Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Historial del Girona Futbol Club, S.A.D.

 

 

Escudo Girona F.C., S.A.D.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Girona Futbol Club, S.A.D.
  • Ciudad: Gerona / Girona
  • Provincia: Gerona / Girona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 25 de julio de 1930
  • Fecha de federación: 1930

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Gerona Foot-ball Club (1930-1941)
  • Gerona Club de Fútbol (1941-1980)
  • Girona Futbol Club (1980-2009)
  • Girona Futbol Club, S.A.D. (2009-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División:

  • 1935/36

1 Liga de Segunda División B:

  • 2007/08

5 Ligas de Tercera División:

  • 1933/34
  • 1947/48
  • 1954/55
  • 1988/89
  • 2005/06

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadi Municipal de Montilivi
  • Año de inauguración: 1970
  • Cambios de nombre:
  • Nuevo Estadio del Gerona Club de Fútbol (1970-1980)
  • Estadi del Girona Futbol Club / Estadi Municipal de Montilivi (1980-)
  • Capacidad: 9.282 espectadores

estadio Montilivi

EVOLUCIÓN DEL ESTADIO DE MONTILIVI:

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Vista Alegre (1930-1970)
  • Estadio de Montilivi (1970- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL GIRONA FUTBOL CLUB, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL GIRONA FUTBOL CLUB, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN GIRONA:

La ciudad catalana de Girona, capital de la provincia homónima y de la comarca del Gironés, fundada hace dos mil años y con una importante historia a cuestas, en las últimas décadas ha experimentado un considerable crecimiento demográfico y económico impulsados ambos por un notable incremento turístico, industrial y sobre todo, centrado en el comercio que la ha llevado a superar los cien mil habitantes. Con una afamada gastronomía y unas cercanas costas que atraen a gran cantidad de visitantes, el nivel de vida de Girona es considerado como uno de los más elevados de la península lo cual, en unión a una excelente oferta cultural, la han convertido en un interesante polo dinamizador para toda su provincia.

Muy diferente era, sin embargo, el aspecto que ofrecía la ciudad a principios de la primera década del siglo XX. Con poco más de quince mil almas, Girona era una discreta ciudad donde el fútbol era una actividad totalmente desconocida siendo en 1908 cuando, gracias al regreso de varios estudiantes locales que habían visto jugar a los primeros equipiers barceloneses durante sus estudios en la capital regional, decidieron poner en práctica aquel divertido juego en su lugar de origen. Eligiendo como lugar habitual de entrenamiento el magnífico paraje que ofrecía el terreno castrense sito en la dehesa del Campo de Marte, aquel mismo año se puso en funcionamiento el Gerona Foot-ball Club, sociedad presidida por José Sans Soler que apenas unos meses después de constituirse, en 1909 al contactar con jóvenes deportistas que solían acudir al prestigioso Gimnasio de Carles Gómez Soler, modificaron sus estatutos para convertirse en el Sport Club Gironí con vistas a dar cabida a otras actividades deportivas.

Avanzado 1910 algunos de aquellos sportman deseosos de dedicarse en exclusiva al fútbol decidieron por cuenta propia constituir un nuevo club al que denominaron Strong Foot-ball Club, formando parte del mismo jóvenes como Josep Espona, los hermanos Surribas, Bellsolá y Hormeu. Uniformados con camiseta auriazul y pantalón negro, la superficie del Campo de Marte siguió siendo su lugar de encuentro debutando en septiembre de 1911 frente al Sport Club Ampurdanés, rival de Figueres con el que se empató a tres tantos.

En 1912 el Strong F.C. y el S.C. Gironí disputaron sus primeros encuentros de rivalidad, acrecentándose la afición con el primer enfrentamiento de los auriazules ante un Palamós F.C. que rendía visita a la ciudad del Oñar por primera vez en su historia al igual que sucedió con el Universitari F.C., potente club de Barcelona con el que se perdió por 2-6. En 1914 quedó constituido el Patronato F.C., perteneciente al Patronato de San Pedro Claver regentado por el Círculo Social-Católico al que se unieron otras iniciativas como el Athletic Club Gerona, formado por elementos de la clase obrera, el Cataluña F.C., provisto de infantiles, el Gerunda F.C. y el Gerona Sport Club, fundado por jóvenes seminaristas. Con menor peso específico, pero también atraídos por el balompié, existieron el Estudiantil y el Industrial, presentando en 1915 el Strong F.C., máximo representante local, los primeros síntomas de abandono de la actividad que se vieron refrendados en 1916 cuando cesó completamente.

En 1919 se fundó el Grup Excursionista i Esportiu Gironí, conocido popularmente como G.E. y E.G., notable centro cultural y deportivo con amplia y dilatada trayectoria que, todavía hoy en día, sigue siendo un referente a nivel nacional. El fútbol, ávido de una sociedad balompédica fuerte, careció a finales de los años diez de un representante consistente, siendo el Centre Esportiu Gironenc, heredero del Strong F.C. quien vestía sus mismos colores, el único que mantenía el pabellón local en alto. Esta tendencia se mantuvo hasta 1921, año en el que surgió el Club Deportiu Gironí, modesta sociedad la cual, para sobrevivir, alcanzó un acuerdo con el Ateneu Social Democràtic pasando a depender económicamente de este último y a ser conocido como F.C. Ateneu S.D.

Paralelamente al F.C. Ateneu S.D., pronto los muchachos que integraban el C.E. Gironenc vieron la necesidad de hacer borrón y cuenta nueva recabando la atención de los aficionados locales que lo desearan para constituir una nueva sociedad que pusiera a Girona en el mapa. Reunidos todos los interesados, el 13 de febrero de 1921 nacía la Unión Deportiva Gerona, formalizando su ingreso en la Federación Catalana el 1 de marzo como paso ineludible para competir a nivel federado. La voluntad de esta neonata sociedad era llegar lejos y pronto alcanzó, fruto de su buen hacer, los cuatrocientos socios, capitalizando el movimiento futbolístico en la localidad hasta el punto de precisar de un terreno de juego propio que los liberara de la pléyade de clubs que jugaban en las instalaciones del Campo de Marte. El 29 de julio de 1922, este club que vestía camisa auriazul con pantalón azul, como sus precedentes, inauguraba el recordado Campo de Deportes de Vista Alegre ante un combinado del F.C. Barcelona al que se impuso por 5-2, aumentando la confianza hacia este club del cual se esperaba más de la cuenta.

Pasan los años y a mediados de década aparece el profesionalismo, invirtiendo la Unión Deportiva alegremente grandes sumas de dinero para mantener a sus estrellas, establecerse entre la élite futbolística regional además de llegar a contratar, incluso, a jugadores extranjeros que perciben buenos emolumentos. Tal despropósito, además de no conseguir el objetivo de acomodarse en la Primera Categoría regional, pronto se traduce en resultados negativos, acumulándose una faraónica deuda de doscientas mil pesetas de la época, una cantidad astronómica para un club que ha vivido los últimos tiempos muy encima de sus posibilidades reales. Ante esta tesitura, la U.D. Gerona entra a finales de década en banca rota y desaparece el 24 de julio de 1930 por lo insalvable de su situación poniendo fin a una historia que nació ambiciosa y, por demérito de sus dirigentes, se vio pronto truncada.

HISTORIA DEL CLUB:

1930 – 1940

Tras la desaparición del máximo exponente deportivo local, la ciudad cuenta en esas fechas con diversos representantes como el  F.C. Ateneu Social Democrátic, la U.D. Pontenc y el sempiterno G.E.y.E.G.. Ante la acuciante necesidad de seguir con la tradición emprendida en 1908, desde el empresariado local y con el apoyo del Ayuntamiento se busca dar una contundente solución al problema presentado, estableciéndose contactos con varios jugadores pertenecientes a distintos clubs para, con la suma de todos, empezar un nuevo proyecto. El 25 de julio de 1930 queda definitivamente constituido el Gerona Foot-ball Club, con la insignia de la ciudad envuelta en los nuevos colores como escudo y vistiendo camisa rojiblanca y pantalón negro, los del popular Athletic Club bilbaíno que tanta sensación causa en España y al que se admira. Su primer presidente es el prestigioso abogado Albert de Quintana de León, prohombre de la ciudad apasionado del fútbol quien, rodeado de una competente junta directiva, encabeza un grupo humano que desea abrirse camino en el fútbol regional y, a poder ser, en el nacional.

El club debuta la campaña 30/31 en Segunda Categoría Ordinaria, permaneciendo en ella hasta la temporada 32/33. En la campaña 33/34 milita en Segunda Categoría Preferente y, lanzado como se encuentra, consigue entrar en Tercera División, breve competición por entonces que no se trata de una categoría propiamente dicha sino una Fase de Ascenso a Segunda División donde una gran cantidad de clubs luchan entre sí por muy escasas plazas. En ésta resulta primero con Pitu Viñas como entrenador y Luís Ribas Crehuet en la presidencia, eliminando posteriormente al Alicante F.C.: 1-1 en la ida y 2-1 en casa para ser eliminado a su vez por el Club Recreativo de Granada: 2-2 en casa y 2-0 en la vuelta. En la sesión 34/35 pasa a Primera Categoría gracias a la remodelación que experimenta todo el fútbol nacional con la formación de los grupos superregionales, campeonatos donde la F.E.F. unifica distintas regiones por proximidad geográfica.

En la campaña 34/35 el Gerona F.C. ingresa en Segunda División, debutando en el Grupo II con un cuarto puesto, mientras en la edición 35/36 es Campeón con una formación en la que destacan varias estrellas, siendo José Luis Zabala el entrenador. Este puesto le permite acceder a la Fase Final donde se dilucida quien asciende a Primera División, resultando quinto y descalificado ante la consiguiente desilusión de sus seguidores y simpatizantes. En julio de 1936, en plena pretemporada, estalla la Guerra Civil mientras el club se prepara para dar el asalto a la división de honor, varapalo que es aceptado con resignación tras el cual los gerundenses pasarán la sesión 36/37 a disputar el campeonato Regional en Primera Categoría después de suspenderse la competición a nivel nacional. Finalizada esta competición, posteriormente se participará en la Liga del Mediterráneo ante la ausencia de la Primera y Segunda División entrenados por Santpere, quedando en una aceptable tercera posición por detrás de F.C. Barcelona y C.D. Español. Tras este campeonato, los rojiblancos acuden a participar en la denominada Copa de España Libre junto a C.D. Español, Valencia F.C. y Levante F.C., resultando postreramente este último el brillante campeón.

En la sesión 37/38 se hará cargo del equipo el mítico Paco Bru, recrudeciéndose la guerra en el Frente de Aragón que imposibilita la nueva disputa de torneos entre los clubs catalanes y valencianos. Recluidos al ámbito catalán, los rojiblancos competirán en Primera Categoría compitiendo en el Superregional catalán hasta que , avanzado 1938, el fútbol quede reducido a encuentros de carácter amistoso. Con la entrada de las tropas nacionales el 4 de febrero de 1939 el fútbol gerundense tardará unos meses en reactivarse, decidiéndose los nuevos cargos de la junta directiva en verano ante la inmediata participación de los rojiblancos en un Campeonato de Segunda División que las nuevas autoridades desean sirva de pacificación. Inmerso en el Grupo III donde compiten ocho participantes, el Gerona F.C. será tercero en la temporada 39/40 abriéndose una nueva era donde el fútbol adquirirá progresivamente gran importancia.

1940 – 1950

Con el inicio de los años cuarenta Girona consigue estabilizar a su primer club en el Campeonato de Segunda División, contemplando el Campo de Vista Alegre llenos cada domingo de fútbol ante rivales del norte de España que atraen a los aficionados. La trayectoria del club catalán en estos primeros años se ve acompañada de buenos resultados siendo cuarto en la temporada 40/41 y quinto en la campaña 41/42 bajo la presidencia de Vicente Albeverio hasta que, en la temporada 42/43, se anuncia la remodelación de la categoría para a partir de 1943 presentar una imagen más acorde con los nuevos tiempos. En ésta el nivel de la plantilla rojiblanca no es el esperado y, en unión a la mala fortuna, concluye sexto por lo que ha de promocionar para defender su plaza, perdiéndola al ser quinto en su grupo de Permanencia con Cristòfol Martí Batalla en el apartado técnico. Cabe destacar que, en estos tiempos de dura posguerra, desde el 1 de enero de 1941 con la nueva Ley que prohíbe los extranjerismos y el uso del catalán preferentemente, la sociedad pasa a denominarse Gerona Club de Fútbol.

Excluido de Segunda División por razones deportivas, durante la temporada 43/44 ingresa en una profundamente reestructurada Tercera División de la cual las autoridades desean se convierta en la primera de las categorías del fútbol modesto al margen del profesional, pasando en esta categoría cinco campañas consecutivas entre los primeros puestos luchando enconadamente por un ascenso a la categoría de plata que parece no llegar nunca hasta que en la edición 47/48 queda Campeón y accede a la Fase Intermedia. En este torneo de carácter eliminatorio consigue ser segundo logrando pasar a la Final, consiguiendo repetir puesto y, con ello, el ansiado ascenso a Segunda División dirigidos por Robert Mas. Con este éxito deportivo, el Gerona C.F. inicia un ciclo en Segunda División que durará tres temporadas, acabando décimo la 48/49 con el húngaro Carlos Platko, y siendo la mejor de ellas la campaña 49/50 con un noveno puesto con Hilario Marrero como entrenador y Joan Andreu Frigola en el cargo de la presidencia rojiblanca.

1950 – 1960

Los últimos años cuarenta quedan para la historia como un periodo de máximo esplendor viviendo los aficionados que acuden a Vista Alegre una experiencia que les es, en la mayoría de las ocasiones, muy gratificante por el juego que muestran los suyos. Sin embargo esta época no se alargará demasiado y en la sesión 50/51, con un palntel que no da la talla, es decimosexto y penúltimo quedando a un sólo punto de la permanencia sin poder los de Josep Sastre salvar la categoría. De nuevo en Tercera División, el club rojiblanco intenta recobrar la categoría perdida con la mayor brevedad posible, teniendo varias oportunidades para hacerlo pero las dos primeras disputadas sin fortuna pues finaliza sexto en la 51/52 y noveno en la siguiente 52/53.

En la campaña 53/54, con una plantilla que hace vibrar al público que se reúne en Vista Alegre y hace que se creen muchas expectativas, es segundo en Liga con Pere Arcas, quedando luego eliminado en la Fase de Ascenso al ser quinto en su grupo, mientras que en la edición 54/55, bajo la dirección de Enrique Bescós, tras ser Campeón de Liga no supera la Fase de Ascenso al ser tercero en beneficio de la A.D. Plus Ultra. El ansiado ascenso se consigue con Emilio Aldekoa en la campaña 55/56 tras ser segundo en Liga y Campeón en la Fase de Ascenso. En esta ocasión serán otras tres las temporadas en las que defenderá su puesto en Segunda División, finalizando noveno en la 56/57 todavía con Aldekoa como técnico y en la 57/58 con Patricio Caicedo, perdiendo la categoría al ser decimoquinto en la sesión 58/59.

Convertido en un equipo netamente ascensor en esos tiempos, la década dejará para el recuerdo grandes citas en su estadio y temporadas que, en contra de sus intereses y lo previsto, tardarán en repetirse pues el club rojiblanco en el futuro inmediato no será el que recientemente fue mostrando el fútbol una cara cruel que se alargará más de la cuenta desesperando a varias generaciones de aficionados.

1960 – 1970

La década de los años sesenta se convierte en una lucha continua por retornar a la categoría de plata, pero desgraciadamente para los intereses de la entidad rojiblanca presidida por Benjamín Colomer Pous, sin éxito alguno al fracasar los distintos proyectos que se arman para tal menester. Después de ser cuarto en la temporada 60/61, dos son las oportunidades que dispone: la primera en la campaña 61/62 en la tercera aventura de Bescós al frente de la plantilla tras ser segundo en Liga y caer eliminado ante el Imperial C.F. en la Promoción: 2-1 en Murcia, 1-0 en casa y 0-2 en el desempate disputado en Castellón; y la segunda en la campaña 66/67 tras ser tercero en Liga con Lluís Pujolràs al caer eliminado por la A.D. Plus Ultra en la Promoción: 1-2 en Vista Alegre y 3-1 en Madrid. Por el camino el conjunto rojiblanco habrá sido cuarto en la edición 62/63, sexto en la 63/64 y séptimo en las campañas 64/65 y 65/66 invirtiéndose importantes cantidades de dinero para dar el salto que caen en saco roto.

Después de ser octavo en la temporada 67/68, el Gerona C.F. afronta con éxito la campaña 68/69 donde ha de conseguir evitar caer en los últimos puestos a toda costa ante la reestructuración que va a sufrir la Tercera División, quedando decimoprimero en la edición 68/69 y tercero en la sesión 69/70 donde lucha, incluso, para ser primero aunque la suerte no le acompaña como, sin duda, deseaban.

1970 – 1980

La década de los años setenta, después de haber acordado la directiva rojiblanca en 1968 construir un nuevo estadio con mayor capacidad y de titularidad privada, se inicia estrenando el 14 de agosto de 1970 el magnífico Estadio de Montilivi con la aportación de sus socios. Para la ocasión se requiere la presencia del por entonces titulado C.F. Barcelona, flamante rival con el que se pierde por 1-3 pero ante el cual se constata la calidez y buena acogida del nuevo recinto, más moderno y funcional que Vista Alegre. En el Campeonato de Liga, la temporada 70/71 se disputa en medio de una renovada Tercera División con nuevo formato y número de participantes donde los gerundenses entrenados por Martín Vences participan en el Grupo III constituido por catalanes, valencianos y baleares teniendo como objetivo el ascenso a la división de plata, anhelo que será frustrado primeramente por el C.D. Mestalla, Campeón de su grupo y, en segundo lugar, ya en la Promoción de Ascenso, por el Villarreal C.F. quien lo elimina al vencer 1-2 en Montilivi y 2-0 en la localidad castellonense.

Pasada una discreta campaña 71/72 en la que se mantiene alejado de los primeros puestos concluyendo octavo, en la edición 72/73 es nuevamente subcampeón dirigido desde el banquillo por Vicenç Sasot mientras que, una vez más en la Promoción, es eliminado en esta ocasión por el Córdoba C.F.: derrota 3-0 en El Arcángel y victoria insuficiente al imponerse 3-2 en casa. Pese al esfuerzo demostrado tanto por los directivos como por jugadores y cuadro técnico, el ascenso a la categoría de plata se torna en un imposible y en la sesión 73/74 superado por Barcelona Atlético y C.D. Mestalla, se ha de contentar con la tercera plaza perdiéndose la oportunidad incluso de poder promocionar. En la temporada 74/75 los rojiblancos pierden potencial y decaen hasta el sexto puesto, recuperándose en la campaña 75/76 pero no lo suficiente al ser tercero tras los pasos de Levante U.D. y S.D. Huesca quienes le privan de la Promoción de Ascenso.

En la edición 76/77, siguiendo compitiendo en un durísimo Grupo III donde militan catalanes, valencianos, baleares, aragoneses y murcianos, se pugna por conquistar la primera plaza que da acceso directo a Segunda División, premio que al final se escapa en beneficio del Ct. de D. Sabadell C.F. por el escaso margen de dos puntos. Durante el desarrollo del torneo la R.F.E.F. comunica que los clasificados entre los puestos segundo y décimo, ambos inclusive, pasarán a formar parte de la recién constituida Segunda División B, un tercer nivel nacional que se intercala entre la división de plata y la hasta ahora conocida como Tercera División que pasa a convertirse en el cuarto nivel futbolístico.

Con Mauricio Durán García en la presidencia el Gerona C.F., quien mantiene una buena plantilla, se estrena en esta categoría con un meritorio sexto puesto en un complicado grupo donde los desplazamientos, a diferencia de los años anteriores, son generalmente más lejanos y exigen mayor inversión. Los gastos ocasionados y un cierto desinterés hacia los rivales provocan que el conjunto rojiblanco disminuya la calidad de su plantilla y se ocupe el decimotercero puesto en la edición 78/79, resultando peor la sesión 79/80 en la que se finaliza decimonoveno perdiendo la categoría.

1980 – 1990

Los años ochenta presentan muchos altibajos en la trayectoria gerundense, empezando con un club tocado económicamente quien, desde su descenso de Segunda División B, atraviesa una profunda crisis a todos los niveles. Ubicado en el Grupo V catalán de Tercera División, la temporada 80/81 se resuelve con un séptimo puesto en su regreso al cuarto nivel nacional, convergiendo todos los problemas en la campaña siguiente 81/82 cuando, de forma fehaciente pero no sorprendente, el primer equipo queda decimoctavo y se ve arrastrado a competir en Regional. Con una deuda cercana a los veinte millones de pesetas de la época, el técnico Alfons Muñoz toma las riendas de la plantilla en la edición 82/83 compitiendo en una Regional Preferente con grupo único donde es el claro favorito al ascenso, materializando las expectativas al término del torneo cuando, primer clasificado con un punto de ventaja sobre el E.C. Granollers, consigue retornar a Tercera División.

Inmerso nuevamente en el cuarto nivel, el ya denominado Girona Futbol Club desde 1980, empieza a levantar la cabeza poco a poco no sin sufrimiento siendo octavo en la temporada 83/84 y séptimo en la campaña 84/85 pasando en 1984, debido a las deudas, el Estadio de Montilivi a manos municipales después de haber costado tanto en levantar. En 1985 llega a Montilivi el prestigioso entrenador Waldo Ramos para el que se prepara un excelente plantel con el que se pretende ascender a la categoría de bronce. El club rojiblanco lucha denodadamente para hacerse con la primera plaza que propicia pugnar en la Promoción, pero un intratable C.F. Joventut Mollerussa con el que no se contaba, acaba arrebatándole tan perseguido sueño. Afortunadamente todo pronto se arreglará con la decisión tomada en 1986 por la R.F.E.F. para ampliar la Segunda División B en 1987, concediendo a la Federación Catalana ocho plazas para competir en dicha categoría. La temporada 86/87 se presenta pues atractiva y con el objetivo bastante claro, debiendo los rojiblancos apretar el acelerador para ser séptimos en un grupo muy reñido donde hay muchos aspirantes al ascenso.

Garantizada su participación en el tercer nivel para la edición 87/88, el club gerundense se refuerza para la ocasión llegando a Montilivi varios jugadores profesionales pero los resultados no son los esperados e, inmerso en un muy complicado Grupo II donde participan catalanes, baleares, riojanos, castellano-leoneses, baleares, vascos y navarros, una deficiente defensa le hace perder muchos encuentros y quedar decimonoveno perdiendo rápidamente la categoría. La vuelta a Tercera División contempla a Xavi Agustí como entrenador, resolviéndose la temporada 88/89 con rotundo éxito al ser primero en el grupo catalán lo que le vale el ascenso directo a Segunda División B. El Girona F.C. encara la edición 89/90 con optimismo dentro del Grupo IV donde compiten catalanes, valencianos, baleares y murcianos debiendo sufrir para mantener la categoría, deseo cumplido con jornadas de antelación por escaso margen finalizando decimosegundo.

1990 – 2000

Este ascenso abre una etapa de estabilidad dentro de la entidad, consiguiendo permanecer durante seis temporadas consecutivas en Segunda División B. De entre ellas destaca sin duda la campaña 91/92 en la cual es tercero y entra en la Promoción. En esta fase sólo es superado por el Villarreal C.F., aventajando a U.D. Salamanca y Real Balompédica Linense. A partir de aquí, la pérdida de sus elementos más preciados hace que la calidad de la plantilla disminuya, quedando en el puesto decimoquinto en las temporadas 92/93 y 93/94. En la campaña 94/95 es decimoctavo y acaba descendiendo nuevamente a Tercera División.

Como sucediese en la década anterior, el Girona F.C. entra en una profunda crisis y subsiste un par de temporadas en el grupo catalán, descendiendo por segunda vez en tres lustros a Regional. Entre su afición cunde el desánimo y se teme por la desaparición de la entidad, necesitándose el reclamo de los industriales y diferentes estamentos sociales para evitar tal situación. Con el esfuerzo de todos se consigue resucitar la entidad y al término de la campaña 98/99 se recupera la Tercera División.

2000 – 2010

A principios del s. XXI la sociedad deportiva gerundense pasa por diversos momentos destacando el retorno a su militancia en Segunda División B tras ser subcampeón de Liga en la campaña 02/03 y superar la Promoción frente a Benidorm C.D., Águilas C.F. y C.D. Manacor. En Segunda División B sólo sobrevive un par de temporadas, destacando la 03/04 con el oscense Agustín “Tato” Abadía al frente, volviendo a Tercera División al final de la sesión 04/05. De inmediato intenta sobreponerse al accidente y en la temporada 05/06 se proclama Campeón, eliminando al C.F. Sporting Mahonés: 0-1 en Mahón y 0-0 en casa; y eliminado por el C.D. Eldense: 1-0 en Elda y 0-2 en casa.

En la campaña 06/07 consigue el ascenso al ser segundo en Liga y eliminar en la Promoción a la U.D. Mutilvera: 1-0 en la navarra Mutilva Baja y 4-0 en casa; y Real S.D. Alcalá: 2-1 en casa y 1-2 en la ciudad madrileña. En la campaña 07/08 realiza un magnífico torneo y se proclama Campeón de Segunda División B, consiguiendo ascender a Segunda División A con Raúl Agné en el banquillo al eliminar en la Promoción al Barakaldo C.F.: 0-0 en la ida y 2-0 en casa; y a la A.D. Ceuta en la Final: 0-0 en la ciudad norteafricana y 1-0 en casa. Después de cuarenta y nueve años de ausencia, el Girona F.C. se reestrena en la categoría de plata realizando una discreta temporada 08/09 en la que en alguna fase del campeonato se piensa en cotas mayores.

El 30 de julio de 2009 se anuncia la transformación del club en Sociedad Anónima Deportiva, requisito ineludible para poder seguir en la categoría, trámite que culmina la entidad al reunir 3,2 millones de euros como capital social, más de lo asignado por el CSD y cuyo proceso finaliza con la inscripción en el registro del nuevo Girona Futbol Club, S.A.D.. Sin embargo, la realidad vuelve de inmediato y durante la campaña 09/10 se pasan numerosos problemas para mantenerse fuera de peligro llegando al último encuentro en Montilivi frente a un necesitado Real Murcia C.F. que también se juega su futuro. Al final la suerte se alía con los gerundenses y en el último minuto del encuentro se obtiene el empate y de penalti cuando la plaza ya se perdía ante el alborozo e incredulidad de sus seguidores. Al éxito deportivo de mantenerse un año más en Segunda División A se une el escándalo del extravío de la nada despreciable cantidad de casi siete millones de euros no reflejados en la contabilidad, un hecho que lleva a su presidente Josep Gusó a dimitir en el cargo el 22 de junio siendo sustituido el 2 de julio por Francesc Rebled sin más consecuencias.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 se realiza una gran planificación recuperando al técnico Raúl Agné que le hace escalar puestos en la clasificación y no pasar tantos apuros, rematando una notable campaña con la undécima plaza en Liga. La edición 11/12 es bien distinta a la anterior y desde el inicio el equipo atraviesa por numerosos problemas que le confinan a las últimas posiciones. El cambio de técnico y la llegada de refuerzos no mejoran la situación y en el tramo final ha de contratarse al tercer entrenador, Javier Salamero, con quien sí se reacciona y se evita de una forma más que convincente un descenso que estaba llamando insistentemente a la puerta.

En la sesión 12/13 Joan Francesc Ferrer “Rubi” toma las riendas del banquillo rojiblanco y, con un juego muy distinto al mostrado en los años anteriores, el equipo se mantiene en la parte de arriba y finalmente concluye en un sorprendente cuarto puesto que le permite disputar la Promoción de Ascenso a Primera División. En esta fase, donde se depositan muchas esperanzas, se pasa la Primera Eliminatoria ante la A.D. Alcorcón al empatar 1-1 en la localidad madrileña e imponerse en casa por 3-1, pero en la Segunda Eliminatoria y Final, todo se derrumba como un castillo en la arena al perder ante la U.D. Almería en Montilivi por 0-1 y, una semana después, 3-0 en la capital andaluza. La marcha del técnico catalán propicia en el verano de 2013 la llegada de Ricardo Rodríguez con quien no se obtienen buenos resultados siendo relevado por Javi López quien, poco después, en el último tramo liguero será reemplazado por Pablo Machín para concluir decimoquintos salvando los muebles apuradamente.

Con Machín el equipo catalán progresa en la temporada 14/15 a grandes pasos consiguiendo estabilizarse durante gran parte del torneo en los primeros puesto hasta el punto de llegar a la última jornada con posibilidades de ascender directamente a Primera División. Con todo Montilivi lleno a reventar y un equipo muy nervioso, el C.D. Lugo que nada se juega realiza un gran encuentro y, con un empate final 1-1, frustra las ilusiones de los rojiblancos quienes, consternados y la miel en los labios, se han de conformar con la Promoción de Ascenso. Tocados anímicamente, los gerundenses hacen de tripas corazón y consiguen en Semifinales imponerse en la capital aragonesa al Real Zaragoza por un contundente 0-3 cayendo, cuando todo estaba a pedir de boca, una semana después en casa por un inesperado 1-4 que les hace quedar eliminados. En la campaña 15/16, de nuevo con Machín en el banquillo, el equipo queda cuarto en Liga bastante alejado en puntos de los dos primeros clasificados entrando en una Promoción donde en Semifinales le espera el Córdoba C.F., conjunto al que supera tras perder en la capital andaluza por 2-1 e imponerse en casa por 3-1. Clasificado para la Final, en esta decisiva eliminatoria se encuentra con el Club Atlético Osasuna, club navarro con el que pierde en la ida por 2-1 y en casa, delante de su ilusionado público, por 0-1 perdiéndose una gran oportunidad para estar entre los grandes del fútbol nacional la edición siguiente.

Para la temporada 16/17 Delfí Geli, presidente del club desde julio de 2015 y su directiva, siguen confiando en Pablo Machín al que refuerzan el plantel con jugadores consagrados y nuevas promesas que incrementan su nivel. El Girona F.C. no decepciona y desde el principio de la competición pone el pie en el acelerador siendo superado tan solo por el inalcanzable Levante U.D., llegando a las últimas jornadas con opciones reales de ascender directamente con el Getafe C.F. como principal adversario. Cumplidas las expectativas, los rojiblancos no yerran y quedan segundos tras los valencianos, consiguiendo un ascenso directo y por la puerta grande a Primera División que se significa como un sueño para su afición. En el verano de 2017 entra en el accionariado capital británico procedente de los titulares del Manchester City F.C. británico, instalándose en Montilivi nuevos jugadores con los que afrontar el importante reto de estrenarse en el primer nivel nacional. El Girona F.C., con Machín en el banquillo, realiza un papel muy meritorio y con resultados que sorprenden al resto de participantes, consigue una notable décima plaza que le permite seguir en la categoría.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Història dels clubs de futbol. Jordi Finestres y Salvador Giménez. Edicions del País Valencià. Coleccionable: El Temps (1999).
  • Cinquantenari del Girona F.C.. Gerunda de Publicitat (1980).
  • Historial Girona F.C.: 1930-1984. Jaume Curbet i Boj. Gerunda de Publicitat (1984).
  • Història del futbol a Girona. Jaume Curbet i Boj. Ajuntament de Girona (1992).
  • 75 anys del Girona F.C.: història gràfica. Jaume Curbet i Boj. CCG Edicions (2006).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.diaridegirona.cat Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial de la Unión Deportiva Almería, S.A.D.

 

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unión Deportiva Almería, S.A.D.
  • Ciudad: Almería
  • Provincia: Almería
  • Comunidad Autónoma: Andalucía
  • Fecha de constitución: 26 de julio de 1989
  • Fecha de federación: 1989

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Almería Club de Fútbol (1989-1996)
  • Almeria Club de Fútbol, S.A.D. (1996-2001)
  • Unión Deportiva Almería, S.A.D. (2001-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

  • 0 Ligas de Categoría Nacional

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio de los Juegos Mediterráneos
  • Año de inauguración: 2004
  • Cambios de nombre:
  • Estadio de los Juegos Mediterráneos (2004-)
  • Capacidad: 22.000 espectadores

estadio Juegos Mediterraneos

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal de Fútbol (1989/90)
  • Campo Municipal Matías Pérez, La Cañada de San Urbano (1990/91)
  • Campo Municipal de Benahadux (1990/91)
  • Campo Municipal de Fútbol (1991-2000), Estadio Municipal Juan Rojas (2000-2004)
  • Estadio de los Juegos Mediterráneos (2004- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DE LA UNIÓN DEPORTIVA ALMERÍA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DE LA UNIÓN DEPORTIVA ALMERÍA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes UD Almeria

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN ALMERÍA:

Entró el fútbol en la ciudad de Almería a través del puerto durante los primeros años del pasado s. XX, cuando los marineros de los buques ingleses lo practicaban en sus ratos de ocio junto al Andén de Costa. Lo que en principio crea reticencias entre los jóvenes locales, pronto es tomado con entusiasmo y se pasa de ver encuentros sólo entre extranjeros, a la práctica efectiva por parte de los almerienses. Así pues, el primer testimonio lo encontramos en un anuncio de la Feria de 1907 en la que se proclama un partido de “foot-ball” en el citado Andén.

Sin embargo, el fútbol organizado surge en abril de 1909 cuando un grupo de muchachos intrépidos crea el Almería Foot-ball Club, sociedad esta quien empieza con camiseta roja y pantalón negro, para en 1914 pasar a emplear camisa rojiblanca con pantalón azul. El fervor creativo no se detiene ahí y pocos meses después nace el Almería Sporting Club, fuerte entidad rival de la anterior, que viste camisa blanca con pantalón negro. Son estos aún años de fuerte protagonismo taurino por cuando existe una gran tradición, pero el fútbol poco a poco va cautivando adeptos. Así, en 1914 se añade un nuevo club, el Athletic Club de Almería, de efímera vida pues desaparece hacia 1918. Hasta este mencionado año de 1918, los tres clubs juegan numerosos partidos entre sí, pero a partir de esta fecha resulta ya más emocionante para la afición el poder jugar con entidades forasteras.

