Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Historial del Girona Futbol Club, S.A.D.

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Girona Futbol Club, S.A.D.
  • Ciudad: Gerona / Girona
  • Provincia: Gerona / Girona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 25 de julio de 1930
  • Fecha de federación: 1930

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Gerona Foot-ball Club (1930-1941)
  • Gerona Club de Fútbol (1941-1980)
  • Girona Futbol Club (1980-2009)
  • Girona Futbol Club, S.A.D. (2009-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División:

  • 1935/36

1 Liga de Segunda División B:

  • 2007/08

5 Ligas de Tercera División:

  • 1933/34
  • 1947/48
  • 1954/55
  • 1988/89
  • 2005/06

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadi Municipal de Montilivi
  • Año de inauguración: 1970
  • Cambios de nombre:
  • Nuevo Estadio del Gerona Club de Fútbol (1970-1980)
  • Estadi del Girona Futbol Club / Estadi Municipal de Montilivi (1980-)
  • Capacidad: 9.282 espectadores

estadio Montilivi

EVOLUCIÓN DEL ESTADIO DE MONTILIVI:

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Vista Alegre (1930-1970)
  • Estadio de Montilivi (1970- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL GIRONA FUTBOL CLUB, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL GIRONA FUTBOL CLUB, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN GIRONA:

La ciudad catalana de Girona, capital de la provincia homónima y de la comarca del Gironés, fundada hace dos mil años y con una importante historia a cuestas, en las últimas décadas ha experimentado un considerable crecimiento demográfico y económico impulsados ambos por un notable incremento turístico, industrial y sobre todo, centrado en el comercio que la ha llevado a superar los cien mil habitantes. Con una afamada gastronomía y unas cercanas costas que atraen a gran cantidad de visitantes, el nivel de vida de Girona es considerado como uno de los más elevados de la península lo cual, en unión a una excelente oferta cultural, la han convertido en un interesante polo dinamizador para toda su provincia.

Muy diferente era, sin embargo, el aspecto que ofrecía la ciudad a principios de la primera década del siglo XX. Con poco más de quince mil almas, Girona era una discreta ciudad donde el fútbol era una actividad totalmente desconocida siendo en 1908 cuando, gracias al regreso de varios estudiantes locales que habían visto jugar a los primeros equipiers barceloneses durante sus estudios en la capital regional, decidieron poner en práctica aquel divertido juego en su lugar de origen. Eligiendo como lugar habitual de entrenamiento el magnífico paraje que ofrecía el terreno castrense sito en la dehesa del Campo de Marte, aquel mismo año se puso en funcionamiento el Gerona Foot-ball Club, sociedad presidida por José Sans Soler que apenas unos meses después de constituirse, en 1909 al contactar con jóvenes deportistas que solían acudir al prestigioso Gimnasio de Carles Gómez Soler, modificaron sus estatutos para convertirse en el Sport Club Gironí con vistas a dar cabida a otras actividades deportivas.

Avanzado 1910 algunos de aquellos sportman deseosos de dedicarse en exclusiva al fútbol decidieron por cuenta propia constituir un nuevo club al que denominaron Strong Foot-ball Club, formando parte del mismo jóvenes como Josep Espona, los hermanos Surribas, Bellsolá y Hormeu. Uniformados con camiseta auriazul y pantalón negro, la superficie del Campo de Marte siguió siendo su lugar de encuentro debutando en septiembre de 1911 frente al Sport Club Ampurdanés, rival de Figueres con el que se empató a tres tantos.

En 1912 el Strong F.C. y el S.C. Gironí disputaron sus primeros encuentros de rivalidad, acrecentándose la afición con el primer enfrentamiento de los auriazules ante un Palamós F.C. que rendía visita a la ciudad del Oñar por primera vez en su historia al igual que sucedió con el Universitari F.C., potente club de Barcelona con el que se perdió por 2-6. En 1914 quedó constituido el Patronato F.C., perteneciente al Patronato de San Pedro Claver regentado por el Círculo Social-Católico al que se unieron otras iniciativas como el Athletic Club Gerona, formado por elementos de la clase obrera, el Cataluña F.C., provisto de infantiles, el Gerunda F.C. y el Gerona Sport Club, fundado por jóvenes seminaristas. Con menor peso específico, pero también atraídos por el balompié, existieron el Estudiantil y el Industrial, presentando en 1915 el Strong F.C., máximo representante local, los primeros síntomas de abandono de la actividad que se vieron refrendados en 1916 cuando cesó completamente.

En 1919 se fundó el Grup Excursionista i Esportiu Gironí, conocido popularmente como G.E. y E.G., notable centro cultural y deportivo con amplia y dilatada trayectoria que, todavía hoy en día, sigue siendo un referente a nivel nacional. El fútbol, ávido de una sociedad balompédica fuerte, careció a finales de los años diez de un representante consistente, siendo el Centre Esportiu Gironenc, heredero del Strong F.C. quien vestía sus mismos colores, el único que mantenía el pabellón local en alto. Esta tendencia se mantuvo hasta 1921, año en el que surgió el Club Deportiu Gironí, modesta sociedad la cual, para sobrevivir, alcanzó un acuerdo con el Ateneu Social Democràtic pasando a depender económicamente de este último y a ser conocido como F.C. Ateneu S.D.

Paralelamente al F.C. Ateneu S.D., pronto los muchachos que integraban el C.E. Gironenc vieron la necesidad de hacer borrón y cuenta nueva recabando la atención de los aficionados locales que lo desearan para constituir una nueva sociedad que pusiera a Girona en el mapa. Reunidos todos los interesados, el 13 de febrero de 1921 nacía la Unión Deportiva Gerona, formalizando su ingreso en la Federación Catalana el 1 de marzo como paso ineludible para competir a nivel federado. La voluntad de esta neonata sociedad era llegar lejos y pronto alcanzó, fruto de su buen hacer, los cuatrocientos socios, capitalizando el movimiento futbolístico en la localidad hasta el punto de precisar de un terreno de juego propio que los liberara de la pléyade de clubs que jugaban en las instalaciones del Campo de Marte. El 29 de julio de 1922, este club que vestía camisa auriazul con pantalón azul, como sus precedentes, inauguraba el recordado Campo de Deportes de Vista Alegre ante un combinado del F.C. Barcelona al que se impuso por 5-2, aumentando la confianza hacia este club del cual se esperaba más de la cuenta.

Pasan los años y a mediados de década aparece el profesionalismo, invirtiendo la Unión Deportiva alegremente grandes sumas de dinero para mantener a sus estrellas, establecerse entre la élite futbolística regional además de llegar a contratar, incluso, a jugadores extranjeros que perciben buenos emolumentos. Tal despropósito, además de no conseguir el objetivo de acomodarse en la Primera Categoría regional, pronto se traduce en resultados negativos, acumulándose una faraónica deuda de doscientas mil pesetas de la época, una cantidad astronómica para un club que ha vivido los últimos tiempos muy encima de sus posibilidades reales. Ante esta tesitura, la U.D. Gerona entra a finales de década en banca rota y desaparece el 24 de julio de 1930 por lo insalvable de su situación poniendo fin a una historia que nació ambiciosa y, por demérito de sus dirigentes, se vio pronto truncada.

HISTORIA DEL CLUB:

1930 – 1940

Tras la desaparición del máximo exponente deportivo local, la ciudad cuenta en esas fechas con diversos representantes como el  F.C. Ateneu Social Democrátic, la U.D. Pontenc y el sempiterno G.E.y.E.G.. Ante la acuciante necesidad de seguir con la tradición emprendida en 1908, desde el empresariado local y con el apoyo del Ayuntamiento se busca dar una contundente solución al problema presentado, estableciéndose contactos con varios jugadores pertenecientes a distintos clubs para, con la suma de todos, empezar un nuevo proyecto. El 25 de julio de 1930 queda definitivamente constituido el Gerona Foot-ball Club, con la insignia de la ciudad envuelta en los nuevos colores como escudo y vistiendo camisa rojiblanca y pantalón negro, los del popular Athletic Club bilbaíno que tanta sensación causa en España y al que se admira. Su primer presidente es el prestigioso abogado Albert de Quintana de León, prohombre de la ciudad apasionado del fútbol quien, rodeado de una competente junta directiva, encabeza un grupo humano que desea abrirse camino en el fútbol regional y, a poder ser, en el nacional.

El club debuta la campaña 30/31 en Segunda Categoría Ordinaria, permaneciendo en ella hasta la temporada 32/33. En la campaña 33/34 milita en Segunda Categoría Preferente y, lanzado como se encuentra, consigue entrar en Tercera División, breve competición por entonces que no se trata de una categoría propiamente dicha sino una Fase de Ascenso a Segunda División donde una gran cantidad de clubs luchan entre sí por muy escasas plazas. En ésta resulta primero con Pitu Viñas como entrenador y Luís Ribas Crehuet en la presidencia, eliminando posteriormente al Alicante F.C.: 1-1 en la ida y 2-1 en casa para ser eliminado a su vez por el Club Recreativo de Granada: 2-2 en casa y 2-0 en la vuelta. En la sesión 34/35 pasa a Primera Categoría gracias a la remodelación que experimenta todo el fútbol nacional con la formación de los grupos superregionales, campeonatos donde la F.E.F. unifica distintas regiones por proximidad geográfica.

En la campaña 34/35 el Gerona F.C. ingresa en Segunda División, debutando en el Grupo II con un cuarto puesto, mientras en la edición 35/36 es Campeón con una formación en la que destacan varias estrellas, siendo José Luis Zabala el entrenador. Este puesto le permite acceder a la Fase Final donde se dilucida quien asciende a Primera División, resultando quinto y descalificado ante la consiguiente desilusión de sus seguidores y simpatizantes. En julio de 1936, en plena pretemporada, estalla la Guerra Civil mientras el club se prepara para dar el asalto a la división de honor, varapalo que es aceptado con resignación tras el cual los gerundenses pasarán la sesión 36/37 a disputar el campeonato Regional en Primera Categoría después de suspenderse la competición a nivel nacional. Finalizada esta competición, posteriormente se participará en la Liga del Mediterráneo ante la ausencia de la Primera y Segunda División entrenados por Santpere, quedando en una aceptable tercera posición por detrás de F.C. Barcelona y C.D. Español. Tras este campeonato, los rojiblancos acuden a participar en la denominada Copa de España Libre junto a C.D. Español, Valencia F.C. y Levante F.C., resultando postreramente este último el brillante campeón.

En la sesión 37/38 se hará cargo del equipo el mítico Paco Bru, recrudeciéndose la guerra en el Frente de Aragón que imposibilita la nueva disputa de torneos entre los clubs catalanes y valencianos. Recluidos al ámbito catalán, los rojiblancos competirán en Primera Categoría compitiendo en el Superregional catalán hasta que , avanzado 1938, el fútbol quede reducido a encuentros de carácter amistoso. Con la entrada de las tropas nacionales el 4 de febrero de 1939 el fútbol gerundense tardará unos meses en reactivarse, decidiéndose los nuevos cargos de la junta directiva en verano ante la inmediata participación de los rojiblancos en un Campeonato de Segunda División que las nuevas autoridades desean sirva de pacificación. Inmerso en el Grupo III donde compiten ocho participantes, el Gerona F.C. será tercero en la temporada 39/40 abriéndose una nueva era donde el fútbol adquirirá progresivamente gran importancia.

1940 – 1950

Con el inicio de los años cuarenta Girona consigue estabilizar a su primer club en el Campeonato de Segunda División, contemplando el Campo de Vista Alegre llenos cada domingo de fútbol ante rivales del norte de España que atraen a los aficionados. La trayectoria del club catalán en estos primeros años se ve acompañada de buenos resultados siendo cuarto en la temporada 40/41 y quinto en la campaña 41/42 bajo la presidencia de Vicente Albeverio hasta que, en la temporada 42/43, se anuncia la remodelación de la categoría para a partir de 1943 presentar una imagen más acorde con los nuevos tiempos. En ésta el nivel de la plantilla rojiblanca no es el esperado y, en unión a la mala fortuna, concluye sexto por lo que ha de promocionar para defender su plaza, perdiéndola al ser quinto en su grupo de Permanencia con Cristòfol Martí Batalla en el apartado técnico. Cabe destacar que, en estos tiempos de dura posguerra, desde el 1 de enero de 1941 con la nueva Ley que prohíbe los extranjerismos y el uso del catalán preferentemente, la sociedad pasa a denominarse Gerona Club de Fútbol.

Excluido de Segunda División por razones deportivas, durante la temporada 43/44 ingresa en una profundamente reestructurada Tercera División de la cual las autoridades desean se convierta en la primera de las categorías del fútbol modesto al margen del profesional, pasando en esta categoría cinco campañas consecutivas entre los primeros puestos luchando enconadamente por un ascenso a la categoría de plata que parece no llegar nunca hasta que en la edición 47/48 queda Campeón y accede a la Fase Intermedia. En este torneo de carácter eliminatorio consigue ser segundo logrando pasar a la Final, consiguiendo repetir puesto y, con ello, el ansiado ascenso a Segunda División dirigidos por Robert Mas. Con este éxito deportivo, el Gerona C.F. inicia un ciclo en Segunda División que durará tres temporadas, acabando décimo la 48/49 con el húngaro Carlos Platko, y siendo la mejor de ellas la campaña 49/50 con un noveno puesto con Hilario Marrero como entrenador y Joan Andreu Frigola en el cargo de la presidencia rojiblanca.

1950 – 1960

Los últimos años cuarenta quedan para la historia como un periodo de máximo esplendor viviendo los aficionados que acuden a Vista Alegre una experiencia que les es, en la mayoría de las ocasiones, muy gratificante por el juego que muestran los suyos. Sin embargo esta época no se alargará demasiado y en la sesión 50/51, con un palntel que no da la talla, es decimosexto y penúltimo quedando a un sólo punto de la permanencia sin poder los de Josep Sastre salvar la categoría. De nuevo en Tercera División, el club rojiblanco intenta recobrar la categoría perdida con la mayor brevedad posible, teniendo varias oportunidades para hacerlo pero las dos primeras disputadas sin fortuna pues finaliza sexto en la 51/52 y noveno en la siguiente 52/53.

En la campaña 53/54, con una plantilla que hace vibrar al público que se reúne en Vista Alegre y hace que se creen muchas expectativas, es segundo en Liga con Pere Arcas, quedando luego eliminado en la Fase de Ascenso al ser quinto en su grupo, mientras que en la edición 54/55, bajo la dirección de Enrique Bescós, tras ser Campeón de Liga no supera la Fase de Ascenso al ser tercero en beneficio de la A.D. Plus Ultra. El ansiado ascenso se consigue con Emilio Aldekoa en la campaña 55/56 tras ser segundo en Liga y Campeón en la Fase de Ascenso. En esta ocasión serán otras tres las temporadas en las que defenderá su puesto en Segunda División, finalizando noveno en la 56/57 todavía con Aldekoa como técnico y en la 57/58 con Patricio Caicedo, perdiendo la categoría al ser decimoquinto en la sesión 58/59.

Convertido en un equipo netamente ascensor en esos tiempos, la década dejará para el recuerdo grandes citas en su estadio y temporadas que, en contra de sus intereses y lo previsto, tardarán en repetirse pues el club rojiblanco en el futuro inmediato no será el que recientemente fue mostrando el fútbol una cara cruel que se alargará más de la cuenta desesperando a varias generaciones de aficionados.

1960 – 1970

La década de los años sesenta se convierte en una lucha continua por retornar a la categoría de plata, pero desgraciadamente para los intereses de la entidad rojiblanca presidida por Benjamín Colomer Pous, sin éxito alguno al fracasar los distintos proyectos que se arman para tal menester. Después de ser cuarto en la temporada 60/61, dos son las oportunidades que dispone: la primera en la campaña 61/62 en la tercera aventura de Bescós al frente de la plantilla tras ser segundo en Liga y caer eliminado ante el Imperial C.F. en la Promoción: 2-1 en Murcia, 1-0 en casa y 0-2 en el desempate disputado en Castellón; y la segunda en la campaña 66/67 tras ser tercero en Liga con Lluís Pujolràs al caer eliminado por la A.D. Plus Ultra en la Promoción: 1-2 en Vista Alegre y 3-1 en Madrid. Por el camino el conjunto rojiblanco habrá sido cuarto en la edición 62/63, sexto en la 63/64 y séptimo en las campañas 64/65 y 65/66 invirtiéndose importantes cantidades de dinero para dar el salto que caen en saco roto.

Después de ser octavo en la temporada 67/68, el Gerona C.F. afronta con éxito la campaña 68/69 donde ha de conseguir evitar caer en los últimos puestos a toda costa ante la reestructuración que va a sufrir la Tercera División, quedando decimoprimero en la edición 68/69 y tercero en la sesión 69/70 donde lucha, incluso, para ser primero aunque la suerte no le acompaña como, sin duda, deseaban.

1970 – 1980

La década de los años setenta, después de haber acordado la directiva rojiblanca en 1968 construir un nuevo estadio con mayor capacidad y de titularidad privada, se inicia estrenando el 14 de agosto de 1970 el magnífico Estadio de Montilivi con la aportación de sus socios. Para la ocasión se requiere la presencia del por entonces titulado C.F. Barcelona, flamante rival con el que se pierde por 1-3 pero ante el cual se constata la calidez y buena acogida del nuevo recinto, más moderno y funcional que Vista Alegre. En el Campeonato de Liga, la temporada 70/71 se disputa en medio de una renovada Tercera División con nuevo formato y número de participantes donde los gerundenses entrenados por Martín Vences participan en el Grupo III constituido por catalanes, valencianos y baleares teniendo como objetivo el ascenso a la división de plata, anhelo que será frustrado primeramente por el C.D. Mestalla, Campeón de su grupo y, en segundo lugar, ya en la Promoción de Ascenso, por el Villarreal C.F. quien lo elimina al vencer 1-2 en Montilivi y 2-0 en la localidad castellonense.

Pasada una discreta campaña 71/72 en la que se mantiene alejado de los primeros puestos concluyendo octavo, en la edición 72/73 es nuevamente subcampeón dirigido desde el banquillo por Vicenç Sasot mientras que, una vez más en la Promoción, es eliminado en esta ocasión por el Córdoba C.F.: derrota 3-0 en El Arcángel y victoria insuficiente al imponerse 3-2 en casa. Pese al esfuerzo demostrado tanto por los directivos como por jugadores y cuadro técnico, el ascenso a la categoría de plata se torna en un imposible y en la sesión 73/74 superado por Barcelona Atlético y C.D. Mestalla, se ha de contentar con la tercera plaza perdiéndose la oportunidad incluso de poder promocionar. En la temporada 74/75 los rojiblancos pierden potencial y decaen hasta el sexto puesto, recuperándose en la campaña 75/76 pero no lo suficiente al ser tercero tras los pasos de Levante U.D. y S.D. Huesca quienes le privan de la Promoción de Ascenso.

En la edición 76/77, siguiendo compitiendo en un durísimo Grupo III donde militan catalanes, valencianos, baleares, aragoneses y murcianos, se pugna por conquistar la primera plaza que da acceso directo a Segunda División, premio que al final se escapa en beneficio del Ct. de D. Sabadell C.F. por el escaso margen de dos puntos. Durante el desarrollo del torneo la R.F.E.F. comunica que los clasificados entre los puestos segundo y décimo, ambos inclusive, pasarán a formar parte de la recién constituida Segunda División B, un tercer nivel nacional que se intercala entre la división de plata y la hasta ahora conocida como Tercera División que pasa a convertirse en el cuarto nivel futbolístico.

Con Mauricio Durán García en la presidencia el Gerona C.F., quien mantiene una buena plantilla, se estrena en esta categoría con un meritorio sexto puesto en un complicado grupo donde los desplazamientos, a diferencia de los años anteriores, son generalmente más lejanos y exigen mayor inversión. Los gastos ocasionados y un cierto desinterés hacia los rivales provocan que el conjunto rojiblanco disminuya la calidad de su plantilla y se ocupe el decimotercero puesto en la edición 78/79, resultando peor la sesión 79/80 en la que se finaliza decimonoveno perdiendo la categoría.

1980 – 1990

Los años ochenta presentan muchos altibajos en la trayectoria gerundense, empezando con un club tocado económicamente quien, desde su descenso de Segunda División B, atraviesa una profunda crisis a todos los niveles. Ubicado en el Grupo V catalán de Tercera División, la temporada 80/81 se resuelve con un séptimo puesto en su regreso al cuarto nivel nacional, convergiendo todos los problemas en la campaña siguiente 81/82 cuando, de forma fehaciente pero no sorprendente, el primer equipo queda decimoctavo y se ve arrastrado a competir en Regional. Con una deuda cercana a los veinte millones de pesetas de la época, el técnico Alfons Muñoz toma las riendas de la plantilla en la edición 82/83 compitiendo en una Regional Preferente con grupo único donde es el claro favorito al ascenso, materializando las expectativas al término del torneo cuando, primer clasificado con un punto de ventaja sobre el E.C. Granollers, consigue retornar a Tercera División.

Inmerso nuevamente en el cuarto nivel, el ya denominado Girona Futbol Club desde 1980, empieza a levantar la cabeza poco a poco no sin sufrimiento siendo octavo en la temporada 83/84 y séptimo en la campaña 84/85 pasando en 1984, debido a las deudas, el Estadio de Montilivi a manos municipales después de haber costado tanto en levantar. En 1985 llega a Montilivi el prestigioso entrenador Waldo Ramos para el que se prepara un excelente plantel con el que se pretende ascender a la categoría de bronce. El club rojiblanco lucha denodadamente para hacerse con la primera plaza que propicia pugnar en la Promoción, pero un intratable C.F. Joventut Mollerussa con el que no se contaba, acaba arrebatándole tan perseguido sueño. Afortunadamente todo pronto se arreglará con la decisión tomada en 1986 por la R.F.E.F. para ampliar la Segunda División B en 1987, concediendo a la Federación Catalana ocho plazas para competir en dicha categoría. La temporada 86/87 se presenta pues atractiva y con el objetivo bastante claro, debiendo los rojiblancos apretar el acelerador para ser séptimos en un grupo muy reñido donde hay muchos aspirantes al ascenso.

Garantizada su participación en el tercer nivel para la edición 87/88, el club gerundense se refuerza para la ocasión llegando a Montilivi varios jugadores profesionales pero los resultados no son los esperados e, inmerso en un muy complicado Grupo II donde participan catalanes, baleares, riojanos, castellano-leoneses, baleares, vascos y navarros, una deficiente defensa le hace perder muchos encuentros y quedar decimonoveno perdiendo rápidamente la categoría. La vuelta a Tercera División contempla a Xavi Agustí como entrenador, resolviéndose la temporada 88/89 con rotundo éxito al ser primero en el grupo catalán lo que le vale el ascenso directo a Segunda División B. El Girona F.C. encara la edición 89/90 con optimismo dentro del Grupo IV donde compiten catalanes, valencianos, baleares y murcianos debiendo sufrir para mantener la categoría, deseo cumplido con jornadas de antelación por escaso margen finalizando decimosegundo.

1990 – 2000

Este ascenso abre una etapa de estabilidad dentro de la entidad, consiguiendo permanecer durante seis temporadas consecutivas en Segunda División B. De entre ellas destaca sin duda la campaña 91/92 en la cual es tercero y entra en la Promoción. En esta fase sólo es superado por el Villarreal C.F., aventajando a U.D. Salamanca y Real Balompédica Linense. A partir de aquí, la pérdida de sus elementos más preciados hace que la calidad de la plantilla disminuya, quedando en el puesto decimoquinto en las temporadas 92/93 y 93/94. En la campaña 94/95 es decimoctavo y acaba descendiendo nuevamente a Tercera División.

Como sucediese en la década anterior, el Girona F.C. entra en una profunda crisis y subsiste un par de temporadas en el grupo catalán, descendiendo por segunda vez en tres lustros a Regional. Entre su afición cunde el desánimo y se teme por la desaparición de la entidad, necesitándose el reclamo de los industriales y diferentes estamentos sociales para evitar tal situación. Con el esfuerzo de todos se consigue resucitar la entidad y al término de la campaña 98/99 se recupera la Tercera División.

2000 – 2010

A principios del s. XXI la sociedad deportiva gerundense pasa por diversos momentos destacando el retorno a su militancia en Segunda División B tras ser subcampeón de Liga en la campaña 02/03 y superar la Promoción frente a Benidorm C.D., Águilas C.F. y C.D. Manacor. En Segunda División B sólo sobrevive un par de temporadas, destacando la 03/04 con el oscense Agustín “Tato” Abadía al frente, volviendo a Tercera División al final de la sesión 04/05. De inmediato intenta sobreponerse al accidente y en la temporada 05/06 se proclama Campeón, eliminando al C.F. Sporting Mahonés: 0-1 en Mahón y 0-0 en casa; y eliminado por el C.D. Eldense: 1-0 en Elda y 0-2 en casa.

En la campaña 06/07 consigue el ascenso al ser segundo en Liga y eliminar en la Promoción a la U.D. Mutilvera: 1-0 en la navarra Mutilva Baja y 4-0 en casa; y Real S.D. Alcalá: 2-1 en casa y 1-2 en la ciudad madrileña. En la campaña 07/08 realiza un magnífico torneo y se proclama Campeón de Segunda División B, consiguiendo ascender a Segunda División A con Raúl Agné en el banquillo al eliminar en la Promoción al Barakaldo C.F.: 0-0 en la ida y 2-0 en casa; y a la A.D. Ceuta en la Final: 0-0 en la ciudad norteafricana y 1-0 en casa. Después de cuarenta y nueve años de ausencia, el Girona F.C. se reestrena en la categoría de plata realizando una discreta temporada 08/09 en la que en alguna fase del campeonato se piensa en cotas mayores.

El 30 de julio de 2009 se anuncia la transformación del club en Sociedad Anónima Deportiva, requisito ineludible para poder seguir en la categoría, trámite que culmina la entidad al reunir 3,2 millones de euros como capital social, más de lo asignado por el CSD y cuyo proceso finaliza con la inscripción en el registro del nuevo Girona Futbol Club, S.A.D.. Sin embargo, la realidad vuelve de inmediato y durante la campaña 09/10 se pasan numerosos problemas para mantenerse fuera de peligro llegando al último encuentro en Montilivi frente a un necesitado Real Murcia C.F. que también se juega su futuro. Al final la suerte se alía con los gerundenses y en el último minuto del encuentro se obtiene el empate y de penalti cuando la plaza ya se perdía ante el alborozo e incredulidad de sus seguidores. Al éxito deportivo de mantenerse un año más en Segunda División A se une el escándalo del extravío de la nada despreciable cantidad de casi siete millones de euros no reflejados en la contabilidad, un hecho que lleva a su presidente Josep Gusó a dimitir en el cargo el 22 de junio siendo sustituido el 2 de julio por Francesc Rebled sin más consecuencias.

2010 – 2020

En la temporada 10/11 se realiza una gran planificación recuperando al técnico Raúl Agné que le hace escalar puestos en la clasificación y no pasar tantos apuros, rematando una notable campaña con la undécima plaza en Liga. La edición 11/12 es bien distinta a la anterior y desde el inicio el equipo atraviesa por numerosos problemas que le confinan a las últimas posiciones. El cambio de técnico y la llegada de refuerzos no mejoran la situación y en el tramo final ha de contratarse al tercer entrenador, Javier Salamero, con quien sí se reacciona y se evita de una forma más que convincente un descenso que estaba llamando insistentemente a la puerta.

En la sesión 12/13 Joan Francesc Ferrer “Rubi” toma las riendas del banquillo rojiblanco y, con un juego muy distinto al mostrado en los años anteriores, el equipo se mantiene en la parte de arriba y finalmente concluye en un sorprendente cuarto puesto que le permite disputar la Promoción de Ascenso a Primera División. En esta fase, donde se depositan muchas esperanzas, se pasa la Primera Eliminatoria ante la A.D. Alcorcón al empatar 1-1 en la localidad madrileña e imponerse en casa por 3-1, pero en la Segunda Eliminatoria y Final, todo se derrumba como un castillo en la arena al perder ante la U.D. Almería en Montilivi por 0-1 y, una semana después, 3-0 en la capital andaluza. La marcha del técnico catalán propicia en el verano de 2013 la llegada de Ricardo Rodríguez con quien no se obtienen buenos resultados siendo relevado por Javi López quien, poco después, en el último tramo liguero será reemplazado por Pablo Machín para concluir decimoquintos salvando los muebles apuradamente.

Con Machín el equipo catalán progresa en la temporada 14/15 a grandes pasos consiguiendo estabilizarse durante gran parte del torneo en los primeros puesto hasta el punto de llegar a la última jornada con posibilidades de ascender directamente a Primera División. Con todo Montilivi lleno a reventar y un equipo muy nervioso, el C.D. Lugo que nada se juega realiza un gran encuentro y, con un empate final 1-1, frustra las ilusiones de los rojiblancos quienes, consternados y la miel en los labios, se han de conformar con la Promoción de Ascenso. Tocados anímicamente, los gerundenses hacen de tripas corazón y consiguen en Semifinales imponerse en la capital aragonesa al Real Zaragoza por un contundente 0-3 cayendo, cuando todo estaba a pedir de boca, una semana después en casa por un inesperado 1-4 que les hace quedar eliminados. En la campaña 15/16, de nuevo con Machín en el banquillo, el equipo queda cuarto en Liga bastante alejado en puntos de los dos primeros clasificados entrando en una Promoción donde en Semifinales le espera el Córdoba C.F., conjunto al que supera tras perder en la capital andaluza por 2-1 e imponerse en casa por 3-1. Clasificado para la Final, en esta decisiva eliminatoria se encuentra con el Club Atlético Osasuna, club navarro con el que pierde en la ida por 2-1 y en casa, delante de su ilusionado público, por 0-1 perdiéndose una gran oportunidad para estar entre los grandes del fútbol nacional la edición siguiente.

Para la temporada 16/17 Delfí Geli, presidente del club desde julio de 2015 y su directiva, siguen confiando en Pablo Machín al que refuerzan el plantel con jugadores consagrados y nuevas promesas que incrementan su nivel. El Girona F.C. no decepciona y desde el principio de la competición pone el pie en el acelerador siendo superado tan solo por el inalcanzable Levante U.D., llegando a las últimas jornadas con opciones reales de ascender directamente con el Getafe C.F. como principal adversario. Cumplidas las expectativas, los rojiblancos no yerran y quedan segundos tras los valencianos, consiguiendo un ascenso directo y por la puerta grande a Primera División que se significa como un sueño para su afición. En el verano de 2017 entra en el accionariado capital británico procedente de los titulares del Manchester City F.C. británico, instalándose en Montilivi nuevos jugadores con los que afrontar el importante reto de estrenarse en el primer nivel nacional. El Girona F.C., con Machín en el banquillo, realiza un papel muy meritorio y con resultados que sorprenden al resto de participantes, consigue una notable décima plaza que le permite seguir en la categoría.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Història dels clubs de futbol. Jordi Finestres y Salvador Giménez. Edicions del País Valencià. Coleccionable: El Temps (1999).
  • Cinquantenari del Girona F.C.. Gerunda de Publicitat (1980).
  • Historial Girona F.C.: 1930-1984. Jaume Curbet i Boj. Gerunda de Publicitat (1984).
  • Història del futbol a Girona. Jaume Curbet i Boj. Ajuntament de Girona (1992).
  • 75 anys del Girona F.C.: història gràfica. Jaume Curbet i Boj. CCG Edicions (2006).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.diaridegirona.cat Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Gimnàstic de Tarragona, S.A.D.

titular Club Gimnastic Tarragona

 

Escudo Gimnàstic de Tarragona, S.A.D.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Gimnàstic de Tarragona, S.A.D.
  • Ciudad: Tarragona
  • Provincia: Tarragona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 1 de marzo de 1886
  • Fecha de federación: 1916

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Gimnasio (1886-1893)
  • Club Gimnástico de Tarragona (1893-1934)
  • Gimnástic Futbol Club (1934-1936)
  • Casal d’Esports de Tarragona (1936-1939)
  • Club Gimnástico de Tarragona (1939-1982)
  • Club Gimnàstic de Tarragona (1982-2002)
  • Gimnàstic de Tarragona, S.A.D. (2002-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Segunda División B:

  • 1996/97
  • 2014/15

7 Ligas de Tercera División:

  • 1944/45
  • 1954/55
  • 1960/61
  • 1965/66
  • 1966/67
  • 1971/72
  • 1977/78

1 Copa de la Liga de Segunda División B – Grupo I:

  • 1984

 

ESTADIO:

  • Nombre: Nou Estadi de Tarragona
  • Año de inauguración: 1972
  • Cambios de nombre:
  • Estadio José Luis Calderón (1972-1982)
  • Nou Estadi de Tarragona (1982-)
  • Capacidad: 14.591 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:
  • Camp de Les Germanetes (1914-1922)
  • Campo de la Avenida de Cataluña (1922-1972)
  • Nou Estadi (1972-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Gimnastic de Tarragona

ESCUDOS DEL CLUB GIMNÀSTIC DE TARRAGONA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos Club Gimnastic de Tarragona

UNIFORMES DEL GIMNÀSTIC DE TARRAGONA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Club Gimnastic de Tarragona

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN TARRAGONA:

La ciudad de Tarragona, situada a orillas del Mar Mediterráneo y una de las cuatro capitales catalanas, fruto de su histórico pasado y gran riqueza arqueológica con un generoso legado conservado hasta nuestros días es Patrimonio de la Humanidad, manteniendo hoy en día un destacado puerto marítimo con un importante volumen de mercancías y una especialización en el sector petroquímico.

En cuanto a su rica tradición deportiva, esta comenzó en el último cuarto del siglo XIX cuando se gestaron varias sociedades dedicadas a la práctica de distintos sports, siendo reseñable entre otras la polifacética actividad desarrollada en el seno del Club Velocipedista, sociedad constituida en 1896, donde su presidente y creador William Tarin Naurer, un ciudadano de origen suizo establecido en 1889, fue el impulsor de numerosísimas prácticas.

Llegados a 1900, William Tarin, conocido también como Guillermo entre sus conciudadanos, estableció contacto con el Hispania Athletic Club barcelonés e instigado por sus dirigentes consiguió difundir el conocimiento del fútbol entre los socios del club ciclista, aprendiendo estos las reglas básicas del mencionado deporte hasta constituir a finales de año la Asociación Unionista de Foot-ball. Creado el primer club estrictamente dedicado al fútbol en su origen de la localidad, los unionistas -identificados en prensa también como Tarragona F.C.-, participaron en la I Copa Macaya de 1900-01 frente a los clubs barceloneses más distinguidos, siendo el encuentro del 10 de febrero de 1901 frente al barcelonés Club Español de Foot-ball el primer encuentro oficial disputado en la ciudad además de cosechar en lo inmediato dolorosas y abultadas derrotas por su bajo nivel futbolístico. Con camisa azul y pantalón blanco como colores distintivos, los tarraconenses hicieron su feudo en el ex-velódromo municipal construido en 1898, surgiendo en 1901 tras su gran tirón otras sociedades dedicadas al balompié como el Intrepid Foot-ball Club y el Shooter Foot-ball Club, ambas usuarias del que fuera recinto velocipédico situado en las proximidades de la Plaza Corsini.

En los años siguientes el fútbol entró en crisis y de la Asociación Unionista de Foot-ball y los otros clubs nada más se supo hasta que, bien avanzada la primera década del siglo XX, surgen nuevas sociedades como el Hispania F.C., el Minerva F.C., el Tarraco Sporting Club, el Cataluña F.C., el Stadium F.C. y el Olímpico F.C. Sin embargo, el club más representativo de la ciudad será el Tarragona Foot-ball Club, sociedad constituida el 12 de marzo de 1909 por miembros vinculados al Club Ciclista El Pedal, una pujante entidad velocipédica con predilección por la apuesta en varios deportes. El Tarragona F.C., quien viste camisa rojinegra con pantalón negro, alcanzará un gran prestigio y el 14 de octubre de 1909 será uno de los diez primeros clubs del Estado en asociarse a la recién constituida Federación Española de Clubs de Foot-ball, el primer organismo nacional que rige el destino colectivo de todos los clubs.

