Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Historial del Club Atlético Tetuán

titular Club Atletico Tetuan

 

Escudo C. Atlético de Tetuán

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Atlético de Tetuán
  • Ciudad: Tetuán
  • Provincia: Protectorado de Marruecos
  • Fecha de constitución: 12 de marzo de 1933
  • Fecha de federación: 1933

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Athletic Club de Tetuán (1933-1941)
  • Club Atlético de Tetuán (1941-1956)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División:

  • 1950/51

1 Liga de Tercera División:

  • 1948/49

 

ESTADIO:

estadio Club Atletico Tetuan

Estadio Varela

  • Nombre: Estadio Varela
  • Año de inauguración: 1928
  • Cambios de nombre:
  • Campo de La Hípica (1928-1939)
  • Estadio Municipal de Deportes (1939-1950)
  • Estadio Varela (1950-1952)
  • Estadio Sania Ramel (1952-)
  • Capacidad: 10.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de la carretera de Río Martín (1933-1934)
  • Campo de La Hípica / Estadio Varela / Estadio Sania Ramel (1934-1956)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Club Atletico Tetuan

ESCUDOS DEL CLUB ATLÉTICO TETUÁN. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Club Atletico Tetuan

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB ATLÉTICO TETUÁN. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Club Atletico Tetuan

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN TETUÁN:

El 27 de noviembre de 1912 el Reino de España empezó a ejercer el dominio del Protectorado de Marruecos, zona que comprendía las regiones del Rif y Yebala en torno a las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, además del condominio internacional de la ciudad de Tánger, haciéndose cargo de ciudades importantes como Tetuán y Larache entre otras. Bajo el mandato de los españoles, la ciudad de Tetuán paso a paso se convirtió en la segunda en importancia tras Casablanca, esta bajo el amparo del Protectorado de Francia.

El comercio con la península era constante y el desarrollo económico que emprendió la ciudad provocó que pocos años después hiciera aparición el fútbol, un deporte que hacía estragos en la otra orilla del estrecho de Gibraltar y que arrastraba a grandes masas de aficionados. Los primeros equipos nacieron al albergue del Ejército, institución de gran presencia en la ciudad y en toda la región, siendo formados la mayoría de ellos por soldados de reemplazo y oficiales destinados en cumplimiento de sus atribuciones, destacando entre varios el Radio F.C.

Otro origen era el de las asociaciones de españoles civiles presentes en la ciudad, ejemplos del F.C. Hispano-Marroquí o del Tetuán F.C., nacidos todos ellos alrededor del año 1917. Estas sociedades cumplían un patrón similar y es que eran clubs de menor nivel, poco organizadas y con escasa capacidad para atraer aficionados, formados mayoritariamente con militares o civiles de paso por la ciudad, con poco arraigo y que en breve eran destinados a otras plazas.

En 1918 los tres clubs anteriormente mencionados se fusionaron en una sola entidad, el primitivo Athletic Club Tetuán, sociedad que pese a la ilusión con la que fue creada tuvo una escasa vigencia, pues se disolvió a los escasos meses de existencia por desavenencias internas entre sus diversos fundadores. Fruto de tal ruptura, el F.C. Hispano-Marroquí retomó el camino anteriormente iniciado como independiente, mientras que el Tetuán Sport Club sería quien heredara los pasos del anterior Tetuán F.C.

Iniciados los años veinte, la zona vive revueltas locales como la emprendida en la región del Rif disconformes con el dominio español, rebeliones que ponen en jaque a las tropas del Ejército y las cuales repercuten durante unos años entre la sociedad local y fundamentalmente en los militares. Hacia 1923 el Tetuán Sport Club acabará desapareciendo, renaciendo poco después con algunos de sus mimbres como Sporting Club Tetuán y surgiendo nuevos clubs como la S.D. España.

Durante estos tiempos el fútbol local tetuaní, al igual que sucede con muchos clubs marroquíes, arrastra consigo una pesada losa y es que tan solo puede competir en encuentros amistosos con clubs propios del Protectorado, principalmente de las plazas de Ceuta y Melilla o de las ciudades de Tetuán y Larache puesto que por esos años, a caballo entre los veinte y treinta, no existe una Federación Hispano-Marroquí que rija su destino y la Federación Española impone un veto a la participación de estos por el elevado coste que suponen para los peninsulares los desplazamientos y la barrera infranqueable que marca el Estrecho.

Ante esta tesitura las autoridades competentes toman conciencia del problema y, aunque las cosas van despacio, deciden que lo mejor es unirse bajo un mismo estamento emprendiendo la iniciativa y acordando fusionar a los distintos clubs bajo la denominada Federación Hispano-Marroquí de Fútbol, fundada el 13 de enero de 1931 y con sede social en Ceuta. El teniente coronel Luís Sánchez Urdazpal será quien lleve el peso de la operación, su alma mater y principal ejecutor, pues gracias a sus gestiones dicha Federación consigue ser equiparada al resto de las nacionales, logrando en 1936 de la Federación Española que el Campeón Regional de Marruecos ascienda directamente a Segunda División -la Tercera División no existía en esas fechas-.

Este gran logro, sin embargo, será vetado por los clubs peninsulares quienes se oponían contundentemente desde hacía años a viajar a Marruecos, máxime por ser zona de riesgo y geográficamente quedar distante. Gracias a este acuerdo y la posterior colaboración del nuevo Régimen gobernante -interesado en la presencia de clubs norteafricanos en las diferentes categorías nacionales-, clubs como la S.D. Ceuta y E.H.A. de Tánger podrán años después disputar el Campeonato de Liga de Segunda División en la edición 39/40, dejando la puerta abierta para el resto de clubs afiliados a la Federación Hispano-Marroquí.

En el año 1931 y aprovechando el empuje de la nueva federación,  se funda el Español F.C. formado mayoritariamente por peninsulares, club que viste de verdiblanco con pantalón blanco y que empieza a ser el más importante de la ciudad. Encuadrado en la Primera Categoría Regional Norteafricana pasea con orgullo el nombre de Tetuán por todo el Protectorado, compitiendo con los representantes de las grandes ciudades de su entorno. En contraposición al Español F.C. aparece el Moghreb F.C., sociedad organizada y dirigida por nativos que da salida a jugadores oriundos de la localidad.

HISTORIA DEL CLUB:

1933 – 1940

Instaurado el Campeonato Hispano-Marroquí en la temporada 31/32, unos soldados de reemplazo simpatizantes del Athletic Club de Madrid entre los que destaca el ex-jugador colchonero Teniente Fernando Fuertes de Villavicencio y varios más, negocian con directivos de distintos clubs ya existentes bajo la intención de crear uno nuevo con el que poder competir cualitativamente frente a las sociedades peninsulares y logre alcanzar en el futuro una plaza en Categoría Nacional. La idea prende movimiento y el 12 de marzo de 1933 se constituye el Athletic Club de Tetuán por la fusión realizada entre militares españoles y los directivos del F.C. Hispano-Marroquí y del Sporting Club Tetuán, quienes acuerdan ceder a parte de sus mejores jugadores pero sin de dejar de existir como clubs.

El nuevo club nace con la gran ambición de ser el máximo exponente de la región y para ello toma como fundamento parte de los estatutos del peninsular Athletic Club de Madrid, fijándose como meta el ser lo más profesional posible. Además de la base jurídica adquiere también los colores de este, camisa rojiblanca y pantalón azul, siendo elegido como primer presidente oficial Eduardo Lomo Godoy, mientras Fernando Fuertes de Villavicencio lo es como vicepresidente. El escudo por contra será una imitación del Athletic Club, de Bilbao, en honor al directivo de origen vasco Bacigalupe y sobre todo por el renombre de esta sociedad en esos días.

La temporada 33/34, la de su debut, empieza en la Segunda Categoría con un discreto campeonato en el cual no destacan demasiado, cambiando notablemente la situación cuando en 1934 se produce la ampliación de la Primera Categoría y la reestructuración del fútbol norteafricano. Esta medida les beneficia ampliamente y ocasiona que asciendan a esta, dando origen a que durante la campaña 34/35 comiencen a mantener una dura pugna con su rival local, el Español F.C., consiguiendo dividir a la afición tetuaní en dos bandos. Esta, mezclada a partes iguales por peninsulares y locales, acude en masa al Estadio de Varela, antiguo hipódromo, para ver los duelos sobre todo entre ambos y frente a rivales de grupo procedentes del Protectorado y de las ciudades de Ceuta y Melilla, ambas con destacados combinados que les atraen sobremanera y dejan grandes aportaciones en caja.

La mayor profesionalización de los athléticos, quienes fichan jugadores peninsulares contrastados, hace que en la temporada 35/36 se adjudiquen el Campeonato de Liga exitosamente, un gran paso que refuerza la intención de los federativos de poder situarle en Categoría Nacional. A partir de este momento se inician las gestiones desde el despacho de sus dirigentes y del presidente de la Federación Hispano-Marroquí para que sea considerada su propuesta de militar en Segunda División en la campaña venidera 36/37, logro que lamentablemente deberá de esperar unos años por el estallido de la Guerra Civil en julio de 1936.

Durante el conflicto bélico la zona del Protectorado se convierte en fuente de apoyo militar y de suministro tanto de provisiones como humano, pasando el fútbol a ser practicado por oriundos en gran parte de la guerra. A partir de 1938 y tras los derroteros que alcanza la contienda, el fútbol empieza a adquirir más importancia dentro de una zona pacificada como es Tetuán, aunque casi todo el Protectorado se encuentra en una precaria situación económica y social resultando el deporte claramente afectado.

1940 – 1950

Tras el fin de la guerra a duras penas se conforman algunos clubs y el Campeonato Regional tiene una muy baja participación. El Athletic Club de Tetuán es uno de los conjuntos más perjudicados y tardará un par de años en reorganizarse una vez que tanto civiles como militares vuelvan a la normalidad. Cuando lo hace es bajo la nueva normativa que prohíbe los extranjerismos, aplicable desde enero de 1941, con lo cual pasa a denominarse Club Atlético de Tetuán.

Durante su reestreno en la campaña 41/42 siendo su presidente Emilio Gutiérrez Trujillo, compite en Primera Categoría resultando Campeón y obteniendo el pase al campeonato de Tercera División del mismo año, torneo que sirve para promocionar a Segunda División y en el que es quinto sin lograr su objetivo. En la edición 42/43 es nuevamente Campeón de Regional, siendo ahora segundo en el torneo de Tercera División igualado a puntos con el C.D. Málaga, club que finalmente optará al ascenso de categoría dejando con un muy mal sabor de boca a los tetuaníes.