En la década de los veinte, el Almería S.C. viste ya de rojiblanco con pantalón negro y su rivalidad con el Almería F.C. emprendida desde hace unos años durará hasta 1925 aproximadamente, cuando este último desaparece. El club sportinguista es tras este desenlace el más importante en la localidad y llega a estar inscrito en la Federación Sur, hasta que en 1928 la llegada del profesionalismo acaba con su existencia.

Almería permanece tres largos años sin fútbol organizado, aunque se sigue jugando de manera no oficial, y no es hasta el 15 de noviembre de 1931 cuando se funda el Atletic Foot-ball Club Almería, siendo su presidente Carlos Amigó Barberá. Esta denominación es corregida en 1933 cuando en un cambio de estatutos se pasa a Athletic Club de Almería. La directiva se empeña en llevarlo a Competición Nacional y gracias al mecenas Juan Rubio se consigue entrar en Tercera División durante la temporada 33/34. En esta campaña se está a punto de ascender a Segunda División, pero decisiones federativas inimaginables lo impiden. En la temporada 34/35 no existe Campeonato de Tercera División y el Athletic Club de Almería participa en Primera Regional. La asistencia de público es cada vez más escasa mientras los problemas económicos toman cuerpo y en enero de 1935, sin acabar la campaña, desaparece sumido en grandes deudas. El relevo lo toma la U.D. Almeriense en febrero de 1935 con jugadores procedentes del antiguo Athletic Club, pero la llegada de la Guerra Civil impide que llegue a materializarse su carrera.

Finalizado el conflicto bélico y coincidiendo con el mes de abril de 1939, los señores Manuel Martínez, Luis Pérez y Juan Espinar constituyeron el Club Recreativo de Almería contando de inmediato con el beneplácito del Gobernador Civil de la provincia, Rodrigo Vivar Téllez, paso que les abrió las puertas para convertirse en el representante almeriense atrayendo el ingreso de comerciantes y entidades oficiales. No fue sin embargo el único club y junto a este surgieron otros, aunque sin el mismo apoyo, caso del España Deportiva, el Grupo de Empresa Lanchafri, el equipo local del S.E.U. y el Frente de Juventudes de Almería.

Pasados los meses, a inicios de 1941 el politizado Club Recreativo de Almería no contaba con el apoyo de la población por diversos motivos, uno de ellos su predilección por la tauromaquia, pensando las autoridades en poner al frente a personas de prestigio que tirasen del carro, pero ni así hubo éxito y antes de llegar el verano el club se había disuelto.

Dadas las circunstancias, entre 1942 y 1943 Almería carece de un club importante que la represente y menos aun con cierto nivel deportivo, motivo por el cual tanto la ciudad como su provincia carecen de un club en el aperturista campeonato de Tercera División que el Gobierno pretende convertir en el gran torneo de los clubs modestos dándole el cariz de Liga y permitiendo su implementación en todas las regiones. Perdida la ciudad en muchos clubs de escaso peso, al final de la temporada 45/46 por fin uno de ellos, el C.D. Ferroviario, una sociedad constituida en 1942 bajo el nombre de Almería Club Deportivo y que nada tiene que ver con la sociedad disuelta en 1933, asciende a Tercera División causando la alegría tanto de aficionados como autoridades. El nombre de la sociedad, muy poco identificativo, no termina de convencer y las autoridades, preocupadas porque Almería disponga de un club importante y reconocible, median para que se adopte el de Almería Club de Fútbol, denominación con la cual se compite en la temporada 46/47 dentro del Grupo XII donde participan clubs norteafricanos y gaditanos preferentemente más el C.D. Antequerano sin éxito al ser décimo y colista. Para su fortuna, una ampliación de los grupos por parte de la Federación Española de diez a catorce participantes, le salva de un descenso a Primera Regional por otra parte inevitable.

Finalizado en la primera semana de enero de 1947 el campeonato del Grupo XII de Tercera División de la temporada 46/47 donde el Almería C.F. había terminado perdiendo la categoría y restando todavía meses hasta que la Federación Española decidiera ampliar en número la participación de los grupos, otro club en la ciudad estaba adquiriendo un notable protagonismo y creciendo a pasos agigantados; el Náutico Almería C.D.

Fundada a principios del siglo XX por Vicente Aznar Verón, la empresa Vicente Aznar S.L. que venía dedicándose a la fabricación de motores, maquinaria y componentes eléctricos, gracias a su dinamismo tras la guerra adquirió una gran fuerza llevándole a constituir en 1945 el Grupo de Empresa Moto-Aznar, proporcionando a sus empleados un Hogar del Productor en el que había dos equipos de fútbol con personal de talleres y oficinas, además de equipos de billar y natación. Dirigida la empresa desde 1944 por José Aznar Jurado, ligado a Educación y Descanso el G.E. Moto-Aznar compitió uniformado con camisa blanquiazul y pantalón azul durante la temporada 45/46 en el campeonato provincial sin demasiado éxito pero consciente de que, con unos arreglos, podía llegar más lejos. En 1946, junto a la carretera de Níjar, invirtió y construyó un magnífico terreno de juego denominado Campo de Moto-Aznar con capacidad para ocho mil localidades alcanzándose la importante cifra de dos mil socios, tras lo cual, para poder competir en Primera Regional por condiciones de campo y masa social, se desligó en agosto de Educación y Descanso quedando inscrito en la Federación Regional del Sur con el nombre de Náutico Almería C.D. al estar la directiva muy bien relacionada con la Marina.

Presidido inicialmente desde su fundación por el comandante de la Marina, José María Guitián y desde febrero de 1946 por José Aznar Jurado, la campaña 46/47 en la Primera Regional del Grupo Almería-Granada fue sobresaliente y en octubre de 1946 se proclamó campeón con cinco victorias y una sola derrota, accediendo a la Fase Intermedia para tratar de ascender a Tercera División. Exultante por su título, la directiva del Náutico Almería C.D. no quería saber nada de una posible fusión con el Almería C.F., todo lo contario que los directivos de este último club, muy tocados por el descenso, intercediendo entonces el Gobernador provincial, Manuel Urbina Carrera. Entusiasmado éste con la posibilidad de contar con un gran club que compitiera en Tercera División y poder así acceder a Segunda División, desde Gobernación se hizo todo lo posible e imposible por unir ambos clubs llegándose en febrero al acuerdo de constituir uno nuevo mientras, para terminar la temporada, se les permitía a ambos seguir empleando sus respectivos nombres y entre paréntesis el nuevo.

El 26 de febrero de 1947 quedaba constituido definitivamente la Unión Deportiva Almería por unir a los dos principales clubs de la ciudad, formándose una Junta Directiva en la que José Aznar Jurado era presidente, Alfredo Esteller Rodríguez vicepresidente, Pedro Martínez Romero ejercía de contador y José Villalobos Valdivia de tesorero decidiéndose, por unanimidad, que la nueva sociedad vistiera camisa rojiblanca con pantalón azul y en el escudo figurasen esos colores y la simbología del escudo municipal además de emplear como terreno el Estadio de la Falange, un recinto inaugurado el 21 de abril de 1946 de muy reciente construcción.

Tras unos años iniciales en Regional, pronto adquieren nivel y alcanzan la Categoría Nacional permaneciendo durante gran parte de la década de los cincuenta en Tercera División y estando a punto de ascender a Segunda División en la campaña 51/52, después de un segundo puesto en Liga. Este objetivo se consigue al término de la temporada 57/58, cuando ya bajo la nueva denominación de Club Atlético Almería (adoptada en verano de 1953), y ya incluido en la Federación Andaluza (lo había estado antes en la Federación Murciana), se proclama Campeón absoluto del grupo XI de Tercera División. Este título, aunque no le da el ascenso directo, le permite disputar una eliminatoria a doble partido con el Club Getafe Deportivo al que derrota por 5-1 en casa y 0-3 en Las Margaritas una semana después. El ascenso a Segunda División está hecho.

El Club Atlético Almería consigue en el grupo II de Segunda División de la temporada 58/59 un excelente tercer puesto que a punto esta de impulsarle a Primera División. Nada más lejos de la realidad, la campaña siguiente 59/60, tras vender bastantes jugadores y en medio de una crisis económica, desciende a Tercera División al ser decimoquinto con solo siete victorias. Las desgracias no quedan ahí y en verano de 1960 desaparece por deudas.

La ciudad queda huérfana de un club en Categoría Nacional y varias son las entidades que optan a ser el máximo representante local. De entre todos ellos el mejor situado es el Club Hispania Frente de Juventudes, una sociedad que viste camisa roja con pantalón azul, fundada el 2 de septiembre de 1955 y dedicada al fútbol aficionado que milita en Regional. Este club recibe el apoyo municipal y de inmediato parte de sus dirigentes empiezan a trabajar originando el Club Hispania de Almería, una nueva entidad ligada a la anterior que emplea los mismos colores y símbolos, de modo que uno ejerce de matriz y el otro de filial. El Club Hispania de Almería debuta en Primera Regional durante la campaña 60/61 ascendiendo a Tercera División una vez concluida esta. En la temporada 62/63 se proclama Campeón del grupo XI y como rival en la eliminatoria por el ascenso a Segunda División se enfrenta al Onteniente C.F.. El conjunto almeriense vence 2-1 en casa, pero en la vuelta pierde por 1-0. Este resultado le obliga a disputar un tercer encuentro de desempate que se celebra en Murcia el 9 de junio de 1963, saldado con derrota por 0-1 tras prórroga y ante la desilusión de su afición.

En junio de 1964 cambia de nombre y adopta el de Club Deportivo Almería, pasando a lucir los clásicos colores rojiblancos con pantalón azul tan identificativos de los clubs locales más representativos. Esta es una época de bonanza deportiva y al término de la campaña 64/65 es subcampeón, promocionando para el ascenso. El rival con el que se encuentra es el C.D. Cartagena, quien le elimina al derrotarlo 1-0 en el Almarjal y empatar a cero en la capital almeriense. En la temporada 66/67 es nuevamente subcampeón en su grupo y disputa su tercera Promoción de la década. El rival en esta ocasión es la S.D. Ponferradina a quien derrota 2-0 en casa. La ilusión se desvanece lamentablemente cuando en la vuelta recibe un exagerado 6-3 que le aparta del ascenso. En la sesión 67/68, tanto C.D. Almería como Club Hispania Frente de Juventudes coinciden en el mismo grupo de Tercera División, descendiendo el filial presidido por el sempiterno ex entrenador Matías Pérez y disponiendo el C.D. Almería de un nuevo intento en sus aspiraciones de ascenso tras ser de nuevo segundo clasificado. El oponente en la primera eliminatoria es el Aragón C.F.: 2-1 en casa y empate a cero en Zaragoza. En la segunda eliminatoria se encuentra con la S.D. Compostela: derrota por 0-3 en casa y empate a uno en Santiago de Compostela.

Tras varios intentos frustrados de ascender a Segunda División y dilapidar grandes sumas de dinero en fichajes y desplazamientos, el club entra en una tremenda crisis económica y social en 1969 por lo que la campaña 68/69 en Tercera División no la concluye, retirando al equipo de la competición y desapareciendo endeudado. En el momento de la retirada tras veintiocho encuentros, el club llevaba siete victorias, cinco empates y dieciséis derrotas, quedando el Club Hispania Frente de Juventudes al margen de todo lo sucedido y continuando su vida deportiva como hasta la fecha.

El fútbol queda bastante tocado en la ciudad y transcurren dos largos años antes de que en el verano de 1971 tres clubs modestos decidan “fusionarse” entre sí y crean uno nuevo, formado por directivos y jugadores de los tres que represente a Almería y la reflote deportivamente. Se trata del Plus Ultra C.F., de la U.D. Pavía y del Arenas C.F.. El club surgido es la Agrupación Deportiva Almería y ocupa la plaza de la U.D. Pavía, el mejor situado de los tres.

Esa misma temporada inicial 71/72, ascienden meritoriamente a Tercera División con los clásicos colores rojiblancos, permaneciendo en la categoría hasta que al término de la temporada 76/77 ascienden a la recién creada Segunda B al finalizar terceros. Por el camino quedan un par de eliminatorias para ascender a Segunda División frustradas, caso de las temporadas 73/74 en la que el Córdoba C.F. los elimina, 3-1 en El Arcángel y 3-2 en Almería; y 75/76 con el C.D. Terrasa, con quien empatan a uno en tierras vallesanas y curiosamente no disputan el partido de vuelta al no presentarse los almerienses en su propio feudo, renunciando a cualquier opción. El 24 de agosto de 1976 se inaugura el Estadio Antonio Franco Navarro con un encuentro entre los locales y el Athletic Club de Bilbao con resultado final de 1-1.

En la temporada 77/78 quedan campeones del grupo II de Segunda B y ascienden directamente a Segunda División, dentro de una campaña espectacular en la que sus seguidores se resarcen de tantos años de sufrimiento. La ciudad se vuelca con el equipo en la temporada 78/79 y tras encadenar una buena serie de resultados lo lleva en volandas a Primera División después de una fantástica liga en la que es Campeón de la categoría, empatado a puntos con el C.D. Málaga. Este año en la categoría es recordado como uno de los más competidos y emocionantes de la historia.

La Agrupación Deportiva Almería aguanta dos años en la división de honor de nuestro fútbol, siendo décimo en la campaña 79/80 y decimoctavo y último en la 80/81. El descenso a Segunda División es nuevamente desastroso y el club, en medio de una gran crisis por las grandes sumas invertidas en las temporadas anteriores en la élite, finaliza decimoctavo con el agravante de tener cuatro puntos de sanción. La sociedad desciende deportivamente a Segunda B, pero al ser denunciado por la plantilla debido al impago de mensualidades, es castigado a bajar a Tercera División. Esta es la puntilla final y el club desaparece en el verano de 1982 suponiendo la enésima desaparición de un club local después de haber alcanzado la cúspide. Pese a retirar el primer equipo de competición, las categorías inferiores siguieron disputando encuentros hasta 1983.

Como ocurriese años antes, Almería no cuenta con un club en la élite durante un tiempo. El encargado de recuperarla será el Club Polideportivo Almería, club fundado en 1983 con rescoldos del anterior. Debutan estos en Regional Preferente durante la campaña 83/84, consiguiendo el ascenso a Tercera División. Ya en esta categoría es subcampeón en la temporada 84/85, ascendiendo a Segunda B en la campaña 85/86.

El estreno en la categoría de bronce se produce en la temporada 86/87, en aquella recordada campaña en la que solo hubo un grupo único, quedando al final vigésimo de un total de veintidós equipos. Lo que parecía un descenso cantado se convierte en permanencia por cuando la RFEF decide ampliar la categoría a cuatro grupos, gracia que no sucede en la temporada 88/89 cuando desciende. Su regreso a Tercera División se vive en medio de una crisis deportiva influenciada por la pérdida de calidad en su plantilla. Los malos resultados se apropian de la entidad y acabará siendo décimo para en la campaña 89/90, resultando ser peor la 90/91 al terminar decimotercero.

Este es un punto de inflexión y en vistas a la campaña 91/92 se planifican mejor las cosas, consiguiendo ser quintos. Es en la campaña 92/93 cuando por fin gracias a su trabajo consigue volver a entrar en una Promoción, destacando sus dos enfrentamientos con el rival ciudadano Almería C.F., militante durante la competición en el mismo grupo. En la Promoción, sin embargo, pese a ser segundo las cosas no funcionan del todo bien siendo superado por el Talavera C.F.. Los otros contendientes son el C.M.D. San Juan y el C.D. Don Benito. La temporada 93/94 es la del ascenso. Con una plantilla homogénea y sin fisuras, es Campeón absoluto del grupo y en la Promoción supera a la U.D. Los Palacios. Más rezagados quedan C.P. Villarrobledo y nuevamente C.D. Don Benito.

El retorno a Segunda División B se vive apasionadamente en la campaña 94/95 quedando decimoquinto a poca distancia del descenso. Destacan en esta temporada sus partidos de rivalidad con el Almería C.F.. En la siguiente sesión 95/96, mejoran las prestaciones de la plantilla y se es noveno. Sin embargo, en la temporada 96/97 acaba decimosexto y ha de jugarse la permanencia a una carta con el C.D. Mar Menor, ganando 0-2 en San Javier y empatando a cero en el Juan Rojas almeriense. La campaña 97/98 la pasa sin hacer mucho ruido y finaliza decimocuarto.

Durante la temporada 98/99 es cuarto en Liga y tercero en la Promoción superado por Levante U.D. y Real Madrid C.F. “B”. La última plaza es para el Bermeo Club. En la campaña 99/00 es quinto, perdiéndose la oportunidad de promocionar. Durante la Navidad de 2000, en plena temporada 00/01, el club entra en una profunda crisis por las deudas acumuladas y es incapaz de pagar las mensualidades de los jugadores, denunciando estos a la entidad. El C.P. Almería ante tan dramática e insostenible situación en el mes de diciembre de 2000 decide retirarse de la competición en la jornada 18, siendole descontados todos los puntos y se anulan todos sus resultados, siendo impuesta una sanción federativa en la que no compite oficialmente durante dos años consecutivos, aunque no desaparece quedando inactivo durante este periodo. Tras la retirada del equipo, gran parte de sus jugadores pasan a integrarse en otros clubs de Segunda B, como es el caso de dos de ellos que recalan en el Almería C.F., militante por entonces en el mismo grupo. Del mismo modo, se acuerda que algunos miembros de su directiva formen parte del Consejo de Administración del Almería C.F. SAD, en gratitud por la unión del fútbol almeriense acordada tras su retirada.

En la sesión 2003/04, el C.P. Almería reaparece en la Regional almeriense encuadrado en Primera Provincial de Almería siendo noveno, octavo la 04/05, decimoprimero la siguiente 05/06 y sexto la temporada 06/07, hasta que la sesión 07/08 vuelve a un nuevo periodo de inactividad sin competir. De nuevo y tras cinco años de inactividad, desde la sesión 2012/13 el club vuelve a competir en Regional Preferente de Almería, denominada desde la 14/15 como Segunda Andaluza de Almería, en la que es Campeón la sesión 15/16 ascendiendo de categoría.

HISTORIA DEL CLUB:

1989 – 1990

El último club en aparecer es el Almería Club de Fútbol, nacido el 26 de julio de 1989 tomando la plaza de la Ag.D. Pavía en el grupo II de Regional Preferente y adquiriendo un nuevo número federativo, fundado por socios descontentos con la gestión del C.P. Almería, ávidos de empezar un nuevo rumbo deportivo. El 6 de noviembre de 1989 queda inscrito en el Registro de Entidades Deportivas de la Junta de Andalucía bajo el singular nombre de Unión Fútbol de Almería, C.F. con sede en la calle Altamira número 16. Partiendo desde Regional bajo la tutela de Guillermo Blanes del Águila y con Pepe Navarro como entrenador, debuta un 3 de septiembre en competición, y asciende paso a paso peldaños hasta alcanzar con Pepe Cayuela la Tercera División en la temporada 91/92.

1990 – 2000

En su primera campaña en Tercera División es segundo en su grupo y en la Promoción se impone a C. At. Cortegana, U.P. Plasencia y C.D. Manchego, logrando el ascenso a Segunda División B. El debut en la categoría de bronce se salda con un aceptable décimoprimer puesto con Pedro Buenaventura en el apartado técnico. El club almeriense prosigue una meteórica carrera ascendente que le lleva en un par de temporadas a Segunda División A, cuando al término de la 94/95 y de nuevo con Pepe Cayuela como entrenador ayudado por Pepe Navarro, en sustitución de José Enrique Díaz cesado en el mes de abril, es subcampeón y en la Promoción supera a Valencia C.F. “B”, Racing Club de Ferrol y S.D. Beasain.

La categoría de plata es una división en la que encuentra numerosas dificultades deportivas y prueba de ello es la campaña de debut en la LFP con un decimosexto puesto, salvando la categoría en la última jornada de Liga con un empate a uno frente al Real Madrid C.F. “B” y con tan sólo dos puntos de diferencia con el descendido Sestao Sport Club. La segunda temporada en la categoría de plata será la del descenso, con el paso de tres entrenadores por el banquillo: Gonzalo Hurtado, Uli Stilike y finalmente Pedro Braojos. Así pues, tras un par de campañas a nivel profesional desciende a Segunda División B al finalizar decimoséptimo en la 96/97.

Por el camino, el club se transforma en Sociedad Anónima Deportiva mediante escritura pública el 20 de junio de 1996 y siendo inscrita en el Registro Mercantil el 5 de agosto, pasando a ser Almería Club de Fútbol, S.A.D.. Tras la que podía ser una etapa de transición, en la temporada 98/99 realiza una deficiente competición y desciende a Tercera División suponiendo un gran revés. Este es un gran golpe para la entidad pero al final, tras ser cuarto en la sesión 99/00, consigue en la Promoción de Ascenso ser primero delante de C.D. San Fernando, U.P. Plasencia y U.D. Puertollano, con  José María Salmerón en el banquillo en lo que se trata de un nuevo ascenso a Segunda División B.

2000 – 2010

La década la comienza con su regreso a Segunda División B la sesión 00/01 en la que es decimoprimero. Durante esta campaña, tras la desbandada de jugadores que sufre el C.P. Almería y su gran crisis económica como se cita anteriormente, dos de sus jugadores que habían quedado libres como son el defensa Pedro Velasco y el medio Juan Ignacio pasan al Almería C.F. y este, mediante la intervención del Gobierno Municipal, pasa a denominarse de forma oficiosa Unión Deportiva Almería, S.A.D. el 10 de enero de 2001 con el objetivo de aglutinar a toda la afición almeriense en torno a un sólo club, y de manera oficial el 28 de junio con Rogelio Hidalgo en la presidencia del club. Tan rápido como descendía antes consigue ascender ahora y sólo un par de campañas le sirven para recuperar la Segunda División A, tras ser tercero en su grupo bajo el timón de Juan Martínez “Casuco” y superar a Real Madrid C.F. “B”, Pontevedra C.F. y Real C.D. Espanyol “B” en la Promoción de la sesión 01/02.

El reestreno en Segunda División A con Manuel García García como presidente es muy sufrido a lo largo de la temporada 02/03, pues casi se salva en el último minuto del descenso con gol de Paco Luna frente al vecino C.P. Ejido tras una campaña muy ajustada en resultados deportivos. En la siguiente 03/04, las cosas funcionan un tanto mejor con Antonio Fernández como entrenador tras el cese de Casuco en diciembre, y la entidad rojiblanca es decimotercera sin pasar por tantos apuros. Paralelamente tiene lugar el estreno del Estadio Mediterráneo, un magnífico recinto deportivo dotado con pista de atletismo construido para albergar los Juegos del Mediterráneo en su edición de 2005 e inaugurado el 31 de julio de 2004 para albergar las finales de la Campeonato de España de Atletismo. El primer partido oficial se jugó el 29 de agosto de 2004 en el primer encuentro de Liga frente al R.C. Celta de Vigo, con resultado final de 0-1 para los celestes, con gol de Jandro.

En el verano de 2004 sucede un hecho muy importante cual resulta la entrada del empresario Alfonso García Gabarrón, persona quien con su gestión va a traer nuevas glorias para la afición almeriense. Durante su primera campaña termina en un discreto decimocuarto puesto con cuatro entrenadores diferentes siendo Paco Flores el último de ellos, pero ya en la siguiente temporada 05/06, el club con una plantilla bastante mejorada abasta el sexto lugar en la clasificación. La entidad se propone como meta el llevar al equipo a Primera División y dar una gran alegría a la afición, sin fútbol en la élite durante veinticinco años y necesitada de nuevas sensaciones. Tras un inicio irregular en la campaña 06/07, de la mano del técnico Unai Emery poco a poco el club se va afianzando en las partes altas y una segunda vuelta espectacular propicia que se consiga el deseado ascenso al finalizar en segundo puesto. La ciudad alcanza el éxtasis con este logro y de inmediato se trazan las pautas para asentarse entre los grandes.

Sigue al frente del equipo el técnico Unai  Emery y llegan nuevos jugadores, unos fichados, otros cedidos, y se confirma un gran bloque con jugadores destacados como: los guardameta Diego Alves y Cobeño; una férrea defensa con Bruno, Juanito, Pulido, Carlos García y Mané; en la media el capitán Ortiz, Crusat, Soriano, Felipe Melo, Juanma Ortiz y Corona; o los delanteros Kalu Uche y Negredo; que resulta la revelación en Liga al presentar gran batalla y finalizar en octava posición. En la temporada 08/09 el rendimiento del club rojiblanco no decae y a pesar de ser undécimo, su fútbol muestra unos niveles muy similares a la etapa anterior con la consagración de Negredo al ser el máximo anotador del equipo. El preparador mexicano Hugo Sánchez, postrero técnico de la U.D. Almería, es sustituido a mitad de la edición 09/10 por Juanma Lillo ante los decepcionantes números de principios de Liga, consiguiendo encadenar una serie de resultados positivos con algún que otro encuentro decepcionante, que mantiene a los rojiblancos en Primera División.

2010 – 2020

La década de los años diez empieza con mal pie para el conjunto rojiblanco pues, con una plantilla excesivamente debilitada respecto a las de años anteriores, las victorias no llegan desde el inicio y se mantiene colista todo el torneo 10/11 sumando tan solo seis por lo cual, vigésimo y último, desciende a Segunda División. De vuelta a la categoría de plata y con una plantilla donde permanecen muchos de los jugadores del anterior campeonato, la campaña 11/12 significa una lucha constante por conseguir una de las cuatro plazas que den acceso a disputar la Promoción una vez descartado el ascenso directo, objetivo que no se cumple al ser séptimos. Frustrados por no conseguir estar arriba, en la sesión 12/13 se arma un buen equipo para volver a la carga que, en esta ocasión, sí tiene buenos resultados después de ser tercero en Liga tras un inalcanzable Elche C.F. y separarle tres puntos del Villarreal C.F. No conseguido el ascenso por la vía directa, la U.D. Almería emprende el camino de la Promoción, fase extra donde supera a la U.D. Las Palmas en Semifinales al empatar 1-1 en la capital canaria y vencer 2-1 en casa, resolviendo el ascenso a su favor en la Final ante el Girona F.C. al que vence 0-1 en la capital catalana y 3-0 en casa.

Con el único plan de conservar la categoría, la U.D. Almería afronta su regreso a Primera División con la ilusión de ver pasar nuevamente por su estadio a la élite del fútbol español siendo conscientes de que el reto es complicado. Dirigidos por el técnico Francisco, a base de sacrificio y pundonor el club consigue eludir el descenso por un punto quedando decimoséptimo, circunstancias idénticas que se intentarán repetir en la edición 14/15 pero sin tanta fortuna pues, con ocho victorias y el paso de hasta cuatro entrenadores, decimonoveno desciende. Si complicado resulta su descenso a Segunda División, más lo es su estancia en la temporada 15/16 con un equipo que no funciona pese a costar un dineral y pese a pasar por el banquillo rojiblanco cinco entrenadores. Asfixiado durante todo el campeonato, felizmente para sus intereses un solo punto será suficiente para que no desciendan a Segunda División B, un palo deportivo y económico que podría ser fatídico.

A trancas y barrancas la campaña 16/17 será un poco mejor pero siempre con el rabillo del ojo mirando hacia atrás pendientes de los puestos de cola. Decimoquintos, tres puntos les separarán del abismo pasando nuevamente un buen número de técnicos por su banquillo. Para el conjunto almeriense no hay técnico bueno y tres ocuparán tan complicado puesto en la sesión 17/18 en un torneo agónico en el cual hasta el último suspiro no consigue mantener la categoría. Empatados a puntos con la Cultural y Deportiva Leonesa a la que superan en gol average, la fortuna les permitirá seguir una temporada más en la categoría. En la temporada 18/19 la U.D. Almería al fin parece salir de la tensa situación deportiva en la que se hallaba inmersa en los últimos tiempos teniendo un campeonato tranquilo en el que finalmente es décimo clasificado.

A principios de agosto de 2019 el saudí Turki Al-Sheikh adquiere la mayor parte del paquete accionarial del club indálico y se convierte en el máximo accionista teniendo en mente el regreso a la élite nacional.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Relatos rojiblancos: Un siglo de fútbol en Almería. Angel Acién. Edita Angel Acién, S.A. (2007).
  • Un equipo de primera: temporada 2006-2007. Publicaciones Edalme (2007).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Real Sporting de Gijón, S.A.D.

 

 

Escudo Real Sporting de Gijón, S.A.D.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Sporting de Gijón, S.A.D.
  • Ciudad: Gijón / Xixón
  • Provincia: Asturias
  • Comunidad Autónoma: Principado de Asturias
  • Fecha de constitución: julio de 1907
  • Fecha de federación: septiembre de 1912

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sporting Club Gijonés (1907-1912)
  • Real Club Sporting Gijonés (1912-1916)
  • Real Sporting de Gijón (1916-1931)
  • Sporting Club de Gijón (1931-1940)
  • Real Sporting de Gijón (1940-1941)
  • Real Gijón (1941-1970)
  • Real Sporting de Gijón (1970-1992)
  • Real Sporting de Gijón, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

7 Ligas de Segunda División:

  • 1941/42
  • 1942/43
  • 1943/44
  • 1950/51
  • 1956/57
  • 1969/70
  • 1976/77

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal El Molinón-Enrique Castro “Quini”
  • Inauguración: 5 de agosto de 1917
  • Cambios de nombre:
  • Stadium El Molinón (1908-1941)
  • Estadio El Molinón (1941-1944)
  • Estadio Municipal El Molinón (1944-2018)
  • Estadio Municipal El Molinón-Enrique Castro “Quini” (2018-)
  • Capacidad: 30.000 espectadores

OTROS ESTADIOS:
 
  • Campo del “Prau Redondu” (1907-1911)
  • Campo de La Matona, La Guía (1911-1915)
  • Campo de La Flor de Valencia, La Guía (1915-1917)
  • Estadio Municipal El Molinón (1917- )

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL REAL SPORTING DE GIJÓN, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL REAL SPORTING DE GIJÓN, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Real Sporting Gijon

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN GIJÓN:

Situado a orillas del Mar Cantábrico, el municipio asturiano de Gijón con algo más de doscientos setenta mil habitantes que lo convierten en el más poblado de Asturias en un importante enclave de gran pasado industrial dedicado a la siderurgia que cuenta, además, con una amplia red de servicios que la convierten en un gran centro comercial, cultural y de ocio. Dotada de puerto comercial, la ciudad cuenta también con una basta infraestructura universitaria.

Establecer la fecha de aparición exacta del fútbol en Gijón es ardua tarea pero sí es conocido que, a caballo entre el final del siglo XIX y principios del XX , fruto de las ocasionales estancias de marineros británicos cuyos barcos atracaban en el puerto local de El Musel, su práctica se llevó a cabo en la Playa de San Lorenzo. Sin embargo su implementación nada tuvo que ver con ciudadanos de otras tierras, sino con un joven burgués llamado Luis Adaro Porcel que cursó parte de sus estudios en Suiza y Alemania donde el fútbol era ya habitual. De regreso a su casa, Adaro, rodeado de un grupo de amistades, constituyó en 1902 el Gijón Sport Club, una sociedad polideportiva donde alrededor del fútbol giraba la práctica de otras disciplinas tan variadas como el pedestrismo, ciclismo, además de culturales de otra índole.

Presidido por José Suárez Sánchez y vistiendo como colores de gala el blanco para la camisa y pantalón combinados con el rojo en puños y cuello coincidiendo con los colores de la bandera local, el Gijón Sport Club fue evolucionando entre 1902 y 1903 concertando en este último año encuentros frente a clubs ovetenses siendo el primero registrado el que efectuó ante el Oviedo F.C. -conocido también como Foot-ball Club ovetense- el 17 de septiembre en el paraje de El Bibio con resultado de empate a cero tantos quedando, ya en diciembre, inscrito en el Registro Civil.

El fútbol no quedó reducido a la burguesía y, en estos primeros tiempos, gracias a la labor de los jesuitas paralelamente el Colegio de La Inmaculada se convirtió en un gran centro formativo desde donde un buen grupo de escolares formaban insignificantes equipos para matar el ocio y pasarlo bien. El trabajo del Gijón Sport Club, cada día más serio, le llevó a disputar encuentros frente a clubs gallegos y vascos que reunieron una buena cantidad de público y curiosos en la explanada de El Bibio, dejando impronta en otros jóvenes quienes, ya en 1904, dieron pie a la constitución de la Juventud Sportiva Gijonesa con los hermanos Julio y Óscar Bernaldo de Quirós al frente. Ataviados con camisa partida a dos mitades roja y blanca con pantalón blanco, de repente la ciudad empezó a contar con dos clubs perfectamente organizados que se batieron en frecuentes ocasiones, sobre todo a lo largo del periodo estival, naciendo una considerable rivalidad en la que se ponía en juego el honor de los contrincantes.

En 1905, arrastrados por los dos grandes clubs, surgieron más como La Recreativa, presidida por el gran aficionado Ángel Pardo y en el mes de julio el titulado Sporting Gijonés, una sociedad fogueada en la Playa de San Lorenzo cuya primera junta directiva quedó compuesta por Conrado Pineda como presidente, Loyola Zoreda como secretario y Anselmo López en el puesto de secretario siendo vocales los hermanos Óscar y Manuel Muñiz. El fútbol fue tomando forma y convirtiéndose cada vez más en frecuentes los encuentros llegándose, en ocasiones, a unir fuerzas sportivistas y sportinguistas frente al todopoderoso Gijón Sport Club. A resultas de uno de estos lances ocurridos durante los carnavales de 1906 en el que los sportistas fueron derrotados por uno de estos combinados, el Gijón Sport Club entró en una profunda decadencia que le condujo a la desaparición ese mismo año, quedando el camino despejado para que la Juventud Sportiva Gijonesa adquiriera la supremacía.

HISTORIA DEL CLUB:

1907 – 1910

Quiso el destino que no fuera así porque, en julio de 1907, a resultas de la excelente relación de amistad que había entre distintos futbolistas del Sporting Gijonés, Juventud Sportiva Gijonesa y La Recreativa, quedó constituido el denominado Sporting Club Gijonés siendo su primera directiva la formada por Anselmo López como presidente, Julio Bernaldo de Quirós como secretario y vocales César Cadavieco, Ángel Pardo y Ángel López viéndose acompañados entre otros por el sportivista José Morilla, los hermanos Pineda, los también hermanos Óscar y Manuel Muñiz teniendo como terreno de juego el Campo de La Matona.