HISTORIA DEL CLUB:

1886 – 1900

La corriente higienista que envolvió Europa a mediados y, de forma más intensa, a finales del siglo XIX no pasó inadvertida en Tarragona y en tan temprana fecha como el 1 de febrero de 1863, con sede provisional en la Rambla de San Carlos (Rambla Vella) se erigía el primer centro local para el desarrollo, robustez y agilidad del cuerpo titulado Gimnasio Tarraconense supeditado por el ilustrado profesor Francisco Sala. La fragilidad inicial del negocio, siempre dependiente del número de matrículas, provocó que en sus primeros años la ubicación del centro fuese itinerante cambiándose en varias ocasiones el domicilio hasta hallarse en 1886, un año vital para la historia deportiva de la ciudad, en el número 36 -a partir de 1890 pasaría al número 38- de la Rambla de San Juan (hoy Rambla Nova).

Especializado en la enseñanza y práctica de la popular gimnasia sueca, una de las cuatro variantes de esta disciplina física para el ejercicio y mantenimiento corporal basado en el empleo de aparatos técnicos de distinta dificultad, la rigidez de esta metodología, robótica y poco dada a adoptar otros factores más lúdicos como el juego o la fantasía, junto con la escasa libertad de movimiento que se concedía en el gimnasio, dirigido por Tomás Martí desde 1869, propició que un grupo de doce alumnos discrepantes con lo impartido que solían reunirse en el Café del Centre se planteasen otros retos y decidieran crear su propio gimnasio. Estudiada la viabilidad del proyecto, el 1 de marzo de 1886 quedaba constituida la sociedad Club Gimnasio, alquilándose el día 12 en la misma Rambla Nova, pero en el número 16, un local que se llenó poco a poco de aparatos para trabajar el cuerpo mientras el día 30 de ese mes quedaba electa la primera junta directiva con Joan Estil.les Portal en la presidencia, Eugeni Saugar Rosselló en la secretaría i Francesc Rigau Marot como tesorero.

Cerrada la admisión de nuevos socios durante años, en julio de 1893 se decide ampliar el cupo hasta veinticinco miembros redactándose, además, el 30 de diciembre con Miquel Cuesta en la presidencia como paso previo a la inscripción de la sociedad en el Registro de Asociaciones, hecho que sucede el 9 de enero de 1894, unos estatutos por los cuales se rige la sociedad adoptándose el nuevo nombre oficial, aunque empleado desde hacía tiempo, de Club Gimnástico de Tarragona. Elitista como pocos, el capítulo dedicado a los socios es tratado con esmero cada año cuando, mediante asamblea, se realiza el balance del estado de la institución a todos los efectos, llegándose a 1898 con alrededor de cien socios, censo que apenas un año más tarde es rápidamente triplicado.

1900 – 1910

Tras el nombramiento y paso por la sociedad de distintos presidentes como Fulgenci Beltrán -quien sucede a Estil.les-, Leandre Ferré, Marcial Martí -curiosamente hermano del director del Gimnasio Tarraconense-, Miguel Cuesta y nuevamente Joan Estil-les, el Club Gimnástico de Tarragona accede al inicio del siglo XX con renovado espíritu pues, desde 1890 ofrece también clases de esgrima, en 1902 se abre al excursionismo y en 1908 dará entrada a la práctica de frontón.

La corriente polideportiva que impregna otras sociedades con la adopción del fútbol como un deporte alternativo, no hace sin embargo mella entre los socios del club, más preocupados en sus asuntos dentro de ambientes cerrados que de disfrutar de la actividad física al aire libre pese a la considerable irrupción en la ciudad en 1901 de la Asociación Unionista de Foot-ball y la gran afluencia de público que se concentra en los terrenos del velódromo para ver los encuentros.

La espera para la práctica del balompié se hace larga y no es hasta 1909 cuando, propulsada la idea por varios socios quienes ven la conveniencia de crear una sección dedicada a este deporte que tanto éxito despierta en otras localidades, sobre todo, en la ciudad condal, constituyen el Foot-ball Gimnastic Club, efímero grupo al que se incorporan deportistas vinculados a otros clubs como el Stadium F.C., Hispania F.C. y Olímpico F.C. a los que se piensa hacer socios tras la disputa de varios encuentros pero a los que, precisamente tal requerimiento, les termina espantando quedando todo el proyecto en nada por la falta de practicantes.

1910 – 1920

Con el cambio de década y la apertura de la sociedad a nuevas disciplinas deportivas, personas como el infatigable sportman William Tarin, recién enrolado en el club, dejarán su impronta marcada en la filosofía gimnástica al expandir la actividad física a otros horizontes desarrollados a campo abierto no quedando reducida ésta exclusivamente al espacio geográfico que determina el gimnasio en sí. En este sentido en 1912 cobra vida la sección de atletismo que proporcionará un marco idóneo para los corredores de a pie, necesitados siempre de un club que les arrope y les proporcione un espacio donde entrenarse, destacando contradictoriamente un segundo fracaso a la hora de establecer una sección futbolística, ahora rechazada por la mayoría de socios quienes no ven el momento idóneo para hacerlo.

Dos años después, el 24 de junio de 1914 tiene lugar la disolución del Club Ciclista El Pedal, popular y distinguida sociedad constituida en 1906 cuya mayoría de miembros serán asimilados por el Club Gimnástico de Tarragona al quedar integrados en su organigrama como sección ciclista. En tal decisión se deja notar la influencia de Tarin, consumado ciclista con gran fama en la época y reconocido prestigio a nivel nacional por sus logros y aptitudes.

A la par que la sección ciclista, otra nueva y ahora con visos reales de llegar a buen término -a la tercera va la vencida- resulta ser la sección de fútbol, iniciada también en 1914 cuando, aprovechándose un mal momento del Olímpico F.C., en junio se integran todos sus jugadores como socios en el Club Gimnástico de Tarragona para crear una simiente que pueda cristalizar en sección. Tras debutar el 31 de mayo en Reus frente al Sport Club Olympia y enfrentarse en varias ocasiones ante el todopoderoso Tarragona F.C. con el que tratan de igualarse, en el mes de diciembre al fin quedan recompensados sus esfuerzos y el fútbol es oficialmente reconocido como sección.

La flamante nueva sección gimnástica adquiere los colores y escudo olimpistas, camisa granate con pantalón negro -posteriormente será sustituido por uno blanco- reemplazando la tradicional camisa de color negro que identificaba a la sociedad gimnástica y añadiéndose al escudo olimpista una franja diagonal negra con las iniciales del Club Gimnástico. A la par de estos acontecimientos, progresivamente se incorporan jugadores del Stadium F.C., desaparecido en 1912.

El Club Gimnástico de Tarragona juega encuentros amistosos a lo largo de los años 1915 y 1916 ajeno a inscribirse en la Federación Catalana, efectuando su registro en esta última fecha donde queda incorporado dentro del Grupo B de Segunda Categoría, pero en cuyo campeonato 16/17 no llega a participar por la falta de rivales con los cuales llegar a un cupo mínimo. El estreno se efectúa en la campaña 17/18 teniendo como feudo el Camp de les Germanetes, solar alquilado en la calle Estanislao Figueres que se conservará hasta 1922 cuando se inaugure el Camp de l’Avinguda de Catalunya. El debut en competición oficial se produce el 13 de enero de 1918 encuadrado en Tercera Categoría con un encuentro de Liga frente al Vilanova F.C. con resultado final 2-2. La sesión 18/19 se proclama Campeón de la demarcación de Tarragona, éxito que no pudo repetir la siguiente 19/20 al perder la final por 4-2 frente al Reus Deportiu.

1920 – 1930

Durante los años veinte el Club Gimnástico de Tarragona se confirma como una sociedad eminentemente polideportiva -multideportes en la época- incorporando nuevas disciplinas como el hockey sobre hierba en 1923- que llegará a ser uno de los mejores de España- y el baloncesto en 1929, que se suman a las ya establecidas en origen y a las creadas en los años diez, como la náutica en 1915 y boxeo en 1918.

El crecimiento de su masa social -mil asociados en una ciudad que cuenta con veinticinco mil almas en la fecha- y la apertura del club a nuevas disciplinas obligan a la directiva gimnástica a prescindir del Camp de les Germanetes y adquirir en 1920 unos terrenos que serán inaugurados el 20 de agosto de 1922 con un enfrentamiento entre el primer club de la región, el F.C. Barcelona y un potente F.C. España, también barcelonés, que se resolverá favorablemente hacia los azulgranas por 3-0. Con la puesta en marcha del Camp de l’Avinguda de Catalunya, capacitado para nueve mil espectadores, la vida deportiva del Club Gimnástico de Tarragona transcurre sin grandes cambios dentro de la Regional Catalana, siendo Campeón de su demarcación la sesión 24/25 en Tercera Categoría y perdiendo la final frente al Centre d’Sports Manresa por 4-2. La siguiente 25/26 de nuevo Campeón de su demarcación, logra el Campeonato de Tercera Categoría al vencer al F.C. Palafrugell por 6-1 en el partido de desempate, logrando así plaza para disputar la Promoción a Segunda Categoría -llamada Primera B- frente al Reus Deportiu al que vence.

Enmarcado en Primera B logra proclamarse Campeón la sesión 26/27 perdiendo la promoción de ascenso frente al F.C. Badalona, siendo quinto la 27/28 y segundo clasificado de su grupo la 28/29, en la que Primera B cambia su denominación a Segunda Categoría Preferente. Cerrará la década la sesión 29/30 como quinto clasificado, siendo uno de los principales clubs catalanes, pero dentro de un segundo orden al coexistir con entidades dotadas con mayor presupuesto a las que no puede dar alcance económico ni deportivo. Tras este descenso la afición sufre un considerable bajón y la crisis económica se adueña del club, teniéndose que llegar al extremo de hipotecar el terreno de juego.

1930 – 1940

Los años treinta son para la entidad tarraconense bastante complicados y los granates no alcanzan, en el caso del fútbol, cotas similares a las obtenidas en tiempos recientes, permaneciendo a la expectativa de lo que les depare el futuro. Deportivamente su compromiso con la competición les deja aparcados en el tercer nivel regional, la Segunda Categoría Ordinaria que en algún momento llega a denominarse Segunda Categoría Preferente -destacando tan sólo en tercer puesto de la sesión 32/33 dentro de su grupo-, precediéndoles la Primera Categoría y aquellos clubs selectos que disputan incluso competición a nivel nacional.

El único atractivo que llena en alguna ocasión el Camp de l’Avinguda de Catalunya son sus enfrentamientos con clubs de la provincia y, en especial, sus duelos con el gran rival local, el Tarragona F.C., sociedad que experimenta una segunda juventud y tiene, curiosamente, sede en la misma Rambla del 14 d’Abril pero en distinto número, 22 por los tarraconenses y 59 por los gimnásticos. En 1934 la sección futbolística adquiere el nombre de Gimnàstic Fútbol Club, nombre con el que queda inscrito en las competiciones organizadas por la Federación Catalana y con el que permanecerá en activo durante un par de años, siendo Campeón del grupo de Tarragona la 34/35 en Segunda Categoría, el tercer nivel y cuarto la 35/36.

Con la llegada de la Guerra Civil en julio de 1936 las actividades de los granates sufren un gran parón produciéndose una serie de acontecimientos que, como es de esperar, modifican su evolución considerablemente. El 2 de octubre, los miembros integrantes del Comité de Cultura Física y Deportes de la ciudad en unión con los delegados del Gimnàstic F.C. y Tarragona F.C., deciden fusionar ambas sociedades en una sola bajo el nombre de Casal d’Esports de Tarragona para competir en Segunda Categoría Preferente, la que ocupaban los gimnásticos, tomándose como colores oficiales camisa granate con puños, cuello y franja negros más pantalón del mismo color. Días más tarde será electa la primera junta directiva con José María Solé (del Tarragona F.C.) como presidente, Ricardo Forés (del Gimnástic F.C.) como vicepresidente, secretario José Mateu (del Tarragona F.C.), vicesecretario José Sales (del Gimnástico F.C.), mientras contador es E. Grau (del Tarragona F.C.) y tesorero es F. Sánchez, del Gimnástico F.C. La sesión 36/37 son sextos y últimos del grupo segundo.

Con el paso de los meses y la proximidad del frente, la actividad irá cesando poco a poco, desapareciendo a medida que avanza la guerra y agravándose entre 1937 y 1938 cuando el frente militar se halla muy próximo y las tierras del Río Ebro adquieren un impactante color rojo por la sangre de las miles de vidas que se pierden en sus riberas. En 1938 la tribuna del campo gimnástico es violentamente incendiada por los bombardeos aéreos a los que es sometida la ciudad y, junto a ella, todas las instalaciones aledañas, incluida la sede social. El 15 de enero de 1939 las tropas no constitucionales entran en la ciudad, permaneciendo ésta sin actividad deportiva hasta que las nuevas autoridades lo estiman oportuno abriéndose desde entonces un periodo de incertidumbre del que nadie sabe cómo se va a salir, pero con la seguridad de que los clubs tarraconenses volverán al status quo de 1936.

1940 – 1950

Tras la guerra, el Club Gimnástico de Tarragona está destrozado y no puede competir prontamente en Categoría Nacional pese a ser el representante de una capital, necesitando de un periodo de reconstrucción obligatorio en el que consigue el necesario equilibrio económico a la par que sus socios aumentan paulatinamente. La sesión 39/40 se proclama Campeón del grupo B y de Segunda Categoría Preferente al superar en la final al Gràcia E.C. La temporada 41/42 es tercero del grupo B de Primera Regional. En 1942 Agustín Pujol se hace cargo del club siendo segundo en Primera Regional grupo A y lo asciende a Tercera División, convirtiéndose en un equipo puntero. En la campaña 43/44 es subcampeón de Liga, escapándose la Fase Final por poco margen.

En la temporada 44/45 consigue el Campeonato de Tercera División, se impone en la Fase Intermedia en un grupo donde existen seis equipos y en la Fase Final queda primero ascendiendo a Segunda División. Instalado en la categoría de plata, pronto toma asentamiento y gusto a la nueva categoría, realizando una gran temporada que le lleva a ser tercero en Liga, a pocos puntos del ascenso. Si buena es la edición 45/46, de excelente ha de considerarse la 46/47, pues Tarragona, una ciudad con pasado imperial pero de presente humilde, hace que su equipo más representativo vaya en volandas y consiga ser subcampeón de Liga, ascendiendo a Primera División de la mano del técnico Pepe Nogués. Para afrontar tal reto se acometen las obras de remodelación y acondicionamiento del Campo de la Avenida de Cataluña, dotándolo con tribuna cubierta y demás prioridades. El estreno en Primera División llega en la temporada 47/48 con un equipo en el que figuran grandes jugadores y que al término del campeonato alcanza un muy meritorio séptimo puesto, siendo una de las revelaciones.

En la siguiente temporada 48/49, el resultado deportivo pierde enteros y el club se ve relegado a posiciones posteriores en la tabla clasificatoria, aunque finaliza dignamente en el noveno puesto. Un partido perdido en casa ante el Real C.D. de La Coruña por 1-4, quien se juega la permanencia y que levanta muchas suspicacias provoca que otro implicado, el C.D. Alcoyano, descienda a Segunda División. En la temporada siguiente 49/50, la casualidad hace acto de presencia y el Club Gimnástico, que ha finalizado decimotercero en Liga, ha de verse las caras con el aspirante C.D. Alcoyano en la Promoción de Permanencia, club este quien toma cumplida venganza de los tarraconenses al derrotarlos por 6-3 en eliminatoria disputada a encuentro único en la ciudad de Barcelona, condenando al club granate a Segunda División.

1950 – 1960

La década de los años cincuenta la empieza pues militando en Segunda División, con una bajada de socios considerable y con una plantilla con menos calidad que en años anteriores. Estos condicionantes hacen que la entidad tarraconense baje al decimoquinto puesto en la campaña 50/51 y al decimotercero en la 51/52. En la temporada 52/53 cambia el sistema de competición y se instauran las promociones. El Club Gimnástico, que ha sido decimocuarto, desciende a Tercera División ante la frustración de socios y simpatizantes que ven cómo su equipo ha perdido la frescura de antaño en muy poco tiempo de margen. Son tiempos difíciles y la economía se resiente. En lo que queda de década la entidad grana no es capaz de rehacerse deportivamente y ascender a Segunda División, pese a que oportunidades no le faltan.

En la temporada 54/55 es Campeón de su grupo de Tercera División, pero en la Fase Final queda quinto dentro de un grupo de ocho en el que solo asciende el primero. En la temporada 58/59 lo intenta de nuevo tras ser segundo. En esta ocasión se elimina al C.D. Olímpico de Játiva: 6-1 en Tarragona y 4-2 en la localidad valenciana; pero en la siguiente ronda se topa con el Real C.D. Mallorca, quien le amarga el ascenso al empatar a dos en la ciudad imperial y derrotarlos contundentemente por 6-0 en la capital balear.

1960 – 1970

En la década de los años sesenta el Club Gimnástico de Tarragona se convierte en un más que serio aspirante al ascenso de categoría. Es el verdadero protagonista de su grupo de Tercera División, no por su indiscutible superioridad manifiesta sobre el campo, sino por la mala fortuna que tiene a la hora de disputar las temibles promociones, cayendo amargamente en las seis que tiene a su alcance. Así en la campaña 60/61 tras ser Campeón es eliminado por el Sevilla Atlético Club: 0-1 en casa y 3-1 en la vuelta. En la temporada 63/64 es segundo en Liga, eliminando al C.D. Numancia: 2-0 en Soria y 4-0 en casa; a la S.D. Eibar: 4-1 en Eibar y 3-0 en casa, pasando a la siguiente eliminatoria al vencer 2-0 en el desempate celebrado en Madrid. En la Final, el Cto. de Dep. Hospitalet lo elimina: 3-1 en casa y 2-0 en L’Hospitalet. En el desempate se imponen los franjirojos por 2-0 en Barcelona.

En la sesión 64/65 nueva oportunidad: 3-0 frente al Sestao Sport Club en casa y 2-0 en la vuelta. En la siguiente eliminatoria caen ante el C.D. Europa: 2-4 en casa y 1-1 en Barcelona. En la edición 65/66 son Campeones de grupo, mientras que en la Promoción los elimina el C.D. Castellón: 0-0 en casa y 1-0 en la capital valenciana. En la temporada 67/68 son subcampeones, pero en la Promoción más de lo mismo: 3-2 al C.D. Valdepeñas en casa y 2-1 en la ciudad manchega. En el desempate 4-2 favorable a los tarraconenses en partido disputado en casa. En la siguiente ronda caen ante la U.D. Mahón: 4-1 en la isla y 2-4 en casa. En la temporada 68/69 es subcampeón, a tres puntos del C.D. Castellón, quedando fuera de la Fase de Ascenso.

1970 – 1980

Los años setenta los empieza en una Tercera División más fuerte que en su etapa anterior, pero lo que son las cosas, con un sistema de ascenso diferente que le permite ascender directamente a Segunda División al término de la campaña 71/72 tras ser Campeón. Este ascenso coincide con el estreno el 1 de febrero de 1972 del Estadio José Luis Calderón, nombre en honor del presidente que impulsó la construcción del nuevo recinto, abandonando el vetusto de la Avenida de Cataluña. El Nuevo Campo de Fútbol del Gimnástico de Tarragona se inaugura con un encuentro frente al C.F. Barcelona que terminó 0-1 para los visitantes con gol del delantero Martí Filosía. En Segunda División, la tan perseguida durante años categoría de plata, el conjunto granate pasa por numerosos problemas, a excepción de la campaña 73/74 en la que son sextos contra todo pronóstico. Por lo demás, en la campaña 72/73 ha de disputar una Promoción de Descenso frente al aspirante C. At. Madrileño que salva holgadamente: 4-0 en casa y 1-1 en Madrid. Lo mismo le ocurre en la edición 74/75 en la que encuentra como rival al C. At. Marbella: 3-1 en casa y 0-0 en la ciudad malagueña.

En la temporada 75/76 pone fin a su paso por Segunda División al ser vigésimo y último clasificado, descendiendo a Tercera División tras cuatro años difíciles y llenos de grandes emociones. El descenso a Tercera División hace que ocupe un discreto decimoprimero puesto que no satisface a nadie, pues se queda a las puertas de entrar en la recién creada Segunda División B. En la campaña 77/78 es Campeón de su grupo y asciende directamente a Segunda B, mientras que en la temporada 78/79 realiza un magnífico torneo y queda subcampeón tras el Levante U.D., ascendiendo nuevamente, en esta ocasión a Segunda División A. Sin embargo, sus estancia en Segunda División no resulta como se imagina y es efímera, ya que queda decimonoveno y último con unos pésimos resultados que le hacen retornar a Segunda División B por la vía rápida.

1980 – 1990

Con los años ochenta empieza una época de estabilidad dentro de la categoría de bronce en la que se acomoda y no consigue el objetivo de retornar a Segunda División. El club cambia su nombre al idioma catalán en 1982, pasando a llamarse Club Gimnàstic de Tarragona. La sesión 82/83 es subcampeón en la Copa de la Liga al caer en la Final frente al Sporting Atlético C.F.: victoria por 1-0 en casa y derrota con resultado de 3-1 en Gijón. En la temporada 83/84 se toma la revancha y se proclama Campeón de la Copa de la Liga al superar esta vez al C.D. Logroñés en la Final: derrota por 3-2 en Las Gaunas, mismo resultado de 3-2 en la vuelta, con resolución de la eliminatoria a su favor desde el lanzamiento de penaltis.

A su vez, son años de altibajos, pues tan pronto esta arriba como pasa por apuros, como la temporada 85/86, en la que es decimocuarto y desciende a Tercera División por no superar el corte establecido por la RFEF para continuar en una remozada y reducida a un sólo grupo Segunda B. En la campaña 86/87 es cuarto en su grupo de Tercera División y consigue ascender al ocupar una de las plazas que dictamina la RFEF para el grupo de la Federación Catalana en una de sus polémicas decisiones. Los dos años que siguen a este ascenso los pasa sin apuros en la división de bronce, hasta que en la temporada 89/90 llega el fatídico descenso a Tercera División tras una nefasta campaña en la que finalizan decimoséptimos.

1990 – 2000

Afortunadamente en la sesión 90/91 son segundos y en la Promoción de Ascenso se imponen sin problemas a C.D. Playas de Calviá, C.D. Dénia y A.D. Mar Menor, ascendiendo. En lo que resta de década de los noventa se caracteriza por tener buenas plantillas y un alto presupuesto que nunca llega a finalizar en nada pues, pese a tener varias oportunidades para ascender a Segunda División, en ambas las desperdicia. Así en la campaña 95/96 tras ser segundo en Liga, finaliza tercero superado por U.D. Las Palmas y Elche C.F. en la Liguilla, dejando atrás a la Cultural y Deportiva Leonesa. En la temporada 96/97 repite puesto en la Liguilla, superado por C.D. Numancia y Real Club Recreativo de Huelva, siendo último el C.D. Manchego. En Liga son Campeones de grupo. El tramo final de los noventa es un receso en su aspecto competitivo, siendo relegado a los últimos puestos en unos campeonatos en los que casi acaba descendiendo a Tercera División.

2000 – 2010

Tras recuperarse en la ultima temporada del decenio anterior, el s. XXI empieza con buen pie para la entidad, pues en la campaña 00/01 son subcampeones de Liga y en la Promoción consiguen superar a Cádiz C.F., Amurrio C.F. y Zamora C.F., consiguiendo ascender a Segunda División A gracias al gol average favorable frente a los cadistas. El conjunto tarraconense afronta con gran ilusión la temporada 01/02, pero plenamente consciente de sus posibilidades. El 24 de julio de 2002 el club se transforma en Sociedad Anónima Deportiva, pasando a ser Gimnàstic de Tarragona, S.A.D. con Josep Maria Andreu Prats como presidente de la entidad. Un mal campeonato hace sin embargo que sean vigésimos y desciendan a Segunda División B.

La temporada 02/03 sirve de transición, pues el duro golpe repercute en la masa social y la plantilla pierde enteros. Pese a ello son novenos, puesto que mejorarán notablemente en la siguiente, 03/04, en la que son segundos. En esta realizan una buena Promoción de Ascenso y superan a Real Madrid C.F. “B”, C.D. Ourense y U.D. Lanzarote, ascendiendo a categoría profesional. Desde la directiva no se repara en esfuerzos y se confecciona una plantilla que sea capaz de asumir el reto sin complicaciones. La sobriedad de esta hace que finalicen séptimos.

La temporada 05/06 la vive en tranquilidad en medio de la tabla en su primera vuelta, pero al inicio de la segunda empieza a ganar encuentros uno tras otro y la confianza se apodera del equipo, quien tras una remontada espectacular abasta el segundo puesto, a dos puntos del líder, y asciende a Primera División cincuenta y seis años después de haberla abandonado. Entrenador es Luís César, destacando jugadores como: Abel Buades, Merino, Pineda, Irurzun y Bolo.

El delirio y la ilusión invade las calles de Tarragona, que ve a su equipo nuevamente en la élite del fútbol nacional tras medio siglo de ausencia. El reestreno en Primera División trae numerosas caras nuevas a la entidad, hasta un total de dieciséis en lo que se puede considerar una renovación casi total, los cuales aunque aportan algo más de calidad, no son suficientes para tan gran desafío. El técnico Paco Flores a mitad de temporada sustituye a Luís César por los malos resultados, pero el revulsivo no surte efecto y el club tarraconense se ve atrapado en el descenso con antelación al ser colista destacado sumando tan sólo siete victorias y siete empates. La temporada 07/08 es preocupante y el club lucha por no encadenar un nuevo descenso con César Ferrando en el banquillo, salvándose de perder la categoría en las últimas jornadas, mientras que en la siguiente 08/09 sabe mantenerse y realizar un campeonato discreto que le conduce a mitad de la tabla. La campaña 09/10 supone un paso atrás en la entidad encarnada puesto que deportivamente retrocede al decimoctavo puesto clasificatorio, aunque bien es cierto que a lo largo del campeonato en ningún instante se ve comprometida su continuidad dentro de una categoría en la que la igualdad entre los clubs es muy destacable.

2010 – 2020

Su presencia en la edición 10/11 sigue por los mismos parámetros aunque en esta ocasión ha de lidiar continuamente con el descenso, salvándose in extremis en los últimos encuentros gracias a poder puntuar y con la soga al cuello ante la impotencia de sus aficionados que temen un resultado peor que finalmente no se produce. Siguiendo con la tendencia de la campaña anterior, las deficiencias del club tarraconense no son subsanadas y la edición 11/12 supone el adiós a la categoría tras un mal torneo en el que pronto ocupan puesto de colista terminando la Liga en último puesto.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia del Futbol Català. J. García Castell Ayma (1968).
  • Club Gimnàstic: Cent anys. Semanario Claxon (1986).
  • Nàstic: Cent anys d’història (1886-1986). Enric Pujol i Cayuelas. Edicions Tarraco (1987).
  • Història dels clubs de futbol. Jordi Finestres y Salvador Giménez. Edicions del País Valencià. Coleccionable: El Temps (1999).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • El Club Gimnàstic de Tarragona (1886-2000). Servei d’Arxiu i Documentació Municipal Ajuntament de Tarragona (2007).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • 125è Aniversari de la fundación del Club Gimnàstic de Tarragona 1886-2011. Biblioteca Pública de Tarragona (2011).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.diaridetarragona.com Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D.

 

Escudo R.C.D. Espanyol de Barcelona, S.A.D.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D.
  • Ciudad: Barcelona
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: marzo de 1902
  • Fecha de federación: 1909

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • X Foot-ball Club (1902-1907)
  • X Sporting Club (1907-1909)
  • Club Deportivo Español (1909-1912)
  • Real Club Deportivo Español (1912-1931)
  • Club Deportivo Español (1931-1940)
  • Real Club Deportivo Español (1940-1992)
  • Real Club Deportivo Español, S.A.D. (1992-1995)
  • Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D. (1995-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Segunda División:

  • 1993/94
  • 2020/21

4 trofeos de Copa:

  • 1929
  • 1940
  • 2000
  • 2006

 

ESTADIO:

  • Nombre: RCDE Stadium
  • Inauguración: 2 de agosto de 2009
  • Cambios de nombre:
  • Estadi del RCD Espanyol Cornellà-El Prat (2009-2014)
  • Power8 Stadium (2014-2015)
  • RCDE Stadium (2015-)
  • Capacidad: 40.500 espectadores

EVOLUCIÓN DEL RCDE STADIUM:

OTROS ESTADIOS:

  • Hipódromo de Can Tunís (1902-1903)
  • Velódromo de la Calle Aragón (1903-1905)
  • Campo de la Calle Marina (1905-1911)
  • Campo de la Calle Muntaner (1911-1923)
  • Estadio de Sarriá (1923-1997)
  • Estadio de Montjuïc (1997-2001), Estadio Olímpico Lluís Companys (2001-2009)
  • RCD Stadium (2009- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL REIAL CLUB DEPORTIU ESPANYOL DE BARCELONA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL REIAL CLUB DEPORTIU ESPANYOL DE BARCELONA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes RCD Espanyol Barcelona

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BARCELONA:

Los orígenes conocidos del fútbol en la ciudad condal se remontan hacia 1890 cuando obreros y técnicos británicos que trabajaban en el importante sector textil catalán, solían dar rienda en sus ratos de ocio y todos los días festivos a la práctica de este deporte en el Hipódromo de Can Tunís (Casa Antúnez), sito entre Montjuïc, el mar y el río Llobregat, aunque desconocemos si lo hacían con anterioridad por la ausencia de documentos. Su gran relación con algunos miembros del Real Club de Regatas, una sociedad barcelonesa dedicada al remo fundada en 1881, provocó que estos mostrasen interés por este desconocido deporte y tras un rápido aprendizaje concertaran el 25 de diciembre de 1892 su primer encuentro en las inmediaciones del Velódromo de Bonanova, en Sant Gervasi de Cassoles.

Sin duda la experiencia debió de gustar y a inicios de 1893 la frecuencia de partidos se incrementó notablemente siendo habitual la confrontación entre combinados formados por británicos y barceloneses que organizados en dos característicos bandos, el rojo y el azul, empezaron a tomarse el fútbol mucho más en serio. Fruto de ello en otoño de 1893 y según se insinúa en la prensa, surgió el Barcelona Foot-ball Club, identificado en prensa como Sociedad de Foot-ball Barcelona, un club creado ex proceso cuya presidencia fue ofrecida con posterioridad al cónsul británico, Mr. Wyndham y que tenía su sede junto al velódromo de Bonanova estando uniformado con camisa roja y pantalón blanco.

En 1894 se enfrentan al Club de Sant Martí de la por entonces vecina localidad y desde 1897 distrito de Sant Martí de Provençals, iniciándose el despegue deportivo del primer club de fútbol de la ciudad. La masiva presencia de regatistas barceloneses y miembros del British Club -popularmente conocidos en España como Club Inglés-, hizo que se concertaran varios encuentros durante 1895 ya en el interior del velódromo de Bonanova frente a la Asociación de Foot-ball Torelló, un club de la vecina localidad de Sant Vicenç de Torelló que había surgido en la Colonia Borgonyà edificada por la empresa escocesa de hilaturas J&P Coats Ltd. para sus trabajadores, dándose la curiosa circunstancia de que se cobraba una peseta por la entrada y 2,10 con asiento en tribuna.

Tras los encuentros tanto en Barcelona como en el feudo de Borgonyà, la actividad se popularizó en la ciudad y pronto surgieron practicantes entre los estudiantes de la Facultad de Ciencias, pero siendo siempre el Club Inglés quien se encargaba de mantener viva la llama en detrimento de una Sociedad de Foot-ball Barcelona que languideció a partir de 1896. En 1899 y desde el Gimnasio Tolosa, el carismático profesor higienista Vila crea una sección de fútbol para sus socios entre los cuales solo se admiten catalanes y extranjeros de confesión católica, sección que el 17 de diciembre acaba constituyéndose en el Catalá Foot-ball Club. Paralelamente a estos actos un joven suizo, Hans Gamper, con el apoyo del también higienista Gimnasio Solé y gracias al reclutamiento de un importante número de jugadores del Club Inglés o procedentes de otras nacionalidades de confesión protestante funda el 29 de noviembre el Foot-ball Club Barcelona, anticipando su constitución al Catalá Foot-ball Club en un par de semanas.

Apenas unos días y dentro todavía de 1899, viendo la pujanza que iba adquiriendo este deporte entre la sociedad surge el Escocés Foot-ball Club, entidad formada por jugadores de la colonia escocesa de la empresa Hilaturas Fabra, situada en el barrio de Sant Andreu, quien durará poco tiempo debido a la presencia de varios de estos jugadores al unísono en las filas del Catalá F.C., motivo por el cual es boicoteado por el F.C. Barcelona, no encontrando rivales con quien competir y causándose su disolución.

Poco después y con algunos ex-jugadores del Escocés F.C. como base principal nace el potente Hispania Athletic Club, un club dirigido por Alfons Macaya, Eduard Alesson, Fermín Lomba y Carlos Soley entre otros que se convertirá en el predominante durante los primeros años, constituyéndose tras este una serie de asociaciones como el Club Franco-Español de Foot-ball, el Asociación, la S.D. Santanach alentada por el popular gimnasio barcelonés del mismo nombre, el Aplec Escolar, el Team Universitari, el Club Hispano-Americano, el Putxet, el Penitents, el Catalunya F.C., el Team Infantil, el Inglés F.C., el Comercial F.C. y el Rojo F.C., muchos de los cuales serán brevísimos.

El 28 de octubre de 1900 se constituye la Sociedad Española de Foot-ball, entidad generada bajo el amparo de la Sociedad Gimnástica Española y el impulso de estudiantes universitarios como Ángel Rodríguez, Octavi Aballí y Lluís Roca a los que se les unen algunos jugadores procedentes del Catalá F.C. Como seña de identidad del club barcelonés y dentro de su filosofía, destaca la aceptación de jugadores exclusivamente de procedencia catalana o de cualquier parte del país en un claro intento de oponer resistencia local a los tres grandes clubs por entonces existentes que alinean jugadores preferentemente extranjeros: Català F.C., F.C. Barcelona e Hispania A.C.

La Sociedad Española de Foot-ball emplea camisa amarilla con pantalón azul, conteniendo su escudo los colores de la enseña nacional y afiliándose inmediatamente en la Sociedad Gimnástica Española cuyo presidente es el propio padre de Ángel Rodríguez, un ilustrado médico granadino de reconocido prestigio de la Universidad de Barcelona. A finales de 1901 el club pasa por grandes dificultades para completar un once inicial por falta urgente de jugadores, integrando a parte de uno en decadencia como es el Español F.C., una asociación que debido a su estado acaba de fusionarse con el Cataluña F.C. dando lugar al Irish Foot-ball Club.

Con la adquisición de nuevos jugadores y después de quedar libre la denominación “Español F.C.”, la Sociedad Española de Foot-ball adquiere el nuevo nombre de Club Español de Foot-ball -tal y como se anuncia el 20 de enero en la prensa-, sociedad que empieza a vestir camisa blanca con pantalón azul. No será esta su última ampliación, pues simultáneamente y dentro del mismo año, se acogen en su seno a jugadores procedentes de la recién desaparecida S.D. Santanach.

escudo y uniforme Club Espanol de Football

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

Con Josep María Miró Trepats de presidente, ingresan en 1902 en la Asociación de Clubs de Foot-ball Association (nombre del Fútbol en esa fecha), formada íntegramente por clubs barceloneses en lo que se puede interpretar como la precursora de la posterior Federación Catalana. La trayectoria del Club Español de Foot-ball es ascendente y después de adjudicarse la Copa Macaya en su edición 02/03 conquistan el Campeonato Catalán de la temporada 03/04. Tras participar en varias ediciones del Campeonato de Catalunya, a mediados de 1905 el Club Español de Foot-ball languidece por la enfermedad de su presidente y prácticamente único financiero, Josep María Miró, que se agrava a finales de año. Miró, dueño de la cadena hostelera Cafés Tupinamba con varias sedes en todo el país y una potente firma constructora, aquejado de tuberculosis ve como gran parte de su plantilla marcha a otros destinos, careciendo de jugadores con los que afrontar la inmediata campaña 05/06. Tras faltar a sus dos primeros encuentros el club es apeado de la competición, causando baja inmediatamente y poniendo fin el 7 de enero de 1906 a una iniciativa deportiva que había calado en una parte importante de la afición. Miró marchará meses después a Sevilla para poder recuperarse en un clima más benigno, tomando al poco tiempo el mando de otra importante asociación, el Sevilla F.C.

