Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

titular AD Merida

 

escudo AD Merida

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Asociación Deportiva Mérida, S.A.D.
  • Ciudad: Mérida
  • Provincia: Badajoz
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: 19 de febrero de 2013
  • Fecha de federación: junio de 2013

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Mérida Asociación Deportiva (2013-2015)
  • Asociación Deportiva Mérida, S.A.D. (2015-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2014/15

 

ESTADIO:

estadio Romano

  • Nombre: Estadio Romano
  • Año de inauguración: 1953 (remozado en 1995)
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal (1953-1997)
  • Estadio Romano José Fouto (1997-2000)
  • Estadio Romano (2000-)
  • Capacidad: 14.600 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Romano (2013-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Merida AD

ESCUDOS:

escudos AD Merida

UNIFORMES:

uniformes AD Merida

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La bimilenaria ciudad de Mérida, convertida desde hace escasas décadas en capital regional, fue una de las primeras localidades extremeñas en desarrollar el fútbol como actividad deportiva, una moda que estaba causando una gran sensación en los círculos más elitistas del país y que, desde los Campeonatos de Madrid iniciados en 1903, cada vez contaba con más seguidores. El primer club organizado en la ciudad surge a finales de 1912 cuando, presidido por Juan Casillas y con Francisco Baena como vicepresidente, se constituye el día 28 de diciembre la Sociedad Sportiva Emeritense. La entidad contará con un terreno de juego situado en la carretera de Madrid, el denominado Campo de La Antigua, vistiendo camisa blanca con pantalón negro, pero los avatares de la época y la falta de afición sumirán al club en una situación insostenible que provocará su pronta desaparición.

No será hasta finales de década cuando el fútbol vuelve a recuperarse, en esta ocasión gracias a la iniciativa privada y sobre todo a la militar, institución la cual con sus métodos y doctrina castrense empleará esta disciplina deportiva como vía idónea para mantener en forma a la tropa.

En 1919 el Gobierno establece en esta plaza un destacamento militar, el denominado 2º Regimiento Pesado de Artillería -1º a partir de 1926-, cuyos soldados de reemplazo son mayoritariamente de origen catalán, aunque también los hay valencianos. Estos, con un arraigo futbolístico ya importante en su tierra desde hace años donde existen clubs que atraen a grandes masas de aficionados, practican iniciado 1920 este deporte con asiduidad en su nueva tierra de asilo surgiendo, dada la lengua que les identifica, el denominado Club Catalanes, embrión que se nutrirá de efectivos captados en el cuartel.

La amplia relación de destacados dirigentes militares con la sociedad civil local y la necesidad que tiene ésta en disponer de un club donde se practiquen varias disciplinas deportivas, fructifica a principios de 1921 con la constitución del Emérita Foot-ball Club, una entidad que practicará de forma destacada fútbol, pero que también abrazará actividades como la hípica -de gran seguimiento entre los militares-, y lawn-tennis, un deporte igualmente elitista. La peculiaridad de esta sociedad, presidida por el militar Juan Bohoyo e impulsada por el teniente Juan García Pina, es que tiene dos equipos de fútbol: una rama exclusivamente militar formada por soldados de reemplazo predominantemente de origen catalán, el denominado Emérita F.C. Militar o Los Catalanes y; una segunda rama formada por jugadores locales, el Emérita F.C., conjunto este que en muchas ocasiones emplea a soldados en sus filas para salir reforzado en contiendas con conjuntos de otras localidades vecinas.

Paralelamente a estos hechos y desde el punto de vista civil, la ciudad cuenta desde 1920 con otra sociedad, el España Foot-ball Club, entidad en la cual los hermanos Canónico son su alma mater y que rivalizan desde su origen con los distintos equipos del Emerita F.C. La mayor fortaleza de los militares provocará que estos no prosperen y acaben integrándose tras el verano de 1923 dentro de la estructura del Emérita F.C., mientras que en la localidad sobrevivirá otro club nacido en 1921, el Club M.Z.A., dependiente de la compañía ferroviaria Madrid-Zaragoza-Alicante que tiene intereses en la ciudad tras anexionarse la explotación de la línea Mérida-Sevilla y que en 1925 todavía se mantiene en activo.

A principios de los años veinte Extremadura es una de las pocas regiones que carece de federación de fútbol propia a pesar de contar con importantes clubs. Los enfrentamientos entre las diversas sociedades balompédicas de la región son abundantes, pero también frente a clubs andaluces, castellanos y algunos procedentes de la vecina Portugal, siendo el C.D. Cacereño pionero a la hora de ingresar en una federación, en este caso en concreto la Federación Regional Centro. Las largas distancias, las quejas de los clubs y el elevado coste propician que desde Don Benito nazca el 24 de septiembre de 1924 la Federación Regional Extremeña de Clubs de Foot-ball con sede en la localidad pacense, organismo que a partir de la fecha regirá los destinos del fútbol regional. La idea es auto-gestionarse y, tras un conveniente tiempo de preparación, organizan el primer campeonato oficial durante la campaña 25/26.

El Emérita F.C., la primera fuerza futbolística local, queda encuadrado en Primera Categoría, siendo cuarto clasificado de un total de cinco participantes. El conjunto emeritense, que viste camisa granate con pantalón negro, pasa las tres siguientes temporadas, 26/27, 27/28 y 28/29 en el Grupo B de Primera Categoría, ascendiendo al Grupo A en esta última y viendo desde lejos la supremacía regional de los clubs de Badajoz ciudad y Don Benito. El reestreno en la élite extremeña durante la temporada 29/30 lo efectúa con cambio de nombre y uniforme, pasando por decisión de sus socios a denominarse Club Deportivo Emérita vistiendo camisa blanca con pantalón negro.

Iniciados los años treinta el C.D. Emérita se convierte en una de las principales sociedades extremeñas. La cantera local empieza a dar frutos y la contratación de forasteros aporta lo que no se encuentra en casa. A finales de 1931 estalla el asunto del Club Recreativo de Huelva, expulsado de la Federación Regional Sur, negociando la Federación Española con la Extremeña una ampliación geográfica que posibilite la adhesión de la provincia de Huelva y sus clubs, concretándose tal acuerdo el 30 de octubre de 1932 con el cambio de nombre de la Extremeña a Federación Regional de Fútbol del Oeste. La refundada federación, la cual amplía su área de influencia y el números de clubs asociados, organiza dos sectores: uno extremeño y otro onubense, disputándose los vencedores respectivos de ambos el campeonato federativo, título que va a las vitrinas del Onuba F.C. en las tres campañas que permanece en activo esta federación -32/33, 33/34 y 34/35-.

El C.D. Emérita alcanza su cénit deportivo en la temporada 32/33 cuando se proclama Campeón de la Liga regular del sector extremeño, pero los grandes dispendios ocasionados para mantener tal plantilla -entre la cual se distinguen un buen número de forasteros-, al final le pasan factura y en la sesión 33/34, sin dinero siquiera para poder desplazarse, se da de baja en la Federación Extremeña.

Pasado un año de recuperación y, dada por la afición al fútbol, el club reaparece en 1934 con el nombre de Emérita Foot-ball Club, compitiendo nuevamente en Primera Categoría durante la campaña 34/35 y recuperando la antigua camisa granate. En 1935 los clubs onubenses se reincorporan a la Federación Regional Sur tras apaciguarse la polémica que llevó al principal club de la capital onubense a provocar una escisión, recuperando la Federación Extremeña su antiguo nombre además de ámbito natural geográfico. No es el único cambio que se da y el Emérita F.C. adopta la denominación de Sociedad Deportiva Emeritense, permutando la camisa roja por una blanca bajo la directiva que preside Manuel Díaz Marta sin mayor novedad hasta que les sorprenda la Guerra Civil en 1936.

Concluida esta, en 1939 Baldomero Díaz de Entresoto reorganiza el club y gracias a su intervención la ciudad cuenta de nuevo con fútbol tras tres durísimos años en los cuales la población sufre demasiado y el deporte, salvo algunos encuentros llevados a cabo por equipos militares, es una tarea totalmente secundaria. Son tiempos de crisis, la posguerra es francamente terrible y la mayoría de los campos de juego aparecen bien semidestrozados, bien arruinados, siendo pocos los clubs extremeños que pueden competir en condiciones dignas. En 1942, a instancias de la FEF, se comunica a la Federación Regional Sur que acoja en su seno a los clubs extremeños interesados con el ánimo de prestarles alojamiento provisionalmente ofreciéndoles una competición en la que puedan hacer vida propia mientras se recupera el fútbol en la región. Con esta medida el resto de los clubs no reorganizados se encontrarán poco a poco en disposición de competir con un mínimo de garantías, al igual que aquellas localidades sin sociedad de fútbol tiempo tendrán para constituir al menos una.

Esta situación perdura hasta 1950, año en el que resurge la Federación Extremeña de Fútbol. Paralelamente a estos hechos, la S.D. Emeritense iniciados los años cuarenta empieza a incorporar nuevamente jugadores forasteros en sus filas y por fin materializa un viejo sueño cual es entrar en Categoría Nacional con ocasión del relanzamiento de la Tercera División que la FEF realiza durante 1943 en beneficio de los clubs modestos. En ella permanece cuatro temporadas consecutivas compitiendo frente a sociedades extremeñas, castellanas, andaluzas y manchegas, desde la edición 43/44 a la 46/47, con resultados deportivos muy negativos tras los cuales desciende a Primera Regional. Su presencia en esta categoría apenas dura un par de sesiones y al término de la 48/49 asciende a Tercera División donde iniciará un fructífero periodo de casi dos décadas consecutivas en la división de bronce.

El reestreno durante la campaña 49/50 es duro al ser decimosexto, puesto que le obliga a jugar una Promoción de Permanencia en la que se salva por los pelos en los despachos del descenso gracias a la reimplantación de la Federación Extremeña donde encuentra hueco en cuanto había perdido su plaza deportivamente al ser cuarto.

Iniciada la década de los años cincuenta, la S.D. Emeritense es un club que va a más y que progresivamente va tomando protagonismo dentro de su grupo. De este modo durante las campañas 51/52 y 53/54 es ya cuarto clasificado, consiguiendo en la edición 54/55 ser subcampeón de Liga. Este puesto le permite disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División, siendo cuarto de un grupo de seis clubs en el que tan solo asciende el Campeón, Cádiz C.F.

Mérida vive durante los años cincuenta una gran pasión por el fútbol. En estos tiempos se inaugura el 23 de mayo de 1953 el flamante Estadio Municipal -más funcional y acorde a los tiempos que corren-, dejando el titular el uso del Campo de La Antigua y se constituyen nuevas sociedades, como el C.F. Imperio, nacido el 3 de mayo de 1955 -y que en la actualidad se denomina Imperio de Mérida Club Polideportivo-, el C.D. San José del F.J. que vestía camisa azulgrana con pantalón negro, el Atlético San José, el C.D. El Calvario, el C.D. Real Móvil ó el C.D. H.O.A.C., vinculado a Acción Católica.

Durante los años sesenta la S.D. Emeritense irá cambiando de grupo dentro de los campeonatos de Tercera División, sobre todo en el último tercio, debido fundamentalmente a las constantes reformas y reestructuraciones que padece la categoría, haciendo que tan pronto compita con clubs extremeños como con castellanos, andaluces, norteafricanos o castellano-manchegos.

A pesar de todo ello se muestra bastante fuerte y aunque nunca dispone de opciones reales de ascenso, sin duda se caracteriza por su aguante en tan difícil división y por su instinto de supervivencia. Dentro de los hechos sociales, destaca el cambio de nombre que sufre la entidad el 23 de abril de 1966, fecha en la cual bajo la presidencia de Paco Álvarez Benito cambia a Mérida Industrial Club de Fútbol gracias a la fuerte inversión que recibe la sociedad de parte del entramado industrial local.

Como ya sucediera en la década anterior, en los sesenta Mérida sigue aportando numerosos clubs de corta trayectoria, quedando en la memoria entidades como: el C.D. Balompédica Aragón, el C.D. Betis Emeritense, el C.F. Productores, el C.F. Radio, la Ag.D. Renfe ó el C.D. Ximen entre otros.

El inicio de los años setenta es desesperanzador pues se desciende a Regional Preferente, recuperándose la categoría a mitad de década. El Mérida Industrial C.F. participa en grupos que van variando en su aspecto geográfico, alcanzando sorprendentemente el Campeonato en la sesión 79/80 tras veintidós victorias, catorce empates y tan solo cuatro derrotas. Este inesperado y no por ello inmerecido puesto le proporciona el ascenso a Segunda División B de forma inmediata, todo ello bajo la presidencia de un joven de veintiséis años llamado José Fouto Carvajal, pieza clave para el futuro del conjunto romano. Durante la temporada 80/81 estrenan década y categoría, siendo breve su estancia en Segunda División B tras una mala campaña en la que finalizan decimoctavos, con diez victorias y nueve empates, a tan solo tres puntos de la permanencia.

Tras el descenso no cesan en su empeño de volver a la categoría recién abandonada y configuran plantillas con esta pretensión, resultando sus intentos baldíos hasta años después. En el verano de 1985 la entidad cambia nuevamente de nombre y pasa a ser conocida como Mérida Club Polideportivo, nombre con el que conseguirán ascender a Segunda División B al término de la temporada 88/89.

Pero si algo distingue a su presidente, José Fouto, es el ánimo de mejorar y en la temporada 90/91 tiene una inmejorable ocasión con motivo de la reorganización del sistema competitivo, sistema que concede la oportunidad de ascender a los cuatro primeros clasificados. Tras ser cuarto clasificado en Liga, el Mérida C.P. aprovecha la ocasión que le presenta la Promoción de Ascenso y consigue comandar su grupo eliminando a: Barcelona Atlético, Club Atlético Osasuna Promesas y C.D. Lugo, liderato que le da un histórico ascenso a la categoría de plata.

La temporada 91/92 es la del debut en Segunda División A. Con un equipo reforzado en todas sus líneas es capaz de finalizar séptimo y aguantar la primera acometida. En 1992 emprende el proceso de conversión en Sociedad Anónima Deportiva, culminado satisfactoriamente con un capital social de 87 millones de pesetas el dia 1 de julio con cambio de nombre incluido, Club Polideportivo Mérida, S.A.D. y que deportivamente se salda con el noveno puesto, repitiendo en la campaña 93/94. La sesión 94/95 es una de las más recordadas de su historia pues es en la que consigue el primer ascenso a Primera División. El conjunto pecholata con veintitrés victorias, diez empates y tan solo cinco derrotas fundamentadas en su gran defensa alcanza el liderato ante la sorpresa de muchos y alcanza el merecido alirón con bastante holgura respecto a sus perseguidores.

Para poder afrontar el reto de militar en la categoría de élite del fútbol nacional, se decide aumentar la capacidad y acondicionar el Estadio Municipal, inyectando la Junta de Extremadura una fuerte cantidad económica con la cual se levantan las gradas de los dos fondos y se mejoran las gradas existentes duplicando el aforo y variando por completo la fisonomía. El C.P. Mérida es el segundo conjunto extremeño en participar en Primera División y durante su debut de la campaña 95/96 lamentablemente no consigue salvar la categoría pues es vigésimo primero con diez victorias y doce empates, a cuatro puntos de la permanencia. Entre la plantilla destacan jugadores como: Leal, Monparlet, Monreal, Luis Sierra, Correa, Reyes, Urbano, Prieto, Quique Martín y Sinval.

Lejos de amilanarse, la campaña 96/97 en Segunda División A significa un nuevo ascenso. El conjunto pecholata hace vibrar nuevamente a su afición y tras conseguir veintiuna victorias y nueve empates se proclama Campeón de la mano del técnico Jorge D’Alessandro. Es un nuevo éxito para José Fouto y de inmediato se emprende el fichaje de jugadores de prestigio como ”Mono” Montoya, Pablo Alfaro, De los Santos, Ruano, Pirri, Juan Sabas, Biagini y Gabrich.

Su segunda estancia en Primera División, temporada 97/98, resulta deportivamente igual de amarga que la anterior, pues el objetivo de la permanencia se escapa por muy poco, cuatro puntos, quedando la Promoción de Permanencia a tan solo uno. Decimonoveno en Liga con nueve victorias y doce empates, su escaso bagaje de puntos le condena al descenso de categoría. El retorno a Segunda División significa la pérdida de gran parte de su masa social que solía acudir al estadio y ya en la temporada 98/99 los grandes problemas económicos empiezan a surgir.

El paso por la división de honor ha costado un precio excesivo para las arcas del club, invirtiéndose grandes sumas de dinero en jugadores que no han logrado mantener la categoría y que han requerido mucho esfuerzo por parte de todos. Las deudas empiezan a dispararse y se buscan créditos para sufragarlas, abriéndose una etapa en la cual la continuidad de la institución plantea muchas dudas respecto al futuro más inmediato. Deportivamente se finaliza décimo en Liga, mejorando en la campaña 99/00 en la que es sexto quedando a tan sólo tres puntos del ascenso a Primera División. Todo un espejismo. Paradójicamente esta es su última temporada en vida.

El 31 de julio de 2000, el club es descendido administrativamente a Segunda División B al no poder hacer frente a una deuda con su plantilla de 180 millones de pesetas, la punta de iceberg de una deuda acumulada que se aproxima a los dos mil millones de pesetas. Ni ayuntamiento ni entidades privadas quieren asumir el pago de tal cantidad, con lo cual el C.P. Mérida, SAD tiene las horas contadas y cesa su actividad el 1 de septiembre. Años después, varios de sus dirigentes mantienen serios litigios legales con la justicia.

Tan tremenda noticia causa un gran desasosiego en el aficionado quien se ve desprovisto de su club de siempre, pero el fútbol emeritense no concluye aquí puesto que la directiva pecholata, viendo lo que podía y al final acabó pasando, decide previamente a su desaparición desvincular el 31 de agosto a su club filial para evitar que su óbito lo arrastre también.

El sustituto natural del C.P. Mérida SAD es el Mérida Promesas U.D., una sociedad constituida en junio de 1989 como Unión Deportiva Augusta Emérita fruto de la fusión realizada entre dos entidades nacidas pocos años antes, el C.F. Los Milagros -de 1978-, y el Santa Eulalia de Mérida C.F. -constituido en 1982 como Club AA.VV. Santa Eulalia-. En 1990, la imperiosa necesidad del por entonces Mérida C.P. a la hora de contar con un filial en el cual poder foguear a jóvenes promesas que sirvieran en un corto espacio de tiempo para su primera plantilla, había llevado a dicho club a firmar un convenio de filiación por el cual adoptó el nuevo nombre de Mérida Promesas U.D., ascendiendo rápidamente hasta la Tercera División recién concluida la temporada 90/91.

En esta categoría escalará rápidamente, disputando su primera Promoción de Ascenso a Segunda División B en la campaña 93/94 tras ser tercero en Liga. No conseguirá el premio al ser tercero, pero en las temporadas 95/96 y 97/98 tendrá nuevas oportunidades resultando igualmente tercero. Convertido en un candidato al título durante el segundo lustro de los años noventa, en la campaña 98/99 será cuarto y Campeón de Liga en la edición 99/00. Desvinculado a finales de agosto del año 2000 del endeudado y herido de muerte Mérida C.P., tras diez años de respetuosa filiación sin llegar nunca a ser equipo dependiente del primer club deportivo de la ciudad, el Mérida Promesas U.D. toma a partir del 1 de septiembre el relevo natural de los pecholatas y se convierte en el referente donde los aficionados se vuelcan, conscientes de que las cosas no serán como antes, pero que esta sociedad es su futuro. Participante durante la temporada 00/01 en el Grupo XIV de Tercera División, al final del curso queda Campeón, consiguiendo el ascenso a Segunda División B al imponerse en la Promoción de Ascenso a: Atlético Sanluqueño C.F., Torredonjimeno C.F. y C.D. Quintanar del Rey.

Durante el verano de 2001 el club adopta el nombre de Unión Deportiva Mérida, siendo sorprendentemente cuarto en su grupo y accediendo a la Promoción de Ascenso a Segunda División A, fase donde es colista superado por S.D. Compostela, Valencia C.F. “B” y F.C. Barcelona “B”. En esta categoría se mantendrá hasta la campaña 03/04, accediendo a la presidencia José Fouto Galván el 18 de junio de 2004, hijo del reconocido benefactor emeritense de las décadas anteriores. Con él al frente, se es Campeón de Liga en la campaña 04/05 bajo la dirección de Andrés Tébar, consiguiendo jugar la Promoción de Ascenso y obtener el éxito al superar en Semifinales a la Real Balompédica Linense: 2-1 en la localidad gaditana y 1-0 en casa; y al C.D. Roquetas en la Final: 1-3 en la localidad almeriense y derrota 0-1 en casa.

