1893 la frecuencia de partidos se incrementó notablemente siendo habitual la confrontación entre combinados formados por británicos y barceloneses que organizados en dos característicos bandos, el rojo y el azul, empezaron a tomarse el fútbol mucho más en serio. Fruto de ello en otoño de 1893 y según se insinúa en la prensa, surgió el Barcelona Foot-ball Club, identificado en prensa como Sociedad de Foot-ball Barcelona, un club creado ex proceso cuya presidencia fue ofrecida con posterioridad al cónsul británico, Mr. Wyndham y que tenía su sede junto al velódromo de Bonanova estando uniformado con camisa roja y pantalón blanco.

En 1894 se enfrentan al Club de Sant Martí de la por entonces vecina localidad y desde 1897 distrito de Sant Martí de Provençals, iniciándose el despegue deportivo del primer club de fútbol de la ciudad. La masiva presencia de regatistas barceloneses y miembros del British Club -popularmente conocidos en España como Club Inglés-, hizo que se concertaran varios encuentros durante 1895 ya en el interior del velódromo de Bonanova frente a la Asociación de Foot-ball Torelló, un club de la vecina localidad de Sant Vicenç de Torelló que había surgido en la Colonia Borgonyà edificada por la empresa escocesa de hilaturas J&P Coats Ltd. para sus trabajadores, dándose la curiosa circunstancia de que se cobraba una peseta por la entrada y 2,10 con asiento en tribuna.

Tras los encuentros tanto en Barcelona como en el feudo de Borgonyà, la actividad se popularizó en la ciudad y pronto surgieron practicantes entre los estudiantes de la Facultad de Ciencias, pero siendo siempre el Club Inglés quien se encargaba de mantener viva la llama en detrimento de una Sociedad de Foot-ball Barcelona que languideció a partir de 1896. En 1899 y desde el Gimnasio Tolosa, el carismático profesor higienista Vila crea una sección de fútbol para sus socios entre los cuales solo se admiten catalanes y extranjeros de confesión católica, sección que el 17 de diciembre acaba constituyéndose en el Catalá Foot-ball Club. Paralelamente a estos actos un joven suizo, Hans Gamper, con el apoyo del también higienista Gimnasio Solé y gracias al reclutamiento de un importante número de jugadores del Club Inglés o procedentes de otras nacionalidades de confesión protestante funda el 29 de noviembre el Foot-ball Club Barcelona, anticipando su constitución al Catalá Foot-ball Club en un par de semanas.

Apenas unos días y dentro todavía de 1899, viendo la pujanza que iba adquiriendo este deporte entre la sociedad surge el Escocés Foot-ball Club, entidad formada por jugadores de la colonia escocesa de la empresa Hilaturas Fabra, situada en el barrio de Sant Andreu, quien durará poco tiempo debido a la presencia de varios de estos jugadores al unísono en las filas del Catalá F.C., motivo por el cual es boicoteado por el F.C. Barcelona, no encontrando rivales con quien competir y causándose su disolución.

Poco después y con algunos ex-jugadores del Escocés F.C. como base principal nace el potente Hispania Athletic Club, un club dirigido por Alfons Macaya, Eduard Alesson, Fermín Lomba y Carlos Soley entre otros que se convertirá en el predominante durante los primeros años, constituyéndose tras este una serie de asociaciones como el Club Franco-Español de Foot-ball, el Asociación, la S.D. Santanach alentada por el popular gimnasio barcelonés del mismo nombre, el Aplec Escolar, el Team Universitari, el Club Hispano-Americano, el Putxet, el Penitents, el Catalunya F.C., el Team Infantil, el Inglés F.C., el Comercial F.C. y el Rojo F.C., muchos de los cuales serán brevísimos.

El 28 de octubre de 1900 se constituye la Sociedad Española de Foot-ball, entidad generada bajo el amparo de la Sociedad Gimnástica Española y el impulso de estudiantes universitarios como Ángel Rodríguez, Octavi Aballí y Lluís Roca a los que se les unen algunos jugadores procedentes del Catalá F.C. Como seña de identidad del club barcelonés y dentro de su filosofía, destaca la aceptación de jugadores exclusivamente de procedencia catalana o de cualquier parte del país en un claro intento de oponer resistencia local a los tres grandes clubs por entonces existentes que alinean jugadores preferentemente extranjeros: Català F.C., F.C. Barcelona e Hispania A.C.

La Sociedad Española de Foot-ball emplea camisa amarilla con pantalón azul, conteniendo su escudo los colores de la enseña nacional y afiliándose inmediatamente en la Sociedad Gimnástica Española cuyo presidente es el propio padre de Ángel Rodríguez, un ilustrado médico granadino de reconocido prestigio de la Universidad de Barcelona. A finales de 1901 el club pasa por grandes dificultades para completar un once inicial por falta urgente de jugadores, integrando a parte de uno en decadencia como es el Español F.C., una asociación que debido a su estado acaba de fusionarse con el Cataluña F.C. dando lugar al Irish Foot-ball Club.

Con la adquisición de nuevos jugadores y después de quedar libre la denominación “Español F.C.”, la Sociedad Española de Foot-ball adquiere el nuevo nombre de Club Español de Foot-ball -tal y como se anuncia el 20 de enero en la prensa-, sociedad que empieza a vestir camisa blanca con pantalón azul. No será esta su última ampliación, pues simultáneamente y dentro del mismo año, se acogen en su seno a jugadores procedentes de la recién desaparecida S.D. Santanach.

escudo y uniforme Club Espanol de Football

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

Con Josep María Miró Trepats de presidente, ingresan en 1902 en la Asociación de Clubs de Foot-ball Association (nombre del Fútbol en esa fecha), formada íntegramente por clubs barceloneses en lo que se puede interpretar como la precursora de la posterior Federación Catalana. La trayectoria del Club Español de Foot-ball es ascendente y después de adjudicarse la Copa Macaya en su edición 02/03 conquistan el Campeonato Catalán de la temporada 03/04. Tras participar en varias ediciones del Campeonato de Catalunya, a mediados de 1905 el Club Español de Foot-ball languidece por la enfermedad de su presidente y prácticamente único financiero, Josep María Miró, que se agrava a finales de año. Miró, dueño de la cadena hostelera Cafés Tupinamba con varias sedes en todo el país y una potente firma constructora, aquejado de tuberculosis ve como gran parte de su plantilla marcha a otros destinos, careciendo de jugadores con los que afrontar la inmediata campaña 05/06. Tras faltar a sus dos primeros encuentros el club es apeado de la competición, causando baja inmediatamente y poniendo fin el 7 de enero de 1906 a una iniciativa deportiva que había calado en una parte importante de la afición. Miró marchará meses después a Sevilla para poder recuperarse en un clima más benigno, tomando al poco tiempo el mando de otra importante asociación, el Sevilla F.C.

Entre 1901 y 1902 se constituirán más clubs que se unirán a los que quedan en activo de los ya mencionados, caso del Universitari F.C., el Iberia Sport Club, el Catalonia F.C., el Internacional F.C., el Condal, el Red Star F.C., el Nacional F.C., además de otros como el Regional F.C., el Sant Jordi, el Escolar, el Juventud, el Montserrat, el Salud Sport Club, a los que se unirán el Argeliano, el Guadalajara y el Rowing F.C. En 1903 desaparecerá el Hispania A.C., una asociación que alcanzó en su día un alto nivel pero cuyos miembros, atentos a la llamada de otros clubs, frustran una iniciativa que parecía destinada a lograr algo más.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1902 – 1910

Durante los primeros años del recién estrenado siglo XX la ciudad de Barcelona se convirtió en un auténtico hervidero futbolístico. El impacto de asociaciones como el Català F.C. y en especial el F.C. Barcelona, habían calado hondo en la sociedad aflorando unos deseos inmensos de constituir nuevos clubs a través de los cuales hacer deporte y poner a sus practicantes en estado idóneo tanto física como mentalmente. La desmesura creativa fue tal, que a finales de 1902 se advertía en la prensa local la consideración de no dar rienda suelta a tantas asociaciones y, en todo caso, reforzar las ya existentes.

Sin embargo, la ilusión de crear un club desde el principio y darle vida para primero jugar y luego competir es un factor difícil de impedir, surgiendo recién iniciado el año 1902 desde el conocido Real Círculo Artístico -institución dedicada al arte fundada en 1881-, una nueva propuesta que prontamente se tornaría en realidad. Con estos mimbres y después de varias semanas de gestación, impulsado por los hermanos Miguel y Luciano Oslé junto otros amigos entre los que se encontraban Bori, Solé, Isidre Lloret y el formidable Emili Sampere, quedaba constituida durante la primera semana de marzo una asociación de nombre enigmático propia de un grupo de artistas, el X Foot-ball Club.

Vistiendo camisa y pantalón blancos, este modesto club se inició jugando tal y como hacían tantos otros en el Hipódromo de Can Tunís, debutando el 16 de marzo frente al tercer equipo del Catalá F.C. en el Velódromo de Bonanova con derrota por 4-1. Durante su primera temporada, 02/03, mantuvo su actividad fuera de las competiciones oficiales a consecuencia de su tardía creación, limitándose a jugar un buen número de encuentros amistosos donde alineaba a sus distintos equipos. En 1903 su máxima figura, Emili Sampere, marcha al Club Español de Foot-ball con el cual se tienen excelentes relaciones, incorporándose a un joven guardameta que en lo sucesivo se convertirá en el más afamado de los porteros catalanes, Pere Gibert “el Grapas”.

El deambular del X Foot-ball Club en la competición catalana es en sus primeros años modesto, siendo octavo en la campaña 03/04 con la sintomática cesión de los puntos a disputar en beneficio de F.C. Barcelona y Club Español de Foot-ball en los cuatro encuentros que les debían enfrentar, quinto y último en la edición 04/05 tras la retirada del Iberia Sport Club, hasta que antes de dar comienzo la temporada 05/06 se produce la debacle españolista y la asociación artística sale profundamente beneficiada.

La crisis y posterior baja del Club Español de Foot-ball como consecuencia de la enfermedad de Miró Trepat, ocasiona la fuga de muchos jugadores a otros clubs, incluso a otras regiones como es el caso de Carril, Meyer y Ángel Ponz que recalan en el F.C. Valencia, regresando algunos otros al club donde se formaron, caso de Sampere al X Foot-ball Club, asociación donde recalan también Galiardo, Moner y Olóriz. La plantilla del club artístico se impone en pretemporada al F.C. Barcelona dando muestras de su potencial y una vez puesto en marcha el campeonato 05/06 corrobora lo apuntado consiguiendo el título con relativa holgura tras el descenso cualitativo de sus rivales, entre ellos los barcelonistas.

En la temporada 06/07 el poderío del X Foot-ball Club se traslada hasta la cúpula de la Federación Catalana de Clubs de Foot-ball, constituida el 9 de diciembre de 1906 y que sustituye a la Asociación de Clubs de Foot-ball nacida en 1902, donde Isidre Lloret, hombre destacado del club y confeso antibarcelonista, es proclamado presidente. Con Lloret al frente de la federación y Miquel Gibert en la presidencia, los hombres de la “X” conquistan su segundo título consecutivo en un torneo muy devaluado y pleno de incidentes donde, además de ellos, sólo participan F.C. Barcelona y el renombrado Catála Sport Club. Las desavenencias entre X Foot-ball Club y F.C. Barcelona son constantes, hasta el punto de recibir Isidre Lloret fuertes críticas por favoritismo debidas a su dudosa gestión en algunos encuentros decisivos. En diciembre de 1907 el club modifica su denominación adoptando el nombre de X Sporting Club como resultado de su ambicioso proyecto de albergar nuevas actividades deportivas como el hockey o el tennis.

Si la campaña 06/07 fue tensa, más lo iba a ser la 07/08, aunque con el mismo resultado final al verse nuevamente al X Sporting Club campeón. En esta ocasión los participantes fueron cuatro, los anteriores más el España F.C., asociación de nuevo cuño que apenas aportó nada y se vio envuelta en medio de las diferencias de unos y otros. Lloret siguió con su batalla personal e hizo y deshizo a su antojo, condenando al fútbol catalán a un camino de muy complicada salida. Los aficionados empezaron a abandonar los recintos y los socios a darse de baja, llegándose hasta el extremo de realizarse una asamblea en la sede del F.C. Barcelona el 2 de diciembre de 1908 para disolver el club.

La temporada 08/09 trae cambios significativos pues Isidre Lloret es sometido a durísimas críticas en la prensa por su nefasta gestión que desembocan en su renuncia al cargo en octubre de 1908. Sustituido por Julián Marsal, la Federación adquiere otro rumbo y con él el campeonato, proclamándose vencedor con gran diferencia de puntos el F.C. Barcelona ante los síntomas de flaqueza que experimenta el X Sporting Club.

El 6 de enero de 1909, tras varias negociaciones mantenidas entre Julià Clapera como representante del Club Español de Ju-Jutsu (fundado en 1906 y cuyo presidente era Alfonso Almasqué, además de vicepresidente de la Federación Catalana de Clubs de Foot-ball) y Emili Sempere, del X Sporting Club, coincidiendo con que se va a producir un cambio en la junta directiva y la situación deportiva no es halagüeña, se decide unir ambas asociaciones, disolviéndose el Club Español de Ju-Jutsu y quedando todos sus socios integrados en el X Sporting Club quien modifica sus estatutos y adopta el nuevo nombre de Club Deportivo Español, decisión que es comunicada de inmediato a la Federación Catalana.

La intención de la nueva junta que preside Julià Clapera y donde Miguel Gibert actúa como vicepresidente, es recuperar el “espíritu españolista” perdido en 1906 a consecuencia de la desaparición del antiguo Club Español de Foot-ball que tan elevado techo alcanzó, dotándose al club de una estructura ahora sí polideportiva donde se compaginará el fútbol como principal disciplina con otras como esgrima, ju-jutsu, boxeo y diversas actividades recreativas. Clapera meses después será sustituido por Ángel Rodríguez, quien fuera cofundador de la Sociedad Española de Foot-ball, luego Club Español de Foot-ball.

El 17 de febrero el club españolista celebra una gran velada deportiva en su lujosa sede para disfrutar de su nuevo estado, organizando una competición donde se exhiben todas las parcelas deportivas que lo integran. Tras la fusión de enero, el club barcelonés que había venido vistiendo camisa con pantalón blanco elige como colores distintivos el blanquiazul para la camisa -los del pendón de Roger de Lauria-, y negro para el pantalón, mientras usan el Campo de la Calle Marina para la práctica del foot-ball, ubicación donde hoy se encuentra la Plaza de Toros Monumental.

1910 – 1920

En 1911 los españolistas inauguran el Campo de la Calle Muntaner, adjudicándose su primer Campeonato de Catalunya, el de la edición 1911/12. Tras este flamante éxito les es concedido el 25 de abril de 1912 el título de Real gracias a la intervención de Santiago de la Riva, pasando a ser conocido como Real Club Deportivo Español. La familia De la Riva, tanto con Genaro como con Santiago, apuestan fuerte por la entidad y en pocos años la consolidan y convierten en la segunda de Catalunya, conquistando el Campeonato de Catalunya en las ediciones 14/15 y 17/18. El club blanquiazul consigue disputar dos finales del Campeonato de España con mala fortuna: en 1911 cae 1-3 ante el Athletic Club de Bilbao y en 1915 nuevamente ante los bilbaínos por 0-5.

1920 – 1930

La década de los años veinte tiene como protagonistas a Ricardo Zamora, el flamante portero que es fichado procedente del F.C. Barcelona ante la negativa de este a aumentarle el sueldo tras su éxito en las Olimpiadas de Amberes y quien jugará durante diez temporadas, el estreno del Campo de Sarriá, inaugurado el 18 de febrero de 1923 -con un encuentro que acabó 4-1 contra la Unió Sportiva de Sans y anotando el primer gol el medio Vicente Tonijuán- y financiado en gran parte por la familia De la Riva, propietaria de los terrenos y por las giras suramericanas que realiza el club, y finalmente el estreno de la Liga en la temporada 28/29. El Real C.D. Español debuta en Primera División siendo séptimo, pero el plato fuerte se lo reserva para la conquista del Campeonato de España, obtenido en 1929 ante el Real Madrid F.C. al que derrota 2-1, y del Campeonato Catalán en la temporada 28/29.

1930 – 1940

En 1930 se traspasa a Ricardo Zamora al Real Madrid F.C. por la entonces fortuna de cien mil pesetas y en abril de 1931 se instaura la II República. El club pierde su título de Real y pasa a ser denominado Club Deportivo Español. Deportivamente no obtiene títulos a nivel nacional, tan solo un destacable tercer puesto en la temporada 32/33, teniéndose que conformar con un nuevo título regional en la edición 32/33. La llegada de la Guerra Civil supone la colectivización de la entidad y la consiguiente pérdida de numerosos socios, suspendiéndose la actividad de las competiciones nacionales, no así la regional la cual alejada del frente ofrece la disputa del campeonato 36/37 en la cual obtiene el primer puesto.

No se detendrá aquí la actividad de los blanquiazules y en 1937 compite en el Torneo Cataluña-Valencia, conocido también como Liga del Mediterráneo, una competición oficial organizada por las federaciones catalana y valenciana que viene a sustituir el hueco que ocasiona la no disputa del Campeonato de Liga. En este torneo resulta tercero tras F.C. Barcelona y Valencia F.C., terminado el cual participa en la Copa de España Libre, el torneo que sustituye el hueco en esta ocasión correspondiente al Campeonato de España y en el que es eliminado no pudiendo jugar la final. En la temporada 37/38 su nivel competitivo desciende alarmantemente y en el Campeonato Regional es sexto clasificado. A la conclusión de este no puede disputarse la segunda edición de la Liga del Mediterráneo como en la campaña precedente debido a la proximidad del frente, decidiendo la Federación Catalana organizar la Lliga Catalana, una competición para clubs de la región en la que queda quinto.

En 1939 y una vez concluida la guerra la sociedad barcelonesa se reorganiza y culmina el Campeonato de Liga 39/40 en quinto puesto.

1940 – 1950

En 1940 Genaro de la Riva recupera el título de Real de manos del gobierno y el club se denomina de nuevo Real Club Deportivo Español, consiguiendo la Copa del Generalísimo al vencer en la final 3-2 al Real Madrid F.C., su segundo Campeonato de España. Tras este triunfo, el Real C.D. Español pierde por retirada algunos miembros destacados de la primera plantilla como Solé, Bosch y Martorell. En el aspecto deportivo no se logran títulos como en los años precedentes y la entidad experimenta una pérdida de potencial y protagonismo en desventaja frente a clubs pujantes del resto del país, pasando a ocupar puestos rezagados en la tabla. En la competición de Copa se pierde la Final de 1947 ante el Real Madrid C.F. por 0-2.

1950 – 1960

Los años cincuenta presentan una mejora sustancial en su rendimiento deportivo y con el técnico Alejandro Scopelli, quien implanta el uso de oxígeno durante los descansos, se obtienen un par de cuartos puestos con la gran estrella Julián Arcas. El club celebra su cincuentenario, adquiere en propiedad el Campo de Sarriá y de una forma tranquila concluye la década asentado entre los grandes. En la temporada 54/55 es decimotercero y ha de promocionar por la permanencia, siendo el primero de un total de seis clubs y consigue el objetivo de mantener la categoría. A esto se añade una nueva Final perdida correspondiente a la Copa del Generalísimo, pues en 1957 se cede 0-1 ante el rival vecino C.F. Barcelona.

1960 – 1970

La década de los años sesenta presenta dos descensos a Segunda División de los periquitos. Iniciada la temporada 60/61 son décimos y en la campaña 61/62 se participa en la Copa de Ferias, llegando a cuartos de final ante el F.K. Crvena Zvezda, el Estrella Roja de Belgrado. El banquillo es ocupado por Ricardo Zamora y Julián Arcas, disponiendo en la plantilla de Ladislao Kubala, quien ve impotente como se es decimotercero en Liga. Este puesto le obliga a promocionar, siendo eliminado por el Real Valladolid Deportivo: 1-0 en casa y 2-0 en la capital castellana.

Heriberto Herrera toma las riendas del equipo y en la campaña siguiente 62/63, lo devuelve a Primera División. En la temporada 63/64 el Real C.D. Español es nuevamente decimotercero en Liga y el fantasma del descenso amenaza. El rival en esta ocasión es el Real Gijón C.F.: 1-0 en El Molinón y 3-0 en casa, dejan al club entre los grandes. La campaña 64/65 contempla en Sarriá al astro Alfredo Di Stefano, quien ayuda con su fútbol de gran calidad a la supervivencia del club durante dos temporadas. La campaña 65/66 vuelve a participar en la Copa de Ferias, llegando de nuevo a cuartos, pero siendo eliminado esta vez por su eterno rival de la ciudad condal, el futuro campeón C.F. Barcelona.

En 1966 Joan Vilá toma el cargo de presidente y tras unos fichajes acertados el club salta al tercer puesto al término de la 66/67, el mejor resultado tras muchos años. Destaca la denominada delantera de los “cinco delfines”, con: Marcial, Cayetano Re, Rodilla, José María y Miralles. Pasado este éxito el equipo invierte su tendencia y empieza a ocupar puestos más rezagados, culminándose con el descenso a Segunda División de la temporada 68/69 en la que es decimoquinto. Como sucediera en su anterior comparecencia en la categoría de plata, el club asciende por la vía rápida tras ser tercero.

1970 – 1980

Los años setenta, a diferencia de la década anterior, los pasa íntegramente en Primera División con resultados alternos, pues la entidad blanquiazul tan pronto esta arriba como pasa por apuros para mantenerse. En la temporada 72/73 es tercero en Liga, participando en la siguiente 73/74 en la Copa de la UEFA sin mucho éxito tras caer en primera ronda frente al R.W.D. Molenbeek belga, participación que repite en la 76/77 tras ser cuarto en la 75/76, llegando a octavos contra el S.C. Feyenoord Rotterdam. En estos años despuntan varios jugadores como el navarro Rafael Marañón, uno de los máximos artilleros en la historia del club y Paco Flores. En 1978 fallece el mítico portero Ricardo Zamora, salvándose por los pelos del descenso una vez concluida la 77/78.

1980 – 1990

Durante el primer lustro de los ochenta, el club blanquiazul mantiene la tónica con la que concluye la década anterior, con campeonatos en los que se mantiene alrededor de la zona media de la clasificación. Esta tendencia se rompe en la temporada 86/87 en la que es tercero en Liga de la mano del técnico Javier Clemente con hombres como: N’Kono, Golobart, Orejuela, Pineda, Lauridsen, Soler, Pichi Alonso y Ernesto Valverde. Javier Clemente, tras eliminar a grandes conjuntos (V.f.L. Borussia Mönchengladbach, A.C. Milan, Internazionale F.C. o el Club Brugge K.V.), les conduce a la Final de la Copa de la UEFA de 1988, perdida amargamente ante el T.S.V. Bayer 04 Leverkusen tras ganar 3-0 en Sarriá y ser derrotado en la ciudad alemana igualmente por 3-0. En los penaltis se escapa el trofeo. En las campañas sucesivas retrocede ante el cambio generacional y la crisis económica, descendiendo a Segunda División al término de la 88/89 tras ser decimoséptimo y perder la Promoción ante el Real C.D. Mallorca: 1-0 en casa y 2-0 en el Lluís Sitjar. En la temporada 89/90 recupera su plaza tras un quinto puesto y gracias a la ayuda del Bilbao Athletic Club, filial del Athletic Club de Bilbao, quien por su condición no puede jugar la Promoción ante el C.D. Málaga. Al final 1-0 en casa, 1-0 en La Rosaleda y ascenso por penaltis.

