Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Estadio Club Atlético Osasuna

 

estadio Reyno de Navarra

 

Dirección:

 

Estadio El Sadar,

C/ Sadar, s/n

31006 Pamplona (Navarra)

 

Teléfono: 948152636

Dimensiones del terreno: 105 x 67,5 metros

Aforo: 19.800 espectadores

Inauguración: 2 de septiembre de 1967

 

 

» Volver a Estadios

 

 

Tags: ,

 

Historial del Club Atlético Osasuna

 

Escudo C.A. Osasuna

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Atlético Osasuna
  • Ciudad: Pamplona / Iruña
  • Provincia: Navarra / Nafarroa
  • Comunidad Autónoma: Comunidad Foral de Navarra / Nafarroako Foru Komunitatea
  • Fecha de constitución: 24 de octubre de 1920
  • Fecha de federación: 17 de noviembre de 1920

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Atlético Osasuna (1920-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

5 Ligas de Segunda División:

  • 1934/35
  • 1952/53
  • 1955/56
  • 1960/61
  • 2018/19

7 Ligas de Tercera División:

  • 1931/32
  • 1947/48
  • 1948/49
  • 1968/69
  • 1971/72
  • 1974/75
  • 1976/77

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio de El Sadar
  • Año de inauguración: 1967
  • Cambios de nombre:
  • Estadio de El Sadar (1967-2005)
  • Estadio Reyno de Navarra (2005-2013)
  • Estadio de El Sadar (2013-)
  • Capacidad: 23.576 espectadores

OTROS ESTADIOS:
  • Campo del Ensanche (1920-1921)
  • Campo del Hipódromo (1921-1922)
  • Campo de San Juan (1922-1967)
  • Estadio El Sadar (1967- )

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL CLUB ATLÉTICO OSASUNA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL CLUB ATLÉTICO OSASUNA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes CA Osasuna

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN PAMPLONA:

Situada en el norte peninsular, próxima a los Pirineos y sobre una cuenca atravesada por los ríos Arga, Elorz y Sadar, el municipio y ciudad de Pamplona, Iruña en euskera, es la capital de Navarra. Con una población algo superior a doscientos mil habitantes y conurbada con varios municipios limítrofes formando un área metropolitana superior a los trescientos treinta mil vecinos, destaca por ser un centro comercial con gran oferta cultural, universitaria especializada en medicina e investigación y de servicios para toda la región, siendo de gran peso su equipamiento industrial contando su término con varios polígonos sin perder de vista su poder económico a través de la banca y varios centros financieros. Provista de un considerable patrimonio arquitectónico civil, militar y religioso, el turismo es uno de sus principales atractivos sobresaliendo la Semana de San Fermín y toda la red de restauración generada alrededor de estas fiestas.

Contando con varios frontones y trinquetes a finales del siglo XIX, el fútbol apareció en Iruña en el año 1900 gracias al empuje de un estudiante de origen bilbaíno apellidado Emparán, persona que compartió la enseñanza de este deporte entre sus compañeros de bachillerato practicando sus primeros encuentros en el coso taurino ante la ausencia de un terreno de juego más apropiado. Más tarde el Colegio Lecaroz reemplazó en protagonismo al joven estudiante y poco a poco se fueron conquistando adeptos de entre la juventud pamplonica, aunque su introducción, como en otros tantos lugares, no fue sencilla por una serie de condicionantes en contra como era la adquisición de botas, uniformes, incluso terrenos de juego. Pese a todo, los aledaños de la Media Luna y la Vuelta al Castillo eran los lugares preferidos para jugar y todos los jueves y domingos se solía ver a centenares de chiquillos corretear tras el balón.

La afición crecía pero sin estar organizada como en otras capitales vecinas, siendo hacia 1909 cuando surgió la primera sociedad jerarquizada y estructurada con plena voluntad para dedicar su cometido al balompié: el Pamplona Foot-ball Club, entidad que con el tiempo cobró cierta fama dentro de la región teniendo el honor de ser uno de los diez miembros fundadores de la F.E. de C.F. constituida en Madrid el 14 de octubre de 1909. La carrera deportiva de esta sociedad, que empleaba el Campo del Ensanche, se redujo a intervenir en numerosos encuentros amistosos frente a clubs vascos mayoritariamente, navarros y riojanos llegando su pronta desaparición a mediados de los años diez cuando sin apoyo institucional, su futuro quedó en entredicho sin solución.

