Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

titular RC Deportivo Fabril

 

escudo RC Deportivo Fabril

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Club Deportivo Fabril
  • Ciudad: La Coruña / A Coruña
  • Provincia: La Coruña / A Coruña
  • Comunidad Autónoma: Galicia / Galiza
  • Fecha de constitución: 21 de febrero de 1914
  • Fecha de federación: 1914

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Fabril Foot-ball Club (1914-1926)
  • Sporting Fabril (1926-1941)
  • Fabril Sociedad Deportiva (1941-1963)
  • Fabril Deportivo (1963-1993)
  • Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D. “B” (1993-2017)
  • Real Club Deportivo Fabril (2017-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

4 Ligas de Tercera División:

  • 2005/06
  • 2006/07
  • 2009/10
  • 2016/17

 

ESTADIO:

estadio RC Deportivo La Coruna B

Ciudad Dep. El Mundo del Fútbol

  • Nombre: Ciudad Deportiva El Mundo del Fútbol
  • Año de inauguración: 2003
  • Cambios de nombre:
  • Ciudad Deportiva El Mundo del Fútbol (2003-)
  • Capacidad: 3.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Municipal de Riazor (1917-1944)
  • La Granja (1944-1948)
  • Anexo Estadio de Riazor (1948-2003)
  • Ciudad Deportiva El Mundo del Fútbol, Abegondo (2003-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS:

escudos RC Deportivo Fabril

UNIFORMES:

uniformes RC Deportivo Fabril

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La historia del fútbol herculino se remonta al año 1894 cuando en los terrenos del Corralón de la Gaiteira tuvo lugar el 3 de marzo un encuentro entre los miembros del British Lawn-Tennis Club, formado íntegramente por ciudadanos británicos frente a socios del Sporting Club local, entidad deportiva constituida el 16 de marzo de 1890.

De lo que sucedió entre 1894 y 1901 nada se sabe, aunque lógicamente debieron disputarse más encuentros que no requirieron de la atención periodística, siendo la segunda introducción balompédica, en esta oportunidad para quedarse, la formalizada por un muchacho nacido en la localidad pontevedresa de Vilagarcía de Arousa, José María Ábalo Abad, uno de los nueve hijos de un importante industrial, hacendado e inversor vilagarciano quien, después de regresar a su localidad natal en 1900 procedente del Reino Unido donde había perfeccionado durante dos años sus conocimientos de inglés en un internado londinense, se trasladó en 1901 a la capital coruñesa para cursar estudios de comercio. El joven Ábalo, prendado del fútbol como había quedado, en este nuevo destino no dudó en incorporar a su maleta un balón y flanqueado por sus nuevos compañeros de la Escuela Superior de Comercio que prontamente se dejaron influenciar por el embrujo de aquel deporte, reunidos en las tertulias del Café Universal decidieron constituir ese preciso año un club de sport al que denominaron Alfonso XII en alusión al rey fallecido años antes, sociedad pionera del fútbol coruñés y gallego a la cual aplicaron el reglamento de la británica Football Association realizando sus entrenamientos en el paseo central del Rellano para mitigar las frías temperaturas del otoño e invierno.

Aquel grupo de jóvenes fue creciendo en aptitudes y en número, despertando la curiosidad de distintos socios de la Sala Calvet, el más importante gimnasio herculino, quienes atraídos por lo que parecía una actividad interesante, no dudaron en incorporarse consagrando un club de cierta importancia. Llegados a 1903, la sociedad herculina alcanzó la mayoría de edad fijando su sede en el Cantón Grande y adoptando el nombre de la ciudad, aunque totalmente britanizado al adquirir la tan anglófila denominación de Foot-ball Corunna Club mientras José María Ábalo continuaba al frente. Si hasta la fecha se había venido practicando el fútbol dividiendo los asociados del club en dos bandos que vestían completamente de blanco distinguiéndose unos de otros por el color del cinturón, azul o rojo, con los cambios se adoptó como oficial el uso de una camisa gualdinegra con pantalón blanco, uniforme estrenado el domingo 20 de marzo de 1904 ante la oficialía de los vapores británicos Diligent y Newa con los que se concertó un encuentro en el interior de la Plaza de Toros que atrajo a multitud de espectadores y prensa. El acontecimiento, apasionado con victoria local por 3-0, supuso un empujón definitivo para la divulgación de este deporte siendo a partir de entonces habituales las crónicas periodísticas con todo lo relacionado con el club. A lo largo de 1905 los enfrentamientos frente a vapores británicos que recalaban en el puerto herculino fueron incrementándose, disputándose los primeros encuentros frente a clubs de otras localidades como los protagonizados ante las recién constituidas sociedades olívicas Vigo F.C. y Fortuna F.C., así como Pontevedra Sporting Club.

El papel de la Sala Calvet dentro de la sociedad deportiva local era comparable al que ejercían gimnasios como el de Zamacois en Bilbao, los de Tolosa o Solé en Barcelona, o como el de Martínez en Valencia por citar algunos de los más conocidos, surgiendo de él distintas iniciativas que solían culminar con la creación de otros clubs. A mediados de noviembre de 1905 quedaba constituido el Club Náutico, presidido por Ricardo Rodríguez Pastor, César Suárez de Centi como vicepresidente, Thomas Guyatt Deusto como secretario bibliotecario, Henry Guyatt Deusto como secretario contador, mientras vocales lo fueron Lorenzo del Villar, Henry Gilard, H.P. Long, Eduardo Baña. Juan Long, Enrique Estrader y Antonio Castelo, entidad que deseaba fomentar la afición a los deportes marítimos, efectuar regatas a vela y remo, y ejercitarse en la natación.

Iniciado 1906, distintos socios de la Sala Calvet habían sido partícipes en la constitución del Foot-ball Corunna Club -Corunna F.C. en prensa y Sociedad Deportiva Club Coruña desde 1906- y del Club Náutico, siendo capaces de reunir un potencial equiparable al del Sporting Club. La existencia de varias secciones y una demanda cada vez mayor por parte de sus asociados en regular su situación, dieron como resultado la constitución del Club Deportivo de la Sala Calvet el 2 de marzo de 1906, siendo elegido presidente Luis Cornide Quiroga, reputado empresario de la época.

El C.D. de la Sala Calvet, centrado en las competiciones de esgrima y carreras con traineras, apenas prestó atención al fútbol durante gran parte de 1906 hasta que, a finales de año y gracias a una porfía entre los miembros de la sección de remo y los de la S.D. Club Coruña por dilucidar cuál de los dos deportes era más completo, desembocó en la disputa de un encuentro a celebrar el domingo 10 de diciembre en el Velódromo del Corralón de la Gaiteira entre ambos grupos. Apurados por la falta de luz y con el resultado de 1-2 favorable a los deportivistas con tantos del capitán Manuel Álvarez y Virgilio Rodríguez, ambos contendientes decidieron seguir el lunes 11, pero sin marcar un solo tanto.

Animados por lo vivido, desde las más altas instancias del club se propuso oficializar ante el Estado la existencia de la sociedad, siendo presentados los Estatutos en el Gobierno Civil el 9 de enero de 1907, carta magna que sería aprobada el 11 de marzo por el Gobernador José Moyano. Esta primera junta directiva oficial quedaba definida por Luís Cornide como presidente, Rogelio Fernández Conde -expresidente del Club Náutico en 1906- como vicepresidente, Laureano Villanueva en puesto de secretario, José Longueira como contador y Emilio Alba como tesorero, estableciéndose siete secciones deportivas repartidas en fútbol, boxeo, esgrima, gimnástica, náutica, patinaje y ciclismo, cada una de ellas con sus respectivos capitanes. En cuanto al uniforme, los colores serían los de la bandera marítima provincial, blanco para la camiseta y azul para el pantalón.

Los equipiers de la improvisada sección de fútbol -hasta entonces remeros- junto a nuevos jugadores miembros del club, decidieron concertar un nuevo encuentro el 13 de enero de 1907, en esta ocasión frente a la tripulación del vapor británico General Gordon, imponiéndose los deportivistas por 6-1. La pujanza del fútbol representada por la S.D. Club Coruña y C.D. de la Sala Calvet junto a la posibilidad de acudir al Campeonato de España de Fútbol en Madrid, debilitó en exceso a los remeros del Club Náutico, disuelto a principios de mayo e ingresados muchos de sus miembros en el flamante C.D. de la Sala Calvet.

No había freno para el nuevo deporte y sociedades como el C.D. María Pita, presidido por Manuel Insúa, acabaron adoptándolo al mismo tiempo que surgían nuevas como el Hércules F.C. en mayo de 1907, el Reina Victoria F.C. en julio, el Bellas Artes, el España F.C. y el Club San Luís, mientras que en 1908 surgían el Liceo Herculino en marzo, el Alltheweek F.C. en abril, el Regional F.C., el Galicia F.C. o el Unión F.C., este último en noviembre. La pléyade de sociedades dedicadas al fútbol precisaba de nuevos espacios para su práctica, siendo el Campo de la Estrada un nuevo referente para todos ellos que se sumaba al Velódromo del Corralón y a los nuevos campos que iban a construirse en breve.

Si en algo lograron los club herculinos adelantarse en aquellos tiempos a los vigueses fue a la hora de obtener el título honorífico de Real, concedido por S.M. El Rey D. Alfonso XIII en primera instancia a la S.D. Club Coruña el 10 de diciembre de 1908 que le hizo cambiar a Real Club Coruña y, en segunda instancia el 4 de febrero de 1909 al C.D. de la Sala Calvet, quien adoptó el nombre de Real Club Deportivo de la Sala Calvet bajo el mandato de D. Laureano Martínez Brañas. Posteriormente, ya en 1912, el Club Deportivo modificó significativamente su denominación sustituyendo el del popular gimnasio herculino por el de la ciudad para ser identificado su lugar de origen por los rivales quedando en un definitivo Real Club Deportivo de La Coruña que ha perdurado hasta hoy.