En la campaña 43/44, con la reestructuración del fútbol español y gracias a la posición lograda en el campeonato regional, ocupa plaza en una Tercera División reforzada que adquiere ya una estabilidad más acentuada convirtiéndose en la representativa del fútbol modesto nacional. Las temporadas 43/44 y 44/45, a pesar de suponer suculentos ingresos en taquilla, no son tan buenas en el aspecto deportivo ante la mayor calidad de sus adversarios y al final de esta última desciende a Regional tras ser décimo y colista con solo tres victorias y seis empates, perdiendo la Promoción de Permanencia ante el Patronato Deportivo Larache: derrotas por 3-0 en la ida y 0-1 en casa. Tras la renuncia del Calavera C.F. para disputar la Tercera División por falta de terreno propio, es invitado a jugar una repesca frente al Cádiz C.F., desaprovechando su oportunidad tras ganar 3-0 en casa, caer por 4-1 en tierras gaditanas, y de nuevo ser derrotado en el partido de desempate celebrado en Sevilla por 2-3. Este descenso resulta amargo para la entidad pero con firmeza logra reestablecerse y finalizar la sesión 45/46 como Campeón de Primera Categoría. En la Promoción se enfrenta al Algeciras C.F. superándolo en ambos encuentros: victoria en la ida por 3-1 y 0-1 en la vuelta. Tan brillante triunfo le permite ascender a Tercera División nuevamente y empezar con nuevos bríos.

En la campaña 46/47 es cuarto con Francisco Canalejo en la presidencia y en la 47/48 octavo, en la que toma el relevo de la presidencia rojiblanca D. Julio Parrés López, cumpliendo discretamente con su objetivo y adquiriendo madurez para luchar por nuevos retos. La llegada de nuevos jugadores peninsulares de gran prestigio hace que en la temporada 48/49 reúna una excelente plantilla dirigida por el técnico sevillano Santiago Núñez que le lleva al liderato de su grupo conquistando el título con dieciséis victorias y dos empates. Este puesto le da derecho a disputar la Fase de Ascenso a Segunda División, realizando un espléndido torneo en el que consigue ser segundo tras el Albacete Balompié y el ascenso directo a Segunda División, un sueño por fin materializado y con el cual suspiraban desde hacía tiempo. Sin embargo, aunque consigue y mantiene el ascenso directo, esta fase queda sin efecto debido a la ampliación de la categoría de plata a dos grupos.

El debut en la tan perseguida y añorada Segunda División se produce en la campaña 49/50, realizando un gran torneo en el que se clasifican en quinto puesto y quedan a pocos puntos del ascenso, siendo apartados de este por unos cuantos resultados adversos durante la disputa del torneo. El principal club de Tetuán está formado por jóvenes valores con buena formación, nutriéndose del resto de clubs locales como el C.D. San José, el Tetuán C.F. ó el Moghreb C.F. mediante su política de protección, teniendo como club filial a los verdiblancos del Español C.F. en el que juegan las promesas, logrando este último ascender a Tercera División esa misma temporada.

1950 – 1956

Degustadas las mieles de la categoría de plata, la directiva tetuaní no ceja en su empeño por mejorar y para la temporada 50/51 refuerza aquellos puestos clave débiles en la campaña anterior. El resultado es la conquista de su grupo con cierta holgura y el ascenso directo a Primera División, una gesta inimaginable años antes pero que al final se ve cumplida. Quince victorias, cinco empates y ocho derrotas es el balance de la mano de su entrenador Santiago Núñez, contando con jugadores como: Pachón, Castillo, Humanes, Sevilla, Seisdedos, Hurtado y el marroquí Chica, su gran estrella.

La temporada 51/52 es la de su paso por Primera División, campaña agridulce en todos los sentidos puesto que significa la primera y única experiencia entre la élite nacional. El Estadio de Varela se llena todas las tardes y en él se logran ver grandes tardes de fútbol, siendo emotivas sus victorias frente al Club Atlético de Madrid y Real Santander S.D., ambas en casa. A domicilio sus prestaciones descienden considerablemente y tan solo es capaz de imponerse al Real C.D. de la Coruña siendo el resto derrotas. Al final queda colista con siete victorias, cinco empates y dieciocho victorias, con cincuenta y un goles a favor y ochenta y cinco en contra, pero con la conciencia tranquila de haber cumplido y con ganas de retornar lo antes posible. La plantilla estaba formada esa temporada por los siguientes jugadores: Hurtado, Pachón; Castillo, Varela, Humanes, Muñoz, Alarcón, Jaco; Martí-Gimeno, Patricio, Solano, Sevilla, Antoñito; Manolín, Vivet, Julián, Chicha y Moreno.

La temporada 52/53, en la que sustituye de su escudo la estrella majzeniana de seis puntas por un pentagrama verde, la disputa en Segunda División mostrándose como un conjunto firme y con posibilidades reales de ascender, de nuevo entrenados por Santiago Núñez. Al final es tercero y consigue promocionar para subir a Primera División, pero en este torneo la suerte le es esquiva y no obtiene buenos resultados, acabando cuarto clasificado en un grupo de seis aspirantes y a un solo punto de conseguir tan prestigiosa meta. En la campaña 53/54 llega el relevo generacional y las cosas no ruedan tan bien puesto que el equipo decae hasta el séptimo puesto bajo la dirección del eibarrés Baltasar Albéniz. Unos ligeros retoques en la plantilla y de nuevo en la campaña 54/55 arman un buen conjunto ahora comandado por el getxotarra Antonio Barrios que consigue el subcampeonato de Liga tras el Club Real Murcia. Este puesto le da carta libre a disputar la Promoción de Ascenso a Primera División pero como ocurriera en la anterior tentativa son de nuevo cuartos. La temporada 55/56 es la última del club norteafricano en la competición española, en la que dirigidos por el pontevedrés Rogelio Santiago García “Lelé” serán cuartos, a tan sólo un punto de poder disputar la Promoción de Ascenso.

Tras años continuos de reclamación popular y conflictos en ambos Protectorados, francés y español, la ONU emplaza la independencia del nuevo Estado de Marruecos con fecha del 2 de marzo de 1956. Esta situación influye directamente en los clubs del Protectorado Español que juegan en las diferentes categorías de la Federación Española, de modo que han de replantearse obligatoriamente su futuro. La directiva del Club Atlético de Tetuán, que se encuentra en Segunda División en esos momentos, es una de las afectadas, y al estar compuesta por españoles y oriundos marroquíes empieza a estudiar las diferentes salidas tras la disputa del Campeonato. El objetivo de la sociedad tetuaní es fusionarse con otro club español para garantizar la continuidad de su patrimonio, sobre todo la plantilla profesional.

Terminándose la temporada los directivos de origen español, liderados por el presidente Julio Parrés, inician contactos con varios clubs del sur peninsular y de las ciudades soberanas de Ceuta y Melilla con el ánimo puesto en realizar una fusión y aportar buenos jugadores que en aquel año han militado en Segunda División, todo que la liquidación absoluta era descartada. Los candidatos se reducen a: S.D. Ceuta, U.D. Melilla, S.D. Unión África Ceutí, Algeciras C.F. y Real Balompédica Linense; siendo el favorito la S.D. Ceuta por su proximidad geográfica y por ofrecer más garantías de todo tipo.

La fusión, sea con quien sea, cuenta de inicio con el beneplácito de la por entonces Federación Hispano-Marroquí y sobre todo de la RFEF siempre y cuando se emplazase el club resultante en suelo español, puesto que lo que se pretende es asegurar que se lleve a cabo, pese a vulnerar el artículo 48 del reglamento federativo que sólo permite la fusión entre clubs de una misma localidad. La ocasión, por su carácter extraordinario, bien merece un esfuerzo adicional dejándose de lado tal artículo, siendo finalmente la S.D. Ceuta la elegida por sus aspiraciones de acceder a una categoría superior, su estructura y en especial su proximidad geográfica respecto a Tetuán.

Puestas las cartas sobre la mesa se confecciona una comisión entre ambas juntas directivas de la cual José Benoliel, presidente del conjunto ceutí, es su máximo consignatario. Benoliel precisa que ambos clubs deben de disolverse respectivamente para llegar impolutos al nuevo club, accediendo Parrés, presidente tetuaní, quien tiene que desprenderse de algunas figuras para satisfacer la deuda de medio millón de pesetas que arrastra.

El 9 de julio de 1956, tras múltiples reuniones y habiéndose extinguido previamente los dos, ambos dirigentes llegan al acuerdo de fusionarse en una nueva entidad, el Club Atlético de Ceuta, el cual empleará como colores camisa rojiblanca con pantalón y medias blancos, utilizando el Estadio Alfonso Murube de la plaza ceutí como sede y permutando ligeramente el escudo de la desaparecida S.D. Ceuta, aunque Parrés posteriormente manifiesta que le hubiese gustado incluir a la S.D. Unión África Ceutí en la fusión por su apreciable cantera y que no estaba del todo de acuerdo con los métodos empleados por Benoliel.

En cuanto al componente magrebí del extinto Club Atlético de Tetuán, estos fundarán tiempo después un nuevo club: el Moghreb Athletic Tétouan, adscrito a la naciente Federación de Marruecos y el cual conserva en propiedad el Estadio de Varela, al que se le cambia el nombre por el de Estadio Sania Ramel, y los jugadores marroquíes de la plantilla.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Tetuán y su Atlético. Julio Parres Aragonés. (1997).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial de la Unión Deportiva Melilla

 

titular UD Melilla 1

Escudo U.D. Melilla (1943-1956)

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unión Deportiva Melilla
  • Ciudad: Melilla
  • Ciudad Autónoma: Melilla
  • Fecha de constitución: 6 de febrero de 1943
  • Fecha de federación: 1943

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva Melilla (1943-1956)

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Tercera División:

  • 1946/47
  • 1947/48

 

ESTADIO:

estadio UD Melilla 1

Estadio Municipal Alvarez Claro

  • Nombre: Estadio Municipal Álvarez Claro
  • Año de inauguración: 1945
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal Álvarez Claro (1945-)
  • Capacidad: 12.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio de la Hípica (1943-1945)
  • Estadio Municipal Álvarez Claro (1945-1956)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales UD Melilla 1

ESCUDOS DE LA UNIÓN DEPORTIVA MELILLA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DE LA UNIÓN DEPORTIVA MELILLA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN MELILLA:

Situada en el norte de África y enclavada en la región del Rif, a orillas del mar Mediterráneo siendo fronteriza con Marruecos, la ciudad autónoma de Melilla es con sus algo más de ochenta y cinco mil vecinos un importante punto estratégico, militar, cultural y económico destacando una importante actividad comercial que gira alrededor del sector servicios y marítimo gracias a su puerto franco existiendo un elevado índice ocupacional destinado a funcionarios, distintos cuerpos de seguridad del Estado, administraciones locales y Ejército. Bien comunicada con la península, en su escaso territorio reúne interesantes edificios civiles y militares que atraen también turismo.