El nacimiento del Sporting Club Gijonés, resultado no de una fusión sino de la unión de varios futbolistas procedentes de otros clubs cuyo encuentro de debut fue en la localidad de Langreo ante el Sama F.C. jugando más tarde el 18 de agosto en la capital regional ante el Sporting Ovetense en el Campo de Maniobras, provocó entre 1908 y 1910 la constitución de otras sociedades de menor rango y jerarquía, pero también importantes para el despliegue de este juego como El Balón y el conjunto de La Bella Sportiva, ambos en 1908, el titulado Porvenir de la Juventud, el Cruz Blanca, el Shooting y el Sport Goal, formados algunos de ellos por jóvenes burgueses que habían estudiado en el Reino Unido disputando sus primeros encuentros en las planicie de la Playa de San Lorenzo.

En febrero de 1909 nació el Club Sportivo Gijonés, surgiendo en 1910 nuevas entidades como el efímero y fracasado Gijón Foot-ball Club, una sociedad fundada en abril y presidida por Agustín Lantero dedicada exclusivamente a la práctica futbolística con la pretensión inicial de desbancar al Sporting Club Gijonés que nunca llegó a cuajar pese a la importancia de sus miembros desapareciendo fulgurantemente en el mes de agosto. También de 1910 fueron el Gijón Sportivo y constituido el 18 de octubre el denominado como Gijón Sport Club, un club sin absolutamente nada que ver con el precedente liquidado en 1906 quien, desde noviembre y presidido por Victoriano Sánchez, vino a ocupar la vertiente multideportiva que andaba abandonada en los últimos tiempos. Nacido con una fuerte vocación deportiva, este segundo Gijón Sport Club se convirtió a principios de la década de los años diez en el más importante de la ciudad desbancando a Juventud Sportiva Gijonesa y Sporting Club Gijonés por la gran cantidad de actividades organizadas siendo rara la semana en la que no hubiese nada programado, pero no en el campo futbolístico donde sportivos y sportinguistas tenían mejores jugadores y, por lo tanto, resultados.

1910 – 1920

En el año 1911, la Juventud Sportiva Gijonesa y el Gijón Sport Club inician su decadencia por la escasez de actividades y el Sporting Club Gijonés empieza un despegue deportivo que le va a convertir en poco tiempo en el club más importante no ya de Gijón, sino de Asturias. Los sportinguistas continúan su marcha ascendente y pronto alquilan el Campo de La Guía, mientras las gestiones de su directiva hacen que el 26 de agosto de 1912 reciban el título de Real, pasando a denominarse Real Club Sporting Gijonés. En septiembre de 1912, producto de su aletargamiento, numerosos miembros procedentes de la Juventud Sportiva Gijonesa deseosos de jugar y estar respaldados en el seno de un club con mayor vigor ingresan en el Sporting Club Gijonés empezando con ello un notable despegue a nivel nacional, ampliación que no será la última pues en 1914, después de la desaparición del Gijón Sport Club, serán sus restos los que se sumen a un Sporting Club Gijonés que ha tomado carrerilla.

Anselmo López funda el 13 de diciembre de 1914 la Federación Asturiana de Clubs de Foot-ball y se organizan los primeros torneos. El club comienza en 1915 a jugar sus partidos en El Molinón, y en 1916 el club pasa a llamarse Real Sporting de Gijón con Fernando Fernández de presidente. En la ciudad gijonesa el principal rival es el Unión Deportivo-Racing, club surgido en 1917 de la unión entre Racing Club Gijonés y Club Deportivo Gijonés, fundados años antes. El Stadium El Molinón es inaugurado oficialmente el 5 de agosto de 1917, aunque la primera referencia conocida se retrasa al 20 de mayo de 1908 en el diario “El Comercio”, el cual menciona un partido entre los equipos El Balón y La Bella Sportiva.

1920 – 1930

Con este paso triunfal se llega a los años veinte en los cuales participa de lleno en el Campeonato Regional consiguiendo numerosos títulos. Gijón, convertido en un hervidero de clubs dedicados exclusivamente al fútbol, contempla el nacimiento de nuevas sociedades y el incremento de una gran cantidad de aficionados surgiendo el Club Fortuna Gijonés del barrio de Ceares, el Athletic Club que posteriormente adquirirá el título honorífico de «Real» pasando a ser Real Athletic Club , el Club Cultural, el F.C. Gijonés y el Club Calzada entre otros radicado en el barrio del mismo nombre.

Con el auge del profesionalismo algunos de ellos no conseguirán sobrevivir y desaparecerán en breve mientras otros, rodeados de penurias, deberán de esforzarse al máximo para tener continuidad. En el caso del Unión Deportivo-Racing y Club Fortuna Gijonés deberán recurrir a la unión de ambos mediante fusión dando lugar en 1928 al Club Gijón, una sociedad con gran porvenir que, vistiendo camiseta roja con pantalón originariamente azul y empleando el escudo de la ciudad como símbolo representativo, crecerá en la década siguiente llegando a codearse con los grandes clubs asturianos.

Gran dominador del panorama futbolístico asturiano, el Real Sporting de Gijón con la implementación en 1928 por parte de la Federación Española del Campeonato de Liga a nivel nacional entre los más importantes clubs del país, será ubicado por su historial en Segunda División arrancando la temporada 28/29 con un notable cuarto puesto y una amplia remodelación del Estadio de El Molinón mientras, en la campaña siguiente 29/30, estará a un paso de ascender a Primera División al ser segundo clasificado a un solo punto del campeón, Deportivo Alavés.

1930 – 1940

La profesionalización causa en los años treinta que numerosos jugadores sportinguistas pasen a formar parte de otros clubs. Con la entrada de la II República en abril de 1931, pierde el título de «Real» pasando a denominarse Sporting Club de Gijón. El club se resiente económicamente, pasa por una crisis fuerte y la remodelación del estadio repercute negativamente en los presupuestos no pudiendo llegar a sus filas jugadores de calidad. Para paliar tan difícil momento se crea el G.A.S., -Grupo Auxiliar del Sporting-, con la misión de rescatar económicamente al club más representativo e icono de la ciudad. Pese a todas estas circunstancias, el club consigue resistir deportivamente y permanece en Segunda División obteniendo buenos resultados en los campeonatos, rozando incluso la oportunidad en varias ocasiones de entrar en la Fase de Ascenso a Primera División.

Tras la Guerra Civil, el club recibe el apoyo del fervor popular y medios de comunicación, quienes se vuelcan con donaciones al club, pasando a denominarse en 1940 válido para la temporada 39/40 como Real Sporting de Gijón. A consecuencia de la Orden de 16 de mayo de 1940 del Ministerio de la Gobernación, este cambio denominativo será breve y en virtud de la Ley que prohíbe el uso de extranjerismos, a partir del 1 de enero de 1941 pasa a ser Real Gijón, nombre que supone un duro golpe para sus socios al prescindir del término Sporting, habitual de una sociedad a la cual le infunde una personalidad propia que lo diferencia del resto de clubs.

Paralelamente a estos hechos la ciudad experimenta el crecimiento de un nuevo club con gran apoyo por las nuevas autoridades, el Real Deportivo Oriamendi, una sociedad nacida en febrero de 1938 formada por jóvenes requetés del Partido Tradicionalista que pisa fuerte. Impulsado con la intención de ser el segundo club en orden de importancia, al tratarse de un club neonato y no poder militar en Primera Categoría, las autoridades harán todo lo posible para que se funda con el histórico Club Gijón con plaza conseguida al término de la temporada 35/36, lográndose una fusión por la cual este último pasa a ser titulado como Real Deportivo Oriamendi-Gijón. Vistiendo los colores gijonistas, camiseta roja con pantalón blanco, jugará la temporada 39/40 en Segunda División con el Real Sporting de Gijón perdiendo finalmente la plaza al ser reestructurada la categoría pero disfrutando de una continuidad como independiente hasta que en 1944, fusionado con el Club Hispania adoptando el nombre de Real Oriamendi-Hispania se convierta en filial del conjunto sportinguista asimilando sus colores. En 1945 cambiará a Real Deportivo Oriamendi desapareciendo en 1948 debido a una nueva crisis financiera del Real Gijón que, costándole cerca de ochocientas mil pesetas mantener al filial en Tercera División, decide prescindir de sus servicios dándole la baja junto al segundo filial, el Club Hispania que compite en Primera Regional.

1940 – 1950

Pero los cimientos para ser fuertes ya están levantados y en la temporada 41/42 se proclama campeón de su grupo. Tras jugar la Fase de Ascenso queda quinto y no puede ascender. Este suceso se repite en la 42/43, cuando nuevamente es primero de grupo. En esta ocasión el cuarto puesto en la Fase de Ascenso le hace promocionar con el Real C.D. Español con el que pierde 1-2 en partido jugado en Madrid.

Por fin, es en la campaña 43/44 cuando se alcanza el ascenso al ser campeón del grupo único de Segunda División con bastante holgura y hacerlo de forma directa, sin promociones. Es la época de los Meana, Herrerita, Adolfo, Campos y Emilín. El Real Gijón debuta en Primera durante la temporada 44/45 siendo séptimo, pero su periplo por la categoría dura solo cuatro campañas, pues en la 47/48 desciende a Segunda División al haber perdido parte de sus jugadores más carismáticos. Los últimos años cuarenta los pasa en Segunda División intentando resurgir de la crisis económica que se ha reinstalado en el seno del club. Deportivamente, la cantera proporciona nuevos frutos y al término de la 50/51 se consigue ascender por segunda vez a Primera, con Prendes y Campos de estrellas.

1950 – 1960

La década de los años cincuenta se caracteriza por dos estancias divididas en dos ciclos diferentes en la división de honor. La primera va desde la 51/52 hasta la 53/54, culminando esta con una gran crisis, la enésima, tras la dimisión de su presidente Paulino Antón, quien pone el club en manos de la Federación Asturiana. Esta nombra una gestora con Joaquín Alonso que dura cinco meses, a la cual le sustituye un Consejo Directivo Provisional presidido por Eustaquio Campomanes. La segunda llega con el ascenso de la 56/57 tras haberse estabilizado el club. En esta ocasión, su paso es más breve y dos son las temporadas que aguanta el club rojiblanco. El descenso a Segunda de la temporada 58/59 marca el paso a una década de los sesenta en la que el Real Gijón la pasa íntegramente en la categoría de plata.

1960 – 1970

En 1960 se abre una nueva crisis en la que nadie quiere hacerse con la llave del club, teniéndose que nombrarse una Junta Gestora por segunda ocasión. El conjunto es decimotercero y debe de disputar una promoción para no descender a Tercera. En esta se enfrenta al Burgos C.F.: 2-3 en El Molinón y nueva derrota en El Plantío por 2-1. El Real Gijón desciende a Tercera, pero milagrosamente la suerte se pone de su lado y la renuncia in extremis del C.D. Condal de Barcelona a seguir participando en Segunda, hace que la Federación Española repesque a los sportinguistas tras ganar una Liguilla de Permanencia.

En la campaña 61/62 finaliza decimotercero y a partir de aquí inicia un ascenso deportivo que le da opción al principio de cada una de las temporadas a ser candidato a Primera. Así, en la 63/64 promociona al ser segundo. El rival es el Real C.D. Español: 1-0 en Gijón y 3-0 en Barcelona. En la 66/67 realiza su segunda promoción tras ser segundo en Liga. Se enfrenta al Sevilla C.F.: derrota en ambos encuentros por 1-0. El ascenso a Primera llega en la temporada 69/70 al proclamarse campeón de Segunda con Quini de Pichichi.

1970 – 1980

Los años setenta empiezan con un club que se reestrena en Primera con nuevo nombre, al recuperar el 22 de julio de 1970 el antiguo de Real Sporting de Gijón. Son los años de: Quini, Churruca, Marañón, Herrero, Castro, etc. El club permanece en la zona media-trasera de la tabla y hace esfuerzos por no descender. Se firma un convenio con el C.D. Ensidesa y llegan Morán y Cundi. En el aspecto social, se venden las instalaciones de El Fresno para empezar la construcción de la futura escuela de Mareo. En la temporada 75/76 llega el descenso a Segunda tras ser decimoctavo y último. Churruca es vendido al Athletic Club de Bilbao. La campaña 76/77 la pasa efímeramente en Segunda División pues al final de la misma se proclama campeón y vuelve a Primera División con Quini de Pichichi.

El Real Sporting de Gijón llega a Primera División con una plantilla joven, equilibrada y con gran calidad. Son los años de: Maceda, Abel, Mesa, Uría, Redondo y Ferrero. Se es quinto en Liga y se gana el derecho a participar en Europa con Vicente Miera en el banquillo. La temporada 78/79 es sin duda la mejor de toda su historia. En Liga es subcampeón a cuatro puntos del Real Madrid C.F. y en Europa se estrena en la Copa de la UEFA, superando al Torino Calcio y siendo eliminado en la siguiente ronda por el F.K. Crvena Zvezda de Belgrado. En la campaña 79/80 es tercero en Liga y consigue llegar a la semifinal de la Copa del Rey. El Castilla C.F. es quien le cierra el paso a la final. En la Copa de la UEFA cae a las primeras de cambio frente al PSV de Eindhoven.

1980 – 1990

La década de los años ochenta la inicia con la venta de Quini al F.C. Barcelona en el verano de 1980. Este traspaso hace perder eficacia rematadora a la entidad rojiblanca quien lo paga siendo séptimo en la 80/81. Pese a esto, el Real Sporting de Gijón es un club con una formidable defensa y una brillante media que le permiten disputar la final de la Copa del Rey en la edición de 1981 frente al F.C. Barcelona, perdiendo por 3-1. En la Copa de la UEFA son eliminados por el T.J. Bohemians C.K.D. de Praga. En la temporada 81/82 queda decimocuarto en Liga y a punto esta de descender a Segunda División. Paradójicamente, llegan por segunda vez y de forma consecutiva a disputar la final de la Copa del Rey. En esta ocasión pierden ante el Real Madrid C.F. por 2-1 con Novoa en el banquillo. En la sesión 82/83 llega Boskov y da cierto respiro al club cosechando quince empates y finalizando octavo. Durante este tiempo tienen suceso las obras de remodelación del estadio de El Molinón para albergar encuentros de la fase final del Campeonato del Mundo de 1982.

La cantera de Mareo pronto empieza a dar sus frutos reflejados en grandes jugadores como: Esteban, Mino, Eloy y Ablanedo. En la temporada 84/85, regresa Quini a su club de origen y en Liga son cuartos. En el verano de 1984 la Federación Española elimina el derecho de retención, ley que obligaba a los jugadores formados en un club a tomar parte de este hasta alcanzar cierta edad. Esto para un club como el Real Sporting de Gijón supone un duro revés, pues de su cantera de Mareo se ha nutrido constantemente en las últimas temporadas y gracias a ella los fichajes foráneos se han evitado en la medida de lo posible. Con este paso, la retención de sus figuras le va a costar a la entidad un mayor soporte económico, aumentando su deuda.

En el verano de 1985, el central Maceda es traspasado al Real Madrid C.F. y en 1986 Manuel Vega Arango finaliza su etapa como presidente, la más larga de un directivo en tal puesto. La temporada 85/86 quedan sextos y se escapa por un punto la participación europea, mientras que en esta edición caen en primera ronda frente al 1.F.C. Köln. En la temporada 86/87 entran en una Liga que introduce la novedad de disputar la fase final por grupos según clasificación final durante la fase regular. El club rojiblanco accede a la disputa del título, siendo cuarto sin opciones reales, pero con el premio de volver a participar en Copa de la UEFA. La siguiente 87/88, novenos en Liga y eliminados en primera ronda de la UEFA frente al poderoso A.C. Milan. En la campaña 88/89, el club recupera los colores primitivos de su fundación, camisa rojiblanca y pantalón blanco. Deportivamente no se consiguen buenos resultados, y quedan decimoterceros en las ediciones 88/89 y 89/90. Figuras emergentes como Zurdi y Eloy, recalan en el Valencia C.F.

1990 – 2000

La década de los años noventa empieza trayendo una joven hornada de buenos futbolistas procedentes de la cantera. Entre ellos destacan: Luís Enrique, Juanele y Manjarín. Estos permiten que el club sea quinto en la Liga 90/91 y se acceda nuevamente a jugar en competición europea. En 1991 Luís Enrique ficha por el Real Madrid C.F. y Joaquín cuelga las botas. La 91/92 termina octavo, y en UEFA superan la primera eliminatoria frente al F.K. Partizan yugoslavo, y volviéndo a ser eliminados en segunda ronda, en esta ocasión por el C.S.A. Steaua Bucaresti.

Llegan los momentos malos a partir de 1992. El Consejo Superior de Deportes obliga a todos los clubs endeudados a cubrir sus deudas bajo la amenaza de enviarlos a categoría no profesional, esto es, Segunda B. El Real Sporting de Gijón afronta 588 millones de pesetas que debe solventar con acciones que capitalicen la entidad, convirtiéndose en Sociedad Anónima Deportiva, pasando a ser Real Sporting de Gijón, S.A.D.. El club empieza a entrar en una dinámica negativa de resultados deportivos y en varias ocasiones esta a punto de descender a Segunda al ser decimoctavo en las 94/95 y 95/96. El desatre final que todos esperaban desde hacía tiempo, llega en la temporada 97/98 cuando finaliza vigésimo y último con el triste balance de dos victorias y tan solo siete empates. El club rojiblanco, que previamente desde 1997 vuelve a emplear el azul en su pantalón, desciende a Segunda tras veinte años en Primera División.

La temporada 98/99 en Segunda División marca una renovación en todas las líneas pues se cambia a presidente, directivos, entrenador y varios jugadores. Se vuelve a confiar en las promesas de la fértil cantera de Mareo y poco a poco llegan los resultados. A pesar de todo este gran movimiento, el Real Sporting de Gijón atraviesa penurias económicas y las plantillas que se confeccionan sirven para alcanzar solamente posiciones cómodas, sin opciones de ascenso.

2000 – 2010

En las últimas temporadas de la primera década del recién estrenado nuevo siglo, el club viene confirmando una estabilidad financiera que espera ver refrendada con la aparición de nuevos valores que respalden la consecución de un buscado ascenso a Primera División, objetivo que se alcanza al término de la campaña 07/08 cuando se es tercero tras una gran segunda vuelta. Nuevamente entre los grandes, la entidad gijonesa consciente de su endeblez económica realiza un gran esfuerzo para sobrevivir entre sus adversarios, logrando la permanencia en el último encuentro de la temporada 08/09. En la campaña 09/10, Manuel Preciado logra conseguir una mayor fortaleza defensiva, verdadero quebradero de cabeza de los rojiblancos, obteniendo mejores resultados que en la edición precedente y manteniendo una trayectoria estable que le permite afianzarse en la categoría para gozo de sus aficionados.

2010 – 2020

El cambio de década empieza con una campaña 10/11 que es disputada hasta el límite por la plantilla para obtener la permanencia dentro de un numeroso grupo muy igualado en el que cualquier tropiezo puede tener fatales consecuencias, saliendo los gijoneses bien parados en una clasificación que no demuestra lo padecido. En la edición 11/12 los rojiblancos pierden potencial y el técnico Manolo Preciado -quien fallece repentinamente tiempo después-, es cesado por los malos resultados. Llega al banquillo Javier Clemente con quien no sintoniza la afición pero con el cual se tienen opciones de salvación hasta el último instante. Finalmente no se cumplen los deseos de permanencia y el club se desprende de la categoría.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

 

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Real Sporting de Gijón: 75 años de historia. Daniel Arbesú Suárez. Ed. Revista Real Sporting (1980).
  • 100 años del Real Sporting de Gijón. Alberto Díaz Gutiérrez. Editorial Nobel (2005).
  • Historia y estadística del fútbol español.Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Club Atlético de Madrid, S.A.D.

 

Escudo C. Atlético de Madrid, S.A.D.

 

PLANTILLA, PREANÁLISIS Y DATOS DE LA TEMPORADA 2021-2022:

fuente: www.as.com

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Atlético de Madrid, S.A.D.
  • Ciudad: Madrid
  • Provincia: Madrid
  • Comunidad Autónoma: Comunidad de Madrid
  • Fecha de constitución: 26 de abril de 1903
  • Fecha de federación: noviembre de 1909

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Athletic Club de Madrid (1903-1939)
  • Athletic-Aviación Club (1939-1941)
  • Club Atlético-Aviación (1941-1947)
  • Club Atlético de Madrid (1947-1992)
  • Club Atlético de Madrid, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

11 Ligas de Primera División:

  • 1939/40
  • 1940/41
  • 1949/50
  • 1950/51
  • 1965/66
  • 1969/70
  • 1972/73
  • 1976/77
  • 1995/96
  • 2013/14
  • 2020/21

1 Liga de Segunda División:

  • 2001/02

10 trofeos de Copa:

  • 1960
  • 1961
  • 1965
  • 1972
  • 1976 (trofeo en propiedad)
  • 1985
  • 1991
  • 1992
  • 1996
  • 2013

2 Supercopas de España:

  • 1985
  • 2014

1 Copa Eva Duarte Perón:

  • 1951

1 Copa Presidente FEF:

  • 1941/1947

1 Copa de Campeones de España:

  • 1940

 

TÍTULOS INTERNACIONALES:

1 Recopa de Europa:

  • 1962

1 Copa Intercontinental:

  • 1974

1 Copa Intertoto:

  • 2007

3 UEFA Europa League:

  • 2010
  • 2012
  • 2018

3 Supercopas de Europa:

  • 2010
  • 2012
  • 2018

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Wanda Metropolitano
  • Inauguración: 17 de septiembre de 2017
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Comunidad de Madrid (1994-2017)
  • Capacidad: 67.700 espectadores

estadio Wanda Metropolitano

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Vallecas (1903-1913)
  • Campo de la calle O’Donnell (1913-1923)
  • Estadio Metropolitano (1923-1929)
  • Campo de Vallecas (1929-1930)
  • Estadio Metropolitano (1930-31, 1933-34)
  • Campo de Vallecas (1931-1935)
  • Estadio Metropolitano (1935-1936)
  • Estadio de Chamartín (1939-1940)
  • Campo de Vallecas (1940-1943)
  • Estadio Metropolitano (1943-1966)
  • Estadio Vicente Calderón (1966-2017)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DEL CLUB ATLÉTICO DE MADRID, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Club Atletico Madrid

UNIFORMES DEL CLUB ATLÉTICO DE MADRID, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Club Atletico Madrid

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN MADRID:

El origen del fútbol en la capital de España es más antiguo del que los libros de historia sobre este deporte tradicionalmente se han encargado de señalar aunque, como no podía ser de otra manera, tiene su origen en ciudadanos británicos. La primera piedra en esta disciplina fue depositada alrededor de mayo de 1879 y además, de forma compartida con otra práctica, la del cricket, deportes ambos con gran seguimiento en el Reino Unido al tratarse el cricket del deporte nacional en aquellos momentos y el fútbol, la disciplina con mayor progresión y auténtica concentradora de masas. Estos británicos compartieron sus inquietudes con parte de la más selecta alta sociedad instalada en la sede del Gobierno nacional, constituyéndose en torno al mes de noviembre el Cricket y Foot-ball Club de Madrid, una asociación producto del acuerdo de voluntades entre ciudadanos de los dos países que tomó como referencia idéntica forma al que seguían las asociaciones británicas: una junta directiva con cargos responsables donde había officers y un Comité, regulándose su funcionamiento a través de un Reglamento.

Este protoclub madrileño, el primero constituido en España donde una de sus dos finalidades era jugar al fútbol siendo además las que le dieron nombre, no tuvo una pervivencia excesiva y pasó desapercibido al apenas ser publicitado, pero entre su legado nos dejó la siguiente directiva: Presidente: D. José Figueroa y Torres, Vicepresidentes: Sr. Greentul y Bertrán de Lis (D. Álvaro), Directores: D. Juan White y Conde de Villanueva, Contador: Sr. D. Leonardo de Fesser, Tesorero: Sr. Velasco y Secretarios: D. Rafael de Echagüe y D. Carlos Heredia, aprobándose el Reglamento después en fecha indeterminada.

Diez años después y, completamente ajenos a lo que había sucedido en el Real Hipódromo de la Casa de Campo, el terreno de juego empleado por el Cricket y Foot-ball Club de Madrid, surge en 1890 de nuevo el fútbol gracias a un establecimiento dedicado en pleno a la educación: la Institución Libre de Enseñanza, núcleo docente con profesores que se habían instruido en los modernos métodos de enseñanza practicados por los afamados centros universitarios británicos de Oxford, Cambridge y, sobre todo, Eton, uno de los college por excelencia donde el football conduciendo la pelota con los pies había tomado forma. La Institución Libre de Enseñanza fue un centro pedagógico fundado en 1876 por un grupo de catedráticos reacios a la doctrina de la Universidad Central de Madrid que propugnaban la libertad de cátedra, convirtiéndose el fútbol en una de las actividades físicas idóneas para mantener en tono el cuerpo del alumnado y eligiéndose los terrenos adjuntos a la Puerta de Hierro como espacio para jugar, aunque sin demasiadas dotes.

Parte de aquellos alumnos, años después ya crecidos, siguieron practicando aquel deporte, decidiendo constituir a principios de 1897 una asociación exclusiva para tal fin, el Sky Foot-ball Club, erigido bajo la presidencia de Luís Bermejillo y la labor como secretario y a la par tesorero del Conde la Quinta de la Enjarada, permaneciendo como vocales los señores Jacinto Martos y Careaga a los que se sumarían otros lustres apellidos de la nobleza allí residente como el Conde de Lérida, el Conde de Urbasa, el burgués Pignatelli o los tres hermanos de origen cubano Giralt, estos últimos en 1898. Este club vestía camisa roja con pantalón azul y, poco conocedor del juego, tuvo que reforzarse con el suizo Paul Heubi para adiestrarse en sus secretos, haciendo campo de sus prácticas unos terrenos situados en la Moncloa, aunque también hay referencias en cuanto al uso de unos terrenos adjuntos al frontón del Retiro y a otros en Vallecas. Con el paso del tiempo surgieron rencillas entre parte de los miembros del club propiciadas más que nada por impagos en las cuotas y la escasa implicación de muchos asociados y, a fínales de 1899, siendo presidente Ángel Mayora, un grupo liderado por Julián Palacios, un joven ingeniero de minas, decidió escindirse y continuar su actividad en otros lares.

Este proyecto desembocará en la constitución del Madrid Foot-ball Club en octubre de 1900, asociación presidida por Julián Palacios que, vistiendo camisa y pantalón blancos, se convertirá en la predominante dentro de la ciudad ante la manifiesta debilidad del Sky Foot-ball Club. En 1902 el Madrid F.C. experimentará una gran progresión con la gestión que inician los hermanos Juan y Carlos Padrós, organizando el Concurso de Foot-ball de Madrid, un torneo a nivel nacional precursor del Campeonato de España donde concurren distintas asociaciones de todo el espectro español.

Ese año la A.S. Française del Liceo Francés cambia a A.S. Amicale y nacen otras asociaciones como el Club Español de Foot-ball, el Moncloa F.C., el Iberia F.C. y el Moderno F.C., un club que conseguirá reunir una excelente plantilla. En abril de 1902 la antigua Sociedad Foot-ball Club Sky, debilitada por las escisiones que provocaron primero el nacimiento de Madrid F.C. en 1900 y ahora el Club Español de Foot-ball, cambia de nombre a New Foot-ball Club en un intento de renovación para recuperar el liderazgo perdido dentro del panorama local pero, sin embargo, este no da los frutos deseados y, con jugadores de poca calidad, termina humillado en la Copa de la Coronación confirmando su declive.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1903 – 1910

La formación del Athletic Club, de Madrid, en 1903 fue atípica. Venido al mundo un 26 de abril, fue constituido en el Hogar Vasco por estudiantes vizcaínos del Colegio de Ingenieros de Minas socios del Athletic Club, de Bilbao que, junto con otros madrileños, dieron vida a esta sucursal que se mostraba como una especie de filial del conjunto vasco, de modo que defendían ser el mismo club. Así, un socio del Athletic Club en Madrid tenía los mismos derechos que uno en Bilbao, refrendándose tal convenio con el paso de jóvenes promesas desde Madrid al conjunto bilbaíno si la ocasión lo requería. Su primer presidente fue Enrique Allende, cediendo tal honor casi de inmediato a Eduardo de Acha. Instalados en el Campo de Vallecas, disputan su primer encuentro el 2 de mayo entre socios del mismo club, desplazando con su presencia fuera de este terreno de juego al deshauciado New Foot-ball Club hasta el punto de ser la puntilla para su desaparición.

En 1907, tras unos años de asentamiento entre la sociedad local y después de perder parte de la influencia vizcaína entre los miembros de sus filas en beneficio de socios nacidos en la capital, los gestores del club madrileño pretenden desprenderse de la tutela que ejerce el club de Bilbao, ambición que consiguen parcialmente coincidiendo con la inscripción en el Gobierno Civil en cumplimiento con los requisitos que exige la Ley de Asociaciones. El Athletic Club madrileño, presidido por Ricardo de la Gronda, es un conjunto que en esos años no acaba de despegar ante la pléyade de rivales presentes en el municipio, pasando los años 1908 y 1909 sin hechos destacables.

1910 – 1920

La servidumbre de los madrileños respecto a los vizcaínos empieza a ser un problema y, a pesar de los esfuerzos, se mantendrá hasta 1912, año en el que accede a la presidencia Julián Ruete y la Federación Madrileña de Clubs de Foot-ball interviene para que el club de Madrid abandone su condición de tutelado, finalidad que es conseguida. El club emplea en esas fechas como terreno de juego las instalaciones de la calle O’Donnell. Bajo el mandato de Ruete, extendido a doce años, el club consigue tres Campeonatos Regionales en los campeonatos organizados por la flamante Federación Regional Centro de Clubs de Foot-ball constituida en 1913, consolidándose en la ciudad y empezando una fuerte rivalidad con el todopoderoso vecino Real Madrid F.C.

1920 – 1930

El 13 de mayo de 1923 se inaugura el Estadio Metropolitano frente a la Real Sociedad de Foot-ball con victoria por 2-1, no siendo este propiedad del club, sino arrendado. En 1923 se redactan nuevos estatutos con Ruete de presidente, en los cuales se afirma que es una asociación cuyo objeto es la práctica y fomento de deportes atléticos y en especial del fútbol. Ruete pierde protagonismo y en 1924 Juan Estefanía toma el cargo, alcanzándose una emancipación definitiva. El 16 de mayo de 1926, el Athletic Club de Madrid juega la final de la Copa de España en Valencia frente al F.C. Barcelona, perdiendo por 3-2 tras dos prórrogas.

En 1926 llega el profesionalismo a todo el país y Luciano Urquijo es proclamado presidente. El tránsito del amateurismo al profesionalismo es difícil y se producen grandes trastornos económicos en la entidad. Urquijo ve una salvación a sus males en la creación de una Liga a nivel estatal y propone la idea al presidente de la Federación Española, Don Ricardo Cabot. Este la acepta y se ponen los cimientos para empezarla, cristalizando en la temporada 28/29. Sin embargo, la Liga y el profesionalismo son caros, resultando las taquillas bastante flojas. Deportivamente las cosas no van por buen camino y en la 29/30 finalizan décimos y últimos descendiendo a Segunda División.

1930 – 1940

El paso por Segunda División dura cuatro largas campañas, pues el club rojiblanco atraviesa por una gran crisis económica. Equipos como el clásico Racing Club de Madrid desaparecen, así como tantos otros en el país. Por fin, en la temporada 33/34 asciende a Primera y el club se asienta durante un par de años. Llegan los primeros encuentros internacionales y se enfrentan a clubs argelinos y argentinos, dando una dimensión más internacional al club. En la temporada 35/36 contaba el club colchonero con un buen ramillete de jugadores, algunos internacionales, pero una desdichada campaña dio de nuevo con el club en Segunda División. Cuando tan solo le hacía falta sumar un punto frente al Sevilla F.C. en el último partido de Liga, al rival le hacían falta los dos, el resultado final fue 2-3 favorable a los sevillistas. De este modo se encuentra el Athletic Club de Madrid en el verano de 1936, descendido y fuertemente endeudado.

La desgracia no culmina en este punto y poco después llega la Guerra, la cual trae consigo la destrucción del Metropolitano. Durante el periodo de contienda bélica, el club reduce sus actividades disputando tan sólo partidos de carácter benéfico. Acabado el conflicto armado, el Athletic Club de Madrid se encuentra con una difícil tesitura, pues carece de un terreno de juego en condiciones, le faltan jugadores y sus deudas contemplan un negro futuro en su horizonte deportivo y financiero. Sin embargo, la fortuna parece aliarse con los colchoneros y esta se presenta en modo de conjunto militar, el de la Aviación Nacional, quien los salvará de una desaparición casi segura.

escudo uniforme Aviacion Nacional

El Aviación fue un equipo creado a mediados de 1937 en plena Guerra por miembros del Ejército del Aire el cual estaba emplazado en la base de Matacán, próxima a Salamanca y en Zona Nacional. El equipo vestía camisa y pantalón de color azul marino y contaba con jugadores de primer nivel, muchos reclutados durante el conflicto con ficha en vigor con otros clubs y otros libres de contrato que empezaban a despuntar. Su principal labor era mantenerse en forma física y conseguir mediante la disputa de amistosos, fondos para su causa. En verano de 1938 se traslada a Zaragoza con motivo de la Batalla del Ebro y participa en el Campeonato Regional de Aragón a pesar de no estar federado ni ser un club como mandan los cánones, quedando Campeón de grupo tras ganar al Recuperación de Levante, conjunto militar con base en Castellón y al también militar 80ª Compañía de Automovilismo. En la Fase Final sale también vencedor al derrotar al Zaragoza F.C., puesto que le otorga el derecho de disputar el Trofeo Copa del Generalísmo, eliminando en este al Betis Balompié en Octavos de Final y perdiendo ante el Sevilla F.C. en Cuartos de Final. Poco antes de finalizar la Guerra cambia de denominación y adopta el de Aviación Nacional, coincidiendo con su traslado a Madrid.

En estas fechas y en contra de lo establece la Federación Española de Fútbol, no devuelve los jugadores con contrato en vigor a sus clubs de origen y además pretende constituirse como sociedad deportiva federada para cumplir el sueño de sus gestores de competir en una división de peso. La F.E.F. frena en seco esta aspiración y le exige que empiece desde Regional como el resto de sociedades, una decisión que descarta la cúpula militar la cual empieza a plantearse la fusión con otro club ya existente. Así pues comienza las negociaciones con el Madrid F.C. para lograr dicho objetivo, no fructificando finalmente debido a las imposiciones y presencia exigidas en la directiva madridista por parte de los aviadores.

