Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

titular Real Zaragoza Deportivo Aragon

 

Escudo Real Zaragoza Deportivo Aragón

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Zaragoza Deportivo Aragón
  • Ciudad: Zaragoza
  • Provincia: Zaragoza
  • Comunidad Autónoma: Aragón
  • Fecha de constitución: 1939
  • Fecha de federación: 1943

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Racing Club San José (1939-1941)
  • Club Deportivo San José (1941-1948)
  • Unión Deportiva Amistad (1948-1964)
  • Club Deportivo Aragón (1964-1966)
  • Aragón Club de Fútbol (1966-1970)
  • Deportivo Aragón (1970-1991)
  • Real Zaragoza Club Deportivo “B” (1991-1992)
  • Real Zaragoza, S.A.D. “B” (1992-2015)
  • Real Zaragoza Deportivo Aragón (2015-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

10 Ligas de Tercera División:

  • 1955/56
  • 1958/59
  • 1959/60
  • 1960/61
  • 1982/83
  • 1995/96
  • 2006/07
  • 2013/14
  • 2015/16
  • 2016/17

 

ESTADIO:

C.D. del Real Zaragoza, S.A.D.

  • Nombre: Ciudad Deportiva del Real Zaragoza, S.A.D.
  • Año de inauguración: 1974
  • Cambios de nombre:
  • Ciudad Deportiva del Real Zaragoza C.D. (1974-1992)
  • Ciudad Deportiva del Real Zaragoza, S.A.D. (1992-)
  • Capacidad: 2.500 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de San Antonio (1939-1941)
  • Campo de Deportes de San José (1941-1948)
  • Campo de las Delicias (1948-1957)
  • Campo de Torrero (1957-1962)
  • Estadio del Arrabal (1962-1964)
  • Campo de Torrero (1964-1967)
  • Estadio de La Romareda (1967-1974)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DEL REAL ZARAGOZA DEPORTIVO ARAGÓN. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL REAL ZARAGOZA DEPORTIVO ARAGÓN. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN ZARAGOZA:

El club más representativo de la ciudad de Zaragoza, el Real Zaragoza S.A.D., durante muchos años contó con un filial en el que apoyarse y foguear a jóvenes valores que luego, en el caso de los más distinguidos, tomaron parte de la primera plantilla. Sin embargo el mencionado filial nunca se trató del mismo club, ni todos los que representaron este propósito fueron creados expresamente con esa finalidad sino que, en función de cada época y sus requisitos, varios fueron los clubs que en un determinado perido de la historia pasaron por ese trance deportivo.

Para encontrar el primer filial reconocido expresamente con tal denominación hay que remontarse hasta el Zaragoza F.C., club constituido el 18 de marzo de 1932 fruto de la fusión por absorción que realizó el Iberia Sport Club sobre el desahuciado Zaragoza C.D. desapareciendo ambos con el resultante de un nuevo club por acuerdo mutuo. Esta entidad, con el ascenso a Primera División en el bolsillo a resultas de su gran temporada 35/36 del que no pudo disfrutar a consecuencia de la dramática irrupción de la Guerra Civil, precisó en 1939, dentro de una delicada situación en la que el fútbol estaba muy mermado, de un filial que no tenía. En este apurado momento se buscaron alternativas dentro de los clubs más selectos de la ciudad obteniendo lo que tan animosamente deseaban en el Athletic Club Comín, una modesta entidad que había sido fundada en 1934 y que jugaba en el Campo de San Antonio con camisa rojiblanca y pantalón azul, aunque en origen lo había hecho con camisa blanca y pantalón negro. El Athletic Club Comín suscribió iniciado 1940 un convenio de filialidad con el conjunto blanquiazul y adoptó el nombre de Athletic Club Zaragoza y, seguidamente, el de Club Atlético de Zaragoza a partir de 1941 por la prohibición de extranjerismos, jugando en Primera Categoría y formado por muchos jóvenes de gran calidad.

Esa misma temporada con una gran plantilla fueron Campeones de Liga además de Aragón amateur y de España en la categoría, derrotando al C.D. Alcoyano en la misma Final por 2-0 disputada en la ciudad de Valencia bajo el nombre oficial de Zaragoza F.C. En la temporada 43/44, en base a su clasificación deportiva, pasó a jugar en la recién reestrenada Tercera División siendo Campeón de su subgrupo y cayendo eliminado por el Levante U.D. para acceder a la Fase Final. Durante ocho temporadas consecutivas y distintos éxitos deportivos, el filial maño jugó con esta denominación en el Campeonato de Tercera División hasta que en el verano de 1952, debido a intereses del principal club de la ciudad, se rompió su filiación con el ya conocido como Real Zaragoza C.D. Tras la no renovación del acuerdo de filialidad el club atlético cambió de nombre pasando a ser conocido como Club Atlético Universitario, iniciándose un declive deportivo al no llegar jugadores con la calidad de los tiempos anteriores. En la temporada 52/53 se descendió a Primera Regional y en la siguiente 53/54, terminó lamentablemente su periplo deportivo al ser desahuciado por sus dirigentes al existir clubs en la ciudad que cumplían la misma labor formativa y se encontraban instalados en superior categoría.

En 1952, heredero de la labor formativa para el club zaragocista entró en escena el Club Deportivo Celta, una sociedad que jugaba en el Campo de San Antonio, vestía camisa gualdinegra a cuadros con pantalón negro y había sido fundada en 1928. El conjunto celtista suscribió un convenio de filialidad con la entidad blanquiazul que tenía su sede en la calle del Requeté Aragonés, nº12 y en pocos años consiguió ascender a Tercera División donde obtuvo plaza al término de la edición 53/54. En su temporada de estreno, 54/55, compitió en el Grupo V de la Tercera División aragonesa con muy negativos resultados pues, además de obtener sólo cuatro victorias, terminó décimo y colista perdiendo la categoría. En la campaña 55/56 el conjunto arlequinado fue de mal en peor dentro de la Primera Regional y al final del campeonato, desahuciado, desapareció.

HISTORIA COMO CLUB:

1939 – 1940

El siguiente filial del principal club de la capital aragonesa y de su región es el que en este historial nos ocupa. Los orígenes del actual dependiente zaragocista hay que buscarlos en el lejano 1939, fecha en la cual, tras la Guerra Civil, desde las autoridades se facilitó la constitución de nuevas sociedades cuando no la recuperación de otras nacidas con anterioridad para relanzar una sociedad maltrecha, con hambre y mucha miseria.

En el popular barrio de San José, en las proximidades de lo que actualmente es el Parque de Miraflores y empleando como sede un bar de la Avenida de San José, nació en 1939 el Racing Club San José constituyéndose en directiva los señores Forcén, Querol, Castillero, Pardo e Izquierdo. Esta modesta sociedad, integrada por elementos muy jóvenes, vistiendo camisa roja con cuello y mangas blancas y pantalón azul inició su carrera deportiva en el Campo de San Antonio pagando un pequeño alquiler, dedicando sus primeros años de trayectoria a competir en torneos locales hasta que en 1942 se adhirió a la Federación Aragonesa ya bajo el nombre de Club Deportivo San José al aplicarse desde el 1 de enero de 1941 la prohibición de extranjerismos en las sociedades deportivas. En aquellos tiempos las federaciones territoriales, para asegurarse de la seriedad de un club y que no era flor de un día, se prestaban a organizar campeonatos en los cuales, después de demostrar su valía, se les invitaba y concedía licencia para inscribirse federativamente. Dicho paso lo dio en agosto de 1943 el C.D. San José, seguramente apoyado por la inauguración del Campo de Deportes de San José sucedida el 28 de septiembre de 1941 de cuyas instalaciones se benefició junto a otras sociedades de su entorno. Una de ellas fue el C.D. Castelar, sociedad nacida en la calle del mismo nombre casi inmediata al recinto deportivo que terminó federándose en 1944.

El C.D. Castelar empezó su trayectoria federada en la temporada 44/45 dentro d Tercera Regional siendo tercero en su grupo sin mayor trascendencia mientras que el C.D. San José, con mayor ambición, compitió en Segunda Regional durante las temporadas 45/46 con un noveno puesto y 46/47 donde fue segundo tras el C.D. Amsa, también zaragozano. Después de intentar ascender a Primera Regional sin éxito en la campaña 47/48, en el verano de 1948 C.D. San José y C.D. Castelar unieron sus fuerzas quedando el segundo inserto en el primero quien pasó a denominarse Unión Deportiva Amistad adoptando como colores el violeta para la camisa y blanco para el pantalón. Al término de la edición 48/49 la fusión dio sus frutos y el club logró el ascenso a Primera Regional, máxima categoría del fútbol regional y cuarta a nivel nacional con una calidad contrastada. Dado que el Campo de Deportes de San José no reunía las exigencias de la categoría, la directiva de la U.D. Amistad presidida por Ángel Bayle Tello contactó con los gestores de la S.D. Escoriaza, propietarios del Campo de las Delicias, para poder disputar sus encuentros en este recinto, accediendo el club industrial a tal propósito.

1950 – 1960

La trayectoria ascendente de la U.D. Amistad se confirmó a principios de los años cincuenta cuando su equipo juvenil se convirtió en uno de los mejores de la región y su primera plantilla quedó tercera en la campaña 50/51 tras C.D. Celta y S.D. Hernán Cortés, conquistando el título de Primera Regional en la temporada 51/52 que le catapultó a Tercera División. El estreno en tan importante categoría, el tercero a nivel nacional, se llevó a cabo en la temporada 52/53 dentro del Grupo III donde participaban clubs aragoneses y catalanes requiriendo de grandes dispendios económicos y cierta profesionalidad. Ángel Bayle y su directiva tuvieron que realizar muchos esfuerzos y aportar dinero de su bolsillo para competir dignamente, consiguiendo una aceptable decimoprimera plaza que contentó a todos. Si compleja fue la edición 52/53, más lo fue la 53/54 cuando, por necesidades geográficas, el conjunto maño fue asentado en el Grupo IV donde competían parte de los aragoneses, castellano-manchegos y extremeños, siendo los viajes más distantes y mayores los gastos. La U.D. Amistad bajó al decimotercero puesto, promoviendo la RFEF en 1954 una gran reestructuración por la cual los grupos de la categoría eran confinados a sus respectivas regiones.

La Federación Aragonesa se quedó con el Grupo V saliendo la U.D. Amistad y resto de clubs aragoneses beneficiados al ser más cortas las distancias y, obviamente, los gastos. Con diez participantes en la edición 54/55, el club blanquivioleta concluyó en séptimo puesto certificando que, de hecho, era el tercer club local en importancia tras Real Zaragoza C.D. y Arenas S.D., máxime tras la retirada de la S.D. Escoriaza de la competición por decisión de la empresa que lo regía. En la temporada 55/56, siendo presidente Alejandro Pérez Ezquerra, el club se reforzó en todas sus líneas y, después de un competidísimo torneo, quedó primero igualado a puntos con Arenas S.D. y C.D Calatayud. Este título era el primero en la categoría y como complemento se disputó la Fase de Ascenso a Segunda División formando parte del Grupo II donde no obtuvo demasiada fortuna concluyendo octavo y colista al sumar dos victorias y un empate precedido de Gerona C.F., quien ascendió, A.D. Rayo Vallecano, C.D. Manresa, Arenas S.D., C.D. Elgóibar, C.F. Villafranca y Aranjuez C.F.

En la edición 56/57 la U.D. amistad se vio relegada al sexto puesto tras la marcha de sus mejores jugadores, solicitándose en 1957 la ayuda oficial del Real Zaragoza C.D. para firmar un acuerdo de filialidad y recibir de esta forma jugadores interesantes para elevar el nivel. Sancionado el trato, la U.D. Amistad cambió sus colores y recuperó los originales que ya dispusiera bajo la denominación C.D. San José, es decir, rojo para la camisa y azul el pantalón, compitiendo en el campeonato 57/58 con una gran aspiración que le llevó a se segundo empatado a puntos con el C.D. Ejea. Clasificado para disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División, en esta fase quedó apeado en la Primera Eliminatoria por el C.D. Mirandés, potente rival con el que se perdió en la localidad burgalesa por 4-1 resultando insuficiente el 4-3 cosechado en casa una semana más tarde.

En la edición 58/59, el filial zaragocista se ajudicó el segundo título de la década aventajando en un punto al Arena S.D. con el que se inició una gran rivalidad al ser iguales sus objetivos y ser ambos de la ciudad de Zaragoza. Clasificado otra vez para la Promoción de Ascenso a la categoría de plata, en la Primera Eliminatoria la U.D. Amistad se topó con el C.D. Logroñés, perdiendo 1-0 en la capital riojana pero imponiéndose una semana después en el Campo de Torrero por 2-0. En la Segunda Eliminatoria y Final, el rival fue la Cultural y Deportiva Leonesa, llenándose Torrero para la ocasión aunque se logró un empate 0-0 que complicó y mucho su ansiado ascenso. Una semana después, en la capital leonesa todo se desvaneció al perder por 4-2. Durante estos años el Real Zaragoza C.D. rezaba para que su filial ascendiese a Segunda División pero el destino, jugándole una mala pasada, siempre estaba en contra. En la sesión 59/60 se obtuvo nuevamente el título, segundo consecutivo e igualmente con un punto de ventaja sobre el Arenas S.D., accediendo a una Promoción donde había muchas esperanzas depositadas. En la Primera Eliminatoria el rival que se encontró fue el San Sebastián C.F., potente club donostiarra filial de la Real Sociedad de Fútbol quien se impuso en casa por 0-1. Para el encuentro de vuelta todo pintaba agrio y en la capital guipuzcoana, pese a desarrollar un buen partido, todo quedó en tablas al empatar 1-1 y quedar fuera de concurso.

1960 – 1970

Con el cambio de década la U.D. Amistad siguió por sus derroteros conquistando en la temporada 60/61 su tercer título consecutivo en la categoría con dos puntos de ventaja sobre el Arenas S.D., clasificándose para la Promoción de Ascenso donde en la Primera Eliminatoria mostró una gran igualdad con el C.D. Cacereño venciendo en casa por 1-0 y cayendo derrotado en la capital extremeña por 3-2. Estos resultados, con el Reglamento de entonces, obligaron a disputar un desempate que se resolvió con un 0-0 que obligó a un cuarto encuentro, resuelto favorablemente para los azules por 2-1. En la Segunda Eliminatoria y definitiva, los maños se toparon con un fortísimo C.D. Atlético Baleares con el que perdieron 1-2 en casa y abultadamente en Palma de Mallorca por 6-1 quedando el sueño del ascenso en borrajas.

Finalizado el campeonato la U.D. Amistad y el Real Zaragoza C.D. no renovaron el contrato de filialidad establecido en 1956 y acordaron uno nuevo de colaboración dado que el titular de La Romareda tenía desde 1955 un filial propio, el Juventud Club de Fútbol, conjunto constituido bajo el nombre de Real Zaragoza C.D. Aficionados quien, inscrito en Primera Regional la campaña 55/56 y campeón del torneo en la temporada 58/59 con ascenso a Tercera División incluido, debido a la Reglamentación de entonces que impedía la participación de dos clubs con la misma denominación dentro de las Categorías Nacionales, hubo de cambiar en 1959 a Juventud C.F. Los orígenes del Juventud C.F. se remontaban a 1951, año en el cual la RFEF obligó a todos los clubs de Primera División a disponer de un equipo juvenil. Del Real Zaragoza C.D. Juvenil salieron numerosos jugadores que ficharon por otros clubs pero a los mejores se les pensó dar cabida en un amateur que realizara una labor formativa en una categoría más contrastada.