La ciudad autónoma de Melilla siempre ha contado en mayor o menor medida con importantes clubs de fútbol, un deporte introducido en la región sobre todo por militares españoles que procedentes de la península habían tomado contacto con este. A finales de la primera década del siglo XX ya se jugaba al fútbol en la explanada de Alfonso XIII, siendo en 1912 cuando se funda la primera sociedad, el Sporting Club Melillense, entidad constituida por Bernardi, Salama y Santamaría entre otros.

En 1914 desaparece este y durante un par de años sólo los militares organizan partidos entre los distintos regimientos destinados en la ciudad. Es en 1916 cuando surge de nuevo la iniciativa civil en manos del Iris F.C., un club basado en el ímpetu del Colegio de los Hermanos de Doctrina Cristiana quien arrastrará el nacimiento de otros en 1917 como el Reina Victoria Eugenia, el África 68, el Santa Bárbara y el San Fernando, todos ellos con talante militar. Es precisamente 1917 el año en el que se funda la Federación Africana de Clubs de Foot-ball, con sede en Melilla y la cual organiza el primer Campeonato local. Llegados a 1918 parte de los clubs militares cambian de nombre y así vemos como el Africa 68 se convierte en Alfonso XIII F.C., el San Fernando en Club Melilla y el Santa Bárbara en Athletic Club de Melilla. En el verano de 1918 el Iris F.C. desaparece y parte de sus jugadores dan forma al Fortuna F.C.

Esta sociedad junto a las cuatro restantes en activo compiten en la Liga local hasta 1921, fecha en la que se paraliza la actividad deportiva y social por la rebeldía de las tropas rifeñas en el norte de África, acto de guerra conocido como la Batalla de Annual.

Ya en 1922, una vez controlada la rebelión de los insurgentes, sobreviven Athletic Club de Melilla, Club Melilla y C.D. España, mientras que en 1923 se les suman los recién creados Sanidad y Vasconia, ambos de procedencia militar. En 1923 nace la Real Sociedad Hípica con el apadrinamiento del Rey D. Alfonso XIII, en principio formado por civiles y quien viste con camisa y pantalón blancos, entidad que poco tiempo más tarde pasa a ser tutelada por los militares cambiando su camisa por una rojiblanca. Durante el verano de 1923 desaparece el Club Melilla y con sus restos surge el Melilla Foot-ball Club, quien en principio viste camisa azul con escapulario y pantalón blancos. La profusión de clubs en 1924 y la constante crecida de aficionados hacen que el Campo de la Hípica, sito en la Explanada de Alfonso XIII y sede de la mayoría de los clubs, sea ampliado y remodelado para dar mayor cabida al gran número de espectadores que cada domingo se dan cita en este. Entre tal bullicio surge la S.D. Melillense que viste con camisa y pantalón blancos y con esto llegamos a 1930.

Este es un año importante en la historia del fútbol local; el 5 de enero el Melilla F.C., quien viste camisa rojinegra con pantalón negro desde hace unos años, estrena el Campo de El Real frente al Racing Club de Madrid y numerosos clubs patrocinados por los militares desaparecen, quedando en la ciudad el mencionado más la Real Sociedad Hípica, S.D. Melillense y C.D. España.

En 1931 suceden dos acontecimientos que van a marcar el futuro inmediato: de una parte el 5 de enero se constituye oficialmente la Federación Hispano-Marroquí de Clubs de Foot-ball organismo reclamado por la mayoría de clubs norteafricanos que precisaban de un ente propio para unificar su destino y desarrollar el fútbol en la región, y de otra el 14 de abril se instaura la II República. La Real Sociedad Hípica pierde el título de Real, la S.D. Melillense adopta como camisa los colores blanquiazules y nacen nuevos clubs como el Nador F.C., de camisa y pantalón blancos, el C.D. Español, con idéntica indumentaria y la Unión Balompédica de Melilla, quien viste camisa gualdiroja y pantalón azul.

En el verano de 1935 se disuelve la Sociedad Hípica y en la ciudad tan solo tres clubs continúan federados; Melilla F.C., C.D. Español y S.D. Melillense, llegando así hasta julio de 1936 en el que estalla la Guerra Civil. Durante este triste periodo Melilla interrumpe el fútbol oficial a nivel federado aunque no su práctica, pues en las temporadas 37/38 y 38/39 el colectivo militar destinado ocasionalmente en la localidad instaura la Copa Falange que domina el equipo representante de Sanidad.

Acabada la guerra resurgen de inmediato Melilla F.C., S.D. Melillense y C.D. Español, incorporándose como nueva sociedad el Juventud Deportiva. Transcurrido apenas un año, durante el verano de 1940 y debido a la fragilidad económica y deportiva que ambos presentan, Juventud Deportiva y C.D. Español se fusionan bajo el nombre de Club Unión Juventud Español adoptando como colores camisa rojiblanca y pantalón azul, trasladándose paralelamente la S.D. Melillense a la localidad de Nador donde alcanza, por los mismos motivos, un acuerdo de fusión con el Nador F.C. de cuya unión nace la S.D. Villa Nador F.C. En febrero de 1941, tras la ley que prohíbe el uso de extranjerismos el Melilla F.C. cambia a Melilla C.F. y la S.D. Villa Nador F.C. a S.D. Villa Nador C.F.

HISTORIA DEL CLUB:

1943 – 1950

Con el avance de los primeros años cuarenta el fútbol melillense, al contrario que ocurrió con los representantes de otras localidades del Protectorado, no consiguió progresar adecuadamente estancándose en el campeonato regional de Primera Categoría que organizaba la Federación Hispano-marroquí dejando incluso pasar de largo la excelente oportunidad que se le presentó en 1943 cuando la Federación Española, interesada en promover el fútbol modesto, implementó y modificó ampliamente la Tercera División pasando de ser un torneo simplemente eliminatorio para decidir qué clubs ascendían a Segunda División a un campeonato de carácter nacional con grupos en todo el estado repartidos por áreas geográficas con formato liguero.

La no clasificación deportiva del Melilla C.F. unida al fracaso en los despachos para intentar situar al club en una categoría tan deseada como la Tercera División hizo mucho daño al fútbol local moviéndose, casi de inmediato, los hilos necesarios para remendar tal situación y disponer en un futuro próximo de un equipo competitivo que pudiera competir en el por entonces tercer nivel nacional. Dicho y hecho, tras varias reuniones entre los directivos de Melilla C.F. y C.U. Juventud Español, club este último que se había convertido en el líder futbolístico local gracias a sus recientes logros deportivos, el 6 de febrero de 1943 ambos llegaron al acuerdo de fusionar las dos sociedades en una nueva que tuviera más fuerza y potencial para atrapar el objetivo naciendo la Unión Deportiva Melilla. Presidida por Pedro Cabanillas Chica y haciendo uso del Estadio de la Hípica, en el acuerdo inicial se adoptaron como colores oficiales los del Duque de Medina-Sidonia presentes en el escudo y bandera locales, es decir camisa azulina y pantalón blanco, distintivos con los cuales se jugó el primer encuentro de su recién iniciada historia ante el también melillense C.D. Africano, club de Segunda Categoría, venciendo por 5-1. Puestos en acción y reforzados convenientemente, la temporada 43/44 fue un paseo a nivel regional en el Campeonato Hispano-marroquí no perdiendo encuentro alguno por lo que terminó primero, obteniendo la clasificación para disputar la Promoción a Tercera División donde se vio las caras ante el C.D. Electromecánicas, de Córdoba, al que eliminó después de caer derrotado 3-0 en la capital andaluza y remontar en casa con un espectacular 5-0, accediendo a la Final y consiguiendo el ansiado ascenso a Tercera División después de eliminar al Hércules de Cádiz C.F. al vencer 3-1 en casa y luego en tierras gaditanas por 1-2.

Durante la campaña 44/45 y con vistas al inminente debut en la categoría de bronce, la directiva norteafricana reforzó la plantilla llegando jugadores peninsulares que dieron otro aire al equipo terminando quinto clasificado en un complicado Grupo IX donde participaron destacados clubs andaluces y norteafricanos. Paralelamente cumpliendo con un viejo anhelo de la sociedad civil y militar melillense, tras una importante inversión y dedicación durante meses quedó inaugurado el 9 de septiembre de 1945 mediante encuentro disputado ante el Club Atlético-Aviación, de Madrid, el flamante Estadio Álvarez Claro, feudo con una capacidad para diez mil espectadores dotado de una espléndida tribuna con cubierta. Tercero en la edición 45/46, en la temporada 46/47 los azulinos se proclamaron campeones de Liga pasando a la Fase Intermedia de la Promoción a Segunda División en la que fueron segundos logrando con ello el acceso a la Fase Final. En esta decisiva ronda eliminatoria, pese a la ilusión depositada, apenas nada se pudo hacer siendo sexto y último clasificado tras C.D. Mestalla, C.F. Badalona, Real Valladolid Deportivo, Club Atlético Osasuna y U.D. Salamanca.

La sesión 47/48 resultó de nuevo magnífica en el Grupo VIII de Tercera División logrando los azulinos conquistar su segundo título en la categoría de forma consecutiva al aventajar a sus rivales andaluces y norteafricanos con relativa holgura. Clasificado para disputar la Fase Intermedia los resultados no pudieron ser mejores ocupando la primera plaza sobre Gerona C.F., Elche C.F. y C.D. Huesca por lo que accedió a la Fase Final, última ronda donde tal cual ya sucediera el curso anterior, no estuvo afortunado quedando cuarto, último y apeado tras Real Santander S.D., Gerona C.F. y U.D. Salamanca.