Entre 1901 y 1902 se constituirán más clubs que se unirán a los que quedan en activo de los ya mencionados, caso del Universitari F.C., el Iberia Sport Club, el Catalonia F.C., el Internacional F.C., el Condal, el Red Star F.C., el Nacional F.C., además de otros como el Regional F.C., el Sant Jordi, el Escolar, el Juventud, el Montserrat, el Salud Sport Club, a los que se unirán el Argeliano, el Guadalajara y el Rowing F.C. En 1903 desaparecerá el Hispania A.C., una asociación que alcanzó en su día un alto nivel pero cuyos miembros, atentos a la llamada de otros clubs, frustran una iniciativa que parecía destinada a lograr algo más.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1902 – 1910

Durante los primeros años del recién estrenado siglo XX la ciudad de Barcelona se convirtió en un auténtico hervidero futbolístico. El impacto de asociaciones como el Català F.C. y en especial el F.C. Barcelona, habían calado hondo en la sociedad aflorando unos deseos inmensos de constituir nuevos clubs a través de los cuales hacer deporte y poner a sus practicantes en estado idóneo tanto física como mentalmente. La desmesura creativa fue tal, que a finales de 1902 se advertía en la prensa local la consideración de no dar rienda suelta a tantas asociaciones y, en todo caso, reforzar las ya existentes.

Sin embargo, la ilusión de crear un club desde el principio y darle vida para primero jugar y luego competir es un factor difícil de impedir, surgiendo recién iniciado el año 1902 desde el conocido Real Círculo Artístico -institución dedicada al arte fundada en 1881-, una nueva propuesta que prontamente se tornaría en realidad. Con estos mimbres y después de varias semanas de gestación, impulsado por los hermanos Miguel y Luciano Oslé junto otros amigos entre los que se encontraban Bori, Solé, Isidre Lloret y el formidable Emili Sampere, quedaba constituida durante la primera semana de marzo una asociación de nombre enigmático propia de un grupo de artistas, el X Foot-ball Club.

Vistiendo camisa y pantalón blancos, este modesto club se inició jugando tal y como hacían tantos otros en el Hipódromo de Can Tunís, debutando el 16 de marzo frente al tercer equipo del Catalá F.C. en el Velódromo de Bonanova con derrota por 4-1. Durante su primera temporada, 02/03, mantuvo su actividad fuera de las competiciones oficiales a consecuencia de su tardía creación, limitándose a jugar un buen número de encuentros amistosos donde alineaba a sus distintos equipos. En 1903 su máxima figura, Emili Sampere, marcha al Club Español de Foot-ball con el cual se tienen excelentes relaciones, incorporándose a un joven guardameta que en lo sucesivo se convertirá en el más afamado de los porteros catalanes, Pere Gibert “el Grapas”.

El deambular del X Foot-ball Club en la competición catalana es en sus primeros años modesto, siendo octavo en la campaña 03/04 con la sintomática cesión de los puntos a disputar en beneficio de F.C. Barcelona y Club Español de Foot-ball en los cuatro encuentros que les debían enfrentar, quinto y último en la edición 04/05 tras la retirada del Iberia Sport Club, hasta que antes de dar comienzo la temporada 05/06 se produce la debacle españolista y la asociación artística sale profundamente beneficiada.

La crisis y posterior baja del Club Español de Foot-ball como consecuencia de la enfermedad de Miró Trepat, ocasiona la fuga de muchos jugadores a otros clubs, incluso a otras regiones como es el caso de Carril, Meyer y Ángel Ponz que recalan en el F.C. Valencia, regresando algunos otros al club donde se formaron, caso de Sampere al X Foot-ball Club, asociación donde recalan también Galiardo, Moner y Olóriz. La plantilla del club artístico se impone en pretemporada al F.C. Barcelona dando muestras de su potencial y una vez puesto en marcha el campeonato 05/06 corrobora lo apuntado consiguiendo el título con relativa holgura tras el descenso cualitativo de sus rivales, entre ellos los barcelonistas.

En la temporada 06/07 el poderío del X Foot-ball Club se traslada hasta la cúpula de la Federación Catalana de Clubs de Foot-ball, constituida el 9 de diciembre de 1906 y que sustituye a la Asociación de Clubs de Foot-ball nacida en 1902, donde Isidre Lloret, hombre destacado del club y confeso antibarcelonista, es proclamado presidente. Con Lloret al frente de la federación y Miquel Gibert en la presidencia, los hombres de la “X” conquistan su segundo título consecutivo en un torneo muy devaluado y pleno de incidentes donde, además de ellos, sólo participan F.C. Barcelona y el renombrado Catála Sport Club. Las desavenencias entre X Foot-ball Club y F.C. Barcelona son constantes, hasta el punto de recibir Isidre Lloret fuertes críticas por favoritismo debidas a su dudosa gestión en algunos encuentros decisivos. En diciembre de 1907 el club modifica su denominación adoptando el nombre de X Sporting Club como resultado de su ambicioso proyecto de albergar nuevas actividades deportivas como el hockey o el tennis.

Si la campaña 06/07 fue tensa, más lo iba a ser la 07/08, aunque con el mismo resultado final al verse nuevamente al X Sporting Club campeón. En esta ocasión los participantes fueron cuatro, los anteriores más el España F.C., asociación de nuevo cuño que apenas aportó nada y se vio envuelta en medio de las diferencias de unos y otros. Lloret siguió con su batalla personal e hizo y deshizo a su antojo, condenando al fútbol catalán a un camino de muy complicada salida. Los aficionados empezaron a abandonar los recintos y los socios a darse de baja, llegándose hasta el extremo de realizarse una asamblea en la sede del F.C. Barcelona el 2 de diciembre de 1908 para disolver el club.

La temporada 08/09 trae cambios significativos pues Isidre Lloret es sometido a durísimas críticas en la prensa por su nefasta gestión que desembocan en su renuncia al cargo en octubre de 1908. Sustituido por Julián Marsal, la Federación adquiere otro rumbo y con él el campeonato, proclamándose vencedor con gran diferencia de puntos el F.C. Barcelona ante los síntomas de flaqueza que experimenta el X Sporting Club.

El 6 de enero de 1909, tras varias negociaciones mantenidas entre Julià Clapera como representante del Club Español de Ju-Jutsu (fundado en 1906 y cuyo presidente era Alfonso Almasqué, además de vicepresidente de la Federación Catalana de Clubs de Foot-ball) y Emili Sempere, del X Sporting Club, coincidiendo con que se va a producir un cambio en la junta directiva y la situación deportiva no es halagüeña, se decide unir ambas asociaciones, disolviéndose el Club Español de Ju-Jutsu y quedando todos sus socios integrados en el X Sporting Club quien modifica sus estatutos y adopta el nuevo nombre de Club Deportivo Español, decisión que es comunicada de inmediato a la Federación Catalana.

La intención de la nueva junta que preside Julià Clapera y donde Miguel Gibert actúa como vicepresidente, es recuperar el “espíritu españolista” perdido en 1906 a consecuencia de la desaparición del antiguo Club Español de Foot-ball que tan elevado techo alcanzó, dotándose al club de una estructura ahora sí polideportiva donde se compaginará el fútbol como principal disciplina con otras como esgrima, ju-jutsu, boxeo y diversas actividades recreativas. Clapera meses después será sustituido por Ángel Rodríguez, quien fuera cofundador de la Sociedad Española de Foot-ball, luego Club Español de Foot-ball.

El 17 de febrero el club españolista celebra una gran velada deportiva en su lujosa sede para disfrutar de su nuevo estado, organizando una competición donde se exhiben todas las parcelas deportivas que lo integran. Tras la fusión de enero, el club barcelonés que había venido vistiendo camisa con pantalón blanco elige como colores distintivos el blanquiazul para la camisa -los del pendón de Roger de Lauria-, y negro para el pantalón, mientras usan el Campo de la Calle Marina para la práctica del foot-ball, ubicación donde hoy se encuentra la Plaza de Toros Monumental.

1910 – 1920

En 1911 los españolistas inauguran el Campo de la Calle Muntaner, adjudicándose su primer Campeonato de Catalunya, el de la edición 1911/12. Tras este flamante éxito les es concedido el 25 de abril de 1912 el título de Real gracias a la intervención de Santiago de la Riva, pasando a ser conocido como Real Club Deportivo Español. La familia De la Riva, tanto con Genaro como con Santiago, apuestan fuerte por la entidad y en pocos años la consolidan y convierten en la segunda de Catalunya, conquistando el Campeonato de Catalunya en las ediciones 14/15 y 17/18. El club blanquiazul consigue disputar dos finales del Campeonato de España con mala fortuna: en 1911 cae 1-3 ante el Athletic Club de Bilbao y en 1915 nuevamente ante los bilbaínos por 0-5.

1920 – 1930

La década de los años veinte tiene como protagonistas a Ricardo Zamora, el flamante portero que es fichado procedente del F.C. Barcelona ante la negativa de este a aumentarle el sueldo tras su éxito en las Olimpiadas de Amberes y quien jugará durante diez temporadas, el estreno del Campo de Sarriá, inaugurado el 18 de febrero de 1923 -con un encuentro que acabó 4-1 contra la Unió Sportiva de Sans y anotando el primer gol el medio Vicente Tonijuán- y financiado en gran parte por la familia De la Riva, propietaria de los terrenos y por las giras suramericanas que realiza el club, y finalmente el estreno de la Liga en la temporada 28/29. El Real C.D. Español debuta en Primera División siendo séptimo, pero el plato fuerte se lo reserva para la conquista del Campeonato de España, obtenido en 1929 ante el Real Madrid F.C. al que derrota 2-1, y del Campeonato Catalán en la temporada 28/29.

1930 – 1940

En 1930 se traspasa a Ricardo Zamora al Real Madrid F.C. por la entonces fortuna de cien mil pesetas y en abril de 1931 se instaura la II República. El club pierde su título de Real y pasa a ser denominado Club Deportivo Español. Deportivamente no obtiene títulos a nivel nacional, tan solo un destacable tercer puesto en la temporada 32/33, teniéndose que conformar con un nuevo título regional en la edición 32/33. La llegada de la Guerra Civil supone la colectivización de la entidad y la consiguiente pérdida de numerosos socios, suspendiéndose la actividad de las competiciones nacionales, no así la regional la cual alejada del frente ofrece la disputa del campeonato 36/37 en la cual obtiene el primer puesto.

No se detendrá aquí la actividad de los blanquiazules y en 1937 compite en el Torneo Cataluña-Valencia, conocido también como Liga del Mediterráneo, una competición oficial organizada por las federaciones catalana y valenciana que viene a sustituir el hueco que ocasiona la no disputa del Campeonato de Liga. En este torneo resulta tercero tras F.C. Barcelona y Valencia F.C., terminado el cual participa en la Copa de España Libre, el torneo que sustituye el hueco en esta ocasión correspondiente al Campeonato de España y en el que es eliminado no pudiendo jugar la final. En la temporada 37/38 su nivel competitivo desciende alarmantemente y en el Campeonato Regional es sexto clasificado. A la conclusión de este no puede disputarse la segunda edición de la Liga del Mediterráneo como en la campaña precedente debido a la proximidad del frente, decidiendo la Federación Catalana organizar la Lliga Catalana, una competición para clubs de la región en la que queda quinto.

En 1939 y una vez concluida la guerra la sociedad barcelonesa se reorganiza y culmina el Campeonato de Liga 39/40 en quinto puesto.

1940 – 1950

En 1940 Genaro de la Riva recupera el título de Real de manos del gobierno y el club se denomina de nuevo Real Club Deportivo Español, consiguiendo la Copa del Generalísimo al vencer en la final 3-2 al Real Madrid F.C., su segundo Campeonato de España. Tras este triunfo, el Real C.D. Español pierde por retirada algunos miembros destacados de la primera plantilla como Solé, Bosch y Martorell. En el aspecto deportivo no se logran títulos como en los años precedentes y la entidad experimenta una pérdida de potencial y protagonismo en desventaja frente a clubs pujantes del resto del país, pasando a ocupar puestos rezagados en la tabla. En la competición de Copa se pierde la Final de 1947 ante el Real Madrid C.F. por 0-2.

1950 – 1960

Los años cincuenta presentan una mejora sustancial en su rendimiento deportivo y con el técnico Alejandro Scopelli, quien implanta el uso de oxígeno durante los descansos, se obtienen un par de cuartos puestos con la gran estrella Julián Arcas. El club celebra su cincuentenario, adquiere en propiedad el Campo de Sarriá y de una forma tranquila concluye la década asentado entre los grandes. En la temporada 54/55 es decimotercero y ha de promocionar por la permanencia, siendo el primero de un total de seis clubs y consigue el objetivo de mantener la categoría. A esto se añade una nueva Final perdida correspondiente a la Copa del Generalísimo, pues en 1957 se cede 0-1 ante el rival vecino C.F. Barcelona.

1960 – 1970

La década de los años sesenta presenta dos descensos a Segunda División de los periquitos. Iniciada la temporada 60/61 son décimos y en la campaña 61/62 se participa en la Copa de Ferias, llegando a cuartos de final ante el F.K. Crvena Zvezda, el Estrella Roja de Belgrado. El banquillo es ocupado por Ricardo Zamora y Julián Arcas, disponiendo en la plantilla de Ladislao Kubala, quien ve impotente como se es decimotercero en Liga. Este puesto le obliga a promocionar, siendo eliminado por el Real Valladolid Deportivo: 1-0 en casa y 2-0 en la capital castellana.

Heriberto Herrera toma las riendas del equipo y en la campaña siguiente 62/63, lo devuelve a Primera División. En la temporada 63/64 el Real C.D. Español es nuevamente decimotercero en Liga y el fantasma del descenso amenaza. El rival en esta ocasión es el Real Gijón C.F.: 1-0 en El Molinón y 3-0 en casa, dejan al club entre los grandes. La campaña 64/65 contempla en Sarriá al astro Alfredo Di Stefano, quien ayuda con su fútbol de gran calidad a la supervivencia del club durante dos temporadas. La campaña 65/66 vuelve a participar en la Copa de Ferias, llegando de nuevo a cuartos, pero siendo eliminado esta vez por su eterno rival de la ciudad condal, el futuro campeón C.F. Barcelona.

En 1966 Joan Vilá toma el cargo de presidente y tras unos fichajes acertados el club salta al tercer puesto al término de la 66/67, el mejor resultado tras muchos años. Destaca la denominada delantera de los “cinco delfines”, con: Marcial, Cayetano Re, Rodilla, José María y Miralles. Pasado este éxito el equipo invierte su tendencia y empieza a ocupar puestos más rezagados, culminándose con el descenso a Segunda División de la temporada 68/69 en la que es decimoquinto. Como sucediera en su anterior comparecencia en la categoría de plata, el club asciende por la vía rápida tras ser tercero.

1970 – 1980

Los años setenta, a diferencia de la década anterior, los pasa íntegramente en Primera División con resultados alternos, pues la entidad blanquiazul tan pronto esta arriba como pasa por apuros para mantenerse. En la temporada 72/73 es tercero en Liga, participando en la siguiente 73/74 en la Copa de la UEFA sin mucho éxito tras caer en primera ronda frente al R.W.D. Molenbeek belga, participación que repite en la 76/77 tras ser cuarto en la 75/76, llegando a octavos contra el S.C. Feyenoord Rotterdam. En estos años despuntan varios jugadores como el navarro Rafael Marañón, uno de los máximos artilleros en la historia del club y Paco Flores. En 1978 fallece el mítico portero Ricardo Zamora, salvándose por los pelos del descenso una vez concluida la 77/78.

1980 – 1990

Durante el primer lustro de los ochenta, el club blanquiazul mantiene la tónica con la que concluye la década anterior, con campeonatos en los que se mantiene alrededor de la zona media de la clasificación. Esta tendencia se rompe en la temporada 86/87 en la que es tercero en Liga de la mano del técnico Javier Clemente con hombres como: N’Kono, Golobart, Orejuela, Pineda, Lauridsen, Soler, Pichi Alonso y Ernesto Valverde. Javier Clemente, tras eliminar a grandes conjuntos (V.f.L. Borussia Mönchengladbach, A.C. Milan, Internazionale F.C. o el Club Brugge K.V.), les conduce a la Final de la Copa de la UEFA de 1988, perdida amargamente ante el T.S.V. Bayer 04 Leverkusen tras ganar 3-0 en Sarriá y ser derrotado en la ciudad alemana igualmente por 3-0. En los penaltis se escapa el trofeo. En las campañas sucesivas retrocede ante el cambio generacional y la crisis económica, descendiendo a Segunda División al término de la 88/89 tras ser decimoséptimo y perder la Promoción ante el Real C.D. Mallorca: 1-0 en casa y 2-0 en el Lluís Sitjar. En la temporada 89/90 recupera su plaza tras un quinto puesto y gracias a la ayuda del Bilbao Athletic Club, filial del Athletic Club de Bilbao, quien por su condición no puede jugar la Promoción ante el C.D. Málaga. Al final 1-0 en casa, 1-0 en La Rosaleda y ascenso por penaltis.

1990 – 2000

El 4 de diciembre de 1992 se convierte en Sociedad Anónima Deportiva, pasando a ser Real Club Deportivo Español, S.A.D. En el plano deportivo las cosas no van bien y el club sufre para no descender, siendo inevitable este en la temporada 92/93 al ser decimoctavo y caer ante el aspirante Real Racing Club de Santander: 0-1 en casa y 0-0 en El Sardinero. En la campaña siguiente 93/94, ascienden a Primera División con honores al ser Campeones, aunque con algunos apuros. En febrero de 1995 cambian oficialmente su denominación añadiendo el nombre de la ciudad y catalanizando su denominación por la de Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D., hasta que finalmente este cambio será inscrito en el Registro Mercantil el día 7 de marzo de 2012. La temporada 95/96 queda en un cuarto puesto con jugadores como el guardameta Toni, Torres Mestre, Pochettino, Cristóbal, Herrera, Brnovic, Lardín o Urzáiz, dándole el derecho a participar la 96/97 en la Copa de la UEFA, en la que caen en dieciseisavos frente al ya conocido S.C. Feyenoord Rotterdam.

En 1997 se vende el Estadio de Sarriá para cubrir las grandes deudas que arrastra la entidad barcelonesa, trasladándose al Estadio Olímpico de Montjüich, hoy en día Lluís Companys. A pesar de su intranquilizante economía es capaz de permanecer en lo que resta de década entre los grandes, gracias en parte a su gran cantera y a labor de su presidente Lluís Sánchez Llibre.

2000 – 2010

El inicio del presente siglo trae varios éxitos deportivos como son la conquista de la Copa del Rey en 2000 con Paco Flores de preparador ante el Club Atlético de Madrid por 2-1 y la de 2006 ante el Real Zaragoza por 4-1, fruto de grandes jugadores como: Raúl Tamudo, Jarque, Riera, Iván de la Peña y Luis García, entre otros. En octubre de 2001 el club pasa a tener el denominativo Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona como marca registrada. Mención aparte merece el quinto puesto de la campaña 04/05 con Miguel Ángel Lotina de técnico, artífice también de la Copa de 2006. Ambos títulos y la buena campaña, le otorgan el derecho de participar en la nueva Copa de la UEFA, tras suprimirse la Recopa.

En sus participaciones europeas, caen eliminados la temporada 00/01 en tercera ronda frente al F.C. Porto, y la 05/06 (superada la fase de grupos) caen frente al F.C. Sachalke 04 de Gelsenkirchen. Mención aparte merece la participación de la temporada 2005/06, en la que un soberbio y arrollador conjunto espanyolista, dirigido por Ernesto Valverde y con talentos de la clase de: Riera, De la Peña, Corominas, Pandiani, Luis García o Raúl Tamudo, logran plantarse en la Final tras dejar en el camino a equipos de la talla de A.S. Livorno Calcio, S.L. Benfica o S.V. Werder Bremen. En la gran Final, pierden en la tanda de lanzamiento de penaltis frente al vigente campeón, el Sevilla F.C., tras terminar el partido 2-2 con goles de Riera y Jonatas.

El Real C.D. Espanyol es un club que se mueve durante esos años con desahogo dentro de la Liga Profesional y con su presidente Daniel Sánchez Llibre al frente, mantiene una cierta estabilidad financiera que le ha llevado a poseer una excelente ciudad deportiva, con gran capacidad de crear futbolistas, y a la construcción de un nuevo estadio particular situado entre los términos municipales de Cornellá y El Prat de Llobregat, en el que se estrenan durante la temporada 09/10, campeonato en el que de la mano de Mauricio Pochettino consolidan una categoría que se había puesto muy cara en la edición anterior a base de lucha y entrega, cualidades impuestas por su preparador desde la llegada al club blanquiazul. La inauguración del Nuevo Estadio de Cornellà-El Prat se celebró el 2 de agosto de 2009 con un partido entre el R.C.D. Espanyol y el Liverpool F.C. con resultado final de 3-0, marcando Luis García el primer gol en este estadio.

2010 – 2020

La edición 10/11 presenta un mejor balance clasificatorio que la temporada precedente, aunque el conjunto periquito da la sensación en algunos encuentros de que con un par de refuerzos quizás adquiriría más prestaciones. Con todo, su torneo es satisfactorio y el octavo puesto notable. En la edición 11/12 el equipo no rinde al nivel esperado y tras una primera vuelta aceptable que hace presumir poder llegar lejos, la segunda parte en Liga es decepcionante y los pericos pierden gran cantidad de puntos, quedando relegados al decimocuarto puesto. El 13 de junio de 2014 el Estadio Cornellà-El Prat cambia de nombre a Power8 Stadium, tras llegar a un acuerdo por siete años con la empresa tecnológica dedicada a las apuestas deportivas. Sin embargo, tras entrar la empresa patrocinadora en fase de liquidación se da por finalizado el contrato de patrocinio, pasando el 29 de diciembre de 2015 a denominarse RCDE Stadium.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Història dels clubs de futbol. Jordi Finestres y Salvador Giménez. Edicions del País Valencià. Coleccionable: El Temps (1999).
  • Cien años de Historia del R.C.D. Espanyol de Barcelona. Juan Segura Palomares. Fundació Privada RCD Espanyol de Barcelona (2000).
  • Hem fet els 100. Manuel Fanlo Malagarriga. El Mundo Deportivo (2000).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Futbol Club Barcelona

 

Escudo F.C. Barcelona

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Futbol Club Barcelona
  • Ciudad: Barcelona
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 29 de noviembre de 1899
  • Fecha de federación: 14 de octubre de 1909

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Foot-ball Club Barcelona (1899-1941)
  • Club de Fútbol Barcelona (1941-1973)
  • Fútbol Club Barcelona (1973-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

27 Ligas de Primera División:

  • 1928/29
  • 1944/45
  • 1947/48
  • 1948/49
  • 1951/52
  • 1952/53 (trofeo en propiedad)
  • 1958/59
  • 1959/60
  • 1973/74
  • 1984/85
  • 1990/91
  • 1991/92
  • 1992/93 (trofeo en propiedad)
  • 1993/94
  • 1997/98
  • 1998/99
  • 2004/05
  • 2005/06 (trofeo en propiedad)
  • 2008/09
  • 2009/10
  • 2010/11 (trofeo en propiedad)
  • 2012/13
  • 2014/15
  • 2015/16
  • 2017/18
  • 2018/19
  • 2022/23

31 trofeos de Copa:

  • 1910
  • 1912
  • 1913 (Unión Española de Clubs)
  • 1920
  • 1922
  • 1925
  • 1926
  • 1928 (trofeo en propiedad)
  • 1942
  • 1951
  • 1952
  • 1953 (trofeo en propiedad)
  • 1957
  • 1959
  • 1963
  • 1968
  • 1971 (trofeo en propiedad)
  • 1978
  • 1981
  • 1983
  • 1988
  • 1990 (trofeo en propiedad)
  • 1997
  • 1998
  • 2009
  • 2012
  • 2015 (trofeo en propiedad)
  • 2016
  • 2017
  • 2018 (trofeo en propiedad)
  • 2021

14 Supercopas de España:

  • 1983
  • 1991
  • 1992
  • 1994
  • 1996
  • 2005
  • 2006
  • 2009
  • 2010
  • 2011
  • 2013
  • 2016
  • 2018
  • 2023

2 Copas de la Liga de Primera División:

  • 1983
  • 1986

3 Copas Eva Duarte Perón:

  • 1948
  • 1952
  • 1953

1 Copa de Oro Argentina:

  • 1945

1 Liga Oficial Levante – Cataluña (Liga del Mediterráneo):

  • 1937/38

 

TÍTULOS INTERNACIONALES:

1 Copa de Europa:

  • 1992

4 trofeos Liga de Campeones:

  • 2006
  • 2009
  • 2011
  • 2015

4 Recopas de Europa:

  • 1979
  • 1982
  • 1989
  • 1997

3 Copas de Ferias:

  • 1958
  • 1960
  • 1966

1 Copa de Campeones de Ferias:

  • 1971

5 Supercopas de Europa:

  • 1992
  • 1997
  • 2009
  • 2011
  • 2015 (marca especial de reconocimiento)

3 Copas Mundial de Clubs:

  • 2009
  • 2011
  • 2015

2 Copas Latinas:

  • 1949
  • 1952

2 Copas Martini & Rossi:

  • 1952
  • 1953

4 Copas de Los Pirineos:

  • 1910
  • 1911
  • 1912
  • 1913

1 trofeo Pequeña Copa del Mundo de Clubs:

  • 1957

 

ESTADIO:

  • Nombre: Camp Nou
  • Inauguración: 24 de septiembre de 1957
  • Cambios de nombre:
  • Estadio del C.F. Barcelona (1957-1973)
  • Estadi del F.C. Barcelona (1973-2001)
  • Camp Nou (2001-)
  • Capacidad: 98.772 espectadores

EVOLUCIÓN DEL ESTADIO CAMP NOU:

OTROS ESTADIOS:

  • Velódromo de la Bonanova (1899-1900)
  • Campo del Hotel Casanovas (1900-1901)
  • Campo de la Plaza de las Armas (1901-1902)
  • Campo de la carretera de Horta (1902-1905)
  • Campo de la calle Muntaner (1905-1909)
  • Campo de la calle Industria (1909-1922)
  • Campo de Las Corts (1922-1957)
  • Camp Nou (1957- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DEL FUTBOL CLUB BARCELONA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos FC Barcelona

 

UNIFORMES DEL FUTBOL CLUB BARCELONA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes FC Barcelona

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BARCELONA:

Los orígenes conocidos del fútbol en Barcelona se remontan hacia 1890 cuando la presencia de obreros y técnicos británicos que trabajaban en el importante sector textil catalán empezó a ser considerable, bien importando material, bien como socios capitalistas, sumándose todos ellos a un nutrido grupo de compatriotas que desde hacía varias décadas estaban instalados en la ciudad sujetos a importantes navieras como McAndrews & Company Ltd, con sede en la ciudad condal desde 1873 u otras con amplísima participación accionarial como José Roca y Compañía, navieras que junto a las locales sumaban en 1885 un total de sesenta y seis barcos a vapor que mantenían frecuentes relaciones comerciales con los puertos de Liverpool y Londres preferentemente. Muchos de estos ciudadanos, si la edad se lo permitía, solían dar rienda en sus ratos de ocio y todos los días festivos a la práctica de este deporte en los aledaños del hipódromo de Can Tunís (Casa Antúnez), sito entre Montjuïc, el mar y el río Llobregat, aunque desconocemos si lo hacían con anterioridad por la ausencia de documentos.

Los ciudadanos británicos, inventores del yachting [vela] y del rowing [remo], no dudaron a la hora de ingresar en el Real Club de Regatas, una sociedad barcelonesa constituida en 1881 donde, cultivando la amistad, parte de sus miembros empezaron a mostrar cierto interés por un desconocido deporte para ellos como era el fútbol y, tras un rápido aprendizaje, el 25 de diciembre de 1892 se concertaba en los aledaños del velódromo de Bonanova, sede de las prácticas de los británicos, su primer encuentro documentado en prensa. Sin duda la experiencia debió de gustar y a inicios de 1893 la frecuencia de partidos se incrementó notablemente siendo habitual la confrontación entre combinados formados por británicos y barceloneses que, organizados en dos característicos bandos, el rojo y el azul por el color de las bandas cruzadas que lucían en sus blancas camisas, empezaron a tomarse el fútbol mucho más en serio. Fruto de ello en otoño de 1893 -el comienzo natural de la temporada futbolística- y según se insinúa en la prensa, quedó constituido el Barcelona Foot-ball Club -identificado en prensa como Sociedad de Foot-ball Barcelona-, un club mixto británico-español creado ex-profeso para la práctica futbolística cuya presidencia fue ofrecida con posterioridad al cónsul británico, Mr. Wyndham, en consonancia con la mayor presencia de oriundos isleños en esta asociación que tenía su sede en los terrenos inmediatos al velódromo de Bonanova, estando uniformado con camisa roja y pantalón blanco.

La constitución del Barcelona Foot-ball Club nos ha dejado lamentablemente pocos registros y, aunque se sabe que la presidencia recayó en el cónsul británico, apenas nada más se sabe de su junta directiva, salvo que los señores Reeves, inglés y Cochran, escocés, ejercían siempre como capitanes en los dos bandos en los cuales se dividían cada domingo los miembros del club. Obviamente la constitución debió ser tal y como indican los cánones británicos al ser esta la procedencia de la mayor parte de sus miembros y, aparte del citado presidente, un cargo que solía recaer en personas notables, tuvo un vicepresidente, un secretario y un grupo de vocales.

En 1894 se enfrentan al denominado Club de Sant Martí, formado por empleados de Johnston Shields Co. Ltd., una empresa textil de origen escocés instalada en 1893 en la por entonces vecina localidad y desde 1897 distrito barcelonés de Sant Martí de Provençals que años después dará pie, concretamente en 1899, al Escocés Foot-ball Club. En el Barcelona Foot-ball Club parte de sus componentes, fieles a su devoción deportiva, dividen su tiempo de ocio partiendo el año en dos, de modo que en la temporada de invierno -de noviembre a mayo- practican fútbol y en la de verano practican remo. En 1895 se concertan en el interior del velódromo de Bonanova varios encuentros frente al Torelló Foot-ball Association -erróneamente traducido como Asociación de Foot-ball de Torelló-, un club de la vecina localidad de Sant Vicenç de Torelló que había surgido en la Colonia Borgonyà edificada por la empresa escocesa de hilaturas J&P Coats Ltd. para sus trabajadores, dándose la curiosa circunstancia de que se cobraba una peseta por la entrada y 2,10 con asiento en tribuna.

Tras los encuentros tanto en Barcelona como en el feudo de Borgonyà, la actividad se popularizó en la ciudad contando con un buen número de asociados y pronto surgieron practicantes entre los estudiantes de la Facultad de Ciencias quienes sintieron atracción por un deporte que seguía la doctrina higienista tan en boga durante la época hasta que, como suele suceder en este tipo de modas, la marcha de su alma mater, Reeves, a su país de origen en noviembre, supuso un duro golpe para la entidad. El Barcelona Foot-ball Club empezó a languidecer y a principios de 1896 era una sombra de sí mismo. El fútbol, afortunadamente no desapareció y entre las inmediaciones del velódromo y las calles de Sant Gervasi, núcleo que alojaba a gran parte de los británicos, estos ciudadanos siguieron practicándolo a nivel de equipos durante las mañanas de los domingos como desde hacía años venía siendo habitual.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1899 – 1900

Llegados a 1899, aparte de los británicos, otro grupo empieza a practicar fútbol. Se trata de un reducido grupo de miembros del Gimnasio Tolosa, centro donde se imparte la cultura higienista y en el cual el carismático profesor Vila organiza un equipo que suele acudir al velódromo de Bonanova a jugar algún que otro encuentro. Todo esto sucede iniciado el otoño, coincidiendo con un grupo de ciudadanos suizos y alemanes que busca compañeros con el ánimo de constituir un club de fútbol, chocando de frente ambas iniciativas sin que se alcance acuerdo alguno al manifestarse los unos católicos (los barceloneses) y los otros protestantes. Frustrada la unión, a principios del mes de octubre existen tres movimientos en la ciudad: de un lado los miembros del Gimnasio Tolosa integrado sólo por barceloneses, de otro los del Gimnasio Solé con algunos barceloneses y el grupo suizo-alemán que haya soporte en este centro deportivo y, finalmente, los más veteranos británicos que siguen a la suya ajenos al resto.

De los tres grupos el que muestra más interés en constituir una asociación de fútbol es el asentado en el Gimnasio Solé gracias al ímpetu del suizo Hans Gamper, quien el 22 de octubre publica en el semanario Los Deportes un anuncio donde intenta reclutar la incorporación de jugadores. Gamper, un joven muchacho de veintidós años que en su país había sido jugador del Fussballclub Basel, constituido el 15 de noviembre de 1893, del Fussballclub Excelsior, de Zürich y socio fundador del Fussballclub Zürich, constituido el 1 de agosto de 1896 por fusión de varias asociaciones, entre ellas el F.C. Excelsior, obtiene un relativo éxito al conseguir la suma a su causa de varios jugadores británicos que acuden regularmente a Bonanova y algunos barceloneses que militaron antaño en el desaparecido Barcelona F.C., cantidad suficiente para constituir el 29 de noviembre el Foot-ball Club Barcelona.

La neonata asociación queda presidida por el suizo Walter Wild, siendo secretario Lluís Ossó i Serra, mientras la tesorería recae en Bertomeu Terrades, reservándose Hans Gamper el puesto de capitán al ser menor de edad -22 años frente a los 23 que exigía la Ley entonces-. El estreno de la entidad se produce el 8 de diciembre en el velódromo de Bonanova frente al equipo británico, el conocido popularmente como Club Inglés o Team Inglés, imponiéndose estos últimos por 1-0 y empleando los debutantes camisa roja con pantalón blanco. El encuentro, al margen del resultado, sirve para entablar conversaciones y fomentar el paso de equipiers británicos al Foot-ball Club Barcelona, escaso de mimbres, accediendo diez de estos que se incorporan oficialmente el 13 de diciembre en una asamblea donde, debido a la masiva integración de nuevos socios, se procede a elegir al británico William Parsons como segundo capitán y unos nuevos colores; camisa partida a dos mitades azul y grana con pantalón blanco, además de un escudo que es el del municipio.

En cuanto al grupo del Gimnasio Tolosa, aun jugando como equipo antes que los barcelonistas, su constitución en asociación se retrasa al 17 de diciembre, quedando definido como Catalá Foot-ball Club, entidad presidida por el profesor Jaume Vila que cuenta con Víctor Paniagua como secretario, Miquel Valdés en la función de tesorero, Manuel Mir como capitán y Guillem Busquets como vicecapitán. El Catalá Foot-ball Club emplea como terreno de juego el velódromo de Bonanova y elige como colores camisa partida blanca y azul con pantalón blanco, iniciando desde su nacimiento una dura rivalidad con los azulgranas que llega a levantar ampollas y trasladarse hasta los medios periodísticos. Con el paso de los años los catalanistas serán ampliamente superados y, pese a convertirse en una asociación polideportiva en 1908 con la inclusión de otras disciplinas deportivas que le ocasionen el cambio de denominación a Catalá Sport Club, nunca más llegarán a ser los de principios de siglo y terminarán desapareciendo en los años veinte.