1990 – 2000

El 4 de diciembre de 1992 se convierte en Sociedad Anónima Deportiva, pasando a ser Real Club Deportivo Español, S.A.D. En el plano deportivo las cosas no van bien y el club sufre para no descender, siendo inevitable este en la temporada 92/93 al ser decimoctavo y caer ante el aspirante Real Racing Club de Santander: 0-1 en casa y 0-0 en El Sardinero. En la campaña siguiente 93/94, ascienden a Primera División con honores al ser Campeones, aunque con algunos apuros. En 1995 cambian oficialmente su denominación añadiendo el nombre de la ciudad, pasando a llamarse Real Club Deportivo Español de Barcelona, S.A.D. Sin embargo, el club catalaniza su denominación a nivel interno y de imagen por la de Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D., hasta que finalmente esta será inscrita de forma oficial en el Registro Mercantil el día 7 de marzo de 2012. La temporada 95/96 queda en un cuarto puesto con jugadores como el guardameta Toni, Torres Mestre, Pochettino, Cristóbal, Herrera, Brnovic, Lardín o Urzáiz, dándole el derecho a participar la 96/97 en la Copa de la UEFA, en la que caen en dieciseisavos frente al ya conocido S.C. Feyenoord Rotterdam.

En 1997 se vende el Estadio de Sarriá para cubrir las grandes deudas que arrastra la entidad barcelonesa, trasladándose al Estadio Olímpico de Montjüich, hoy en día Lluís Companys. A pesar de su intranquilizante economía es capaz de permanecer en lo que resta de década entre los grandes, gracias en parte a su gran cantera y a labor de su presidente Lluís Sánchez Llibre.

2000 – 2010

El inicio del presente siglo trae varios éxitos deportivos como son la conquista de la Copa del Rey en 2000 con Paco Flores de preparador ante el Club Atlético de Madrid por 2-1 y la de 2006 ante el Real Zaragoza por 4-1, fruto de grandes jugadores como: Raúl Tamudo, Jarque, Riera, Iván de la Peña y Luis García, entre otros. En octubre de 2001 el club pasa a tener el denominativo Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona como marca registrada. Mención aparte merece el quinto puesto de la campaña 04/05 con Miguel Ángel Lotina de técnico, artífice también de la Copa de 2006. Ambos títulos y la buena campaña, le otorgan el derecho de participar en la nueva Copa de la UEFA, tras suprimirse la Recopa.

En sus participaciones europeas, caen eliminados la temporada 00/01 en tercera ronda frente al F.C. Porto, y la 05/06 (superada la fase de grupos) caen frente al F.C. Sachalke 04 de Gelsenkirchen. Mención aparte merece la participación de la temporada 2005/06, en la que un soberbio y arrollador conjunto espanyolista, dirigido por Ernesto Valverde y con talentos de la clase de: Riera, De la Peña, Corominas, Pandiani, Luis García o Raúl Tamudo, logran plantarse en la Final tras dejar en el camino a equipos de la talla de A.S. Livorno Calcio, S.L. Benfica o S.V. Werder Bremen. En la gran Final, pierden en la tanda de lanzamiento de penaltis frente al vigente campeón, el Sevilla F.C., tras terminar el partido 2-2 con goles de Riera y Jonatas.

El Real C.D. Espanyol es un club que se mueve durante esos años con desahogo dentro de la Liga Profesional y con su presidente Daniel Sánchez Llibre al frente, mantiene una cierta estabilidad financiera que le ha llevado a poseer una excelente ciudad deportiva, con gran capacidad de crear futbolistas, y a la construcción de un nuevo estadio particular situado entre los términos municipales de Cornellá y El Prat de Llobregat, en el que se estrenan durante la temporada 09/10, campeonato en el que de la mano de Mauricio Pochettino consolidan una categoría que se había puesto muy cara en la edición anterior a base de lucha y entrega, cualidades impuestas por su preparador desde la llegada al club blanquiazul. La inauguración del Nuevo Estadio de Cornellà-El Prat se celebró el 2 de agosto de 2009 con un partido entre el R.C.D. Espanyol y el Liverpool F.C. con resultado final de 3-0, marcando Luis García el primer gol en este estadio.

2010 – 2020

La edición 10/11 presenta un mejor balance clasificatorio que la temporada precedente, aunque el conjunto periquito da la sensación en algunos encuentros de que con un par de refuerzos quizás adquiriría más prestaciones. Con todo, su torneo es satisfactorio y el octavo puesto notable. En la edición 11/12 el equipo no rinde al nivel esperado y tras una primera vuelta aceptable que hace presumir poder llegar lejos, la segunda parte en Liga es decepcionante y los pericos pierden gran cantidad de puntos, quedando relegados al decimocuarto puesto. El 13 de junio de 2014 el Estadio Cornellà-El Prat cambia de nombre a Power8 Stadium, tras llegar a un acuerdo por siete años con la empresa tecnológica dedicada a las apuestas deportivas. Sin embargo, tras entrar la empresa patrocinadora en fase de liquidación se da por finalizado el contrato de patrocinio, pasando el 29 de diciembre de 2015 a denominarse RCDE Stadium.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Història dels clubs de futbol. Jordi Finestres y Salvador Giménez. Edicions del País Valencià. Coleccionable: El Temps (1999).
  • Cien años de Historia del R.C.D. Espanyol de Barcelona. Juan Segura Palomares. Fundació Privada RCD Espanyol de Barcelona (2000).
  • Hem fet els 100. Manuel Fanlo Malagarriga. El Mundo Deportivo (2000).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D.

 

DEPORTIVO

 

PLANTILLA 2017-2018:

plantilla rc deportivo la coruna 2017-2018

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D.
  • Ciudad: La Coruña / A Coruña
  • Provincia: La Coruña / A Coruña
  • Comunidad Autónoma: Galicia / Galiza
  • Fecha de constitución: 2 de marzo de 1906
  • Fecha de federación: marzo de 1910

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo de la Sala Calvet (1906-1909)
  • Real Club Deportivo de la Sala Calvet (1909-1912)
  • Real Club Deportivo de La Coruña (1912-1931)
  • Club Deportivo de La Coruña (1931-1940)
  • Real Club Deportivo de La Coruña (1940-1992)
  • Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Primera División:

  • 1999/00

6 Ligas de Segunda División:

  • 1939/40
  • 1961/62
  • 1963/64
  • 1965/66
  • 1967/68
  • 2011/12

2 trofeos de Copa:

  • 1995
  • 2002

3 Supercopas de España:

  • 1995
  • 2000
  • 2002

 

TÍTULOS INTERNACIONALES:

1 Copa Intertoto:

  • 2008

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal de Riazor
  • Inauguración: 29 de octubre de 1944
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal de Riazor (1944-)
  • Capacidad: 34.600 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • El Corralón de la Gaiteirra (1906-1909)
  • Campo de Riazor (1909-1944)
  • Estadio de Riazor (1944-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales RC Deportivo La Coruna

 

ESCUDOS DEL REAL CLUB DEPORTIVO DE LA CORUÑA, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos RC Deportivo La Coruna

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL REAL CLUB DEPORTIVO DE LA CORUÑA, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes RC Deportivo La Coruna

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN LA CORUÑA:

A punto de iniciarse el siglo XX, la ciudad de A Coruña era una capital de provincia que rondaba los cuarenta mil habitantes y contaba con una burguesía que, siguiendo la corriente higienista de la época, disponía de varias asociaciones recreativas entre cuyas actividades destacaba la práctica deportiva. Constituido el 16 de marzo de 1890 y con sede en la calle Real, el Sporting Club era la más notable dedicándose, entre otras disciplinas, al remo, carreras de velocípedos, esgrima, gimnasia y distintas diversiones relacionadas con la náutica, pero no las únicas, pues en 1896 ya funcionaba el Club Velocipédico herculino y coetáneos también eran el Casino Republicano y la Reunión de Artesanos.

La afición por la bicicleta llevó a levantar en 1897 un velódromo en el Corralón de la Gaiteira, lugar espacioso, histórico y emblemático del deporte coruñés que posteriormente serviría como punto de encuentro para los primeros futbolistas de la ciudad, incluso para los eventuales concursos hípicos que se solían convocar de vez en cuando, acontecimientos todos ellos los cuales requerían de amplios recintos para su práctica y desarrollo. La fama del Sporting Club como sociedad con fines deportivos pronto trascendió a las provincias colindantes siendo numerosos los duelos frente a sociedades de similares características radicadas en otras localidades, especialmente del entorno gallego pero no era la única de su estilo pues, desde finales del siglo XIX, existía en A Coruña otro centro que despertaba la atención de multitud de jóvenes herculinos quienes, atraídos por la nuevas corrientes en favor del ejercicio físico, frecuentaban la muy popular Sala de Armas de Federico Fernández-Amor Calvet, un prestigioso centro situado en la calle de la Galera. Calvet, exitoso maestro de esgrima, gran deportista y mejor gestor de su negocio, además de iniciar a un buen número de muchachos en el arte del florete supo aprovechar sus magníficas instalaciones para fomentar otras actividades de interior como las relacionadas con la gimnasia y la halterofilia, ampliando prontamente sus horizontes a disciplinas externas de carácter náutico como el remo y las carreras de traineras, cuando no de filo terrestre como el lawn-tennis y el velocipedismo, contando con una nutrida pléyade de entusiastas que representaban al célebre gimnasio en diversos certámenes gozando de una gran popularidad.

El Gimnasio de la Sala Calvet, no tan elitista como su rival ciudadano el Sporting Club y más abierto a todo nivel de bolsillos, popularizó en A Coruña el gusto por el sport y durante sus años de existencia fue epicentro de la práctica de novedosas actividades importadas del Reino Unido, entre ellas el fútbol, disciplina que causaba furor en las islas británicas y en España era casi semidesconocida pero que acabaría, poco a poco, cautivando a muchos deportistas hasta acabar siendo su principal bandera.

La llegada del fútbol a la ciudad gallega, contrariamente a como se ha venido manteniendo, sí tuvo que ver con ciudadanos británicos. La presencia de ingleses e irlandeses, estos últimos por entonces súbditos británicos, era apreciable desde su llegada en el siglo XVIII formando una colonia de carácter comercial muy vinculada a los negocios relacionados con el puerto. Su propensión al asociacionismo y a mantener sus raíces allí donde estuvieran, facilitó la creación de diversos grupos con afinidades comunes como el British Lawn-Tennis Club, sociedad presidida por el cónsul británico de turno como era tradicional en la época. El 3 de marzo de 1894, siendo cónsul el recién llegado Mr. Walker, por mediación del diplomático los británicos invitaron y organizaron un encuentro de fútbol recogido en prensa preparativo para instruir a diversos miembros del Sporting Club local, cita desarrollada en los terrenos del Corralón de la Gaiteira propiedad del conocido empresario Eduardo del Río, por entonces consignatario de la importante naviera alemana Hamburg-Amerika Linie. No era el primer encuentro, pues el primero tuvo ocasión el 28 de febrero, ni el último ya que en lo sucesivo habrían más, pero aunque se desconocen resultados e incidencias sí se tienen datos acerca de sus protagonistas como la presencia de los hermanos Guyatt, Spaks, Bayliss, Baker, Leitle, Rowstrom y el español Julio Valera Dalmau por los británicos y en las filas sportinguistas de los señores Miranda, Iglesias, Mitchell, Long, Mesa, Arias y Olmos entre otros.

De lo que sucedió entre 1894 y 1901 nada se sabe, aunque lógicamente debieron disputarse más encuentros que no requirieron de la atención periodística, siendo la segunda introducción balompédica, en esta oportunidad para quedarse, la formalizada por un muchacho nacido en la localidad pontevedresa de Vilagarcía de Arousa, José María Ábalo Abad, uno de los nueve hijos de un importante industrial, hacendado e inversor vilagarciano quien, después de regresar a su localidad natal en 1900 procedente del Reino Unido donde había perfeccionado durante dos años sus conocimientos de inglés en un internado londinense, se trasladó en 1901 a la capital coruñesa para cursar estudios de comercio. El joven Ábalo, prendado del fútbol como había quedado, en este nuevo destino no dudó en incorporar a su maleta un balón y flanqueado por sus nuevos compañeros de la Escuela Superior de Comercio que prontamente se dejaron influenciar por el embrujo de aquel deporte, reunidos en las tertulias del Café Universal decidieron constituir ese preciso año un club de sport al que denominaron Alfonso XII en alusión al rey fallecido años antes, sociedad pionera del fútbol coruñés y gallego a la cual aplicaron el reglamento de la británica Football Association realizando sus entrenamientos en el paseo central del Rellano para mitigar las frías temperaturas del otoño e invierno.

Aquel grupo de jóvenes fue creciendo en aptitudes y en número, despertando la curiosidad de distintos socios de la Sala Calvet quienes, atraídos por lo que parecía una actividad interesante, no dudaron en incorporarse consagrando un club de cierta importancia. Llegados a 1903, la sociedad herculina alcanzó la mayoría de edad fijando su sede en el Cantón Grande y adoptando el nombre de la ciudad, aunque totalmente britanizado al adquirir la tan anglófila denominación de Foot-ball Corunna Club mientras José María Ábalo continuaba al frente. Si hasta la fecha se había venido practicando el fútbol dividiendo los asociados del club en dos bandos que vestían completamente de blanco distinguiéndose unos de otros por el color del cinturón, azul o rojo, con los cambios se adoptó como oficial el uso de una camisa gualdinegra con pantalón blanco, uniforme estrenado el domingo 20 de marzo de 1904 ante la oficialía de los vapores británicos Diligent y Newa con los que se concertó un encuentro en el interior de la Plaza de Toros que atrajo a multitud de espectadores y prensa. El acontecimiento, apasionado con victoria local por 3-0, supuso un empujón definitivo para la divulgación de este deporte siendo a partir de entonces habituales las crónicas periodísticas con todo lo relacionado con el club. A lo largo de 1905 los enfrentamientos frente a vapores británicos que recalaban en el puerto herculino fueron incrementándose, disputándose los primeros encuentros frente a clubs de otras localidades como los protagonizados ante las recién constituidas sociedades olívicas Vigo F.C. y Fortuna F.C., así como Pontevedra Sporting Club.

HISTORIA DEL CLUB:

1906 – 1910

El papel de la Sala Calvet dentro de la sociedad deportiva local era comparable al que ejercían gimnasios como el de Zamacois en Bilbao, los de Tolosa o Solé en Barcelona, o como el de Martínez en Valencia por citar algunos de los más conocidos, surgiendo de él distintas iniciativas que solían culminar con la creación de otros clubs. A mediados de noviembre de 1905 quedaba constituido el Club Náutico, presidido por Ricardo Rodríguez Pastor, César Suárez de Centi como vicepresidente, Thomas Guyatt Deusto como secretario bibliotecario, Henry Guyatt Deusto como secretario contador, mientras vocales lo fueron Lorenzo del Villar, Henry Gilard, H.P. Long, Eduardo Baña. Juan Long, Enrique Estrader y Antonio Castelo, entidad que deseaba fomentar la afición a los deportes marítimos, efectuar regatas a vela y remo, y ejercitarse en la natación.

Iniciado 1906, distintos socios de la Sala Calvet habían sido partícipes en la constitución del Foot-ball Corunna Club -Corunna F.C. en prensa y Sociedad Deportiva Club Coruña desde 1906- y del Club Náutico, siendo capaces de reunir un potencial equiparable al del Sporting Club. La existencia de varias secciones y una demanda cada vez mayor por parte de sus asociados en regular su situación, dieron como resultado la constitución del Club Deportivo de la Sala Calvet el 2 de marzo de 1906, siendo elegido presidente Luis Cornide Quiroga, reputado empresario de la época.

El C.D. de la Sala Calvet, centrado en las competiciones de esgrima y carreras con traineras, apenas prestó atención al fútbol durante gran parte de 1906 hasta que, a finales de año y gracias a una porfía entre los miembros de la sección de remo y los de la S.D. Club Coruña por dilucidar cuál de los dos deportes era más completo, desembocó en la disputa de un encuentro a celebrar el domingo 10 de diciembre en el Velódromo del Corralón de la Gaiteira entre ambos grupos. Apurados por la falta de luz y con el resultado de 1-2 favorable a los deportivistas con tantos del capitán Manuel Álvarez y Virgilio Rodríguez, ambos contendientes decidieron seguir el lunes 11, pero sin marcar un solo tanto.

Animados por lo vivido, desde las más altas instancias del club se propuso oficializar ante el Estado la existencia de la sociedad, siendo presentados los Estatutos en el Gobierno Civil el 9 de enero de 1907, carta magna que sería aprobada el 11 de marzo por el Gobernador José Moyano. Esta primera junta directiva oficial quedaba definida por Luís Cornide como presidente, Rogelio Fernández Conde -expresidente del Club Náutico en 1906- como vicepresidente, Laureano Villanueva en puesto de secretario, José Longueira como contador y Emilio Alba como tesorero, estableciéndose siete secciones deportivas repartidas en fútbol, boxeo, esgrima, gimnástica, náutica, patinaje y ciclismo, cada una de ellas con sus respectivos capitanes. En cuanto al uniforme, los colores serían los de la bandera marítima provincial, blanco para la camiseta y azul para el pantalón.

Los equipiers de la improvisada sección de fútbol -hasta entonces remeros- junto a nuevos jugadores miembros del club, decidieron concertar un nuevo encuentro el 13 de enero de 1907, en esta ocasión frente a la tripulación del vapor británico General Gordon, imponiéndose los deportivistas por 6-1. La pujanza del fútbol representada por la S.D. Club Coruña y C.D. de la Sala Calvet junto a la posibilidad de acudir al Campeonato de España de Fútbol en Madrid, debilitó en exceso a los remeros del Club Náutico, disuelto a principios de mayo e ingresados muchos de sus miembros en el flamante C.D. de la Sala Calvet.

No había freno para el nuevo deporte y sociedades como el C.D. María Pita, presidido por Manuel Insúa, acabaron adoptándolo al mismo tiempo que surgían nuevas como el Hércules F.C. en mayo de 1907, el Reina Victoria F.C. en julio, el Bellas Artes, el España F.C. y el Club San Luís, mientras que en 1908 surgían el Liceo Herculino en marzo, el Alltheweek F.C. en abril, el Regional F.C., el Galicia F.C. o el Unión F.C., este último en noviembre. La pléyade de sociedades dedicadas al fútbol precisaba de nuevos espacios para su práctica, siendo el Campo de la Estrada un nuevo referente para todos ellos que se sumaba al Velódromo del Corralón y a los nuevos campos que iban a construirse en breve.

A finales de 1908 tanto la S.D. Club Coruña, conocido popularmente como Club Coruña, al igual que el C.D. de la Sala Calvet, conocido como Deportivo, habían alcanzado un crecimiento espectacular dividiéndose el fervor de una afición herculina que, fragmentada en dos mitades, rivalizaba en todo. El Corralón ya no podía ser compartido por ambos y la necesidad de poseer un terreno propio llevó a cada una de las respectivas directivas a buscar un nuevo emplazamiento para sus actividades. El Club Coruña encontró aposento en el denominado Campo de Monelos, recinto vallado que estrenó el 9 de mayo de 1909 ante el Vigo F.C. con una abultada derrota ante el campeón regional gallego por 1-7, mientras que el Deportivo hizo del primitivo Campo de Riazor su insignia estrenándolo una semana después, el 16 de mayo, ante el Real Fortuna F.C., de Vigo, con derrota por 1-3.

Si en algo lograron los club herculinos adelantarse en aquellos tiempos a los vigueses fue a la hora de obtener el título honorífico de Real, concedido por S.M. El Rey D. Alfonso XIII en primera instancia a la S.D. Club Coruña el 10 de diciembre de 1908 que le hizo cambiar a Real Club Coruña y, en segunda instancia el 4 de febrero de 1909 al C.D. de la Sala Calvet, quien adoptó el nombre de Real Club Deportivo de la Sala Calvet bajo el mandato de D. Laureano Martínez Brañas.

escudo Real Club Coruna

La extrema rivalidad entre coruñistas -quienes visten camisa gualdinegra con pantalón blanco desde hace escaso tiempo- y los blancos deportivistas se acrecienta a lo largo de 1909 siendo frecuentes los altercados entre jugadores de un lado y entre los respectivos aficionados de otro. La situación se vuelve tan radical que desde las directivas se evita concertar encuentros entre sí, empezándose a partir de finales de año una diáspora que lleva a los coruñistas a establecer como rivales a conjuntos vigueses mientras que los deportivistas buscan a clubs ferrolanos. En noviembre de 1909 el Real Club Coruña se adhiere a la recién constituida F.E. de C.F., y en marzo de 1910 lo hace el Real Club Deportivo de la Sala Calvet.

1910 – 1920

Tras un 1910 sin muchas novedades en el club presidido por D. José Longueira Díaz, en el año 1911 el Real C.D. de la Sala Calvet sufre modificaciones y cambia su tradicional camisa blanca por una blanquiazul a rayas gruesas verticales, conservando sin embargo su pantalón azul. En el siguiente año, 1912, adopta el nombre de la ciudad con el ánimo de ser mejor reconocido a nivel nacional y pasa a ser denominado Real Club Deportivo de La Coruña. En 1913, tras varios años de amplia rivalidad entre ambas entidades coruñesas y después de una vorágine de encuentros contra clubs mayormente vigueses, herculinos y del área de Ferrol, la directiva del Real Club Deportivo de La Coruña desestima volver a enfrentarse al Real Club Coruña al considerar que existe una brecha insalvable entre ambos. Esta decisión provoca un gran malestar en la plantilla deportivista, deseosa de enfrentarse a su tradicional rival la cual, privada de disputar derbys oficiales, en agosto de 1914 y bajo el triste mandato de Rogelio Fernández Conde, apalabra encuentros al margen de la directiva con los coruñistas que causan un profundo cisma. Ese mismo mes varios jugadores deportivistas ingresan en el Real Club Coruña y en octubre, roto cualquier atisbo de pacificación, queda constituido el Deportivo Auténtico F.C.

La nueva sociedad, implicada e identificada con los valores tradicionales del deporte y el espíritu competitivo, la componen lo más granado de los jugadores exdeportivistas, empleando sus mismos colores y haciendo igualmente uso del Campo de Riazor. El Real Club Deportivo de La Coruña entra en un profundo declive y sin futbolistas en sus filas permanece ausente de la competición oficial, aunque sus directivos, todavía activos, mantienen en funcionamiento la institución durante varios años conservando como patrimonio el Campo de Riazor, terreno de juego que, además del Deportivo Auténtico F.C., emplean como alquilado otros clubs de la ciudad.