Casi paralela a la existencia del Pamplona F.C., fue la vida del Iruña Foot-ball Club, sociedad constituida en 1912 que al igual que la anteriormente mencionada hizo uso del Campo del Ensanche para sus actividades pero también con escasa fortuna pues, aquejada de los mismos males que los pamplonicas, pronto desapareció. En plena proyección de los clubs que pertenecían a la por entonces titulada Federación Regional de Norte con sede en Bilbao y constituida el 7 de septiembre de 1913 con un ámbito extendido a las provincias de Santander -hoy Cantabria-, Logroño -hoy La Rioja-, las tres vascongadas más Navarra, la capital navarra era la única de las seis que no contaba con un club representativo a considerar contando éstas respectivamente con importantes clubs como el Real Racing Club de Santander en el caso de los cántabros, Logroño Recreation Club por los riojanos, el C.D. Vitoria por los alaveses, Athletic Club y Arenas Club por los vizcaínos mientras guipuzcoanos a considerar eran la Real Sociedad de Foot-ball, de San Sebastián y el Real Unión Club, de Irún, a partir de mediados de década surgieron distintos proyectos que, desafortunadamente para sus intereses, nunca llegaron a cuajar lo suficiente para tener asegurada su continuidad.

Hacia 1915 un grupo de amigos constituyó el Punching Foot-ball Club, sociedad que dentro de sus posibilidades llegó incluso a cerrar con tablas un terreno para el desarrollo del juego, surgiendo paralelamente otras entidades como el Lagun Artea, el Racing Club, quien vistió camisa azul con pantalón negro y en 1916 el Amaya Foot-ball Club, las más importante de las cuatro y la más indicada para abanderar el fútbol iruñés dado el potencial de sus jugadores y los resultados obtenidos frente a otros clubs de su entorno geográfico aunque, siguiendo la misma tendencia de sus antecesores, con un futuro incierto que quedó quebrado en 1918 subsistiendo a duras penas sociedades con menor peso específico como el Rayo, la S.D. La Lucha o la Deportiva, conjunto con afinidad jaimista -carlista-.

HISTORIA DEL CLUB:

1920 – 1930

Tras el fraccionamiento de la Federación Regional del Norte sufrido en 1918 después de la constitución de la Federación Guipuzcoana de Foot-ball, los clubs riojanos y navarros pasaron a formar parte de esta última siendo el panorama pamplonés el mismo por lo que, llegados a 1919, un grupo de aficionados procedentes de los ámbitos militar y civil, decidieron constituir una nueva sociedad que pusiera la capital navarra donde le correspondía. Suscrito el acuerdo de voluntades el 31 de mayo bajo el nombre de Sportiva Foot-ball Club, quedó definida la Junta Directiva con Augusto Vizcarra en la presidencia y Felipe Esparza en la vicepresidencia siendo elegido el blanco para la camiseta y negro el pantalón, iniciándose a continuación un camino tortuoso en lugar de despejado debido a las distintas y contrarias ideologías políticas de sus componentes hasta el punto de parecer irreconciliables. Con el paso de los meses las respectivas posturas se impusieron a la vertiente deportiva, verdadera esencia del club por lo que, habiéndose disputado pocos encuentros, no hubo paz social y un grupo de los socios, entre ellos los propios Vizcarra y Esparza, se escindieron en septiembre bajo la consigna de constituir un nuevo club al margen de la Sportiva F.C. 

Tambaleada en sus cimientos la Sportiva F.C. al perder un nutrido grupo de sus socios fundadores y sin perspectivas de éxito los escindidos que se refugiaron bajo un nuevo proyecto titulado New Club que nunca llegó a constituir Junta Directiva, disponer de una plantilla con la cual jugar ni Estatutos propios, adentrado el año 1920 ambos grupos establecieron conversaciones teniendo como sede el Café Kutz con el ánimo de limar asperezas y ver cómo se podía revertir la situación, avanzando el periodo estival sin que se llegara a acuerdo alguno.