Ser club colaborador no era lo mismo que ser filial y la U.D. Amistad se resintió negativamente en la sesión 61/62 pasando de jugar en el Campo de Torrero al Campo del Arrabal, además de mermar la calidad de su plantilla. Pese a su esfuerzo, en Liga fue superado por C.D. Numancia, de Soria y el filial maño, Juventud C.F., quedando en un tercer puesto que no satisfizo a sus gestores. En la temporada 62/63 la directiva del Real Zaragoza C.D. decidió no inscribir al Juventud C.F. en el Grupo V de la Tercera División aragonesa en una sorprendente solución que no dejó a nadie indiferente, siguiendo la U.D. Amistad con su bajón deportivo fruto de la organización de una plantilla con menor calidad que finalizó en sexto puesto.

En 1964, en plena temporada 63/64, el mecenas de la U.D. Amistad anunció su renuncia a depositar más dinero en el club iniciándose contactos con varios empresarios por si alguien decidía dar un paso al frente y hacerse con el timón pues, en caso contrario, la continuidad quedaba en serio peligro. Fue Dionisio Cruz, un exiliado zaragozano que emigró a Chile por su ideología a consecuencia de la guerra quien, de regreso a su ciudad en 1962 y acaudalado, para poder reintegrarse rápidamente pensó que el fútbol podía ser un camino idóneo. Rodeado de varias personas afines, una vez finalizada la campaña 63/64 con la U.D. Amistad en una decepcionante novena plaza, Cruz tomó el mando y poniendo como presidente a Carlos Salgado Lalaguna, además de invertir una gran cantidad de dinero en fichajes que debían reforzar la plantilla heredada introdujo profundos cambios en la sociedad titulándola Club Deportivo Aragón, pasando a vestir camisa blanca con banda vertical en un costado representando los colores gualdirrojos de la señera mientras el pantalón también era blanco.

El Real Zaragoza C.D., presidido por Waldo Marco quien se debatía entre recuperar a su por entonces filial Juventud C.F. hasta el punto de preinscribirlo para el campeonato 64/65 o apostar por un club local para forjar una cantera, finalmente descartó reactivar al filial y estableció un convenio de colaboración con el C.D. Aragón, recibiendo este último algunos cedidos con el objetivo de ascender a Segunda División, sueño pese al cual se terminó en un decepcionante quinto puesto. En la edición 65/66 Dioniso Cruz, muy contrariado por los malos resultados, decidió no seguir invirtiendo parte de su fortuna en el conjunto maño quedando este, bajo la presidencia de Luis Alfaro González primero y su sustituto Manuel Gimeno Alabau, muy desmantelado hasta el punto de ser decimoquinto con dos victorias y colista tras la retirada y pérdida de categoría del Alcañiz C.F. por incomparecencia en varios encuentros.

Necesitados respectivamente el Real Zaragoza C.D. de un filial y el C.D. Aragón de un inversor que paliase sus deudas, el 29 de julio de 1966 el presidente zaragocista Waldo Marco y el aragonesista Manuel Gimeno firmaron un acuerdo por el cual el club con plaza en el Grupo V de Tercera División se convertía en filial del club titular de La Romareda, comprometiéndose los blanquiazules a sufragar la deuda acumulada y a pagar los gastos venideros. Mantenido Manuel Gimeno en la presidencia, el recién declarado filial pasó a denominarse Aragón Club de Fútbol, uniformándose con camiseta azul y pantalón blanco, los colores inversos al primer equipo mientras el Campo de Torrero era su nuevo feudo. Deportivamente el Aragón C.F. mejoró ostensiblemente su plantilla y los resultados fueron muy diferentes a los mostrados en la edición anterior, convirtiéndose durante la sesión 66/67 en un serio aspirante al título que fue a parar a manos de la S.D. Huesca quien les aventajó en cinco puntos. Clasificados para disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División, en esta fase se superó al Onteniente C.F. en la Primera Eliminatoria tras perder 2-0 en la localidad valenciana e imponerse en casa con un contundente 5-1, sufriéndose más en la Segunda Eliminatoria cuando, después de perder en Madrid por 4-0 ante la A.D. Plus Ultra, en casa se remontó con un extraordinario 5-0. En la Tercera Eliminatoria definitiva, el filial se impuso por 1-0 al Burgos C.F. cayendo una semana después en la capital castellana por 4-1.

En la sesión 67/68 el Aragón C.F. repitió puesto en Liga siendo superado de nuevo por la S.D. Huesca quien le aventajó en tres puntos, accediendo a una Promoción de Ascenso donde resultó apeado en la Primera Eliminatoria por el C.D. Almería: 2-1 en la ida y 0-0 en casa. La temporada 68/69 llegó con profundos cambios puesto que la RFEF empezó a reorganizar las categorías nacionales que de ella dependían. A los representantes de las federaciones aragonesa, navarra y guipuzcoana les fue asignado el Grupo III donde se proclamó campeón el Club Atlético Osasuna, quedando el filial maño en un discreto octavo puesto. Con la voluntad de reducir participantes en la categoría en un inmediato futuro, la campaña 69/70 trajo una nueva reestructuración determinando la RFEF que el primer clasificado ascendería directamente a Segunda División y un corte mediante el cual los clasificados entre los puestos segundo y octavo, ambos incluidos, seguirían en Tercera División descendiendo a Regional el resto. El Grupo III, donde participaron una vez más aragoneses, navarros y guipuzcoanos, fue una caldera y el Aragón C.F., noveno clasificado a siete puntos de su antecesor, perdió su plaza.

1970 – 1980

Descendido a Regional Preferente, una categoría creada en 1969 por la Federación Aragonesa intermedia entre la Tercera División por arriba y la Primera Regional en un nivel inferior, los directivos del Aragón C.F. decidieron en 1970 cambiar la denominación del filial dejándola en Deportivo Aragón, nombre con el cual conquistaron el primer puesto de la temporada 70/71 ascendiendo directamente, sin Promoción de Ascenso mediante, a Tercera División.

Su regreso a Tercera División en la campaña 71/72 es efímero dentro de un grupo muy fuerte donde los rivales exhiben una gran calidad. Esta categoría, lejos de mantener una composición regional como la mostrada en los años cincuenta y sesenta, ahora es una confluencia de varias regiones donde cada federación muestra lo mejor de sí misma. Decimoctavo clasificado, tras un mal torneo desciende de nuevo a Regional Preferente, categoría en la cual durante la campaña 72/73 ofrece un nivel discreto, no clasificándose siquiera para la disputar la Promoción de Ascenso, objetivo que alcanzará en la sesión 73/74 al ser segundo tras la S.D. Huesca. En esta decisiva Fase, el filial maño es eliminado en sus aspiraciones por el Bilbao Athletic Club: empate 1-1 en casa y derrota por 3-2 en el encuentro de vuelta disputado en la capital vizcaína. El 19 de octubre de 1974, cumpliendo un viejo sueño dentro del club zaragocista para alojar a su profusa cantera, se inauguran las instalaciones de la nueva Ciudad Deportiva, recinto con varios escenarios que dan un aire de modernidad a la primera sociedad deportiva aragonesa.

Después de un discreto campeonato 74/75 en el cual no se alcanza ninguno de los dos primeros puestos, el ansiado ascenso al tercer nivel nacional del club presidido por José Sampietro Corral se produce al término de la temporada 75/76 al proclamarse Campeón por delante del Club Endesa-Andorra, reencontrándose en la temporada 76/77 con una Tercera División que va a ser reestructurada por enésima vez al constituir la RFEF para la siguiente edición la Segunda División B, categoría que ocupará el tercer escalón del fútbol nacional quedando la Tercera División relegada al cuarto. Alojado en el Grupo III donde compiten clubs aragoneses, baleares, catalanes, valencianos y murcianos, el filial zaragocista ocupa la decimosegunda plaza, pasando en la campaña 77/78 al Grupo II integrado por clubs aragoneses, guipuzcoanos, navarros, vizcaínos y castellanos donde realiza una gran labor quedando subcampeón a tan sólo tres puntos del C.D. Logroñés, club este quien asciende directamente a Segunda División B. En el curso 77/78 el Deportivo Aragón cambia, siendo presidente Agustín Natalías Blasco, su indumentaria que pasa a ser coincidente con la del Real Zaragoza C.D., es decir, camiseta blanca con pantalón azul. En lo que respecta al plano deportivo, en la sesión 78/79 se pasa al Grupo IV debido a cuestiones de distribución geográfica coincidiendo con clubs castellanos, canarios, castellano-leoneses y castellano-manchegos. Los gastos son excesivos pero pese a todo la plantilla cumple con un honroso octavo puesto. En la edición 79/80 que cierra la década, los zaragozanos ingresan el el Grupo III con el resto de clubs aragoneses, vascos y toledanos ocupando una positiva tercer plaza tras el donostiarra San Sebastián C.F, y Deportivo Alavés.

1980 – 1990

Entrados en los años ochenta consigue ascender a Segunda División B al término de la campaña 82/83 tras ser Campeón y eliminar en la Fase de Ascenso a Real Valladolid Promesas: 1-0 en la ida y un contundente 7-0 en casa; y al C.D. Eldense en la Final: 1-0 en casa y 0-1 en Elda. En la temporada 84/85 es subcampeón de Liga con veintitrés victorias y ocho empates, consiguiendo ascender directamente a Segunda División A, un reto jamás alcanzado y que gracias al esfuerzo realizado desde años atrás de la directiva encabezada por su presidente Santiago Navarro Pérez, supone una gran alegría para su afición y para el Real Zaragoza C.D., que por fin disfrutará de un filial dentro de una categoría superior en la cual la preparación de sus pupilos sea más acorde al nivel que posteriormente ocuparán. Su estreno en la categoría de plata con Manuel Suárez Alzamora en la presidencia se produce en la temporada 85/86 y lamentablemente no tiene el desenlace esperado pese a la dificultad de la empresa, rindiendo por debajo de su nivel y cosechando pocos puntos lejos de casa.

Entrenados por Carlos Casaús Ruiz, al final es decimoctavo a cinco puntos de la salvación y desciende a Segunda División B, destacando el paso por su plantilla del defensa gerundense Narcís Julià y del internacional zaragozano Francisco Javier Pérez Villarroya. Su regreso a Segunda División B se presenta difícil para la temporada 86/87 al ser encuadrado en un grupo único de veintidós participantes, terminando en la parte baja de la clasificación siendo decimoctavo con treinta y seis puntos, pero sin posibilidad de descenso por reestructuración de la categoría y ampliación de la misma a ochenta participantes. La 87/88 realizan una fabulosa campaña en la cual es subcampeón de grupo entrenados por José Martínez “Sigí”, y sólo el gol avarage particular con el campeón C.F. Juventud Mollesusa le impide de nuevo el ascenso a la categoría de plata. El final de la década presenta altibajos clasificatorios y tan pronto ocupa puestos rezagados como la sesión 88/89 en la que es decimosexto y logra eludir el descenso empatados a puntos con el riojano C.D. Arnedo, como termina en la parte media-alta de la tabla la siguiente sesión 89/90, siendo octavos con el técnico Manuel Vilanova.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1990 – 2000

La década de los años noventa la pasa casi por completo en Segunda División B a excepción de un par de comparecencias en Tercera División. En 1990 la RFEF modifica su Reglamento General incluyendo la nueva Ley del Deporte 10/1990. Esta Ley que, entre otras cosas, obliga a los clubs profesionales a transformarse en Sociedad Anónima Deportiva, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con estos se extingan y sean asimilados por los clubs profesionales quedando integrados en su estructura. El Deportivo Aragón se disuelve en el verano de 1991 y desaparece como club, pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de Real Zaragoza Club Deportivo “B”, respetándose la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio. En lo deportivo la década empieza bien siendo quinto en la edición inicial 90/91 con el técnico zaragozano Víctor Fernández, pero en las campañas siguientes decrece su nivel tras renovar parte de su plantilla y acaba descendiendo a Tercera División al término de la sesión 92/93, ya bajo el nombre de Real Zaragoza, S.A.D. “B” tras la conversión completada de la entidad en el verano de 1992.

En la temporada 93/94 es segundo en el grupo aragonés y en la Promoción de Ascenso consigue ascender al liderar un cuarteto en el que le acompañan S. Cultural Deportiva Durango, C.D. Calahorra y S.D. Noja. Su vuelta a Segunda División B es efímera y la sesión 94/95 la finaliza siendo decimoctavo y perdiendo nuevamente la categoría. Como sucediera en la ocasión anterior, su paso por Tercera División resulta igual de corto, pues tras ser Campeón de Liga, en la Promoción supera a C.D. Oberena, C.D. Elgóibar y C.D. Tropezón retornando en un abrir y cerrar de ojos. En el último tramo de los años noventa el Real Zaragoza “B” lleva a cabo temporadas irregulares, pero sin duda destaca la 99/00 en la que es subcampeón con una potente plantilla dirigido por Manolo Villanova y consigue promocionar para tratar de ascender a Segunda División A. En la Liguilla no se obtienen buenos resultados y resulta tercero tras la Universidad de L.P. de G.C. C.F. y Xerez C.D., dejando como colista al Hércules C.F. de Alicante.

2000 – 2010

Iniciado el nuevo siglo, el equipo dependiente zaragocista intenta en las primeras temporadas denodadamente el ascenso de categoría resultando baldíos sus esfuerzos, pues la oportunidad de la temporada 01/02 tras ser tercero en Liga de nuevo con el zaragozano Manolo Villanova en el banquillo es desaprovechada al coincidir con el descenso de la primera plantilla a Segunda División. Las temporadas 02/03 y 03/04 pasan sin pena ni gloria inmerso en la zona media y sin aspiraciones al estar alejado de las primeras plazas, mientras en la edición 04/05 revive al ser quinto clasificado de la mano de Jesús Ángel “Chucho” Solana.

La sesión 05/06 es pésima y el club blanquiazul termina decimonoveno, alejado de la salvación y descendiendo a Tercera División tras diez temporadas consecutivas disputando encuentros en la categoría de bronce y siendo uno de los principales puntos de apoyo a la hora de proporcionar jugadores a la primera plantilla. Instalado en Tercera División se proclama Campeón en la campaña 06/07 de forma brillante y cosechando un buen número de puntos que hacen presagiar éxitos. No es así y en la Primera Eliminatoria de la Promoción el equipo dirigido por Pascual Sanz es superado por el Ontinyent C.F. que le derrota en ambos encuentros: 1-0 en la localidad valenciana y 0-1 en casa.

La edición 07/08 toma otro cariz y el equipo queda sexto a tan sólo un punto de jugar la Promoción, recuperando parte del camino perdido en la campaña 08/09 cuando es subcampeón tras el Club Atlético Monzón. En la Promoción elimina a la Unión Montañesa de Escobedo: 3-1 en la localidad cántabra y 3-0 en casa; cayendo en la siguiente ronda ante la S.D. Tenisca desde la tanda de penaltis tras imponerse en casa 2-0 y perder igualmente por 2-0 en La Palma. Configurado para estar en una categoría superior es tercero en el campeonato 09/10, ahora tras C.D. Teruel y C.D. La Muela, siendo eliminado en la Promoción por el Getafe C.F. “B”: 2-0 en la ida y empate 1-1 en casa.

2010 – 2020

El acoso que realiza el dependiente zaragocista es constante e iniciada la nueva década consigue al fin su propósito, aunque no de forma deportiva, sino a través de los despachos al hacer efectiva la toma de una de las plazas libres que han quedado en Segunda División B al ser descendido un club por impago, mediante el depósito de trescientos noventa y cinco mil euros en cuanto que deportivamente había sido subcampeón de Liga y eliminado en Primera Ronda por el C.D. Mairena: 2-0 en la localidad sevillana y 1-1 en casa.