La temporada 48/49 fue , contrariamente a lo esperado, nefasta quedando decimosegundo salvándose del descenso a Primera Regional gracias a la ampliación que experimentó en los despachos la categoría. Los directivos azulinos, preocupados por su futuro más inmediato, solicitaron la intervención del alcalde Rafael Álvarez Claro, quien alertado y consciente de los problemas que rodeaban a la sociedad, tomó las riendas del club no solo con el ánimo de salvarlo sino además prometiendo llevarlo a Segunda División. Al final de la temporada 49/50, después de un notable curso, fueron subcampeones a un punto de la S.D. Ceuta, consiguiendo acto seguido ascender a la categoría de plata tras liderar brillantemente la Fase de Ascenso donde, no sin esfuerzo y mucha tensión, se impusieron con mucho fútbol en un grupo donde participaron con su mismo objetivo U.D. Las Palmas, Imperial C.F., de Murcia, S.D. Ceuta, C.D. Toledo y C.D. Tenerife. Jugadores como Company, Errazquin, Ayllón, Rabaneda, Meliá Rubio, Casado, Martí, Muñoz, Pitarch, Roldán, Linares o Riera fueron parte de los artífices del éxito.

1950 – 1956

La U.D. Melilla debutó en Segunda División durante la campaña 50/51 quedando en décimo puesto, pero el hecho más destacado de la temporada aunque por desgracia lúgubre, fue el trágico fallecimiento de dos de sus jugadores, Martín y Mamblona, más el masajista Manuel Salvador Martín, conocido como ‘Lázaro’, ocurrido el 26 de enero de 1951 en las cercanías de Loja cuando la expedición se dirigía en autobús a Alicante para embarcar rumbo a Palma de Mallorca y chocó frontalmente frente a un camión de gran tonelaje que se dirigía a Sevilla. En el incidente resultaron heridos varios jugadores más y la consternación envolvió al resto de participantes y clubs españoles, pero en especial al club melillense para el cual fue una tremenda tragedia.

En la temporada siguiente, 51/52, el club realizó una buena campaña ascendiendo al octavo puesto pero fue sin duda la campaña 52/53 la mejor de su historia en la categoría por cuando accedieron hasta un inimaginable quinto puesto quedando muy cerca de clasificarse para disputar la Promoción de Ascenso a Primera División. La pérdida de algunos de sus baluartes más preciados sin embargo hizo que la temporada 53/54 resultase decepcionante ocupándose finalmente y con la inevitable frustración la decimotercera plaza. Este puesto le obligó a disputar una Promoción de Permanencia con cuatro clubs más en medio de una profunda depresión de la cual sus jugadores no supieron salir, realizando un paupérrimo torneo donde finalizaron cuartos precedidos de C.D. San Fernando, Club Real Murcia y C.D. Cacereño mientras el Orihuela Deportiva C.F. fue quinto perdiendo los azulinos la categoría.

Descendido a Tercera División, la temporada 54/55 fue especialmente dura pues no sólo se compitió en una categoría inferior sino que, a consecuencia de los gastos ocasionados por su paso en Segunda División, la deuda acumulada en la entidad norteafricana empezó a ser realmente preocupante. Con menos aficionados en las gradas, pese a ello la directiva azulina se esforzó en tener un equipo competitivo que estuviera lo más arriba posible, objetivo que inicialmente se cumplió al ser subcampeón tras la S.D. Ceuta, puesto que le permitió disputar la Fase Final del ascenso a Segunda División donde en un grupo de ocho aspirantes fue sexto precedido de Cádiz C.F., Algeciras C.F., S.D. Ceuta y S.D. Emeritense quedando séptimo y octavo respectivamente Úbeda C.F. y C.D. Iliturgi, de Andújar.

El balance final de la temporada 55/56 abrió para el fútbol de la ciudad norteafricana un panorama lleno de claros y oscuros por cuando su máximo representante, la U.D. Melilla, había quedado subcampeón del Grupo XIII de Tercera División tras la S.D. Ceuta promocionando para tratar de ascender a Segunda División en un grupo de ocho candidatos donde resultó sexto precedido de Córdoba C.F., Real Balompédica Linense, Algeciras C.F., Club Atlético Almería y S.D. Ceuta quedando séptimo el C.D. Cacereño y octavo el C.D. Don Benito siendo apeado y, de otro lado, un modesto club de la localidad, el C.D. Tesorillo constituido el 15 de mayo de 1940, sobre el terreno de juego conseguía ascender deportivamente a Tercera División después de proclamarse campeón de Primera Regional.

Lo que a priori iba a ser un curso 56/57 con dos clubs melillenses en Tercera División, en el transcurso del verano de 1956 todo cambió radicalmente tras la declaración de independencia de Marruecos como estado autónomo. La decisión, estrictamente política, conllevó la desaparición de la Federación Hispano-marroquí al carecer ésta de sentido quedando los clubs melillenses y ceutíes desamparados mientras que dos clubs con plaza en Segunda División y residencia en tierra marroquí, Club Atlético de Tetuán y U.D. España, de Tánger, buscaban una salida a su situación negociando con diversos clubs peninsulares una fusión para tener continuidad. El Club Atlético de Tetuán encontró su media naranja con la S.D. Ceuta, club de Tercera División que no había podido ascender y quién contando con ayudas municipales, tras abonar y asumir la deuda de los tetuaneses, adoptó el nombre de Club Atlético Ceuta conservando plaza en la categoría de plata. En el caso de la U.D. España, todo fue distinto.

Postulado la U.D. Melilla como máximo candidato a fusionarse con los tangerinos, las deudas que arrastraban los melillenses tras su paso por Segunda División más lo acumulado por la U.D. España en esta categoría cifraban el montante de la operación en cuatro millones de pesetas, cantidad inasumible para los azulinos quienes, no contando con la colaboración del consistorio y del entramado industrial local, desestimaron cualquier acuerdo. Sin el respaldo de una federación territorial y sin los apoyos económicos necesarios, la directiva que presidía Antonio Gómez Goya decidió disolver la sociedad el 9 de agosto perdiendo Melilla a su máximo representante mientras la U.D. Tánger quedaba fusionada con el Algeciras C.F., club gaditano en aquellos momentos con más posibles que los melillenses.

Un día después, el 10 de agosto, Adolfo Rivera Domínguez como presidente del C.D. Tesorillo solicitó y consiguió el cambio de denominación de éste adquiriendo el nuevo de Melilla Club de Fútbol, denominación con la cual el fútbol local emprendió un nuevo camino convirtiéndose desde entonces en el máximo representante alcanzando en los años siguientes importantes éxitos que perdurarían un par de décadas.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles (Tomo II). Vicent Masià Pous (2011).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Melilla Club de Fútbol

 

titular Melilla CF

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Melilla Club de Fútbol
  • Ciudad: Melilla
  • Ciudad Autónoma: Melilla
  • Fecha de constitución: 15 de agosto de 1940
  • Fecha de federación: 15 de mayo de 1946

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Tesorillo (1940-1956)
  • Melilla Club de Fútbol (1956-1976)

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 1956/57

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal Alvarez Claro
  • Año de inauguración: 1945
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal Alvarez Claro (1945-)
  • Capacidad: 12.000 espectadores
estadio Municipal Alvarez Claro

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio de la Hípica (1940-1946)
  • Estadio Municipal Álvarez Claro (1946-1976)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL MELILLA CLUB DE FÚTBOL. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL MELILLA CLUB DE FÚTBOL. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN MELILLA:

Situada en el norte de África y enclavada en la región del Rif, a orillas del mar Mediterráneo siendo fronteriza con Marruecos, la ciudad autónoma de Melilla es con sus algo más de ochenta y cinco mil vecinos un importante punto estratégico, militar, cultural y económico destacando una importante actividad comercial que gira alrededor del sector servicios y marítimo gracias a su puerto franco existiendo un elevado índice ocupacional destinado a funcionarios, distintos cuerpos de seguridad del Estado, administraciones locales y Ejército. Bien comunicada con la península, en su escaso territorio reúne interesantes edificios civiles y militares que atraen también turismo.

La ciudad autónoma de Melilla siempre ha contado en mayor o menor medida con importantes clubs de fútbol, un deporte introducido en la región sobre todo por militares españoles que procedentes de la península habían tomado contacto con este. A finales de la primera década del siglo XX ya se jugaba al fútbol en la explanada de Alfonso XIII, siendo en 1912 cuando se fundan las primeras sociedades, Melilla Foot-ball Club y Sporting Club Melilla, entidad esta última constituida por Bernardi, Salama y Santamaría entre otros.

En 1914 desaparece el Sporting Club y durante un par de años sólo los militares organizan partidos entre los distintos regimientos destinados en la ciudad. Es en 1916 cuando surge de nuevo la iniciativa civil en manos del Iris F.C., un club basado en el ímpetu del Colegio de los Hermanos de Doctrina Cristiana quien arrastrará el nacimiento de otros en 1917 como el Reina Victoria Eugenia, el África 68, el Santa Bárbara y el San Fernando, todos ellos con talante militar. Es precisamente 1917 el año en el que se funda la Federación Africana de Clubs de Foot-ball, con sede en Melilla y la cual organiza el primer Campeonato local. Llegados a 1918 parte de los clubs militares cambian de nombre y así vemos como el África 68 se convierte en Alfonso XIII F.C., el San Fernando en Club Melilla y el Santa Bárbara en Athletic Club de Melilla. En el verano de 1918 el Iris F.C. desaparece y parte de sus jugadores dan forma al Fortuna F.C.

Esta sociedad junto a las cuatro restantes en activo compiten en la Liga local hasta 1921, fecha en la que se paraliza la actividad deportiva y social por la rebeldía de las tropas rifeñas en el norte de África, acto de guerra conocido como la Batalla de Annual.

Ya en 1922, una vez controlada la rebelión de los insurgentes, sobreviven Athletic Club de Melilla, Club Melilla y C.D. España, mientras que en 1923 se les suman los recién creados Sanidad y Vasconia, ambos de procedencia militar. En 1923 nace la Real Sociedad Hípica con el apadrinamiento del Rey D. Alfonso XIII, en principio formado por civiles y quien viste con camisa y pantalón blancos, entidad que poco tiempo más tarde pasa a ser tutelada por los militares cambiando su camisa por una rojiblanca.

Durante el verano de 1923 desaparece el Club Melilla y con sus restos surge el Melilla Foot-ball Club, quien en principio viste camisa azul con escapulario y pantalón blancos. La profusión de clubs en 1924 y la constante crecida de aficionados hacen que el Campo de la Hípica, sito en la Explanada de Alfonso XIII y sede de la mayoría de los clubs, sea ampliado y remodelado para dar mayor cabida al gran número de espectadores que cada domingo se dan cita en este. Entre tal bullicio surge la S.D. Melillense que viste con camisa y pantalón blancos y con esto llegamos a 1930.

Este es un año importante en la historia del fútbol local; el 5 de enero el Melilla F.C., quien viste camisa rojinegra con pantalón negro desde hace unos años, estrena el Campo de El Real frente al Racing Club de Madrid y numerosos clubs patrocinados por los militares desaparecen, quedando en la ciudad el mencionado más la Real Sociedad Hípica, S.D. Melillense y C.D. España.