Afortunadamente, a mediados de octubre de 1920 las distancias entre ambos colectivos se fueron acortando a pasos agigantados reconociéndose que eran más los detalles que los acercaban, jugar al fútbol primordialmente, que los de separación, generándose en el ambiente que ofrecía el Café Kutz la idea de constituir una nueva sociedad donde los ideales políticos no prevalecieran en modo alguno. Tras enfrentarse el domingo 17 de octubre la Sportiva F.C. a una Selección Militar, el martes 19 se convocó una asamblea en el seno del club sportivo para debatir entre todos los asistentes que decisión adoptar, si admitir una entente con lo exsocios Vizcarra, Esparza, Rasero y otros o, por el contrario, continuar como estaban. La continuidad implicaba convertirse en un club débil como los proyectos frustrados nacidos en los últimos diez años mientras que, juntarse con los díscolos auguraba ser fuertes y tener opciones a ser un club importante dentro de la Federación Guipuzcoana y líder en el fútbol pamplonés y navarro.

Valorados los pros y contras y con el irrenunciable condicionamiento de no admitir la politización de la sociedad y la firme promesa de los integrantes del New Club en no constituirse en sociedad, los socios de la Sportiva F.C. admitieron hacer borrón y cuenta nueva aprobando la constitución próxima de una nueva sociedad con la cual empezar desde cero, siendo tendida la mano a los díscolos agrupados en torno al New Club quienes aceptaron la propuesta pues ellos también eran parte implicada, e importante además. Consensuada la voluntad de ambos grupos, el domingo 24 de octubre de 1920 quedó constituido el Club Atlético Osasuna quedando reflejado en el artículo 15 del borrador de los Estatutos no politizar el club, surgiendo la elección del nombre al atender una propuesta del socio Benjamín Alduain quien, en correspondencia al deseo de todos los presentes de no emplear denominación extranjera y ser titulados en lengua vasca, aceptaron encantados el uso de Osasuna, “La Salud”. En cuanto a los colores a emplear, se aprobó vestir camiseta grana como el representativo de la histórica bandera navarra, quedando el azul para el pantalón al ser de amplio uso en toda la región, siendo electo provisionalmente Eduardo Aizpún Andueza como primer presidente. Posteriormente, en fecha 15 de noviembre, fueron aprobados los Estatutos, quedando refrendada la Junta Directiva encabezada por Eduardo Aizpún el 25 de noviembre para su aprobación definitiva en el Gobierno Civil a principios de diciembre.

Los pamploneses, deseosos de competir a nivel federado frente a otras sociedades, quedaron inscritos como les correspondía en la Federación Guipuzcoana ante la ausencia de una navarra que les proporcione cobijo, empleando en algunos documentos como titular el orden inverso de su denominación, es decir Osasuna Club Atlético, anecdótica y curiosa permutación de sustantivos que desapareció casi de inmediato.

Desde el Campo del Ensanche -luego pasará al Hipódromo-, el C. At. Osasuna se estrena durante la temporada 20/21 compitiendo dentro del distrito navarro de Segunda Categoría, llegando a una Final que se disputa en su feudo y que pierde ante el C.D. Lutxana de San Sebastián por 1-2. En la campaña 21/22 compite en Primera Categoría Grupo B, finalizando tercero tras C.D. Esperanza de San Sebastián y Sportivo Tolosano. El 21 de mayo de 1922 inaugura el Campo de San Juan en encuentro frente al Arenas Club de Getxo, imponiéndose por 2-0, regresando al regional donde en la edición 22/23 es cuarto, mientras en la 23/24 resulta Campeón de su grupo, accediendo a una Final donde logra superar a Avión Club y C.D. Lutxana, ambos donostiarras, consiguiendo el ascenso a la máxima categoría regional.

En la temporada 24/25 se estrena al fin el Primera Categoría Grupo A siendo tercero en un torneo que se adjudica la Real Sociedad de Foot-ball, mientras en la siguiente 25/26 repite puesto, en esta ocasión yendo el título a manos del Real Unión Club. Durante estos años el conjunto osasunista es superado constantemente por los dos grandes guipuzcoanos, teniéndose que conformar año tras año con el tercer puesto como sucede también en las sesiones 26/27 y 27/28.

Durante los años veinte, mantendrá una fuerte rivalidad con el C.D. Pamplonés, una sociedad creada en 1923 con amplias miras deportivas que no prosperará y acabará desapareciendo al cabo de un tiempo. En sus primeros años, el club rojillo se codea con clubs de potencial de la región, principalmente de la capital donostiarra y destacando sobre el resto de clubs de la ciudad de Iruña, tales como: el mencionado C.D. Pamplonés, el Navarra F.C., el Club Atlético Aurora que viste camisa rojiblanca con pantalón negro, el Lagun Artea, Sociedad La Navarra, la S.D. La Lucha (del barrio de Rochapea), C.D. Basconia, el Danak-Bat, la Unión Sportiva de Pamplona o el C.D. Indarra, que viste camisa azulgrana con pantalón negro.