HISTORIA COMO CLUB:

1914 – 1920

Paralelamente a estos acontecimientos, a finales de 1913 nace el embrión del que será el Fabril Club. El 23 de noviembre se disputa un encuentro en Riazor entre los componenetes del equipo fabrilista frente al Moka F.C., compuesto este último por elementos de la comparsa del mismo nombre. El 21 de febrero de 1914 se produce la constitución del Fabril Foot-ball Club al quedar el acuerdo de voluntades manifestado en la prensa local y dirigidos por D. Emilio Fernández, dueño de una fábrica textil de Cuatro Caminos, empleando como colores camisa azulgrana y pantalón negro. Esta sociedad realiza multitud de encuentros amistosos frente a otros clubs coruñeses, disputando su primer encuentro conocido el 29 de marzo de nuevo frente al Moka F.C., con resultado de 1-2 en contra. Poco después, disputa un match el 26 de abril frente al Hércules F.C. de La Coruña, destacando entre su jugadores la figura de Ramón González, componente de la Selección Nacional que compite en la Olimpiada de Amberes de 1920. Así mismo, el club fue inscrito en la Federación Gallega participando en Segunda Categoría junto a otros equipos como el conjunto coruñés del Club Oza-Coruña ó el Teis de Vigo.

1920 – 1940

Entre 1920 y 1930 despuntó el fútbol modesto coruñés con torneos organizados por cualquiera de los clubs existentes, los cuales más tarde se asociaron al margen de la Federación Gallega de Fútbol en la denominada Liga de Modestos. A partir de noviembre de 1926, el club fabrilista adopta la nueva denominación de Sporting Fabril albergando nuevas disciplinas deportivas. En el año 1930 la FGF confió a Ponte Patiño, ex jugador del Fabril F.C. en los años veinte, el organizar en serio la federación de todos los clubs gallegos, manteniéndose la sociedad coruñesa compitiendo en estos campeonatos hasta la llegada de la Guerra Civil en julio de 1936.

1940 – 1950

Tras la conclusión de esta en 1939, el Fabril F.C. se integra en la Primera División de Modestos destacando por la juventud de todos sus jugadores y jugando en el Campo de La Granja, inaugurado en 1944. En 1941 y en correspondencia a la nueva Ley que prohíbe los extranjerismos cambia de nombre a Fabril Sociedad Deportiva, pasando en 1948 a la Serie A de Primera Categoría Regional y a emplear como terreno de juego el Campo de entrenamiento anexo al Estadio de Riazor, todo ello bajo la presidencia de Daniel Cháver.

Los hermanos Vidal firman un convenio de filiación con el Real C.D. de La Coruña por mediación del presidente de éste, Daniel Cháver Gómez, y será este momento cuando Roberto Manuel Pérez Martínez, directivo del R.C. Deportivo, pasa a presidir el Fabril S.D.. Por contrato, el Real C.D. de La Coruña cede jugadores al Fabril S.D. y garantiza las aportaciones económicas necesarias en caso de déficit en las cuentas del club a fin de año. Las figuras de aquel entonces eran Arsenio Iglesias y Torres, entrenados por el mítico Chacho y Waldo Botana, los cuales no percibían cuantía económica alguna por sus enseñanzas a los jóvenes jugadores del equipo filial.

1950 – 1960

En la temporada 52/53 el equipo pasa a emplear pantalón azulino con la camiseta azulgrana a listas. El Fabril S.D. de la campaña 53/54 fue el primer equipo coruñés Campeón gallego de Aficionados al vencer al Turista Sociedad Cultural de Vigo, con Luís Suárez como figura destacada, ascendiendo a Tercera División tras ganar la Serie A y conquistar la Promoción de Ascenso al superar al equipo astur del C.D. Juvencia: 4-2 en casa y 1-2 en la vuelta. A Coruña pasaba a tener entonces dos clubs de la capital en Tercera División: el Fabril S.D. y el C.D. Juvenil. A Rafael Vacas Rodríguez le sucedió en la presidencia de la sociedad Don José Torres Mourelle, propietario de la sede del club y ex jugador del C.D. Coruña durante los años treinta.

Ante las penurias económicas de Fabril S.D. y C.D. Juvenil, el Real Club Deportivo de La Coruña propuso la fusión entre ambas sociedades, pero esta no llegó a producirse porque el C.D. Juvenil quería hacer prevalecer su nombre y el Fabril S.D. no se hacía menospreciar. En la sesión 59/60, el Fabril S.D. ganó 0-2 al C.D. Juvenil enviándolo a Regional y terminándose la rivalidad en Tercera División. Gracias al mister Henry y también al apoyo moral y económico de algunos de sus socios incondicionales se salvó el club azulgrana, cuyos ingresos no alcanzaban los de muchos otros clubs modestos. Pese a sus escasos recursos económicos, el club coruñés ya llevaba seis temporadas consecutivas en Tercera División, clasificado siempre en la zona media de la tabla.

1960 – 1970

La temporada 60/61 veía pasar por las filas del club al centrocampista Manuel Ríos Quintanilla “Manolete”, que al final de la misma daría el salto al primer equipo convirtiendose en futuro jugador internacional con la Selección Nacional Absoluta. El descalabro deportivo del C.D. Juvenil facilitó la entente en 1963 entre Real C.D. de La Coruña y Fabril S.D., club este último el cual se hizo filial deportivista ante la insistencia de los blanquiazules. Mientras Don José González Dopeso presidía el Fabril S.D., el club coruñés cambió de nombre y pasó a ser conocido como Fabril Deportivo, adoptando los colores blanquiazules propios del Real C.D. de La Coruña y conservando su denominación histórica y tradicional.

Su directiva pasó a ser una junta gestora por delegación de la del R.C. Deportivo y entre los acuerdos adoptados uno era el que los jugadores del Fabril Deportivo que sumaban un número de partidos con el R.C. Deportivo fichaban por éste, quien asumía todos los gastos del filial. Excelente fue la Liga 63/64 entrenados por Badás, promocionando a Segunda División tras ser segundo clasificado en Liga aunque sin suerte, pues a continuación de eliminar a la S.D. Ponferradina, empate 2-2 en Ponferrada y victoria 2-1 en casa, cayó ante la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega tras varios partidos: 2-1 en casa, 2-1 perdido en Torrelavega, 2-2 en el desempate jugado en Gijón y derrota final por 2-1 en el segundo desempate.

Desde aquí hasta la campaña 67/68 participa en el grupo gallego, siendo siempre uno de los gallitos del grupo. Arsenio Iglesias se hace entrenador en el Fabril Deportivo y ejerce desde 1967 hasta que en 1971 pasa a entrenar al Real Club Deportivo de La Coruña. En la edición 69/70 debuta el Fabril Deportivo en la Copa, eliminando a S.D. Indautxu y U.D. Cacabelense, cayendo en la tercera eliminatoria ante el C.D. Mestalla. En el Campeonato de Liga pierde la Categoría Nacional al no poder superar la barrera que marca la RFEF para seguir en la categoría, enmarcado dentro del grupo astur-gallego.

1970 – 1980

Iniciados los años setenta, el mítico guardameta Rodrigo García Vizoso como entrenador del filial blanquiazul devuelve al club filial a la Tercera División en la campaña 70/71 pese a que Arsenio Iglesias se había llevado a Vales, Collazo II y Piño al primer equipo, ganando la Promoción de Ascenso a la S.D. Barreda Balompié tras empatar 0-0 en Santander y ganar 4-0 en Riazor, pero su paso es efímero y vuelve a Regional al término de la sesión 71/72 al ser penúltimo con tan sólo 23 puntos en su casillero. Sumido en Primera Categoría Regional, la sesión 74/75 pasa a formar parte de la nueva Regional Preferente durante unos años hasta que asciende de nuevo a Tercera División como Campeón gallego en la campaña 76/77.

La temporada de su regreso a Categoría Nacional, 77/78, el club filial se enfrentó tras eliminar al C.P. Cacereño en el Campeonato de Copa a un Primera División, el Hércules C.F., cayendo por 0-3 en Riazor y 4-0 en la vuelta. Desde 1978 será el técnico Luis Rodríguez Vaz quien ostentará el cargo durante diez años de manera consecutiva. Desde la campaña 77/78 a la 79/80 el equipo juega encuadrado en el grupo astur-gallego-leonés. En la edición de Copa de 1979 alcanza de nuevo la tercera eliminatoria siendo eliminado por otro club de Primera, la U.D. Salamanca, con el resultado de 1-3 en Riazor y un 4-0 adverso en el Estadio Helmántico.

1980 – 1990

Llegados a 1981, el Fabril Deportivo había conquistado 38 trofeos, empezando desde la temporada 80/81 a jugar en el grupo gallego, siempre en Tercera División. Durante esta década alterna puestos en cabeza como las temporadas 83/84 y 85/86 en que son terceros con Jesús Corzo Sierra en la presidencia, con otras temporadas en mitad de la tabla clasificatoria sin pasar en ningún momento por grandes apuros. Cabe destacar que la huelga de futbolistas profesionales de 1984 permitió que los fabrilistas jugasen el encuentro de Segunda División A entre R.C. Deportivo y el C.D. Tenerife, formando parte del primer equipo los siguientes: Joaquin, Chechu, Enri, Juanito, Suso, Ramón, Fisquelas, Pozas (Chema), Andrés, Castrejo (Fachal) y Pupi. En la temporada 86/87 se incorpora Francisco Javier González Pérez “Fran”, futuro capitán del primer equipo y que debutará la 87/88 con este, consiguiendo la internacionalidad con la Selección Nacional. En el año 1988, Francisco Delgado Melo llega al banquillo del Fabril Deportivo y la temporada 89/90 lo hace subcampeón tras la S.D. Compostela, que ascendería de forma directa a Segunda División B.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1990 – 2000

Con el cambio de década, en la edición 90/91 es cuarto en Liga y este puesto le da derecho a participar en la nueva  y recién estrenada Liguilla de Ascenso, en la que llega el primer ascenso a Segunda División B tras superar a: Caudal Deportivo, C.D. Fuenlabrada y S.D. Almazán. Para el debut en el tercer nivel durante la campaña 91/92, el filial todavía entrenado por Melo se refuerza con jugadores oriundos pero no puede mantenerse, acabando decimoctavo y de nuevo con sus huesos en Tercera División. La sesión 92/93 traerá a Marcos Vales como jugador de la plantilla blanquiazul.

Tras un acuerdo entre el Consejo de Administración del ahora Real Club Deportivo de La Coruña S.A.D. y los diez socios del Fabril Deportivo, en 1993 éste últmo desaparece como club y se integra en la estructura del Real C.D. de La Coruña SAD en cumplimiento de la nueva Ley del Deporte, que entre otras cosas, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con clubs profesionales se extingan y sean asimilados por estos, de modo que  pasa federativamente a denominarse Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D. “B” facilitando el intercambio de jugadores con el primer equipo. El Real C.D. de La Coruña “B” de la campaña 93/94 se proclama subcampeón de Liga a tan sólo un punto del C.D. Bergantiños, pero pierde el tren del ascenso en la Liguilla al caer ante Aranjuez C.F. y C.D. Lealtad,  mientras cuarto es el C.D. Bembibre. La temporada siguiente 94/95 tras ser cuarto en Liga, llega el segundo ascenso a Segunda División B tras superar con holgura la Liguilla de Ascenso frente a C.F. Rayo Majadahonda, Caudal Deportivo y C.D. Bembibre.

