Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Racing Club
  • Ciudad: Madrid
  • Provincia: Madrid
  • Comunidad Autónoma: Comunidad de Madrid
  • Fecha de constitución: 13 de septiembre de 1914
  • Fecha de federación: 13 de septiembre de 1914

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Racing Club (1914-1932)

 

TÍTULOS NACIONALES:

  • 0 Ligas de Categoría Nacional

 

ESTADIO:

Estadio Puente de Vallecas

  • Nombre: Puente de Vallecas
  • Año de inauguración: 1930
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Puente de Vallecas (1930-1932)
  • Capacidad: 15.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de La Exposición (1914-1917)
  • Campo de Hermosilla (1917-1918)
  • Campo de Martínez Campos (1918-1930)
  • Estadio Puente de Vallecas (1930-1932)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

El origen del fútbol en la capital de España es más antiguo del que los libros de historia sobre este deporte tradicionalmente se han encargado de señalar aunque, como no podía ser de otra manera, tiene su origen en ciudadanos británicos. La primera piedra en esta disciplina fue depositada alrededor de mayo de 1879 y además, de forma compartida con otra práctica, la del cricket, deportes ambos con gran seguimiento en el Reino Unido al tratarse el cricket del deporte nacional en aquellos momentos y el fútbol, la disciplina con mayor progresión y auténtica concentradora de masas. Estos británicos compartieron sus inquietudes con parte de la más selecta alta sociedad instalada en la sede del Gobierno nacional, constituyéndose en torno al mes de noviembre el Cricket y Foot-ball Club de Madrid, una asociación producto del acuerdo de voluntades entre ciudadanos de los dos países que tomó como referencia idéntica forma al que seguían las asociaciones británicas: una junta directiva con cargos responsables donde había officers y un Comité, regulándose su funcionamiento a través de un Reglamento.

Este protoclub madrileño, el primero constituido en España donde una de sus dos finalidades era jugar al fútbol siendo además las que le dieron nombre, no tuvo una supervivencia excesiva y pasó desapercibido al apenas ser publicitado, pero entre su legado nos dejó la siguiente directiva: Presidente: D. José Figueroa y Torres, Vicepresidentes: Sr. Greentul y Bertrán de Lis (D. Álvaro), Directores: D. Juan White y Conde de Villanueva, Contador: Sr. D. Leonardo de Fesser, Tesorero: Sr. Velasco y Secretarios: D. Rafael de Echagüe y D. Carlos Heredia, aprobándose el Reglamento después en fecha indeterminada.

Diez años después y, completamente ajenos a lo que había sucedido en el Real Hipódromo de la Casa de Campo, el terreno de juego empleado por el Cricket y Foot-ball Club de Madrid, surge en 1890 de nuevo el fútbol gracias a un establecimiento dedicado en pleno a la educación: la Institución Libre de Enseñanza, núcleo docente con profesores que se habían instruido en los modernos métodos de enseñanza practicados por los afamados centros universitarios británicos de Oxford, Cambridge y, sobre todo, Eton, uno de los college por excelencia donde el football conduciendo la pelota con los pies había tomado forma. La Institución Libre de Enseñanza fue un centro pedagógico fundado en 1876 por un grupo de catedráticos reacios a la doctrina de la Universidad Central de Madrid que propugnaban la libertad de cátedra, convirtiéndose el fútbol en una de las actividades físicas idóneas para mantener en tono el cuerpo del alumnado y eligiéndose los terrenos adjuntos a la Puerta de Hierro como espacio para jugar, aunque sin demasiadas dotes.

Parte de aquellos alumnos, años después ya crecidos, siguieron practicando aquel deporte, decidiendo constituir a principios de 1897 una asociación exclusiva para tal fin, el Sky Foot-ball Club, erigido bajo la presidencia de Luís Bermejillo y la labor como secretario y a la par tesorero del Conde la Quinta de la Enjarada, permaneciendo como vocales los señores Jacinto Martos y Careaga a los que se sumarían otros lustres apellidos de la nobleza allí residente como el Conde de Lérida, el Conde de Urbasa, el burgués Pignatelli o los tres hermanos de origen cubano Giralt, estos últimos en 1898. Este club vestía camisa roja con pantalón azul y, poco conocedor del juego, tuvo que reforzarse con el suizo Paul Heubi para adiestrarse en sus secretos, haciendo campo de sus prácticas unos terrenos situados en la Moncloa, aunque también hay referencias en cuanto al uso de unos terrenos adjuntos al frontón del Retiro y a otros en Vallecas. Con el paso del tiempo surgieron rencillas entre parte de los miembros del club propiciadas más que nada por impagos en las cuotas y la escasa implicación de muchos asociados y, a fínales de 1899, siendo presidente Ángel Mayora, un grupo liderado por Julián Palacios, un joven ingeniero de minas, decidió escindirse y continuar su actividad en otros lares.

Este proyecto desembocará en la constitución del Madrid Foot-ball Club en octubre de 1900, asociación presidida por Julián Palacios que, vistiendo camisa y pantalón blancos, se convertirá en la predominante dentro de la ciudad ante la manifiesta debilidad del Sky Foot-ball Club. En 1902 el Madrid F.C. experimentará una gran progresión con la gestión que inician los hermanos Juan y Carlos Padrós, organizando el Concurso de Foot-ball de Madrid, un torneo a nivel nacional precursor del Campeonato de España donde concurren distintas asociaciones de todo el espectro español.

Ese año la A.S. Française del Liceo Francés cambia a A.S. Amicale y nacen otras asociaciones como el Club Español de Foot-ball, el Moncloa F.C., el Iberia F.C. y el Moderno F.C., un club que conseguirá reunir una excelente plantilla. En abril de 1902 la antigua asociación Sky Foot-ball Club, debilitada por las escisiones que provocaron primero el nacimiento de Madrid F.C. en 1900 y ahora el Club Español de Foot-ball, cambia de nombre a New Foot-ball Club en un intento de renovación para recuperar el liderazgo perdido dentro del panorama local pero, sin embargo, este no da los frutos deseados y, con jugadores de poca calidad, termina humillado en la Copa de la Coronación confirmando su declive. Por si fuera poco, a finales de año un grupo importante de socios liderados por Miguel Guijarro se escinde y constituye el Internacional F.C.

En 1903 se constituye el Athletic Club en el Hogar Vasco sobre los cimientos del Club Retiro y en 1904 el Sport F.C. En 1906 nacen el Iris F.C. y el Club Sportivo Internacional, uniéndose en 1907 la Sociedad Gimnástica Española, fundada el 2 de marzo de 1887 y quien establece definitivamente su sección de fútbol basándose en jugadores procedentes del Moncloa F.C., Hispania F.C. y del renacido Iberia F.C., así como el Español Foot-ball Club, un intento de recuperar la memoria del anterior Club Español de Foot-ball que tan buen sabor dejó. A continuación surgen ya una verdadera pléyade de clubs con una ciudad donde el fútbol empieza a asentarse y a convertirse en todo un fenómeno social de masas bien adentrados los años diez, destacando en 1913 el Unión Sporting Club.

HISTORIA DEL CLUB:

1914 – 1920

Tras la desaparición del Español F.C. muchos jugadores juveniles surgidos en el seno de este club y algunos de sus directivos pasan a distintas sociedades madrileñas siendo la sección de fútbol del Instituto Cardenal Cisneros – donde existe un gran vivero de futbolistas – y el Regional F.C., un club prominente, las más beneficiadas. En 1914, fruto de la gran amistad existente entre ambas sociedades, las dos deciden unirse para crear un ambicioso club con el cual hacerse al mando de la hegemonía del fútbol capitalino que en esas fechas ostentan el Madrid F.C. y la Sociedad Gimnástica Española. Con el acuerdo efectuado por Ramón Teja y Salvador Picazo, dirigentes de los clubes fusionados, surge el 13 de septiembre el Racing Club, sociedad presidida por Ramón Teja inicialmente y alimentada por el empresario minero Alejandro Miró y Trepat desde su fundación, que durante las siguientes diecisiete temporadas, desde 1914 hasta 1931, será dos veces campeón de Primera Categoría (14/15 y 18/19), cuatro veces subcampeón (15/16, 20/21, 23/24 y 29/30), nueve veces tercero (16/17, 17/18, 19/20, 21/22, 22/23, 26/27, 27/28, 28/29 y 30/31) y dos veces cuarto (24/25 y 25/26).

El nuevo club viste en su origen con camisa rojinegra y pantalón blanco, empleando el Campo de la Exposición para sus partidos amistosos, terreno este que hereda del Español F.C. quien lo había rehabilitado previamente en 1909 mientras sus partidos oficiales como local en el Campeonato Regional los jugaba en el terreno del rival. Su debut se produce durante la temporada 14/15 con extraordinario éxito, puesto que se proclama Campeón de la Federación Regional Centro con una plantilla muy cuajada por delante de la Real Sociedad Gimnástica Española. El reglamento vigente de la época le impide disputar el Campeonato de España al no superar los seis meses desde su federación y ha de delegar en el club gimnástico para que este lo dispute. En la temporada 15/16 queda subcampeón tras el Madrid F.C., y en las dos siguientes es tercero, alcanzando nuevamente la cima al ser Campeón por delante de los merengues en la edición 18/19 que le abre por fin las puertas del Campeonato de España ya con Alejandro Miró y Trepat en la presidencia, en la que se enfrentan al Arenas Club de Guecho, futuro Campeón del torneo, cayendo en Cuartos de Final al perder 8-2 en la ida, 2-0 en casa y perdiendo el definitivo encuentro de desempate por 1-3 en Madrid.

Desde 1917, año en el que permuta su pantalón blanco por uno negro, se convierte en el club más potente de la región castellana disputando desde la temporada 16/17 sus encuentros en el recién adquirido Campo de Hermosilla, un terreno comprado a finales de 1916 e inaugurado el 17 de enero de 1917, y en el Campo de Martínez Campos desde el 29 de septiembre de 1918. Miró y Trepat, un hombre avanzado a la época, intenta atraerse a los mejores futbolistas residentes en Madrid y con su mecenazgo proporciona empleo a varios de sus jugadores en su propia empresa, una explotación minera con rango nacional. El Racing Club es el club de moda y a él se suman importantes figuras de reconocido prestigio procedentes desde varios ámbitos llegándose a organizar con gran ambición una gira por Sudamérica en 1919 para promocionar la entidad, aunque esta lamentablemente no llegará a realizarse hasta doce años después.