El Foot-ball Club Barcelona se constituye conforme a los clubs suizos, país de procedencia de su alma mater, dejando constancia en su denominación donde la finalidad de la asociación, Foot-ball Club [Fussballclub / Club de Fútbol] precede al nombre de la localidad a donde pertenece, Barcelona, caso contrario al de las asociaciones constituidas por británicos o imitadoras a estas donde la localidad siempre precede a la finalidad, como sucede en la asociación constituida en 1893 por ciudadanos británicos.

A finales de 1899 y casi cerrándose el año surge en el núcleo de Sant Andreu otra sociedad constituida casi en su totalidad por empleados de la empresa Hilaturas Fabra, el Escocés Foot-ball Club, donde la mayor parte de sus jugadores tienen su origen natal en Escocia. Esta empresa se asociará en 1903 con la también escocesa J&P Coats Co. Ltd., llegando años después a generar empleo para varios miles de personas y convirtiéndose en la más importante de España dentro de su sector.

1900 – 1910

El Escocés F.C., pese a la excelente calidad de sus jugadores,  durará poco tiempo debido a la presencia de varios de estos al unísono en las filas del F.C. Catalá,  motivo poco ético por el cual es boicoteado por el F.C. Barcelona causando su disolución meses después al no encontrar rivales con los cuales enfrentarse. Poco después y con algunos ex-jugadores del club escocés nace el potente Hispania Athletic Club, un club dirigido por Alfons Macaya, Eduard Alesson, Fermín Lomba y Carlos Soley entre otros que se convertirá en el predominante durante los primeros años, teniendo su aparición en octubre la Sociedad Española de Foot-ball, entidad esta última nacida bajo el amparo de la Sociedad Gimnástica Española y con el impulso de Ángel Rodríguez, Octavi Aballí y Lluís Roca, formada exclusivamente por jugadores de procedencia catalana o de cualquier parte del resto del país, en un claro intento de emplear otra filosofía empleando jugadores nacionales frente a los tres grandes por entonces, F.C. BarcelonaF.C. Catalá y el neonato Hispania A.C. que emplean una pléyade de extranjeros.

Entre 1900 y 1901 se constituirán un gran números de asociaciones como el Club Franco-Español de Foot-ball, el Asociación, la S.D. Santanach alentada por el popular gimnasio barcelonés del mismo nombre, el Aplec Escolar, el Team Universitari, el Club Hispano-Americano, el Putxet, el Penitents, el Español F.C., el Catalunya F.C., el Team Infantil, el Inglés F.C., el Comercial F.C. y el Rojo F.C., muchos de los cuales serán brevísimos y apenás durarán unos meses o un par de años.

El 18 de septiembre de 1900 el F.C. Barcelona inaugura el Campo de Casanovas, abandonando el Velódromo de Bonanova que compartía y era objeto de discrepancias con el Catalá F.C. En 1901 se adjudica la Copa Macaya y en 1902 es invitado a disputar la Copa Coronación de S.M. el Rey D. Alfonso XIII, preámbulo del Campeonato de España, perdiendo la final ante el Club Vizcaya -combinado entre Athletic Club y Bilbao F.C.- por 1-2. La afición barcelonista va creciendo y en 1903 conquistan el Campeonato Regional, inscribiéndose el 5 de enero de ese mismo año en el Registro de Asociaciones para formalizar su situación en el Gobierno Civil. En 1903 desaparece el Hispania A.C., mientras que la Sociedad Española de Foot-ball, muy necesitada de jugadores,  absorbe a algunos del disuelto Español F.C. y se fusiona con la S.D. Santanach, unión tras la cual adopta el nuevo nombre de Club Español de Foot-ball. En cuanto al Español F.C., ésta asociación termina fusionándose con el Catalunya F.C. para convertirse en Irish F.C.

Entre 1901 y 1902 se constituirán más clubs que se unirán a los que quedan en activo de los ya mencionados, caso del Universitari F.C., el Iberia Sport Club, el Catalonia F.C., el Internacional F.C., el Condal, el Red Star F.C., el Nacional F.C., además de otros como el Regional F.C., el Sant Jordi, el Escolar, el Juventud, el Montserrat, el Salud Sport Club, a los que se unirán el Argeliano, el Guadalajara y el Rowing F.C. En marzo de 1902 se constituirá el X Foot-ball Club, una modesta asociación originada en el Real Círculo Artístico que con el paso de los años adquirirá un peso enorme.

El F.C. Barcelona de mediados de década es un club fuerte dentro de Cataluña que ha de luchar con potentes adversarios que en absoluto le ponen las cosas fáciles. Asociaciones como el Club Español de Foot-ball primeramente y en especial el X Foot-ball Club a partir de la temporada 05/06 cuando recibe a destacados jugadores del desaparecido Club Español de Foot-ball, le crearán unos problemas de los que tardará en recuperarse pese a conquistar el Campeonato Regional de la temporada 04/05. Isidre Lloret, presidente de la Federación Catalana de Clubs de Fútbol, una institución constituida el 9 de diciembre de 1906 y que viene a sustituir a la Asociación de Clubs de Foot-ball creada en 1902, manifiesta un gran sentimiento antibarcelonista que le provocará perder las ediciones 06/07 y 07/08 de forma irregular ante el X Foot-ball Club -X Sporting Club a partir de 1907-, no así la 05/06 ganada igualmente por estos últimos en buena lid. Lloret será el caballo de batalla con el que lucharán los azulgranas, pero no sólo ellos, sino también el resto de clubs perjudicados por la gestión del máximo mandatario federativo, una forma de dirigir que provoca la retirada de muchos aficionados de los campos y la disminución de afiliación de muchos socios.

Tal es la situación adquirida, que el 2 de diciembre de 1908 el F.C. Barcelona plantea como punto fuerte en una asamblea mantenida en el Gimnasio Solé, la disolución de la entidad al reunir escasamente una treintena de socios. La dimisión de Lloret por el fuerte acoso de la prensa y el cambio consiguiente en la Federación, despejarán el camino para que los azulgranas conquisten el Campeonato Regional de las campañas 08/09 y 09/10. El F.C. Barcelona logra sobrevivir a unos de los capítulos más negros de sus historia y con nuevos bríos, se traslada al Campo de la calle Industria, un nuevo feudo inaugurado el 14 de marzo de 1909. Durante ese mismo año y concretamente el 6 de enero, el X Sporting Club integra a los socios del Club Español de Ju-Jutsu, una asociación constituida en 1906 cuyos socios le darán un nuevo aire y supondrán la primera piedra para convertir a este club, que adopta el nombre de Club Deportivo Español, en su gran rival por antonomasia. El 14 de octubre de 1909 queda constituida la F.E. de C.F., siendo el F.C. Barcelona uno de los diez miembros fundadores.

1910 – 1920

En 1910 la Federación Española se divide en dos y el F.C. Barcelona empieza a formar parte de la Unión de Clubs, conquistando la Final de Copa de esa temporada frente al Español F.C. de Madrid al imponerse 3-2. Este torneo lo conquista posteriormente en 1912 ante la Sociedada Gimnástica Española, 2-0; y en 1913 ante la Real Sociedad de Foot-ball, 2-2, 0-0 y 2-1. Los azulgranas cambian en 1913 el pantalón blanco por uno negro y empiezan a tener fuertes rivales en su propia área, pese a lo cual conquistan el Campeonato Catalán en 1910, 1911, 1913, 1916 y 1919, perdiendo la Final de la Copa del Rey de ese año ante el Arenas Club de Guecho por 2-5. Es una década en la que se afianza deportivamente pero será en la siguiente cuando se convierta en el máximo dominador del fútbol nacional.

1920 – 1930

A principios de los años veinte una pléyade de grandes jugadores son fichados por los azulgranas. Es el inicio del profesionalismo y figuras como Ricardo Zamora, Sancho, Samitier, Piera, Sesúmaga o Alcántara recalan en la entidad. El Campo de la calle Industria se queda pequeño y se plantea la construcción de un gran estadio. Tras muchos meses de obras el 24 de mayo de 1922 se inaugura el Campo de Las Corts.

El F.C. Barcelona se convierte en un devorador de títulos y dentro del Campeonato Catalán se anotan las temporadas 19/20, 20/21, 21/22, 23/24, 24/25, 25/26, 26/27, 27/28 y 29/30. En la Copa del Rey consiguen cinco entorchados en cinco finales: la de 1920 ante el Athletic Club de Bilbao, 2-0; la de 1922 ante el Real Unión Club, 5-1; en 1925 ante el Arenas Club de Guecho, 2-0; en 1926 ante el Athletic Club de Madrid, 3-2; y en 1928 ante la Real Sociedad de Foot-ball, 1-1, 1-1 y 3-1 en Santander. A finales de los veinte, la RFEF consigue conformar la vieja idea de crear un Campeonato Nacional de Liga, inaugurándose en la temporada 28/29 con el F.C. Barcelona como integrante de la Primera División y conquistador de la edición. En la campaña 29/30 es subcampeón.

1930 – 1940

La década de los años treinta es muy negativa deportiva y socialmente. Al suicidio de Hans Gamper le sucede una gran crisis institucional que pronto se convierte en económica, dado que la masa social se reduce notablemente y las fuentes de recursos dejan la caja vacía. A nivel deportivo el club solo conquista dos ediciones del Campeonato de Catalunya, campañas 30/31 y 31/32, alejándose en Liga de cualquier posibilidad de realizar algo grande. La posible consolación la podrían haber encontrado en el torneo de Copa de España, pero lamentablemente pierden las dos finales disputadas, la de 1932 ante el Athletic Club de Bilbao por 0-1 y la de 1936 ante el Real Madrid F.C. por 1-2.

Y en estas llega la Guerra Civil, desarbolando un club que estaba en fase de renovación. Durante el conflicto, el F.C. Barcelona queda campeón de la Liga Mediterránea disputada a principios de 1937, y renuncia a participar en junio en la Copa de la España Libre para viajar a Méjico y Estados Unidos, con el fin de recaudar fondos para el bando repúblicano y ganar prestigio a nivel internacional. Una vez concluida la Guerra Civil, el club se encuentra en una difícil situación: sin su presidente Josep Sunyol, fallecido en combate, sin casi jugadores y entre los que quedan, algunos pendientes de recalificación por sus ideas.

En 1939 el club cuenta con apenas dos mil quinientos socios y de inmediato es tomado por autoridades próximas al Régimen. El primer trabajo es confeccionar una plantilla de garantías, pero las prisas hacen que no se consiga y se concluya noveno en Liga, estando a un punto del descenso.

1940 – 1950

En la siguiente edición, 40/41, el club inicia una tímida recuperación social y deportiva. Son ya cuartos y destaca el cambio de simbología y eliminación de cualquier atisbo catalanista. El club pasa a denominarse Club de Fútbol Barcelona y en su escudo la senyera es sustituida por cinco columnas rojigualdas. El gran susto se presenta en la temporada 41/42 en la que finalizan en duodécimo puesto, teniendo que disputar una Promoción de Permanencia frente al aspirante Club Real Murcia, resuelto con un 5-1 en Madrid. Paradójicamente, llegan a la Final de Copa venciendo 4-3 al Atlético de Bilbao. Tras este varapalo se refuerza la plantilla y en la campaña 42/43 son terceros.

El primer éxito liguero de la década se consigue en la sesión 44/45 de forma apurada, como sucede en la siguiente 45/46 pero con resultado adverso, pues cuando todo le era favorable para su conquista, jugando en casa la última jornada necesitaba ganar al Sevilla C.F., finalmente empata 1-1 ante el que resultó proclamarse campeón de Liga. No obstante se adjudica las temporadas 47/48 y 48/49. En 1949 recupera la senyera en su escudo, y durante estos años se crean las secciones de balonmano y hockey sobre patines.

1950 – 1960

A mediados de los cincuenta, la RFEF autoriza el fichaje de extranjeros, saliendo muy beneficiados los dos más poderosos, C.F. Barcelona y Real Madrid C.F., mostrando desde entonces su supremacía en títulos. Surge el contencioso por el fichaje de Di Stefano y ficha Kubala. Es la época de Ramallets, Biosca, Basora, Bosch, Manchón y temporalmente Luís Suárez. El club conquista cuatro Ligas: 51/52, 52/53, 58/59 y 59/60, y en el resto esta a punta de cañón para hacerlo. En la Copa del Generalísimo adquiere cinco títulos: el de 1951 ante la Real Sociedad de Fútbol, 3-0; el de 1952 ante el Valencia C.F., 4-2; el de 1953 ante el Atlético de Bilbao, 2-1; en 1957 ante el Real C.D. Español, 1-0; y en 1959 ante el Granada C.F., 4-1.

En 1954 se dejan el triunfo ante el Valencia C.F., 0-3. El gran crecimiento de su afición hace que el Campo de Las Corts se quede pequeño, inaugurando el 24 de septiembre de 1957 el Camp Nou, con mucho mayor aforo. El primer partido disputado fue frente al Legia Warszawa con resultado final de 4-2, anotando Eulogio Martínez el primer gol del templo barcelonista. En 1958 se adjudican la Copa de Ferias ante el London XI, una Selección de jugadores de Londres, 2-2 en Stamford Bridge y 6-0 en el Camp Nou.

1960 – 1970

Llegan los años sesenta y la crisis de resultados se adueña una vez más de los azulgranas. En esta década no se obtiene título de Liga alguno, consiguiendo tan solo cuatro subcampeonatos. La mala fortuna parece instalarse en el club catalán y en 1961 pierden la Final de la Copa de Europa ante el Sport Lisboa e Benfica en Berna por 2-3, y en 1962 la Copa de Ferias ante el Valencia C.F., 1-1 en casa y 6-2 en Mestalla. Sin embargo, es Europa quien se la devuelve con la Copa de Ferias de 1960 ante el Birmingham City F.C., 0-0 en la ida y 4-0 en casa, y en 1966 ante el Real Zaragoza C.D., 0-1 en casa y 2-4 en la capital maña. En la Copa de España ganan las dos finales disputadas: en 1963 ante el Real Zaragoza C.D., 3-1; y en 1968 ante el Real Madrid C.F., 1-0. Son los años de Sadurní, Gracia, Pereda, Torres, Fusté y Zaldúa.

1970 – 1980

En los años setenta el club se convierte en el eterno aspirante con cinco subcampeonatos y siempre en la orla del triunfo. En cambio un solo Campeonato le contempla, la Liga 73/74, con el gran Johan Cruyff de protagonista, Asensi, Rexach ó Neskens. Es precisamente 1973 el año en el que se recupera su nombre original el dia 8 de noviembre tras mucha insistencia, volviendo a ser Fútbol Club Barcelona. En el segundo lustro llegan Hansi Krankl, Olmo, Migueli, Esteban y Simonsen. Se conquistan dos Copas de España, la de 1971 ante el Valencia C.F., 4-3; y la de 1978 ante la U.D. Las Palmas, 3-1, perdiendo la de 1974 ante el Real Madrid C.F. por 0-4. En Europa obtienen dos títulos: la Copa de Campeones de Ferias de 1971, disputada en el Camp Nou ante el Leeds United F.C. tras vencer 2-1; y la Recopa de Europa de 1979 ante el Düsseldorfer TuS Fortuna 1895 e.V., 4-3 en Basilea. En 1978 toma posesión de presidente Josep Lluís Núñez, quien ostentará el cargo durante dos décadas.

1980 – 1990

Los años ochenta son años de éxitos y decepciones. En el campeonato doméstico sólo se conquista la Liga 84/85 con Schuster en plan estelar. En el resto, cuatro subcampeonatos que no recompensan. En la Copa del Rey juegan cinco finales, ganando tres: 1981 ante el Real Sporting de Gijón, 3-1; en 1983 ante el Real Madrid C.F., 2-1; y en 1988 ante la Real Sociedad de Fútbol por 1-0, perdiendo las de 1984 ante el Athletic Club de Bilbao, 0-1, y 1986 ante el Real Zaragoza C.D., 0-1. Dentro de la Copa de la Liga de España, competición impulsada por el presidente Josep Lluís Núñez, se proclama Campeón en dos ediciones: en 1983 frente al Real Madrid C.F. al empatar 2-2 en la ida y vencer 2-1 en Barcelona; y en 1986 frente al Real Betis Balompié, al caer 1-0 en Sevilla y obtener un resultado favorable de 2-0 en el Camp Nou.

Es a nivel europeo donde se consiguen dos Recopas, la de 1982 ante el Royal Standard de Liège, 2-1, y la de 1989 ante la Unione Calcio Sampdoria por 2-0. El hecho lamentable es la pérdida de la Copa de Europa de 1986 en Sevilla ante el C.S.A. Steaua de Bucarest en los penaltis, tras el 0-0 final. Son recordados grandes jugadores como Zubizarreta, Urruticoetxea, Víctor, Carrasco, Alexanko, Pichi Alonso y Lineker, mereciendo capítulo aparte Maradona, la gran estrella argentina que es lesionado durante su breve estancia. Durante los ochenta, el club sufre una gran revitalización económica y se sobrepasan los cien mil socios, cantidad superior al aforo de su estadio. Destacan los triunfos en las secciones de balonmano, baloncesto y hockey sobre patines.

1990 – 2000

Los primeros años noventa casi son los más recordados del club catalán en varias décadas. Desde 1988, Johan Cruyff dirige el banquillo y con él se alcanzan cuatro campeonatos consecutivos en Liga, 1990/91, 91/92, 92/93 y 93/94. Jugadores como Koeman, Guardiola, Romario, Laudrup, Bakero y Stoichkov alcanzan la cumbre con la obtención de la Copa de Europa de 1992 ante la U.C. Sampdoria por 1-0 con gol de Koeman. Es el denominado “Dream Team”. La consecución de la Copa de Europa le otorga el derecho de disputar la Copa Intercontinental por primera vez en su historia, la cual se disputa a partido único en el Estadio Olímpico Nacional de Tokio, cayendo derrotado por 2-1 ante el São Paulo Futebol Clube brasileño. Este brillante ciclo se cierra en 1994 con la pérdida de la Copa de Europa ante el A.C. Milan por 0-4.

Tras unos años de paréntesis en los cuales la crisis social y deportiva se instala en el Camp Nou, el F.C. Barcelona conquista dos nuevas Ligas en las campañas 97/98 y 98/99, bajo los preparadores Bobby Robson y Van Gaal respectivamente. En la Copa del Rey se obtienen tres entorchados: 1990 ante el Real Madrid C.F., 2-0; en 1997 ante el Real Betis Balompié, 3-2; y en 1998 ante el Real C.D. Mallorca, en los penaltis tras empate 1-1 final. La edición de 1996 la pierden ante el Club Atlético de Madrid por 0-1. En el tramo final de la década jugadores como Guardiola, Figo, Rivaldo, Nadal, Abelardo, Luís Enrique o Sergi son sus protagonistas. A destacar que en 1992 el club consigue evitar la conversión en Sociedad Anónima Deportiva, siendo uno de los únicos cuatro clubs a nivel profesional que lo ha podido mantener.

2000 – 2010

En la primera década del nuevo siglo el F.C. Barcelona inicia la temporada 00/01 con mal pie. Su presidente Josep Lluís Núñez dimite y es sustituido por Joan Gaspart. El club entra en una profunda depresión y los títulos no llegan. El nerviosismo empieza a cundir y varios relevos a nivel deportivo y social se producen en la entidad azulgrana. Joan Laporta toma las riendas de la directiva e impone una nueva época calmando a la sociedad. Se incorpora al técnico Frank Rijkaard y pronto se producen los primeros resultados con la contratación de jugadores como Deco, Eto’o, Ronaldinho o los canteranos Puyol, Iniesta y Xavi. Estos conquistan la Liga en las temporadas 04/05 y 05/06, pero sin duda, el plato fuerte se consigue el 17 de mayo de 2006 en París al conseguir la Liga de Campeones ante el Arsenal F.C. londinense por 2-1, con goles de Eto’o y Belletti tras remontar un 0-1 adverso. En el mes de diciembre disputa el Mundial de Clubs de la FIFA, llegando a la Final del torneo en el Estadio Internacional de Yokohama, y perdiendo 1-0 contra el Sport Club Internacional de Porto Alegre.

En la temporada 08/09 accede Pep Guardiola al banquillo y con él se obtienen los mejores resultados de la entidad en toda su historia, consiguiendo un triplete extraordinario con su gran despliegue futbolístico, con figuras como: Messi, Toure Yaya, Piqué, Seydou Keyta, Sergio Busquets, Abidal o Dani Alves. En Liga se imponen con gran rotundidad siendo sus guarismos excelentes con más de cien goles marcados, mientras que en la Copa del Rey dominan a un Athletic Club de Bilbao que sólo se les resiste en los primeros minutos de la Final, imponiéndose por 4-1 en encuentro disputado en Valencia. Pero su gran hazaña es conquistar la Liga de Campeones en Roma, al vencer claramente al Manchester United F.C. por 2-0 con tantos de Eto’o y Lionel Messi, cerrando una temporada histórica y memorable.

La campaña 09/10 presenta el gran éxito conseguido con la obtención de la Liga después de realizar un mano a mano sublime con el Real Madrid C.F. a quien supera por sólo tres puntos, dilucidándose el campeonato en la postrera jornada final y consiguiendo el récord de 99 puntos con tan sólo una derrota encajada. Sin embargo, repetir la hazaña de la temporada anterior es sumamente difícil y con prácticamente la misma plantilla, en la Liga de Campeones se alcanzan las semifinales en las que es eliminado por el F.C. Internazionale Milano: 3-1 en la ida y 1-0 en casa; superando la Fase de Grupos como líder delante de F.C. Internazionale Milano, F.C. Rubin Kazan y F.C. Dinamo Kyiv; al V.f.B. Stuttgart 1893 e.V. en dieciseisavos: 1-1 en la ida y 4-0 en casa; y al Arsenal F.C. en octavos: 2-2 en Londres y 4-1 en el Nou Camp. En Copa su andadura es limitada y sólo disputa dos rondas pues tras superar a la Cultural y Deportiva Leonesa: 0-2 en León y 5-0 en casa; cae eliminado por el Sevilla F.C. en octavos: 1-2 en casa y 0-1 en Sevilla.

2010 – 2020

La temporada 10/11 es nuevamente existosa y se inicia conquistando la Supercopa de España ante el Sevilla F.C. tras perder en la ida 3-1 e imponerse en casa por 4-0. El club azulgrana se apodera también de la Liga en un reñido mano a mano con el Real Madrid C.F. que desata encarnizados encuentros donde saltan chispas, imponiendo su calidad en un torneo donde el resto de participantes efectuan un papel secundario. El Campeonato de España lo pierde en favor del Real Madrid C.F. en la Final disputada en Mestalla al ser derrotado 0-1 en la prórroga tras un muy igualado encuentro donde la suerte le es adversa. En la Liga de Campeones comanda su grupo superando a F.C. Kovenhavn, F.C. Rubin Kazan y Panathinaikos F.C., eliminando en Octavos al Arsenal F.C.; 2-1 en Londres y 3-1 en casa. En Cuartos supera al Shaktar Donetsk; 5-1 en casa y 0-1 en la localidad ucraniana, encontrándose en Semifinales al Real Madrid C.F. a quien supera tras vencer 0-2 en la ida y empatar 1-1 en el Camp Nou. En la Final disputada en el londinense estadio de Wembley conquistan su cuarta Copa de Europa al imponerse brillante y mercedidamente al Manchester United F.C. por 3-1, con goles de Pedro, Messi y Villa.

La edición 11/12 también trae títulos a los culés, consiguiendo el Campeonato de España al imponerse en la Final disputada en el Vicente calderón de Madrid al Athletic Club por 3-0, con dos tantos de Pedro y uno de Messi. En la Supercopa se imponen al Real Madrid C.F. tras empatar 2-2 en la ida y ganar 3-2 en casa. En la Liga de Campeones llega lejos pues tras imponerse en la Fase de Grupos a A.C. Milano, F.C. Viktoria Plzen y F.C. Bate Borisov, consigue posteriormente eliminar a F.C. Bayer 04 Gelsenkirchen en Octavos; 1-3 en la ida y 7-1 en casa y a A.C. Milano en Cuartos; 0-0 en la ida y 3-1 en casa, cayendo en Semifinales ante el Chelsea F.C.; 1-0 en Londres y 2-2 en casa. En Liga se ve superado por el Real Madrid C.F. con quien le separa un escaso margen, destacando la gran distancia de ambos -una treintena de puntos- respecto a sus perseguidores. Es la temporada de los records y su estrella Leo Messi alcanza cincuenta tantos, consiguiendo el club ciento catorce goles.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Historia del F.C. Barcelona: De 1899 a 1977. Rossend Calvet i Mata. Editorial Hispano Europea (1978).
  • Història del F.C. Barcelona. Jaume Sobreques i Callico. Editorial Labor (1993).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Club de Futbol Gavà

titular Gava

 

Escudo C.F. Gavà

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club de Futbol Gavà
  • Ciudad: Gavà / Gavá
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: noviembre de 1928
  • Fecha de federación: enero de 1929

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Foot-ball Club Gavá (1928-1941)
  • Club de Fútbol Gavá (1941-1985)
  • Club de Futbol Gavà (1985-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2000/01

 

ESTADIO:

Estadi Municipal La Bòbila

  • Nombre: Estadi Municipal La Bòbila
  • Año de inauguración: 1995
  • Cambios de nombre:
  • Estadi Municipal La Bòbila (1995-)
  • Capacidad: 4.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Les Colomeres (1928-1952)
  • American Lake (1952-1986)
  • Estadio Municipal (1986-1995)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL CLUB DE FUTBOL GAVÀ. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos CF Gava

UNIFORMES DEL CLUB DE FUTBOL GAVÀ. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes CF Gava

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN GAVÀ:

La historia del fútbol en Gavá se remonta hasta la segunda década del s. XX, concretamente al año 1916 cuando unos jóvenes deportistas se unen y empiezan a jugar donde, cuando y como pueden, naciendo el embrión del que será el primer club de la ciudad, el Athletic Gavá F.C.. Esta entidad fue creada el 26 de mayo de 1921 gracias a la iniciativa del veterinario local Sr. Seculí, quien reúne a los jugadores más destacados de la población con el ánimo de competir frente a los clubs de las poblaciones limítrofes. La sociedad viste con camisa azul y pantalón del mismo color, siendo su primer presidente electo Vicente De Gracia quien consigue inscribirla en la Federación Catalana en 1922, mientras que como terreno de juego se emplean unas instalaciones junto a La Rambla. En 1924 pasa a jugar al Campo de La Roca, propiedad de la empresa Manufacturas Serra i Balet y que compaginará con el Campo de Can Sellarés en el término de Viladecans hasta 1926, fecha en la que desaparece.

HISTORIA DEL CLUB:

1928 – 1940

Gavá se queda sin su club más representativo durante un escaso tiempo, pues en noviembre de 1928 la afición local vuelve a disfrutar con una nueva entidad, el Foot-ball Club Gavá, sociedad inscrita en la Federacion Catalana en enero de 1929 y que viste camisa blanca con puños, cuello y pantalón azules, jugando en el Campo de Les Colomeres y en la Categoría de Aficionados hasta que la Guerra les sorprende en el verano de 1936.

1940 – 1950

Tras la Guerra surgen en la localidad un gran número de peñas, cada una de ellas con su respectivo equipo que mantienen viva la llama del fútbol, siendo los domingos el día estrella en el que las jornadas no parecen tener fin. Producto de lo mejor de cada una de estas peñas, Gavá vuelve a recomponer el club anterior y ya en 1941 está en marcha el proyecto, ahora bajo el nombre de Club de Fútbol Gavá ante la nueva Ley que prohíbe los extranjerismos. En la temporada 45/46 se proclama Campeón de Segunda Categoría y en 1947 conquista la Copa Catalana siendo presidente Jaime Sanfeliu Balaguer. En 1948 el C.F. Gavá cambia sus colores, camisa blanca con pantalón azul, y adopta los del principal club catalán, pasando a vestir camisa azulgrana y pantalón azul.

1950 – 1960

En los años cincuenta la entidad del Baix Llobregat empieza a despuntar en Regional y poco a poco se abre camino entre el resto de competidores. Ya en 1952 pasa a jugar al campo American Lake, cedido por Artur Costa, consiguiendo el ansiado ascenso a Tercera División al término de la temporada 55/56. El debut en esta categoría con José Carbonell Cot en la presidencia, es muy complicado y el club azulgrana no da la talla, quedando decimonoveno y descendiendo a Regional. No obstante, el empeño de la entidad es grande y en la siguiente campaña 57/58, vuelve a ascender consiguiendo ahora sí encadenar varias presencias en la división de bronce con una destacada sesión 59/60 en la que es cuarto.

1960 – 1970

En los años sesenta se convierte en un club ascensor puesto que tras dos campañas iniciales muy apuradas en Tercera División, a la conclusión de la 61/62 es decimosexto y desciende. En Regional pasarán unos años hasta que en la edición 64/65 conquiste el campeonato y regrese nuevamente a Tercera División, retorno que es efímero puesto que la sesión 65/66 es mediocre y termina descendiendo de nuevo. En la campaña 66/67 vuelve a ascender y se instala en Tercera División plácidamente hasta que en 1970 la RFEF decide reestructurar la categoría y reducir el número de grupos y participantes. El C.F. Gavá no consigue superar el corte establecido y acaba perdiendo la categoría.

1970 – 1980

Este descenso causa un gran daño a la entidad, la cual a partir de entonces empieza un declive deportivo que le conduce a ocupar puestos muy bajos en la clasificación e incluso a temerse por la desaparición de la misma. Con el transcurso de los años, el club paso a paso va abandonando esta penosa situación y en la temporada 76/77 consigue ascender a Tercera División con la reestructuración de categorías. En este tramo final de los años setenta, el C.F. Gavá ocupa puestos en la zona media y sobrevive sin problemas extradeportivos, con un buen octavo puesto en la sesión 77/78 con José Contreras Arjona en la presidencia de la entidad gavanense.

1980 – 1990

La década de los años ochenta es muy similar a la de los sesenta, y la sociedad azulgrana se muestra una vez más como un conjunto ascensor. En esta ocasión su presencia en Tercera División se divide en tres etapas: una inicial que abarca las campañas 80/81 y 81/82; una segunda desde la 83/84 a la 85/86 en la que se toma el nombre catalán de la entidad gavanenca pasando a llamarse Club de Fútbol Gavà; y una tercera efímera en la temporada 87/88, terminando en todas ellas en puestos de la parte baja de la clasificación. Desde 1986 juega en el Campo Municipal y tras este último descenso se encadena una racha de seis ediciones alejado de Categoría Nacional.

1990 – 2000

En la campaña 93/94 el C.F. Gavá queda Campeón de Primera Catalana, una categoría inmediatamente inferior a la Tercera División que viene a sustituir a la antigua Preferente y consigue auparse a Categoría Nacional. El reestreno es magnífico pues se alcanza la sexta plaza con un buen juego. Sin embargo, el final de temporada no queda ahí puesto que el descenso administrativo del Palamós C.F. hace que quede una plaza libre en Segunda División B. Esta es presentada por orden clasificatorio a varias entidades catalanas renunciando cada una de ellas: U.E. Tárrega, Vilobí C.F., F.C. Barcelona “C” y U.D. Atlético Horta, hasta llegar al C.F. Gavá quien acepta encantado.

Para el debut en la categoría de bronce, se estrena el nuevo Estadio Municipal La Bòbila, con una gradería para 800 espectadores y pista de atletismo. De la mano de Antoni Llebaria el equipo no desentona en absoluto en la nueva categoría, aunque tiene que echar mano de talonario con costosos fichajes. Al final queda en una excelente séptima plaza. La siguiente temporada 96/97, con medio equipo cambiado, no resulta como la anterior y tiene que esperar, pese a su alto presupuesto, a las jornadas finales para aguantar la categoría. La temporada 97/98 empieza como las anteriores, cambiando muchos jugadores y tirando de talonario, pese a lo cual el rendimiento es óptimo al quedar sexto clasificado. La campaña 98/99 es muy distinta, Antoni Llebaria abandona su cargo de entrenador, no se firman fichajes apenas y el conjunto muestra una enorme debilidad con bastantes jornadas de antelación al final de capaña, perdiendo la categoría al quedar último. El regreso a Tercera División en la campaña 99/00 sirve de acoplamiento, quedando en mitad de la tabla sin apuros.

2000 – 2010

Sin embargo, en la temporada 00/01 se despliega un gran fútbol, no se pierde ningún encuentro en casa y de la mano de Ramón María Calderé queda Campeón. La Promoción no es muy buena, perdiendo varios encuentros y al final se ve superado por el Valencia C.F. “B”, y sólo puede superar a Yeclano C.F. y C.D. Constancia. La edición 01/02 tampoco se le da mal al conjunto del Baix Llobregat, quedando subcampeón a un sólo punto del Palamós C.F.. Así mismo, el quipo queda subcampeón en la Copa RFEF tras caer en la Final contra el R.C. Celta de Vigo “B”, al perder 1-0 en la ida y 1-2 en el partido de vuelta celebrado en La Bòbila. La Promoción esta vez es exitosa pues comanda su grupo y asciende a Segunda División B tras superar a: Lorca C.F., C.D. Burriana y C.F. Vilafranca, de Vilafranca de Bonany.

La temporada 02/03 en Segunda División B está llena de contrastes, realizando una magnífica primera vuelta y una desastrosa segunda que le lleva de nuevo a Tercera División al quedar decimoséptimo a un sólo punto de la salvación. Ya de vuelta a en el grupo catalán, el conjunto blaugrana realiza unas campañas aceptables destacando la 05/06 en la que tras quedar tercero disputa la Promoción de Ascenso, cayendo en primera eliminatoria con el Real C.D. Mallorca “B” al ganar 1-0 en casa y perder en la Ciutat de Palma por 2-0. En la temporada 06/07 es cuarto, logrando entrar en la Promoción de Ascenso a Segunda División B. En esta fase consigue eliminar en semifinales al Jerez C.F., con un 3-1 favorable en casa y empate 1-1 en Jerez de los Caballeros. En la Final se impone en ambos encuentros al Club Polideportivo Ejido “B”, 3-2 en casa y 2-4 en la localidad almeriense, consiguiendo el ascenso.

De nuevo en la categoría de bronce, la temporada 07/08 es meritoria al resultar tercero en Liga y entrar en la Promoción a Segunda División A por primera vez en su historia con Juan Rodenás en la presidencia y Antonio Llebadía como entrenedor. En esta fase es eliminado por la S.D. Huesca: 2-2 en casa y 1-1 en la capital del Alto Aragón. En la siguiente campaña 08/09, empieza a decaer su potencialidad y queda en una cómoda décima plaza, consumándose una tendencia negativa en la sesión siguiente 09/10 al ser decimonoveno, muy descolgado dentro de un torneo en el que ofrece una mala imagen y cosecha sólo siete victorias y nueve empates perdiendo la categoría.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia del F.C. Gavá. 80 anys de futbol (i altres esports) a Gavà (1928-2008). Josep Campmany Guillot. Centre d’Estudis de Gavà (2008).
  • Història dels clubs de futbol. Jordi Finestres y Salvador Giménez. Edicions del País Valencià. Coleccionable: El Temps (1999).
  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2007).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Terrassa Futbol Club, S.A.D.