Desestimada esta opción todavía cuentan con dos alternativas: el Club Deportivo Nacional y el Athletic Club. Durante junio, julio y agosto negocian con ambas sociedades. Los blanquiverdes son la primera opción por varias cuestiones: su campo de El Parral tiene fácil reconstrucción y su deuda económica es inferior a la de los rojiblancos, llegándose incluso a finales de junio a anunciar en prensa la fusión de ambos. Los rojiblancos con el Estadio Metropolitano totalmente destruido ofrecen por contra una directiva con experiencia en Primera División y algunos jugadores de calidad, además de plaza en Segunda División que causa simpatía entre los militares.

La directiva aviadora a finales de agosto ha tomado ya una decisión y los contactos a través de sus dos representantes, Francisco Salamanca y José Bosmediano con los representantes del Athletic, Juan Touzón y Cesáreo Galíndez son diarios, llegando el 14 de septiembre a unos preacuerdos. Ambos no pueden fusionarse legalmente por estar uno federado y el otro no, a pesar de lo cual el destino parece estar echado y el 4 de octubre de 1939 los representantes del Athletic Club de Madrid y el Aviación Nacional firman los acuerdos de la absorción por parte de los colchoneros sobre el club militar y designan la primera Junta Directiva con el comandante Francisco Vives Camino como presidente del Athletic-Aviación Club. El equipo militar aporta una serie de novedades: fondos económicos propios, el emblema de la Aviación en el escudo, ventajas para miembros del Arma de Aviación en ingresar como socios del club y grandes jugadores como Aparicio, Campos, Germán, Machín o Vázquez. El C.D. Nacional, fallida la ansiada fusión, acabará desapareciendo ese mismo año por falta de recursos económicos y deportivos.

El Athletic-Aviación Club iba a disputar en principio el Campeonato 39/40 de Segunda División, pero lo que son las cosas, el Oviedo F.C. de Primera División carece de campo, jugadores y dinero. Los ovetenses piden una moratoria de un año y la plaza se la han de jugar los dos descendidos de la anterior campaña 35/36: Athletic Club de Madrid y Club Atlético Osasuna. En Mestalla un 26 de noviembre, con el famoso Ricardo Zamora como entrenador, se imponen los colchoneros a los navarros por 3-1 y consiguen el ascenso. La temporada 39/40 en Primera es exitosa y curiosa contra todo pronóstico pues el Athletic-Aviación Club se proclama Campeón con Gabilondo, Machín, Escudero y Elícegui, entre otros. Subcampeón es el Sevilla F.C.

1940 – 1950

En la edición 40/41, con Pruden en sus filas, la superioridad rojiblanca es mayor y consigue su segunda Liga consecutiva. Con la nueva ley de españolización de nombres, el club pasa a ser denominado Club Atlético-Aviación, iniciando una década en la cual se convierte en uno de los clubs más importantes de España en cuanto escaso tiempo antes había estado a punto de la desaparición. En 1947 el Ministerio del Aire comunica al club que desea que se prescinda del término Aviación pues no hay club en el Estado que esté relacionado o lleve nombre militar alguno y retira sus efectivos. La entidad pasa a ser Club Atlético de Madrid. Sus temporadas son bastante aceptables y en algunas de ellas se opta al título de Liga, objetivo que se alcanza al término de la campaña 49/50 bajo la mano del entrenador Helenio Herrera.

1950 – 1960

Con el mismo entrenador empieza la década de los años cincuenta que trae consigo la Liga 50/51. Desde aquí al final de la década, el club experimenta un retroceso deportivo con la llegada de los extranjeros, beneficiándose en gran medida Real Madrid C.F. y C.F. Barcelona, los clubs de mayor poder económico. Un gran baile de presidentes tiene lugar: el Marqués de la Florida, Juan Suevos, Javier Barroso y Vicente Calderón. Deportivamente se alcanza la Final de Copa de 1956, perdida frente al Atlético de Bilbao por 0-2. En la edición de 1960 conquista su primera Copa al derrotar al Real Madrid C.F. por 3-1.

1960 – 1970

La década de los años sesenta se caracteriza por la consecución de dos Ligas, temporadas 65/66 y 69/70, y varias Copas del Generalísimo: ediciones de 1961, nuevamente frente al Real Madrid C.F., 3-2; y 1965 frente al Real Zaragoza C.D. por 1-0, equipo con el cual había perdido la edición de 1964 por 1-2. En 1962 gana la Recopa de Europa al imponerse a la A.C. Fiorentina tras dos encuentros, pues en el primero disputado en Glasgow empatan a uno, gol de Peiró, teniendo que disputar un segundo en Stuttgart en el que vencen por 3-0, goles de: Jones, Mendoza y Peiró. El 2 de octubre de 1966 se produce la inauguración del Estadio Vicente Calderón con el encuentro de la cuarta jornada de la Liga 66/67 frente al Valencia C.F. que terminó empate 1-1, anotando el primer gol colchonero Luis Aragonés.

1970 – 1980

A principios de los años setenta llega el preparador austriaco Max Merkel, consiguiendo la Copa de 1972 frente al Valencia C.F. por 2-1. Son los tiempos de Luís Aragonés, Gárate, Irureta, Reina y Capón. Son campeones de Liga en la temporada 72/73 y subcampeones en la 73/74. En la edición de 1974, participan en la Copa de Europa al ser campeones de Liga, llegando a la final el 15 de mayo ante el F.C. Bayern München. El partido terminó con empate a cero, lo que obligó a disputar una prórroga en la que Luis Aragonés adelantó al Atlético de Madrid con un tiro de falta directa. A treinta segundos del final del partido, Georg Schwarzenbeck empató el partido con un tiro lejano que sorprendió al portero Reina. Con este resultado, se debió realizar un partido de desempate, el 17 de mayo de 1974, donde el equipo español se presentó totalmente desmoralizado y mermado físicamente, siendo derrotado por cuatro goles a cero por los alemanes. El Bayern renuncia a jugar la Copa Intercontinental y en su lugar lo hace el Atlético, teniendo como rival al Club Atlético Independiente de Avellaneda. En la ida pierde 1-0, y el 10 de abril de 1975 se conquista al derrotar 2-0 al club argentino con Rubén Ayala de protagonista. En 1976 ganan otra Copa del Generalísimo, ahora por 1-0 frente al Real Zaragoza C.D., habiendo perdido la de 1975 ante el Real Madrid C.F. en los penaltis tras empate a cero en el tiempo reglamentario. Mientras, en Liga se adjudican la temporada 76/77 con Luís Pereira y Rubén Cano.

1980 – 1990

La década de los años ochenta, al contrario que la anterior, no es del todo exitosa para el club rojiblanco en el torneo de Liga pues no se obtiene título alguno. En esta competición se ve alejado de los primeros puestos salvo en el torneo 84/85 donde se obtiene el subcampeonato, pero sus clasificaciones finales son aceptables y consigue entrar en competiciones europeas en varias ediciones. Sus únicos logros deportivos acontecen en la temporada 84/85 cuando se obtiene el Campeonato de España en el Estadio Santiago Bernabéu tras imponerse por 1-0 al Athletic Club con tanto de Hugo Sánchez de penalti y la edición de la Supercopa de España de 1985, donde se supera al F.C. Barcelona a doble encuentro con un favorable 3-1 en casa con goles de Cabrera, Ruiz y Da Silva frente al del azulgrana Clos, perdiéndose el encuentro de vuelta por un desfavorable 1-0 con gol de Alexanco.  No será esta su única presencia en una Final del Campeonato de España y en la edición de 1987, jugada frente a la Real Sociedad de Fútbol de San Sebastián, el resultado no será el deseado al caer en los penaltis tras empate final 2-2 durante el tiempo reglamentario. En la Copa de la Liga, un torneo con escaso seguimiento y de reciente implantación, consigue dos subcampeonatos: en la edición de 1984 frente al Real Valladolid C.F. con resultado de 0-0 en la ida y derrota por 3-0 en Pucela; y en la de 1985 frente al Real Madrid C.F. al vencer 3-2 en el Vicente Calderón y caer 2-0 en la vuelta.

En Europa destaca la presencia en la final de la Recopa un 2 de mayo de 1986 frente al F.C. Dynamo Kyiv, título que se esfuma al perder por 0-3 ante los entonces soviéticos de Kiev. En la directiva el paso de presidentes es continuo: Antonio del Hoyo, Agustín Cotorruelo, Vicente Calderón (en una segunda etapa), Francisco Castedo y finalmente Jesús Gil en 1987, quien será protagonista en los años siguientes.

1990 – 2000

Los años noventa son convulsivos en el banquillo y en la presidencia, destacando la personalidad de su mandatario. A la vez, presentan grandes altibajos deportivos, pues lo mismo se opta al título como se está a punto de descender. El 21 de junio de 1991 se gana la Copa del Rey frente al Real C.D. Mallorca por 1-0 en la prórroga, con gol de Alfredo Santaelena. El 27 de junio de 1992 repite título al imponerse al Real Madrid C.F. por 2-0, con tantos de Paolo Futre y Bernd Schuster.

El 1 de julio de 1992 se convierte en Sociedad Anónima Deportiva con Jesús Gil como máximo accionista. El club pasa a ser Club Atlético de Madrid, S.A.D.. La temporada 95/96 es gloriosa para el club rojiblanco. Se imponen en la Liga y consiguen el doblete al vencer en la final de la Copa del Rey al F.C. Barcelona por 1-0 con gol de Pantic. Entrenador era Radomir Antic y destacaban jugadores como: Caminero, Kiko y Simeone. Cercanos al nuevo milenio los acontecimientos extradeportivos se ceban con el club y el juez García Castellón aparta a Jesús Gil de la presidencia acusado de apropiarse de una gran cantidad de dinero. Se nombra un administrador judicial con pleno poder y el Atlético desciende a Segunda al finalizar la campaña 1999/2000.

2000 – 2010

En la temporada 2000/01, la entidad colchonera se encuentra en Segunda División, pero una serie de encuentros con malos resultados hacen que se esfume el ascenso al acabar en cuarta posición y empatado a 74 puntos con el C.D. Tenerife. Será en la 01/02 cuando recupere la división de honor al proclamarse campeón de manera holgada. Enrique Cerezo es nombrado presidente de la entidad en 2003. Empieza a destacar Fernando Torres, quien años después emigrará al fútbol británico ya como ídolo de la afición colchonera. En julio de 2007 gana la Copa Intertoto al superar al F.C. Gloria Bistrita en la tercera ronda.

Desde su ascenso a Primera División, la carrera deportiva del Atlético se caracteriza por copar posiciones en medio de la clasificación, sin embargo, los dos cuartos puestos en de las temporadas 07/08 y 08/09 de la mano del técnico mejicano Javier Aguirre, y en parte a la efectividad goleadora de figuras como el “Kun” Agüero y Diego Forlán, le permiten estar entre los grandes de Europa disputando la Liga de Campeones.

La campaña 09/10 resulta atípica por cuanto en Liga se realiza un pésimo papel lleno de altibajos que suponen la destitución de Abel Resino y la entrada de Quique Sánchez Flores en el banquillo, terminando novenos tras una ligera remontada en la segunda vuelta, mientras que en torneos de Copa se ofrece una cara totalmente opuesta, alcanzándose la Final española ante el Sevilla F.C. con el cual se pierde 0-2 en encuentro disputado en Barcelona, tras eliminar por el camino a U.D. Marbella, 0-2 en la ida y 6-0 en casa; Real Club Recreativo de Huelva: 3-0 en la ida y 5-1 en casa, Real Club Celta deVigo: 1-1 en casa y 0-1 en la vuelta; y Real Racing Club de Santander en semifinales: 4-0 en casa y 3-2 en El Sardinero. En la Liga de Campeones el conjunto colchonero obtiene el pase a la Fase de Campeones al eliminar al Panathinaikos F.C.: 2-3 en la ida y 2-0 en casa; cayendo en esta fase al ser superado por Chelsea F.C. y F.C. Porto, mientras colista es el Apoel F.C. de Nicosia. Este resultado le permite disputar la Liga de Europa, en donde se obtiene el título de Campeón tras realizar un torneo espléndido donde supera a todos sus rivales, incorporándose en dieciseisavos y eliminando al Galatasaray S.K.: 1-1 en casa y 1-2 en la vuelta; Sporting Clube de Portugal en octavos: 0-0 en casa y 2-2 en Lisboa, Valencia C.F. en cuartos: 2-2 en la ida y 0-0 en casa; y a Liverpool F.C. en semifinales: 1-0 en casa y 2-1 en Anfield; para disputar la Final ante el Fulham F.C. londinense en Hamburgo al que se le derrota por 2-1 con goles de Diego Forlán en la prórroga tras concluir el tiempo reglamentario con el resultado de 1-1.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 se clasifica directamente para jugar la Liga de Europa siendo eliminado en la Fase de Grupos tras ser superado por T.S.V. Bayer 04 Leverkusen y Aris Salonica F.C. , quedando relegado como colista el Rosenborg B.K. Apeados de la competición europea se concentran en la Liga donde queda manifesta su irregularidad y la descompensación existente en su plantilla al ser noveno clasificado y mostrarse alejado en todo momento de los puestos de cabeza. En la edición 11/12 el club colchonero se descuelga en Liga en su primer tercio, llegando al banquillo el ‘Cholo’ Simeone quien imprime una seguridad defensiva de la cual hasta entonces adolecía. Fruto de este trabajo el equipo va de menos a más y al final remonta puestos quedando quinto. Su gran logro sin embargo es obtener la Liga de Europa, teniendo para ello que recorrer un largo camino. En la fase de grupos lidera el suyo comandando a Udinese Calcio, Celtic F.C. y Stade Rennais F.C. A continuación irá eliminando a S.S. Lazio en Dieciseisavos; 1-3 en la ida y 1-0 en Madrid, a Besiktas J.K. en Octavos; 3-1 en casa y 0-3 en Estambul, a Hannover 96 F.C. en Cuartos; 2-1 en casa y 1-2 en la localidad alemana y a Valencia C.F. SAD en Semifinales; 4-2 en casa y 0-1 en la vuelta, plantándose en una Final disputada en Bucarest donde se impone por 3-0 al Athletic Club con dos goles de Falcao y uno de Diego.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia del Atlético de Madrid: Pasión en rojo y blanco. Luís Miguel González. Editorial Everest (2003).
  • Atlético de Madrid: Cien años de historia. Carlos Levi Israeli. Sílex Ediciones (2003).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Athletic Club

 

Escudo Athletic Club de Bilbao

 

PLANTILLA, PREANÁLISIS Y DATOS DE LA TEMPORADA 2021-2022:

fuente: www.as.com

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Athletic Club
  • Ciudad: Bilbao / Bilbo
  • Provincia: Vizcaya / Bizkaia
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 1898
  • Fecha de federación: noviembre de 1909

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Athletic Club (1898-1941)
  • Atlético de Bilbao (1941-1965)
  • Club Atlético de Bilbao (1965-1971)
  • Athletic Club de Bilbao (1971-1977)
  • Athletic Club (1977-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

8 Ligas de Primera División:

  • 1929/30
  • 1930/31
  • 1933/34
  • 1935/36
  • 1942/43 (trofeo en propiedad)
  • 1955/56
  • 1982/83
  • 1983/84

23 títulos de Copa:

  • 1903
  • 1904
  • 1910 (Unión Española de Clubs)
  • 1911
  • 1914
  • 1915
  • 1916 (trofeo en propiedad)
  • 1921
  • 1923
  • 1930
  • 1931
  • 1932 (trofeo en propiedad)
  • 1933
  • 1943
  • 1944
  • 1945 (trofeo en propiedad)
  • 1950
  • 1955
  • 1956
  • 1958
  • 1969
  • 1973
  • 1984

3 Supercopas de España:

  • 1984
  • 2015
  • 2021

1 Copa Eva Duarte Perón:

  • 1950

 

ESTADIO:

  • Nombre: Nuevo Estadio de San Mamés
  • Inauguración: 16 de septiembre de 2013
  • Cambios de nombre:
  • Nuevo Estadio de San Mamés (2013-)
  • Capacidad: 53.332 espectadores

estadio San Mames

EVOLUCIÓN DEL ESTADIO DE SAN MAMÉS:

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Santa Eugenia, Getxo (1898-1901)
  • Campo de Lamiako, Leioa (1901-1910)
  • Campo de Jolaseta, Neguri (1910-1913)
  • Estadio de San Mamés (1913-2013)
  • Nuevo Estadio de San Mamés (2013- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DEL ATHLETIC CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Athletic Club

 

UNIFORMES DEL ATHLETIC CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Athletic Club

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BILBAO:

El municipio de Bilbao, capital provincial del territorio histórico de Vizcaya y cabeza regional de Euskadi, gran centro portuario y localidad clave en la industrialización del siglo XIX, es hoy en día una competitiva ciudad de servicios volcada con el comercio, sede de importantes asientos financieros y energéticos que ejerce un papel preponderante ante su entorno geográfico más próximo, muy poblado, pero también ante las regiones que la circundan donde extiende una gran influencia.

Ciudad inquieta y alineada con todo lo que signifique modernidad, la aparición de un deporte originalmente desconocido y procedente de otras tierras como es el fútbol se remonta a finales de los años ochenta decimonónicos cuando, en las riberas de Abando, junto a la Ría del Nervión, los marineros británicos enrolados en la marina mercante de la naviera MacAndrews & Company Ltd. solían darle patadas a un balón de forma organizada en las campas de Averly, conocidas también como de los Ingleses. Y es que Bilbao, cosmopolita con apenas ochenta mil habitantes en la época, prueba de su gran desarrollo y apogeo industrial, contaba en 1885 con ochenta y tres barcos a vapor matriculados pertenecientes a una flota de armadores británicos con delegaciones en el “Botxo”, máximos accionistas de varias navieras vizcaínas como eran La Flecha, Manuel María Arrotegui, la Línea de Vapores Serra, José María Serra y Font, Dionisio Eizaga, José María Martínez de La Riva o Eduardo Yeves.

Acaparar la atención de los bilbaínos, tan apasionados y volcados al deporte autóctono de la pelota vasca y sus variantes, no iba a ser tarea fácil con lo cual conseguir que algunos de ellos se implicasen en su ocasional práctica todavía tardaría unos años, concretamente hasta la implementación en 1888 de la compañía hispano-británica Sociedad Colectiva Martínez Rivas-Palmer -transformada en Astilleros del Nervión S.A. el 5 de enero de 1981-, capitalizada conjuntamente por los hermanos José María y Francisco Martínez de las Rivas Richardson en unión al británico Charles Mark Palmer, a consecuencia de la necesidad de construir una flota para la Armada, resultado del Real Decreto, de 28 de diciembre de 1887.

Con una plantilla aproximada a los cuatro mil empleados de los cuales doscientos eran británicos, parte de estos ciudadanos oriundos de Southampton, Portsmouth y Sunderland preferentemente, pronto se dispusieron a jugar en sus ratos de ocio de las tardes del sábado al rugby en las campas del barrio de Santutxu, situado en Begoña, pero también en el novísimo Hipódromo de Lamiako, estrenado el 18 de septiembre de 1887, constituyendo en un momento indeterminado del año 1891 coincidente con el pleno fervor constructivo de la empresa, el Club Atleta de los Astilleros del Nervión, identificado por los bilbaínos como el Club Atleta y por los británicos como Athletic Club, una sociedad presidida por Henry Jones Bird quien, acompañado por W.H. Calvert, tenía como presidente honorífico a Adolfo de Urquijo e Ibarra, consejero y uno de los máximos accionistas de la compañía tras los problemas que surgirían a principios de 1892 entre los hermanos Martínez de las Rivas y su socio Palmer.

De aquel Club Atleta, dominado ampliamente por la masiva presencia de británicos, recordado es el encuentro de rugby disputado el 1 de noviembre de 1892 en el Hipódromo de Lamiako -en el municipio de Leioa-, frente a un combinado procedente de Bilbao formado entera y expresamente para la ocasión por ciudadanos pertenecientes a la amplia colonia británica, actuando los atléticos con camiseta azul y los británicos residentes en el “Botxo” con divisa roja. Jugadores como: Gill, Smith, Livingstone, Dobbie, Officer, Armstrong, Simpson, Mackie, Ricketts, Caldecott, Stephens y Graham; entre tantísimos otros fueron pioneros, pero en el Club Atleta también había cabida para empleados vizcaínos con puestos de trabajo considerados de cierta relevancia como los hermanos Miguel Patricio y Rafael Ferrer Malzárraga, Andrés Bagineta Portuondo, Joaquín Galain y Julián Emperaile Enciso.

Si iniciados los años noventa el rugby fue el primer deporte favorito de este colectivo, una vez constituido el club cambiaron las preferencias y poco a poco el fútbol empezó a adquirir clara ventaja entre los asociados, perdiendo los trabajadores naturales de Bilbao y de los municipios adyacentes situados a ambos márgenes de la Ría el inicial temor a patear y correr tras una pelota. Fruto de su atrevimiento y gracias a la autorización de la empresa, deseosa de organizar un acto que distrajese a los operarios e hiciera olvidar los diversos incidentes laborales sucedidos en años anteriores donde se registraron varias huelgas, el jueves 3 de mayo de 1894 se concertó un desafío entre jugadores vizcaínos y británicos del club haciéndose coincidir el acontecimiento deportivo con la botadura del crucero Almirante Oquendo para lo que se les dio día libre a todos los empleados, disponiéndose de un concurrido Hipódromo de Lamiako donde había gran expectación para contemplar tan magno evento. Terminado el encuentro la superioridad británica quedó reflejada con un imponente 6-0, jugando por parte de los forasteros quienes vestían elástica color crema: Bair, Hamilton, Wilson, McDonald, Rearey, Sneddon, Bill, Bruce, Roblo, Armstrong y Brand; mientras tanto, por los vizcaínos, de color blanco: Borde, Alarcón, Lecue, Zabala, Milicua, Otero, Zubillaga, Unzueta, Azkue, San José y el británico Graves.

El tirón de los deportes británicos, al margen del tradicional juego de pelota vasca, empezaba a ser evidente y apenas un mes después, en junio, desde el Gimnasio Zamacois, popular centro de cultura física establecido en 1879 bajo la dirección de José María Zamacois Bengoa, quedaba constituida la Sociedad Gimnástica Zamacois, punto de unión de gran cantidad de deportistas que acabarían triunfando en distintos deportes y enclave fundamental para el fútbol bilbaíno en breves fechas. Mientras tanto entre 1894 y 1895 las instalaciones de Lamiako experimentan un crecimiento espectacular en cuanto a número de encuentros se refiere, siendo fundamentalmente los británicos, tanto operarios de los Astilleros como de las diversas empresas mineras de la zona los principales protagonistas en las mañanas dominicales, el habitual día de descanso.

Los prometedores Astilleros del Nervión S.A., como se temía desde cierto tiempo antes a tenor de los problemas surgidos entre la dirección y el Estado, a principios de 1896 -en 1900 serán reabiertos- cierran inoportunamente y la sociedad deportiva de la empresa, el Club Atleta, se ve condenada a la desaparición dejando atrás multitud de actividades atléticas como la organización de carreras de velocípedos, pedestres, amén de otras actividades de carácter lúdico suponiendo, de repente, cierto freno a una actividad que parecía haber cogido carrera.

Desaparecido el Club Atleta todo parecía indicar que el fútbol organizado acabaría tomando el sendero de la hibernación hasta que alguien, con nuevos ímpetus, lo rescatase del olvido pero, afortunadamente para los bilbaínos, quiso el destino que este periodo no fuese excesivamente largo y en pleno 1896 un grupo de amigos liderados por un hacendado muchacho que correspondía al nombre de Carlos de Castellanos y Jacquet, quienes solían veranear en sus aposentos junto al Abra de la getxotarra localidad de Las Arenas, no tardaron en conectar con un grupo de británicos que solían pasar sus ratos de ocio en el Hotel Antolín, junto al puente colgante que conecta ambas márgenes de la Ría, resultando de su amistad la idea de jugar juntos de vez en cuando en los arenales donde hoy se levanta el Paseo de Zugazarte y, en ocasiones, también en los aledaños de la ermita de Santa Ana.

Descubierto el fútbol y atrapado por su magia, en una de sus idas y venidas al Reino Unido, Castellanos tuvo la oportunidad de conocer de primera mano el fútbol profesional que triunfaba en las islas quedando tan prendado que, a través de la correspondencia que mantenía con su hermano Manuel y amistades entre las que se encontraban Luis Arana, Enrique González de Careaga, José Arana, Santiago Martínez de las Rivas, Luis Orbe, Rogelio Renovales y Ramón de Aras Jáuregui entre otros, recomendó a todos la conveniencia de constituirse en club, un gran paso que sería refrendado en el chalet del industrial José Luis de Villabaso tomando como nombre el de Bilbao Foot-ball Club, sociedad en la que él era su primer presidente viéndose acompañado de experimentados británicos como: Cockram, Davies, MacLennan, Dyer, Batwell y Langford.

escudo y uniforme Bilbao FC 1896

Castellanos, de quien se dice fue el primer español en traer un balón y unas botas de fútbol a la península, tomó el mando del nuevo centro deportivo funcionando con toda regularidad pese a prescindir de requisitos legales como publicitar su existencia en el Gobierno Civil, omisión que sería subsanada años después y que no le impediría ser reconocido durante mucho tiempo como el primer club de fútbol constituido en España ante el desconocimiento general acerca de la existencia de otras sociedades previas en el sur de las que apenas se tenían referencias y a las que, si se las conocía, se consideraban como “no españolas” al estar integradas mayoritariamente por británicos como el Huelva Recreation Club y el Sevilla Foot-ball Club.

Entre 1896 y 1898 las tripulaciones de la naviera MacAndrews y ciudadanos británicos residentes en la zona por cuestiones laborales fueron los principales contendientes del Bilbao F.C. quien, uniformado reglamentariamente con camisa y pantalón blanco de forma metódica, a través de sus asociados hacía arriendo de algunas de las cercanas campas de Lamiako para jugar sin problemas cuando exigiese la ocasión. La habitual práctica de estos encuentros fue atrayendo progresivamente a un notable número de adeptos y curiosos siendo uno de ellos el joven entusiasta Juan de Astorquia Landabaso, persona muy interesada en unirse a la sociedad por su conocimiento de la materia tras haber realizado sus estudios durante cuatro años en un “college” británico de Manchester e importante pieza a la hora de concertar encuentros frente a operarios de los talleres de la Ría del Nervión.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1898 – 1900

Astorquia, gran deportista con implicación en disciplinas tan dispares como el fútbol y el ciclismo, actividad de la cual era un gran enamorado formando parte del Club Velocipedista de Bilbao constituido en 1885, por causas que se desconocen bien no congenió con algunos de los socios del Bilbao F.C., bien se sintió molesto por la masiva presencia de británicos en sus filas deseando ser partícipe de un club con mayoría de integrantes locales, bien pensó que eran demasiados o quizás, deseoso de liderar una sociedad donde él mismo tuviera mayor protagonismo tomando las riendas, lo cierto es que en 1898 organizó una secesión dentro del entorno de Lamiako liderando un reducido grupo de sportman donde estaban: Luis Silva, Alejandro Acha, Enrique Goiri, Luis Márquez y Fernando Iraolagotia, entre sus más allegados, por lo que reunir más personas para su proyecto tan solo era cuestión de tiempo y recursos.

La Sociedad Gimnástica Zamacois, representante del mayor centro deportivo de Bilbao en esas fechas y el Club Velocipedista de Bilbao, núcleo de grandes deportistas donde conservaba amistades por su militancia como socio, se convirtieron ineludiblemente en los principales objetos de reclutamiento y así, una vez sumado un número de voluntarios suficiente, a mediados de año quedaba constituido el Athletic Club como resultado del acuerdo de voluntades pactado entre todos ellos, una sociedad que como indica su nombre pretendía fomentar distintas disciplinas atléticas siendo estas lideradas por el fútbol, la más importante de todas.

El grupo liderado por Astorquia, que vestía camisa partida a dos mitades blanca y azul con pantalón azul oscuro y cuyas sesiones de entrenamientos se realizaban en la getxotarra Campa de Santa Eugenia, a diferencia de su homónimo el Bilbao F.C. contó inicialmente con una plantilla integrada casi en su totalidad por jugadores vizcaínos mezcla de noveles procedentes del mundo del ciclismo como: Alejandro Acha, Luis Silva -quien empezó a jugar al fútbol en la localidad francesa de Bayona-, Enrique Goiri, José María Barquín, Mario Arana -estos dos últimos iniciados en la escocesa Dumfries-, Ramón Silva, Alejandro de la Sota -futbolista iniciado en la británica Plymouth- y el propio Astorquia; todos ellos socios del Club Velocipédico al igual que Alfred Edward Mills, el único británico de origen y también ciclista, sumándose otros más experimentados como Gregorio Eguren, quien había jugado en Manchester y más tarde el portugalajo Pedro de Larrañaga, formado como futbolista en Newcastle-on-Tine.

Entre 1898 y 1900, tanto los componentes del Bilbao F.C. como los del Athletic Club, pese a no estar registrados en el Gobierno Civil y permanecer alejados del enunciado de la Ley de Asociaciones de 1887 como viene sucediendo con las sociedades futbolísticas localizadas en el sur peninsular u otros emplazamientos geográficos del territorio nacional tal cual era costumbre a lo largo de esos años, seguirán manteniendo su personalidad jurídica intacta disputando durante la temporada en juego, desde octubre a mayo ambos meses inclusive, un buen número de encuentros al margen de la atención periodística hasta que primero en 1900 bajo el gobierno del conservador Marcelo Azcárraga se levanten las primeras voces sobre este general proceder y a continuación, en 1901 y 1902 con el nuevo impulso del Gobierno regeneracionista del liberal Práxedes Mateo-Sagasta, tales costumbres empiecen a ser profundamente cuestionadas y se imponga la obligatoria fiscalización.

1900 – 1910

Anticipándose a los reales decretos y órdenes gubernamentales que en breve se impondrán, el Bilbao F.C. como club Decano con mejor organización y clarividencia a la hora de cumplir con la Ley será quien primero regularice su situación publicitándose ante el ayuntamiento local en un momento indeterminado del verano de 1900 cuando constituyan su primera junta directiva contando con Carlos Castellanos ratificado como presidente, José Zulueta como secretario y Ramón Aras de Jáuregui en el puesto de tesorero. Meses después, en febrero de 1901 tras una serie de reuniones efectuadas en el Café García y siguiendo el ejemplo de su antecesor, será una comitiva del Athletic Club quien se encargue de redactar unos Estatutos celebrando el 5 de abril la asamblea de constitución definitiva de la sociedad, que serán aprobados el 11 de junio resultando así mismo elegida la primera junta directiva oficial con Luis Márquez como presidente, Francisco Iñiguez como vicepresidente y Juan Astorquia en el puesto de capitán, Estatutos que serán definitivamente aprobados por el Gobernador Civil el 5 de septiembre.

Cubiertos los expedientes del Bilbao F.C. y Athletic Club respectivamente ante el ayuntamiento y Gobierno Civil, los athléticos, ya con mayoría de edad, fueron llamados en otoño por sus vecinos del Bilbao F.C. con vistas a compartir los gastos que ocasionaba el arriendo de los terrenos de Lamiako -superficie mejor acondicionada que la Campa de Santa Eugenia-, siendo al principio un solo campo para, en breve, adecentarse uno continuo de modo que ambos clubs pudieran cultivar a la multitud de futbolistas que se iban sumando a sus respectivas iniciativas.

La relación entre blancos y blanquiazules era, como era de esperar, excelente a tenor de haberse fraguado ambos grupos en las campas lindantes con el Nervión durante años de modo que, una vez regularizada su situación ante las autoridades, se pensó de inmediato concertar una serie de encuentros donde dilucidar cuál de los dos primeros teams -equipos- de cada sociedad era mejor despertando, ahora sí, el interés de la prensa. Finalizados los dos primeros encuentros en tablas, de los directivos de ambos clubs surgió la idea de formalizar una selección con los mejores jugadores que resultara imbatible frente a terceros, concretándose a finales de 1901 el Club Bizcaya, una especie de team provincial reservado para las grandes ocasiones.

La igualdad de fuerzas, rota en el tercer encuentro del 16 de diciembre por 1-0 a favor de los blancos, sería vengada en el cuarto del 19 de enero de 1902 con victoria para los athléticos, coincidiéndose en el mismo mes con el surgimiento de dos nuevas sociedades: de un lado el Deusto Foot-ball Club, nacido al albergue de la Universidad con estudiantes en todas sus líneas y, a continuación, The Union Foot-ball Club, entidad que viste camisa rojiblanca a rayas con pantalón blanco donde se verifica una gran presencia de británicos en sus filas y en menor medida de vizcaínos que en el futuro se convertirá en cantera de grandes futbolistas quienes pasarán a formar parte del Athletic Club.

En el mes de marzo la popularidad del fútbol vizcaíno traspasa fronteras y los bilbaínos reciben la invitación por parte del conjunto francés Burdigala, un club constituido en 1890 radicado en la localidad de Burdeos, para realizar una serie de encuentros en ambas ciudades, presentándose la hora del estreno del flamante Club Bizcaya capitaneado por Juan Astorquia quien se impone el 9 de marzo por 0-2 en tierras galas y semanas después, en la devolución de la visita del 30 del mismo mes, por un contundente 7-0 en Lamiako. Ambos resultados, rotundos, causan sensación entre la afición local, entre los directivos que se muestran eufóricos y en el resto del país al difundirse sobremanera la noticia, produciéndose un notable crecimiento en el ego de los vizcaínos quienes se ven a sí mismos como invencibles.

Consecuencia de ello es el inmediato reto que se lanza al F.C. Barcelona, considerado el club más prestigioso y con tradición de la época a pesar de haberse constituido en 1899, una sociedad pujante que en Cataluña pisa fuerte y con la que piensan medirse en breve para valorar su real estado de forma. Nos encontramos en los inicios del siglo XX y en España empiezan a consolidarse sociedades dedicadas exclusivamente a este deporte en núcleos como Madrid y Barcelona. Son entidades organizadas, con directiva, estatutos y con una mentalidad muy similar a la bilbaína y a la que predomina en los principales países europeos, conscientes de que el asociacionismo deportivo tiene un lugar en la sociedad y que en el futuro será una pieza importante.