La edición 11/12 se vive con cierta intranquilidad puesto que el rendimiento de la plantilla en el Grupo III no es todo lo positiva que se esperaba y a duras penas se consigue ser decimosexto. Este puesto le obliga a promocionar para conseguir la permanencia enfrentándose a la U.B. Conquense, rival al que supera tras vencer 1-0 en casa y 0-3 en la capital castellano-manchega. En diciembre de 2013 se acuerda el cambio de nombre a Real Zaragoza Deportivo Aragón, siendo trasladado durante la sesión 14/15 a la RFEF, aceptando oficialmente el cambio de nombre desde el 1 de julio de 2015.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles (Tomo II). Vicent Masià Pous (2011).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Archivo privado de Ángel Aznar.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.heraldo.es Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Escudo C.D. Málaga



DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Málaga
  • Ciudad: Málaga
  • Provincia: Málaga
  • Comunidad Autónoma: Andalucía
  • Fecha de constitución: 12 de abril de 1933
  • Fecha de federación: 12 de abril de 1933

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Malacitano (1933-1941)
  • Club Deportivo Málaga (1941-1992)

 

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Segunda División:

  • 1951/52
  • 1966/67
  • 1987/88

3 Ligas de Tercera División:

  • 1943/44
  • 1945/46
  • 1959/60

1 Copa Presidente FEF:

  • 1940

 

TÍTULOS INTERNACIONALES:

  • 0 títulos internacionales

 

ESTADIO:

La Rosaleda

  • Nombre: Estadio La Rosaleda
  • Año de inauguración: 1941
  • Cambios de nombre:
  • Estadio La Rosaleda (1941-)
  • Capacidad: 42.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de los Baños del Carmen (1933-1941)
  • Estadio La Rosaleda (1941-1992)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

El origen del fútbol en la bella capital costasoleña, al igual que sucede en otras localidades del suroeste peninsular y en la gran mayoría del país, tiene su raíz en el carácter portuario de la ciudad, básico para atraer a una amplia colonia de ciudadanos británicos quienes, movidos por razones comerciales, decidieron establecerse para desarrollar sus negocios. Estos, como es común en aquellos núcleos donde existe un nutrido grupo, unidos por mantener sus costumbres no tardaron en crear un Club Inglés en los alrededores de la última década decimonónica, foco en donde nació el primer club representativo de nombre y fecha exacta constitutiva desconocidos que ya en 1890 se enfrentó al Huelva Recreation Club.

A pesar de gozar Málaga con un club de estas características, coetáneo de los existentes en Sevilla y en la provincia de Huelva, además de los distintos de Gibraltar, nada más se supo de sus evoluciones, teniendo que esperar al inicio del nuevo siglo para vislumbrar un nuevo proyecto futbolístico. Este vino gracias al impulso que supuso el Torneo de Coronación de S.M. D. Alfonso XIII ocurrido en Madrid durante 1902, capaz de movilizar las inquietudes de muchos deportistas en cualquier punto de España y en el caso concreto de Málaga, a un grupo de jóvenes que forjados en el Liceo dieron pie a la constitución del Málaga Foot-ball Club en julio de 1903.

A diferencia de la iniciativa estrictamente británica del siglo anterior, el nuevo club malagueño estaba compuesto por socios autóctonos como Ernest Rittwagen Solano en su gran mayoría, algunos de ellos con estudios en Suiza o Gibraltar, a los que se unieron ciudadanos nacidos en otros lares como Petersen ó Emilio Andersen. Presidido por Antonio Carbón y secundado por el vicepresidente Antonio Vives, el club dio asiento a jugadores como Antonio López, los hermanos Leonardo y Manuel Campuzano, Felix Pérez Montalt, Eduardo España, Enrique García de Toledo, Casimiro Franquelo, Eugenio Rosillo, Federico Cañas, José Cámara, los hermanos Jorge y Eduardo Guille, Ernesto Castro, Ramón Pérez, Francisco Gaffarena, los también hermanos César y José Burgos, Feliciano de las Heras, Carlos Sureda, Manuel Serrano, Eulogio Vives -hermano del vicepresidente-, José Bresca y más pares de hermanos como Ramón y Antonio Soriano, además de Jaime y Enrique Herrera.

Los miembros de aquel primitivo Málaga F.C. entrenaron en muchas ocasiones en el interior de la Plaza de Toros y jugaron sus encuentros junto al Hospital Noble ataviados con camisetas compradas en la cercana Gibraltar, surgiendo en referencias periodísticas parte de sus primeros devaneos futbolísticos el 3 de abril de 1904 entre dos combinados del propio club con resultado final de empate 1-1, cuando la entidad gozaba ya de cierto tiempo de vida. La escasez de rivales en la ciudad y su entorno junto a la escasa repercusión que tuvo este deporte en la ciudadanía local y consiguientemente en la prensa, nos privan conocer con mayor amplitud cómo se desempeñaron estos muchachos, teniendo nuevas referencias suyas a finales de 1907 cuando empiezan a disputarse encuentros en el Muelle de Heredia con casi los mismos mimbres de la ocasión anterior, resurgiendo el Málaga F.C. en una segunda acometida más duradera que acabó difuminándose hacia 1910.

Paralelamente, desde el Colegio de El Palo, surgían nuevos valores que serían fundamentales en el futuro hasta que en 1912, desde la margen derecha del Río Guadalmedina, nació el F.C. Malagueño, una sociedad constituida por Manolo Gámez entre otros muchos entusiastas, la cual vestía camisa rojinegra con pantalón negro y solía jugar en los campos de Los Arbolitos y de la Misericordia en sus primeros años de existencia. El F.C. Malagueño, como sociedad viviente que era, tuvo desavenencias en su interior y en 1915 sufrió una escisión que provocó el nacimiento de un segundo Málaga F.C. encabezado por el propio Manolo Gámez. La ciudad de Málaga, mediada la segunda década del siglo XX, es un hervidero de clubs y previamente al citado acontecimiento surgen nuevas entidades como el Victoria F.C. en 1914, fundado por Ignacio Sánchez y José Gutiérrez que viste camisa blanquiazul con pantalón blanco y juega en Guadalmedina, el Sporting Málaga Club con base en el Colegio de los Arcángeles, el Balompié, el Athletic Málaga Club y la Gimnástica a principios de 1917.

En 1916 el Sporting Málaga Club y el Athletic Málaga Club se fusionan y bajo la presidencia de Gabriel Requena nace el Racing Club de Málaga. No será la última fusión puesto que en 1917 el Málaga F.C. no alcanza el nivel deseado y ha de fusionarse con el Racing Club de Málaga para dar lugar al Málaga Racing Club, que viste camisa rojiblanca con pantalón blanco, juega en el Campo de Guadalmedina (en 1919 pasan al Campo de Huelin) y es presidido igualmente por Gabriel Requena.

El año 1917 resulta movido y uno de sus protagonistas es el Balompié el cual se fusiona con la Gimnástica dando lugar a la Gimnástica Balompié que viste camisa verdinegra con pantalón negro, herencia gimnástica y juega en el Campo de Ciudad Jardín. Otro club importante, el Victoria F.C. de José Gutiérrez, no cesa su actividad y ese mismo año acuerda fusionarse con el F.C. Malagueño, acuerdo que a las primeras de cambio es roto y José Gutiérrez restituye el nombre de Victoria F.C. como antaño. Mientras, ya en 1918, el conjunto victorista se fusiona con la Gimnástica Balompié integrándolo en su organización y modificando sus colores que pasan a ser camisa verdinegra con pantalón negro. De 1918 son el Marina F.C., club del barrio de La Malagueta que viste camisa y pantalón azules y el Hispania, fundado por los hermanos Carrasquilla.

En 1920 surge a la palestra el Athletic Malagueño con Paco Guerra como presidente y vistiendo camisa verdiblanca a rayas horizontales con pantalón negro. Este club va a ser cantera de grandes jugadores que engrosarán las filas de los más destacados de los años veinte, desapareciendo en 1928 engullido por el profesionalismo. El año siguiente, 1921, ve aparecer al Iberia Balompié, que viste camisa albinegra con pantalón negro y al Victoria Eugenia F.C., presidido por José del Pino y vistiendo desde el Rosaleda Stadium (inaugurado el 28 de septiembre de 1924) con camisa gualdinegra y pantalón negro.

Llegan en 1922 el Atlántida F.C. que viste camisa blanquiazul con pantalón azul y el España F.C., vitales en el futuro inmediato. En 1923 nace la Balompédica Malagueña fundada por José Gómez Mercado que viste camisa blanquiazul con pantalón azul, además del C.D. Malagueño fundado por Antonio García, mientras en 1924 lo hacen el Pedregalejo F.C. con camisa amarilla y pantalón blanco, el Príncipe de Asturias fundado por Félix Fórmica-Corsi, la Unión Deportiva creada por Juan de Barba y el Olimpia por Rafael Rodríguez. De esta época es también el C.D. Malagueta, del barrio del mismo nombre, mientras 1925 trae al Delfos Balompié y al nuevo Sporting Club, entidad fundada por el padre Francisco Míguez y dirigida por los salesianos que viste camisa rojiblanca con pantalón azul y anda provista de una gran cantera envidia de toda la ciudad que en 1925 estrena el Campo de Sagalerva. Con el año 1926 nace el Fortuna Balompié fundado por Carlos Navarrete el cual viste camisa blanquiazul con pantalón azul.

A pesar de tanto club, Málaga entre 1918 y 1921 adolece de buenas instalaciones deportivas y tras el cierre en 1920 del Campo del Príncipe de Asturias situado en el Paseo de Redding, sucumben algunas sociedades primitivas como los nostálgicos F.C. Malagueño, Victoria F.C. y Málaga Racing Club. El resurgir del fútbol con palabras mayúsculas se produce realmente a finales de 1921 cuando el 1 de diciembre nace un nuevo club que va a ser épico: el tercer Málaga F.C., con Félix García Lomas en la presidencia y los tres hermanos Cuberta en sus filas, jugando en el Campo de Granadinos y cuyos colores son camisa blanquiazul con pantalón negro. La necesidad sin embargo de inscribirse en el Gobierno Civil para poder federarse en julio de 1922 hace que el gran portero onubense Pepe Font acceda a la presidencia al ser el único componente mayor de edad, paso tras el cual inauguran bajo régimen de alquiler el 23 de agosto de 1922 el Campo de los Baños del Carmen, iniciándose el restablecimiento de la práctica futbolística con la creación a partir de esta fecha de varios recintos que atraerán a clubs de nuevo cuño.

El segundo gran estandarte de la década es el Victoria F.C. que resurge en el último tramo de 1922 tras la inauguración del Carmen. El club verdinegro es federado y participa en el campeonato 22/23. En julio de 1923 Pepe Font más otros jugadores disgustados con el seno directivo del Málaga F.C. a resultas de un incidente protagonizado tras un encuentro con la Real Balompédica Linense, abandonan el Málaga F.C. y establecen reuniones con el Victoria F.C. para ingresar en este. A esta pretensión se suma Emilio Andersen y se busca un campo propio donde jugar, encontrándose en el que está construyendo el España F.C.. Cocido todo en el Gimnasio de Adolfo de la Torre, el Victoria F.C. y el España F.C. se fusionan y adoptan el nombre de Foot-ball Club Malagueño para que este no se pierda siendo los colores elegidos camisa y pantalón blanco, iniciativa a la que acaban sumándose algunos jugadores del Atlántida Foot-ball Club.

El flamante F.C. Malagueño se presenta como una alternativa clara al poder que tiene el Málaga F.C. e inaugura el 18 de noviembre de 1923 el Campo del Palo. Mientras, deportivamente ocupa tras inscribirse en la Federación Regional Sur plaza en Segunda Categoría, luego denominada Primera Categoría Grupo B, consiguiendo más tarde el subcampeonato en la temporada 25/26 y ascendiendo al Grupo A. Instalado en la élite andaluza comparte categoría con el ya Real Málaga F.C., con el título de Real desde el 11 de agosto de 1927 gracias a las gestiones de su presidente Ignacio Lazarraga. El Real Málaga F.C. en el segundo lustro de los años veinte es la primera fuerza local, pero el profesionalismo le pasará factura con la fuga masiva de jugadores y en 1929 se traslada al Campo del Cristo quedando último en la Serie B de la Liga 29/30. Por si fuese poco, las deudas son cuantiosas y tras una trágica decisión deciden desaparecer y formar una nueva sociedad.

En septiembre de 1930 nace el Málaga Sport Club producto de la fusión entre lo que fue Real Málaga F.C. y el Sporting Club, sociedad con la que desde 1929 viene manteniendo un fuerte vínculo al compartir el Campo de Sagalerva. La nueva entidad viste camisa blanca con pantalón azul partiendo desde Segunda Categoría Preferente. Poco a poco empieza a recuperarse e incorpora jugadores profesionales y tras la Liga 31/32, el Málaga S.C. consigue ascender a Primera Categoría. Durante la campaña 32/33 la ciudad cuenta con dos clubs entre los mejores de Andalucía, F.C. Malagueño y Málaga S.C., compartiendo un campeonato que resulta apasionante con duelos muy intensos.

HISTORIA DEL CLUB:

1933 – 1940

Al coincidir en la misma categoría los mandatarios de los dos clubs malagueños, José González Barba por parte del F.C. Malagueño y Juan Sánchez Rueda en la presidencia del Málaga S.C., aleccionados por periodistas y aficionados entienden que su futuro por separado es francamente complicado, puesto que han de pelearse entre sí para obtener jugadores en la ciudad y además frente a clubs con mucho mayor poder económico en la región. Terminado en marzo el campeonato, se promueve una junta pro-fusión que tras convencer a las respectivas aficiones de los pros de la unión, convoca sendas asambleas extraordinarias el 22 de marzo para aprobarla. El resultado es favorable y se marca un decálogo a seguir en el cual se incluye la construcción de un nuevo campo, la elección de un nombre para la nueva sociedad y la liquidación de cualquier deuda pendiente entre otros puntos, además de concertarse tres encuentros amistosos frente a C.D. de La Coruña, Cte. d’E. Sabadell F.C. y Donostia F.C., quienes jugarán frente a una selección F.C. Malagueño-Málaga F.C. para escoger los jugadores que formarán parte de la nueva plantilla.

Todo este proceso culmina felizmente y con el apoyo general de los aficionados el 12 de abril de 1933 con el surgir del Club Deportivo Malacitano, una nueva sociedad más potente que viste camisa celeste con pantalón blanco y que años después obtendrá grandes éxitos deportivos. La fusión significa la desaparición en escena de ambos clubs en contraposición a lo difundido por algunas voces con posterioridad, puesto que los dos desean empezar haciendo borrón y cuenta nueva contando con el beneplácito de la Federación Regional Sur, organismo a quien comunican su elección y del que obtienen la confirmación de una plaza en Primera Categoría. En cuanto al terreno de juego resulta escogido el de Los Baños del Carmen.

El C.D. Malacitano bajo la presidencia de Francisco Fresneda participa en el campeonato de Tercera División de la temporada 33/34 que dilucida quienes ascenderán a Segunda División siendo tercero en el Grupo VI. En el verano de 1934 la FEF decide ampliar el número de grupos y clubs de Segunda División eliminando la Fase de Tercera División, paso que es aprovechado por el C.D. Malacitano para estrenarse en la categoría de plata bajo el mandato de Vicente González Mira durante el campeonato 34/35 resultando quinto en el Grupo III al igual que en el siguiente de la sesión 35/36. Paralelamente participa en el Superregional siendo Campeón del subgrupo andaluz en la campaña 34/35 y quinto en la edición 35/36, hasta que la irrupción de la Guerra Civil hace que cesen sus actividades durante gran parte del periodo bélico.

A finales de 1938 la situación en Andalucía está dominada por el Ejército Nacional y algunos clubs reemprenden la vida deportiva disputándose iniciado 1939 el Campeonato Regional. El C.D. Malacitano queda ausente de este y ya en pleno verano, una vez finalizado el conflicto, la FEF apremia a todos los clubs para que vuelvan a la normalidad lo antes posible siéndoles respetada la situación deportiva previa de 1936. El C.D. Malacitano que viste ahora camisa blanca con pantalón negro, compite de nuevo en Segunda División finalizando tercero durante la campaña 39/40. Tras la renuncia del Racing Ferrol F.C. para participar en el Torneo de Subcampeones, se cede su puesto al mejor tercer clasificado de los cinco grupos, siendo este para los malacitanos. Disputada la liguilla junto a Club Atlético Osasuna, C.S. Sabadell F.C., A.D. Ferroviaria y C. Recreativo Granada, logra ser Campeón de la Copa FEF.