En 1931 suceden dos acontecimientos que van a marcar el futuro inmediato: de una parte el 5 de enero se constituye oficialmente la Federación Hispano-Marroquí de Clubs de Foot-ball organismo reclamado por la mayoría de clubs norteafricanos que precisaban de un ente propio para unificar su destino y desarrollar el fútbol en la región, y de otra el 14 de abril se instaura la II República. La Real Sociedad Hípica pierde el título de Real, la S.D. Melillense adopta como camisa los colores blanquiazules y nacen nuevos clubs como el Nador F.C., de camisa y pantalón blancos, el C.D. Español, con idéntica indumentaria y la Unión Balompédica de Melilla, quien viste camisa gualdiroja y pantalón azul.

En el verano de 1935 se disuelve la Sociedad Hípica y en la ciudad tan solo tres clubs continúan federados; Melilla F.C., C.D. Español y S.D. Melillense, llegando así hasta julio de 1936 en el que estalla la Guerra Civil. Durante este triste periodo Melilla interrumpe el fútbol oficial a nivel federado aunque no su práctica, pues en las temporadas 37/38 y 38/39 los militares sitos en la localidad instauran la Copa Falange que domina el equipo de Sanidad.

Acabada la Guerra resurgen de inmediato Melilla F.C., S.D. Melillense y C.D. Español, incorporándose como nuevo el Juventud Deportiva. En el verano de 1940 Juventud Deportiva y C.D. Español se fusionan bajo el nombre de Club Unión Juventud Español, quien viste camisa rojiblanca con pantalón azul, trasladándose paralelamente la S.D. Melillense a Nador donde se fusiona con los locales del Nador F.C. de cuya unión nace la S.D. Villa Nador F.C. En febrero de 1941, tras la ley que prohíbe el uso de extranjerismos el Melilla F.C. cambia a Melilla C.F. y la S.D. Villa Nador F.C. a S.D. Villa Nador C.F.

Comoquiera que el fraccionado fútbol melillense no puede colocar ningún club en Categoría nacional y más después del anuncio por parte de la FEF de la instauración de una Tercera División de ámbito nacional destinada para los clubs modestos, tras varias conversaciones se acuerda el 6 de febrero de 1943 unir a Melilla C.F. y C.U. Juventud Español en una sola entidad, la Unión Deportiva Melilla, quien adopta los colores del Duque de Medina-Sidonia, camisa azulina con pantalón blanco y se convierte en la sociedad más importante de la ciudad. La U.D. Melilla conseguirá militar ocho temporadas en Tercera División y cuatro en Segunda División, las comprendidas entre las ediciones 50/51 y 53/54, entrando en barrena a partir de 1954 con el descenso y sumiéndose en una deuda considerable.

HISTORIA DEL CLUB:

1940 – 1956

El balance final de la temporada 55/56 abrió para el fútbol de la ciudad norteafricana un panorama lleno de claros y oscuros por cuando su máximo representante, la U.D. Melilla, había quedado subcampeón del Grupo XIII de Tercera División tras la S.D. Ceuta promocionando para tratar de ascender a Segunda División en un grupo de ocho candidatos donde resultó sexto quedando apeado y, de otro lado, un modesto club de la localidad, el Club Deportivo Tesorillo, sobre el terreno de juego conseguía ascender deportivamente a Tercera División después de proclamarse campeón de Primera Regional.

Lo que a priori iba a ser un curso 56/57 con dos clubs melillenses en Tercera División, en el transcurso del verano de 1956 todo cambió radicalmente tras la declaración de independencia de Marruecos como estado autónomo. La decisión, estrictamente política, conllevó la desaparición de la Federación Hispano-marroquí al carecer ésta de sentido quedando los clubs melillenses y ceutíes desamparados mientras que dos clubs con plaza en Segunda División y residencia en tierra marroquí, Club Atlético de Tetuán y U.D. España, de Tánger, buscaban una salida a su situación negociando con diversos clubs peninsulares una fusión para tener continuidad. El Club Atlético de Tetuán encontró su media naranja con la S.D. Ceuta, club de Tercera División que no había podido ascender y quién contando con ayudas municipales, tras abonar y asumir la deuda de los tetuaneses, adoptó el nombre de Club Atlético Ceuta conservando plaza en la categoría de plata. En el caso de la U.D. España, todo fue distinto.

Postulado la U.D. Melilla como máximo candidato a fusionarse con los tangerinos, las deudas que arrastraban los melillenses tras su paso por Segunda División más lo acumulado por la U.D. España en esta categoría cifraban el montante de la operación en cuatro millones de pesetas, cantidad inasumible para los azulinos quienes, no contando con la colaboración del consistorio y del entramado industrial local, desestimaron cualquier acuerdo. Sin el respaldo de una federación territorial y sin los apoyos económicos necesarios, la directiva que presidía Antonio Gómez Goya decidió disolver la sociedad el 9 de agosto perdiendo Melilla a su máximo representante mientras la U.D. Tánger quedaba fusionada con el Algeciras C.F., club gaditano en aquellos momentos con más posibles que los melillenses.

El paso de los días puso en un brete al C.D. Tesorillo quien, viendo el oscuro panorama, reclamó la ayuda del consistorio a través de su presidente Adolfo Rivera Domínguez consiguiendo en esta ocasión un total respaldo al presionar a la Federación Española para arreglar el roto creado. Ésta, como era de esperar, tardó en hacerlo pero lo hizo aprobando la constitución de la Federación Norteafricana con cabida para los clubs de Ceuta y Melilla permitiendo a los clubs de ambas localidades seguir compitiendo y, además, con un imprescindible respaldo federativo.

El C.D. Tesorillo era un modesto club fundado el 15 de agosto de 1940 por los señores Alvarado, Sánchez y García que, haciendo uso del Campo de la Hípica, se estrenó ante el también melillense C.F. Marina con victoria por 4-1 habiendo permanecido al margen del fútbol federado durante sus primeros años de existencia hasta que en fecha 15 de mayo de 1946 quedó inscrito en la Federación Hispano-marroquí partiendo desde Segunda Categoría y pasando a jugar en el Estadio Álvarez Claro. Vistiendo camisa roja y pantalón blanco en sus orígenes, avanzados los años cuarenta permutó el color de su pantalón por uno negro aumentando en esos tiempos la cantidad de socios y simpatizantes hasta disponer de un conjunto infantil, el titulado Atlético Tesorillo donde formaba a futuros jugadores. Alcanzada la Primera Categoría antes de iniciarse los años cincuenta y campeón de la Copa de Marruecos de 1949, el C.D. Tesorillo se convirtió en el segundo club en importancia dentro de la ciudad melillense siendo frecuente el paso de jugadores de éste hacia la U.D. Melilla debido a la excelente relación entre ambas directivas. Compitiendo la Zona Oriental donde competían los clubs locales y del área más próxima geográficamente a Melilla, los rojillos fueron adquiriendo galones hasta conquistar la edición 55/56 y competir en la Fase de Permanencia de Tercera División donde competían los últimos clasificados de esta categoría y aspirantes regionales en la cual, debido a sus limitaciones, no logró ascender.

Todavía inmerso el C.D. Tesorillo en aclarar su situación deportiva de cara a la temporada 56/57 y sin plaza asegurada, su presidente Adolfo Rivera Domínguez solicitó el 10 de agosto el cambio de denominación a Melilla Club de Fútbol, solicitud que fue aprobada decidiendo además sus directivos adoptar como colores los que en su día empleara el extinto Melilla C.F. desaparecido en 1943, es decir, camiseta rojinegra con pantalón negro, distintivo con los cuales quedó emplazado en el Grupo XVI donde quedaron emparejados seis sociedades naturales de Ceuta, Melilla y la provincia de Cádiz. Primero en su año de debut en Categoría Nacional, en la Fase de Ascenso sin embargo no tuvo tanta fortuna y fue eliminado por el Real Club Recreativo de Huelva; derrota 3-0 en el Estadio Colombino y victoria por 1-0 en casa, desapareciendo cualquier posibilidad con ello de ascender a Segunda División.

A partir de 1957 y con la independencia de Marruecos, los clubs norteafricanos de Ceuta y Melilla pasaron a formar parte de los grupos andaluces de Tercera División, aumentando con ello la dificultad de poder optar a los primeros puestos. Fruto de ello, el club melillense pasó varios años ocupando posiciones rezagadas en la tabla clasificatoria y en espera de tiempos mejores siendo decimocuarto en la temporada 57/58, decimotercero en la campaña 58/59 y noveno en la 59/60.

1960 – 1970

Estos llegan paralelamente al estreno de la década de los años sesenta con la entrada de nuevos directivos y un proyecto serio de conducir al club norteafricano a Segunda División, etapa que coincide con el cambio de indumentaria pasando a vestir camisa azul con pantalón blanco. Ya en la temporada 60/61 se consigue ser subcampeón de grupo tras el Sevilla Atlético Club y abastar la Fase de Ascenso. En esta se enfrenta al C.D. Galdácano, quien los elimina; 2-4 en casa y 2-2 en la localidad vizcaína. En la siguiente campaña, 61/62, es nuevamente subcampeón, ahora tras el Algeciras C.F., consiguiendo en la Fase de Ascenso eliminar a Imperial C.F.; 2-0 en casa y 2-2 en Murcia, y al Albacete Balompié en la Final; 0-0 en casa, 0-0 en el Carlos Belmonte y 2-0 favorable en el encuentro de desempate disputado en Madrid.

Por fin la ciudad cuenta con un club en Segunda División y para ello destina todos los esfuerzos posibles en conseguir un equipo competitivo. El estreno en la categoría de plata durante la temporada 62/63 es satisfactoria quedando en decimotercero puesto con bastantes apuros pero consiguiendo salvar la categoría, su principal objetivo. En la temporada 63/64 baja un puesto y queda duodécimo al igual que sucede en la sesión 64/65. El club azulino se acostumbra a vivir al borde del abismo y sus participaciones empiezan con el único ánimo de conseguir la permanencia. En la campaña 65/66 el Melilla C.F. realiza un mal torneo liguero y consigue tan solo siete victorias y seis empates, quedando descolgado y decimoquinto. El descenso a Tercera División se consuma tras cuatro años consecutivos en la categoría de plata.

En la temporada 66/67 el Melilla C.F. vuelve a militar en el tercer nivel nacional junto a clubs andaluces finalizando sexto. A pesar de que la intención es volver a Segunda División lo antes posible y se preparan buenos combinados para intentarlo, lo cierto es que la entidad melillense no consigue el objetivo, pues el final de los años sesenta se caracteriza por ser una época en la que el privilegio de ascender queda reservado para el campeón de grupo y además se ha de pasar por el filtro de la Promoción en varias ocasiones.