En 2005 cambia a Mérida Unión Deportiva, iniciando una breve estancia en el tercer nivel nacional donde concluirá noveno en la temporada 05/06, decimoquinto en la edición 06/07 y cuarto en la campaña 07/08 disputando la Promoción de Ascenso a Segunda División A donde es eliminado en Semifinales por la S.D. Ponferradina: 1-2 en casa y empate 1-1 en la localidad berciana. En la temporada 08/09, tras ser séptimo en Liga, es descendido administrativamente a Tercera División por imagos a la plantilla debiéndose más de cuatrocientos mil euros, iniciándose una nueva y preocupante crisis que se resuelve eligiéndose una junta gestora con Antonio Higuero al frente.

El 28 de enero de 2010 el club se acoge a la Ley Concursal para solventar su viabilidad, concluyendo la plantilla en el quinto puesto dirigida por Bernardo Plaza, posición que se repite en la temporada 10/11 mientras en la edición 11/12 es octavo. En el verano de 2012 se hace con el mando del club el Grupo Abeto, hasta entonces patrocinador bajo la presidencia de Daniel Martín y los vicepresidentes José Martín y Miguel Ángel Redondo, una empresa de servicios integrados cuyos dirigentes apuestan por rescatar la entidad, no para solventar sus deudas, cuantiosas e inasumibles, sino para arrancar un nuevo proyecto partiendo de las ruinas de una sociedad deportiva que se tambalea.

El plan es no hacer frente a los pagos estipulados en el Concurso de Acreedores y liquidar el club para, una vez extinguido, quedarse mediante subasta los derechos federativos sobre la plaza que disfruta en Tercera División y así, libre de cargas, empezar desde cero.

HISTORIA DEL CLUB:

2013 – 2020

La fase de liquidación del Concurso de Acreedores arranca el 20 de noviembre de 2012 por orden judicial concluyendo el 8 de mayo de 2013 cuando en el auto dictado por el Juzgado nº1 de lo Mercantil de Badajoz se decreta la disolución de la entidad. Tal y como se preveía desde meses atrás, cumpliéndose a rajatabla lo programado por los dirigentes del Grupo Abeto y sus asesores, en dicha última fecha la totalidad de los bienes muebles que componen la masa activa compuesta por diverso material deportivo, trofeos y material de oficina, además de los preciados derechos federativos -plaza en Tercera División- del Mérida U.D. son adjudicados al Club Deportivo Básico Asociación Deportiva Mérida, club constituido el 19 de febrero de 2013 e inscrito en el Registro General de Entidades Deportivas de Extremadura el 25 de febrero, por una tasación de treinta y siete mil quinientos euros.

La sentencia judicial permite al Mérida U.D. terminar la temporada 12/13 en plena liquidación concluyendo en sexto puesto y convirtiéndose el C.D.B. Asociación Deportiva Mérida en su sustituto, entidad que en la edición 13/14 inscribirá a su primera plantilla como Mérida Asociación Deportiva siendo desde entonces la principal sociedad deportiva de la ciudad.

El Mérida A.D. empieza su singladura con Daniel Martín en la presidencia y su primo José Martín en la vicepresidencia formando un tándem que apuesta por la continuidad, siendo el técnico Bernardo Plaza quien dirige a la plantilla de la temporada de debut 13/14 cosechando un buen número de puntos y manteniendo la imbatibilidad hasta las últimas jornadas para cerrar el torneo como subcampeón tras el C.F. Villanovense. Clasificado para disputar la Promoción de Ascenso, en esta fase superan en Cuartos al Real Ávila C.F.: 0-1 en la capital castellana y 2-0 en casa; haciendo lo propio en Semifinales ante la A.D. San Juan: 0-1 en Pamplona y 1-1 en casa. En la Final no pueden con la U.P. Langreo: 0-0 en casa y derrota por 1-0 en la localidad asturiana.

En la campaña 14/15 se contrata al técnico Ángel Alcázar, reforzándose la plantilla con nuevos jugadores que mejoran el nivel de la anterior proclamándose Campeones del Grupo XIV extremeño. En la Promoción de Ascenso disputan la Eliminatoria de Campeones ante el primer clasificado cántabro, el C.D. Laredo, empatando en casa 0-0 e imponiéndose 1-2 en la vuelta, resultados con los que obtiene el pase al tercer nivel nacional. Ya en Segunda División B, el 10 de marzo de 2015 en junta general de socios se decide iniciar el proceso de conversión en Sociedad Anónima Deportiva con miras a poder disputar en un futuro no muy lejano dentro del fútbol profesional. Tras cubrir los 60.101 euros exigidos como capital mínimo por el CSD y repartido el paquete accionarial entre los socios conformantes de la junta directiva formada por representantes del Grupo Abeto, culmina el proceso de transformación el 31 de julio de 2015 pasando a ser desde entonces Asociación Deportiva Mérida, S.A.D.

Texto: Vicent Masià © 2015

Última actualización: 2015

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia del C.P. Mérida S.A.D.: 1912-1997. Ángel Soriano Plaza. Editorial C.P. Mérida S.A.D. (1997).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.elperiodicoextremadura.com Diario.
  • www.hoy.es Diario.

 

ENLACES EXTERNOS:

 

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular Merida UD

 

escudo Merida UD

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Mérida Unión Deportiva
  • Ciudad: Mérida
  • Provincia: Badajoz
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: junio de 1989
  • Fecha de federación: junio de 1989

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva Augusta Emérita (1989-1990)
  • Mérida Promesas Unión Deportiva (1990-2000)
  • Unión Deportiva Mérida (2001-2005)
  • Mérida Unión Deportiva (2005-2013)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Tercera División:

  • 1999/00
  • 2004/05

 

ESTADIO:

estadio Romano Jose Fouto

  • Nombre: Estadio Romano
  • Año de inauguración: 1953 (remozado en 1995)
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal (1953-1997)
  • Estadio Romano José Fouto (1997-2000)
  • Estadio Romano (2000-)
  • Capacidad: 14.600 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Romano (1989-2013)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Merida UD

ESCUDOS:

escudos Merida UD

UNIFORMES:

uniformes Merida UD

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La bimilenaria ciudad de Mérida, convertida desde hace escasas décadas en capital regional, fue una de las primeras localidades extremeñas en desarrollar el fútbol como actividad deportiva, una moda que estaba causando una gran sensación en los círculos más elitistas del país y que, desde los Campeonatos de Madrid iniciados en 1903, cada vez contaba con más seguidores. El primer club organizado en la ciudad surge a finales de 1912 cuando, presidido por Juan Casillas y con Francisco Baena como vicepresidente, se constituye el día 28 de diciembre la Sociedad Sportiva Emeritense. La entidad contará con un terreno de juego situado en la carretera de Madrid, el denominado Campo de La Antigua, vistiendo camisa blanca con pantalón negro, pero los avatares de la época y la falta de afición sumirán al club en una situación insostenible que provocará su pronta desaparición.

No será hasta finales de década cuando el fútbol vuelve a recuperarse, en esta ocasión gracias a la iniciativa privada y sobre todo a la militar, institución la cual con sus métodos y doctrina castrense empleará esta disciplina deportiva como vía idónea para mantener en forma a la tropa.

En 1919 el Gobierno establece en esta plaza un destacamento militar, el denominado 2º Regimiento Pesado de Artillería -1º a partir de 1926-, cuyos soldados de reemplazo son mayoritariamente de origen catalán, aunque también los hay valencianos. Estos, con un arraigo futbolístico ya importante en su tierra desde hace años donde existen clubs que atraen a grandes masas de aficionados, practican iniciado 1920 este deporte con asiduidad en su nueva tierra de asilo surgiendo, dada la lengua que les identifica, el denominado Club Catalanes, embrión que se nutrirá de efectivos captados en el cuartel.

La amplia relación de destacados dirigentes militares con la sociedad civil local y la necesidad que tiene ésta en disponer de un club donde se practiquen varias disciplinas deportivas, fructifica a principios de 1921 con la constitución del Emérita Foot-ball Club, una entidad que practicará de forma destacada fútbol, pero que también abrazará actividades como la hípica -de gran seguimiento entre los militares-, y lawn-tennis, un deporte igualmente elitista. La peculiaridad de esta sociedad, presidida por el militar Juan Bohoyo e impulsada por el teniente Juan García Pina, es que tiene dos equipos de fútbol: una rama exclusivamente militar formada por soldados de reemplazo predominantemente de origen catalán, el denominado Emérita F.C. Militar o Los Catalanes y; una segunda rama formada por jugadores locales, el Emérita F.C., conjunto este que en muchas ocasiones emplea a soldados en sus filas para salir reforzado en contiendas con conjuntos de otras localidades vecinas.

Paralelamente a estos hechos y desde el punto de vista civil, la ciudad cuenta desde 1920 con otra sociedad, el España Foot-ball Club, entidad en la cual los hermanos Canónico son su alma mater y que rivalizan desde su origen con los distintos equipos del Emerita F.C. La mayor fortaleza de los militares provocará que estos no prosperen y acaben integrándose tras el verano de 1923 dentro de la estructura del Emérita F.C., mientras que en la localidad sobrevivirá otro club nacido en 1921, el Club M.Z.A., dependiente de la compañía ferroviaria Madrid-Zaragoza-Alicante que tiene intereses en la ciudad tras anexionarse la explotación de la línea Mérida-Sevilla y que en 1925 todavía se mantiene en activo.

A principios de los años veinte Extremadura es una de las pocas regiones que carece de federación de fútbol propia a pesar de contar con importantes clubs. Los enfrentamientos entre las diversas sociedades balompédicas de la región son abundantes, pero también frente a clubs andaluces, castellanos y algunos procedentes de la vecina Portugal, siendo el C.D. Cacereño pionero a la hora de ingresar en una federación, en este caso en concreto la Federación Regional Centro. Las largas distancias, las quejas de los clubs y el elevado coste propician que desde Don Benito nazca el 24 de septiembre de 1924 la Federación Regional Extremeña de Clubs de Foot-ball con sede en la localidad pacense, organismo que a partir de la fecha regirá los destinos del fútbol regional. La idea es auto-gestionarse y, tras un conveniente tiempo de preparación, organizan el primer campeonato oficial durante la campaña 25/26.

El Emérita F.C., la primera fuerza futbolística local, queda encuadrado en Primera Categoría, siendo cuarto clasificado de un total de cinco participantes. El conjunto emeritense, que viste camisa granate con pantalón negro, pasa las tres siguientes temporadas, 26/27, 27/28 y 28/29 en el Grupo B de Primera Categoría, ascendiendo al Grupo A en esta última y viendo desde lejos la supremacía regional de los clubs de Badajoz ciudad y Don Benito. El reestreno en la élite extremeña durante la temporada 29/30 lo efectúa con cambio de nombre y uniforme, pasando por decisión de sus socios a denominarse Club Deportivo Emérita vistiendo camisa blanca con pantalón negro.

Iniciados los años treinta el C.D. Emérita se convierte en una de las principales sociedades extremeñas. La cantera local empieza a dar frutos y la contratación de forasteros aporta lo que no se encuentra en casa. A finales de 1931 estalla el asunto del Club Recreativo de Huelva, expulsado de la Federación Regional Sur, negociando la Federación Española con la Extremeña una ampliación geográfica que posibilite la adhesión de la provincia de Huelva y sus clubs, concretándose tal acuerdo el 30 de octubre de 1932 con el cambio de nombre de la Extremeña a Federación Regional de Fútbol del Oeste. La refundada federación, la cual amplía su área de influencia y el números de clubs asociados, organiza dos sectores: uno extremeño y otro onubense, disputándose los vencedores respectivos de ambos el campeonato federativo, título que va a las vitrinas del Onuba F.C. en las tres campañas que permanece en activo esta federación -32/33, 33/34 y 34/35-.

El C.D. Emérita alcanza su cénit deportivo en la temporada 32/33 cuando se proclama Campeón de la Liga regular del sector extremeño, pero los grandes dispendios ocasionados para mantener tal plantilla -entre la cual se distinguen un buen número de forasteros-, al final le pasan factura y en la sesión 33/34, sin dinero siquiera para poder desplazarse, se da de baja en la Federación Extremeña.

Pasado un año de recuperación y, dada por la afición al fútbol, el club reaparece en 1934 con el nombre de Emérita Foot-ball Club, compitiendo nuevamente en Primera Categoría durante la campaña 34/35 y recuperando la antigua camisa granate. En 1935 los clubs onubenses se reincorporan a la Federación Regional Sur tras apaciguarse la polémica que llevó al principal club de la capital onubense a provocar una escisión, recuperando la Federación Extremeña su antiguo nombre además de ámbito natural geográfico. No es el único cambio que se da y el Emérita F.C. adopta la denominación de Sociedad Deportiva Emeritense, permutando la camisa roja por una blanca bajo la directiva que preside Manuel Díaz Marta sin mayor novedad hasta que les sorprenda la Guerra Civil en 1936.

Concluida esta, en 1939 Baldomero Díaz de Entresoto reorganiza el club y gracias a su intervención la ciudad cuenta de nuevo con fútbol tras tres durísimos años en los cuales la población sufre demasiado y el deporte, salvo algunos encuentros llevados a cabo por equipos militares, es una tarea totalmente secundaria. Son tiempos de crisis, la posguerra es francamente terrible y la mayoría de los campos de juego aparecen bien semidestrozados, bien arruinados, siendo pocos los clubs extremeños que pueden competir en condiciones dignas. En 1942, a instancias de la FEF, se comunica a la Federación Regional Sur que acoja en su seno a los clubs extremeños interesados con el ánimo de prestarles alojamiento provisionalmente ofreciéndoles una competición en la que puedan hacer vida propia mientras se recupera el fútbol en la región. Con esta medida el resto de los clubs no reorganizados se encontrarán poco a poco en disposición de competir con un mínimo de garantías, al igual que aquellas localidades sin sociedad de fútbol tiempo tendrán para constituir al menos una.

Esta situación perdura hasta 1950, año en el que resurge la Federación Extremeña de Fútbol. Paralelamente a estos hechos, la S.D. Emeritense iniciados los años cuarenta empieza a incorporar nuevamente jugadores forasteros en sus filas y por fin materializa un viejo sueño cual es entrar en Categoría Nacional con ocasión del relanzamiento de la Tercera División que la FEF realiza durante 1943 en beneficio de los clubs modestos. En ella permanece cuatro temporadas consecutivas compitiendo frente a sociedades extremeñas, castellanas, andaluzas y manchegas, desde la edición 43/44 a la 46/47, con resultados deportivos muy negativos tras los cuales desciende a Primera Regional. Su presencia en esta categoría apenas dura un par de sesiones y al término de la 48/49 asciende a Tercera División donde iniciará un fructífero periodo de casi dos décadas consecutivas en la división de bronce.

El reestreno durante la campaña 49/50 es duro al ser decimosexto, puesto que le obliga a jugar una Promoción de Permanencia en la que se salva por los pelos en los despachos del descenso gracias a la reimplantación de la Federación Extremeña donde encuentra hueco en cuanto había perdido su plaza deportivamente al ser cuarto.

Iniciada la década de los años cincuenta, la S.D. Emeritense es un club que va a más y que progresivamente va tomando protagonismo dentro de su grupo. De este modo durante las campañas 51/52 y 53/54 es ya cuarto clasificado, consiguiendo en la edición 54/55 ser subcampeón de Liga. Este puesto le permite disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División, siendo cuarto de un grupo de seis clubs en el que tan solo asciende el Campeón, Cádiz C.F.

Mérida vive durante los años cincuenta una gran pasión por el fútbol. En estos tiempos se inaugura el 23 de mayo de 1953 el flamante Estadio Municipal -más funcional y acorde a los tiempos que corren-, dejando el titular el uso del Campo de La Antigua y se constituyen nuevas sociedades, como el C.F. Imperio, nacido el 3 de mayo de 1955 -y que en la actualidad se denomina Imperio de Mérida Club Polideportivo-, el C.D. San José del F.J. que vestía camisa azulgrana con pantalón negro, el Atlético San José, el C.D. El Calvario, el C.D. Real Móvil ó el C.D. H.O.A.C., vinculado a Acción Católica.

Durante los años sesenta la S.D. Emeritense irá cambiando de grupo dentro de los campeonatos de Tercera División, sobre todo en el último tercio, debido fundamentalmente a las constantes reformas y reestructuraciones que padece la categoría, haciendo que tan pronto compita con clubs extremeños como con castellanos, andaluces, norteafricanos o castellano-manchegos.

A pesar de todo ello se muestra bastante fuerte y aunque nunca dispone de opciones reales de ascenso, sin duda se caracteriza por su aguante en tan difícil división y por su instinto de supervivencia. Dentro de los hechos sociales, destaca el cambio de nombre que sufre la entidad el 23 de abril de 1966, fecha en la cual bajo la presidencia de Paco Álvarez Benito cambia a Mérida Industrial Club de Fútbol gracias a la fuerte inversión que recibe la sociedad de parte del entramado industrial local.

Como ya sucediera en la década anterior, en los sesenta Mérida sigue aportando numerosos clubs de corta trayectoria, quedando en la memoria entidades como: el C.D. Balompédica Aragón, el C.D. Betis Emeritense, el C.F. Productores, el C.F. Radio, la Ag.D. Renfe ó el C.D. Ximen entre otros.

El inicio de los años setenta es desesperanzador pues se desciende a Regional Preferente, recuperándose la categoría a mitad de década. El Mérida Industrial C.F. participa en grupos que van variando en su aspecto geográfico, alcanzando sorprendentemente el Campeonato en la sesión 79/80 tras veintidós victorias, catorce empates y tan solo cuatro derrotas. Este inesperado y no por ello inmerecido puesto le proporciona el ascenso a Segunda División B de forma inmediata, todo ello bajo la presidencia de un joven de veintiséis años llamado José Fouto Carvajal, pieza clave para el futuro del conjunto romano. Durante la temporada 80/81 estrenan década y categoría, siendo breve su estancia en Segunda División B tras una mala campaña en la que finalizan decimoctavos, con diez victorias y nueve empates, a tan solo tres puntos de la permanencia.

Tras el descenso no cesan en su empeño de volver a la categoría recién abandonada y configuran plantillas con esta pretensión, resultando sus intentos baldíos hasta años después. En el verano de 1985 la entidad cambia nuevamente de nombre y pasa a ser conocida como Mérida Club Polideportivo, nombre con el que conseguirán ascender a Segunda División B al término de la temporada 88/89.

Pero si algo distingue a su presidente, José Fouto, es el ánimo de mejorar y en la temporada 90/91 tiene una inmejorable ocasión con motivo de la reorganización del sistema competitivo, sistema que concede la oportunidad de ascender a los cuatro primeros clasificados. Tras ser cuarto clasificado en Liga, el Mérida C.P. aprovecha la ocasión que le presenta la Promoción de Ascenso y consigue comandar su grupo eliminando a: Barcelona Atlético, Club Atlético Osasuna Promesas y C.D. Lugo, liderato que le da un histórico ascenso a la categoría de plata.

La temporada 91/92 es la del debut en Segunda División A. Con un equipo reforzado en todas sus líneas es capaz de finalizar séptimo y aguantar la primera acometida. En 1992 emprende el proceso de conversión en Sociedad Anónima Deportiva, culminado satisfactoriamente con un capital social de 87 millones de pesetas el dia 1 de julio con cambio de nombre incluido, Club Polideportivo Mérida, S.A.D. y que deportivamente se salda con el noveno puesto, repitiendo en la campaña 93/94. La sesión 94/95 es una de las más recordadas de su historia pues es en la que consigue el primer ascenso a Primera División. El conjunto pecholata con veintitrés victorias, diez empates y tan solo cinco derrotas fundamentadas en su gran defensa alcanza el liderato ante la sorpresa de muchos y alcanza el merecido alirón con bastante holgura respecto a sus perseguidores.

Para poder afrontar el reto de militar en la categoría de élite del fútbol nacional, se decide aumentar la capacidad y acondicionar el Estadio Municipal, inyectando la Junta de Extremadura una fuerte cantidad económica con la cual se levantan las gradas de los dos fondos y se mejoran las gradas existentes duplicando el aforo y variando por completo la fisonomía. El C.P. Mérida es el segundo conjunto extremeño en participar en Primera División y durante su debut de la campaña 95/96 lamentablemente no consigue salvar la categoría pues es vigésimo primero con diez victorias y doce empates, a cuatro puntos de la permanencia. Entre la plantilla destacan jugadores como: Leal, Monparlet, Monreal, Luis Sierra, Correa, Reyes, Urbano, Prieto, Quique Martín y Sinval.