En la sesión 95/96 del regreso a Segunda Division B con Carlos Ballesta como entrenador y un joven centrocampista como Emilio José Viqueira Moure dando el salto al primer equipo, es quinto igualado a 64 puntos con el cuarto clasificado Club Atlético de Madrid “B”, pero este le gana el gol-average y le quita la última plaza de Promoción, ascendiendo a la postre el equipo filial madrileño a Segunda División A. No sucede lo mismo en la temporada 96/97, cuando el Real C.D. de La Coruña “B” es cuarto de nuevo con Ballesta como técnico y se clasifica por primera vez para la Liguilla de Ascenso a Segunda División A, llegando al último partido de la Liguilla empatado a ocho puntos con Córdoba C.F. y Elche C.F., y aunque depende de sí mismo para lograr el ansiado ascenso, una derrota ante el Córdoba C.F. en Riazor por 0-1 lo deja relegado a seguir jugando en Segunda B. Finalmente, el equipo ascendido será el Elche C.F., dónde juega el carismático ex jugador del primer equipo Claudio Barragán, al vencer por 0-1 al Barakaldo C.F., último clasificado.

En la temporada 97/98 el filial blanquiazul de Carlos Ballesta se clasifica de nuevo para la Liguilla de Ascenso a Segunda División A tras ser tercero, pero en la Promoción es último superado por Real Club Recreativo de Huelva, Barakaldo C.F. y Real C.D. Espanyol de Barcelona “B”. En la edición 98/99 el filial cae en desgracia, empatando el último partido en La Grela contra el Real Madrid C.F. “B” y acabando la Liga en decimoséptimo lugar. Esta clasificación le hace descender a Tercera División tras cuatro temporadas de manera consecutiva en la categoría de bronce. A la primera de cambio es subcampeón en la temporada 99/00 con José María Blanco como técnico y en la Promoción de Ascenso se impone al C.D. Coslada por el gol-average particular a favor, pues están empatados a 11 puntos. Detrás quedan Club Marino de Luanco y C.D. Béjar Industrial.

2000 – 2010

Su permanencia en Segunda División B durante la campaña 00/01 es efímera, pues queda último en un torneo en el que de haber apretado hubiera podido salvar la categoría. Con el cambio de década sólo destacan inicialmente las temporadas 02/03 y 05/06. En la primera es subcampeón a un punto del C.C.D. Cerceda, cayendo en la Promoción ante la U.D. San Sebastián de los Reyes. Detrás quedan Real Sporting de Gijón ”B” y C.D. Guijuelo. En la segunda es Campeón de grupo pero en la Promoción, esta vez con eliminatoria directa, tras superar al C.D. Lealtad: 1-2 en Villaviciosa y 1-0 en casa; cae ante el C.D. Cobeña tras empatar 0-0 en la localidad madrileña y 1-1 en casa. En la temporada 06/07 se proclama Campeón de Tercera División con holgura mientras en la Promoción pone todo lo que tiene y en semifinales se deshace del C.D. Anguiano, derrota por 2-1 en la localidad riojana y 4-1 en casa. En la Final sufre menos y tras ganar 0-2 en la ida con el C.D. Don Benito como adversario, en casa le basta un empate 1-1 para ascender a Segunda División B.

Con una buena plantilla, durante la sesión 07/08 termina cuarto en Liga y entra en la Promoción de Ascenso a Segunda División A, siendo eliminado por el Écija Balompié: 1-0 en casa y 3-0 en la localidad sevillana. Tras este gran resultado deportivo, en la campaña 08/09 pierde a algunas de sus mejores piezas y desciende a Tercera División al ser decimoséptimo. Su paso por esta categoría como viene siendo habitual es efímero y al término de la edición 09/10 se proclama Campeón de Liga con 82 puntos. En la Fase de Campeones consigue regresar a Segunda B después de superar al Burgos C.F.: 0-0 en la capital castellana y 0-0 en casa pasando por penaltis, con un 3-0 a favor en la tanda y una gran actuación del guardameta Diego.

2010 – 2020

El paso por el tercer nivel durante la temporada 10/11 es efímero y el dependiente deportivista sucumbe de nuevo a Tercera División tras no ofrecer el nivel esperado y caer en el decimoséptimo puesto en una campaña horrible para el club coruñés que observa incrédulo el descenso de sus dos primeros equipos.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2011

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • 82 años de historia: Real Club Deportivo de La Coruña. Pedro de Llano López y Eladio Muiños Díaz. Imprenta Mundo (1988).
  • El libro de Oro del Real Club Deportivo de la Coruña. Carlos Fernández Santander. La Voz de Galicia (2000).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Un club centenario: historia del Real Club Deportivo de La Coruña (1906-2006). Carlos Fernández Santander. Librería Arenas (2006).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2007).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.canaldeportivo.com (Web oficial).

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D.

 

DEPORTIVO

 

PLANTILLA 2018-2019:

Plantilla RC Deportivo de La Coruña 2018-2019

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D.
  • Ciudad: La Coruña / A Coruña
  • Provincia: La Coruña / A Coruña
  • Comunidad Autónoma: Galicia / Galiza
  • Fecha de constitución: 2 de marzo de 1906
  • Fecha de federación: marzo de 1910

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo de la Sala Calvet (1906-1909)
  • Real Club Deportivo de la Sala Calvet (1909-1912)
  • Real Club Deportivo de La Coruña (1912-1931)
  • Club Deportivo de La Coruña (1931-1940)
  • Real Club Deportivo de La Coruña (1940-1992)
  • Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Primera División:

  • 1999/00

6 Ligas de Segunda División:

  • 1939/40
  • 1961/62
  • 1963/64
  • 1965/66
  • 1967/68
  • 2011/12

2 trofeos de Copa:

  • 1995
  • 2002

3 Supercopas de España:

  • 1995
  • 2000
  • 2002

 

TÍTULOS INTERNACIONALES:

1 Copa Intertoto:

  • 2008

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal de Riazor
  • Inauguración: 29 de octubre de 1944
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal de Riazor (1944-)
  • Capacidad: 34.600 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • El Corralón de la Gaiteirra (1906-1909)
  • Campo de Riazor (1909-1944)
  • Estadio de Riazor (1944-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales RC Deportivo La Coruna

 

ESCUDOS DEL REAL CLUB DEPORTIVO DE LA CORUÑA, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos RC Deportivo La Coruna

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL REAL CLUB DEPORTIVO DE LA CORUÑA, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes RC Deportivo La Coruna

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN LA CORUÑA:

A punto de iniciarse el siglo XX, la ciudad de A Coruña era una capital de provincia que rondaba los cuarenta mil habitantes y contaba con una burguesía que, siguiendo la corriente higienista de la época, disponía de varias asociaciones recreativas entre cuyas actividades destacaba la práctica deportiva. Constituido el 16 de marzo de 1890 y con sede en la calle Real, el Sporting Club era la más notable dedicándose, entre otras disciplinas, al remo, carreras de velocípedos, esgrima, gimnasia y distintas diversiones relacionadas con la náutica, pero no las únicas, pues en 1896 ya funcionaba el Club Velocipédico herculino y coetáneos también eran el Casino Republicano y la Reunión de Artesanos.

La afición por la bicicleta llevó a levantar en 1897 un velódromo en el Corralón de la Gaiteira, lugar espacioso, histórico y emblemático del deporte coruñés que posteriormente serviría como punto de encuentro para los primeros futbolistas de la ciudad, incluso para los eventuales concursos hípicos que se solían convocar de vez en cuando, acontecimientos todos ellos los cuales requerían de amplios recintos para su práctica y desarrollo. La fama del Sporting Club como sociedad con fines deportivos pronto trascendió a las provincias colindantes siendo numerosos los duelos frente a sociedades de similares características radicadas en otras localidades, especialmente del entorno gallego pero no era la única de su estilo pues, desde finales del siglo XIX, existía en A Coruña otro centro que despertaba la atención de multitud de jóvenes herculinos quienes, atraídos por la nuevas corrientes en favor del ejercicio físico, frecuentaban la muy popular Sala de Armas de Federico Fernández-Amor Calvet, un prestigioso centro situado en la calle de la Galera. Calvet, exitoso maestro de esgrima, gran deportista y mejor gestor de su negocio, además de iniciar a un buen número de muchachos en el arte del florete supo aprovechar sus magníficas instalaciones para fomentar otras actividades de interior como las relacionadas con la gimnasia y la halterofilia, ampliando prontamente sus horizontes a disciplinas externas de carácter náutico como el remo y las carreras de traineras, cuando no de filo terrestre como el lawn-tennis y el velocipedismo, contando con una nutrida pléyade de entusiastas que representaban al célebre gimnasio en diversos certámenes gozando de una gran popularidad.

El Gimnasio de la Sala Calvet, no tan elitista como su rival ciudadano el Sporting Club y más abierto a todo nivel de bolsillos, popularizó en A Coruña el gusto por el sport y durante sus años de existencia fue epicentro de la práctica de novedosas actividades importadas del Reino Unido, entre ellas el fútbol, disciplina que causaba furor en las islas británicas y en España era casi semidesconocida pero que acabaría, poco a poco, cautivando a muchos deportistas hasta acabar siendo su principal bandera.

La llegada del fútbol a la ciudad gallega, contrariamente a como se ha venido manteniendo, sí tuvo que ver con ciudadanos británicos. La presencia de ingleses e irlandeses, estos últimos por entonces súbditos británicos, era apreciable desde su llegada en el siglo XVIII formando una colonia de carácter comercial muy vinculada a los negocios relacionados con el puerto. Su propensión al asociacionismo y a mantener sus raíces allí donde estuvieran, facilitó la creación de diversos grupos con afinidades comunes como el British Lawn-Tennis Club, sociedad presidida por el cónsul británico de turno como era tradicional en la época. El 3 de marzo de 1894, siendo cónsul el recién llegado Mr. Walker, por mediación del diplomático los británicos invitaron y organizaron un encuentro de fútbol recogido en prensa preparativo para instruir a diversos miembros del Sporting Club local, cita desarrollada en los terrenos del Corralón de la Gaiteira propiedad del conocido empresario Eduardo del Río, por entonces consignatario de la importante naviera alemana Hamburg-Amerika Linie. No era el primer encuentro, pues el primero tuvo ocasión el 28 de febrero, ni el último ya que en lo sucesivo habrían más, pero aunque se desconocen resultados e incidencias sí se tienen datos acerca de sus protagonistas como la presencia de los hermanos Guyatt, Spaks, Bayliss, Baker, Leitle, Rowstrom y el español Julio Valera Dalmau por los británicos y en las filas sportinguistas de los señores Miranda, Iglesias, Mitchell, Long, Mesa, Arias y Olmos entre otros.