Entre 1914 y 1918 el fútbol herculino carece del vigor mostrado años antes, resultando el Deportivo Auténtico F.C. el más poderoso a nivel local en cuanto a la potencialidad de su plantilla, no así a nivel regional donde es uno más. Atrás queda el periodo 1906-1913 con los duelos entre coruñistas y deportivistas y atrás queda una época que ya no regresará más. Durante estos años surgen nuevas sociedades como el Fabril F.C., club nacido en febrero de 1914 que en el futuro -denominado como S.D. Fabril- albergará la cantera deportivista y surtirá de jóvenes talentos al primer equipo, y otros como el Célebre F.C., el Unión Sporting Club o el Club Oza-Coruña.

Llegados a 1918, el fútbol herculino anda sumido en una profunda crisis en donde se mezcla la huida de espectadores a los encuentros, la aparición de un profesionalismo encubierto en algunos clubs y la falta de medios económicos para soportar los continuos gastos que genera la manutención de una sociedad deportiva. La consecuencia inmediata es la desaparición de algunos clubs y la unión de otros, caso de la realizada por Deportivo Auténtico F.C. y Real Club Deportivo de La Coruña en el mes de agosto a raíz del acercamiento de posturas entre sus respectivos dirigentes apremiados por su más que dudoso futuro. La fusión comporta la desaparición del primero y la continuidad del segundo quien conserva su nombre siendo presidente Virgilio Rodríguez Rincón, pero además supone casi una sentencia de muerte para el Real Club Coruña pues, de haberse unido el Deportivo Auténtico F.C. con estos, su supervivencia hubiese quedado garantizada. No es así y a finales de 1919 el que fuera club Decano en la ciudad deja de competir, aunque no de existir.

1920 – 1930

El coruñista Campo de Monelos es alquilado a sociedades de menor prestigio como el Unión Sporting Club y el Club Oza-Coruña entre otros para compensar gastos, surgiendo en 1921 el Emden F.C., un club muy vinculado al pasado del Real Club Coruña que, como indica su nombre, desea adquirir la fuerza y valor del famoso crucero alemán. Sus colores, camisa blanquinegra y pantalón blanco. Mientras tanto, y en ese mismo año, el Real C.D. de La Coruña se hace con los servicios del gran jugador Pombo y con él sube el nivel de la plantilla empezándose a ver en Riazor rivales de prestigio. Entre 1924 y 1925, en plena fase de recuperación del fútbol local, se sugiere en prensa la unión de Emden F.C. y Real Club Coruña para rivalizar con el Real Club Deportivo de La Coruña, pero todo queda en nada y finalmente lo que en realidad se produce es un ingreso de directivos excoruñistas en las filas de los blanquinegros.

Desde 1922 a 1928 el conjunto deportivista vive unos años de apogeo con una plantilla semiprofesional, consiguiendo al fin destronar la hegemonía de los clubs vigueses y ganar algunos Campeonatos Gallegos por primera vez, ediciones 26/27 y 27/28, que le permiten pujar con otros clubs por alcanzar en 1928 la décima plaza que queda libre en la recién constituida Liga de Primera División con Félix Gila como entrenador y siendo presidente D. Galo García Baquero. El conjunto blanquiazul lamentablemente no logra superar la criba con muchos clubs por delante y es encuadrado en Segunda División, terminando octavo en su debut. En la siguiente edición 29/30 es séptimo clasificado.

En 1929 el Emden F.C. acomete las obras del nuevo Campo de la Torre de Hércules y se traslada provisionalmente a jugar a la vecina localidad de Betanzos, siendo citado en las crónicas deportivas como Emden de Betanzos durante el tiempo de construcción del nuevo recinto. El Emden F.C. disputa el campeonato de Tercera División valedero para ascender a Segunda División de la campaña 29/30, torneo a raíz del cual toma consideración de su nivel y en marzo de 1930, bajo la presidencia de Luís de Vicente, decide cambiar su denominación a Club Coruña al considerarse sus socios herederos del histórico Real Club Coruña además de sus colores, los cuales pasan a ser camisa gualdinegra y pantalón blanco. Esta sociedad tendrá una gran importancia durante los años treinta pero tras la guerra desaparecerá en 1942 finiquitando un capítulo a recordar para el fútbol herculino.

1930 – 1940

En el año 1930 también aparece otro club en la ciudad, el Sporting Coruñés, notable en los años republicanos. En abril de 1931 se instaura la Segunda República y el Real C.D. de La Coruña se ve obligado a cambiar de nombre pasando a ser conocido el 8 de mayo como Club Deportivo de La Coruña tras celebrar una junta general extraordinaria, perdiendo en su escudo los símbolos monárquicos aunque oficialmente no suelen ser mostrados. Desde este momento hasta la llegada de la Guerra Civil destacan en su seno la conquista de tres ediciones de los Campeonatos Gallegos: 30/31, 32/33 y 36/37.

En Liga, sin embargo, salvo la campaña 30/31 en la que finaliza noveno a tan sólo un punto del descenso, se realizan discretas temporadas en la zona media sin sobresaltos, siendo sextos en la sesión 31/32 y quintos en la 32/33 entrenados de nuevo por Félix Gila. En las sesiones siguientes repetirá en tres ocasiones consecutivas el tercer puesto, con serias dificultades de mantener la categoría en las ediciones 34/35 y 35/36 en las que se salva del descenso al ser penúltimo.

Acabado el conflicto bélico, en la campaña 39/40 se proclaman campeones en su grupo con Juan Hilario Marrero Pérez como técnico, pero no consiguen ascender en la Fase Final al resultar segundos. Este hecho le hace promocionar como aspirante con el Real Club Celta de Vigo que está en Primera División a partido único, el cual pierden por 0-1.

1940 – 1950

Todavía C.D. de La Coruña una vez finalizada la guerra, tras solicitar al nuevo Gobierno ostentar el título de Real que omitieron durante el periodo de la Segunda República, en 1940 vuelven a denominarse Real Club Deportivo de La Coruña.

En la temporada 40/41 son segundos en su grupo y terceros en la Fase Final. El rival es ahora el Club Real Murcia y en partido jugado en Madrid le vencen por 2-1, ascendiendo a Primera División entrenados de nuevo por Hilario. En su estreno en la máxima categoría, finaliza cuarto durante la campaña 41/42, mientras es noveno en la siguiente 42/43. En la temporada 43/44 no rinde como se esperaba y evita el descenso tras derrotar al C.D. Constancia en Madrid por 4-0, objetivo que no puede evitar en la sesión 44/45 al ser último y descender. Durante este periodo será presidente D. Aurelio Ruenes Blanco.

Entre tanto, el 29 de octubre de 1944 se inaugura oficialmente el nuevo Estadio de Riazor con el partido de la sexta jornada de Liga frente al Valencia C.F. con resultado de 2-3 para los valencianistas, anotando Igoa el primer gol de la historia del estadio, y siendo Paquirri el primer deportivista en estranar el casillero. Un buen campeonato en la Segunda División 45/46 en la que es subcampeón, le abre las puertas nuevamente de Primera División, pero su paso por esta categoría en la campaña 46/47 es breve al ser decimotercero. La directiva no escatima esfuerzos y en la temporada 47/48 es nuevamente subcampeón bajo las órdenes del guipuzcoano Luis Urquiri, volviendo a ascender a la categoría de honor. Se inicia en estos tiempos la llamada “Década de oro” del Deportivo, y en la temporada 49/50 se proclama subcampeón de Liga a un solo punto del Club Atlético de Madrid con el platense Alejandro Scopelli como técnico del equipo y presididos por Daniel Chaver Gómez.

1950 – 1960

El inicio de la década no es tan favorable y las campañas 50/51 y 51/52 evita disputar la Promoción de Permanencia por escaso margen de puntos. En la temporada 52/53 se realiza una pésima campaña y el técnico Helenio Herrera salva al equipo del descenso a Segunda División, después de vencer al Real Club Celta en Vigo por 1-3 en el decisivo partido de la liguilla de promoción. En la sesión 53/54, debuta el que será gran jugador e internacional Luis Suárez, con tan solo 19 años. Al final de la temporada en la que son séptimos, él y Moll son fichados por el C.F. Barcelona, pagando 50.000 pesetas por el primero. Se ficha a Pahiño. La campaña 54/55 pasa a la historia y es recordada gratamente porque el Deportivo consigue acabar imbatido en Riazor dirigidos por Eduardo Toba repitiendo el séptimo puesto en la clasificación. Dentro del aspecto social y deportivo, es en estos años cuando se instaura uno de los campeonatos veraniegos con más éxito de todo el país y que aún hoy en día pervive: el Torneo Teresa Herrera, de gran prestigio y con presencia de importantes clubs nacionales e internacionales.

Complicada será la sesión 55/56 en la que al ser finalmente decimosegundo escapa de disputar la Promoción por tan sólo un punto. Con la temporada 56/57 se desciende a Segunda División, acabándose un ciclo de gran éxito, y en la campaña 57/58 se salva del descenso a Tercera División en la Promoción al derrotar al aspirante C.D. Orense en ambos encuentros: 0-2 en O Couto y 2-1 en Riazor. En la campaña 58/59 en la que son séptimos dirigidos por Ernesto Pons, debutan tres grandes jugadores: Amancio, Reija y Veloso. En la campaña 59/60, que cierra la década, serán cuartos con el gijonés Jesús Barrio Álvarez al frente de la plantilla deportivista, tomando la presidencia del club Jesús Cebrián Brizuela.

1960 – 1970

En la década de los años sesenta, el club se gana el título de “equipo ascensor” por los ascensos obtenidos a Primera División (61/62, 63/64, 65/66, 67/68, 70/71) de los cuales cuatro de ellos son con el primer puesto, y descensos a Segunda División (62/63, 64/65, 66/67, 69/70, 72/73).

Durante la temporada 60/61 que abre este ciclo será tercero perdiendo el tren de la Promoción en favor de su rival tradicional, el R.C. Celta de Vigo, mientras que en la campaña 61/62 serán Campeones entrenados por Juan Ochoantozana Milicua ascendiendo por cuarta vez a la máxima categoría. Sin embargo, en la sesión 62/63 no logran la permanencia al perder la Promoción frente al Levante U.D.: 1-2 en Riazor y 2-1 en Valencia. Entrenados en la sesión 63/64 por el argentino Roque Olsen, de nuevo serán Campeones, pero una vez más se repite la historia y no logran la permanencia en Primera División al ser colistas tras una nefasta campaña 64/65.

Heridos en su orgullo intentan el asalto a la División de Honor nada más iniciarse la temporada 65/66 tras llegar a la presidencia D. Antonio José González Fernández, logrando su propósito con la conquista del Campeonato bajo las órdenes del técnico santanderino Enrique Orizaola. Como ya ocurriese dos temporadas atrás, el club deportivista termina colista y regresa a la categoría de plata. En la campaña 67/68 se confía de nuevo el objetivo del ascenso al técnico madrileño Pedro Eguiluz, logrando cumplirlo al proclamarse nuevamente Campeones del Grupo I y ascender de forma directa. Por fin, será el técnico coruñés José María “Cheché” Martín Rodríguez el que logre la permanencia la campaña 68/69 en la máxima categoría al terminar décimos. La década de los años sesenta se cierra con un nuevo descenso al ser decimocuartos, empatados a puntos con el C.D. Sabadell C.F. con el que pierden el gol average particular.

1970 – 1980

La década de los años setenta se empieza repitiendo la tónica de la pasada, es decir, logrando el ascenso a Primera División, esta vez entrenados por Arsenio Iglesias al ser terceros durante la temporada 69/70, consiguiendo una de las cuatro plazas que se otorgan para el ascenso directo por la ampliación de la División de Honor que queda ampliada de dieciséis a dieciocho participantes.

El regreso a Primera División es duro y en la temporada 71/72 se es decimocuarto de nuevo con Iglesias como entrenador, siendo peor la siguiente 72/73 en la que se acaba penúltimo y desciende nuevamente a Segunda División. El club blanquiazul entra en una gran crisis deportiva y social que deviene en un trágico descenso a Tercera División al término de la temporada 73/74 tras ser decimoctavo siendo presidente Manuel Sánchez Candamio. Se pierde prestigio y la campaña 74/75 la vive en una categoría desacorde a su nivel entrando a ocupar la presidencia deportivista Antonio Álvarez Rodríguez. A pesar de todo, se sobrepone y finaliza primero en el Grupo I de una Tercera División formada por cuatro grupos consiguiendo el ascenso automático a Segunda División.

En su retorno a la división de plata durante la sesión 75/76 alcanza un meritorio quinto puesto, pero a partir de entonces inicia un declive deportivo pese a terminar en zona tranquila las dos siguientes  campañas, que se consuma con el descenso a Segunda División B al término de la temporada 79/80. Nuevamente los hechos parecen reproducirse y las fuerzas sociales se suman en la salvación y rescate del club, con lo que el paso por esta categoría dura un solo año al finalizar segundos, logrando una de las plazas de ascenso directo junto a su rival vecino, el R.C. Celta de Vigo, que también perdió la categoría un año antes.

1980 – 1990

El resto de la década de los ochenta la pasa en Segunda División, con la idea fija de volver un día no muy lejano a Primera División. Destaca la ejecución de varios proyectos muy ambiciosos para tal fin, pero la suerte le es esquiva y en varios intentos como en las campañas 82/83 dirigidos por Arsenio Iglesias y 89/90 con el donostiarra Marco Antonio Boronat se queda con la miel en los labios. En 1981 el estadio de Riazor es remodelado para albergar varios encuentros de la Fase Final del Campeonato Mundial de 1982, reduciendo su capacidad a 29.000 espectadores. En la Copa de la Liga es subcampeón la edición de 1983 al caer en la Final frente al Atlético Madrileño C.F.: 1-3 en Riazor y victoria insuficiente por 0-1 en la vuelta celebrada en Madrid. En 1982 llega a la presidencia Jesús Corzo Sierra, siendo reemplazado en 1986 por Andrés García Yáñez.

La situación económica del Real C.D. de La Coruña en 1987 es bastante deficiente y el club acumula una deuda de 400 millones de pesetas de la época. Este peso hace que entre en escena un hombre determinante que llevará unos pocos años después al club a la cima: Augusto César Lendoiro. Tras tomar la presidencia el 13 de junio de 1988, el primer paso es modernizar la institución y fichar jugadores de peso que aumenten el nivel. En la temporada 89/90 no lo consigue, pero en la campaña 90/91 es subcampeón y asciende tras casi dos décadas después a Primera División confiando la dirección técnica a un hombre de la casa como es Arsenio Iglesias en lo que es su cuarto periodo al frente del equipo.

1990 – 2000

La temporada 91/92 se pasa con muchos apuros, provisto de una plantilla muy justa llegando a promocionar con el Real Betis Balompié para asegurarse la permanecia, club al que gana por 2-1 en casa y con el que empata a cero en la vuelta. En el verano de 1992, tras aplicar la normativa y convertirse en Sociedad Anónima Deportiva, el club pasa a ser Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D.. Lendoiro traza entonces una estrategia para mejorar el nivel y ficha a buenos jugadores descartados por los grandes, y ante la sorpresa de todos es tercero en Liga, a cuatro puntos del campeón F.C. Barcelona.

Este puesto hace que consiga acceder por vez primera en una competición de UEFA, un gran éxito deportivo que  hace que el club gallego prospere gracias a su gestión y se vea se vea refrendado en la temporada 93/94 cuando, tras una brillante competición, acabe segundo igualado a puntos con el F.C. Barcelona de Johan Cruyff después de un dramático y emotivo final de temporada en el cual se llega al último encuentro con posibilidades de ser campeón. En el decisivo partido se necesita de forma imperiosa la victoria, pero lamentablemente para sus intereses, empata a cero con el Valencia C.F. y todo ello tras fallar el serbio Djukic un penalti en el último minuto. El F.C. Barcelona se proclama campeón por el gol average favorable ante el llanto general deportivista. En Europa, el R.C. Deportivo logra vencer en dos eliminatorias de la Copa de la UEFA, al A.a.B. Aalborg y al Aston Villa F.C..

En la sesión 94/95 el laureado preparador Arsenio Iglesias deja el Deportivo y toma las riendas el técnico galés J.B. Toshack con el que se obtiene el subcampeonato de Liga. En la Copa de la UEFA se llega a Cuartos de Final. El gran éxito de la temporada llega cuando se proclama Campeón de la Copa del Rey en la edición 1995 por primera vez en su historia, al imponerse al Valencia C.F. por 2-1 en una Final disputada en Madrid que se juega en dos días diferentes, a consecuencia de caer una tromba de agua a once minutos del final en el dia previsto e inundarse el Estadio Santiago Bernabeu cuando el marcador reflejaba 1-1. Una semana después, concluye el tiempo reglamentario anotando Alfredo el gol decisivo. Meses después, es Campeón de la Supercopa al derrotar al Real Madrid C.F. en ambos encuentros, 3-0 en casa y 1-2 en la capital del Estado.

En la temporada 95/96, Riazor sufre una nueva remodelación con la finalidad de cerrar el recinto por sus cuatro costados. Tras dicha obra, el estadio perderá las clásicas pistas de atletismo y alcanzaría un aforo con sus actuales 34.600 localidades. Deportivamente, se llega a semifinales de la Recopa de Europa. En la campaña 96/97 se renueva la plantilla con: Rivaldo, Martins, Madar, Kouba, Bonnissel, Naybet, Songo’o y Armando. Más tarde llegan: Flavio, Hélder, Renaldo y Nuno. Es la Liga más larga con 22 equipos y 42 jornadas, consiguiendo el meta Songo’o ser trofeo “Zamora”. La temporada 99/00 merece comentario aparte, pues con el técnico Javier Iruretagoyena se logra el primer y único título de Liga del club, tras una competición llena de emoción en la que con un fútbol muy efectivo y con una gran defensa se impone a todos sus rivales. Gana así mismo la Supercopa de España, al imponerse al Real C.D. Espanyol de Barcelona.

2000 – 2010

El campeonato obtenido en la edición anterior produce que en la campaña 00/01 juegue por primera vez la UEFA Champions League. El 6 de marzo de 2002, el Deportivo logra su segunda Copa del Rey en el Santiago Bernabeu, en esta ocasión ante el Real Madrid C.F. tras derrotarlo por 2-1 con goles de Sergio y Diego Tristán, después de un memorable encuentro. En la campaña 02/03 participa por tercer año consecutivo en la máxima competición Europea. El R.C. Deportivo de La Coruña consigue en 2002 la tercera Supercopa de España de su palmarés después de imponerse al Valencia C.F.. La campaña 03/04, con un tercer puesto en Liga, es la última que posee una gran plantilla, pues desde esta fecha el club blanquiazul cuenta con menos ingresos económicos y su presupuesto se ve mermado considerablemente.

Un par de octavos puestos son lo que consigue, mientras que en la campaña 06/07 se es decimotercero con bastantes apuros en la recta final. En julio de 2008 gana su primer título europeo, al vencer en la tercera ronda de la Copa Intertoto al equipo árabe israelí del Ihoud Bnei Sakhnin F.C.. En las últimas temporadas mejora ostensiblemente y baja de la décima plaza, rozando en la temporada 08/09 los puestos que dan acceso a disputar la UEFA Cup. La campaña 09/10 hacía prometer ver un equipo competitivo según los encuentros iniciales, pero para desgracia de los blanquiazules que dirige Miguel Ángel Lotina, la grave lesión de su estrella Filipe Luís dio al traste con los augurios y marcó un antes y un después, siendo los números de la segunda vuelta paupérrimos y sobreviviendo gracias a la renta obtenida en la primera parte del ampeonato liguero. En la Copa mantiene resultados similares llegando a octavos y cayendo ante el futuro Campeón, el Sevilla F.C.: 0-3 en casa y 0-1 en la vuelta. Con el fin de la primera década del nuevo siglo, se cierra el más importante ciclo del R.C. Deportivo de La Coruña, apodado como “SuperDepor”.

2010 – 2020

Con el técnico Lotina en el banquillo durante toda la campaña 10/11, el conjunto deportivista culmina una de las peores ediciones que se recuerdan en los últimos años, encadenando una serie de resultados negativos en la segunda vuelta propiciados por su falta de remate y la falta de liquidez en sus cuentas que le condenan a descender a Segunda División A tras varias décadas en la élite y ante la estupefacción de su afición que en ningún momento espera tal desenlace. En la edición 11/12 el conjunto gallego se repone rápidamente del traspiés anterior y comanda el campeonato de la categoría de plata con meridiana suficiencia desde las primeras jornadas logrando recuperar la división perdida por la puerta grande y cumpliendo con un objetivo que les era imperioso. Sin embargo, el regreso a Primera División es efímero y con un presupuesto muy inferior al de temporadas pasadas y una plantilla donde entran y salen jugadores con más frecuencia de la deseable, los blanquiazules son decimonovenos y descienden nuevamente -el segundo en pocos años- a una Segunda División que no contenta a nadie.

Durante estos años el club atraviesa una de sus peores épocas desde el aspecto económico y, arruinado técnicamente, entra en suspensión de pagos con una deuda de casi cien millones de euros, de los cuales noventa y tres son adeudados a la Agencia Tributaria. El 10 de enero de 2013 la entidad entra en Concurso voluntario de Acreedores al aprobarse la propuesta de convenio que formaliza su presidente César Augusto Lendoiro, con una quita del treinta y tres por cien de la deuda y un plazo de pago para lo que resta de diecisiete años con dos años de carencia. El 21 de enero de 2014 es elegido presidente Constantino Fernández Pico en sustitución de Lendoiro quien lleva un total de veintiseis años al frente del club. Finalmente, el 5 de febrero de 2014 se consigue salir del Concurso de Acreedores.