1920 – 1930

Con el cambio de década las opciones racinguistas siguen en todo lo alto, pero muy pronto no todo es de color de rosa y la presunta profesionalización de varios jugadores de su plantilla causa un amplio malestar en el seno de sus rivales quienes defienden un amateurismo puro que recoge la misma Federación Regional del Centro en sus reglamentos. El ahora Real Madrid F.C. maneja sus bastas influencias en la Federación Regional del Centro y se adelanta a los acontecimientos, logrando que este organismo denuncie al Racing Club acusándole de desenvolverse por el entonces denominado en prensa como “amateurismo marrón”, trámite por el cual termina en manos de la RFEF.

El máximo estamento nacional inhabilita a los jugadores Ricardo Álvarez, Feliciano Rey y Félix Tejedor durante la campaña 19/20, un torneo donde los racinguistas finalizan terceros tras el Real Madrid F.C. y Athletic Club, levantándose la sanción por acuerdo federativo en asamblea extraordinaria de la RFEF en junio de 1921. Alejandro Miró, demasiado ocupado en sus negocios, ha de dejar la presidencia efectiva y pasa a ostentar la presidencia honorífica mientras José Antonio Machimbarrena y Blasco es el nuevo mandatario desde 1921.

Los rojinegros entran a continuación en una profunda depresión deportiva de la cual apenas consiguen levantar cabeza gracias a la obtención del subcampeonato de la edición 23/24 tras el potente Real Madrid F.C. Ramón Teja accede nuevamente a la directiva como vicepresidente, tras su experiencia como presidente de la Federación Regional del Centro entre 1920 y 1922, en una sociedad que ya es polideportiva y concentra varias secciones además del fútbol como son las derivadas del atletismo. La aprobación del profesionalismo arrastra consigo la creación de un Campeonato de Liga a iniciar en la temporada 28/29 reservado para aquellas sociedades que den este paso legal, dividiéndose este torneo en Primera y Segunda División. La Federación Regional del Centro no logra incluir al Racing Club en Primera División como tenía previsto, pero como mal menor gana su derecho disputar la Segunda División al ser un club de la capital, haber sido dos veces Campeón de su región y alcanzado los cuartos de final del Campeonato de España, estando clasificado para el de la entonces presente temporada además de ser teóricamente solvente y tener en construcción un campo propio de lo mejor y más moderno de España.

Bajo la presidencia de Martín Teja, hermano menor de Ramón, y la dirección del ya entonces afamado Paco Brú, el estreno en esta categoría no es demasiado afortunado. Tras una buena primera vuelta la segunda es lamentable y el Racing Club ocupa plaza de colista finalizando décimo, empatado a puntos con el Real Club Celta de Vigo, con seis victorias, un empate y once derrotas. En su segunda participación dentro del Campeonato de España de 1929 logra superar a Iberia S.C. y Valencia F.C. en los dos encuentros (1-3 en la capital del Turia y 2-1 en casa), cayendo en la eliminatoria de cuartos frente al vecino Real Madrid F.C. En la temporada 29/30 participa en Primera Categoría siendo subcampeón tras el Real Madrid F.C. y no disputa la Tercera División, al igual que muchos otros clubes del resto de España, por estar en desacuerdo con la RFEF en la organización del campeonato. En el Campeonato de España serán eliminados a las primeras de cambio por el poderoso Real Unión Club de Irún.

1930 – 1936

Con una notable afición que invade y desborda la capacidad del reducido Campo del Paseo Martínez Campos y provista de otras secciones deportivas como atletismo y baseball, la sociedad racinguista emprende en 1929 la construcción de un faraónico feudo en Vallecas con mucho más albergue que los disfrutados anteriormente, invirtiendo una gran suma de dinero y que estrenará jubilosamente el 23 de enero de 1930 bajo el nombre de Estadio Puente de Vallecas. Esta valiente decisión supondrá contra todo pronóstico su final social y competitivo momentos después ya que las deudas empiezan a ser notables en 1931. En el aspecto deportivo a una triste campaña 30/31 en el Campeonato Regional suma un séptimo puesto en Tercera División enrolado en un grupo de ocho aspirantes que luchan por una plaza en Segunda División. No será más fructífera su participación en la edición de 1931 del Campeonato de España, en la que tras lograr un esperanzador 2-0 en casa caen derrotados de manera contundente por 8-1 frente al Sevilla F.C. en la ciudad hispalense en dieciseisavos de Final.

En julio de 1931 el club rojinegro decide en contra de la opinión de la Federación Regional del Centro, la única autorizada para conceder tal demanda, realizar una gira por varios países americanos como Perú, México, Cuba y Estados Unidos para recaudar fondos con los cuales sufragar los altos costes del nuevo estadio y las cuantiosas deudas ya contraídas. El Racing Club para desviar la atención federativa se inventa una selección de jugadores en teoría ajenos al club como excusa para poder realizar la gira, pero que en realidad defienden su camiseta. La Federación Regional, en vista de las consabidas deudas acumuladas y a la insolencia que le supone dicha gira, pone a la entidad en el punto de mira.

Tal viaje definitivamente es un fracaso rotundo, dado que los rivales a los que se enfrenta a duras penas llevan espectadores a los campos y, por si fueran pocos los males de la sociedad, el intermediario que realiza las gestiones da la espantada y el equipo al completo queda abandonado a su suerte, ya en Estados Unidos. La Federación Regional toma cartas en el asunto y satisface el retorno a la península de la plantilla pero castigando a la sociedad, por insubordinación, con el descenso a Segunda Categoría, además de con una multa económica. Tal apremio causa de inmediato la ira de los dirigentes rojinegros quienes retiran el club de la Federación Regional del Centro al considerar que entienden la multa percibida pero no el descenso de categoría.

La desbordante crisis originada en agosto de 1931 remueve ampliamente el panorama madrileño haciendo que parte de sus jugadores y directivos, al no poder competir, decidan unirse junto a otros procedentes del Madrid F.C. en el Unión Sporting Club, una entidad que compite en Primera Categoría, luce camisa albinegra y pantalón blanco, adoptando el nuevo nombre de Castilla Foot-ball Club. Esta sociedad viste a partir de la temporada 31/32 camisa morada con el escudo de Castilla en el centro y pantalón blanco, empleando como sede de entrenamiento el unionista Campo de la calle Ayala y para competir el Estadio de Diego de León, arrendado a la Sociedad Gimnástica Española cuya sección futbolística ha sido suprimida por cuestiones del incipiente amateurismo.

El Castilla F.C. no tiene visos de prosperidad y termina desapareciendo en medio del olvido en 1933. En cuanto a la afición racinguista, esta queda fraccionada de modo que una parte permanece inmóvil y la restante marcha a otra sociedad, el humilde Club Deportivo Chamberí, un club fundado en 1927 que compite como adherido en esos instantes, adoptándose el nombre de Unión Balompédica de Chamberí. A esta sociedad se le une la Asociación Deportiva Chamberí, una entidad creada en 1924 cuya actividad principal es el atletismo, dando lugar a un club polideportivo que en su estructura es idéntico a sus orígenes al Racing Club, con secciones de fútbol y atletismo, y que debuta en Tercera Categoría durante la campaña 31/32.

En la temporada 31/32 el Racing Club no compite pero aún sigue en activo dado que dispone de un buen patrimonio. Tras desprenderse de su plantilla le toca el turno al Estadio del Puente de Vallecas, intentando sufragar con su venta unas deudas que hacen la situación insostenible. El 4 de enero de 1932, después de la debacle, accede a la presidencia Fernando F. de Bernardos con el ánimo de recuperar socialmente la entidad, pagar la deuda contraída con la regional y jugar en Primera Categoría, solicitando a la Regional volver a competir dado que se sienten fuertes para ser una alternativa a Madrid F.C. y Athletic Club. Esta le confirma días después que han de empezar desde Segunda Categoría, la última categoría en la que habían sido emplazados, que las reglas están para cumplirse sin excepciones, que el club no puede cambiar el reglamento y que eso es competencia federativa. El club se enroca en su postura y considera tal medida injusta, inadecuada para su currículum, declinando competir oficialmente ante tal contundente respuesta, lo que significa su desaparición de facto aunque el club en momento alguno se disuelve. La Unión Balompédica Chamberí se convierte en el sucesor de los rojinegros y en ella depositan los aficionados sus esperanzas, aunque de forma muy distante respecto al pasado que han tenido, compitiendo en una Tercera Categoría muy poco atractiva hasta el estallido de la Guerra Civil en julio de 1936.

POSTHISTORIA:

Pasada esta reinicia sus actividades bajo el nombre de Racing Club de Chamberí, sin estar registrado ni inscrito en la ya Federación Castellana hasta que en 1941, ya recompuesto, decide reemprender la carrera futbolística de modo oficial y se registra a nivel federado con el nuevo nombre de Agrupación Recreativa Chamberí como consecuencia de la nueva Ley del General Moscardó que prohíbe los extranjerismos y comenzando desde Tercera Categoría, sin tener campo propio.

Los rojinegros, quienes tienen a buen recaudo en sus vitrinas todos los trofeos conseguidos en su pasado como racinguistas, desean volver a la élite lo más pronto posible y en 1943, con motivo de la profunda renovación que experimenta la Tercera División – la cual se convierte en la primera categoría de los modestos -, los directivos de la Ag.R. Chamberí solicitan con vehemencia a las autoridades ser incluidos en esta categoría por el gran historial cosechado como Racing Club. La Federación Española declina tal petición al indicarles que carecen de campo propio, no tienen suficiente potencial deportivo a la par que económico y existen clubs en categorías más altas que tienen más derecho. Ante tal tesitura la directiva no tiene más remedio que continuar su vida deportiva en las categorías inferiores viendo cómo el tren de la élite se escapa una vez más.

