Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

titular Club Atletico Tetuan

 

Escudo C. Atlético de Tetuán

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Atlético de Tetuán
  • Ciudad: Tetuán
  • Provincia: Protectorado de Marruecos
  • Fecha de constitución: 12 de marzo de 1933
  • Fecha de federación: 1933

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Athletic Club de Tetuán (1933-1941)
  • Club Atlético de Tetuán (1941-1956)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División:

  • 1950/51

1 Liga de Tercera División:

  • 1948/49

 

ESTADIO:

estadio Club Atletico Tetuan

Estadio Varela

  • Nombre: Estadio Varela
  • Año de inauguración: 1928
  • Cambios de nombre:
  • Campo de La Hípica (1928-1939)
  • Estadio Municipal de Deportes (1939-1950)
  • Estadio Varela (1950-1952)
  • Estadio Sania Ramel (1952-)
  • Capacidad: 10.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de la carretera de Río Martín (1933-1934)
  • Campo de La Hípica / Estadio Varela / Estadio Sania Ramel (1934-1956)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Club Atletico Tetuan

ESCUDOS:

escudos Club Atletico Tetuan

UNIFORMES:

uniformes Club Atletico Tetuan

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

El 27 de noviembre de 1912 el Reino de España empezó a ejercer el dominio del Protectorado de Marruecos, zona que comprendía las regiones del Rif y Yebala en torno a las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, además del condominio internacional de la ciudad de Tánger, haciéndose cargo de ciudades importantes como Tetuán y Larache entre otras. Bajo el mandato de los españoles, la ciudad de Tetuán paso a paso se convirtió en la segunda en importancia tras Casablanca, esta bajo el amparo del Protectorado de Francia.

El comercio con la península era constante y el desarrollo económico que emprendió la ciudad provocó que pocos años después hiciera aparición el fútbol, un deporte que hacía estragos en la otra orilla del estrecho de Gibraltar y que arrastraba a grandes masas de aficionados. Los primeros equipos nacieron al albergue del Ejército, institución de gran presencia en la ciudad y en toda la región, siendo formados la mayoría de ellos por soldados de reemplazo y oficiales destinados en cumplimiento de sus atribuciones, destacando entre varios el Radio F.C.

Otro origen era el de las asociaciones de españoles civiles presentes en la ciudad, ejemplos del F.C. Hispano-Marroquí o del Tetuán F.C., nacidos todos ellos alrededor del año 1917. Estas sociedades cumplían un patrón similar y es que eran clubs de menor nivel, poco organizadas y con escasa capacidad para atraer aficionados, formados mayoritariamente con militares o civiles de paso por la ciudad, con poco arraigo y que en breve eran destinados a otras plazas.

En 1918 los tres clubs anteriormente mencionados se fusionaron en una sola entidad, el primitivo Athletic Club Tetuán, sociedad que pese a la ilusión con la que fue creada tuvo una escasa vigencia, pues se disolvió a los escasos meses de existencia por desavenencias internas entre sus diversos fundadores. Fruto de tal ruptura, el F.C. Hispano-Marroquí retomó el camino anteriormente iniciado como independiente, mientras que el Tetuán Sport Club sería quien heredara los pasos del anterior Tetuán F.C.

Iniciados los años veinte, la zona vive revueltas locales como la emprendida en la región del Rif disconformes con el dominio español, rebeliones que ponen en jaque a las tropas del Ejército y las cuales repercuten durante unos años entre la sociedad local y fundamentalmente en los militares. Hacia 1923 el Tetuán Sport Club acabará desapareciendo, renaciendo poco después con algunos de sus mimbres como Sporting Club Tetuán y surgiendo nuevos clubs como la S.D. España.

Durante estos tiempos el fútbol local tetuaní, al igual que sucede con muchos clubs marroquíes, arrastra consigo una pesada losa y es que tan solo puede competir en encuentros amistosos con clubs propios del Protectorado, principalmente de las plazas de Ceuta y Melilla o de las ciudades de Tetuán y Larache puesto que por esos años, a caballo entre los veinte y treinta, no existe una Federación Hispano-Marroquí que rija su destino y la Federación Española impone un veto a la participación de estos por el elevado coste que suponen para los peninsulares los desplazamientos y la barrera infranqueable que marca el Estrecho.

Ante esta tesitura las autoridades competentes toman conciencia del problema y, aunque las cosas van despacio, deciden que lo mejor es unirse bajo un mismo estamento emprendiendo la iniciativa y acordando fusionar a los distintos clubs bajo la denominada Federación Hispano-Marroquí de Fútbol, fundada el 13 de enero de 1931 y con sede social en Ceuta. El teniente coronel Luís Sánchez Urdazpal será quien lleve el peso de la operación, su alma mater y principal ejecutor, pues gracias a sus gestiones dicha Federación consigue ser equiparada al resto de las nacionales, logrando en 1936 de la Federación Española que el Campeón Regional de Marruecos ascienda directamente a Segunda División -la Tercera División no existía en esas fechas-.

Este gran logro, sin embargo, será vetado por los clubs peninsulares quienes se oponían contundentemente desde hacía años a viajar a Marruecos, máxime por ser zona de riesgo y geográficamente quedar distante. Gracias a este acuerdo y la posterior colaboración del nuevo Régimen gobernante -interesado en la presencia de clubs norteafricanos en las diferentes categorías nacionales-, clubs como la S.D. Ceuta y E.H.A. de Tánger podrán años después disputar el Campeonato de Liga de Segunda División en la edición 39/40, dejando la puerta abierta para el resto de clubs afiliados a la Federación Hispano-Marroquí.

En el año 1931 y aprovechando el empuje de la nueva federación,  se funda el Español F.C. formado mayoritariamente por peninsulares, club que viste de verdiblanco con pantalón blanco y que empieza a ser el más importante de la ciudad. Encuadrado en la Primera Categoría Regional Norteafricana pasea con orgullo el nombre de Tetuán por todo el Protectorado, compitiendo con los representantes de las grandes ciudades de su entorno. En contraposición al Español F.C. aparece el Moghreb F.C., sociedad organizada y dirigida por nativos que da salida a jugadores oriundos de la localidad.

HISTORIA DEL CLUB:

1933 – 1940

Instaurado el Campeonato Hispano-Marroquí en la temporada 31/32, unos soldados de reemplazo simpatizantes del Athletic Club de Madrid entre los que destaca el ex-jugador colchonero Teniente Fernando Fuertes de Villavicencio y varios más, negocian con directivos de distintos clubs ya existentes bajo la intención de crear uno nuevo con el que poder competir cualitativamente frente a las sociedades peninsulares y logre alcanzar en el futuro una plaza en Categoría Nacional. La idea prende movimiento y el 12 de marzo de 1933 se constituye el Athletic Club de Tetuán por la fusión realizada entre militares españoles y los directivos del F.C. Hispano-Marroquí y del Sporting Club Tetuán, quienes acuerdan ceder a parte de sus mejores jugadores pero sin de dejar de existir como clubs.

El nuevo club nace con la gran ambición de ser el máximo exponente de la región y para ello toma como fundamento parte de los estatutos del peninsular Athletic Club de Madrid, fijándose como meta el ser lo más profesional posible. Además de la base jurídica adquiere también los colores de este, camisa rojiblanca y pantalón azul, siendo elegido como primer presidente oficial Eduardo Lomo Godoy, mientras Fernando Fuertes de Villavicencio lo es como vicepresidente. El escudo por contra será una imitación del Athletic Club, de Bilbao, en honor al directivo de origen vasco Bacigalupe y sobre todo por el renombre de esta sociedad en esos días.

La temporada 33/34, la de su debut, empieza en la Segunda Categoría con un discreto campeonato en el cual no destacan demasiado, cambiando notablemente la situación cuando en 1934 se produce la ampliación de la Primera Categoría y la reestructuración del fútbol norteafricano. Esta medida les beneficia ampliamente y ocasiona que asciendan a esta, dando origen a que durante la campaña 34/35 comiencen a mantener una dura pugna con su rival local, el Español F.C., consiguiendo dividir a la afición tetuaní en dos bandos. Esta, mezclada a partes iguales por peninsulares y locales, acude en masa al Estadio de Varela, antiguo hipódromo, para ver los duelos sobre todo entre ambos y frente a rivales de grupo procedentes del Protectorado y de las ciudades de Ceuta y Melilla, ambas con destacados combinados que les atraen sobremanera y dejan grandes aportaciones en caja.

La mayor profesionalización de los athléticos, quienes fichan jugadores peninsulares contrastados, hace que en la temporada 35/36 se adjudiquen el Campeonato de Liga exitosamente, un gran paso que refuerza la intención de los federativos de poder situarle en Categoría Nacional. A partir de este momento se inician las gestiones desde el despacho de sus dirigentes y del presidente de la Federación Hispano-Marroquí para que sea considerada su propuesta de militar en Segunda División en la campaña venidera 36/37, logro que lamentablemente deberá de esperar unos años por el estallido de la Guerra Civil en julio de 1936.

Durante el conflicto bélico la zona del Protectorado se convierte en fuente de apoyo militar y de suministro tanto de provisiones como humano, pasando el fútbol a ser practicado por oriundos en gran parte de la guerra. A partir de 1938 y tras los derroteros que alcanza la contienda, el fútbol empieza a adquirir más importancia dentro de una zona pacificada como es Tetuán, aunque casi todo el Protectorado se encuentra en una precaria situación económica y social resultando el deporte claramente afectado.

1940 – 1950

Tras el fin de la guerra a duras penas se conforman algunos clubs y el Campeonato Regional tiene una muy baja participación. El Athletic Club de Tetuán es uno de los conjuntos más perjudicados y tardará un par de años en reorganizarse una vez que tanto civiles como militares vuelvan a la normalidad. Cuando lo hace es bajo la nueva normativa que prohíbe los extranjerismos, aplicable desde enero de 1941, con lo cual pasa a denominarse Club Atlético de Tetuán.

Durante su reestreno en la campaña 41/42 siendo su presidente Emilio Gutiérrez Trujillo, compite en Primera Categoría resultando Campeón y obteniendo el pase al campeonato de Tercera División del mismo año, torneo que sirve para promocionar a Segunda División y en el que es quinto sin lograr su objetivo. En la edición 42/43 es nuevamente Campeón de Regional, siendo ahora segundo en el torneo de Tercera División igualado a puntos con el C.D. Málaga, club que finalmente optará al ascenso de categoría dejando con un muy mal sabor de boca a los tetuaníes.

En la campaña 43/44, con la reestructuración del fútbol español y gracias a la posición lograda en el campeonato regional, ocupa plaza en una Tercera División reforzada que adquiere ya una estabilidad más acentuada convirtiéndose en la representativa del fútbol modesto nacional. Las temporadas 43/44 y 44/45, a pesar de suponer suculentos ingresos en taquilla, no son tan buenas en el aspecto deportivo ante la mayor calidad de sus adversarios y al final de esta última desciende a Regional tras ser décimo y colista con solo tres victorias y seis empates, perdiendo la Promoción de Permanencia ante el Patronato Deportivo Larache: derrotas por 3-0 en la ida y 0-1 en casa. Tras la renuncia del Calavera C.F. para disputar la Tercera División por falta de terreno propio, es invitado a jugar una repesca frente al Cádiz C.F., desaprovechando su oportunidad tras ganar 3-0 en casa, caer por 4-1 en tierras gaditanas, y de nuevo ser derrotado en el partido de desempate celebrado en Sevilla por 2-3. Este descenso resulta amargo para la entidad pero con firmeza logra reestablecerse y finalizar la sesión 45/46 como Campeón de Primera Categoría. En la Promoción se enfrenta al Algeciras C.F. superándolo en ambos encuentros: victoria en la ida por 3-1 y 0-1 en la vuelta. Tan brillante triunfo le permite ascender a Tercera División nuevamente y empezar con nuevos bríos.

En la campaña 46/47 es cuarto con Francisco Canalejo en la presidencia y en la 47/48 octavo, en la que toma el relevo de la presidencia rojiblanca D. Julio Parrés López, cumpliendo discretamente con su objetivo y adquiriendo madurez para luchar por nuevos retos. La llegada de nuevos jugadores peninsulares de gran prestigio hace que en la temporada 48/49 reúna una excelente plantilla dirigida por el técnico sevillano Santiago Núñez que le lleva al liderato de su grupo conquistando el título con dieciséis victorias y dos empates. Este puesto le da derecho a disputar la Fase de Ascenso a Segunda División, realizando un espléndido torneo en el que consigue ser segundo tras el Albacete Balompié y el ascenso directo a Segunda División, un sueño por fin materializado y con el cual suspiraban desde hacía tiempo. Sin embargo, aunque consigue y mantiene el ascenso directo, esta fase queda sin efecto debido a la ampliación de la categoría de plata a dos grupos.

El debut en la tan perseguida y añorada Segunda División se produce en la campaña 49/50, realizando un gran torneo en el que se clasifican en quinto puesto y quedan a pocos puntos del ascenso, siendo apartados de este por unos cuantos resultados adversos durante la disputa del torneo. El principal club de Tetuán está formado por jóvenes valores con buena formación, nutriéndose del resto de clubs locales como el C.D. San José, el Tetuán C.F. ó el Moghreb C.F. mediante su política de protección, teniendo como club filial a los verdiblancos del Español C.F. en el que juegan las promesas, logrando este último ascender a Tercera División esa misma temporada.

1950 – 1956

Degustadas las mieles de la categoría de plata, la directiva tetuaní no ceja en su empeño por mejorar y para la temporada 50/51 refuerza aquellos puestos clave débiles en la campaña anterior. El resultado es la conquista de su grupo con cierta holgura y el ascenso directo a Primera División, una gesta inimaginable años antes pero que al final se ve cumplida. Quince victorias, cinco empates y ocho derrotas es el balance de la mano de su entrenador Santiago Núñez, contando con jugadores como: Pachón, Castillo, Humanes, Sevilla, Seisdedos, Hurtado y el marroquí Chica, su gran estrella.

La temporada 51/52 es la de su paso por Primera División, campaña agridulce en todos los sentidos puesto que significa la primera y única experiencia entre la élite nacional. El Estadio de Varela se llena todas las tardes y en él se logran ver grandes tardes de fútbol, siendo emotivas sus victorias frente al Club Atlético de Madrid y Real Santander S.D., ambas en casa. A domicilio sus prestaciones descienden considerablemente y tan solo es capaz de imponerse al Real C.D. de la Coruña siendo el resto derrotas. Al final queda colista con siete victorias, cinco empates y dieciocho victorias, con cincuenta y un goles a favor y ochenta y cinco en contra, pero con la conciencia tranquila de haber cumplido y con ganas de retornar lo antes posible. La plantilla estaba formada esa temporada por los siguientes jugadores: Hurtado, Pachón; Castillo, Varela, Humanes, Muñoz, Alarcón, Jaco; Martí-Gimeno, Patricio, Solano, Sevilla, Antoñito; Manolín, Vivet, Julián, Chicha y Moreno.

La temporada 52/53, en la que sustituye de su escudo la estrella majzeniana de seis puntas por un pentagrama verde, la disputa en Segunda División mostrándose como un conjunto firme y con posibilidades reales de ascender, de nuevo entrenados por Santiago Núñez. Al final es tercero y consigue promocionar para subir a Primera División, pero en este torneo la suerte le es esquiva y no obtiene buenos resultados, acabando cuarto clasificado en un grupo de seis aspirantes y a un solo punto de conseguir tan prestigiosa meta. En la campaña 53/54 llega el relevo generacional y las cosas no ruedan tan bien puesto que el equipo decae hasta el séptimo puesto bajo la dirección del eibarrés Baltasar Albéniz. Unos ligeros retoques en la plantilla y de nuevo en la campaña 54/55 arman un buen conjunto ahora comandado por el getxotarra Antonio Barrios que consigue el subcampeonato de Liga tras el Club Real Murcia. Este puesto le da carta libre a disputar la Promoción de Ascenso a Primera División pero como ocurriera en la anterior tentativa son de nuevo cuartos. La temporada 55/56 es la última del club norteafricano en la competición española, en la que dirigidos por el pontevedrés Rogelio Santiago García “Lelé” serán cuartos, a tan sólo un punto de poder disputar la Promoción de Ascenso.

Tras años continuos de reclamación popular y conflictos en ambos Protectorados, francés y español, la ONU emplaza la independencia del nuevo Estado de Marruecos con fecha del 2 de marzo de 1956. Esta situación influye directamente en los clubs del Protectorado Español que juegan en las diferentes categorías de la Federación Española, de modo que han de replantearse obligatoriamente su futuro. La directiva del Club Atlético de Tetuán, que se encuentra en Segunda División en esos momentos, es una de las afectadas, y al estar compuesta por españoles y oriundos marroquíes empieza a estudiar las diferentes salidas tras la disputa del Campeonato. El objetivo de la sociedad tetuaní es fusionarse con otro club español para garantizar la continuidad de su patrimonio, sobre todo la plantilla profesional.

Terminándose la temporada los directivos de origen español, liderados por el presidente Julio Parrés, inician contactos con varios clubs del sur peninsular y de las ciudades soberanas de Ceuta y Melilla con el ánimo puesto en realizar una fusión y aportar buenos jugadores que en aquel año han militado en Segunda División, todo que la liquidación absoluta era descartada. Los candidatos se reducen a: S.D. Ceuta, U.D. Melilla, S.D. Unión África Ceutí, Algeciras C.F. y Real Balompédica Linense; siendo el favorito la S.D. Ceuta por su proximidad geográfica y por ofrecer más garantías de todo tipo.

La fusión, sea con quien sea, cuenta de inicio con el beneplácito de la por entonces Federación Hispano-Marroquí y sobre todo de la RFEF siempre y cuando se emplazase el club resultante en suelo español, puesto que lo que se pretende es asegurar que se lleve a cabo, pese a vulnerar el artículo 48 del reglamento federativo que sólo permite la fusión entre clubs de una misma localidad. La ocasión, por su carácter extraordinario, bien merece un esfuerzo adicional dejándose de lado tal artículo, siendo finalmente la S.D. Ceuta la elegida por sus aspiraciones de acceder a una categoría superior, su estructura y en especial su proximidad geográfica respecto a Tetuán.

Puestas las cartas sobre la mesa se confecciona una comisión entre ambas juntas directivas de la cual José Benoliel, presidente del conjunto ceutí, es su máximo consignatario. Benoliel precisa que ambos clubs deben de disolverse respectivamente para llegar impolutos al nuevo club, accediendo Parrés, presidente tetuaní, quien tiene que desprenderse de algunas figuras para satisfacer la deuda de medio millón de pesetas que arrastra.

El 9 de julio de 1956, tras múltiples reuniones y habiéndose extinguido previamente los dos, ambos dirigentes llegan al acuerdo de fusionarse en una nueva entidad, el Club Atlético de Ceuta, el cual empleará como colores camisa rojiblanca con pantalón y medias blancos, utilizando el Estadio Alfonso Murube de la plaza ceutí como sede y permutando ligeramente el escudo de la desaparecida S.D. Ceuta, aunque Parrés posteriormente manifiesta que le hubiese gustado incluir a la S.D. Unión África Ceutí en la fusión por su apreciable cantera y que no estaba del todo de acuerdo con los métodos empleados por Benoliel.

En cuanto al componente magrebí del extinto Club Atlético de Tetuán, estos fundarán tiempo después un nuevo club: el Moghreb Athletic Tétouan, adscrito a la naciente Federación de Marruecos y el cual conserva en propiedad el Estadio de Varela, al que se le cambia el nombre por el de Estadio Sania Ramel, y los jugadores marroquíes de la plantilla.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2009

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Tetuán y su Atlético. Julio Parres Aragonés. (1997).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular CD Condal Barcelona

Escudo C.D. Condal de Barcelona

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Condal
  • Ciudad: Barcelona
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 1 de agosto de 1934
  • Fecha de federación: 1943

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sección Deportiva La España Industrial (1934- 1956)
  • Club Deportivo Condal (1956- 1970)

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Tercera División:

  • 1951/52
  • 1964/65
  • 1967/68

 

ESTADIO:

estadio CD Condal Barcelona

Campo de Las Corts

  • Nombre: Campo de Las Corts
  • Año de inauguración: 1922
  • Cambios de nombre:
  • Campo de Las Corts / Camp de Les Corts (1922-1966)
  • Capacidad: 46.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Hostafranchs (1947- 1956)
  • Estadio de Las Corts (1956- 1961)
  • Campo de Hostafranchs (1961- 1965)
  • Camp Nou (1965- 1970)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Condal Barcelona

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Los orígenes conocidos del fútbol en la ciudad condal se remontan hacia 1890 cuando obreros y técnicos británicos que trabajaban en el importante sector textil catalán, solían dar rienda en sus ratos de ocio y todos los días festivos a la práctica de este deporte en Casa Antúnez, sito en las inmediaciones del antiguo velódromo de Bonanova en Sant Gervasi, aunque desconocemos si lo hacían con anterioridad por la ausencia de documentos. Su gran relación con algunos miembros del Real Club de Regatas, una sociedad barcelonesa dedicada al remo fundada en 1881, provocó que estos mostrasen interés por este desconocido deporte y tras un rápido aprendizaje concertaran el 25 de diciembre de 1892 su primer encuentro en Bonanova.