1940 – 1950

Comienza la década de los cuarenta siendo quinto en Liga en la temporada 40/41. El 13 de abril de 1941, por la imposibilidad de usar el Campo de los Baños del Carmen debido a un temporal, se estrena el nuevo recinto del Campo de la Rosaleda en partido de Copa frente a la Ag.D. Ferroviaria de Madrid, venciendo los locales por un contundente 6-0. El 8 de septiembre de 1941 los malacitanos deciden cambiar de denominación bajo la presidencia de Luis Raírez Rodríguez y pasan a ser Club Deportivo Málaga para llevar el nombre de la ciudad, empezando a vestir con el clásico uniforme dotado de camisa blanquiazul y pantalón azul. La inauguración oficial del Estadio de La Rosaleda se produce el 14 de septiembre en un partido amistoso frente al Sevilla C.F., venciendo los locales por 3-2.

La década de los años cuarenta observa a un club que, aparte de los cambios denominativos experimentados, intenta crecer en lo deportivo y llegar a la cúspide del fútbol español. Estas ansias no son correspondidas inicialmente, pues pese a contar con buenas plantillas, al término de la campaña 42/43 pierden la categoría debido a la reestructuración que padece la Segunda División como consecuencia de ver reducido drásticamente su número de participantes. En la temporada 43/44, ya en Tercera División, se proclama Campeón de grupo y pasa a la Fase Final en donde queda tercero consiguiendo ascender el C.D. Mallorca.

Durante la campaña 44/45 intenta de nuevo el ascenso con Paco Bru como entrenador tras ser subcampeón en Liga, pero queda eliminado en la Fase Intermedia. El ansiado logro llega en la sesión 45/46 cuando queda Campeón de Liga, primero en su grupo de Fase Intermedia y Campeón en la Fase Final, superando todo un calvario de partidos dramáticos. De nuevo en Segunda División, el conjunto blanquiazul sufre para mantener la categoría en la edición 46/47, mejora ostensiblemente en la 47/48 siendo cuarto y en la temporada 48/49 siendo presidente Manuel Navarro Nogueroles y técnico Luís Urquiri, se consigue el ascenso a Primera División tras ser subcampeón igualado a puntos con la Real Sociedad de Fútbol y el Granada C.F.

El 25 de mayo de 1948 se funda el filial Club Atlético Malagueño, tras comprar el C.D. Málaga los derechos del C.D. Santo Tomás, club que militaba en Regional y que en la última temporada se había proclamado Campeón de Aficionados. La capital andaluza al fin tiene un representante en la división de honor haciendo su debut en la campaña 49/50 y obteniendo el duodécimo puesto con el mítico Ricardo Zamora en el banquillo. En la siguiente edición, 50/51, resulta decimotercero y ha de promocionar para defender su plaza, traba que no supera al ser tercero y perder la categoría.

1950 – 1960

El primer lustro de los años cincuenta es de ida y venida entre las dos máximas categorías de nuestro fútbol, no consiguiendo el club malagueño conservar en Primera División lo que tanto le cuesta de obtener en Segunda División. Pese a ello, los boquerones obtienen varias presencias entre los grandes que satisfacen a sus aficionados que domingo tras domingo llenan La Rosaleda. La sesión 51/52 consigue su primer Campeonato de Segunda División con Antonio Barros Seoane en el banquillo malaguista, pero la 52/53 pierde la categoría en una pobre temporada marcada por el baile de entreneadores en el banquillo. Para su regreso a Segunda División la 53/54, se termina tercero con Luis Casas Pasarín y termina primero en la Promoción de Ascenso, regresando a la élite del fútbol español.

El descenso de la campaña 54/55 conlleva el fin de una quinta que le ha proporcionado bastantes alegrías y en el segundo lustro de la década experimenta lamentablemente un descenso de su potencial deportivo, y pese haber superado una Promoción de Permanencia durante la campaña 57/58 en la que se impone al aspirante C.D. Castellón: 1-0 en la capital valenciana y 5-0 en casa, finalmente se transforma en una caída libre que acabará por dejarle en Tercera División al término de la edición 58/59 tras ser decimoquinto, destacando durante estos años la figura de José Luis Estrada Segalerva en la presidencia del club durante varios ciclos a lo largo de la década. Para fortuna de los blanquiazules en la temporada 59/60 se es Campeón de Tercera División con el pontevedrés Rogelio Santiago Garcia “Lelé” y en la Fase de Ascenso se obtiene la recuperación de la categoría tras eliminar al gaditano Jerez C.D.: 0-2 en la ida y 1-0 en casa y al valenciano C.D. Olímpico de Xátiva: 1-2 en la ida y 3-1 en La Rosaleda.

1960 – 1970

Los años sesenta traen consigo el resurgir de la entidad malacitana bajo la presidencia de Julio Parres López y en breve el club consigue ascender a Primera División con el técnico mejicano Sabino Barinaga tras ser subcampeón en la temporada 61/62 y en la Promoción de Ascenso eliminar al Real Santander S.D.: 3-0 en casa y 1-0 en El Sardinero. Su reencuentro con la élite la sesión 62/63 no es satisfactorio y sucumbe a la primera de cambio tras ser decimosexto y colista con ocho victorias y tan sólo veinte puntos.

El 9 de enero de 1963 pasa a ocupar la presidencia del club Don Juan Moreno de Luna. Dos campañas aguantará en la categoría de plata pues al término de la edición 64/65 es subcampeón de Liga entrenado por el gerundense Domingo Balmanya y en la Promoción de Ascenso consigue eliminar al Levante U.D.: 4-2 en casa y 0-0 en Valencia. En la campaña 65/66 ve la cara reversa de la moneda y tras ser decimotercero pierde la categoría en la Promoción al no superar al aspirante Granada C.F.: 2-1 en Los Cármenes y 1-1 en casa. La sesión 66/67 es excelente bajo la batuta de Ernersto Pons Font y de nuevo retorna a Primera División como Campeón de grupo y sin mediar Promoción, consiguiendo asentarse un par de temporadas entre los grandes dirigidos por el experimentado Otto Bumbel hasta que la edición 68/69 termina por descender al ser decimocuarto clasificado a tan sólo un punto del Real Zaragoza C.D. ya en puestos de permanencia. Como resultara en la comparecencia anterior, su paso por la categoría de plata es efímero y con la conclusión del campeonato 69/70 obtiene plaza en Primera División con el subcampeonato de Liga.

1970 – 1980

La década de los años setenta es sin duda la gran época de los boquerones y en su primer lustro el C.D. Málaga que preside Rafael Serrano Carvajal permanece anclado junto a las grandes figuras. Desde el banquillo, el húngaro Jeno Kalmár Tibor primero y Marcel Domingo después, consiguen conducir hasta el séptimo puesto a la nave blanquiazul mientras pasan jugadores como: Deusto, Benítez, Migueli, Macías, Monreal, Viberti, Gallastegui, Espejo, Guerini, Montero ó Aido. Al término de la campaña 74/75 se desciende a Segunda División después de ser decimosexto y empatado a puntos con el Granada C.F., pero en la siguiente 75/76 con José Ibáñez Narváez en la presidencia y el yugoslavo Milorad Pavic se recupera de inmediato como consecuencia de su tercer puesto en Liga.

La estancia en Primera División de la temporada 76/77 es corta y decepcionante pues sólo se cosechan seis victorias y seis empates, quedando colista y perdiendo la categoría. Dos temporadas tardarán en volver a la élite dado que la sesión 77/78 es decepcionante con un decimotercer puesto y es en la edición 78/79 cuando con una buena plantilla son subcampeones de Segunda División A con el argentino Humberto Viberti en el apartado técnico. La campaña 79/80 cierra la década prodigiosa de los malagueños con un descenso a la categoría de plata siendo colista en una temporada nefasta económica y deportivamente, en la que el equipo es sancionado con la pérdida de tres puntos tras no presentarse en el encuentro frente al Ag.D. Almería, que debía disputarse en Algeciras tras el cierre del Estadio La Rosaleda, y tras anularse el partido terminado con el resultado de 0-3 frente a la U.D. Salamanca tras demostrarse el amaño del encuentro. Sin embargo, estos sucesos no empañan una década que termina con un buen sabor de boca al haber permanecido un total de siete temporadas en Primera División, algo nunca antes alcanzado por el club costasoleño.

1980 – 1990

Los años ochenta si bien es cierto que no son tan brillantes como la década anterior, al menos ofrecen una continuidad en la trayectoria malagueña que viene alternando presencias entre las dos categorías superiores. Tras una decepcionante campaña 80/81 con Ben Barek en el banquillo malagueño, en la campaña 81/82 se consigue el ascenso a Primera División tras ser tercero en Liga con el alicantino Antonio Fernández Benitez (ex entrenador del equipo filial C.At. Malagueño y segundo entrenador de Ben Barek), inaugurándose una etapa de tres temporadas consecutivas que tiene fin en la edición 84/85 después de ser decimosexto.

Jugadores como: Cantarutti, Hierro II, Burgueña, Merino, Muñoz Pérez, Fernando, Rojas, Gasparini o Rivas son recordados por su afición, enlazando a continuación con un nuevo ciclo igualmente de tres sesiones, ahora en Segunda División A, que termina en la temporada 87/88 cuando se consigue el Campeonato con el famoso entrenador húngaro Ladislao Kubala, y se asciende a Primera División siendo presidente Francisco García Anaya. En la máxima categoría conseguirán mantenerse durante dos campañas siendo decimosexto en la sesión 88/89 y decimoséptimo en la 89/90, edición en la que promocionan por conservar su plaza y la pierden frente al aspirante Real C.D. Español: 1-0 en Barcelona y 1-0 en casa, resolviéndose todo desde la tanda de penaltis tras concluir la prórroga sin variarse el resultado.

1990 – 1992

El descenso a Segunda División A en principio no es traumático y en la campaña 90/91 a punto se está de ascender tras ser cuarto en Liga y perder la Promoción frente al también andaluz Cádiz C.F.: 1-0 en La Rosaleda y 1-0 en la vuelta con prórroga y lanzamiento de penaltis, fallando Emilio el tiro decisivo. Este supondrá el principio del fin para la entidad malagueña, pues las cuentas no cuadran y los dispendios económicos realizados tanto para mantenerse en Primera División como para regresar a ella empiezan a pasar factura en forma de fichajes más baratos y menores presupuestos, que se transformará en una grave crisis económica tras ser embargada y puesta a subasta La Rosaleda.

La desaparición del C.D. Málaga llega en la temporada 91/92 con una entidad inmersa en una enorme crisis deportiva y económica que le causa ser decimoctavo en Liga con lo cual desciende a Segunda División B. A esto se le suma que es denunciado por la plantilla profesional por impago, encadenando un segundo descenso a Tercera División, ahora de carácter administrativo. La directiva malagueña se ve superada por los acontecimientos e incapaz de rescatar en esa categoría a una sociedad que acumula una deuda de algo más de 2.000 millones de pesetas tras una nefasta gestión económica por parte de José Pardo Requena primero, y José Toboso Plaza después. El club entra en quiebra y tras celebrarse el lunes 27 de julio una Asamblea General de Socios, los asistentes deciden votar por unanimidad a favor de la desaparación de la entidad, poniendo punto y final a un club con más de 59 años de historia.

Previamente en 1992, la directiva malacitana viendo el rumbo que tomaban los acontecimientos hizo que su club filial, el Club Atlético Malagueño (fundado en 1948), se registrase en la Federación con número distinto y se independizara del primer equipo, de modo que en el futuro fuese el primer club de la ciudad. Esta no era la primera ocasión, pues en la campaña 59/60 ya se hizo con motivo del encuentro entre C.D. Málaga y el filial cuando coincidieron en Tercera División. Es a partir de este momento cuando el hasta entonces filial malagueño toma el relevo y se convierte en el club referencia. Esa misma temporada 92/93 se proclama Campeón de su grupo de Tercera División y en la Promoción de Ascenso consigue subir a Segunda División B tras imponerse a C.P. Cristian Lay, C.D. Mairena y Manzanares C.F.

Las expectativas en la campaña 93/94 dentro de la Segunda Dvisión B no se cumplen y el equipo acaba descendiendo a Tercera División tras ser decimoséptimo. En el verano de 1994 llegan al club los empresarios Federico Beltrán y Fernando Puche revitalizando económicamente al club, conviertiéndolo en Sociedad Anónima Deportiva y cambiando su denominación a Málaga Club de Fútbol,  S.A.D.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Fases Históricas del C.D. Málaga. 45 años de Fútbol malagueño (1904-1949). Fernando González Mart (1950).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Medio siglo de vida del C.D. Málaga. Juan Cortés Jaén. Editorial Algazara (1995).
  • Historia del Fútbol en Málaga. Antonio Fernando Urdiales Urdiales (2002).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia de trece ascensos del C.D. Málaga. Juan Cortés Jaén. Editorial Prensa Malagueña (2008).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Archivo privado de José Romero.
  • La Unión Mercantil. Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • http://amigosmalaguistas.es.tl Amigos malaguistas.
  • www.malagacf.com (Web oficial).

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial de la Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. «B»

 

 

Escudo Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. “B”
  • Ciudad: San Sebastián / Donostia
  • Provincia: Guipúzcoa / Gipuzkoa
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 1955
  • Fecha de federación: 1955

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Real Sociedad Club de Fútbol (1955-1957)
  • San Sebastián Club de Fútbol (1957-1991)
  • Real Sociedad de Fútbol “B” (1991-1992)
  • Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. “B” (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

5 Ligas de Tercera División:

  • 1959/60
  • 1979/80
  • 1998/99
  • 1999/00
  • 2009/10

 

ESTADIO:

  • Nombre: Campo de Fútbol José Luis Orbegozo
  • Año de inauguración: 1980
  • Cambios de nombre:
  • Campo de Fútbol Z-1 (1980-2010)
  • Campo de Fútbol José Luis Orbegozo (2010-)
  • Capacidad: 3.000 espectadores
Estadio José Luis Orbegozo Real Sociedad de Fútbol B

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Fútbol Municipal de Atotxa (1955-1993)
  • Estadio Municipal de Anoeta (1993-1997)
  • Ciudad Deportiva de Zubieta (1997-2001)
  • Estadio Municipal de Anoeta (2001-2002)
  • Ciudad Deportiva de Zubieta (2002-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Real Sociedad Futbol B

ESCUDOS DE LA REAL SOCIEDAD DE FÚTBOL S.A.D. «B». EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DE LA REAL SOCIEDAD DE FÚTBOL S.A.D. «B». EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SAN SEBASTIÁN:

Desde que fuese fundada la Real Sociedad de Fútbol en 1909, el conjunto blanquiazul siempre se ha nutrido de jugadores procedentes de la prolífica cantera guipuzcoana. Conjuntos como el antiguo Vasconia Sporting Club, el Amaika bat y el C.D. Esperanza pronto sirvieron como base para futuros jugadores realistas, siendo sustituidos estas sociedades donostiarras más tarde por clubs guipuzcoanos como la S.D. Eibar, el Tolosa F.C. e incluso el mismo Deportivo Alavés. Tras la Guerra Civil, la Real Sociedad de Fútbol alternó los años cuarenta a caballo entre la Primera y Segunda División, convirtiéndose en los cincuenta en un club modélico asentado entre los grandes.

HISTORIA COMO CLUB:

1955 – 1960

A principios de los años cincuenta la Real Sociedad de Fútbol cuenta en su organigrama con un potente equipo juvenil que empieza a despuntar a nivel nacional proclamándose Campeón de España en su categoría durante la campaña 52/53, hornada txuri-urdin que en el futuro va a proporcionar grandes jugadores al primer equipo. Ante el excesivo encarecimiento de los fichajes y la aún reciente aprobación por parte de las autoridades para poder alinear extranjeros, consciente de su inferioridad presupuestaria respecto a otros clubs, la principal entidad futbolística donostiarra decide en 1955 dar continuidad a tan fecunda cantera de modo que decide crear un filial en donde formar a los juveniles que destacan en las categorías inferiores naciendo la Real Sociedad Club de Fútbol ó también conocida como Real Sociedad Aficionados.