De lo que sucedió entre 1894 y 1901 nada se sabe, aunque lógicamente debieron disputarse más encuentros que no requirieron de la atención periodística, siendo la segunda introducción balompédica, en esta oportunidad para quedarse, la formalizada por un muchacho nacido en la localidad pontevedresa de Vilagarcía de Arousa, José María Ábalo Abad, uno de los nueve hijos de un importante industrial, hacendado e inversor vilagarciano quien, después de regresar a su localidad natal en 1900 procedente del Reino Unido donde había perfeccionado durante dos años sus conocimientos de inglés en un internado londinense, se trasladó en 1901 a la capital coruñesa para cursar estudios de comercio. El joven Ábalo, prendado del fútbol como había quedado, en este nuevo destino no dudó en incorporar a su maleta un balón y flanqueado por sus nuevos compañeros de la Escuela Superior de Comercio que prontamente se dejaron influenciar por el embrujo de aquel deporte, reunidos en las tertulias del Café Universal decidieron constituir ese preciso año un club de sport al que denominaron Alfonso XII en alusión al rey fallecido años antes, sociedad pionera del fútbol coruñés y gallego a la cual aplicaron el reglamento de la británica Football Association realizando sus entrenamientos en el paseo central del Rellano para mitigar las frías temperaturas del otoño e invierno.

Aquel grupo de jóvenes fue creciendo en aptitudes y en número, despertando la curiosidad de distintos socios de la Sala Calvet quienes, atraídos por lo que parecía una actividad interesante, no dudaron en incorporarse consagrando un club de cierta importancia. Llegados a 1903, la sociedad herculina alcanzó la mayoría de edad fijando su sede en el Cantón Grande y adoptando el nombre de la ciudad, aunque totalmente britanizado al adquirir la tan anglófila denominación de Foot-ball Corunna Club mientras José María Ábalo continuaba al frente. Si hasta la fecha se había venido practicando el fútbol dividiendo los asociados del club en dos bandos que vestían completamente de blanco distinguiéndose unos de otros por el color del cinturón, azul o rojo, con los cambios se adoptó como oficial el uso de una camisa gualdinegra con pantalón blanco, uniforme estrenado el domingo 20 de marzo de 1904 ante la oficialía de los vapores británicos Diligent y Newa con los que se concertó un encuentro en el interior de la Plaza de Toros que atrajo a multitud de espectadores y prensa. El acontecimiento, apasionado con victoria local por 3-0, supuso un empujón definitivo para la divulgación de este deporte siendo a partir de entonces habituales las crónicas periodísticas con todo lo relacionado con el club. A lo largo de 1905 los enfrentamientos frente a vapores británicos que recalaban en el puerto herculino fueron incrementándose, disputándose los primeros encuentros frente a clubs de otras localidades como los protagonizados ante las recién constituidas sociedades olívicas Vigo F.C. y Fortuna F.C., así como Pontevedra Sporting Club.

HISTORIA DEL CLUB:

1906 – 1910

El papel de la Sala Calvet dentro de la sociedad deportiva local era comparable al que ejercían gimnasios como el de Zamacois en Bilbao, los de Tolosa o Solé en Barcelona, o como el de Martínez en Valencia por citar algunos de los más conocidos, surgiendo de él distintas iniciativas que solían culminar con la creación de otros clubs. A mediados de noviembre de 1905 quedaba constituido el Club Náutico, presidido por Ricardo Rodríguez Pastor, César Suárez de Centi como vicepresidente, Thomas Guyatt Deusto como secretario bibliotecario, Henry Guyatt Deusto como secretario contador, mientras vocales lo fueron Lorenzo del Villar, Henry Gilard, H.P. Long, Eduardo Baña. Juan Long, Enrique Estrader y Antonio Castelo, entidad que deseaba fomentar la afición a los deportes marítimos, efectuar regatas a vela y remo, y ejercitarse en la natación.

Iniciado 1906, distintos socios de la Sala Calvet habían sido partícipes en la constitución del Foot-ball Corunna Club -Corunna F.C. en prensa y Sociedad Deportiva Club Coruña desde 1906- y del Club Náutico, siendo capaces de reunir un potencial equiparable al del Sporting Club. La existencia de varias secciones y una demanda cada vez mayor por parte de sus asociados en regular su situación, dieron como resultado la constitución del Club Deportivo de la Sala Calvet el 2 de marzo de 1906, siendo elegido presidente Luis Cornide Quiroga, reputado empresario de la época.

El C.D. de la Sala Calvet, centrado en las competiciones de esgrima y carreras con traineras, apenas prestó atención al fútbol durante gran parte de 1906 hasta que, a finales de año y gracias a una porfía entre los miembros de la sección de remo y los de la S.D. Club Coruña por dilucidar cuál de los dos deportes era más completo, desembocó en la disputa de un encuentro a celebrar el domingo 10 de diciembre en el Velódromo del Corralón de la Gaiteira entre ambos grupos. Apurados por la falta de luz y con el resultado de 1-2 favorable a los deportivistas con tantos del capitán Manuel Álvarez y Virgilio Rodríguez, ambos contendientes decidieron seguir el lunes 11, pero sin marcar un solo tanto.

Animados por lo vivido, desde las más altas instancias del club se propuso oficializar ante el Estado la existencia de la sociedad, siendo presentados los Estatutos en el Gobierno Civil el 9 de enero de 1907, carta magna que sería aprobada el 11 de marzo por el Gobernador José Moyano. Esta primera junta directiva oficial quedaba definida por Luís Cornide como presidente, Rogelio Fernández Conde -expresidente del Club Náutico en 1906- como vicepresidente, Laureano Villanueva en puesto de secretario, José Longueira como contador y Emilio Alba como tesorero, estableciéndose siete secciones deportivas repartidas en fútbol, boxeo, esgrima, gimnástica, náutica, patinaje y ciclismo, cada una de ellas con sus respectivos capitanes. En cuanto al uniforme, los colores serían los de la bandera marítima provincial, blanco para la camiseta y azul para el pantalón.

Los equipiers de la improvisada sección de fútbol -hasta entonces remeros- junto a nuevos jugadores miembros del club, decidieron concertar un nuevo encuentro el 13 de enero de 1907, en esta ocasión frente a la tripulación del vapor británico General Gordon, imponiéndose los deportivistas por 6-1. La pujanza del fútbol representada por la S.D. Club Coruña y C.D. de la Sala Calvet junto a la posibilidad de acudir al Campeonato de España de Fútbol en Madrid, debilitó en exceso a los remeros del Club Náutico, disuelto a principios de mayo e ingresados muchos de sus miembros en el flamante C.D. de la Sala Calvet.

No había freno para el nuevo deporte y sociedades como el C.D. María Pita, presidido por Manuel Insúa, acabaron adoptándolo al mismo tiempo que surgían nuevas como el Hércules F.C. en mayo de 1907, el Reina Victoria F.C. en julio, el Bellas Artes, el España F.C. y el Club San Luís, mientras que en 1908 surgían el Liceo Herculino en marzo, el Alltheweek F.C. en abril, el Regional F.C., el Galicia F.C. o el Unión F.C., este último en noviembre. La pléyade de sociedades dedicadas al fútbol precisaba de nuevos espacios para su práctica, siendo el Campo de la Estrada un nuevo referente para todos ellos que se sumaba al Velódromo del Corralón y a los nuevos campos que iban a construirse en breve.

A finales de 1908 tanto la S.D. Club Coruña, conocido popularmente como Club Coruña, al igual que el C.D. de la Sala Calvet, conocido como Deportivo, habían alcanzado un crecimiento espectacular dividiéndose el fervor de una afición herculina que, fragmentada en dos mitades, rivalizaba en todo. El Corralón ya no podía ser compartido por ambos y la necesidad de poseer un terreno propio llevó a cada una de las respectivas directivas a buscar un nuevo emplazamiento para sus actividades. El Club Coruña encontró aposento en el denominado Campo de Monelos, recinto vallado que estrenó el 9 de mayo de 1909 ante el Vigo F.C. con una abultada derrota ante el campeón regional gallego por 1-7, mientras que el Deportivo hizo del primitivo Campo de Riazor su insignia estrenándolo una semana después, el 16 de mayo, ante el Real Fortuna F.C., de Vigo, con derrota por 1-3.

Si en algo lograron los club herculinos adelantarse en aquellos tiempos a los vigueses fue a la hora de obtener el título honorífico de Real, concedido por S.M. El Rey D. Alfonso XIII en primera instancia a la S.D. Club Coruña el 10 de diciembre de 1908 que le hizo cambiar a Real Club Coruña y, en segunda instancia el 4 de febrero de 1909 al C.D. de la Sala Calvet, quien adoptó el nombre de Real Club Deportivo de la Sala Calvet bajo el mandato de D. Laureano Martínez Brañas.

escudo Real Club Coruna

La extrema rivalidad entre coruñistas -quienes visten camisa gualdinegra con pantalón blanco desde hace escaso tiempo- y los blancos deportivistas se acrecienta a lo largo de 1909 siendo frecuentes los altercados entre jugadores de un lado y entre los respectivos aficionados de otro. La situación se vuelve tan radical que desde las directivas se evita concertar encuentros entre sí, empezándose a partir de finales de año una diáspora que lleva a los coruñistas a establecer como rivales a conjuntos vigueses mientras que los deportivistas buscan a clubs ferrolanos. En noviembre de 1909 el Real Club Coruña se adhiere a la recién constituida F.E. de C.F., y en marzo de 1910 lo hace el Real Club Deportivo de la Sala Calvet.