La temporada 13/14 se hace larguísima para el aficionado, pues con un equipo más que suficiente para conseguir el retorno entre los grandes de forma placentera, se ve superado por un sorprendente S.D. Eibar que queda Campeón y lucha entrenados por Fernando Vázquez más de los deseable por ser subcampeón, una plaza que le permite volver a Primera División.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • 82 años de historia: Real Club Deportivo de La Coruña. Pedro de Llano López y Eladio Muiños Díaz. Imprenta Mundo (1988).
  • El libro de Oro del Real Club Deportivo de la Coruña. Carlos Fernández Santander. La Voz de Galicia (2000).
  • Historia y estadística del fútbol español.Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Un club centenario: historia del Real Club Deportivo de La Coruña (1906-2006). Carlos Fernández Santander. Librería Arenas (2006).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Anunciador. Diario.
  • Gaceta de Galicia. Diario.
  • Correo de Galicia. Diario
  • El Noroeste. Diario.
  • El Faro de Vigo. Diario.
  • Hoja del Lunes de La Coruña. Diario.
  • Coruña Moderna. Semanario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Sevilla Fútbol Club, S.A.D.

titular Sevilla

 

SEVILLA

 

PLANTILLA 2017-2018:

plantilla sevilla fc 2017-2018

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Sevilla Fútbol Club, S.A.D.
  • Ciudad: Sevilla
  • Provincia: Sevilla
  • Comunidad Autónoma: Andalucía
  • Fecha de constitución: 25 de enero de 1890
  • Fecha de federación: 1909

 

DATOS SOCIALES:

  • Presidente: D. José Castro Carmona
  • Dirección social: c/ Sevilla Fútbol Club, s/n – 41.005 Sevilla
  • Teléfono: 902510011
  • Correo electrónico: sevillafc@sevillafc.es
  • Dirección del estadio: c/ Sevilla Fútbol Club, s/n – 41.005 Sevilla
  • Web oficial: www.sevillafc.es
  • Facebook oficial: Sevilla FC
  • Twitter oficial: @SevillaFC
  • Canal Youtube oficial: Sevilla FC

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sevilla Foot-ball Club (1890-1941)
  • Sevilla Club de Fútbol (1941-1975)
  • Sevilla Fútbol Club (1975-1992)
  • Sevilla Fútbol Club, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Primera División:

  • 1945/46

4 Ligas de Segunda División:

  • 1928/29
  • 1933/34
  • 1968/69
  • 2000/01

5 trofeos de Copa:

  • 1935
  • 1939 (trofeo en propiedad)
  • 1948
  • 2007
  • 2010 (trofeo en propiedad)

1 Supercopa de España:

  • 2007

 

TÍTULOS INTERNACIONALES:

2 Copas de la UEFA:

  • 2006
  • 2007

3 UEFA Europa League:

  • 2014
  • 2015
  • 2016 (marca especial de reconocimiento)

1 Supercopa de Europa:

  • 2006

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Ramón Sánchez Pizjuán
  • Inauguración: 7 de septiembre de 1958
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Ramón Sánchez Pizjuán (1958-)
  • Capacidad: 42.714 espectadores

estadio Sanchez Pizjuan

 

OTROS ESTADIOS:

  • Hipódromo de Tablada (1890-1900)
  • Campo de La Trinidad (1900-1905)
  • Campo del Huerto de Mariana (1905-1908)
  • Campo del Prado de San Sebastián (1908-1913)
  • Campo del Mercantil (1913-1918)
  • Campo de la Reina Victoria (1918-1928)
  • Campo de Nervión (1928-1958)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Sevilla FC

 

ESCUDOS DEL SEVILLA FÚTBOL CLUB, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Sevilla FC

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL SEVILLA FÚTBOL CLUB, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Sevilla FC

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SEVILLA:

Gracias a los progresos realizados a nivel investigativo, la capital hispalense puede considerarse hoy en día como una de las puertas de entrada del fútbol en España cumpliendo, como ocurre en otras localidades de nuestro territorio, los mismos parámetros en cuanto a su implantación: presencia de un nutrido grupo de ciudadanos británicos vinculados a una o varias empresas y propagación por parte de estos de sus costumbres tras unos inicios elitistas limitados a su entorno cultural. En el caso de Sevilla la principal industria difusora inicialmente es la importante compañía naviera escocesa McAndrews & Company Ltd., presente desde 1859 en la ciudad, una empresa ligada a las navieras John Cunningham y Cía. y Miguel Sanz y Cía., responsable de la línea establecida en 1872 entre Sevilla y Liverpool para la exportación de agrios sevillanos y minerales procedentes de Linares u otras localidades del interior andaluz, navieras que en 1885 junto a otras locales suman treinta y dos barcos a vapor que mantienen periódicamente conexión, además de con Liverpool, Londres y Southampton en Inglaterra, con Glasgow en Escocia.

Junto a esta y en similares circunstancias hallamos a la empresa hispano-británica Portilla & White, Cía., un importante centro metalúrgico especializado en forja y maquinaria a vapor para la industria tanto civil como naviera, cuyo personal es mitad español y mitad británico, existiendo un buen número de ciudadanos de segunda generación con origen británico pero nacidos en la propia Sevilla. A partir de 1882 encontramos una tercera empresa, Seville Water Works Company Ltd., una industria con capital británico que se hace cargo de proveer de agua potable a la ciudad.

Todas estas entidades formarán un nutrido grupo de habituales que mantendrán una gran relación entre sí y con las fuerzas vivas económicas sevillanas de modo que su interrelación será muy destacada viéndoles juntos practicando diversos deportes como el cricket, el remo, del cual surgen varios clubs que practican en el magnífico escaparate que es el río Guadalquivir y en el mundo de caballo, donde el Hipódromo de Tablada tiene su máximo exponente.

A principios de los años ochenta el fútbol se convierte en un auténtico fenómeno de masas en el Reino Unido y muchos de los ciudadanos que son destinados a Sevilla para cumplir con su trabajo en parte de las empresas mencionadas, acompañados por sus compatriotas y amistades autóctonas, toman el fútbol como una práctica deportiva más entre sus inquietudes, siendo habituales los encuentros entre ellos y ocasionales, como los anuales de cada Navidad, los que les enfrentan a equipos procedentes de Minas de Riotinto y Huelva, otros dos centros donde el fútbol tiene vida en aquellos momentos.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1890 – 1900

Impulsados por el éxito del fútbol en su país de origen y conscientes del futuro que tiene ante sí este deporte, el 25 de enero de 1890 tiene lugar el acuerdo de voluntades por el cual este grupo tan unido decide constituir el Sevilla Foot-ball Club, la primera asociación creada en España cuya única y exclusiva finalidad es la práctica del fútbol. Presidido por Edward F. Johnston, copropietario de MacAndrews & Company Ltd., y comandado por el industrial Isaías White, su principal ejecutor y secretario, el club hispalense invita al Huelva Recreation Club, recientemente creado apenas un mes antes en la vecina capital andaluza, a disputar un encuentro en el Hipódromo de Tablada el 8 de marzo de 1890 que se salda con victoria local por 2-0 en lo que se considera el primer encuentro de fútbol disputado en nuestro país por dos clubs o asociaciones constituidas.

Los encuentros entre ambos contendientes se repetirán durante los siguientes años al igual que frente al representante de Minas de Riotinto, siendo a pesar de ello que lo más frecuente sean los partidos protagonizados entre los distintos miembros de la asociación sevillana ante la falta de más rivales y el peso que supone las grandes distancias. El impulso público del club hispalense durará hasta finales de 1892, desapareciendo el interés de la prensa sevillana a partir de esta fecha y quedando en el anonimato su divulgación. Lejos de desaparecer, el fútbol buscará refugio en la interioridad de las empresas donde mantiene su corazón latente hasta que finalizando el siglo nuevamente la prensa se haga eco de sus pulsaciones.

1900 – 1910

Iniciado el año 1900 y con el debido relevo generacional, el fútbol vuelve a tomar protagonismo estando recogida de forma testimonial la disputa de encuentros por miembros del Sevilla F.C. en las inmediaciones de la fábrica de La Trinidad. El club hispalense, con nuevos bríos y apoyado por el Círculo Mercantil, todavía es una sombra de lo que fue apenas unos años antes e impertérrito, vislumbra cómo el fútbol empieza a convertirse en una sensación en localidades tan alejadas como Bilbao, Madrid o Barcelona donde surgen otras asociaciones llamadas a forjarse un destino de considerable importancia.

Tal vez la importancia que adquiere a nivel nacional el Campeonato de España que se celebra cada año en Madrid en unión a la aparición cada vez más frecuente de asociaciones que quedan constituidas y registradas por todos los rincones, provoca que algunos jóvenes se sumen a su práctica unidos casi siempre a la gran mayoría británica, gestándose a partir de 1904 la formalización de su actividad en cumplimiento con los requisitos de la Ley de Asociaciones de 1887.

De las reuniones surgidas en el céntrico Café Tupinamba y de la voluntad de sus socios, el 14 de octubre de 1905 queda al fin cristalizado el registro del club en el Gobierno Civil, cumpliendo la asociación presidida por José Luís Gallegos, un por entonces joven muchacho, con un formulismo que le era requerido desde hacía años. La joven sociedad, que emplea camisa y pantalón blancos, toma como terreno de juego el Prado de San Sebastián y desde allí continua desarrollando su actividad de forma silenciosa pero sin pausa, sirviendo de entretenimiento a un grupo de jugadores que durante estos años y, ante la falta de rivales en la propia ciudad, se enfrentan a menudo entre sí tal y como sucede en muchas otras localidades.

Durante 1906 y 1907 la actividad es escasa y la falta de un mecenas que impulse el fútbol queda patente imposibilitando el crecimiento de la sociedad y su apertura hacia el exterior. Sin embargo la presencia de un potentado no se hace esperar y es a finales de 1907 cuando obra el milagro y llega a la ciudad Josep María Miró Trepat, un catalán con plenos conocimientos, ex-presidente y cofundador del Club Español de Foot-ball, de Barcelona y dueño de Cafés Tupinamba, una cadena de hostelería con varias sedes en España. Miró Trepat toma el mando del club sevillano y es quien con sus dotes de organización y predisposición relanza a una entidad andaluza alicaída dándole un carácter más competitivo y profesional, alcanzando la madurez en octubre de 1908, fecha en la que inicia su despegue deportivo al ser capaz de reclutar a más de ochenta jóvenes y formar varios equipos.

Muy poco tiempo antes, durante el verano de 1908, un grupo de estudiantes de la Academia Politécnica emprende la creación de una nueva entidad que de réplica a los sevillistas, el España Balompié, sociedad constituida el 12 de septiembre que al cabo de los meses cambia su nombre a Sevilla Balompié con Alfonso del Castillo Ochoa como presidente, quedando registrada en el Gobierno Civil el 1 de febrero de 1909. El conjunto balompédico juega sus encuentros en el Prado de Santa Justa empleando como uniforme oficial camisa celeste y pantalón blanco, apreciándose en alguna ocasión con camisa blanca y pantalón azul hasta adoptar como definitivos el blanquiverde para la camisa y el blanco para el pantalón a finales de 1911. Pasan luego al Prado de San Sebastián, al Parque de María Luisa y nuevamente al de San Sebastián, recinto que vallan de madera y pintan de verde, distinguiéndolo de los sevillistas que lo hacen de rojo. La rivalidad contrariamente a lo supuesto no es enconada, puesto que los jugadores en aquellos tiempos tan pronto militan en una entidad como en otra, pero sí empiezan a haber piques entre las respectivas aficiones, muy apasionadas.

A finales de 1909 nace el Betis Foot-ball Club, quien viste con camisa verdinegra y pantalón blanco, convirtiéndose en la tercera entidad local en importancia. Manuel Gutierrez Fernández es su presidente y se caracteriza desde el principio en fichar buenos jugadores y en rivalizar con los balompédicos, llegando a ser la rivalidad con estos superior a la mantenida por los sevillistas.

1910 – 1920

Establecidos en la capital hispalense el Sevilla Foot-ball Club y el Sevilla Balompié, a finales de 1909 se empieza a organizar un cisma en el seno del club balompédico protagonizado por los hermanos José, Manuel y Antonio Gutiérrez quienes, relegados al segundo equipo y molestos con la dirección, traman constituir un nuevo club. La amenaza va en serio y, aunque José se desliga en el último instante al serle ofrecida y aceptada la presidencia del club, Manuel y Antonio siguen con su plan y durante el mes de enero de 1910 constituyen una sociedad que viste camisa verdinegra con pantalón blanco a la que denominan Betis Foot-ball Club. Son tiempos en los que el Sevilla Balompié es el auténtico dueño del panorama futbolístico local y nadie puede con él, ni el Sevilla F.C. ni los diferentes combinados entre sevillistas y béticos que se forman en ocasiones entre 1910 y 1912 para luchar contra los balompedistas. Tan solo el Real Club Recreativo de Huelva les supera en calidad dentro de la región. El fútbol se asienta en la ciudad del Guadalquivir y el 17 de septiembre de 1911 se funda el Recreativo Foot-ball Club, siendo su primer presidente Hilario Navarro Hurtado para una sociedad que viste camisa partida a dos mitades negra y blanca con pantalón negro.

En 1913 aparecen una pléyade de clubs como resultado del fervor existente: Andalucía Foot-ball Club, creado el 1 de febrero con Manuel Ruíz de presidente, el Español Foot-ball Club, constituido el 22 de febrero con Manuel Morales en la presidencia y quien viste camisa rojigualda con pantalón blanco, el Híspalis Foot-ball Club, creado el 24 de febrero con rodríguez Caso como presidente, el Athletic Foot-ball Club, fundado el 15 de abril con Manuel Páez al cargo, el Torre del Oro Foot-ball Club, nacido el 22 de abril y de vida efímera, constituyéndose en los meses siguientes nuevas sociedades como el Ideal Foot-ball Club, creado el 18 de agosto con Nicolás Navarro al frente, el Estrella Foot-ball Club, nacido el 22 de septiembre con Casto Montoto Vidal al mando y la Gimnástica de Sevilla, creada el 26 de octubre con Roque Ruano en la presidencia, club que viste camisa blanca con pantalón negro. A finales de año serán creados el Infantil Foot-ball Club y la Sociedad Ibérica Foot-ball Club.

El 1 de enero de 1913 el Sevilla F.C. inaugura el Campo del Mercantil, terreno cedido por el ayuntamiento donde el Círculo Mercantil posee una caseta para sus actividades durante la Feria de Abril y donde el organismo comercial financia la construcción de una grada para sus socios. El 17 de agosto de 1914 el Betis F.C. gracias a las gestiones de Manuel López de Carrizosa, II marqués de Mochales, Pedro Rodríguez de la Borbolla y Serrano y el trabajo de Eladio García de la Borbolla y Sanjuan culmina la gestión iniciada en noviembre del año anterior con la Casa Real para que S.M. el Rey D. Alfonso XIII presida el club de forma honoraria. La entidad pasa a ser Real Betis F.C. Tras la disputa de apenas tres encuentros una vez obtenido el título, entre octubre y noviembre Sevilla Balompié y Real Betis F.C. establecen negociaciones para unificar ambos clubs, dando los balompédicos su consentimiento el 6 de diciembre y los béticos el día 8, aunque estos últimos no de forma plena al existir un sector que se opone a la disolución de la entidad. El 27 de diciembre la mayoría de los socios béticos queda integrada en el Sevilla Balompié, entidad que adquiere el nuevo nombre de Real Betis Balompié vistiendo en sus primeros encuentros camisa gualdinegra con pantalón blanco para inmediatamente permutar su camisa por una verde y acabar de convertirse en el gran rival ciudadano de los sevillistas. Los socios reacios a la fusión siguen con la vida del club, desposeído del título de Real, como Betis F.C. aunque por escaso tiempo al alargarse su trayectoria alrededor de sólo un año.

Paradójicamente esta fusión en vez de ensalzar al Real Betis Balompié a liderar el fútbol sevillano, deviene en una crisis de resultados y es el Sevilla F.C. quien empieza a despuntar y a conquistar todo aquello que esta al alcance de su mano. Fruto de este dominio abrumador son los quince Campeonatos Regionales obtenidos entre 1915 y 1932, año en el que se deja de disputar este torneo. El 21 de octubre de 1918 pasa al Campo de la Reina Victoria y desde allí disputa innumerables encuentros frente a clubs de la región, nacionales y algún extranjero. En 1914 surgen nuevas sociedades en la ciudad como el Giralda Foot-ball Club, creado el 10 de enero, el Sporting Team Sevillano Infantil, surgido el 18 de enero, el Industrial Foot-ball Club y el Club Deportivo de Foot-ball, presidido por Enrique Feria y constituido por periodistas, naciendo en ese año pero legalizándose el 26 de junio de 1917 el Triana Foot-ball Club, con Francisco Perea al frente.

1920 – 1930

La década de los años veinte se caracteriza por la aparición de la denominada “Escuela sevillana” con Kinké, Spencer y Brand, un estilo propio de jugar característico de la zona y en segundo término, por la creación del Campeonato Nacional de Liga en la temporada 1928/29. El Sevilla F.C., carente de títulos nacionales, ha de disputar unas eliminatorias para dilucidar la décima plaza pendiente de adjudicación en la temporada 28/29, siendo eliminado por el Real Santander Racing Club en la Final: 2-1 en casa y derrota por 2-0 en la vuelta. Al final acaba debutando en Segunda División y adjudicándose el Campeonato.

Este puesto le permite jugar la Promoción de Ascenso enfrentándose nuevamente al Real Santander Racing Club, colista de Primera División, perdiendo de nuevo la eliminatoria y escapándose la oportunidad de debutar en Primera División por segunda vez en el mismo año. El 7 de octubre de 1928 cambia su terreno de juego y pasa al Campo de Nervión intentando desde este feudo y sin recompensa ascender a Primera División durante seis temporadas consecutivas que se hacen eternas.

1930 – 1940

El club casi lo consigue en la edición 30/31, pero el Valencia F.C. le arrebata el ascenso a última hora teniendo que esperar a la campaña 33/34 para lograr el objetivo tras ser Campeón con once victorias, cinco empates y dos derrotas. En su temporada de debut en Primera División es quinto, consiguiendo adjudicarse la Copa Presidente de la República de 1935 tras imponerse al Centre de Sports Sabadell F.C. por 3-0 en Chamartín. Es la época de Ramón Sánchez Pizjuán como presidente (desde 1932) y de los Eizaguirre, Deva, Alcázar, Torrontegui, Campanal y Tache. Sin embargo este éxito no tiene continuidad y durante la campaña 35/36 evita el descenso al imponerse en Vallecas al Athletic Club de Madrid por un favorable 2-3 en el último partido de Liga, descendiendo los colchoneros. Estalla la Guerra Civil y se paraliza el fútbol durante tres años.

Al término de la contienda, el Sevilla F.C. consigue armar un buen equipo en el que destacan Cayuso, Torrontegui, López, Campanal, Raimundo y Berrocal, con la famosa delantera de los “Stukas”. El club es subcampeón de Liga al empatar 3-3 el último encuentro disputado en Alicante frente al Hércules F.C., beneficiándose el Athletic-Aviación Club, que es quien gana el título finalmente. En la Copa del Generalísimo consiguen su segundo entorchado al imponerse en la Final al Racing Ferrol F.C. por 6-2, en encuentro disputado en Barcelona.

1940 – 1950

La década de los años cuarenta es una época brillante en la historia del club andaluz, puesto que deportivamente aspira a todo por la calidad de su plantilla. Pese a que el inicio de la misma no es del todo bueno al quedar en medio de la tabla, ya en la campaña 42/43 muestra su poder al ser subcampeón de Liga a tres puntos del Atlético de Bilbao. El club es denominado desde enero de 1941 Sevilla Club de Fútbol según la nueva normativa, y tras una decepcionante campaña 44/45 en la que es décimo, consigue en la 45/46 conquistar de la mano del técnico Ramón Encinas su, hasta la fecha, único título de Liga conseguido en parte al valiosísimo empate 1-1 de la última jornada en casa del C.F. Barcelona con gol de Araújo. Tras este grandísimo éxito, el Sevilla C.F. pierde potencial y en lo que resta de década, debilitado, ocupa posiciones finales más rezagadas. Su fuerza y determinación hacen que en 1948 se adjudiquen nuevamente la Copa del Generalísimo al imponerse 4-1 al Real Club Celta de Vigo.

1950 – 1960

Los años cincuenta empiezan con el subcampeonato de la edición 50/51, campaña en la que hubiesen podido ser campeones de no ser por un extraño arbitraje en casa frente al posterior campeón Club Atlético de Madrid, resuelto con empate 1-1. A mediados de década se contrata al técnico Helenio Herrera quien marca una pauta en el club. En 1955 se llega a la Final de Copa, pero cae derrotado por un ajustado 0-1 ante el Atlético de Bilbao. El Sevilla C.F. cuenta con jugadores como: Antúnez, Halconero, Guillamón, Arza, Campos y Araujo. El 28 de octubre de 1956 fallece Sánchez Pizjuán inesperadamente y la entidad siente su pérdida. El equipo realiza una gran campaña 56/57 y queda subcampeón.

La temporada 57/58 debuta en competición europea disputando la Copa de Europa, llegando a cuartos de final tras eliminar a S.L. Benfica y Aarhus G.F., siendo eliminado por el vigente campeón Real Madrid C.F. y encajando un doloroso 8-0 en la ida. El 7 de septiembre de 1958 se inaugura el Estadio Sánchez Pizjuán, moderna instalación que sustituye al viejo Nervión. Para el partido inaugural se celebra un amistoso frente al Real Jaén C.F., con resultado de empate 3-3 anotando el jiennense Arregui el primer gol. En Liga se salva el campeonato 58/59 in extremis.

1960 – 1970

La década de los años sesenta es una época gris en el entorno sevillista, con malos resultados en Liga y con un equipo alejado de los primeros puestos que no consigue ilusionar a su afición. Todo ello es a consecuencia del elevado coste de las obras de su recién construido estadio que inciden en una preocupante situación financiera de la que tardan bastantes años en salir. La venta de jugadores clave a otros clubs de mayor potencial, y la parcial de los terrenos próximos a su recinto deportivo, amortiguan la crisis económica. Deportivamente, varios son los hechos destacables, como la presencia en la Final de la Copa del Generalísimo de 1962 perdida frente al Real Madrid C.F. por 1-2, y la Promoción que realizan en la 66/67 frente al Real Gijón para defender su plaza en Primera División tras ser decimoterceros: 1-0 en casa y 0-1 en El Molinón.

La campaña 62/63 debuta en lo que es su única participación en la Recopa, cayendo en primera ronda frente al Rangers F.C. escocés. Un octavo puesto en Liga la temporada 65/66, le permite debutar la 66/67 en la Copa de Ciudades en Feria, en la que cae en primera ronda frente a los rumanos del Dinamo Pitesti. El desastre se consuma en la edición 67/68, cuando el Sevilla C.F. es último con seis victorias y ocho empates, descendiendo a Segunda División junto al Real Betis Balompié en un año aciago para el fútbol sevillano. En la temporada 68/69 ascienden a Primera como campeones con veintidós victorias, nueve empates y siete derrotas. El reestreno entre los grandes culmina en un brillante tercer puesto en Liga la 69/70 de la mano del técnico alemán Maximilian Merkel, el cual cuenta con unos rapidísimos puntas como Berruezo, Bergara y Acosta.

1970 – 1980

En los primeros setenta el club sevillista empieza a decaer y tras una aceptable temporada 70/71 en el que es séptimo en Liga y caer eliminado en la última Copa de Ferias en treintadosavos frente a los turcos del Eskisehirspor Kulübü, llega un nuevo batacazo con el decimosexto puesto de la campaña 71/72. El descenso a Segunda División se concreta y la afición es castigada con un nuevo paso por la categoría de plata. El reencuentro con la Segunda División de la temporada 72/73 es trágico puesto que su jugador Berruezo fallece en Pontevedra el 7 de enero, víctima de un fallo cardíaco en pleno partido. La campaña es dura y al final resulta cuarto.

En la 73/74 se teme por su descenso a Tercera División y en la 74/75 se consigue por fin el ascenso tras ser tercero. En 1975 la sociedad cambia de nombre a Sevilla Fútbol Club. De vuelta a la categoría reina, el Sevilla F.C. se instala en la zona media de la tabla clasificatoria y culmina la década sin demasiados problemas. Es la época de: Paco, Sanjosé, Gallego, Rubio, Bertoni y Scotta.