Este club parte en la temporada 55/56 desde la Segunda Regional jugando en el Campo de Atocha y consiguiendo al término de esta ascender a Primera Regional, un éxito que coincide con el obtenido por el juvenil que se proclama nuevamente Campeón de España. Con tan buenos mimbres en el plantel no tiene problemas en ascender una vez más, debutando durante la campaña 57/58 en Tercera División con el nuevo nombre de San Sebastián Club de Fútbol como consecuencia de la prohibición federativa que impide a dos clubs vinculados emplear el mismo nombre.

En su estreno en Categoría Nacional es quinto, tercero en la sesión 58/59 y Campeón en la campaña 59/60 con tan sólo dos derrotas. Con este puesto consigue entrar en la Fase de Ascenso, eliminando a la S.D. Amistad: 0-1 en Zaragoza y 1-1 en casa; y a la U.D. Figueras en la Final: 4-0 en casa y 4-2 en la ciudad gerundense, ascendiendo a Segunda División con jugadores como: Celarai, Valle, Marquiarena, Lasa, Ayerbe, Matute, Almandoz ó José Miguel Olano, máximo artillero en la historia del filial que vivió los mejores momentos del club, con el ascenso y participación en Segunda División.

1960 – 1970

El San Sebastián C.F. se estrena en la categoría de plata realizando una digna temporada 60/61 en el que es noveno. En la siguiente 61/62 los resultados deportivos son aún mejores y el filial alcanza el quinto puesto con 34 puntos con Mariano Yurrita Llorente en la presidencia. Sin embargo, el descenso de la Real Sociedad de Fútbol de Primera a Segunda División hace que todo el esfuerzo quede en nada y el notable filial haya de renunciar a la categoría, tras ser arrastrado por el equipo matriz.

Desde la temporada 62/63, será Javier Expósito quien como entrenador se encargue del equipo filial. Durante las temporadas siguientes, el fútbol donostiarra atraviesa una crisis y el San Sebastián C.F. se mantiene en Tercera División alejado de los primeros puestos a excepción de las últimas campañas que cierran la década en la que remonta el vuelo, destacando la 69/70 con José Luis Orbegozo Balzola ocupando el cargo de presidente, en la que es tercero a tan sólo cuatro puntos de puestos para disputar la Fase de Ascenso, privilegio que recae en la S.D. Eibar.

1970 – 1980

A lo largo de estos años el filial txuri-urdin proporciona una notable cantidad de jugadores a la primera plantilla e iniciados los setenta continúa en Tercera División, una categoría que con el nuevo sistema competitivo se presenta más dura pero en la que los blanquiazules no desentonan. Esta dureza imposibilita cualquier atisbo de ascenso pese a la buena voluntariedad de sus directivos, empezando a mostrar el fruto del trabajo de la cantera a finales de los setenta con la aportación de jugadores como Arconada, Celayeta, Gajate, Gorriz, Zamora, Larrañaga ó Satrústegui entre otros. En la temporada 79/80, el San Sebastián C.F. se proclama Campeón de Liga y asciende directamente a Segunda División B.

1980 – 1990

En 1980 se inauguran las Instalaciones Deportivas de Zubieta gracias al empeño del presidente José Luis Orbegozo, contando la nueva Ciudad Deportiva con varios campos de fútbol, siendo el principal de estos el Z-1 cuyo fin inicialmente consistía en sustituir al vetusto Atotxa.

Esta va a ser la categoría en la que se mantenga el filial durante todos los ochenta, mostrando resultados alternos en sus clasificaciones pero sin pasar por excesivos problemas para seguir en ella, destacando al finalizar la sesión 81/82 la salida de Javier Expósito, el que fuera entrenador del Sanse durante veinte temporadas consecutivas. Deportivamente, tan sólo dos campañas se pueden extrapolar: la 84/85 por lo negativo al ser decimoséptimo con tan sólo 33 puntos y en la que apunto está de perder la categoría; y la sesión 88/89 en lo positivo en la que es tercero con 46 puntos, aunque con una holgada diferencia del Palamós C.F., primer clasificado y ascendido.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1990 – 2000

Con el cambio de década, el sistema competitivo varía y se instaura la Promoción mediante sistema de Liguilla para ascender de categoría. En la primera edición de los años noventa, con Perico Alonso como entrenador el club es cuarto en Liga y consigue promocionar, siendo colista superado por Real Madrid Deportivo , Real Club Recreativo de Huelva y A.D.C. Manlleu. Sin embargo, este gran equipo repleto de jóvenes futbolistas dará sus frutos para el primer equipo, con hombres como: Yubero, Irazoki, Imaz, Pikabea, Imanol, Alkiza, Guruceta, Estéfano ó Luis Pérez. En 1990 la RFEF modifica su Reglamento General incluyendo la nueva Ley del Deporte 10/1990. Esta Ley que, entre otras cosas, obliga a los clubs profesionales a transformarse en SAD, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con estos se extingan y sean asimilados por los clubs profesionales quedando integrados en su estructura.

El San Sebastián C.F. se disuelve en el verano de 1991 y desaparece como club, pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de Real Sociedad de Fútbol “B”, respetándose la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio. Tan sólo un año después adopta el de Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. “B” tras la conversión del club, continuando así hasta hoy en día. A este relativo éxito inicial le siguen unas campañas con clasificaciones discretas, experimentando mediados los noventa un retroceso deportivo que finalmente hará que pierda la categoría al término de la temporada 96/97 al ser decimoséptimo.

En la temporada 97/98 el filial blanquiazul es tercero en Liga con Salva Iriarte en el apartado técnico y consigue entrar en la Promoción, su objetivo, siendo eliminado finalmente tras un emocionante duelo con el C.D. Binéfar que se resuelve gracias al gol average favorable a los oscenses. Detrás quedan Peña Sport F.C. y Castro C.F.. En la campaña 98/99 se proclama Campeón de Liga, no pudiendo superar la Promoción al ser segundo tras el C.D. Izarra y dejará atrás a la Unión Montañesa de Escobedo y U.D. Barbastro. En la temporada 99/00 repite Campeonato, pero como sucediese en la anterior sesión, el equipo de Iriarte no tiene excesiva fortuna en la Promoción al ser superado por el Real Racing Club de Santander “B” y la Unión Cultural y Deportiva Chantrea, siendo colista la U.D. Barbastro. Por sus filas pasan en esta época excelentes centrocampistas como Aramburu, Barkero ó Gabilondo.

2000 – 2010

En la primera década del nuevo siglo el filial donostiarra empieza consiguiendo el subcampeonato en Liga y el ascenso a Segunda División B tras comandar un grupo en el que supera a: S.D. Noja, C.D. Izarra y U.D. Fraga. Una vez instalado en la categoría de bronce, su estancia es breve pues pese a los intentos desesperados de última hora acaba cediendo al ser decimoséptimo. Descendido a Tercera División, se plantea el retorno inmediato a la categoría recién abandonada, quedando segundo en Liga y luchando por ello en la Promoción. En la Liguilla de Ascenso es segundo superado por la U.D. Casetas, acompañándoles Velarde C.F. y C.D. Oberena. Sin embargo, durante el verano el C.D. Aurrera Vitoria es descendido a Tercera División por no hacer frente a las deudas acumuladas frente a sus jugadores y la Real Sociedad de Fútbol “B” es invitada a ocupar la plaza de estos, accediendo de inmediato.

Tras una inicial temporada 03/04 en la que se consigue mantener la categoría, el filial blanquiazul experimenta una mejoría que lo lleva a ser quinto en la 04/05 y subcampeón de Liga con Gonzalo Arconada en la 05/06 tras pasarse a la Ciudad Deportiva de Zubieta. Este excelente resultado le permite entrar en la Promoción, pero es eliminado en semifinales por la U.D. Las Palmas: 1-0 en el Estadio Gran Canaria y 2-1 en casa, cayendo por el valor doble de los goles obtenidos a domicilio. En abril de 2004, bajo el mandato de José Luis Astiazarán, se inaugura la remodelación de la Ciudad Deportiva, cuyo proyecto es llamado Zubieta XXI. En las campañas siguientes, el nivel de la plantilla txuri-urdin decrece y tras ser séptimo en la sesión 06/07 resulta decimosegundo en la edición 07/08, perdiendo la categoría al término de la campaña 08/09 al ser decimoctavo después de un mal campeonato.

En la temporada 09/10, la Real Sociedad de Fútbol “B” se proclama Campeón de Liga en su ámbito regional y consigue en la Fase de Campeones regresar a Segunda B tras eliminar a la S.D. Oyonesa: 3-0 en Zubieta y 0-1 en la localidad alavesa de Oión. El 17 de enero de 2010 fallece José Luis Orbegozo Balzola, presidente del club txuri-urdin desde 1967 hasta 1983, siendo el Campo de Fútbol Z-1 renombrado en su honor con su nombre el dia 19 de enero.

2010 – 2020

El regreso al tercer nivel supone un salto cualitativo en el conjunto donostiarra, realizándose una aceptable temporada 10/11 en la que se alcanza el undécimo puesto. La edición 11/12 es más comprometida que la anterior y el dependiente txuri-urdin ha de apretar el acelerador para no verse implicado en puestos peligrosos dentro de un grupo donde reina la igualdad entre los diez últimos clasificados y donde concluye duodécimo.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia del Fútbol Vasco: Real Sociedad (Tomo 4). Patxi Xabier Fernández Monje. Aralar Liburuak (2002).
  • El libro del Centenario: Real Sociedad 1909-2009. Oier Fano. El Diario Vasco (2009).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.diariovasco.com Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:


Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Escudo Jumilla C.F.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Jumilla Club de Fútbol
  • Ciudad: Jumilla
  • Provincia: Murcia
  • Comunidad Autónoma: Región de Murcia
  • Fecha de constitución: enero de 1929
  • Fecha de federación: mayo de 1929

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Jumilla Foot-ball Club (1929-1941)
  • Jumilla Club de Fútbol (1941-2011)

 

TÍTULOS NACIONALES:

 1 Liga de Tercera División:

  • 2009/10

 

ESTADIO:

Campo Municipal La Hoya

  • Nombre: Campo de Fútbol Municipal La Hoya
  • Año de inauguración: 1984
  • Cambios de nombre:
  • Campo de Fútbol Municipal La Hoya (1984-)
  • Capacidad: 3.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Los Alijares / Campo de San Juan (1929-1965)
  • Estadio de La Asunción (1965-1975)
  • Campo Municipal de La Estacada (1975-1984)
  • Campo de La Hoya (1984-2011)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Jumilla CF

ESCUDOS:

escudos Jumilla CF

UNIFORMES:

uniformes Jumilla CF

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Situada en el noroeste de Murcia, la ciudad de Jumilla tal y como sucede con las localidades vecinas vio aparecer el fútbol a principios de los años veinte, década en la cual dos clubs tuvieron un fuerte protagonismo en el desarrollo local y por ende en la comarca: el Sport Jumilla F.C. y el Athletic Club Jumilla. Para ello debemos remontarnos al año 1923, cuya primera referencia a la práctica de este deporte nos sitúa en el mes de julio, en los que ambos equipos se enfrentaron al Deportivo de Cieza, ambos con la misma suerte tras cosechar sendas derrotas con resultados abultados.

escudos Athletic Club Jumilla 1923

El principal impulsor del fútbol en la ciudad de Jumilla fue el D. José Carrión Vicente, periodista de profesión que actuaba de árbitro en los encuentros que se organizaban. Tras un primer contacto con el balón, pronto se proclama la Dictadura de Primo de Rivera y se paralizan las actividades, reanudándose ya entrados en 1924. Durante los meses de mayo a julio, el fútbol vuelve a su máxima actividad y los equipos titulares se enfrentan a otros de localidades cercanas como: Agramón, Abarán, Villena, Cieza ó Pinoso, e incluso frente a clubs de Murcia capital como el River-Thader F.C. ó la Unión Deportiva de Murcia. En el mes de julio, los dos equipos representativos de la ciudad inician contactos con la Federación Local Murciana de Foot-ball que se haya en trámites de separación de la Federación Levantina, y deciden legalizarse.

El primero en constituirse oficialmente fue el Athletic Club Jumilla ese mismo mes, y el 5 de agosto lo hace la Sociedad Deportiva Sport Jumilla F.C. con Germán Jiménez en la presidencia. Para celebrarlo, este último se enfrenta el 19 de agosto al poderoso Real Murcia F.C., reforzándose el equipo local con varios jugadores procedentes del Club Natación de Alicante, con resultado de 0-1 para el equipo de la capital. El 7 de septiembre se constituye oficialmente la Federación Murciana de Clubs de Fútbol, quedando el Athletic Club Jumilla encuadrado en Primera Categoría dentro del grupo B, y el Sport Jumilla F.C. dentro del grupo Norte de Segunda Categoría.

HISTORIA DEL CLUB:

1929 – 1930

Ambas sociedades después de repartirse el fervor de los aficionados jumillanos durante un breve margen de tiempo, optaron por fusionarse en una sola entidad para optar a alcanzar cotas mayores dando como resultado el nacimiento del Jumilla Foot-ball Club en enero de 1929. La nueva sociedad que vestía camisa blanquiazul con pantalón negro hace su debut ese mismo mes disputando su primer encuentro el 13 de enero frente Alicante F.C., celebrado en el campo del Sport, y que terminó con empate a dos goles.

En el mes de mayo de 1929 se inscribe en la Federación Murciana y pasa a formar parte de esta, así como también juega un amistoso frente al Deportivo Hispania de Yecla, en lo que será el comienzo de una intensa rivalidad. En sus filas militaban jugadores de la región como: Ramón, Gúmer, Piquito, Cartagena, Piñón ó Bernal. El nuevo campo de fútbol de Los Alijares se inaugura el 8 de diciembre frente al por entonces famoso C.D. Nacional de Albacete, con resultado final de 2-3 para los visitantes.

1930 – 1940

Deportivamente se inició en Tercera Categoría pasando en la temporada 31/32 a Segunda Categoría bajo la presidencia del propio D. José Carrión, despidiéndose en la campaña 32/33 de esta y manteniéndose en lo sucesivo hasta la llegada de la Guerra Civil como club no inscrito, hecho que le impediría disputar torneos oficiales y reducir su actividad a la disputa de encuentros de exhibición. Así pues, desde su fundación fueron numerosos los partidos de carácter amistoso celebrados, destacando enfrentamientos contra potentes escuadras como las del Elche F.C., C.D. Alcoyano ó Badalona F.C.

1940 – 1950

Tras el paso del conflicto el club murciano inició su actividad en los años cuarenta al margen de la Federación Murciana, cambiando su denominación debido a la Ley que prohíbe los extranjerismos en 1941 por la de Jumilla Club de Fútbol y volviendo al fútbol federado a principios de década desde su Campo de San Juan, feudo jumillano. La sesión 43/44 queda Campeón de su grupo en Primera Categoría, pero en la segunda fase es tercero escapándose el ascenso. Así mismo, se proclama Campeón de Aficionados dentro de su grupo.

1950 – 1960

De la misma forma que cierra los años cuarenta con Francisco Muñoz Herrero en la presidencia y dejando paso a Julio Tomás Melerón, permanece a lo largo de todos los años cincuenta, inmerso en Primera Categoría Regional -salvo las sesiones 51/52 y 57/58- con una gran estabilidad pero alejado de las primeras plazas que le permitan dar un pequeño paso y tener la posibilidad de ascender a una categoría superior. A mediados de la década de los cincuenta, el equipo comienza a emplear pantalón azul en su indumentaria abandonando el tradicional de color negro, bajo la presidencia de Don Roque Martínez Martínez.