1910 – 1920

Tras un 1910 sin muchas novedades en el club presidido por D. José Longueira Díaz, en el año 1911 el Real C.D. de la Sala Calvet sufre modificaciones y cambia su tradicional camisa blanca por una blanquiazul a rayas gruesas verticales, conservando sin embargo su pantalón azul. En el siguiente año, 1912, adopta el nombre de la ciudad con el ánimo de ser mejor reconocido a nivel nacional y pasa a ser denominado Real Club Deportivo de La Coruña. En 1913, tras varios años de amplia rivalidad entre ambas entidades coruñesas y después de una vorágine de encuentros contra clubs mayormente vigueses, herculinos y del área de Ferrol, la directiva del Real Club Deportivo de La Coruña desestima volver a enfrentarse al Real Club Coruña al considerar que existe una brecha insalvable entre ambos. Esta decisión provoca un gran malestar en la plantilla deportivista, deseosa de enfrentarse a su tradicional rival la cual, privada de disputar derbys oficiales, en agosto de 1914 y bajo el triste mandato de Rogelio Fernández Conde, apalabra encuentros al margen de la directiva con los coruñistas que causan un profundo cisma. Ese mismo mes varios jugadores deportivistas ingresan en el Real Club Coruña y en octubre, roto cualquier atisbo de pacificación, queda constituido el Deportivo Auténtico F.C.

La nueva sociedad, implicada e identificada con los valores tradicionales del deporte y el espíritu competitivo, la componen lo más granado de los jugadores exdeportivistas, empleando sus mismos colores y haciendo igualmente uso del Campo de Riazor. El Real Club Deportivo de La Coruña entra en un profundo declive y sin futbolistas en sus filas permanece ausente de la competición oficial, aunque sus directivos, todavía activos, mantienen en funcionamiento la institución durante varios años conservando como patrimonio el Campo de Riazor, terreno de juego que, además del Deportivo Auténtico F.C., emplean como alquilado otros clubs de la ciudad.

Entre 1914 y 1918 el fútbol herculino carece del vigor mostrado años antes, resultando el Deportivo Auténtico F.C. el más poderoso a nivel local en cuanto a la potencialidad de su plantilla, no así a nivel regional donde es uno más. Atrás queda el periodo 1906-1913 con los duelos entre coruñistas y deportivistas y atrás queda una época que ya no regresará más. Durante estos años surgen nuevas sociedades como el Fabril F.C., club nacido en febrero de 1914 que en el futuro -denominado como S.D. Fabril- albergará la cantera deportivista y surtirá de jóvenes talentos al primer equipo, y otros como el Célebre F.C., el Unión Sporting Club o el Club Oza-Coruña.

Llegados a 1918, el fútbol herculino anda sumido en una profunda crisis en donde se mezcla la huida de espectadores a los encuentros, la aparición de un profesionalismo encubierto en algunos clubs y la falta de medios económicos para soportar los continuos gastos que genera la manutención de una sociedad deportiva. La consecuencia inmediata es la desaparición de algunos clubs y la unión de otros, caso de la realizada por Deportivo Auténtico F.C. y Real Club Deportivo de La Coruña en el mes de agosto a raíz del acercamiento de posturas entre sus respectivos dirigentes apremiados por su más que dudoso futuro. La fusión comporta la desaparición del primero y la continuidad del segundo quien conserva su nombre siendo presidente Virgilio Rodríguez Rincón, pero además supone casi una sentencia de muerte para el Real Club Coruña pues, de haberse unido el Deportivo Auténtico F.C. con estos, su supervivencia hubiese quedado garantizada. No es así y a finales de 1919 el que fuera club Decano en la ciudad deja de competir, aunque no de existir.

1920 – 1930

El coruñista Campo de Monelos es alquilado a sociedades de menor prestigio como el Unión Sporting Club y el Club Oza-Coruña entre otros para compensar gastos, surgiendo en 1921 el Emden F.C., un club muy vinculado al pasado del Real Club Coruña que, como indica su nombre, desea adquirir la fuerza y valor del famoso crucero alemán. Sus colores, camisa blanquinegra y pantalón blanco. Mientras tanto, y en ese mismo año, el Real C.D. de La Coruña se hace con los servicios del gran jugador Pombo y con él sube el nivel de la plantilla empezándose a ver en Riazor rivales de prestigio. Entre 1924 y 1925, en plena fase de recuperación del fútbol local, se sugiere en prensa la unión de Emden F.C. y Real Club Coruña para rivalizar con el Real Club Deportivo de La Coruña, pero todo queda en nada y finalmente lo que en realidad se produce es un ingreso de directivos excoruñistas en las filas de los blanquinegros.

Desde 1922 a 1928 el conjunto deportivista vive unos años de apogeo con una plantilla semiprofesional, consiguiendo al fin destronar la hegemonía de los clubs vigueses y ganar algunos Campeonatos Gallegos por primera vez, ediciones 26/27 y 27/28, que le permiten pujar con otros clubs por alcanzar en 1928 la décima plaza que queda libre en la recién constituida Liga de Primera División con Félix Gila como entrenador y siendo presidente D. Galo García Baquero. El conjunto blanquiazul lamentablemente no logra superar la criba con muchos clubs por delante y es encuadrado en Segunda División, terminando octavo en su debut. En la siguiente edición 29/30 es séptimo clasificado.

En 1929 el Emden F.C. acomete las obras del nuevo Campo de la Torre de Hércules y se traslada provisionalmente a jugar a la vecina localidad de Betanzos, siendo citado en las crónicas deportivas como Emden de Betanzos durante el tiempo de construcción del nuevo recinto. El Emden F.C. disputa el campeonato de Tercera División valedero para ascender a Segunda División de la campaña 29/30, torneo a raíz del cual toma consideración de su nivel y en marzo de 1930, bajo la presidencia de Luís de Vicente, decide cambiar su denominación a Club Coruña al considerarse sus socios herederos del histórico Real Club Coruña además de sus colores, los cuales pasan a ser camisa gualdinegra y pantalón blanco. Esta sociedad tendrá una gran importancia durante los años treinta pero tras la guerra desaparecerá en 1942 finiquitando un capítulo a recordar para el fútbol herculino.

1930 – 1940

En el año 1930 también aparece otro club en la ciudad, el Sporting Coruñés, notable en los años republicanos. En abril de 1931 se instaura la Segunda República y el Real C.D. de La Coruña se ve obligado a cambiar de nombre pasando a ser conocido el 8 de mayo como Club Deportivo de La Coruña tras celebrar una junta general extraordinaria, perdiendo en su escudo los símbolos monárquicos aunque oficialmente no suelen ser mostrados. Desde este momento hasta la llegada de la Guerra Civil destacan en su seno la conquista de tres ediciones de los Campeonatos Gallegos: 30/31, 32/33 y 36/37.

En Liga, sin embargo, salvo la campaña 30/31 en la que finaliza noveno a tan sólo un punto del descenso, se realizan discretas temporadas en la zona media sin sobresaltos, siendo sextos en la sesión 31/32 y quintos en la 32/33 entrenados de nuevo por Félix Gila. En las sesiones siguientes repetirá en tres ocasiones consecutivas el tercer puesto, con serias dificultades de mantener la categoría en las ediciones 34/35 y 35/36 en las que se salva del descenso al ser penúltimo.

Acabado el conflicto bélico, en la campaña 39/40 se proclaman campeones en su grupo con Juan Hilario Marrero Pérez como técnico, pero no consiguen ascender en la Fase Final al resultar segundos. Este hecho le hace promocionar como aspirante con el Real Club Celta de Vigo que está en Primera División a partido único, el cual pierden por 0-1.

1940 – 1950

Todavía C.D. de La Coruña una vez finalizada la guerra, tras solicitar al nuevo Gobierno ostentar el título de Real que omitieron durante el periodo de la Segunda República, en 1940 vuelven a denominarse Real Club Deportivo de La Coruña.

En la temporada 40/41 son segundos en su grupo y terceros en la Fase Final. El rival es ahora el Club Real Murcia y en partido jugado en Madrid le vencen por 2-1, ascendiendo a Primera División entrenados de nuevo por Hilario. En su estreno en la máxima categoría, finaliza cuarto durante la campaña 41/42, mientras es noveno en la siguiente 42/43. En la temporada 43/44 no rinde como se esperaba y evita el descenso tras derrotar al C.D. Constancia en Madrid por 4-0, objetivo que no puede evitar en la sesión 44/45 al ser último y descender. Durante este periodo será presidente D. Aurelio Ruenes Blanco.

Entre tanto, el 29 de octubre de 1944 se inaugura oficialmente el nuevo Estadio de Riazor con el partido de la sexta jornada de Liga frente al Valencia C.F. con resultado de 2-3 para los valencianistas, anotando Igoa el primer gol de la historia del estadio, y siendo Paquirri el primer deportivista en estranar el casillero. Un buen campeonato en la Segunda División 45/46 en la que es subcampeón, le abre las puertas nuevamente de Primera División, pero su paso por esta categoría en la campaña 46/47 es breve al ser decimotercero. La directiva no escatima esfuerzos y en la temporada 47/48 es nuevamente subcampeón bajo las órdenes del guipuzcoano Luis Urquiri, volviendo a ascender a la categoría de honor. Se inicia en estos tiempos la llamada “Década de oro” del Deportivo, y en la temporada 49/50 se proclama subcampeón de Liga a un solo punto del Club Atlético de Madrid con el platense Alejandro Scopelli como técnico del equipo y presididos por Daniel Chaver Gómez.

1950 – 1960

El inicio de la década no es tan favorable y las campañas 50/51 y 51/52 evita disputar la Promoción de Permanencia por escaso margen de puntos. En la temporada 52/53 se realiza una pésima campaña y el técnico Helenio Herrera salva al equipo del descenso a Segunda División, después de vencer al Real Club Celta en Vigo por 1-3 en el decisivo partido de la liguilla de promoción. En la sesión 53/54, debuta el que será gran jugador e internacional Luis Suárez, con tan solo 19 años. Al final de la temporada en la que son séptimos, él y Moll son fichados por el C.F. Barcelona, pagando 50.000 pesetas por el primero. Se ficha a Pahiño. La campaña 54/55 pasa a la historia y es recordada gratamente porque el Deportivo consigue acabar imbatido en Riazor dirigidos por Eduardo Toba repitiendo el séptimo puesto en la clasificación. Dentro del aspecto social y deportivo, es en estos años cuando se instaura uno de los campeonatos veraniegos con más éxito de todo el país y que aún hoy en día pervive: el Torneo Teresa Herrera, de gran prestigio y con presencia de importantes clubs nacionales e internacionales.