1980 – 1990

Los años ochenta siguen la tónica empezada en el último tramo de la década recién acabada y el club se asienta en la categoría realizando alguna incursión en competición europea, objetivo de los blancos durante estos años. La temporada 82/83 se estrena en la Copa de la UEFA llegando a octavos frente al verdugo alemán 1. F.C. Kaiserslautern. En la campaña 82/83 son quintos con Pitinho de figura y jugadores como Álvarez, Buyo y Francisco. Esta notable campaña le da derecho nuevamente a participar en la Copa de la UEFA, cayendo en la primera eliminatoria frente al Sporting Clube de Portugal lisboeta. El relevo generacional y la falta de acierto en algunos fichajes, unido todo ello a la desventaja económica respecto a otros clubs, produce que los sevillistas no esten en los primeros puestos y sean relegados a la zona media.

En la temporada 89/90 se ficha a Vicente Cantatore en el banquillo y el club finaliza sexto, consiguiendo plaza europea. El Sevilla F.C. cuenta con un once resultón con una expeditiva defensa con Martagón, Jiménez, Diego y Salguero, apoyados con Rafa Paz en el medio del campo, y Zamorano y Polster en ataque que causan rotos en sus adversarios. La falta de banquillo hace que no aspiren a cotas más altas, y un meritorio sexto puesto la 90/91, le permite participar en Europa la siguiente campaña, en la que caerá en dieciseisavos tras eliminar a los ya conocidos griegos del P.A.O.K., y sucumbir frente a los rusos del F.K. Torpedo de Moscú.

1990 – 2000

Durante 1992 el club se transforma en Sociedad Anónima Deportiva, pasando a ser denominado Sevilla Fútbol Club, S.A.D.. Con Luís Cuervas en la presidencia, para la temporada 92/93 se ficha a Simeone, que junto a Suker forma un buen tándem. Pero la sorpresa es la llegada de Diego Armando Maradona, el mejor jugador del mundo en la época, el cual llena los estadios españoles en cada uno de sus encuentros y se convierte en la gran estrella mediática de la entidad. Un séptimo puesto final y Maradona marcha lejos del Sánchez Pizjuán. Luís Aragonés se sienta en el banquillo y el club es sexto en la 93/94 y quinto clasificado en la 94/95. Su participación la 95/96 en la Copa de la UEFA, depara un enfrentamiento fraticida al llegar a octavos de final donde se enfrenta al F.C. Barcelona, del cual sale eliminado.

La temporada 96/97 con el polémico González de Caldas en la presidencia resulta catastrófica pues se pierde la categoría al ser vigésimo con doce victorias y siete empates. Dos años pasará en el purgatorio de Segunda División hasta que al término de la 98/99 regresa a Primera tras eliminar en la Promoción de Ascenso al Villarreal C.F.: 0-3 en la ida y 1-0 en casa. En la temporada 99/00 el club presenta seis uruguayos en sus filas y tras no reforzarse convenientemente, desciende de nuevo a la categoría de plata, casualmente junto al Real Betis Balompié, al ser colista con tan solo cinco victorias y trece empates, lamentables registros.

2000 – 2010

La entrada en el nuevo siglo se resuelve con el ascenso a Primera de la campaña 00/01 tras ser Campeón destacado. Jugadores como Casquero, Moisés, Pablo Alfaro, Javi Navarro, Gallardo y Reyes dan otros aires y son octavos en la campaña 01/02. José María del Nido ocupa la presidencia y llegan jugadores como Baptista y Darío Silva, consiguiendo entrar en competición europea. En el mercado de invierno de la campaña 03/04, José Antonio Reyes, la perla procedente de la cantera, es traspasado al Arsenal F.C. por 20 millones de euros. La entidad sevillana empieza a tomar fuerza y jugadores canteranos como Sergio Ramos y Jesús Navas refuerzan el plantel, haciendo que la presencia del club en Europa sea una constante. La temporada 04/05 en la nueva Copa de la UEFA, será un preludio del éxito sevillista en competición europea, en la que tras superar la Fase de Grupos, elimina al Panathinaikós A.O. y cae en octavos frente al Parma F.C.. Ramos y Baptista son traspasados en 2005 al Real Madrid C.F. por más de 20 millones de euros cada uno, llenando de nuevo las arcas del club.

La temporada 2005/06 será la de su primer título europeo. En su trayectoria por la Copa de la UEFA elimina al F.S.V. Mainz 05, queda primero en la fase de grupos, derrota al F.K. Lokomotiv de Moscú, Lille O.S.C. en octavos, en cuartos derrota al equipo ruso del F.K. Zenit de San Petersburgo y supera al F.C. Schalke 04 en semifinales. La Final disputada en Eindhoven es ganada al Middlesbrough F.C. por 4-0, con goles de Luis Fabiano, Maresca por partida doble y Kanouté. Así mismo, el 25 de agosto de 2006 disputan la Supercopa de Europa frente al F.C. Barcelona, venciendo por 3-0 con goles de Renato, Kanouté y Maresca de penalti, y convirtiéndose de este modo en los mejores de Europa. Grandes jugadores como Kanouté, Saviola, Dani Alves, Escudé, Poulsen y Dragutinovic, dan el toque de calidad y el Sevilla F.C. consigue ser tercero al término de la temporada 06/07. José María del Nido es su presidente y con él llegan los grandes logros de la presente década gracias a su profesionalidad y buen hacer, sabiendo elegir a su entorno.

El año 2007 es el mejor de toda su historia con Juande Ramos en el banquillo, pues en este año se adjudican la Copa de S.M. el Rey al derrotar en el Santiago Bernabeu al Getafe C.F. por 1-0, con gol de Kanouté. También la Copa de la UEFA, tras eliminar a equipos como F.C. Steaua, F.K. Shakhtar, Tottenham Hotspur F.C., al Club Atlético Osasuna en semifinales, y vencer en la Final disputada en Glasgow ante el compatriota Real C.D. Espanyol de Barcelona: 2-2, goles de Adriano y Kanouté, y triunfo final desde la tanda de penaltis con el meta Palop de figura. En la Supercopa de España, el Sevilla F.C. se proclama campeón por primera vez al vencer 1-0 en casa con gol de Luis Fabiano, y 3-5 en el estadio del Real Madrid C.F. con dos tantos de Renato y el “hat trick” de Kanouté. El 28 de agosto de 2007 significa el segundo acto luctuoso sucedido en el club en pleno partido con el fallecimiento de Antonio Puerta en la primera jornada de Liga. Este trágico suceso marca el resto de la temporada, costando al equipo salir del momento y centrarse en la competición. Fruto de ello, es la derrota sufrida en la Final de la Supercopa de Europa el 31 de agosto, en la que cae 3-1 frente al A.C. Milan, no pudiendo revalidar el título conseguido el año anterior. Gracias a un buen sprint final el conjunto se clasifica quinto en Liga, igualado con el cuarto, y se escapa la Liga de Campeones.

La campaña 09/10 empieza con Manolo Jiménez en el banquillo, técnico hispalense que no goza de las simpatías de parte de la afición por su juego y quien es sustituido a final de temporada por Antonio Álvarez. Por el camino hay que destacar el cuarto puesto obtenido en Liga tras un mano a mano apasionante con el Real C.D. Mallorca resuelto en la última jornada, y la obtención de la Copa de España ante el Club Atlético de Madrid en Final disputada en Barcelona con marcador favorable: 2-0 con goles de Diego Capel y Jesús Navas; tras superar previamente al C.F. Atlético Ciudad: 2-4 en la ida y 5-1 en casa; F.C. Barcelona: 1-2 en la ida y 0-1 en casa; Real C.D. de La Coruña: 0-3 en Riazor y 0-1 en casa; y Getafe C.F. en semifinales: 2-0 en casa y 1-0 en la ciudad madrileña. En la Liga de Campeones pasa la Fase de Grupos como líder al superar a V.f.B Stuttgart 1893 e.V., F.C. Unirea Urziceni y Rangers F.C. de Glasgow; siendo eliminado sorprendentemente en octavos por el C.S.K.A. Moskva: 1-1 en la ida y 1-2 en el Sánchez Pizjuán. El 22 de diciembre de 2010 la RFEF acuerda por unanimidad la concesión en propiedad del título de Copa al Sevilla F.C. por la consecución del Campeonato del Mundo conseguido por la  Selección Española de Fútbol.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 disputa la Liga de Europa siendo segundo tras el Paris Saint Germain F.C. en su grupo y dejando atrás a B.V. Borussia 09 Dortmund y F.C. Karpaty Lviv, cayendo en Dieciseisavos ante el F.C. Porto tras perder 1-2 en casa y pese a imponerse en la vuelta por 0-1. En Liga ofrece la imagen de los últimos años y se muestra muy combativo finalizando en un aceptable quinto lugar pese a la irregularidad mostrada en algún momento, dando la sensación de poder llegar más lejos con algún retoque. En la Supercopa de España es superado por el F.C. Barcelona tras imponerse 3-1 en casa y caer ampliamente derrotado en la vuelta por 4-0. En la edición 11/12 el conjunto hispalense se mantiene alejado de los primeros puestos y su papel es discreto respecto a campeonatos anteriores, no consiguiendo con el relevo en el banquillo afianzar un puesto para competir en torneo europeo y finalizando noveno.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Historia del Sevilla F.C.. Manolo Rodríguez López. Biblioteca de Ediciones Andaluzas (1981).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Primeros pasos del football sevillano: 1890-1915. Juan Castro Prieto. Punto Rojo Libros (2004).
  • Sevilla F.C.: Cien años de historia. Ángel Cervantes y Pablo Enríquez. Fundación Centenario Sevilla Fútbol Club (2005).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Breve Historia del Sevilla FC, desde tablada a mejor equipo del mundo. Agustín Rodríguez, Juan Castro y Carlos Romero. Punto Rojo Libros (2010).
  • Caso Antúnez. Más allá del Honor. Enrique Vidal. Punto Rojo Libros (2011).
  • Orígenes del fútbol sevillano. La olvidada memoria británica. Juan Castro Prieto. Punto Rojo Libros (2012).
  • Mentiras del fútbol sevillano. Carlos Romero. Punto Rojo Libros (2013).
  • El Sevilla Football Club, a caballo entre los siglos XIX y XX. 1ª Jornada de Historia y Deporte. Fundación Sevilla FC (2014).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.estadiodeportivo.com/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Club Atlético de Madrid, S.A.D.

 

escudo Club Atltico de Madrid

 

PLANTILLA 2017-2018:

plantilla club atletico de madrid 2017-2018

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Atlético de Madrid, S.A.D.
  • Ciudad: Madrid
  • Provincia: Madrid
  • Comunidad Autónoma: Comunidad de Madrid
  • Fecha de constitución: 26 de abril de 1903
  • Fecha de federación: noviembre de 1909

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Athletic Club de Madrid (1903-1939)
  • Athletic-Aviación Club (1939-1941)
  • Club Atlético-Aviación (1941-1947)
  • Club Atlético de Madrid (1947-1992)
  • Club Atlético de Madrid, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

10 Ligas de Primera División:

  • 1939/40
  • 1940/41
  • 1949/50
  • 1950/51
  • 1965/66
  • 1969/70
  • 1972/73
  • 1976/77
  • 1995/96
  • 2013/14

1 Liga de Segunda División:

  • 2001/02

10 trofeos de Copa:

  • 1960
  • 1961
  • 1965
  • 1972
  • 1976 (trofeo en propiedad)
  • 1985
  • 1991
  • 1992
  • 1996
  • 2013

2 Supercopas de España:

  • 1985
  • 2014

1 Copa Eva Duarte Perón:

  • 1951

1 Copa Presidente FEF:

  • 1941/1947

1 Copa de Campeones de España:

  • 1940

 

TÍTULOS INTERNACIONALES:

1 Recopa de Europa:

  • 1962

1 Copa Intercontinental:

  • 1974

1 Copa Intertoto:

  • 2007

2 UEFA Europa League:

  • 2010
  • 2012

2 Supercopas de Europa:

  • 2010
  • 2012

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Vicente Calderón
  • Inauguración: 2 de octubre de 1966
  • Cambios de nombre:
  • Estadio del Manzanares (1966-1971)
  • Estadio Vicente Calderón (1971-)
  • Capacidad: 54.851 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Vallecas (1903-1913)
  • Campo de la calle O’Donnell (1913-1923)
  • Estadio Metropolitano (1923-1929)
  • Campo de Vallecas (1929-1930)
  • Estadio Metropolitano (1930-31, 1933-34)
  • Campo de Vallecas (1931-1935)
  • Estadio Metropolitano (1935-1936)
  • Estadio de Chamartín (1939-1940)
  • Campo de Vallecas (1940-1943)
  • Estadio Metropolitano (1943-1966)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Club Atletico Madrid

 

ESCUDOS DEL CLUB ATLÉTICO DE MADRID, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Club Atletico Madrid

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL CLUB ATLÉTICO DE MADRID, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Club Atletico Madrid

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN MADRID:

El origen del fútbol en la capital de España es más antiguo del que los libros de historia sobre este deporte tradicionalmente se han encargado de señalar aunque, como no podía ser de otra manera, tiene su origen en ciudadanos británicos. La primera piedra en esta disciplina fue depositada alrededor de mayo de 1879 y además, de forma compartida con otra práctica, la del cricket, deportes ambos con gran seguimiento en el Reino Unido al tratarse el cricket del deporte nacional en aquellos momentos y el fútbol, la disciplina con mayor progresión y auténtica concentradora de masas. Estos británicos compartieron sus inquietudes con parte de la más selecta alta sociedad instalada en la sede del Gobierno nacional, constituyéndose en torno al mes de noviembre el Cricket y Foot-ball Club de Madrid, una asociación producto del acuerdo de voluntades entre ciudadanos de los dos países que tomó como referencia idéntica forma al que seguían las asociaciones británicas: una junta directiva con cargos responsables donde había officers y un Comité, regulándose su funcionamiento a través de un Reglamento.

Este protoclub madrileño, el primero constituido en España donde una de sus dos finalidades era jugar al fútbol siendo además las que le dieron nombre, no tuvo una pervivencia excesiva y pasó desapercibido al apenas ser publicitado, pero entre su legado nos dejó la siguiente directiva: Presidente: D. José Figueroa y Torres, Vicepresidentes: Sr. Greentul y Bertrán de Lis (D. Álvaro), Directores: D. Juan White y Conde de Villanueva, Contador: Sr. D. Leonardo de Fesser, Tesorero: Sr. Velasco y Secretarios: D. Rafael de Echagüe y D. Carlos Heredia, aprobándose el Reglamento después en fecha indeterminada.

Diez años después y, completamente ajenos a lo que había sucedido en el Real Hipódromo de la Casa de Campo, el terreno de juego empleado por el Cricket y Foot-ball Club de Madrid, surge en 1890 de nuevo el fútbol gracias a un establecimiento dedicado en pleno a la educación: la Institución Libre de Enseñanza, núcleo docente con profesores que se habían instruido en los modernos métodos de enseñanza practicados por los afamados centros universitarios británicos de Oxford, Cambridge y, sobre todo, Eton, uno de los college por excelencia donde el football conduciendo la pelota con los pies había tomado forma. La Institución Libre de Enseñanza fue un centro pedagógico fundado en 1876 por un grupo de catedráticos reacios a la doctrina de la Universidad Central de Madrid que propugnaban la libertad de cátedra, convirtiéndose el fútbol en una de las actividades físicas idóneas para mantener en tono el cuerpo del alumnado y eligiéndose los terrenos adjuntos a la Puerta de Hierro como espacio para jugar, aunque sin demasiadas dotes.

Parte de aquellos alumnos, años después ya crecidos, siguieron practicando aquel deporte, decidiendo constituir a principios de 1897 una asociación exclusiva para tal fin, el Sky Foot-ball Club, erigido bajo la presidencia de Luís Bermejillo y la labor como secretario y a la par tesorero del Conde la Quinta de la Enjarada, permaneciendo como vocales los señores Jacinto Martos y Careaga a los que se sumarían otros lustres apellidos de la nobleza allí residente como el Conde de Lérida, el Conde de Urbasa, el burgués Pignatelli o los tres hermanos de origen cubano Giralt, estos últimos en 1898. Este club vestía camisa roja con pantalón azul y, poco conocedor del juego, tuvo que reforzarse con el suizo Paul Heubi para adiestrarse en sus secretos, haciendo campo de sus prácticas unos terrenos situados en la Moncloa, aunque también hay referencias en cuanto al uso de unos terrenos adjuntos al frontón del Retiro y a otros en Vallecas. Con el paso del tiempo surgieron rencillas entre parte de los miembros del club propiciadas más que nada por impagos en las cuotas y la escasa implicación de muchos asociados y, a fínales de 1899, siendo presidente Ángel Mayora, un grupo liderado por Julián Palacios, un joven ingeniero de minas, decidió escindirse y continuar su actividad en otros lares.

Este proyecto desembocará en la constitución del Madrid Foot-ball Club en octubre de 1900, asociación presidida por Julián Palacios que, vistiendo camisa y pantalón blancos, se convertirá en la predominante dentro de la ciudad ante la manifiesta debilidad del Sky Foot-ball Club. En 1902 el Madrid F.C. experimentará una gran progresión con la gestión que inician los hermanos Juan y Carlos Padrós, organizando el Concurso de Foot-ball de Madrid, un torneo a nivel nacional precursor del Campeonato de España donde concurren distintas asociaciones de todo el espectro español.

Ese año la A.S. Française del Liceo Francés cambia a A.S. Amicale y nacen otras asociaciones como el Club Español de Foot-ball, el Moncloa F.C., el Iberia F.C. y el Moderno F.C., un club que conseguirá reunir una excelente plantilla. En abril de 1902 la antigua Sociedad Foot-ball Club Sky, debilitada por las escisiones que provocaron primero el nacimiento de Madrid F.C. en 1900 y ahora el Club Español de Foot-ball, cambia de nombre a New Foot-ball Club en un intento de renovación para recuperar el liderazgo perdido dentro del panorama local pero, sin embargo, este no da los frutos deseados y, con jugadores de poca calidad, termina humillado en la Copa de la Coronación confirmando su declive.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1903 – 1910

La formación del Athletic Club, de Madrid, en 1903 fue atípica. Venido al mundo un 26 de abril, fue constituido en el Hogar Vasco por estudiantes vizcaínos del Colegio de Ingenieros de Minas socios del Athletic Club, de Bilbao que, junto con otros madrileños, dieron vida a esta sucursal que se mostraba como una especie de filial del conjunto vasco, de modo que defendían ser el mismo club. Así, un socio del Athletic Club en Madrid tenía los mismos derechos que uno en Bilbao, refrendándose tal convenio con el paso de jóvenes promesas desde Madrid al conjunto bilbaíno si la ocasión lo requería. Su primer presidente fue Enrique Allende, cediendo tal honor casi de inmediato a Eduardo de Acha. Instalados en el Campo de Vallecas, disputan su primer encuentro el 2 de mayo entre socios del mismo club, desplazando con su presencia fuera de este terreno de juego al deshauciado New Foot-ball Club hasta el punto de ser la puntilla para su desaparición.

En 1907, tras unos años de asentamiento entre la sociedad local y después de perder parte de la influencia vizcaína entre los miembros de sus filas en beneficio de socios nacidos en la capital, los gestores del club madrileño pretenden desprenderse de la tutela que ejerce el club de Bilbao, ambición que consiguen parcialmente coincidiendo con la inscripción en el Gobierno Civil en cumplimiento con los requisitos que exige la Ley de Asociaciones. El Athletic Club madrileño, presidido por Ricardo de la Gronda, es un conjunto que en esos años no acaba de despegar ante la pléyade de rivales presentes en el municipio, pasando los años 1908 y 1909 sin hechos destacables.

1910 – 1920

La servidumbre de los madrileños respecto a los vizcaínos empieza a ser un problema y, a pesar de los esfuerzos, se mantendrá hasta 1912, año en el que accede a la presidencia Julián Ruete y la Federación Madrileña de Clubs de Foot-ball interviene para que el club de Madrid abandone su condición de tutelado, finalidad que es conseguida. El club emplea en esas fechas como terreno de juego las instalaciones de la calle O’Donnell. Bajo el mandato de Ruete, extendido a doce años, el club consigue tres Campeonatos Regionales en los campeonatos organizados por la flamante Federación Regional Centro de Clubs de Foot-ball constituida en 1913, consolidándose en la ciudad y empezando una fuerte rivalidad con el todopoderoso vecino Real Madrid F.C.

1920 – 1930

El 13 de mayo de 1923 se inaugura el Estadio Metropolitano frente a la Real Sociedad de Foot-ball con victoria por 2-1, no siendo este propiedad del club, sino arrendado. En 1923 se redactan nuevos estatutos con Ruete de presidente, en los cuales se afirma que es una asociación cuyo objeto es la práctica y fomento de deportes atléticos y en especial del fútbol. Ruete pierde protagonismo y en 1924 Juan Estefanía toma el cargo, alcanzándose una emancipación definitiva. El 16 de mayo de 1926, el Athletic Club de Madrid juega la final de la Copa de España en Valencia frente al F.C. Barcelona, perdiendo por 3-2 tras dos prórrogas.

En 1926 llega el profesionalismo a todo el país y Luciano Urquijo es proclamado presidente. El tránsito del amateurismo al profesionalismo es difícil y se producen grandes trastornos económicos en la entidad. Urquijo ve una salvación a sus males en la creación de una Liga a nivel estatal y propone la idea al presidente de la Federación Española, Don Ricardo Cabot. Este la acepta y se ponen los cimientos para empezarla, cristalizando en la temporada 28/29. Sin embargo, la Liga y el profesionalismo son caros, resultando las taquillas bastante flojas. Deportivamente las cosas no van por buen camino y en la 29/30 finalizan décimos y últimos descendiendo a Segunda División.

1930 – 1940

El paso por Segunda División dura cuatro largas campañas, pues el club rojiblanco atraviesa por una gran crisis económica. Equipos como el clásico Racing Club de Madrid desaparecen, así como tantos otros en el país. Por fin, en la temporada 33/34 asciende a Primera y el club se asienta durante un par de años. Llegan los primeros encuentros internacionales y se enfrentan a clubs argelinos y argentinos, dando una dimensión más internacional al club. En la temporada 35/36 contaba el club colchonero con un buen ramillete de jugadores, algunos internacionales, pero una desdichada campaña dio de nuevo con el club en Segunda División. Cuando tan solo le hacía falta sumar un punto frente al Sevilla F.C. en el último partido de Liga, al rival le hacían falta los dos, el resultado final fue 2-3 favorable a los sevillistas. De este modo se encuentra el Athletic Club de Madrid en el verano de 1936, descendido y fuertemente endeudado.