Sin duda la experiencia debió de gustar y a inicios de 1893 la frecuencia de partidos se incrementó notablemente siendo habitual la confrontación entre combinados formados por británicos y barceloneses que organizados en dos característicos bandos, el rojo y el azul, empezaron a tomarse el fútbol mucho más en serio. Fruto de ello en otoño de 1893 y según se insinúa en la prensa, surgió la Sociedad de Foot-ball Barcelona, un club creado ex proceso cuya presidencia fue ofrecida con posterioridad al cónsul británico, Mr. Wyndham y que tenía su sede en el velódromo de Bonanova estando uniformado con camisa roja y pantalón blanco. En 1894 se enfrentan al Club de Sant Martí de la por entonces vecina localidad y desde 1897 distrito de Sant Martí de Provençals, iniciándose el despegue deportivo del primer club de fútbol de la ciudad.

La masiva presencia de regatistas barceloneses y miembros del British Club –popularmente conocidos en España como Club Inglés-, hizo que se concertaran varios encuentros durante 1895 en Bonanova frente a la Asociación de Foot-ball Torelló, un club de la vecina localidad de Sant Vicenç de Torelló que había surgido en la Colonia Borgonyà  edificada por la empresa escocesa de hilaturas J&P Coats Ltd. para sus trabajadores, dándose la curiosa circunstancia de que se cobraba una peseta por la entrada y 2,10 con asiento en tribuna.

Tras los encuentros tanto en Barcelona como en el feudo de Borgonyà, la actividad se popularizó en la ciudad y pronto surgieron practicantes entre los estudiantes de la Facultad de Ciencias, pero siendo siempre el Club Inglés quien se encargaba de mantener viva la llama en detrimento de una Sociedad de Foot-ball Barcelona que languideció a partir de 1896. En 1899 y desde el Gimnasio Tolosa, el carismático profesor higienista Vila crea una sección de fútbol para sus socios entre los cuales solo se admiten catalanes y extranjeros de confesión católica, sección que el 21 de octubre acaba constituyéndose en el Foot-ball Club Catalá. Paralelamente a estos actos un joven suizo, Hans Gamper, con el apoyo del también higienista Gimnasio Solé y gracias al reclutamiento de un importante número de jugadores del Club Inglés o procedentes de otras nacionalidades de confesión protestante funda el 29 de noviembre el Foot-ball Club Barcelona.

Apenas unos meses después y ya dentro de 1900, viendo la pujanza que iba adquiriendo este deporte entre la sociedad surge el F.C. Escocés, entidad formada por jugadores de la colonia escocesa de la empresa Hilaturas Fabra, situada en el barrio de Sant Andreu, quien durará poco tiempo debido a la presencia de varios de estos jugadores al unísono en las filas del F.C. Catalá,  motivo por el cual es boicoteado por el F.C. Barcelona causando su disolución. Poco después y con algunos ex-jugadores del club escocés nace el potente Hispania Athletic Club, un club dirigido por Alfons Macaya, Eduard Alesson, Fermín Lomba y Carlos Soley entre otros que se convertirá en el predominante durante los primeros años, naciendo tras este el Club Franco-Español de Foot-ball y la Sociedad Española de Foot-ball, entidad esta última nacida el 28 de octubre bajo el amparo de la Sociedad Gimnástica Española  que en 1901 se fusiona con el Español Foot-ball Club dando lugar al nuevo Club Español de Foot-ball.

El año 1902 es un hervidero de nacimientos deportivos y a la luz salen entidades como el Universitari F.C., el Irish F.C., el Iberia Sport Club, el Catalonia F.C., el Salud Sport Club, el Rowing F.C. y el Catalunya F.C. En el año 1903 desaparece el Hispania A.C. y nace el X Foot-ball Club, entidad que se adjudica el Campeonato Catalán en las temporadas 05/06, 06/07 y 07/08, mientras el 7 de enero de 1906 desaparece el Club Español de Foot-ball. En 1906 nace el Club Español de Ju-Jutsu, fundado por Juliá Clapera y el 9 de diciembre de ese año, la Federación Catalana de Fútbol.

En 1907 desaparece el Club Internacional, surgiendo en el barrio de Gracia el F.C. España – gran protagonista años después -, además de que se produce la fusión entre Provençal F.C. y Madrid F.C. que da lugar al C.D. Europa. Durante 1908 el X Foot-ball Club adquiere el nombre de X Sporting Club y a principios de 1909 queda fusionado con el Club Español de Ju-Jutsu dando lugar al Club Deportivo Español. Ese mismo año nacen dos sociedades igualmente importantes como son el C.D. Júpiter  y el F.C. Andreuenc.

La ciudad de Barcelona a partir de la década de los años diez se confirma como el principal foco futbolístico de España pues no sólo cuenta con un importante número de sociedades, sino que es sede de la Federación Catalana, la primera a nivel nacional en todos los sentidos y que en los años veinte será quien más trabajo realice por el elevadísimo número de asociados. Durante este tiempo desaparecen algunos históricos y surgen otros nuevos que con el paso del tiempo se convertirán en clásicos como el Martinenc F.C. en 1917, la U.D. Sants en 1922, la U.D. Atlética Horta también en 1922 ó el C.D. Fabra y Coats en 1926, sociedades que se suman a las existentes.

HISTORIA DEL CLUB:

1934 – 1940

Compleja y diversificada es la historia de este club barcelonés que nació el 1 de agosto de 1934 al albergue de una de las empresas textiles con más proyección que ha tenido el país; la compañía La España Industrial. Dicha empresa fue fundada el 28 de enero de 1847 en Madrid y se convirtió en la primera sociedad algodonera nacional gracias al proteccionismo de la época. La crisis de 1848 afectó a los accionistas madrileños y poco tiempo después, en 1851, trasladó su sede a la entonces localidad independiente de Sants, junto a Barcelona. El rápido crecimiento de la algodonera provocó que se ramificara con sedes en varias localidades alcanzando su zénit en 1880.

Ya en pleno s.XX y durante el periodo republicano, Josep Antoni de Albert y familia, propietarios de la compañía, deciden crear una sociedad deportiva en la cual promocionar el deporte entre sus operarios durante las escasas horas de descanso semanal para forjar el espíritu y el cuerpo siguiendo las costumbre higiénicas del momento y una tendencia cada vez más arraigada en nuestro empresariado. De este modo y mientras se practicaban varios deportes, nace la que va a dar más renombre y fama; la Sección Deportiva de La España Industrial, entidad que viste con camisa blanquiazul y pantalón blanco y que participará en el Campeonato Catalán de Casas Comerciales además de en el Provincial de Productores. Al iniciarse la Guerra Civil en julio de 1936, la empresa es confiscada y la familia De Albert ha de retirarse siendo su puesto ocupado.

1940 – 1950

Finalizada esta, la industria téxtil vuelve ha ser entregada a la familia De Albert, quien retoma la actividad deportiva abandonada en 1936 participando durante la temporada 41/42 en el recién creado Campeonato Nacional de Empresas, torneo que conquista brillantemente. Este éxito hace que la directiva encabezada por Josep Antoni de Albert, en aquel tiempo presidente también del C.F, Barcelona, se plantee inscribir al club en la Federación Catalana para competir de forma oficial, llevándolo a cabo en 1943.

La progresión del club fabril es rápida dentro de las categorías inferiores de la Regional Catalana, convirtiéndose en filial del club azulgrana y ascendiendo al término de la temporada 46/47 a Tercera División, categoría en la que es décimo durante la sesión debutante 47/48 perdiéndola y descendiendo nuevamente a Regional. En la campaña 49/50 asciende por segunda vez a la categoría de bronce y estrena el Campo de Hostafranchs, sede oficial que cierra definitivamente los problemas de terreno de juego de los blanquiazules puesto que hasta la fecha era un club itinerante que había jugado en los campos del Recreativo de Sants, del París, del Kir, de la U.D. Sants y del C.D. Cataluña de Les Corts, recinto deportivo que será su feudo durante varias etapas según la categoría en la que se encuentre.

1950 – 1960

La S.D. La España Industrial empieza a captar aficionados de toda la ciudad y pronto su número asciende a casi dos mil. En 1951 Carlos de Albert toma el cargo y el club queda cuarto clasificado. En la temporada 51/52 posee todavía una mejor plantilla y se proclama Campeón de su grupo contra todo pronóstico ascendiendo directamente a Segunda División, una categoría inimaginable apenas unos años antes. El debut en la categoría de planta se produce en la temporada 52/53 finalizando en una excelente segunda posición en Liga.

Cuenta en sus filas con grandes jugadores que pronto pasarán al C.F. Barcelona como Olivilla, Grácia, Vergés, Fusté, Tejada y el gran Luís Suárez entre otros. A pesar de su condición de filialidad con los azulgranas, la S.D. La España Industrial realiza la Fase de Ascenso a Primera División, siendo segundo de un total de seis clubs. Esta plaza le da derecho a ascender siempre y cuando rompa su filiación con los azulgranas según la legislación vigente, pero la entidad fabril decide seguir como filial y el ascenso se desvanece. En la campaña 53/54 ha de conformarse con el quinto puesto, retrocediendo en la 54/55 a la undécima posición. La entrada de nuevos valores en el club hace que le nivel para la campaña 55/56 sea muy elevado, viéndose reflejado deportivamente con la obtención del tercer puesto en Liga.

Como sucediese con anterioridad, los dirigentes deciden competir en la Fase de Ascenso, torneo en el cual ante la sorpresa de muchos quedan primeros de un grupo de seis aspirantes. Al contrario que en la ocasión anterior, una vez conseguida la plaza la directiva se plantea la posibilidad de renunciar a seguir siendo filial del C.F. Barcelona o transformarse en club independiente, optando por la segunda propuesta con lo cual consigue ascender a Primera División. El paso dado por la entidad es importante y mediante asamblea extraordinaria se cambia el nombre al club, pasando a ser Club Deportivo Condal. El uniforme deja de ser blanquiazul y se adopta una camisa azul con dos barras diagonales blancas y pantalón azul. A pesar de toda la aparente oficialidad los algodoneros mantienen una filialidad encubierta con los azulgranas, de modo que estos les ceden bastantes jugadores prometedores para su estreno en la categoría y pasan a jugar al Campo de Les Corts, estadio inaugurado el 24 de mayo de 1922, de mayor aforo y mucho más apto para la ocasión.

El debut en Primera División se produce en la temporada 56/57 con un plantel muy joven pero que acaba dando bastante guerra puesto que en casa es bastante difícil de batir. Fuera de ella es otra historia ya que solo es capaz de obtener una victoria, la conseguida en Zaragoza, unos resultados que se muestran insuficientes y que acaban por condenarle al descenso a Segunda División aunque por tan solo un punto y en la última jornada. El reencuentro con la categoría de plata en la sesión 57/58 es bastante aceptable y con una formación bastante similar a la del año anterior termina quinto. El C.D. Condal reestablece su convenio de filiación con el C.F. Barcelona y sigue fogueando a los jóvenes canteranos que le ceden los azulgranas. En la temporada 58/59 terminan en un excelente cuarto puesto, siendo décimos en la edición 59/60.

1960 – 1970

Iniciada la década de los años sesenta los problemas económicos empiezan a surgir y el club barcelonés concluye la campaña 60/61 de forma apurada esquivando la Promoción de Descenso por un solo punto. El duodécimo puesto conseguido le da autoridad para seguir en la categoría, pero la directiva viendo que se les puede escapar el control financiero y entrar en quiebra decide renunciar a la misma, pasando a Tercera División de forma voluntaria. El Real Gijón es el gran beneficiado en todo este movimiento pues resulta repescado tras haber perdido su promoción frente al aspirante Burgos C.F. En Tercera División pasa a jugar nuevamente en el recinto deportivo de Hostafranchs y todavía conserva una plantilla potente que año a año da el callo en la categoría permitiéndole estar en los puestos de cabeza.

Así en la temporada 61/62 es subcampeón, jugando la Promoción de Ascenso en la que elimina a C.D. Logroñés; 1-0 en casa, 1-0 en Logroño y 2-1 favorable en el desempate disputado en Pamplona, al C.D. Galdácano; 5-0 en casa y 2-2 en la localidad vizcaína, cayendo en la Final ante la S.D. Indauchu; 0-3 en casa y 1-1 en Bilbao. En la campaña 62/63 es tercero, siendo octavo en la siguiente 63/64. Durante la sesión 64/65 se proclama Campeón de Tercera División y juega la Promoción de Ascenso eliminando a Real Avilés C.F.; 2-3 en la ciudad asturiana y 8-0 en casa, y al Real Jaén C.F. en la Final; 0-1 en casa y 0-2 en el estadio de La Victoria. El C.D. Condal, recuperado económicamente tras unas temporadas en una categoría inferior acaba de ascender a Segunda División y no renuncia su nuevo status, iniciando su tercer ciclo en la categoría de plata donde dos temporadas le contemplarán, puesto que a una aceptable campaña 65/66 en la que es sexto le sigue una decepcionante sesión 66/67 en la que finaliza colista con ocho victorias y cinco empates.

Pese a ello queda a un punto de la salvación. Nuevamente en Tercera División se convierte en un equipo puntero, conquistando la Liga 67/68 pero sin suerte en la Promoción de Ascenso, la cual pierde frente al C.D. Orense; 2-0 en la capital gallega y 2-1 en casa. En 1968 la empresa La España Industrial cierra la factoría de Sants pasando por graves problemas económicos que repercuten seriamente en el club de fútbol, sección de la cual no se puede hacer cargo y pasa de ser independiente con convenio de filiación a ser absorbida por el C.F. Barcelona. Dentro del club blaugrana se convierte en un filial más adoptando los colores de este mientras deportivamente no alcanza los éxitos anteriores y finaliza séptimo en la campañ 68/69 y quinto en la 69/70.

En el mes de mayo de 1970 estando el C.F. Barcelona presidido por Agustí Montal y su primera plantilla dirigida por Vic Buckingham, este último junto al gerente blaugrana Joan Gich realiza un informe para la directiva en el que destaca la existencia de dos filiales convenidos y uno propio, el Barcelona Aficionados fundado en 1967, con un exceso de carga en cuanto a nómina de jugadores se refiere y un defecto de calidad alarmante que provoca que ninguno de ellos sea capaz de ascender de categoría. Reunidos Montal y los directivos Labuena y Naudón, se acuerda reducir el número de filiales y fusionar los dos convenidos en uno sólo, de forma que el C.D. Condal y el Atlético Cataluña C.F. - una sociedad resultante de la fusión realizada en 1965 entre el Club Deportivo Fabra y Coats fundado en 1922 y el C.D. Cataluña de Les Corts -,  unen sus fuerzas bajo el nombre de Barcelona Atlético.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2009

BIBLIOGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002)
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular UD Melilla 1

Escudo U.D. Melilla (1943-1956)

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unión Deportiva Melilla
  • Ciudad: Melilla
  • Ciudad Autónoma: Melilla
  • Fecha de constitución: 6 de febrero de 1943
  • Fecha de federación: 1943

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva Melilla (1943-1956)

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Tercera División:

  • 1946/47
  • 1947/48

 

ESTADIO:

estadio UD Melilla 1

Estadio Municipal Alvarez Claro

  • Nombre: Estadio Municipal Alvarez Claro
  • Año de inauguración: 1945
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal Alvarez Claro (1945-)
  • Capacidad: 12.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Municipal Alvarez Claro (1943-1956)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales UD Melilla 1

ESCUDOS:

UNIFORMES:

uniformes UD Melilla 1943

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La ciudad autónoma de Melilla siempre ha contado en mayor o menor medida con importantes clubs de fútbol, un deporte introducido en la región sobre todo por militares españoles que procedentes de la península habían tomado contacto con este. A finales de la primera década del s.XX ya se jugaba al fútbol en la explanada de Alfonso XIII, siendo en 1912 cuando se funda la primera sociedad, el Sporting Club Melillense, entidad constituida por Bernardi, Salama y Santamaría entre otros.

En 1914 desaparece este y durante un par de años sólo los militares organizan partidos entre los distintos regimientos destinados en la ciudad. Es en 1916 cuando surge de nuevo la iniciativa civil en manos del Iris F.C., un club basado en el ímpetu del Colegio de los Hermanos de Doctrina Cristiana quien arrastrará el nacimiento de otros en 1917 como el Reina Victoria Eugenia, el África 68, el Santa Bárbara y el San Fernando, todos ellos con talante militar. Es precisamente 1917 el año en el que se funda la Federación Africana de Clubs de Foot-ball, con sede en Melilla y la cual organiza el primer Campeonato local. Llegados a 1918 parte de los clubs militares cambian de nombre y así vemos como el Africa 68 se convierte en Alfonso XIII F.C., el San Fernando en Club Melilla y el Santa Bárbara en Athletic Club de Melilla. En el verano de 1918 el Iris F.C. desaparece y parte de sus jugadores dan forma al Fortuna F.C.

Esta sociedad junto a las cuatro restantes en activo compiten en la Liga local hasta 1921, fecha en la que se paraliza la actividad deportiva y social por la rebeldía de las tropas rifeñas en el norte de África, acto de guerra conocido como la Batalla de Annual.

Ya en 1922, una vez controlada la rebelión de los insurgentes, sobreviven Athletic Club de Melilla, Club Melilla y C.D. España, mientras que en 1923 se les suman los recién creados Sanidad y Vasconia, ambos de procedencia militar. En 1923 nace la Real Sociedad Hípica con el apadrinamiento del Rey D. Alfonso XIII, en principio formado por civiles y quien viste con camisa y pantalón blancos, entidad que poco tiempo más tarde pasa a ser tutelada por los militares cambiando su camisa por una rojiblanca. Durante el verano de 1923 desaparece el Club Melilla y con sus restos surge el Melilla Foot-ball Club, quien en principio viste camisa azul con escapulario y pantalón blancos. La profusión de clubs en 1924 y la constante crecida de aficionados hacen que el Campo de la Hípica, sito en la Explanada de Alfonso XIII y sede de la mayoría de los clubs, sea ampliado y remodelado para dar mayor cabida al gran número de espectadores que cada domingo se dan cita en este. Entre tal bullicio surge la S.D. Melillense que viste con camisa y pantalón blancos y con esto llegamos a 1930.

Este es un año importante en la historia del fútbol local; el 5 de enero el Melilla F.C., quien viste camisa rojinegra con pantalón negro desde hace unos años, estrena el Campo de El Real frente al Racing Club de Madrid y numerosos clubs patrocinados por los militares desaparecen, quedando en la ciudad el mencionado más la Real Sociedad Hípica, S.D. Melillense y C.D. España.

En 1931 suceden dos acontecimientos que van a marcar el futuro inmediato: de una parte el 5 de enero se constituye oficialmente la Federación Hispano-Marroquí de Clubs de Foot-ball organismo reclamado por la mayoría de clubs norteafricanos que precisaban de un ente propio para unificar su destino y desarrollar el fútbol en la región, y de otra el 14 de abril se instaura la II República. La Real Sociedad Hípica pierde el título de Real, la S.D. Melillense adopta como camisa los colores blanquiazules y nacen nuevos clubs como el Nador F.C., de camisa y pantalón blancos, el C.D. Español, con idéntica indumentaria y la Unión Balompédica de Melilla, quien viste camisa gualdiroja y pantalón azul.

En el verano de 1935 se disuelve la Sociedad Hípica y en la ciudad tan solo tres clubs continúan federados; Melilla F.C., C.D. Español y S.D. Melillense, llegando así hasta julio de 1936 en el que estalla la Guerra Civil. Durante este triste periodo Melilla interrumpe el fútbol oficial a nivel federado aunque no su práctica, pues en las temporadas 37/38 y 38/39 los militares sitos en la localidad instauran la Copa Falange que domina el equipo de Sanidad.

Acabada la Guerra resurgen de inmediato Melilla F.C., S.D. Melillense y C.D. Español, incorporándose como nuevo el Juventud Deportiva. En el verano de 1940 Juventud Deportiva y C.D. Español se fusionan bajo el nombre de Club Unión Juventud Español, quien viste camisa rojiblanca con pantalón azul, trasladándose paralelamente la S.D. Melillense a Nador donde se fusiona con los locales del Nador F.C. de cuya unión nace la S.D. Villa Nador F.C. En febrero de 1941, tras la ley que prohíbe el uso de extranjerismos el Melilla F.C. cambia a Melilla C.F. y la S.D. Villa Nador F.C. a S.D. Villa Nador C.F.

HISTORIA DEL CLUB:

1943 – 1950

Comoquiera que el fraccionado fútbol melillense no puede colocar ningún club en Categoría nacional y más después del anuncio por parte de la FEF de la instauración de una Tercera División de ámbito nacional destinada para los clubs modestos, tras varias conversaciones se acuerda el 6 de febrero de 1943 unir a Melilla C.F. y C.U. Juventud Español en una sola entidad, la Unión Deportiva Melilla, quien adopta los colores del Duque de Medina-Sidonia, camisa azulina con pantalón blanco y se convierte en el más importante club de la ciudad. La U.D. Melilla se refuerza convenientemente para dar el salto a Categoría Nacional conquistando felizmente el Campeonato Hispano-marroquí en la campaña 43/44 y optando al ascenso de categoría. Para ello elimina al C.D. Electromecánicas; 3-0 en Córdoba y 5-0 en el Campo de La Hípica y Hércules de Cádiz C.F.; 3-1 en casa y 1-2 en la vuelta, ascendiendo a Tercera División.

Durante la campaña 44/45 debuta en la categoría de bronce vistiendo ya camisa rojiblanca con pantalón blanco y siendo finalmente quinto, mientras que el 9 de septiembre de 1945 inaugura el Estadio Alvarez Claro, nuevo feudo con capacidad para treinta mil localidades, con un encuentro frente al Club Atlético-Aviación. En la temporada 46/47 es Campeón de grupo pasando a la Fase Intermedia en la que es segundo. Este puesto le permite jugar la Fase Final para tratar de ascender a Segunda División pero la fortuna no le acompaña quedando último clasificado. En la campaña 47/48 repite título en Liga, es primero en la Fase Intermedia pero en la Final nuevamente repite como colista.