Lejos de amilanarse, la campaña 96/97 en Segunda División A significa un nuevo ascenso. El conjunto pecholata hace vibrar nuevamente a su afición y tras conseguir veintiuna victorias y nueve empates se proclama Campeón de la mano del técnico Jorge D’Alessandro. Es un nuevo éxito para José Fouto y de inmediato se emprende el fichaje de jugadores de prestigio como “Mono” Montoya, Pablo Alfaro, De los Santos, Ruano, Pirri, Juan Sabas, Biagini y Gabrich.

Su segunda estancia en Primera División, temporada 97/98, resulta deportivamente igual de amarga que la anterior, pues el objetivo de la permanencia se escapa por muy poco, cuatro puntos, quedando la Promoción de Permanencia a tan solo uno. Decimonoveno en Liga con nueve victorias y doce empates, su escaso bagaje de puntos le condena al descenso de categoría. El retorno a Segunda División significa la pérdida de gran parte de su masa social que solía acudir al estadio y ya en la temporada 98/99 los grandes problemas económicos empiezan a surgir.

El paso por la división de honor ha costado un precio excesivo para las arcas del club, invirtiéndose grandes sumas de dinero en jugadores que no han logrado mantener la categoría y que han requerido mucho esfuerzo por parte de todos. Las deudas empiezan a dispararse y se buscan créditos para sufragarlas, abriéndose una etapa en la cual la continuidad de la institución plantea muchas dudas respecto al futuro más inmediato. Deportivamente se finaliza décimo en Liga, mejorando en la campaña 99/00 en la que es sexto quedando a tan sólo tres puntos del ascenso a Primera División. Todo un espejismo. Paradójicamente esta es su última temporada en vida.

El 31 de julio de 2000, el club es descendido administrativamente a Segunda División B al no poder hacer frente a una deuda con su plantilla de 180 millones de pesetas, la punta de iceberg de una deuda acumulada que se aproxima a los dos mil millones de pesetas. Ni ayuntamiento ni entidades privadas quieren asumir el pago de tal cantidad, con lo cual el C.P. Mérida, SAD tiene las horas contadas y cesa su actividad el 1 de septiembre. Años después, varios de sus dirigentes mantienen serios litigios legales con la justicia.

Tan tremenda noticia causa un gran desasosiego en el aficionado quien se ve desprovisto de su club de siempre, pero el fútbol emeritense no concluye aquí puesto que la directiva pecholata, viendo lo que podía y al final acabó pasando, decide previamente a su desaparición desvincular el 31 de agosto a su club filial para evitar que su óbito lo arrastre también.

HISTORIA DEL CLUB:

1989 – 2000

Recién ascendido el Mérida C.P. a Segunda División B al término de la temporada 88/89, existían en la ciudad varios clubs con labor plenamente formativa que venían compitiendo desde hacía años atrás como el C.D. Independiente y el Club Atlético U.V.A., ambos en categoría senior; o de índole juvenil como: el C.P. La Antigua, el C.P. María Auxiliadora, el C.F. Pizarro, el C.D. Polígono Nueva Ciudad o el C.P. San Francisco de Sales. Dos de los clubs más importante en Categoría Regional senior, el C.F. Los Milagros, constituido en 1978, y el Santa Eulalia de Mérida C.F., constituido en 1982 como Club AA.VV Santa Eulalia que llegó a militar en Regional Preferente, decidieron aunar sus fuerzas fusionándose en una nueva entidad denominada Unión Deportiva Augusta Emérita durante junio de 1989, compitiendo oficialmente durante apenas una temporada, la 89/90, bajo esa denominación en Regional Preferente al surgir en 1990 una imperiosa necesidad por parte del Mérida C.P. por contar con un club filial en el cual poder foguear a jóvenes promesas que, en algún momento determinado, pudieran acceder sin apenas coste a su primera plantilla.

Manuel Molina Domínguez, uno de los directivos pecholata desde los 22 años y ex-presidente del Santa Eulalia de Mérida C.F. en una anterior etapa, fue el encargado de convertir la U.D. Augusta Emérita en un club asociado del Mérida C.P., adaptando en agosto de 1990 los estatutos que permitían el cambio de nombre a Mérida Promesas Unión Deportiva, su filiación con el Mérida C.P. y su inscripción en la Federación Extremeña para partir su nueva vida deportiva desde Regional Preferente, la última categoría en la que tenía plaza. El Mérida Promesas U.D., presidido por el propio Manuel Molina, vestía camisa blanca con pantalón negro, haciendo su debut oficial el 2 de septiembre imponiéndose a la U.D. Fuente de Cantos por 0-2 para concluir el torneo en un brillante primer puesto que le catapultaba a Tercera División.

El estreno en Categoría Nacional se realiza en la campaña 91/92 bajo la dirección técnica de José Ramón Montero alcanzándose un meritorio sexto puesto pero a bastantes puntos de la Promoción de Ascenso, siendo décimo en la edición 92/93 y tercero en la 93/94 tras los pasos de Cristian Lay C.F. de Jerez de los Caballeros y U.P. Plasencia. Dicha plaza le permite disputar por primera vez en su corta historia la Promoción de Ascenso a Segunda División B, quedando tercero en esta fase superados por C.D. Manchego y Vélez C.F., mientras el Club Atlético Cortegana es cuarto.

En la sesión 94/95 retrocede hasta el noveno puesto, ocupando la cuarta plaza en la campaña 95/96, lo que le permite a los de Montero entrar nuevamente en la Promoción de Ascenso. En esta ocasión es nuevamente tercero tras C.P. Ejido y Atlético Sanluqueño C.F., pero estando muy cerca del primer puesto mientras, colista es el Puertollano Industrial C.F. En la temporada 96/97 es quinto empatado a puntos con el cuarto clasificado, C.D. Burguillos, no pudiendo promocionar, siendo la campaña 97/98 la última en la que José Ramón Montero dirige la plantilla teniendo la satisfacción de concluir subcampeón de Liga a seis puntos del líder Jerez C.F. En la Promoción de Ascenso no tendrá fortuna y será tercero tras Algeciras C.F. y Club Hellín Deportivo, siendo la cuarta plaza para el C.P. Granada 74.

En 1998 llega al banquillo blanquinegro el técnico Antonio Samino, clasificándose cuarto en la edición 98/99. En la Promoción de Ascenso será colista no consiguiendo puntuar en ninguno de sus seis encuentros, superado por: Coria C.F., C.P. Ejido y Tomelloso C.F. En la temporada 99/00 se proclama Campeón de Liga con un punto de distancia sobre el C.D. Don Benito en un emocionante torneo, siendo negativa la Promoción de Ascenso una vez más cuando resulta tercero tras C.D. Linares y C.P. Villarrobledo mientras colista es el Racing Club Portuense.

2000 – 2010

Desvinculado a finales de agosto del año 2000 del endeudado y herido de muerte C.P. Mérida SAD, tras diez años de respetuosa filiación sin llegar nunca a ser equipo dependiente del primer club deportivo de la ciudad, el Mérida Promesas U.D. toma a partir del 1 de septiembre el relevo natural de los pecholatas y se convierte en el referente donde los aficionados se vuelcan, conscientes de que las cosas no serán como antes, pero que esta sociedad es su futuro. Participante durante la temporada 00/01 en el Grupo XIV de Tercera División, al final del curso queda subcampeón, consiguiendo el ascenso a Segunda División B al imponerse en la Promoción de Ascenso a: Atlético Sanluqueño C.F., Torredonjimeno C.F. y C.D. Quintanar del Rey.

Durante el verano de 2001, con Jorge Gruart Vila en la presidencia y Paco Miranda como entrenador en sustitución de Antonio Samino, el club adopta el nombre de Unión Deportiva Mérida, siendo sorprendentemente cuarto en su grupo y accediendo a la Promoción de Ascenso a Segunda División A, fase donde es colista superado por: S.D. Compostela, Valencia C.F. “B” y F.C. Barcelona “B”. Tras ser decimotercero en la campaña 02/03 con Mateo Prieto en el banquillo, en la edición 03/04 Jorge Gruart abandona la presidencia y es sustituido por empresarios aragoneses concluyendo el torneo como decimoctavo tras el desfile de varios entrenadores, descendiendo a Tercera División y abriéndose una gran crisis que es solventada con el acceso a la presidencia de José Fouto Galván el 18 de junio de 2004, hijo del reconocido benefactor emeritense de las décadas anteriores. Con él al frente, se es Campeón de Liga en la campaña 04/05 bajo la dirección de Andrés Tébar, consiguiendo jugar la Promoción de Ascenso y obtener el éxito al superar en Semifinales a la Real Balompédica Linense: 2-1 en la localidad gaditana y 1-0 en casa; y al C.D. Roquetas en la Final: 1-3 en la localidad almeriense y derrota 0-1 en casa.

En 2005 cambia a Mérida Unión Deportiva, iniciando una breve estancia en el tercer nivel nacional donde concluirá noveno en la temporada 05/06 con Félix Arnáiz en el banquillo, decimoquinto en la edición 06/07 con Jaime Molina y cuarto en la campaña 07/08 con el tándem formado por Fabri González y Goran Milojevic, disputando la Promoción de Ascenso a Segunda División A donde es eliminado en Semifinales por la S.D. Ponferradina: 1-2 en casa y empate 1-1 en la localidad berciana. En la temporada 08/09, tras ser séptimo en Liga, es descendido administrativamente a Tercera División por imagos a la plantilla debiéndose más de cuatrocientos mil euros, iniciándose una nueva y preocupante crisis que se resuelve eligiéndose una junta gestora con Antonio Higuero al frente.

2010 – 2013

El 28 de enero de 2010 el club se acoge a la Ley Concursal para solventar su viabilidad, concluyendo la plantilla en el quinto puesto dirigida por Bernardo Plaza, posición que se repite en la temporada 10/11 mientras en la edición 11/12 es octavo. En el verano de 2012 se hace con el mando del club el Grupo Abeto, hasta entonces patrocinador, una empresa de servicios integrados cuyos dirigentes apuestan por rescatar la entidad, no para solventar sus deudas, cuantiosas e inasumibles, sino para arrancar un nuevo proyecto partiendo de las ruinas de una sociedad deportiva que se tambalea.

El plan es no hacer frente a los pagos estipulados en el Concurso de Acreedores y liquidar el club para, una vez extinguido, quedarse mediante subasta los derechos federativos sobre la plaza que disfruta en Tercera División y así, libre de cargas, empezar desde cero. La fase de liquidación del Concurso de Acreedores arranca el 20 de noviembre de 2012 por orden judicial concluyendo el 8 de mayo de 2013 cuando en el auto dictado por el Juzgado nº1 de lo Mercantil de Badajoz se decreta la disolución de la entidad. Tal y como se preveía desde meses atrás, cumpliéndose a rajatabla lo programado por los dirigentes del Grupo Abeto y sus asesores, en dicha última fecha la totalidad de los bienes muebles que componen la masa activa compuesta por diverso material deportivo, trofeos y material de oficina, además de los preciados derechos federativos -plaza en Tercera División- del Mérida U.D. son adjudicados al Club Deportivo Básico Asociación Deportiva Mérida, club constituido el 19 de febrero de 2013 e inscrito en el Registro General de Entidades Deportivas de Extremadura el 25 de febrero por una tasación de treinta y siete mil quinientos euros.

La sentencia judicial permite al Mérida U.D. terminar la temporada 12/13 en plena liquidación concluyendo en sexto puesto y convirtiéndose el C.D.B. Asociación Deportiva Mérida en su sustituto, entidad que en la edición 13/14 inscribirá a su primera plantilla como Mérida Asociación Deportiva siendo desde entonces la principal sociedad deportiva de la ciudad.

Texto: Vicent Masià © 2015

Última actualización: 2015

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia del C.P. Mérida S.A.D.: 1912-1997. Ángel Soriano Plaza. Editorial C.P. Mérida S.A.D. (1997).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2015).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.elperiodicoextremadura.com Diario.
  • www.hoy.es Diario.

 

ENLACES EXTERNOS:

 

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular CF Extremadura

escudo CF Extremadura

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club de Fútbol Extremadura, S.A.D.
  • Ciudad: Almendralejo
  • Provincia: Badajoz
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: 1924
  • Fecha de federación: 1924

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Extremadura Foot-ball Club (1924-1941)
  • Club de Fútbol Extremadura (1941-1996)
  • Club de Fútbol Extremadura, S.A.D. (1996-)

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División B:

  • 1993/94

3 Ligas de Tercera División:

  • 1953/54
  • 1965/66
  • 1989/90

 

ESTADIO:
estadio Francisco de La Hera

  • Nombre: Estadio de Fútbol Francisco de la Hera
  • Año de inauguración: 1951
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal (1951-1968)
  • Estadio Municipal Francisco de la Hera (1968-1996)
  • Estadio de Fútbol Francisco de la Hera (1996-)
  • Capacidad: 11.580 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Santa Aurora (1928- 1935)
  • Campo de Santa Ana (1935- 1951)
  • Estadio Municipal Francisco De la Hera (1951- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CF Extremadura

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Situada en la comarca pacense de Tierra de Barros, la ciudad de Almendralejo cuenta en su historial con el honor de haber sido la segunda localidad extremeña en tener un club en Primera División con el aliciente de no ser una capital de provincia, concretamente en 1996. Pero la historia del fútbol en la localidad se remonta a mucho tiempo antes puesto que a finales de los años diez ya se practicaba este deporte en los descampados habilitados para la ocasión.

Extremadura contaba ya con varios clubs asentados, el Campeonato de España estaba adquiriendo importancia y la RFEF era un hecho consumado desde hacía tiempo, sólo faltaba un club que refrendase esa inercia para sumar a Almendralejo en la nómina de localidades futbolísticas. Este paso se produce en 1921 cuando se crea el Club Deportivo Almendralejo, sociedad de la cual a penas se tienen datos salvo su existencia, pero que sin duda fue la pionera a la hora de materializar una iniciativa cada vez con más demanda.

HISTORIA DEL CLUB:

1924 – 1930

La madurez del fútbol extremeño y por ende, local, se confirma en 1924 con la creación de la Federación Territorial Extremeña de Foot-ball, una vieja aspiración regional que da origen a la creación de muchos clubs siendo uno de ellos el Extremadura Foot-ball Club, sociedad almendralejense que continua la obra iniciada por el desaparecido C.D. Almendralejo y que es federada ese mismo año. La entidad viste originariamente con camisa rojinegra y pantalón negro, jugando en las inmediaciones de la ciudad en terreno de nombre indeterminado. La afluencia cada vez más mayoritaria de público hace que en 1928 inauguren el campo de Santa Aurora, más acondicionado que el anterior para la práctica de este deporte.

1930 – 1940

El Extremadura F.C. compite durante varios años en Primera Categoría Grupo A dentro de la Federación Extremeña sin llegar nunca a conseguir título alguno en ninguna de sus ediciones. En 1932 la Federación Extremeña acepta, a instancias de la Federación Española, integrar en su seno a los clubs procedentes de la vecina provincia de Huelva, manteniendo sus estatutos pero pasando a ser denominada Federación Regional de Fútbol del Oeste.

Debido a que a partir de ese instante los desplazamientos necesariamente han de ser más largos, los almendralejenses declinan sumarse a dicho proyecto y permanecen hasta 1939 sin estar adscritos a federación alguna. El fútbol en la localidad decae notablemente y la llama continúa viva gracias a la disputa de torneos y partidos amistosos frente a clubs de la región. En 1935 inaugura el Campo de Santa Elvira, denominado también de Santa Ana, enfrentándose al Emérita F.C. a quien derrota por 3-0, estallando en 1936 la Guerra Civil que cesa toda la actividad deportiva.

1940 – 1950

Tras el cese de la Guerra después de tres años durísimos, el fútbol vuelve a la localidad a finales de 1939. En esos momentos la posguerra es muy dura en la zona y numerosos clubs han perdido sus terrenos de juego viéndose incapacitados para poder jugar. En esos instantes la Federación Extremeña se plantea organizar campeonatos y al final decide hacerlo con una decena escasa de sociedades. Tras organizar los campeonatos de las temporadas 39/40, 40/41 y 41/42, en verano de 1942 la FEF decide integrar a todos los clubs extremeños en la Federación Regional del Sur para darles cobertura mientras la situación vaya mejorando con el paso del tiempo y la región pueda sumar un mayor número de clubs con los cuales funcionar de forma independiente, situación que perdurará hasta 1950.

El Extremadura F.C. compite mientras en Primera Categoría dentro de la regional extremeña hasta 1942, cambiando a Club de Fútbol Extremadura en 1941 como resultado de la Ley que prohíbe el uso de extranjerismos y adoptando desde la vuelta a la actividad como indumentaria una camisa color rojo al ser más económica y fácil de obtener que la clásica rojinegra. Una vez integrado en la Federación Regional del Sur, empieza a competir en una categoría en la que la rivalidad es muy grande compitiendo con muchos clubs de sus mismas condiciones, pasando varios años sumido en la mediocridad sin apenas destacar.

Hay que esperar a 1946 para ver a la entidad pacense relanzada y con nuevos ánimos, sociedad la cual bajo la impronta y empuje de Francisco de la Hera – quien será presidente hasta 1968 -, adquiere los colores azulgranas y pronto tomará importancia dentro del panorama nacional. El C.F. Extremadura se haya en Tercera categoría la temporada 46/47 consiguiendo proclamarse Campeón al término de la misma, mientras la sesión 47/48 la disputa en Segunda Categoría resultando igualmente ascensor y consiguiendo militar durante unas campañas en Primera Categoría.

1950 – 1960

En 1950, con el panorama social más calmado, los clubs extremeños se separan de la Federación Regional del Sur y reconstituyen la Federación Territorial de Fútbol Extremeña, reingresando el C.F. Extremadura en ella. Durante la temporada 50/51 se juega en unos terrenos habilitados pertenecientes a Francisco De la Hera denominados Los Cañizos, inaugurándose el 12 de octubre de 1951 el nuevo Estadio Municipal en partido frente al Sevilla C.F. La sociedad va lanzada y se adjudica el Campeonato 51/52 consiguiendo ascender a Tercera División, la gran aspiración deportiva de la entidad en ese momento.

El debut en la categoría de bronce se produce en la temporada 52/53 siendo tercero y compartiendo grupo con clubs extremeños, castellanos y madrileños. Si la campaña 52/53 es buena la edición 53/54 es aún mucho mejor. Con veintidós victorias, seis empates y seis derrotas alcanza el primer puesto en Liga y el ascenso directo a Segunda División, una categoría impensable para el aficionado local que colma un sueño de su directiva la cual deposita todas sus esperanzas en tal logro deportivo. Con esta impresionante conquista empieza la primera era dorada de la entidad azulgrana en la cual bajo la presidencia de Francisco De la Hera permanecerá durante siete temporadas consecutivas en la categoría de plata.

Durante estos años prácticamente nunca pasa por problemas clasificatorios y cabe destacar un quinto puesto obtenido en la campaña 58/59 en la que casi acaricia la Promoción de Ascenso. A finales de los años cincuenta el cambio de generación y el relevo de jugadores hacen que merme el potencial de los azulgranas y el equipo empiece a decaer. Esta tendencia se consuma en la campaña 60/61 al ser decimoquinto y descender a Tercera División, quedando a tan solo un punto de la Promoción.

1960 – 1970

La década de los años sesenta trae un periodo de estabilización y tranquilidad en el seno de la entidad almendralejense, la cual permanece íntegramente en Tercera División durante estos años y quien adquiere compañía en sus primer lustro con el breve Club Deportivo Almendralejo, institución que viste de gualdiazul con pantalón azul y juega en el mismo Estadio Municipal llegando a jugar en Primera Regional. Con un pasado reciente esplendoroso no ceja en su empeño en volver a militar en la categoría de plata y desde luego oportunidades no le faltan.

La primera de ellas llega en la temporada 63/64 tras ser subcampeón de Liga. En la Promoción se enfrenta y elimina a U.D. Alcira; 3-1 en casa y 0-2 en la localidad valenciana, a Jerez C.D.; 2-0 en el Municipal y 2-1 en la ciudad gaditana, y en la Final se le escapa el ascenso al ser derrotado en ambos encuentros por un sorprendente C.D. Abarán; 1-2 en el Municipal y 2-1 en la localidad murciana. La siguiente oportunidad se presenta en la temporada 65/66 en la que tras conquistar el Campeonato es eliminado en la Promoción por el conjunto barcelonés de la U.D. Sans; 1-1 en Almendralejo y 3-1 en la ciudad condal, dándose la circunstancia de que permutan su clásico pantalón negro por un nuevo azul.