La sociedad de Chamberí, que sigue vistiendo camisa rojinegra pero con pantalón negro, tiene las vitrinas repletas de copas pero escaso dinero en el banco, aunque logrará dos Campeonatos de Castilla en las temporadas 46/47 con José María Terrazas Angulo como presidente y 50/51, un subcampeonato de España de aficionados en 1951, consiguiendo una efímera presencia en Tercera División durante la campaña 47/48 bajo la presidencia de Alfonso Pérez de Lisbona, momento en el que alcanza más de mil abonados. Lamentablemente desaparecerá una vez concluida la temporada 76/77 tras una discreta carrera en la cual nunca alcanza los puestos logrados por su antecesor en las décadas de los años diez y veinte donde el club rojinegro logró convertirse en un club importante dentro del panorama futbolístico madrileño y nacional.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

BIBLIOGRAFÍA:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Real Racing Club, S.A.D.

 

REAL RACING

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Racing Club de Santander, S.A.D.
  • Ciudad: Santander
  • Provincia: Cantabria
  • Comunidad Autónoma: Cantabria
  • Fecha de constitución: 24 de junio de 1913
  • Fecha de federación: 14 de noviembre de 1914

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Santander Racing Club (1913-1922)
  • Real Racing Club de Santander (1922-1931)
  • Racing Club de Santander (1931-1940)
  • Real Racing Club de Santander (1940-1941)
  • Real Santander Sociedad Deportiva (1941-1972)
  • Real Racing Club de Santander (1972-1992)
  • Real Racing Club de Santander, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Segunda División:

  • 1949/50
  • 1959/60

4 Ligas de Segunda División B:

  • 1990/91
  • 2013/14
  • 2015/16
  • 2018/19

3 Ligas de Tercera División:

  • 1943/44
  • 1947/48
  • 1969/70

 

ESTADIO:

  • Nombre: Campos de Sport de El Sardinero
  • Año de inauguración: 1988
  • Cambios de nombre:
  • Nuevos Campos de Sport de El Sardinero (1988-)
  • Capacidad: 22.271 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Campos de Sport de El Sardinero (1913-1988)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DEL REAL RACING CLUB, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL REAL RACING CLUB, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SANTANDER:

La ciudad de Santander, capital y municipio más poblado de la comunidad uniprovincial de Cantabria con algo más de ciento setenta mil habitantes, es un importante centro logístico y comercial dotado con una amplia gama de actividades dedicadas al sector servicios primordialmente, conservando gracias a su situación junto al mar y la bahía que recibe su mismo nombre, un importante tráfico marítimo con ciudades del sur británico del que llegan numerosos grupos de turistas.

En cuanto al fútbol, empezó a rodar el balón en la ciudad de Santander allá por el año 1902 cuando en unos terrenos situados en el Hipódromo de La Albericia, una veintena de jóvenes distribuidos en dos equipos de diez miembros y sin árbitro empataron a dos tantos un 11 de agosto. Esta entidad fue denominada Cantabria Foot-ball Club y su vida fue muy efímera, desapareciendo al poco tiempo de constituirse. La llama del fútbol ya había prendido sin embargo en la juventud local y pronto a esta entidad pionera le siguió en este mismo año el primitivo Santander Foot-ball Club, entidad esta que jugaba en el campo abierto de El Sardinero.

En 1903 hacia el 15 de marzo surge el Montañés F.C., sociedad a la que una semana más tarde se sumará The North F.C., cuyos miembros más tarde adoptarán el nombre de Real Club Sport El Norte, aunque también de corta vida como sus antecesores. Esta sociedad fue la que por vez primera se enfrentó a un club bilbaíno formado por la selección de varios clubs entre los cuales figuraban jugadores procedentes del Unión F.C., Athletic Club de Bilbao e Iberia F.C.. Era 1903 y se jugó en La Albericia, aunque en esos tiempos se venía empleando igualmente un campo situado en los terrenos de Castañeda. Posteriormente, en 1904 aparecen las sociedades La Montaña en el mes de junio y Orión en julio, mientras que el Volante lo hace en el año 1906.

El fútbol organizado todavía no había llegado y entre los años 1905 y 1907 eran varios los equipos locales que se formaban ocasionalmente para enfrentarse a clubs vecinos o de tripulaciones inglesas que atracaban en el puerto, como es el caso de la Sociedad Sportiva Santanderina nacida en 1905. Es en junio de 1907 cuando se funda el nuevo Santander Foot-ball Club con algunos de los jugadores que habían debutado en el desaparecido Cantabria F.C., vistiendo con camiseta blanca y pantalón azul, aunque previamente ya existía desde escasa semanas el Escolar, una sociedad compuesta por ciclopedistas de la Unión Ciclista Santanderina que perseguían con el fútbol mantenerse en forma cuando el tiempo lo tenían en contra. El Santander F.C. disputa encuentros con la recién creada Sociedad Gimnástica de Torrelavega y algún que otro club de la zona, siendo esta la actividad deportiva que mantuvo la sociedad durante varios años hasta 1911, año en que participa en la Copa de España. Previamente en 1910, había recibido de S.M. el Rey Don Alfonso XIII el tÍtulo de Real, de modo que pasó a denominarse Real Santander F.C..

Pero el fútbol santanderino no se detiene aquí y nuevos son los clubs que inician sus primeros pasos dentro del panorama deportivo local, caso de el Strong F.C., la Recreativa Infantil, la Plazuela y la Tierruca en 1907; y la Camelia, la Sportiva España, el Comercial F.C., el Hispania y la Victoria, a lo largo de 1908. En 1910 las sociedades Sportiva España y Comercial F.C. se fusionan creando el Sporting Club de Santander, mientras que en 1911 surgen la Nueva España y el Sardinero F.C., absorbiendo ese año el Real Santander F.C. al Sporting Club de Santander.

HISTORIA DEL CLUB:

1913 – 1920

Desde su fundación en 1907 hasta 1915, el Real Santander F.C. es el principal club de la ciudad montañesa aunque a principios de los años diez el Strong F.C., gracias a la calidad de sus hombres, llega a tutearlo. Durante estos primeros años nuevas entidades se suman al entorno balompédico como el Ariñ y el Deportivo, siendo un grupo de miembros relacionados con el Escolar quienes en febrero de 1913 empiezan a dar forma a un embrionario Racing Club jugando el 23 de febrero con el Strong F.C. su primer encuentro. Esta flamante sociedad, tras unos meses de acoplamiento, se constituye oficialmente el 24 de junio bajo el nombre de Santander Racing Club en honor al Racing Club, de Irún, proclamado reciente Campeón de España en el mes de marzo, siendo su primer presidente Ángel Sánchez Losada. La nueva entidad, fruto de su buen hacer, en un par de años crecerá en importancia y le quitará la supremacía al otrora potente Real Santander F.C., convirtiéndose por su incesante movimiento en la más prometedora de Cantabria. La actividad futbolística de Santander no se detiene en este punto y la ciudad es cuna de otros clubs que emergen como setas, especialmente infantiles, manifestándose un gran fervor popular el cual supone que este deporte desencadene la aparición de la S.D. Eclipse F.C. y de la S.D. Unión Montañesa, ambos igualmente con gran potencial futbolístico.

El Santander Racing Club vestirá en su primera indumentaria camisa roja con mangas y pantalón blancos, los colores del Sporting Club, de Irún, al desplazarse hasta dicha localidad para adquirirlos y gustarles más que los del vecino Campeón de España, el Racing Club del que toma nombre, empezando a jugar en el recién estrenado Campo de Sport de El Sardinero. El conjunto rojiblanco pronto toma la iniciativa en el liderato local y gracias a la calidad de su plantilla conquista la Copa Luís Redonet ese mismo año. La buena marcha deportiva en unión a su ambición, provoca que el club decida inscribirse el 14 de noviembre de 1914 en la por entonces Federación del Norte, organismo con sede en Bilbao fundado apenas un año antes donde es admitido sin problemas. El 3 de junio de 1915, tanto Real Santander F.C. como el Santander Racing Club, llegan a la mismísima final provincial. En este gran duelo, esperado por todos los aficionados, se imponen finalmente los del Real pero el Racing Club denuncia al primero por alinear de forma ilegal a tres jugadores no inscritos previamente al encuentro. La Federación del Norte, informada por el altercado, analiza la situación planteada y decide como medida de apaciguamiento repetir el encuentro, encontrándose con que el Real Santander F.C. no acepta la iniciativa administrativa ante lo cual, de forma sorprendente, se determina finalmente que se dé por ganada al Racing Club.

En noviembre de 1915 el histórico Real Santander F.C. ante el lamento y frustración de sus seguidores y simpatizantes, toca fondo en medio de una gran crisis y sin alternativa a su destino desaparece. Gran parte de sus jugadores, desamparados ante tan dramático suceso, ingresan en el vecino y hasta entonces rival Santander Racing Club, sociedad esta última que a partir de este instante decide por unanimidad de sus socios vestir como lo hacía el desaparecido Real Santander F.C., es decir, camisa blanca con pantalón negro. Posteriormente algunos ex-socios del Real Santander F.C., nostálgicos de su pasado, deciden constituir un nuevo Santander F.C. el cual, debido a una falta sólida de cimientos, no obtendrá demasiado éxito y durará hasta finales de los años diez.

Desde 1916 hasta 1922 el Santander Racing Club disputa los Campeonatos Regionales organizados por la Federación del Norte pasando por varias de sus categorías sin demasiado éxito ante el potencial de sus rivales vascos, por entonces provistos de un elevado nivel. Los problemas que origina la Federación del Norte a los clubs cántabros no se ciñen al ámbito exclusivamente deportivo pues, en medio de un dominio abrumador del Athletic Club, de Bilbao, los clubs guipuzcoanos también reclaman mayor justicia y equidad en el trato que reciben. Tras varios encontronazos, desavenencias y disputas no satisfechas, los clubs guipuzcoanos deciden en 1918 todos en bloque separarse, iniciativa que los cántabros no tardarán demasiado en replicar.