Complicada será la sesión 55/56 en la que al ser finalmente decimosegundo escapa de disputar la Promoción por tan sólo un punto. Con la temporada 56/57 se desciende a Segunda División, acabándose un ciclo de gran éxito, y en la campaña 57/58 se salva del descenso a Tercera División en la Promoción al derrotar al aspirante C.D. Orense en ambos encuentros: 0-2 en O Couto y 2-1 en Riazor. En la campaña 58/59 en la que son séptimos dirigidos por Ernesto Pons, debutan tres grandes jugadores: Amancio, Reija y Veloso. En la campaña 59/60, que cierra la década, serán cuartos con el gijonés Jesús Barrio Álvarez al frente de la plantilla deportivista, tomando la presidencia del club Jesús Cebrián Brizuela.

1960 – 1970

En la década de los años sesenta, el club se gana el título de “equipo ascensor” por los ascensos obtenidos a Primera División (61/62, 63/64, 65/66, 67/68, 70/71) de los cuales cuatro de ellos son con el primer puesto, y descensos a Segunda División (62/63, 64/65, 66/67, 69/70, 72/73).

Durante la temporada 60/61 que abre este ciclo será tercero perdiendo el tren de la Promoción en favor de su rival tradicional, el R.C. Celta de Vigo, mientras que en la campaña 61/62 serán Campeones entrenados por Juan Ochoantozana Milicua ascendiendo por cuarta vez a la máxima categoría. Sin embargo, en la sesión 62/63 no logran la permanencia al perder la Promoción frente al Levante U.D.: 1-2 en Riazor y 2-1 en Valencia. Entrenados en la sesión 63/64 por el argentino Roque Olsen, de nuevo serán Campeones, pero una vez más se repite la historia y no logran la permanencia en Primera División al ser colistas tras una nefasta campaña 64/65.

Heridos en su orgullo intentan el asalto a la División de Honor nada más iniciarse la temporada 65/66 tras llegar a la presidencia D. Antonio José González Fernández, logrando su propósito con la conquista del Campeonato bajo las órdenes del técnico santanderino Enrique Orizaola. Como ya ocurriese dos temporadas atrás, el club deportivista termina colista y regresa a la categoría de plata. En la campaña 67/68 se confía de nuevo el objetivo del ascenso al técnico madrileño Pedro Eguiluz, logrando cumplirlo al proclamarse nuevamente Campeones del Grupo I y ascender de forma directa. Por fin, será el técnico coruñés José María “Cheché” Martín Rodríguez el que logre la permanencia la campaña 68/69 en la máxima categoría al terminar décimos. La década de los años sesenta se cierra con un nuevo descenso al ser decimocuartos, empatados a puntos con el C.D. Sabadell C.F. con el que pierden el gol average particular.

1970 – 1980

La década de los años setenta se empieza repitiendo la tónica de la pasada, es decir, logrando el ascenso a Primera División, esta vez entrenados por Arsenio Iglesias al ser terceros durante la temporada 69/70, consiguiendo una de las cuatro plazas que se otorgan para el ascenso directo por la ampliación de la División de Honor que queda ampliada de dieciséis a dieciocho participantes.

El regreso a Primera División es duro y en la temporada 71/72 se es decimocuarto de nuevo con Iglesias como entrenador, siendo peor la siguiente 72/73 en la que se acaba penúltimo y desciende nuevamente a Segunda División. El club blanquiazul entra en una gran crisis deportiva y social que deviene en un trágico descenso a Tercera División al término de la temporada 73/74 tras ser decimoctavo siendo presidente Manuel Sánchez Candamio. Se pierde prestigio y la campaña 74/75 la vive en una categoría desacorde a su nivel entrando a ocupar la presidencia deportivista Antonio Álvarez Rodríguez. A pesar de todo, se sobrepone y finaliza primero en el Grupo I de una Tercera División formada por cuatro grupos consiguiendo el ascenso automático a Segunda División.

En su retorno a la división de plata durante la sesión 75/76 alcanza un meritorio quinto puesto, pero a partir de entonces inicia un declive deportivo pese a terminar en zona tranquila las dos siguientes  campañas, que se consuma con el descenso a Segunda División B al término de la temporada 79/80. Nuevamente los hechos parecen reproducirse y las fuerzas sociales se suman en la salvación y rescate del club, con lo que el paso por esta categoría dura un solo año al finalizar segundos, logrando una de las plazas de ascenso directo junto a su rival vecino, el R.C. Celta de Vigo, que también perdió la categoría un año antes.

1980 – 1990

El resto de la década de los ochenta la pasa en Segunda División, con la idea fija de volver un día no muy lejano a Primera División. Destaca la ejecución de varios proyectos muy ambiciosos para tal fin, pero la suerte le es esquiva y en varios intentos como en las campañas 82/83 dirigidos por Arsenio Iglesias y 89/90 con el donostiarra Marco Antonio Boronat se queda con la miel en los labios. En 1981 el estadio de Riazor es remodelado para albergar varios encuentros de la Fase Final del Campeonato Mundial de 1982, reduciendo su capacidad a 29.000 espectadores. En la Copa de la Liga es subcampeón la edición de 1983 al caer en la Final frente al Atlético Madrileño C.F.: 1-3 en Riazor y victoria insuficiente por 0-1 en la vuelta celebrada en Madrid. En 1982 llega a la presidencia Jesús Corzo Sierra, siendo reemplazado en 1986 por Andrés García Yáñez.

La situación económica del Real C.D. de La Coruña en 1987 es bastante deficiente y el club acumula una deuda de 400 millones de pesetas de la época. Este peso hace que entre en escena un hombre determinante que llevará unos pocos años después al club a la cima: Augusto César Lendoiro. Tras tomar la presidencia el 13 de junio de 1988, el primer paso es modernizar la institución y fichar jugadores de peso que aumenten el nivel. En la temporada 89/90 no lo consigue, pero en la campaña 90/91 es subcampeón y asciende tras casi dos décadas después a Primera División confiando la dirección técnica a un hombre de la casa como es Arsenio Iglesias en lo que es su cuarto periodo al frente del equipo.

1990 – 2000

La temporada 91/92 se pasa con muchos apuros, provisto de una plantilla muy justa llegando a promocionar con el Real Betis Balompié para asegurarse la permanecia, club al que gana por 2-1 en casa y con el que empata a cero en la vuelta. En el verano de 1992, tras aplicar la normativa y convertirse en Sociedad Anónima Deportiva, el club pasa a ser Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D.. Lendoiro traza entonces una estrategia para mejorar el nivel y ficha a buenos jugadores descartados por los grandes, y ante la sorpresa de todos es tercero en Liga, a cuatro puntos del campeón F.C. Barcelona.

Este puesto hace que consiga acceder por vez primera en una competición de UEFA, un gran éxito deportivo que  hace que el club gallego prospere gracias a su gestión y se vea se vea refrendado en la temporada 93/94 cuando, tras una brillante competición, acabe segundo igualado a puntos con el F.C. Barcelona de Johan Cruyff después de un dramático y emotivo final de temporada en el cual se llega al último encuentro con posibilidades de ser campeón. En el decisivo partido se necesita de forma imperiosa la victoria, pero lamentablemente para sus intereses, empata a cero con el Valencia C.F. y todo ello tras fallar el serbio Djukic un penalti en el último minuto. El F.C. Barcelona se proclama campeón por el gol average favorable ante el llanto general deportivista. En Europa, el R.C. Deportivo logra vencer en dos eliminatorias de la Copa de la UEFA, al A.a.B. Aalborg y al Aston Villa F.C..

En la sesión 94/95 el laureado preparador Arsenio Iglesias deja el Deportivo y toma las riendas el técnico galés J.B. Toshack con el que se obtiene el subcampeonato de Liga. En la Copa de la UEFA se llega a Cuartos de Final. El gran éxito de la temporada llega cuando se proclama Campeón de la Copa del Rey en la edición 1995 por primera vez en su historia, al imponerse al Valencia C.F. por 2-1 en una Final disputada en Madrid que se juega en dos días diferentes, a consecuencia de caer una tromba de agua a once minutos del final en el dia previsto e inundarse el Estadio Santiago Bernabeu cuando el marcador reflejaba 1-1. Una semana después, concluye el tiempo reglamentario anotando Alfredo el gol decisivo. Meses después, es Campeón de la Supercopa al derrotar al Real Madrid C.F. en ambos encuentros, 3-0 en casa y 1-2 en la capital del Estado.

En la temporada 95/96, Riazor sufre una nueva remodelación con la finalidad de cerrar el recinto por sus cuatro costados. Tras dicha obra, el estadio perderá las clásicas pistas de atletismo y alcanzaría un aforo con sus actuales 34.600 localidades. Deportivamente, se llega a semifinales de la Recopa de Europa. En la campaña 96/97 se renueva la plantilla con: Rivaldo, Martins, Madar, Kouba, Bonnissel, Naybet, Songo’o y Armando. Más tarde llegan: Flavio, Hélder, Renaldo y Nuno. Es la Liga más larga con 22 equipos y 42 jornadas, consiguiendo el meta Songo’o ser trofeo “Zamora”. La temporada 99/00 merece comentario aparte, pues con el técnico Javier Iruretagoyena se logra el primer y único título de Liga del club, tras una competición llena de emoción en la que con un fútbol muy efectivo y con una gran defensa se impone a todos sus rivales. Gana así mismo la Supercopa de España, al imponerse al Real C.D. Espanyol de Barcelona.

2000 – 2010

El campeonato obtenido en la edición anterior produce que en la campaña 00/01 juegue por primera vez la UEFA Champions League. El 6 de marzo de 2002, el Deportivo logra su segunda Copa del Rey en el Santiago Bernabeu, en esta ocasión ante el Real Madrid C.F. tras derrotarlo por 2-1 con goles de Sergio y Diego Tristán, después de un memorable encuentro. En la campaña 02/03 participa por tercer año consecutivo en la máxima competición Europea. El R.C. Deportivo de La Coruña consigue en 2002 la tercera Supercopa de España de su palmarés después de imponerse al Valencia C.F.. La campaña 03/04, con un tercer puesto en Liga, es la última que posee una gran plantilla, pues desde esta fecha el club blanquiazul cuenta con menos ingresos económicos y su presupuesto se ve mermado considerablemente.