1960 – 1970

Este paso adelante se consigue en la temporada 61/62, cuando por fin cambia la tónica mantenida en las campañas anteriores y se consigue el ansiado ascenso a Categoría Nacional. El debut en Tercera División a lo largo de la temporada 62/63 es excelente y el conjunto blanquiazul se clasifica en tercer puesto a tres puntos de Orihuela Deportiva C.F. y a cuatro de C.D. Abarán, quedándose a las puertas de poder disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División. En la campaña 63/64 repite puesto pero con la salvedad de que los dos primeros, Albacete Balompié y C.D. Cartagena, se mantienen inalcanzables.

escudo UD Jumilla

El 1 de octubre de 1965 se funda en la localidad la Unión Deportiva Jumilla, que viste camisa y pantalón blancos, disputando en Primera Categoría sus encuentros en el Estadio de La Asunción, terreno de juego donde el Jumilla C.F. pasa también a disputar sus encuentros, abandonando el antiguo de San Juan. En la sesión 66/67 el Jumilla C.F. no atraviesa buenos momentos fruto del desgaste ocasionado por su paso por tan exigente categoría, terminando el campeonato en decimoquinto puesto pese a tener posibilidades durante todo el ejercicio de salvar la categoría, pero que se le escapa por tan sólo un punto de diferencia.

La campaña es agitada, con escándalo incluido tras la denuncia del portero local Barrera II, el cual se deja encajar dos goles frente al Albacete Balompié, perdiendo el encuentro por 1-2. El descenso al final se consuma y la directiva dimite en bloque no ejerciendo ningún socio sus opciones de dirigir la entidad, con lo cual el club no es inscrito en el campeonato siguiente. Esta decisión que presumiblemente sólo iba a durar una campaña, al final se prolonga más de la cuenta y son varios los años que transcurren sin el máximo exponente local inscrito en competición. Esta ausencia es ocupada en breve por el conjunto aficionado de la U.D. Jumilla. Sin embargo, el fútbol local pasa por una grave crisis, ya que este club termina decimoquinto la sesión 66/67  y desciende a Segunda Categoría. A finales de la década nace el Atlético de Jumilla quien con el también aficionado U.D. Jumilla, mantienen la llama futbolística en la ciudad. Sin embargo, el Atlético de Jumilla es una entidad de poca trayectoria que no consolida su proyecto y es incapaz de llegar a los años setenta, del mismo modo que la U.D. Jumilla deja de participar en competiciones federadas.

1970 – 1980

El comienzo de la década de los setenta es la peor época futbolística que se recuerda en la localidad ante la ausencia de fútbol federado. Al final y tras ocho años de inactividad, un grupo de aficionados jumillanos deciden reinscribir el Jumilla C.F. en la Federación Murciana de Fútbol y reemprender en 1975 la actividad de tan histórico club. El retorno no es sencillo y usando el Campo Municipal de La Estacada, parte desde lo más bajo de las categorías existentes, empezando su nuevo ciclo en Primera Regional, categoría en la que milita varias temporadas hasta su ascenso a Regional Preferente al término de la campaña 79/80 con Gumersindo Jiménez Ripoll en la presidencia del club.

1980 – 1990

La década de los años ochenta la inicia con buen pie pues su estreno la sesión 80/81 en Regional Preferente es exitoso y consigue encadenar un segundo ascenso consecutivo tras terminar tercero, ahora a Tercera División, categoría esta en la que el conjunto vinícola sufre bastante para mantenerse, y tan sólo es capaz de aguantar con Lolo, Quirós y Samos como figuras destacadas del equipo, cuatro ediciones sin rebasar nunca la mitad de la tabla clasificatoria, desde la sesión 81/82 hasta la 84/85, temporada esta última en la que estrena el Campo de La Hoya, concretamente en septiembre de 1984. El segundo tramo de la década lo pasa en Regional Preferente con Martín Tomás Torres en la presidencia, a la espera de conjugar una buena plantilla que le permita regresar nuevamente a la más baja de las categorías nacionales. La sesión 85/86 a punto está de lograr el ascenso, pero será cuarto tras el C.F. Santomera a tan sólo un punto de este. Noveno en la campaña 86/87, para ser quinto la siguiente 87/88, y octavo en la sesión 88/89 en el grupo segundo de una Preferente dividida en dos grupos, logrando el ascenso en la temporada 89/90 que cierra la década.

1990 – 2000

El retorno a Tercera División coincide con la apertura de la década de los años noventa, iniciando los blanquiazules un periodo de largo asentamiento en Categoría Nacional que todavía hoy aún perdura. Los noventa significan un cambio de status en la entidad y se va a caracterizar por los altibajos clasificatorios, combinando campañas en las que casi de desciende con otras en las que presenta su candidatura al ascenso. Los primeros años son discretos y en la edición 92/93 es decimoséptimo con muchos apuros, rectificándose en la sesión 93/94 y culminando la remontada con un magnífico tercero puesto en la campaña 94/95 que le supone la disputa de la Promoción de Ascenso a Segunda División B. Su papel en esta Fase es bastante triste y queda colista con un solo empate, siendo superado por: Real C.D. Mallorca “B”, Vilobí C.F. y C.D. Onda.

Tras una mediocre temporada 95/96, en la 96/97 con Antonio Abellán en la presidencia y Javier Quintana en el apartado técnico vuelve a ocupar la tercera plaza en Liga y disputa su segunda Promoción, quedando de nuevo colista tras la suma de dos puntos y siendo superado esta vez por: Ontinyent C.F., C.E. Europa y C.D. Constancia. En las ediciones 97/98 y 98/99 ocupa plazas alrededor de la zona meridional y en la campaña 99/00 bajo las órdenes de Marcial Poveda, a punto está de promocionar tras un aceptable quinto puesto.

2000 – 2010

El cambio de milenio comienza con una pauta muy similar a la desarrollada en la década anterior, viéndose un conjunto que presenta altibajos y que no pasa excesivos problemas para conservar la categoría, verdadero objetivo del club, y que cada sesión se confirma con holgura pese a algunos problemas mantenidos en las campañas 06/07 y 07/08.

En el año 2006, otro club de la localidad cuyo origen se remonta a 1981 y que está centrado en el fútbol base con varios equipos inferiores en competición, el Cuarto Distrito C.F., decide inscribir el equipo senior en Primera Territorial, ascendiendo a Preferente, y tras una campaña de asentamiento, la 08/09 el Cuarto Distrito C.F. termina en cuarta posición y termina ascendiendo, esta vez a Tercera División gracias a la plaza del Caravaca C.F. tras su ascenso a Segunda División B.

escudos Cuarto Distrito Jumilla CF

Lo que parecía iba a ser la tónica a seguir por la entidad blanquiazul, con el cierre de la primera década del nuevo siglo surgen los cambios que ocasionarán un salto cualitativo y un cambio de horizontes a corto plazo. La entrada en el club de la empresa local dedicada a cerramientos agrícolas Grupo Marcos Jiménez es fundamental para el crecimiento de la entidad, quien incrementa su presupuesto notablemente y trae al conjunto jumillano jugadores de gran calidad que proporcionan la consecución del primer título de Liga de Tercera División tras un disputado campeonato 09/10, en el que coincide con el ahora denominado Cuarto Distrito Jumilla C.F., club vecino que termina como colista con tan sólo catorce puntos en su casillero.

El Jumilla C.F. obtiene veintisiete victorias, cinco empates y seis derrotas, consiguiendo ochenta y seis puntos y presentándose en la Promoción de Ascenso disputando la Eliminatoria de Campeones ante el Caudal Deportivo de Mieres, con el que pierde 2-0 en la ida y empata 1-1 en casa. Lejos de desesperarse, afrontan una nueva oportunidad ante el Getafe C.F. “B” en semifinales, empatando a cero tantos en la ida y perdiendo 1-2 en casa. El llanto y el lamento de la afición es profundo ante la doble ocasión desperdiciada, pero la fortuna se cruza en su camino y se obtiene el ascenso a Segunda División B mediante una vía indirecta: el Real Murcia C.F. quien militaba en Segunda División A desciende a Segunda División B, arrastrando a su equipo dependiente Real Murcia Imperial a Tercera División y de rebote provoca que quede una plaza libre en la categoría de bronce. Esta plaza le es ofrecida a los blanquiazules como primer clasificado murciano no ascendido según marca la normativa, aceptando estos la invitación de inmediato pese a su notable riesgo económico y debutando en Segunda División B durante la temporada 10/11.

2010 – 2011

La gran suma de dinero invertida en la campaña 09/10 y la participación en una más costosa categoría de bronce, de partida hace que el conjunto blanquiazul no pueda confeccionar una plantilla de garantías con la que afrontar su reto en la élite, siendo su presupuesto muy bajo respecto a sus rivales y presumiéndose un torneo desastroso. El desarrollo del campeonato se ajusta a lo estipulado y colista desde el principio cosecha en su casillero cinco victorias, cuatro empates y veintinueve derrotas, obteniendo tan solo dieciséis goles a favor.

Finalizada la temporada la situación financiera del club murciano que preside Diego Aroca Pérez es agónica puesto que se adeudan cerca de trescientos setenta mil euros y nadie los puede asumir, planteándose de inmediato la disolución de la entidad ante la imposibilidad de recuperarse de tal agravio económico.

Estudiada la situación, el 27 de mayo de 2011 los socios deciden a través de una Asamblea General Extraordinaria poner fin a su historia disolviendo el club, decisión que es a continuación tramitada a la Federación Murciana y de aquí, a la RFEF. La crisis desatada en Jumilla, aparte de suponer la desaparición del club más representativo con ochenta y dos años de historia a sus espaldas, conlleva el registro de otros movimientos futbolísticos a nivel local.

escudos FC Jumilla - Jumilla CD

Tras la desaparición del histórico club blanquiazul, un grupo de aficionados encabezados por el ex-presidente Gumersindo Jiménez Ripoll deciden constituir un nuevo club que represente a la localidad, fundándose el 20 de junio de 2011 el nuevo Fútbol Club Jumilla, entidad que, una vez cuente con la autorización de la Federación Murciana, tras hacer efectiva el alquiler de la plaza del Moratalla C.F. en Tercera División por una cantidad económica no precisada, se estrenará en esta categoría durante la temporada 11/12 sin haber pasado por las categorías anteriores. Inscrito en el calendario oficial de la campaña 11/12 como Moratalla C.F. -Moratalla Aut. Jumilla según la FFRM-, dado que el cambio de nombre se efectúa fuera de plazo y por cuestiones legales de adquisición de la plaza, debe mantenerse el nombre del antiguo titular, el club será reconocido sin embargo en prensa y por sus aficionados como F.C. Jumilla.

Por otro lado, días antes y concretamente el 12 de julio se informa de un nuevo proyecto futbolístico en la localidad fundamentado en el cambio de nombre del Cuarto Distrito Jumilla C.F. Finalmente, el 15 de julio se anuncia la constitución de una nueva sociedad, el Jumilla Club Deportivo, entidad que inicia tras su nacimiento un convenio de filiación durante breve tiempo con la Escuela Municipal de Fútbol Base Jumilla, organismo nacido en 1998.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2011

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia del Jumilla C.F.: 80 años de Pasión (1929-2009). Juan José Melero y José García (2009).
  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2010).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Archivo privado de Antonio Jesús Bleda Mulero.
  • Archivo privado de Álvaro García Belando.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.laverdad.es Diario.
  • www.laopinióndemurcia.es Diario.
  • www.elecodejumilla.es Diario.
  • www.regmurcia.com Historia del fútbol murciano.
  • www.jumillaclubdefutbol.com (Web oficial).

 

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Club Deportivo Atlético Baleares, S.A.D.

 

titular CD Atletico Baleares

Escudo C.D. Atlético Baleares, S.A.D

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Atlético Baleares, S.A.D.
  • Ciudad: Palma de Mallorca (Mallorca)
  • Provincia: Islas Baleares / Illes Balears
  • Comunidad Autónoma: Islas Baleares / Illes Balears
  • Fecha de constitución: 27 de mayo de 1942
  • Fecha de federación: 29 de junio de 1942

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Atlético-Baleares (1942-1943)
  • Club Deportivo Atlético Baleares (1943-2012)
  • Club Deportivo Atlético Baleares, S.A.D. (2012-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Segunda División B:

  • 2011/12
  • 2018/19
  • 2019/20

 11 Ligas de Tercera División:

  • 1950/51
  • 1955/56
  • 1960/61
  • 1964/65
  • 1967/68
  • 1997/98
  • 1999/00
  • 2000/01
  • 2001/02
  • 2007/08
  • 2009/10

1 Copa RFEF:

  • 2016

 

ESTADIO:

estadio Estadi Balear

  • Nombre: Estadi Balear
  • Año de inauguración: 1960
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Balear / Estadi Balear (1960-)
  • Capacidad: 18.000 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Son Canals (1942-1960)
  • Estadi Balear (1960-2013)
  • Campo Municipal de Magalluf, Calvià (2013-2014)
  • Campo de Son Malferit (2014-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Atletico Baleares

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO ATLÉTICO BALEARES. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB DEPORTIVO ATLÉTICO BALEARES. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN PALMA DE MALLORCA:

Capital de la isla de Mallorca y del archipiélago de islas que conforman la Comunidad Autónoma de Illes Balears, la ciudad de Palma de Mallorca es históricamente el principal centro neurálgico insular habiéndose convertido durante las últimas décadas en, además de una importante metrópoli, un gran núcleo turístico con especial atractivo para una vasta cantidad de visitantes procedentes en su mayoría de otros países.

Palma de Mallorca, volcada a caballo de los siglos XIX y XX con el velocipedismo del que con posterioridad saldrían grandes figuras, recién iniciado el año 1901 vio corretear tras una pelota en las instalaciones del Instituto General y Técnico de Baleares a los primeros muchachos que jugaban al fútbol por obra y gracia del señor Adolfo Revuelta, profesor desde 1897 de gimnasia e instructor a la vez en el Gimnasio Higiénico Médico quien, siguiendo la corriente higienista tan de moda en la época tuvo la brillante idea de introducir tan vigorosa disciplina deportiva entre su alumnado forjándose varios equipos de efímera trayectoria.

Si el ciclismo era el sport más seguido, a partir de entonces iba a contar con un gran rival, el fútbol, pues parte de aquellos jóvenes que le daban incansablemente a los pedales con ambos pies ahora pasaban a hacer uso de los mismos, pero tras un balón. Ciclismo y fútbol anduvieron de la mano en esta fase inicial, forjándose los primeros teams a finales de 1902 bajo la tutela de las sociedades velocipédicas como el Círculo Ciclista de Palma, fundado en 1897, entidad deportiva ésta titular del modesto Velódromo de Son Espanyolet de la cual tomó forma como sección el España Foot-ball Club, conocido popularmente como Club España y gestado por José Oliver Bauçà acompañado por sus hijos Bartolomé, Zoilo y Santiago, siguiéndole pocas semanas después el Veloz Sport Balear, constituido en 1896 como sociedad ciclista, creador de una sección liderada por los hermanos Antonio y Gaspar Moner para dicha disciplina que hizo uso de las instalaciones del interior de la pista ovalada del Velódromo d’Es Tirador vistiendo camiseta azul con pantalón blanco.

En febrero de 1903, dirigido por Adolfo Revuelta, se estableció el Palma Foot-ball Club -conocido también como Palmesano F.C.-, de muy breve recorrido, emprendiendo tanto España F.C. como Veloz S.B. a partir de agosto con sus primeros encuentros una enconada rivalidad surgiendo a lo largo de ese mismo año nuevas sociedades como el Balear F.C. y el Nuevo Balear F.C. como escisión del anterior, disputando estos mismos cuatro clubs mediante sistema de Liga el primer Campeonato local en 1904 finalmente conquistado por los velocistas. Las frecuentes peleas mantenidas entre jugadores de un lado y asistentes que tomaban partido por cualquiera de los dos rivales por otro, alimentaron un clima enrarecido que provocó la retirada de aficionados a los campos y la extinción de casi todas estas sociedades abriéndose entre 1905 y 1908 un paréntesis que ningún club pudo ocupar con meridiano éxito a excepción del Veloz S.B. sumando algunas pinceladas frente a tripulaciones de barcos británicos que recalaban en la ciudad en busca de víveres.