1920 – 1930

Con el cambio de década y persistencia de los problemas, el punto de inflexión llega en 1922 cuando, de forma arbitraria, la Federación del Norte pasa a denominarse Federación Vizcaína. Esta solución, que los cántabros no comparten, conduce a su declaración de independencia quedando en septiembre constituida la Federación Regional Cántabra de Clubs de Foot-ball tomando, como era previsible, el Real Santander Racing Club un papel preponderante. Entre 1922 y 1928 el club montañés gana varios Campeonatos Regionales y participa en el Campeonato de España, por entonces el máximo escaparate a nivel nacional. Como el número de rivales regionales de entidad es escaso, el club disputa numerosos amistosos con clubs de toda España con el fin de foguearse y aumentar su competitividad. En noviembre de 1922, siendo presidente Emilio de Arri y cumpliendo una vieja aspiración, el club montañés recibe de manos de S.M. el Rey D. Alfonso XIII el título de Real, pasando a ser denominado Real Racing Club de Santander.

En 1928, bajo la presidencia de Fernando Pombo Ibarra en el club, la Real Federación Española de Fútbol decide, promovida por sus discípulos más aventajados, organizar el Campeonato de Liga estableciendo dos categorías máximas con distinto nivel. La décima plaza se encuentra libre y cuatro clubs se dirimen el puesto vacante para lo cual se organizan una serie de eliminatorias entre sí con premio para el vencedor; Valencia F.C., Real Betis Balompié, Real Santander Racing Club y Sevilla F.C. son los cuatro opositores. El beneficiado, contra todo pronóstico, es el club santanderino quien de forma brillante se convierte en uno de los diez integrantes que disputan el primer Campeonato de Liga de Primera División. El debut durante la campaña 28/29, pese a tener una buena plantilla, no es satisfactorio y acaba décimo y último teniendo que disputar una eliminatoria a doble encuentro con el Sevilla F.C. para conservar la plaza adquirida recientemente. En Sevilla pierde 2-1, pero en casa vence 2-0, resolviendo deportivamente su futuro entre la élite. Mejor resultará la temporada 29/30 cuando concluya octavo.

1930 – 1940

En la temporada 30/31, recién estrenada la nueva década, se consigue la mejor clasificación de su historia al acabar subcampeón empatado a puntos en un triple empate en cabeza con Athletic Club, de Bilbao y Real Sociedad de Fútbol. Es la época de los Mendaro, Ceballos, Ibarra, Telete, Cisco, Zubieta y Baragaño entre otros destacados jugadores que hacen resonar el nombre de la ciudad en todo el país. El Real Racing Club de Santander, proclamada la II República y prohibido por el nuevo régimen el uso de referencias monárquicas, adquiere en 1931 el nombre de Racing Club de Santander, denominación con la que es cuarto clasificado en la campaña 31/32 aunque sin opciones de ganar el título. El club montañés junta un gran potencial y reúne muchos aficionados allá donde juega, resultando más discreta la edición 32/33 al terminar en octavo puesto debiendo esmerarse al máximo para conservar una plaza en la categoría. Contar con jugadores como Cisco y Telete no es suficiente, siendo vital la aportación de Pombo en la sesión 33/34 para ser tercero en Liga a cinco puntos del Athletic Club y tres del Madrid F.C.

En la temporada 34/35, con un campeonato compuesto por doce participantes desde años antes, el club da un paso atrás y sin Telete pero con la participación del goleador Arteche, concluye en décimo puesto aunque no se padece por un posible descenso. Pasado el verano de 1935 se cambia el tridente ofensivo juntándose Larrinaga, Chas y Milucho a los que se les une Cuca, cuajándose un notable torneo 35/36 en el que se termina en cuarto puesto a cuatro puntos del Athletic Club teniéndose opciones al título. Son los mejores años en la historia del club con José María de Cossío en la presidencia, quedando su progresión repentinamente cortada con el estallido de la Guerra Civil en julio de 1936. Fracasado el levantamiento de los sublevados en la cornisa cantábrica, Santander quedó en manos de las tropas fieles de la República sufriendo la ciudad constantes bombardeos aéreos hasta que, en agosto de 1937, las tropas nacionales la tomaron.

Reducida la ciudad e impuesto el nuevo régimen político, el Racing Club de Santander en julio de 1938 ya estaba reorganizado tras casi dos años de inactividad forzosa y siendo presidente Arnaldo de la Llama, disputando frecuentes encuentros amistosos frente a rivales de su provincia y de las colindantes alejadas de la batalla. A principios de 1939 se participa en el Campeonato de España donde no concurren los clubs emplazados todavía en zona republicana, reanudándose la actividad oficial en todo el país a partir de verano cuando se organiza el primer campeonato de Liga de posguerra. La temporada 39/40, con un equipo de circunstancias que no rinde como se esperaba, es nefasta y el club montañés concluye decimosegundo y colista con sólo seis victorias, un empate y quince derrotas que le condenan a perder la categoría.

1940 – 1950

Iniciados los años cuarenta, esta década va a ser muy distinta a la anterior donde el club montañés gozó de gran protagonismo y se mantuvo, con acierto, entre la élite del fútbol nacional pese a la dificultad que entrañaba. Emplazado en Segunda División, una categoría que acaba de ser subdividida en dos grupos donde antes nunca se había militado, en 1940 De la Llama es sustituido en la presidencia por Rafael Pombo Alonso-Pesquera consiguiéndose de la Federación Española restituir el tradicional nombre de Real Racing Club de Santander. Terminado el campeonato 40/41 en sexto puesto, la denominación pronto es variada al considerar las autoridades que el uso de extranjerismos perjudica al idioma español, prohibiéndose expresamente su uso a la vez que se amplia, de forma arbitraria, a las lenguas del este peninsular. El club montañés pasa a titularse Real Santander Sociedad Deportiva, ocupándose el cuarto puesto en la Liga 41/42 dentro del Grupo I. En la edición 42/43 el primer equipo queda séptimo en el Grupo I debiendo disputar una Promoción de Permanencia que no supera al ser precedido por el C.D. Baracaldo-Oriamendi, perdiendo la categoría y viéndose condenado a jugar en la Primera Categoría Regional.

Para su fortuna, gracias a la intervención de la Federación Española que promueve una tercera categoría para los clubs modestos y aquellos punteros en horas bajas titulada Tercera División, los cántabros encuentran alojamiento en ella participando en el Grupo II con diez clubs inscritos que terminan liderando y conquistando el título. Clasificado para disputar la Promoción de Ascenso, en esta fase se concluye en primer puesto precediendo a Club Ferrol, C.D. Cacereño y C.D. Logroñés obteniendo, tras mucho esfuerzo, retornar a Segunda División. Presidido el club desde 1943 por César Hermosilla, el regreso a esta categoría se efectúa en un grupo único de catorce participantes donde se alcanza el sexto puesto en la temporada 44/45, siendo noveno en la campaña 45/46 y decimosegundo en la sesión 46/47 ya bajo la presidencia de Ramón Santiuste, plaza que le obliga a disputar una Promoción de Permanencia frente al aspirante Real Valladolid Deportivo quien le supera por 3-1 en encuentro jugado en el neutral Estadio de Bellavista de la ciudad de Oviedo.

Tras la dimisión de Ramón Santiuste llega a la presidencia Luis Pombo Noriega con quien, ya en la edición 47/48, se alcanza el primer puesto en Liga y el pase a la Fase Intermedia, resuelta con éxito al superar a U.D. Salamanca, Club Atlético Osasuna y Pontevedra C.F. Todavía queda un último escollo en forma de Fase Final, torneo donde se han clasificado los primeros y segundos de los dos grupos de la Fase Intermedia, precediendo y con ello logrando el ascenso a Gerona C.F., U.D. Salamanca y U.D. Melilla. Convertido en un club ascensor, la temporada 48/49 es la primera de Manuel San Martín Nava al frente del club participando en el grupo único de Segunda División, competición donde queda decimoprimero debiendo apurar al máximo para no perder la categoría recién conquistada. En la campaña 49/50 la división de plata queda subdividida en dos grupos, actuando los cántabros en el Grupo I o Norte, donde se proclaman Campeones. Dicho puesto les permite promocionar para tratar de ascender a Primera División, encabezando la Fase Final de forma brillante al superar a U.D. Lérida, Club Real Murcia y C.D. Alcoyano por lo que asciende a la élite nacional.

1950 – 1960

Los años cincuenta se pueden dividir claramente en dos partes bien definidas, una inicial con el club situado en Primera Divisió y una final, a partir de 1955, inmerso en Segunda División. La primera, iniciada en la temporada 50/51, contempla al club montañés de nuevo en la primera categoría nacional. Presidido por Manuel San Martín, los cántabros consolidan la categoría recién adquirida alcanzando el décimo puesto, pasando mayores apuros en la campaña siguiente 51/52 cuando, decimocuartos, han de defender su plaza en una Promoción de Permanencia de la que salen airosos al quedar terceros tras C.D. Mestalla y Real Gijón. En la sesión 52/53 el Real Santander S.D. elude la Promoción de Permanencia al ser decimoprimero, relevando Basilio de la Riva a San Martín en 1953 para concluir la edición 53/54 en octavo puesto. Peor resultará la temporada 54/55 pues, con nueve victorias, dos empates y diecinueve derrotas, sumando ochenta y uno goles en contra se concluye decimoquinto dando término a una meritoria etapa con cinco temporadas consecutivas entre los grandes.