Un par de octavos puestos son lo que consigue, mientras que en la campaña 06/07 se es decimotercero con bastantes apuros en la recta final. En julio de 2008 gana su primer título europeo, al vencer en la tercera ronda de la Copa Intertoto al equipo árabe israelí del Ihoud Bnei Sakhnin F.C.. En las últimas temporadas mejora ostensiblemente y baja de la décima plaza, rozando en la temporada 08/09 los puestos que dan acceso a disputar la UEFA Cup. La campaña 09/10 hacía prometer ver un equipo competitivo según los encuentros iniciales, pero para desgracia de los blanquiazules que dirige Miguel Ángel Lotina, la grave lesión de su estrella Filipe Luís dio al traste con los augurios y marcó un antes y un después, siendo los números de la segunda vuelta paupérrimos y sobreviviendo gracias a la renta obtenida en la primera parte del ampeonato liguero. En la Copa mantiene resultados similares llegando a octavos y cayendo ante el futuro Campeón, el Sevilla F.C.: 0-3 en casa y 0-1 en la vuelta. Con el fin de la primera década del nuevo siglo, se cierra el más importante ciclo del R.C. Deportivo de La Coruña, apodado como “SuperDepor”.

2010 – 2020

Con el técnico Lotina en el banquillo durante toda la campaña 10/11, el conjunto deportivista culmina una de las peores ediciones que se recuerdan en los últimos años, encadenando una serie de resultados negativos en la segunda vuelta propiciados por su falta de remate y la falta de liquidez en sus cuentas que le condenan a descender a Segunda División A tras varias décadas en la élite y ante la estupefacción de su afición que en ningún momento espera tal desenlace. En la edición 11/12 el conjunto gallego se repone rápidamente del traspiés anterior y comanda el campeonato de la categoría de plata con meridiana suficiencia desde las primeras jornadas logrando recuperar la división perdida por la puerta grande y cumpliendo con un objetivo que les era imperioso. Sin embargo, el regreso a Primera División es efímero y con un presupuesto muy inferior al de temporadas pasadas y una plantilla donde entran y salen jugadores con más frecuencia de la deseable, los blanquiazules son decimonovenos y descienden nuevamente -el segundo en pocos años- a una Segunda División que no contenta a nadie.

Durante estos años el club atraviesa una de sus peores épocas desde el aspecto económico y, arruinado técnicamente, entra en suspensión de pagos con una deuda de casi cien millones de euros, de los cuales noventa y tres son adeudados a la Agencia Tributaria. El 10 de enero de 2013 la entidad entra en Concurso voluntario de Acreedores al aprobarse la propuesta de convenio que formaliza su presidente César Augusto Lendoiro, con una quita del treinta y tres por cien de la deuda y un plazo de pago para lo que resta de diecisiete años con dos años de carencia. El 21 de enero de 2014 es elegido presidente Constantino Fernández Pico en sustitución de Lendoiro quien lleva un total de veintiseis años al frente del club. Finalmente, el 5 de febrero de 2014 se consigue salir del Concurso de Acreedores.

La temporada 13/14 se hace larguísima para el aficionado, pues con un equipo más que suficiente para conseguir el retorno entre los grandes de forma placentera, se ve superado por un sorprendente S.D. Eibar que queda Campeón y lucha entrenados por Fernando Vázquez más de los deseable por ser subcampeón, una plaza que le permite volver a Primera División.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • 82 años de historia: Real Club Deportivo de La Coruña. Pedro de Llano López y Eladio Muiños Díaz. Imprenta Mundo (1988).
  • El libro de Oro del Real Club Deportivo de la Coruña. Carlos Fernández Santander. La Voz de Galicia (2000).
  • Historia y estadística del fútbol español.Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Un club centenario: historia del Real Club Deportivo de La Coruña (1906-2006). Carlos Fernández Santander. Librería Arenas (2006).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Anunciador. Diario.
  • Gaceta de Galicia. Diario.
  • Correo de Galicia. Diario
  • El Noroeste. Diario.
  • El Faro de Vigo. Diario.
  • Hoja del Lunes de La Coruña. Diario.
  • Coruña Moderna. Semanario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular Montaneros

 



DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Montañeros Club de Fútbol Banco Gallego
  • Ciudad: La Coruña / A Coruña
  • Provincia: La Coruña / A Coruña
  • Comunidad Autónoma: Galicia / Galiza
  • Fecha de constitución: 1978
  • Fecha de federación: 1978

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Montañeros del Sagrado Corazón (1978-1994)
  • Montañeros Club de Fútbol (1994-2003)
  • Montañeros Club de Fútbol Banco Gallego (2003-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

  • 0 Ligas de Categoría Nacional

 

 ESTADIO:

Campo Municipal de Elviña

  • Nombre: Campo de Fútbol Municipal de Elviña
  • Año de inauguración: 1990
  • Cambios de nombre:
  • Campo de Fútbol Municipal de Elviña (1990-)
  • Capacidad: 1.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • A Grela (1978-2009)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS:

escudos Montaneros CF Banco Gallego

UNIFORMES:

uniformes Montaneros CF Banco Gallego

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La historia del fútbol herculino se remonta al año 1894 cuando en los terrenos del Corralón de la Gaiteira tuvo lugar el 3 de marzo un encuentro entre los miembros del British Lawn-Tennis Club, formado íntegramente por ciudadanos británicos frente a socios del Sporting Club local, entidad deportiva constituida el 16 de marzo de 1890.

De lo que sucedió entre 1894 y 1901 nada se sabe, aunque lógicamente debieron disputarse más encuentros que no requirieron de la atención periodística, siendo la segunda introducción balompédica, en esta oportunidad para quedarse, la formalizada por un muchacho nacido en la localidad pontevedresa de Vilagarcía de Arousa, José María Ábalo Abad, uno de los nueve hijos de un importante industrial, hacendado e inversor vilagarciano quien, después de regresar a su localidad natal en 1900 procedente del Reino Unido donde había perfeccionado durante dos años sus conocimientos de inglés en un internado londinense, se trasladó en 1901 a la capital coruñesa para cursar estudios de comercio. El joven Ábalo, prendado del fútbol como había quedado, en este nuevo destino no dudó en incorporar a su maleta un balón y flanqueado por sus nuevos compañeros de la Escuela Superior de Comercio que prontamente se dejaron influenciar por el embrujo de aquel deporte, reunidos en las tertulias del Café Universal decidieron constituir ese preciso año un club de sport al que denominaron Alfonso XII en alusión al rey fallecido años antes, sociedad pionera del fútbol coruñés y gallego a la cual aplicaron el reglamento de la británica Football Association realizando sus entrenamientos en el paseo central del Rellano para mitigar las frías temperaturas del otoño e invierno.

Aquel grupo de jóvenes fue creciendo en aptitudes y en número, despertando la curiosidad de distintos socios de la Sala Calvet, el más importante gimnasio herculino, quienes atraídos por lo que parecía una actividad interesante, no dudaron en incorporarse consagrando un club de cierta importancia. Llegados a 1903, la sociedad herculina alcanzó la mayoría de edad fijando su sede en el Cantón Grande y adoptando el nombre de la ciudad, aunque totalmente britanizado al adquirir la tan anglófila denominación de Foot-ball Corunna Club mientras José María Ábalo continuaba al frente. Si hasta la fecha se había venido practicando el fútbol dividiendo los asociados del club en dos bandos que vestían completamente de blanco distinguiéndose unos de otros por el color del cinturón, azul o rojo, con los cambios se adoptó como oficial el uso de una camisa gualdinegra con pantalón blanco, uniforme estrenado el domingo 20 de marzo de 1904 ante la oficialía de los vapores británicos Diligent y Newa con los que se concertó un encuentro en el interior de la Plaza de Toros que atrajo a multitud de espectadores y prensa. El acontecimiento, apasionado con victoria local por 3-0, supuso un empujón definitivo para la divulgación de este deporte siendo a partir de entonces habituales las crónicas periodísticas con todo lo relacionado con el club. A lo largo de 1905 los enfrentamientos frente a vapores británicos que recalaban en el puerto herculino fueron incrementándose, disputándose los primeros encuentros frente a clubs de otras localidades como los protagonizados ante las recién constituidas sociedades olívicas Vigo F.C. y Fortuna F.C., así como Pontevedra Sporting Club.

El papel de la Sala Calvet dentro de la sociedad deportiva local era comparable al que ejercían gimnasios como el de Zamacois en Bilbao, los de Tolosa o Solé en Barcelona, o como el de Martínez en Valencia por citar algunos de los más conocidos, surgiendo de él distintas iniciativas que solían culminar con la creación de otros clubs. A mediados de noviembre de 1905 quedaba constituido el Club Náutico, presidido por Ricardo Rodríguez Pastor, César Suárez de Centi como vicepresidente, Thomas Guyatt Deusto como secretario bibliotecario, Henry Guyatt Deusto como secretario contador, mientras vocales lo fueron Lorenzo del Villar, Henry Gilard, H.P. Long, Eduardo Baña. Juan Long, Enrique Estrader y Antonio Castelo, entidad que deseaba fomentar la afición a los deportes marítimos, efectuar regatas a vela y remo, y ejercitarse en la natación.

Iniciado 1906, distintos socios de la Sala Calvet habían sido partícipes en la constitución del Foot-ball Corunna Club -Corunna F.C. en prensa y Sociedad Deportiva Club Coruña desde 1906- y del Club Náutico, siendo capaces de reunir un potencial equiparable al del Sporting Club. La existencia de varias secciones y una demanda cada vez mayor por parte de sus asociados en regular su situación, dieron como resultado la constitución del Club Deportivo de la Sala Calvet el 2 de marzo de 1906, siendo elegido presidente Luis Cornide Quiroga, reputado empresario de la época.

El C.D. de la Sala Calvet, centrado en las competiciones de esgrima y carreras con traineras, apenas prestó atención al fútbol durante gran parte de 1906 hasta que, a finales de año y gracias a una porfía entre los miembros de la sección de remo y los de la S.D. Club Coruña por dilucidar cuál de los dos deportes era más completo, desembocó en la disputa de un encuentro a celebrar el domingo 10 de diciembre en el Velódromo del Corralón de la Gaiteira entre ambos grupos. Apurados por la falta de luz y con el resultado de 1-2 favorable a los deportivistas con tantos del capitán Manuel Álvarez y Virgilio Rodríguez, ambos contendientes decidieron seguir el lunes 11, pero sin marcar un solo tanto.