La temporada 48/49 es nefasta y queda decimosegundo salvándose del descenso a Regional gracias a la ampliación que experimenta la categoría. Los directivos rojiblancos preocupados por su futuro más inmediato solicitan la intervención del alcalde Rafael Alvarez Claro, quien alertado y consciente de los problemas que rodean a la sociedad toma las riendas del club no solo con el ánimo de salvarlo sino además prometiendo llevarlo a Segunda División. Al final de la temporada 49/50 son subcampeones a un punto de la S.D. Ceuta, consiguiendo ascender a la categoría de plata tras liderar brillantemente la Fase de Ascenso. Jugadores como Company, Errazquin, Ayllón, Rabaneda, Meliá Rubio, Casado, Martí, Muñoz, Pitarch, Roldán, Linares o Riera son los artífices del éxito.

1950 – 1956

La U.D. Melilla debuta en Segunda División durante la campaña 50/51 quedando en décimo puesto, pero el hecho más destacado de la temporada aunque por desgracia lúgubre, es el trágico fallecimiento de dos de sus jugadores, Martín y Mamblona, más el masajista Manuel Salvador Martín, conocido como ‘Lázaro’, ocurrido el 26 de enero de 1951 en las cercanías de Loja cuando la expedición se dirigía en autobús a Alicante para embarcar rumbo a Palma de Mallorca y chocó frontalmente frente a un camión de gran tonelaje que se dirigía a Sevilla. En el incidente resultaron heridos varios jugadores más y la consternación envolvió al resto de participantes y clubs españoles, pero en especial al club melillense para el cual fue una tremenda tragedia.

En la temporada siguiente, 51/52, el club realiza una buena campaña ascendiendo al octavo puesto, pero es sin duda la campaña 52/53, donde vuelven a uniformarse con camisa azulina y pantalón blanco, la mejor de su historia por cuanto acceden al quinto puesto quedando muy cerca de la Promoción. La pérdida de algunos de sus baluartes más preciados hace que la temporada 53/54 resulte decepcionante y al final se ocupe la decimotercera plaza. Este puesto le obliga a disputar una Promoción de Permanencia con cuatro clubs más, siendo cuarto y perdiendo la categoría.

Descendido a Tercera División, la temporada 54/55 significa la pérdida de prestigio deportivo y conjuntamente un anhelo por recuperarse lo antes posible, aunque su economía empieza a resentirse ante las flojas entradas que recibe el Alvarez Claro. Pese a ello es subcampeón tras la S.D. Ceuta, un puesto que le permite disputar la Fase Final donde es sexto de un total de ocho aspirantes y donde no consigue ascender. En el verano de 1955 la situación económica se convierte en altamente preocupante, pero aún así se hace un último intento por ascender conformando una plantilla para la edición 55/56 que presente garantías de éxito. La U.D. Melilla es subcampeón y repite puesto tras la S.D. Ceuta, resultando nuevamente sexto en la Fase de Ascenso.

Tras este segundo fracaso consecutivo en su intento por ascender, la junta directiva se ve envuelta en el dilema de seguir luchando con lo que tiene o convocar unas elecciones donde un nuevo grupo tome el relevo pese a sus números negativos. Nadie en toda la ciudad acude a la desesperada llamada azulina y sin respuestas ni alternativas que den soluciones, los directivos presentan su dimisión en pleno mediante una Asamblea Extraordinaria entregando la dirección de la sociedad en agosto a manos de la Federación.

Tan pésima situación financiera y tan pesada lastra hacen que los clubs norteafricanos U.D. España y Club Atlético de Tetuán que se encuentran inmersos en esos instantes en plena fase de negociación con clubs andaluces o de Ceuta para tratar su continuidad, eviten acercar posturas con los melillenses en vistas a una posible fusión, la única alternativa real para los azulinos, extinguiéndose sus posibilidades y terminando por desaparecer.

El sustituto natural de la diluida U.D. Melilla es un club fundado en 1944 y federado el 15 de mayo de 1946, el C.D. Tesorillo, humilde sociedad que viste con camisa roja y pantalón negro y que en esos precisos momentos, verano de 1956, acaba de ascender a Tercera División. Los dirigentes de este club toman la responsabilidad de encabezar el fútbol melillense y estrenando el Campeonato 56/57 de Tercera División cambian su nombre por el de Melilla Club de Fútbol, al igual que sus colores que pasan a ser camisa rojinegra con pantalón negro, en pos de llevar el nombre de la ciudad por toda la geografía nacional. Posteriormente en la década de los años sesenta conseguirá ascender a Segunda División.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2011

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles (Tomo II). Vicent Masià Pous (2011).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular Melilla CF

Escudo Melilla C.F.

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Melilla Club de Fútbol
  • Ciudad: Melilla
  • Ciudad Autónoma: Melilla
  • Fecha de constitución: 1944
  • Fecha de federación: 15 de mayo de 1946

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Tesorillo (1944-1956)
  • Melilla Club de Fútbol (1956-1976)

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 1956/57

 

ESTADIO:

estadio Municipal Alvarez Claro

  • Nombre: Estadio Municipal Alvarez Claro
  • Año de inauguración: 1945
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal Alvarez Claro (1945-)
  • Capacidad: 12.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Municipal Alvarez Claro (1946-1976)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Melilla CF

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La ciudad autónoma de Melilla siempre ha contado en mayor o menor medida con importantes clubs de fútbol, un deporte introducido en la región sobre todo por militares españoles que procedentes de la península habían tomado contacto con este. A finales de la primera década del s.XX ya se jugaba al fútbol en la explanada de Alfonso XIII, siendo en 1912 cuando se fundan las primeras sociedades, Melilla Foot-ball Club y Sporting Club Melilla, entidad esta última constituida por Bernardi, Salama y Santamaría entre otros.

En 1914 desaparece el Sporting Club y durante un par de años sólo los militares organizan partidos entre los distintos regimientos destinados en la ciudad. Es en 1916 cuando surge de nuevo la iniciativa civil en manos del Iris F.C., un club basado en el ímpetu del Colegio de los Hermanos de Doctrina Cristiana quien arrastrará el nacimiento de otros en 1917 como el Reina Victoria Eugenia, el África 68, el Santa Bárbara y el San Fernando, todos ellos con talante militar. Es precisamente 1917 el año en el que se funda la Federación Africana de Clubs de Foot-ball, con sede en Melilla y la cual organiza el primer Campeonato local. Llegados a 1918 parte de los clubs militares cambian de nombre y así vemos como el Africa 68 se convierte en Alfonso XIII F.C., el San Fernando en Club Melilla y el Santa Bárbara en Athletic Club de Melilla. En el verano de 1918 el Iris F.C. desaparece y parte de sus jugadores dan forma al Fortuna F.C.

Esta sociedad junto a las cuatro restantes en activo compiten en la Liga local hasta 1921, fecha en la que se paraliza la actividad deportiva y social por la rebeldía de las tropas rifeñas en el norte de África, acto de guerra conocido como la Batalla de Annual.

Ya en 1922, una vez controlada la rebelión de los insurgentes, sobreviven Athletic Club de Melilla, Club Melilla y C.D. España, mientras que en 1923 se les suman los recién creados Sanidad y Vasconia, ambos de procedencia militar. En 1923 nace la Real Sociedad Hípica con el apadrinamiento del Rey D. Alfonso XIII, en principio formado por civiles y quien viste con camisa y pantalón blancos, entidad que poco tiempo más tarde pasa a ser tutelada por los militares cambiando su camisa por una rojiblanca.

Durante el verano de 1923 desaparece el Club Melilla y con sus restos surge el Melilla Foot-ball Club, quien en principio viste camisa azul con escapulario y pantalón blancos. La profusión de clubs en 1924 y la constante crecida de aficionados hacen que el Campo de la Hípica, sito en la Explanada de Alfonso XIII y sede de la mayoría de los clubs, sea ampliado y remodelado para dar mayor cabida al gran número de espectadores que cada domingo se dan cita en este. Entre tal bullicio surge la S.D. Melillense que viste con camisa y pantalón blancos y con esto llegamos a 1930.

Este es un año importante en la historia del fútbol local; el 5 de enero el Melilla F.C., quien viste camisa rojinegra con pantalón negro desde hace unos años, estrena el Campo de El Real frente al Racing Club de Madrid y numerosos clubs patrocinados por los militares desaparecen, quedando en la ciudad el mencionado más la Real Sociedad Hípica, S.D. Melillense y C.D. España.

En 1931 suceden dos acontecimientos que van a marcar el futuro inmediato: de una parte el 5 de enero se constituye oficialmente la Federación Hispano-Marroquí de Clubs de Foot-ball organismo reclamado por la mayoría de clubs norteafricanos que precisaban de un ente propio para unificar su destino y desarrollar el fútbol en la región, y de otra el 14 de abril se instaura la II República. La Real Sociedad Hípica pierde el título de Real, la S.D. Melillense adopta como camisa los colores blanquiazules y nacen nuevos clubs como el Nador F.C., de camisa y pantalón blancos, el C.D. Español, con idéntica indumentaria y la Unión Balompédica de Melilla, quien viste camisa gualdiroja y pantalón azul.

En el verano de 1935 se disuelve la Sociedad Hípica y en la ciudad tan solo tres clubs continúan federados; Melilla F.C., C.D. Español y S.D. Melillense, llegando así hasta julio de 1936 en el que estalla la Guerra Civil. Durante este triste periodo Melilla interrumpe el fútbol oficial a nivel federado aunque no su práctica, pues en las temporadas 37/38 y 38/39 los militares sitos en la localidad instauran la Copa Falange que domina el equipo de Sanidad.

Acabada la Guerra resurgen de inmediato Melilla F.C., S.D. Melillense y C.D. Español, incorporándose como nuevo el Juventud Deportiva. En el verano de 1940 Juventud Deportiva y C.D. Español se fusionan bajo el nombre de Club Unión Juventud Español, quien viste camisa rojiblanca con pantalón azul, trasladándose paralelamente la S.D. Melillense a Nador donde se fusiona con los locales del Nador F.C. de cuya unión nace la S.D. Villa Nador F.C. En febrero de 1941, tras la ley que prohíbe el uso de extranjerismos el Melilla F.C. cambia a Melilla C.F. y la S.D. Villa Nador F.C. a S.D. Villa Nador C.F.

Comoquiera que el fraccionado fútbol melillense no puede colocar ningún club en Categoría nacional y más después del anuncio por parte de la FEF de la instauración de una Tercera División de ámbito nacional destinada para los clubs modestos, tras varias conversaciones se acuerda el 6 de febrero de 1943 unir a Melilla C.F. y C.U. Juventud Español en una sola entidad, la Unión Deportiva Melilla, quien adopta los colores del Duque de Medina-Sidonia, camisa azulina con pantalón blanco y se convierte en la sociedad más importante de la ciudad. La U.D. Melilla conseguirá militar ocho temporadas en Tercera División y cuatro en Segunda División, las comprendidas entre las ediciones 50/51 y 53/54, entrando en barrena a partir de 1954 con el descenso y sumiéndose en una deuda considerable.

HISTORIA DEL CLUB:

1944 – 1956

La temporada 55/56 resultó extraña en la ciudad norteafricana. De un lado la U.D. Melilla, el club más representativo, había sido segundo y promocionado en el Campeonato de Tercera División y, de otro, un modesto club local fundado en 1944 y federado el 15 de mayo de 1946, el C.D. Tesorillo, conseguía proclamarse Campeón de Primera Regional y ascender a Tercera División. En aquellos instantes la U.D. Melilla era una entidad fuertemente endeudada que se planteaba su disolución y se rumoreaba incluso su posible fusión como tabla salvatoria con algunos de los clubs norteafricanos que debían dilucidar su futuro ante la declaración de independencia del nuevo estado de Marruecos.

Esta opción, inviable por los altos costes y deudas, finalmente no se cumplió y la U.D. España, de Tánger, se fusionó con el Algeciras C.F. mientras el componente español del Club Atlético de Tetuán lo hacía con la S.D. Ceuta, – el componente marroquí fundó posteriormente el Moghreb Atlétic Tetouan -. Abandonado a su suerte tras no poder hacer frente a sus acreedores, la U.D. Melilla acabó disolviéndose en agosto de 1956.

Dicho y hecho, el C.D. Tesorillo se convertía de la noche a la mañana en el principal club de la ciudad recién iniciado septiembre, teniendo sus dirigentes que hacer un considerable esfuerzo frente a una nueva categoría a la par que unos aficionados que recibía del club recientemente desaparecido. El C.D. Tesorillo que vestía camisa roja con pantalón negro y ocupaba el mismo campo de juego que la U.D. Melilla, el Estadio Alvarez Claro, no tuvo que variar su domicilio y adaptarse a un nuevo terreno, sino realizar un gran empeño económico para cuadrar unas cuentas con las cuales se contrataron nuevos jugadores para reforzar la plantilla aprovechando de paso el momento para cambiar de nombre y pasar a denominarse Melilla Club de Fútbol.

Los cambios no se detuvieron en este punto y como uniforme adoptaron los que en su día vistió el antiguo Melilla F.C., es decir, camisa rojinegra y pantalón negro. El debut en Tercera División se produjo durante la temporada 56/57 y contra todo pronóstico el flamante Melilla C.F. se proclamó de forma exitosa Campeón de grupo. En la Fase de Ascenso sin embargo no tuvo tanta fortuna y fue eliminado por el Real Club Recreativo de Huelva; derrota 3-0 en el Colombino y victoria por 1-0 en casa. A partir de 1957 y con la independencia de Marruecos, los clubs norteafricanos de Ceuta y Melilla pasaron a formar parte de los grupos andaluces de Tercera División, aumentando con ello la dificultad de poder optar a los primeros puestos. Fruto de ello, el club melillense pasa varios años ocupando posiciones rezagadas en la tabla clasificatoria y en espera de tiempos mejores.

1960 – 1970

Estos llegan paralelamente al estreno de la década de los años sesenta con la entrada de nuevos directivos y un proyecto serio de conducir al club norteafricano a Segunda División, etapa que coincide con el cambio de indumentaria pasando a vestir camisa azul con pantalón blanco. Ya en la temporada 60/61 se consigue ser subcampeón de grupo tras el Sevilla Atlético Club y abastar la Fase de Ascenso. En esta se enfrenta al C.D. Galdácano, quien los elimina; 2-4 en casa y 2-2 en la localidad vizcaína. En la siguiente campaña, 61/62, es nuevamente subcampeón, ahora tras el Algeciras C.F., consiguiendo en la Fase de Ascenso eliminar a Imperial C.F.; 2-0 en casa y 2-2 en Murcia, y al Albacete Balompié en la Final; 0-0 en casa, 0-0 en el Carlos Belmonte y 2-0 favorable en el encuentro de desempate disputado en Madrid.

Por fin la ciudad cuenta con un club en Segunda División y para ello destina todos los esfuerzos posibles en conseguir un equipo competitivo. El estreno en la categoría de plata durante la temporada 62/63 es satisfactoria quedando en decimotercero puesto con bastantes apuros pero consiguiendo salvar la categoría, su principal objetivo. En la temporada 63/64 baja un puesto y queda duodécimo al igual que sucede en la sesión 64/65. El club azulino se acostumbra a vivir al borde del abismo y sus participaciones empiezan con el único ánimo de conseguir la permanencia. En la campaña 65/66 el Melilla C.F. realiza un mal torneo liguero y consigue tan solo siete victorias y seis empates, quedando descolgado y decimoquinto. El descenso a Tercera División se consuma tras cuatro años consecutivos en la categoría de plata.

En la temporada 66/67 el Melilla C.F. vuelve a militar en el tercer nivel nacional junto a clubs andaluces finalizando sexto. A pesar de que la intención es volver a Segunda División lo antes posible y se preparan buenos combinados para intentarlo, lo cierto es que la entidad melillense no consigue el objetivo, pues el final de los años sesenta se caracteriza por ser una época en la que el privilegio de ascender queda reservado para el campeón de grupo y además se ha de pasar por el filtro de la Promoción en varias ocasiones.

1970 – 1976

Con estas premisas el Melilla C.F. inicia la década de los años setenta en una Tercera División que ha quedado reducida a cuatro grupos y que adquiere un potencial bastante fuerte. Si antes lo tenía difícil, ahora mucho más. Sin embargo la directiva no cesa en su empeño y consigue reunir varias plantillas con buenos jugadores capaces de ser quintos en la temporada 71/72 y séptimos en la sesión 72/73. El paso de los años y la pérdida de ilusión de la afición, la cual es realista y ve cada vez más lejos la posibilidad de regresar a Segunda División, hace que el Estadio Alvarez Claro empiece a despoblarse de seguidores.

Todo esto sumado a una crisis causada por la elevada inversión en jugadores que luego no dan la talla, significa que el club melillense retroceda al decimocuarto puesto en la campaña 73/74 y deba defender su plaza en la categoría ante el aspirante S.D. Unión Africa Ceutí; 1-4 en Ceuta y 5-0 en casa son suficientes para seguir. En la temporada 74/75 retrocede un puesto en Liga finalizando decimoquinto, encontrándose en la Fase de Permanencia con el C.D. Manchego, quien le opone una fuerte resistencia; 1-0 en Ciudad Real y 1-0 en casa. Estos resultados obligan a disputar un encuentro de desempate que se efectúa en Granada, consiguiendo los melillenses imponerse por el favorable resultado de 3-1. En la campaña 75/76 llega la debacle con la pérdida de categoría al resultar decimoctavo con diecinueve derrotas en su haber.

El descenso del Melilla C.F. a Preferente resulta traumático para los intereses del club puesto que significa sumergirse en una categoría compuesta única y exclusivamente por sociedades melillenses, un panorama ciertamente desolador para su reestablecimiento económico. Paralela y contrariamente a este descenso otro club local, el Club Gimnástico de Cabrerizas, nacido en 1973 y que se había proclamado Campeón de Preferente en la campaña recién finalizada 75/76 de la mano del técnico Antonio Casado, acaba de ascender a Tercera División tras eliminar al campeón ceutí C.D. O’Donnell. Las carreras deportivas en sentido opuesto que ambos clubs desarrollan, uno hacia arriba y otro hacia abajo pero con el nexo común de carecer de suficientes medios económicos, hacen que su historia confluya en la fusión de los dos el 29 de junio de 1976 dando origen a una nueva sociedad, el Gimnástico Melilla C.F. que será presidido por Arjan Lalchandani y vestirá presumiblemente camisa azul con pantalón blanco.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2011

BIBLIOGRAFÍA:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular UD Espana Tanger

Escudo U.D. España de Tánger

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unión Deportiva España
  • Ciudad: Tánger
  • Provincia: Protectorado de Marruecos
  • Fecha de constitución: 1946
  • Fecha de federación: 1946

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva España (1946 – 1956)

TÍTULOS NACIONALES:

  • Ligas de Categoría Nacional

 

ESTADIO:

estadio UD Espana Tanger

Stadium Municipal El Marshan

  • Nombre: Stadium Municipal (El Marshán)
  • Año de inauguración: 1939
  • Cambios de nombre:
  • Stadium Municipal (1939-)
  • Capacidad: 2.950 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Stadium Municipal (1946-1956)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales UD Espana Tanger

ESCUDOS:

escudos UD Espana Tanger

UNIFORMES:

uniformes UD Espana Tanger

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La actual ciudad marroquí de Tánger ha sido tradicionalmente a lo largo de su dilatada historia feudo de muchas civilizaciones y culturas, las cuales siempre han dejado una huella imborrable todavía persistente en la actualidad. A principios del s. XX los ingleses eran quienes la ocupaban y con ellos vino el fútbol a esta tierra norteafricana. Ya en 1906, los hijos de los comerciantes y diplomáticos residentes daban las primeras patadas al balón, jóvenes a quienes se unían avispados locales, españoles y franceses en busca de pasar los ratos de ocio. En 1912 España se hace cargo del norte del actual Marruecos y se instala en la zona trayendo a diplomáticos y militares, uniéndose más tarde comerciantes y gente de paso. Es el año en el que el fútbol empieza a despegar con la visita periódica de equipos formados por la guarnición española de Tetuán y el surgimiento de conjuntos ocasionales enteramente locales.

La zona habitual de juego es la playa, pero también se emplea profusamente la llanura del Marshán. Pronto surgen los primeros clubs y de los colonos españoles nace en marzo de 1917 el más importante en años venideros, el Alfonso XIII F.C., quien juega en el Campo de la carretera de Suaní compartiendo vida con el Indian F.C., sociedad que viste camisa auriverde con pantalón negro y le precede en antigüedad. A estos les siguen clubs menores sin apenas peso como el Cervantes F.C., el San Francisco F.C., el Cardenal Cisneros F.C., la Unión Tangerina F.C., el Athletic Club de Tánger, el Racing Club de Tánger, el de la colonia italiana Odenense y el A.S.F.T. de la colonia francesa.

En diciembre de 1917 las sociedades Indian F.C.Athletic Club de Tánger se fusionan en una sola bajo los auspicios de M. Serruya y J. Rebeso quedando constituido el Moghreb Foot-ball Club bajo la presidencia de Emilio Sanz, acuerdo rubricado en el Casino Español. La nueva entidad viste con camisa roja y pantalón azul, llevando bordado una estrella de cinco puntas verde como escudo. En 1919 el propio Emilio Sanz, director de la sucursal del Banco de España, crea la Unión Española de Educación Física, organismo que rige las competiciones locales de fútbol y otros deportes, adhiriéndose la mayoría de los clubs. Posteriormente en 1926 surge el Hilal, club formado también íntegramente por locales.