El 21 de mayo de 1928 queda constituida la Federación Navarra, una vieja aspiración de los conjuntos de aquel territorio histórico, iniciándose el primer campeonato el 7 de octubre de ese año con el triunfo final de los osasunistas que preceden con gran distancia a Club Atlético Aurora de Pamplona, Izarra Beti Aurrera de Estella y C.D. Indarra, también pamplonés.

Paralelamente a este campeonato, ese mismo año 1928 el Club Atlético Osasuna debido a su escaso currículum y ante la falta de un historial contundente (pues era bastante reciente su creación), es invitado a participar en el Grupo B de Segunda División, es decir, la tercera categoría de la RFEF por entonces, quedando séptimo y fuera del ascenso a la categoría de plata. En la temporada 29/30 el Regional de Navarra no se disputa y el C. At. Osasuna compite en el Regional de Guipúzcoa siendo tercero tras los dos grandes, mientras que en la edición de esa temporada de Tercera División, pese a ser contemplada su participación por la RFEF, los navarros rehúyen de competir al ser incluido junto a clubs guipuzcoanos y navarros de poca entidad, algo que preocupa en demasía a la directiva quien teme recaudaciones exiguas que dañen sus intereses.

1930 – 1940

Ante tal decisión federativa, el C. At. Osasuna declinó participar en tal competición, cosa que sí que hizo en las dos siguientes campañas, 30/31 y 31/32 en Tercera División. Esta última edición fue un notable éxito y el club rojillo pudo ascender a Segunda División tras ser Campeón de su grupo y derrotar al C.D. Nacional de Madrid en la Final. Tras este merecido ascenso, empieza a experimentar un crecimiento social y deportivo que se ve reflejado en la clasificación y que le llevan a proclamarse Campeón en la temporada 34/35, consiguiendo el ascenso a la división de honor estatal. El debut en Primera División de la temporada 35/36 no es muy positivo y la entidad navarra queda duodécima y última, con tal solo siete victorias y quince derrotas en su haber. Este puesto ocasiona la pérdida de categoría, traspiés al que se le une la Guerra Civil y durante los tres años siguientes la ciudad carece de fútbol.

Concluido el episodio bélico, para la temporada 39/40 queda una plaza libre en Primera División ante la renuncia del Oviedo F.C. por no disponer de campo en condiciones de competir. Este contratiempo insalvable supone que opten a ella el denominado en ese momento Athletic-Aviación Club y el C. At. Osasuna, los dos últimos descendidos en la campaña 35/36. La Federación Española decide que se la jueguen ambos a partido único y la sede elegida es Valencia. El resultado producido es de 1-3 favorable al club madrileño, con lo cual son estos quienes se adjudican la plaza en perjuicio de los pamploneses. El club navarro, pese a contar con una buena plantilla, es subcampeón en la temporada 39/40 y no consigue entrar en la Fase Final.

En lo que respecta a los Campeonatos Regionales, las Federaciones de Guipúzcoa y Navarra mancomunan la Primera Categoría durante las campañas 30/31 y 31/32, resultando los pamploneses cuartos en ambas ediciones, mientras que en las temporadas 32/33 y 33/34 la mancomunidad afecta a Navarra, Guipúzcoa y Aragón, siendo tercero en la primera de ellas y cuarto en la última. En la edición 34/35 se cambia la estructura geográfica y la mancomunidad es compartida entre las Federaciones Guipuzcoana, Navarra y Vizcaína, resultando el C.At. Osasuna subcampeón tras el Athletic Club empatado a puntos, pasando en la campaña 35/36 y dentro de la misma configuración a ser quinto.