En el último tramo de los años sesenta el club cuenta con un filial, el Atlético Almendralejo, pasando la primera plantilla por varios grupos en una Tercera División que se encuentra en remodelación continua, quedando decimoquinto en la campaña 69/70 y no superando la barrera impuesta por la RFEF para seguir militando en la categoría, con lo cual desciende a Preferente.

1970 – 1980

La década de los años setenta es convulsa desde el aspecto en que el C.F. Extremadura se convierte en un club ascensor, pues tan pronto esta en Preferente como en Tercera División. En la temporada 70/71 es subcampeón llegando a una Promoción en la que se enfrenta como aspirante al C.D. Acero; 5-0 en El Port de Sagunt y 0-2 en el Municipal hacen que continúe en Preferente. En la campaña 71/72 se adjudica el Campeonato Regional y asciende a Tercera División directamente, categoría en la que solo aguanta una temporada, pues la sesión 72/73 la concluye en decimoctavo puesto.

En la edición 73/74 queda nuevamente Campeón de Preferente y asciende a Tercera División, categoría en la que como sucediese en el capítulo anterior tan solo resiste una temporada y acaba descendiendo a Preferente al término de la 74/75 tras ser decimonoveno. De nuevo en Preferente, durante la campaña 75/76 es subcampeón llegando a una Promoción en la que es eliminado por el C.D. Atlético Baleares; 0-2 en el Municipal y 1-0 en la ciudad de Palma. En la temporada 76/77 consigue ascender a Tercera División dentro de una categoría recién reestructurada que se ha convertido en el cuarto nivel nacional tras la creación de la Segunda División B y en donde alcanza el sexto puesto, siendo las campañas 78/79 y 79/80 mucho más discretas.

1980 – 1990

Los años ochenta van a significar una vuelta a la estabilidad y están claramente divididos en dos partes. En la primera de ellas continua la trayectoria iniciada a finales de los años setenta, sin opciones y luchando por no descender, mientras que a partir de campaña 83/84 se convierte en un claro candidato al ascenso. La entrada de nuevos directivos y la afluencia de caudal económico hacen que se dispare su presupuesto y opte a metas más importantes. En la temporada 84/85 queda subcampeón de su grupo pero desgraciadamente el privilegio de promocionar recae en la U.P. Plasencia.

El C.F. Extremadura lucha por alcanzar el primer puesto en Liga sabedor de que es esta plaza la que le proporcionará el ascenso. Sin embargo los diferentes proyectos van cayendo y, a pesar de rozarlo en la campaña 88/89, tal sueño se convierte en realidad por fin en la sesión 89/90 cuando tras un reñido campeonato queda igualado a puntos con el C.P. Cacereño y el gol average le permite ser Campeón y ascender a Segunda División B.

1990 – 2000

El conjunto de la Tierra de Barros debuta en Segunda División B en la temporada 90/91 realizando un discreto torneo en el que se clasifica en decimocuarto puesto. Unos ligeros retoques en su plantilla hacen que salga muy reforzado y presente batalla en la sesión 91/92 finalizando en tercer puesto. Esto le abre las puertas de la disputa de la Promoción de Ascenso siendo segundo a un solo punto del C.D. Lugo, quedando detrás U.E. Sant Andreu y Elche C.F. Durante la temporada 92/93 las cosas no funcionan tan bien y pese al esfuerzo realizado son sextos. Pedro Nieto, alma mater del proyecto no ceja en su empeño y refuerza a conciencia el plantel azulgrana, conquistando el Campeonato 93/94. En la liguilla de ascenso se muestra eficaz y contundente, finalizando primero y consiguiendo el ascenso a Segunda División tres décadas después al superar a A.E.C. Manlleu, C.D. Numancia y U.P. Langreo.

El reestreno en Segunda División durante la campaña 94/95 es duro y el equipo tiene serias dificultades para mantener la categoría. Un sprint final le permite ser decimoquinto. En la temporada 95/96 llega el gran éxito con Iosu Ortuondo en el banquillo. El club inesperadamente es quinto clasificado en Liga mientras el filial merengue Real Madrid C.F. B lo es cuarto. Los madridistas no pueden jugar la Promoción de Ascenso por su condición de filial y su puesto es relegado al C.F. Extremadura, quien encantado afronta la eliminatoria con ilusión. El rival es el Albacete Balompié, resultando los extremeños vencedores al derrotar en ambos encuentros a los manchegos por idéntico resultado; 1-0 en Almendralejo con gol de Manuel y 0-1 en Albacete con gol de Tirado. El C.F. Extremadura asciende a Primera División. Paralelamente Pedro Nieto y su directiva inician los trámites para conversión del club en Sociedad Anónima Deportiva, confirmándose esta a lo largo de 1996 tras culminar el proceso el 19 de agosto mediante acta notarial. Una vez ascendidos a División de Honor la Junta de Extremadura y el Ayuntamiento acometen las obras de reforma integral del viejo Estadio Francisco de la Hera, derribando todo lo existente y edificando en el mismo solar el nuevo estadio con capacidad para once mil quinientas personas.

Con estas premisas el ya C.F. Extremadura, S.A.D. debuta en Primera División la temporada 96/97, siendo Iosu Ortuondo su entrenador mientras la plantilla la forman Amador, Montoya, Cortés, Félix, Ferreira, Juanito, óscar, Padilla, Tirado, Ito, Basualdo, Luis Verde, Pedro José, Soler, Duré, Quique Estebaranz, Gluscevic, Iván Pérez, Pineda y Silvani. El 9 de septiembre de 1996 se produce la inauguración del nuevo estadio tras su remodelación, con un partido de Primera División correspondiente a la segunda jornada de Liga entre el C.F. Extremadura y el Real Betis Balompié, con resultado final de derrota por 0-3. El cuadro azulgrana realiza una campaña ajustada a lo que a priori se le presupone, sufriendo bastante, con opciones de permanencia pero sin llegar a alcanzarla, finalizando decimonoveno con once victorias y once empates y quedando muy cerca de la salvación con una plantilla que da la cara en todo momento y satisface a su afición. En la temporada 97/98 los azulgranas conservan gran parte de su plantilla contratándose como técnico a Rafa Benítez, todo un acierto pues al final de la misma se proclama subcampeón en una campaña que registra grandes llenos en el Municipal y le permite volver a la categoría de honor de nuestro fútbol.

El reestreno en Primera División de la campaña 98/99 mantiene unos parámetros deportivos muy similares a su anterior estancia, es decir, resolviéndose todo su futuro en el último encuentro. Un empate a dos frente al Villarreal C.F. le condena a disputar la permanencia, encontrándose como rival al Rayo Vallecano de Madrid; 0-2 en casa y 2-0 en el estadio Teresa Rivero le hacen descender a Segunda División. A partir de este momento el cuadro extremeño empieza a perder potencial y los problemas económicos surgen por el gran esfuerzo realizado para mantenerse entre la élite. Pese a todo el C.F. Extremadura conserva parte del potencial deportivo adquirido recientemente y es octavo en la edición 99/00.

2000 – 2010

El inicio del s.XXI con la edición 00/01 es similar a sus últimas comparecencias y finaliza undécimo, pero la temporada 01/02, con una evidente pérdida de potencial, supone el descenso a Segunda División B al ser vigésimo primero y descolgado con diez victorias y trece empates. En la temporada 02/03 queda quinto en su grupo de Segunda División B realizando un buen torneo en el que tiene opciones de promocionar. El descenso del presupuesto en las siguientes campañas hace mella y ocasiona que la aparición de jugadores con talento empiece a desvanecerse, retrocediendo las clasificaciones finales en las posteriores sesiones a puestos en mitad de la tabla clasificatoria.

La culminación a todo este proceso en el cual la parte económica con sus grandes deudas es más significativa que la deportiva culmina al término de la campaña 06/07 en la que el C.F. Extremadura es decimosexto y ha de disputar la Promoción por la Permanencia. En esta se enfrenta al conjunto canario U.D. Pájara Playas perdiendo 3-0 en Jandía y empatando 1-1 en casa, con lo cual desciende a Tercera División.

Por si no fuera esto poco al descenso deportivo se le une el administrativo, puesto que la entidad debe seiscientos mil euros a sus jugadores, su presidente y alma mater Pedro Nieto no desea satisfacer sus deudas y es sancionado con el descenso a Preferente. En esta categoría, con un estadio vacío de aficionados y sin nadie que intente paliar parte de la deuda contraída, los azulgranas deambulan por la región con más pena que gloria sobreviviendo a duras penas durante las campañas 07/08 y 08/09, perdiendo la categoría y descendiendo a Primera Regional al término de la edición 09/10. En ese instante Pedro Nieto entrega las llaves del club al ayuntamiento y desde entonces cesa su actividad.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2011

BIBLIOGRAFÍA:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,







DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Arroyo Club Polideportivo
  • Ciudad: Arroyo de la Luz
  • Provincia: Cáceres
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: marzo de 1970
  • Fecha de federación: 1970



CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Polideportivo Arroyo (1970- 1979)
  • Arroyo Club Polideportivo (1979- )



TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2011/12



ESTADIO:

Campo Municipal de Arroyo

  • Nombre: Campo Municipal de Arroyo de la Luz
  • Año de inauguración: 27 de junio de 1971
  • Cambios de nombre:
  • Campo Municipal de Arroyo de la Luz (1971-)
  • Capacidad: 3.000 espectadores

 



OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal (1969-1970)
  • Era de la Cumbre (1970-1971)
  • Campo Municipal (1971-)



TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Arroyo CP

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Situada a una veintena de kilómetros al oeste de la capital provincial Cáceres, la localidad de Arroyo de La Luz desde que el fútbol hizo aparición en la región permaneció durante décadas a espaldas de la Federación Extremeña, contando con equipos de fútbol formados con ocasión de la disputa de encuentros amistosos pero que no trascendían en el tiempo y tampoco daban el paso de competir oficialmente.

Durante el año 1969 y desde la Delegación Cacereña encabezada por Antonio Bohigas perteneciente a la Federación Extremeña, se intentó dar un impulso al fútbol cacereño, desprovisto casi de clubs y muy alejado del potencial de regiones vecinas quienes contaban con numerosas fichas y competiciones organizadas. La provincia de Cáceres sólo contaba con un grupo de Segunda Regional, siendo además todos sus componentes originarios de la capital, con lo cual el trabajo pendiente era notable.

Con una gran extensión geográfica, la idea de crear un nuevo grupo donde alojar a sociedades no federadas y otras de nuevo cuño trascendió a las localidades más próximas a la ciudad de Cáceres, configurándose para la temporada 69/70 un grupo que recibió el sobrenombre de ‘Cinturón de Cáceres’ y que quedaba englobado a efectos organizativos en Segunda Regional.

La llamada del delegado provincial llegó a Arroyo de La Luz y a principios de septiembre de 1969 se preparó un encuentro entre dos combinados de jóvenes locales para seleccionar a los más aptos y empezar con ellos la base para el que iba a ser el club representativo. Escogidos los mejores, el embrión del que iba a convertirse en nuevo club recibe por parte del delegado provincial de Educación Física un uniforme gualdiazul arlequinado con pantalón azul que estrenarán en su primer desplazamiento del día 28 para jugar frente al C.P. Malpartida, club de reciente creación.


HISTORIA DEL CLUB:

1970 – 1980

Con el paso del tiempo el grupo no acaba de estar definido y ante la falta de participantes se pospone el campeonato hasta marzo de 1970, quedando formado finalmente por C.P. Malpartida, C.P. Amanecer, C.D. Valdesalor, C.D. Torreorgaz, C.D., C.D. Casar y el propio conjunto arroyano que durante ese mes elige junta directiva queda constituido bajo el nombre de Club Polideportivo Arroyo. La sociedad toma este nombre como consecuencia de la idea general de albergar otras disciplinas como baloncesto, tenis, piragüismo y atletismo, siendo electo primer presidente Manuel Floriano Medina y tomando como terreno de juego el Campo Municipal, una superficie desnivelada que ofrece numerosos problemas. El C.P. Arroyo se estrena con un cuarto lugar en la Liga 69/70, mientras en octubre inicia su segunda comparecencia quedando Campeón de la edición 70/71 sin perder un solo encuentro a pesar de trasladarse en noviembre al Campo de La Era de la Cumbre por los desperfectos que padece el Campo Municipal. En la campaña 71/72 y ya desde el Municipal, compite en Segunda Regional Preferente donde comparte vicisitudes con clubs de la capital provincial siendo segundo tras el C.P. Malpartida.

En la edición 72/73 es nuevamente subcampeón, esta vez tras el C.P. Santa Ana, ascendiendo a Primera Regional donde debuta durante la temporada 73/74 bajo la presidencia de José Antonio Bravo García proclamándose Campeón del Grupo III, un título que le da el paso a Regional Preferente. En esta categoría no tiene éxito y la exigencia de la misma le devuelve a Primera Regional donde competirá durante unas temporadas hasta que al término de la sesión 77/78 descienda a Segunda Regional con muy escasos medios económicos. De nuevo con Manuel Floriano en la presidencia, los blanquiazules andan sumidos en medio de una situación en la cual el dinero es escaso para progresar, cerrando la década en esta categoría y bajo la nueva denominación de Arroyo Club Polideportivo desde 1979 por el deseo de llevar el nombre de la localidad en lugar preferente.

1980 – 1990

La década de los años ochenta la pasa en Regional, iniciándose con un ascenso a Primera Regional durante la campaña 80/81 que dura poco regresando en 1982 a Segunda Regional. En esta categoría permanecerá unas temporadas siendo en 1985 Manuel Floriano sustituido por Marcelino Galán con quien se asciende a Primera Regional al término de la edición 85/86. A partir de este momento la entidad blanquiazul comenzará un lento peregrinaje por esta categoría que le llevará ya en los años noventa a alcanzar la Regional Preferente, categoría en donde progresará hasta alcanzar la Tercera División al término de la temporada 96/97 bajo la presidencia de Guillermo Ordiales. El debut en Categoría Nacional es breve y el conjunto cacereño no realiza un buen papel terminando decimoctavo, un puesto que le hace perder la categoría.

1990 – 2000

La primera década del nuevo siglo marcará el devenir de los blanquiazules puesto que a pesar de las dudas iniciales, esta será magnífica a grandes rasgos. Décimo en la campaña 00/01, en la edición 01/02 se realiza un gran campeonato y se alcanza el liderato con veintisiete triunfos, nueve empates y tan solo dos derrotas, consiguiendo ascender por la vía directa a Tercera División. Guillermo Ordiales proporciona estabilidad y a pesar de que se sufre por conservar la categoría, el club consigue la permanencia de forma consecutiva con dos sendos decimosexto puestos en las sesiones 02/03 y 03/04. La campaña 04/05 no es tan positiva y se termina colista descendiendo nuevamente a Regional Preferente.

En esta categoría se marca el objetivo de retornar a Categoría Nacional lo antes posible, pero los distintos proyectos emprendidos no dan el fruto deseado pese a la ilusión depositada terminando séptimo en la edición 05/06, cuarto en la 06/07 y quinto en la 07/08. El ansiado ascenso llega en la temporada 08/09 cuando, tras ser tercero en Liga, se consigue superar la Promoción frente a la E.F. Puebla de La Calzada; 1-2 en la ida y victoria por 2-0 en casa. Los cacereños vuelven con inusitada ilusión a Tercera División con un presidente, Juan Bermejo Bermejo, quien se compromete a conseguir retos antes no imaginados en la localidad. El presupuesto de los arroyanos no es el de antaño donde sufrían para mantenerse a duras penas en la categoría y desde este momento es uno de los más elevados viéndose sus resultados reflejados en su reestreno de la campaña 09/10 donde alcanzan el cuarto puesto y una plaza en la Promoción, algo nunca visto por los aficionados. En esta fase sin embargo caen en Cuartos ante el C.D. Alfaro; 3-1 en casa y 4-0 en la localidad riojana.

2010 – 2020

La temporada 10/11 es una continuidad de la anterior y el Arroyo C.P. intenta el acecho del título extremeño sin conseguirlo al ir a parar a manos del C.F. Villanovense y ser tercero tras el Sporting Villanueva Promesas. En la Promoción se tienen depositadas muchas esperanzas pero la Gimnástica Segoviana C.F. les impide avanzar al superarlos en Cuartos; 1-2 en casa y empate 0-0 en la capital castellana. El tándem que forman Juan Bermejo y el técnico Juan Marrero consiguen en 2011 armar una plantilla que promete mucho a tenor de la calidad que atesora. Con estos mimbres el club blanquiazul arrasa en su grupo y consigue proclamarse Campeón de la categoría por primera vez en su historia sumando treinta victorias, cinco empates y tan solo tres derrotas, además de cien tantos a favor por veintidós en contra, unos números de vértigo que le separan en catorce puntos de su más inmediato perseguidor, el C.D. Diter Zafra. En la Fase de Campeones ha de corroborar su favoritismo certificándolo ante la S.D. Ejea, conjunto aragonés al que supera al imponerse 1-2 en la localidad zaragozana y 1-0 en casa ante la enorme satisfacción de su hinchada.

Conseguido el ascenso a Segunda División B, durante el verano surgen las dudas por el temor a que el club decline su participación en la categoría de plata, máxime cuando Juan Bermejo decide no continuar con su trayectoria al frente de la institución. Tras un estudiado replanteamiento se decide la continuidad y el compromiso de debutar en Segunda División B durante la temporada 12/13.

Texto: Vicent Masià © 2012

Última actualización: 2012


BIBLIOGRAFÍA:



Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Polideportivo Mérida, S.A.D.
  • Ciudad: Mérida
  • Provincia: Badajoz
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: 1921
  • Fecha de federación: 24 de septiembre de 1924

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Emérita Foot-ball Club (1921-1929)
  • Club Deportivo Emérita (1929-1934)
  • Emérita Foot-ball Club (1934-1935)
  • Sociedad Deportiva Emeritense (1935-1966)
  • Mérida Industrial Club de Fútbol (1966-1985)
  • Mérida Club Polideportivo (1985-1992)
  • Club Polideportivo Mérida, S.A.D. (1992-2000)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Segunda División A:

  • 1994/95
  • 1996/97

3 Ligas de Tercera División:

  • 1956/57
  • 1979/80
  • 1988/89

 

ESTADIO:

estadio Romano Jose Fouto

  • Nombre: Estadio Romano
  • Año de inauguración: 1953 (remozado en 1995)
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal (1953-1997)
  • Estadio Romano José Fouto (1997-2000)
  • Estadio Romano (2000-)
  • Capacidad: 14.600 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal La Antigua (1921-1953)
  • Estadio Romano (1953-2000)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La bimilenaria ciudad de Mérida, convertida desde hace escasas décadas en capital regional, fue una de las primeras localidades extremeñas en desarrollar el fútbol como actividad deportiva, una moda que estaba causando una gran sensación en los círculos más elitistas del país y que, desde los Campeonatos de Madrid iniciados en 1903, cada vez contaba con más seguidores. El primer club organizado en la ciudad surge a finales de 1912 cuando, presidido por Juan Casillas y con Francisco Baena como vicepresidente, se constituye el día 28 de diciembre la Sociedad Sportiva Emeritense. La entidad contará con un terreno de juego situado en la carretera de Madrid, el denominado Campo de La Antigua, vistiendo camisa blanca con pantalón negro, pero los avatares de la época y la falta de afición sumirán al club en una situación insostenible que provocará su pronta desaparición.

No será hasta finales de década cuando el fútbol vuelve a recuperarse, en esta ocasión gracias a la iniciativa privada y sobre todo a la militar, institución la cual con sus métodos y doctrina castrense empleará esta disciplina deportiva como vía idónea para mantener en forma a la tropa.

HISTORIA DEL CLUB:

1921 – 1930

En 1919 el Gobierno establece en esta plaza un destacamento militar, el denominado 2º Regimiento Pesado de Artillería – 1º a partir de 1926 -, cuyos soldados de reemplazo son mayoritariamente de origen catalán, aunque también los hay valencianos. Estos, con un arraigo futbolístico ya importante en su tierra desde hace años donde existen clubs que atraen a grandes masas de aficionados, practican iniciado 1920 este deporte con asiduidad en su nueva tierra de asilo surgiendo, dada la lengua que les identifica, el denominado Club Catalanes, embrión que se nutrirá de efectivos captados en el cuartel.