1970 – 1976

Con estas premisas el Melilla C.F. inicia la década de los años setenta en una Tercera División que ha quedado reducida a cuatro grupos y que adquiere un potencial bastante fuerte. Si antes lo tenía difícil, ahora mucho más. Sin embargo la directiva no cesa en su empeño y consigue reunir varias plantillas con buenos jugadores capaces de ser quintos en la temporada 71/72 y séptimos en la sesión 72/73. El paso de los años y la pérdida de ilusión de la afición, la cual es realista y ve cada vez más lejos la posibilidad de regresar a Segunda División, hace que el Estadio Álvarez Claro empiece a despoblarse de seguidores.

Todo esto sumado a una crisis causada por la elevada inversión en jugadores que luego no dan la talla, significa que el club melillense retroceda al decimocuarto puesto en la campaña 73/74 y deba defender su plaza en la categoría ante el aspirante S.D. Unión África Ceutí; 1-4 en Ceuta y 5-0 en casa son suficientes para seguir. En la temporada 74/75 retrocede un puesto en Liga finalizando decimoquinto, encontrándose en la Fase de Permanencia con el C.D. Manchego, quien le opone una fuerte resistencia; 1-0 en Ciudad Real y 1-0 en casa. Estos resultados obligan a disputar un encuentro de desempate que se efectúa en Granada, consiguiendo los melillenses imponerse por el favorable resultado de 3-1. En la campaña 75/76 llega la debacle con la pérdida de categoría al resultar decimoctavo con diecinueve derrotas en su haber.

El descenso del Melilla C.F. a Preferente resulta traumático para los intereses del club puesto que significa sumergirse en una categoría compuesta única y exclusivamente por sociedades melillenses, un panorama ciertamente desolador para su reestablecimiento económico. Paralela y contrariamente a este descenso otro club local, el Club Gimnástico de Cabrerizas, nacido en 1973 y que se había proclamado Campeón de Preferente en la campaña recién finalizada 75/76 de la mano del técnico Antonio Casado, acaba de ascender a Tercera División tras eliminar al campeón ceutí C.D. O’Donnell. Las carreras deportivas en sentido opuesto que ambos clubs desarrollan, uno hacia arriba y otro hacia abajo pero con el nexo común de carecer de suficientes medios económicos, hacen que su historia confluya en la fusión de los dos el 29 de junio de 1976 dando origen a una nueva sociedad, el Gimnástico Melilla C.F. que será presidido por Arjan Lalchandani y vestirá camisa azul con pantalón blanco adoptando en 1980 el nombre de Unión Deportiva Melilla.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular UD Espana Tanger

Escudo U.D. España de Tánger

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unión Deportiva España
  • Ciudad: Tánger
  • Provincia: Protectorado de Marruecos
  • Fecha de constitución: 1946
  • Fecha de federación: 1946

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva España (1946 – 1956)

TÍTULOS NACIONALES:

  • Ligas de Categoría Nacional

 

ESTADIO:

estadio UD Espana Tanger

Stadium Municipal El Marshan

  • Nombre: Stadium Municipal (El Marshán)
  • Año de inauguración: 1939
  • Cambios de nombre:
  • Stadium Municipal (1939-)
  • Capacidad: 2.950 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Stadium Municipal (1946-1956)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales UD Espana Tanger

ESCUDOS:

escudos UD Espana Tanger

UNIFORMES:

uniformes UD Espana Tanger

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La actual ciudad marroquí de Tánger ha sido tradicionalmente a lo largo de su dilatada historia feudo de muchas civilizaciones y culturas, las cuales siempre han dejado una huella imborrable todavía persistente en la actualidad. A principios del s. XX los ingleses eran quienes la ocupaban y con ellos vino el fútbol a esta tierra norteafricana. Ya en 1906, los hijos de los comerciantes y diplomáticos residentes daban las primeras patadas al balón, jóvenes a quienes se unían avispados locales, españoles y franceses en busca de pasar los ratos de ocio. En 1912 España se hace cargo del norte del actual Marruecos y se instala en la zona trayendo a diplomáticos y militares, uniéndose más tarde comerciantes y gente de paso. Es el año en el que el fútbol empieza a despegar con la visita periódica de equipos formados por la guarnición española de Tetuán y el surgimiento de conjuntos ocasionales enteramente locales.

La zona habitual de juego es la playa, pero también se emplea profusamente la llanura del Marshán. Pronto surgen los primeros clubs y de los colonos españoles nace en marzo de 1917 el más importante en años venideros, el Alfonso XIII F.C., quien juega en el Campo de la carretera de Suaní compartiendo vida con el Indian F.C., sociedad que viste camisa auriverde con pantalón negro y le precede en antigüedad. A estos les siguen clubs menores sin apenas peso como el Cervantes F.C., el San Francisco F.C., el Cardenal Cisneros F.C., la Unión Tangerina F.C., el Athletic Club de Tánger, el Racing Club de Tánger, el de la colonia italiana Odenense y el A.S.F.T. de la colonia francesa.

En diciembre de 1917 las sociedades Indian F.C.Athletic Club de Tánger se fusionan en una sola bajo los auspicios de M. Serruya y J. Rebeso quedando constituido el Moghreb Foot-ball Club bajo la presidencia de Emilio Sanz, acuerdo rubricado en el Casino Español. La nueva entidad viste con camisa roja y pantalón azul, llevando bordado una estrella de cinco puntas verde como escudo. En 1919 el propio Emilio Sanz, director de la sucursal del Banco de España, crea la Unión Española de Educación Física, organismo que rige las competiciones locales de fútbol y otros deportes, adhiriéndose la mayoría de los clubs. Posteriormente en 1926 surge el Hilal, club formado también íntegramente por locales.

Llegados a 1929 muchos clubs de los anteriormente comentados han desaparecido, resistiendo solamente el Alfonso XIII F.C., Racing Club de Tánger, Unión Tangerina F.C., Moghreb F.C. e Hilal. Dado que la falta de liquidez entre las distintas sociedades tangerinas es notoria, estos dos últimos clubs citados y el franco-marroquí A.S.F.T. ingresan en la Liga de la Federación Franco-Marroquí en 1929 bajo el ánimo expreso de aumentar sus recaudaciones con las visitas de los potentes U.S.M. de Casablanca y Stade Marocain de Rabat.

Tras pasar dos temporadas de militancia en esta competición los sueños y cuentas no convencen, y en 1931, el mismo año en el que se funda la Federación Hispano-marroquí de Fútbol, será cuando el Moghreb F.C. ingresa en esta dando por finalizada su aventura en la Liga del Protectorado Francés. No será la única víctima y el Hilal lamentablemente desaparece a los pocos meses, mientras el club Moghreb F.C. es apercibido por la FIFA de que debe cambiar de nombre pues no le es permitido participar en dos Federaciones Nacionales distintas con igual denominación. Cambia pues a Club Deportivo Maghreb Al-Aksa, adoptando como colores camisa verde y pantalón azul.

En abril de 1931 se declara la II República en España y muchos clubs se ven obligados a cambiar de nombre o pierden su condición de Real. El Alfonso XIII F.C., club decano de la ciudad, es uno de los afectados y cambia a Centro Español F.C. siguiendo con su uniforme blanco y jugando en el Campo del Centro Español. Esta entidad se haya amparada por la amplia colonia que forma la Casa de España en la ciudad y su presidente suele ser el cónsul de rigor. En la temporada 33/34 el Centro Español F.C. se haya en la Primera Categoría, añadiéndose en la siguiente 34/35 el C.D. Maghreb Al-Aksa.

Pero no son los únicos clubs que compiten dentro de la F.H.-M.F. ya que otros lo hacen en otras categorías como los recién creados Tánger F.C., el Adelante F.C., la Unión Recreativa Sevillana ó el de la colonia italiana C.D. Príncipe di Udine. Con estas, en julio de 1936 estalla la Guerra Civil y el fútbol tangerino y por ende nacional, sufre un gran paro de entre dos y tres larguísimos años dependiendo de la zona geográfica que afecta a todo el entramado deportivo y social.

Una vez transcurrido el conflicto bélico, la ciudad internacional empieza a resurgir de los problemas ocasionados por este con la salvedad de que la situación política ha cambiado radicalmente. Tánger es una ciudad abierta y cosmopolita, sede en esos instantes de un gran tráfico de personas de distintas nacionalidades y foco importante en donde se dan cita protagonistas de la que va a ser la gran guerra del s. XX.

En el verano de 1939, Tánger se encuentra estabilizada socialmente y cuenta con varios equipos de reciente cuño que compiten en el torneo local, el Dopolavoro integrado solamente por jugadores italianos, el de la Falange Española y los dos del Centro Español (ahora Hogar Español), la Sección Europea y la Sección Musulmana. El día 24 de junio y coincidiendo con la inauguración del Stadium Municipal, una vieja aspiración soñada durante muchos años por los aficionados, se organiza un encuentro frente al Ceuta S.C. ante el cual se presenta una selección local con lo mejor de los cuatro equipos antes mencionados, selección que viste con camisa roja y pantalón negro. El éxito de la cita y el comienzo inminente del Campeonato Nacional de Liga, a sabiendas de que le van a ser concedidas dos plazas al Protectorado por su nivel futbolístico y en compensación por los tributos humanos empleados en guerra, hace que el Hogar Español se plantee crear un club integrado única y exclusivamente por jugadores españoles, tanto oriundos como nativos magrebíes, con el que presentarse a dicho torneo.

De tal propósito nace el 28 de junio la Escuela Hispano Árabe como símbolo de unidad entre los dos pueblos mayoritarios presentes en la ciudad, el español y el árabe. Esta denominación oficial recogida en el seno de la Federación Española sin embargo no es del agrado de los nativos, quienes en algunos medios periodísticos expresan su malestar denominando oficiosamente al club como Escuela Hispano Marroquí.

El E.H.A. vestirá camisa blanca con pantalón negro y empleará el Stadium del Marshán siendo segundo en el Campeonato Hispano-Marroquí de Primera Categoría 39/40 tras el Ceuta Sport Club accediendo a Segunda División, categoría en la que debuta durante esa misma campaña siendo su papel testimonial al obtener un empate y trece derrotas.  En el mes de julio de 1941 desaparece por diversos problemas internos de carácter étnico quedando en activo tan solo el Moghreb C.F., sociedad fundada el 5 de julio de 1940 como Mogrhreb F.C., quien recoge a varios jugadores hasta la fecha escolanos mientras el Racing Club de Tánger renacido en julio de 1940 se diluye ante la falta de apoyo social.