No habiendo sido recogido todavía por los catalanes el guante lanzado desde el combinado bilbaíno, paralelamente a estos acontecimientos y procedente de la corte española, durante los meses de marzo y abril la directiva del Madrid F.C., sociedad constituida en octubre de 1900 deseosa de demostrar su liderazgo a nivel nacional, convoca un Concurso en el cual se entregará un importante trofeo en la capital del Reino al vencedor empleando como excusa la Jura de la Constitución por parte de S.M. el Rey D. Alfonso XIII, acto al que se invita a lo más distinguido del país a nivel futbolístico. Tanto Bilbao F.C. como Athletic Club, los clubs con mayor rango en Vizcaya, son llamados al evento y, aunque inicialmente aceptan de buen grado el ofrecimiento madridista por la posibilidad de enfrentarse a los barcelonistas, finalmente a un par de días de concluir el plazo de la inscripción renuncian a lo convenido abriéndose un considerable e inesperada brecha.

Constatada la retirada de los vizcaínos, decepcionados los azulgranas por no poder actuar ante sus desafiadores, estos comunican igualmente su incomparecencia y en esas, Carlos Padrós, hermano del presidente madridista y en vistas al probable fracaso que le viene encima, empleando todas su dialéctica intercede a toda prisa para que unos y otros recompongan su actitud en beneficio del Concurso consiguiéndose, tras unos días de intenso diálogo a cuatro bandas donde Padrós ejerce de mediador, que los vizcaínos aceptan su presencia bajo la condición de acudir a Madrid no por separado sino con un combinado formado por lo mejor de las dos sociedades, el Club Bizcaya, inscribiéndose dicho team en el Concurso final y sorprendentemente como Vizcaya-Bilbao. El combinado bilbaíno, denominado Club Bizcaya en su tierra y Club Vizcaya, incluso Vizcaya Athletic Club en la prensa nacional, ocasiona acto seguido que los barcelonistas también reconsideren su predisposición y queden definitivamente inscritos, aunque a regañadientes, al ser conscientes de la gran potencialidad que el combinado vizcaíno pueda reunir.

escudo y uniforme Club Bizcaya 1902

Puesto en marcha el Concurso, los bilbaínos del Team Vizcaya superan en su primer encuentro al barcelonés Club Español de Foot-ball por 5-1, humillan al madrileño New F.C. en el segundo con el escandaloso resultado de 8-1 y acceden a la Final del día 16 de mayo donde, como deseaban, se imponen al F.C. Barcelona por 2-1 teniendo el resultado una enorme repercusión en todo el país. La alineación campeona la forman: Luisón Arana; Enrique Careaga, Pedro Larrañaga; Enrique Goiri, Amado Arana, Luis Silva; Armand Cazeaux, Juan de Astorquia, Lewis Dyer, Ramón Silva y Walter Ewans. Concluido el torneo como segundos clasificados, los azulgranas tras la derrota vierten su profundo malestar en prensa alegando que no se han podido enfrentar en igualdad de condiciones a Athletic Club y Bilbao F.C. por separado como hubiera sido lo justo, sino a un combinado de ambos muy potente aunque esta condición, con el paso de las semanas, poco a poco termina por perder consistencia al entenderse que antes de acudir a la Corte ya se sabía quiénes eran los rivales.

Tras el Concurso de Madrid las dos grandes sociedades bilbaínas vuelven a la realidad y a finales de año el Bilbao F.C. empieza a dar señales de agotamiento económico debido a la falta de pago de las oportunas cuotas por parte de algunos de sus socios que, con su actitud, comprometen el futuro de la entidad. La disminución de socios entre las filas de los blancos se acrecienta nada más empezar 1903 y Juan Astorquia, líder de los blanquiazules y con una excelente relación con sus vecinos, trata de convencer a su homónimo Luis Arana, presidente en activo del Bilbao F.C., para forzar una fusión entre ambos que dé como resultado una sociedad que sea referente en España. Iniciadas las negociaciones, el súbito fallecimiento de Carlos Castellanos precipita el desenlace en pocos días consumándose el acuerdo final el 29 de marzo cuando ambos presidentes firman la fusión, unión en la que el Bilbao F.C. queda disuelto como sociedad, todos sus socios pasan a formar parte del Athletic Club y este último, como absorbente, adquiere el patrimonio de los blancos.

La gran fortaleza que adquiere el potenciado Athletic Club es considerable y el 8 de abril de 1903 se adjudican el I Campeonato de España de Clubs de Foot-ball que organiza el Madrid F.C. en el Campo del Hipódromo, precisamente imponiéndose al titular merengue por 2-3 en un torneo que se consolidará como el más importante a nivel nacional hasta que se instaure el Campeonato Nacional de Liga por clubs a finales de los años veinte. A raíz del éxito obtenido, el Athletic Club, quien cuenta en la capital española con un importante núcleo de socios y simpatizantes de origen vizcaíno, constituye el 26 de abril en tierras castellanas una sucursal que recibe el mismo nombre, Athletic Club, pero de Madrid, siendo el origen del club colchonero que años más tarde adquirirá independencia respecto a los bilbaínos y que, en primera instancia, es presidido por Enrique Allende.

Durante la primera década del Siglo XX el fútbol bilbaíno es, junto al barcelonés, el más aventajado de todo el país seguido a corta distancia por el madrileño y en la ciudad, al margen de Bilbao F.C. y Athletic Club, los centros educativos se convierten gracias a sus modernos métodos de enseñanza en auténticos semilleros de grandes futbolistas. La Campa de los Ingleses, nombrada así por asentarse en ella un cementerio protestante donde reposan los cuerpos de muchos trabajadores británicos procedentes de las industrias cercanas y marineros de la popularísima naviera MacAndrews, se transforma para los escolares y jóvenes locales en un templo con el mismo alcance que tiene Lamiako para los athléticos, siendo sus tierras firme testigo de las carreras, patadas, pases, paradas y goles de muchachos adolescentes y en edad juvenil que juegan asociados bajo diversas.

Durante los meses de mayo y junio, en pleno disfrute del título nacional recién conquistado, el Athletic Club organiza un Campeonato Infantil, que se repetirá en lo sucesivo, para estos futbolistas en ciernes donde se inscriben hasta un total de diez clubs: Lejona F.C., de la localidad del mismo nombre, Hispania Foot-ball Club, el lasaliano The Rival Foot-ball Club constituido con alumnos del Colegio Santiago Apostol quienes mantendrán una fuerte pugna con el Basconia Foot-ball Club, formado por estudiantes escolapios, el Universidad Foot-ball Club con alumnado de la Universidad de Deusto, el Iberia Foot-ball Club, conjunto que viste camisa partida a dos mitades roja y blanca con pantalón blanco vencedor de torneo por 1-0 en la Final sobre The Rival F.C., el Victoria Foot-ball Club, el getxotarra Arenas Foot-ball Club, no vinculable con el club que adoptará el mismo nombre años después, el Estrella Foot-ball Club, el Vizcaya Foot-ball Club y el Small Athletic, versión infantil del primer club local. Con posterioridad se incorporarán el Euskeria Foot-ball Club, el Hesperia Foot-ball Club y el Aurrerá, formado también con alumnado de la productiva Universidad de Deusto.

Pese a la conquista de su primer título absoluto a nivel nacional, la reciente fusión con los blancos del Bilbao F.C. y la promesa de constituir una sociedad pujante, a finales de año los blanquiazules no atraviesan un buen momento deportivo al hallarse sin rivales de enjundia en su territorio y se teme por su continuidad, convocándose el 15 de noviembre de ese año una trascendental reunión para dilucidar el futuro del club ante la falta de entrenamientos, encuentros y pago de cuotas de los asociados optándose, para fortuna del club, seguir en activo.

Con Enrique González de Careaga en la presidencia, durante los años 1904 y 1905 el Athletic Club apenas disputa encuentros convirtiéndose The Union F.C. progresivamente en el único adversario digno de su consideración. Sin embargo, paradójicamente, siguen sumando trofeos y en 1904, organizado en esta ocasión por la Agrupación Madrileña de Clubs de Foot-ball que preside Ceferino Rodríguez Avecilla, a la par presidente del Español F.C., de Madrid, se adjudica el II Campeonato de España sin jugar un solo encuentro después del enorme lío que el máximo mandatario monta al saltarse a su antojo algunos reglas del torneo. En 1905, todavía no recuperados de la crisis institucional en la que se hallan inmersos en los últimos tiempos, los bilbaínos se presentan al III Campeonato de España con una plantilla integrada por jugadores del filial madrileño, perdiendo la Final ante el Madrid F.C. por 0-1. El revés es grande y muy sentido en Bilbao para lo cual en 1906, siendo presidente Ramón Aras, ya más recuperados y esta vez con jugadores vizcaínos, se plantan en otra Final donde les espera nuevamente el Madrid F.C. al que se le perjura venganza. No será así y el 10 de abril pierden por un abultado resultado de 1-4.

Abochornados por lo sucedido en el IV Campeonato, empezada en noviembre la nueva temporada futbolística comienzan a escucharse voces que sugieren la fusión de las dos entidades bilbaínas más importantes: Athletic Club y The Union F.C., con el fin de reunir a lo más destacado del panorama local tal cual sucediera años antes revitalizando la fórmula Club Bizcaya. Lo que suena como un rumor, pronto toma visos de realidad programándose varios encuentros entre los primeros equipos de cada club con el fin de hacer una selección pero, no bajo el formato de un ocasional equipo como se hizo en 1902, sino bajo el paraguas legal de una sociedad con Estatutos y directiva convencional que pueda acudir al Campeonato de España sin el temor de ser rechazada por no cumplir con los requisitos legales. El 29 de enero de 1907 queda formalizada la junta directiva del Club Bizkaya con Alberto Zárraga como presidente y Juan Arzuaga ostentando la capitanía de un potente club que pasa, a nivel deportivo, a estar por encima de athléticos y unionistas vistiendo camisa blanca con pantalón azul oscuro y superando en número de socios a ambos con más de trescientos adscritos frente al centenar escaso de los dos tradicionales.

escudo y uniforme Club Bizcaya 1907

Transcurridos los primeros meses de 1907 el Club Bizkaya concentra las miras de los aficionados bilbaínos sumando cada semana nuevos jugadores con los que se pretende conjuntar un buen once que acuda con garantías al V Campeonato de España, produciéndose igualmente cambios en la directiva al acceder el abogado Eugenio Martínez Sevilla, quien será años después alcalde, a la presidencia en sustitución de Zárraga. Llegado el momento de la verdad en marzo se disputa el torneo nacional que, salvo la edición de 1904, viene organizando tradicionalmente el Madrid F.C., certamen en el cual el club que más puntos y goles, en caso de empate, consiga se proclamará Campeón. Los vizcaínos, inscritos como Club Vizcaya, se imponen por 3-2 al Madrid F.C., 5-0 frente al Hamilton F.C., equipo representante del Real Colegio San Patricio de Nobles Irlandeses de Salamanca formado íntegramente por jugadores de esta nacionalidad, son derrotados dolorosamente 2-1 por el Vigo F.C. y vencen 4-0 frente al Huelva Recreation Club en la última jornada, adjudicándose supuestamente el torneo al tener mejor coeficiente anotador que el Madrid F.C. Sin embargo, a posteriori, el club organizador estima que la igualdad ha de ser rota de otra forma y planifica un encuentro de desempate a jugar el 30 de marzo, decisión que encrespa a los vizcaínos quienes, después de haberse enfrentado a Hamilton F.C. y Vigo F.C., dos sociedades a las que estiman como no inscritas en el Registro Civil contrariamente a lo establecido en las normas del torneo y cuyos partidos impugna, han de verse las caras ante los madridistas cuando, según lo establecido, el título había de viajar a Bilbao. Aceptado el desempate a regañadientes, la victoria cae en el bando madrileño por 1-0, retirándose los vizcaínos hacia su tierra enojados por lo sucedido y con la prensa bilbaína enfrentada a la organización por el trato recibido. La alineación de los representantes bilbaínos en la Final fue la siguiente: Larrea, A. Sena, Arzuaga, M. Sena, Simmons, García, Cardenas, Murga, Irizar, Celada y Asuero.

En 1908 Alberto Zarraoa accede a la presidencia del Athletic Club, sociedad que pasa por horas bajas al igual que sucede con The Union F.C., ambos superados por la aparente consistencia del Club Bizkaya, entidad que en el mes de abril declina acudir al VI campeonato de España muy dolido por la actuación del Madrid F.C. en la edición anterior. A la Fase Final, disputada en el Estadio O’Donnell, tan sólo accederán Madrid F.C. y Vigo F.C. imponiéndose los primeros en medio de una crispación general a nivel nacional. En el ámbito regional, desde Bilbao se impulsa la constitución de una Federación del Norte que aglutine sociedades vizcaínas, guipuzcoanas, alavesas, cántabras y asturianas que no llega a buen puerto, llevando así mismo el liderazgo para la constitución de otra, pero a nivel nacional, que organice de forma independiente un Campeonato de España donde presuntamente no se imponga la voluntad de unos sobre los otros.

El experimento del Club Bizkaya a medida que pasan los meses va perdiendo fuelle y, recién empezada la temporada 08/09, su presencia es nula. La situación futbolística en Bilbao parece tomar otro cariz, los cambios llegan lentamente y, con la gestión de Zarraoa, el otrora indiscutible Athletic Club comienza a finales de 1908 a recuperar el cetro local convirtiéndose en el máximo representante en cuestiones futbolísticas. La directiva bilbaína, consciente de la crítica situación por la que ha pasado el club en los últimos tiempos, impulsa el fútbol en los centros colegiales animando a los chavales su práctica para con los más destacados del día de mañana revitalizar su débil cantera y lo mismo sucede con la Universidad de Deusto, institución que promueve el fútbol para recuperar parte de los clubs que de ella salieron apenas hace unos años.

A finales de año los blanquiazules acuerdan una serie de encuentros con el donostiarra San Sebastián F.C. de reciente constitución que está en proceso de transformación para asociarse con el Club Ciclista y poder así, bajo el paraguas legal de estos, acudir al Campeonato de España dado que se requieren participantes con al menos un año de registro. Los encuentros son disputadísimos y la fortaleza de los donostiarras puede con los bilbaínos quienes, sorprendidos por su alto nivel, proponen a los guipuzcoanos crear un team combinado por lo mejor de ambos que represente al fútbol vasco en el máximo torneo nacional. Las negociaciones, llenas de trabas, no fructificarán y en el VII Campeonato de España de 1909 acuden ambos clubs por separado debiéndose enfrentar entre sí en ronda previa con victoria de los donostiarras, a la postre vencedores del torneo, antes de acceder a las Semifinales por 4-2 ante un once bilbaíno plagado de jugadores residentes en Madrid. Cabizbajos por su derrota, al Athletic Club todavía le queda un importante trecho antes de recuperar su mejor nivel competitivo.

1910 – 1920

Durante 1910 existen dos Federaciones Nacionales separadas entre sí, la Federación Española de Foot-ball y la Unión Española de Clubs de Foot-ball, perteneciendo los conjuntos vascos a esta última. El 7 de septiembre de 1909 nace la Sociedad de Foot-ball al cambiar de nombre el Ciclista F.C. de San Sebastián, pero la Unión Española de Clubs no admite entidades con pocos años de vida, con lo cual los donostiarras se inscriben en el torneo con el nombre de otro club, el Vasconia Sporting Club, sociedad de mayor antigüedad, llegando a la Final ante el Athletic Club en la que son derrotados por 0-1.

En 1910 el Athletic Club se traslada al Campo de Jolaseta en Neguri por el aumento de su masa social, adoptando la hoy en día clásica camisa rojiblanca y ganando la Copa de 1911 en su propio feudo ante el C.D. Español de Barcelona por 3-1. Como el Campo de Jolaseta anda distante del propio Bilbao, se decide construir un nuevo campo, ahora en la misma villa, dando como resultado el 21 de agosto de 1913 el estreno del Campo de San Mamés, junto a la Gran Vía bilbaína, con un encuentro entre el Athletic Club y el Racing Club de Irún, con resultado final de empate 1-1 anotando el primer gol Pichichi. En la Copa del Rey se pierde la Final disputada en Madrid ante el Racing Club de Irún: 2-2 tras prórroga en el primer encuentro y 0-1 en el segundo encuentro de desempate. Aún ganarán los bilbaínos tres Copas más mostrando su poderío, la de 1914 ante el España F.C. de Barcelona, 2-1; la de 1915 ante el Real C.D. Español, 5-0; y la de 1916 ante el Madrid F.C. por 4-0. Son los tiempos de: Belauste, Ibarretxe, Pitxitxi, Zubizarreta y Acedo. El Athletic Club consigue también el Campeonato del Norte en las ediciones de 1914, 1915 y 1916; pero a partir de entonces es superado por el Arenas Club de Guecho, quien pasa a disputar la Copa de España.

1920 – 1930

Recién estrenados los años veinte, el club conquista el Campeonato del Norte en las ediciones 1920 y 1921, pasando desde 1922 a ser denominado Campeonato de Vizcaya por la separación de Guipúzcoa. El club bilbaíno es el gran dominador de este torneo, ganando también en los años siguientes: 1923, 1924, 1926, 1928 y 1929. En la Copa del Rey pierde la Final de 1920 ante el F.C. Barcelona por 0-2, conquistando las ediciones de 1921 ante el Athletic Club de Madrid, ya independizado, con el resultado final de 4-1, y la de 1923 ante el C.D. Europa por 1-0. Socialmente el club gana adeptos y San Mamés se amplia con nuevas gradas. Los rojiblancos que cuentan con Sesúmaga y Sabino en los primeros años, en el segundo lustro ya no consiguen levantar el título de Copa. En 1928 se acuerda formar el Campeonato Nacional de Liga y el Athletic Club como entidad más laureada, entra a formar parte de la Primera División, debutando en la temporada 28/29 con un tercer puesto. En la campaña 29/30 consigue su primer título de Liga sin perder un solo encuentro.

1930 – 1940

Se inicia en la década de los treinta un periodo espléndido, cortado de raíz por la Guerra Civil, en el que se obtendrán numerosos títulos. A nivel regional se conquista el Campeonato de Vizcaya en los años 1931, 1932, 1933 y 1934. En la Copa de España (de la II República entre 1932 y 1936), se obtiene el entorchado en cuatro ocasiones consecutivas: en 1930 ante ante el Real Madrid F.C., 3-2; en 1931 ante el Real Betis Balompié, 3-1; en 1932 ante el F.C. Barcelona, 1-0; y en 1933 ante el ahora Madrid F.C. por 2-1. El Athletic Club cuenta con un equipazo que es base de la Selección Nacional, destacando grandes jugadores como el meta Blasco, Castellanos, Urquizu, Muguerza, Lafuente, Iraragorri, Bata y Gorostiza. En el Campeonato de Liga se convierte en el gran dominador siendo el club más admirado de todo el estado, pues en la temporada 30/31 es Campeón en un triple empate con Real Racing Club de Santander y Real Sociedad de Foot-ball, en la 31/32 es subcampeón a tres puntos del Madrid F.C., en la 32/33 nuevamente subcampeón tras los merengues y en la campaña 33/34 Campeón absoluto. En la temporada 34/35 es cuarto, mientras que en la 35/36 consigue su tercer título de la década.

La Guerra marca profundamente a la institución vizcaína y los acontecimientos políticos propician que, tras unos meses de incertidumbre, gran aparte de la plantilla se integre en el combinado Euskadi, un equipo formado íntegramente por jugadores vascos procedentes de varios clubs que iniciará una gira internacional por varios países durante un par de años y que como si de una selección vasca se tratase, concertará numerosos encuentros hasta que en junio de 1939 acabe su aventura incorporándose algunos de sus jugadores a clubs sudamericanos, colgando las botas otros y volviendo el resto a la península meses o años después.

La Guerra es cruenta con el club y este queda diezmado, no pudiendo acudir a la Copa del Generalísimo de 1938-39 ante la falta de mimbres. En su lugar y desde el club rojiblanco, se compone un equipo que actúa bajo el nombre de Bilbao Athletic Club y que está compuesto por numerosos juveniles y jugadores de la provincia con mucho porvenir. La vida de este equipo es efímera y pronto la sociedad bilbaína recompone su estructura en 1939 para garantizar la continuidad del club. Se incorporan nuevos jugadores, se peina el territorio vasco en busca de talentos y con algunos jugadores en activo del pasado, se arma de nuevo el equipo.

1940 – 1950

Con estos mimbres participa ya en el Campeonato de Liga 39/40, obteniendo el tercer puesto y mejorando en la edición 40/41 en la que es subcampeón. En 1941 cambian de denominación por la ley gubernamental anti extranjerismos, pasando a ser Atlético de Bilbao y abandonando el clásico de Athletic Club. Empiezan a despuntar grandes jugadores como Lezama, Iriondo, Zarra, Unamuno, Panizo y Gaínza, conquistando en la temporada 42/43 el título de Liga. Llega el Atlético copero, y durante la década se adjudican la Copa del Generalísimo en tres ocasiones: la de 1943 ante el Real Madrid C.F., 1-0 con gol de Zarra en la prórroga; la de 1944 ante el Valencia C.F., 2-0 obra de Zarra y Escudero; y la de 1945 igualmente ante el Valencia C.F. por 3-2 con gol de Iriondo en el último minuto; y perdiendo la de 1942 ante el C.F. Barcelona, 3-4 al final de la prórroga; y la de 1949 ante el Valencia C.F., con un ajustado 0-1 anotado por el valencianista Epi.

1950 – 1960

Los años cincuenta, sobre todo a partir del segundo lustro en el cual se consiente la participación de jugadores extranjeros, va a significar la pérdida de potencial frente a los poderosos clubs de Madrid y Barcelona. El Atlético de Bilbao fragua el empleo exclusivo de jugadores nacionales durante este tiempo, vascos en gran medida, consiguiendo llevar esta postura hasta nuestros días. Son años en los que permanece como aspirante al título, pero la entrada de extranjeros supone un freno a sus aspiraciones. El único título de Liga se obtiene la campaña 55/56, lo que le da derecho a participar por primera vez en la Copa de Europa, en la que es eliminado en octavos ante el Liverpool F.C.. En el torneo de Copa echa el resto y consigue conquistar cuatro títulos: el de 1950 ante el Real Valladolid Deportivo, 4-1; en 1955 ante el Sevilla C.F., 1-0; en 1956 ante el Club Atlético de Madrid, 2-1; y en 1958 ante el Real Madrid C.F., 2-0; perdiendo la Final de 1953 ante el C.F. Barcelona por 1-2. El equipo de finales de los cincuenta es recordado como el de “los aldeanos”, con: Carmelo, Artetxe, Mauri, Uribe, Etura, Arieta y Aguirre.

1960 – 1970

Los años sesenta son mucho más duros en el Campeonato de Liga pues no se obtiene título alguno, todo lo más cercano es el subcampeonato de la temporada 69/70. La entidad bilbaína ha de conformarse con la Copa de 1969 ganada al Elche C.F. tras vencer 1-0, dado que las finales de 1966 y 1967 se pierden ante Real Zaragoza C.D., 0-2 y Valencia C.F., 1-2, respectivamente. Desde la sesión 1965/66 la denominación del club pasa federativamente a ser Club Atlético de Bilbao, paseándola por todo el continente gracias a sus numerosas intervenciones en competición europea. Varias son sus participaciones en la Copa de Ferias, disputando la edición 64/65, y de manera consecutiva las de las temporadas 66/67, 67/68 y 68/69, sin llegar nunca a superar los cuartos de final. Su debut en la Recopa se produce la 69/70, siendo eliminado en dieciseisavos frente al Manchester City F.C., futuro campeón. Con todo, el gran triunfador de la década es el meta Iríbar, apodado el “Txopo”.

1970 – 1980

Iniciados los años setenta, en enero de 1971 se efectúa la inauguración de las instalaciones de Lezama, que con una inversión inicial de cuarenta millones de pesetas será base de la cantera bilbaína de la que saldrán tantos jugadores y que se convertirá con el tiempo en un icono. Ese mismo año de 1971 la entidad bilbaína empieza a emplear a nivel federativo su denominación primitiva con vocablos británicos aunque ya lo venía haciendo de modo interno, siendo uno de los pioneros y pasando a ser Athletic Club de Bilbao, paso que posteriormente será oficializado a nivel nacional dando pie en 1973 a la derogación de la Ley que prohibía los extranjerismos. Es precisamente ese año cuando se conquista una nueva edición de la Copa del Generalísimo, ante el C.D. Castellón y por 2-0.

En el año 1977 tienen una nueva oportunidad, pero la desaprovechan al caer en la tanda de penaltis ante el Real Betis Balompié tras empate final de 2-2. Durante esta Final se lanzan veinte penaltis nada menos. En Liga no se obtienen buenos resultados, tan solo pasaportes a la Copa de la UEFA y Recopa, destacando jugadores como: Irureta, Villar, Churruca, Dani, Rojo y Amorrortu, en un año en el que vuelven a ser Athletic Club como antaño. Pero el gran logro es su presencia en la Final de la Copa de la UEFA de 1977 a doble partido, con Koldo Aguirre de entrenador, y tras eliminar a rivales de la talla de: Újpest Dózsa S.C., F.C. Basel, A.C. Milan, F.C. Barcelona y R.W.D. Molenbeek. El rival es la Juventus F.C. de Turín; 1-0 en la ciudad italiana y 2-1 en San Mamés, valiendo doble los goles obtenidos fuera de casa y siendo inútiles los goles anotados por Irureta y Carlos Ruiz.

1980 – 1990

Los ochenta significan la vuelta de “los leones” y la obtención de dos títulos de Liga, temporadas 82/83 y 83/84, con Javier Clemente en el banquillo. Ambas se obtienen en el último partido de Liga y suponen una gran alegría para una afición que no la disfrutaba desde 1956. Grandes jugadores como: Zubizarreta, Goikoetxea, De la Fuente, De Andrés, Liceranzu, Patxi Salinas, Noriega, Argote y Sarabia, son sus estrellas, conquistando la Copa del Rey de 1984 ante el F.C. Barcelona por 1-0. La consecución de las dos ligas le permite entrar de nuevo en la máxima competición continental, cayendo la edición 83/84 en octavos ante el futuro campeón, Liverpool F.C., y la 84/85 en dieciseisavos frente al F.C. Girondins de Bordeaux. Tras unos años consiguiendo entrar en competición europea, el Athletic Club sufre un bajón a finales de década por el envejecimiento de su plantilla. San Mamés es sede oficial durante el Campeonato del Mundo de 1982, siendo reformado para la disputa de tal evento.

1990 – 2000

Su gran cantera de Lezama no rinde los frutos esperados durante los noventa, pese a la entrada de nuevos valores procedentes del filial, y el club entra en una crisis evidente de resultados. Dada su condición de club económicamente saneado, en 1992 no entra en el plan de Sociedades Anónimas Deportivas establecido para los clubs endeudados, con lo cual es uno de los cuatro en todo el país que disfruta esta condición en competición profesional. A medida que progresa la década, las clasificaciones son más preocupantes y en la temporada 95/96 se finaliza decimoquinto temiéndose por su descenso a Segunda División, categoría en la que es junto a Real Madrid C.F. y F.C. Barcelona, único club que no ha descendido desde la fundación de la Liga en la temporada 1928/29.

En la campaña 97/98 obtienen el subcampeonato en Liga con jugadores como: Larrazabal, Alkiza, Karanka, Ziganda, Roberto Rios, Lasa y Lacruz, además de poder jugar la campaña 98/99 en la Liga de Campeones. En este torneo comparte grupo con Juventus F.C. de Turín, Galatasaray S.K. de Estambul y Rosenborg B.K. de Trondheim, consiguiendo una victoria, tres empates y dos derrotas que impiden su pase a octavos de final al acabar último de grupo. A destacar que es la primera década en la que no obtiene título alguno, ni en Liga ni en Copa, siendo este último un torneo del que era clásico en todas sus ediciones.

2000 – 2010

Estrenado el nuevo siglo, el Athletic Club renueva su plantilla y combina jugadores experimentados con nuevos talentos, destacando piezas como Julen Guerrero, Del Horno, Yeste, Orbaiz y Aranzubia, que tampoco consiguen devolver a la entidad a tiempos pretéritos y gloriosos. Su última participación en competición europea se remonta a la edición 2004/05 en la Copa de la UEFA, superando en primera ronda al Trabzonspor Kulübü, proclamándose campeón de la fase de grupos junto a: F.C. Steaua Bucaresti, Parma F.C., Besiktas J.K., Royal Standard de Liège; y caer eliminado en dieciseisavos frente al F.K. Austria Wien.

Se caracteriza el club vizcaíno por su política de jugadores, siendo el único club profesional que no admite los procedentes del extranjero, centrándose en especial en la contratación de nativos de Euskadi, Navarra, País Vasco francés y jugadores que aunque procedentes de otras regiones, hayan sido formados en su cantera. En la actualidad, el club anda inmerso en una gran crisis deportiva y la escasa salida de talentos les está cargando sobremanera de tensión en cada temporada.

Pese a ello, en la edición de la Copa del Rey de 2009 llegan a la Final ante el F.C. Barcelona disputada en Valencia, perdiéndola por un resultado desfavorable de 1-4 con único gol de Toquero. En la campaña 09/10 ocupan el octavo puesto en Liga tras mostrar su fortaleza en San Mamés, concentrando parte de sus ilusiones en la Europa League en donde entran en la Tercera Ronda Previa ante los suizos del B.S.C. Young Boys: 0-1 en casa y 1-2 en Berna; y en donde superan en Cuarta Ronda al noruego Tromso I.L.: 3-2 en casa y 1-1 en la vuelta; pasando a la Fase de Grupos en donde quedan segundos tras el S.V. Werder Bremen y superan a C.D. Nacional de Madeira y F.K. Austria Wien, con escándalo incluído en la vuelta por el pésimo comportamiento de los aficionados del club vienés. En dieciseisavos son eliminados por el R.S.C. Anderlecht: 1-1 en casa y 4-0 en Bruselas. En la Copa sin embargo son apeados sorpresivamente en dieciseisavos por el Rayo Vallecano de Madrid: 2-0 en la capital y 2-2 en San Mamés.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 mejoran su rendimiento en Liga y con la llegada y confirmación de nuevos valores son sextos tras un torneo en el que San Mamés es decisivo para sumar puntos y en donde a domicilio muestran una imagen más combativa que en años precedentes, notándose la mano de su técnico Caparrós quien imprime su impronta en el conjunto rojiblanco. La edición 11/12 es magnífica y de la mano del técnico argentino Marcelo Bielsa la afición bilbaína consigue recobrar viejas sensaciones al disponer de hasta dos ocasiones para conseguir un título. Lamentablemente estos no llegan, pero el papel de los vizcaínos es notable. En la Liga de Europa comandan su grupo precediendo a F.C. Red Bull Salzburg, Paris Saint-Germain F.C. y S.K. Slovan Bratislava, eliminando en Dieciseisavos al F.C. Lokomotiv Moscú; 2-1 en la capital rusa y 1-0 en casa, en Octavos al Manchester United F.C.; 2-3 en la ciudad británica y 2-1 en casa, al F.C. Gelsenkirchen Schalke 04 en Cuartos; 2-4 en la ida y 2-2 en casa y al Sporting Clube de Portugal en Semifinales; 2-1 en la ida y 3-1 en casa. En la Final son superados claramente por el Club Atlético de Madrid por 0-3. En el Campeonato de España realizan también un gran torneo y llegan a la Final que se disputa en el Vicente Calderón de Madrid. Allí les espera el F.C. Barcelona quien les derrota igualmente por 0-3. Su comportamiento en Liga es mucho más discreto y terminan décimos. El 16 de septiembre de 2013 se inauguró el Nuevo Estadio de San Mamés, con un encuentro de Liga frente al R.C. Celta de Vigo con resultado final de 3-2 para los locales, anotando el brasileño Charles Dias el primer gol del nuevo terreno de juego.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Foot-ball, Basse-ball y Lawn-Tennis. Alejandro Barba. Ed. Sucesores de M. Soler (1912).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Athletic Club, 1898-1998: Crónica de una leyenda. Alfonso Carlos Sáiz Valdivieso. Editorial Everest (1998).
  • Historia del Athletic Club. José Mari Múgica, Paco Crespo y Juanjo Baños. Ed. Athletic Club de Bilbao (1985).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Nervión. Diario.
  • Gazeta del Norte. Diario.
  • www.memoriasclubdeportivobilbao.blogspot.com.es Blog.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Granada Club de Fútbol, S.A.D.

 

Escudo Granada C.F., S.A.D.

 

PLANTILLA, PREANÁLISIS Y DATOS DE LA TEMPORADA 2021-2022:

fuente: www.as.com

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Granada Club de Fútbol, S.A.D.
  • Ciudad: Granada
  • Provincia: Granada
  • Comunidad Autónoma: Andalucía
  • Fecha de constitución: 6 de abril de 1931
  • Fecha de federación: 18 de diciembre de 1931

 

DATOS SOCIALES:

  • Presidente: D. Jiang Lizhang
  • Dirección social: c/ Pintor Manuel Maldonado, s/n – 18.007 Granada
  • Teléfono: 958253300
  • Correo electrónico: prensa@granadacf.net
  • Dirección del estadio: c/ Pintor Manuel Maldonado, s/n – 18.007 Granada
  • Web oficial: www.granadacf.es
  • Facebook oficial: Granada CF
  • Twitter oficial: @GranadaCdeF
  • Canal Youtube oficial: GCFTV

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Recreativo Granada (1931-1940)
  • Granada Club de Fútbol (1940-2011)
  • Granada Club de Fútbol, S.A.D. (2011-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

 2 Ligas de Segunda División A:

  • 1956/57
  • 1967/68

3 Ligas de Segunda División B:

  • 1982/83
  • 1999/00
  • 2009/10

3 Ligas de Tercera División:

  • 1933/34
  • 2003/04
  • 2005/06

1 Copa de Campeón de Segunda División B:

  • 2009/10

 

ESTADIO:  

  • Nombre: Estadio Municipal Nuevo Los Cármenes
  • Inauguración: 6 de junio de 1995
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal Nuevo Los Cármenes (1995-)
  • Capacidad: 22.524 espectadores

OTROS ESTADIOS:

 

  • Campo de las Eras de Cristo (1931)
  • Campo de La Tablas (1931-1934)
  • Stadium de Los Cármenes / Estadio Los Cármenes (1934-1995)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL GRANADA CLUB DE FÚTBOL, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Granada CF

UNIFORMES DEL GRANADA CLUB DE FÚTBOL, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Granada CF

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN GRANADA:

Situada en la cabecera de una amplia y fértil vega junto al Río Genil y a pie de las estribaciones occidentales del macizo de Sierra Nevada, la ciudad de Granada es una dinámica ciudad que cuenta con un considerable patrimonio histórico-artístico, monumental, cultural y etnológico que, junto a su universidad, la han convertido en un destacado foco de relevante atracción turística y estudiantil.