 

Escudo Terrassa F.C., S.A.D.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Terrassa Futbol Club, S.A.D.
  • Ciudad: Tarrasa / Terrassa
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 1906
  • Fecha de federación: 1912

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Young’s Club (1906-1911)
  • Tarrasa Foot-ball Club (1911-1941)
  • Club Deportivo Tarrasa (1941-1971)
  • Club de Fútbol Tarrasa (1971-1975)
  • Tarrasa Club de Fútbol (1975-1979)
  • Terrassa Futbol Club (1979-1998)
  • Terrassa Futbol Club, S.A.D. (1998-2009)

 

TÍTULOS NACIONALES:

4 Ligas de Tercera División:

  • 1953/54
  • 1961/62
  • 1969/70
  • 1974/75

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadi Olímpic Municipal de Futbol
  • Año de inauguración: 21 de agosto de 1960
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal de Deportes (1960-1992)
  • Estadi Olímpic Municipal de Futbol (1992-2009)
  • Capacidad: 11.500 espectadores

estadio Olimpic de Terrassa

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Torrella (1906-1910)
  • Campo del Canonget / Campo de En Belil (1910-1913)
  • Campo de la Calle Pi i Margall / Campo del Obispo Irurita (1913-1960)
  • Estadio Municipal de Deportes / Estadi Olímpic Municipal de Futbol (1960-2009)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL TERRASSA FUTBOL CLUB, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL TERRASSA FUTBOL CLUB, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN TERRASSA:

El municipio y localidad de Terrassa, distante a veinte kilómetros de la capital provincial, Barcelona, fundada por los íberos como Égosa y denominada por los romanos siglos después Égara, es un importante centro fabril, muy bien comunicado y con sede diocesal que cuenta con algo más de doscientos veinte mil vecinos primando en su economía el sector secundario y terciario, además de ofrecer una nutrida oferta cultural y para el ocio. Sede de varias escuelas universitarias, su gran actividad industrial ha sido tradicionalmente un gran atractivo para miles de migrantes catalanes y del resto del país habiendo captado en las últimas décadas un gran contingente de extranjeros en número próximo a treinta mil.

La ciudad de Terrassa, tan industrial y emprendedora, fue testigo a principios de siglo XX de la lenta pero infrenable implementación del fútbol en el país. Muy cercana a la casi vecina ciudad de Barcelona, pronto se vio influenciada por un deporte que empezaba a levantar pasiones entre jóvenes y no tan jóvenes de la capital catalana, adoptándose en sus propias calles dicha práctica con la adquisición por parte de los más pudientes de los primeros balones. En cuanto a la primera referencia documentada de la práctica del fútbol, esta se remonta al 22 de marzo de 1902, fecha en la cual protagonizado por un nutrido grupo de alumnos pertenecientes a la Escuela Superior Industrial, tuvo lugar un encuentro de exhibición que fue seguido por un discreto número de curiosos.

Más tarde, ya en 1905 y concretamente el 22 de enero, quedó constituida también por parte del alumnado de la Escuela Superior la sociedad Sports Égara de carácter multidisciplinar donde se conjugaban fútbol, baloncesto y, especialmente, el ciclismo hasta el punto de construirse un velódromo inaugurado el 8 de octubre de ese mismo año. Presidido por Josep Homs, su primera Junta Directiva estuvo acompañada de Salvador Puig Vives como vicepresidente, Josep Art en el puesto de secretario, Salvador Cabasa como tesorero y los vocales Cecilio Lafuente, Francisco Úbeda y Casto Pérez teniendo su sede en el número 87 de la Calle Sant Antoni.

Convocado un encuentro entre socios del club el mismo día de su inauguración que resultó deslucido a causa de la lluvia y el mal tiempo, el primer encuentro oficial del Sports Égara se llevó a cabo el 12 de marzo en un terreno situado en la Calle Comerç próxima a la Calle Pare Llaurador frente al histórico Catalá F.C., de Barcelona, con derrota local por 1-3, centrándose a partir de entonces la actividad de la sociedad en el ciclismo, máxime cuando en lo sucesivo del propio club surgieron distintas ramificaciones que desembocaron en la constitución de otras sociedades dedicadas exclusivamente al fútbol, al tenis o al hockey. Nacido con mucha fuerza pero en medio de unos tiempos complicados, el Sports Égara fue paulatinamente perdiendo fuerza hasta desaparecer en los primeros años diez.

HISTORIA DEL CLUB:

1906 – 1910

Contando con cerca de veinte mil vecinos, apenas un año después de haber nacido el Sports Égara, en 1906 otro grupo de alumnos vinculados a la Escuela Superior Industrial decidieron constituir una sociedad que imitara a las ya existentes en la capital provincial que tan de moda estaban dándole el nombre de Young’s Club. Presidido por Joaquín Barata y vistiendo inicialmente camisa azul con pantalón blanco, este humilde grupo de jóvenes dio sus primeros pasos en unos terrenos que había junto a las inmediaciones de la fábrica de Torrella sin delimitar y carentes de las dimensiones reglamentarias para jugar al fútbol pero que, al fin y al cabo, eran lo único que tenían.

A trancas y barrancas, con más ilusión que nada, los muchachos del Young’s Club fueron progresando en su dominio del deporte jugando al margen de una Federación Catalana a la que no podían afiliarse por carecer de campo adecuado y estar limitados económicamente, yendo con el paso de los años saltando todos los inconvenientes que se les presentaban a excepción de la famosa Semana Trágica de Barcelona ocurrida durante el verano de 1909 que, a consecuencia de las huelgas y fallecidos habidos, paralizó su actividad y la de otros colectivos unos meses.

1910 – 1920

Iniciado 1910 el Young’s Club presidido por Francisco Soler Mata volvió a la actividad buscando un terreno más propicio para la práctica futbolística hallándolo en el denominado Camp del Canonget, más tarde reconocido como Camp d’En Belil, regresando con más fuerza que antes y ganas de evolucionar en un panorama regional donde el fútbol empezaba a congregar a grandes masas. En el año 1911, después de jugar su último encuentro como Young’s Club el 30 de abril, al día siguiente 1 de mayo reunidos sus socios en asamblea se decidió darle un nuevo aire a la sociedad y titularla Tarrasa Foot-ball Club llevando el nombre de la localidad frente a una denominación tan impersonal como era la original mantenida desde 1906. Entre los muchos cambios Francisco Fonte Puig alcanzó la presidencia siendo parejo el cambio de colores pues la tradicional camiseta azul fue sustituida por una ahora blanquiverde.

Inscrito en la Federación Catalana en esas mismas fechas como club de Tercera Categoría, a principios de 1913 el Tarrasa F.C. contaba con seis equipos siendo uno de ellos infantil por lo que, debido a la falta de espacio y cada vez mayor afluencia de público, la directiva verdiblanca presidida por José Elías Verdaguer decidió adquirir el que había sido velódromo del Sports Égara en la Calle Pi i Maragall transformándolo en un campo de fútbol que fue solemnemente inaugurado el 2 de marzo. Dentro de un mundo en constante evolución, el uniforme de los egarenses sufrió un nuevo cambio en poco tiempo pasando a vestir camisa blanca con cuello, puños y diversos detalles en rojo mientras el pantalón permutó a azul oscuro, admitiéndose en su seno a partir de 1915 miembros del Lawn Hockey Club Calasanz, primer club dedicado a esta modalidad deportiva en España y fundado en 1910, por lo que se creó una importante sección de hockey hierba que, posteriormente en 1920, pasó a llamarse Tarrasa Hockey Club.

En cuanto al aspecto competitivo, la década de los años diez se abrió con el debut en Tercera Categoría durante la temporada 12/13 pasando poco después a Segunda Categoría, nivel del que se proclamó campeón en la campaña 15/16 llegando a disputar una Promoción de Ascenso frente al barcelonés Internacional F.C. que terminó perdiéndose y con ello las esperanzas de competir con lo más distinguido del fútbol catalán pues, durante los años siguientes, ya no se presentó otra oportunidad. No obstante, pese a competir en el segundo nivel regional, el Tarrasa F.C. siguió creciendo y haciéndose un hueco llegando a disputar varios encuentros internacionales de carácter amistoso a caballo entre finales de 1916 y principios de 1917 siendo los cambios en la directiva constantes con el paso, siempre breve, de Narciso Freixa Verdaguer, Delfín Sanmartín Monfort, Miguel Bosch Vila y José Sallés Barba.

1920 – 1930

Con el cambio de década el club egarense, que siguió compitiendo en la Serie B de Primera Categoría, intentó ascender a la Serie A donde se hallaban los clubs más distinguidos del fútbol catalán, objetivo complicado y difícil que no consiguieron presidentes como Anselmo Ramoneda Muns y Luis Vancells Amat pese a sus esfuerzos pero sí Miguel Cots Roumens al término de la temporada 23/24 situando al club donde se deseaba desde hacía tiempo.

Para el estreno en el primer nivel regional el Tarrasa F.C. tuvo que contratar a jugadores profesionales que percibían una remuneración económica, caso del famoso goleador José Clemente Gracia quien, procedente del F.C. Barcelona, había llegado a anotar 59 goles durante la campaña 21/22 además de otros que requirieron de la afición, que entonces superaba los mil trescientos socios, un esfuerzo adicional. Deportivamente fueron años dorados, especialmente la temporada de debut 24/25 en la que se alcanzó el cuarto puesto venciendo al F.C. Barcelona en su casa, terminando sexto en la campaña 25/26 y séptimo y penúltimo en las sesiones 26/27 y 27/28 cuando todavía se jugaba bajo un formato de ocho participantes. A partir de la edición 28/29 el número de clubs en la Serie A fue reducido a seis complicando la supervivencia del Tarrasa F.C. quien, en este preciso curso, concluyó sexto y último perdiendo la categoría y descendiendo a la Serie B tras cinco temporadas consecutivas en la élite.

Dentro del club, además de fútbol, los éxitos deportivos llegaron a través de otras secciones como el atletismo y, sobre todo, el hockey sobre hierba donde la primera plantilla era una de las más importantes a nivel nacional despertando una gran pasión en la localidad que todavía hoy se mantiene hasta el punto de considerarse a Terrassa como el principal punto neurálgico de este deporte.

No obstante, durante esta década el fútbol local no giró solo en torno al Tarrasa F.C., sino que gracias a la fértil cantera i al compromiso de sus vecinos con el deporte surgieron otras sociedades de gran interés como el Juventud Tarrasense F.C., constituido a finales de 1922 al amparo de la Sociedad Coral Juventud Tarrasense que tanta presencia tenía a nivel cultural y quien llegó a disponer de un terreno propio y llegar lejos dentro del fútbol regional adquiriendo la vitola de Segunda Categoría teniendo su sede en la Calle Sant Francesc, 52, además de otros de menor peso como el Catalá F.C. y los también federados Unión Terrasense que tenía su sede en la Calle Sant Antoni, 92 y el Centro de Dependiente de Comercio e Industria de la Calle Sant Pere, 50.

1930 – 1940

Al empezar la década de los años treinta el Tarrasa F.C. cambió nuevamente sus colores adoptando el rojo para su camiseta con un pantalón esta vez blanco, proponiéndose la sociedad el retorno a una Primera Categoría cuyo precio de entrada deportivo era muy caro con muchos pretendientes. La dureza de la Segunda Categoría quedó patente en la temporada inicial 30/31 cuando, dentro de un grupo único formado por quince participantes, los egarenses debieron conformarse con la decimoprimera posición, cambiando el formato y nombre de la categoría en la campaña 31/32 cuando se adoptó el de Segunda Categoría Preferente quedando la división subdividida en dos grupos de ocho participantes cada uno. Campeones los egarenses de su grupo y clasificados para disputar la Promoción de Ascenso, en esta fase se ocupó la quinta plaza cerrándose cualquier posibilidad de ascender.

En la sesión 32/33 el Tarrasa F.C. no superó el corte para disputar la Promoción y quinto clasificado terminó pronto la competición, disfrutando de una nueva oportunidad en la edición 33/34 cuando, primer clasificado de su grupo con holgura, en la Promoción fue segundo siendo el ascenso para el F.C. Badalona por un solo punto. Reducido a un grupo único la Segunda Categoría Preferente en la temporada 34/35, los rojillos fueron terceros en Liga, adoptando en la campaña 35/36 donde fueron cuartos el nombre de Primera Categoría al competir los clubs catalanes más destacados en el Campeonato Superregional.

Al margen del Tarrasa F.C., indudable máximo representante local, durante estos años se constituyeron e inscribieron en la Federación Catalana un buen número de clubs de carácter amateur y todos muy modestos como el C.D. Tibidado, el equipo del Casino del Comercio F.C., el Joventut Santperenca, el representante de Reforma de Tarrasa, el Racing Sport Club, el Monumental F.C., el C.D. Cataluña y el de Els Amics F.C. que se repartieron una afición cada día más entregada con el fútbol.

Tras el estallido de la Guerra Civil en julio de 1936, suspendida la competición a nivel nacional por la Federación Española y una vez visto que en Cataluña la situación permitía la organización de campeonatos, la Federación Catalana siguió organizando los campeonatos tradicionales compitiendo el Tarrasa F.C. en el segundo nivel donde fue quinto en la temporada 36/37 logrando también terminar el curso 37/38. Recrudecido el frente militar y estando el conflicto armado muy cerca de Cataluña avanzado 1938, el campeonato 38/39 no se pudo celebrar pasando un año hasta que, una vez purgados políticamente todos los clubs, el Tarrasa F.C. se reorganizó en el verano de 1939 siendo declarado por las nuevas autoridades presidente Miguel Reig Casamiquela. Ubicado en el Grupo B de Primera Categoría, el segundo nivel regional, los rojillos concluyeron la década en tercera plaza.

1940 – 1950

A partir de los años cuarenta la ciudad de Terrassa empezó a crecer a un ritmo vertiginoso atrayendo a miles de migrantes de todo el país, sobre todo del sur peninsular, quienes huían del hambre y buscaban una vida mejor alcanzando los cuarenta y cinco mil vecinos. Las industrias locales funcionaban a todo gas y el Tarrasa F.C., aupado al Grupo A de Primera Regional en 1940 tras una reforma de las categorías nacionales, se estrenó con un discreto séptimo puesto en la temporada 40/41 siendo presidente Pedro Vacarisas Font destacando paralelamente el cambio de nombre de la sociedad la cual, a causa de la prohibición gubernamental del uso de extranjerismos en las denominaciones, adoptó el título de Club Deportivo Tarrasa al alojar otras secciones deportivas al margen del fútbol.

Relevado Vacarisas por Melchor Puig Sacarés en 1941, en la campaña 41/42 se reunió un gran plantel que conquistó la primera plaza de la primera de las categorías regionales catalanas ascendiendo, después de jugar la Promoción de Ascenso y repetir nuevamente en el primer puesto, a Segunda División por primera vez en su historia, una categoría profesional exigente donde se iba a codear con parte de lo más granado del fútbol nacional de la época. Ubicado en el Grupo II formado por ocho participantes catalanes, vascos, madrileños, baleares y navarros, el papel de los egarenses entrenados por Cristóbal Solá Coll durante la sesión 42/43 no fue malo terminando en quinto puesto pero, debido a una reestructuración de la categoría que debía ser reducida de tres grupos a uno con catorce participantes, el C.D. Tarrasa se vio obligado a disputar una Promoción de Permanencia en la que fue tercero de grupo por detrás de C.D. Alavés y Arenas S.D., de Zaragoza, siendo últimos S.D. Alcalá y C.D. Tudelano, perdiendo finalmente los egarenses la categoría arrastrado a jugar la siguiente edición 43/44 en una Tercera División que, plenamente remodelada y recalculada por la Federación Española, cambió su formato convirtiéndose en un campeonato liguero y no eliminatorio como hasta entonces distribuido en grupos primando razones geográficas.

Situado en el Grupo IV con rivales catalanes y baleares, los egarenses concluyeron cuartos pasando en la temporada 44/45 al Grupo V con catalanes, baleares y valencianos donde no estuvieron acertados terminando décimos y colistas no perdiendo la categoría gracias a la ampliación en grupos y participantes que experimentó la categoría para el curso siguiente. Continuando en el Grupo V integrado por clubs catalanes, el desarrollo de la campaña 45/46 no fue mejor y se concluyó en noveno puesto eludiendo el descenso con holgura ante un desahuciado Lérida Balompié-A.E.M. que fue colista, pasando en la sesión 46/47 al Grupo VI en el que anduvo en similares circunstancias terminando décimo y colista sorteando nuevamente el descenso gracias a otra ampliación del número de participantes en la categoría.

Bajo la presidencia de Celestino Manent Casanovas desde 1945, el C.D. Tarrasa que jugó durante toda la década con pantalón negro fue testigo del paso por sus filas de destacados jugadores como Bosch, Broto, Masagué, Torrilla, Grácia y Pedrol, asentándose en una Tercera División que por aquellos tiempos era el tercer nivel nacional combinando jugadores de renombre en horas bajas junto a grandes jugadores en proyección. En lo que respecta al plano deportivo, la edición 47/48 se cerró con un quinto puesto que fue repetido en la temporada siguiente 48/49, terminándose la campaña 49/50 en una discreta octava plaza.

1950 – 1960

La década de los años cincuenta fue espectacular para la ciudad de Terrassa en todos los sentidos produciéndose una llegada masiva de inmigrantes que, en número de treinta mil, cambiaron la fisonomía de la localidad construyéndose barrios enteros con nuevas fincas además de crecer las industrias viviéndose un fuerte desarrollo. El crecimiento poblacional e industrial llevó anexo el deportivo proponiéndose los directivos egarenses intentar dar el salto a Segunda División, categoría apetecida tanto por ellos como por los aficionados quienes estaban convencidos de que ese era el marco ideal para su club. Potenciado el plantel convenientemente, la temporada 50/51 concluyó con el subcampeonato tras la U.D. San Martín, de Barcelona accediendo a la Fase Final del Ascenso a Segunda División donde careció de fortuna siendo quinto. Tercero en las campañas 51/52 y 52/53, en la sesión 53/54 siendo presidente Melchor Divorra Llavería el club rojillo se proclamó campeón del Grupo III con cuatro puntos de margen sobre el Gerona C.F., ascendiendo directamente a la categoría de plata en medio de la correspondiente alegría de directivos y aficionados que por fin veían a su club donde se merecía.

El Campo del Obispo Irurita, denominado así tras la guerra, se vistió de gala para la temporada 54/55 quedando encuadrado el club egarense en el Grupo II de una Segunda División que por entonces estaba dividida en dos grupos de dieciséis participantes cada uno. Dirigidos por el técnico José Valero Martín, los rojillos compitieron frente a sociedades andaluzas, valencianas, extremeñas, norteafricanas, murcianas incluso canarias debiendo realizar largos desplazamientos que elevaron su presupuesto pese a lo cual lograron mantener la categoría terminando decimocuartos. Ubicados en el Grupo I, más asequible en lo económico y con desplazamientos más cercanos, la campaña 55/56 se desarrolló con Ricardo Gallart Selma en el banquillo concluyendo los barceloneses novenos, siendo el grupo ampliado a veinte participantes en la sesión 56/57 que comenzó con Gallart en la dirección y terminó Amadeo Navarra Ginesta a partir de la Jornada 25 dejando al club en decimotercero puesto eludiendo incluso jugar la siempre traicionera Promoción de Descenso.

En la sesión 57/58, siguiendo en el Grupo I, el C.D. Tarrasa se vio en una tesitura similar luchando por escaparse de los últimos puestos empezando el campeonato con el técnico yugoslavo Zvonimir Monsider que fue sustituido a falta de ocho jornadas para el final por Miguel Farré Lladó ocupándose el decimocuarto puesto que no le privó de disputar una Promoción de Descenso ante el aspirante U.D. Sans, conjunto barcelonés al que eliminó conservando la categoría después de vencer 2-3 en la ciudad condal y empatar 0-0 en casa. La edición 58/59 empezó nuevamente con cambios quedando el grupo reducido a dieciséis participantes y siendo el plantel entregado a Pedro Eguiluz Lamarca, técnico que sobrevivió todo el campeonato dejando a los egarenses en decimosegunda plaza pero empatados a puntos con otros rivales salvándose por los pelos de disputar la Promoción de Permanencia y por escasos dos puntos de perder la categoría. A trancas y barrancas pero con mucho corazón, los rojillos aguantaron estoicamente su plaza en la categoría siendo dirigidos durante la temporada 59/60 por el técnico José Espada Virgós quien sumó un destacado ejercicio al terminar sexto clasificado en un campeonato muy reñido e igualado de fuerzas.

1960 – 1970

Los años sesenta se empezaron con la una población que rondaba los cien mil vecinos decidiéndose construir un nuevo recinto más acorde con la época dejando de lado el viejo Campo de la Calle Obispo Irurita. El nuevo Estadio Municipal de Deportes, como así fue bautizado, se estrenó oficialmente el 21 de agosto de 1960 pasando una semana hasta que el día 28 se disputó un encuentro inaugural teniendo como rival al Sevilla C.F., conjunto andaluz que se llevó la victoria por 2-4 anotando el sevillista Agüero el primer gol. La temporada 60/61 sobre la que se tenían depositadas muchas esperanzas, fue sin embargo un mal sueño pues con un equipo muy debilitado apenas se sumaron cinco victorias y nueve empates quedando decimosextos y colistas perdiendo la categoría.

El mazazo deportivo fue fuerte y en la campaña 61/62, situado en el Grupo VI, se hizo todo lo posible por recuperar la categoría recién perdida pero a sus notables esfuerzos, resultó campeón un punto sobre el Gerona C.F., quedó eliminado en las Semifinales de la Promoción de Ascenso ante el Sevilla Club Atlético que le derrotó en tierras andaluzas 2-0 y con quien empató 2-2 en casa. Después de ser noveno en la sesión 62/63, en la edición 63/64 el equipo fue cuarto en Liga iniciándose a continuación un periodo en el cual el C.D. Tarrasa salió cada curso con la vitola de favorito pero, por unas u otras, siempre acababa frustrado en la tabla clasificatoria como así ocurrió en la temporada 64/65, la peor de todas en décima plaza, campaña 65/66 en cuarto puesto y sesión 66/67 en séptimo lugar.

En la edición 67/68 el C.D. Tarrasa logró el subcampeonato a nueve puntos de un inalcanzable C.D. Condal, de Barcelona, accediendo a la Promoción de Ascenso a Segunda División, fase en la que fue eliminado en Semifinales por la Real Balompédica Linense, conjunto gaditano que le endosó un severo 3-0 en tierras andaluzas que no se pudo remontar en casa pese a vencer por 2-1. Durante el verano de 1968, correspondiendo a un nuevo plan federativo por reestructurar las categorías nacionales, la Tercera División quedó reducida a ocho grupos de veinte participantes compitiendo los egarenses en el Grupo IV integrado por catalanes donde fue segundo a cuatro puntos del C.D. San Andrés, de Barcelona, conjunto que le arrebató el título y le privó de promocionar. Siguiendo en el Grupo IV, en el verano de 1969 la Federación Española anunció la reducción de la categoría a cuatro grupos para 1970 por lo que el curso 69/70 fue durísimo habiendo muchas plazas en el aire y solo una para la Promoción de Ascenso. El C.D. Tarrasa puso todo el empeño por reunir un plantel cualificado y el campeonato le dio la razón alcanzando el primer puesto con dos puntos de ventaja sobre el C.F. Badalona pero, llegado a la Promoción, jugándoselo todo a una carta frente al C.D. Colonia Moscardó, de Madrid, salió cruz después de perder 1-0 en la capital, vencer 1-0 en casa y disputar un encuentro de desempate en madrileño Estadio de Vallecas el que fue apeado por un contundente 4-1 en contra.

1970 – 1980

Con el inicio de los años setenta la Tercera División quedó limitada a cuatro grupos con veinte participante cada uno agrupados geográficamente. Esta categoría, en teoría la primera del fútbol modesto, adquirió tintes de semiprofesional encareciéndose las plantillas y obligando a los clubs a multiplicar sus presupuestos pues, además de pagar los costosos desplazamientos, había que destinar un importante caudal a los jugadores. En el plano deportivo, ubicado en el Grupo III junto a catalanes, valencianos y baleares, la temporada 70/71 se inició con un meritorio tercer puesto en Liga tras C.D. Mestalla y Gerona C.F. estando a punto de promocionar para tratar de ascender a Segunda División.

Empezada la campaña 71/72, después de separarse la sección de hockey bajo el nombre de C.D. Tarrasa Hockey, los directivos del club egarense estimaron cambiar la denominación de la sociedad al dedicarse exclusivamente al fútbol adoptando en noviembre el de Club de Fútbol Tarrasa, nombre con el que fueron subcampeones de Liga a un punto del Club Gimnástico de Tarragona accediendo a jugar la Promoción de Ascenso. En esta fase se enfrentaron a una sola eliminatoria como aspirantes ante el C.D. Mestalla, conservando los valencianos su plaza en la categoría de plata al vencer en Valencia por 4-1 y pese a la victoria egarense en su casa por 2-1. Después de una decepcionante sesión 72/73 en la que se ocupó la decimoprimera plaza, en la edición 73/74 se hicieron esfuerzos por remendar la situación concluyendo el campeonato de Liga en cuarto puesto.

En la temporada 74/75, siendo presidente José María Masdefiol Peralta no se erró el tiro y en un emocionante torneo donde se luchó codo a codo con el Levante U.D., al final se consiguió el título de la categoría solapando con ello un merecido ascenso a Segunda División que fue celebrado como se merecía por toda su hinchada de seguidores. Catorce años después el C.F. Tarrasa se reencontró con una división de plata que desde hacía más de un lustro había sido reducida a un grupo único, siendo dirigido durante la campaña 75/76 ya como Tarrasa Club de Fútbol por Vicente Dauder Guardiola quien dejó al equipo en decimosexto lugar debiendo afrontar una Promoción de Permanencia ante el aspirante Ag.D. Almería que se resolvió favorablemente y en medio de excepcionales circunstancias pues, después d empatar 1-1 en casa, el encuentro de vuelta en Almería no fue disputado por no presentarse los locales.

Terrassa en aquellos tiempos alcanzó los ciento cincuenta mil habitantes y era una ciudad próspera donde el deporte era estimado y cultivado por gran parte de sus habitantes. Para la sesión 76/77 se contrataron los servicios de Abdullah Ben Barek siendo presidente Manuel Giménez Cano con quien los rojillos, ahora con pantalón rojo, realzaron la mejor temporada de su historia finalizando séptimos y quedando a tan solo cinco puntos de poder ascender a Primera División, todo un sueño. Muy distinta resultó en cambio la edición 77/78 pues iniciada con José Seguer Sans, los malos resultados llevaron a un cambio de técnico a siete encuentro del final terminando el torneo José Sanjuán Ibáñez en una honrosa decimosegunda plaza. En la temporada 78/79 José Iglesias Fernández «Joseito», no pudo enderezar el rumbo de un equipo que parecía condenado al descenso siendo sustituido a falta de doce jornadas para el final por Gustavo Biosca Pagés, técnico que siguió en las mismas terminado el histórico club en decimoctavo lugar y con los dos pies en Segunda División B, una nueva categoría convertida desde 1977 en tercer nivel nacional por delante de la Tercera División. Ubicado en el Grupo II, la campaña de estreno en esta categoría 79/80 se resolvió en quinta plaza teniendo durante todo el curso opciones para estar arriba y ocupar una de las dos plazas que daban acceso a Segunda División de forma directa, destacando la catalanización del nombre de la sociedad que pasó a ser Terrassa Futbol Club.

Pasaron entre otros por este ciclo en Segunda División destacados jugadores como el defensa argentino Iselín Santos Ovejero o el brasileño Williams Silvio Modesto «Bio», además de Vallespir, Madir, Valdés, Ovejero, Nieto, Jiménez, Morote, Arias, Planas, Doménech, Gonzalo, Rojo, Bio, Cruz, Carrascosa, Muñoz, Medina, Roselló, Clotet y Vila.

1980 – 1990

Los años ochenta no empezaron con buen pie para el conjunto egarense quien, arrastrando deudas de su reciente paso por Segunda División, cada año reunía presupuestos más reducidos para afrontar una categoría tan importante y costosa en todos los sentidos como era la Segunda División B. En este sentido, después de ser decimoquinto en la temporada 80/81, la campaña 81/82 fue un completo desastre finalizándose en decimoctavo lugar, plaza que le condenó a perder la categoría y descender a un no deseado cuarto nivel nacional como era la Tercera División.

Militar en el cuarto nivel era un desprestigio y el Estadio Municipal acusó la marcha de muchos de los hasta entonces sus seguidores quienes dejaron despobladas las gradas atraídos por otras formas de ocupar su ocio. La crisis, instaurada de pleno en el conjunto rojillo, dejó al club muy tocado siendo octavo en la sesión 82/83 y decimoctavo en la edición 83/84 dentro del Grupo V catalán estando a punto de descender a Regional Preferente lo que hubiese sido un auténtico drama. Por un solo punto tan fatídico desenlace se pudo evitar, tomando la directiva presidida por Eduardo Posada Fernández las medidas oportunas para para ser tercero en la temporada 84/85 y sexto en la campaña 85/86.

En el transcurso de la sesión 86/87 la Federación Española anunció cambios en Segunda División B que, reducida a un grupo único en 1985, había sido un gran fracaso, impulsando la creación de cuatro grupos con veinte participantes cada uno. Concedidas hasta ocho plazas en esta categoría a la Federación Catalana por su amplia nómina de clubs afiliados, el Terrassa F.C. conjuntó una notable plantilla que fue tercera ascendiendo a Segunda División B, oportunidad que no podían desaprovechar para eludir males mayores.

De nuevo en el tercer escalafón nacional, los egarenses compitieron durante la temporada 87/88 en el Grupo II junto a aragoneses, catalanes, vascos, riojanos, navarros y baleares quedando en tercer puesto tras C.F. Joventut Mollerussa y Deportivo Aragón, resultando un estropicio la campaña 88/89 en la que, siguiendo en el Grupo II, se terminó decimonoveno alejado de la salvación y condenado a descender de categoría. Melchor Navarro Caparrós dimitió y el club fue conducido por una Junta Gestora que en la sesión 89/90, dentro del Grupo V catalán de Tercera División, no pudo evitar atravesar una segunda gran crisis que desembocó con el decimoctavo puesto y un amargo y no menos temido descenso a Regional Preferente.

1990 – 2000

Los años noventa empezaron con una tremenda crisis y el equipo sumergido en una Regional Preferente que era el quinto nivel nacional de la época accediendo a la presidencia Miguel Blanco Adell sobre quien recayó la responsabilidad de reflotar un barco que hacía aguas por todos los sitios. Quinto en la temporada 90/91, en la campaña 91/92 se consiguió salir del pozo ascendiendo a Tercera División y coincidiendo con un año histórico como fue la celebración de los Juegos Olímpicos que tuvieron su sede en Barcelona. Elegida la localidad de Terrassa para diversas modalidades deportivas, el Estadio Municipal fue ampliamente reformado y acondicionado para alojar dichos acontecimientos pasando a ser denominado Estadi Olímpic Municipal de Terrassa, volcándose desde entonces el entramado industrial con el club para devolverlo al puesto que le correspondía.

Séptimo clasificado en la sesión 92/93, en la edición 93/94 se conjuntó una gran plantilla que concluyó segunda a un punto del Ct.d’E. Sabadell F.C., consiguiendo entrar en la Promoción de Ascenso a Segunda División B, torneo con formato de Liga donde fue primero superando a Real C.D. Mallorca «B», C.D. Torrepacheco y C.D. Eldense consiguiendo el ansiado objetivo de regresar al tercer nivel nacional. Instalado en la categoría de bronce, el Terrassa F.C. se trazó como objetivo a corto plazo el ascenso al fútbol profesional y así poder militar en una categoría que no pisaba desde hacía años como era la  Segunda División A y, a una temporada inicial 94/95 en la que fue decimotercero, le siguieron varios intentos por situarse entre los cuatro primeros puestos que le dieran acceso a la Promoción de Ascenso.

La lucha por conseguir una de estas cuatro primeras plazas fue infructuosa en la campaña 95/96, quinto y en la sesión 96/97, de nuevo quinto y con sabor margo, siendo subcampeones en la edición 97/98 ados puntos del campeón F.C. Barcelona «B». En la Promoción de Ascenso, un mal encuentro disputado en La Rosaleda ante el titular Málaga C.F. cuando todo le hacía presagiar alcanzar cotas mayores, provocó que perdiera el ascenso quedando detrás Talavera C.F. y S.D. Beasain. En el aspecto social, el 19 de marzo de 1998 deciden transformarse en Sociedad Anónima Deportiva con un capital inicial de 280 millones de pesetas por lo que, efectuados los trámites correspondientes, cambian de denominación a Terrassa Futbol Club, S.A.D.. Para la temporada 99/00, en un intento de recuperar a viejas glorias, fichan al experimentado Pedro Riesco, al danés Thomas Christiansen y al defensa andorrano Marc Bernaus, terminando el siglo con una pobre decimoquinta posición en Liga que supone un fracaso después de la expectativas creadas.

2000 – 2009

Con la entrada del nuevo milenio, los egarenses terminan la sesión 00/01 alejados del protagonismo hasta que la suerte les alcanza de lleno en la campaña 01/02. En esta quedan quintos en Liga, pero para su fortuna el Real Zaragoza “B”, tercero clasificado, no puede promocionar al encontrarse el primer equipo en Segunda División A, renunciando a disputar la Promoción de ascenso. Los vallesanos ocupan su puesto y alcanzan el liderato al superar a Barakaldo C.F., Hércules C.F. de Alicante y a la A.D. Ceuta, imponiéndose en todos los encuentros con cinco goles decisivos anotados por Francisco Martínez Jiménez, «Keko». De nuevo en Segunda División A, el Terrassa F.C. disfruta de un pequeño periodo entre la élite nacional.

Durante la edición 02/03 se refuerza el plantel con hombres como Pier Luigi Querubino y mantiene el bloque del equipo con hombres importantes como Fernando Maestro, Jordi Navas, Cristian García, Juan Carlos Sanz,  Mario Gibanel, Xavier Monteys «Monty» o el goleador Keko, todos bajo las órdenes de Miguel Álvarez, en la que termina en el duodécimo puesto. Enrique Martín Monreal entra en el cargo de entrenador en la sesión 03/04 y Pedro Riesco será el encargado del fútbol base egarense tras su retirada del fútbol en activo, consiguiendo de nuevo repetir el puesto de la temporada anterior. Serán tres las temporadas en las que consigue militar en la categoría de plata hasta su descenso en la campaña 04/05 al terminar en el puesto veinte de la tabla.

El Terrassa F.C. desde algunos años antes del descenso es una sociedad moderna, aunque su economía empieza a sufrir demasiados vaivenes que le hacen zozobrar en picado. Producto de estos males económicos, la pérdida de potencial deportivo es cada vez más evidente y las clasificaciones más rezagadas. A principios de 2009, estando el club bajo la presidencia de Kiko Sánchez, se solicita acogerse a la Ley Concursal por una deuda contraída que se estima alrededor de los tres millones de euros, llegándose al término de la temporada 08/09 con una deuda aparte sobre los jugadores de cerca de trescientos cincuenta mil euros. Estos denuncian al club y, dada la inviabilidad del proyecto, el magistrado del Juzgado Mercantil decreta la liquidación de la S.A.D., dando por extinguidos noventa y tres años de historia decidiendo a continuación, en contra de los intereses de la Federación Española, subastar la unidad productiva y la plaza del extinto club en Segunda División B a la que optan tres candidaturas, siendo la de Terrassa F.C. Sports S.L. participada por el expresidente Kiko Sánchez (las otras dos son la de Anabel Junyent respaldada por la Fundación del Terrassa F.C. y tercera Promosport S.L.), quien adquiere los derechos mediante subasta realizada el 29 de junio de 2009 por tan sólo seis mil euros satisfaciendo paralelamente la deuda contraída con los jugadores.