En octubre de 1941 emerge la novel Sociedad Deportiva Tánger Club de Fútbol, resultante de la fusión de los muchos entusiasmos dispersos que viene a representar auténticamente al fútbol local, creado por buenos aficionados como síntoma de unión de todas las clases sociales y colonias existentes en la ciudad internacional. Debuta en Primera Categoría en la campaña 41/42 frente a Club Atlético de Tetuán, Peña Deportiva de Larache, Unión África Ceutí, Melilla C.F. y Juventud Sindical de Nador. La temporada 43/44 es la última del club norteafricano, pues en verano de 1944 desaparece como causa de la delicada situación política que vive la ciudad internacional de Tánger, envuelta en medio de disputas diplomáticas entre franceses, ingleses, alemanes, italianos, estadounidenses, marroquíes y españoles, y bajo amenaza de ser invadida por tropas aliadas.

Previamente a la desaparición, el Tánger C.F. juega en su última temporada algunos encuentros amistosos en su feudo ante clubs de primer orden de gira por la zona, destacando los del 17 de septiembre frente al Real Madrid C.F.: 2-9 y el del 23 de agosto de 1943 frente al Real C.D. Español: con resultado de 1-3 para los de la ciudad condal. Como visitante destaca el enfrentamiento del 10 de diciembre de 1942 frente al C.D. Malacitano

HISTORIA DEL CLUB:

1946 – 1950

La tensión política de 1944 se prolonga hasta 1945, recibiendo los aliados garantías de no intervención por parte del Estado español y la promesa de la retirada de tropas en la ciudad lo antes posible. Ante tal clima desfavorable los actos deportivos merman considerablemente aunque la juventud local todavía sigue jugando en la playa y en la llanura del Marshán. De los hasta entonces clubs existentes tan solo resta a nivel federado el Moghreb C.F., club que en 1945 corre el mismo camino que sus precedentes. El 9 de octubre de 1945 las tropas españolas cumpliendo las promesas efectuadas ante los aliados abandonan la ciudad libre de Tánger y la localidad queda sin fútbol durante un tiempo hasta que en 1946 vuelve la normalidad a la misma tras el apaciguamiento internacional.

A finales de 1946 el fútbol tangerino empieza nuevos proyectos o continúa otros que anduvieron detenidos durante unos años. Así, la amplia colonia española que se reúne habitualmente en el casino del Centro Español se pone nuevamente en marcha con la creación de un nuevo club, la Unión Deportiva España, entidad que viste camisa roja con pantalón negro y juega en el Stadium, ahora denominado Campo de La Plaza. Los marroquíes, paralelamente, dan inmediata respuesta con la reaparición del anteriormente denominado Moghreb C.F. que es federado como C.D. Moghreb Al-Aksa, con la salvedad de que ahora visten con camisa verde – el color del símbolo nacional - y pantalón blanco, compartiendo el Stadium con los españolistas. Ambos ingresan en la Federación Hispanomarroquí, compitiendo la U.D. España en Primera Categoría y los magrebíes en Segunda Categoría durante la Liga 47/48, temporada a la que se incorporan los reaparecidos Club Tihad Riadi y Unión Tangerina C.F., quienes reemprenden sus respectivas trayectorias. Al final la U.D. España se proclama Campeón de Marruecos y consigue ascender a Tercera División, corriendo similar suerte el C.D. Moghreb Al-Aksa pero en esta ocasión a Primera Categoría.

En la temporada de su debut en Categoría Nacional la U.D. España realiza un torneo discreto quedando noveno dentro de un grupo integrado por conjuntos andaluces y norteafricanos. En la siguiente edición, 49/50, las cosas van a peor y son decimoquintos. Por si fuese poco, esa campaña comparte grupo con el recién ascendido y también tangerino C.D. Moghreb Al-Aksa quien les sobrepasa en la clasificación y los humilla doblemente con unos dolorosos 5-0 como visitante y 0-1 como local, ambos encuentros disputados con sede en La Plaza.

1950 – 1956

En la temporada 50/51 la U.D. España es decimocuarta, superada nuevamente por el rival ciudadano, con la salvedad de que se imponen como locales por 2-1, cayendo como visitantes por 4-2. Durante la campaña 51/52 el fútbol tangerino atraviesa duros momentos, pues significan el adiós del C.D. Moghreb Al-Aksa como club en activo al retirarse una vez iniciado el Campeonato y deshacerse por sus numerosos problemas económicos justamente cuando ese año había jugado ya como local ante la U.D. España perdiendo por 0-3, quedando estos últimos séptimos.

En el verano de 1952 la sociedad españolista recoge algunos de los jugadores que anteriormente habían pertenecido al recién disuelto conjunto verdiblanco y junto a nuevos fichajes conforma una poderosa plantilla con la que afronta con notable optimismo la sesión 52/53. Cumpliendo los pronósticos finaliza en segundo lugar a un solo punto del Jerez C.D., pasando a disputar la Fase de Ascenso a Segunda División. En este torneo realiza una memorable liguilla y es primero por delante de clubs notables como Levante U.D., Córdoba C.F. y Calvo Sotelo C.F., de Puertollano, consiguiendo ascender a la categoría de plata ante el asombro de su desbordada afición.

El debut en Segunda División se produce en la temporada 53/54 compitiendo en el Grupo Sur y consiguiendo ser octavo, en medio de un campeonato en donde tan solo pierde un encuentro en casa y en el que a domicilio se muestra más discreto cosechando trece derrotas. La campaña 54/55 es la mejor de toda su historia. Tras unos fichajes muy acertados el equipo se muestra muy fuerte en casa, no perdiendo partido alguno y a domicilio se hace respetar con varias victorias y empates. Finalmente queda cuarto a un solo punto de entrar en la Promociónde Ascenso. La temporada 55/56 es muy distinta a las anteriores partiendo de entrada con el determinante condicionamiento político de que la ONU emplaza la independencia del nuevo estado de Marruecos con fecha del 2 de marzo de 1956. Esto supone que al final del campeonato el club debe desaparecer o fusionarse con otro para seguir en activo dentro del fútbol español. Deportivamente la campaña es muy buena por cuando la U.D. España que posee una gran plantilla, tiene el sueño y las miras puestas en cosechar un sonado éxito que le catapulte a superior categoría. Finalmente tras pelear duramente hasta el último momento por ascender a Primera División será quinto clasificado. Como sucediese en la anterior temporada, un solo punto les separa de entrar en la ansiada Promoción.

En el verano de 1956 la directiva tangerina se replantea su futuro inmediato acuciado por las circunstancias y decide no disolver la entidad, buscando en las plazas de Ceuta y Melilla junto a ciudades del sur peninsular, un aliado con el que fusionarse para tener una continuidad. Las negociaciones son árduas y los viajes en una dirección u otra, constantes. El Club Atlético Tetuán, quien atraviesa la misma situación como club norteafricano, parece tener el camino encauzado con la S.D. Ceuta, mientras la U.D. Melilla es descartada por sus graves problemas económicos. Por potencial tan solo quedan el Algeciras C.F. y la Real Balompédica Linense, siendo descartados otros clubs de mayor potencial como Cádiz C.F. y Real Club Recreativo de Huelva. Finalmente el compañero de viaje elegido es un Algeciras C.F. que acaba de proclamarse Campeón de Tercera División y no ha conseguido el ascenso en las distintas Promociones realizadas.

El Algeciras C.F., tras ofrecer como oferta doscientas setenta y dos mil quinientas pesetas al club tangerino por sus activos, acaba fusionándose con la U.D. España cambiando de nombre a España de Algeciras C.F., militando durante la campaña 56/57 en Segunda División al ocupar la plaza de los tangerinos y desarrollando un torneo pésimo en el que queda decimoctavo con la consiguiente pérdida de categoría. A la mala campaña realizada se le unen profundas desavenencias entre directivos procedentes de ambos clubs, rompiéndose la fusión en el verano de 1957 de forma que los tangerinos se desentienden de seguir en la sociedad al considerar que su peso es mucho menor que la prestada por los algecireños con el resultante de que el Club España de Algeciras pasa a recuperar su anterior denominación, Algeciras C.F.

Fueron elementos destacados de la U.D. España en Segunda División jugadores como Riffi, Hernández, Felipe, Rusiñol, Arenas, García Ojeda, Serer, Amaro, Bolea, Roth, Lorente y Navarro.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2009

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Escudo E.H.A. de Tánger

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Escuela Hispano Árabe
  • Ciudad: Tánger
  • Provincia: Protectorado de Marruecos
  • Comunidad Autónoma: Protectorado de Marruecos
  • Fecha de constitución: 28 de junio de 1939
  • Fecha de federación: 1939

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Escuela Hispano Árabe (1939-1941)

 

TÍTULOS NACIONALES:

  • 0 Ligas de Categoría Nacional

 

ESTADIO:

Stadium Municipal El Marshan

  • Nombre: Stadium Municipal (El Marshán)
  • Año de inauguración: 1939
  • Cambios de nombre:
  • Stadium Municipal (1939-)
  • Capacidad: 2.950 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Stadium Municipal El Marshán / Stadium Municipal El Marchán (1939-1941)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La actual ciudad marroquí de Tánger ha sido tradicionalmente a lo largo de su dilatada historia feudo de muchas civilizaciones y culturas, las cuales siempre han dejado una huella imborrable todavía persistente en la actualidad. A principios del s. XX los ingleses eran quienes la ocupaban y con ellos vino el fútbol a esta tierra norteafricana. Ya en 1906, los hijos de los comerciantes y diplomáticos residentes daban las primeras patadas al balón, jóvenes a quienes se unían avispados locales, españoles y franceses en busca de pasar los ratos de ocio.

En 1912 España se hace cargo del norte del actual Marruecos y se instala en la zona trayendo a diplomáticos y militares, uniéndose más tarde comerciantes y gente de paso. Es el año en el que el fútbol empieza a despegar con la visita periódica de equipos formados por la guarnición española de Tetuán y el surgimiento de conjuntos ocasionales enteramente locales. La zona habitual de juego es la playa, pero también se emplea profusamente la llanura del Marshán.

Pronto surgen los primeros clubs como el Indian F.C., sociedad que viste camisa auriverde con pantalón negro y de los colonos españoles nace en marzo de 1917 el más importante en años venideros, el Alfonso XIII F.C., quien juega en el Campo de la carretera de Suaní. A estos les siguen clubs menores sin apenas peso como el Cervantes F.C., el San Francisco F.C., el Cardenal Cisneros F.C., la Unión Tangerina F.C., el Athletic Club de Tánger, el Racing Club de Tánger, el de la colonia italiana Odenense y el A.S.F.T. de la colonia francesa.