Aparte del C.At. Osasuna, la ciudad de Pamplona cuenta durante los primeros años de la década con otras sociedades que alcanzan cierta importancia, en especial el Club Atlético Aurora, una entidad que llega a jugar varias temporadas en Tercera División y en realidad es el segundo club en importancia, además de algunas menos conocidas como el Unión Club Pamplonés que viste camisa blanquiazul con pantalón negro, la Gimnástica Navarra, que viste todo de negro, el Celti F.C., con camisa gualdinegra y pantalón negro, el Dana Zuri, quien viste todo de blanco, el C.D. Rochapea que viste camisa rojiblanca con pantalón azul, o el Magdalena F.C., que lo hace con camisa gualdinegra y pantalón negro. Con la llegada de la II República surgirán nuevos clubs como el Rochapeano F.C., el Deportivo Amaya, el Minerva F.C., el Junior, el Irrintzi, el Rapid F.C., el Betis F.C. o el Deportivo Juventud Calasancia.

1940 – 1950

Acto seguido, comienza la década de los cuarenta con varios intentos de volver a la categoría máxima pero no lo consigue, y en la temporada 43/44, con las arcas vacías tras el esfuerzo, acaba descendiendo a Tercera División en medio de una gran crisis económica. El club rojillo tiene que desprenderse de sus estrellas, los socios disminuyen e inicia un calvario en Tercera División de la que le cuesta salir cinco años, tras disputar varias Fases Finales en las que no obtiene éxito. Por fin, con el campeonato 48/49 llega el ansiado y perseguido ascenso a Segunda División de rebote, gracias a la ampliación a dos grupos que sufre la categoría. Así, la temporada 49/50 la disputa en la categoría de plata siendo séptimo a pesar de sus deudas económicas.

1950 – 1960

La entidad poco a poco se afianza en la categoría y emprende, asentada ya económicamente, el abordaje de la Primera División, categoría que alcanza al término de la campaña 52/53 cuando se proclama Campeón de su grupo de la mano del entrenador Tomás Arnanz. Sin embargo, el paso por Primera División durante la temporada 53/54 es efímero y el club finaliza decimotercero descendiendo. La ilusión y ganas de retornar a la división de honor, hacen que se apueste fuerte y fructifique tal deseo en la temporada 55/56 con Baltasar Albéniz en el banquillo y la consecución del primer puesto en Liga. El retorno a Primera División es en esta ocasión más placentero y longevo que el anterior, y el club pamplonica parece asentarse cómodamente. En la campaña 57/58 realiza un magnífico campeonato que le aúpa al quinto puesto, uno de sus grandes logros históricos. Sin embargo, tras cuatro temporadas entre los grandes, acaba descendiendo a Segunda División al término de la campaña 59/60, cerrando su ciclo.

1960 – 1970

En la temporada 60/61 cuenta con un gran grupo de jugadores en su plantilla y arrasan en la competición, siendo primeros con solo cinco derrotas y veintiuna victorias. Jugadores como Zoco y Félix Ruiz, dos de los más destacados, son traspasados al Real Madrid C.F.. Pese a ello, el C. At. Osasuna consigue disputar dos temporadas consecutivas, 61/62 y 62/63, en Primera División. Tras este descenso que entristece a su gran afición, nada hace pensar que durante muchos años andarán alejados de la élite y pasarán nada más y nada menos que casi veinte años hasta recuperar la categoría.

El C. At. Osasuna después del descenso, no goza de buena salud deportiva y económica, y sus participaciones en el campeonato de Segunda División sufren constantes altibajos culminando con el descenso a Tercera División de la campaña 66/67. El emblemático Campo de San Juan es vendido el 9 abril de 1966 por 40 millones de pesetas a la Sociedad Navarra S.A., sirviendo para saldar deudas y aliviar la dificultosa situación económica de la entidad rojilla. A este terreno le sustituye el nuevo Estadio de El Sadar, un campo moderno y cómodo con un aforo para 25.000 espectadores, aunque paradigmáticamente el club está a punto de entrar en Tercera División. La inauguración del nuevo terreno de juego se realizó el 2 de septiembre de 1967 con un partido entre Real Zaragoza C.D. y Vitória Futebol Clube de Setúbal, encuentro que finalizó con empate 1-1. El dia 3 de septiembre, los rojillos disputan otro encuentro frente a los portugueses, venciendo por 3-0.

Zabalza es traspasado al C.F. Barcelona. El descenso es inevitable y la temporada 68/69 la pasa en esta categoría alejado de competir con clubs de más prestigio. Tras tocar fondo, se conquista el campeonato y con una buena plantilla se asciende inmediatamente a Segunda División, pero no recuperado del todo, su paso por esta será efímero al finalizar decimoquinto y tener que disputar una eliminatoria de permanencia frente al Hércules C.F. que no logra superar: derrota por 4-0 en Alicante y 1-0 en casa.