La desgracia no culmina en este punto y poco después llega la Guerra, la cual trae consigo la destrucción del Metropolitano. Durante el periodo de contienda bélica, el club reduce sus actividades disputando tan sólo partidos de carácter benéfico. Acabado el conflicto armado, el Athletic Club de Madrid se encuentra con una difícil tesitura, pues carece de un terreno de juego en condiciones, le faltan jugadores y sus deudas contemplan un negro futuro en su horizonte deportivo y financiero. Sin embargo, la fortuna parece aliarse con los colchoneros y esta se presenta en modo de conjunto militar, el de la Aviación Nacional, quien los salvará de una desaparición casi segura.

escudo uniforme Aviacion Nacional

El Aviación fue un equipo creado a mediados de 1937 en plena Guerra por miembros del Ejército del Aire el cual estaba emplazado en la base de Matacán, próxima a Salamanca y en Zona Nacional. El equipo vestía camisa y pantalón de color azul marino y contaba con jugadores de primer nivel, muchos reclutados durante el conflicto con ficha en vigor con otros clubs y otros libres de contrato que empezaban a despuntar. Su principal labor era mantenerse en forma física y conseguir mediante la disputa de amistosos, fondos para su causa. En verano de 1938 se traslada a Zaragoza con motivo de la Batalla del Ebro y participa en el Campeonato Regional de Aragón a pesar de no estar federado ni ser un club como mandan los cánones, quedando Campeón de grupo tras ganar al Recuperación de Levante, conjunto militar con base en Castellón y al también militar 80ª Compañía de Automovilismo. En la Fase Final sale también vencedor al derrotar al Zaragoza F.C., puesto que le otorga el derecho de disputar el Trofeo Copa del Generalísmo, eliminando en este al Betis Balompié en Octavos de Final y perdiendo ante el Sevilla F.C. en Cuartos de Final. Poco antes de finalizar la Guerra cambia de denominación y adopta el de Aviación Nacional, coincidiendo con su traslado a Madrid.

En estas fechas y en contra de lo establece la Federación Española de Fútbol, no devuelve los jugadores con contrato en vigor a sus clubs de origen y además pretende constituirse como sociedad deportiva federada para cumplir el sueño de sus gestores de competir en una división de peso. La F.E.F. frena en seco esta aspiración y le exige que empiece desde Regional como el resto de sociedades, una decisión que descarta la cúpula militar la cual empieza a plantearse la fusión con otro club ya existente. Así pues comienza las negociaciones con el Madrid F.C. para lograr dicho objetivo, no fructificando finalmente debido a las imposiciones y presencia exigidas en la directiva madridista por parte de los aviadores.

Desestimada esta opción todavía cuentan con dos alternativas: el Club Deportivo Nacional y el Athletic Club. Durante junio, julio y agosto negocian con ambas sociedades. Los blanquiverdes son la primera opción por varias cuestiones: su campo de El Parral tiene fácil reconstrucción y su deuda económica es inferior a la de los rojiblancos, llegándose incluso a finales de junio a anunciar en prensa la fusión de ambos. Los rojiblancos con el Estadio Metropolitano totalmente destruido ofrecen por contra una directiva con experiencia en Primera División y algunos jugadores de calidad, además de plaza en Segunda División que causa simpatía entre los militares.

La directiva aviadora a finales de agosto ha tomado ya una decisión y los contactos a través de sus dos representantes, Francisco Salamanca y José Bosmediano con los representantes del Athletic, Juan Touzón y Cesáreo Galíndez son diarios, llegando el 14 de septiembre a unos preacuerdos. Ambos no pueden fusionarse legalmente por estar uno federado y el otro no, a pesar de lo cual el destino parece estar echado y el 4 de octubre de 1939 los representantes del Athletic Club de Madrid y el Aviación Nacional firman los acuerdos de la absorción por parte de los colchoneros sobre el club militar y designan la primera Junta Directiva con el comandante Francisco Vives Camino como presidente del Athletic-Aviación Club. El equipo militar aporta una serie de novedades: fondos económicos propios, el emblema de la Aviación en el escudo, ventajas para miembros del Arma de Aviación en ingresar como socios del club y grandes jugadores como Aparicio, Campos, Germán, Machín o Vázquez. El C.D. Nacional, fallida la ansiada fusión, acabará desapareciendo ese mismo año por falta de recursos económicos y deportivos.

El Athletic-Aviación Club iba a disputar en principio el Campeonato 39/40 de Segunda División, pero lo que son las cosas, el Oviedo F.C. de Primera División carece de campo, jugadores y dinero. Los ovetenses piden una moratoria de un año y la plaza se la han de jugar los dos descendidos de la anterior campaña 35/36: Athletic Club de Madrid y Club Atlético Osasuna. En Mestalla un 26 de noviembre, con el famoso Ricardo Zamora como entrenador, se imponen los colchoneros a los navarros por 3-1 y consiguen el ascenso. La temporada 39/40 en Primera es exitosa y curiosa contra todo pronóstico pues el Athletic-Aviación Club se proclama Campeón con Gabilondo, Machín, Escudero y Elícegui, entre otros. Subcampeón es el Sevilla F.C.

1940 – 1950

En la edición 40/41, con Pruden en sus filas, la superioridad rojiblanca es mayor y consigue su segunda Liga consecutiva. Con la nueva ley de españolización de nombres, el club pasa a ser denominado Club Atlético-Aviación, iniciando una década en la cual se convierte en uno de los clubs más importantes de España en cuanto escaso tiempo antes había estado a punto de la desaparición. En 1947 el Ministerio del Aire comunica al club que desea que se prescinda del término Aviación pues no hay club en el Estado que esté relacionado o lleve nombre militar alguno y retira sus efectivos. La entidad pasa a ser Club Atlético de Madrid. Sus temporadas son bastante aceptables y en algunas de ellas se opta al título de Liga, objetivo que se alcanza al término de la campaña 49/50 bajo la mano del entrenador Helenio Herrera.

1950 – 1960

Con el mismo entrenador empieza la década de los años cincuenta que trae consigo la Liga 50/51. Desde aquí al final de la década, el club experimenta un retroceso deportivo con la llegada de los extranjeros, beneficiándose en gran medida Real Madrid C.F. y C.F. Barcelona, los clubs de mayor poder económico. Un gran baile de presidentes tiene lugar: el Marqués de la Florida, Juan Suevos, Javier Barroso y Vicente Calderón. Deportivamente se alcanza la Final de Copa de 1956, perdida frente al Atlético de Bilbao por 0-2. En la edición de 1960 conquista su primera Copa al derrotar al Real Madrid C.F. por 3-1.

1960 – 1970

La década de los años sesenta se caracteriza por la consecución de dos Ligas, temporadas 65/66 y 69/70, y varias Copas del Generalísimo: ediciones de 1961, nuevamente frente al Real Madrid C.F., 3-2; y 1965 frente al Real Zaragoza C.D. por 1-0, equipo con el cual había perdido la edición de 1964 por 1-2. En 1962 gana la Recopa de Europa al imponerse a la A.C. Fiorentina tras dos encuentros, pues en el primero disputado en Glasgow empatan a uno, gol de Peiró, teniendo que disputar un segundo en Stuttgart en el que vencen por 3-0, goles de: Jones, Mendoza y Peiró. El 2 de octubre de 1966 se produce la inauguración del Estadio Vicente Calderón con el encuentro de la cuarta jornada de la Liga 66/67 frente al Valencia C.F. que terminó empate 1-1, anotando el primer gol colchonero Luis Aragonés.

1970 – 1980

A principios de los años setenta llega el preparador austriaco Max Merkel, consiguiendo la Copa de 1972 frente al Valencia C.F. por 2-1. Son los tiempos de Luís Aragonés, Gárate, Irureta, Reina y Capón. Son campeones de Liga en la temporada 72/73 y subcampeones en la 73/74. En la edición de 1974, participan en la Copa de Europa al ser campeones de Liga, llegando a la final el 15 de mayo ante el F.C. Bayern München. El partido terminó con empate a cero, lo que obligó a disputar una prórroga en la que Luis Aragonés adelantó al Atlético de Madrid con un tiro de falta directa. A treinta segundos del final del partido, Georg Schwarzenbeck empató el partido con un tiro lejano que sorprendió al portero Reina. Con este resultado, se debió realizar un partido de desempate, el 17 de mayo de 1974, donde el equipo español se presentó totalmente desmoralizado y mermado físicamente, siendo derrotado por cuatro goles a cero por los alemanes. El Bayern renuncia a jugar la Copa Intercontinental y en su lugar lo hace el Atlético, teniendo como rival al Club Atlético Independiente de Avellaneda. En la ida pierde 1-0, y el 10 de abril de 1975 se conquista al derrotar 2-0 al club argentino con Rubén Ayala de protagonista. En 1976 ganan otra Copa del Generalísimo, ahora por 1-0 frente al Real Zaragoza C.D., habiendo perdido la de 1975 ante el Real Madrid C.F. en los penaltis tras empate a cero en el tiempo reglamentario. Mientras, en Liga se adjudican la temporada 76/77 con Luís Pereira y Rubén Cano.

1980 – 1990

La década de los años ochenta, al contrario que la anterior, no es del todo exitosa para el club rojiblanco en el torneo de Liga pues no se obtiene título alguno. En esta competición se ve alejado de los primeros puestos salvo en el torneo 84/85 donde se obtiene el subcampeonato, pero sus clasificaciones finales son aceptables y consigue entrar en competiciones europeas en varias ediciones. Sus únicos logros deportivos acontecen en la temporada 84/85 cuando se obtiene el Campeonato de España en el Estadio Santiago Bernabéu tras imponerse por 1-0 al Athletic Club con tanto de Hugo Sánchez de penalti y la edición de la Supercopa de España de 1985, donde se supera al F.C. Barcelona a doble encuentro con un favorable 3-1 en casa con goles de Cabrera, Ruiz y Da Silva frente al del azulgrana Clos, perdiéndose el encuentro de vuelta por un desfavorable 1-0 con gol de Alexanco.  No será esta su única presencia en una Final del Campeonato de España y en la edición de 1987, jugada frente a la Real Sociedad de Fútbol de San Sebastián, el resultado no será el deseado al caer en los penaltis tras empate final 2-2 durante el tiempo reglamentario. En la Copa de la Liga, un torneo con escaso seguimiento y de reciente implantación, consigue dos subcampeonatos: en la edición de 1984 frente al Real Valladolid C.F. con resultado de 0-0 en la ida y derrota por 3-0 en Pucela; y en la de 1985 frente al Real Madrid C.F. al vencer 3-2 en el Vicente Calderón y caer 2-0 en la vuelta.

En Europa destaca la presencia en la final de la Recopa un 2 de mayo de 1986 frente al F.C. Dynamo Kyiv, título que se esfuma al perder por 0-3 ante los entonces soviéticos de Kiev. En la directiva el paso de presidentes es continuo: Antonio del Hoyo, Agustín Cotorruelo, Vicente Calderón (en una segunda etapa), Francisco Castedo y finalmente Jesús Gil en 1987, quien será protagonista en los años siguientes.

1990 – 2000

Los años noventa son convulsivos en el banquillo y en la presidencia, destacando la personalidad de su mandatario. A la vez, presentan grandes altibajos deportivos, pues lo mismo se opta al título como se está a punto de descender. El 21 de junio de 1991 se gana la Copa del Rey frente al Real C.D. Mallorca por 1-0 en la prórroga, con gol de Alfredo Santaelena. El 27 de junio de 1992 repite título al imponerse al Real Madrid C.F. por 2-0, con tantos de Paolo Futre y Bernd Schuster.

El 1 de julio de 1992 se convierte en Sociedad Anónima Deportiva con Jesús Gil como máximo accionista. El club pasa a ser Club Atlético de Madrid, S.A.D.. La temporada 95/96 es gloriosa para el club rojiblanco. Se imponen en la Liga y consiguen el doblete al vencer en la final de la Copa del Rey al F.C. Barcelona por 1-0 con gol de Pantic. Entrenador era Radomir Antic y destacaban jugadores como: Caminero, Kiko y Simeone. Cercanos al nuevo milenio los acontecimientos extradeportivos se ceban con el club y el juez García Castellón aparta a Jesús Gil de la presidencia acusado de apropiarse de una gran cantidad de dinero. Se nombra un administrador judicial con pleno poder y el Atlético desciende a Segunda al finalizar la campaña 1999/2000.

2000 – 2010

En la temporada 2000/01, la entidad colchonera se encuentra en Segunda División, pero una serie de encuentros con malos resultados hacen que se esfume el ascenso al acabar en cuarta posición y empatado a 74 puntos con el C.D. Tenerife. Será en la 01/02 cuando recupere la división de honor al proclamarse campeón de manera holgada. Enrique Cerezo es nombrado presidente de la entidad en 2003. Empieza a destacar Fernando Torres, quien años después emigrará al fútbol británico ya como ídolo de la afición colchonera. En julio de 2007 gana la Copa Intertoto al superar al F.C. Gloria Bistrita en la tercera ronda.

Desde su ascenso a Primera División, la carrera deportiva del Atlético se caracteriza por copar posiciones en medio de la clasificación, sin embargo, los dos cuartos puestos en de las temporadas 07/08 y 08/09 de la mano del técnico mejicano Javier Aguirre, y en parte a la efectividad goleadora de figuras como el “Kun” Agüero y Diego Forlán, le permiten estar entre los grandes de Europa disputando la Liga de Campeones.

La campaña 09/10 resulta atípica por cuanto en Liga se realiza un pésimo papel lleno de altibajos que suponen la destitución de Abel Resino y la entrada de Quique Sánchez Flores en el banquillo, terminando novenos tras una ligera remontada en la segunda vuelta, mientras que en torneos de Copa se ofrece una cara totalmente opuesta, alcanzándose la Final española ante el Sevilla F.C. con el cual se pierde 0-2 en encuentro disputado en Barcelona, tras eliminar por el camino a U.D. Marbella, 0-2 en la ida y 6-0 en casa; Real Club Recreativo de Huelva: 3-0 en la ida y 5-1 en casa, Real Club Celta deVigo: 1-1 en casa y 0-1 en la vuelta; y Real Racing Club de Santander en semifinales: 4-0 en casa y 3-2 en El Sardinero. En la Liga de Campeones el conjunto colchonero obtiene el pase a la Fase de Campeones al eliminar al Panathinaikos F.C.: 2-3 en la ida y 2-0 en casa; cayendo en esta fase al ser superado por Chelsea F.C. y F.C. Porto, mientras colista es el Apoel F.C. de Nicosia. Este resultado le permite disputar la Liga de Europa, en donde se obtiene el título de Campeón tras realizar un torneo espléndido donde supera a todos sus rivales, incorporándose en dieciseisavos y eliminando al Galatasaray S.K.: 1-1 en casa y 1-2 en la vuelta; Sporting Clube de Portugal en octavos: 0-0 en casa y 2-2 en Lisboa, Valencia C.F. en cuartos: 2-2 en la ida y 0-0 en casa; y a Liverpool F.C. en semifinales: 1-0 en casa y 2-1 en Anfield; para disputar la Final ante el Fulham F.C. londinense en Hamburgo al que se le derrota por 2-1 con goles de Diego Forlán en la prórroga tras concluir el tiempo reglamentario con el resultado de 1-1.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 se clasifica directamente para jugar la Liga de Europa siendo eliminado en la Fase de Grupos tras ser superado por T.S.V. Bayer 04 Leverkusen y Aris Salonica F.C. , quedando relegado como colista el Rosenborg B.K. Apeados de la competición europea se concentran en la Liga donde queda manifesta su irregularidad y la descompensación existente en su plantilla al ser noveno clasificado y mostrarse alejado en todo momento de los puestos de cabeza. En la edición 11/12 el club colchonero se descuelga en Liga en su primer tercio, llegando al banquillo el ‘Cholo’ Simeone quien imprime una seguridad defensiva de la cual hasta entonces adolecía. Fruto de este trabajo el equipo va de menos a más y al final remonta puestos quedando quinto. Su gran logro sin embargo es obtener la Liga de Europa, teniendo para ello que recorrer un largo camino. En la fase de grupos lidera el suyo comandando a Udinese Calcio, Celtic F.C. y Stade Rennais F.C. A continuación irá eliminando a S.S. Lazio en Dieciseisavos; 1-3 en la ida y 1-0 en Madrid, a Besiktas J.K. en Octavos; 3-1 en casa y 0-3 en Estambul, a Hannover 96 F.C. en Cuartos; 2-1 en casa y 1-2 en la localidad alemana y a Valencia C.F. SAD en Semifinales; 4-2 en casa y 0-1 en la vuelta, plantándose en una Final disputada en Bucarest donde se impone por 3-0 al Athletic Club con dos goles de Falcao y uno de Diego.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia del Atlético de Madrid: Pasión en rojo y blanco. Luís Miguel González. Editorial Everest (2003).
  • Atlético de Madrid: Cien años de historia. Carlos Levi Israeli. Sílex Ediciones (2003).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Athletic Club

titular Athletic Club

 

 

PLANTILLA 2017-2018:

plantilla athletic club 2017-2018

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Athletic Club
  • Ciudad: Bilbao / Bilbo
  • Provincia: Vizcaya / Bizkaia
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 1898
  • Fecha de federación: noviembre de 1909

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Athletic Club (1898-1941)
  • Atlético de Bilbao (1941-1965)
  • Club Atlético de Bilbao (1965-1971)
  • Athletic Club de Bilbao (1971-1977)
  • Athletic Club (1977-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

8 Ligas de Primera División:

  • 1929/30
  • 1930/31
  • 1933/34
  • 1935/36
  • 1942/43 (trofeo en propiedad)
  • 1955/56
  • 1982/83
  • 1983/84

23 títulos de Copa:

  • 1903
  • 1904
  • 1910 (Unión Española de Clubs)
  • 1911
  • 1914
  • 1915
  • 1916 (trofeo en propiedad)
  • 1921
  • 1923
  • 1930
  • 1931
  • 1932 (trofeo en propiedad)
  • 1933
  • 1943
  • 1944
  • 1945 (trofeo en propiedad)
  • 1950
  • 1955
  • 1956
  • 1958
  • 1969
  • 1973
  • 1984

2 Supercopas de España:

  • 1984
  • 2015

1 Copa Eva Duarte Perón:

  • 1950

 

ESTADIO:

  • Nombre: Nuevo Estadio de San Mamés
  • Inauguración: 16 de septiembre de 2013
  • Cambios de nombre:
  • Nuevo Estadio de San Mamés (2013-)
  • Capacidad: 53.332 espectadores

estadio San Mames

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Santa Eugenia, Getxo (1898-1901)
  • Campo de Lamiako, Leioa (1901-1910)
  • Campo de Jolaseta, Neguri (1910-1913)
  • Estadio de San Mamés (1913-2013)
  • Nuevo Estadio de San Mamés (2013- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Athletic Club

 

ESCUDOS DEL ATHLETIC CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Athletic Club

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL ATHLETIC CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Athletic Club

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BILBAO:

El municipio de Bilbao, capital provincial del territorio histórico de Vizcaya y cabeza regional de Euskadi, gran centro portuario y localidad clave en la industrialización del siglo XIX, es hoy en día una competitiva ciudad de servicios volcada con el comercio, sede de importantes asientos financieros y energéticos que ejerce un papel preponderante ante su entorno geográfico más próximo, muy poblado, pero también ante las regiones que la circundan donde extiende una gran influencia.

Ciudad inquieta y alineada con todo lo que signifique modernidad, la aparición de un deporte originalmente desconocido y procedente de otras tierras como es el fútbol se remonta a finales de los años ochenta decimonónicos cuando, en las riberas de Abando, junto a la Ría del Nervión, los marineros británicos enrolados en la marina mercante de la naviera MacAndrews & Company Ltd. solían darle patadas a un balón de forma organizada en las campas de Averly, conocidas también como de los Ingleses. Y es que Bilbao, cosmopolita con apenas ochenta mil habitantes en la época, prueba de su gran desarrollo y apogeo industrial, contaba en 1885 con ochenta y tres barcos a vapor matriculados pertenecientes a una flota de armadores británicos con delegaciones en el “Botxo”, máximos accionistas de varias navieras vizcaínas como eran La Flecha, Manuel María Arrotegui, la Línea de Vapores Serra, José María Serra y Font, Dionisio Eizaga, José María Martínez de La Riva o Eduardo Yeves.

Acaparar la atención de los bilbaínos, tan apasionados y volcados al deporte autóctono de la pelota vasca y sus variantes, no iba a ser tarea fácil con lo cual conseguir que algunos de ellos se implicasen en su ocasional práctica todavía tardaría unos años, concretamente hasta la implementación en 1888 de la compañía hispano-británica Sociedad Colectiva Martínez Rivas-Palmer -transformada en Astilleros del Nervión S.A. el 5 de enero de 1981-, capitalizada conjuntamente por los hermanos José María y Francisco Martínez de las Rivas Richardson en unión al británico Charles Mark Palmer, a consecuencia de la necesidad de construir una flota para la Armada, resultado del Real Decreto, de 28 de diciembre de 1887.

Con una plantilla aproximada a los cuatro mil empleados de los cuales doscientos eran británicos, parte de estos ciudadanos oriundos de Southampton, Portsmouth y Sunderland preferentemente, pronto se dispusieron a jugar en sus ratos de ocio de las tardes del sábado al rugby en las campas del barrio de Santutxu, situado en Begoña, pero también en el novísimo Hipódromo de Lamiako, estrenado el 18 de septiembre de 1887, constituyendo en un momento indeterminado del año 1891 coincidente con el pleno fervor constructivo de la empresa, el Club Atleta de los Astilleros del Nervión, identificado por los bilbaínos como el Club Atleta y por los británicos como Athletic Club, una sociedad presidida por Henry Jones Bird quien, acompañado por W.H. Calvert, tenía como presidente honorífico a Adolfo de Urquijo e Ibarra, consejero y uno de los máximos accionistas de la compañía tras los problemas que surgirían a principios de 1892 entre los hermanos Martínez de las Rivas y su socio Palmer.

De aquel Club Atleta, dominado ampliamente por la masiva presencia de británicos, recordado es el encuentro de rugby disputado el 1 de noviembre de 1892 en el Hipódromo de Lamiako -en el municipio de Leioa-, frente a un combinado procedente de Bilbao formado entera y expresamente para la ocasión por ciudadanos pertenecientes a la amplia colonia británica, actuando los atléticos con camiseta azul y los británicos residentes en el “Botxo” con divisa roja. Jugadores como: Gill, Smith, Livingstone, Dobbie, Officer, Armstrong, Simpson, Mackie, Ricketts, Caldecott, Stephens y Graham; entre tantísimos otros fueron pioneros, pero en el Club Atleta también había cabida para empleados vizcaínos con puestos de trabajo considerados de cierta relevancia como los hermanos Miguel Patricio y Rafael Ferrer Malzárraga, Andrés Bagineta Portuondo, Joaquín Galain y Julián Emperaile Enciso.