La amplia relación de destacados dirigentes militares con la sociedad civil local y la necesidad que tiene ésta en disponer de un club donde se practiquen varias disciplinas deportivas, fructifica a principios de 1921 con la constitución del Emérita Foot-ball Club, una entidad que practicará de forma destacada fútbol, pero que también abrazará actividades como la hípica -de gran seguimiento entre los militares-, y lawn-tennis, un deporte elitista igualmente. La peculiaridad de esta sociedad, presidida por el militar Juan Bohoyo e impulsada por el teniente Juan García Pina, es que tiene dos equipos de fútbol: una rama exclusivamente militar formada por soldados de reemplazo predominantemente de origen catalán, el denominado Emérita F.C. Militar o Los Catalanes y; una segunda rama formada por jugadores locales, el Emérita F.C., conjunto este que en muchas ocasiones emplea a soldados en sus filas para salir reforzado en contiendas con conjuntos de otras localidades vecinas.

Paralelamente a estos hechos y desde el punto de vista civil, la ciudad cuenta desde 1920 con otra sociedad, el España Foot-ball Club, entidad en la cual los hermanos Canónico son su alma mater y que rivalizan desde su origen con los distintos equipos del Emerita F.C. La mayor fortaleza de los militares provocará que estos no prosperen y acaben integrándose tras el verano de 1923 dentro de la estructura del Emérita F.C., mientras que en la localidad sobrevivirá otro club nacido en 1921, el Club M.Z.A., dependiente de la compañía ferroviaria Madrid-Zaragoza-Alicante que tiene intereses en la ciudad tras anexionarse la explotación de la línea Mérida-Sevilla y que en 1925 todavía se mantiene en activo.

A principios de los años veinte Extremadura es una de las pocas regiones que carece de federación de fútbol propia a pesar de contar con importantes clubs. Los enfrentamientos entre las diversas sociedades balompédicas de la región son abundantes, pero también frente a clubs andaluces, castellanos y algunos procedentes de la vecina Portugal, siendo el C.D. Cacereño pionero a la hora de ingresar en una federación, en este caso en concreto la Federación Regional Centro. Las largas distancias, las quejas de los clubs y el elevado coste propician que desde Don Benito nazca el 24 de septiembre de 1924 la Federación Regional Extremeña de Clubs de Foot-ball con sede en la localidad pacense, organismo que a partir de la fecha regirá los destinos del fútbol regional. La idea es auto-gestionarse y, tras un conveniente tiempo de preparación, organizan el primer campeonato oficial durante la campaña 25/26.

El Emérita F.C., la primera fuerza futbolística local, queda encuadrado en Primera Categoría, siendo cuarto clasificado de un total de cinco participantes. El conjunto emeritense, que viste camisa granate con pantalón negro, pasa las tres siguientes temporadas, 26/27, 27/28 y 28/29 en el Grupo B de Primera Categoría, ascendiendo al Grupo A en esta última y viendo desde lejos la supremacía regional de los clubs de Badajoz ciudad y Don Benito. El reestreno en la élite extremeña durante la temporada 29/30 lo efectúa con cambio de nombre y uniforme, pasando por decisión de sus socios a denominarse Club Deportivo Emérita vistiendo camisa blanca con pantalón negro.

1930 – 1940

Iniciados los años treinta el C.D. Emérita se convierte en una de las principales sociedades extremeñas. La cantera local empieza a dar frutos y la contratación de forasteros aporta lo que no se encuentra en casa. A finales de 1931 estalla el asunto del Club Recreativo de Huelva, expulsado de la Federación Regional Sur, negociando la Federación Española con la Extremeña una ampliación geográfica que posibilite la adhesión de la provincia de Huelva y sus clubs, concretándose tal acuerdo el 30 de octubre de 1932 con el cambio de nombre de la Extremeña a Federación Regional de Fútbol del Oeste. La refundada federación, la cual amplía su área de influencia y el números de clubs asociados, organiza dos sectores: uno extremeño y otro onubense, disputándose los vencedores respectivos de ambos el campeonato federativo, título que va a las vitrinas del Onuba F.C. en las tres campañas que permanece en activo esta federación -32/33, 33/34 y 34/35-.

El C.D. Emérita alcanza su cénit deportivo en la temporada 32/33 cuando se proclama Campeón de la Liga regular del sector extremeño, pero los grandes dispendios ocasionados para mantener tal plantilla -entre la cual se distinguen un buen número de forasteros-, al final le pasan factura y en la sesión 33/34, , sin dinero siquiera para poder desplazarse, se da de baja en la Federación Extremeña.

Pasado un año de recuperación y, dada por la afición al fútbol,el club reaparece en 1934 con el nombre de Emérita Foot-ball Club, compitiendo nuevamente en Primera Categoría durante la campaña 34/35 y recuperando la antigua camisa granate. En 1935 los clubs onubenses se reincorporan a la Federación Regional Sur tras apaciguarse la polémica que llevó al principal club de la capital onubense a provocar una escisión, recuperando la Federación Extremeña su antiguo nombre además de ámbito natural geográfico. No es el único cambio que se da y el Emérita F.C. adopta la denominación de Sociedad Deportiva Emeritense, permutando la camisa roja por una blanca bajo la directiva que preside Manuel Díaz Marta sin mayor novedad hasta que les sorprenda la Guerra Civil en 1936.

1940 – 1950

Concluida esta, en 1939 Baldomero Díaz de Entresoto reorganiza el club y gracias a su intervención la ciudad cuenta de nuevo con fútbol tras tres durísimos años en los cuales la población sufre demasiado y el deporte, salvo algunos encuentros llevados a cabo por equipos militares, es una tarea totalmente secundaria. Son tiempos de crisis, la posguerra es francamente terrible y la mayoría de los campos de juego aparecen bien semidestrozados, bien arruinados, siendo pocos los clubs extremeños que pueden competir en condiciones dignas. En 1942, a instancias de la FEF, se comunica a la Federación Regional Sur que acoja en su seno a los clubs extremeños interesados con el ánimo de prestarles alojamiento provisionalmente ofreciéndoles una competición en la que puedan hacer vida propia mientras se recupera el fútbol en la región. Con esta medida el resto de los clubs no reorganizados se encontrarán poco a poco en disposición de competir con un mínimo de garantías, al igual que aquellas localidades sin sociedad de fútbol tiempo tendrán para constituir al menos una.

Esta situación perdura hasta 1950, año en el que resurge la Federación Extremeña de Fútbol. Paralelamente a estos hechos, la S.D. Emeritense iniciados los años cuarenta empieza a incorporar nuevamente jugadores forasteros en sus filas y por fin materializa un viejo sueño cual es entrar en Categoría Nacional con ocasión del relanzamiento de la Tercera División que la FEF realiza durante 1943 en beneficio de los clubs modestos. En ella permanece cuatro temporadas consecutivas compitiendo frente a sociedades extremeñas, castellanas, andaluzas y manchegas, desde la edición 43/44 a la 46/47, con resultados deportivos muy negativos tras los cuales desciende a Primera Regional. Su presencia en esta categoría apenas dura un par de sesiones y al término de la 48/49 con Martín Durán en la presidencia asciende a Tercera División donde iniciará un fructífero periodo de casi dos décadas consecutivas en la división de bronce.

El reestreno durante la campaña 49/50 es duro al ser decimosexto, puesto que le obliga a jugar una Promoción de Permanencia en la que se salva por los pelos en los despachos del descenso gracias a la reimplantación de la Federación Extremeña donde encuentra hueco en cuanto había perdido su plaza deportivamente al ser cuarto.

1950 – 1960

Iniciada la década de los años cincuenta, la S.D. Emeritense es un club que va a más y que progresivamente va tomando protagonismo dentro de su grupo. De este modo durante las campañas 51/52 y 53/54 es ya cuarto clasificado, consiguiendo en la edición 54/55 ser subcampeón de Liga siendo presidente Eugenio Aragoneses. Este puesto le permite disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División, siendo cuarto de un grupo de seis clubs en el que tan solo asciende el Campeón, Cádiz C.F.

Mérida vive durante los años cincuenta una gran pasión por el fútbol. En estos tiempos se inaugura el 23 de mayo de 1953 el flamante Estadio Municipal -más funcional y acorde a los tiempos que corren-, dejando el titular el uso del Campo de La Antigua y se constituyen nuevas sociedades, como el C.F. Imperio, nacido el 3 de mayo de 1955 -y que en la actualidad se denomina Imperio de Mérida Club Polideportivo-, el C.D. San José del F.J. que vestía camisa azulgrana con pantalón negro, el Atlético San José, el C.D. El Calvario, el C.D. Real Móvil ó el C.D. H.O.A.C., vinculado a Acción Católica.

En la temporada 56/57 con una gran plantilla y de nuevo Martín Durán Montero al frente de la entidad, la S.D. Emeritense se proclama Campeón por vez primera de Tercera División, un hito en el club, pasando a una Fase de Ascenso en la cual sucumbe ante la A.D. Plus Ultra de Madrid: 0-2 en casa y 1-1 en la capital. En lo que resta de década su nivel deportivo desciende un tanto y ya no se le presentarán más oportunidades de luchar por el ascenso, resultando decepcionante la sesión 58/59 en la que es undécimo. La década la cerrará en la sesión 59/60 con un aceptable cuarto puesto.

1960 – 1970

Los años sesenta empiezan con mal pie para los apodados romanos pues a la primera de cambio, temporada 60/61, pierden la categoría al ser decimoquintos en su grupo de Tercera División en el cual comparten destino con sociedades castellano-manchegas, madrileñas y extremeñas. El club en la campaña 61/62 resurge de sus cenizas y sin más complicaciones asciende rápidamente a Tercera División en lo que se puede considerar un accidente deportivo. Durante esta década el club extremeño irá cambiando de grupos, sobre todo en el último tercio, debido fundamentalmente a las constantes reformas y reestructuraciones que padece la categoría, haciendo que tan pronto compita con clubs extremeños como con castellanos, andaluces, norteafricanos o castellano-manchegos.

A pesar de todo ello se muestra bastante fuerte y aunque nunca dispone de opciones reales de ascenso, sin duda se caracteriza por su aguante en tan difícil división y por su instinto de supervivencia. Dentro de los hechos sociales, destaca el cambio de nombre que sufre la entidad el 23 de abril de 1966, fecha en la cual bajo la presidencia de Paco Álvarez Benito cambia a Mérida Industrial Club de Fútbol gracias a la fuerte inversión que recibe la sociedad de parte del entramado industrial local.

Como ya sucediera en la década anterior, en los sesenta Mérida sigue aportando numerosos clubs de corta trayectoria, quedando en la memoria entidades como: el C.D. Balompédica Aragón, el C.D. Betis Emeritense, el C.F. Productores, el C.F. Radio, la Ag.D. Renfe ó el C.D. Ximen entre otros.

1970 – 1980

El inicio de los años setenta es desesperanzador dado que en su primera cita, temporada 70/71, queda decimoséptimo y ha de descender a Primera Categoría Regional. La Tercera División en esa época presenta un nivel bastante potente y para poder ingresar en ella ha de ser Campeón de Regional Preferente -categoría intermedia implantada la sesión 73/74- o a lo sumo superar la Promoción de Ascenso si se es segundo clasificado. Entre unas cosas y otras el conjunto blanquinegro pasa cinco largas campañas en Regional Preferente alejado de la Categoría Nacional. Tan solo una oportunidad tiene a lo largo de este quinquenio y la desperdicia en la temporada 71/72 cuando tras ser subcampeón en Liga cae en la Promoción como aspirante ante el Club Lemos: 2-0 en la localidad lucense de Monforte de Lemos y 1-2 en el Municipal emeritense. El cierre a este periodo con más sombras que luces llega al término de la campaña 75/76 en la que se proclama Campeón de Preferente, ascendiendo directamente a Tercera División.

Durante su reestreno en la temporada 76/77 no hace una buena competición y queda decimosexto, sin embargo este puesto que debería haber dado lugar a disputar la Promoción de Permanencia para defender su plaza, al final no se ejecuta pues la ampliación en número de grupos y clubs que experimenta la Tercera División hace que siga en la categoría sin promoción mediante. Como sucediera en el último tramo de la década anterior, el Mérida Industrial C.F. participa en grupos que van variando en su aspecto geográfico, alcanzando sorpresivamente el Campeonato en la sesión 79/80 tras veintidós victorias, catorce empates y tan solo cuatro derrotas. Este inesperado y no por ello inmerecido puesto le proporciona el ascenso a Segunda División B de forma inmediata, todo ello bajo la presidencia de un joven de veintiséis años llamado José Fouto Carvajal, pieza clave para el futuro del conjunto romano.

1980 – 1990

Durante la temporada 80/81 estrenan década y categoría, siendo breve su estancia en Segunda División B tras una mala campaña en la que finalizan decimoctavos, con diez victorias y nueve empates, a tan solo tres puntos de la permanencia. Tras el descenso no cesan en su empeño de volver a la categoría recién abandonada y configuran plantillas con esta pretensión. En la edición 81/82 son subcampeones de Liga empatados a puntos con el C.P. Cacereño, cayendo en la Promoción de Ascenso ante la A.D. Parla: 1-0 en la localidad madrileña y 0-0 en casa. En el verano de 1985 la entidad cambia nuevamente de nombre y pasa a ser conocida como Mérida Club Polideportivo.

En el aspecto deportivo tiene un pequeño resbalón clasificatorio en la temporada 86/87, recuperándose de inmediato en la siguiente 87/88 al ser subcampeón tras un intenso duelo en el que finaliza el Campeonato igualado en todo con el C.D. Don Benito. Esta igualdad precisa de un encuentro de desempate con el que dilucidar el título de Campeón y ascensor a Segunda División B. Dicho encuentro se disputa en Cáceres y es ganado por los rojiblancos por 1-2 ante la enorme desilusión de los aficionados romanos. Afortunadamente en la siguiente campaña, 88/89, se proclaman Campeones y ascienden directamente a la categoría de bronce. Para este importante paso deportivo el conjunto pecholata se refuerza convenientemente y tras adquirir buenos mimbres realiza un buen torneo 89/90 en el que finaliza octavo en la temporada de su debut.

1990 – 2000

Pero si algo distingue a su presidente, José Fouto, es el ánimo de mejorar y en la temporada 90/91 tiene una inmejorable ocasión con motivo de la reorganización del sistema competitivo, sistema que concede la oportunidad de ascender a los cuatro primeros clasificados. Tras ser cuarto clasificado en Liga, el Mérida C.P. aprovecha la ocasión que le presenta la Promoción de Ascenso y consigue comandar su grupo eliminando a Barcelona Atlético, Club Atlético Osasuna Promesas y C.D. Lugo, liderato que le da un histórico ascenso a la categoría de plata.

La temporada 91/92 es la del debut en Segunda División A. Con un equipo reforzado en todas sus líneas es capaz de finalizar séptimo y aguantar la primera acometida. En 1992 emprende el proceso de conversión en Sociedad Anónima Deportiva, culminado satisfactoriamente con un capital social de 87 millones de pesetas el dia 1 de julio con cambio de nombre incluido, Club Polideportivo Mérida, S.A.D. y que deportivamente se salda con el noveno puesto, repitiendo en la campaña 93/94. En el Campeonato de España llegan a Octavos de Final tras eliminar a: U.E. Rubí, A.D. Rayo Vallecano y S.D. Eibar, siendo eliminados por el Real Betis Balompié: derrota por 3-1 en la ida y empate 1-1 en Mérida. La sesión 94/95 es una de las más recordadas de su historia pues es en la que consigue el primer ascenso a Primera División. El conjunto pecholata con veintitrés victorias, diez empates y tan solo cinco derrotas fundamentadas en su gran defensa alcanza el liderato ante la sorpresa de muchos y alcanza el merecido alirón con bastante holgura respecto a sus perseguidores.

Para poder afrontar el reto de militar en la categoría de élite del fútbol nacional, se decide aumentar la capacidad y acondicionar el Estadio Municipal, inyectando la Junta de Extremadura una fuerte cantidad económica con la cual se levantan las gradas de los dos fondos y se mejoran las gradas existentes duplicando el aforo y variando por completo la fisonomía. El C.P. Mérida es el segundo conjunto extremeño en participar en Primera División y durante su debut de la campaña 95/96 lamentablemente no consigue salvar la categoría pues es vigésimo primero con diez victorias y doce empates, a cuatro puntos de la permanencia. Entre la plantilla destacan jugadores como: Leal, Monparlet, Monreal, Luis Sierra, Correa, Reyes, Urbano, Prieto, Quique Martín y Sinval.

Lejos de amilanarse, la campaña 96/97 en Segunda División A significa un nuevo ascenso. El conjunto pecholata hace vibrar nuevamente a su afición y tras conseguir veintiuna victorias y nueve empates se proclama Campeón de la mano del técnico Jorge D’Alessandro. Es un nuevo éxito para José Fouto y de inmediato se emprende el fichaje de jugadores de prestigio como “Mono” Montoya, Pablo Alfaro, De los Santos, Ruano, Pirri, Juan Sabas, Biagini y Gabrich.

Su segunda estancia en Primera División, temporada 97/98, resulta deportivamente igual de amarga que la anterior, pues el objetivo de la permanencia se escapa por muy poco, cuatro puntos, quedando la Promoción de Permanencia a tan solo uno. Decimonoveno en Liga con nueve victorias y doce empates, su escaso bagaje de puntos le condena al descenso de categoría. En el Campeonato de España en la edición de 1998 alcanzan por primera vez los Cuartos de Final tras superar a: C.D. Badajoz, C.F. Lorca Deportiva y Real Valladolid C.F., siendo eliminados por el F.C. Barcelona: derrota por 2-0 en el Camp Nou y de nuevo caen por 0-3 en Mérida. El retorno a Segunda División significa la pérdida de gran parte de su masa social que solía acudir al estadio y ya en la temporada 98/99 los grandes problemas económicos empiezan a surgir.

El paso por la división de honor ha costado un precio excesivo para las arcas del club, invirtiéndose grandes sumas de dinero en jugadores que no han logrado mantener la categoría y que han requerido mucho esfuerzo por parte de todos. Las deudas empiezan a dispararse y se buscan créditos para sufragarlas, abriéndose una etapa en la cual la continuidad de la institución plantea muchas dudas respecto al futuro más inmediato. Deportivamente se finaliza décimo en Liga, mejorando en la campaña 99/00 en la que es sexto quedando a tan sólo tres puntos del ascenso a Primera División. En el Campeonato de España, edición de 2000, llegan a Cuartos de Final tras superar a: Talavera C.F., Real Betis Balompié y Real Oviedo, siendo eliminados por el Real Madrid C.F.: derrota por 1-0 en el Santiago Bernabeu y victoria insuficiente por 2-1 en Mérida. Todo un espejismo. Paradójicamente esta es su última temporada en vida.

El 31 de julio de 2000, el club es descendido administrativamente a Segunda División B al no poder hacer frente a una deuda con su plantilla de 180 millones de pesetas, la punta de iceberg de una deuda acumulada que se aproxima a los dos mil millones de pesetas. Ni ayuntamiento ni entidades privadas quieren asumir el pago de tal cantidad, con lo cual el C.P. Mérida, SAD tiene las horas contadas y cesa su actividad el 1 de septiembre. Años después, varios de sus dirigentes mantienen serios litigios legales con la justicia.

Tan tremenda noticia causa un gran desasosiego en el aficionado quien se ve desprovisto de su club de siempre, pero el fútbol emeritense no concluye aquí puesto que la directiva pecholata, viendo lo que podía y al final acabó pasando, decide previamente a su desaparición desvincular el 31 de agosto a su club filial para evitar que su óbito lo arrastre también.

El sustituto natural del C.P. Mérida SAD es el Mérida Promesas U.D., una sociedad constituida en junio de 1989 como Unión Deportiva Augusta Emérita fruto de la fusión realizada entre dos entidades nacidas pocos años antes, el C.F. Los Milagros -de 1978-, y el Santa Eulalia de Mérida C.F. -constituido en 1982 como Club AA.VV. Santa Eulalia-. En 1990, la imperiosa necesidad del por entonces Mérida C.P. a la hora de contar con un filial en el cual poder foguear a jóvenes promesas que sirvieran en un corto espacio de tiempo para su primera plantilla, había llevado a dicho club a firmar un convenio de filiación por el cual adoptó el nuevo nombre de Mérida Promesas U.D., ascendiendo rápidamente hasta la Tercera División recién concluida la temporada 90/91, asumiendo el reto de continuar con la tradición futbolística en la ciudad. Una vez independizado, en el año 2001 cambia de nombre y pasa a ser Unión Deportiva Mérida. Los cambios de denominación parecen seguirle y desde el año 2005 es conocido como Mérida Unión Deportiva.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia del C.P. Mérida S.A.D.: 1912-1997. Ángel Soriano Plaza. Editorial C.P. Mérida S.A.D. (1997).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.elperiodicoextremadura.com Diario
  • www.hoy.es Diario

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Sporting Villanueva Promesas
  • Ciudad: Villanueva del Fresno
  • Provincia: Badajoz
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: 23 de agosto de 1993
  • Fecha de federación: 1993

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sporting Villanueva Promesas (1993-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

  • 0 Ligas de Categoría Nacional

 

ESTADIO:

Campo de Fútbol Municipal

  • Nombre: Campo de Fútbol Municipal
  • Año de inauguración: 1976
  • Cambios de nombre:
  • Campo de Fútbol Municipal (1976-)
  • Capacidad: 1.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal (1976-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Emplazada al sur de la ciudad de Badajoz y en la comarca del Llano de Olivenza junto a la frontera portuguesa, la localidad pacense de Villanueva del Fresno apenas ha contado en el pasado con clubs relevantes a nivel deportivo. Con una población que alcanzó su cénit a principios de los años sesenta y que desde entonces una fuerte oleada migratoria ha dejado el número de habitantes casi reducido a la mitad, el fútbol federado pasó gran parte del siglo pasado ausente de la villa y aunque evidentemente era practicado por sus habitantes, la lejanía y falta de presupuesto para organizar un club más o menos serio, pasó factura al fútbol organizado local.