Los orígenes del fútbol, más antiguos de los reconocidos tradicionalmente, se inician en 1897 cuando ya en la prensa local se cuentan los progresos de algunos jóvenes quienes se caracterizan, a criterio del periodista, “por jugar con una pelota del tamaño de un melón no muy grande”. Nada más se sabe hasta 1903, año en el cual dentro de las fiestas de Corpus Christi, se incluye en su programación la ejecución de un encuentro de exhibición a disputar por un grupo de aficionados madrileños en el Hipódromo de Armilla debido a la falta de un espacio reglamentario en condiciones.

Con inmediata posteridad el protagonismo lo adquiere Percy Thackeray, profesor de inglés de origen británico cultivado futbolísticamente en Londres quien, rodeado de jóvenes alumnos, los adiestra en el arte del balompié. Como consecuencia de sus lecciones en 1907 será constituido el primer club nazarí con carácter serio, la denominada Sociedad de Foot-ball Granada o como consta oficialmente, Granada Foot-ball Club, entidad presidida por Emiliano Rodríguez Marchena.

Thackeray y su alumno más aventajado, Melchor Almagro Sanmartín, se encargarán con motivo del Corpus de 1909 de organizar el Campeonato de Granada, torneo donde se ofrece una copa de plata donada por el ayuntamiento al vencedor del encuentro disputado entre los dos opositores: Granada F.C. y el Athletic Club de Granada, conjunto fundado apenas un tiempo antes. Llevado a cabo el 16 de junio en el Hipódromo de Armilla, los foot-ballistas se impondrán a los athléticos por 2-0.

El progreso de Granada F.C. y Athletic Club Granada será efímero desapareciendo ambos casi de inmediato ante la falta de escenarios deportivos en la ciudad y el inconveniente que supone, para mantener un grupo cohesionado, desplazarse hasta la vecina localidad de Armilla. En febrero de 1913 Granada experimenta una segunda acometida futbolística con la constitución del Sierra Nevada F.C., sociedad que viste camiseta rojiblanca con pantalón blanco, centra su actividad nuevamente en el Hipódromo de Armilla teniendo su sede social en la Gran Vía y en 1914, fruto del interés de sus socios pasa a ser denominada Real Sociedad Sierra Nevada F.C. al ser apadrinada por S.M. D. Alfonso XIII. Contrariamente a sus antecesores, la entidad granadina se mantendrá viva durante un mayor periodo de tiempo arrastrando a otros grupos de aficionados a constituir nuevas sociedades como el Sacro Monte F.C., rival con el que se enfrentará a partir de 1917 o el Sporting Club, sociedad de corte similar a la anterior.

A finales de los años diez el Real Sierra Nevada F.C. reduce considerablemente su presencia en los campos de fútbol y desaparece definitivamente surgiendo algunos clubs sin trascendencia como el Alhambra F.C. y el Alfonso XIII F.C. En 1920 algunos antiguos jugadores sierraneveños junto a otros de nueva generación constituirán el España F.C., sociedad que construirá su propio terreno de juego en el Callejón del Pretorio, principio del camino a Huétor Vega. El España F.C. tiene aires de grandeza y, como ya sucediera con la Real Sociedad Sierra Nevada F.C., en 1921 solicita y consigue de S.M. D. Alfonso XIII la presidencia honoraria del club pasando a ser denominado en lo sucesivo Real Sociedad España F.C. Uniformados igualmente con camisa rojiblanca y pantalón blanco, los granadinos se inscribirán en la Federación Regional del Sur, participando en la Serie B de Primera Categoría donde no obtienen buenos resultados al ser su nivel balompédico inferior al de otras sociedades andaluzas preferentemente de Sevilla y Málaga con más años de experiencia.

La contratación de un par de encuentros de exhibición del R.C.D. Español, de Barcelona, con Ricardo Zamora como gran atracción para enfrentarse ante el anfitrión Real Sociedad España F.C., despertará el interés de muchos jóvenes y aficionados adaptándose en 1923 dos nuevos recintos que, aunque sin apenas condiciones, permiten la práctica del fútbol: el Campo del Aeródromo, administrado por el Ejército del Aire junto al Hipódromo de Armilla y el Campo de Cocheras, junto a las naves donde la empresa Tranvías Eléctricos de Granada S.A. guarda sus vehículos. Los dos recintos propiciarán la constitución de nuevos clubs que darán un gran impulso al balompié local siendo la del Español F.C. en septiembre de 1923 la que más repercusión alcance. Con camisa grana y pantalón azul, el Español F.C. competirá durante la temporada 23/24 en Segunda Categoría junto al Granada F.C., conjunto también de reciente creación sin relación alguna con su homónimo antecesor donde militan algunos veteranos con pasado futbolístico en los años diez.

El conjunto españolista no querrá ser menos que la R.S. España F.C. y, tras ser solicitado el apadrinamiento, en diciembre de 1923 y con apenas unos meses de vida se le concede el título honorífico buscado pasando al ser conocido como Real Sociedad Español F.C. Entre 1923 y 1924 Granada experimenta un gran desarrollo deportivo y a estos clubs se les unen otros como el Patria F.C., con base en el aeródromo tutelado por el suboficial Luis Dorado Ríos, un segundo Athletic Club y los repletos de estudiantes Real Colegio de Santiago y Real Colegio de San Bartolomé.

Real Sociedad España F.C. y Real Sociedad Español F.C. mantendrán durante un año hasta cinco desafíos donde los españistas, los Decanos, nunca lograrán imponerse a los españolistas, consiguiendo en la campaña 24/25 estos últimos competir en la Grupo B regional donde militan los rojiblancos. La contratación de jugadores foráneos, muchos de ellos sevillanos, el poco atractivo de la Serie B con clubs que no llenan los respectivos aforos del Campo de Cocheras y del Campo del Pretorio, más los desacertados encuentros amistosos que se contratan con clubs de las provincias vecinas para tratar de compensar las cuentas, serán la ruina de las dos sociedades disolviéndose el 28 de octubre de 1924 los españistas con una deuda superior a las treinta y cinco mil pesetas y un año después, el 9 de diciembre de 1925, los españolistas.

El fútbol local entra en crisis y los conjuntos modestos asumen la continuidad de este deporte surgiendo paralelamente en 1924 el Salinas F.C., que viste camisa gualdinegra con pantalón negro, la Balompédica de Granada, conocida popularmente como del Realejo, el Mondragón B.B., el Racing Club, el Pescadería F.C. y el Regional F.C. en una primera acometida, apareciendo poco después y en el mismo año la S.D. La Paz, el Himalaya F.C., el Estrella F.C., la sección balompédica del Club Ciclista, el Hispania F.C. y la Unión Sportiva.

En 1926 se levanta un nuevo recinto: el Campo de los Mondragones, sede de la Balompédica de Granada quien se convierte durante el segundo lustro de los años veinte en el único club federado en la ciudad compitiendo dentro de la Segunda Categoría. Son años de vacas flacas y desde la prensa se reclama la construcción de un Campo de Deportes como los que hay en las grandes capitales andaluzas y en otras localidades de la región con menos habitantes que la ciudad nazarí.

Los síntomas de recuperación son muy tibios y cuando los hay tienen como protagonistas a jóvenes universitarios. En la campaña 28/29, a raíz de la implementación del Campeonato de Liga por parte de la RFEF, desde el sindicato estudiantil F.U.E. se establece un campeonato para clubs locales que conquista el Sporting Club Universitario. En la edición siguiente, 29/30, son siete los aspirantes: Granada F.C., el gran favorito, Unión Granada, el novel Bataclán F.C., el Sporting Club Universitario, el C.D. Granadino, quien a la postre será el ganador del torneo con el mejor equipo, el Sur de España F.C. y el Club Recreativo Español, sociedad ésta última que tendrá una relevante importancia en el futuro próximo.

En el Campeonato de la sesión 30/31 una vez más Granada F.C. y C.D. Granadino rivalizarán por determinar quién de los dos ostenta la hegemonía en la ciudad, apareciendo nuevos clubs como el Iliberis F.C. que aporta mucha juventud, pero especialmente uno que en breve adquirirá una gran trascendencia.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1931 – 1940

A principios de 1931 la ciudad de Granada contaba con casi una decena de clubs muy humildes, cada uno con su limitado grupo de seguidores, pero la realidad marcaba un solar futbolístico a nivel federado. Todas las iniciativas nacidas con ese pretexto durante los años veinte habían, por una causa u otra, fracasado. La falta de un Campo de Deportes con medidas reglamentarias, condiciones higiénicas, vallado y comodidades para los espectadores era una cuestión pendiente que nunca se pudo atender correctamente y, por si fuera poco, ninguno de los distintos clubs que habían osado, con mayor o menor fortuna, federarse logró contar con un patrimonio y liquidez suficientemente holgados como para poder sufragar los costes del profesionalismo encubierto o marrón tan de moda a lo largo de la década y a su vez tan imprescindible si se quería estar arriba.

Granada siempre dio buenos clubs amateurs, con una cantera inagotable donde jugar por jugar era la premisa más importante. Uno de ellos, el Club Recreativo Español, había sido constituido en 1924 como resultado de la afición de una numerosa familia del barrio del Albaicín, los Amigo, donde un grupo de primos hermanos junto a distintos amigos daban rienda suelta cada domingo por la mañana a su vigor juvenil. Durante sus primeros años de existencia, con medios muy exiguos, permanecieron siempre ajenos a los campeonatos locales y en 1929, arrastrados por la tendencia general que había en todo el país con la creación de las Ligas profesionales, lograron poner una pica en Flandes apuntándose al torneo organizado por la F.U.E.

El Campo de los Mondragones por esas fechas era el principal recinto nazarí y raro era que aficionados, curiosos y transeúntes no se dieran cita allí para comprobar las evoluciones de los clubs y campeonatos. Un grueso de la familia Amigo, dedicada a la madera, mantenía una gran amistad con Julio López Fernández, ebanista y tallador de la calle Portería de Santa Paula, con lo cual éste, asiduo como era, no tardó mucho en simpatizar con los miembros del Club Recreativo Español y proponerles la idea de crear un club que representara a toda la ciudad a nivel federado. La propuesta no cayó en balde y, con la ayuda financiera de aquel inesperado mecenas, los muchachos del casi insignificante club recreativista decidieron poner punto y final a aquel proyecto que les había mantenido unidos desde 1924 y crear uno nuevo más ambicioso.

Constituido el 6 de abril de 1931, en su primera reunión adoptaron el nombre de Club Recreativo Granada, eligiéndose una junta directiva donde, como era de esperar, la presidencia recayó en Julio López Fernández mientras secretario y tesorero era José Amigo Vico viéndose acompañados por Manuel del Río y Antonio Trujillo. Confeccionados los Estatutos a lo largo de la semana siguiente, el día 12 fueron depositados en la Federación Regional del Sur y, en segunda instancia, como mandaba la Ley de Asociaciones y era preceptivo, en el Registro de Asociaciones sita en la sede del Gobierno Civil el día 14 para ser estudiados por el Gobernador, aprobándose una semana después para alegría de todos.

Decidido el uso de camiseta blanca con pantalón blanco, los colores del antiguo Club Recreativo Español como los distintivos de la sociedad, el asunto más urgente que se convirtió en amplio tema de debate de todos los socios fue la disponibilidad de un terreno de juego, objetivo que gracias a la intermediación de Julio López y la inestimable ayuda de Eufrasio Martínez, funcionario del ayuntamiento y cronista deportivo del periódico El Defensor Granadino, se pudo conseguir del consistorio aprovechándose una Ley que obligaba a las localidades con más de cien mil habitantes a disponer de una Campo de Deportes. En el mes de mayo, fruto de la insistencia tanto de palabra como a través de la prensa, les eran cedidos provisionalmente unos terrenos en las Eras de Cristo junto a la antigua cárcel de la carretera de Jaén.

Conseguido un espacio donde jugar, el paso siguiente para cumplir con las normas federativas era vallarlo y adecentarlo, aprovisionándose el club de unas tablas de álamo negro que se pudieron adquirir gracias a un familiar de los Amigo quien costeó el cargo. Perímetro del campo, vestuarios y caseta para el árbitro salieron de allí, aprovechándose algunas tablas sobrantes para levantar una pequeña tribuna con cinco alturas. Cumplida toda la tramitación burocrática y bien encaminado el club, con la conciencia tranquila por el trabajo hecho Julio López presentó la dimisión el 3 de diciembre siendo sustituido por Enrique Carmona Ros, debutándose oficialmente en Liga el día 6 dentro de la Tercera Categoría en un encuentro disputado en Jaén frente al Deportivo Jiennense, el segundo club en importancia tras la Olímpica Jiennense, con victoria por 1-2, ambos tantos de Bombillar. Con nueva sede en la calle Sierpe Alta, 6, el Club Recreativo Granada fue segundo esa campaña tras la U.D. Andújar.

Dimitido Enrique Carmona el 20 de julio tras unos meses llevando el timón y sustituido por Gabriel Morcillo, en la edición 32/33 la Federación Regional del Sur creó un grupo de Segunda Categoría para los clubs malagueños y granadinos, pasando los recreativistas a formar parte de este por categoría y condiciones de su feudo deportivo. Con Morcillo al frente, el club adoptó los colores blanquiazules para la camiseta y el negro para el pantalón, regresando al blanco original dos años después con el cambio de directiva.

Paralelamente a todos estos sucesos Granada disfrutó a partir de la temporada 32/33 con un segundo club federado que coincidió con el Club Recreativo Granada, el C.D. Español, sociedad que tuvo su sede en la Gran Vía, 65 y vistió camiseta azulgrana con pantalón azul empleando como terreno de juego el del Club Recreativo Granada. La trayectoria de este club en la competición andaluza no se alargó demasiado y, terminada la campaña 33/34, en la siguiente sesión se retiró a la competición doméstica.

En cuanto al Club Recreativo Granada fue segundo tras el Antequera F.C., consiguiendo ascender a Primera Categoría a la par que se clasificó para jugar en Tercera División, fase en aquellos tiempos eliminatoria para decidir qué clubs ascendían a Segunda División.

Durante este periodo de tiempo el Campo de las Tablas situado en las Eras del Cristo se quedó de repente corto de aforo. Los aficionados granadinos se habían volcado con el club y, fruto de sus éxitos, distintas personas con haberes fueron llegando paulatinamente a la directiva. En la mente de todos estaba construir un gran estadio y su presidente, Gabriel Morcillo, encargó al arquitecto Matías Fernández-Figares levantar uno nuevo en unos terrenos que se adquirieron el 17 de noviembre de 1933 en las proximidades de la Plaza de Toros y el que iba a ser Hospital Clínico. El elevado coste de la inversión y la dificultad en conseguir el dinero provocó una trifulca entre el periodista Eufrasio Martínez y Morcillo que tuvo como consecuencia la dimisión de este último y su vicepresidente Enrique Carmona el 10 de marzo de 1934, haciéndose cargo del club y proyecto Matías Fernández-Figares quien, con mucho trabajo y tesón, inauguró el Stadium -popularmente reconocido como Los Cármenes- el 23 de diciembre de 1934 en un encuentro de Liga frente al C.D. Malacitano con resultado final de 2-1 para los locales.

En la temporada 33/34 se debutó en Primera Categoría y su buena clasificación posibilitó que compitiera en Tercera División, fase eliminatoria en esa época que dilucidaba qué clubs podían acceder a Segunda División mediante un rápido torneo una vez finalizada la Liga doméstica. Se fichó al entrenador húngaro Lippo Hertz y a jugadores de prestigio como Manolo Valderrama, dando un toque de calidad que hicieron que el Club Recreativo Granada quedase primero en el Grupo VI delante de Xerez F.C. y C.D. Malacitano, pasando a la Fase Final. En esta quedó exento en la Primera Eliminatoria, superando en Semifinales al Gerona F.C. tras empatar a 2-2 en la ida y vencer 2-0 en Granada, teniendo en la Final que verse las caras con el Gimnástico F.C., de Valencia: 3-0 en Valencia y 4-1 en casa igualaban la contienda. En Madrid se disputó el desempate en febrero de 1934 empatando 1-1, con lo cual precisaron de un segundo desempate el día 24 que se resolvió favorablemente a los valencianos por 3-0 en el Campo de El Parral. Sin embargo, tanta eliminatoria se quedó finalmente en nada pues la FEF, que contaba con una Segunda División de diez equipos, decidió ampliarla a tres grupos de ocho clubs cada uno (en cuanto originariamente era un grupo de doce participantes), consiguiendo el club granadino meterse en ella.

El debut en Segunda División llegó pues en la temporada 34/35 con Matías Fernández-Figares Méndez en la presidencia, vistiéndose de blanco, finalizando séptimo y siendo protagonistas los granadinos de una carrera fulgurante en la que habían ascendido cuatro categorías en apenas cuatro temporadas, desde Tercera Categoría en la 31/32 hasta Segunda División en la 34/35. En la campaña 35/36, los grandes gastos realizados para mantenerse en tan costosa competición pasaron factura y la crisis económica se instaló en Los Cármenes con inusitada fuerza. Aunque fueron sextos en Liga, destacaron sobremanera las varias Asambleas Extraordinarias que se llevaron a cabo, eligiéndose en mayo una Junta Gestora presidida por Ricardo Martín Campos que no consiguió erradicar los gravísimos problemas económicos que acosaban a la sociedad. Sin jugadores durante la pretemporada 36/37, paradójicamente el levantamiento militar de julio de 1936 les acabó salvando de una posible desaparición, manteniéndose inactivos forzosamente durante casi tres años que paliaron todo lo sucedido en la última temporada en activo.

Durante el transcurso de la guerra apenas hubo fútbol en la ciudad, siendo los equipos de flechas (falangistas) y pelayos (requetés) quienes protagonizaron algún que otro encuentro hasta que el 9 de enero de 1938 la Selección Nacional, con jugadores en la zona del mismo bando, protagonizaron un partido de preparación frente a un combinado de militares y jugadores locales reclamados de urgencia que actuaron en representación del Club Recreativo Granada.

Terminado el conflicto bélico y tras la obligada depuración de jugadores y directivos, el trabajo se acumuló en la sede granadina pues, además de una cuantiosa deuda de treinta y cinco mil pesetas, no había ni un solo jugador. Ricardo Martín Campos, presidente de la Comisión Ejecutiva, se hizo con los servicios de Antonio Bombillar como entrenador fichándose una plantilla nueva que, con muchos jugadores locales, resultó sexta en el Campeonato Regional sumando abultadas derrotas y no dejando buen sabor de boca. El campeonato de Segunda División 39/40 estaba a la vuelta de la esquina y había que tomar decisiones rápidas. Estas vinieron de Madrid; de allí se trajo al preparador Manuel Valderrama y varios futbolistas recomendados como Trompi, Floro, González, Maside y Santos que transformaron el equipo. Al final segundos en el Grupo V a un solo punto del líder Cádiz F.C. y con nuevos colores: camisa rojiblanca y pantalón azul al no encontrarse ni blanquiazules ni blancas como antaño.

1940 – 1950

En el verano de 1940 el club presidido por Ricardo Martín experimenta una fuerte reestructuración y la entrada de nuevos directivos provoca que se plantee cambiar el nombre de la sociedad ajustándola a los nuevos tiempos y la finalidad de la actividad que desempeña. Tal propósito culmina con la adopción del nombre actual de Granada Club de Fútbol, tercer club local en ostentar dicha denominación.

La eliminación de los extranjerismos en las denominaciones de las asociaciones según la Orden del Gobierno de 16 de mayo de 1940, hizo que la junta directiva tomara la decisión además de otros factores, comunicándolo a la RFEF antes de comenzar la temporada 40/41. Poco después, con el Decreto de 21 de enero de 1941 del Ministerio de la Gobernación, todos los nombres de los clubs españoles sujetos a tales cambios fueron castellanizados. En el ámbito deportivo son segundos en su grupo de Segunda División con Victoriano Santos, consiguiendo entrar en la Fase Final. En este ciclo compite con otros tres clubs que aspiran a ascender al primer nivel nacional, reto que es conquistado por el conjunto nazarí quien al final consigue auparse al primer puesto y ascender a Primera División superando a Real Sociedad de Fútbol, Real C.D. de La Coruña y C.D. Castellón.

A la par que la afición regresa al fútbol y llena Los Cármenes, surgen nuevas sociedades todas ellas muy modestas donde la juventud, sobre todo muchachos adolescentes, esparcen sus ganas de hacer deporte a través del Boquerón F.C., el Alcázar F.C., el Numancia F.C. o el Once Azul F.C.

El debut en División de Honor llega en la temporada 41/42, finalizando décimo y salvando la categoría con el famoso Paco Brú como entrenador. En la campaña siguiente, 42/43, se ve relegado al puesto duodécimo, teniendo que disputar una promoción de permanencia frente al aspirante Real Valladolid Deportivo que se celebra en Barcelona y en la que vencen los granadinos por 2-0. En la 43/44 mejoran su plantilla y Esteban Platko toma el mando de esta, y el equipo accede a la octava plaza al término del campeonato. La temporada 44/45 supone la de su despedida momentánea de Primera División, pues al concluir duodécimo en Liga ha de disputar una nueva promoción de permanencia, que en esta ocasión pierde frente al aspirante Real Club Celta de Vigo por 4-1 en encuentro realizado en Madrid. En esta temporada, Pepe Millán se convierte en el primer jugador internacional del club. Nuevamente en Segunda División, durante la temporada 45/46 es cuarto en Liga, destacando el paso de tres presidentes.

Con el fin de la guerra, aparece toda una pléyade de nuevos clubs durante la década de los cuarenta y numerosos son los equipos de la ciudad que se federan compitiendo en las categorías más bajas de la Regional andaluza, casos de: Alhambra C.F., C.D. Numancia, Andaluz C.F., Cartuja C.F., Atlético Granadino, C.D. Albaicín, Betis Cruz Blanca, Peligro C.F., Sur España C.F., C.D. Ferroviaria, Español C.F., Imperio C.F., Júpiter C.F., Patria C.F., C.D. Universal, C.D. Imperial, C.D. Iberia, C.D. Sindicato Español Universitario, C.D. Publisol, C.D. Neptuno, Cultural Deportiva, Unión Granadina, Balompédica Deportiva, Unión Calasancia, Mercado Bajo de Cartuja C.F., etc, destacando de entre ellos el Educación y Descanso de Granada, que vistiendo camiseta verde y pantalón negro alcanza la Primera Categoría.

 

El Granada C.F. ficha jugadores de entre estos clubs locales para reforzar el equipo. Sin embargo, el club rojiblanco no dispone de equipo filial propio, por lo que el 10 de julio de 1947 se inscribe en la Federación Sur el nuevo Club Recreativo Granada de la mano de Ricardo Martín Campos, nombre emblemático para la afición granadina recuperado para la nueva entidad, la cual viste camisa blanquiazul a listas con pantalón azul y tiene como objetivo pricipal el formar jugadores para el primer equipo.

El Granada C.F. intenta el ascenso pero por una serie de motivos u otros no lo consigue, teniéndose que adaptar a la categoría. En la 48/49 realiza un gran campeonato y cuando todo parecía indicar que se iba a ascender, se llega a un triple empate con Real Sociedad de Fútbol y C.D. Málaga a puntos, siendo desfavorable el gol average granadino respecto a estos dos y quedándose tercero sin poder ascender.

1950 – 1960

Los inicios de la década de los años cincuenta no son propicios en el aspecto deportivo, pues el Granada C.F. pierde fuelle y se ve relegado a puestos peligrosos. Tan mal van las cosas que en la temporada 51/52 se finaliza decimotercero, teniendo que perder la categoría y descender a Tercera División. Esto hubiese ocurrido de no existir una ampliación de la categoría y salvarse del precipicio en el último instante.

El susto es grande y en los años siguientes se refuerza la plantilla para evitar males mayores, llegando gran cantidad de jugadores, la mayoría de ellos de la tierra. El equipo empieza a progresar y en la 53/54 son cuartos, puesto que mejora en la siguiente 54/55, en la que finalizan terceros bajo las órdenes de Rogelio Díaz “Lelé”. Con esta clasificación pasan a la disputa de la Promoción de Ascenso, pero un encadenamiento de malos resultados hace que sean últimos de los seis aspirantes. Tras una decepcionante 55/56 en la que son sextos, llega el éxito de la temporada 56/57, gran campaña esta en la que finalizan Campeones de Liga y consiguen el ascenso directo a Primera División.

El regreso a Primera División es celebrado con gran algarabía por su afición, contenta de verse entre las estrellas. El Granada C.F. se refuerza convenientemente y consigue finalizar decimotercero sin apuros. En la siguiente campaña 58/59, repiten puesto en Liga pero en esta ocasión el sistema de competición les obliga a disputar una promoción de permanencia que les lleva a enfrentarse con el aspirante Cto. de Dep. Sabadell C.F.. Un 5-0 en casa es determinante y en la vuelta empatan 1-1. A destacar que en esta temporada el club rojiblanco dirigido por el húngaro János Kalmar llega a la Final de la Copa del Generalísimo tras eliminar a grandes clubs como Elche C.F., Cádiz C.F., A.D. Plus Ultra y Valencia C.F., enfrentándose al C.F. Barcelona de Ramallets y Kubala que les derrota por 4-1, en lo que supone uno de los mayores éxitos del club a lo largo de su historia. En la campaña 59/60 se convierte en presidente de la entidad José Jiménez Blanco sustituyendo a Luis Rivas Gálvez, y el equipo realiza un meritorio campeonato y son duodécimos. Es la época de grandes jugadores como Arsenio Iglesias, Becerril, Pellejero, Larrabeiti, Carranza, Ben Barek y Ramírez, entrenados por el famoso Alejandro Scopelli.

1960 – 1970

La llegada de los años sesenta no trae buenos presagios, pues en la campaña 60/61 es último clasificado con tan sólo cinco victorias y siete empates, cosechando dieciocho derrotas que le hacen descender a Segunda División. Con el descenso se renueva la plantilla en algunos puestos y se intenta el regreso, sin embargo un tercer puesto en la edición 61/62 es insuficiente para cumplir tal objetivo. En las temporadas siguientes se realizan nuevos fichajes intentando el sueño, pero los proyectos fracasan, aunque sin pasar por apuros.

Dado que la fe nunca se pierde en la entidad rojiblanca, con el esfuerzo y tesón de directiva y jugadores, en la sesión 65/66 se es subcampeón de Liga de nuevo con Janos Kalmar en su segundo ciclo como entrenador del equipo granadí, consiguiendo disputar la Promoción de Ascenso en la que se enfrenta al C.D. Málaga. Un ajustado 2-1 en casa y un empate 1-1 en La Rosaleda le dan el ascenso a Primera División. Su nuevo paso por la categoría reina es efímero al ser decimocuarto en Liga y perder los dos encuentros de la Promoción de Descenso frente al aspirante Real Betis Balompié: 2-0 en Sevilla y 0-1 en casa. Lo que parecía un duro golpe al club granadino del cual no se iba a recobrar, pronto se transforma en alegría tras hacerse cargo del equipo José Iglesias Fernández, y conseguir proclamarse Campeón de Segunda en la campaña 67/68, obteniendo el pase directo a la División de Honor. Zubiarre, Santos, Barrachina, Almagro y Ureña son sus estrellas. En lo que queda de década permanecen en Primera División, destacando la campaña 68/69 en la que alcanzan el octavo puesto.

1970 – 1980

Los años setenta los inicia con un equipo asentado en la categoría que va claramente a más en su andadura por Primera División, siendo presidente durante esta Cándido Gómez Álvarez. Es décimo en la edición 70/71, pero en la sesión 71/72 asciende hasta el sexto puesto de nuevo con José Iglesias “Joseíto” de entrenador, inimaginable algunos años antes. Izcoa, Ñito, De la Cruz, Aguirre Suárez, Vicente, Porta y Barrios entre otros todavía hoy son recordados. En la campaña 72/73 el banquillo es dirigido por Bernardino Pérez “Pasieguito”, pero retroceden hasta el decimotercero puesto en una campaña no tan halagüeña como la anterior, mejorando considerablemente en la temporada 73/74 en la que de nuevo son sextos en la que es el tercer ciclo de José Iglesias como entrenador rojiblanco. En esta sesión debutan con su distinguida camisa rojiblanca a rayas horizontales en la equipación, gran novedad en el campeonato y diferenciadora con el resto de clubs.

En la sesión 74/75 se realizan grandes fichajes y se opta a cotas mayores, pero la decepción es muy grande cuando avanzada la competición se lucha por evitar el descenso. Al final son decimoquintos. En la campaña 75/76 llega el temido descenso a Segunda División dirigidos por Miguel Muñoz, tras una temporada en la que estuvo en mitad de la tabla durante gran parte de ella y un desastroso último tramo le condena a perder la categoría que había defendido ocho años consecutivos. Tras el descenso se milita en Segunda División, renovándose muchos jugadores y manteniéndose alejado de los primeros puestos, pese a contar con entrenadores internacionales de prestigio como el uruguayo Héctor Nuñez, el brasileño Edvaldo Izidio “Vavá” ó el marroquí Abdallah Ben Barek. En lo que queda de años setenta la crisis económica se cierne sobre el club granadí, viéndose este obligado a plantearse vender Los Cármenes para solventar la deuda.

1980 – 1990

Iniciados los años ochenta llega el desastre de descender a Segunda División B en la temporada 80/81, pues si bien se ficha al mítico Paco Gento como entrenador, su dimisión por la mala trayectoria del equipo hace que José Iglesias Fernández y Manolo Ibáñez tomen las riendas del equipo, pero finalizando decimoséptimo en la fecha de su cincuenta aniversario. El campo no encuentra comprador y llegan a ser embargados sus trofeos. El 25 de marzo de 1981, con motivo de las Bodas de Oro del club granadino, la Selección Nacional de España “B” disputó un encuentro amistoso en el Estadio Los Cármenes frente a la Selección Nacional de Inglaterra “B” con resultado final favorable de 3-2. Mientras, la Selección “A” disputaba un encuentro en Wembley y por primera vez en la historia vencía a Inglaterra en su feudo, con resultado final de 1-2. Es décimo en la campaña 81/82, ocupando la presidencia Cándido Gómez hasta el fin de campaña 85/86. La no venta de Los Cármenes empieza a ser una gran losa para los granadinos, teniendo que formular otras alternativas a la solución del problema. Se crean los pases de socio valederos para veinte años, consiguiendo vender tres mil y paliar la castigada economía. Deportivamente son Campeones y ascienden a Segunda División A. Dada la endeblez económica de los rojiblancos, no se pueden acometer grandes fichajes y tan sólo dos temporadas, 83/84 y 84/85, consiguen aguantar en la categoría de plata, descendiendo en esta última al ser decimoctavos.

Un par de años permanecerá en Segunda División B, pues gracias a la reestructuración de la categoría en la temporada 86/87 con la cual ascienden los cuatro primeros clasificados de un grupo único y en la que los granadinos son terceros, los chicos de Joaquín Peiró consiguen volver a Segunda División por la puerta grande. La temporada 87/88 significa el último paso por la categoría de plata a la que no regreserá en más de dos décadas, pues tras un campeonato en el que de nuevo Joaquín Peiró como entrenador mantuvo al club en la tranquilidad, su precipitada destitución hizo que se bajase hasta el decimonoveno puesto y se descendiera a Segunda B. En la siguiente, edición 88/89, casi desciende a Tercera División, con un campeonato nefasto en el que son decimosextos y pasan por muchos apuros. En la campaña 89/90 se recomponen y acaban quintos.

1990 – 2000

Los años noventa los pasa íntegramente en Segunda División B, destacando sus cuatro intentos en temporadas alternativas para ascender a Segunda División A. En ellas nunca alcanza el objetivo y siempre unos u otros le arrebatan tal empresa. Así, en la campaña 92/93 tras ser terceros en Liga, quedan cuartos en la Promoción de Ascenso superados por Real Murcia C.F., Getafe C.F. y Barakaldo C.F.

En la sesión 95/96 son subcampeones, pero en la Liguilla otra vez cuartos, superados por C.D. Ourense, Real Sporting de Gijón “B” y Valencia C.F. “B”. El 16 de mayo tiene lugar la inauguración del moderno Estadio Nuevo Los Cármenes, disputándose un encuentro amistoso el 6 de junio entre el Real Madrid C.F. y el T.S.V. Bayer 04 Leverkusen con resultado final de 1-0 para los madrileños. En la edición 97/98 asume la presidencia nazarí Francisco Jimena Ruiz, y deportivamente son cuartos en Liga y segundos en la Promoción de Ascenso tras el Real C.D. Mallorca “B”. Detrás quedan Athletic Club “B” y C.P. Cacereño. La cuarta y última oportunidad es en la temporada 99/00, dirigidos inicialmente por Francisco Chaparro y por Felipe Mesones en la segunda vuelta, cuando tras ser Campeones de Liga un sólo punto les separa del Real Murcia C.F., siendo segundos y escapándose el ascenso, superando en la Liguilla a Burgos C.F. y C.D. Mensajero.

2000 – 2010

Entrados en el s. XXI, el Granada C.F. se mantiene como un eterno aspirante al ascenso, aunque es un gigante con los pies de barro, pues su maltrecha economía le va a causar una mala pasada. En la temporada 00/01 es quinto, no consiguiendo entrar en la Promoción de Ascenso, pero en la acampaña 01/02 se afrontan una serie de fichajes con el ánimo de ascender y al final de la campaña no se paga lo estipulado, con lo cual es denunciado por algunos jugadores. Pese a ser décimo y cuajar una regular actuación, la RFEF lo desciende de manera administrativa a Tercera División, siendo reemplazado por el Málaga C.F. “B” que era el mejor clasificado del Grupo IX y que no había logrado el ascenso en la Liguilla. Abandonar el pozo de la Tercera División le va a costar bastante tiempo y esfuerzo, pues ni más ni menos que cuatro temporadas va a militar en esta categoría. En la sesión 02/03 es cuarto en Liga, finalizando tercero en la Promoción, a un sólo punto de Villanovense C.F. y C.D. Quintanar. Último es el Villanueva C.F.