Llegados a 1929 muchos clubs de los anteriormente comentados han desaparecido, resistiendo solamente el Alfonso XIII F.C., Racing Club de Tánger, Unión Tangerina F.C., Moghreb F.C. e Hilal. Dado que la falta de liquidez entre las distintas sociedades tangerinas es notoria, estos dos últimos clubs citados y el franco-marroquí A.S.F.T. ingresan en la Liga de la Federación Franco-Marroquí en 1929 bajo el ánimo expreso de aumentar sus recaudaciones con las visitas de los potentes U.S.M. de Casablanca y Stade Marocain de Rabat.

Tras pasar dos temporadas de militancia en esta competición los sueños y cuentas no convencen, y en 1931, el mismo año en el que se funda la Federación Hispano-marroquí de Fútbol, será cuando el Moghreb F.C. ingresa en esta dando por finalizada su aventura en la Liga del Protectorado Francés. No será la única víctima y el Hilal lamentablemente desaparece a los pocos meses, mientras el club Moghreb F.C. es apercibido por la FIFA de que debe cambiar de nombre pues no le es permitido participar en dos Federaciones Nacionales distintas con igual denominación. Cambia pues a Club Deportivo Maghreb Al-Aksa, adoptando como colores camisa verde y pantalón azul.

En abril de 1931 se declara la II República en España y muchos clubs se ven obligados a cambiar de nombre o pierden su condición de Real. El Alfonso XIII F.C., club decano de la ciudad, es uno de los afectados y cambia a Centro Español F.C. siguiendo con su uniforme blanco y jugando en el Campo del Centro Español. Esta entidad se haya amparada por la amplia colonia que forma la Casa de España en la ciudad y su presidente suele ser el cónsul de rigor. En la temporada 33/34 el Centro Español F.C. se haya en la Primera Categoría, añadiéndose en la siguiente 34/35 el C.D. Maghreb Al-Aksa.

Pero no son los únicos clubs que compiten dentro de la F.H.-M.F. ya que otros lo hacen en otras categorías como los recién creados Tánger F.C., el Adelante F.C., la Unión Recreativa Sevillana ó el de la colonia italiana C.D. Príncipe di Udine. Con estas, en julio de 1936 estalla la Guerra Civil y el fútbol tangerino y por ende nacional, sufre un gran paro de entre dos y tres larguísimos años dependiendo de la zona geográfica que afecta a todo el entramado deportivo y social.

Una vez transcurrido el conflicto bélico, la ciudad internacional empieza a resurgir de los problemas ocasionados por este con la salvedad de que la situación política ha cambiado radicalmente. Tánger es una ciudad abierta y cosmopolita, sede en esos instantes de un gran tráfico de personas de distintas nacionalidades y foco importante en donde se dan cita protagonistas de la que va a ser la gran guerra del s. XX.

En el verano de 1939, Tánger se encuentra estabilizada socialmente y cuenta con varios equipos de reciente cuño que compiten en el torneo local, el Dopolavoro integrado solamente por jugadores italianos, el de la Falange Española y los dos del Centro Español (ahora Hogar Español), la Sección Europea y la Sección Musulmana. El día 24 de junio y coincidiendo con la inauguración del Stadium Municipal, una vieja aspiración soñada durante muchos años por los aficionados, se organiza un encuentro frente al Ceuta S.C. ante el cual se presenta una selección local con lo mejor de los cuatro equipos antes mencionados, selección que viste con camisa roja y pantalón negro. El éxito de la cita y el comienzo inminente del Campeonato Nacional de Liga, a sabiendas de que le van a ser concedidas dos plazas al Protectorado por su nivel futbolístico y en compensación por los tributos humanos empleados en guerra, hace que el Hogar Español se plantee crear un club integrado única y exclusivamente por jugadores españoles, tanto oriundos como nativos magrebíes, con el que presentarse a dicho torneo.

De tal propósito nace el 28 de junio la Escuela Hispano Árabe como símbolo de unidad entre los dos pueblos mayoritarios presentes en la ciudad, el español y el árabe. Esta denominación oficial recogida en el seno de la Federación Española sin embargo no es del agrado de los nativos, quienes en algunos medios periodísticos expresan su malestar denominando oficiosamente al club como Escuela Hispano Marroquí.

El E.H.A. vestirá camisa blanca con pantalón negro y empleará el Stadium del Marshán siendo segundo en el Campeonato Hispano-Marroquí de Primera Categoría 39/40 tras el Ceuta Sport Club accediendo a Segunda División, categoría en la que debuta durante esa misma campaña siendo su papel testimonial al obtener un empate y trece derrotas.  En el mes de julio de 1941 desaparece por diversos problemas internos de carácter étnico quedando en activo tan solo el Moghreb C.F., sociedad fundada el 5 de julio de 1940 como Mogrhreb F.C., quien recoge a varios jugadores hasta la fecha escolanos mientras el Racing Club de Tánger renacido en julio de 1940 se diluye ante la falta de apoyo social.

En octubre de 1941 emerge la novel Sociedad Deportiva Tánger Club de Fútbol, resultante de la fusión de los muchos entusiasmos dispersos que viene a representar auténticamente al fútbol local, creado por buenos aficionados como síntoma de unión de todas las clases sociales y colonias existentes en la ciudad internacional. Debuta en Primera Categoría en la campaña 41/42 frente a Club Atlético de Tetuán, Peña Deportiva de Larache, Unión África Ceutí, Melilla C.F. y Juventud Sindical de Nador. La temporada 43/44 es la última del club norteafricano, pues en verano de 1944 desaparece como causa de la delicada situación política que vive la ciudad internacional de Tánger, envuelta en medio de disputas diplomáticas entre franceses, ingleses, alemanes, italianos, estadounidenses, marroquíes y españoles, y bajo amenaza de ser invadida por tropas aliadas.

Previamente a la desaparición, el Tánger C.F. juega en su última temporada algunos encuentros amistosos en su feudo ante clubs de primer orden de gira por la zona, destacando los del 17 de septiembre frente al Real Madrid C.F.: 2-9 y el del 23 de agosto de 1943 frente al Real C.D. Español: con resultado de 1-3 para los de la ciudad condal. Como visitante destaca el enfrentamiento del 10 de diciembre de 1942 frente al C.D. Malacitano

HISTORIA DEL CLUB:

1946 – 1950

La tensión política de 1944 se prolonga hasta 1945, recibiendo los aliados garantías de no intervención por parte del Estado español y la promesa de la retirada de tropas en la ciudad lo antes posible. Ante tal clima desfavorable los actos deportivos merman considerablemente aunque la juventud local todavía sigue jugando en la playa y en la llanura del Marshán. De los hasta entonces clubs existentes tan solo resta a nivel federado el Moghreb C.F., club que en 1945 corre el mismo camino que sus precedentes. El 9 de octubre de 1945 las tropas españolas cumpliendo las promesas efectuadas ante los aliados abandonan la ciudad libre de Tánger y la localidad queda sin fútbol durante un tiempo hasta que en 1946 vuelve la normalidad a la misma tras el apaciguamiento internacional.

A finales de 1946 el fútbol tangerino empieza nuevos proyectos o continúa otros que anduvieron detenidos durante unos años. Así, la amplia colonia española que se reúne habitualmente en el casino del Centro Español se pone nuevamente en marcha con la creación de un nuevo club, la Unión Deportiva España, entidad que viste camisa roja con pantalón negro y juega en el Stadium, ahora denominado Campo de La Plaza. Los marroquíes, paralelamente, dan inmediata respuesta con la reaparición del anteriormente denominado Moghreb C.F. que es federado como C.D. Moghreb Al-Aksa, con la salvedad de que ahora visten con camisa verde – el color del símbolo nacional - y pantalón blanco, compartiendo el Stadium con los españolistas. Ambos ingresan en la Federación Hispanomarroquí, compitiendo la U.D. España en Primera Categoría y los magrebíes en Segunda Categoría durante la Liga 47/48, temporada a la que se incorporan los reaparecidos Club Tihad Riadi y Unión Tangerina C.F., quienes reemprenden sus respectivas trayectorias. Al final la U.D. España se proclama Campeón de Marruecos y consigue ascender a Tercera División, corriendo similar suerte el C.D. Moghreb Al-Aksa pero en esta ocasión a Primera Categoría.

En la temporada de su debut en Categoría Nacional la U.D. España realiza un torneo discreto quedando noveno dentro de un grupo integrado por conjuntos andaluces y norteafricanos. En la siguiente edición, 49/50, las cosas van a peor y son decimoquintos. Por si fuese poco, esa campaña comparte grupo con el recién ascendido y también tangerino C.D. Moghreb Al-Aksa quien les sobrepasa en la clasificación y los humilla doblemente con unos dolorosos 5-0 como visitante y 0-1 como local, ambos encuentros disputados con sede en La Plaza.

1950 – 1956

En la temporada 50/51 la U.D. España es decimocuarta, superada nuevamente por el rival ciudadano, con la salvedad de que se imponen como locales por 2-1, cayendo como visitantes por 4-2. Durante la campaña 51/52 el fútbol tangerino atraviesa duros momentos, pues significan el adiós del C.D. Moghreb Al-Aksa como club en activo al retirarse una vez iniciado el Campeonato y deshacerse por sus numerosos problemas económicos justamente cuando ese año había jugado ya como local ante la U.D. España perdiendo por 0-3, quedando estos últimos séptimos.

En el verano de 1952 la sociedad españolista recoge algunos de los jugadores que anteriormente habían pertenecido al recién disuelto conjunto verdiblanco y junto a nuevos fichajes conforma una poderosa plantilla con la que afronta con notable optimismo la sesión 52/53. Cumpliendo los pronósticos finaliza en segundo lugar a un solo punto del Jerez C.D., pasando a disputar la Fase de Ascenso a Segunda División. En este torneo realiza una memorable liguilla y es primero por delante de clubs notables como Levante U.D., Córdoba C.F. y Calvo Sotelo C.F., de Puertollano, consiguiendo ascender a la categoría de plata ante el asombro de su desbordada afición.

El debut en Segunda División se produce en la temporada 53/54 compitiendo en el Grupo Sur y consiguiendo ser octavo, en medio de un campeonato en donde tan solo pierde un encuentro en casa y en el que a domicilio se muestra más discreto cosechando trece derrotas. La campaña 54/55 es la mejor de toda su historia. Tras unos fichajes muy acertados el equipo se muestra muy fuerte en casa, no perdiendo partido alguno y a domicilio se hace respetar con varias victorias y empates. Finalmente queda cuarto a un solo punto de entrar en la Promociónde Ascenso. La temporada 55/56 es muy distinta a las anteriores partiendo de entrada con el determinante condicionamiento político de que la ONU emplaza la independencia del nuevo estado de Marruecos con fecha del 2 de marzo de 1956. Esto supone que al final del campeonato el club debe desaparecer o fusionarse con otro para seguir en activo dentro del fútbol español. Deportivamente la campaña es muy buena por cuando la U.D. España que posee una gran plantilla, tiene el sueño y las miras puestas en cosechar un sonado éxito que le catapulte a superior categoría. Finalmente tras pelear duramente hasta el último momento por ascender a Primera División será quinto clasificado. Como sucediese en la anterior temporada, un solo punto les separa de entrar en la ansiada Promoción.

En el verano de 1956 la directiva tangerina se replantea su futuro inmediato acuciado por las circunstancias y decide no disolver la entidad, buscando en las plazas de Ceuta y Melilla junto a ciudades del sur peninsular, un aliado con el que fusionarse para tener una continuidad. Las negociaciones son árduas y los viajes en una dirección u otra, constantes. El Club Atlético Tetuán, quien atraviesa la misma situación como club norteafricano, parece tener el camino encauzado con la S.D. Ceuta, mientras la U.D. Melilla es descartada por sus graves problemas económicos. Por potencial tan solo quedan el Algeciras C.F. y la Real Balompédica Linense, siendo descartados otros clubs de mayor potencial como Cádiz C.F. y Real Club Recreativo de Huelva. Finalmente el compañero de viaje elegido es un Algeciras C.F. que acaba de proclamarse Campeón de Tercera División y no ha conseguido el ascenso en las distintas Promociones realizadas.

El Algeciras C.F., tras ofrecer como oferta doscientas setenta y dos mil quinientas pesetas al club tangerino por sus activos, acaba fusionándose con la U.D. España cambiando de nombre a España de Algeciras C.F., militando durante la campaña 56/57 en Segunda División al ocupar la plaza de los tangerinos y desarrollando un torneo pésimo en el que queda decimoctavo con la consiguiente pérdida de categoría. A la mala campaña realizada se le unen profundas desavenencias entre directivos procedentes de ambos clubs, rompiéndose la fusión en el verano de 1957 de forma que los tangerinos se desentienden de seguir en la sociedad al considerar que su peso es mucho menor que la prestada por los algecireños con el resultante de que el Club España de Algeciras pasa a recuperar su anterior denominación, Algeciras C.F.

Fueron elementos destacados de la U.D. España en Segunda División jugadores como Riffi, Hernández, Felipe, Rusiñol, Arenas, García Ojeda, Serer, Amaro, Bolea, Roth, Lorente y Navarro.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2009

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular CD Logrones

Escudo C.D. Logroñés, S.A.D.

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Logroñés, S.A.D.
  • Ciudad: Logroño
  • Provincia: La Rioja
  • Comunidad Autónoma: La Rioja
  • Fecha de constitución: 30 de mayo de 1940
  • Fecha de federación: 1940

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Logroñés (1940- 1992)
  • Club Deportivo Logroñés, S.A.D. (1992- )

TÍTULOS NACIONALES:

6 Ligas de Tercera División:

  • 1943/44
  • 1958/59
  • 1965/66
  • 1969/70
  • 1977/78
  • 2000/01

 

ESTADIO:

estadio Las Gaunas

  • Nombre: Estadio Municipal Las Gaunas
  • Año de inauguración: 2002
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Nuevo Las Gaunas / Estadio Municipal Las Gaunas (2002-)
  • Capacidad: 16.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio de Las Gaunas (1940-2002)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Logrones

ESCUDOS:

escudos CD Logrones

UNIFORMES:

uniformes CD Logrones

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La sociedad logroñesa de principios del s.XX no era ajena a los movimientos asociacionistas de carácter recreativo que circulaban entre los grupos más elitistas de todas las ciudades españolas, creándose el 11 de mayo de 1905 el Gran Casino de Logroño, una entidad que tenía en la organización de bailes, excursiones y promoción de juegos y espectáculos su modus vivendi. En 1910 la directiva de esta sociedad decide fomentar la práctica deportiva para cultivo de mente y espíritu siguiendo las corrientes higienistas tan de moda en la época, siendo un deporte que triunfa en las provincias vecinas de Vizcaya y Guipúzcoa donde se han alcanzado recientemente diversos títulos a nivel nacional, el fútbol, incorporado como pieza de relieve.

El 17 de agosto de 1910 queda registrada la Agrupación Deportiva Logroñesa teniendo a Isaac Romanos como primer presidente, entidad totalmente dependiente del Gran Casino que es conocida popularmente como “La Deportiva” y que desde la campa militar y el descampado de la Vuelta del Peine, tomará sus primeros contactos con este novedoso deporte. El primer encuentro oficial de “La Deportiva” o Agrupación Deportiva del Gran Casino como también es conocida, se disputa el 8 de junio de 1912 en una campa situada en la carretera de Villamediana teniendo como rival al Pamplona F.C., siendo un verdadero éxito de público y estrenándose con camisa rojiblanca y pantalón blanco, a imagen y semejanza del Athletic Club bilbaíno.

El impulso de la sección deportiva del Gran Casino no cae en saco roto y el 4 de julio de 1912 nace el Logroño Recreation Club, entidad presidida por Juan Díaz Quincoces que será una alternativa seria para aquellos jóvenes no socios del Gran Casino. Esta sociedad adquirirá gran notoriedad y entre ambas conseguirán en 1913 que el consistorio organice varios encuentros con motivo de las fiestas de San Mateo. Poco tiempo después surgen otras entidades de escasa perdurabilidad como el Logroño Foot-ball Club, convirtiéndose el Logroño Recreation Club en el máximo exponente local en cuestiones futbolísticas.

Esta sociedad, que viste camisa rojiblanca con pantalón negro aunque en ocasiones se la ve enteramente de blanco, tiene en sus instalaciones de la carretera de Zaragoza una verdadera base deportiva con pistas de atletismo y tenis que la convertirán en la más importante de la ciudad durante toda la década. El Logroño Recreation Club será inscrito en la Federación Guipuzcoana donde participan clubs de la tierra y navarros, compitiendo en distintas categorías hasta que al término de la campaña 23/24 y estando en Primera Categoría Grupo B, deja de hacerlo.

Antes de que llegue ese momento otra sociedad que tendrá una relevante importancia ha sido constituida previamente, el Club Deportivo España F.C., entidad creada el 28 de octubre de 1922 cuyo presidente es Bernardo Ardanaz. El conjunto españolista carece de terreno de juego en sus primeros instantes de vida, estrenando sede el 3 de febrero de 1923 frente al San Antonio, el Campo de La Trilladora, aunque oficialmente lo es el 2 de septiembre de 1923 frente al Arenas Club, de Guecho y ya bajo su nueva denominación de Club Deportivo Logroño.

El club deportivista viste como sus antecesores, camisa rojiblanca con pantalón negro, haciéndose con un nombre dentro del panorama regional de la época y enfrentándose a club vascos, navarros, aragoneses y castellanos preferentemente, región esta última de la que por entonces formaba parte. El 15 de junio de 1924 inaugura el Campo de Las Gaunas, recinto más grande y con más condiciones que el anterior de La Trilladora que se convertirá en feudo futbolístico durante un buen número de décadas y por donde pasarán numerosísimos clubs de todo el estado. Fruto de su importancia y nivel deportivo, en los años treinta compite en Tercera División, categoría la cual no es sino una Fase de Ascenso entre campeones regionales para dilucidar qué clubs ascienden a Segunda División. En estos campeonatos los componentes son pocos y suele clasificarse para la Final el campeón de cada uno de los diferentes grupos.

El C.D. Logroño consigue pasar a una de estas finales en la campaña 32/33 después de ser Campeón, siendo eliminado por el Zaragoza F.C. en cuartos de final. En 1935, la fuerte carga económica de los desplazamientos y la difícil situación del momento en suma a una plantilla profesional, hacen mella en la entidad, causando que se abandone la competición y se retire de la vida deportiva desapareciendo como entidad. Pese a ello, posteriormente en los años de la Guerra, un grupo de ex jugadores seguirá empleando el nombre del desaparecido club para la disputa de encuentros amistosos en zonas no conflictivas.

HISTORIA DEL CLUB:

1940 – 1950

Finalizada la Guerra Civil, la normalidad se establece poco a poco y nuevos clubs como el Rayo y Junior o el formado por estudiantes del SEU, surgen entre la población, mientras paralelamente aparecen equipos de carácter militar como eran los representantes de Artillería e Infantería sitos en la ciudad. Desde las más altas instancias gobernativas se insiste y se tiene un enorme interés en crear un club que represente a la ciudad en Categoría Nacional y de la mano del gran aficionado José Guillén, se consigue el 30 de mayo de 1940 crear el Club Deportivo Logroñés, una nueva sociedad formada al unísono por una selección de los mejores jugadores de los clubs antes citados y otros procedentes de otros lugares.

El C.D. Logroñés accede a la disputa del Campeonato de Tercera División esa misma temporada 40/41, consiguiendo finalizar en cuarto puesto. Este torneo de Tercera División es una Fase en la que participan los campeones de Regional y los últimos clasificados de Segunda División, sistema que se mantendrá durante unos años más. En la temporada 41/42 es segundo, clasificándose para la disputa del Campeonato de España. En la campaña 43/44, la que se puede considerar la primera temporada pura de Tercera División de la historia tras la reorganización que sufre la misma, es Campeón de grupo y consigue pasar a la Fase Final. En esta queda cuarto y último, muy descolgado y sin aspiraciones de ascenso.

Desde aquí hasta final de la década de los años cuarenta, el C.D. Logroñés se convierte en un serio aspirante al ascenso de categoría, configurando buenas plantillas que sin embargo no le rinden éxito alguno, pues unas veces no llega a la Fase Final y en otras queda eliminado por el camino. En la sesión 45/46 llega una nueva oportunidad tras ser segundo en Liga. En la Fase Intermedia es segundo a un punto de la S.D. Arenas, de Zaragoza, quedando fuera de la Final. El sueño y aspiración de ascender tarda en llegar y se hacen largos, pero basándose en la paciencia como virtud se consigue por fin ascender a Segunda División al término de la temporada 49/50, tras ser subcampeón de Liga y en la Fase Final obtener el primer puesto.

1950 – 1960

A la alegría de la afición logroñesa se le suma el hecho de fundarse en 1950 el que va a ser su filial, el C.D. Recreación de Logroño, confeccionado expresamente para proporcionar jugadores a la primera plantilla rojiblanca tras la nueva situación deportiva alcanzada que la va a exigir incorporar buenos mimbres. El debut en Segunda División lo concluye en undécimo puesto, mejorando notoriamente en la campaña 51/52 al ser subcampeón de grupo y quedar a tres puntos del ascenso directo a Primera División. Este puesto le permite promocionar para subir de categoría, pero un mal fin de campeonato le hace ser quinto, perdiendo toda opción. En la edición 52/53 empiezan el torneo como filial del Real Valladolid Deportivo tras firmar un convenio, un Primera División asentado en dicha categoría y necesitado de un filial en el que foguear a jóvenes promesas, pero avanzada la temporada rompen la sociedad por motivos particulares y quedan libres de cualquier compromiso.