En 1976 corren nuevos tiempos y propuestas que convergen en la decisión de crear una sociedad que represente a Villanueva del Fresno dentro de los campeonatos que organiza la Federación Extremeña, naciendo el Club Polideportivo Villanueva del Fresno que emplea camisa roja y pantalón azul, aunque tardará un par de años en inscribirse en su federación territorial, compitiendo en Segunda Regional en la temporada 78/79. Manuel Gil Píriz es su primer presidente y empleando el Campo Municipal como sede consiguen proclamarse Campeones del Grupo Oeste y ascender a Primera Regional. En la campaña 79/80 se estrenan en esta categoría permaneciendo en ella durante los años ochenta sin novedad hasta que a principios de los noventa, debido a discrepancias entre sus directivos y aficionados, dan al traste con el club que acaba disolviéndose.

HISTORIA DEL CLUB:

1993 – 2000

Tras la desaparición de la sociedad anterior que mantuvo durante varios años en activo el fútbol en la localidad, el abandono al que fue sometido el Campo Municipal con rebaños de ovejas pastando, conmovió a un gran aficionado ex jugador del anterior club, José María Pérez Hurtado, quien en 1993 con la ayuda de su amigo Paco Ramos y contando con apenas treinta y un años, decidió proporcionar una nueva oportunidad a este deporte y con su propio sacrificio darle forma el 23 de agosto de ese año bajo el nombre de Sporting Villanueva Promesas.

Pérez Hurtado, seguidor merengue y bético, sacó tiempo de donde pudo y puso en marcha la maquinaria necesaria para vertebrar un club que nació vistiendo camisa verdiblanca con pantalón verde, jugando en el Campo Municipal y partiendo desde Primera Regional en la temporada 93/94 donde obtuvo el Campeonato ascendiendo a Regional Preferente. En esta categoría se convierte en uno más, siéndole esquiva la contribución del consistorio lo cual tras unas campañas provoca su desaliento y decisión de retirar de la competición a la entidad una vez concluida la campaña 97/98.

2000 – 2010

Pérez Hurtado sueña con volver a competir y con el gusanillo del fútbol dentro más una importante suma de dinero que aporta de su bolsillo, consigue poner en activo el Sporting Villanueva Promesas quien parte desde Primera Regional en la edición 00/01. La plantilla confeccionada da sus frutos y consigue el ascenso a Regional Preferente, convirtiéndose en uno de los gallitos al ser cuarto en la campaña de su reestreno 01/02 y con las miras puestas en acceder a Categoría Nacional. El objetivo se logra al término de la sesión 02/03 cuando se proclama Campeón y asciende a Tercera División, una categoría jamás disputada por sociedad alguna de la localidad que cubre parte de las ilusiones tanto de directivos como aficionados.

Pérez Hurtado conduce a los verdiblancos con mano firme y como de si su empresa se tratase, convirtiendo casi en una familia a todo miembro vinculado con el proyecto y facilitando el acceso al Campo Municipal al ser la entrada gratuita tanto para locales como para visitantes, todo un detalle digno de admiración. El estreno en el cuarto nivel nacional se produce en la temporada 03/04 dentro del grupo extremeño de Tercera División, finalizando octavo y con la permanencia en el bolsillo de forma holgada. En la edición 04/05 se da un nuevo paso y mejora en la clasificación terminando en sexto lugar, aunque algo distante en puntos y en opciones de poder promocionar. El Sporting de la campaña 05/06 es mucho más consistente y en esta ocasión sí obtiene el pase para disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División B al acabar cuarto con muy buenas sensaciones. En esta decisiva fase se enfrenta en Semifinales a la U.D. Puertollano,  quedando eliminado al empatar 0-0 en casa y perder 2-0 en la localidad ciudadrealeña en un encuentro que no convence a los verdiblancos.

En las siguientes ediciones no consigue adjudicarse una de las primeras cuatro plazas y se queda con la miel en los labios al ser sexto en la 06/07 y séptimo en la 07/08. En febrero de 2009, Inés Pérez de apenas veinte años, hija de Pérez Hurtado, accede a la presidencia en sustitución de su padre estando el equipo en puestos de descenso, iniciando una remontada que le lleva a quedar duodécimo en la sesión 08/09. En la siguiente campaña, 09/10, se refuerzan todas las líneas y la entidad pacense finaliza sexta a pocos puntos de conseguir entrar en la Promoción, una meta que ronda a la directiva verdiblanca desde hace años y que ven factible.

2010 – 2020

El paso a la nueva década trae el mayor éxito jamás obtenido por el deporte villafresnense desde siempre con una temporada 10/11 en la que el club del Llano consigue ser subcampeón de Liga tras un C.F. Villanovense con el que le separa tan sólo un punto. De la mano de su entrenador Ángel Alcázar, el club consigue veintinueve victorias, cinco empates y cuatro derrotas le permiten jugar una Promoción donde se imponen a todos sus rivales: C.D. Binissalem: 1-0 en la localidad mallorquina y 5-2 en casa; al Real Racing Club de Santander “B”: 1- 2 en la capital cántabra y derrota en casa por 0-1 pasando a la Final gracias al gol average favorable; y Alhaurín de La Torre C.F.: 0-2 en la localidad malagueña y empate 1-1 con gol de Cristo en el Municipal ante una afición local incrédula con lo que está viviendo.

El ascenso a Segunda División B está en el bolsillo verdiblanco conseguido brillantemente sobre el terreno de juego, pero tras la euforia se empieza a gestionar la nueva aventura. Los números no cuadran y su paso por la categoría de bronce entraña un gran peligro que puede dejar muy mal parado al club teniéndose en cuenta los antecedentes tan pesimistas y deficitarios que circundan a este tercer nivel nacional. Si a esto se le une un descenso presupuestario previamente anunciado por la familia Pérez, la falta de recursos y ayudas por parte de instituciones públicas y empresas de la región, el panorama empieza a pintar mal, planteándose en junio la renuncia a la categoría.

Cuando todo presumía lo peor, Pérez Hurtado encuentra el penúltimo fin de semana de julio un grupo inversor catalán que está dispuesto a gestionar la entidad y hacerse cargo del presupuesto mínimo para competir. Jordi García Rodríguez se convierte en presidente del club tras presentar los hermanos García un proyecto que cuenta con el beneplácito del ex máximo mandatario verdiblanco al comprar el club abonando cuarenta mil euros, e inscribiendo el club en Segunda División B. El entrenador elegido para el debut en la categoría de bronce será el barcelonés Albert Ferri. Sin embargo, pronto aparecen los problemas económicos y tras seis meses sin cobrar los jugadores y sin que el club abone arbitrajes, desplazamientos ni manutención de los jugadores, la plantilla acaba encerrándose cincuenta y cinco dias en el vestuario. Debiendo el club cien mil euros a la plantilla, durante este periodo es el propio Ferri el que paga los desplazamientos y parte del material deportivo. En el mes de diciembre el empresario gallego Alejandro Remiseiro muestra el interés por hacerse cargo del club, sin embargo, no llegan a fructificar los acuerdos. Deportivamente, con una plantilla muy corta repleta de juveniles el club consigue la meritoria cifra de dos victorias, once empates y seis derrotas, obteniendo diecisiete puntos. Acabada la primera vuelta de la liga, el club da la carta de libertad a los jugadores y no se presenta comenzada la segunda vuelta del campeonato, retirándose el equipo de la competición y desapareciendo como tal.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

BIBLIOGRAFÍA:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

escudo Extremadura UD

 

PLANTILLA 2018-2019:

Plantilla Extremadura UD 2018-2019

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Extremadura Unión Deportiva
  • Ciudad: Almendralejo
  • Provincia: Badajoz
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: agosto de 2007
  • Fecha de federación: agosto de 2007

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Extremadura Unión Deportiva (2007-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Tercera División:

  • 2012/13
  • 2015/16

 

ESTADIO:

 

estadio Francisco de la Hera

  • Nombre: Estadio de Fútbol Francisco de la Hera
  • Año de inauguración: 1996
  • Cambios de nombre:
  • Estadio de Fútbol Francisco de la Hera (1996-)
  • Capacidad: 11.580 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio de Fútbol Francisco de la Hera (2007-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS:

escudos Extremadura UD

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Emplazada en la comarca pacense de Tierra de Barros, tiene el honor la ciudad de Almendralejo de haber sido la segunda localidad extremeña en contar con un club en Primera División. Todo comenzó recién estrenada la década de los años veinte cuando ya en 1921 los jóvenes almendralejos jugaban en las eras inmediatas a la localidad, creándose el primer club en 1924 bajo el nombre de Extremadura Foot-ball Club, sociedad la cual con el paso de los años llegaría a ser el principal club extremeño de fútbol por delante incluso de las capitales regionales.

Este club que inicialmente vestía camisa rojinegra con pantalón negro formó parte de la Federación Extremeña desde su fundación en 1924 hasta 1932, año en el que conjuntamente junto a Huelva conforman la Federación del Oeste perdurando hasta 1935 en el cual los clubs onubenses se reintegran en la Federación Regional del Sur. El Extremadura F.C. sin embargo, se mantuvo ajeno a esta nueva federación y declinó participar en ella alegando lo costoso de los desplazamientos, manteniéndose activo pero sin estar federado y recordando en la memoria que desde sus inicios fue un club de Primera Categoría, y aunque no obtuvo título regional alguno, sí fue uno de los actores más destacados. En el año 1939 tras la Guerra Civil ingresa en la Federación Extremeña nuevamente, adoptando el nombre de Club de Fútbol Extremadura a partir de 1941 conforme a la nueva Ley que prohíbe los extranjerismos. En 1942, junto al resto de sociedades extremeñas activas, pasa a la Federación Regional del Sur formando parte junto a clubs andaluces debido a los problemas organizativos que padece su federación natural, permaneciendo en esta hasta 1950 en la que es reinstaurada la Federación Extremeña de Fútbol.

Con Francisco de La Hera, el club asciende deportivamente y en corto espacio de tiempo se planta en Tercera División, alcanzando la Segunda División al término de la campaña 53/54 y permaneciendo en esta siete ediciones consecutivas. La entidad que desde los cincuenta viste camisa azulgrana pasará las décadas de los años sesenta, setenta y ochenta alternando campañas entre Tercera División y Regional Preferente hasta que iniciados los noventa de el salto a Segunda División B.

Esta será su época de mayor esplendor ascendiendo a Segunda División A y continuamente a Primera División, categoría máxima en la que disputará dos sesiones, las correspondientes a las temporadas 96/97 y 98/99. Transformado en C.F. Extremadura, S.A.D. el año 1995, a partir de esta última militancia en la máxima categoría el club iniciará un periodo de estabilidad en Segunda División A primero y en Segunda División B después, coincidiendo con el cambio de siglo para empezar a presentar números rojos a mitad de la primera década. Esta situación se irá agravando considerablemente y en la temporada 06/07 sucederá el desastre que conllevará a su descenso a Tercera División y posterior paso a Preferente al ser denunciado el club por impago a jugadores por un montante de 593.000 euros y ser descendido administrativamente.

HISTORIA DEL CLUB:

2007 – 2010

El verano de 2007 presenta un panorama desolador en la ciudad pacense con una afición dividida en la que existen sectores continuistas y otros que proponen crear un nuevo club con el que empezar de nuevo y aislarse de los problemas acaecidos recientemente, todo ello al margen de la existencia de otra sociedad como es el Atlético San José Promesas, entidad fundada en 1986 dedicada a las categorías inferiores y a albergar a los más destacados futbolistas locales. Esta segunda propuesta tal y como avanzan los días comienza a tomar cuerpo y muchas son las voces que se inclinan por el proyecto, consumándose en plena pretemporada con el nacimiento en el mes de agosto del Extremadura Unión Deportiva, sociedad que seguirá empleando los colores azulgranas de su predecesor y como terreno de juego el Municipal Francisco de La Hera, siendo elegido Diego Madera como primer presidente de la sociedad.

Los azulgranas tras inscribirse en la Federación Extremeña inician su vida deportiva partiendo desde Primera Regional en donde debutan bajo las órdenes de Juan Francisco Godoy “Pinky”, obteniendo el Campeonato de Liga 07/08 y el pasaporte a Preferente. En esta categoría se estrenan a lo largo de la campaña 08/09 y tras encadenar un elevado número de victorias consecutivas alcanzan el liderato ascendiendo a Tercera División. Una vez instalados en Categoría Nacional abordan su debut con miras a encaramarse a los primeros puestos, objetivo que alcanzan de nuevo de la mano del preparador Juan Marrero Roig con quien son terceros en Liga. Este puesto les permite entrar en Promoción, fase en la que eliminan a Novelda C.F.: 0-0 en casa y 1-1 en la ciudad alicantina; C.D. Mairena: 0-0 en Almendralejo y 2-2 en la localidad sevillana; y finalmente al Club Atlético Mancha Real: 4-2 en casa y 0-0 en la localidad jiennense, consiguiendo el merecido ascenso a Segunda División B.

2010 – 2020

En la temporada 10/11, la ciudad de Almendralejo tiene dos clubs que captan la atención de sus aficionados repartiéndose estos entre Extremadura U.D., quien juega en Segunda División B y Atlético San José Promesas, en Tercera División, ya que el equipo del C.F. Extremadura, tras descender de categoría la campaña 09/10, no es inscrita para competir en Primera Regional tras el abandono de directiva y nula respuesta del Ayuntamiento, accionista mayoritario de la histórica sociedad. El debut del club azulgrana en el tercer nivel es muy complicado con un bajo presupuesto y un nivel deportivo justo, ocupando pronto plazas de descenso y culminándose este tras ser decimonoveno con ocho victorias y ocho empates, sin opciones de salvación.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2011

BIBLIOGRAFÍA:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

escudo CD Badajoz

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Badajoz,  S.A.D.
  • Ciudad: Badajoz
  • Provincia: Badajoz
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: 15 de agosto de 1905
  • Fecha de federación: noviembre de 1909

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sporting Club del Liceo (1905-1908)
  • Club Sportivo Pacense (1908-1910)
  • Badajoz Sporting Club (1910-1915)
  • Sport Club Badajoz (1915-1936)
  • Badajoz Foot-ball Club (1936-1939)
  • Sport Club Badajoz (1939-1941)
  • Club Deportivo Badajoz (1941-1994)
  • Club Deportivo Badajoz, S.A.D. (1994-2012)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División B:

  • 1990/91

7 Ligas de Tercera División:

  • 1944/45
  • 1945/46
  • 1952/53
  • 1964/65
  • 1966/67
  • 1985/86
  • 2009/10

 

ESTADIO:

estadio Nuevo Vivero

  • Nombre: Estadio Nuevo Vivero
  • Año de inauguración: 1998
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Nuevo Vivero (1998-)
  • Capacidad: 15.198 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Liceo Artístico (1905-1908)
  • Real de la Feria (1908-1915)
  • Campo de Santa Marina (1915-1917)
  • El Vivero (1917-1998)
  • Nuevo Vivero (1998-2012)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS:

escudos CD Badajoz

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La historia del fútbol en la ciudad de Badajoz no se entiende sin la gran obra realizada por Luciano Sampérez Arroyo, un profesor de educación física que dirigió durante muchos años el Gran Gimnasio de Badajoz y gracias a cuya labor infatigable fue practicado este deporte desde 1899. Sampérez aleccionó a la juventud pacense en el culto al cuerpo y en la higiene, empleando el fútbol como juego ideal para estos fines y haciendo demostraciones cada año hasta bien adentrada la primera década del s. XX con motivo de las celebraciones anuales de la Feria local.

HISTORIA DEL CLUB:

1905 – 1910

Fruto de estas enseñanzas prontamente el fútbol empieza a cobrar importancia entre la juventud local destacando el 15 de agosto de 1905 cuando surge el Sporting Club del Liceo, un club amateur formado por jóvenes enraizados en el Liceo Artístico y Literario que tomando el ejemplo de Don Luciano desean llevar a cabo todo lo aprendido. Este germen futbolístico que durante sus primeros años no consigue salir de las fronteras propiamente físicas del Liceo, empieza a adquirir madurez y en 1908 da paso a una entidad más seria y organizada que adopta el nombre de Club Sportivo Pacense, sociedad que viste camisa y pantalón blancos y la cual en ese año empieza a jugar en el Real de la Feria situado junto al Vivero, disputando el 23 de noviembre su primer encuentro conocido frente a un rival local de muy reciente creación, el Club Politécnico, y con resultado favorable de 2-1 para los sportivos.

El año 1909 dará paso al nacimiento de otra sociedad, el Comercial Foot-ball Club, un club liderado por el empresario joyero Demetrio Medina que viste camisa blanca con pantalón negro, juega en los terrenos de la Dehesa de Palomas propiedad del conde de la Torre del Fresno y que empieza a rivalizar con el Club Sportivo Pacense, tomando a finales del mes de noviembre la iniciativa al inscribirse en la recién nacida Federación Española de Clubs de Foot-ball.

1910 – 1920

En 1910 el Club Sportivo Pacense cambia nuevamente de nombre y adopta el más identificativo de Badajoz Sporting Club, siguiendo a continuación los pasos de su rival ciudadano al inscribirse igualmente en la Federación Española de Clubs de Foot-ball. Ambos clubs se reparten los favores de los aficionados pacenses hasta que surge ese mismo año el Racing Club Pacense, tercero en discordia. Los encuentros disputados entre Badajoz S.C. y Comercial F.C. son muy intensos, perdurando hasta 1915 cuando las negociaciones mantenidas entre Demetrio Medina y Miguel Ávila, alma mater del Badajoz S.C., fructifican a la hora de fusionar ambas entidades y crear una más fuerte, el Sport Club Badajoz, sociedad que conserva la antigüedad de la más primitiva de ellas.

Esta sociedad empleará camisa blanquinegra con pantalón blanco, trasladándose a jugar al Campo de Santa Marina, propiedad de Demetrio Medina y convirtiéndose en la más importante de la región. Los jugadores del S.C. Badajoz adquirirán renombre en toda Extremadura y se enfrentarán exitosamente a clubs cacereños, emeritenses y algunos vecinos procedentes de Portugal hasta que en 1917 las desavenencias entre Medina y Ávila sean irreconciliables y Medina abandone la sociedad creando el 30 de septiembre una nueva, el Club Deportivo Extremeño, entidad que viste camisa gualdinegra con pantalón negro. La escisión provoca que el conjunto blanquinegro se quede sin terreno de juego, entrando al quite la figura del conde de la Torre del Fresno quien cede sus tierras en El Vivero para que el S.C. Badajoz continúe su actividad sin más alteraciones. Con anterioridad a estos sucesos, existe en 1916 una eclosión de nuevos clubs en la ciudad, surgiendo el Internacional F.C., el Balompié F.C., la Escuela Normalista F.C., el Rompebotas F.C. y el Gimnástico Club Extremeño.

1920 – 1930

Iniciados los años veinte las sociedades S.C. Badajoz y C.D. Extremadura son las más importantes en la ciudad y en la región, protagonizando duelos deportivos y extradeportivos en los cuales ambas directivas se acusan mutuamente de captar jugadores de forma no académica llegando incluso los señores Medina y Ávila a las manos en plena calle. Desde 1920 los dos clubs, en unión a otras entidades de la provincia y de la hermana Cáceres, solicitan a la Federación Española poder con una federación propia, comenzando una serie de campeonatos regionales oficiosos que en la mayoría de ocasiones no se culminan.