En la edición 03/04 se proclama Campeón de su grupo de Tercera División, pero en la Primera Ronda de las eliminatorias por el ascenso es frenado en seco por La Roda C.F.: 1-0 en la ciudad manchega y 3-2 en casa. El peleado ascenso a Segunda División B llega en la campaña 05/06 tras ser nuevamente Campeón de Liga bajo las órdenes de José Víctor Rodríguez. En esta ocasión elimina a la Real Balompédica Linense: 1-0 y 1-0 en casa, con prórroga y penaltis incluidos; y al C.D. Guadalajara: 1-0 en la capital alcarreña y 3-0 en el Nuevo Los Cármenes. La familia Sanz, encabezada por Paco Sanz (hijo del ex mandatario madridista Lorenzo Sanz), se hace cargo del club y pasa a dirigir el futuro de la entidad nazarí.

El regreso de los granadinos a Segunda División B no es muy placentero y en su primera temporada 06/07 se finaliza decimotercero con apuros, puesto que mejorará ostensiblemente en la siguiente edición 07/08 al ser quinto y rozar con la yema de los dedos la Promoción. Tras ser décimo en la campaña 08/09, en el verano de 2009 accede a la presidencia del club el empresario murciano Quique Pina quien viene acompañado por su socio italiano Gino Pozzo, propietario del Udinese Calcio y del cual llegan jugadores cedidos para reforzar la plantilla, iniciándose también el proceso para la conversión de la entidad en Sociedad Anónima Deportiva. La deuda que se arrastraba es cubierta y se refuerza la plantilla considerablemente, dando sus frutos al ser Campeón de Liga. Dirigidos inicialmente por Miguel Ángel Álvarez Tomé, tras treinta jornadas es destituido y su lugar lo ocupa Fabriciano González “Fabri”. En la Promoción se enfrenta a doble encuentro con la Agrupación Deportiva Alcorcón, imponiéndose 2-0 en casa y perdiendo 1-0 en la localidad madrileña, resultados que le abren las puertas de la Segunda División A tras veintidos años sin competir en ella. Para terminar de celebrar la temporada, el Granada C.F. gana el título de Campeón de Segunda División B  al vencer 0-1 en El Toralín a la S.D. Ponferradina con gol de Jesús Berrocal y empatar 0-0 en el Nuevo Los Cármenes.

2010 – 2020

Su reestreno en Segunda División A es increíble y tras un gran torneo queda quinto clasificado accediendo a la Promoción de Ascenso. En esta fase elimina en Semifinales al Real Club Celta de Vigo SAD tras perder 1-0 en la ida, imponerse igualmente 1-0 en casa y solventar su acceso a la Final desde el punto de penalti por 5-4. En la eliminatoria decisiva empata 0-0 en casa con el Elche C.F. SAD, materializando su segundo ascenso consecutivo y este a Primera División, al empatar 1-1 en la ciudad alicantina ante su entusiasmada afición. El 2 de agosto de 2011 la entidad granadina culmina su conversión en Sociedad Anónima Deportiva tras realizar la inscripción de los estatutos de la sociedad ante notario y tras depositar en el C.S.D. los 5,3 millones de euros necesarios para cubrir el capital social exigido, pasando el club a ser Granada Club de Fútbol, S.A.D.. Esta conversión garantiza su viabilidad económica debido al buen trabajo de sus dirigentes liderados por su presidente Quique Pina, habiendo superado la situación de Ley Concursal a la que se había acogido en junio de 2009 como medida previa necesaria a su conversión. En la edición 11/12 se reestrenan entre los grandes con el objetivo de lograr la permanencia, meta que consiguen con muchas dificultades en el último encuentro disputado en Madrid frente al Rayo Vallecano de Madrid SAD cuando jornadas antes estaban prácticamente a un punto de lograrlo. Pese a este sufridísimo final el equipo convence en casa y realiza un meritorio campeonato con una ajustada plantilla dirigida por Abel Resino.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Bodas de Oro del Granada C.F.. José Luis Piñero. Editorial Imprenta Nueva (1982).
  • Paso a paso rojiblanco: Granada C.F., 75 años de historia. Antonio Prieto Castillo. Editorial Santa Rita (2006).
  • Pidiendo la hora: 75 años de pasión rojiblanca. Raúl Alcover, Martín Domingo y Jose G. Ladrón de Guevara. Editorial Comares (2006).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Historia del Granada C.F. José Luis Entrala y José Luis Ramos (2010).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Defensor de Granada. Diario.
  • La Publicidad. Diario.
  • Granada Gráfica. Revista ilustrada mensual.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario.
  • www.diariogranada.es Diario.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial de la Unión Deportiva Logroñés, S.A.D.

 

 

Escudo U.D. Logroñés, S.A.D.

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unión Deportiva Logroñés, S.A.D.
  • Ciudad: Logroño
  • Provincia: La Rioja
  • Comunidad Autónoma: La Rioja
  • Fecha de constitución: 1967
  • Fecha de federación: 1967

 

DATOS SOCIALES:

  • Presidente: Félix Revuelta Fernández
  • Dirección social: Avenida Moncalvillo, 1 – 26.008 Logroño
  • Teléfono: 941499863
  • Correo electrónico: administracion@udlogrones.com
  • Dirección del estadio: Avenida Moncalvillo, 1 – 26.008 Logroño
  • Web oficial: www.udlogrones.com
  • Facebook oficial: uniondeportivalogrones
  • Twitter oficial: @UDLogrones
  • Canal Youtube oficial: udlogrones

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Varea (1967-2009)
  • Unión Deportiva Logroñés (2009-2010)
  • Unión Deportiva Logroñés, S.A.D. (2010-)

 

TITULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División B:

  • 2019/20
1 Liga de Tercera División:
  • 2008/09

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal Las Gaunas
  • Año de inauguración: 2002
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Nuevo Las Gaunas / Estadio Municipal Las Gaunas (2002-)
  • Capacidad: 16.000 espectadores

Estadio Las Gaunas UD Logroñés

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de la Finca Diputación / Campo de Picona (1967-1983)
  • Campo de Fútbol El Vivero (1983-1992)
  • Campo de Fútbol Municipal de Varea (1992-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DE LA UNIÓN DEPORTIVA LOGROÑÉS S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DE LA UNIÓN DEPORTIVA LOGROÑÉS S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN LOGROÑO:

Situado en el norte peninsular y colindante con las provincias de Álava y Navarra, el municipio y ciudad de Logroño, bañado por el Río Ebro, es la capital de la comunidad autónoma uniprovincial de La Rioja del cual es su principal núcleo cultural, económico y de ocio. Tradicional cruce de caminos y frontera de diversas culturas, contando actualmente con ciento cincuenta mil vecinos la localidad experimentó a partir de los años ochenta un gran crecimiento poblacional a raíz de ser declarada capital administrativa de La Rioja, siendo su término municipal sede de importantes bodegas y asentamiento de varios polígonos industriales. Dedicado en gran parte a los servicios y bien comunicada, la ciudad ha transformado en los últimos tiempos su fisonomía creando, a la par, una red de municipios que giran a su alrededor siendo, gracias a su posición, cabeza de una importante industria vinícola que goza de gran fama mundial como es la denominación La Rioja.

La sociedad logroñesa de principios del s. XX no era ajena a los movimientos asociacionistas de carácter recreativo que circulaban entre los grupos más elitistas de todas las ciudades españolas, creándose el 11 de mayo de 1905 el Gran Casino de Logroño, una entidad que tenía en la organización de bailes, excursiones y promoción de juegos y espectáculos su modus vivendi. En 1910 la directiva de esta sociedad decide fomentar la práctica deportiva para cultivo de mente y espíritu siguiendo las corrientes higienistas tan de moda en la época, siendo un deporte que triunfa en las provincias vecinas de Vizcaya y Guipúzcoa donde se han alcanzado recientemente diversos títulos a nivel nacional: el fútbol, incorporado como pieza de relieve.

El 17 de agosto de 1910 queda registrada la Agrupación Deportiva Logroñesa teniendo a Isaac Romanos como primer presidente, entidad totalmente dependiente del Gran Casino que es conocida popularmente como “La Deportiva” y que desde la campa militar y el descampado de la Vuelta del Peine, tomará sus primeros contactos con este novedoso deporte. El primer encuentro oficial de “La Deportiva” o Agrupación Deportiva del Gran Casino como también es conocida, se disputa el 8 de junio de 1912 en una campa situada en la carretera de Villamediana teniendo como rival al Pamplona F.C., siendo un verdadero éxito de público y estrenándose con camisa rojiblanca y pantalón blanco, a imagen y semejanza del Athletic Club bilbaíno.

El impulso de la sección deportiva del Gran Casino no cae en saco roto y el 4 de julio de 1912 nace el Logroño Recreation Club, entidad presidida por Juan Díaz Quincoces que será una alternativa seria para aquellos jóvenes no socios del Gran Casino. Esta sociedad adquirirá gran notoriedad y entre ambas conseguirán en 1913 que el consistorio organice varios encuentros con motivo de las fiestas de San Mateo. Poco tiempo después surgen otras entidades de escasa perdurabilidad como el Logroño Foot-ball Club, convirtiéndose el Logroño Recreation Club en el máximo exponente local en cuestiones futbolísticas. Esta sociedad, que viste camisa rojiblanca con pantalón negro, aunque en ocasiones se la ve enteramente de blanco, tiene en sus instalaciones de la carretera de Zaragoza una verdadera base deportiva con pistas de atletismo y tenis que la convertirán en la más importante de la ciudad durante toda la década. El Logroño Recreation Club será inscrito en la Federación Guipuzcoana donde participan clubs de la tierra y navarros, compitiendo en distintas categorías hasta que al término de la campaña 23/24 y estando en Primera Categoría Grupo B, deja de hacerlo.

Antes de que llegue ese momento otra sociedad que tendrá una relevante importancia ha sido constituida previamente, el Club Deportivo España F.C., entidad creada el 28 de octubre de 1922 cuyo presidente es Bernardo Ardanaz. El conjunto españolista carece de terreno de juego en sus primeros instantes de vida, estrenando como sede el Campo de La Trilladora el dia 3 de febrero de 1923 con un encuentro frente al San Antonio, aunque oficialmente lo es el 2 de septiembre de 1923 frente al Arenas Club de Guecho y ya bajo su nueva denominación de Club Deportivo Logroño. El club deportivista viste como sus antecesores, camisa rojiblanca con pantalón negro, haciéndose con un nombre dentro del panorama regional de la época y enfrentándose a club vascos, navarros, aragoneses y castellanos preferentemente, región esta última de la que por entonces formaba parte. El 15 de junio de 1924 inaugura el Campo de Las Gaunas, recinto más grande y con más condiciones que el anterior terreno de La Trilladora que se convertirá en feudo futbolístico durante un buen número de décadas y por donde pasarán numerosísimos clubs de todo el Estado. Fruto de su importancia y nivel deportivo, en los años treinta compite en Tercera División, categoría la cual no es sino una Fase de Ascenso entre campeones regionales para dilucidar qué clubs ascienden a Segunda División. En estos campeonatos los componentes son pocos y suele clasificarse para la Final el campeón de cada uno de los diferentes grupos.

El C.D. Logroño consigue pasar a una de estas finales en la campaña 32/33 después de ser Campeón, siendo eliminado por el Zaragoza F.C. en cuartos de final. En 1935, la fuerte carga económica de los desplazamientos y la difícil situación del momento en suma a una plantilla profesional, hacen mella en la entidad, causando que se abandone la competición y se retire de la vida deportiva desapareciendo como entidad. Pese a ello, posteriormente en los años de la Guerra Civil, un grupo de ex jugadores seguirá empleando el nombre del desaparecido club para la disputa de encuentros amistosos en zonas no conflictivas.

Tras la Guerra, el gran aficionado José Guillén lucha para rescatar el fútbol en la capital riojana y el 30 de mayo de 1940 nace el Club Deportivo Logroñés mediante una selección de los mejores jugadores locales. La nueva entidad se convierte en el máximo representante provincial y durante casi siete décadas aglutinará a la mayor parte de los seguidores logroñeses consiguiendo militar durante dieciocho campañas en Segunda División y nueve más en Primera División, resultando el final de los años ochenta y la década de los noventa su gran momento de gloria. Los excesos provocados por la carestía de los fichajes y los esfuerzos vanos por recuperar la categoría perdida militando en la categoría de plata repercuten negativamente en la economía de la entidad, descendiendo a Tercera División al término de la sesión 99/00 por la vía administrativa al no satisfacer las deudas contraídas con sus jugadores.

El varapalo que sufre la sociedad es considerable y surgen voces que pregonan una división entre directivos y la necesidad de empezar un proyecto alternativo. Este no se demora demasiado y en el verano del año 2000 surge el C.D. Recreación de La Rioja en vistas a sustituir al C.D. Logroñés por si este acaba desapareciendo. Esta desaparición no se produce y ambas entidades conviven en una ciudad que además cuenta con otras realidades futbolísticas como pueden ser el C.D. Calasancio, el C.D. Agoncillo, la Ag.D. Fundación Logroñés, el C.D. Berceo, el C.D. Villegas, el C.D. Yagüe ó el Valvanera C.D. entre otros.

Tanto el C.D. Logroñés como el Logroñés C.F., nuevo nombre elegido tras polémica decisión judicial en 2005 por el C.D. Recreación de La Rioja, llegan a militar juntos en Segunda División B durante la campaña 07/08 conservando la categoría el primero y descendiendo a Tercera División el Logroñés C.F. La situación se vuelve en 2009 dramática e irreversible para los dos y si el Logroñés C.F. renuncia a participar en Tercera División en la temporada 08/09 alegando problemas económicos, el C.D. Logroñés no se queda mucho atrás y tras un par de incomparecencias en el campeonato de Segunda División B es retirado de competición.

HISTORIA DEL CLUB:

1967 – 1970

El Club Deportivo Varea, entidad radicada en el núcleo poblacional del mismo nombre y perteneciente al municipio de Logroño, fue fundado en 1967 con sede social ubicada en el Café Bar Pedro Mari, siendo presidente Don Javier Burgos. El club comenzó en las últimas categorías dentro de la Federación Navarra bajo el amparo de la Delegación de Logroño. El equipo duarante sus inicios jugó en campos itinerantes a falta de uno propio como el Campo de Picona ó el de la Finca Diputación.

1970 – 1980

Durante la primera mitad de la década de los años setenta el club participó en Segunda Categoría Regional siendo presidente Miguel Ángel Martínez Pascual, consiguiendo el ascenso la campaña 73/74. Sin embargo, la temporada 74/75 de debut en Primera Regional vuelve a descender. En esa época toma las riendas del club José Luis Lozano Castillo, trasladando la sede del club al número 17 de la calle Martín Zurbano. Poco tiempo después, volverá Miguel Ángel Martínez a desempeñar la labor de presidente dentro de la sociedad viñadera.

1980 – 1990

Tras años por el desierto futbolístico regional, en la temporada 83/84 participa en Primera Regional con Don Pedro José Acobi González en la presidencia. En esa temporada el equipo viste camiseta roja y pantalón azul y pasa a jugar al Campo de Fútbol El Vivero. De nuevo, la siguiente sesión 84/85 vuelve a competir en Segunda Regional, el equipo pasa por momentos de austeridad y emplea camisa y pantalón blancos, pero termina consiguiendo un nuevo ascenso a Primera Regional donde el equipo logra por fin asentarse en lo que resta de década.

1990 – 2000

Iniciados los años noventa el club se encuentra en Regional Preferente y tras asentarse en la categoría será cuando de un salto de calidad y acceda a Tercera División por vez primera concluida la temporada 91/92, desde el Campo de Fútbol Municipal de Varea con cabida para 300 espectadores e instalado en la misma pedanía. Tras permanecer cinco campañas consecutivas en medio de la élite riojana al término de la temporada 96/97 desciende a Regional Preferente, destacando en este primer ciclo en Categoría Nacional la sesión 93/94 en la que termina clasificado en la posición decimoprimera. En esta categoría pasa seis largos años hasta que en la sesión 02/03 regresa a Tercera División con nuevos bríos. Con uniforme compuesto por camisa rojiblanca arlequinada y pantalón negro, en esta su segunda etapa empieza dubitativo, pero una gran hornada de jugadores le permite ser cuarto en la edición 04/05 y quinto en la 05/06. Tras dos sendos sextos puestos en las sesiones 06/07 y 07/08, llega el bombazo con el ascenso de la temporada 08/09 con Julio Aranzubia como entrenador del equipo arlequín.

En medio de la tensa situación que vive Logroño a nivel futbolístico por la retirada de los dos principales clubs de la ciudad, otro club capitalino como es el C.D. Varea consigue ascender contra todo pronóstico a Segunda División B. El popular conjunto arlequinado rojiblanco centra las simpatías de los aficionados logroñeses hartos de ver a sus respectivos clubs hundidos en el fango y de la mano de su presidente Ángel Aguado queda Campeón de Tercera División. En la Promoción de Ascenso elimina a la Ag.D. Cerro de Reyes Badajoz Atlético: 1-1 en la capital pacense y 1-1 con gol de Iván Moreno en casa, con victoria por 3-0 en la tanda de penaltis y una gran actuación del guardameta local Pisón, logrando así el ascenso directo. Los arlequinados fundamentan su estructura en una gran cantera de la cual salen constantes frutos y desde antaño basan en ella su filosofía.

En el verano de 2009, la ciudad de Logroño queda huérfana de sus dos máximos representantes hasta la fecha y el empresario Félix Revuelta contacta con Ángel Aguado para adquirir la plaza de los arlequinados. Este estudia la oferta y convencido la acepta, vendiéndola para que el club tras cuarenta y dos años de historia adquiera el nombre de Unión Deportiva Logroñés, tras ser inscrito el 24 de junio en el Registro de Entidades Deportivas del Gobierno de La Rioja, y al dia siguiente en la Federación Riojana de Fútbol, nombre con el que participa y debuta en Segunda División B durante la campaña 09/10 finalizando en noveno puesto. La entidad cambia sus estatutos, su escudo y su indumentaria, la cual transforma en camiseta rojiblanca y pantalón negro como vestía el histórico C.D. Logroñés, además de cambiar de campo pasando al flamante Nuevo Estadio de Las Gaunas.

En 2009 los ex dirigentes vareanos prosiguen con su proyecto original empezando la sesión 09/10 como nueva entidad y con el mismo nombre de C.D. Varea, pero desde la Regional Preferente Riojana, la última categoría amateur de la Comunidad. Con Ángel Aguado en la presidencia y desde el Campo de Fútbol Municipal de Varea, el equipo regresa a Tercera División tras terminar segundo clasificado, junto a los recién creados S.D. Logroñés y U.D. Logroñés “B”, equipo dependiente del club refundado.

El 20 de noviembre de 2009, la U.D. Logroñés comienza el proceso voluntario de transformación en Sociedad Anónima Deportiva, culminando el 26 de enero de 2010 con Félix Revuelta como máximo accionista, siendo comunicado al Consejo Superior de Deportes y efectivo en verano de 2010 ya con el nuevo nombre de Unión Deportiva Logroñés, S.A.D.

2010 – 2020

Durante la campaña 10/11 el club rojiblanco intenta el asalto a los puestos que dan derecho a promocionar, acechándolos sin fortuna pero demostrando una clara voluntad de crecer que es refrendada con el sexto puesto a pocos puntos del éxito. En la edición 11/12 presenta dos caras puesto que si bien en la primera parte del campeonato la plantilla se muestra desacoplada y suma pocos puntos, a partir de la segunda se manifiesta muy fuerte empezando una espectacular remontada que le lleva a escalar numerosas posiciones hasta el punto de concluir quinto quedándose con las ganas de que hubieran unas pocas jornadas más para poder promocionar.

Sin embargo, lo que parece un camino abierto para colocarse entre los primeros clasificados y tener con ello aspiraciones para tratar de ascender, con la sesión 12/13 todo estalla por los aires tras el ascenso de la S.D. Logroñés a su mismo grupo y categoría, estableciéndose una guerra sin cuartel de la que ambos sobreviven pero quedan lastimados al ser los unionistas decimocuartos a cuatro puntos de la Sociedad Deportiva, décima clasificada. En la edición 13/14 se invierten los papeles y ambas sociedades continúan sus hostilidades por ver quién de las dos gana la batalla para conseguir hacerse con la mayor parte de la afición futbolística local, pareciendo los unionistas dar un paso al frente al ser decimoprimeros mientras su gran rival, la S.D. Logroñés, cae al decimoséptimo puesto y desciende a Tercera División. Despejado el horizonte en la categoría y con la S.D. Logroñés en un escalafón más bajo, durante la temporada siguiente 14/15 los unionistas acaparan a los mejores jugadores de su área de influencia y atraen a notables fichajes con los que consiguen dar un salto en la clasificación y quedar cuartos en Liga en un Grupo I donde compiten clubs gallegos, castellano-leoneses, asturianos, cántabros y la presencia puntual del Real Murcia C.F. Clasificados para disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División por primera vez en su historia, los rojiblancos se enfrentan en Cuartos ante el Huracán Valencia C.F., conjunto con el que empatan 1-1 en casa cayendo derrotados y eliminados una semana más tarde en la localidad valenciana de Torrent por 2-1.

Repitiendo durante la campaña 15/16 en el Grupo I ante casi idénticos rivales, la trayectoria de los logroñeses en Liga es muy similar a la del curso anterior finalizando nuevamente cuartos y teniendo la oportunidad, por segunda vez consecutiva, de tratar de ascender a la categoría de plata. Designado mediante sorteo enfrentarse en Cuartos al Villarreal C.F. «B», los rojiblancos superan a los valencianos gracias al valor doble de los goles obtenidos a domicilio después de empatar 0-0 en casa y 1-1 en la localidad castellonense, accediendo a una Semifinal donde ante el Sevilla Atlético caen eliminados al ser derrotados por la mínima en casa, 0-1 y no pasar del empate 0-0 en el encuentro de vuelta en tierras andaluzas. Tras dos temporadas consecutivas acercándose al objetivo del ascenso, en las campañas 16/17 y 17/18, resueltas respectivamente con una sexta y séptima plaza, la fortuna les es esquiva y la presencia de rivales con mayor potencial deportivo les aparta de los puestos de cabeza causando frustración en sus seguidores.

En el verano de 2018 llegan nuevos jugadores, el entrenador Sergio Rodríguez continua al frente del primer equipo y, emplazados en el Grupo II donde predominan los clubs vascos el equipo rojiblanco rinde a un elevado ritmo protagonizando un intenso duelo con el Real Racing Club para ver quién de los dos consigue la primera plaza yendo ésta a parar, por su mayor calidad, al conjunto cántabro. Clasificados en segundo puesto, en Cuartos le espera el C.D. Badajoz, representante extremeño al que se imponen en la localidad pacense por 0-1 y con el que empatan en casa 3-3 en un enorme encuentro no pudiendo, ya en Semifinales, doblegar a un Hércules de Alicante C.F. que les derrota en tierras valencianas por 3-1 y con el que empatan 0-0 en casa siendo eliminados.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular RSD Alcala

Escudo R.S.D. Alcalá, S.A.D.

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Sociedad Deportiva Alcalá, S.A.D.
  • Ciudad: Alcalá de Henares
  • Provincia: Madrid
  • Comunidad Autónoma: Comunidad de Madrid
  • Fecha de constitución: 1 de mayo de 1929
  • Fecha de federación: 26 de agosto de 1933

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sociedad Deportiva Alcalá (1929)
  • Real Sociedad Deportiva Alcalá (1929-1931)
  • Sociedad Deportiva Alcalá (1931-1940)
  • Real Sociedad Deportiva Alcalá (1940-2011)
  • Real Sociedad Deportiva Alcalá, S.A.D. (2011-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

 3 Ligas de Tercera División:

  • 1979/80
  • 2006/07
  • 2008/09

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal El Val
  • Año de inauguración: 1973
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal El Val (1973-)
  • Capacidad: 4.485 espectadores
OTROS ESTADIOS:
  • Campo Virgen de El Val (1929-1973)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales RSD Alcala

ESCUDOS DE LA REAL SOCIEDAD DEPORTIVA ALCALÁ, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DE LA REAL SOCIEDAD DEPORTIVA ALCALÁ, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN ALCALÁ DE HENARES:

La ciudad universitaria de Alcalá de Henares cuenta con un largo historial futbolístico. Ya en el remoto 1908 e influenciada por la cercanía con la capital del Estado donde se desarrolla con gran éxito desde años atrás, se tienen noticias de la aparición del Alcalá Foot-Ball Club, club con historia fugaz. Durante el paso de la I Guerra Mundial, la localidad alojó a un gran número de internados alemanes procedentes de las colonias africanas que hicieron progresar a los jóvenes locales en la práctica del fútbol, naciendo poco tiempo después dos clubs de corta trayectoria: en 1920 la Unión Deportiva Alcalaína, y en el año 1922, la Sociedad Gimnástica Alcalaína.

A partir de 1924, el escolapio Eusebio Gómez de Miguel, profesor de matemáticas del colegio instalado en la antigua Universidad, funda un nuevo club: el Alcalá Foot-ball Club -que nada tiene que ver con el club anterior del mismo nombre y pionero en la ciudad-, comenzando a jugar en la Era del Pozo Artesiano, lo que hoy se conoce como el Barrio de Antezana. Eusebio Gómez decidió federar poco después al club, participando la sesión 26/27 en la categoría más baja de la Federación Regional Centro, dentro del grupo II de Segunda Categoría Grupo B, ya bajo la denominación de Real Alcalá Foot-ball Club. Tras terminar colista de grupo, la sociedad alcalaína puso fin a su aventura como club federado.

HISTORIA DEL CLUB:

1929 – 1930

Paralelamente a estos acontecimientos, Ángel Gómez Alcalá funda la Deportiva Obrera Alcalaína, aprovechando parte del material del Real Alcalá F.C., jugando en el campo de este último hasta que se produce la fusión de ambos clubs el 1 de mayo de 1929 para formar la Sociedad Deportiva Alcalá, tal y como ha llegado hasta nuestros días. El 20 de diciembre de ese mismo año se le otorga el título de Real, gracias a la gestión de su presidente D. Fernando Presas Bordons, pasando a ser conocido desde entonces como Real Sociedad Deportiva Alcalá. El club se dedicó a disputar encuentros amistosos, lejos de participar en competición federada.

1930 – 1940

Deportivamente la Real S.D. Alcalá empezó compitiendo en el Campeonato Regional organizado por la Federación Centro tras inscribirse el 26 de agosto de 1933, sin destacar en demasía, perdiendo el rango de Real durante la República, tiempo en la que figuró con el nombre de Sociedad Deportiva Alcalá como ya hiciese en su origen. El club rojillo bajo la presidencia de Justo Gómez Toquero, participó en Segunda Categoría bajo el nombre de C.D. Alcalá, disputando la sesión 35/36 en Tercera Categoría antes de que el estallido de la Guerra Civil paralizase las competiciones oficiales.

1940 – 1950

Es a partir del término de la Guerra Civil cuando recupera el título de Real y cambia en 1940 a Real Sociedad Deportiva Alcalá, empezando a tomar protagonismo al ser invitado en el campeonato de Tercera División de la temporada 40/41 en el que consigue el subcampeonato. Finalizada la contienda surge otro club en la ciudad del Henares, el C.D. Avance, el cual viste elástica y pantalón blancos, y que tras federarse llegará a codearse con el club rojillo en Primera Categoría a finales de la década de los cincuenta, para languidecer a mediados de los sesenta. El club realista permanece en las dos temporadas siguientes en Primera Categoría bajo el mandato de Alfonso Revilla Delgado, siendo campeón en la 41/42 y subcampeón en la 42/43, lo que le permite regresar a Tercera División. En la campaña 43/44 es sexto en el Grupo VI de Tercera, volviendo a competir en Primera Regional durante las siguientes sesiones en una categoría que todavía no se encuentra definida y que resulta muy cara de mantener, siendo presidente de la entidad José María Gallego González.

1950 – 1960

En las temporadas 49/50 y 50/51 vuelve a militar en Tercera División con Félix Huerta Álvarez de Lara en la presidencia, siendo decimotercero en la primera de ellas y decimoquinto -con descenso incluido-, en la segunda. Durante los años cincuenta el club cuenta con varias secciones deportivas entre las que destacan baloncesto, boxeo y ciclismo, las cuales posteriormente desaparecerán con el paso del tiempo. En cuanto al fútbol, el club permanece durante toda la década en Primera Regional presidido por Mariano Benedicto González hasta mediados de la década, y siendo presidente durante el segundo lustro Francisco Marcos Solana, hasta que al final de la sesión 59/60 se proclama Campeón y asciende de nuevo a la Tercera División.

1960 – 1970

La década de los años sesenta la pasa íntegramente en Tercera División, con unos primeros años en el grupo castellano-extremeño en el que siempre ocupa puestos en la zona media de la clasificación y un posterior cambio al grupo castellano en el que consigue ser tercero en la edición 66/67 y quinto en la 67/68 siendo presidente Rafael de Madariaga y Heredia. El 28 de junio de 1966 la directiva decide vender el viejo Campo de Deportes del Val, momento en que se instaura la disputa del bolo veraniego más antiguo de la Comunidad: el Trofeo Ccervantes. Poco después, compran el 29 de agosto de 1967 unos terrenos por 9.800 pesetas. En la campaña 68/69 los grupos de Tercera División experimentan cambios motivados por una reestructuración de la misma, siendo octavo en la sesión 68/69 y decimocuarto en la 69/70. Este puesto hace que no pueda superar el corte establecido por la RFEF y descienda a Primera Regional.

1970 – 1980

Siete serán las campañas en la que milite en Regional, en Primera desde la sesión 70/71 hasta la 72/73, y en Preferente desde la creación de esta en la edición 73/74. Será el día 14 de agosto de 1973 cuando por fin se inaugura el nuevo Estadio Municipal El Val, también llamado Virgen del Val y ubicado dentro de la Ciudad Deportiva del mismo nombre, con un encuentro entre la R.S.D. Alcalá y la U.D. Salamanca, con resultado final de 1-1 perteneciente al primer partido disputado del Trofeo Cervantes. En la temporada 76/77 es subcampeón tras el C.D. Leganés y asciende a Tercera División. El tramo final de los setenta lo pasa en Tercera División dentro de un grupo formado por castellanos, aragoneses, canarios y castellano-leoneses, disfrutando de buenas clasificaciones incluido el primer puesto de la 79/80 al proclamarse Campeón del grupo V que le conduce a Segunda División B por vez primera en su historia.

1980 – 1990

La década de los años ochenta la empieza en el Grupo I de Segunda B, el de la zona norte, siendo decimocuarto en la campaña 80/81 de debut y octavo clasificado en la 81/82. A partir de la sesión 82/83 pasa al Grupo II, siendo decimosexto con bastantes apuros para conseguir la permanencia, terminando subcampeón de la Copa de la Liga al caer contundentemente en la Final frente al Albacete Balompié: derrota por 4-1 en la ida y resultado de 0-3 en contra celebrado en El Val. Séptimo es en la edición 83/84, en la que de nuevo es subcampeón de la Copa de la Liga, esta vez frente al C.D. Antequerano con un empate de 2-2 en la ida celebrado en la ciudad malagueña, 0-0 en la vuelta, sucumbiendo desde el fatídico lanzamiento de penalitis. El club es presidido en esta época por Juan Carlos de la Fuente Sabater.

El club rojillo va deportivamente a menos en las dos siguientes temporadas culminando con el descenso a Tercera División en la temporada 85/86. En la sesión 86/87 es cuarto, pero debido a la ampliación de grupos que experimenta la Segunda División B al pasar de un grupo único a cuatro con ochenta participantes, asciende a esta categoría al ocupar una de las siete primeras plazas que otorga la RFEF a la Federación Castellana para poder militar en ella. Su segundo ciclo en Segunda División B dura cuatro temporadas, obteniendo el octavo puesto en la edición 87/88 y el séptimo en la 88/89. En la campaña 89/90 pierde potencial y acaba decimoquinto.

1990 – 2000

La campaña 90/91 es un fracaso y tan sólo vence en seis encuentros, consiguiendo diecisiete puntos en todo el campeonato. De vuelta a Tercera División es cuarto en la campaña 91/92 entrenados por Juan Clemente, consiguiendo salir vencedor en la Promoción de Ascenso al ganar en cinco de los seis encuentros, superando a: C.D. Lealtad de Villaviciosa, C.D. Carballino y Club Atlético Astorga. La temporada 92/93 en la categoría de bronce es un nuevo fiasco, ya que finaliza último con siete victorias y sin opciones durante todo el torneo.

El campeonato 93/94 en Tercera División es peor aún, siendo igualmente colista con sólo cuatro victorias y encadenando su segundo descenso consecutivo, a Regional Preferente en esta ocasión. Afortunadamente, su paso por Regional es efímero y al término de la sesión 94/95 consigue retornar a Tercera División. En el regreso a Tercera División es décimo en la campaña 95/96, consiguiendo ser tercero en la siguiente 96/97. En la Promoción de Ascenso es tercero tras Burgos C.F. y Ponte Ourense C.F., siendo último el C.D. Lealtad. La sesión 97/98 es subcampeón de la Copa Federación tras caer en la Final frente al C.D. Binéfar: ganando en la ida por 1-2 en tierras aragonesas, y perdiendo por 0-2 en la vuelta disputada en casa. En esta y en la temporada siguiente no logra clasificarse para jugar la Promoción, objetivo que sí alcanza en la edición 99/00 al ser cuarto entrenados por Juanjo Crespo. En esta decisiva fase resulta tercero precedido por Club Siero y U.D. Salamanca “B”, mientras último es el C.D. Lalín. En el mes de febrero de 1999 entrará a ostentar el cargo de presidente Rodolfo Gómez de Vargas.