La adquisición del Terrassa F.C. por parte de la empresa Terrassa Fútbol Club Sports S.L. significa una revolución en el estamento competitivo y en especial el futbolístico gracias a la controvertida decisión del juez José María Ribelles Arellano, titular del Juzgado Mercantil de Barcelona nº 2 que lleva el caso, puesto que esta sentencia significa un caso inaudito en el fútbol español al otorgar la administración de un club deportivo a una sociedad limitada, acto contrario a las reglas establecidas por la Ley del Deporte que establecen que ningún club con forma jurídica mercantil, sea Sociedad Anónima o Sociedad Limitada, puede participar en categoría de fútbol profesional. Es decir, dado el carácter semiprofesional de la Segunda División B y el carácter mercantil del nuevo club, los rectores de la empresa aprovechan hábilmente este vacío legal y consiguen competir en Segunda División B pagando solamente los derechos de la plaza más las deudas respecto a los jugadores, librándose de hacer lo mismo con los acreedores.

La Federación Española, derrotada por el magistrado barcelonés, no tiene más remedio que acatar la orden judicial y admitir al nuevo club egarense titulado Terrassa Olímpica 2010 F.C. en la categoría de bronce para la campaña 09/10 pero imponiendo, de su parte, una serie de condiciones ineludibles como son, haber pagado las deudas contraídas con los jugadores del ejercicio anterior y la obligación de convertirse en Sociedad Anónima Deportiva antes del 31 de julio de 2010, estudiando a posteriori modificar su Reglamento lo antes posible para evitar que hechos como este vuelvan a repetirse en el futuro.

Aunque el Terrassa Olímpica 2010 F.C. puede emplear el nombre de Terrassa F.C. a nivel comercial como el anterior gracias a la adquisición del nombre en la subasta, no a nivel deportivo, la decisión luego no es respetada por muchos medios incluida la propia Federación Española siendo en los años posteriores habitual identificar a este nuevo club como el anterior. Deportivamente, la sesión 09/10 es un caos para la nueva entidad rojilla con una plantilla muy ajustada y poco dinero en las arcas debiéndose varias mensualidades a los jugadores que han de iniciar encierros como protesta ante tan delicada situación, ocupándose el puesto de colista desde principio a fin sumando durante todo el torneo tan sólo seis victorias y siete empates, un bagaje muy corto para su supervivencia en la categoría. Descendido a Tercera División, para evitar daños mayores, antes de empezar la edición 10/11 se satisface la deuda con la plantilla habiéndose iniciado paralelamente el proceso de conversión en S.A.D. que finalizará meses después.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Terrassa F.C.: apuntes para una historia. José Manuel Salillas. Departamento de Imagen del Terrassa F.C. (1998).
  • Història dels clubs de futbol. Jordi Finestres y Salvador Giménez. Edicions del País Valencià. Coleccionable: El Temps (1999).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial de la Unió Esportiva Lleida S.A.D.

 

titular Lleida

 

Escudo U.E. Lleida, S.A.D.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unió Esportiva Lleida, S.A.D.
  • Ciudad: Lérida / Lleida
  • Provincia: Lérida /Lleida
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 26 de enero de 1947
  • Fecha de federación: 1947

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva Lérida (1947-1978)
  • Unió Esportiva Lleida (1978-1992)
  • Unió Esportiva Lleida, S.A.D. (1992- 2011)

TÍTULOS NACIONALES:

 1 Liga de Segunda División A

  • 1992/93

2 Ligas de Segunda División B

  • 1989/90
  • 2003/04

1 Liga en Tercera División

  • 1948/49

ESTADIO:

  • Nombre: Camp d’Esports
  • Año de inauguración: 1919
  • Cambios de nombre:
  • Camp de Sports (1919-1941)
  • Campo de Deportes / Campo Municipal de Deportes (1941-1980)
  • Camp d’Esports (1980-)
  • Capacidad: 13.500 espectadores

Estadio Camp d'Esports UE LLeida

 

OTROS ESTADIOS:

  • Camp d’Esports (1947-2011)

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales UE Lleida

ESCUDOS DE LA UNIÓ ESPORTIVA LLEIDA S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DE LA UNIÓ ESPORTIVA LLEIDA S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN LLEIDA:

Situada en la comarca del Segriá y bañada por el Río Segre, la ciudad de Lleida es la localidad más importante del poniente catalán y de las tierras del interior alejadas del Mediterráneo, la Terra Ferma, siendo desde tiempos remotos un gran núcleo de comunicaciones y más recientemente de servicios que abarca no sólo el ámbito provincial, sino que extiende su influencia hacia tierras limítrofes aragonesas.

Su conexión con el fútbol arranca en 1903 cuando el 14 de septiembre, dentro del programa de las fiestas y feria del ganado de San Miguel, fue concertado en los por entonces descampados del Campo de Marte sitos a pies de la Seu Vella -catedral vieja-, un encuentro de exhibición entre concurrentes desconocidos de los que nunca se supo. Años después, concretamente en 1910, se tienen noticias de la segunda acometida con la llegada a la ciudad del joven navarro Prudencio Manuel Azoz Arizcuren, modesto futbolista formado en el conjunto barcelonés Salut Sport Club quien sentó las bases para su consolidación, resultando en principio extraños sus entrenamientos en solitario junto al Campo de Marte y algo después, una vez divulgados los secretos de este desconocido deporte, muy atractivo tanto para los jóvenes como soldados residentes en el cuartel aledaño los cuales no dudaron en sumarse a sus prácticas.

Paralelamente a estos acontecimientos, otro movimiento deportivo fue gestándose pero ahora desde el ámbito educativo. Instalados en Lleida en 1895, los Hermanos Maristas primeramente se acomodaron en una modesta vivienda en la Plaça de Sant Joan para luego, en 1901, construir el Colegio de Nuestra Señora de Montserrat, espacioso recinto donde se podía proporcionar enseñanza a cientos de niños. La actividad física, en correspondencia a su doctrina, tenía un papel significativo siendo el fútbol una actividad destacada que solía disfrutarse en los llanos de Gardeny. Parte de su alumnado, después de unos años de instrucción y siempre gracias a la labor del profesor de gimnasia Juan Manuel de Salas, en enero de 1913 hicieron sus primeros pinitos balompédicos con la irrupción de dos grupos denominados respectivamente Catalá y Español formados por siete jugadores cada uno que corretearon por el Gardeny, consolidando a las pocas semanas el Montserrat, primer club de la ciudad y simiente para lo que más tarde sería una de las principales canteras tanto de futbolistas como aficionados.

Tal cual iban avanzando los tiempos el balompié fue convirtiéndose a mitad de los años diez en un deporte enormemente popular. En 1914 tuvo lugar la disputa de una copa de plata entre las sociedades barcelonesas Universitario F.C. e Internacional F.C. con motivo de las fiestas patronales de mayo, surgiendo en junio de ese mismo año el Club de Foot-ball Lleida -conocido también como Asociación de Foot-ball de Lérida- con mejores dotes organizativas que los colegiales ejerciendo en un primer momento Manuel Andreu de presidente mientras Carlos Larrosa era vicepresidente, Emilio Pardiñas actuaba como tesorero y José Vera junto a José Llorens eran vocales. Unas semanas después, con la incorporación de nuevos socios hasta alcanzar un total de sesenta, el club cambiaba su órgano interno siendo Mario Sol presidente, M. Armengol vicepresidente, J. Verdú secretario, J. Franco vicesecretario, J. Salvat tesorero y Carlos Larrosa contable, haciendo del terreno habilitado en el llano del Gardeny su feudo.

A partir de 1915 y desde el Ayuntamiento, con motivo de las fiestas de mayo se fue consolidando la disputa anual de un trofeo, surgiendo en esa misma fecha el club de la Associació Cultural Catalanista, partido de carácter conservador vinculado a Unió Catalanista y en 1916 las sociedades Club Colonial, con operarios de la Barcelona Traction, Light & Power, Ltd. participada por el Banco Hispano Colonial y comúnmente reconocidos como La Canadiense que trabajaban en la construcción de embalses y el Athlético Metalúrgico, las tres con actividad en el Campo de Marte.

La presencia de diversas corrientes políticas era muy habitual a principios del siglo XX y el fútbol, como medio captador de jóvenes, fue un vehículo ideal recurrido por varias formaciones. En 1917 varios jugadores del Athlético Metalúrgico no dudaron, en consonancia con algunos miembros del Partido Republicano Radical, en constituir el C.D. Leridano, siendo más sonada si cabe la actuación de Juventud Republicana, partido que levantó en 1918 al norte de la ciudad, en la carretera de Huesca, un importante y modélico Stadium denominado Camp d’Esports, de los más importantes de España por su alcance -costó alrededor de cien mil pesetas-, con campo de fútbol, piscina, sanatorio, velódromo, campo de tiro, pistas para frontón y patinaje, además de un espacio para juegos infantiles. Su principal inquilino, constituido el 9 de noviembre de 1918 y debutante el 1 de enero de 1919 frente al Centre d’Esports Cerverí, 1-3 para los forasteros, con motivo de la inauguración del recinto fue el Joventut F.C., quien vestía camiseta y pantalón azul oscuro.

El fervor que los aficionados ilerdenses y los respectivos de otras localidades de la provincia sentían por el fútbol contribuyeron en 1920 a crear una Delegación de la Federación Catalana cuyo comité asignó dos categorías en función de la valía de los clubs, el Grupo A y el Grupo B, inscribiéndose los clubs locales en dicho organismo. El efecto llamada fue inmediato y nuevos clubs y peñas de amigos vinculados a diversos sectores crearon sus propios equipos, primero de forma aventurera, luego de forma oficial. De este modo en 1922 nacieron el Dependents, organizado por el sindicato catalán de comerciantes que luego en 1923 derivó en club formalizando el F.C. Calaveras del C.A.D.C.I. -Centro Autonomista de Dependientes del Comercio e Industria-, y la Penya Deportiva Salvat, con sede en el bar del mismo nombre en la Plaça de Sant Joan y filiación con la Lliga Regionalista, partido conservador catalanista cuya membresía constituyó el 8 de abril de 1923 el F.C. Lleida, potente sociedad que iba a marcar una época.

La existencia del Camp d’Esports y la radicalización de ideales políticos impulsó al resto de los clubs a construirse, si podían, sus propios feudos. De este modo la directiva del C.D. Leridano adecentó uno en el barrio de Pardinyes, el Campo de la carretera de Corbins, siguiéndole el F.C. Lleida quien, a su vez, erigió el suyo en el otro margen del Río Segre junto al curso fluvial, el Campo de Cap Pont. Las tensiones políticas entre los azules del Joventut F.C. y los blancos con puños y cuello rojos con pantalón azul del F.C. Lleida se manifestaron en varias ocasiones dentro y fuera de los terrenos de juego, llegando en más de una ocasión el Comité provincial a actuar para zanjar tales desavenencias con sanciones económicas.

En la temporada 23/24, dentro del Grupo A ilerdense, aconteció un hecho inusual en el mes de marzo que llegó a oídos de la Federación Catalana y supuso un trágico desenlace para el Joventut F.C. pues, detectada una venta ilegal de entradas por esta sociedad, el máximo organismo regional sancionó al club con una multa y el cierre del Camp d’Esports por un año. Disconformes los azulados con la decisión, estos llevaron a la Federación a los tribunales, advirtiendo los federativos a los dirigentes del club antes de celebrarse el acto de conciliación que, si no retiraban la denuncia, serían expulsados. La directiva republicana, firme con su resolución, no movió ficha por un castigo que estimaban demasiado severo, siendo tras el acto el club expulsado y sus directivos inhabilitados a perpetuidad. Finalmente, dictaminada la sentencia, los republicanos fueron readmitidos pero nunca llegaron a ser los de antes.

En la campaña 24/25 el C.D. Leridano pasó a ser denominado C.D. Julio César y tanto Joventut F.C. como F.C. Lleida empezaron una lenta decadencia producto del profesionalismo marrón que dejó muy tocados a ambos, especialmente a los azules republicanos quienes concentraron toda su energía en una poderosa cantera formada por veinte clubs infantiles mientras los blancos fichaban jugadores forasteros. La penosa situación económica de ambos fue de mal en peor y entre 1926 y 1927 desde la prensa se incentivó la fusión de ambos emprendiendo acto seguido los respectivos directivos unas negociaciones que nunca culminaron en acuerdo. Las diferencias políticas, casi insalvables y excusadas en algo tan banal como la elección de un nombre que fuera del gusto de todos, se impusieron lamentablemente al interés del fútbol ilerdense en general y si en 1927 desapareció el Joventut F.C., un par de años más tarde lo hizo el F.C. Lleida.

Sin embargo la ciudad no se reducía a estos dos clubs; había mucho más poso. Una de las principales fuentes de donde manaban gran cantidad de jugadores era el ámbito educativo. El marista Colegio de Nuestra Señora de Montserrat había sido pionero con la constitución del primer club y, de sus raíces, nació en 1925 la A.E.M. -Asociación de Exalumnos Maristas- que contó en esa fecha con una sociedad denominada Clavé F.C. la cual, al poco tiempo, adoptó en 1927 el definitivo de A.E.M. jugando en el Campo de la carretera de Corbins.

También en el mundo pedagógico otra institución resultó fundamental, el Liceo Escolar, colegio con moderna doctrina fundado en 1906 vinculado a la Joventut Católica que llegó a poseer un gran centro educativo en la Avenida del Blondel, muy próximo a la sede de Joventut Republicana y un terreno para la actividad deportiva en la carretera de Zaragoza, el Campo Escolar, donde un profesor de educación física, Antoni Sabater Mur, enseñó a cientos de alumnos hasta el punto de ser requerido por los republicanos para organizar tomando como base el Camp d’Esports, campeonatos anuales para infantiles. De su labor nacieron el Deportivo F.C. y el Cataluña F.C. que luego se fusionaron en Cataluña Deportivo F.C., el Campos Elíseos F.C., el Mercurio F.C. o el Ardits F.C., todos ellos de grato recuerdo para muchos aficionados de hoy.

A principios de los años treinta el Comité Provincial de Lleida, dependiente de la Federación Catalana, era todo un éxito con la presencia de multitud de afiliados en todas las localidades que en número, significaban el segundo en cuanto a importancia tras Barcelona. El gran inconveniente era, contra pronóstico, la singular ausencia de clubs de la capital del Segriá.

Desaparecido el F.C. Lleida, en 1930 el que fuera secretario de esta sociedad, Joan Solé, constituyó junto a otros aficionados un club polideportivo, el Centre d’Esports Lleida, haciendo uso del Camp d’Esports y teniendo entre sus secciones una dedicada al fútbol que en 1932 terminó dándose de alta en la Federación Catalana para competir en el campeonato provincial. Concluida la temporada 32/33 esta sección necesitaba aire propio para respirar y, tras consensuar su decisión con los directivos del C.d’E. Lleida, se independizó constituyéndose en F.C. Joventut para militar en Segunda Categoría Ordinaria durante la campaña 33/34, torneo tras el cual encontró muchos problemas en el camino desapareciendo al poco tiempo.

En medio de tanta frustración y proyectos repentinamente inacabados, en 1935 pareció recomponerse la situación con la constitución de dos nuevas sociedades que heredaban parte de la historia reciente; de un lado el Lleida Sport Club, presidido por Jaime Pirla, con sede en el bar Salvat y quienes se construyeron un terreno de juego más allá de Cap Pont, el Camp de la Bordeta, vistiendo jersey rojo con pantalón negro y, de otro lado, la Associació Esportiva Lleida, formada por antiguos socios del F.C. Calaveras del C.A.D.C.I. presididos por Julián Mangrané y sede en la barbería Asarta quienes, con el paso de los años, daban pie a una segunda generación de futbolistas jugando íntegramente de negro arrendados en el Camp d’Esports. Ambos clubs se convirtieron en los máximos exponentes del fútbol ilerdense compitiendo conjuntamente en Segunda Categoría Ordinaria durante la sesión 35/36 hasta que en julio de 1936, como sucedió en el resto del Estado, estalló la Guerra Civil.

Durante el conflicto armado, posicionada Lleida en el bando fiel a la República, la ciudad fue objetivo de la aviación del bando nacional en varias ocasiones quedando grabado el ataque del 2 de noviembre de 1937 protagonizado por la aviación italiana que dejó varios centenares de fallecidos, entre ellos cerca de cincuenta niños en el Liceo Escolar. Tomada la ciudad por los nacionales el 3 de abril de 1938, Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. pasó a ocupar puestos significativos en todos los estamentos convirtiéndose el Camp d’Esports, una vez finalizada la guerra y retirado todo el parque automovilístico que ocupaba las instalaciones, en claro objetivo para sus intereses, sobre todo como centro de actividades deportivas tanto para el equipo del S.E.U. como para los organismos juveniles dependientes del partido.

La sociedad ilerdense había quedado fragmentada en dos bandos y, desde uno de ellos, promovido por los Hermanos Maristas a través de su asociación de exalumnos donde hay que destacar la labor del Padre Gabriel Castresana con la cesión de las dependencias del Colegio para llevar a cabo las reuniones, se intensificaron en abril de 1939 las negociaciones con antiguos dirigentes de los distintos clubs existentes en 1936 para dotar a la ciudad de una nueva sociedad futbolística que la representara a nivel federado. Los exdirectivos de A.E. Lleida y Lleida S.C., conscientes de que no podían sobrepasar las purgas establecidas por el Consejo Nacional de Deportes, delegaron su confianza en los maristas cediendo parte de sus jugadores en activo mientras los colegiales ponían el Campo de la carretera de Corbins, propiedad del empresario Antonio Torres Panadell, constituyéndose el 22 de abril el Lérida Balompié-A.E.M.

La nueva sociedad quedaba presidida por Sebastián Tápies, propietario de la fonda Las Cuatro Naciones, siendo reflejado en los Estatutos que se trataba de una sección del A.E.M. mientras a continuación prestaba a darse de alta en la Federación Catalana donde le fue asignada una plaza en el Grupo C de Primera Categoría, es decir, el tercer nivel regional. Con camisa celeste y pantalón blanco, los colores representativos de los colegiales, el Lérida Balompié-A.E.M. entrenado por Manuel López estableció su sede en el Bar Triunfo, debutando oficialmente el 5 de noviembre frente al F.C. Borjas Blancas con resultado favorable de 4-1 y no pudiendo al final del torneo completar el ascenso al Grupo B.

En la campaña 40/41 el Grupo C pasó a denominarse Segunda Categoría Preferente, consiguiéndose en esta segunda oportunidad el ascenso al Grupo B tras ser primero en Liga y eliminar a la U.D. Rapitense mediante Promoción con la disputa de una eliminatoria a doble vuelta que quedó empatada recurriéndose a un tercer encuentro en Reus con victoria ilerdense. Durante el desarrollo del campeonato la directiva balompédica transmitió a las autoridades su deseo de jugar en el Camp d’Esports, mejor acondicionado, que venían disfrutando las distintas secciones deportivas de Falange desde poco antes de culminar la guerra pero estas no sólo denegaron tal autorización, sino que gracias a la Ley de Responsabilidades Políticas en 1941 se incautaron de dicho espacio propiedad de Joventut Republicana pasando desde entonces a ser conocido como Campo de Deportes de Falange al ser éste organismo su único beneficiario. Tal decisión política facilitó los planes de Falange y a finales de año quedaba constituida una nueva sociedad que iba a rivalizar con los balompédicos, el Club Deportivo Leridano, presidido por el Delegado Provincial de las OO.JJ. Carlos Cava del Llano acompañado por José María Hernández Palmés como secretario, siendo vocales Pascual Herrero, Julián Mangrané, Alfonso Franco y Ricardo Pujol.

Debutante el 13 de mayo de 1942 en amistoso frente al C.D. Gerona, el C.D. Leridano que vestía camisa verdiblanca con pantalón azul, procedió a darse de alta en la Federación Catalana partiendo desde el Grupo B de Primera Categoría en la temporada 42/43 donde finalizó séptimo, edición durante la cual el Lérida Balompié-A.E.M. militó en el Grupo A siendo quinto tras haber encadenado un segundo ascenso consecutivo una vez concluida la edición 41/42.

Presidido desde 1941 por Juan Porta Miret, antiguo miembro de Joventut Republicana y partícipe en la construcción del Camp d’Esports en 1919, el Lérida Balompié-A.E.M. y el C.D. Leridano entraron a partir de 1942 en una batalla sin cuartel que adquirió una gran tensión política hasta el punto de denunciar las autoridades falangistas a través de la prensa cómo el Campo de Corbins presentaba grandes llenos contando con la presencia del alcalde, incluso del gobernador provincial mientras en el Camp d’Esports sólo acontecían camaradas del partido y algunos militares durante su prestación del servicio obligatorio a la patria.

Prácticamente entre 1941 y 1944 el Camp d’Esports fue de uso casi exclusivo para el C.D. Leridano, quedando reforzado su empleo a partir de enero de 1944 cuando fue concedido a la Prefactura Provincial de F.E.T. y de las J.O.N.S. Esta medida, acompañada por una conveniente y necesaria remodelación poniendo al día las instalaciones, facilitó el crecimiento deportivo de varios organismos ligados al partido único como el S.E.U., el C.D. Ilerda de E. y D., además de convertirse en magnífico escenario para el Lérida Frente de Juventudes, prosiguiendo la vida deportiva de los clubs locales con algunas novedades como la participación del Lérida Balompié-A.E.M. en el campeonato de Tercera División a partir de la edición 43/44 al resultar los celestes invitados por parte de la Federación Española debido al rango capitalino de la ciudad. Noveno en el Grupo IV reservado para clubs catalanes, los rivales verdiblancos fueron terceros en la Zona Sur del Grupo B de Primera Categoría, es decir, dos categorías por debajo, pasando en la temporada 44/45 los celestes a figurar en el Grupo V catalano-valenciano donde fueron novenos mientras los verdiblancos eran quintos.

El 8 de julio de 1945 las autoridades municipales viendo cómo el precario Campo de Corbins se quedaba pequeño ante la gran afluencia de seguidores y el Camp d’Esports tenía más condiciones para todo en general, acordaron por fin acomodar a ambos clubs en la misma instalación a fin de ir mitigando poco a poco tan preocupantes hostilidades y, de paso, reducir y compartir los gastos de su mantenimiento, decisión que no repercutía en la independencia de ambos pero que sí satisfacía la insistente demanda de los balompédicos, acuciados en varios frentes. Ahogados los dos por los desembolsos económicos, los celestes por invertir en jugadores profesionales y los verdiblancos por serles reducidas las ayudas institucionales, en la campaña 45/46 los balompédicos fueron décimos y colistas en el Grupo V teniendo que disputar una Promoción de Descenso ante el aspirante C.F. Igualada donde se impusieron los barceloneses, resultado que les condenaba al descenso. Una posterior reestructuración de la categoría y la presión ejercida desde los despachos por los directivos celestes reclamando una plaza para no jugar en Primera Regional, motivaron que fuesen readmitidos en Tercera División participando durante la edición 46/47 en la categoría recién perdida deportivamente pero no en el Grupo VI catalán como esperaban, sino en un Grupo V integrado por clubs aragoneses a los que se sumaban C.D. Numancia y C.D. Tudelano. Paralelamente el C.D. Leridano, con un buen plantel, había sido segundo en la sesión 45/46, lo que le valió el ascenso al Grupo A de Primera Categoría.

HISTORIA DEL CLUB:

1947 – 1950

Durante el campeonato 46/47 de Tercera División, iniciado el 8 de septiembre de 1946 y concluido el 5 de enero de 1947, los celestes tuvieron opciones de pasar a la Fase Intermedia al competir en un grupo más asequible que el catalán. No obstante, pese a su buen hacer deportivo, la economía hacía agua por todas partes y era necesario tomar una solución. En cuanto a su compañero de campo y casi enemigo irreconciliable, la situación que atravesaba no andaba mucho mejor; duodécimo y colista durante su debut en el Grupo A de Primera Categoría, el primer nivel regional, con lo cual concluidos los dos torneos, una vez pasado el día de Reyes, las directivas de ambos clubs siguiendo al pie de la letra la imposición institucional, harta de soportar una afición fragmentada en dos, procedieron a emprender reuniones para establecer una definitiva fusión.

Tras varias reuniones previas, el 26 de enero estando presentes las respectivas comitivas y autoridades locales, se tomó el acuerdo de disolver ambas sociedades y crear una nueva titulada Unión Deportiva Lérida donde hubiese cabida para un equipo titular y uno reserva amateur, adoptándose como colores distintivos el celeste para la camisa y el blanco para el pantalón, camisa reserva verdiblanca con pantalón azul cuando la ocasión lo requisiera mientras en el escudo se incorporaban los símbolos y colores de la heráldica local. Durante las semanas siguientes se elaboraron unos Estatutos y fueron cerrando flecos pendientes, llegándose al 9 de marzo donde quedó definida una junta directiva siendo elegido presidente honorario el Gobernador Civil, José Carrera Cejudo, mientras que como presidente efectivo era votado Eduardo Estadella Botha, anterior directivo de los balompédicos. En cuanto a los colores estos serían el celeste para camisa y el blanco para el pantalón, empleándose camisa verdiblanca con pantalón azul en aquellos encuentros donde hubiera necesidad y pasando la A.E.M. a un segundo plano tras haber contribuido durante unos años a recuperar el fútbol local.

Adoptado como sede el bar Puerto Rico sito en la Plaça de la Paería y con Estadella al frente, la unión de todos los sectores ilerdenses empezó lentamente a atraer dinero y con ello se consiguió asentar el proyecto, conservando los celestes la plaza que se tenía en Tercera División procedente del Lérida Balompié-A.E.M. dentro del mismo Grupo V pero con compañeros de viaje distintos pues, tras una enésima reestructuración federativa, en la temporada 47/48 a la U.D. Lérida le acompañaban clubs catalanes y baleares para ser cuarto. En Segunda Regional, el conjunto de aficionados también hacía acto de presencia.

En la siguiente campaña, 48/49, los ilerdenses pasaron al Grupo III donde participaban aragoneses, baleares y catalanes, mostrando un gran potencial que les condujo hasta el primer puesto con dieciséis victorias, cinco empates y cinco derrotas. Esta plaza les permitió acceder a la Fase Final donde fueron terceros, pero una decisión de la RFEF inhabilitó dicho torneo y, ampliada la Segunda División de uno a dos grupos y de catorce a treinta y dos respectivamente, los ilerdenseses se vieron de la noche a la mañana en la categoría de plata, un nivel que no se imaginaban apenas unos años atrás.

Si emocionante por lo inesperado del ascenso resultó ser 1949, la edición 49/50 no lo iba a ser menos. Concienciados en reforzarse, los celestes incorporaron nuevos fichajes que ofrecieron un gran rendimiento dentro del Grupo I o Norte del segundo nivel nacional, quedando finalmente subcampeones a siete puntos de un inalcanzable Real Santander S.D. En el Grupo II o Sur, las primeras plazas por orden clasificatorio fueron para C.D. Alcoyano y Club Real Murcia, disputándose una Promoción de Ascenso a Primera División entre los cuatro donde los dos primeros obtenían plaza en la División de Honor. Los ilerdenses vencieron en todos los encuentros disputados en el Camp d’Esports y, por el contrario, fueron derrotados en los tres a domicilio, siendo segundos tras los cántabros y aventajando en un punto a los murcianos, logrando un merecido ascenso que hizo llenar todas las calles y plazas de Lérida de aficionados como nunca se había visto antes. Concluido el torneo la Primera División resultó ampliada en dos participantes más pasando de catorce a dieciséis equipos, ascendiendo igualmente murcianos y alicantinos en un año redondo para todos.

1950 – 1960

Esta progresión meteórica y espectacular de los ilerdenses culmina en la campaña 50/51 en su breve pero intensa estancia en Primera División, disputando un campeonato gris y decepcionante en el que reciben fuertes goleadas fuera y dentro de casa, destacando que no consigue puntuar en un solo desplazamiento. Seis victorias, un empate y veintitrés derrotas, con cuarenta y un tantos a favor y ciento treinta y cuatro en contra lo dicen todo. Tras el pertinente descenso, el club pasa unos años en Segunda División, con la mira puesta en el regreso, pero tan solo se la acaricia en la temporada 53/54, cuando son terceros en Liga y quintos en la Promoción de Ascenso, quedando fuera de tal objetivo.

En los años posteriores mantiene un estrecho vínculo con el C.F. Barcelona, intercambiando jugadores entre sí, de modo que las jóvenes perlas de la Terra Ferma pasan al club barcelonés, casos de Gensana y Ribelles y figuras en receso al club celeste, casos de Basora, Gonzalvo y Moreno. Todo ello termina en la campaña 56/57 cuando se desciende a Tercera División al ser vigésimo y último. Pese a todo la U.D. Lérida en la temporada 57/58 todavía conserva cierto nivel futbolístico y prueba de ello es el subcampeonato que logra y la posterior disputa de la Fase de Ascenso, eliminatoria en la cual no tiene suerte y pese a eliminar al C.D. San Andrés; 2-2 en Barcelona, 1-1 en casa y 2-0 favorable en el desempate, cae en la Final ante el Real Unión Club de Irún; 4-2 en la ciudad fronteriza, 2-0 en casa y derrota por 4-3 en el desempate disputado en Madrid. De aquí a final de los cincuenta retrocede en sus aspiraciones, perdiendo posiciones.

1960 – 1970

Iniciados los años sesenta, el club celeste lucha por alcanzar la Segunda División, resultando este un deseo demasiado pretencioso para un club cuyas plantillas no acaban de rendir como se presupone de antemano. La entrada de Ramón Vilaltella a la presidencia dará al club la estabilidad necesaria para intentarlo, aunque no será nada fácil. En la sesión 63/64 es segundo en Liga, enfrentándose en la Fase de Ascenso a la Ag.D. Plus Ultra, la cual le derrota 2-1 en Madrid y empata a uno en el Camp d’Esports, dejándolo en la cuneta.

El ansiado ascenso se consigue en la siguiente temporada 64/65, cuando tras ser nuevamente segundo en la Fase de Ascenso se elimina al Deportivo Alavés; 1-2 en Vitoria y 7-1 en casa, y en la Final al C.D. Calvo Sotelo; 2-1 en casa y 2-3 en la localidad turolense de Andorra. Este ascenso a la categoría de plata va a reportar al club azulado un total de tres temporadas consecutivas en ella, no pasando del décimo puesto en ninguna de las mismas y terminando de forma sorprendente en Tercera División al término de la campaña 67/68, pues no consigue entrar dentro de los ocho primeros clasificados que requiere la FEF para seguir militando en Segunda División ante la reforma que sufre esta para la siguiente temporada.

Este revés deportivo resulta igualmente dañino para la sociedad, pues tanto socios como aficionados rehúyen acudir al campo ante la pérdida de prestigio que supone este paso. La crisis económica se instala en el club y las plantillas no ofrecen garantía suficiente como para aguantar en ella, descendiendo a Preferente al acabar la 69/70 en décimo puesto y no superar una vez más el cupo que establece la FEF para seguir en Tercera División ante una nueva reestructuración.

1970 – 1980

La temporada 70/71 la pasa en Preferente, quedando al término de la misma Campeón y ascendiendo de forma directa a Tercera División. Nos encontramos ya en los años setenta y la U.D. Lérida afronta con ilusión un nuevo ciclo en la categoría de bronce, pero este campeonato tiene mucho nivel y sus intenciones de ascender a Segunda División pronto ofrecen serias dudas ante lo ofrecido por sus rivales, de modo que pasan varios años alejados de los primeros puestos, incluso luchando por no caer en las promociones de descenso, como en la temporada 74/75, en la que se enfrentan al C.D. El Entrego por sobrevivir; 1-0 en Gijón y 1-0 en casa, necesitando de un desempate en el que se imponen por 3-1 finalmente.

En la campaña 76/77 la FEF anuncia la creación de una nueva categoría, la Segunda B, siendo requisito para entrar en ella quedar dentro de los diez primeros clasificados. El club ilerdense lo hace en noveno puesto y consigue meterse entre los agraciados, aunque casi por los pelos. Con una plantilla ajustada se debuta en Segunda B durante el campeonato 77/78, quedando decimosexto y consiguiendo mantenerse alejado del descenso tras una lucha denodada con sus adversarios. En la 78/79 mejora su rendimiento y es undécimo, para ser sexto en la siguiente 79/80. Destaca en 1978 el cambio de nombre que sufre la entidad, catalanizándolo al pasar a Unió Esportiva Lleida.

1980 – 1990

Los inicios de los años ochenta divisan a un club instalado cómodamente en Segunda B y cuya meta deportiva es ascender en algún momento a Segunda División, objetivo que se presenta caro en los primeros años con unos equipos que no acaban de funcionar como debieran. Estos tiempos no ofrecen calidad a la afición y esta se mantiene un tanto alejada del Camp d’Esports hasta que en la campaña 84/85 queda sexto y empieza a despuntar nuevamente el ansia por el ascenso.

En la temporada 86/87 al fin se consigue este bajo la presidencia de Jordi Gonzalvo y con Marius Durán en el banquillo, tras ser subcampeones en un campeonato en el que suben los dos primeros clasificados de cada uno de los dos grupos existentes. Pese a la ilusión despertada, la ahora U.E. Lleida no consigue mantenerse en Segunda División más de dos temporadas, pues si en la 87/88 es sexto y todo apunta a buenos tiempos futuros, en la 88/89 da un giro de ciento ochenta grados y desciende a Segunda División B tras ser decimonoveno con tan solo ocho victorias y diez empates en su haber. En el campeonato de Segunda División B de la campaña 89/90 arma una buena plantilla y consigue quedar primero de grupo, con lo cual logra el ascenso directo sin mediar Promoción alguna, gracias en gran parte a José Manuel Esnal “Mané”, su entrenador.

1990 – 2000

Con Mané inician los años noventa en Segunda División, consiguiendo ser sextos a pocos puntos del ascenso. Ese verano de 1992 se convierten en S.A.D, concretamente el 27 de junio, denominándose a partir de entonces Unió Esportiva Lleida, S.A.D.. En la sesión  91/92 mejora un puesto en la clasificación y por fin, en la edición 92/93 consiguen el ansiado ascenso a Primera División cuarenta años después tras ser Campeones de la categoría con veintitrés victorias, once empates y tan solo cuatro derrotas.

El viejo Camp d’Esports sufre una importantísima remodelación en 1993 y aumenta su nivel para albergar partidos de Primera División. La temporada 93/94 es de momento la segunda y última que ha disputado en la categoría reina y en ella destaca la gran segunda vuelta realizada y las victorias frente a Real Madrid C.F. en casa por 2-1 y F.C. Barcelona en el Nou Camp por 0-1. Una deprimente primera vuelta le condenaría sin embargo al descenso. En la sesión 94/95 quedan terceros en el campeonato de Segunda División, teniendo que disputar como aspirante la Promoción de Ascenso frente al Real Sporting de Gijón; 2-2 en casa y 3-2 en Gijón que le apartan de un merecido retorno.

Mané deja el banquillo ilerdense y el equipo sufre un bajón deportivo viéndose en mitad de la tabla clasificatoria. Pese a la llegada de técnicos de prestigio como Antonio López, Txetxu Rojo y Juande Ramos, el club no consigue retornar a Primera División con facilidad, a pesar de rozarla en la campaña 99/00 cuando son quintos con grandes jugadores como Raúl Tamudo, Moreno ó Quique Álvarez y contar desde abril de 1998 con un nuevo máximo accionista, el empresario audiovisual Tatxo Benet.

2000 – 2010

La salida de estos jugadores a clubs de Primera División más una serie de fichajes desacertados, hacen que la U.E. Lleida pierda fuelle competitivo y para sorpresa de muchos finalice la temporada 00/01 vigésimo segundo y último, cayendo en el pozo de la Segunda División B tras una década en la élite. En esta categoría denominada de bronce, sus aspiraciones son claras desde el inicio, pero lamentablemente han de transcurrir hasta tres temporadas para intentar seriamente el ascenso. Esto sucede en la edición 03/04 cuando tras ser campeones de grupo, en la liguilla de ascenso consiguen liderar el grupo asignado en suerte y superar a Cultural y Deportiva Leonesa, Real Club Celta de Vigo B y U.D. Playas de Jandía.