Poco a poco la crisis económica se va instalando en el club y en las temporadas siguientes cada vez resulta más caro el mantenerse, escapándose sus figuras y recurriendo a jugadores faltos de calidad. Así en la campaña 55/56 quedan decimosextos y últimos. Lo que debería ser un descenso seguro se convierte en mantenencia de la plaza en Segunda División al ampliarse la categoría y eliminarse los descensos directos. En la campaña 56/57 no hay tanta suerte y se termina decimoséptimo, a un punto de la salvación. El club rojiblanco cae al pozo de la Tercera División, categoría la cual le costará bastante tiempo de desprenderse por cuanto desaprovecha las pocas oportunidades que se le presentan. En la sesión 58/59 llega la primera tras ser Campeón de Liga, pero el C.D. Amistad, de Zaragoza, le corta el camino; 1-0 en Las Gaunas y 2-0 en la capital maña.

1960 – 1970

En los años sesenta se intenta la remontada de categoría pero los problemas económicos ahogan a un club que se encuentra asfixiado. Los jugadores no cobran y amenazan en plantarse. Finalmente todo se arregla con la llegada de Alberto Pastor a la presidencia en la campaña 61/62, temporada en la que son segundos y en la Promoción quedan eliminados por el C.D. Condal; 1-0 en Barcelona, 1-0 en casa y 2-1 en el desempate disputado en Pamplona. En las campañas siguientes se rozan las plazas de ascenso y promoción, quedando fuera de ambas por escaso margen.

Tan deseado objetivo se alcanza en la temporada 65/66 con Félix Andrés de presidente y Manuel de Nicolás en el banquillo, tras ser campeones de grupo y eliminar en la Fase de Ascenso al Jerez Industrial C.F.; 2-1 en casa y 4-3 en la ciudad gaditana. En el desempate celebrado en Madrid se imponen los riojanos por 1-0. El reestreno en Segunda División de la campaña 66/67 es efímero pues no se alcanza la permanencia, objetivo prioritario marcado a principio de la temporada, quedando decimoquinto con tan solo cinco victorias y ocho empates en su haber. Este lance deportivo supone un duro golpe para la entidad, que se ve nuevamente alejada del fútbol de élite e inmersa en Tercera División, principal razón de sus males y causa de la fuga de las Gaunas de parte de sus incondicionales.

Tres años le va a durar el castigo, pues no es hasta la temporada 69/70 cuando consigue volver a la categoría de plata. En esta temporada alcanza unos registros espectaculares dentro del grupo compuesto por riojanos, guipuzcoanos, aragoneses, navarros y sorianos, marcando la friolera de ciento veinte tantos, encajando veintisiete y perdiendo solo cinco encuentros. Pero tales logros casi van al traste en la Promoción de Ascenso que disputa frente al Hércules C.F.; 1-1 en Alicante, 2-2 en casa y victoria por 3-1 en el desempate celebrado en Madrid. Hernáez, Lavernia, Amantegui, Goicoechea y Arrieta son sus héroes.

1970 – 1980

Los años setenta empiezan con el club riojano en Segunda División. Cesáreo Remón es su presidente y Román Galárraga conduce el banquillo rojiblanco. En su primera comparecencia son decimoquintos, viéndose obligados a disputar la Promoción de Permanencia. En esta se encuentra con el aspirante C.D. Cartagena, consiguiendo eliminarles; 3-0 en casa y 2-0 en la ciudad departamental. En la edición 71/72 se sueña con el ascenso a Primera División tras un buen inicio de campeonato y la llegada de buenos jugadores, pero finalmente se concluye sexto. En la campaña 72/73 las cosas no funcionan bien y se finaliza decimoséptimo tras marcharse buenos jugadores a otros clubs, perdiendo la categoría. Nuevamente surgen los problemas financieros y casi nadie decide ocuparse de la presidencia. Al final una junta gestora toma las riendas y en enero de 1973 José Luís Lázaro se hace con la presidencia. El club concluye tercero en Liga, posición que repite en la sesión 74/75.

En la campaña 75/76 es subcampeón de Liga, consiguiendo entrar en la Promoción de Ascenso. En esta es eliminado por el Deportivo Alavés; 3-1 en Mendizorroza y 1-1 en Las Gaunas. Inmerso en la temporada 76/77 lucha por quedar clasificado entre los diez primeros, puestos que dictamina la FEF para pasar a la recién creada Segunda División B, una nueva categoría a estrenar en la inminente campaña 77/78. El club riojano es decimotercero y queda fuera de ella, perdiendo una categoría y desplazándose al cuarto nivel. En la temporada 77/78 queda Campeón de su grupo de Tercera División, con mucho menos nivel que el mantenido hasta la fecha desde la sesión 70/71, consiguiendo ascender directamente a Segunda División B.

El estreno en la ahora categoría de bronce termina en tierra de nadie, con un undécimo puesto tranquilo pero que no satisface a sus seguidores. En la última campaña de la década es décimo, repitiendo parámetros de la campaña anterior. A destacar en esta temporada su progreso en la Copa del Rey, competición en la que alcanza los octavos de final y es eliminado por el Real Madrid C.F.; 2-3 en casa y 2-0 en la capital del reino.

1980 – 1990

Los años ochenta se presentan con el mismo ánimo que la recién concluida década, con un equipo en Segunda División B que por presupuesto no aspira a más, pero que empieza a mirar de reojo la Segunda División. En la temporada 83/84 Delfín Álvarez es el entrenador y con él se consigue el subcampeonato, logrando ascender a Segunda División A sin apenas ruido y ante la alegría de la sufrida afición. Esa misma temporada es subcampeón de la Copa de la Liga de Segunda División B Grupo I, al caer en la Final frente al Club Gimnàstic de Tarragona: 3-2 en la ida celebrada en Las Gaunas, y mismo resultado de 3-2 en la vuelta, cayendo desde el lanzamiento de penaltis.

El encuentro con la división de plata es bueno, por cuanto se alcanza el sexto puesto en Liga tras un meritorio torneo. Sin embargo en la campaña 85/86 casi se pierde todo lo conseguido al ser decimosextos, muy cercanos al descenso. En la edición 86/87 llega la temporada famosa de los play-off, un novedoso sistema de dudoso éxito a priori que fracasa totalmente en su instauración, pero que da al C.D. Logroñés puntualmente el ascenso a Primera División por vez primera en su historia al ser segundo en Liga con Joaquín Negueruela de presidente y Jesús Aranguren de entrenador.

Tras el ascenso el club riojano debuta en la categoría de honor del fútbol español durante la temporada 87/88 siendo decimotercero y consiguiendo la permanencia. Este se convierte en el objetivo durante las ocho temporadas consecutivas que aguanta en la categoría, siendo decimocuarto en la sesión 88/89 y séptimo en la 89/90, sin duda la mejor clasificación lograda en su historia y que casi le permite entrar en competición UEFA. En mayo de 1988 llega a la presidencia el industrial Marcos Eguizábal, fundamental en los años posteriores. Grandes jugadores pasan por el club como Ruggieri, Abadía, Cristóbal, Salenko, Lopetegui y Aragón entre otros, convirtiéndose el ‘milagro’ logroñés en uno de los conjuntos más afamados de la década.

1990 – 2000

La década de los años noventa es la mejor del club, a pesar de su mal final, compitiendo en su primer lustro entre los grandes del país. El C.D. Logroñés nunca durante este periodo de tiempo reúne grandes plantillas ni grandes jugadores, pero sí un alto nivel de competitividad que le hace ser fuerte en casa y ser respetado por sus rivales. Socialmente se transforma en S.A.D. en 1992 adquiriendo el nombre de Club Deportivo Logroñés, S.A.D. y deportivamente lucha por asentarse en la categoría, aunque en ocasiones esta le cuesta mil y un problemas, como la edición 93/94 en la que queda al borde de la Promoción de Descenso.

Como todo ciclo que se precie este tiene un fin y desafortunadamente llega en la campaña 94/95 cuando es vigésimo y último con un balance muy negativo de tan solo dos victorias y nueve empates, siendo uno de los peores registros logrados por un club en Primera División. Sin embargo lo que parecía una pérdida irremediable de potencial futbolístico, se recupera rápidamente en la temporada 95/96 cuando con ligeros retoques se alcanza el subcampeonato de Segunda División y se asciende con todos los honores a Primera División en tiempo record. Esta prórroga que la sociedad se permite en la división de honor termina pronto, pues la temporada 96/97 resulta de nuevo aciaga para los intereses del club riojano y se desciende a Segunda División tras ser vigésimo segundo y último con nueve victorias y seis empates, lejos de cualquier atisbo de salvación.

Por si fuera poco el fantasma de la crisis económica se cierne sobre el club, que se ve implicado como sucediera años antes en problemas financieros, repercutiendo estos sobremanera en la confección de las plantillas sucesivas en Segunda División que finalizan con el descenso deportivo a Segunda División B en la temporada 99/00 al ser vigésimo clasificado y administrativo a Tercera División por impago a parte de sus jugadores.

2000 – 2010

El s.XXI empieza con un C.D. Logroñés hundido en Tercera División, el cuarto nivel futbolístico a nivel nacional, lejos de la élite que recientemente compartiese con otros ilustres. Un buen torneo 00/01 donde es la atracción a nivel regional le da el campeonato con suma facilidad y en la Promoción el ascenso a Segunda División B tras superar sin problemas a Sestao River Club, Figueruelas C.F. y C.D. Bezana. Recién instalado en la categoría de bronce concluye la sesión 01/02 en decimotercero puesto habiendo estrenado el moderno estadio del Nuevo Las Gaunas el 28 de febrero de 2002 con un encuentro amistoso que enfrentó a C.D. Logroñés y Deportivo Alavés, con resultado final de 2-1 a favor de los locales y marcando el primer gol el riojano Víctor Morales. En la siguiente edición 02/03 logra ser tercero tras haber invertido en la adquisición de buenos jugadores. Este resultado le hace aspirar al ascenso, pero en la Promoción es superado ampliamente por Cádiz C.F., F.C. Barcelona B y Universidad de L.P.de G.C. C.F. Tal desembolso económico no da sus frutos y además repercute negativamente en las ya castigadas arcas de los riojanos, descendiendo irremediablemente en la temporada 03/04 por impago a Tercera División tras haber sido denunciada la sociedad por parte de la plantilla y después de haber luchado por permanecer en Segunda División B deportivamente.

Este fiasco, el segundo en pocos años, hace que la afición se divida y abandone a su equipo de siempre buscando nuevas alternativas. Tal es la situación económica en la que se halla inmerso que en la campaña 04/05 ni se clasifica para disputar la Promoción al estar el grupo riojano limitado a dos plazas, objetivo que alcanza en la edición 05/06 tras ser subcampeón. En esta fase participa con el novedoso sistema de eliminatoria directa, deshaciéndose de la Unión Montañesa de Escobedo; 2-0 en casa y 1-0 en la localidad cántabra, y en la final del C.D. Universidad de Zaragoza; 4-0 en casa y 2-1 en la capital maña.

El regreso al tercer nivel es celebrado efusivamente por la sufrida afición rojiblanca, pero el gozo no durará demasiado y la entidad riojana pronto se ve rodeada de importantes deudas que hacen temer su futuro. En la temporada 06/07 resultan decimocuartos en Liga, superándose en la campaña 07/08 con el decimotercero puesto. Denunciado una vez más por no satisfacer las nóminas de sus jugadores, estos denuncian al club y el 1 de agosto se consuma su tercer descenso administrativo en menos de una década. La entidad rojiblanca debe cerca de cuatrocientos diez mil euros a la plantilla y aunque los jugadores retiran las denuncias, la directiva no hace efectivo el pago tras una moratoria de cinco días que le proporciona la RFEF.

El  C.D. Logroñés SAD inicia la temporada 08/09 en Tercera División con un nuevo gestor, Juan Hortelanao, que salda una ineludible deuda cercana a los doscientos mil euros contraída con la Federación Riojana. No es el último cambio y en noviembre de 2008 Javier Sánchez adquiere el club por un euro. La situación económica no mejora en absoluto y cada vez es más tensa hasta el punto de que en enero de 2009 los jugadores no se presentan a los encuentros y el club es descendido administrativamente a Regional Preferente. Finalizada la campaña se intenta inscribir la sociedad para el inicio de la temporada 09/10, pero a no haberse saldado las deudas federativas pendientes la Federación Riojana no acepta su inscripción, permaneciendo la histórica sociedad logroñesa actualmente inactiva.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2010

BIBLIOGRAFÍA:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Historial del Club de Fútbol Extremadura, S.A.D.

titular CF Extremadura

Escudo C.F. Extremadura, S.A.D.

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club de Fútbol Extremadura, S.A.D.
  • Ciudad: Almendralejo
  • Provincia: Badajoz
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: 1924
  • Fecha de federación: 1924

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Extremadura Foot-ball Club (1924-1941)
  • Club de Fútbol Extremadura (1941-1996)
  • Club de Fútbol Extremadura, S.A.D. (1996-)

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División B:

  • 1993/94

3 Ligas de Tercera División:

  • 1953/54
  • 1965/66
  • 1989/90

 

ESTADIO:

 

  • Nombre: Estadio de Fútbol Francisco de la Hera
  • Año de inauguración: 1951
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal (1951-1968)
  • Estadio Municipal Francisco de la Hera (1968-1996)
  • Estadio de Fútbol Francisco de la Hera (1996-)
  • Capacidad: 11.580 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Santa Aurora (1928- 1935)
  • Campo de Santa Ana (1935- 1951)
  • Estadio Municipal Francisco De la Hera (1951- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CF Extremadura

ESCUDOS DEL CLUB DE FÚTBOL EXTREMADURA, S.A.D.:

Escudos CF Extremadura

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB DE FÚTBOL EXTREMADURA, S.A.D.:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN ALMENDRALEJO:

Situada en la comarca pacense de Tierra de Barros, la ciudad de Almendralejo cuenta en su historial con el honor de haber sido la segunda localidad extremeña en tener un club en Primera División con el aliciente de no ser una capital de provincia, concretamente en 1996. Pero la historia del fútbol en la localidad se remonta a mucho tiempo antes puesto que a finales de los años diez ya se practicaba este deporte en los descampados habilitados para la ocasión.

Extremadura contaba ya con varios clubs asentados, el Campeonato de España estaba adquiriendo importancia y la RFEF era un hecho consumado desde hacía tiempo, sólo faltaba un club que refrendase esa inercia para sumar a Almendralejo en la nómina de localidades futbolísticas. Este paso se produce en 1921 cuando se crea el Club Deportivo Almendralejo, sociedad de la cual a penas se tienen datos salvo su existencia, pero que sin duda fue la pionera a la hora de materializar una iniciativa cada vez con más demanda.

HISTORIA DEL CLUB:

1924 – 1930

La madurez del fútbol extremeño y por ende, local, se confirma en 1924 con la creación de la Federación Territorial Extremeña de Foot-ball, una vieja aspiración regional que da origen a la creación de muchos clubs siendo uno de ellos el Extremadura Foot-ball Club, sociedad almendralejense que continua la obra iniciada por el desaparecido C.D. Almendralejo y que es federada ese mismo año. La entidad viste originariamente con camisa rojinegra y pantalón negro, jugando en las inmediaciones de la ciudad en terreno de nombre indeterminado. La afluencia cada vez más mayoritaria de público hace que en 1928 inauguren el campo de Santa Aurora, más acondicionado que el anterior para la práctica de este deporte.

1930 – 1940

El Extremadura F.C. compite durante varios años en Primera Categoría Grupo A dentro de la Federación Extremeña sin llegar nunca a conseguir título alguno en ninguna de sus ediciones. En 1932 la Federación Extremeña acepta, a instancias de la Federación Española, integrar en su seno a los clubs procedentes de la vecina provincia de Huelva, manteniendo sus estatutos pero pasando a ser denominada Federación Regional de Fútbol del Oeste.

Debido a que a partir de ese instante los desplazamientos necesariamente han de ser más largos, los almendralejenses declinan sumarse a dicho proyecto y permanecen hasta 1939 sin estar adscritos a federación alguna. El fútbol en la localidad decae notablemente y la llama continúa viva gracias a la disputa de torneos y partidos amistosos frente a clubs de la región. En 1935 inaugura el Campo de Santa Elvira, denominado también de Santa Ana, enfrentándose al Emérita F.C. a quien derrota por 3-0, estallando en 1936 la Guerra Civil que cesa toda la actividad deportiva.

1940 – 1950

Tras el cese de la Guerra después de tres años durísimos, el fútbol vuelve a la localidad a finales de 1939. En esos momentos la posguerra es muy dura en la zona y numerosos clubs han perdido sus terrenos de juego viéndose incapacitados para poder jugar. En esos instantes la Federación Extremeña se plantea organizar campeonatos y al final decide hacerlo con una decena escasa de sociedades. Tras organizar los campeonatos de las temporadas 39/40, 40/41 y 41/42, en verano de 1942 la FEF decide integrar a todos los clubs extremeños en la Federación Regional del Sur para darles cobertura mientras la situación vaya mejorando con el paso del tiempo y la región pueda sumar un mayor número de clubs con los cuales funcionar de forma independiente, situación que perdurará hasta 1950.

El Extremadura F.C. compite mientras en Primera Categoría dentro de la regional extremeña hasta 1942, cambiando a Club de Fútbol Extremadura en 1941 como resultado de la Ley que prohíbe el uso de extranjerismos y adoptando desde la vuelta a la actividad como indumentaria una camisa color rojo al ser más económica y fácil de obtener que la clásica rojinegra. Una vez integrado en la Federación Regional del Sur, empieza a competir en una categoría en la que la rivalidad es muy grande compitiendo con muchos clubs de sus mismas condiciones, pasando varios años sumido en la mediocridad sin apenas destacar.

Hay que esperar a 1946 para ver a la entidad pacense relanzada y con nuevos ánimos, sociedad la cual bajo la impronta y empuje de Francisco de la Hera – quien será presidente hasta 1968 -, adquiere los colores azulgranas y pronto tomará importancia dentro del panorama nacional. El C.F. Extremadura se haya en Tercera categoría la temporada 46/47 consiguiendo proclamarse Campeón al término de la misma, mientras la sesión 47/48 la disputa en Segunda Categoría resultando igualmente ascensor y consiguiendo militar durante unas campañas en Primera Categoría.

1950 – 1960

En 1950, con el panorama social más calmado, los clubs extremeños se separan de la Federación Regional del Sur y reconstituyen la Federación Territorial de Fútbol Extremeña, reingresando el C.F. Extremadura en ella. Durante la temporada 50/51 se juega en unos terrenos habilitados pertenecientes a Francisco De la Hera denominados Los Cañizos, inaugurándose el 12 de octubre de 1951 el nuevo Estadio Municipal en partido frente al Sevilla C.F. La sociedad va lanzada y se adjudica el Campeonato 51/52 consiguiendo ascender a Tercera División, la gran aspiración deportiva de la entidad en ese momento.

El debut en la categoría de bronce se produce en la temporada 52/53 siendo tercero y compartiendo grupo con clubs extremeños, castellanos y madrileños. Si la campaña 52/53 es buena la edición 53/54 es aún mucho mejor. Con veintidós victorias, seis empates y seis derrotas alcanza el primer puesto en Liga y el ascenso directo a Segunda División, una categoría impensable para el aficionado local que colma un sueño de su directiva la cual deposita todas sus esperanzas en tal logro deportivo. Con esta impresionante conquista empieza la primera era dorada de la entidad azulgrana en la cual bajo la presidencia de Francisco De la Hera permanecerá durante siete temporadas consecutivas en la categoría de plata.

Durante estos años prácticamente nunca pasa por problemas clasificatorios y cabe destacar un quinto puesto obtenido en la campaña 58/59 en la que casi acaricia la Promoción de Ascenso. A finales de los años cincuenta el cambio de generación y el relevo de jugadores hacen que merme el potencial de los azulgranas y el equipo empiece a decaer. Esta tendencia se consuma en la campaña 60/61 al ser decimoquinto y descender a Tercera División, quedando a tan solo un punto de la Promoción.

1960 – 1970

La década de los años sesenta trae un periodo de estabilización y tranquilidad en el seno de la entidad almendralejense, la cual permanece íntegramente en Tercera División durante estos años y quien adquiere compañía en sus primer lustro con el breve Club Deportivo Almendralejo, institución que viste de gualdiazul con pantalón azul y juega en el mismo Estadio Municipal llegando a jugar en Primera Regional. Con un pasado reciente esplendoroso no ceja en su empeño en volver a militar en la categoría de plata y desde luego oportunidades no le faltan.

La primera de ellas llega en la temporada 63/64 tras ser subcampeón de Liga. En la Promoción se enfrenta y elimina a U.D. Alcira; 3-1 en casa y 0-2 en la localidad valenciana, a Jerez C.D.; 2-0 en el Municipal y 2-1 en la ciudad gaditana, y en la Final se le escapa el ascenso al ser derrotado en ambos encuentros por un sorprendente C.D. Abarán; 1-2 en el Municipal y 2-1 en la localidad murciana. La siguiente oportunidad se presenta en la temporada 65/66 en la que tras conquistar el Campeonato es eliminado en la Promoción por el conjunto barcelonés de la U.D. Sans; 1-1 en Almendralejo y 3-1 en la ciudad condal, dándose la circunstancia de que permutan su clásico pantalón negro por un nuevo azul.

En el último tramo de los años sesenta el club cuenta con un filial, el Atlético Almendralejo, pasando la primera plantilla por varios grupos en una Tercera División que se encuentra en remodelación continua, quedando decimoquinto en la campaña 69/70 y no superando la barrera impuesta por la RFEF para seguir militando en la categoría, con lo cual desciende a Preferente.