1970 – 1980

La década de los años setenta es un continuo viaje de ida y vuelta entre Segunda División y Tercera División. Llega a la presidencia Fermín Ezcurra, con quien se conseguirán grandes éxitos en el futuro. En la categoría de bronce consigue hasta tres Campeonatos de Liga que le proporcionan ascensos directos, pero lamentablemente cada vez que asciende a Segunda División pierde rápidamente la categoría. Es solo al final de la década cuando consigue cierta estabilidad deportiva y fundamentalmente económica que le permiten aguantar, aunque con apuros, en Segunda División. En la temporada 79/80, contra todo pronóstico, finaliza tercero y consigue ascender a Primera División ante la alegría y estupor de sus aficionados después de tantos años de ausencia en la élite del fútbol español.

1980 – 1990

La década de los ochenta la pasa completa en Primera División. En sus primeros años, de la mano de Pepe Alzate, basa su supervivencia en hacer de el Campo de El Sadar un verdadero fortín. En la temporada 82/83 se inauguran las instalaciones de Tajonar, sede de la cantera pamplonesa que tantos buenos jugadores dará en los años venideros. Después de unas campañas de asentamiento entre los grandes, en la temporada 84/85 se es sexto en liga y se consigue entrar en la Copa de la UEFA, éxito sin precedentes en la historia de la entidad. De este modo, debuta en la 85/86 en Europa eliminando al Rangers F.C. escocés: derrota por 1-0 en la ida y victoria por 2-0 en El Sadar. En la segunda eliminatoria cae ante el K.S.V. Waregem belga: 2-0 en la ida y victoria insuficiente en casa por 2-1.

En la Liga no se obtienen buenos resultados y se es decimocuarto. En la temporada 86/87 acaba decimosexto y participa en el fracaso del Play-off, un sistema competitivo que no cuenta con el apoyo del aficionado y que causa poco interés. Esa campaña, con el nuevo sistema, existen dos plazas para seguir en Primera División y una para el descenso: Cádiz C.F., Real Racing Club de Santander y C. At. Osasuna se las juegan entre sí saliendo perdedor el Real Racing Club quien consigue peores guarismos. Desde aquí al final de la década, el C. At. Osasuna resuelve su participación en Primera División sin apenas problemas, destacando el quinto puesto obtenido de la campaña 87/88.

1990 – 2000

Los años noventa los inaugura con un magnífico cuarto puesto en liga que les conduce nuevamente a Europa. En esta competición, ya dentro de la campaña 91/92, el club rojillo hace un gran papel y elimina a F.K. Slavija de Sofia: derrota por 1-0 en la ida y victoria por 4-0 en casa; elimina al VfB Stuttgart: empate a cero en El Sadar y victoria por 2-3 en tierras alemanas; y sufre la eliminación frente al todopoderoso A.F.C. Ajax de Ámsterdam: 0-1 en casa y nueva derrota en Holanda por idéntico resultado. La plantilla empieza un proceso de cambios y lamentablemente se desciende a Segunda División al término de la temporada 93/94.

Pese a todo, cabe resaltar que el C. At. Osasuna es una de las cuatro entidades en el país junto a Real Madrid C.F., F.C. Barcelona y Athletic Club de Bilbao que no se transforman en Sociedad Anónima Deportiva el año 1992 con la proclama de la nueva Ley del Deporte, gracias sobre todo a su excelente gestión y a la ausencia de deudas en esa fecha, siendo modélico en ese sentido. La estancia en esta categoría dura más de lo esperado y seis son las temporadas en las que de forma consecutiva se permanece en ella. Con todo, la crisis deportiva no parece tener fin y cabe destacar la triste campaña 96/97 en la que se finaliza decimosexto y a punto se esta de bajar a Segunda División B. Cuatro victorias y un empate en el último suspiro evitan el desastre. Todo este proceso de infortunios tiene su fin culminando exitosamente con el ascenso a Primera División al término de la campaña 99/00, tras ser subcampeón y ante su afición en el último encuentro disputado frente al Real Club Recreativo de Huelva en casa.