La segunda parte, siempre en Segunda División, se inicia con la elección en 1955 de Ricardo Naveda como nuevo mandatario. La categoría, subdividida en dos grupos, uno norte y uno sur, vislumbra al club montañés en el Grupo I atravesando diversas vicisitudes que tan pronto lo observan en puestos de la zona media-baja como aspirante al ascenso. En la temporada 55/56 se es decimoprimero en un discreto torneo, mejorando sensiblemente en la campaña 56/57 cuando se concluye octavo. La edición 57/58, con una renovada plantilla, es significativamente mejor y se eleva hasta el tercer puesto aunque no se tiene posibilidades reales de alcanzar al Real Oviedo C.F., resultando una decepción la sesión 58/59 al retroceder hasta la novena plaza. En la temporada 59/60, bajo la presidencia de José Vidal de la Peña y la dirección técnica de Louis Hon, el equipo responde de forma excelente y con diecisiete victorias, ocho empates y cinco derrotas, se conquista la primera plaza y el ascenso directo a Primera División.

Como curiosidad hay que comentar que entre los años cuarenta y cincuenta el club suele alternar la camisa blanca con la verdiblanca sin orden preestablecido y que, a mitad de los cincuenta, se adquiere en propiedad los Campos de Sport del Sardinero hasta la fecha en arriendo.

1960 – 1970

La década de los años sesenta se empieza en la división de honor con un equipo que consigue al término de la temporada 60/61 concluir en la decimosegunda plaza. Lejos de estabilizarse, en la siguiente campaña 61/62 el primer plantel  lucha por evitar el descenso directo y, a poder ser, la Promoción de Permanencia. Esta última no se consigue eludir y, en eliminatoria con doble encuentro ante el C.D. Málaga, se pierde en la capital andaluza por 3-0 mientras se vence en casa por 1-0, resultados que le hacen retornar a Segunda División. en esta categoría, dentro del Grupo I, la edición 62/63 se cierra con el tercer puesto perdiéndose la oportunidad de promocionar, accediendo en 1963 a la presidencia José Luis Terán de forma provisional para ser sustituido por Luis Sedano. En la sesión 63/64, todavía con buenos jugadores, se concluye en el cuarto puesto, retrocediéndose en la temporada 64/65 al terminar sexto y más aun en la 65/66 con la octava plaza.

A mitad de década el Real Santander S.D. entra en crisis y poco a poco pierde fuelle. De ser considerado aspirante al ascenso pasa a luchar por escapar de la zona baja, hecho que no podrá evitar en la temporada 66/67 al ser decimosegundo y peor resultará en la campaña 67/68 cuando, decimoprimero, pierde la categoría a consecuencia de la reestructuración que experimenta la categoría de plata al quedar reducida de dos a un sólo grupo. Con Valentín Valle López al frente de la sociedad, el descenso a Tercera División es un palo para la institución cántabra, acostumbrada en las últimas décadas a competir dentro del fútbol profesional. Dispuesto a salir del pozo lo antes posible, en la temporada 68/69 se configura una plantilla con opciones reales de ascenso que no se materializan pues, segundo clasificado tras el Bilbao Atlético, la posibilidad de disputar la Promoción de Ascenso se esfuma definitivamente. En la campaña 69/70, con dos derrotas en Liga, se consigue el primer puesto y el pase a la Promoción de Ascenso, fase donde es superado por el Cádiz C.F., conjunto andaluz con el que se empata en la ida 0-0 y en casa se cae derrotado por un inesperado 0-1. Perdida esta primera oportunidad todavía le resta una última ante el C.D. Ilicitano, club de la localidad alicantina de Elche con el que se empata 2-2 en la ida y en casa 0-0. Estos resultados le obligan a disputar un encuentro de desempate en campo neutral, determinando la Federación Española el Estadio Santiago Bernabéu como sede en la que los montañeses se imponen por 1-0 y consiguen el ascenso a Segunda División.

1970 – 1980

A principios de los años setenta, el club ya cuenta con una plantilla en la categoría de plata. El objetivo, conocidas sus posibilidades, es mantenerse en una categoría con un nuevo sistema competitivo donde, cualquier resbalón, puede suponer disputar una peligrosa Promoción de Permanencia o caer nuevamente a Tercera División. La temporada 70/71, afortunadamente para sus intereses, termina con el puesto decimotercero pero, ya en la campaña 71/72, se retrocede hasta la decimoquinta plaza. El club montañés se juega su continuidad ante el aspirante U.D. Salamanca, conjunto charro al que se vence 2-0 en casa y, de nuevo, una semana después 0-1 en la capital castellano-leonesa. Salvados los papeles casi in extremis, en la edición 72/73 se recupera oficialmente la denominación Real Racing Club de Santander tras treinta años de prohibición, realizándose bajo la dirección de José María Maguregui un gran torneo en el que termina tercero tras Club Real Murcia y Elche C.F. por lo que asciende a Primera División. De nuevo entre la élite, bajo la presidencia de José Manuel López-Alonso y la batuta de Maguregui, quien repite en el banquillo, la temporada 73/74 se vive con apasionamiento pero desenlace fatal pues, a dos puntos de la permanencia, el club montañés termina decimoséptimo descendiendo a Segunda División.

La desilusión dura poco y en la temporada 74/75, de nuevo bajo la dirección de Maguregui, en un emocionante y disputado torneo se termina segundo empatado a puntos con el Real Oviedo C.F. y un punto por encima del Sevilla C.F. en lo que supone un nuevo ascenso a Primera División. Convertido en un equipo ascensor, en la campaña 75/76 Maguregui sigue con las riendas dejando al conjunto cántabro en una meritoria decimosegunda plaza que, en la edición siguiente 76/77, se convertirá en decimoquinta suponiendo la despedida del técnico vizcaíno. La sesión 77/78 comienza con nuevo inquilino en el banquillo con Nando Yosu, técnico de la casa con el cual se concluye decimotercero en Liga mientras que en la temporada 78/79, iniciada con Yosu, debido a los malos resultados la culmina Santiago Gutiérrez con el que, decimoséptimo, se desciende a Segunda División. En la categoría de plata, con Laureano Ruiz y Manuel Fernández “Moruca”, los montañeses serán decimosextos eludiendo el descenso a Segunda División B de forma milagrosa y por un escaso punto.

1980 – 1990

Iniciado su mandato en 1979, con José Luis Cagigas el club accederá una vez más a Primera División, aunque con el papel de equipo ascensor, siendo sus participaciones en esta categoría en tramos cortos. Confiada la dirección de la plantilla a Manuel Fernández “Moruca”, en la temporada 80/81 se es tercero tras C.D. Castellón y Cádiz C.F. en un quíntuple empate en cabeza dentro de uno de los campeonatos más igualados de la categoría de plata que se recuerdan. El ascenso, vitoreado por todos sus seguidores, abre un plazo de dos temporadas entre la élite siendo decimosegundo en la campaña 81/82 y decioctavo y colista en la sesión 82/83 siempre con su técnico talismán Moruca. Es la época de los Sañudo, Chiri, Mantilla, Verón y Quique Setién entre otros y durante su paso por la Segunda División en la temporada 83/84, ahora bajo el técnico Maguregui, se ve beneficiado junto a otros clubs por el Reglamento del Campeonato que impide a los dos primeros clasificados, Castilla C.F. y Bilbao Athletic, ascender a Primera División por su condición de filiales respectivamente de Real Madrid C.F. y Athletic Club, de Bilbao. Cuarto en el torneo tras el Hércules C.F., ambas plazas serán para los montañeses y el Elche C.F., quinto clasificado.

Con la temporada 84/85 empieza un nuevo ciclo en Primera División donde José Luis Maguregui, técnico de confianza del club santanderino, se hará cargo durante tres campeonatos consecutivos de la dirección del primer equipo caracterizándose todos por su objetivo: conseguir la continuidad. En su primera participación, la mejor de las tres, se concluye en decimoprimero puesto, siendo la campaña 85/86 muy similar con la decimosegunda plaza mientras que en la sesión 86/87, con un plantel más flojo, no se puede evitar el descenso al terminar decimoséptimo, alejado en puntos de la permanencia matemática. En 1987 Emilio Bolado es elegido presidente con la firme propuesta de construir un nuevo estadio que sustituya a los viejos Campos de Sport del Sardinero que ofrecen un aspecto alejado a los tiempos que corren. El desarrollo de la obra, iniciada en los terrenos anexos al viejo estadio y de la que se espera tarde algunos meses en terminarse, coincide con el último encuentro de Liga en el vetusto Sardinero ante el Granada C.F. en fecha 15 de mayo de 1988 con empate 0-0, procediéndose a su demolición el 17 de junio.

Decimocuarto en el campeonato 87/88, el 20 de agosto se estrenan los Nuevos Campos de Sport de El Sardinero con un encuentro entre los locales y el Real Oviedo C.F. que se salda con un 0-2 para los asturianos, estableciéndose a continuación la inauguración oficial mediante un encuentro amistoso donde se enfrentan Real Madrid C.F. y el conjunto británico Everton F.C. con resultado de 2-0 para los madridistas anotando el primer tanto Butragueño. El nuevo recinto es una maravilla por su comodidad y grandes condiciones y en la campaña 88/89, con José Armando Ufarte, se termina quinto en Liga. Muy distinta será, sin embargo, la edición 89/90. Con un plantel sin figuras y un presupuesto más reducido, ni Ufarte ni Antonio Martínez “Pachín”, logran enderezar un proyecto que termina decimoséptimo y con el club en Segunda División B, tercer nivel nacional que no se ocupa desde 1970.

1990 – 2000

La Segunda División B, un pozo para los clubs con cierto prestigio y una ruina para aquellos con escasas posibilidades económicas, se convierte durante la temporada 90/91 en la compañera de andanzas del club montañés, tremendamente interesado en abandonarla lo antes posible. Para ello se firma a Félix Bardera “Felines” al que se le prepara un equipo de garantías, consiguiendo el técnico abulense el primer puesto del Grupo II con dos puntos de ventaja sobre el Deportivo Alavés. Clasificado para la Promoción de Ascenso, en esta fase resulta Campeón igualado a puntos con el Cartagena F.C. del que le separa un solo gol, suficiente para regresar a Segunda División quedando detrás Getafe C.F. y Córdoba C.F. De nuevo en la categoría de plata, “Felines” dirige la plantilla de la campaña 91/92 en la que se ocupa el décimo puesto, encargándose Francisco García “Paquito” de hacerse con el cargo en la edición 92/93 para llevar al club hasta el tercer puesto en franca lucha con U.E. Lleida y Real Valladolid C.F. El sistema competitivo permite ascender directamente a Primera División a los dos primeros clasificados por lo que el Real Racing Club de Santander ha de conformarse con la Promoción. En esta eliminatoria a cara o cruz, consigue superar al R.C.D. Español tras vencer 0-1 en la capital catalana y, en la vuelta, empatar 0-0 en un abarrotado Sardinero.