El retorno a Segunda División se vive con el agua constantemente subida al cuello y temiéndose por el descenso pero siendo al final decimoquintos, cosa que no ocurre en la siguiente campaña, 05/06, cuando terminan decimonovenos y descienden a Segunda División B, categoría  en la cual permanecen sin alteraciones deportivas durante cinco campañas consecutivas.

2010 – 2011

En junio de 2010 Tatxo Benet que ha mantenido durante su mandato una gestión convulsa, escandalosa y económicamente ruinosa, vende su paquete accionarial a la empresaria Anabel Junyent quien pasa a ser la máxima accionista. Tras realizar una auditoría salta la alarma y se confirma que se adeudan veintiocho millones de euros, situación que provoca que se solicite en julio el concurso voluntario de acreedores. El Juzgado Mercantil pone tres administradores al mando del club, trabajando estos para evitar la desaparición de la entidad mientras los propietarios presentan un plan de viabilidad tal cual exige la Ley.

La U.E. Lleida SAD disputa la temporada 10/11 finalizando en quinto puesto y con opciones durante muchas jornadas de entrar en la Promoción de Ascenso, pero paradójicamente llegados a mayo de 2011 Junyent no presenta el plan de viabilidad requerido. El magistrado Eduard Enrech decreta en junio la disolución de la SAD y la subasta de la unidad productiva al mejor postor, es decir, el componente de jugadores, empleados y derechos federativos en Segunda División B, significando la desaparición de la sociedad tras setenta y dos años de existencia y con un palmarés que alcanza dos presencias en Primera División, temporadas 50/51 y 93/94, además de veinticuatro en Segunda División A, diecinueve en Segunda División B, dieciocho en Tercera División -cuando esta era el tercer nivel- y una ocasión en Regional.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Historia del deporte leridano. Imprenta Esc. Provincial. Juan Prenafeta (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Falange i poder. Lleida durant la dictadura franquista. Universitat de Lleida. Josep Gelonch i Solé (2010).
  • Anuarios de la RFEF.
  • La Mañana. Diario.
  • Diario de Lérida. Diario.
  • El Correo de Lérida. Diario.
  • Los Deportes. Semanario.
  • Jornada Deportiva. Semanario.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.segre.com Diario.
  • www.unioesportivalleida.cat (Web oficial).

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Centre d’Esports Sabadell Futbol Club, S.A.D.

 

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Centre d’Esports Sabadell Futbol Club, S.A.D.
  • Ciudad: Sabadell
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 1903
  • Fecha de federación: 1909

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Centre de Sports de Sabadell (1903-1910)
  • Centre de Sports Sabadell Foot-ball Club (1910-1941)
  • Centro de Deportes Sabadell Club de Fútbol (1941-1975)
  • Centre d’Esports Sabadell Futbol Club (1975-1992)
  • Centre d’Esports Sabadell Futbol Club, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

 2 Ligas de Segunda División A:

  • 1941/42
  • 1945/46

2 Ligas de Segunda División B:

  • 1983/84
  • 2010/11

4 Ligas de Tercera División:

  • 1931/32
  • 1963/64
  • 1976/77
  • 1993/94

1 Copa RFEF:

  • 2000

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadi Municipal de la Nova Creu Alta
  • Año de inauguración: 1967
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal de la Creu Alta (1967-)
  • Estadi Municipal de la Nova Creu Alta
  • Capacidad: 11.981 espectadores

OTROS ESTADIOS:
  • Prat de Sant Oleguer (1903)
  • Cam del Carrer Cervantes (1903-1905)
  • Camp de Sports / Campo de la Cruz Alta / Camp de la Creu Alta (1905-1967)
  • Estadi Municipal Nova Creu Alta (1967- )

 

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CE Sabadell FC

ESCUDOS DEL CENTRE D’ESPORTS SABADELL FUTBOL CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL CENTRE D’ESPORTS SABADELL FUTBOL CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SABADELL:

Apareció el fútbol en la ciudad vallesana de Sabadell en 1901 cuando los hermanos Joan y Quimet Saus lo trajeron de la francesa ciudad de Lille en uno de sus frecuentes viajes comerciales. Ambos, tertulianos asiduos al Centre Catalá, explicaron a los socios del casino los pormenores de aquel nuevo deporte que empezaba a triunfar en casi toda Europa y desde hacía escaso tiempo en la capital catalana. Los asiduos allí presentes más jóvenes ya en 1902 hacían rodar el balón con destreza en el Prat de Sant Oleguer, sito en las afueras de la localidad, siendo común pensamiento el de todos sus practicantes el deseo de crear un club con el que competir con las restantes sociedades que en esos momentos están surgiendo en el resto de Catalunya.

HISTORIA DEL CLUB:

1903 – 1910

Dado sus progresos con el balón, el aumento de aficionados y la separación con el casco urbano, en 1903 se pasa a jugar a un solar de la Calle Cervantes y se constituye el Centre de Sports de Sabadell, cuyos miembros visten camisa a rayas blanquiazules y pantalón negro. El emplazamiento elegido pronto se queda pequeño y ha de ser sustituido en 1905 por el Campo de la Creu Alta, teniendo que adaptarse en el interior del velódromo allí existente. El 15 de abril se redactan los reglamentos que regirán la sociedad, cuya finalidad será el fomento y práctica de toda clase de deportes, creándose tres secciones: ciclista, de foot-ball y una tercera de sports varios. El 3 de junio se inaugura el nuevo Campo de Sports con la disputa de varias carreras de ciclismo y a pié, además de disputarse un encuentro entre el Centre de Sports y el X Foot-ball Club, con resultado de 1-4 para los visitantes.

El 5 de junio de 1906 se formaliza la situación del club conforme a la Ley de Asociaciones, eligiéndose como presidente a Joan Grau y presentándose los estatutos y reglamentos en el Gobierno Civil, ratificados éstos por el Gobernador Civil el dia 13 de junio. El club será uno de los fundadores el 9 de diciembre de 1906 de la Federación Catalana de Clubs de Foot-ball, siendo elegido el Sr. Grau como vicepresidente de la misma. Entre mayo y junio de 1907 se organiza la Copa Sabadell la cual es disputada por el Centre de Sports, Catalá S.C., X Foot-ball Club y el F.C. Barcelona, el cual conquista dicho trofeo. La segunda serie se disputó en los meses de noviembre y diciembre de 1908, perdiendo el C.S. Sabadell frente al F.C. Barcelona y Catalá S.C.; y el tercer año se disputó entre mayo y septiembre de 1909, venciendo el C.D. Español al Catalá S.C. en ambos encuentros por 1-2 y 3-0.

Entre 1909 y 1910 la sección de fútbol atraviesa una gran crisis y a punto está de desaparecer, por lo que los dirigentes del Centre de Sports piensan ceder el protagonismo a un grupo de jóvenes para continuar con la práctica de este deporte. Estos se hacen cargo de la sección de fútbol en septiembre de 1910 adoptándose el nuevo nombre de Centre de Sports Sabadell Foot-ball Club -también conocido simplemente como Sabadell F.C.-, cuya junta directiva estará formada por los señores Joan Campos, Josep Rosell, Joan Baptista Saus, Antoni Cabané, mientras presidente de la sociedad, que contaba con cincuenta y siete socios, es elegido Felip Daví. La asociación se traslada a partir de entonces a una nueva sede social, pasando del Centre Catalá al Café Ibérico. Todos los cambios, conforme a la Ley de Asociaciones, son comunicados en el Gobierno Civil, aprobándose todas las modificaciones el 22 de noviembre de 1911 de la mano del Gobernador provincial de Barcelona.

1910 – 1920

Iniciada la década de los años diez se empieza a mantener una gran rivalidad con el recién creado Atlétic Sabadell F.C., club constituido en 1909 de la mano de Jaime Rovira. Este club que viste con camisa gualdinegra y pantalón negro, se federa a finales del mes de agosto de 1910 y pronto compite en el Grupo B junto al Cte. de Sports Sabadell F.C., reavivando la llama del fútbol en la localidad.

 

En noviembre de 1911 será Joan Baptista Saus elegido por unanimidad para ocupar la presidencia del club blanquiazul. Estando en dicha categoría, el cuadro Sportivo se proclama Campeón en la edición 12/13, clasificándose para la Copa de España. En esta competición llega a la Final, ganando el trofeo de Segunda Categoría frente al madrileño Cardenal Cisneros F.C. tras jugar cuatro encuentros y no presentarse los madrileños al quinto, estando en esos instantes Cabané al frente de la presidencia. En 1913 cambia el color de su camiseta, adoptando la clásica blanquiazul a cuadros. La sesión 13/14 el club arlequinado consigue proclamarse Campeón al vencer en la Final al C.D. Europa por 1-0 y ascender a Primera Categoría al regularizarse por primera vez los ascensos y descensos.

La siguiente temporada 14/15 será el turno para los vecinos gualdinegros los cuales se alzan con el campeonato de Segunda Categoría. Así pues, entre los años 1915 y 1919 los dos principales clubs de la ciudad compiten en el Grupo A, subiendo la competencia entre ellos y realizando unos campeonatos bastante igualados con resultados más que aceptables. Sin embargo, la campaña 18/19 será la última en Primera Categoría para el Atlétic F.C. al terminar último y perder la promoción frente al C.D. Europa.

1920 – 1930

En los años veinte el Centre d’Esports Sabadell F.C. ya es un club asentado, famoso y con una buena estructura. En el caso contrario está su rival local, que la sesión 19/20 vuelve a repetir su mala racha terminando colista y cayendo en la promoción frente al F.C. Martinenc con el consiguiente descenso a Tercera Categoría. En 1923 toma la presidencia Emili Moragas, permaneciendo al frente del club hasta 1929. El C.S. Sabadell F.C. realiza buenas campañas como la 25/26 en la que es tercero con un F.C. Barcelona indestronable. A pesar de ello, el profesionalismo hace mella en su plantilla y economía, descendiendo a Segunda Categoría la sesión 28/29 al reducirse el número de participantes y perdiendo la oportunidad de entrar dentro de alguna de las categorías establecidas por la RFEF en 1928.

Peor fortuna corre su rival y vecino Athlétic Sabadell F.C., quien pese a recuperar la sesión 21/22 la Segunda Categoría al proclamarse Campeón de su grupo, éste permanecerá lo que queda de década en la misma sin terminar nunca en puestos de ascenso, siendo la 25/26 su mejor año en la que es tercero a tres puntos del  F.C. Badalona. Sin embargo, la práctica del fútbol en la ciudad no sólo se reduce a estos, sino que varias son las sociedades que también deciden federarse como son: el F.C. Espanya (1909) que viste camiseta encarnada y panatalón negro, el Sporting Club Mercantil (1913) que vestía camiseta azulgrana a cuadros con pantalón azul, el F.C. Europa (1915) que empleaba camisa rojiblanca a rayas y pantalón azul, la U.E. Hostafranenca (1918) con camiseta blanquiazul a rayas y pantalón blanco, el F.C. Victoria (1926) con elástica y pantalón blancos, ó más tarde el Esforç F.C. ya en la década de los treinta.

A finales de la década de los años veinte recupera la Primera Categoría y fruto de ello puede optar a entrar en Tercera División, que no es más que una Fase de Ascenso a Segunda División.

1930 – 1940

Este se convierte en el objetivo de la entidad vallesana y ya en la campaña 30/31 con Antoni Tambourini en la presidencia tiene la primera oportunidad, desperdiciándola al ser segundo. En la sesión 31/32 queda Campeón de su subgrupo y se enfrenta al vencedor del otro, el valenciano Levante F.C., al que elimina al empatar 1-1 en Valencia y derrotar por 4-0 en casa. En la Fase de Ascenso cae ante el Club Atlético Osasuna: 2-1 en casa y 3-0 en Pamplona. En la temporada 32/33 por fin alcanza su propósito tras una dura lucha, pues tras ser subcampeón de su grupo, en la Fase de Ascenso ha de eliminar a Hércules F.C.: 3-1 en Alicante y 2-0 en casa, con desempate favorable en Madrid por 3-0; y a Elche F.C. con resultado de 5-2 en la ida y 3-0 en casa, con desempate y ascenso tras imponerse en nuevamente en Madrid por 2-1.

El debut en Segunda División llega en la temporada 33/34 finalizando en un discreto noveno puesto con Josep Maria Marcet i Coll en la presidencia arlequinada, pero a nivel doméstico se proclama Campeón de Cataluña por primera vez en su historia. En la siguiente campaña, 34/35, alcanzan el segundo puesto entrenados por Joan Tena, consiguiendo entrar en la Fase de Ascenso a Primera. En esta son quintos de un total de seis aspirantes y todo queda igual. El gran éxito en cambio, es la consecución del subcampeonato de la Copa de España – tras eliminar previamente a Club Celta, Betis Balompié y Levante F.C. – al llegar a la Final y perderla frente al Sevilla F.C. por el adverso 3-0, en un encuentro disputado en Madrid ante un gran número de aficionados vallesanos. En la edición 35/36 son quintos en la Liga regular, mientras que la 36/37 ya en plena contienda son quintos en el Campeonato de Cataluña, y en la siguiente sesión 37/38 son últimos de ocho participantes y que finaliza en enero, cesando meses después sus actividades por el avance de la Guerra Civil.

Tras el final de esta, el club arlequinado empieza en Segunda División el campeonato 39/40, consiguiendo un meritorio segundo puesto que no le da opción a entrar en sitio alguno.

1940 – 1950

En la edición 40/41 es noveno, destacando en esta el cambio de nombre por imperativo legal tras la emisión de la nueva Ley que prohíbe el uso de extranjerismos adoptando el de Centro de Deportes Sabadell Club de Fútbol. En la temporada 41/42 consiguen alzarse con el título de Campeón y meterse en la Fase Final guiados por el técnico irundarra José Luis Zabala Arrondo. Son cuartos en un grupo de seis y este puesto les permite disponer de una última oportunidad: la Promoción de Ascenso, la cual desaprovechan al perder 3-1 ante el Real Oviedo C.F. en encuentro disputado en Madrid. La directiva no cesa en el empeño de llevar al club a Primera División y en la segunda oportunidad, campaña 42/43, lo consiguen tras ser subcampeones de Liga y primeros en la Fase Final con Joan Armet “Kinké” como entrenador.

El estreno en Primera División supone un gran paso para la entidad y para su afición, deseosa de ver pasar por la Creu Alta a todas las figuras del momento. Un noveno puesto en la edición 43/44 culmina su permanencia en el grupo. En la siguiente edición son decimoterceros con seis victorias y cinco empates, insuficiente bagaje para seguir en la categoría, descendiendo a Segunda División. La desilusión en el seno vallesano es grande, pero fruto de su gestión y del esfuerzo de su plantilla, la temporada 45/46 resulta todo un éxito y el club vuelve a ascender a Primera División de la mano de Vicenç Gràcia, en esta ocasión de forma directa. Esta segunda comparecencia en Primera División va a resultar más duradera que la anterior y tres son las temporadas en las que el club vallesano disfruta entre los grandes, con Miguel Sala Viñals en la presidencia.

Pero sin duda, el gran logro es la obtención del quinto puesto en la campaña 46/47, por delante de un grande como el Real Madrid C.F., siendo motivo de satisfacción entre sus seguidores. La venta de algunos jugadores y el fichaje de otros sin la calidad requerida hace que se descienda en la temporada 48/49 al ocupar el último puesto y obtener solo cinco victorias y cinco empates.

1950 – 1960

Tras este amargo descenso, el Cto. de D. Sabadell C.F. inicia una estancia de catorce años en los que de forma ininterrumpida comparece en la Segunda División, confeccionando plantillas año tras año con la intención de volver a militar entre los grandes. Durante este ciclo, mayoritariamente ocupa puestos de privilegio en la tabla clasificatoria, a excepción de un par de temporadas en las que retrocede hacia la zona media-baja. Aún así nunca pasa por apuros deportivos y realiza varias tentativas de ascenso, frustradas todas ellas.

De este modo baldías son la campaña 50/51 en la que es tercero en Liga y quinto en la Promoción de Ascenso, la 56/57 con Ricardo Rossón como presidente en la que es subcampeón de grupo a ocho puntos del ascenso, la 57/58 de nuevo con el técnico plentziarra Juan “Ochoa” en la que iguala a puntos con el campeón y ascensor Real Oviedo C.F. y finalmente la edición 58/59 en la que es nuevamente subcampeón y pierde la Promoción de Ascenso frente al Granada C.F.: 5-0 en la capital andaluza y 1-1 en casa. El cierre a toda esta etapa llega en la temporada 62/63, campaña en la que finaliza decimosexto y último, perdiendo la categoría y descendiendo a Tercera División.

1960 – 1970

Estamos ya en los años sesenta y el cuadro arlequinado se encuentra en Tercera División en la temporada 63/64. Se cambia la directiva y se trazan nuevos objetivos para sacar a flote el club. La inversión en buenos jugadores y posterior rendimiento de estos va a resultar le conquista de dos categorías de forma consecutiva y, por ende, del desembarco de la nave vallesana en Primera División en un par de años. Así en la campaña 63/64 se alzan con el título de Tercera División y posterior ascenso a Segunda División, mientras que en la sesión 64/65 consiguen ser subcampeones de la categoría de plata dirigidos por Bernardino Pérez “Pasieguito” y eliminar en la Promoción de Ascenso al Club Real Murcia: 2-2 en la ida y 1-0 en la Creu Alta. Será en 1965 cuando entre a ocupar la presidencia arlequinada Ricardo Rossón Fernández, en lo que será su segundo ciclo al frente de la entidad sabadellense.

Sin sospecharlo apenas poco tiempo antes, el Cto. de D. Sabadell C.F. va a dar comienzo a la mejor etapa futbolística de su historia, pues durante siete temporadas va a permanecer anclado en Primera División para gozo de sus socios y simpatizantes. Grandes jugadores como Lluís Vidal, Ramón Montesinos, Juan Seminario y Pedro Zaballa entre otros marcarán una época que se recuerda en la actualidad y que desde el tiempo se ve con añoranza. El inicio es preocupante, pues en la 65/66 queda decimocuarto y ha de disputar una Fase de Permanencia en la que se enfrenta al aspirante Real Club Celta de Vigo. El resultado es favorable: 2-0 en casa y 0-0 en Vigo. En la sesión 66/67 son octavos, mejorando sus prestaciones, mientras que en la 67/68 son duodécimos con algunos problemas de más.

Destacar que el 20 de agosto de 1967 tiene lugar el estreno del Campo de la Nova Creu Alta con un amistoso frente al C.F. Barcelona y resultado de 1-0, feudo creado en sustitución al anterior recinto, que se había quedado corto ante el aumento de socios y vetusto en condiciones. El gran éxito de todo este periodo se logra en la temporada 68/69 cuando se obtiene el cuarto puesto en Liga, inimaginable y sorprendente dado el presupuesto y nivel deportivo de la entidad arlequinada. Este magnífico puesto le permite acceder a la Copa de Ferias (posteriormente denominada Copa de la U.E.F.A.) en la sesión 69/70, siendo eliminados en primera ronda por el Club Brugge K.V. pese a vencer en la ida por 2-0 y ser derrotados 5-1 en la vuelta. En Liga son decimoterceros.

1970 – 1980

En los inicios de la década de los años setenta se mantiene un par de temporadas en Primera División, resultando negativa y fatal la 71/72 al ser último y descender a Segunda División. Siete victorias y nueve empates son escaso margen para salvarse. Llegan tiempos difíciles para el club vallesano y tras el descenso no consigue adaptarse ni remontar puestos en la nueva categoría, siendo un calvario sus tres años en ella al padecer demasiado para sobrevivir. Este bajón deportivo arrastra a la afición, quien pierde sintonía con el equipo, dejando de acudir como antaño lo hiciera.

Ya en la temporada 73/74 se libra de descender a Tercera División tras ser decimoquinto en Liga y eliminar al aspirante C.D. Mestalla en la Promoción de Descenso: 0-0 en Valencia y 2-0 en casa. En la campaña 74/75 no hay tanta fortuna y se pierde la categoría al ser decimonoveno con ocho victorias y diez empates. En Tercera División el club pasa a denominarse Centre d’Esports Sabadell Futbol Club y se mantiene un par de temporadas en la categoría de bronce, pues en la 76/77 es primero de grupo y tiene la inmensa suerte de ascender directamente a Segunda División como campeón de grupo con el técnico valenciano y ex jugador arlequín José Martínez Palomar, puesto privilegiado que le evita pasar a la recién creada Segunda División B. En lo que resta de década ocupa puestos tranquilos y cómodos en la categoría sin peligrar su permanencia.

1980 – 1990

La década de los años ochenta va a combinar grandes momentos de alegría con otros de profunda tristeza, siendo incapaz de mantener una tónica regular a lo largo de la misma. El club la empieza estando en Segunda División A, llevando a cabo unos campeonatos que nada hacen indicar el descenso que se vivirá en la sesión 82/83, cuando tras diez victorias y diez empates se finaliza decimoctavo perdiendo la categoría. En la campaña 83/84 se disputa el campeonato de Segunda División B, realizando un buen torneo en el que no tiene demasiados problemas para quedar líder de grupo y conseguir un merecido ascenso a Segunda División A. La entrada de nuevos jugadores y una gran planificación por parte de la directiva encabezada por Rafael Arroyos Bamala son determinantes para que se consiga ser cuarto clasificado al término de la temporada 84/85.

Si buena es la edición 84/85, excelente resulta la 85/86 con el técnico Pedro Uribarri en la que se proclaman subcampeones y consiguen de forma inesperada el ascenso directo a Primera División. Su regreso a la élite supone una gran alegría para la afición, que se ve de nuevo entre los grandes. Deportivamente se cuenta con una plantilla bastante ajustada que debuta en la llamada Liga del Play Off, campeonato que no cuaja y resulta un fracaso. Con jugadores como Saura, Celayeta, Sala, Periko Alonso, Barbará y Hicks entre otros, se finaliza en decimoquinto puesto. En la campaña 87/88 no se alcanza el nivel de la temporada precedente y se termina decimonoveno, perdiendo la categoría y descendiendo a Segunda División A. En la categoría de plata el club presidido por Alfred Besonias se adapta rápidamente a su nuevo estatus deportivo y en lo que queda de década compite sin más aspiraciones que las de acabar la temporada con la mejor clasificación posible, pues su economía empieza a tener problemas.

1990 – 2000

Con esta predisposición afronta el principio de los años noventa, siendo sus dos primeras temporadas 90/91 y 91/92 discretas a efectos clasificatorios. El 30 de junio de 1992 el club se transforma en Sociedad Anónima Deportiva por la entrada en vigor de la nueva Ley del Deporte con un capital social de 220 millones de pesetas, pasando a ser Centre d’Esports Sabadell Futbol Club, S.A.D. Sin embargo, en la sesión 92/93 la economía le juega una mala pasada y al descenso deportivo al quedar último sin que puedan enderezar el rumbo Pepe Martínez primero y Pedro Uribarri después, se le suma el administrativo por impago a jugadores, con lo cual pierde dos categorías y acaba en Tercera División. Sumido en esta categoría, afronta el campeonato 93/94 con el deseo y obligación de volver a participar en una categoría superior. Tras un buen torneo queda campeón de Liga y en la Promoción de Ascenso se impone a Caravaca C.F., Crevillente Deportivo y C.D. Atlético Baleares, consiguiendo el ascenso a Segunda División B.

En lo que resta de década el Cte. d’E. Sabadell F.C. compite en el campeonato de Segunda División B, realizando mediocres temporadas en la que su única aspiración es mantener la categoría sin más, pues su economía no le permite afrontar otras opciones como pudiera ser un ascenso de categoría. De todos estos años cabe destacar la temporada 95/96 en la que termina decimosexto y se ve obligado a luchar por no descender, jugándoselo todo a una carta en la Promoción por la Permanencia. En esta no supera la primera ronda al ser eliminado por el C.D. Logroñés “B”: 2-2 en Las Gaunas y 1-2 en casa. En la segunda ronda y final, logra la permanencia al eliminar al C.D. Leganés “B”: 1-1 en casa y 0-2 en la localidad madrileña.

2000 – 2010

El s. XXI se inicia de forma convulsa para la entidad arlequinada, con una economía maltrecha que impide invertir en buenos fichajes que den estabilidad y un salto de calidad. Este handicap no impide que se alce con el título de Campeón de la Copa Federación en su edición del año 2000 al superar al Elche C.F. “B” tras vencer 2-0 en la Nova Creu Alta y caer 3-1 en la vuelta. Estos factores hacen que el club tenga resultados con grandes altibajos, pues igual aspira al ascenso a Segunda División A, caso de la campaña 00/01 con Pere Valentí Mora como entrenador en la que es tercero en Liga y cae en la Promoción superado por Burgos C.F. y A.D. Ceuta y siendo último el C.D. Ourense; como pelea por no descender a Tercera División, caso de la temporada 03/04 en la que disputa la Promoción de Permanencia frente al Peña Sport F.C.: 1-1 en Tafalla y 3-1 en casa. El gran susto se lo lleva en la 05/06 cuando realiza un pésimo campeonato y pierde la categoría descendiendo ahora sí a Tercera División tras ser decimoctavo con ocho victorias y trece empates.

La buena suerte hace que el paso por Tercera División sea efímero y sólo dure una temporada, pues tras ser tercero en el grupo catalán, elimina en la Fase de Ascenso a Real C.D. Mallorca “B”: 0-0 en casa y 0-0 en la Ciutat de Palma, con victoria tras los penaltis; y al Caudal Deportivo: 4-0 en casa y 0-1 en Mieres. Tras su regreso a Segunda División B, promociona en la campaña 08/09 al ser cuarto en Liga gracias al técnico Ramón Moya, superando a la Cultural y Deportiva Leonesa: 1-1 en casa y 0-1 en León; y siendo eliminado por el Real Unión Club de Irún: 0-1 en casa y 1-1 en la ciudad fronteriza. La campaña 09/10 no es tan productiva como la anterior y finaliza en décimo puesto.

2010 – 2020

Sin embargo y cuando nadie lo esperaba, salta la sorpresa en la Nova Creu Alta y con Lluís Carreras en el banquillo la plantilla arlequinada de la campaña 10/11 realiza un magnífico campeonato y contra viento y marea se proclama Campeona de su grupo con suficiente holgura. La dicha es buena y se encara la Promoción de Campeones con optimismo frente a la S.D. Eibar, obteniendo un empate 0-0 en casa y otro con gran sabor de boca en la localidad guipuzcoana con resultado de 1-1 que le proporciona el merecido ascenso a la división de plata tras casi dos décadas de ausencia. La edición 11/12 resulta agridulce puesto que a la alegría de volver a competir en Segunda División A se une un torneo muy discreto de los vallesanos donde el equipo va claramente de más a menos y logra salvar la categoría gracias al descenso por arrastre del Villarreal C.F. B cuando todo parecía indicar que su papel iba a terminar por otros derroteros de haber sido las condiciones bien distintas.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Los primeros capítulos para la historia del fútbol en Sabadell. Josep Rosell Casablancas. Patronato Municipal de Deportes (1967).
  • Història dels clubs de futbol. Jordi Finestres y Salvador Giménez. Edicions del País Valencià. Coleccionable: El Temps (1999).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB: 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D. «B»

 

titular Espanyol B

 

Escudo R.C.D. Espanyol de Barcelona, S.A.D. B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D. “B”
  • Ciudad: Barcelona
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 6 de julio de 1994
  • Fecha de federación: 6 de julio de 1994

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Real Club Deportivo Español, S.A.D. “B” (1994-1995)
  • Real Club Deportivo Español de Barcelona, S.A.D. “B” (1995-2012)
  • Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D. “B” (2012-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Tercera Division:

  • 1994/95
  • 2008/09
  • 2017/18

 

ESTADIO:

  • Nombre: Ciutat Esportiva Dani Jarque
  • Año de inauguración: 10 de septiembre de 2001
  • Cambios de nombre:
  • Ciutat Esportiva del R.C.D. Espanyol (2001-2012)
  • Ciutat Esportiva Dani Jarque (2012-)
  • Capacidad: 1.520 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:
     

  • Estadio de Sarriá (1994-1997)
  • Estadi La Caixa (1997-1998)
  • Parc del Migdia (1998-2001)
  • Estadio de Montjuïc (puntualmente, 1997-2001)
  • Ciutat Esportiva del R.C.D. Espanyol, Sant Adrià de Besòs (2001-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales RCD Espanyol Barcelona B

ESCUDOS DEL REIAL CLUB DEPORTIU ESPANYOL DE BARCELONA S.A.D. «B» EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos RCD Espanyol Barcelona B

UNIFORMES DEL REIAL CLUB DEPORTIU ESPANYOL DE BARCELONA S.A.D. «B». EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BARCELONA:

El actual Real C.D. Espanyol de Barcelona siempre ha contado con una prolífica cantera de jugadores, destacando sus divisiones inferiores en las cuales han surgido una pléyade de jugadores que han nutrido la primera plantilla y la de otros clubs catalanes y del resto del país. A principios de los años noventa el Centro de Deportes Hospitalet venía actuando desde hacía unos años como filial españolista, pero el convenio que mantenían ambos se rompió ante el deseo de autonomía del club franjirojo, por entonces en Segunda División B. Este hecho propició que la directiva blanquiazul reconsiderase la situación y estudiase la forma de tener un filial sin partir desde cero.

Para conocer los orígenes del filial españolista hemos de hacer primero referencia al F.C. Cristinenc, club perteneciente a la población gerundense de Santa Cristina d’Aro y fundado en 1981, el cual tras permanecer y debutar durante la sesión 89/90 en Tercera División, una vez finalizada la temporada establece un convenio de colaboración firmado el 7 de agosto de 1990 con el Real C.D. Español.

Al término de su segunda campaña en esta categoría, la 90/91, firma el 15 de agosto de 1991 con el club perico un contrato de filiación. A partir de esta fecha pasa a denominarse F.C. Cristinenc-Español, conservándose así durante tres temporadas en las que disputa sus encuentros y tiene sede en la localidad de la Costa Brava.

HISTORIA DEL EQUIPO DEPENDIENTE:

1994 – 2000

En el verano de 1994 el R.C.D. Español, pese a tener un segundo filial en Primera Regional, el R.C.D. Español Amateur, decide tener un equipo propio en Categoría Nacional que sea la cantera de su primera plantilla y adquiere los derechos fundacionales del club de Les Gavarres, comprando su plaza en Tercera División. Nace pues el Real Club Deportivo Español, S.A.D. “B” el dia 6 de julio con Francisco Perelló como presidente del nuevo equipo. Este paso merece especial comentario, pues supone que por primera vez un club de una provincia adquiere los derechos del de otra, en un acto que supone un agravio para la afición cristinense y en sí una sinrazón, pues lo lógico sería que el R.C.D. Español potenciara su base y en los terrenos de juego ascendiera deportivamente y no desde el despacho. En el futuro este acto funda un precedente que será seguido por clubs de otras Comunidades amparados por la RFEF.

Así pues, de la mano de Paco Flores, en su primera campaña 94/95 queda Campeón destacado con un fútbol poco espectacular pero tremendamente práctico, perdiendo sólo dos encuentros. El play-off lo gana cómodamente y asciende a Segunda División B, tras imponerse a Pinoso C.F., Águilas C.F. y C.F. Sóller. En verano de 1995 el club añade el nombre de la ciudad en su denominación, pasando el equipo filial a ostentar la nueva denominación de Real Club Deportivo Español de Barcelona, S.A.D. “B”, aunque a nivel interno y de imagen utilizan el nombre catalanizado.

Las temporadas 95/96 y 96/97 resultan de acoplamiento a la recién estrenada categoría, algo siempre difícil en la inconstancia que conlleva un filial, pero en la campaña 97/98 queda sorprendentemente cuarto clasificado bajo las órdenes de Alfonso Martínez Salinas y Nacho Segura. Por vez primera el club perico disputa una fase de ascenso a Segunda División A, pero no despliega un buen fútbol y es superado por Real Club Recreativo de Huelva y Barakaldo C.F., mientras detrás queda el Real C.D. de La Coruña “B”. Sin embargo, no todo son éxitos y en la siguiente temporada 98/99, con la pérdida de algunos peones importantes que ascienden a la primera plantilla, la entidad desciende a Tercera División. Durante estas cuatro campañas en la categoría de bronce del fútbol español, serán muchos los jóvenes promesas que pasen por el filial blanquiazul, muchos que en el futuro serán figuras reconocidas como es el caso de: Alfredo Argensó, Alberto Lopo, Jesús Barbadilla “Jesule”,  Joan Capdevila, Antonio Soldevilla, Enrique De Lucas, Sergio González, Diego Ribera ó Raúl Tamudo.

El paso por la categoría resultará efímero, pues al término de la Liga regular 99/00 queda segundo en el grupo catalán tras el C.F. Balaguer, verdadero dominador de la competición. Ya en el play-off la suerte le sonríe y en un mano a mano con el C.D. Onda queda Campeón, al ganar el gol average por un sólo tanto recuperando así la categoría de bronce. Detrás distanciados quedan A.D. Mar Menor y la P.D. Santa Eulália.

2000 – 2010

El filial perico viene fuerte y conjuga unos buenos valores en su plantilla que resultan cuartos en el retorno a Segunda División B. Es la temporada 00/01, segundo año de Ramón Moya como entrenador del filial perico, y de nuevo en la Promoción de Ascenso a Segunda División A no obtiene sin embargo un buen resultado, quedando último clasificado tras un triple empate en cabeza con Club Polideportivo Ejido, Club Atlético de Madrid “B” y C.D. Calahorra.

La temporada 01/02 resulta brillante pues estrena su nuevas instalaciones de Sant Adrià de Besòs inauguradas el 10 de septiembre de 2001, y deportivamente en la categoría de bronce queda subcampeón tras el F.C. Barcelona “B”. La Promoción de Ascenso es otra historia y es disputada de forma paupérrima quedando último sin puntuar en partido alguno. Al final todos sus rivales le superan holgadamente, siendo estos conjuntos historicos como: U.D. Almería, Real Madrid C.F. “B” y Pontevedra C.F.

A partir de aquí, en las tres temporadas siguientes disminuye paulatinamente el potencial del filial, yendo a menos cada año hasta descender en la temporada 04/05 a Tercera División. Sin embargo, al igual que ocurriera en su anterior paso por la Tercera División años antes, su transcurrir no es traumático, pues se proclama subcampeón tras el Girona F.C. a tan sólo dos puntos. En la Promoción de Ascenso a Segunda División B, disputada ahora bajo el sistema de eliminatorias, se impone en primera instancia al C.D. Ferriolense tras perder 1-0 en Palma y ganar 3-0 en la Ciudad Deportiva. En la siguiente eliminatoria se deshace brillantemente del campeón valenciano, el Villarreal C.F. “B” al derrotarlo 3-1 en casa y empatar 1-1 en la ciudad de La Plana.

Su regreso a Segunda División B en la temporada 06/07 supone la formación de jugadores en una categoría más cercana a la del primer equipo, disputándola no sin problemas, con un decimotercero puesto final, mientras que en la siguiente 07/08 encadena un nuevo descenso al finalizar en decimoctavo puesto. El filial perico vuelve a retomar el campeonato doméstico catalán con la intención de abandonarlo lo antes posible y prontamente lo consigue. Campeón de la fase regular 08/09, en la Promoción se impone ajustadamente al C.D. Tenerife “B”: 2-0 en casa y 2-1 en Santa Cruz de Tenerife, consiguiendo el segundo ascenso de la década. Su presencia en la categoría de bronce será efímera, puesto que el filial periquito tras coquetear en gran medida con los puestos de descenso a lo largo de la temporada 09/10, finalmente ha de defender su plaza en la Promoción de Permanencia que le enfrenta al C.D. Guijuelo, duelo por la supervivencia que no supera al empatar 2-2 en casa y perder 1-0 en la localidad salmantina.