Animados por lo vivido, desde las más altas instancias del club se propuso oficializar ante el Estado la existencia de la sociedad, siendo presentados los Estatutos en el Gobierno Civil el 9 de enero de 1907, carta magna que sería aprobada el 11 de marzo por el Gobernador José Moyano. Esta primera junta directiva oficial quedaba definida por Luís Cornide como presidente, Rogelio Fernández Conde -expresidente del Club Náutico en 1906- como vicepresidente, Laureano Villanueva en puesto de secretario, José Longueira como contador y Emilio Alba como tesorero, estableciéndose siete secciones deportivas repartidas en fútbol, boxeo, esgrima, gimnástica, náutica, patinaje y ciclismo, cada una de ellas con sus respectivos capitanes. En cuanto al uniforme, los colores serían los de la bandera marítima provincial, blanco para la camiseta y azul para el pantalón.

Los equipiers de la improvisada sección de fútbol -hasta entonces remeros- junto a nuevos jugadores miembros del club, decidieron concertar un nuevo encuentro el 13 de enero de 1907, en esta ocasión frente a la tripulación del vapor británico General Gordon, imponiéndose los deportivistas por 6-1. La pujanza del fútbol representada por la S.D. Club Coruña y C.D. de la Sala Calvet junto a la posibilidad de acudir al Campeonato de España de Fútbol en Madrid, debilitó en exceso a los remeros del Club Náutico, disuelto a principios de mayo e ingresados muchos de sus miembros en el flamante C.D. de la Sala Calvet.

No había freno para el nuevo deporte y sociedades como el C.D. María Pita, presidido por Manuel Insúa, acabaron adoptándolo al mismo tiempo que surgían nuevas como el Hércules F.C. en mayo de 1907, el Reina Victoria F.C. en julio, el Bellas Artes, el España F.C. y el Club San Luís, mientras que en 1908 surgían el Liceo Herculino en marzo, el Alltheweek F.C. en abril, el Regional F.C., el Galicia F.C. o el Unión F.C., este último en noviembre. La pléyade de sociedades dedicadas al fútbol precisaba de nuevos espacios para su práctica, siendo el Campo de la Estrada un nuevo referente para todos ellos que se sumaba al Velódromo del Corralón y a los nuevos campos que iban a construirse en breve.

Si en algo lograron los club herculinos adelantarse en aquellos tiempos a los vigueses fue a la hora de obtener el título honorífico de Real, concedido por S.M. El Rey D. Alfonso XIII en primera instancia a la S.D. Club Coruña el 10 de diciembre de 1908 que le hizo cambiar a Real Club Coruña y, en segunda instancia el 4 de febrero de 1909 al C.D. de la Sala Calvet, quien adoptó el nombre de Real Club Deportivo de la Sala Calvet bajo el mandato de D. Laureano Martínez Brañas. Posteriormente, ya en 1912, el Club Deportivo modificó significativamente su denominación sustituyendo el del popular gimnasio herculino por el de la ciudad para ser identificado su lugar de origen por los rivales quedando en un definitivo Real Club Deportivo de La Coruña que ha perdurado hasta hoy.

El Real C.D. de La Coruña con el tiempo se ha convertido en el club más popular de A Coruña y en el verdadero protagonista local, siendo foco de destino de gran parte de los futbolistas que más han destacado en el fútbol herculino. Sociedades como el Real Club Coruña primero ó el Emdem F.C. después no pudieron aguantar el tirón deportivista, como tampoco lo hicieron el nuevo Coruña F.C. en los años treinta ni la S.D. Fabril ó el C.D. Juvenil quienes fueron fagocitados en 1963 al crearse el Fabril Deportivo, actual Real C.D. de La Coruña “B”. Otras entidades como el Imperátor O.A.R. alcanzaron en su día la Tercera División, pero lo realmente cierto es que la supremacía deportivista sobre el resto de clubs de la ciudad queda manifiesta.

HISTORIA DEL CLUB:

1978 – 1990

En 1965 la Orden de los Jesuitas funda en A Coruña un colegio, el denominado de Santa María del Mar, del cual unos años después y en concreto en el mes de noviembre de 1968 surge una iniciativa educativa y lúdica para el fomento del deporte entre el alumnado para enriquecimiento físico y espiritual. Esta iniciativa recibe el nombre de Asociación Juvenil Montañeros del Sagrado Corazón y en principio se caracteriza por el fomento de excursionismo, baloncesto y actividades ligadas al movimiento juvenil como las que realizan asociaciones marianistas como la de los Hermanos Maristas o en su día hicieron las Congregaciones Marianas. En 1973 se añade a estas prácticas el fútbol, un deporte tremendamente popular y de gran atracción para los jóvenes que gracias al trabajo desempeñado por Manuel Míguez Rey “Lito”, repercute en la formación de un equipo alevín y otro infantil.

Llegados a 1978 el éxito alcanzado con la formación y adiestramiento de numerosos jóvenes con el manejo del balón hace que los mentores de la asociación jesuita se propongan la creación de un club de fútbol juvenil con el ánimo de competir a nivel federado. Nace así el Club Montañeros del Sagrado Corazón y en correspondencia a su deseo entra a formar parte del Campeonato Juvenil de la ciudad de A Coruña, torneo que abandona dos años después al inscribirse en Tercera Regional dentro de la temporada 80/81 para conseguir ascender a Segunda Regional al término de la campaña 83/84 con Manuel Míguez Rey en la presidencia. El ascenso y consolidación del joven club coruñés empieza a ser firme y de él nace una Peña Madridista, además de ser paso constante de una multitud de adolescentes.

1990 – 2000

Con el paso del tiempo y una vez alcanzado el año 1994, el club herculino tras una época sin apenas movimiento está a punto de desaparecer, pero un grupo de padres de jugadores liderados por Fausto Vázquez Seoane pone todo su empeño en que este fatídico paso no culmine. Vázquez accede a la presidencia y toma las riendas de la entidad, empezando a gestarse lo que hoy en día es el club. Se estructura los diferentes equipos existentes y poco a poco el Montañeros Club de Fútbol, nueva denominación del club, con empeño y dedicación se convierte en una gran escuela de fútbol base en A Coruña inicialmente y en toda Galicia después, siendo en la actualidad una de las tres primeras canteras del fútbol gallego con distintos equipos al frente de las categorías existentes.

2000 – 2010

Este éxito con la juventud sin embargo no es correspondida con la creación de un equipo senior hasta algunos años después, concretamente hasta el inicio del nuevo siglo en el que se crea uno desde la Tercera Regional, el último escalafón del fútbol gallego. La gestión de Vázquez en esos momentos resulta crucial y en 2003 consigue que una entidad tan importante como el Banco Gallego le de un impulso económico para poder desarrollar un proyecto de futuro con plenas garantías.

Dicho y hecho, la entidad bancaria empieza a subvencionarles y desde el verano de 2003 la ascensión del Montañeros C.F. Banco Gallego ha sido meteórica, consiguiendo en pocos años superar cinco categorías de forma brillante y sin apenas oposición. En la sesión 03/04 abandona la Tercera Categoría y asciende a Segunda Categoría, permaneciendo en esta solamente la campaña 04/05 y abandonándola para situarse en Primera Categoría, resultando al igual que las anteriores un éxito al conseguir un nuevo ascenso en esta ocasión a Regional Preferente. La edición 06/07 con un conjunto que lleva una inercia espectacular es mismamente brillante y consigue alcanzar la Categoría Nacional al término de la misma tras finalizar como Campeón del grupo Norte con la brillante cifra de 87 puntos.

El estreno en Tercera División se produce en la sesión 07/08 con el técnico José Ramón González Pérez en el banquillo, siendo esta la única campaña en la que detiene su ritmo al finalizar en octavo puesto en la que será la sesión de asentamiento en la categoría. No obstante, las pretensiones de la joven institución coruñesa no se detienen en este punto y se muestran ambiciosas, reforzándose la plantilla para la sesión siguiente en la que se obtiene el subcampeonato de Liga tan solo superado por la nueva S.D. Compostela. Este meritorio puesto le permite entrar en la Promoción de Ascenso a Segunda División B, cayendo eliminado en Primera Ronda ante el Club Hellín Deportivo: 1-0 en la ciudad albaceteña y 0-0 en A Grela.

Esta desilusión inicial sin embargo al poco tiempo se torna en alegría, puesto que lo que no se consigue en el terreno de juego se logra vía administrativa gracias al descenso de la S.D. Ciudad de Santiago por no satisfacer las deudas contraídas con sus jugadores, y ser el club coruñés invitado a ocupar la plaza libre que dejan estos por ser el mejor conjunto gallego que no obtiene el ascenso, invitación que es aceptada de inmediato.

El Montañeros C.F. Banco Gallego debuta en Segunda División B en la campaña 09/10 dentro del Grupo I junto a clubs gallegos, vascos, navarros y castellano-leoneses, empleando como terreno de juego el Complejo Deportivo de Elvira, un recinto más apropiado para la nueva categoría que ocupa. Para ello cuenta con una plantilla profesionalizada que no defrauda a nadie y que en gran parte del campeonato se convierte en revelación, descendiendo un tanto sus prestaciones en el tramo final del que resultan décimos con 49 puntos en su casillero y consiguiendo la permanencia.

2010 – 2020

Para la sesión 10/11, el madrileño Abraham García Aliaga será el encargado de dirigir al equipo. El proyecto coruñés es atractivo y en el futuro se pretende aumentar su masa social y atraer a más aficionados con el ánimo de convertirse en el segundo club de la ciudad y sirva de paso para dar salida a todas aquellas promesas que no tienen cabida en el primer club de A Coruña, entidad que hasta el momento monopoliza en gran medida a toda la afición coruñesa.

La segunda temporada consecutiva en el tercer nivel en nada se parece a la anterior, salvo que se consigue la permanencia, verdadero objetivo del club coruñés. Tras un inicio irregular al final se pasa por problemas que hacen temer su continuidad, solventándose todo afortunadamente en los últimos encuentros.

La edición 11/12 significa su despedida de la categoría y posteriormente de la competición, puesto que la frágil economía del conjunto coruñés obliga a tomar una muy seria decisión. En el transcurso del campeonato, la participación del club es digna dado que, a pesar de sus limitaciones y el cambio de entrenador a mitad de temporada en la que José Ramón González sustituye a Abraham García, se da la cara en todo momento y lucha por abandonar los puestos comprometidos. La fortuna no le alcanza pese al esfuerzo y al final concluyen decimoctavos. Una vez perdida la categoría, la directiva coruñesa plantea la continuidad de su primera plantilla al no contar con el apoyo financiero de su principal promotor, el Banco Gallego, decidiendo suprimir el equipo senior y renunciando a su participación en Tercera División donde tenía plaza, concentrando su actividad en labores formativas de categorías inferiores.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

BIBLIOGRAFÍA:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,