Si iniciados los años noventa el rugby fue el primer deporte favorito de este colectivo, una vez constituido el club cambiaron las preferencias y poco a poco el fútbol empezó a adquirir clara ventaja entre los asociados, perdiendo los trabajadores naturales de Bilbao y de los municipios adyacentes situados a ambos márgenes de la Ría el inicial temor a patear y correr tras una pelota. Fruto de su atrevimiento y gracias a la autorización de la empresa, deseosa de organizar un acto que distrajese a los operarios e hiciera olvidar los diversos incidentes laborales sucedidos en años anteriores donde se registraron varias huelgas, el jueves 3 de mayo de 1894 se concertó un desafío entre jugadores vizcaínos y británicos del club haciéndose coincidir el acontecimiento deportivo con la botadura del crucero Almirante Oquendo para lo que se les dio día libre a todos los empleados, disponiéndose de un concurrido Hipódromo de Lamiako donde había gran expectación para contemplar tan magno evento. Terminado el encuentro la superioridad británica quedó reflejada con un imponente 6-0, jugando por parte de los forasteros quienes vestían elástica color crema: Bair, Hamilton, Wilson, McDonald, Rearey, Sneddon, Bill, Bruce, Roblo, Armstrong y Brand; mientras tanto, por los vizcaínos, de color blanco: Borde, Alarcón, Lecue, Zabala, Milicua, Otero, Zubillaga, Unzueta, Azkue, San José y el británico Graves.

El tirón de los deportes británicos, al margen del tradicional juego de pelota vasca, empezaba a ser evidente y apenas un mes después, en junio, desde el Gimnasio Zamacois, popular centro de cultura física establecido en 1879 bajo la dirección de José María Zamacois Bengoa, quedaba constituida la Sociedad Gimnástica Zamacois, punto de unión de gran cantidad de deportistas que acabarían triunfando en distintos deportes y enclave fundamental para el fútbol bilbaíno en breves fechas. Mientras tanto entre 1894 y 1895 las instalaciones de Lamiako experimentan un crecimiento espectacular en cuanto a número de encuentros se refiere, siendo fundamentalmente los británicos, tanto operarios de los Astilleros como de las diversas empresas mineras de la zona los principales protagonistas en las mañanas dominicales, el habitual día de descanso.

Los prometedores Astilleros del Nervión S.A., como se temía desde cierto tiempo antes a tenor de los problemas surgidos entre la dirección y el Estado, a principios de 1896 -en 1900 serán reabiertos- cierran inoportunamente y la sociedad deportiva de la empresa, el Club Atleta, se ve condenada a la desaparición dejando atrás multitud de actividades atléticas como la organización de carreras de velocípedos, pedestres, amén de otras actividades de carácter lúdico suponiendo, de repente, cierto freno a una actividad que parecía haber cogido carrera.

Desaparecido el Club Atleta todo parecía indicar que el fútbol organizado acabaría tomando el sendero de la hibernación hasta que alguien, con nuevos ímpetus, lo rescatase del olvido pero, afortunadamente para los bilbaínos, quiso el destino que este periodo no fuese excesivamente largo y en pleno 1896 un grupo de amigos liderados por un hacendado muchacho que correspondía al nombre de Carlos de Castellanos y Jacquet, quienes solían veranear en sus aposentos junto al Abra de la getxotarra localidad de Las Arenas, no tardaron en conectar con un grupo de británicos que solían pasar sus ratos de ocio en el Hotel Antolín, junto al puente colgante que conecta ambas márgenes de la Ría, resultando de su amistad la idea de jugar juntos de vez en cuando en los arenales donde hoy se levanta el Paseo de Zugazarte y, en ocasiones, también en los aledaños de la ermita de Santa Ana.

Descubierto el fútbol y atrapado por su magia, en una de sus idas y venidas al Reino Unido, Castellanos tuvo la oportunidad de conocer de primera mano el fútbol profesional que triunfaba en las islas quedando tan prendado que, a través de la correspondencia que mantenía con su hermano Manuel y amistades entre las que se encontraban Luis Arana, Enrique González de Careaga, José Arana, Santiago Martínez de las Rivas, Luis Orbe, Rogelio Renovales y Ramón de Aras Jáuregui entre otros, recomendó a todos la conveniencia de constituirse en club, un gran paso que sería refrendado en el chalet del industrial José Luis de Villabaso tomando como nombre el de Bilbao Foot-ball Club, sociedad en la que él era su primer presidente viéndose acompañado de experimentados británicos como: Cockram, Davies, MacLennan, Dyer, Batwell y Langford.

escudo y uniforme Bilbao FC 1896

Castellanos, de quien se dice fue el primer español en traer un balón y unas botas de fútbol a la península, tomó el mando del nuevo centro deportivo funcionando con toda regularidad pese a prescindir de requisitos legales como publicitar su existencia en el Gobierno Civil, omisión que sería subsanada años después y que no le impediría ser reconocido durante mucho tiempo como el primer club de fútbol constituido en España ante el desconocimiento general acerca de la existencia de otras sociedades previas en el sur de las que apenas se tenían referencias y a las que, si se las conocía, se consideraban como “no españolas” al estar integradas mayoritariamente por británicos como el Huelva Recreation Club y el Sevilla Foot-ball Club.

Entre 1896 y 1898 las tripulaciones de la naviera MacAndrews y ciudadanos británicos residentes en la zona por cuestiones laborales fueron los principales contendientes del Bilbao F.C. quien, uniformado reglamentariamente con camisa y pantalón blanco de forma metódica, a través de sus asociados hacía arriendo de algunas de las cercanas campas de Lamiako para jugar sin problemas cuando exigiese la ocasión. La habitual práctica de estos encuentros fue atrayendo progresivamente a un notable número de adeptos y curiosos siendo uno de ellos el joven entusiasta Juan de Astorquia Landabaso, persona muy interesada en unirse a la sociedad por su conocimiento de la materia tras haber realizado sus estudios durante cuatro años en un “college” británico de Manchester e importante pieza a la hora de concertar encuentros frente a operarios de los talleres de la Ría del Nervión.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1898 – 1900

Astorquia, gran deportista con implicación en disciplinas tan dispares como el fútbol y el ciclismo, actividad de la cual era un gran enamorado formando parte del Club Velocipedista de Bilbao constituido en 1885, por causas que se desconocen bien no congenió con algunos de los socios del Bilbao F.C., bien se sintió molesto por la masiva presencia de británicos en sus filas deseando ser partícipe de un club con mayoría de integrantes locales, bien pensó que eran demasiados o quizás, deseoso de liderar una sociedad donde él mismo tuviera mayor protagonismo tomando las riendas, lo cierto es que en 1898 organizó una secesión dentro del entorno de Lamiako liderando un reducido grupo de sportman donde estaban: Luis Silva, Alejandro Acha, Enrique Goiri, Luis Márquez y Fernando Iraolagotia, entre sus más allegados, por lo que reunir más personas para su proyecto tan solo era cuestión de tiempo y recursos.

La Sociedad Gimnástica Zamacois, representante del mayor centro deportivo de Bilbao en esas fechas y el Club Velocipedista de Bilbao, núcleo de grandes deportistas donde conservaba amistades por su militancia como socio, se convirtieron ineludiblemente en los principales objetos de reclutamiento y así, una vez sumado un número de voluntarios suficiente, a mediados de año quedaba constituido el Athletic Club como resultado del acuerdo de voluntades pactado entre todos ellos, una sociedad que como indica su nombre pretendía fomentar distintas disciplinas atléticas siendo estas lideradas por el fútbol, la más importante de todas.

El grupo liderado por Astorquia, que vestía camisa partida a dos mitades blanca y azul con pantalón azul oscuro y cuyas sesiones de entrenamientos se realizaban en la getxotarra Campa de Santa Eugenia, a diferencia de su homónimo el Bilbao F.C. contó inicialmente con una plantilla integrada casi en su totalidad por jugadores vizcaínos mezcla de noveles procedentes del mundo del ciclismo como: Alejandro Acha, Luis Silva -quien empezó a jugar al fútbol en la localidad francesa de Bayona-, Enrique Goiri, José María Barquín, Mario Arana -estos dos últimos iniciados en la escocesa Dumfries-, Ramón Silva, Alejandro de la Sota -futbolista iniciado en la británica Plymouth- y el propio Astorquia; todos ellos socios del Club Velocipédico al igual que Alfred Edward Mills, el único británico de origen y también ciclista, sumándose otros más experimentados como Gregorio Eguren, quien había jugado en Manchester y más tarde el portugalajo Pedro de Larrañaga, formado como futbolista en Newcastle-on-Tine.

Entre 1898 y 1900, tanto los componentes del Bilbao F.C. como los del Athletic Club, pese a no estar registrados en el Gobierno Civil y permanecer alejados del enunciado de la Ley de Asociaciones de 1887 como viene sucediendo con las sociedades futbolísticas localizadas en el sur peninsular u otros emplazamientos geográficos del territorio nacional tal cual era costumbre a lo largo de esos años, seguirán manteniendo su personalidad jurídica intacta disputando durante la temporada en juego, desde octubre a mayo ambos meses inclusive, un buen número de encuentros al margen de la atención periodística hasta que primero en 1900 bajo el gobierno del conservador Marcelo Azcárraga se levanten las primeras voces sobre este general proceder y a continuación, en 1901 y 1902 con el nuevo impulso del Gobierno regeneracionista del liberal Práxedes Mateo-Sagasta, tales costumbres empiecen a ser profundamente cuestionadas y se imponga la obligatoria fiscalización.

1900 – 1910

Anticipándose a los reales decretos y órdenes gubernamentales que en breve se impondrán, el Bilbao F.C. como club Decano con mejor organización y clarividencia a la hora de cumplir con la Ley será quien primero regularice su situación publicitándose ante el ayuntamiento local en un momento indeterminado del verano de 1900 cuando constituyan su primera junta directiva contando con Carlos Castellanos ratificado como presidente, José Zulueta como secretario y Ramón Aras de Jáuregui en el puesto de tesorero. Meses después, en febrero de 1901 tras una serie de reuniones efectuadas en el Café García y siguiendo el ejemplo de su antecesor, será una comitiva del Athletic Club quien se encargue de redactar unos Estatutos celebrando el 5 de abril la asamblea de constitución definitiva de la sociedad, que serán aprobados el 11 de junio resultando así mismo elegida la primera junta directiva oficial con Luis Márquez como presidente, Francisco Iñiguez como vicepresidente y Juan Astorquia en el puesto de capitán, Estatutos que serán definitivamente aprobados por el Gobernador Civil el 5 de septiembre.

Cubiertos los expedientes del Bilbao F.C. y Athletic Club respectivamente ante el ayuntamiento y Gobierno Civil, los athléticos, ya con mayoría de edad, fueron llamados en otoño por sus vecinos del Bilbao F.C. con vistas a compartir los gastos que ocasionaba el arriendo de los terrenos de Lamiako -superficie mejor acondicionada que la Campa de Santa Eugenia-, siendo al principio un solo campo para, en breve, adecentarse uno continuo de modo que ambos clubs pudieran cultivar a la multitud de futbolistas que se iban sumando a sus respectivas iniciativas.

La relación entre blancos y blanquiazules era, como era de esperar, excelente a tenor de haberse fraguado ambos grupos en las campas lindantes con el Nervión durante años de modo que, una vez regularizada su situación ante las autoridades, se pensó de inmediato concertar una serie de encuentros donde dilucidar cuál de los dos primeros teams -equipos- de cada sociedad era mejor despertando, ahora sí, el interés de la prensa. Finalizados los dos primeros encuentros en tablas, de los directivos de ambos clubs surgió la idea de formalizar una selección con los mejores jugadores que resultara imbatible frente a terceros, concretándose a finales de 1901 el Club Bizcaya, una especie de team provincial reservado para las grandes ocasiones.

La igualdad de fuerzas, rota en el tercer encuentro del 16 de diciembre por 1-0 a favor de los blancos, sería vengada en el cuarto del 19 de enero de 1902 con victoria para los athléticos, coincidiéndose en el mismo mes con el surgimiento de dos nuevas sociedades: de un lado el Deusto Foot-ball Club, nacido al albergue de la Universidad con estudiantes en todas sus líneas y, a continuación, The Union Foot-ball Club, entidad que viste camisa rojiblanca a rayas con pantalón blanco donde se verifica una gran presencia de británicos en sus filas y en menor medida de vizcaínos que en el futuro se convertirá en cantera de grandes futbolistas quienes pasarán a formar parte del Athletic Club.

En el mes de marzo la popularidad del fútbol vizcaíno traspasa fronteras y los bilbaínos reciben la invitación por parte del conjunto francés Burdigala, un club constituido en 1890 radicado en la localidad de Burdeos, para realizar una serie de encuentros en ambas ciudades, presentándose la hora del estreno del flamante Club Bizcaya capitaneado por Juan Astorquia quien se impone el 9 de marzo por 0-2 en tierras galas y semanas después, en la devolución de la visita del 30 del mismo mes, por un contundente 7-0 en Lamiako. Ambos resultados, rotundos, causan sensación entre la afición local, entre los directivos que se muestran eufóricos y en el resto del país al difundirse sobremanera la noticia, produciéndose un notable crecimiento en el ego de los vizcaínos quienes se ven a sí mismos como invencibles.

Consecuencia de ello es el inmediato reto que se lanza al F.C. Barcelona, considerado el club más prestigioso y con tradición de la época a pesar de haberse constituido en 1899, una sociedad pujante que en Cataluña pisa fuerte y con la que piensan medirse en breve para valorar su real estado de forma. Nos encontramos en los inicios del siglo XX y en España empiezan a consolidarse sociedades dedicadas exclusivamente a este deporte en núcleos como Madrid y Barcelona. Son entidades organizadas, con directiva, estatutos y con una mentalidad muy similar a la bilbaína y a la que predomina en los principales países europeos, conscientes de que el asociacionismo deportivo tiene un lugar en la sociedad y que en el futuro será una pieza importante.

No habiendo sido recogido todavía por los catalanes el guante lanzado desde el combinado bilbaíno, paralelamente a estos acontecimientos y procedente de la corte española, durante los meses de marzo y abril la directiva del Madrid F.C., sociedad constituida en octubre de 1900 deseosa de demostrar su liderazgo a nivel nacional, convoca un Concurso en el cual se entregará un importante trofeo en la capital del Reino al vencedor empleando como excusa la Jura de la Constitución por parte de S.M. el Rey D. Alfonso XIII, acto al que se invita a lo más distinguido del país a nivel futbolístico. Tanto Bilbao F.C. como Athletic Club, los clubs con mayor rango en Vizcaya, son llamados al evento y, aunque inicialmente aceptan de buen grado el ofrecimiento madridista por la posibilidad de enfrentarse a los barcelonistas, finalmente a un par de días de concluir el plazo de la inscripción renuncian a lo convenido abriéndose un considerable e inesperada brecha.

Constatada la retirada de los vizcaínos, decepcionados los azulgranas por no poder actuar ante sus desafiadores, estos comunican igualmente su incomparecencia y en esas, Carlos Padrós, hermano del presidente madridista y en vistas al probable fracaso que le viene encima, empleando todas su dialéctica intercede a toda prisa para que unos y otros recompongan su actitud en beneficio del Concurso consiguiéndose, tras unos días de intenso diálogo a cuatro bandas donde Padrós ejerce de mediador, que los vizcaínos aceptan su presencia bajo la condición de acudir a Madrid no por separado sino con un combinado formado por lo mejor de las dos sociedades, el Club Bizcaya, inscribiéndose dicho team en el Concurso final y sorprendentemente como Vizcaya-Bilbao. El combinado bilbaíno, denominado Club Bizcaya en su tierra y Club Vizcaya, incluso Vizcaya Athletic Club en la prensa nacional, ocasiona acto seguido que los barcelonistas también reconsideren su predisposición y queden definitivamente inscritos, aunque a regañadientes, al ser conscientes de la gran potencialidad que el combinado vizcaíno pueda reunir.

escudo y uniforme Club Bizcaya 1902

Puesto en marcha el Concurso, los bilbaínos del Team Vizcaya superan en su primer encuentro al barcelonés Club Español de Foot-ball por 5-1, humillan al madrileño New F.C. en el segundo con el escandaloso resultado de 8-1 y acceden a la Final del día 16 de mayo donde, como deseaban, se imponen al F.C. Barcelona por 2-1 teniendo el resultado una enorme repercusión en todo el país. La alineación campeona la forman: Luisón Arana; Enrique Careaga, Pedro Larrañaga; Enrique Goiri, Amado Arana, Luis Silva; Armand Cazeaux, Juan de Astorquia, Lewis Dyer, Ramón Silva y Walter Ewans. Concluido el torneo como segundos clasificados, los azulgranas tras la derrota vierten su profundo malestar en prensa alegando que no se han podido enfrentar en igualdad de condiciones a Athletic Club y Bilbao F.C. por separado como hubiera sido lo justo, sino a un combinado de ambos muy potente aunque esta condición, con el paso de las semanas, poco a poco termina por perder consistencia al entenderse que antes de acudir a la Corte ya se sabía quiénes eran los rivales.

Tras el Concurso de Madrid las dos grandes sociedades bilbaínas vuelven a la realidad y a finales de año el Bilbao F.C. empieza a dar señales de agotamiento económico debido a la falta de pago de las oportunas cuotas por parte de algunos de sus socios que, con su actitud, comprometen el futuro de la entidad. La disminución de socios entre las filas de los blancos se acrecienta nada más empezar 1903 y Juan Astorquia, líder de los blanquiazules y con una excelente relación con sus vecinos, trata de convencer a su homónimo Luis Arana, presidente en activo del Bilbao F.C., para forzar una fusión entre ambos que dé como resultado una sociedad que sea referente en España. Iniciadas las negociaciones, el súbito fallecimiento de Carlos Castellanos precipita el desenlace en pocos días consumándose el acuerdo final el 29 de marzo cuando ambos presidentes firman la fusión, unión en la que el Bilbao F.C. queda disuelto como sociedad, todos sus socios pasan a formar parte del Athletic Club y este último, como absorbente, adquiere el patrimonio de los blancos.

La gran fortaleza que adquiere el potenciado Athletic Club es considerable y el 8 de abril de 1903 se adjudican el I Campeonato de España de Clubs de Foot-ball que organiza el Madrid F.C. en el Campo del Hipódromo, precisamente imponiéndose al titular merengue por 2-3 en un torneo que se consolidará como el más importante a nivel nacional hasta que se instaure el Campeonato Nacional de Liga por clubs a finales de los años veinte. A raíz del éxito obtenido, el Athletic Club, quien cuenta en la capital española con un importante núcleo de socios y simpatizantes de origen vizcaíno, constituye el 26 de abril en tierras castellanas una sucursal que recibe el mismo nombre, Athletic Club, pero de Madrid, siendo el origen del club colchonero que años más tarde adquirirá independencia respecto a los bilbaínos y que, en primera instancia, es presidido por Enrique Allende.

Durante la primera década del Siglo XX el fútbol bilbaíno es, junto al barcelonés, el más aventajado de todo el país seguido a corta distancia por el madrileño y en la ciudad, al margen de Bilbao F.C. y Athletic Club, los centros educativos se convierten gracias a sus modernos métodos de enseñanza en auténticos semilleros de grandes futbolistas. La Campa de los Ingleses, nombrada así por asentarse en ella un cementerio protestante donde reposan los cuerpos de muchos trabajadores británicos procedentes de las industrias cercanas y marineros de la popularísima naviera MacAndrews, se transforma para los escolares y jóvenes locales en un templo con el mismo alcance que tiene Lamiako para los athléticos, siendo sus tierras firme testigo de las carreras, patadas, pases, paradas y goles de muchachos adolescentes y en edad juvenil que juegan asociados bajo diversas.

Durante los meses de mayo y junio, en pleno disfrute del título nacional recién conquistado, el Athletic Club organiza un Campeonato Infantil, que se repetirá en lo sucesivo, para estos futbolistas en ciernes donde se inscriben hasta un total de diez clubs: Lejona F.C., de la localidad del mismo nombre, Hispania Foot-ball Club, el lasaliano The Rival Foot-ball Club constituido con alumnos del Colegio Santiago Apostol quienes mantendrán una fuerte pugna con el Basconia Foot-ball Club, formado por estudiantes escolapios, el Universidad Foot-ball Club con alumnado de la Universidad de Deusto, el Iberia Foot-ball Club, conjunto que viste camisa partida a dos mitades roja y blanca con pantalón blanco vencedor de torneo por 1-0 en la Final sobre The Rival F.C., el Victoria Foot-ball Club, el getxotarra Arenas Foot-ball Club, no vinculable con el club que adoptará el mismo nombre años después, el Estrella Foot-ball Club, el Vizcaya Foot-ball Club y el Small Athletic, versión infantil del primer club local. Con posterioridad se incorporarán el Euskeria Foot-ball Club, el Hesperia Foot-ball Club y el Aurrerá, formado también con alumnado de la productiva Universidad de Deusto.

Pese a la conquista de su primer título absoluto a nivel nacional, la reciente fusión con los blancos del Bilbao F.C. y la promesa de constituir una sociedad pujante, a finales de año los blanquiazules no atraviesan un buen momento deportivo al hallarse sin rivales de enjundia en su territorio y se teme por su continuidad, convocándose el 15 de noviembre de ese año una trascendental reunión para dilucidar el futuro del club ante la falta de entrenamientos, encuentros y pago de cuotas de los asociados optándose, para fortuna del club, seguir en activo.

Con Enrique González de Careaga en la presidencia, durante los años 1904 y 1905 el Athletic Club apenas disputa encuentros convirtiéndose The Union F.C. progresivamente en el único adversario digno de su consideración. Sin embargo, paradójicamente, siguen sumando trofeos y en 1904, organizado en esta ocasión por la Agrupación Madrileña de Clubs de Foot-ball que preside Ceferino Rodríguez Avecilla, a la par presidente del Español F.C., de Madrid, se adjudica el II Campeonato de España sin jugar un solo encuentro después del enorme lío que el máximo mandatario monta al saltarse a su antojo algunos reglas del torneo. En 1905, todavía no recuperados de la crisis institucional en la que se hallan inmersos en los últimos tiempos, los bilbaínos se presentan al III Campeonato de España con una plantilla integrada por jugadores del filial madrileño, perdiendo la Final ante el Madrid F.C. por 0-1. El revés es grande y muy sentido en Bilbao para lo cual en 1906, siendo presidente Ramón Aras, ya más recuperados y esta vez con jugadores vizcaínos, se plantan en otra Final donde les espera nuevamente el Madrid F.C. al que se le perjura venganza. No será así y el 10 de abril pierden por un abultado resultado de 1-4.