1970 – 1980

La década de los años setenta es convulsa desde el aspecto en que el C.F. Extremadura se convierte en un club ascensor, pues tan pronto esta en Preferente como en Tercera División. En la temporada 70/71 es subcampeón llegando a una Promoción en la que se enfrenta como aspirante al C.D. Acero; 5-0 en El Port de Sagunt y 0-2 en el Municipal hacen que continúe en Preferente. En la campaña 71/72 se adjudica el Campeonato Regional y asciende a Tercera División directamente, categoría en la que solo aguanta una temporada, pues la sesión 72/73 la concluye en decimoctavo puesto.

En la edición 73/74 queda nuevamente Campeón de Preferente y asciende a Tercera División, categoría en la que como sucediese en el capítulo anterior tan solo resiste una temporada y acaba descendiendo a Preferente al término de la 74/75 tras ser decimonoveno. De nuevo en Preferente, durante la campaña 75/76 es subcampeón llegando a una Promoción en la que es eliminado por el C.D. Atlético Baleares; 0-2 en el Municipal y 1-0 en la ciudad de Palma. En la temporada 76/77 consigue ascender a Tercera División dentro de una categoría recién reestructurada que se ha convertido en el cuarto nivel nacional tras la creación de la Segunda División B y en donde alcanza el sexto puesto, siendo las campañas 78/79 y 79/80 mucho más discretas.

1980 – 1990

Los años ochenta van a significar una vuelta a la estabilidad y están claramente divididos en dos partes. En la primera de ellas continua la trayectoria iniciada a finales de los años setenta, sin opciones y luchando por no descender, mientras que a partir de campaña 83/84 se convierte en un claro candidato al ascenso. La entrada de nuevos directivos y la afluencia de caudal económico hacen que se dispare su presupuesto y opte a metas más importantes. En la temporada 84/85 queda subcampeón de su grupo pero desgraciadamente el privilegio de promocionar recae en la U.P. Plasencia.

El C.F. Extremadura lucha por alcanzar el primer puesto en Liga sabedor de que es esta plaza la que le proporcionará el ascenso. Sin embargo los diferentes proyectos van cayendo y, a pesar de rozarlo en la campaña 88/89, tal sueño se convierte en realidad por fin en la sesión 89/90 cuando tras un reñido campeonato queda igualado a puntos con el C.P. Cacereño y el gol average le permite ser Campeón y ascender a Segunda División B.

1990 – 2000

El conjunto de la Tierra de Barros debuta en Segunda División B en la temporada 90/91 realizando un discreto torneo en el que se clasifica en decimocuarto puesto. Unos ligeros retoques en su plantilla hacen que salga muy reforzado y presente batalla en la sesión 91/92 finalizando en tercer puesto. Esto le abre las puertas de la disputa de la Promoción de Ascenso siendo segundo a un solo punto del C.D. Lugo, quedando detrás U.E. Sant Andreu y Elche C.F. Durante la temporada 92/93 las cosas no funcionan tan bien y pese al esfuerzo realizado son sextos. Pedro Nieto, alma mater del proyecto no ceja en su empeño y refuerza a conciencia el plantel azulgrana, conquistando el Campeonato 93/94. En la liguilla de ascenso se muestra eficaz y contundente, finalizando primero y consiguiendo el ascenso a Segunda División tres décadas después al superar a A.E.C. Manlleu, C.D. Numancia y U.P. Langreo.

El reestreno en Segunda División durante la campaña 94/95 es duro y el equipo tiene serias dificultades para mantener la categoría. Un sprint final le permite ser decimoquinto. En la temporada 95/96 llega el gran éxito con Iosu Ortuondo en el banquillo. El club inesperadamente es quinto clasificado en Liga mientras el filial merengue Real Madrid C.F. B lo es cuarto. Los madridistas no pueden jugar la Promoción de Ascenso por su condición de filial y su puesto es relegado al C.F. Extremadura, quien encantado afronta la eliminatoria con ilusión. El rival es el Albacete Balompié, resultando los extremeños vencedores al derrotar en ambos encuentros a los manchegos por idéntico resultado; 1-0 en Almendralejo con gol de Manuel y 0-1 en Albacete con gol de Tirado. El C.F. Extremadura asciende a Primera División. Paralelamente Pedro Nieto y su directiva inician los trámites para conversión del club en Sociedad Anónima Deportiva, confirmándose esta a lo largo de 1996 tras culminar el proceso el 19 de agosto mediante acta notarial. Una vez ascendidos a División de Honor la Junta de Extremadura y el Ayuntamiento acometen las obras de reforma integral del viejo Estadio Francisco de la Hera, derribando todo lo existente y edificando en el mismo solar el nuevo estadio con capacidad para once mil quinientas personas.

Con estas premisas el ya C.F. Extremadura, S.A.D. debuta en Primera División la temporada 96/97, siendo Iosu Ortuondo su entrenador mientras la plantilla la forman Amador, Montoya, Cortés, Félix, Ferreira, Juanito, óscar, Padilla, Tirado, Ito, Basualdo, Luis Verde, Pedro José, Soler, Duré, Quique Estebaranz, Gluscevic, Iván Pérez, Pineda y Silvani. El 9 de septiembre de 1996 se produce la inauguración del nuevo estadio tras su remodelación, con un partido de Primera División correspondiente a la segunda jornada de Liga entre el C.F. Extremadura y el Real Betis Balompié, con resultado final de derrota por 0-3. El cuadro azulgrana realiza una campaña ajustada a lo que a priori se le presupone, sufriendo bastante, con opciones de permanencia pero sin llegar a alcanzarla, finalizando decimonoveno con once victorias y once empates y quedando muy cerca de la salvación con una plantilla que da la cara en todo momento y satisface a su afición. En la temporada 97/98 los azulgranas conservan gran parte de su plantilla contratándose como técnico a Rafa Benítez, todo un acierto pues al final de la misma se proclama subcampeón en una campaña que registra grandes llenos en el Municipal y le permite volver a la categoría de honor de nuestro fútbol.

El reestreno en Primera División de la campaña 98/99 mantiene unos parámetros deportivos muy similares a su anterior estancia, es decir, resolviéndose todo su futuro en el último encuentro. Un empate a dos frente al Villarreal C.F. le condena a disputar la permanencia, encontrándose como rival al Rayo Vallecano de Madrid; 0-2 en casa y 2-0 en el estadio Teresa Rivero le hacen descender a Segunda División. A partir de este momento el cuadro extremeño empieza a perder potencial y los problemas económicos surgen por el gran esfuerzo realizado para mantenerse entre la élite. Pese a todo el C.F. Extremadura conserva parte del potencial deportivo adquirido recientemente y es octavo en la edición 99/00.

2000 – 2010

El inicio del s.XXI con la edición 00/01 es similar a sus últimas comparecencias y finaliza undécimo, pero la temporada 01/02, con una evidente pérdida de potencial, supone el descenso a Segunda División B al ser vigésimo primero y descolgado con diez victorias y trece empates. En la temporada 02/03 queda quinto en su grupo de Segunda División B realizando un buen torneo en el que tiene opciones de promocionar. El descenso del presupuesto en las siguientes campañas hace mella y ocasiona que la aparición de jugadores con talento empiece a desvanecerse, retrocediendo las clasificaciones finales en las posteriores sesiones a puestos en mitad de la tabla clasificatoria.

La culminación a todo este proceso en el cual la parte económica con sus grandes deudas es más significativa que la deportiva culmina al término de la campaña 06/07 en la que el C.F. Extremadura es decimosexto y ha de disputar la Promoción por la Permanencia. En esta se enfrenta al conjunto canario U.D. Pájara Playas perdiendo 3-0 en Jandía y empatando 1-1 en casa, con lo cual desciende a Tercera División.

Por si no fuera esto poco al descenso deportivo se le une el administrativo, puesto que la entidad debe seiscientos mil euros a sus jugadores, su presidente y alma mater Pedro Nieto no desea satisfacer sus deudas y es sancionado con el descenso a Preferente. En esta categoría, con un estadio vacío de aficionados y sin nadie que intente paliar parte de la deuda contraída, los azulgranas deambulan por la región con más pena que gloria sobreviviendo a duras penas durante las campañas 07/08 y 08/09, perdiendo la categoría y descendiendo a Primera Regional al término de la edición 09/10. En ese instante Pedro Nieto entrega las llaves del club al ayuntamiento y desde entonces cesa su actividad.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

 

Escudo Real Valladolid C.F., S.A.D. B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Valladolid Promesas
  • Ciudad: Valladolid
  • Provincia: Valladolid
  • Comunidad Autónoma: Castilla y León
  • Fecha de constitución: 1943
  • Fecha de federación: 1943

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Recreativo Europa (1943-1944)
  • Recreativo Europa Delicias (1944-1973)
  • Real Valladolid Promesas (1973-1991)
  • Real Valladolid Deportivo “B” (1991-1992)
  • Real Valladolid, S.A.D. “B” (1992-1998)
  • Real Valladolid Club de Fútbol, S.A.D. “B” (1998-2019)
  • Real Valladolid Promesas (2019-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

7 Ligas de Tercera División:

  • 1954/55
  • 1980/81
  • 1981/82
  • 1982/83
  • 1990/91
  • 2011/12
  • 2013/14

 

ESTADIO:

estadio Real Valladolid CF B

Anexo Estadio José Zorrilla

  • Nombre: Anexo al Estadio José Zorrilla
  • Año de inauguración: 1988
  • Cambios de nombre:
  • Anexo al Estadio José Zorrilla (1988-)
  • Capacidad: 1.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio de la Federación (1943-52)
  • Estadio José Zorrilla (1952-1982)
  • Anexo al Nuevo Estadio José Zorrilla (1988- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Real Valladolid CF B

 

ESCUDOS DEL REAL VALLADOLID PROMESAS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL REAL VALLADOLID PROMESAS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN VALLADOLID:

Es a principios del pasado s. XX cuando la ciudad castellana de Valladolid empieza a tomar sus primeros contactos con el fútbol gracias todo ello por obra y gracia de Julio Alonso, un pucelano que importa desde Inglaterra la técnica y reglas necesarias para desempeñar este deporte, para que en 1904 ya se anuncie un encuentro con motivo de la Feria local. En el año 1906 se constituye el Valladolid Foot-ball Club, el primer embrión de sociedad organizada, la cual disputa sus encuentros en el Páramo de San Isidro, pero con escasa longevidad. El fútbol prende como una mecha en los colegios y pronto en el Ejército, formándose equipos castrenses -que no clubs- como el Reina Victoria Eugenia, el María Cristina, el Farnesio ó la Academia de Caballería, equipo este último que compite en el Campeonato de España de 1911.

Hacia el 1915, los jóvenes vallisoletanos se vuelcan con un deporte que está en pleno auge y surgen numerosos clubs con escasa trayectoria deportiva, caso de la Sociedad At. San Fernando, la Sociedad Turística Deportiva, la S.D. Cultural Vallisolitana, la U.D. Castellana (fundada el 29 de enero de 1918) o el Racing Club Valladolid. Sin embargo es a principios de la década de los años veinte cuando Valladolid toma conciencia real del fútbol, sobre todo tras la creación de la Federación Castellano-Leonesa el 16 de octubre de 1923, apareciendo alrededor de esta fecha los primeros club serios que darán un giro de ciento ochenta grados entre la afición local: la S.D. Ferroviaria el 6 de junio de 1923, el C.D. Español el 4 de enero de 1924, la U.D. Luises el 16 de junio de 1924, el Rubia F.C. el 11 de julio de 1925, el Iberia F.C. el 11 de agosto de 1925, la Sociedad Real Unión Deportiva el 21 de enero de 1926, la Unión Deportiva el 12 de mayo de 1927 y el Titán F.C. el 8 de agosto de 1927.

De todos ellos el más importante es la S.D. Ferroviaria, pero poco a poco cede el protagonismo a la U.D. Luises y al C.D. Español, quienes vienen protagonizando ya duros enfrentamientos entre sí desde hace un tiempo. Estas dos últimas sociedades marcarán el ritmo a finales de los años veinte y atraerán los favores de los aficionados pucelanos, dividiéndolos en principio para quedar unidos posteriormente. La U.D. Luises fue creada y patrocinada desde el Colegio de los Jesuitas y se convirtió en enero de 1926 en Sociedad Unión Deportiva, recibiendo poco después el título de Real y pasando a ser conocida como Sociedad Real Unión Deportiva. Vestía este club camisa rojiblanca con pantalón negro y pronto fue la entidad más poderosa resultando míticos sus enfrentamientos con la Cultural Deportiva Leonesa en su Campo de la Sociedad Taurina. Fruto de su fortaleza dentro de su ámbito geográfico consiguió alzarse con el Campeonato Regional en la temporada 26/27.

De otro lado, el C.D. Español era producto de la fusión realizada por Racing Club de Valladolid, Sociedad Española, Rubia F.C. y San Ildefonso. El conjunto españolista vestía con camisa roja y pantalón blanco, jugando en el Campo de La Victoria y entre sus éxitos estaba el haber conseguido el Campeonato Regional de la edición 24/25. La rivalidad entre ambos era enorme y las tendencias políticas que representaban a sus respectivos seguidores a veces se manifestaban de forma poco ortodoxa, provocándose graves altercados con peleas y apedreamientos que precisaron de la atención del orden en más de una ocasión.

En el año 1927, la idea de formar una Liga a nivel nacional empieza a tomar cuerpo y Valladolid es consciente de ello. Aprovechando un encuentro celebrado el 27 de marzo en la ciudad frente al Real C.D. Español de Barcelona, se alinea un combinado de jugadores procedentes del C.D. Español y de la Real Unión Deportiva que derrotan a los pericos. El éxito del resultado hace que ambas directivas tomen en serio la idea de disolución de sus respectivos clubs y la constitución de un nuevo club más potente con el que representar el fútbol local en el venidero Campeonato Nacional de Liga 28/29. De este acuerdo de voluntades nace el Real Valladolid Deportivo el 20 de junio de 1928. Como presidente es elegido Pedro Zuloaga Mañueco y los colores que les representarán son blanquivioleta para la camisa y blanco para el pantalón, siendo el campo adjunto a la Plaza de Toros el terreno de juego donde realizarán sus actividades. Cabe destacar que la S.D. Ferroviaria fue invitada en un principio a formar parte de la fusión, pero declinaron finalmente la oferta al desear seguir como entidad independiente.

Durante la Segunda República la ciudad de Valladolid se convierte en un verdadero hervidero de asociaciones deportivas apareciendo un sinfín de clubs como: la S.D. Española F.C., del barrio de San Andrés el 27 de enero de 1930, el Club Maravillas el 21 de enero de 30, el C.D. Europa el 11 de marzo de 1932, el Athletic Club el 27 de enero de 1932, el C.D. Delicias el 28 de julio de 1932, el S.C. San Miguel el 7 de julio de 1932, el C.D. Pintura el 9 de julio de 1932, la S.D. Unión Castilla el 8 de agosto de 1932, el Victoria F.C. el 6 de agosto de 1932, el C.D. San Isidro el 9 de septiembre de 1932, el C.D. Arenas el 2 de septiembre de 1932, el Amaika S.C. el 22 de mayo de 1933, el Canoe Valladolid Club el 16 de enero de 1935, el Club Marte F.C. el 15 de marzo de 1935 o el C.D. Isla el 5 de noviembre de 1935.

HISTORIA DEL CLUB:

1943 – 1950

Concluida la Guerra Civil muchos de los clubs previamente existentes atraviesan por grandes dificultades para reiniciar su actividad y los que lo hacen, si pueden, se encuentran en una situación muy precaria. Algunos de ellos, compañeros en Liga durante muchos años y cuyas directivas se conocen entre sí, optan por la fusión como única vía que les garantice un futuro más prometedor, siendo este el caso del club que nos ocupa.

En 1942 Valladolid contaba con parte de los clubs de la década anterior y con otros de reciente fundación a los cuales les quedaba mucho camino por recorrer. Entre los veteranos uno de ellos era el Club Deportivo Delicias, entidad constituida el 28 de julio de 1932 sin campo propio que deambulaba de un año para otro en recintos de alquiler luciendo como colores distintivos camisa blanca con pantalón negro. El C.D. Delicias era en importancia el segundo de la capital pucelana y tenía en su honor el competir en Primera Regional finalizada la temporada 41/42, donde fue cuarto, tras haberse proclamado Campeón de Segunda Regional en la campaña 40/41 dentro de la Delegación de Valladolid. En la edición 42/43 es quinto dentro de su grupo, perdiendo la categoría al final de la misma cuando se retira en plena Fase de Descenso al no poder costearse sus desplazamientos debido a lo elevados que económicamente le suponen. Descendido a Segunda Regional, la campaña 43/44 no es mucho más satisfactoria y plagado de deudas abandona la competición en pleno torneo.

Mientras el C.D. Delicias agoniza debatiéndose su futuro entre algodones, en 1943 se constituye otro club, el Recreativo Europa, asociación que viste camisa blanca con banda diagonal azulina y pantalón de este último color, partiendo de Tercera Regional dentro de la Delegación Comarcal de Valladolid adscrita a la Federación Castellana donde finaliza cuarto en el Grupo I. El Recreativo Europa finaliza cuarto en el Grupo I durante la edición 43/44, convirtiéndose durante el verano en la tabla salvadora del C.D. Delicias quien anda próximo a la disolución, conjunto con el que se fusiona integrándolo en su estructura y ocupando su plaza en Segunda Regional bajo la denominación Recreativo Europa Delicias. Conservando sus colores originales y jugando en el Estadio Municipal, conocido también como Campo de la Federación, sede empleada por un gran número de clubs locales en la calle Álvarez Taladriz, los pucelanos son terceros en la temporada 44/45, repitiendo plaza en la 45/46, puesto que les permite ascender a Primera Regional. En esta categoría se estrena siendo tercero en la edición 46/47, consiguiendo en la campaña siguiente, 47/48, proclamarse Campeón para concluir tercero en la 48/49 y cuarto en la 49/50 que cierra la década habiendo pasado en los últimos años a uniformarse con camisa arlequinada blanquiazul y pantalón azul.

1950 – 1960

En 1950 se crea la Federación Oeste de Fútbol, una vieja reivindicación de los clubs castellano-leoneses que tendrá su sede en Valladolid, continuando el Recreativo Europa Delicias en Primea Regional donde concluye tercero en la temporada 50/51 y primero en la 51/52, consiguiendo ascender por primera vez en su historia a Tercera División, una categoría de nivel nacional donde se encontrará con clubs de notable importancia que supone un gran paso en su carrera. Dicho ascenso no pasa desapercibido en el principal club referente de la ciudad, el Real Valladolid Deportivo, pasando ese mismo año de 1952 a ser filial de los blanquivioletas quienes les ceden el uso del Estadio de Zorrilla.

En el estreno de la temporada 52/53 recupera sus colores clásicos, camisa blanca con franja diagonal azulina y pantalón azul, pero este no es satisfactorio y el club finaliza decimotercero y penúltimo en un grupo donde comparte destino con castellano-manchegos, madrileños y extremeños, pasando en la campaña 53/54 a competir con gallegos, asturianos y leoneses para terminar tercero. En la edición 54/55 participa en un grupo configurado por clubs de la Federación Oeste exclusivamente, proclamándose Campeón por delante de clubs tan afamados como la U.D. Salamanca y S.D. Ponferradina, un puesto que le permite acceder a la Fase de Ascenso a Segunda División donde es sexto entre ocho aspirantes y consigue ascender la S.D. Indauchu, de Bilbao. Las temporadas siguientes, 55/56 y 56/57 son meritorias, saldadas ambas con un quinto puesto, siendo la trayectoria a partir de entonces descendente con tres campañas en las que se ve alejado de las primeras plazas no sobrepasando la mitad de la tabla clasificatoria.

1960 – 1970

Durante los años sesenta el club pucelano milita de forma íntegra en Tercera División con diferentes resultados deportivos iniciándose en la temporada 60/61 con un cuarto puesto que es superado en la siguiente edición, 61/62, cuando es subcampeón de Liga empatado a puntos con el C.F. Béjar Industrial. Este segundo puesto le permite promocionar para ascender a Segunda División, cayendo en la primera eliminatoria ante el C.D Galdácano a quien vence por 2-0 en Valladolid pero por quien es superado por 3-0 en tierras vizcaínas.

En las campañas siguientes el Recreativo Europa Delicias mantiene un buen nivel competitivo siendo quinto en la edición 62/63 y cuarto en la 63/64, retrocediendo en la 64/65 cuando es decimotercero quedándose al filo del descenso a Primera Regional. El club recreativista, que viste camisa blanquivioleta con pantalón blanco desde 1962, en los años sucesivos recicla su plantilla y con renovado semblante repite quinto puesto en las sesiones 65/66 y 66/67 para finalizar cuarto en la 67/68.

En 1968 la Tercera División sufre una primera reestructuración que desemboca en la reducción de grupos y conlleva a agrupar asociaciones de la Federación Oeste con otras cántabras y vascas que dan como resultado un décimo puesto en Liga. En la temporada 69/70 llega la segunda de forma consecutiva pasando los pucelanos a competir con madrileños, extremeños, castellano-manchegos y canarios en un grupo donde los desplazamientos son muy caros y el nivel bastante alto. El papel del filial es bueno quedando noveno, pero lamentablemente no supera el corte establecido por la RFEF antes de iniciarse el torneo que limitaba la continuidad a los ocho primeros, escapándose la permanencia por dos puntos y descendiendo a la recién creada Regional Preferente.