En torno a 1908 el fútbol reflotó en la capital balear y clubs como el Unión F.C., el Regional F.C. y un nuevo España F.C. sin relación con el desaparecido en 1905 acompañaron al Veloz S.B. en su duro peregrinaje por atraer a la afición, teniendo un periodo de álgido apogeo hasta 1910 en que se desinfló como un globo. Como ya sucediera años antes, los velocistas fueron una isla en el mar dando testimonio de sociedades que tan pronto nacían como desaparecían como un segundo Palma F.C., constituido en 1910, un segundo Palmesano F.C. nacido en 1914 y uniformado de blanco, el Mallorca F.C. o el Luliano F.C., todos con la misma suerte y condenados a jugar en el Velódromo d’Es Tirador velocista. La falta de campo propio en todas estas sociedades pesaba como una insoportable losa y después de un ímpetu inicial repleto de entusiasmo llegaba la cruda desesperación y consiguiente frustración ante la escasez de personas adineradas quienes, como mecenas, apostaran por este deporte e invirtieran en la construcción de campos de fútbol.

La falta de credibilidad de los clubs palmesanos era palpable ante los conjuntos catalanes o valencianos de segundo nivel que en alguna ocasión se habían desplazado a la isla, siempre vencedores, pero si algo dolía en la capital era el poderío de la vecina Menorca, tierra hermana donde su más destacado representante se había llevado el título de mejor club de la región en los distintos campeonatos oficiosos disputados hasta la fecha donde la pelousse del Velódromo d’Es Tirador fue testigo de las finales.

A finales de 1915 las Islas Baleares contaban con una nutrida amalgama de clubs distribuidos en todo el archipiélago y, desde Palma de Mallorca, en representación del resto de sociedades, empezaba a resonar la demanda de construir un gran estadio en la capital y constituir paralelamente una Federación Balear que, asociada a la Federación Española, pudiera aportar cada año un club campeón regional que la representara en el Campeonato de España, el torneo más prestigioso entre los existentes a nivel nacional en aquellos momentos. La intención de la idea, liderada por el gran aficionado Adolfo Vázquez Humasqué, estaba clara, pero no así el nivel de compromiso de algunos de los clubs, algunos temerosos por perder protagonismo, otros recelosos por quiénes iban a tomar las riendas y los menos, muy preocupados por extralimitarse en sus ya de por sí maltrechos presupuestos. Convocada una reunión extraordinaria el 30 de enero de 1916, en dicha fecha se eligió una junta directiva para enarbolar la bandera de una nueva federación, pero la falta del deseado quórum y la espantada de algunas sociedades dejaron finalmente en fallida aquella iniciativa.

Los puntos de vista del poderoso Veloz Sport Balear no coincidieron con los de otras sociedades como Palmesano F.C. y Luliano F.C., pero en la mente de Adolfo Vázquez Humasqué, el principal artífice de la frustrada federación, no había espacio para la ofuscación y si había que aparcar el proyecto regional para más adelante, en cambio no habían motivos suficientes para impedir la constitución de una sociedad balompédica que representara a toda la ciudad. Armado de ímpetu y tesón, Vázquez contactó a lo largo de la primera semana de febrero nuevamente con aquellas personas que le podían hacer costado y, una vez expuesta la conveniencia de crear un nuevo club con la aportación de los clubs palmesanos, el día 25 de iniciaba el allanamiento de unos terrenos ubicados en el barrio de Buenos Aires propiedad de Bertomeu de Juan y Ribas para poder disponer de un campo propio reglamentario en régimen de alquiler.

El domingo 27 de febrero de 1916 quedaba constituido el Alfonso XIII Foot-ball Club siendo sus Estatutos y Reglamentos aprobados el lunes 6 de marzo. La nueva sociedad, formada por futbolistas procedentes del Veloz Sport Balear, Palmesano F.C. y Luliano F.C. nacía con fuerza solicitando y obteniendo de la Casa Real el título honorífico de Real, hecho sucedido el 28 de junio por lo que pasaba a denominarse Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball. Aposentado en su flamante Campo de Buenos Aires, el conjunto alfonsino que vestía camiseta roja con pantalón azul capitalizó el fútbol local en los siguientes años aprovechando un momento de debilidad en los velocistas quienes prestaron más atención a su principal actividad, el ciclismo, que a una tan de moda como el fútbol, aglutinando a varios mecenas que apostaron por su futuro careciendo de un rival que le hiciera sombra.

Pese a ello, la ciudad de Palma vio nacer a otros clubs como el de La Veda, una sociedad recreativa dedicada a la cinegética y constituida en 1900 que en 1916 decidió crear una sección futbolística mantenida en activo apenas un año o como el Club Deportivo Mallorquí, constituido en 1917, uniformado con camiseta gualdiazul y pantalón negro, posterior protagonista en los años veinte. También de 1917 es la sección balompédica de la Juventud Antoniana, club creado en 1913 por el Padre Atanasio para el fomento deportivo entre los colegiales que gozó de gran popularidad durante décadas inaugurando su Campo de Can Perantoni en abril de 1917.

Inscrito en la Federación Catalana en 1917, la Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball mantuvo el estandarte palmesano y del futbol mallorquín en alto recibiendo en su Campo de Buenos Aires a un buen número de clubs catalanes cuando no hizo el trayecto inverso además de jugar encuentros amistosos en Madrid, Valencia y Sevilla frente a clubs de renombre, acrecentándose la afición por este deporte de forma rápida.

El cambio de década resultó vital en este sentido y la proyección del fútbol llegó a la clase obrera aparcando el carácter burgués que había atesorado en sus inicios, surgiendo una serie de clubs que iban a ampliar el elenco de sociedades futbolísticas en breve.

A finales de abril de 1920 era anunciado en prensa que los empleados de dos empresas y del gremio comercial radicados en la ciudad preparaban simultáneamente un equipo cada uno para competir. Se trataba, de un lado, de los trabajadores de los talleres de la compañía Isleña Marítima -origen de Transmediterránea- quienes constituyeron el Mecánico Foot-ball Club vistiendo camisa blanquiazul con pantalón azul, teniendo su sede en el Café de Can Rasca y adaptando su campo en una explanada del Muelle de Palma junto a la antigua sede empresarial mientras que, de otro lado, los trabajadores de la Fundición Carbonell, una pequeña empresa de corte metalúrgico constituyeron un club en principio con idéntica denominación reuniéndose habitualmente todos sus componentes en el Café de Can Meca que pasó a ser su sede inicial. Este club, poco tiempo después al sumarse jugadores procedentes de otras industrias locales, adoptó por deseo de sus miembros el nombre de Mallorca Foot-ball Club vistiendo camiseta y pantalón blanco y logrando hacerse con un modesto terreno de juego denominado Sa Siquia Reial. En cuanto al tercer equipo en discordia, este resultó el del gremio de dependientes del comercio local representado por la Unión Protectora Mercantil y presidido por Domingo Munar, una sociedad constituida en 1889 que ambicionaba tener una potente plantilla, adquirir cierto peso en el fútbol local, vistiendo camiseta blanquinegra con pantalón negro.

Originados alrededor de este año fueron otros clubs con poca trayectoria deportiva como el de la Asistencia Palmesana, sociedad recreativa y mutualista constituida en 1859 que reunió a un grupo de equipiers uniformados con camiseta azulgrana y pantalón azul, el Español F.C., conjunto que vistió camisa negra con faja de la enseña nacional y pantalón azul, el C.D. Cruz Roja, el del Patronato Obrero, con camiseta canela y pantalón blanco, el Republicano Distrito V y el de la sociedad La Protectora, con camisa blanca y pantalón negro.

El fútbol no llegaba sólo al pueblo, sino también a la institución militar. Precisamente en mayo de 1920 se realizó un campeonato castrense entre cuatro regimientos sitos en las islas siendo los participantes los representativos de Ingenieros, Infantería Palma 61 e Infantería Palma 62 y Artilleros, de Mahón, quienes atrajeron al Campo de Buenos Aires, fruto de su gran relación con los gestores de la Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball, a un numeroso público atento a sus evoluciones viendo cómo el equipo menorquín se imponía a los tres mallorquines.

A mediados de 1920 los jugadores del Mallorca F.C. abandonan el Café de Can Meca y empiezan a concurrir en el Café de Can Rasca donde tiene sede social el Mecánico F.C. con el que se mantiene una buena relación, estableciéndose una fuerte amistad entre ambos grupos que se consolida al complementarse sus necesidades pues, el Mecánico F.C. precisa de un terreno en condiciones y el Mallorca F.C. quiere consolidar su proyecto para ser el primer club regional requiriendo reforzarse. La iniciativa de fusionar los dos clubs, después de ser debatida y consensuada, queda sellada el 20 de noviembre cuando se alcanza el pacto de constituir el Baleares Foot-ball Club, empleándose el mallorquinista Camp de Sa Siquia Reial como terreno de juego mientras los colores serán la camiseta blanquiazul de los mecánicos y el pantalón blanco mallorquinista. En cuanto a la presidencia, esta recae en Bartomeu Llabrés Albertí.

En febrero de 1921 el consistorio palmesano organizó la Copa del Ayuntamiento con la presencia de destacados conjuntos como el Republicano Distrito V, Asistencia Palmesana, La Protectora, Unión Protectora Mercantil, Baleares F.C., C.D. Cruz Roja, Español F.C., Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball y Veloz Sport Club, yendo el título a las vitrinas alfonsinas pero corroborando al mismo tiempo, la buena salud del fútbol palmesano con tantos clubs.

En enero de 1922 la Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball instituye la Copa de Palma para clubs de Segunda Categoría, instando en septiembre de 1923 la Federación Catalana al club mallorquín a que lidere la constitución de un Comité Balear donde queden inscritos los clubs de la región que lo deseen. Este Comité se crea finalmente el 4 de noviembre originando el primer campeonato regional oficial en la temporada 23/24 donde se imponen los alfonsinos, siendo el embrión de lo que años después será la Federación Balear.

El año 1922, producto de la nueva oleada de pasión futbolística en la ciudad, resulta fértil y, además de los dos citados, constata el nacimiento de nuevas sociedades. Una de ellas es el Balear Foot-ball Club, liderada por un joven Antonio Forteza Piña que toma el nombre del prestigioso Teatro Balear, centro cultural situado frente al Café de Can Martí, sede del club donde coincide con el C.D. Mallorquí. Uniformado con camiseta azul y pantalón blanco, los baleares mantendrán serias desavenencias entre sus socios y en setiembre sufrirán una escisión donde Antonio Forteza se lleva consigo un nutrido grupo y decide constituir el 13 de ese mes el Club Deportivo Athletic F.C., una nueva sociedad en la cual se erige presidente. El club athlético, que viste camiseta verdirroja con pantalón negro, en breve tomará impulso y gracias a las aportaciones de sus socios consigue el alquiler de un terreno de juego entre las carreteras de Sóller y Valldemossa que es titulado como Campo de Sa Punta, siendo a partir de entonces su sede social el Café Reñidero.

El año 1923 es una fecha importante y nada más empezar tanto el renqueante Balear F.C. como el C.D. Mallorquí, fruto de la excelente relación que mantienen deciden al unísono adquirir de forma compartida unos terrenos en el barrio de El Molinar donde acondicionan el Campo Balear-Mallorquí. La progresión de este deporte es imparable y en esas fechas queda constituido el Regional Foot-ball Club, entidad presidida por el industrial Pedro Medina que nada tendrá que ver con el club originado a finales de los años diez, naciendo este con grandes ambiciones, campo propio situado en la Carretera del Cementerio y un uniforme dotado de camiseta gualdinegra con pantalón negro.

Entre 1924 y 1925 el fútbol palmesano asentó socialmente a sus clubs recién constituidos y, con la colaboración del resto de sociedades baleares donde destacaban los clubs menorquines por su gran potencial deportivo, las bases para crear una Federación Balear independiente de la Federación Catalana, una aspiración lógica para un colectivo que buscaba regirse por sí mismo y disponer de un espacio vital reconocido por la Federación Española. El 8 de febrero de 1925 fue constituido el Internacional F.C., vistiendo camiseta azul con pantalón negro, coincidiendo con un periodo donde la Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball y la Unión Sportiva de Mahón predominaban deportivamente en el panorama regional, estableciéndose por fin el 16 de junio de 1926 la soñada Federación Balear. Dicha institución, fraguada y con sede inicial en el local social del Baleares F.C., abrió una profunda brecha entre los baleáricos y los bermellones todavía vigente hoy, reafirmándose las grandes diferencias de todo tipo entre unos y otros.

Disponer de una federación autónoma pareció curar todas las enfermedades que padecía el fútbol balear, pero en la temporada 27/28, casi recién implementada, se produjo en su seno una escisión a causa de una impopular decisión federativa que acabó deparando dos Campeonatos de Mallorca encabezados cada uno por Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball, el no oficial donde también participó el C.D. Athletic F.C. y el oficial con el Baleares F.C. seguidos por sus respectivos clubs adeptos. Por si fuera poco, la Federación Española seguía impidiendo a los clubs baleares competir en el Campeonato de España excusándose en que carecían de césped, motivos ambos los cuales sembraron el caos. Clasificados los blanquiazules primeros del torneo oficial, tras eliminar al Zamora F.C., de Ciudadela en Semifinales, los blanquiazules concluyeron subcampeones de las islas al perder la Final disputada en la capital menorquina ante la U.S. Mahón por 1-0.

En la campaña 28/29, afortunadamente para sus intereses, todo volvió a su cauce y tanto bermellones como baleáricos, arrastrando cada uno a sus clubs afines, firmaron la paz sumándose en la buena onda la Federación Española quien de una vez por todas daba vía libre a que el campeón balear participase en el Campeonato de España.

Admitidos los clubs baleares en la Federación Española bajo su propia administración, el escaso peso histórico y deportivo de estas sociedades les apeó de ingresar en cualquiera de las Categorías Nacionales establecidas para el Campeonato Nacional de Liga a estrenar esa temporada, quedando patente que al fútbol regional le quedaba aún bastante camino por recorrer. Condenados al menos unos años más a sobrevivir en Primera Regional, a los dos clubs palmesanos clásicos en esta categoría, Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball y Baleares F.C., se les unirá al término de esta edición el C.D. Athletic F.C. como Campeón de Segunda Regional, siendo para la campaña 29/30 tres los representantes de la capital balear en el Campeonato de Mallorca quedando los alfonsinos primeros, los baleáricos segundos y los atléticos terceros.

La década de los años veinte será virtuosa para el fútbol palmesano y, además de los citados, Palma verá constituir nuevas sociedades como el C.D. España, quien viste camiseta rojigualda con pantalón negro y juega en el Campo de Sa Punta atlético, el C.D. Estrella, sociedad con apenas trayectoria, el Libertad F.C., el Mediterráneo F.C. que viste camiseta azul con pantalón negro, el Génova F.C. y la S.S. La Salle quien juega en el Campo del Cementerio con camisa blanquiceleste y pantalón negro,

Con el cambio de década el fútbol balear seguirá creciendo, sobre todo a nivel de clubs donde por doquier serán constituidas nuevas sociedades que contribuirán a engrandecer este deporte. En este sentido cabe destacar, citando sólo a los clubs palmesanos de la Segunda Categoría, al Soledad F.C., quien viste camiseta arlequinada blanquiazul con pantalón negro jugando en el Campo de La Libertad, el C.D. Iberia, quien viste camiseta azul con pantalón blanco y juega en el Campo del Cementerio, el Centro Recreativo Cultural que viste camiseta negriazul con pantalón negro y el C.D. Soledad, constituido en 1933 quien viste camiseta partida azulgrana con pantalón negro y juega en el Campo d’Es Colomeret.