Abochornados por lo sucedido en el IV Campeonato, empezada en noviembre la nueva temporada futbolística comienzan a escucharse voces que sugieren la fusión de las dos entidades bilbaínas más importantes: Athletic Club y The Union F.C., con el fin de reunir a lo más destacado del panorama local tal cual sucediera años antes revitalizando la fórmula Club Bizcaya. Lo que suena como un rumor, pronto toma visos de realidad programándose varios encuentros entre los primeros equipos de cada club con el fin de hacer una selección pero, no bajo el formato de un ocasional equipo como se hizo en 1902, sino bajo el paraguas legal de una sociedad con Estatutos y directiva convencional que pueda acudir al Campeonato de España sin el temor de ser rechazada por no cumplir con los requisitos legales. El 29 de enero de 1907 queda formalizada la junta directiva del Club Bizkaya con Alberto Zárraga como presidente y Juan Arzuaga ostentando la capitanía de un potente club que pasa, a nivel deportivo, a estar por encima de athléticos y unionistas vistiendo camisa blanca con pantalón azul oscuro y superando en número de socios a ambos con más de trescientos adscritos frente al centenar escaso de los dos tradicionales.

escudo y uniforme Club Bizcaya 1907

Transcurridos los primeros meses de 1907 el Club Bizkaya concentra las miras de los aficionados bilbaínos sumando cada semana nuevos jugadores con los que se pretende conjuntar un buen once que acuda con garantías al V Campeonato de España, produciéndose igualmente cambios en la directiva al acceder el abogado Eugenio Martínez Sevilla, quien será años después alcalde, a la presidencia en sustitución de Zárraga. Llegado el momento de la verdad en marzo se disputa el torneo nacional que, salvo la edición de 1904, viene organizando tradicionalmente el Madrid F.C., certamen en el cual el club que más puntos y goles, en caso de empate, consiga se proclamará Campeón. Los vizcaínos, inscritos como Club Vizcaya, se imponen por 3-2 al Madrid F.C., 5-0 frente al Hamilton F.C., equipo representante del Real Colegio San Patricio de Nobles Irlandeses de Salamanca formado íntegramente por jugadores de esta nacionalidad, son derrotados dolorosamente 2-1 por el Vigo F.C. y vencen 4-0 frente al Huelva Recreation Club en la última jornada, adjudicándose supuestamente el torneo al tener mejor coeficiente anotador que el Madrid F.C. Sin embargo, a posteriori, el club organizador estima que la igualdad ha de ser rota de otra forma y planifica un encuentro de desempate a jugar el 30 de marzo, decisión que encrespa a los vizcaínos quienes, después de haberse enfrentado a Hamilton F.C. y Vigo F.C., dos sociedades a las que estiman como no inscritas en el Registro Civil contrariamente a lo establecido en las normas del torneo y cuyos partidos impugna, han de verse las caras ante los madridistas cuando, según lo establecido, el título había de viajar a Bilbao. Aceptado el desempate a regañadientes, la victoria cae en el bando madrileño por 1-0, retirándose los vizcaínos hacia su tierra enojados por lo sucedido y con la prensa bilbaína enfrentada a la organización por el trato recibido. La alineación de los representantes bilbaínos en la Final fue la siguiente: Larrea, A. Sena, Arzuaga, M. Sena, Simmons, García, Cardenas, Murga, Irizar, Celada y Asuero.

En 1908 Alberto Zarraoa accede a la presidencia del Athletic Club, sociedad que pasa por horas bajas al igual que sucede con The Union F.C., ambos superados por la aparente consistencia del Club Bizkaya, entidad que en el mes de abril declina acudir al VI campeonato de España muy dolido por la actuación del Madrid F.C. en la edición anterior. A la Fase Final, disputada en el Estadio O’Donnell, tan sólo accederán Madrid F.C. y Vigo F.C. imponiéndose los primeros en medio de una crispación general a nivel nacional. En el ámbito regional, desde Bilbao se impulsa la constitución de una Federación del Norte que aglutine sociedades vizcaínas, guipuzcoanas, alavesas, cántabras y asturianas que no llega a buen puerto, llevando así mismo el liderazgo para la constitución de otra, pero a nivel nacional, que organice de forma independiente un Campeonato de España donde presuntamente no se imponga la voluntad de unos sobre los otros.

El experimento del Club Bizkaya a medida que pasan los meses va perdiendo fuelle y, recién empezada la temporada 08/09, su presencia es nula. La situación futbolística en Bilbao parece tomar otro cariz, los cambios llegan lentamente y, con la gestión de Zarraoa, el otrora indiscutible Athletic Club comienza a finales de 1908 a recuperar el cetro local convirtiéndose en el máximo representante en cuestiones futbolísticas. La directiva bilbaína, consciente de la crítica situación por la que ha pasado el club en los últimos tiempos, impulsa el fútbol en los centros colegiales animando a los chavales su práctica para con los más destacados del día de mañana revitalizar su débil cantera y lo mismo sucede con la Universidad de Deusto, institución que promueve el fútbol para recuperar parte de los clubs que de ella salieron apenas hace unos años.

A finales de año los blanquiazules acuerdan una serie de encuentros con el donostiarra San Sebastián F.C. de reciente constitución que está en proceso de transformación para asociarse con el Club Ciclista y poder así, bajo el paraguas legal de estos, acudir al Campeonato de España dado que se requieren participantes con al menos un año de registro. Los encuentros son disputadísimos y la fortaleza de los donostiarras puede con los bilbaínos quienes, sorprendidos por su alto nivel, proponen a los guipuzcoanos crear un team combinado por lo mejor de ambos que represente al fútbol vasco en el máximo torneo nacional. Las negociaciones, llenas de trabas, no fructificarán y en el VII Campeonato de España de 1909 acuden ambos clubs por separado debiéndose enfrentar entre sí en ronda previa con victoria de los donostiarras, a la postre vencedores del torneo, antes de acceder a las Semifinales por 4-2 ante un once bilbaíno plagado de jugadores residentes en Madrid. Cabizbajos por su derrota, al Athletic Club todavía le queda un importante trecho antes de recuperar su mejor nivel competitivo.

1910 – 1920

Durante 1910 existen dos Federaciones Nacionales separadas entre sí, la Federación Española de Foot-ball y la Unión Española de Clubs de Foot-ball, perteneciendo los conjuntos vascos a esta última. El 7 de septiembre de 1909 nace la Sociedad de Foot-ball al cambiar de nombre el Ciclista F.C. de San Sebastián, pero la Unión Española de Clubs no admite entidades con pocos años de vida, con lo cual los donostiarras se inscriben en el torneo con el nombre de otro club, el Vasconia Sporting Club, sociedad de mayor antigüedad, llegando a la Final ante el Athletic Club en la que son derrotados por 0-1.

En 1910 el Athletic Club se traslada al Campo de Jolaseta en Neguri por el aumento de su masa social, adoptando la hoy en día clásica camisa rojiblanca y ganando la Copa de 1911 en su propio feudo ante el C.D. Español de Barcelona por 3-1. Como el Campo de Jolaseta anda distante del propio Bilbao, se decide construir un nuevo campo, ahora en la misma villa, dando como resultado el 21 de agosto de 1913 el estreno del Campo de San Mamés, junto a la Gran Vía bilbaína, con un encuentro entre el Athletic Club y el Racing Club de Irún, con resultado final de empate 1-1 anotando el primer gol Pichichi. En la Copa del Rey se pierde la Final disputada en Madrid ante el Racing Club de Irún: 2-2 tras prórroga en el primer encuentro y 0-1 en el segundo encuentro de desempate. Aún ganarán los bilbaínos tres Copas más mostrando su poderío, la de 1914 ante el España F.C. de Barcelona, 2-1; la de 1915 ante el Real C.D. Español, 5-0; y la de 1916 ante el Madrid F.C. por 4-0. Son los tiempos de: Belauste, Ibarretxe, Pitxitxi, Zubizarreta y Acedo. El Athletic Club consigue también el Campeonato del Norte en las ediciones de 1914, 1915 y 1916; pero a partir de entonces es superado por el Arenas Club de Guecho, quien pasa a disputar la Copa de España.

1920 – 1930

Recién estrenados los años veinte, el club conquista el Campeonato del Norte en las ediciones 1920 y 1921, pasando desde 1922 a ser denominado Campeonato de Vizcaya por la separación de Guipúzcoa. El club bilbaíno es el gran dominador de este torneo, ganando también en los años siguientes: 1923, 1924, 1926, 1928 y 1929. En la Copa del Rey pierde la Final de 1920 ante el F.C. Barcelona por 0-2, conquistando las ediciones de 1921 ante el Athletic Club de Madrid, ya independizado, con el resultado final de 4-1, y la de 1923 ante el C.D. Europa por 1-0. Socialmente el club gana adeptos y San Mamés se amplia con nuevas gradas. Los rojiblancos que cuentan con Sesúmaga y Sabino en los primeros años, en el segundo lustro ya no consiguen levantar el título de Copa. En 1928 se acuerda formar el Campeonato Nacional de Liga y el Athletic Club como entidad más laureada, entra a formar parte de la Primera División, debutando en la temporada 28/29 con un tercer puesto. En la campaña 29/30 consigue su primer título de Liga sin perder un solo encuentro.

1930 – 1940

Se inicia en la década de los treinta un periodo espléndido, cortado de raíz por la Guerra Civil, en el que se obtendrán numerosos títulos. A nivel regional se conquista el Campeonato de Vizcaya en los años 1931, 1932, 1933 y 1934. En la Copa de España (de la II República entre 1932 y 1936), se obtiene el entorchado en cuatro ocasiones consecutivas: en 1930 ante ante el Real Madrid F.C., 3-2; en 1931 ante el Real Betis Balompié, 3-1; en 1932 ante el F.C. Barcelona, 1-0; y en 1933 ante el ahora Madrid F.C. por 2-1. El Athletic Club cuenta con un equipazo que es base de la Selección Nacional, destacando grandes jugadores como el meta Blasco, Castellanos, Urquizu, Muguerza, Lafuente, Iraragorri, Bata y Gorostiza. En el Campeonato de Liga se convierte en el gran dominador siendo el club más admirado de todo el estado, pues en la temporada 30/31 es Campeón en un triple empate con Real Racing Club de Santander y Real Sociedad de Foot-ball, en la 31/32 es subcampeón a tres puntos del Madrid F.C., en la 32/33 nuevamente subcampeón tras los merengues y en la campaña 33/34 Campeón absoluto. En la temporada 34/35 es cuarto, mientras que en la 35/36 consigue su tercer título de la década.

La Guerra marca profundamente a la institución vizcaína y los acontecimientos políticos propician que, tras unos meses de incertidumbre, gran aparte de la plantilla se integre en el combinado Euskadi, un equipo formado íntegramente por jugadores vascos procedentes de varios clubs que iniciará una gira internacional por varios países durante un par de años y que como si de una selección vasca se tratase, concertará numerosos encuentros hasta que en junio de 1939 acabe su aventura incorporándose algunos de sus jugadores a clubs sudamericanos, colgando las botas otros y volviendo el resto a la península meses o años después.

La Guerra es cruenta con el club y este queda diezmado, no pudiendo acudir a la Copa del Generalísimo de 1938-39 ante la falta de mimbres. En su lugar y desde el club rojiblanco, se compone un equipo que actúa bajo el nombre de Bilbao Athletic Club y que está compuesto por numerosos juveniles y jugadores de la provincia con mucho porvenir. La vida de este equipo es efímera y pronto la sociedad bilbaína recompone su estructura en 1939 para garantizar la continuidad del club. Se incorporan nuevos jugadores, se peina el territorio vasco en busca de talentos y con algunos jugadores en activo del pasado, se arma de nuevo el equipo.

1940 – 1950

Con estos mimbres participa ya en el Campeonato de Liga 39/40, obteniendo el tercer puesto y mejorando en la edición 40/41 en la que es subcampeón. En 1941 cambian de denominación por la ley gubernamental anti extranjerismos, pasando a ser Atlético de Bilbao y abandonando el clásico de Athletic Club. Empiezan a despuntar grandes jugadores como Lezama, Iriondo, Zarra, Unamuno, Panizo y Gaínza, conquistando en la temporada 42/43 el título de Liga. Llega el Atlético copero, y durante la década se adjudican la Copa del Generalísimo en tres ocasiones: la de 1943 ante el Real Madrid C.F., 1-0 con gol de Zarra en la prórroga; la de 1944 ante el Valencia C.F., 2-0 obra de Zarra y Escudero; y la de 1945 igualmente ante el Valencia C.F. por 3-2 con gol de Iriondo en el último minuto; y perdiendo la de 1942 ante el C.F. Barcelona, 3-4 al final de la prórroga; y la de 1949 ante el Valencia C.F., con un ajustado 0-1 anotado por el valencianista Epi.

1950 – 1960

Los años cincuenta, sobre todo a partir del segundo lustro en el cual se consiente la participación de jugadores extranjeros, va a significar la pérdida de potencial frente a los poderosos clubs de Madrid y Barcelona. El Atlético de Bilbao fragua el empleo exclusivo de jugadores nacionales durante este tiempo, vascos en gran medida, consiguiendo llevar esta postura hasta nuestros días. Son años en los que permanece como aspirante al título, pero la entrada de extranjeros supone un freno a sus aspiraciones. El único título de Liga se obtiene la campaña 55/56, lo que le da derecho a participar por primera vez en la Copa de Europa, en la que es eliminado en octavos ante el Liverpool F.C.. En el torneo de Copa echa el resto y consigue conquistar cuatro títulos: el de 1950 ante el Real Valladolid Deportivo, 4-1; en 1955 ante el Sevilla C.F., 1-0; en 1956 ante el Club Atlético de Madrid, 2-1; y en 1958 ante el Real Madrid C.F., 2-0; perdiendo la Final de 1953 ante el C.F. Barcelona por 1-2. El equipo de finales de los cincuenta es recordado como el de “los aldeanos”, con: Carmelo, Artetxe, Mauri, Uribe, Etura, Arieta y Aguirre.

1960 – 1970

Los años sesenta son mucho más duros en el Campeonato de Liga pues no se obtiene título alguno, todo lo más cercano es el subcampeonato de la temporada 69/70. La entidad bilbaína ha de conformarse con la Copa de 1969 ganada al Elche C.F. tras vencer 1-0, dado que las finales de 1966 y 1967 se pierden ante Real Zaragoza C.D., 0-2 y Valencia C.F., 1-2, respectivamente. Desde la sesión 1965/66 la denominación del club pasa federativamente a ser Club Atlético de Bilbao, paseándola por todo el continente gracias a sus numerosas intervenciones en competición europea. Varias son sus participaciones en la Copa de Ferias, disputando la edición 64/65, y de manera consecutiva las de las temporadas 66/67, 67/68 y 68/69, sin llegar nunca a superar los cuartos de final. Su debut en la Recopa se produce la 69/70, siendo eliminado en dieciseisavos frente al Manchester City F.C., futuro campeón. Con todo, el gran triunfador de la década es el meta Iríbar, apodado el “Txopo”.

1970 – 1980

Iniciados los años setenta, en enero de 1971 se efectúa la inauguración de las instalaciones de Lezama, que con una inversión inicial de cuarenta millones de pesetas será base de la cantera bilbaína de la que saldrán tantos jugadores y que se convertirá con el tiempo en un icono. Ese mismo año de 1971 la entidad bilbaína empieza a emplear a nivel federativo su denominación primitiva con vocablos británicos aunque ya lo venía haciendo de modo interno, siendo uno de los pioneros y pasando a ser Athletic Club de Bilbao, paso que posteriormente será oficializado a nivel nacional dando pie en 1973 a la derogación de la Ley que prohibía los extranjerismos. Es precisamente ese año cuando se conquista una nueva edición de la Copa del Generalísimo, ante el C.D. Castellón y por 2-0.

En el año 1977 tienen una nueva oportunidad, pero la desaprovechan al caer en la tanda de penaltis ante el Real Betis Balompié tras empate final de 2-2. Durante esta Final se lanzan veinte penaltis nada menos. En Liga no se obtienen buenos resultados, tan solo pasaportes a la Copa de la UEFA y Recopa, destacando jugadores como: Irureta, Villar, Churruca, Dani, Rojo y Amorrortu, en un año en el que vuelven a ser Athletic Club como antaño. Pero el gran logro es su presencia en la Final de la Copa de la UEFA de 1977 a doble partido, con Koldo Aguirre de entrenador, y tras eliminar a rivales de la talla de: Újpest Dózsa S.C., F.C. Basel, A.C. Milan, F.C. Barcelona y R.W.D. Molenbeek. El rival es la Juventus F.C. de Turín; 1-0 en la ciudad italiana y 2-1 en San Mamés, valiendo doble los goles obtenidos fuera de casa y siendo inútiles los goles anotados por Irureta y Carlos Ruiz.

1980 – 1990

Los ochenta significan la vuelta de “los leones” y la obtención de dos títulos de Liga, temporadas 82/83 y 83/84, con Javier Clemente en el banquillo. Ambas se obtienen en el último partido de Liga y suponen una gran alegría para una afición que no la disfrutaba desde 1956. Grandes jugadores como: Zubizarreta, Goikoetxea, De la Fuente, De Andrés, Liceranzu, Patxi Salinas, Noriega, Argote y Sarabia, son sus estrellas, conquistando la Copa del Rey de 1984 ante el F.C. Barcelona por 1-0. La consecución de las dos ligas le permite entrar de nuevo en la máxima competición continental, cayendo la edición 83/84 en octavos ante el futuro campeón, Liverpool F.C., y la 84/85 en dieciseisavos frente al F.C. Girondins de Bordeaux. Tras unos años consiguiendo entrar en competición europea, el Athletic Club sufre un bajón a finales de década por el envejecimiento de su plantilla. San Mamés es sede oficial durante el Campeonato del Mundo de 1982, siendo reformado para la disputa de tal evento.

1990 – 2000

Su gran cantera de Lezama no rinde los frutos esperados durante los noventa, pese a la entrada de nuevos valores procedentes del filial, y el club entra en una crisis evidente de resultados. Dada su condición de club económicamente saneado, en 1992 no entra en el plan de Sociedades Anónimas Deportivas establecido para los clubs endeudados, con lo cual es uno de los cuatro en todo el país que disfruta esta condición en competición profesional. A medida que progresa la década, las clasificaciones son más preocupantes y en la temporada 95/96 se finaliza decimoquinto temiéndose por su descenso a Segunda División, categoría en la que es junto a Real Madrid C.F. y F.C. Barcelona, único club que no ha descendido desde la fundación de la Liga en la temporada 1928/29.

En la campaña 97/98 obtienen el subcampeonato en Liga con jugadores como: Larrazabal, Alkiza, Karanka, Ziganda, Roberto Rios, Lasa y Lacruz, además de poder jugar la campaña 98/99 en la Liga de Campeones. En este torneo comparte grupo con Juventus F.C. de Turín, Galatasaray S.K. de Estambul y Rosenborg B.K. de Trondheim, consiguiendo una victoria, tres empates y dos derrotas que impiden su pase a octavos de final al acabar último de grupo. A destacar que es la primera década en la que no obtiene título alguno, ni en Liga ni en Copa, siendo este último un torneo del que era clásico en todas sus ediciones.

2000 – 2010

Estrenado el nuevo siglo, el Athletic Club renueva su plantilla y combina jugadores experimentados con nuevos talentos, destacando piezas como Julen Guerrero, Del Horno, Yeste, Orbaiz y Aranzubia, que tampoco consiguen devolver a la entidad a tiempos pretéritos y gloriosos. Su última participación en competición europea se remonta a la edición 2004/05 en la Copa de la UEFA, superando en primera ronda al Trabzonspor Kulübü, proclamándose campeón de la fase de grupos junto a: F.C. Steaua Bucaresti, Parma F.C., Besiktas J.K., Royal Standard de Liège; y caer eliminado en dieciseisavos frente al F.K. Austria Wien.

Se caracteriza el club vizcaíno por su política de jugadores, siendo el único club profesional que no admite los procedentes del extranjero, centrándose en especial en la contratación de nativos de Euskadi, Navarra, País Vasco francés y jugadores que aunque procedentes de otras regiones, hayan sido formados en su cantera. En la actualidad, el club anda inmerso en una gran crisis deportiva y la escasa salida de talentos les está cargando sobremanera de tensión en cada temporada.

Pese a ello, en la edición de la Copa del Rey de 2009 llegan a la Final ante el F.C. Barcelona disputada en Valencia, perdiéndola por un resultado desfavorable de 1-4 con único gol de Toquero. En la campaña 09/10 ocupan el octavo puesto en Liga tras mostrar su fortaleza en San Mamés, concentrando parte de sus ilusiones en la Europa League en donde entran en la Tercera Ronda Previa ante los suizos del B.S.C. Young Boys: 0-1 en casa y 1-2 en Berna; y en donde superan en Cuarta Ronda al noruego Tromso I.L.: 3-2 en casa y 1-1 en la vuelta; pasando a la Fase de Grupos en donde quedan segundos tras el S.V. Werder Bremen y superan a C.D. Nacional de Madeira y F.K. Austria Wien, con escándalo incluído en la vuelta por el pésimo comportamiento de los aficionados del club vienés. En dieciseisavos son eliminados por el R.S.C. Anderlecht: 1-1 en casa y 4-0 en Bruselas. En la Copa sin embargo son apeados sorpresivamente en dieciseisavos por el Rayo Vallecano de Madrid: 2-0 en la capital y 2-2 en San Mamés.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 mejoran su rendimiento en Liga y con la llegada y confirmación de nuevos valores son sextos tras un torneo en el que San Mamés es decisivo para sumar puntos y en donde a domicilio muestran una imagen más combativa que en años precedentes, notándose la mano de su técnico Caparrós quien imprime su impronta en el conjunto rojiblanco. La edición 11/12 es magnífica y de la mano del técnico argentino Marcelo Bielsa la afición bilbaína consigue recobrar viejas sensaciones al disponer de hasta dos ocasiones para conseguir un título. Lamentablemente estos no llegan, pero el papel de los vizcaínos es notable. En la Liga de Europa comandan su grupo precediendo a F.C. Red Bull Salzburg, Paris Saint-Germain F.C. y S.K. Slovan Bratislava, eliminando en Dieciseisavos al F.C. Lokomotiv Moscú; 2-1 en la capital rusa y 1-0 en casa, en Octavos al Manchester United F.C.; 2-3 en la ciudad británica y 2-1 en casa, al F.C. Gelsenkirchen Schalke 04 en Cuartos; 2-4 en la ida y 2-2 en casa y al Sporting Clube de Portugal en Semifinales; 2-1 en la ida y 3-1 en casa. En la Final son superados claramente por el Club Atlético de Madrid por 0-3. En el Campeonato de España realizan también un gran torneo y llegan a la Final que se disputa en el Vicente Calderón de Madrid. Allí les espera el F.C. Barcelona quien les derrota igualmente por 0-3. Su comportamiento en Liga es mucho más discreto y terminan décimos. El 16 de septiembre de 2013 se inauguró el Nuevo Estadio de San Mamés, con un encuentro de Liga frente al R.C. Celta de Vigo con resultado final de 3-2 para los locales, anotando el brasileño Charles Dias el primer gol del nuevo terreno de juego.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Foot-ball, Basse-ball y Lawn-Tennis. Alejandro Barba. Ed. Sucesores de M. Soler (1912).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Athletic Club, 1898-1998: Crónica de una leyenda. Alfonso Carlos Sáiz Valdivieso. Editorial Everest (1998).
  • Historia del Athletic Club. José Mari Múgica, Paco Crespo y Juanjo Baños. Ed. Athletic Club de Bilbao (1985).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Nervión. Diario.
  • Gazeta del Norte. Diario.
  • www.memoriasclubdeportivobilbao.blogspot.com.es Blog.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,