2000 – 2010

En la temporada 00/01 es quinto en liga, pero el Real Madrid C.F. “C” no puede promocionar por encontrarse el primer dependiente madridista en Segunda División B. Su puesto lo ocupa la Real Sociedad Deportiva Alcalá, siendo un verdadero acierto por cuanto se proclama Campeón de su grupo y asciende a la división de bronce al superar a: Unión Popular de Langreo, C.D. Endesa As Pontes y C.F. Palencia. En el estreno en Segunda División B del s. XXI es undécimo en la campaña 01/02, décimo en la 02/03 y decimosexto en la 03/04. Este puesto le obliga a disputar una eliminatoria de permanencia con el Real Betis Balompié “B”, saliendo triunfador al vencer 1-2 en Sevilla y 2-0 en casa.

En la temporada 04/05 realiza un gran campeonato entrenados por el serbio Josip Višnjić que le lleva al cuarto puesto y a disputar la Fase de Ascenso a Segunda División A. En semifinales elimina a la S.D. Ponferradina: empate 1-1 en casa y victoria en Ponferrada por 0-1. En la gran Final es superado por el Hércules C.F. en casa por 1-3, empatando 1-1 en Alicante y desvaneciéndose sus aspiraciones. La temporada 05/06 es amarga por cuanto que, tras la marcha de algunas piezas clave, supone la despedida de Segunda División B al ser decimoséptimo con sólo nueve victorias.

En la campaña 06/07 es Campeón del Grupo VII de Tercera División de la mano de Paco Jémez, consiguiendo entrar en la Fase de Ascenso. En semifinales elimina al Motril C.F.: derrota por 1-0 en la ciudad granadina y victoria por 3-0 en El Val. En la Final es derrotado en ambos encuentros por el Girona F.C.: 2-1 en la capital catalana y 1-2 en casa, no consiguiendo ascender. En la edición 07/08 lo intenta de nuevo tras ser tercero en Liga de nuevo confiando en el técnico Josip Višnjić, eliminando a la A.D. Cerro de Reyes Badajoz Atlético: 1-0 en casa y 2-1 en la capital pacense; y cayendo en la Final ante la U.D. Alzira: 0-0 en Alcalá de Henares y derrota por 1-0 en la ciudad valenciana. La sesión 08/09 será más productiva por cuanto tras ser Campeón de Liga, disputa la Promoción de Ascenso, y tras no superar la Primera Ronda ante el Villajoyosa C.F.: 2-2 en casa y 1-1 en la ciudad alicantina; elimina después a Real Ávila C.F.: 1-0 en la ciudad amurallada y 5-2 en casa; y al C.F. La Nucía en la Final: 0-0 en la localidad alicantina y 2-0 en casa. Dirigidos por el técnico madrileño Antonio Acosta, acaba en la campaña 09/10 siendo decimotercero en Segunda División B.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 mejora sus prestaciones y es octavo cuajando un buen torneo donde no atraviesa problemas y con una afición que apoya al equipo incondicionalmente. Tras el intento fallido de convertirse en Sociedad Anónima Deportiva en 2010, el 1 de septiembre de 2011 el CSD aprueba su proceso de conversión iniciándose el 7 de septiembre y finalizando el 28 de noviembre, suscribiéndose los 225.000 euros y proclamándose Román Rodríguez accionista mayoritario. El 14 de diciembre se aprueba la primera junta de accionistas siguiendo Jorge Carretero en la presidencia y pasando a llamarse la entidad Real Sociedad Deportiva Alcalá, S.A.D.

Durante la temporada 11/12 sufre muchos problemas para mantenerse en la categoría y tiene que esforzarse más de la cuenta para lograr la permanencia. Al final es decimoquinto empatado a puntos con varias sociedades y consigue además librarse por dos puntos de diferencia de disputar la Promoción de Permanencia.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Segunda División B ‘Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron’. Vicent Masià Pous (2007).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.as.com Diario deportivo.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB: 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Club Atlético de Madrid, S.A.D. «B»

 

titular Atletico B

 

Escudo C. Atlético de Madrid, S.A.D. B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Atlético de Madrid, S.A.D. “B”
  • Ciudad: Madrid
  • Provincia: Madrid
  • Comunidad Autónoma: Comunidad de Madrid
  • Fecha de constitución: 17 de septiembre de 1963
  • Fecha de federación: 17 de septiembre de 1963

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Reyfra (1963-1964)
  • Reyfra Atlético O.J.E. (1964-1970)
  • Atlético Madrileño Club de Fútbol (1970-1990)
  • Club Atlético de Madrid “B” (1990-1992)
  • Club Atlético de Madrid, S.A.D. “B” (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Segunda División B:

  • 1988/89
  • 2000/01
  • 2003/04

1 Liga de Tercera División:

  • 2016/17

1 Copa de la Liga de Segunda División A:

  • 1983

 

ESTADIO:

estadio Cerro del Espino

  • Nombre: Miniestadio Cerro del Espino
  • Año de inauguración: 1976 (remodelado en 1995 / 1997)
  • Cambios de nombre:
  • Campo Municipal Cerro del Espino (1976-1997)
  • Miniestadio Cerro del Espino (1997-)
  • Capacidad: 3.376 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal de San Isidro, Getafe (1963-1968)
  • Campo de Vallecas (1968-1969)
  • Campo de Vallehermoso (1969-1970)
  • Estadio Vicente Calderón (1970-1995)
  • Estadio de Vallecas (1995-1996)
  • Estadio Municipal El Soto, Móstoles (1996-1997)
  • Miniestadio Cerro del Espino, Majadahonda (1997-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Club Atletico Madrid B

ESCUDOS DEL CLUB ATLÉTICO DE MADRID S.A.D. «B». EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Club Atletico Madrid B

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB ATLÉTICO DE MADRID S.A.D. «B». EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Club Atletico Madrid B

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN MADRID:

Finalizada la Guerra Civil en 1939, el club madrileño Imperio F.C. se reorganiza y crea nueva directiva con la finalidad de competir en el Campeonato de Castilla. Sus miembros, conscientes de lo delicado del momento y precisos de ayuda económica, saben moverse con rapidez y habilidad, entablando contactos con el recién fusionado Athletic-Aviación Club, producto de la integración del equipo militar Aviación Nacional dentro del Athletic Club de Madrid. Viendo el potencial de medios de que este club dispone, Ángel Lehoz, Luis Mesa, Ventura Miguel y Gregorio Lázaro conciertan una reunión con los athléticos Manuel Gallego Suarez-Somontes y Juan Touzón, y el Imperio F.C. es declarado filial colchonero con Ángel Lehoz como presidente. Más tarde, cuando en 1947 el Ministerio del Aire se desliga del Athletic-Aviación Club, la entidad imperial -incapaz de continuar su carrera como club independiente-, desaparece.

Concluida la temporada 50/51, el ahora denominado Club Atlético de Madrid se había proclamado Campeón de Liga y ante la necesidad de prolongar su éxito contando con jugadores más económicos, estableció un convenio de filiación temporal con la Agrupación Deportiva Rayo Vallecano, un club madrileño que por entonces despuntaba en Tercera División. Este compromiso había de durar hasta 1955, pero la situación deportiva de la cual gozaban los rayistas, aspirantes al ascenso a Segunda División, hizo que este se rompiese en plena campaña 54/55. Pese a ello, algunos jugadores formados en el conjunto franjirrojo pasaron a la disciplina atlética triunfando poco después.

HISTORIA COMO CLUB:

1963 – 1970

Ya en los años sesenta, el club colchonero mantuvo contacto con otras entidades madrileñas que competían en Tercera División, pero sin alcanzar ningún convenio que les ligara mutuamente. De forma paralela a estos acontecimientos y en una localidad situada al sur, Getafe, en 1961 partiendo desde Tercera Regional fue constituido el Club Atlético Getafe, conjunto dependiente de la O.J.E. que vestía camisa blanca con pantalón azul acomodado en el Campo Municipal de San Isidro desde donde inició un rápido ascenso deportivo, militando ya en Primera Regional durante la campaña 63/64. Finalizado dicho torneo el Club Atlético Getafe estaba sumido en un mar de deudas por lo que el entonces alcalde getafense Juan Vergara lanzó una llamada de auxilio que fue atendida por el directivo Jesús Salazar, dueño de la Cafetería Lido, quien halló la solución fusionando a este club con el Club Deportivo Reyfra, sociedad patrocinada por la popular fábrica de radios y televisores del mismo nombre que había sido inscrita en la Federación Castellana el 17 de septiembre de 1963. Al C.D. Reyfra, con camiseta amarilla y pantalón azul, debutante en Tercera Regional en la edición 63/64 con un meritorio tercer puesto y dotado con mayores recursos económicos, no le resultó muy complicado pagar las deudas de los atléticos absorbiendo de paso su estructura e imponiendo su personalidad jurídica.

El ahora denominado Reyfra Atlético O.J.E., del que fuera Club Atlético Getafe sólo conservó la mitad de la participación en la nueva denominación, resultando bajo la presidencia de Manuel Salinero González sexto en las campañas 64/65 y 65/66 para ser segundo en la edición 66/67 que le valió el ascenso a Tercera División. Competir en Categoría Nacional requería un gran esfuerzo por parte de la empresa electrónica, la cual debía invertir más dinero en buenos jugadores para garantizarse la supervivencia en la nueva categoría, atendiéndose la llamada de la Ag.D. Rayo Vallecano, de Madrid quien se fijó en el club amarillo para establecer por interés mutuo un convenio de filialidad. Una vez rubricado este en el verano de 1967, el conjunto fabril que hasta la fecha venía disputando sus encuentros en el Municipal de San Isidro getafene, trasladó su domicilio a la capital y pasó a hacer uso del feudo del titular rayista adoptando los colores de este, camisa blanca con banda roja cruzada y pantalón blanco siendo décimo en su estreno de la sesión 67/68. Prorrogado el convenio una temporada más, en la edición 68/69 el Reyfra Atlético O.J.E. resultó decimotercero cautivando la atención del Club Atlético de Madrid, poderoso club quien, dadas las excelentes relaciones que por entonces mantenía con la entidad rayista y necesitado como estaba de disponer de un filial, no tuvo demasiados problemas para encargarse de la gestión del conjunto fabril en la temporada 69/70. Durante este campeonato, ya con los colores rojiblancos, los fabriles hicieron uso del Campo de Vallehermoso al estar el nuevo recinto rayista en construcción, terminado la Liga en quinto puesto lo que le valió mantener su plaza en una categoría que, para la edición siguiente, iba a ser muy distinta.

1970 – 1980

Concluida la participación de los fabriles en el Campeonato de Liga 69/70 pero estando todavía en desarrollo la temporada, la directiva atlética, vigente campeona de Liga, viendo que el filial iba a mantener esta función durante muchos años proporcionando jugadores noveles no exentos de calidad al primer equipo y el 30 de junio vencía el convenio con la empresa electrónica, estableció contacto con ésta para desvincularla definitivamente, quedando todo resuelto satisfactoriamente para ambos y convirtiéndose el filial en propiedad exclusiva de los rojiblancos. Durante los primeros días de junio, domiciliado el filial en la misma sede atlética de Madrid, se estimó oportuno modificar la denominación de la asociación barajándose sobre la mesa varios nombres entre los cuales el más valorado era el de Atlético Manzanares. Sin embargo, la existencia del Unión Manzanares C.F. con domicilio en la propia capital y del ciudadrealeño Manzanares C.F., ambos con bastante tradición, echó para atrás esta posibilidad quedando descartada en beneficio de la definitiva Atlético Madrileño Club de Fútbol. Resuelto todo y sin más dilación, el 11 de ese mismo mes la nueva directiva, encabezada por Jerónimo Rodríguez Carreño, enviaba una nota a la RFEF con los cambios al tratarse de un club de Categoría Nacional.

Iniciados los años setenta el club lucha por ascender a Segunda División, logrando en la campaña 72/73 ser subcampeón. En la Promoción de Ascenso se enfrenta como aspirante al Club Gimnástico de Tarragona, siendo eliminado: 4-0 en la capital catalana y empate 1-1 en casa. En las temporadas siguientes no consigue terminar entre los dos primeros clasificados y no será hasta concluida la campaña 76/77 cuando ascienda a la recién creada Segunda División B al ser quinto en su grupo. En esta nueva categoría permanece tres temporadas tras unos inicios dubitativos, logrando ascender a Segunda División A de forma directa en la sesión 79/80 al ser subcampeón, tomando el relevo en la presidencia Pedro Mayrata Álvarez-Paz.

1980 – 1990

El debut en la categoría de plata llega en la campaña 80/81 estrenándose con un decimocuarto puesto, a la cual le seguirán un total de cinco temporadas más hasta su descenso a Segunda División B al término de la campaña 85/86. Su segunda temporada logra su mejor clasificación en este ciclo, terminando décimo. La sesión 82/83 será decimotercero, y decimocuarto sus dos siguientes campañas ya con Víctor Martínez Vicente como presidente del filial atlético, y entrenados estos años por Joaquín Peiró. Tras su marcha al finalizar la sesión 84/85, toma las riendas el pontevedrés José Armando Ufarte, pero la temporada es nefasta y desciende tras culminarla en vigésima plaza. Durante estos años el filial rojiblanco tiene numerosos problemas para conservar la permanencia, pero su labor formativa es plena al proporcionar jugadores a la primera plantilla como: Abel Resino, Mejías, Tomás Reñones, Sergio Morgado, Marina, Clemente, Mínguez ó Pedraza. Por sus filas pasan jugadores que en el futuro serán importantes en otros clubs, casos de Bastón, Torres, Llorente ó Estebaranz.

Sin embargo, será en esta época cuando el club logre su primer título oficial, al conseguir la Copa de la Liga de Segunda División A en su primera edición, la de 1983, superando en la Final al Real C.D. de La Coruña: victoria en la ida por 1-3, y derrota en casa por 0-1. Subcampeón será en la edición de 1985 al caer en la Final frente al Real Oviedo C.F.: 1-0 en la ida y 1-1 en Madrid. Tras el descenso obtiene unos resultados discretos en Segunda B, pero en la campaña 88/89 realiza un gran torneo y se proclama Campeón, ascendiendo directamente a Segunda División A. Su regreso a la categoría de plata la sesión 90/91 y entrenados por Josu Ortuondo es efímero, y tras unos números negativos acaba como colista, descendiendo a Segunda División B. En su plantilla se encuentran jugadores de la talla de López ó Toni, que darán el salto al primer equipo.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1990 – 2000

La década de los noventa comienza con un filial que no consigue entrar entre los cuatro primeros clasificados que optan al ascenso, obteniendo unas plazas que disgustan a la directiva. En 1990 la RFEF modifica su Reglamento General incluyendo la nueva Ley del Deporte 10/1990. Esta Ley que, entre otras cosas, obliga a los clubs profesionales a transformarse en Sociedad Anónima Deportiva, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con estos se extingan y sean asimilados por los clubs profesionales quedando integrados en su estructura. El Atlético Madrileño C.F. se disuelve en el verano de 1990 y desaparece como club, pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de Club Atlético de Madrid “B” para la sesión 90/91, respetándose la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio, en este caso la Segunda División B.

Este cambio dura poco y en 1992 cambia su nombre nuevamente, en esta ocasión a Club Atlético de Madrid, S.A.D. “B” tras completarse la conversión del club en Sociedad Anónima Deportiva. La temporada 94/95 roza las plazas de Promoción y terminará sexto. En la campaña 95/96 se refuerza la plantilla y se consigue la cuarta plaza entrenados por Santiago Martín, refrendándose su calidad con el liderato en la Promoción al superar a: U.E. Figueres, Club Atlético Osasuna “B” y Real Jaén C.F., alcanzando desde el Estadio de Vallecas el ascenso a Segunda División A.

El reencuentro con la categoría de plata proporciona al Club Atlético de Madrid “B” una segunda etapa dorada y se estrena como decimosegundo clasificado la sesión 96/97, disputando esta campaña sus encuentros en el Estadio Municipal El Soto de Móstoles, siendo noveno la siguiente sesión 97/98. Esta última temporada se empieza a emplear el Miniestadio Cerro del Espino como feudo, ya que el 13 de mayo de 1997 se firma un convenio de colaboración deportiva entre el C.F. Rayo Majadahonda, Club Atlético de Madrid, S.A.D. y el Ayuntamiento de Majadahonda, pasando el club majariego a percibir anualmente una importante inyección económica por parte de los rojiblancos. El Campo Municipal Cerro del Espino construido en 1976 sufre una profunda remodelación y es inaugurado el 13 de septiembre de 1995 con un encuentro amistoso entre el C.F. Rayo Majadahonda y el Club Atlético de Madrid, finalizado con victoria colchonera por 0-1. Gracias a esta relación surgida en 1995 se estrena la Ciudad Deportiva del Cerro del Espino en 1997, año en el que sufre una nueva remodelación para adaptarse a las exigencias del fútbol profesional.

En la tercera campaña consecutiva en la categoría de plata, sesión 98/99, consigue ser subcampeón de Liga tras un torneo memorable con veintiuna victorias, no pudiendo ascender debido a su condición de equipo dependiente. Sin embargo, la descomposición de la plantilla hace que esta pierda calidad y en la campaña inmediata 99/00 sean decimoséptimos perdiendo la categoría, puesto que en un año trágico para los atléticos el primer equipo desciende de Primera División y arrastra al filial nuevamente a Segunda División B. En este nuevo ciclo pasarán importantes jugadores por su plantilla como: el portero Ricardo, el defensa brasileño Iván Rocha, los medios Pablo Lago, Baraja, Casquero, Luque o Diego Rivas, los delanteros Santi Ezquerro, Yordi y Tevenet, así como jugadores internacionales como los serbios Paunovic y Tomic, o el sudafricano Fortune.

2000 – 2010

Con el cambio de milenio el equipo dependiente colchonero se proclama Campeón de Liga en la temporada 00/01 entrenados por Carlos García Cantarero, y pese a haber quedado la primera plantilla cuarta en Segunda División A, el dependiente rojiblanco disputa la Promoción de forma insólita siendo segundo en un triple empate en el que asciende el Club Polideportivo Ejido y les iguala el C.D. Calahorra, acabando colista el Real C.D. Espanyol de Barcelona “B”. Tras no poder clasificarse en las campañas 01/02 y 02/03, en la 03/04 queda de nuevo Campeón entrenados por el cordobés José Murcia, disputando una nueva Promoción en la que es colista en un grupo muy igualado en el que le anteceden Racing Club de Ferrol, Sevilla F.C. “B” y C.D. Castellón. La siguiente sesión 04/05, es sexto muy cerca de colarse nuevamente en los puestos de Promoción. Desde entonces, el equipo dependiente colchonero deambula por Segunda División B sin poder optar al ascenso, cumpliendo su cometido de formar jugadores para el primer equipo aunque mirando de reojo poder acceder a colarse en la Promoción.

2010 – 2020

La temporada 10/11 es distinta y tras emplear un numeroso grupo de jugadores, los resultados no son los apetecidos y a domicilio se obtienen pocos puntos, situándose en tierra de nadie y sin aspiraciones de sumar algo importante en un torneo apático. Mejor resulta la edición 11/12 entrenados por el serbio Pantic y con una plantilla más equilibrada que realiza un buen fútbol, con la que se cosecha un muy meritorio quinto puesto, muy cerca de la Promoción, pero con la salvedad de que en ningún momento se tienen opciones reales de entrar en ella dada la fuerza con la que se emplean los rivales de arriba.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.as.com Diario deportivo.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Bilbao Athletic

 

titular Bilbao Athletic

 

Escudo Bilbao Athletic

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Bilbao Athletic
  • Nombre federativo: Athletic Club «B»
  • Ciudad: Bilbao / Bilbo
  • Provincia: Vizcaya / Bizkaia
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 1964
  • Fecha de federación: 1964

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Atlético de Bilbao Amateur (1964-1966)
  • Bilbao Atlético Club (1966-1972)
  • Bilbao Athletic Club (1972-1991)
  • Athletic Club «B» (1991-2006)
  • Bilbao Athletic (2006-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Segunda División B:

  • 1982/83
  • 1988/89

2 Ligas de Tercera División:

  • 1966/67
  • 1968/69

 

ESTADIO:

  • Nombre: Ciudad Deportiva de Lezama
  • Año de inauguración: 1971
  • Cambios de nombre:
  • Ciudad Deportiva de Lezama (1971-)
  • Capacidad: 3.250 espectadores

 
OTROS ESTADIOS:

  • Campo de San Ignacio (1964-1966)
  • Estadio San Mamés (1966-1997)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Athletic Club B

ESCUDOS DEL BILBAO ATHLETIC. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Athletic Club B

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL BILBAO ATHLETIC. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Athletic Club B

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BILBAO:

Tras la fusión realizada el 29 de marzo de 1903 entre el Athletic Club y el Bilbao Foot-ball Club, el ahora reforzado Athletic Club de Bilbao adquirió un potencial deportivo considerable que hizo que al poco tiempo, desde Madrid, la amplia colonia vasca allí residente sintiese la necesidad de fundar en la capital un apéndice de este con sus mismos estatutos y derechos. Esto sucedía el 26 de abril y el Athletic Club de Madrid se convertía en sucursal -término empleado en la época-, de los bilbaínos. Esta relación vinculante entre ambas sociedades permitía el libre paso de jugadores entre uno y otro club, siendo alargada hasta 1912, año en el que el Athletic Club de Madrid a través de su presidente Julián Ruete se independiza del club vizcaíno.

En los años siguientes, el Athletic Club de Bilbao empieza a tomar cuerpo dentro del panorama nacional y a estabilizarse económica y deportivamente, consiguiendo dar continuidad a un proyecto que le convierte en un club referente. Muchos jugadores vizcaínos ansían formar parte del club de Bilbao y este no tiene demasiados problemas en alojar la flor y nata de lo mejor de la extensa cantera vizcaína. Clubs vecinos como el Baracaldo F.C., Arenas Club de Guecho, C.D. Basconia, Sestao S.C. ó Portugalete F.C. se convierten en fuentes inagotables de jugadores, siendo especialmente numerosa la aportación de estos a partir de finales de los veinte cuando la profesionalización invade el país.

En la década de los años treinta, el Athletic Club de Bilbao es el conjunto más importante de España y tan sólo el estallido de la Guerra Civil es capaz de frenar su reinado. Poco antes de acabar esta, el debilitamiento que había sufrido el Athletic Club al perder jugadores clave por la contienda, surge la necesidad de proteger el nombre de la entidad ante las pocas garantías que ofrecían los escasos jugadores con los que contaba entre sus filas, por lo que en 1938 inscriben un equipo amateur para competir en el Campeonato Regional bajo el nombre de Bilbao Athletic Club, evitando ensuciar el nombre del club en caso de descalabro deportivo. La sesión 39/40 termina tercero tras la S.D. Deusto y el C.D. Basconia.

Tras la finalización de la Guerra Civil, el ahora denominado Atlético de Bilbao crea su propio filial en forma del Club Deportivo Bilbao, entidad que viste como los leones y juega igualmente en San Mamés. El C.D. Bilbao pronto muestra su potencial y en breve tiempo ocupa los primeros puestos de la Primera Categoría vizcaína, consiguiendo ser admitido en la temporada 43/44 en la reestructurada Tercera División. Sin embargo, un par de meses antes de la iniciación del torneo la ejecutiva del primer club bilbaíno declina que su filial actúe en el tercer nivel nacional y cede sus jugadores más destacados al Arenas Club de Guecho, conjunto que pasa a jugar en San Mamés y actuará durante unos años como filial, arrastrando al C.D. Bilbao a la desaparición.

En los años cuarenta y cincuenta se conquistan títulos de Liga y Copa con parte de jugadores formados en el Arenas Club de Guecho, pero la irrupción en la ciudad de Bilbao a mediados los cincuenta de una potente S.D. Indauchu resta potencialidad a los atléticos, siendo los indautxutarras capaces de mantenerse de forma ininterrumpida en Segunda División durante doce años, siendo la 68/69 la última en la categoría de plata.

HISTORIA COMO CLUB:

1964 – 1970

En los años sesenta, los títulos empiezan a ser caros y difíciles de lograr siendo el equipo juvenil el único que presta alegrías. Dado que no existe un puente que conecte a los noveles jugadores juveniles con la primera plantilla, desde el club se reclama la creación de un club intermedio que foguee a los más destacados, naciendo en 1964 ya una vez avanzada la temporada, el Club Atlético de Bilbao Amateur.

En la temporada 65/66, bajo la presidencia de Julio Egusquiza Echave, debuta en Primera Regional jugando en el Campo de San Ignacio, en el barrio de Deusto, de la mano del ex jugador Piru Gainza, resultando Campeón y ascendiendo a Tercera División. Ya en Categoría Nacional, para no coincidir con el club de Primera División, cambia de nombre a Bilbao Atlético Club, trasladándose al Estadio de San Mamés. El filial bilbaíno debuta en Tercera División durante la campaña 66/67 proclamándose Campeón de su grupo. En la Fase de Ascenso elimina a la S.D. Huesca: 0-0 en la ida y 1-0 en casa; pasando a una Final en la que es eliminado por el C.D. Badajoz: 2-0 en El Vivero y 2-1 en San Mamés. Tras obtener un tercer puesto en la sesión 67/68, en la campaña 68/69 resulta de nuevo Campeón con el técnico Rafael Iriondo, y en la Fase de Ascenso se enfrenta al C.D. Orense siendo eliminado: 2-1 en la capital gallega y 0-1 en casa. Como equipo eliminado acude a la Promoción de Permanencia, encontrándose al Deportivo Alavés al cual logra vencer: 3-0 en San Mamés y 1-0 en Vitoria, consiguiendo ascender a Segunda División. El estreno en la categoría de plata se produce en la temporada 69/70 bajo la presidencia de Ramón Barbier Uría, no consiguiendo los bilbaínos el objetivo de la permanencia. En una Liga muy igualada, pese al buen arranque de temporada obtenido al final es decimotercero y ha de defender su plaza frente al aspirante Villarreal C.F. al que no supera: 2-1 en casa, 2-1 en El Madrigal y 1-2 en el desempate disputado en Madrid. Por sus filas pasan esa temporada promesas como: el meta Víctor Marro, José Ángel Rojo, Carlos Ruiz, Félix Zubiaga, Daniel Astrain ó Josu Ortuondo.

1970 – 1980

Descendido a Tercera División, inicia la década de los años setenta obteniendo puestos discretos en la tabla clasificatoria en unas campañas y próximos al ascenso en otras, en una categoría de bronce muy competitiva formada por cuatro grupos, destacando las temporadas 70/71 y 72/73 en el primer lustro al terminar en quinto puesto en sendas campañas, pero lejos de conseguir una de las dos primeras plazas con opciones de ascenso directo y promoción. En este periodo destaca ante todo la inauguración el 12 de enero de 1971 de la Ciudad Deportiva de Lezama, instalación llevada a cabo bajo la presidencia de Félix Oraá San Martín, en la que hay cabida para varios campos de fútbol y en la que la cantera inicia su formación; así como que en 1972 el club filial bilbaíno cambia de nombre pasando a ser conocido como Bilbao Athletic Club.

En el segundo lustro de la década, siendo presidente de la entidad José Ignacio Olascoaga, el filial mejora su rendimiento y termina cuarto la sesión 75/76, para repetir el cuarto puesto en la temporada siguiente 76/77, en la que termina con cuarenta y nueve puntos en un triple empate con C.D. Orense y C.D. Ensidesa, pasando a integrar parte de la recién estrenada Segunda División B al ascender los clasificados entre el segundo y décimo puesto de cada grupo. En la nueva categoría de bronce, que se inicia en la campaña 77/78, termina con un quinto puesto y mantiene sin problemas en los años posteriores de lo que resta de década.

1980 – 1990

Pero sin duda el gran salto cualitativo se produce en los primeros ochenta coincidiendo con la obtención de dos Ligas consecutivas por la primera plantilla. En la campaña 82/83 el filial rojiblanco conquista el título liguero con autoridad, ascendiendo por segunda vez en su historia a la categoría de plata y destacando jugadores como Patxi y Julio Salinas, Andrinúa, Pizo Gómez y Joseba Agirre. El reestreno en Segunda División A se produce en la campaña 83/84 siendo presidente Juan Ignacio Apoita y tiene como protagonista a un joven Julio Salinas que marca veintitrés tantos. El Bilbao Athletic Club dirigido por el técnico José Ángel Iribar es subcampeón empatado a cincuenta puntos con el Castilla C.F. y sólo la reglamentación impide su ascenso a Primera División.

El paso de sus estrellas a la primera plantilla merma su potencial y en la temporada 84/85 a punto están de descender pese a contar todavía con jugadores como Ayúcar, Sarriugarte, Iñigo Lizarralde o Ferreira. Tras una brillante campaña 85/86 en la que son séptimos con jóvenes promesas como Rafael Alkorta o Ander Garitano, su fútbol decae y salva la temporada 86/87 llamada del Play-off con apuros, bajo las órdenes de Txetxu Rojo y José María Arrate presidente, no siendo así en la siguiente 87/88 en la que es decimoséptimo. En esta última temporada vuelve Iribar al banquillo, pero en la jornada quince es sustituido por Iñaki Sáez tras ser colista desde la segunda jornada. Pese a la entrada del técnico bilbaino, la reacción llega tarde y tras quedar empatado a 31 puntos con el R.C. Deportivo de La Coruña, el gol avarge le es desfavorable, consumándose el descenso. Pese al duro golpe que significa la pérdida de categoría, la temporada 88/89 resulta magnífica y la plantilla de los jóvenes leones se lleva el campeonato sin problemas, ascendiendo directamente a Segunda División A.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1990 – 2000

Esta tercera estancia en la categoría de plata la empieza fuerte al ser tercero en la campaña 89/90 dirigidos por Sáez, sin embargo, a pesar de que este ciclo va a ser el más longevo de todos, el esfuerzo para mantenerse en cada una de las sesiones será una lucha sin cuartel, finalizando cada una de ellas rozando el descenso. Aún así, siete son las campañas consecutivas que aguanta, proporcionando notables jugadores a la primera plantilla del Athletic Club como: Valencia, Iñaki Lafuente, Imanol Etxeberría, Aitor Larrazábal, Josu Urrutia, Tabuenka, Carlos García, Aitor Karanka, Óskar Vales, Mikel Kortina, Javi González, Bolo ó Julen Guerrero.

En 1990 la RFEF modifica su Reglamento General incluyendo la nueva Ley del Deporte 10/1990. Esta Ley que, entre otras cosas, obliga a los clubs profesionales a transformarse en Sociedad Anónima Deportiva, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con estos se extingan y sean asimilados por los clubs profesionales quedando integrados en su estructura. El Athletic Club, pese a no convertirse en SAD, sigue siendo un club profesional y cumpliendo con la Ley, el Bilbao Athletic Club se disuelve en el verano de 1991 desapareciendo como club, pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de Athletic Club “B”, respetándose la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio.

En la campaña 95/96 se finaliza este periodo de lucha y entrega con el consabido descenso a Segunda División B. En esta categoría, el equipo dependiente bilbaíno pelea por volver a tomar el camino recién abandonado, pero las cosas no son fáciles a pesar de su voluntariedad. En la temporada 97/98 tiene una oportunidad tras ser subcampeón de Liga, pero la desaprovecha siendo tercero en la Liguilla de Ascenso al ser superado por: Real C.D. Mallorca “B” y Granada C.F., mientras colista es el C.P. Cacereño. Lo que resta de década terminará en la zona tranquila de la tabla, cerca de los puesto de promoción.

2000 – 2010

En los inicios del nuevo siglo, el Athletic Club “B” entra en una recesión deportiva y las aportaciones a la primera plantilla pese a ser numerosas no contienen la calidad de las pasadas décadas, resintiéndose sin duda el conjunto de San Mamés muy precisado de estas aportaciones debido a su característica y personal forma de confeccionar las plantillas sin extranjeros y jugadores no vascos. La sesión 00/01 termina en un meritorio sexto puesto dirigidos por Edorta Murúa, a tan sólo dos puntos de jugar la promoción. La siguiente 01/02 repetirá puesto al ser sexto, esta vez bajo las órdenes de Carlos Terrazas, pero más alejado de los puestos que otorgan plaza para jugar la liguilla de ascenso. Destacar la temporada 02/03 con la obtención de un cuarto puesto en Liga dirigidos por Ernesto Valverde, situación que le permite luchar por el ascenso pero que no solventa por un solo punto de margen al ser superado por el Algeciras C.F. Les acompañaron en esta Promoción el Burgos C.F. y el Zamora C.F., que termina colista de grupo. Aceptable será la campaña 05/06 en la que será sexto con Sarriugarte como entrenador. El Athletic Club “B” cambia para la temporada 2006/07 su denominación oficial a Bilbao Athletic porque la primera denominación, impuesta en 1991 con la aplicación de la Ley del Deporte, no era del agrado de los socios. A pesar de que el club emplea este nombre desde 2006, la RFEF no lo ha hecho oficial y sigue empleando la denominación Athletic Club “B” en los calendarios de la competición.

En los últimos años de la década viene manteniendo problemas para seguir en la categoría y en varias de ellas sufre más de la cuenta, como en la 09/10 con un decimoquinto puesto, pero en la fértil cantera vizcaína, a pesar de todo reina el optimismo y en cualquier instante puede surgir una pléyade de figuras que nutran al primer equipo. Ejemplos de ello son jugadores como: Aritz Adúriz, Carlos Gurpegui, Unai Expósito, Andoni Iraola, Javi Casas, Ustaritz, Amorebieta, Fernando Llorente, Susaeta, Beñat, Iturraspe ó Iker Muniain.

2010 – 2020

La temporada 10/11 resulta insulsa y la plantilla rojiblanca queda decimosegunda, empleando el técnico De la Fuente un sinfín de jugadores que se mantienen alejados de las primeras plazas y afortunadamente, también de las últimas. En la edición 11/12 mejora el rendimiento de los cachorros y se alcanza el octavo puesto aunque muy alejado de las plazas que dan opción a promocionar, un objetivo por el cual al menos durante este torneo no se acaba de perseguir.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Historia del Athletic Club. José Mari Múgica, Paco Crespo y Juanjo Baños. Ed. Athletic Club de Bilbao (1985).
  • Athletic Club, 1898-1998: Crónica de una leyenda. Alfonso Carlos Sáiz Valdivieso. Editorial Everest (1998).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002)
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.deia.com Diario.
  • www.elcorreodigital.com Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,