Cumpliendo con la nueva normativa que exige el C.S.D. para los clubs profesionales, el 17 de octubre de 1992 después de muchos meses de trabajo en los despachos el club se convierte en Sociedad Anónima Deportiva pasando a denominarse Real Racing Club de Santander, S.A.D. Conseguido el ascenso y la conversión con Francisco Mora en la presidencia, los montañeses emprenden una fructífera etapa en la máxima categoría del fútbol nacional que se alargará durante ocho temporadas consecutivas viviéndose en el Nuevo Sardinero todo tipo de vicisitudes pero con el gozo de estar entre los grandes.

Con Javier Iruretagoyena “Irureta” en el banquillo, la campaña 93/94 es notable alcanzándose el octavo puesto con una plantilla que es la revelación del torneo. Son los años de Quique Setién, Geli, Pablo Alfaro, Popov y Radchenko a los que, en la edición 94/95 dirigirá Vicente Miera para terminar en decimosegundo puesto. En la sesión 95/96 Miera empieza con mal pie y, debido a los malos resultados, Nando Yosu consigue evitar el descenso incluso la temida Promoción al ser decimoséptimo en un torneo donde compiten hasta veintidós participantes. En 1996 Manuel Huerta Castillo pasa a ocupar la presidencia siendo Marcos Alonso el encargado de conducir la primera plantilla en el curso 96/97 realizándose un campeonato irregular en el que se concluye decimotercero, muy similar al de la sesión 97/98 en el que se es decimocuarto empezándolo Marcos Alonso mientras Nando Yosu lo termina.

Con apuros deportivos pero con la fortuna de seguir en Primera División, la temporada 98/99 se empieza con Nando Yosu al que no le ruedan bien las cosas siendo sustituido brevemente por Miguel Sánchez en espera de que Gustavo Benítez se haga cargo de la plantilla y finalice el ejercício con un discreto decimoquinto puesto. En la campaña 99/00 que cierra la década, Benítez seguirá al frente a lo largo de todo el torneo a pesar de lidiar con el descenso, repitiendo el decimoquinto puesto del campeonato anterior. Jugadores como Ceballos, Mellberg, Arzeno, Sietes, Amavisca, Salva, Munitis o Vivar Dorado entre otros, serán los protagonistas de esos años.

2000 – 2010

El club cántabro es ya en la primera década del nuevo siglo un club moderno y entre sus ambiciones está el militar el mayor periodo de tiempo posible en Primera División, no siendo descartable la presencia en un futuro en la Copa de la UEFA. Tras el ascenso vivido al término de la campaña 01/02, los santanderinos encadenan cuatro campañas consecutivas en las que viven al filo de la navaja, consiguiendo mantenerse gracias a sprints finales de Liga y a carambolas con terceros. En la temporada 06/07 mejoran sus prestaciones deportivas y realizan un buen campeonato que les conduce al décimo puesto, uno de los más tranquilos en los últimos tiempos, mejorado extraordinariamente en la sesión 07/08, cuando de la mano del técnico Marcelino García Toral se encaraman hasta la sexta plaza en medio de un plantel en el que destacan: Pedro Munitis, Nicola Zigic, Garay, Toño, Colsa y Duscher, entre otros. El club consigue entrar por méritos propios en la Copa de la UEFA.

En la campaña 08/09, Marcelino es sustituido por López Muñiz en el banquillo, debutando en competición europea frente al F.C. Honka Espoo finlandés, 1-0 en casa y 0-1 en la vuelta en la ronda preliminar. En la liguilla se enfrentan en Enschede al F.C. Twente: 1-0; al F.C. Schalke 04 en casa: 1-1; al Paris Saint-Germain F.C.: 2-2 en la capital francesa; y finalmente al Manchester City F.C. en casa: 3-1, resultando estéril esta victoria para seguir en competición. En Liga ocupan un discreto duodécimo puesto. La sesión 09/10 presenta altibajos deportivos entre los que destacan la aparición de su joven estrella Canales, y las luces y sombras que sufre el equipo en el torneo liguero. Fruto de estos escarceos futbolísticos, Juan Carlos Mandiá es sustituido en las primeras jornadas por Miguel Ángel Portugal con quien se mejora en sus primeras jornadas y quien experimenta un franco retroceso en el tramo final del campeonato, teniendo los racinguistas que apretar el acelerador para evitar el descenso. En Copa alcanzan las semifinales siendo apeados por el Club Atlético de Madrid al ser derrotados en la ida por 4-0 e imponerse los cántabros en casa con un escaso e insuficiente 3-2.

2010 – 2020

Recién iniciada la nueva década, el Real Racing Club de Santander que sigue conservando su plaza en Primera División, empieza a mostrar síntomas de agotamiento económico convirtiéndose en un club apetecible para la llegada de un inversor que no tarda demasiado en presentarse. El ciudadano indio Ahsan Ali Syed, empresario quien promete una elevada suma de dinero en los próximos años para garantizar la viabilidad del proyecto, accede en enero de 2011 a la gestión de la sociedad pareciendo ser el remedio a todos los males financieros. No será así. Deportivamente la temporada 10/11 funciona meridianamente bien pues, dirigidos por Miguel Ángel Portugal en principio y Marcelino García Toral en los últimos encuentros, el equipo salva la categoría y termina decimosegundo. Con el avance del verano de 2011 surgen en prensa los trapos sucios que envuelven al empresario indio y, presionado éste, se da a la fuga quedando el club cántabro en una maltrecha situación. En octubre dimite el Consejo de Administración en bloque con el hasta ahora presidente Francisco Pernía Calvo y se anuncia que, debido a una deuda de 37 millones de euros, el club se acoge a la Ley Concursal. Ángel Lavín Iglesias es el nuevo presidente y la campaña 11/12 supone la despedida momentánea de los cántabros de Primera División pues, con una plantilla maltrecha, ni Héctor Cúper, ni Juan José González como tampoco Álvaro Cervera son capaces de abandonar el último puesto.

Descendido el club a Segunda División, en la edición 12/13 se contrata a Fabri González quien es sustituido por José Aurelio Gay y después éste a su vez por Alejandro Menéndez, siendo los tres incapaces de relanzar al colectivo de jugadores en una categoría donde no se refuerza la plantilla como sería lo indicado y se concluye, en un mal año, vigésimo a cuatro puntos de la salvación. El descenso a Segunda División B, el segundo consecutivo en dos años, es una pésima noticia para un club que necesita dinero urgentemente con el fin de cubrir todas sus deudas, convirtiéndose la gestión de Ángel Lavín en centro crítico de todos los aficionados. La sesión 13/14, inmerso en el Grupo I donde compiten clubs gallegos, cántabros, asturianos, riojanos y castellano-leoneses, se resuelve con el primer puesto y título de la categoría bajo la dirección de Francisco Fernández “Paco” accediendo a la Eliminatoria de Campeones, fase en la que se consigue favorablemente el ascenso al empatar 0-0 ante el campeón del Grupo III, la U.E. Llagostera en la localidad gerundense y, una semana después, derrotarle en El Sardinero por 1-0. De nuevo en Segunda División, la temporada 14/15 va a ser convulsa y repleta de incidentes extradeportivos. Ángel Lavín, a quien se considera una persona al servicio de Francisco Pernía, centra la ira de los aficionados y en enero de 2014, tras un plante del grupo de jugadores, dimite siendo relevado por Juan Antonio Sañudo Herrero quien cuenta con el apoyo popular. En el aspecto deportivo las cosas no funcionan y bajo la orden de Francisco Fernández “Paco” y Francisco Pinillos en el tramo final, el club cántabro es incapaz de eludir el descenso quedando decimonoveno a un solo punto de poder salvarse.

En mayo de 2015, para evitar la desaparición de la sociedad al no alcanzarse el mínimo capital social necesario para subsistir que exige el C.S.D., se realiza una ampliación donde los suscriptores aportan algo más de dos millones de euros que, aparentemente, dan continuidad a la institución. Para el proyecto de la campaña 15/16, dentro del Grupo I de Segunda División B y con Manuel Higuera Sancho en la presidencia, se deposita la confianza del banquillo en Pedro Munitis con quien, rodeado de clubs gallegos, asturianos, castellano-leoneses, navarros, riojanos y extremeños se concluye en el primer puesto consiguiendo plaza para la Eliminatoria de Campeones. Favorito al ascenso, la eliminatoria es un desastre para los cántabros pues, en un pésimo primer encuentro, se pierde ante el C.F. Reus Deportiu, campeón del Grupo III, con un contundente 0-3. En el encuentro de vuelta desarrollado en la localidad tarraconense, sin reacción, se pierde nuevamente aunque en esta ocasión por 1-0. Siguiendo en la competición, con una plantilla tocada anímicamente en Semifinales queda eliminado por el Cádiz C.F., imponiéndose los andaluces en el encuentro de ida por 1-0 y en el de vuelta disputado en El Sardinero también por 0-1.

La edición 16/17 es la segunda de Manuel Higuera al frente del club contratándose los servicios de Ángel Viadero para el apartado técnico dentro de un Grupo I donde participan clubs gallegos, asturianos, castellano-leoneses y navarros. El Real Racing Club de Santander mantiene en Liga un intenso pulso con la Cultural y Deportiva Leonesa quien se hace al final con el título empatando a puntos con los cántabros y dejándolos en un segundo puesto que no era el deseado. Clasificado para la Promoción de Ascenso, en Cuartos se consigue eliminar al C.F. Rayo Majadahonda venciendo 1-3 en la localidad madrileña y 3-0 en casa, accediendo a unas Semifinales donde el rival es el C.F. Villanovense con el que se pierde en tierras extremeñas por 2-0. Una semana después, tras el susto, se endereza el rumbo venciendo por 4-0 con lo que sólo les separa de Segunda División una eliminatoria. La Final, muy ilusionante a priori, es un rotundo fracaso dado que se cede por 1-4 en casa ante el F.C. Barcelona “B”, campeón del Grupo III y en la vuelta se cosecha un empate 0-0.