Paralelamente a estos acontecimientos, durante los últimos años sesenta el Real Valladolid Deportivo se halla en Segunda División y desde la directiva se plantea crear un equipo de aficionados tal cual están haciendo otras asociaciones. Faltos de presupuesto, durante la temporada 66/67 se establece un convenio con el Deportivo Arcés, un modesto club de Primera Regional constituido en 1942 que viste camisa azul con pantalón blanco, para emplearlo como puente antes de llegar las jóvenes promesas al Recreativo Europa Delicias de Tercera División. El convenio sólo garantiza un año de extensión, compitiendo el Deportivo Arcés Real Valladolid en la campaña 66/67 bajo esa denominación para desvincularse en 1967 una vez la entidad blanquivioleta crea el Real Valladolid Deportivo Aficionados, equipo que parte en Segunda Regional la temporada 67/68 proclamándose Campeón y ascendiendo a Primera Regional.

1970 – 1980

En el inicio de los años setenta el Real Valladolid Deportivo cuenta con dos filiales bajo su disciplina: de un lado el Recreativo Europa Delicias que milita en Regional Preferente; y de otro el Real Valladolid Deportivo Aficionados que lo hace en Primera Regional. En la temporada 70/71 los recreativistas ven mermada su plantilla y son quintos en Liga, debido en gran parte a que los jugadores más destacados del filial de Preferente ingresan a la primera plantilla del Real Valladolid Deportivo, conjunto que milita en Tercera División que acabará logrando el ascenso a Segunda División esa misma temporada. Los recreativistas quedan terceros en la siguiente edición 71/72, estando a un paso de promocionar para tratar ascender a Tercera División.

En la campaña 72/73 los recreativistas intentan de nuevo el asalto a Tercera División, pero son séptimos coincidiendo con una espléndida temporada del potenciado Real Valladolid Promesas -nueva denominación del equipo de aficionados desde junio de 1972-, que se proclama Campeón de Primera Regional y logra deportivamente el ascenso. La entidad blanquivioleta, de repente, se encuentra con la tesitura de tener en 1973 dos equipos en Regional Preferente con lo cual en estricto cumplimiento de las normas se han de desprender de uno de ellos o bien renunciar al ascenso del equipo de jóvenes promesas. Tras meditarse la decisión, los pucelanos deciden unificar ambas plantillas y conformar un único equipo que resulte más potente para situarlo en Tercera División lo antes posible, el ansiado objetivo, adoptando el histórico Recreativo Europa Delicias el nombre de Real Valladolid Promesas.

El estreno de los hasta entonces recreativistas con esta nueva denominación a lo largo de la temporada 73/74 tiene resultados positivos por cuando son subcampeones de Regional Preferente tras el C.F. Béjar Industrial, puesto que les permite promocionar como aspirante ante el C.D. Carabanchel, un rival superior que vence en Madrid por 2-0 y en Valladolid en esta ocasión por 0-1. En la edición 74/75 son terceros no pudiendo promocionar, pero en la 75/76 son segundos tras el líder S.D. Ponferradina teniendo una vez más la oportunidad de abandonar la Regional Preferente. El rival que se encuentran es la A.D. Torrejón, imponiéndose los madrileños en ambos encuentros; 0-1 en casa y 1-0 en la localidad de Torrejón de Ardoz.

En 1976 la RFEF anuncia la creación de una categoría intermedia entre Tercera División y Segunda División para la próxima campaña 77/78 que recibe el nombre de Segunda División B. Esta categoría, viciada desde su nacimiento y que será la tumba de muchos clubs, ocasiona que en la temporada 76/77 los cinco primeros clasificados de Regional Preferente puedan ascender directamente a Tercera División, categoría que incrementa el número de grupos y participantes. El equipo de promesas concluye cuarto y logra el objetivo.

El reestreno en Tercera División de la campaña 77/78, ya como cuarto nivel en el fútbol nacional, se vive en un grupo compuesto por asociaciones gallegas, asturianas, cántabras y castellano-leonesas, siendo el Real Valladolid Promesas decimotercero. En la edición 78/79 cambia de grupo y juega con madrileños, castellanoleoneses, canarios y aragoneses, siendo muy duro el torneo y sufriendo para ser decimosexto. Más sencilla resulta la sesión 79/80 dentro de un grupo donde cohabitan castellanoleoneses, navarros y cántabros donde es tercero quedando a dos puntos de lograr ascender a Segunda División B, premio que recae en la S.D. Gimnástica Arandina.

1980 – 1991

La década de los años ochenta, tal y como sucediese en los sesenta, transcurre íntegramente en Tercera División con la notable consideración de que es el cuarto nivel y no el tercero como antaño. El inicio del filial pucelano es fuerte y en sus tres primeras comparecencias alcanza el Campeonato con relativa facilidad pero sin obtener el ansiado ascenso de categoría. Así pues en la temporada 80/81 es eliminado por el Club Endesa Andorra; 1-0 en la localidad turolense y 1-2 en casa, mientras que en la edición 81/82 es el Talavera C.F. quien frustra sus intenciones; 0-2 en casa y nueva derrota en Talavera de la Reina por 3-0. En la temporada 82/83 sufre un serio correctivo ante el Deportivo Aragón; 1-0 en casa y derrota por 7-0 en Zaragoza, coincidiendo con su paso a las nuevas instalacaiones creadas en los anexos al nuevo Estadio José Zorrilla inaugurado con motivo de la Fase Final del Campeonato del Mundo disputado en España en 1982 .

En las siguientes ediciones, a pesar de tener una buena plantilla, es incapaz de obtener una de las dos plazas que dan opción a promocionar y queda relegado a puestos cercanos a la Promoción. En la edición 87/88 es subcampeón a tres puntos de la S.D. Gimnástica Medinense, pero el sistema competitivo ha variado respecto a temporadas anteriores y ahora el puesto de ascenso recae exclusivamente en el Campeón del grupo. En la temporada 89/90, tras haber sido cuarto en la 88/89, queda subcampeón empatado a puntos con el Zamora C.F. mostrando una gran renta goleadora, pero insuficiente para el objetivo, pues la desventaja en el gol average particular hace que ascienda el club zamorano. En la siguiente edición, 90/91, el filial blanquivioleta alcanza el primer puesto en el campeonato doméstico y consigue al fin después de muchos intentos frustrados alcanzar la Segunda División B, categoría donde nunca ha militado y en la cual hay depositadas grandes esperanzas de hacer un digno papel.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1991 – 2000

En 1990 la RFEF modifica su Reglamento General incluyendo la nueva Ley del Deporte 10/1990. Esta Ley que, entre otras cosas, obliga a los clubs profesionales a transformarse en Sociedad Anónima Deportiva, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con estos se extingan y sean asimilados por los clubs profesionales quedando integrados en su estructura. El Real Valladolid Promesas se disuelve en el verano de 1991 y desaparece como club, pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de Real Valladolid Deportivo “B”, respetándose la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio, es decir, la obtenida en Segunda División B durante la sesión 90/91.

El debut es meritorio y finaliza octavo durante la sesión 91/92. Finalizada la temporada el club se transforma en Sociedad Anónima Deportiva, pasando el equipo dependiente a llamarse Real Valladolid, S.A.D. “B”. Este acaba retrocediendo al decimoprimero puesto en la temporada 92/93 y pasando muchos apuros para conservar la categoría en la edición 93/94 al quedar decimosexto clasificado. Este puesto, según las reglas de la época, le obliga a disputar una Promoción para evitar el descenso con eliminatorias a partido único que se juegan en campo neutral. En la primera eliminatoria pierde en Tudela ante el C.E. Premiá llegándose a la prórroga por 2-1, teniendo que disputar una eliminatoria final que le enfrenta en Ponferrada con el Arosa S.C., imponiéndose por 2-1 lo cual le permite seguir en la división de bronce. En la edición 94/95 flirtea con el descenso, salvándose in extremis al ser decimoquinto, puesto que mejora en las siguientes campañas al ser sexto en la 95/96 y quinto en la 96/97. En las ediciones 97/98 y 98/99 ocupa plazas en mitad de la tabla sin pasar demasiados apuros pero sin tener opciones a estar arriba, siendo la temporada 99/00 la de su despedida de la categoría la ser decimoctavo. El 29 de junio de 1998, tras modificarse el nombre de la Sociedad Anónima Deportiva, el dependiente blanquivioleta pasa a llamarse oficialmente Real Valladolid Club de Fútbol, S.A.D. “B”.

2000 – 2010

El retorno a Tercera División trae consigo un subcampeonato en la temporada 00/01 quedando a un solo punto del C.F. Palencia. En la Promoción no realiza un buen torneo y es tercero superado por Club Marino de Luanco y C.D. Móstoles, siendo colista la U.D. Xove Lago. En la campaña 01/02 es tercero, llegando al tramo final de la Promoción con opciones de ascender, pero la U.P. Langreo le arrebata el triunfo desplazándole al segundo puesto mientras detrás quedan C.D. Las Rozas y Club Lemos. Después de un par de temporadas más rozando los puestos privilegiados, en la campaña 04/05, tras quedar cuarto casi por los pelos, asciende a Segunda División B al imponerse en Semifinales al C.D. Las Rozas en ambos encuentros; 1-0 en Pucela y 1-2 en la ciudad madrileña, y en la Final al C.D. Lugo, al que vence 4-1 en casa y con el que empata 0-0 en la capital gallega.

En la temporada 05/06 el Real Valladolid C.F. B inicia su segunda etapa en la categoría de bronce, consiguiendo el décimo puesto y esperando aguantar muchas campañas más. En la temporada 06/07, sin embargo, no realiza un buen torneo y concluye decimosexto teniendo que disputar una Eliminatoria de Permanencia que le enfrenta al Valencia Mestalla de la que sale airoso al vencer en la ida 2-1 en casa y empatar 1-1 en Paterna, localidad donde juega el dependiente valencianista.

Sin menos apremios, en la campaña 07/08 es decimocuarto, pero en la siguiente edición, 08/09, realiza un pésimo torneo que le lleva bien pronto a alejarse de la permanencia y a entrar en un fondo de la tabla clasificatoria del cual ya no saldrá refrendando su descenso a Tercera División tras ser decimonoveno. En la edición 09/10, de nuevo en el Grupo VIII castellano-leonés, se muestra como un conjunto poderoso terminando segundo tras los pasos del Burgos C.F., pero en la Promoción es eliminado en Cuartos de Final por el C.D. Llanes; 1-2 en la localidad asturiana y 1-3 en casa después de verse sorprendido en el Anexo al Estadio José Zorrilla.

2010 – 2020

La segunda década del nuevo siglo empieza con un quinto puesto en Liga, perdiendo sus opciones de promocionar, pero en la edición 11/12 con renovadas ilusiones se proclama Campeón y sí consigue el objetivo. En la Eliminatoria de Campeones los pucelanos se ven sobrepasados por el conjunto granadino Loja C.D.; 0-1 en casa y empate 0-0 en la vuelta. El sistema competitivo le permite seguir promocionando resultando eliminado en Semifinales por el Coria C.F.; 3-0 en la localidad sevillana y un insuficiente 1-0 en casa.

En la temporada 12/13 es quinto en el campeonato doméstico, pero en la edición 13/14 llegará el éxito al ser Campeón del Grupo VIII y en la Eliminatoria de Campeones conseguir doblegar a la U.D. Somozas; 3-1 en casa y derrota por 2-1 en la localidad coruñesa, resultados que le permiten ascender por la vía rápida a Segunda División B. El 17 de junio de 2019 solicita a la RFEF el cambio de nombre a Real Valladolid Promesas, siendo autorizado el cambio para la sesión 19/20.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Historia del Real Valladolid. José Miguel Ortega. El Mundo de Valladolid (1999).
  • Cincuenta años del Real Valladolid Deportivo: 1928-1978. José Miguel Ortega. Editorial Palenque (1978).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.elnortedecastilla.es Diario.
  • www.tribunavalladolid.com Diario.

 

ENLACES REALCIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular SD Leioa

 

Escudo S.D. Leioa

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Sociedad Deportiva Leioa
  • Ciudad: Lejona / Leioa
  • Provincia: Vizcaya / Bizkaia
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 1925
  • Fecha de federación: 1925

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sociedad Deportiva Lejona (1925-1953)
  • Lejona Club de Fútbol (1953-1974)
  • Club de Fútbol Lejona (1974-1979)
  • Lejona Fútbol Club (1979-1981)
  • Sociedad Deportiva Leioa (1981- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2013/14

 

ESTADIO:

estadio SD Leioa

Campo Municipal Sarriena

  • Nombre: Campo Municipal de Sarriena
  • Año de inauguración: 1988
  • Cambios de nombre:
  • Campo Municipal de Sarriena (1988-)
  • Capacidad: 2.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Ibaiondo (1925-1928)
  • Campo de Lamiako (1928-1949)
  • Campo de Ibaiondo (1949-1974)
  • Varios (1974-1988)
  • Campo de Sarriena (1988- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales SD Leioa

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Situada en el margen derecho de la Ría de Bilbao, la localidad de Leioa (Lejona) mantiene desde hace muchos años un especial vínculo con el mundo del deporte y, sobre todo, con el futbol, disciplina con amplio arraigo. La fértil Vega de Lamiako, antaño marisma hasta 1856 cuando los terrenos fueron transformados en cultivo, fue en 1887 objeto de la creación de un gran espacio deportivo capaz de albergar un hipódromo y en sus aledaños un terreno para jugar al polo y posteriormente varios campos de fútbol que fueron incrementándose a medida que aumentaba la afición. Sede también para la práctica de tiro de pichón y próximo a un aeródromo, Lamiako se convirtió en los años noventa decimonónicos en destino frecuente de deportistas burgueses y británicos que, empleados en las industrias siderúrgicas del entorno, acampaban cada domingo para patear tras un balón.

En el Hipódromo de Lamiako hacían deporte los miembros del Club Atleta de los Astilleros del Nervión primero y los de la Sociedad Gimnástica Zamacois, de Bilbao, pocos años después hasta que de una simbiosis de ambos grupos nació el Athletic Club en 1898 y poco después, en 1900, el Bilbao Foot-ball Club, asociaciones ambas con gran peso en la historia del fútbol vizcaíno claves para el desarrollo del nacional, como luego sería el Arenas Club en las siguientes décadas, también forjado en Lamiako.

El antecedente más remoto de raigambre plenamente local lo encontramos en 1903 cuando entre los meses de mayo y junio el Athletic Club, asociación que tuvo su terreno de juego en Leioa hasta 1910, organizó un torneo infantil -para menores de diecisiete años- donde se inscribieron las asociaciones Arenas Club, de Getxo, Victoria F.C., Estrella, Vizcaya F.C., Iberia F.C., Small Athletic, Hispania, Basconia y The Rival, casi todas ellas formadas por jóvenes residentes en Bilbao y el Lejona Foot-ball Club, representante esta última de la juventud local. El Lejona F.C. sobrevivió algunos años más, recordándose el encuentro disputado en Lamiako el 21 de julio de 1912 ante el Arenas Club y convirtiéndose en espléndida cantera de donde saldrían importantes jugadores que recalaron en el club de Getxo y en otros de la zona de reciente constitución.

Paralelamente, a principios de los años diez surge el Arrapatzen Bazaitut F.C., modesto club formado por jóvenes que acceden a Lamiako y practican su deporte favorito. Leioa, una pequeña localidad que en aquellas fechas apenas rozaba los tres mil habitantes, se convirtió en puerta de entrada de la corriente futbolística y años más tarde se crearía Los Diablos Azules, otra asociación humilde sin demasiado futuro. A pesar de no contar con una gran institución como el Athletic Club o el Arenas Club, vecino nacido en Getxo, leiotarras fueron grandes jugadores que acabaron enrolados en estos clubs y luego fueron internacionales como Félix Sesúmaga y Sabino Bilbao, presentes en numerosas alineaciones en los primeros años veinte.

HISTORIA DEL CLUB:

1925 – 1930

Una vez creada la Federación Regional del Norte con sede en Bilbao el 7 de septiembre de 1913 -Federación Vizcaína a partir de 1918 con la escisión de los clubs guipuzcoanos y navarros en 1918-, el aumento de población que experimentó Leioa y la ferviente propagación de jugadores residentes en la localidad posibilitaron que en 1925 se constituyera la Sociedad Deportiva Lejona, club que vestiría camisa azulgrana con pantalón negro empleando habitualmente como terreno de juego el Campo de Ibaiondo, un recinto con capacidad para doce mil espectadores y que era propiedad del Arenas Club desde 1924 habiéndose inaugurado el 13 de septiembre de 1925 en un encuentro entre los areneros y el Athletic Club.

La S.D. Lejona fue inscrita de inmediato en la Federación Vizcaína, figurando desde sus inicios en Segunda Categoría con dignos resultados, pero sin alcanzar en los años inmediatos el Grupo B de la Primera Categoría, la división inmediatamente inferior al Grupo A donde figuraban los grandes del fútbol vizcaíno. Desde 1928 pasó a jugar en los terrenos de Lamiaco, recinto local de gran historia y con capacidad para mil quinientos espectadores.

1930 – 1940

Iniciados los años treinta se inaugura el Campo de Lamiako, estrenado en un encuentro frente al Baracaldo F.C., siendo que la situación del conjunto leioarra no difiere mucho de la vivida en el quinquenio anterior, continuando compitiendo en Segunda Categoría muy lejos de los puestos que dan acceso al Grupo B. La llegada a la presidencia de Gumersindo Ugarte, exjugador del club, revierte la tendencia y la S.D. Lejona consigue al término de la temporada 34/35 proclamarse Campeón de Segunda Categoría por delante de C.D. Irrintzi, de Barakaldo y Padura Club, de Arrigorriaga, ascendiendo los tres a Segunda Categoría Preferente, la nueva denominación del que fuera Grupo B.

La estancia en Segunda Preferente sólo se disfrutó durante una campaña, 35/36, pues la Guerra Civil terminó estallando en julio de 1936 y cercenando la progresión de un club que, con buenos mimbres, aspiraba a más al concluir sexto en su primera comparecencia.

1940 – 1950

La Guerra Civil dejó muy tocado al municipio vizcaíno y a pesar de seguir contando con cinco mil habitantes y una serie de industrias importantes dedicadas al vidrio plano o a la siderurgia, nadie en la localidad hizo lo posible para reorganizar la S.D. Lejona y formar una plantilla de jugadores que compitieran oficialmente en las Ligas dirigidas por la Federación Vizcaína. A finales de los años cuarenta y concretamente en 1949, al fin se da este paso con la reaparición de los azulgranas, inscribiéndose en Segunda Regional con el ánimo de progresar en los años sucesivos y alcanzar el lugar que ocupó en la década anterior.

1950 – 1960 

Restituido el fútbol a nivel federado, los leioarras se vuelcan con su club y nuevamente una localidad con tanta tradición futbolística vuelve a contar con una asociación deportiva. La Segunda Regional de los años cincuenta, comparable a la División de Honor vizcaína actual y quinto nivel de la época, ofrece cierto nivel deportivo y los azulgranas competirán en esta categoría durante casi toda la década, adoptando en 1953 el nombre de Lejona Club de Fútbol.

El Campo de Ibaiondo, por su capacidad y grandes dimensiones, fue destino como terreno titular para muchos clubs asociados a la Federación Vizcaína del margen derecho carentes de un feudo propio, convirtiéndose en una gran factoría de la cual promocionaron un buen número de jugadores. Desde sus instalaciones, el Lejona C.F. consigue al término de la temporada 58/59 alcanzar la Primera Regional, el máximo nivel provincial, siendo decimocuarto en la campaña 59/60 que cierra la década.

1960 – 1970

Iniciados los años sesenta el Lejona C.F. sigue compitiendo en Primera Regional bajo la presidencia de Francisco González Garrido, teniéndose que desplazar al vecino Campo de Ibaiondo para realizar los entrenamientos y disputar sus encuentros como local. La trayectoria del club azulgrana, pese al gran crecimiento que experimenta la localidad duplicando el número de habitantes con la masiva llegada de inmigrantes procedentes de otras provincias atraídos por la industria, es decadente y las clasificaciones deportivas no acompañan. En la temporada 62/63 desciende a Segunda Regional, resultando decimotercero en la campaña 63/64 y decimocuarto en la 64/65, torneo este último tras el cual no se encuentra sustituto que releve a la dimitida directiva. Abandonado a su suerte, Leioa permanecerá casi una década sin fútbol a nivel federado.

1970 – 1980

En 1974, tras nueve años sin nadie en la localidad que quiera hacerse cargo de los mandos del club, un grupo de aficionados del barrio de Txoierri deciden retomar la historia del club y completar una plantilla que juegue en categoría juvenil. Sin apenas medios se solicita a la directiva del F.C. Barcelona un juego completo de uniformes, atendiendo el club catalán a la demanda leioarra sin objeciones con el consiguiente regalo en atención a la gran historia de la localidad vizcaína en el fútbol nacional. El club azulgrana de la margen derecha de la Ría, con Juan Ignacio Azkueta en la presidencia desde 1975, compite en esa categoría hasta 1977 bajo el nombre de Club de Fútbol Lejona, decidiéndose para la campaña 79/80 organizar un equipo senior que compita en Segunda Regional que se inscribe como Lejona Fútbol Club para priorizar el nombre de la localidad.

1980 – 1990

La década de los años ochenta observa a un club dispuesto a crecer deportivamente y en cuyo horizonte deportivo está conseguir el ascenso a Primera Regional en cuando se tenga la menor opción. Tras competir unas cuantas temporadas con la anterior denominación, la directiva que preside Juan Ignacio Azkueta opta por renombrar a la institución en lengua autóctona adoptando la nueva de Sociedad Deportiva Leioa en 1981, siguiendo compitiendo en los años siguientes en esta categoría hasta que al término de la edición 87/88 consigue ascender a la ansiada Primera Regional con Pedro Antonio Niembro en el banquillo.