2000 – 2010

Desde entonces, el club rojillo permanece en Primera División con los obligados altibajos clasificatorios, destacando la temporada 01/02 en la que casi desciende y la magnífica campaña 05/06 en la que es cuarto y consigue entrar en la Fase Previa de la Champions League, logro sin precedentes y que habla muy bien de la dirección del conjunto navarro. El club pamplonés entra en la tercera ronda de clasificación, midiendose al Hamburger S.V. alemán, con empate 0-0 en la ciudad teutona y cosechando un nuevo empate en la vuelta con resultado 1-1 a favor de los germanos, siendo insuficiente el gol de Cuéllar. Terminado el sueño de disputar por primera vez la Champions League, el cuadro rojillo es incluido en la UEFA Cup, superando al conjunto otomano Trabzonspor Kulübü en primera ronda. En la fase de grupos es segundo por detrás de Parma F.C. y superando en la tabla a Racing Club de Lens, S.C. Heerenveen y Odense B.K.  En dieciseisavos consigue superar al francés F.C. Girondins de Bordeaux al empatar 0-0 en la ida y ganar 1-0 en Pamplona con gol de Nekounam. En octavos supera al escocés Rangers F.C., 1-1 en Glasgow y victoria ajustada por 1-0 en casa, siendo esta vez Webó el héroe de los rojillos. En cuartos de Final derrotan al poderoso T.S.V. Bayer 04 Leverkusen, con un resultado global muy holgado: 0-3 en la ciudad de los leones y 1-0 en Pamplona. Sin embargo, los futuros campeones serán los verdugos de los rojillos, puesto que estos son eliminados en Semifinales por el Sevilla F.C., ganando 1-0 en el Reyno de Navarra con gol de Soldado y perdiendo en la ciudad hispalense por 2-0.

El 22 de diciembre de 2005 el Parlamento Foral aprueba otorgar 4,5 millones de euros al club por el cambio de nombre durante los tres años siguientes del Estadio de El Sadar, recinto que pasa a llamarse oficialmente desde el 26 de diciembre Estadio Reyno de Navarra, iniciándose tal permuta con un partido entre las selecciones de Navarra y China.

En lo deportivo, capítulo aparte merece la disputa de la Final de la Copa del Rey el 11 de junio de 2005 en Madrid frente al Real Betis Balompié, final que se pierde en la prórroga por 1-2 tras haber concluido el encuentro con empate a uno. Oliveira y Dani marcan por los béticos mientras que Aloisi lo hace por los pamploneses, conservándose dicho partido en la memoria de todos los pamploneses a pesar de lo adverso del resultado. En las ediciones siguientes el Club Atlético Osasuna pierde fuelle en el Campeonato de Liga y con Cuco Ziganda se lucha encorajinadamente por evitar el descenso ocupándose puestos rezagados en la tabla clasificatoria. Excesivamente dura es la campaña 08/09 en la que Ziganda es sustituido por José Antonio Camacho y en la que la amenaza de la pérdida de categoría es más patente que nunca, llegando esta en la últimas jornadas. En la edición 09/10, Camacho impone su impronta y la entidad navarra convierte su estadio en un fortín, consiguiendo un tranquilizante duodécimo puesto además de no sufrir apenas a lo largo del torneo.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 Camacho abandona el banquillo tras encadenar una serie de resultados negativos y cuando se temía lo peor, resultando positiva tal decisión al recuperar los navarros parte de su crédito y, con un poco de fortuna, alcanzar una novena plaza muy engañosa en relación a todo lo sucedido durante el torneo. La edición 11/12 es notable y los pamploneses con José Luís Mendilíbar en el banquillo consiguen un meritorio séptimo puesto con el cual no contaban a priori, convirtiendo el Reino de Navarra en un fortín donde acaparan muchos puntos frente a sus rivales, éxito que no repiten en la edición siguiente 12/13 cuando pierden muchos puntos como visitantes y en casa no muestran la fortaleza de la campaña anterior, pasando numerosos problemas para conservar la categoría y teniéndose que conformar con una discreta decimosexta plaza que es conseguida a base de luchar en un sprint final donde cada encuentro y cada punto es un balón de oxígeno.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • C.A. Osasuna. Jesús Riaño. Universo Editorial (1990).
  • Historia del C.A. Osasuna y del deporte navarro. José María Echaniz Aguirrezabalaga. Ed. Haranburu, (1981).
  • Historia y estadística del fútbol españolVicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Archivo privado de Jesús Pérez Sesma.
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Eco de Navarra. Diario.
  • El Pueblo Navarro. Diario.
  • El Debate. Diario.
  • La Rioja. Diario.
  • La Libertad. Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,