Pese al apoyo incondicional de los aficionados de Santander y toda su provincia, el club necesita el ascenso como requisito indispensable para obtener ingresos con los cuales paliar una deuda que, pese al esfuerzo de la directiva, se mantiene alrededor de los 23 millones de euros. Con Ángel Viadero al frente del banquillo, la sesión 17/18 contempla a los cántabros en el Grupo II donde militan clubs vascos, navarros, riojanos, castellano-leoneses y asturianos no dando la talla de lo que de ellos se espera. Sustituido Viadero por Juan Carlos Pouso, la situación no mejora demasiado y el primer equipo concluye quinto a cinco puntos de la Promoción, un puesto que es considerado un fracaso lejos del objetivo inicial. En junio de 2018 Alfredo Pérez Fernández toma posesión del asiento presidencial e Iván Ania asume la dirección técnica con un plantel reforzado de quien, al menos, se espera situar entre los cuatro primeros clasificados. La temporada 18/19 marcha desde el inicio sobre ruedas ocupándose el primer puesto de principio a fin dentro del Grupo II, conquistándose al término del campeonato el título con relativa holgura por delante de sus perseguidores. Clasificado para la Eliminatoria de Campeones, el rival es el C.D. Atlético Baleares, campeón del Grupo III quien aspira también a ascender de categoría. Disputado el encuentro de ida en El Sardinero, el empate 0-0 siembra la inquietud en las filas cántabras pero, ya en el encuentro de vuelta celebrado en el Estadio Son Malferit de Palma de Mallorca, un tanto de Aitor Buñuel establece el 1-1 definitivo con el que, a consecuencia del valor doble de los tantos obtenidos a domicilio, se consigue retornar a Segunda División.

 

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Racing de Santander: 75 años de historia. Teodosio Alba Ingelmo. Imprenta Cervantina (1988).
  • Fútbol en Cantabria (Gran enciclopedia de Cantabria). Mariano Linares Argüelles, Jesús Pindado Uslé y Carlos Aedo Pérez. Editorial Cantabria (1985).
  • Historia de los clubes de Primera División 94-95. Coleccionable, Revista semanal Interviú (1995).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:
  • www.realracingclub.com (Web oficial).

 

fin

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

escudo Rayo Cantabria

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Rayo Cantabria
  • Ciudad: Santander
  • Provincia: Cantabria
  • Comunidad Autónoma: Cantabria
  • Fecha de constitución: 1926
  • Fecha de federación: 1929

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Rayo Sport de Miranda (1926-1941)
  • Sociedad Deportiva Rayo Cantabria (1941-1993)
  • Real Racing Club de Santander, S.A.D. “B” (1993-2019)
  • Rayo Cantabria (2019- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

5 Ligas de Tercera División:

  • 1960/61
  • 1986/87
  • 1994/95
  • 1998/99
  • 2004/05

1 Copa RFEF:

  • 1999

 

ESTADIO:

Stadium Municipal La Maruca

  • Nombre: Stadium Municipal de La Maruca
  • Año de inauguración: 1998
  • Cambios de nombre:
  • Stadium Municipal de La Maruca (1998-)
  • Capacidad: 1.800 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • El Rayo (1926-1936)
  • Campos de Sport de El Sardinero (1939-1988)
  • Nuevos Campos de Sport de El Sardinero (ocasionalmente, 1988-)
  • Instalaciones de La Albericia (1988-2009)
  • Stadium Municipal de La Maruca (2009-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Real Racing Club Santander B

ESCUDOS DEL RAYO CANTABRIA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Real Racing Club Santander B

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL RAYO CANTABRIA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Real Racing Club Santander B

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SANTANDER:

Desde que se fundó en junio de 1913, el Real Racing Club de Santander siempre ha mantenido un especial interés en el cuidado de su cantera, verdadero vivero de futbolistas para el primer equipo verdiblanco. Ya en la década de los años veinte adopta como filial a la S.D. Madrid Foot-ball Club, un club que viste camisa blanca con pantalón azul cuyo nombre le viene dado por la calle donde tenía su sede y el cual juega en la Liga de Adheridos primero y en Tercera Categoría más tarde, llegando a disputar la Final del Campeonato Cántabro de Aficionados en 1932 y perdiéndola con la S.D. Laredo F.C. por 4-1.

Tras el paso de la Guerra Civil, el Madrid F.C. desaparece y la entidad verdiblanca santanderina, siguiendo la moda de la época, crea su propio filial en 1945: el C.D. Juventud del Real Santander, club que se encargará de formar a las jóvenes promesas locales hasta los años cincuenta. El filial juega en los campos de sport de El Sardinero, viste exactamente igual a la primera plantilla montañesa, camisa blanca con detalles verdes y pantalón negro, dándose la circunstancia de que a pesar de ser filial directo en realidad ocupa el segundo escalafón a nivel deportivo puesto que el Real Santander S.D. mantiene desde principios de los años cuarenta un convenio de filiación con otro club local, la S.D. Rayo Cantabria, una sociedad que en esas fechas ocupa una plaza deportiva superior al Juventud y proporciona jugadores con más tablas.

HISTORIA COMO CLUB:

1926 – 1930

Debe entenderse pues a la S.D. Rayo Cantabria como el primer filial racinguista en nivel de importancia, aunque el club blanquiazul es independiente en esos momentos iniciales. Esta sociedad nació en 1926 bajo la denominación de Gimnástica de Miranda por ser la mayoría de sus jugadores originarios de este barrio, siendo impulsado por Rafael Sanz, Hilario Alonso y Matías Dou, compitiendo en el Campeonato del Cantábrico, Trofeo Santiuste y Trofeo Francisco González. El club gimnástico tenía campo propio, llamado El Rayo, siendo sus colores desde la fundación camiseta blanquiazul a listas verticales con pantalón blanco y no es hasta 1929 cuando decide federarse dentro de la Federacion Cántabra, cambiando de denominación en 1931 al adoptar el nombre de Rayo Sport de Miranda.

1930 – 1940

Hasta el comienzo de la Guerra Civil acumuló numerosos éxitos como: la Copa de Aficionados, la Copa Federación, Campeón Regional de la Serie C, de Primera Categoría y Astur-Montañés de Aficionados; llegando a proporcionar varios internacionales absolutos. Todavía en pleno conflicto bélico y como resultas de los nuevos tiempos que corren, el modesto club rayista se fusiona a finales de 1938 con una sociedad mucho más poderosa, la S.D. Unión Juventud Cantabria (conocida también como S.D. Unión Juventud Sport), para poder participar con más garantías en el Campeonato Regional de Primera Categoría 38/39 valedero para dilucidar dos de las plazas que tendrá la Federación Cántabra en el Torneo Nacional de Fútbol de 1939  a disputar entre marzo y junio, adoptando el nombre de S.D. Unión Juventud Rayo Cantabria, denominación que será transitoria y que en 1941 quedará definida como S.D. Rayo Cantabria.

La S.D. Unión Juventud Cantabria que vestía camisa blanquiazul con pantalón blanco, había sido fundada a finales de los años veinte, 1928, y en sus orígenes participó en la Liga de Modestos de Santander, pasando en 1933 a jugar en Segunda Categoría. La trayectoria deportiva de este club era claramente ascendente y en la temporada 34/35 ya competía en Primera Categoría aunque carecía de campo propio y su domicilio era itinerante. En 1935 y como consecuencia de la desaparición de la S.D. Eclipse F.C., pasa a jugar en el campo de este, el de Los Arenales.

1940 – 1950

En los primeros años de posguerra el filial montañés empieza a destacar dentro de la Regional cántabra y fruto de su buen hacer y quizás algo de fortuna, consigue en la temporada 45/46 el ascenso a Tercera División tras la renuncia del C.D. Tánagra, formando parte del grupo vizcaíno-montañés de la categoría, siendo cuarto en la edición 46/47 y decimotercero con descenso incluido en la sesión 47/48. Campeón de Primera Regional en la campaña 48/49, asciende nuevamente a Tercera División para iniciar un ciclo que le mantendrá de manera consecutiva dos décadas en Categoría Nacional.

1950 – 1960

En la temporada 50/51 se da la circunstancia de que los dos filiales racinguistas, tanto S.D. Rayo Cantabria como C.D. Juventud Real Santander militan juntos en Tercera División, descendiendo y desapareciendo este último para dejar vía libre al primero, pues mantener dos filiales en tan alta categoría es demasiado gasto para las arcas del club montañés. Cabe destacar que entre sus filas contó con el que en un futuro sería jugador internacional, el extremo izquierda Paco Gento. Tras estos sucesos el club blanquiazul toma protagonismo en Tercera División y en la década de los años cincuenta es uno de los gallitos del grupo, consiguiendo jugar la Promoción de Ascenso a Segunda División en la temporada 58/59 al acabar segundo. En esta fase es eliminado en primera ronda por la S.D. Eibar, venciendo en casa 4-3 y siendo derrotado en Ipurúa por 5-0.

1960 – 1970

En la campaña 60/61 se proclama brillantemente Campeón de Tercera División, pero en la Promoción es eliminado nuevamente a la primera de cambio, en esta ocasión por el Deportivo Alavés: 2-0 en casa y derrota por 5-0 en Vitoria. En los años siguientes se ve relegado a posiciones más lejanas, pero en la sesión 65/66 con Ricardo Bárcena San Miguel como presidente del club es subcampeón y promociona de nuevo. El rival es el C.D. Calvo Sotelo, quien le derrota 3-1 en la localidad turolense de Andorra, venciendo en casa por un insuficiente 1-0. Con esta desilusión llegan las últimas temporadas de los años sesenta, experimentando una desaceleración progresiva que le lleva a descender a Regional al final de la edición 69/70. Cabe destacar que en las campañas 68/69 y 69/70 comparte grupo con el Real Santander S.D., denominación por entonces del actual Real Racing Club de Santander, desvinculado para la ocasión y quien le vence en los cuatro encuentros.