En diciembre de 1917 las sociedades Indian F.C. y Athletic Club de Tánger se fusionan en una sola bajo los auspicios de M. Serruya y J. Rebeso quedando constituido el Moghreb Foot-ball Club bajo la presidencia de Emilio Sanz, acuerdo rubricado en el Casino Español. La nueva entidad viste con camisa roja y pantalón azul, llevando bordado una estrella de cinco puntas verde como escudo. En 1919 Emilio Sanz, director de la sucursal del Banco de España, crea la Unión Española de Educación Física, organismo que rige las competiciones locales de fútbol y otros deportes, adhiriéndose la mayoría de los clubs. Posteriormente en 1926 surge el Hilal, club formado también íntegramente por locales.

Llegados a 1929 muchos clubs de los anteriormente comentados han desaparecido, resistiendo solamente el Alfonso XIII F.C., Racing Club de Tánger, Unión Tangerina F.C., Moghreb F.C. e Hilal. Dado que la falta de liquidez entre las distintas sociedades tangerinas es notoria, estos dos últimos clubs citados y el franco-marroquí A.S.F.T. ingresan en la Liga de la Federación Franco-Marroquí en 1929 bajo el ánimo expreso de aumentar sus recaudaciones con las visitas de los potentes U.S.M. de Casablanca y Stade Marocain de Rabat. Tras pasar dos temporadas de militancia en esta competición los sueños y cuentas no convencen, y en 1931, el mismo año en el que se funda la Federación Hispano-marroquí de Fútbol, será cuando el Moghreb F.C. ingresa en esta dando por finalizada su aventura en la Liga del Protectorado Francés. No será la única víctima y el Hilal lamentablemente desaparece a los pocos meses, mientras el club Moghreb F.C. es apercibido por la FIFA de que debe cambiar de nombre pues no le es permitido participar en dos Federaciones Nacionales distintas con igual denominación. Cambia pues a Club Deportivo Maghreb Al-Aksa, adoptando como colores camisa verde y pantalón azul.

En abril de 1931 se declara la II República en España y muchos clubs se ven obligados a cambiar de nombre o pierden su condición de Real. El Alfonso XIII F.C., club decano de la ciudad, es uno de los afectados y cambia a Centro Español F.C. siguiendo con su uniforme blanco y jugando en el Campo del Centro Español. Esta entidad se haya amparada por la amplia colonia que forma la Casa de España en la ciudad y su presidente suele ser el cónsul de rigor. En la temporada 33/34 el Centro Español F.C. se haya en la Primera Categoría, añadiéndose en la siguiente 34/35 el C.D. Maghreb Al-Aksa. Pero no son los únicos clubs que compiten dentro de la F.H.-M.F. ya que otros lo hacen en otras categorías como los recién creados Tánger F.C., el Adelante F.C., la Unión Recreativa Sevillana ó el de la colonia italiana C.D. Príncipe di Udine. Con estas, en julio de 1936 estalla la Guerra Civil y el fútbol tangerino y por ende nacional, sufre un gran paro de entre dos y tres larguísimos años dependiendo de la zona geográfica que afecta a todo el entramado deportivo y social.

HISTORIA DEL CLUB:

1939 – 1940

Una vez transcurrido el conflicto bélico, la ciudad internacional empieza a resurgir de los problemas ocasionados por este con la salvedad de que la situación política ha cambiado radicalmente. Tánger es una ciudad abierta y cosmopolita, sede en esos instantes de un gran tráfico de personas de distintas nacionalidades y foco importante en donde se dan cita protagonistas de la que va a ser la gran guerra del s. XX. En el verano de 1939, Tánger se encuentra estabilizada socialmente y cuenta con varios equipos de reciente cuño que compiten en el torneo local, el Dopolavoro integrado solamente por jugadores italianos, el de la Falange Española y los dos del Centro Español (ahora Hogar Español), la Sección Europea y la Sección Musulmana.

El día 24 de junio y coincidiendo con la inauguración del Stadium Municipal, una vieja aspiración soñada durante muchos años por los aficionados, se organiza un encuentro frente al Ceuta S.C. ante el cual se presenta una selección local con lo mejor de los cuatro equipos antes mencionados, selección que viste con camisa roja y pantalón negro. El éxito de la cita y el comienzo inminente del Campeonato Nacional de Liga, a sabiendas de que le van a ser concedidas dos plazas al Protectorado por su nivel futbolístico y en compensación por los tributos humanos empleados en guerra, hace que el Hogar Español se plantee crear un club integrado única y exclusivamente por jugadores españoles, tanto oriundos como nativos magrebíes, con el que presentarse a dicho torneo.

De tal propósito nace el 28 de junio la Escuela Hispano Árabe como símbolo de unidad entre los dos pueblos mayoritarios presentes en la ciudad, el español y el árabe. Esta denominación oficial recogida en el seno de la Federación Española sin embargo no es del agrado de los nativos, quienes en algunos medios periodísticos expresan su malestar denominando oficiosamente al club como Escuela Hispano Marroquí.

La nueva entidad es presidida por el cónsul Emilio Tubau, máxima autoridad española en la ciudad y viste camisa blanca con pantalón negro, siendo en ocasiones la camisa color verde en actuaciones como forastero mientras el terreno de juego es el Estadio Municipal ó Stadium, construido en la llanura del Marshán. En el Campeonato Hispano-Marroquí de Primera Categoría 39/40 que dilucida las dos plazas en juego atribuídas a dicha federación para formar parte de la Categoría Nacional, consigue ser segundo tras el Ceuta Sport Club y logra entrar en Segunda División, una categoría ampliada en número de participantes por el nuevo Régimen que acoge a clubs de todo el territorio con el fin de dar sensación de equitatividad.

Tras esta singular competición, la E.H.A. debuta durante la temporada 39/40 en el grupo V de la categoría de plata. Deportivamente la inferioridad del combinado blanquinegro es notoria y patente, pese a aunar lo mejor del fútbol local y domingo tras domingo, los puntos vuelan del Stadium El Marchán hacia sus directos competidores. Al final un solo empate con resultado de 2-2 conseguido en casa frente al Onuba F.C. y trece derrotas le contemplan, marcando quince goles y recibiendo cuarenta y cinco en contra, un balance extremadamente negativo para las expectativas previas que circulaban en Tánger.

De aquella inolvidable temporada queda esta plantilla; porteros: Lamas y Herrero; defensas: Tabal, Hamido, Aguirre, Bèlèfqui, Abselán, Izquierdo y Hassani; centrocampistas: Tavío, González y Allal; siendo delanteros: Ismail, Ahmèd, Regueiro, Megaro y Mustafá. En la sexta jornada y ante los malos resultados toma las riendas como entrenador López Calderón, destacando como jugadores Allal y el canario Tavío, este último de gran poder físico y rematador.

1940 – 1941

Descendido a Regional, en aquellos años no se disputaba el Campeonato de Tercera División, el club tangerino compite durante la temporada 40/41 quedando Campeón de la Zona Occidental. En la Fase Final para dilucidar el Campeón Regional es segundo tras la S.D. Ceuta (nueva denominación del Ceuta S.C. tras el decreto antiextranjerismos), escapándosele el regreso a la categoría de plata.

Tras disputar la Copa de Marruecos entre mayo y julio, el 6 de este mes realiza lo que se convierte en su último encuentro perdiendo 5-3 ante el Club Atlético de Tetuán, deshaciéndose el club en los días posteriores al no poder haber accedido a la categoría superior y tras diversos problemas internos entre los dos grandes grupos étnicos componentes de la sociedad. Tan sólo queda activo en la ciudad el Moghreb C.F., club fundado el 5 de julio de 1940 como Moghreb F.C. con algunos jugadores que jugaron en la E.H.A. en Segunda División, pues el Racing Club de Tánger renacido en julio de 1940 se diluye ante la falta de apoyo.

ERA POSTCLUB

En octubre de 1941 emerge la novel Sociedad Deportiva Tánger Club de Fútbol, resultante de la fusión de los muchos entusiasmos dispersos que viene a representar auténticamente al fútbol local, creado por buenos aficionados como síntoma de unión de todas las clases sociales y colonias existentes en la ciudad internacional. Debuta en Primera Categoría en la campaña 41/42 frente a Club Atlético de Tetuán, Peña Deportiva de Larache, Unión África Ceutí, Melilla C.F. y Juventud Sindical de Nador. La temporada 43/44 es la última del club norteafricano, pues en verano de 1944 desaparece como causa de la delicada situación política que vive la ciudad internacional de Tánger, envuelta en medio de disputas diplomáticas entre franceses, ingleses, alemanes, italianos, estadounidenses, marroquíes y españoles, y bajo amenaza de ser invadida por tropas aliadas.

Como sucediese en 1941, el Moghreb C.F. queda como único representante a nivel local, cesando sus actividades en 1945. Previamente a la desaparición, el Tánger C.F. juega en su última temporada algunos encuentros amistosos en su feudo ante clubs de primer orden de gira por la zona, destacando los del 17 de septiembre frente al Real Madrid C.F.: 2-9 y el del 23 de agosto de 1943 frente al Real C.D. Español: con resultado de 1-3 para los de la ciudad condal. Como visitante destaca el enfrentamiento del 10 de diciembre de 1942 frente al C.D. Malacitano.

La extensa colonia española residente en la ciudad de Tánger no podrá ver a un nuevo abanderado hasta años después, concretamente en 1947 gracias al final de la II Guerra Mundial y al apaciguamiento que conlleva este, con la fundación de la Unión Deportiva España. La situación política y social vuelve a la normalidad y es el momento propicio para continuar la historia de una colonia española que siempre ha apoyado a sus diferentes representantes (Alfonso XIII F.C., Centro Español F.C. y E.H.A.), tratando de ocupar el espacio deportivo que precisaban dentro del panorama futbolístico nacional. Por su parte, la afición autóctona reemprende igualmente ese mismo año la historia iniciada en 1919, reactivando el C.D. Moghreb Al-Aksa. Ambos clubs se inscriben en la Federación Hispano-marroquí y empiezan desde la Segunda Categoría participando en la campaña 47/48. Al poco tiempo, el club mogrebí acabará ascendiendo a Tercera División, mientras que los españolistas, con mayor poder económico, lo harán a Segunda División.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.hemetoteca.abc.es Diario.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,