En 1924 se constituye la Federación Regional Extremeña de Clubs de Fútbol y a partir de la campaña 26/27 se organizan los primeros Campeonatos Regionales. El ahora ya Real C.D. Extremeño conquista las ediciones 26/27 y 28/29 en franca disputa con el S.C. Badajoz, entrando los blanquinegros en crisis y renunciando a participar en las temporadas 30/31 y 31/32 por decisión propia. No será el único en entrar en crisis puesto que el Real C.D. Extremeño en 1929 desaparece dejando un gran hueco dentro del fútbol regional.

1930 – 1940

Los años treinta traen bastantes cambios a nivel deportivo y social, estos últimas dramáticos, teniendo comienzo la década con el S.C. Badajoz ausente de las competiciones oficiales. En 1931 ocurren dos acontecimientos claves como son la donación en herencia del Campo de El Vivero y a finales de año el affaire que el Club Recreativo de Huelva mantiene enfrentándose con la Federación Sur, propiciando la creación de la Federación Oeste previo consentimiento de los clubs extremeños y onubenses a quienes arrastran los blanquiazules. El S.C. Badajoz decide competir en la primera edición 32/33 en la que resultan vencedores los onubenses y los clubs cacereños no participan, hechos que se repiten en la campaña 33/34 y 34/35 salvo que en esta última se da la entrada de los cacereños. En 1935 se da fin a la Federación Oeste y la Extremeña reinicia su camino por libre organizando la edición 35/36 que conquista el Racing Club Badajoz, una sociedad fundada en 1932 que viste camisa rojiblanca con pantalón negro, juega en el Campo de Pardaleras y que consta con un amplio poder económico el cual desde su nacimiento presenta una seria alternativa al S.C. Badajoz.

El Racing Club Badajoz como Campeón Regional de Primera Categoría opta en enero de 1936 al ascenso a Segunda División jugándoselo todo a una carta frente al poderoso Racing Club de Córdoba, eliminatoria que no sobrepasa tras perder 1-0 en la capital andaluza, imponerse 2-1 en casa y perder el encuentro de desempate disputado en Madrid el 9 de febrero por 1-2. La desilusión es evidente y las voces que desde hace tiempo vienen reclamando la unión de los principales clubs pacenses para crear una sociedad más fuerte empiezan a sonar con fuerza, siendo escuchadas en esta ocasión a pesar de las reticencias iniciales de algunos dirigentes. En los primeros meses del año empiezan una serie de conversaciones entre las respectivas directivas que tienen fin el 13 de marzo con la consabida fusión de ambos clubs, resultando elegido el nombre de Badajoz Foot-ball Club y acarreando la consiguiente desaparición del Racing Club de Badajoz, que pasa a integrarse en el Badajoz S.C., club de mayor antigüedad.

El club pacense se uniforma con camisa azul y pantalón blanco, juega en el Campo de El Vivero y en él recaen todas las esperanzas para ascender a la ansiada Segunda División, reconociéndose sus derechos por parte de la Federación Española el dia 28 del mismo mes. Estas ilusiones sin embargo desgraciadamente no se verán cumplidas, al menos en un plazo inmediato, puesto que tras ganar el Campeonato Extremeño de Aficionados y ser eliminado el 17 de mayo en el Campeonato de España en casa por el Sevilla F.C. por 1-3, estalla en julio la Guerra Civil paralizándose las actividades deportivas oficiales a nivel nacional. Pese a todo y al ser Extremadura una región alejada del frente, se disputan en la ciudad excepcionalmente algunos encuentros hasta 1937, todos ellos rodeados de grandes medidas de seguridad para evitar altercados entre los aficionados.

1940 – 1950

Tras el deseado final de la contienda, acceden a la directiva de la entidad militares y personas relacionadas con el bando vencedor, imponiendo el nombre de uno de los dos fundadores en 1936 y recuperando el uso de Sport Club Badajoz con el ánimo de borrar lo pasado en el periodo político anterior y restaurar la normalidad lo antes posible, además de pasar a vestir con camisa blanquinegra y pantalón blanco. El S.C. Badajoz compite durante  tres temporadas a las órdenes de una Federación Extremeña que atraviesa muchos problemas y que ocasiona el traslado en 1942 de todos los clubs extremeños a la Federación Sur, más y mejor organizada.

Deportivamente el club accede a la Fase Final ó Tercera División de las campañas 40/41, 41/42 y 42/43 que dilucidan quién asciende a Segunda División, habiendo adoptado el 21 de enero de 1941 el nombre de Club Deportivo Badajoz en cumplimiento de la nueva Ley estatal que prohíbe el uso de extranjerismos. En 1943 la RFEF decide reestructurar la Tercera División dándole más auge con la inclusión de clubs pertenecientes a capitales de provincia o ciudades importantes, compitiendo el club pacense en el Grupo VI junto a clubs de su región y de la Federación Castellana, un binomio que se mantiene hasta la temporada 45/46. En la sesión 43/44 es subcampeón tras el C.D. Cacereño, alcanzando el Campeonato en la siguiente edición 44/45 lo cual le permite jugar la Fase Intermedia para ascender a Segunda División. En esta es cuarto y cae eliminado. En la temporada 45/46 repite título pero en la Fase Intermedia es sexto y último. Desde aquí hasta el final de la década, aunque se confeccionan buenas plantillas, el club no vuelve a entrar en una Promoción de Ascenso y se mantiene plácidamente en Tercera División.

1950 – 1960

Tan deseado momento y objetivo llega en la campaña 52/53 de la mano del entrenador Pepe Sierra. Con un equipo totalmente nuevo y siendo presidente Francisco Reina son Campeones del Grupo IV consiguiendo el ascenso directo a Segunda División. Con este ascenso se inicia la primera época de esplendor del club pacense, pues siete serán las temporadas consecutivas en las que milita en la categoría de plata. Encuadrado en el Grupo II de la Segunda División, el club blanquinegro se adapta rápidamente a la categoría y no pasa apuros en la misma durante sus primeras campañas, consiguiendo establecerse en la zona media y destacando la sesión 56/57 en que termina séptimo clasificado.

Es en la temporada 58/59 cuando sufre su primer susto al quedar decimocuarto y tener que disputar una Promoción de Permanencia con un club de Tercera División. El rival es el gaditano Jerez C.D., con quien empata 0-0 en la ida y derrota por 4-0 en El Vivero. En la siguiente campaña 59/60, el C.D. Badajoz cae irremediablemente en desgracia y finaliza decimosexto y último clasificado, descendiendo a Tercera División.

1960 – 1970

Tras este descenso, el C.D. Badajoz entra en una gran crisis económica y deportiva estando a punto de bajar a Primera Regional en la edición 61/62. Afortunadamente en las dos campañas siguientes se reorganiza y con el empuje local acecha el Campeonato de Liga, objetivo que alcanza en la temporada 64/65 bajo la presidencia de Jesús Carrillo. Para ello tiene que disputar un par de eliminatorias deshaciéndose en primera instancia del C.D. Atlético Baleares: empate 1-1 en Palma de Mallorca y victoria por 2-0 en casa; y en segunda de la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega: 2-0 en la ciudad cántabra y victoria por 3-1 en El Vivero. Al no existir gol average tiene que disputar un partido de desempate en Madrid el 8 de junio, resultando vencedor por 2-0: el ascenso a Segunda División se ha conseguido. Sin embargo, su paso por la división de plata es efímero y a la primera de cambio la abandona tras ser de nuevo decimosexto clasificado tras una decepcionante campaña 65/66 en la que tan sólo gana cuatro encuentros y cosecha numerosas derrotas en el casillero de resultados.

El regreso a Tercera División es vivido con profunda decepción por sus aficionados, pero esta se vuelve en alegría cuando al concluir la temporada 66/67 se proclama Campeón de su grupo con Abilio Rubio como entrenador bajo la presidencia de Antonio Ballesteros, y en las eliminatorias de ascenso consigue superar al C.D. Carabanchel en primer lugar con los resultados de 0-4 en Madrid y 8-1 en casa, y al Bilbao Atlético después tras victoria por 2-0 en casa y derrota en tierras vizcaínas por 2-1. En la campaña 67/68, pese a ser decimotercero en su grupo no consigue superar el corte que establece la RFEF para seguir en la categoría de plata ante la inminente reestructuración que va a experimentar la categoría, descendiendo nuevamente a Tercera División.

1970 – 1980

Con este descenso empieza un calvario para el club pacense en la categoría de bronce nacional, pues durante toda una década entera no consigue ascender a Segunda División a pesar de los continuos intentos de sus dirigentes y el apoyo incondicional de su masa social, destacando las campañas 69/70 y 72/73 que pese a la buena participación realizada no consigue encaramarse a la primera posición que otorga el ascenso directo. En la campaña 76/77 se consigue al fin el objetivo del ascenso bajo la presidencia de Vicente Folgado al entrar en la recién creada Segunda División B, categoría que viene a sustituir, aunque en formato reducido, la anterior Tercera División.

1980 – 1990

En esta categoría se mantiene durante casi un decenio sin pena ni gloria con grandes altibajos clasificatorios, manteniéndose alejado de los primeros puestos salvo la temporada 83/84 en la que termina cuarto, a tan sólo dos puntos del ascenso. En la sesión 84/85 desciende a Tercera División tras un apretado final que le lleva a ser decimonoveno, terminando subcampeón de la Copa de la Liga dentro del Grupo II de Segunda División B, al caer derrotado en la Final frente al Albacete Balompié:  resultado negativo en la ida de 3-0 en tierras manchegas y victoria insuficiente en la vuelta con resultado de 1-0.

Dos son las campañas en las que aguanta en Tercera División, pues en la edición 85/86 pese a ser Campeón de Liga y eliminar a Las Palmas Atlético en la primera eliminatoria de la Promoción: 0-2 en el Insular y 0-1 en casa; cae ante la S.D. Eibar en la Final: 2-0 en Ipurúa y empate 1-1 en casa. En la sesión 86/87 es subcampeón de su grupo y asciende directamente a Segunda División B, beneficiándose con la ampliación a cuatro grupos que sufre la categoría tras presentar un grupo único hasta la fecha con Antonio Guevara en la presidencia y Rogelio Palomo ejerciendo como entrenador del club pacense. El final de la década de los ochenta transcurre con campañas cercanas al ascenso, como el subcampeonato de la sesión 87/88, pero no es hasta los recién estrenados noventa cuando empieza a mostrar sus aspiraciones reales.

1990 – 2000

Así pues en la campaña 90/91 es meritoriamente Campeón de su grupo con Félix Castillo en la presidencia, pero en la Promoción de Ascenso no tiene excesiva fortuna y es superado por la S.D. Compostela, quedando atrás C.D. AlcoyanoDeportivo Alavés. Será en la siguiente temporada 91/92 cuando consiga ascender a Segunda División A al ser segundo en su grupo dirigidos por Rogelio Palomo en su sexta campaña consecutiva al frente del equipo y superar en la Promoción a: Cartagena F.C.Deportivo Alavés y Real Sporting de Gijón “B”.

Con este ascenso, el C.D. Badajoz inicia la segunda época de esplendor en su historia que se ve respaldada con once campañas consecutivas en la división de plata. Volviendo a la categoría profesional con Paco Herrera a los mandos del equipo en la temporada 92/93, el club termina decimoprimero, repitiendo puesto la siguiente sesión 93/94. Durante esta última temporada cabe reseñar la transformación del club en Sociedad Anónima Deportiva, con un capital social de 113 millones de pesetas y culminando el proceso el 31 de diciembre de 1993, cambiando la sociedad a Club Deportivo Badajoz, S.A.D. En este periodo destacan las temporadas 95/96, siendo entrenador el británico Colin Adisson en la que se alcanza un meritorio sexto puesto y casi se roza con la punta de los dedos la Primera División al empatar a 62 puntos con el C.F. Extremadura, quinto clasificado y que a la postre ascendería en la Promoción, repitiendo la 96/97 con Antonio Maceda como técnico y quedando de nuevo sexto por tercera vez consecutiva la sesión 97/98, esta vez bajo las órdenes de Miguel Ángel Lotina. Durante esta última sesión, se inaugura el Estadio Nuevo Vivero el día 2 de diciembre de 1998 con un encuentro amistoso disputado entre el C.D. Badajoz y el C.F. Extremadura, con resultado final de empate 0-0.

2000 – 2010

El cierre a este glorioso ciclo viene con la temporada 02/03 en la que se es último con veinticuatro derrotas y con un club endeudado ante los grandes dispendios realizados en los años anteriores para conservar la categoría de plata. El C.D. Badajoz inicia la campaña 03/04 en Segunda División B con vistas a recuperar la categoría perdida, pero falla en su primer intento tras ser cuarto en Liga y superado en la Promoción por Pontevedra C.F. y C.D. Mirandés, resultando colista el Lorca Deportiva C.F.. Como consecuencia a este naufragio deportivo, la entidad blanquinegra empieza a resentirse sobremanera con una crisis financiera que le afectará profundamente y la cual se afianza en las campañas posteriores.

En la sesión 05/06, pese a ser séptimo en Liga, es descendido administrativamente a Tercera División por impago a sus jugadores, entrando en un bache deportivo e institucional sin precedentes que la va costar mucho de abandonar. Esta situación acarrea la fuga de seguidores y aficionados ante la falta de interés que crea la nueva categoría, sumándose parte de esta a otros proyectos locales como el de la Agrupación Deportiva Cerro de Reyes Badajoz Atlético, una entidad surgida en 1980 y con trayectoria ascendente desde iniciado el nuevo siglo, ó en el de la Unión Deportiva Badajoz, una escisión creada en 2006 que pretende acoger a los descontentos con el club decano de la ciudad.

El tramo final de la primera década del s. XXI es preocupante y a la vez angustioso, siendo incapaz los blanquinegros de alcanzar siquiera una de las plazas que dan opción a promocionar, objetivo que al fin cumplen en una gran temporada 09/10 en la cual se proclaman Campeones y además acompañan con el ascenso de categoría al superar en la Fase de Campeones al Atlético Mancha Real: 2-1 en la localidad jiennense y 1-0 en el Nuevo Vivero.

2010 – 2020

El reencuentro de la temporada 10/11 con la categoría de bronce es vivido con gran intensidad, puesto que la ilusionada afición blanquinegra pronto es consciente de la cruda realidad financiera y de que nada va a ser sencillo. Tras una primera parte cómoda, la segunda se vuelve peligrosa y su coqueteo con el descenso es solventado al final en un triple empate del que sale favorecido para esquivar incluso la Promoción de Descenso.

La edición 11/12 será catastrófica para la entidad pacense. Los problemas económicos constriñen a los blanquinegros quienes no pueden soportar la sangría que les ocasiona la enorme deuda que arrastran, superior a los ocho millones de euros. Inmersos en Ley Concursal mantienen dos frentes abiertos; de un lado luchan por no descender deportivamente y por otro tratan de encontrar vías que les aporten dinero líquido para paliar sus deudas. El aspecto deportivo lo satisfacen a pocas jornadas del final cuando todo parecía indicar que el descenso a Tercera División era casi inevitable, encadenando varias victorias consecutivas que le llevan al duodécimo puesto en Liga. Sin embargo el tema financiero no seguirá la misma suerte.

Concluida la campaña 11/12 tanto Hacienda como el INSS ven imposible que el C.D. Badajoz, SAD tenga posibilidades reales a la hora de hacer frente a sus deudas y tras realizar un concienzudo estudio sobre la viabilidad del club, comunican a la juez que lleva la causa concursal que no van a apoyar cualquier convenio o prórroga y que la mejor solución es la liquidación de la SAD. El 19 de junio y tras varias manifestaciones en la ciudad arropando al club, se declara el finiquito de la entidad blanquinegra tras ciento siete años de existencia, dejando a la capital pacense sin su máximo exponente futbolístico.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Madrid Sport. Semanario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.hoy.es Diario.
  • www.cdbadajozsad.com (Web oficial).

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular Cacereno

 

escudo CP Cacereno

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Polideportivo Cacereño, S.A.D.
  • Ciudad: Cáceres
  • Provincia: Cáceres
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: 16 de enero de 1918
  • Fecha de federación: 1923

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Cacereño (1918-1974)
  • Club Polideportivo Cacereño (1974-2003)
  • Club Polideportivo Cacereño, S.A.D. (2003-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División B:

  • 1997/98

11 Ligas de Tercera División:

  • 1943/44
  • 1950/51
  • 1951/52
  • 1960/61
  • 1967/68
  • 1977/78
  • 1981/82
  • 1986/87
  • 1995/96
  • 2001/02
  • 2016/17

 

ESTADIO:

estadio Principe Felipe

  • Nombre: Estadio Príncipe Felipe
  • Año de inauguración: 1977
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Príncipe Felipe (1977-)
  • Capacidad: 14.000 espectadores

 

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo del Rodeo (1918-1923)
  • Campo de Cabeza Rubia (1923-1950)
  • Campo del Rodeo (1950-1951)
  • Ciudad Deportiva (1951-1977)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CP Cacereno

ESCUDOS:

escudos CP Cacereno

UNIFORMES:

uniformes CP Cacereno

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Hacia el año 1910 la ciudad de Cáceres empieza a sumarse al deporte de moda y fruto de ello algunos jóvenes que lo practican ocasionalmente deciden crear un club con el que enfrentarse a los pacenses, provistos ya con varias sociedades. Nace pues en 1911 el Sport Club Cacereño, conjunto al que poco tiempo después y dentro del mismo año le surge un rival, el Athletic Club Cacereño. Ambas entidades carecen de medios y no gozan de apoyo entre sus conciudadanos, desapareciendo casi al unísono tras realizar pocos encuentros.

HISTORIA DEL CLUB:

1918 – 1920

En 1918 el fútbol ha cuajado en el resto del país y una pléyade de clubs empiezan su trayectoria deportiva. La capital extremeña no quiere permanecer ajena a este fenómeno y ese mismo año se empieza a jugar en el Campo del Rodeo. Varios aficionados acuden a este recinto y prendidos de la plasticidad de tal juego, deciden involucrarse organizándolo. El 16 de enero de 1918 el Club Deportivo Cacereño se constituye como sociedad, registrándose en noviembre con Arturo Matos en la presidencia mientras se organizan encuentros frente al S.C. Badajoz y otros clubs extremeños.

1920 – 1930

La sociedad, que viste camisa azulgrana con pantalón azul, comienza a despuntar en 1920 mientras, desde el Cuartel de Infantería sito en la ciudad, le surge un rival, el Regimiento de Infantería Segovia nº75, quien organiza un equipo formado casi íntegramente por soldados catalanes de reemplazo. Ambos protagonizan apasionantes encuentros entre sí, pasando algunos de ellos a formar parte de la escuadra cacereña, hasta que a finales de 1922 la apatía hace que el cuadro militar desaparezca.

Es entonces cuando surge otra entidad, el nuevo Sport Club Cacereño, contando entre otros a destacados futbolistas catalanes entre sus filas entre los que sobresalen: Díez, Martínez Virel, Morató y Rincón. En 1923 este club es absorbido por el C.D. Cacereño, quien acoge a sus figuras integrándolas en la primera plantilla. El Campo de El Rodeo se queda pequeño y el C.D. Cacereño reforzado tras la fusión se inscribe en 1923 en la Federación Centro ante la falta de una propia, debiendo de participar en Segunda Categoría durante la campaña 23/24. Ante tal necesidad se construye el Campo de Cabeza Rubia, inaugurado el 8 de abril ante la A.D. Ferroviaria de Madrid. Sin embargo, los largos desplazamientos y lo costosos de estos repercuten en la economía del club, lo cual unido a la falta de masa social hace que la entidad comience a tener problemas financieros. El 24 de septiembre de 1924 después de cuatro años de prueba y tras varios campeonatos regionales oficiosos se constituye la Federación Regional Extremeña de Clubs de Fútbol, la cual organiza su primer Campeonato oficial en la temporada 25/26 participando dos clubs de la ciudad: el C.D. Cacereño, quien finaliza quinto y el Arenas Foot-ball Club, una sociedad fundada en 1920 que tiene su sede en el Colegio Provincial de San Francisco y viste camisa blanquiazul, quien lo hace en tercer puesto.

Los problemas financieros a partir de 1926 se hacen más evidentes y el C.D. Cacereño decide no presentarse a competir en el Campeonato Regional de la campaña 26/27, quedando la representación local en manos del Arenas F.C., conjunto el cual además ingresa en su plantilla a distintos jugadores semiprofesionales procedentes del C.D. Cacereño. Esta decisión provoca la pérdida de interés de los aficionados quienes poco a poco acuden en menos cantidad a los encuentros, repitiéndose las circunstancias en la temporada 27/28. Iniciado 1929 el C.D. Cacereño se mantiene entre alfileres jugando algunos encuentros amistosos ocasionales y continuando sin competir federativamente, todo ello en medio de una gran crisis deportiva local que parece no tener visos de solución y que termina por causar su retirada en competiciones oficiales. Tal es la situación que el terreno de juego de Cabeza Rubia acaba siendo roturado creando una falta de instalaciones alarmante que perjudica al resto de clubs existentes, los cuales a falta de un campo en condiciones no compiten entre 1928 y 1930 dentro de las categorías extremeñas.