1970 – 1980

Ya en los años setenta ingresa en Primera Regional siendo subcampeón en la campaña 71/72, lo cual le permite aspirar al ascenso enfrentándose con el C.D. Tudelano quien le cierra el paso al ganarle 4-0 en Tudela mientras se le vence en casa con un emocionante 3-0. En la sesión 72/73 es Campeón de Regional Preferente y asciende directamente a Tercera División. La temporada 73/74 no resulta como se esperaba en un principio y acaba decimoctavo, descolgado y descendido. En la edición 75/76 es subcampeón de Preferente y promociona otra vez, en esta ocasión frente al C.D. Basconia, perdiendo en casa 0-1 y en Basauri por 3-0. En la campaña 76/77 con la ampliación de grupos que experimenta la Tercera División consigue entrar en la categoría. Su primera temporada es deficiente y acaba decimosexto, mejorando en la siguiente 78/79 y quedando en mitad de tabla en la 79/80.

1980 – 1990

La década de los años ochenta la empieza con mal pie, pues en la edición inicial 80/81 es decimoctavo y desciende a Preferente, recuperando la categoría un año después. Este nuevo ciclo lo empieza en posiciones punteras, salvo el susto de la sesión 83/84 en el que casi desciende de nuevo al quedar decimoséptimo con solo 30 puntos, llegando a ser Campeón posteriormente del recién creado grupo cántabro en la campaña 86/87. Con este título asciende directamente a Segunda División B, en una temporada en la cual la RFEF amplia la categoría de bronce pasando de tener un grupo único a cuatro con ochenta participantes. El debut en la categoría de bronce de la edición 87/88 con José Ramón Moncalean como entrenador y Ángel Meñaca Montequín como presidente es desafortunado, pues acaba penúltimo en un grupo formado por clubs vascos, cántabros, leoneses, gallegos y astures, además de obtener un pobre bagaje de siete victorias. En las temporadas 88/89 y 89/90 está a punto de ascender de nuevo de forma directa a la categoría de bronce, pero unos pocos puntos de diferencia se lo impiden.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1990 – 2000

Los años noventa traen un nuevo sistema competitivo en el cual los cuatro primeros clasificados de cada grupo de Tercera División pasan a disputar una Promoción de Ascenso a Segunda División B. En la campaña 92/93 es subcampeón tras la Unión Montañesa de Escobedo, disputando la Liguilla de Ascenso. En esta fase se impone el Real Unión Club de Irún, siendo segundo sin el premio del ascenso la S.D. Rayo Cantabria. Les acompañan sin éxito el C.D. Mirandés y la U.D. Casetas.

En el verano de 1993 se produce una reorganización de las secciones inferiores del Real Racing Club de Santander modernizando su estructura y aplicándose la Ley del Deporte 10/1990. Esta Ley que, entre otras cosas, obliga a los clubs profesionales a transformarse en SAD, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con estos se extingan y sean asimilados por los clubs profesionales quedando integrados en su estructura. La S.D. Rayo Cantabria se disuelve el 28 de julio de 1993 y desaparece como club, pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de Real Racing Club de Santander, S.A.D. “B”, respetándose la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio. Mientras tanto, antes de finalizar el plazo de inscripciones y de la mano de Ángel Meñaca y Roberto Álvarez, se crea un nuevo equipo que actuará como segundo filial con el nombre de Deportivo Rayo Cantabria.

Con el nuevo nombre de Real Racing Club de Santander “B” es segundo en la campaña 93/94, a dos puntos de la S.D. Noja. En la Promoción acaba tercero tras S.D. Gernika Club y S.D. Huesca, siendo última la U.D. Cultural Chantrea. Campeón de grupo resulta en la edición 94/95, pero un empate en casa frente al Utebo F.C. en la Promoción le impide ascender mientras lo hace la S.D. Cultural Durango. El C.D. Lagunak será el cuarto participante. En la temporada 95/96 es subcampeón de Liga tras la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega, siendo rebasado nuevamente en la Liguilla por la S.D. Gernika Club, U.D. Barbastro y C.D. Calahorra. En la edición 96/97 es subcampeón tras el C.D. Tropezón, llegando ahora sí el ansiado ascenso de la mano de Manuel Preciado después de superar a C.D. Binéfar, Deportivo Alavés “B” y Club Haro Deportivo.

De este modo, la temporada 97/98 la disputa en Segunda División B bajo la dirección de Miguel Bielva y con Gonzalo Colsa entre sus filas, dentro de un grupo en el que se impone el Barakaldo C.F. como Campeón, pero en el que el club blanquinegro finaliza decimoséptimo, a dos puntos de la salvación y con la pérdida de la categoría. De regreso a Tercera División, en la sesión 98/99 realiza una gran campaña en la que tan sólo pierde un encuentro ahora dirigido por Antonio Francisco Martínez Fernández “Pachín”. En la Liguilla, cuando todo estaba preparado para el ascenso, sufre una derrota en casa frente al Zalla U.C. que le separa de este. Al final es segundo tras el C.F. Figueruelas, siguiéndoles Zalla U.C. y C.D. Azcoyen de Peralta. Por el medio, el equipo dependiente consigue el título de Campeón de la Copa Federación en la edición de 1999 tras superar al C.D. Lugo al vencer 3-0 en la ida y empatar 0-0 en la ciudad lucense. En la edición 99/00 de nuevo con Pachín es tercero en la fase regular, consiguiendo el ascenso a Segunda División B en un grupo muy igualado en el que se impone gracias al gol average a la U.D. Cultural Chantrea. La Real Sociedad de Fútbol “B” y la U.D. Barbastro son los otros clubs aspirantes.

2000 – 2010

El cambio de siglo trae consigo una etapa en la que el filial racinguista se convierte en un club ascensor pero que a pesar de todo es su mejor etapa en Categoría Nacional. La temporada 00/01 en Segunda División B, como las anteriores presencias, resulta un nuevo fiasco por cuanto queda decimoséptimo. Tan sólo tres victorias en casa le contemplan, siendo esta debilidad su verdadero talón de Aquiles. En la campaña 01/02 en Tercera División es segundo tras la S.D. Noja, en un campeonato que le resulta cómodo desde el principio por su gran faceta realizadora: noventa y cinco tantos. En la Liguilla de Ascenso se impone a U.D. Fraga, C.D. Recreación La Rioja y S.D. Amorebieta, consiguiendo un nuevo ascenso.

Su cuarto ciclo en Segunda División B será un tanto más largo que los precedentes, pues dos serán las temporadas consecutivas en la que conseguirá permanecer. En la edición 02/03 es undécimo clasificado y en la 03/04 es relegado a la decimoséptima plaza, perdiendo la categoría. En la campaña 04/05 es líder y Campeón del grupo cántabro de Tercera División, consiguiendo en la Liguilla ascender nuevamente a la primera. En esta ocasión, bajo el sistema de eliminatorias se impone en semifinales al C.D. Sariñena, 0-1 en la población oscense y 2-0 en El Sardinero. En la Final consigue superar a la S.D. Gernika Club con victoria 0-2 en la ciudad vizcaína y empate a dos en casa.

Como en el ciclo anterior, sólo dos temporadas es capaz de aguantar en Segunda División B, pues en la edición 05/06 es octavo con Ángel Viadero como entrenador y en la 06/07 colista, en una deplorable campaña en la que obtiene sólo ocho victorias. En Tercera División se muestra como un conjunto temible y al final de la sesión 07/08 es subcampeón de Liga. En la Promoción supera al C.D. Iruña: 0-2 en Pamplona y 0-0 en casa; y al Villanueva C.F.: 0-1 en Villanueva de Córdoba y 4-1 en casa. Este éxito le permite acceder a Segunda B, pasando una temporada 08/09 con bastantes problemas para mantener la categoría en la que finalmente acaba decimocuarto clasificado. La campaña 09/10 continúa con la trayectoria iniciada en la sesión anterior y se muestra ineficaz a la hora de conservar una plaza que le permita continuar en la categoría, terminando decimoséptimo a dos puntos de la permanencia. Durante este torneo y a consecuencia de las obras de remodelación en las Instalaciones de La Albericia, el equipo filial racinguista disputa sus encuentros en el Stadium Municipal de La Maruca, en la localidad de Muriedas situada dentro del municipio de Camargo, cuyas modernas instalaciones fueron inauguradas en septiembre de 1998.

2010 – 2020

El cambio de década lo inicia en Tercera División, siendo tercero en el grupo cántabro y promocionando sin éxito puesto que tras superar al C.D. Valle de Egüés: 0-0 en la la localidad navarra y 2-1 en casa; cae eliminado ante el Sporting Villanueva Promesas: 1-2 en casa y victoria estéril en la localidad pacense por 0-1. En la campaña 11/12 repite puesto en Liga y fracaso en la Promoción, eliminando al Alondras C.F.: 1-0 en casa y 0-0 en la localidad gallega; mientras es superado por la Peña Sport F.C.: 1-2 en casa y 0-1 en Tafalla. Cuando el equipo dependiente racinguista parecía confinado a jugar en Tercera División, el descenso administrativo de varios clubs de Segunda División B origina que estas plazas queden libres, decidiendo la entidad cántabra optar a una de ellas previo pago de ciento noventa mil euros que la RFEF finalmente acepta, permitiendo a los montañeses militar en categoría superior.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Racing de Santander, 75 años de historia. Teodosio Alba Ingelmo. Imprenta Cervantina (1988).
  • Rayo Cantabria: 75 aniversario (1926-2001). Vivero del Real Racing Club. Raúl Gómez Samperio. Gobierno de Cantabria (2002).
  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2007).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:
  • www.realracingclub.es (Web oficial).
  • www.rayocantabria.com (Web oficial).

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,