La S.D. Leioa es desde su reorganización en 1974 un club itinerante que deambula cada temporada por distintos terrenos de juego situados en sus más próximas inmediaciones como el Campo de San Ignacio, el Campo de La Arboleda, en Trapagarán, el Campo de Askartza, en Bilbao, las instalaciones de Lezama, el campus de la Universidad del País Vasco y el Campo de La Txopera, ambos en el mismo Leioa, o los vecinos de Sondika, Derio o Neguri hasta que en 1988 se levanta el complejo deportivo de Sarriena en el norte de la localidad con un campo de ceniza, el número 3, relevado en al año siguiente por uno de hierba natural, el cuatro.

1990 – 2000

Iniciada la nueva década, la S.D. Leioa es un club que dispone de una aceptable cantera de la cual salen ocasionalmente buenos jugadores que terminan enrolados en conjuntos de superior categoría. Cómodamente asentados en Primera Regional, en 1992 accede a la presidente Txus Bun quien sustituye al apreciado y distinguido Juan Ignacio Azkueta, planeando en la mente de los azulgranas el conseguir ascender a Regional Preferente, una idea para la cual todavía transcurrirán varios años hasta solventarse.

Tras ser cuarto en la campaña 95/96, al término de la temporada 96/97 consigue ascender un peldaño más, situándose en Regional Preferente dirigido por Andrés Pascual después de ser Campeón de su grupo. Los azulgranas debutan en la más alta de las categorías regidas por la Federación Vizcaína con un decimosegundo puesto, consiguiendo ser decimoquinto en la edición 98/99 y retrocediendo a la decimotercera plaza en la sesión 99/00, destacando en este periodo un intento frustrado en 1997, tras conseguirse el ascenso, para convertirse en el segundo filial del Athletic Club, de Bilbao, tras la respuesta afirmativa del C.D. Baskonia quien sí accede a tal propuesta.

2000 – 2010

Iniciado el cambio de siglo, la S.D. Leioa inaugura la nueva década con un decoroso décimo puesto en Liga durante la temporada 00/01, obteniendo una puntuación muy similar en la siguiente campaña 01/02 cuando finaliza noveno. En 2002, coincidiendo con el acceso a la presidencia de José Ángel Basauri, la Federación Vizcaína crea una nueva categoría, la División de Honor, la cual a partir de entonces será el máximo nivel a nivel regional dentro de sus clubs asociados. Dicha categoría se nutre con todos los clubs que han sobrevivido en Regional Preferente en la sesión anterior más los descendidos de Tercera División y ascendidos de Primera Regional, disputando los leioarras en la temporada 02/03 uno de sus mejores torneos al ser terceros tras C.D. Sondika y Club Portugalete, aunque sin opciones reales de poder ascender. Después de tan magnífica temporada, la campaña 03/04 significa una vuelta a la zona media de la clasificación, concluyendo noveno para mejorar en la edición 04/05 cuando son sextos.

En la edición 05/06 la S.D. Leioa está a punto de descender a Regional Preferente al ser decimotercero en Liga y casi dejarse arrastrar por los descensos procedentes de Tercera División, un punto de inflexión que trae consigo la llegada al banquillo azulgrana del que será su técnico talismán, David Movilla. El exjugador toma las riendas en la temporada 06/07 y deja al equipo en cuarto puesto, consiguiendo en la siguiente campaña proclamarse Campeón de la categoría tras una gran disputa con Gatika K.T. y S.D. Ugeraga que le abre las puertas de Tercera División.

El estreno en el cuarto nivel de las Categorías Nacionales a lo largo de la sesión 08/09 es discreto siendo decimoprimero pero con la satisfacción de haber obtenido la permanencia. Más complicada resultará sin embargo la temporada 09/10, pues los azulgranas tienen que realizar un gran esfuerzo para evitar a toda costa el descenso, logrado con tesón y el decimosexto puesto.

2010 – 2020

Con la edición 10/11 llega la calma y los azulgranas son novenos en Liga sin pasar tantos sobresaltos como en la campaña anterior, trazándose la directiva como objetivo el poder entrar en plaza de Promoción en el futuro inmediato. En la temporada 11/12 son octavos recibiendo pocas derrotas, cimentándose a partir de entonces una plantilla que será cuarta en la Liga 12/13, cumpliéndose la meta de promocionar dentro del plazo previsto. En esta Fase eliminatoria se enfrenta en Cuartos de Final a la U.D. Poblense, perdiendo en Sarriena por 1-2 y nuevamente en la localidad mallorquina de Sa Pobla por el mismo resultado, 2-1.

En la campaña 13/14, con José Ángel Basauri en la presidencia y el técnico David Movilla, se consigue reunir una excelente plantilla que sale cada jornada del torneo a ganar y que, paso a paso, va sumando puntos hasta separarles una cómoda distancia respecto a sus más directos rivales. El conjunto azulgrana consigue finalmente proclamarse Campeón de Tercera División por primera vez en su historia, accediendo a una Promoción de Campeones donde se enfrenta al C.D. Varea, de Logroño, con el ascenso directo a Segunda División B en juego, ambición que se alcanza tras imponerse en la capital riojana por 1-4 y en un abarrotado Campo de Sarriena por 3-0 en el encuentro de vuelta.

Texto: Vicent Masià © 2014

Última actualización: 2014

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951)
  • Athletic Club, 1898-1998: Crónica de una leyenda. Alfonso Carlos Sáiz Valdivieso. Editorial Everest (1998).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009). Apéndice 2014.
  • Anuarios de la RFEF.

 

ENLACES EXTERNOS:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular CD Lealtad

 

Escudo C.D. Lealtad de Villaviciosa

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Lealtad de Villaviciosa
  • Ciudad: Villaviciosa
  • Provincia: Asturias
  • Comunidad Autónoma: Principado de Asturias
  • Fecha de constitución: abril de 1918
  • Fecha de federación: 1919

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Lealtad (1918-2014)
  • Club Deportivo Lealtad de Villaviciosa (2014-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

5 Ligas de Tercera División:

  • 1991/92
  • 1997/98
  • 1999/00
  • 2013/14
  • 2018/19

 

ESTADIO:

estadio CD Lealtad

Campo Municipal Las Callejas

  • Nombre: Campo Municipal de Las Callejas
  • Año de inauguración: 1919
  • Cambios de nombre:
  • Campo Municipal de Las Callejas / Les Caleyes (1919-)
  • Capacidad: 2.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio de Las Callejas (1919- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Lealtad

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Situada en el centro-este del Principado de Asturias, junto al mar y próxima a Gijón, la localidad de Villaviciosa es conocida por sus grandes paisajes que atraen a un gran número de turistas y especialmente por su industria sidrera, conocida ampliamente en todo el país. Su relación con el mundo del fútbol viene de lejos y, quizás, su cercanía con Gijón donde existían varios clubs que empezaban a adquirir cierta importancia, hizo que esta disciplina deportiva pronto prendase entre la juventud local en torno a 1915 con la creación del Athletic Club, una asociación de la que apenas se recuerda nada salvo que fue la primera.

HISTORIA DEL CLUB:

1918 – 1920

Sin embargo la constitución del club más importante de la localidad todavía tendría que esperar unos años y sería, curiosamente, teniendo como telón de fondo el Ateneo Obrero, un centro cultural creado el 4 de marzo de 1911 donde se impartían clases de aritmética, gramática y dibujo a los hijos de los empleados en las distintas industrias de la localidad, así como otras actividades formativas como sanidad. El Ateneo Obrero fue un gran impulso cultural y el fútbol, como deporte que empezaba a cautivar a la juventud, fue el elegido entre una cuarentena de sus socios para matar los ratos de ocio. En abril de 1918, en un día indeterminado, quedaba constituido el Club Deportivo Lealtad bajo la presidencia de David Alonso, disputando su primer encuentro el 26 de mayo, una vez sus jugadores adiestrados y compenetrados, frente al rival local Athletic Club, imponiéndose los del Club Deportivo por 7-2.

El éxito del resultado y la seriedad con la cual se tomaron los distintos socios el club, les abrieron las puertas para disputar encuentros frente a otros clubs de su entorno geográfico, principalmente de Gijón, decidiendo en 1919 inscribirse en la Federación Asturiana que regía los destinos de los clubs de la región.

1920 – 1930

El C.D. Lealtad, conocido popularmente también como Club Lealtad, vestirá inicialmente camisa blanquinegra con pantalón negro, pasando a partir de 1920 a vestir camisa negra con pantalón blanco, uniformes ambos que en el futuro adoptará indistintamente en varios ciclos imponiéndose la gran mayoría de las ocasiones el negro como color oficial.

Durante esta década el club maliayo es una entidad humilde cuyas participaciones en las categorías inferiores del Campeonato Asturiano son intermitentes, dependiendo su inscripción del dinero que haya en caja. Pese a ello su actividad es incesante y cuando no son partidos oficiales, la multitud de encuentros amistosos cubren sus necesidades.

1930 – 1940

En los años treinta el club progresa adecuadamente y de la Tercera Categoria asciende a la Segunda Categoría al término de la temporada 32/33 -tras ser tercero de grupo y superar en la Final de las Eliminatorias de Promoción al Racing de Viesques F.C. como primer clasificado-, una división donde comparte grupo con clubs localizados en Gijón, Oviedo, Mieres y Langreo principalmente, terminando sexto la sesión 33/34. Sus desplazamientos, aunque más largos que en la década anterior, no lo son en exceso, permitiendo la creación de una buena rivalidad frente a los representantes de estos municipios. Presidentes como Valentín Pajares o Ernesto Robledo serán quienes conduzcan a la entidad en aquellos tiempos hasta que la irrupción de la Guerra Civil trunque su continuidad. Previamente habrá sido subcampeón en la campaña 34/35.

A diferencia de las regiones del este peninsular como Murcia, Valencia o Cataluña donde el fútbol sigue a pesar de la guerra gracias a la lejanía del frente, en Asturias la posibilidad de jugar es altamente peligrosa al haber triunfado la sublevación en algunos puntos. El Principado será acosado por varios frentes durante más de un año por las tropas sublevadas hasta ser tomado por completo, pasando el fútbol a estar imposibilitado por la extrema gravedad del momento.

1940 – 1950

Finalizado el conflicto, el C.D. Lealtad se reorganiza casi de inmediato tras la obligatoria purga de sus dirigentes y jugadores, participando nuevamente en los campeonatos de una federación que, desde 1941, pasa a denominarse Federación Astur-Montañesa al asumir los clubs de la disuelta Federación Cántabra más las provincias de León, Zamora, Palencia y Burgos. Reestructuradas las categorías, los maliayos quedan enclavados en Tercera Categoría, resutando terceros en la campaña 42/43 lo que les vale el ascenso a Segunda Categoría. En esta división son cuartos en la edición 43/44 y Campeones en la 44/45, puesto que les sirve para ascender a Primera Categoría, una aspiración que perduraba desde hacía años y que, lamentablemente, la guerra truncó.

Con Ernesto Robledo en la presidencia, los blanquinegros son séptimos en la campaña 46/47 y cuartos en la 47/48, resultando décimos en la sesión 48/49. En la temporada 49/50 que da fin a la década pierden su plaza en la categoría al ser decimoprimeros. Durante estos años el concejo, formado por varias localidades, no es ajeno al crecimiento del fútbol y fruto de la implicación de sus habitantes nacen otras asociaciones como el Club Astur de Quintueles, quien parte en la temporada 48/49 desde Tercera Categoría en un año donde se facilita la constitución de numerosos clubs en toda la región.

1950 – 1960

En 1950 surge en el concejo el Club Arenas quien queda inscrito en Tercera Regional, iniciando el C.D. Lealtad un breve periplo en Segunda Regional que le mantendrá ocupado las temporadas 50/51 y 51/52, campaña esta última en la que consigue retornar a Primera Regional. Sin embargo su estancia es corta y decimocuarto en la edición 52/53, la reestructuración de las categorías le lleva a Tercera Regional donde se estancará durante unos años hasta que a finales de década consigue volver a Segunda Regional, consiguiendo la sesión 59/60 ser decimosegundos.

1960 – 1970

La temporada 60/61 la pasa en Segunda Regional, saliendo de este pozo concluida la campaña 61/62 cuando es segundo tras el Santa Marina C.F. El club maliaño inicia con este ascenso un ciclo en Primera Regional que conseguirá atraer un buen número de aficionados al Campo de Las Callejas. El paso de clubs de cierta importancia por su terreno de juego resulta un gran atractivo, luchando los blanquinegros con entidades con mayor presupuesto y plantillas técnicamente superiores. Aun así son novenos en la edición 64/65, decimosegundos la 65/66, octavos en la 66/67 y novenos en la 67/68, teniendo muchos más problemas para obtener la permanencia en la campaña 68/69 tras ser decimoquintos y perdiéndola definitivamente en la sesión 69/70 al ocupar la decimonovena plaza con Ángel Cueto en la presidencia.

1970 – 1980

En la década de los años setenta el C.D. Lealtad se convierte en un club ascensor, permutando las categorías de forma rápida tanto en orden ascendente como descendente, aunque en ocasiones tales cambios obedecen a reestructuraciones producidas en el seno de la Federación Asturiana. De este modo en las primeras temporadas milita en Segunda Regional, en la 73/74 en Segunda Regional Preferente, en la ediciones 74/75, 75/76 y 76/77 en Segunda Regional Ordinaria, consiguiendo al término de esta última ser primero y encadenar dos ascensos consecutivos, el primero a Segunda Regional Preferente donde compite en la sesión 78/79 y a Primera Regional donde lo hace en la 79/80.

Paralelamente a estos acontecimientos el concejo es testigo de la aparición de nuevas asociaciones, especialmente durante los primeros años setenta y en concreto en 1972 debido a la ampliación en número de categorías y grupos que se experimenta; Villaviciosa Club de Fútbol, con Enrique Pérez González en la presidencia, Argüero Club de Fútbol, presidido por Enrique Pardo Morís, Estrella Azul Club de Fútbol, de Valdedios, con Juan José González Rivero y Quintueles Club de Fútbol, con Juan Fernández González, todos ellos debutantes en Segunda Regional y con diferentes carreras deportivas en el futuro.

1980 – 1990

Durante los años ochenta el C.D. Lealtad permanece como un club histórico dentro de la Federación Asturiana que, hasta la fecha, nunca ha militado en Categoría Nacional, una ambición a la que aspiran todos los clubs humildes españoles formados por jugadores aficionados. Conseguir alcanzar este reto es una posibilidad que está siempre presente, pero para lograrlo hay que escalar varios peldaños que a los maliaños se les resisten.

La Primera Regional será su hogar a lo largo de las temporadas 80/81, 81/82 y 82/83, descendiendo a Segunda Regional al término de la última. También serán un total de tres campañas las que militará en dicha categoría, 83/84, 84/85 y 85/86, consiguiendo retornar a Primera Regional como Campeón para dar el salto a Regional Preferente, una categoría en la cual nunca ha participado a finales de década -siendo decimoprimeros la campaña 87/88, novenos la 88/89 y cuartos la 89/90-, división que le sirve de trampolín para conseguir, ahora sí, el ansiado y soñado ascenso a una Tercera División donde compartirá destino con parte de los más selectos clubs asturianos.

1990 – 2000

Tras el ascenso a Categoría Nacional, el C.D. Lealtad debuta en Tercera División durante la temporada 90/91 con la firme voluntad de realizar un buen papel. El puesto conseguido, décimo, colma sus deseos, pero a partir de este momento el conjunto maliayo abre una etapa de gran esplendor convirtiendo la década de los años noventa en la mejor de su historia hasta la fecha. La campaña 91/92 es brillante y en una competición muy igualada donde se reúnen hasta seis aspirantes, los blanquinegros consiguen el alirón por un solo punto de margen. La Promoción les espera y la ilusión también pero la Real S.D. Alcalá resulta un rival demasiado poderoso y les arrebata el ascenso a Segunda División B. Como compañeros de Fase, C.D. Carballino y Atlético Astorga F.C. completan el grupo. En la campaña 92/93 son subcampeones a tres puntos del Caudal Deportivo, resultando la Promoción otro cantar al ser colista con dos empates precedido por Arosa S.C., C.D. Colonia Moscardó y C.D. Ribert, de Salamanca. La edición 93/94 tiene a los mismos protagonistas en lo alto de la clasificación asturiana repitiendo plaza, siendo en esta ocasión mucho mejor la Promoción aunque el Aranjuez C.F. le priva del ascenso. Tercero y cuarto serán respectivamente S.D. Fabril y Club Atlético Bembibre.

En la temporada 94/95 es tercero en Liga tras Caudal Deportivo y Club Siero, disputando una competida Promoción donde reina la igualdad pero una vez más es superado, en esta ocasión por C.D. Endesa As Pontes y C.D. Leganés B, mientras colista es la U.D. Salamanca B. La sesión 95/96 no le es propicia y la plantilla queda octava, consiguiendo en la edición 96/97 nuevamente promocionar tras ser cuarto. El conjunto maliayo es la decepción del grupo con una sola victoria, quedando colista superado por Burgos C.F., C.D. Ponte Ourense y Real S.D. Alcalá. La campaña 97/98 es memorable al proclamarse Campeón del grupo asturiano con bastante solvencia y al fin logrará su sueño de alcanzar la Segunda División B. Con Marcelino García Toral en el banquillo, los blanquinegros comandan un apretado grupo de Promoción donde la S.D. Gimnástica Segoviana es su principal adversario y con quien se juega el ascenso durante la última jornada en casa, resolviendo favorablemente para sus intereses el compromiso al vencer por 1-0. Betanzos C.F. y Real Madrid C.F. B cierran el cuarteto.

El conjunto asturiano se estrena en Segunda División B durante la temporada 98/99 con Enrique Mijares en la presidencia y García Toral en el banquillo consciente de sus limitaciones, pero ilusionado por realizar un torneo que le permita conseguir la permanencia. En medio de un grupo donde participan clubs asturianos, madrileños, canarios, gallegos y castellano-manchegos, pronto se ve que el reto es complicado y pese al esfuerzo de la plantilla, los maliayos son colistas aunque dando la cara en todo momento. De regreso a Tercera División, los blanquinegros todavía almacenan potencial suficiente para proclamarse nuevamente Campeones del Grupo II en la edición 99/00, mirando con el rabillo del ojo la posibilidad de reencontrarse con la categoría de bronce, pero un fuerte A.D. Alcorcón se impone en su camino y les relega al segundo puesto, quedando tercero La Bañeza F.C. y cuarto el C.D. Xove Lago.

2000 – 2010

El inicio del nuevo siglo no será tan fructífero como la última década recién finalizada, pero a pesar de todo a los maliayos se les presentarán varias oportunidades para ascender. La primera temporada, 00/01, la empieza con un cuarto puesto, pero en la Promoción un poderoso Real Club Celta de Vigo B muy superior es quien se lleva el gato al agua. Segundos, precederán a C.D. Las Rozas y U.D. Salamanca B. En la campaña 01/02 son decimoprimeros muy alejados de los puestos de honor, concluyendo sextos en la 02/03. El C.D. Lealtad parece encontrarse en medio de una crisis en comparación con los años anteriores y los resultados deportivos no llegan. Séptimo en la edición 03/04, en la 04/05 es decimosegundo, saliendo de su especial calvario en la temporada 05/06 cuando es cuarto y vuelve a promocionar. Para entonces el sistema de ascensos ha cambiado y las disputas se realizan mediante eliminatorias directas a dos encuentros. En Cuartos de Final se encuentran con el Real C.D. de La Coruña B quien les derrota en ambos encuentros; 1-2 en Las Callejas y 1-0 en la capital gallega.

En la sesión 06/07 es subcampeón tras el Caudal Deportivo, pero como sucediera en la anterior cae en Cuartos de Final eliminado por un sorprendente C.P. Ejido B; 4-0 en la localidad almeriense y 2-1 en casa. Las tres campañas siguientes no serán satisfactorias y los blanquinegros terminan octavos en la 07/08 y décimos en la 08/09, puesto que repiten en la 09/10.

2010 – 2020

La nueva década se inicia con los mismos problemas surgidos en los últimos años. La pérdida de presupuesto repercute en la confección de las distintas plantillas y en 2012 todo parece abocado a una gran crisis que se confunde con la grave situación financiera del país. A base de trabajo e imaginación se atan algunos cabos de urgente atención, consiguiéndose al menos estabilizar la preocupante situación financiera de la entidad. Deportivamente el terreno de juego es un reflejo de lo sucedido en el panorama financiero y el C.D. Lealtad queda decimosegundo en la temporada 10/11 y decimocuarto en la 11/12 luchando por evitar el descenso.

Tras un plausible sexto puesto en el torneo 12/13, en la campaña 13/14 llega la gran sorpresa de la mano del técnico Javier Rozada y del presidente Pedro Menéndez para alegría y regocijo de la afición de Villaviciosa pues su primera plantilla se proclama Campeón del Grupo II asturiano en un emocionante sprint final con U.P Langreo -con quien empata a puntos-, seguido muy de cerca por el U.C. Ceares. En la Fase de Campeones se enfrenta al C.D. Puertollano, perdiendo en la localidad ciudadrealeña por 1-0 e imponiéndose en Las Callejas por 1-0. Dichos resultados le obligan a disputar una prórroga donde nada cambia y proceder al lanzamiento de penaltis, imponiéndose los maliayos por 4-3 y obteniendo el ascenso a Segunda División B por segunda vez en su historia. Con el ascenso a la categoría de bronce, el club pasa a incluir en su denominación el nombre de la localidad pasando a ser Club Deportivo Lealtad de Villaviciosa para la sesión 14/15.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2014

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Comercio. Diario.

 

ENLACES EXTERNOS:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,