1930 – 1940

Este acontecimiento marca un punto de inflexión en el panorama futbolístico cacereño y varias son la voces que reclaman vivamente un espacio para poder ejercitarse y competir, dando resultado las protestas cuando la iniciativa de varios aficionados hace que se habilite un nuevo campo de deportes denominado Espíritu Santo. A consecuencia de ello nacen varias sociedades como el Sporting F.C., el Europa F.C. y el Athletic Cacereño F.C., conjunto este último que viste camisa rojiblanca con pantalón negro y que marca la pauta en la ciudad, estrenándose durante la campaña 30/31 en Segunda Categoría.

escudo Athletic Cacereno FC

En 1930 las cuatro sociedades locales existentes, Sporting F.C., Europa F.C., Arenas F.C. y Athletic Cacereño F.C. comparten el Campo del Espíritu Santo, sumándose en 1931 la Unión Luises F.C., una joven sociedad nacida ese año al abrigo de la Congregación de San Luís Gonzaga. El Athletic Cacereño F.C. sigue compitiendo en la temporada 31/32 en la misma categoría, creándose para la campaña 32/33 la Federación Oeste, una federación que aglutina a clubs extremeños y onubenses a raíz de la expulsión del Club Recreativo de Huelva de la Federación Sur. Este suceso origina que los clubs de la provincia de Cáceres opten por no competir durante las ediciones 32/33 y 33/34 exponiendo como escusa los grandes agravios que les suponen los desplazamientos a tierras onubenses. En la campaña 34/35 con el Athletic Cacereño F.C. como señera cacereña se vuelve a competir a nivel federado, pero ahora instalado en Primera Categoría. En 1935 termina la aventura de la breve Federación Oeste y la Extremeña continua su carrera por separado, pasando los onubenses nuevamente a formar parte de la Federación Sur.

Paralelamente en los años treinta surgen otros clubs como: el S.C. Obrero, la U.D. Cáceres, el Racing Club Cáceres, el Deportivo Militar y el Republicano. En julio de 1936 estalla la Guerra Civil y el Campo de Cabeza Rubia es habilitado durante tres años como parque militar de automovilismo.

Finalizada esta en 1939 y tras muchos años de inactividad se reorganiza el Club Deportivo Cacereño con una selección de los jugadores más distinguidos en activo de los distintos clubs locales y empleando como base el del más notable, Athletic Cacereño F.C., todo ello bajo la premisa de levantar el ánimo a la sufrida afición local y siendo presidido por el presidente de la Diputación Provincial, Óscar Madrigal.

1940 – 1950

La entidad acondiciona el Campo de Cabeza Rubia y con su nuevo uniforme compuesto de camisa verde y pantalón negro, que años después permutará por uno blanco, empieza a competir en un diezmado Campeonato Regional pasando en 1942 a formar parte de la Federación Sur junto al resto de clubs extremeños. En 1943 ingresa en la reorganizada Tercera División proclamándose Campeón de su grupo, siendo tercero en la Fase Final, mientras que en la temporada 45/46 es segundo en Liga y tercero en la Fase Intermedia. En lo que resta de años cuarenta obtiene resultados positivos a excepción de un rezagado puesto en la campaña 49/50.

1950 – 1960

En los años cincuenta empieza fuerte y con el ánimo de ascender, apropiándose del Campeonato 50/51, pero siendo quinto en la Fase Final. En 1951 estrena la Ciudad Deportiva, mientras en la campaña 51/52 es de nuevo Campeón y asciende directamente al no haber Promoción, consiguiendo el mayor hito de su historia con José Sanz Catalá en la presidencia. El C.D. Cacereño debuta en Segunda División la campaña 52/53 dentro del grupo Sur logrando siete victorias y cinco empates, lo cual le condena al último puesto y al descenso, resultando muy corto su paso por la categoría de plata.

Durante su estancia en la categoría de plata el club estuvo presidido por José María Jiménez Acedo, siendo entrenado por Guijarro y su plantilla formada por los siguientes jugadores: Camacho, Cano, Baena, Almaraz, Barbero, Torres, Gañán, Gómez, Mandi, Navarro, Gallo, Domínguez, Bosch, Burgos, Cremades, Japeta, Ordóñez, García Díaz, Trella y Pototo. Así mismo, el C.D. Cacereño queda subcampeón en la Copa Federación Española al ser derrotado por el Real Valladolid Deportivo en la Final disputada el 28 de junio de 1953 en el Estadio Metropolitano de Madrid, con resultado final de 1-0 tras la prórroga y 120 minutos disputados. De nuevo en Tercera División, lucha en los años siguientes por retornar a la categoría perdida, siendo subcampeón en la campaña 53/54 y obteniendo el tercer puesto en la Promoción. En la 55/56 repite puesto en Liga mientras es séptimo en la Fase Final. La última oportunidad de los cincuenta viene con la campaña 56/57 en la que tras ser segundo en Liga es eliminado en la Promoción por el C.F. Calvo Sotelo: 2-0 en Puertollano y 0-4 en Cáceres.

1960 – 1970

La década de los sesenta la va a pasar íntegramente en Tercera División, a pesar de que varias son las oportunidades que tiene para ascender. La primera de ellas en la campaña 60/61, donde la mala fortuna tras ser Campeón se ciñe con ellos al ser eliminados después de cuatro reñidos encuentros por la U.D. Amistad: 1-0 en Zaragoza, 3-2 en casa, 0-0 en el primer desempate y 1-2 en el segundo, ambos encuentros celebrados en Madrid. En la 64/65 es subcampeón, cayendo ante el C.D. Cartagena: 2-0 en la ida y 0-0 en casa. La tercera oportunidad llega en la campaña 67/68 tras ser Campeón y ser superado por el Onteniente C.F. en la Promoción: 4-1 en casa, 4-1 en la localidad valenciana y 0-1 en el desempate disputado en Madrid. En la temporada 69/70 juega en una remozada Tercera División y es decimosexto, no superando el corte establecido por la RFEF y descendiendo a Regional.

1970 – 1980

Los años setenta se presentan llenos de altibajos y con muchas presencias intermitentes en Regional. En la campaña inicial 70/71 es Campeón ascendiendo directamente a Tercera División, de la cual desciende en la posterior temporada al ser decimocuarto y no conservar su plaza ante el aspirante C.D. San Fernando: 2-2 en casa y 2-0 en la antigua Isla de León. En la sesión 72/73 repite Campeonato y asciende de nuevo para volver a bajar en la campaña 73/74, en esta ocasión directamente.

Con el descenso cambia de nombre en verano de 1974, pasando a ser la entidad conocida como Club Polideportivo Cacereño. En la temporada 74/75 obtiene su tercer título Regional de la década, ascendiendo a una Tercera División que será reformada en la campaña 77/78, precisamente en la que obtiene el liderato y consigue ascender a Segunda División B por vez primera y estrena el nuevo Estadio Príncipe Felipe. La inauguración del nuevo recinto se celebra el 26 de marzo con un encuentro entre el C.P. Cacereño y un Combinado Regional, con resultado final de 1-2 favorable para la selección de jugadores extremeños. En esta categoría debuta la temporada 78/79 no haciendo un buen papel y descendiendo a Tercera División tras quedar a un sólo punto de la permanencia.

1980 – 1990

Los años ochenta son una pelea continua por tratar de ascender de nuevo a Segunda División B, pasando la mayor parte de ella alrededor de las primeras plazas dentro de la Tercera División y contando con varias oportunidades para conseguirlo. En la campaña 81/82 es Campeón, pero en la Promoción tras superar al C.F. Badalona: 4-2 en casa y 1-0 en la vuelta; cae ante el Club Atlético Osasuna Promesas: 3-1 en casa y 4-0 en Pamplona. En la segunda ocasión sí tiene éxito y además asegurado, pues es Campeón y la ampliación de la Segunda B hace que ascienda sin promocionar. Sin embargo, en esta es penúltimo durante la campaña 87/88 y desciende nuevamente a Tercera División. La última tentativa es en la temporada 89/90, frustrándose el ascenso al ser segundo tras el Mérida C.P.

1990 – 2000

La década de los años noventa resulta ser la de las promociones, empezando la 90/91 con un segundo puesto en Liga y colista en la Liguilla, superado por: Real Jaén C.F., Talavera C.F. y Écija Balompié. En la campaña 91/92 es nuevamente subcampeón en Liga, repitiendo puesto en la Promoción, ahora superado por el Sevilla F.C. “B”. Detrás quedan Iliturgi C.F. y C.F. Gimnástico Alcázar, aliándose la suerte con los verdiblancos al descender el C.D. Málaga por su no conversión en S.A.D. y ocupar estos su vacante. El C.P. Cacereño realiza una gran temporada 92/93 en su grupo de Segunda División B, quedando quinto y muy cerca de la Promoción. Sin embargo, la venta de varios valores hace que su fútbol decrezca y acabe descendiendo al término de la campaña 94/95 como penúltimo.

El paso por Tercera División es efímero y el club extremeño queda Campeón en la 95/96, retornando a una Segunda División B en la cual es duodécimo en la campaña 96/97 y Campeón en la 97/98, una de las mejores temporadas de su historia con Ángel Marcos como entrenador del equipo y Ángel Carrasco Jiménez en la presidencia del club verdiblanco. Este gran éxito le permite promocionar a Segunda División A, pero no hace un buen torneo y es colista tras Real C.D. Mallorca “B”, Granada C.F. y Athletic Club “B”. La venta de jugadores y el esfuerzo realizado en esta campaña pasan factura a los cacereños, descendiendo al término de la 99/00.

2000 – 2010

En la primera década del nuevo siglo, el C.P. Cacereño sigue fluctuando entre presencias en Segunda División B y Tercera División. En la campaña 00/01 es cuarto en Liga, mientras que en la Promoción es colista superado por Sevilla F.C. “B”, Club Hellín Deportivo y Málaga C.F. “B”. En la siguiente, 01/02, es Campeón en Liga y Promoción, imponiéndose a Málaga C.F. “B”, Club Atlético Antoniano y C.D. Quintanar del Rey. Una vez en Segunda División B se estrena con buen pie finalizando sexto en una campaña en la que logra su transformación en Sociedad Anónima Deportiva el 21 de enero de 2003, pasando a ser denominado Club Polideportivo Cacereño, S.A.D., pero una vez más la venta de jugadores y su ajustada economía le hace descender al término de la sesión 03/04 al ser decimoséptimo.

Desde entonces lucha por conseguir un nuevo ascenso, habiendo dejado escapar la ocasión de la campaña 06/07 en la que tras ser cuarto en Liga es eliminado por el Caudal Deportivo: 1-1 en casa y 1-0 en Mieres. Tras una decepcionante campaña 07/08 en la que es noveno, en la siguiente 08/09 es subcampeón consiguiendo promocionar de nuevo. En esta ocasión la suerte le acompaña y elimina a Yeclano Deportivo: 0-0 en la ciudad murciana y 3-1 en casa; Club Haro Deportivo: 1-2 en la ciudad riojana y 2-0 en casa; y finalmente a la S.D. Tenisca: 2-0 en casa y 0-1 en Santa Cruz de La Palma consiguiendo ascender a Segunda División B. La sesión 09/10 consigue mantener la categoría al terminar decimoquinto clasificado, tras coquetear muchas jornadas con el descenso a lo largo de la temporada.

2010 – 2020

En la temporada 10/11, a pesar de su clasificación final, el conjunto blanquiverde ofrece un buen nivel general y consigue la permanencia sin demasiados apuros aunque en algún momento determinado no se ven las cosas claras dentro de un grupo donde la igualdad es una condición que predomina. La edición 11/12 supone una mejoría dentro de la plantilla y el club extremeño consigue afianzarse deportivamente realizando un meritorio torneo en el cual concluye séptimo.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia del C.P. Cacereño: 75 aniversario (1919-1994). Edit. CP Cacereño (1994).
  • Club Polideportivo Cacereño, sus orígenes su historia. Francisco Mangut Ramiro (2012).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.cpcsad.com (Web oficial).

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular Villanovense

 

escudo CF Villanovense

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club de Fútbol Villanovense
  • Ciudad: Villanueva de La Serena
  • Provincia: Badajoz
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: 1992
  • Fecha de federación: 1992

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sport Club Villanueva (1992-1999)
  • Club de Fútbol Villanovense (1999-2004)
  • Club de Fútbol Villanovense Ofigevi (2004-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Tercera División:

  • 2005/06
  • 2010/11
  • 2013/14

 

ESTADIO:

Municipal Romero Cuerda

  • Nombre: Estadio Municipal Romero Cuerda
  • Año de inauguración: 1976
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal Romero Cuerda (1976-)
  • Capacidad: 6.500 espectadores

 

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Municipal Romero Cuerda (1992-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CF Villanovense

ESCUDOS:

escudos CF Villanovense

UNIFORMES:

uniformes CF Villanovense

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

En el verano de 1992 corrían malos tiempos para el fútbol en la localidad pacense de Villanueva de La Serena pues su máximo representante, el histórico C.D. Villanovense fundado en 1951, desaparecía al final de temporada 91/92 tras un cúmulo de deudas económicas insalvables para la entidad verdiblanca.

Esta sociedad que había sido descendida deportivamente de Segunda División B a Tercera División, y administrativamente de Tercera División a Regional Preferente tras no abonar el dinero adeudado a sus jugadores por un montante de 16 millones de pesetas, tenía en su haber quince presencias en Tercera División y una en Segunda División B, precisamente la que fuese su tumba deportiva.

HISTORIA DEL CLUB:

1992 – 2000

En medio de una afición desolada por tan triste acontecimiento, de inmediato se aunaron esfuerzos para recuperar la práctica deportiva y la confección de una nueva sociedad, surgiendo en el verano de 1992 el Sport Club Villanueva, entidad que sustituía a la anterior y que variaba los colores que emplease esta, usando ahora camiseta blanquiazul y pantalón azul. Partió este club desde la Regional Preferente ocupando la plaza que le correspondía en derecho al C.D. Villanovense, permaneciendo durante cuatro temporadas al acecho de la Tercera División, un objetivo previamente marcado que se alcanzaría al término de la temporada 95/96.

De este modo, el joven S.C. Villanueva debuta en Tercera División durante la temporada 96/97 con una plantilla muy ajustada y con la mente puesta en la permanencia. Esta se consigue a duras penas pues se finaliza en decimosexta posición tras mucha lucha y no sin esforzarse al máximo. En la siguiente sesión, 97/98, se realiza un gran torneo y se finaliza quinto, obteniéndose casi una plaza para jugar en la Promoción. En la campaña 98/99 sin embargo, se retrocede deportivamente y es duodécimo. En medio del verano de 1999 el club cambia de nombre, pues numerosas son las voces que claman en contra del que se viene empleando desde la fundación y que se sienten más identificados con la denominación tradicional, eligiendo ser conocido con el de Club de Fútbol Villanovense. Este cambio arrastra a su vez el de indumentaria pues si el nombre no había cuajado tampoco los colores, pasando a vestir la vieja camiseta verde con el pantalón blanco. En cuanto a la competición, es cuarto en Liga, accediendo a la Promoción de Ascenso donde resulta último clasificado tras: C.P. Ejido, Puerto Real C.F. y Albacete Balompié “B”.

2000 – 2010

Con la entrada del nuevo siglo, el club de La Serena se traza como meta el poder militar en el futuro en Segunda División B como ya hiciera su antecesor, para lo cual configura varias plantillas que lo acercan a tal fin. En la campaña 00/01 es sexto clasificado y se queda a las puertas de la Promoción, consiguiendo entrar en la temporada 01/02 tras ser cuarto en Liga. En esta fase no cumple como se le presuponía y es último superado por: Torredonjimeno C.F., C.D. Villanueva y Albacete Balompié “B”. En la sesión 02/03 lo intenta de nuevo tras ser tercero y ahora si logra el objetivo al liderar un grupo en el que precede brillantemente a: C.D. Quintanar del Rey, Granada C.F. y C.D. Villanueva. Tras la lógica celebración de este hito histórico debuta en Segunda B la temporada 03/04 con Tomás Cordero Castillo en la presidencia dentro del Grupo IV, rodeado de clubs canarios, extremeños y andaluces, perdiendo la categoría de forma inmediata al presentar una plantilla inexperta que finaliza en decimonoveno puesto con tan sólo ocho victorias.

En verano de 2004 pasa a llamarse C.F. Villanovense Ofigevi y es inscrito en la Federación Extremeña de Fútbol bajo esta nueva denominación, al ser patrocinado el club verdiblanco por dicha empresa de gestión inmobiliaria. Así pues, nuevamente en Tercera División en la temporada 04/05, la campaña sale redonda al ser subcampeón con solo seis derrotas y un total de noventa y nueve goles conseguidos, amén de una diferencia de siete puntos respecto al líder U.D. Mérida. Lamentablemente en la Fase de Ascenso, pese a sus buenas cifras se ve apartado de retornar a la categoría perdida recientemente, pues a pesar de eliminar en semifinales al Racing Club Portuense, 1-5 en Puerto de Santa María y empate 2-2 en casa, en la Final es derrotado en ambos encuentros por el sorprendente C.D. Baza, quien se impone en la ciudad pacense por 1-2 y nuevamente en Baza por 4-1.

En la temporada 05/06 toma cumplida venganza del pequeño fiasco anterior y es Campeón del grupo extremeño de Tercera División, pasando a disputar una magnífica Fase de Ascenso en la que elimina al C.F. Gimnástico Alcázar: derrota por 1-0 en la ciudad manchega y victoria en casa por 4-0; y en la Final al Motril C.F.: empate 0-0 en la ciudad granadina y victoria por 3-0 en casa. Al igual que sucediese en su estancia anterior, la temporada 06/07 con Alberto Parra Miguel como entrenador en Segunda División B la pasa sin pena ni gloria, con un triste bagaje de cinco victorias y siete empates que le hacen ocupar finalmente el decimonoveno puesto y plazas de colista durante todo el campeonato.

El C.F. Villanovense es un club poderoso dentro del grupo extremeño pero un modesto cuando milita en Segunda División B, debatiéndose entre ambas categorías a lo largo de estos años y con la idea clara y bien definida de cual es su papel dentro del fútbol. En la campaña 07/08 es tercero en Liga nuevamente en Tercera División y disputa la Promoción eliminando a la Gimnástica Segoviana C.F.: 2-1 en el Romero Cuerda y 1-1 en la capital castellana; y cayendo en la Final ante el Club Atlético Ciudad de Lorquí: 0-0 en casa y 4-1 en la localidad murciana. Durante la temporada 08/09 repite tercero puesto en Liga, entrando en la sexta Promoción de la década. En esta ocasión elimina al C.D. Teruel: 2-0 en casa y 3-1 en la capital aragonesa, siendo a su vez eliminado por el C.D. San Roque de Lepe: 1-3 en casa y 2-1 en la localidad onubense.

Cuando todo parecía abocado a militar una temporada más en Tercera División en busca del ansiado ascenso, el descenso administrativo de la Mérida U.D.por impago hace que el C.F. Villanovense sea requerido para ocupar la plaza que deja este al ser el mejor club extremeño que no ha conseguido ascender (lo han hecho ya en la Promoción de ascenso A.D. Cerro de Reyes Badajoz Atlético y C.P. Cacereño), aceptando de inmediato el club verdiblanco. Consciente de sus limitaciones, el club de La Serena se refuerza convenientemente para competir dignamente en la edición 09/10, no resultando fácil el reto y quedándose con la miel en los labios al ser decimoctavo a tan sólo tres puntos de la salvación, siendo su paso por la categoría de bronce efímero pese a las ilusiones previas generadas.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 realizan un gran torneo y consiguen proclamarse Campeones del grupo extremeño de Tercera División con importantes registros deportivos. En la Fase de Campeones se juega el ascenso de categoría a una sola carta frente al C.D. Comarca de Níjar, imponiéndose por 2-0 en casa y cayendo derrotados en la localidad almeriense por 1-0, un guarismo que le conduce al éxito. La edición 11/12 supone desde la creación del club la mejor de sus presencias en la categoría de bronce, consiguiendo alcanzar sorprendentemente la novena plaza con una plantilla armonizada entrenada por el daimieleño Pedro Sánchez de la Nieta que realiza un buen fútbol ante el deleite de su afición.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

BIBLIOGRAFÍA:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,