2010 – 2020

El cambio de década lo inicia en Tercera División finalizando la temporada 10/11 en quinto puesto, una plaza que le aparta de la Promoción. La entidad blanquiazul precisa que el dependiente milite en categoría superior y durante la campaña 11/12 refuerza la plantilla para dar el asalto. En el grupo catalán es subcampeón tras un sorprendente A.E. Prat, pero en la Promoción no tiene excesiva fortuna y después de eliminar al Pontevedra C.F.: 0-0 en la ida y 3-0 en casa; sucumbe ante el Extremadura U.D.: 2-1 en Almendralejo y 1-2 en casa. Finalizada la temporada, la RFEF desciende cinco clubs de Segunda División B a Tercera División por impago, decidiendo la entidad españolista ocupar una de las plazas vacantes tras depositar ciento noventa mil euros en la sede federativa, cantidad que le permite ascender desde los despachos. El 21 de enero de 2012 las instalaciones pasan oficialmente a llamarse Ciutat Esportiva Dani Jarque, en honor al ex jugador perico fallecido el 8 de agosto de 2009. Así mismo, el 7 de marzo de 2012 queda inscrito en el Registro Mercantil el cambio de denominación, pasando oficialmente a llamarse Reial Club Deportiu Espanyol de Barcelona, S.A.D. “B”, aunque el nombre catalanizado venían ya usándolo desde 1995.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Club de Futbol Badalona, S.A.D.

 

Escudo C.F. Badalona

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club de Fútbol Badalona, S.A.D.
  • Ciudad: Badalona
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 6 de junio de 1909
  • Fecha de federación: 1909

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Foot-ball Club Badalona (1909-1933)
  • Badalona Esport Club (1933-1941)
  • Club de Fútbol Badalona (1941-2022)
  • Club de Futbol Badalona, S.A.D. (2022)

TÍTULOS NACIONALES:

 1 Liga de Segunda División B

  • 2005/06

6 Ligas de Tercera División

  • 1932/33
  • 1945/46
  • 1946/47
  • 1960/61
  • 2002/03
  • 2003/04

1 Copa RFEF

  • 2004

ESTADIO:

  • Nombre: Estadi Municipal de Badalona
  • Año de inauguración: 25 de enero de 2017
  • Cambios de nombre:
  • Estadi Municipal de Badalona (2017-)
  • Capacidad: 4.170 espectadores

estadio Municipal de Badalona

OTROS ESTADIOS:

  • Camp del Carrer del Manresà (1909-1933)
  • Camp de Sant Adrià / Colonia Artigas (1933-1936)
  • Camp del Centenari (1936-2017)
  • Estadi Municipal (2017- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL CLUB DE FÚTBOL BADALONA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL CLUB DE FÚTBOL BADALONA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BADALONA:

Situado a escasa distancia de Barcelona de cuya área metropolitana forma parte, el municipio de Badalona es un antiguo asentamiento junto al mar testigo del paso de diversas culturas que han ido depositando huella entre sus gentes. Con cerca de doscientos veinte mil habitantes, hoy en día la localidad es la tercera en población de Cataluña habiendo dejado atrás un importante patrimonio industrial producto de un esplendoroso pasado sustituido, desde hace varias décadas, por una importante reconversión en la que el sector servicios ha tomado la iniciativa unido al reclamo turístico de sus playas.

En cuanto al origen del fútbol en la ciudad, este se remonta a los primeros años del siglo XX cuando, notablemente influenciados por el desarrollo de este deporte en la vecina capital regional, jóvenes badaloneses quedaron prendados por una actividad en la que Barcelona era líder en España por su gran cantidad de clubs decidiendo crear el suyo propio. Este paso se dio a principios de 1905 con la constitución del Foot-ball Bétulo Club, neonata sociedad formada por jovencísimos muchachos pudientes en edad estudiantil quienes, aprovechando el espacio existente en la Plaza del Sol, despejando las piedras que molestaban solían ejercitarse cada día para aprender el manejo del balón. Aprendidas sus artes y con cierto grado de atrevimiento, rápidamente trazaron amistad con los dirigentes de los prestigiosos Catalá Sport Club e Internacional Foot-ball Club, ambos de Barcelona, invitándolos para subir hasta Badalona donde en repetidas ocasiones entre los meses de abril y julio se disputaron varios encuentros en la Plaza del Sol con concurrencia de público de todas las edades.

La bisoñez de aquellos adolescentes que vestían camisa partida a dos mitades blanca y azul con pantalón azul les privó de poder alquilar un espacio más idóneo para poder jugar y así crecer como era su deseo, debiéndose buscar la vida en una localidad que por entonces rozaba los veinte mil habitantes hasta que al fin se halló un animoso grupo formado por jóvenes amantes del sport quienes, rozando o superando escasamente la mayoría de edad, estaban decididos a crear una sociedad donde tuvieran cabida varias disciplinas.

Atraídos por la bicicleta, el balón, los ejercicios gimnásticos y los atléticos, amén de actividades culturales, aquellos entusiastas que solían reunirse en el Casino Nuevo Apolo dejaron el domingo 18 de marzo de 1906 constituida la sociedad Bétulo Sport Club, siendo su primer presidente Enrique De la Cantera mientras Andrés Le Boeuf ocupaba la vicepresidencia, Juan Miralles era nombrado tesorero y Gustavo Broglia tesorero. Club polideportivo donde los haya y pionero en aquellos tiempos, para un mejor funcionamiento y gusto de sus integrantes la sociedad fue estructurada en varias en varias secciones siendo encargada la ciclista a Juan Torras, la de tiro al pichón a Carlos Pinazo, la de gimnasia a Francisco Viñas que apenas un año antes jugaba en el Foot-ball Bétulo Club, la de fotografía a Francisco Soler Badía, la de frontón a Luis Polanco y la de fútbol a Emilio Walter, fundador del Foot-ball Bétulo Club en 1905 junto a Francisco Viñas.

Aquel nutrido grupo de sportmen pronto alquilaron unos terrenos en la Calle del Manresá, junto a la carretera de Montgat, donde habilitaron una pista para la actividad ciclista quedando su interior reservado para las actividades a campo abierto donde destacaba el fútbol, equipo que se enfrentó a lo más destacado del panorama barcelonés, incluso atrajo al equipo reserva del F.C. Barcelona.

HISTORIA DEL CLUB DE FÚTBOL BADALONA:

1909 – 1910

El crecimiento del fútbol a nivel nacional con la fama adquirida por el Campeonato de España y anteriormente del fútbol barcelonés organizado en torno a la Asociación de Clubs de Foot-ball de Barcelona nacida en 1902 y, luego, desde 1906 con la Federación Catalana de Clubs de Foot-ball, no pasó de puntillas por la localidad costera y después de tres años en los que el fútbol era la actividad más destacada del Bétulo Sports Club habiendo sumado varios trofeos conseguidos en torneos patrocinados por el comercio y en las fiestas locales, algunos de sus integrantes decidieron escindirse de la sociedad que presidía desde abril de 1908 el señor J. Pavillard y constituir una nueva con plena dedicación al balompié contando con plena independencia y así encarrilar un futuro con más perspectivas de éxito.

El domingo 6 de junio de 1909 quedaba constituido el Foot-ball Club Badalona bajo la presidencia de un imberbe Francisco Viñas Bosch que apenas contaba catorce años de edad, alcanzándose un acuerdo con el Betulo Sports para poder emplear el interior de la pista del Camp de la Calle del Manresá como feudo. La nueva sociedad, nacida con el ímpetu característico de la juventud y no exenta de buenas maneras, pronto comprometió encuentros frente a clubs barceloneses haciendo uso inicial de un uniforme provisto de camisa partida a dos mitades azul y grana con pantalón blanco, ingresando en la Federación Catalana para ejercer de forma oficial.

La coincidencia de sus colores y casi idéntica denominación con los del F.C. Barcelona no gustó en la directiva de la principal sociedad de la ciudad condal que elevó su protesta hasta la Federación Catalana, haciendo ésta caso e insistiendo hacia el club badalonés para que modificara su uniforme, deseo que fue ratificado en 1910 con la permuta de la camisa que varió a una azul con puños, cuello y botonera granate mientras el pantalón, blanco desde el inicio, años después pasó a azul.

1910 – 1920

La evolución del club badalonés fue hacia arriba dentro de un fútbol totalmente amateur, siendo que a finales de 1912, debido a profundas discrepancia del F.C. Barcelona con la forma en que la Federación Española de Clubs de Foot-ball regía el destino de este deporte a nivel nacional acusando a sus dirigentes de poca profesionalidad, motivó que este club tirara del carro influyendo en otros clubs de la región para independizarse de la Federación Catalana de Clubs de Fútbol quedando el 29 de noviembre de 1912 constituida la Foot-ball Asociación de Cataluña. Adscrita a la Unión Española de Clubs de Foot-ball, el F.C. Badalona se unió junto a los azulgranas a los clubs rebeldes protagonizando en la temporada 12/13 un campeonato paralelo en el que se proclamó vencedor de Primera Categoría B, volviendo en septiembre de 1913 todas las aguas a su cauce con la constitución de una nueva Federación Española y una nueva Federación Catalana.

Conquistada por méritos deportivos una plaza en Primera Categoría A, la máxima competición regional, los badaloneses se asentaron en esta división durante tres temporadas hasta que, al termino de la campaña 15/16, regresaron a Primera Categoría B donde se estancaron. En aquellas fechas el F.C. Badalona empezó a usar el pantalón azul, coincidiendo con una demanda por parte de sus jugadores de percibir una remuneración a través del club. El profesionalismo empezaba a despuntar con fuerza y jugar por jugar había pasado a la historia.

1920 – 1930

Paralelamente a estos hechos, a finales de la década de los años diez y durante los primeros años veinte surgieron en la localidad otras sociedades dentro de un marco que contemplaba una población de treinta mil habitantes. La industria textil, diversas empresas químicas, licoreras y de otras finalidades atraían a migrantes de todo el país en busca de fortuna, constituyéndose en 1919 el Artiguense F.C., sito en el barrio de Artigas que empleaba camisa roja con pantalón blanco compitiendo en Segunda Categoría a principios de los años veinte, el F.C. Levante que jugaba en las instalaciones de la Fábrica Cros y el F.C. Cataluña que adquirió un cierto nivel alcanzado la Segunda Categoría terminando en 1925 fusionados levantinistas y catalanistas en el Cataluña-Levante F.C.

Concluida la temporada 25/26 el F.C. Badalona se proclamó campeón de la Serie B ascendiendo a la Serie A donde se encontraba la élite del fútbol catalán, coincidiendo el verano de 1926 con la fusión que mantuvieron el Artiguense F.C. con el Cataluña-Levante F.C. para dar lugar al Artiguense-Levante F.C. y así defenderse de su precariedad continuando compitiendo en una Segunda Categoría que era, de facto, el tercer nivel. En cuanto a los escapulados, su participación en la Serie A mostró tumbos con perdiéndose la categoría al término de la temporada 27/28 tras dos años para recuperarla a la conclusión de la campaña 28/29.

1930 – 1940

Tras este ascenso empiezan a despuntar, vistiendo un cuello bastamente blanco que deriva en el escapulario tan característico que se conserva hoy y consiguen entrar en las Fases Finales o, como se conocía en la época, Tercera División de los años treinta, destacando la conquista de la edición 32/33. En la Promoción de Ascenso a Segunda División son eliminados por el Elche F.C.; 3-0 en casa y 4-0 en la ciudad alicantina. El conjunto costeño que desde 1932 juega en el Campo de Sant Adrià propiedad del F.C. Artiguense y como consecuencia de su mayor aforo y dimensiones, establece relaciones con el club vecino bajo la premisa de integrarlo en su estructura y de paso darle un aire más multideportivo, creándose varias secciones para la cabida de otros deportes.

En febrero de 1933 el F.C. Badalona confirma la fusión con el Artiguense-Levante F.C., pasando a integrase este último dentro del F.C. Badalona y su denominación pasa a ser Badalona Esport Club, cambio que no será efectivo oficialmente hasta la temporada siguiente 33/34, concluyendo el todavía vigente campeonato 32/33 ambos clubs con sus respectivos nombres. En el verano de 1933 se realizan obras en el Campo de Sant Adrià dotándolo con una pista exterior de ceniza para la práctica de actividades atléticas, convirtiéndose el renovado feudo badalonés en uno de los más importantes del país. En la temporada 34/35 es sexto en el Campeonato Superregional y consigue ingresar en la reformada Segunda División, resultando finalmente sexto.

En la campaña inmediata es subcampeón del Superregional catalán y cuarto en la categoría de plata nacional, sorprendiéndole la Guerra en julio de 1936 cuando se disponía a inaugurar sus nuevas instalaciones de la Avenida de Navarra, un flamante estadio con tribuna y todas las comodidades de la época . Esta se produce finalmente el 11 de octubre frente al F.C. Barcelona. La lejanía del frente bélico de tierras catalanas propició la disputa del Campeonato Regional de 1936, concluyendo los escapulados en sexto y último puesto, clasificación que le obligaba a realizar una Promoción para mantener su plaza en Primera Categoría A y que además le pesó como una losa impidiendo su participación en la Liga del Mediterráneo de principios de 1937 protagonizada por clubs catalanes y valencianos.

Avanzado 1937 se disputó el Campeonato Regional nuevamente con la presencia de los escapulados, teniendo estos mayor fortuna y terminando terceros, competición a la que le siguió en orden cronológico la Lliga Catalana de 1938 en sustitución de la Liga del Mediterráneo, torneo este que no se pudo llevar a cabo ante la ausencia de clubs valencianos en lo que se pretendía ser una reedición del año anterior. El Badalona E.C. no realizó un buen campeonato y finalizó séptimo de un total de diez participantes. A partir de otoño de 1938 la guerra se recrudece y las tropas nacionales avanzan en Cataluña, desapareciendo casi en su totalidad el fútbol.

1940 – 1950

Tras la Guerra, el Badalona E.C. reemprende su actividad siendo cuarto en el Campeonato catalán y octavo en el de Segunda División, mientras que en la edición 40/41 es duodécimo y colista en la categoría de plata, perdiéndola. El 1 de enero de 1941 cambia su denominación ante la obligatoriedad de cumplir la Ley que prohíbe los extranjerismos, pasando a ser conocido como Club de Fútbol Badalona. Deportivamente el club experimenta un receso deportivo y durante las cuatro temporadas siguientes permanece en Regional, hasta que en la sesión 44/45 consigue ascender a Tercera División.

Una vez instalado en esta toma aire apoyado por el entramado industrial local y se proclama Campeón en la edición 45/46, quedando cuarto en la Fase Intermedia. En la campaña 45/46 repite título y es segundo en la Fase Intermedia, al igual que en la Fase Final tras el C.D. Mestalla, lo cual la vale el ascenso a Segunda División. Tras ser décimo en la campaña 47/48 es decimotercero en la 48/49, quedando relegado al decimoquinto en la edición 49/50. Esta plaza le obliga a defender la categoría frente al aspirante C.D. Tortosa, imponiéndose los escapulados a partido único disputado en Lérida por 6-1.

1950 – 1960

Los años cincuenta empezaron con el C.F. Badalona teniendo continuidad en Segunda División, una categoría por entonces bastante cara, con largos desplazamientos, pero con un elevado nivel deportivo. Presidía en la temporada 50/51 el club escapulado Jaime March Blanch consiguiendo ser decimotercero con gran esfuerzo para evitar perder la categoría. En la campaña 51/52, sin embargo, el torneo fue distinto. Su incapacidad para sumar puntos a domicilio le acabó pasando factura concluyendo en decimoquinto puesto con siete victorias en su haber, plaza que le condenaba a descender a Tercera División.

Relegado al tercer nivel nacional, el conjunto costero afrontó la edición 52/53 con el ánimo de recuperar la categoría recién abandonada sin suerte pues, cuarto en Liga, el tren del ascenso pasó de lado. En lo consecutivo sus deseos de estar en la parte noble pronto se desvanecieron al ser decimoprimero en la sesión 53/54 y octavo en la temporada 54/55, mejorándose en la campaña 55/56 con un quinto puesto antesala de lo que sería la siguiente sesión 56/57 en la que resultó subcampeón a un solo punto de la U.D. Sans. Clasificado para disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División, a los escapulados les tocó en suerte dentro de las Semifinales un viejo conocido como el barcelonés U.D. Sans, poderoso rival con el que perdieron 4-0 en la ida y al que luego, en casa, derrotaron por un escaso 2-0 terminando sus posibilidades de progresar hasta la categoría de plata.

Perdidos algunos mimbres importantes tras la conclusión de tan significante torneo, la campaña 57/58 no complació a nadie siendo decimocuarto en Liga, puesto accidental que fue mejorado en la edición 58/59 con el sexto puesto. Acostumbrado el público que asistía cada fin de semana de partido al Campo de la Avenida de Navarra a una categoría también interesante como la Tercera División, máxime en un Grupo VI de máxima rivalidad enteramente compuesto por clubs catalanes, la sesión 59/60 daría conclusión a la década con el octavo puesto.

1960 – 1970

Iniciados los años sesenta el C.F. Badalona contaba con un notable presupuesto que destacaba dentro de los clubs que participaban en la Tercera División catalana que gestionaba dos grupos en la categoría. Esta sutil ventaja le convertía en aspirante al título cada temporada y, por supuesto, en favorito para conseguir el ascenso a Segunda División pero, contrariamente a lo deseado en el seno del club, éste se resistiría más de la cuenta.

En la temporada 60/61, formando parte del Grupo VI, consigue proclamarse Campeón de su grupo con bastante holgura pero alcanzada la Final de la Fase de Ascenso es eliminado por el Albacete Balompié; 1-0 en la ida y un sufrido 1-1 en casa que le apartan de un merecido ascenso. En la campaña 61/62, frustrados por la mala suerte del torneo precedente, se volverá a la carga con una plantilla a priori ganadora que luego, visto el desarrollo de la Liga, decepcionará con el sexto puesto. El soñado ascenso a la categoría de plata se materializará en la edición 62/63 siendo Jaime Tejedor Bertrán presidente cuando, tras ser segundo en Liga  a escasos dos puntos del C.D. Fabra y Coats barcelonés, recorriendo el camino más largo sea capaz en la Promoción de Ascenso de eliminar en Cuartos al Palencia C.F.; 3-1 en casa y 0-0 en la vuelta, a la Ag.D. Rayo Vallecano en Semifinales; 2-4 en Madrid y 1-0 en casa y al C.D. Cartagena en la Final; 3-1 en casa y empate 1-1 en la ciudad departamental ante la alegría de sus incondicionales.

Conseguido el ascenso a Segunda División el conjunto escapulado se encuentra con una categoría subdividida en dos grupos, uno correspondiente a los clubs situados en el norte peninsular y otro para los del sur quedando en la sesión 63/64 encuadrado en el Grupo I o Norte donde finaliza decimocuarto y debe promocionar frente a la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega para defender su plaza en la categoría, objetivo que alcanza fácilmente después de imponerse 1-3 en la ida y vencer contundentemente 6-1 en casa. En la temporada 64/65 el Campo de la Avenida de Navarra será testigo de un nuevo decimocuarto puesto por lo que, por segunda ocasión consecutiva, deberá promocionar para mantenerse en tan complicada categoría. En esta ocasión el aspirante será el C.D. Cartagena quien, ahora con más dificultades, le presione venciéndole 3-1 en la ciudad departamental ante lo cual los escapulados deberán esforzarse en casa imponiéndose por 4-1 con mucho miedo en el cuerpo.

En la campaña 65/66 no se sufrirá tanto como en las dos precedentes y la plantilla cuaja un meritorio torneo quedando decimosegunda en Liga, puesto que será superado en la sesión 66/67 con una décima plaza siendo presidente Santiago Schildt Blanch que se convertirá en la mejor de este ciclo en Segunda División. Relevado Schildt por José Torras Trías en 1967, su estreno coincidirá con el anuncio por parte de la Federación Española de la reducción de la categoría a un grupo único por lo que los clasificados entre los puestos noveno y decimosexto, ambos inclusive, descenderán a Tercera División. El C.F. Badalona durante la sesión 67/68 hace un gran esfuerzo por quedar entre los ocho primeros clasificados pero la mala fortuna hace que termine noveno a dos puntos del objetivo y se vea arrastrado a un descenso muy poco deseado.

El regreso a Tercera División le contemplará en el Grupo IV catalán donde en la temporada 68/69 ocupa la cuarta plaza, siendo más favorable la campaña 69/70 en una categoría sometida a continua reestructuración en la que es segundo a dos puntos del C.D. Terrasa perdiendo una inmejorable oportunidad de ascender directamente a Segunda División. Por esta mencionada categoría de grato recuerdo en la memoria del club catalán pasarán durante sus cinco temporadas jugadores como los porteros Magín, Chomin, Manolín y Casañ, los defensas Arenós, Rangil, Catallops, Ricardo Moreno, Barberá, Barnils y Torres, los centrocampistas Florit, Ruiz, Vázquez, Taulats y Gasull y los delanteros Toll, García Sáiz, Forcén, Vinacua e Ilundain entre otros.

1970 – 1980

Iniciados los años setenta Badalona superó los ciento sesenta mil habitantes y la importante industria local manifestó atravesar una gran crisis económica empezando a retirar el soporte económico al club coincidiendo con el comienzo de una reestructuración en la Tercera División que quedaba reducida a cuatro grupos con ochenta participantes. La dificultad para estar arriba de la tabla clasificatoria a priori se incrementaba pero, desde la directiva que seguía encabezando José Torras Trías, había confianza en realizar un buen papel. El C.F. Badalona pasó a formar parte del Grupo III donde compitieron clubs catalanes, valencianos y baleares debiendo apretar de lo lindo para evitar entrar en los puestos de Promoción de Descenso que eran cuatro. Decimoprimero finalmente, dos puntos le separaron de meterse en problemas, destino que no se pudo salvar de modo alguno en la campaña 71/72 cuando, decimoséptimo, perdió la categoría descendiendo a Regional Preferente.

Esta división, cuarta a nivel nacional en aquella época, fue un palo muy duro para los aficionados quienes, en poco tiempo, habían pasado del fútbol profesional a una categoría regional con oponentes escasamente atractivos. Tocado en lo deportivo y fundamentalmente en los económico, al C.F. Badalona le costó aclimatarse a su nuevo destino siendo quinto en la edición 72/73 y décimo en la sesión 73/74. El club escapulado iba de mal en peor y en la temporada 74/75 se tocó fondo al ser vigésimo y colista en un nefasto torneo donde sólo se sumaron nueve victorias añadiendo un nuevo descenso, en esta ocasión a Primera Regional, el quinto nivel del fútbol español. La frustración se apoderó del corazón de todos sus seguidores, incluso se temió por una desaparición de la sociedad, pero al final se encontró una directiva que pudo reunir una plantilla de jugadores capaces de ser segundos tras la Unión Atlética Horta quien ascendió directamente a Regional Preferente. A los escapulados todavía le restaba una oportunidad en la Promoción de Ascenso para conseguir su objetivo, meta lograda ante la U.D. Olot ala que se derrotó por 1-2 en la localidad gerundense y en casa con un favorable 2-0.

El retorno a Regional Preferente durante la campaña 76/77 fue relajado quedando sexto y con el premio de ascender a Tercera División pues, con la creación de la Segunda División B en 1977 que pasaba a ser el tercer nivel, todas las categorías regionales se vieron afectadas siendo una de las que más la Regional Preferente de la cual los quince primeros clasificados ascendieron en masa. La Tercera División de la sesión 77/78 supuso el aliciente de competir frente a clubs catalanes, aragoneses y baleares más el F.C. Andorra, ocupándose el decimotercero puesto. El club escapulado parecía recuperarse de los malos momentos vividos y en la edición 78/79 se preparó un plantel para el ascenso que, lamentablemente para sus intereses, fue superado por una sorprendente U.D. Vall d’Uxó consiguiendo arrebatarle los castellonenses el primer puesto y, con ello, el ascenso a Segunda División B. En la temporada 79/80 algunas de sus mejores piezas marcharon a otros clubs y los badaloneses se resintieron siendo decimoprimeros.

1980 – 1990

En la década de los años ochenta intenta el ascenso con toda la fuerza del mundo, rozándolo en la campaña 81/82 al ser subcampeón y caer en la primera eliminatoria ante el C.P. Cacereño; 4-2 en Cáceres y 1-0 en casa. En los años siguientes decae su nivel y desciende a Preferente, volviendo a ascender a Tercera División en la temporada 86/87. El conjunto escapulado vive momentos con altos y bajos durante el último tramo de los ochenta y tras un par de campañas en Tercera División cae de nuevo al abismo de Preferente, categoría en la que permanecerá cuatro temporadas consecutivas, convirtiéndose la década de los noventa en un ir y venir de Preferente a Tercera División y viceversa.

Por si pocos fueran los males de los escapulados, hay que añadir que en 1992 le surge un rival que en el futuro será clave para sus intereses, la Unió de l’Esport Badaloní, entidad nacida en 1989 como F.C. Tusgsal y originada en la Compañía de Autobuses Urbanos de Badalona que preside el socio badalonense Fermín Casquete, el cual poco a poco se abre camino desde las categorías inferiores ascendiendo meteóricamente año tras año hasta lograr al final de la temporada 95/96 el definitivo a Tercera División. En esta categoría se mantiene durante seis temporadas consecutivas, destacando la sesión 96/97 en la que queda tercero y disputa una Promoción de Ascenso a Segunda División B.

escudo UE Badaloni

2000 – 2010

La idea de la fusión entre ambos clubs nace en el verano de 2000 de la mente del presidente y exitoso entrenador de la U.E. Badaloní, Fermín Casquete, cuyo sueño es tener un club local en la cima de nuestro fútbol. El C.F. Badalona que se haya en esos momentos inmerso en una gran deuda cercana al millón de euros, hace oídos sordos a la propuesta y mantiene una decisión próxima a la conversión de la entidad en S.A.D. Ésta, debido a la imposible materialización, no se lleva a cabo y en septiembre de 2001 se convocan elecciones a las que llegan los candidatos Josep Gispert de un lado, continuista y Fermín Casquete de otro, con la propuesta de fusión como punto prioritario e inexcusable, imponiéndose en las urnas este último. Casquete, fiel a su programa, integra de inmediato a la U. de l’E. Badaloní bajo la estructura del C.F. Badalona desapareciendo el club que bajo su dirección en pocos años había corroborado una triunfal ascensión casi de récord para dar continuidad a una entidad, endeudada y maltrecha deportivamente, a la que espera a base de euros y una buena gestión resucitar.

Tras la absorción, el C.F. Badalona empieza a recibir dinero procedente de al empresa transportista que elevan su nivel competitivo ocupando la plaza que ostentaba el U. de l’E. Badaloní en Tercera División. Esa misma temporada 02/03, fruto del acierto de los fichajes, queda Campeón destacado del torneo catalán logrando optar a jugar la Liguilla de Ascenso a Segunda División B pero, para su lamento, las cosas no salen todo lo bien que la entidad escapulada desea y se ven superados en un solo punto por el Villajoyosa C.F., dejando atrás a Ag.D. Mar Menor y U.D. Poblense amargando un posible ascenso. En la temporada 03/04 de nuevo se proclama campeón en Tercera División, esta vez con dos puntos de ventaja sobre el C.F. Reus Deportiu, consiguiendo disputar otra vez la Promoción. En esta ocasión se disputa bajo sistema de eliminatoria y en la primera juega y sobrepasa al Caravaca C.F., con un 0-0 en tierras murcianas y un 4-1 en casa. La segunda le enfrenta al Villarreal C.F. B, con una reñidísima disputa en la que sale vencedor y con el ascenso en la mano tras empatar 1-1 en tierras castellonenses e imponerse 3-2 en casa ante su afición. Así mismo, el cuadro badalonés obtiene la Copa Federación al imponerse en la Final frente al C.D. Villanueva, de Córdoba, tras empatar 0-0 en la ida y vencer 4-1 en Badalona.

En su debut en la categoría de bronce durante la campaña 04/05, de la mano de Ramón María Calderé consigue una aceptable novena posición, aunque en la primera mitad esta en puesto de ascenso y solo una segunda vuelta desfondado le lleva a ocupar dicha plaza. En su segunda temporada el resultado es excelente y tras un inicio dubitativo, poco a poco toma pulso al grupo y al final, con un sprint espectacular consigue ocupar la primera plaza y conseguir el campeonato. La Promoción con eliminatorias directas le enfronta en primera y única instancia al C.D. Linares, el cua lle supera en ambos partidos con los resultados de 2-0 en Linares y 2-3 en Badalona. En la actualidad el club ha emprendido una nueva etapa en la que aspira a colocarse en Segunda División a corto plazo y en Primera División en un futuro próximo, con la construcción de un nuevo estadio acorde con los tiempos que vivimos. En la temporada 06/07 es quinto, quedándose a un punto de la Promoción, experimentando un retroceso deportivo que le lleva a ocupar plazas en mitad de la tabla en las últimas campañas de la década.

2010 – 2020

En la campaña 10/11 da con las piezas acertadas y conjuga una gran plantilla que de la mano del técnico Manolo Márquez le lleva a proclamarse subcampeón de Liga tras el Ct.d’E. Sabadell F.C., obteniendo como premio el pase a la Promoción de Ascenso a Segunda División A donde consigue superar en la Primera Eliminatoria al C.D. Leganés SAD: 2-1 en la localidad madrileña y un justo 1-0 en casa. En la Segunda Eliminatoria  no tiene tanta fortuna y cae ante el C.D. Mirandés: 1-0 en la ciudad burgalesa y empate 0-0 en casa, despidiéndose de alcanzar cotas mayores. La edición 11/12 es también satisfactoria a nivel deportivo aunque no se alcanza el ascenso. En esta ocasión tras ser cuarto en Liga es eliminado en Cuartos por el C.D. Tenerife; 1-1 en casa y derrota por 3-1 en la capital tinerfeña.

A partir de este momento el C.F. Badalona emprende una trayectoria descendente a nivel deportivo que lo hace retroceder en la clasificación bastantes puestos siendo la decimotercera plaza su destino final en las temporadas 12/13 y 13/14 donde debe apurar hasta los últimos compases para evitar complicarse la vida ante el susto de sus más fieles seguidores. En la sesión 14/15 reemprende el vuelo y concluye en una notable séptima plaza resultando la campaña siguiente 15/16 una nueva lucha para conservar la categoría terminando nuevamente decimotercero. Con la llegada del curso 16/17, después de reforzar considerablemente la plantilla, los escapulados ascienden hasta el quinto puesto en un interesante y emocionante campeonato donde están a un paso de promocionar por el ascenso coincidiendo con el estreno ejecutado el 25 de enero de 2017 del nuevo Estadi Municipal de Badalona, recinto ubicado en la barriada de Montigalá que viene a sustituir al anticuado y desfasado Camp del Centenari cumpliendo una vieja reivindicación de toda la sociedad deportiva badalonense. La inauguración del feudo escapulado se solventa con victoria por 1-0 ante el R.C.D. Espanyol de Barcelona «B» anotando el tanto Iván Agudo.

A finales de 2017 el C.F. Badalona y la empresa de transportes Tusgsal (Transportes urbanos y Servicios Generales, S.A.L.) presidida por Fermín Casquete a la que se le adeudan cerca de ocho millones de euros alcanzan un acuerdo por el cual la sociedad transportista adquiere en propiedad los terrenos del Camp del Centenari sitos en la Avenida de Navarra y los del Camp de la Morera, pacto por el que se salda una histórica deuda y, de paso, se cubren deudas con la Administración Pública. El club escapulado, con nuevo campo y deuda saldada, al fin respira tranquilo imaginando un mejor futuro que, en lo deportivo, no mejora sustancialmente de inmediato puesto que, después de ser octavo en la temporada 17/18 y séptimo en la campaña 18/19, la edición 19/20 trae consigo un inesperado invitado en forma de crisis sanitaria desatada en marzo de 2020 que marca el desarrollo de la Liga. Interrumpido el torneo en esa fecha y, a falta de diez jornadas para la finalización cuando los escapulados eran penúltimos con malos números, la Federación Española da por concluido el campeonato autorizando a los cuatro primeros clasificados el derecho a promocionar mientras que, salomónicamente, ningún club desciende por lo que se supera un duro trance.

2020 – 2030

La nueva década empieza pues teniendo continuidad en Segunda División B en un año donde la Federación Española, en su ánimo de intentar mejorar, desea aplicar una amplia reforma a las categorías semiprofesionales creando nuevas divisiones que, en realidad, son un lavado de cara con incierto resultado. Dividido en la temporada 20/21 el Grupo III en dos subgrupos, los badaloneses compiten inicialmente en el subgrupo catalán donde son sextos por lo que están condenados a bajar un nivel en el siguiente campeonato, cerrando el torneo en el Grupo Intermedio con un quinto puesto que es el decimoprimero en la clasificación general.

Empezada la campaña 21/22 los escapulados entienden que es el momento propicio para convertirse en S.A.D., iniciándose el 21 de octubre de 2021 los trámites oportunos para dar el citado paso con la aprobación en fecha 19 de mayo de 2022 por parte de la Comisión Mixta para la transformación de clubs en S.A.D. quien valora la operación en 1.045.800 euros fraccionados en trescientas treinta y dos fracciones que van a parar a siete accionistas. Mientras la sociedad se transforma en Club de Futbol Badalona, S.A.D., paralelamente el campeonato de Liga en Segunda División RFEF es un desastre y, compitiendo con catalanes, castellano-leoneses, aragoneses y baleares, se concluye en decimoquinto puesto por lo que pierde la categoría descendiendo a Tercera División RFEF, el quinto nivel nacional.

El descenso es un mazazo para un club acostumbrado al tercer nivel por lo que, de inmediato, se buscan soluciones para salir del pozo. Afortunadamente para sus intereses existe un club de su ámbito regional con peores perspectivas, la U.E. Costa Brava, S.A.D., de la localidad gerundense de Llagostera que acaba de descender de Primera División RFEF a Segunda División RFEF.

Los males del club gerundense son muy graves debiéndose un total de trescientos cincuenta mil euros y, una vez terminado el campeonato, su futuro totalmente incierto hasta el punto de que se deben cuarenta y dos mil euros a la plantilla que, de no satisfacerse, les puede acarrear un nuevo descenso en esta ocasión administrativo. Buscándose una solución, ésta no llega por lo que para salir airosos se acepta un pacto con la directiva del C.F. Badalona, S.A.D., recientemente descendido a Tercera División RFEF, de modo que la entidad barcelonesa cubre lo adeudado a los jugadores en un primer paso para conservar la plaza de los ampurdaneses en Segunda División RFEF y, acto seguido, en uno segundo futurible a concretar una vez concluya el campeonato 22/23, ambos clubs se puedan fusionar absorbiendo los escapulados a los azulgranas. Este acto, de concretarse, significará la desaparición y liquidación de la S.A.D. ampurdanesa todo ello bajo la autorización de la Generalitat Catalana que apoya este tipo de medidas con el fin de garantizar la continuidad de las sociedades deportivas. Trasladada la unidad activa a la localidad barcelonesa, el club ampurdanés adopta el nombre de Club de Futbol Badalona Futur, S.A.D. disponiendo de un primer equipo en Segunda División RFEF que, durante la campaña 22/23 es octavo en Liga conservando, deportivamente, su plaza en la categoría.

Aprobada la fusión entre ambas S.A.D. el 28 de abril y abiertas las negociaciones para rubricar ante notario la absorción del C.F. Badalona Futur, S.A.D. por parte del C.F. Badalona, S.A.D. en junio antes de empezar la nueva temporada, avanzado el mes de julio el Consejo de Administración del C.F. Badalona, S.A.D. presidido por Miguel Ángel Sánchez, al conocer que la deuda del C.F. Badalona Futur, S.A.D. se ha disparado hasta los seiscientos mil euros, rechaza de plano la fusión abandonando el proyecto.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Los Deportes. Revista deportiva y cultural.
  • Gent Nova. Periódico semanal.
  • La Publicidad. Diario.
  • La Ilustració Catalana. Periódico semanal.
  • Llibre d’Or del futbol catalá. Federació Catalana de Futbol Associació (1928).
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:
  • www.cfbadalona.com (Web oficial).

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,