En un nivel inferior y ocupando plaza en Tercera Categoría, la ciudad de Palma contemplará el nacimiento de un sinfín de sociedades muchas de las cuales no se mantendrán más allá de los tiempos republicanos, quedando para la memoria S.C. Arrabal, C.D. Arenas, C.D. Atlántic, C.D. Atlas, C.D. Son Armadans, C.D. Bellver, C.D. Betis, C.D. Cultural, C.D. Columbia, C.D. Calatrava, C.D. Europa, C.D. Florencia, C.D. Hispania, F.C. Hispano, C.D. Hércules, Juventud Deportista, C.D. Jir, C.D. Júpiter, C.D. Jet, C.D. Levantino, C.D. Molinar, C.D. Murillo, F.C. Marina, U.D. Mallorquina, F.C. Progreso, C.D. Palmesano, C.D. Poniente, C.D. Paloma, C.D. Patria, F.C. Recreativo, C.D. Son Sardina, F.C. Select, C.D. Son Español, U.S. Sparta, C.D. Terreno, C.D. Triana, C.D. Uruguayo, C.D. Victoria y C.D. Viverense.

En lo que respecta a los tres grandes clubs palmesanos, la temporada 30/31 se inicia con la victoria de los alfonsinos en el Campeonato de Mallorca siendo tercero el C.D. Athletic F.C. y cuarto el Baleares F.C., adquiriendo gran protagonismo a partir del 14 de abril la proclamación de la Segunda República, acontecimiento político de gran trascendencia después del cual el Gobierno nacional prohíbe la ostentación de símbolos y denominaciones relacionados con la monarquía afectando de pleno, entre otros, a las sociedades deportivas. Fruto de esta decisión, siendo presidente de la Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball el recordado Luís Sitjar Castellá, esta entidad palmesana adquiere el nombre de Club Deportivo Mallorca y suprime su escudo original rematado por una corona real sustituyéndolo por uno de nuevo diseño, perdurando estos cambios durante un prolongado tiempo.

En la campaña 31/32 el C.D. Mallorca se impone nuevamente en el Campeonato de Mallorca siendo segundo el Baleares F.C. y cuarto el C.D. Athletic F.C., mientras se logra también el Campeonato Balear clasificándose los bermellones para disputar la Fase Final de Ascenso a Segunda División, torneo etiquetado por la Federación Española como Tercera División en el que un club balear participa por primera vez. Cuarto clasificado en el subgrupo catalano-balear-aragonés del Grupo III -el otro subgrupo es el valenciano-, los costes de los viajes a punto estarán de hacer desaparecer a los mallorquinistas, muy tocados económicamente en lo sucesivo por lo que perderán su hegemonía insular frente al Constancia F.C., de la localidad de Inca.

La sesión 32/33 constata cómo el C.D. Mallorca es segundo en el Campeonato de Mallorca siendo cuarto el Baleares F.C. y quinto el C.D. Athletic F.C., mientras que en la edición 33/34 se agudiza la crisis bermellona resultando estos cuartos precedidos por el Baleares F.C. quien es segundo y el C.D. Athletic F.C. quien es tercero habiendo permutado recientemente su clásica camiseta verdirroja por una rojiblanca.

En 1934 la Federación Española decide suprimir buena parte de los Campeonatos Regionales que, desde 1913, habían servido de base para el desarrollo futbolístico de nuestro país, implementando unos Campeonatos Superregionales donde el fútbol balear, canario, extremeño y norteafricano carece de representación y sigue con su formato tradicional. En el Campeonato Balear de la temporada 34/35 el Baleares F.C. es segundo, el C.D. Mallorca tercero y el C.D. Athletic F.C. quinto, disputándose a continuación la campaña 35/36 donde el C.D. Mallorca presidido por Andrés Homar Rullán es primero, el Baleares F.C. presidido por Damián Adrover es segundo y el C.D. Athletic F.C. presidido por Francisco Tomás Cañellas es cuarto.

El estallido de la Guerra Civil en julio de 1936 pilló a los clubs baleares en plena pretemporada y a muchos de los jugadores en vacaciones, sumándose las autoridades militares de Mallorca al Ejército sublevado de inmediato. Alejada la isla del frente bélico y, en medio de una situación de aparente tranquilidad a pesar de que muchos clubs se vieron privados de jugadores enrolados en el Ejército viviendo penurias sociales y deportivas, el Campeonato de Mallorca de Primera Regional siguió disputándose en las temporadas siguientes, proclamándose el C.D. Mallorca vencedor en las campañas 36/37 y 37/38, mientras el Constancia F.C., de Inca, lo hizo en la sesión 38/39, organizándose además encuentros amistosos entre los clubs mallorquines más importantes con el fin de recaudar dinero para los combatientes.

Concluida la Guerra Civil, el fútbol palmesano quedó muy afectado por la falta de jugadores teniéndose, en muchos casos, que recurrir a juveniles o a futbolistas profesionales procedentes de la península. En este sentido el Baleares F.C. fue el más perjudicado, careciendo de dinero para fichar y de suficientes mimbres en la cantera para adquirir un nivel aceptable, saliendo por el contrario el C.D. Athletic F.C. beneficiado al reunir una plantilla repleta de jugadores jóvenes con excelente proyección. En cuanto al C.D. Mallorca, la escasez de jugadores fue compensada por algunos juveniles y profesionales peninsulares que no ofrecieron el rendimiento esperado naufragando en cuantos torneos se presentó.

En el Campeonato de Primera Regional de la temporada 39/40 el C.D. Athletic F.C. sorprendió a todos sus rivales y por primera y única vez, con todos los honores se llevó el título a sus vitrinas superando al poderoso C.D. Mallorca mientras que el Baleares F.C., con grandes problemas fue quinto y colista. El poderío de los atléticos quedaba patente y en el Campeonato Balear también impuso su ley por delante del C.D. Mallorca aunque, llegado el caso, en el restablecimiento del Campeonato de Segunda División la Federación Española invitó a C.D. Mallorca y Constancia F.C., más poderosos económicamente, quedando los atléticos descartados. Encuadrados en el Grupo III junto a clubs valencianos y catalanes, los de Inca resultaron quintos y los bermellones séptimos, perdiendo ambos la continuidad en esta categoría nacional.

En la campaña 40/41, avanzada la Liga se producen cambios a nivel gubernativo y desde la D.N.D. que rige los destinos de la Federación Española se insta a todos los clubs que se denominen en lengua extranjera o catalana, a cambiar su nombre empleando como lengua el castellano teniendo como fecha última el 31 de diciembre de 1940. El hasta entonces C.D. Athletic F.C. cambia a Club Deportivo Atlético, el Baleares F.C. adopta el nombre de Club de Fútbol Baleares, el Constancia F.C., de Inca, pasa a C.D. Constancia y así un largo número de clubs en todo el Estado. Deportivamente el C.D. Mallorca no se recupera todavía del todo y el cetro balear va al C.D. Constancia que acaba imponiéndose en Primera Regional por delante de los bermellones mientras el C.D. Atlético es tercero y el C.F. Baleares, muy tocado, concluye sexto y nuevamente colista. Finalmente, el C.D. Constancia como representante balear en la Fase Final de Tercera División, consigue ascender a Segunda División siendo el mejor club regional.

HISTORIA DEL CLUB DEPORTIVO ATLÉTICO BALEARES:

1942 – 1950

La sesión 41/42 es un paseo para el C.D. Mallorca, quien se impone en Primera Regional y logra clasificarse para jugar en Tercera División, precediendo al C.D. Manacor mientras los dos otros clubs palmesanos, C.F. Baleares y C.D. Atlético quedan terceros y cuartos respectivamente. Sin embargo el gran acontecimiento de año, por sus consiguientes consecuencias, se produce a principios de 1942 cuando, en pleno desarrollo de la temporada deportiva, el ayuntamiento de Palma aprueba un plan urbanístico para el crecimiento de la ciudad que afecta de forma directa y apremiante al C.D. Atlético puesto que su Campo de Sa Punta, conservado en usufructo y en plena zona de expansión, ha de ser desalojado.

La noticia cae como una bomba en la directiva atlética y entre la plantilla, muy afectada por su futuro, tomando Antonio Forteza las riendas para resolver tan dramática situación lo antes posible puesto que la campaña 42/43 está a la vuelta de la esquina y se carece de un campo a la altura del club en donde jugar. Por capacidad, Sa Punta es el tercero en Palma tras el Campo de Buenos Aires bermellón y el Campo de Sa Punta baleárico, estando el resto de los recintos muy alejados de los tres citados.

Ante la imposibilidad material, temporal y económica de ejecutar un nuevo estadio, Forteza llama a la puerta del poderoso C.D. Mallorca para intentar alcanzar un pacto en el que se conserve la identidad atlética, poniendo como moneda de pago su plantilla pero demandando a los bermellones que renuncien a su historia y acuerden, junto a los atléticos, constituir un nuevo club que empiece de cero bajo el título de C.D. Atlético-Mallorca. Los bermellones, muy orgullosos de su pasado y de sus señas de identidad, desde su privilegiada atalaya rompen las negociaciones e indican a los atléticos que se busquen otro socio, no teniendo más remedio Forteza y su directiva que dirigirse al C.F. Baleares, gran rival de los rojiblancos durante los últimos años a nivel deportivo.

El C.F. Baleares, rival por antonomasia de los bermellones por su opuesto estrato social y sus tradicionales disputas deportivas, contrariamente a lo esperado acepta negociar con los atléticos puesto que dos son los fundamentos que le mueven; convertirse en el primer club de Palma y, por ende, de las Islas Baleares. Carente de una plantilla potente como consecuencia de la guerra, con campo propio y respaldado por una masa social repleta de trabajadores frente a la más aburguesada bermellona, el C.D. Atlético viene a ser el complemento ideal que precisan los blanquiazules puesto que en su plantilla hay mimbres interesantes y además, motivo por el cual se les acercan, carecen de campo.

La propuesta atlética, idéntica a la ofrecida fechas antes a los bermellones, es aceptada en principio por los baleáricos a pesar de que significa renunciar a su pasado y establecer un club nuevo que, según los rojiblancos, ha de denominarse C.D. Atlético-Baleares, siendo no obstante la mayor preocupación de ambos cómo liquidar las respectivas deudas puesto que los atléticos deben 35.000 pesetas y los baleáricos 15.000. Consultada la Federación Balear, ésta les indica que no autorizará fusión alguna hasta no haya sido resuelta la deuda conjunta por lo que, estudiado el pago, ambos llegan al acuerdo de fusionarse el 27 de mayo bajo el nombre de Club Deportivo Atlético-Baleares, conservándose en tal denominación los rasgos identitarios rojiblancos por delante de los blanquiazules.

En las semanas siguientes queda elegida la Junta Directiva de la nueva sociedad teniendo como presidente de honor a exatlético Antonio Forteza Piña y como presidente efectivo a Pedro Serra Cladera, expresidente del C.F. Baleares, siendo vicepresidentes Francisco Riera Rigo y Bartolomé Viñala Mas, mientras secretario es Sebastián Tortella Salom, vicesecretario es Antonio Roig Nicolau, contador Benito Amengual y depositario Pedro Suau Zanoguera. Depositada toda la documentación en la sede de la Federación Balear, entidad supervisora y garante de toda la operación, incluso la indumentaria que será inicialmente blanquiazul para la camiseta y negro para el pantalón, aunque en breve se permuta el negro por el blanco ante las quejas de los aficionados baleáricos, libre de deudas la fusión queda definitivamente aprobada a nivel federativo el 29 de junio, aspirando todos los socios del nuevo club a convertirse en el hegemónico.

Debutante en la temporada 42/43, el estreno dentro de Primera Regional le lleva a ser segundo tras el C.D. Mallorca, consiguiendo una vez concluido el torneo y ya en pleno verano que la Federación Española le incluya en uno de los grupos que se han programado para la futura Tercera División, categoría que se desea potenciar y convertir en refugio para destacados clubs modestos e históricos en horas bajas por delante de la Primera Regional. Ubicado en el Grupo IV donde participan clubs catalanes y baleares, el C.D. Atlético Baleares realiza una muy discreta campaña 43/44 donde es octavo evitando el descenso, encarando la sesión 44/45 en el Grupo V con catalanes y valencianos cargado de mayor optimismo pese a lo cual es séptimo. Por el Campo de Son Canals pasan destacados clubs que dejan buenas taquillas acudiendo los aficionados en masa para ver las evoluciones de su equipo, cambiando en la edición 45/46 nuevamente de ubicación para competir, en esta ocasión, dentro del Grupo VI donde le acompañan valencianos y aragoneses. El club blanquiazul alcanza la tercera plaza y accede a la Fase Intermedia, torneo clasificatorio previo para dilucidar quiénes se van a jugar un puesto en Segunda División, careciendo de la suerte necesaria al quedar segundo empatado a puntos con el Levante U.D.

En la temporada 46/47 accede a la presidencia el que fuera presidente exatlético Francisco Tomás Cañellas, repitiendo los baleáricos tercer puesto en Liga dentro de un Grupo IX donde le acompañan nueve clubs valencianos y en cual, por un solo punto, se le escapa la Fase Intermedia. A partir de 1947 los buenos resultados deportivos cosechados en los últimos años se alejan de la barriada de Hostalets y los blanquiazules caen al octavo puesto en la campaña 47/48 inmersos en un duro Grupo V acompañados de clubs baleares y catalanes. En la edición 48/49 se pasa a un ampliado Grupo III donde participan un total de catorce sociedades procedentes de Aragón, Cataluña y las Islas Baleares, concluyendo los baleáricos novenos dentro de una competición muy igualada donde hay paridad de fuerzas. En la sesión 49/50 que cierra la década, el C.D. Atlético Baleares se mantiene en el Grupo III pero con diferentes protagonistas puesto que sus acompañantes son ahora valencianos, catalanes y baleares terminando séptimo.

1950 – 1960

Será en la temporada 50/51 presidido por Antonio Castelló Salas cuando consiga el mayor éxito en su corto historial al proclamarse Campeón de grupo y en la Fase Final liderar el torneo entrenado por Gaspar Rubio, superando a clubs como Alicante C.F., Real Betis Balompié, R.C. Recreativo de Huelva, C.D. Cacereño ó C.D. Guadalajara, y alcanzando el ansiado ascenso a Segunda División. El estreno en la categoría de plata encuadrado en el grupo II es doblemente emocionante por cuando supone un paso más en su carrera pese a las difucultades económicas para cubrir los desplazamientos, y la posibilidad de enfrentarse al rival ciudadano Real C.D. Mallorca. Los bermellones se imponen en ambos encuentros por el mismo resultado de 2-0, y Son Canals se convierte en fortín durante el campeonato.

Sin embargo, la nota negativa es el décimo puesto final y el anuncio de reestructuración de la categoría con la obligatoriedad de disputar una Promoción. En este caso no la supera al terminar cuarto de seis participantes, pero la anulación de la misma hace que continúe un años más en la categoría de plata. En la campaña 52/53 pasa a ocupar la presidencia del club Juan Roca Rubicós y el equipo entrenado por Andreu Quetglas empata ambos encuentros con el Real C.D. Mallorca con el guarismo de 1-1, además de consguir una goleada histórica por 7-1 frente al Orihuela Deportiva C.F., pero desgraciadamente pierde la categoría al ser decimocuarto y ocupar la primera de las tres plazas de descenso.

Descendido a Tercera División, su objetivo es volver lo antes posible a la categoría recién abandonada, pero esta misión parece imposible. En la campaña 55/56 toma las riendas del club Gabriel Genovart y entrenados por Jaime Brondo son Campeones de Liga por delante del Real C.D. Mallorca, pero en la Fase Final cuartos, quedando eliminados. En la 56/57 subcampeones, cayendo en la Promoción ante el C.F. Gandía: 1-1 en casa, 3-3 en la ciudad valenciana y 0-2 en el desempate. En la campaña 57/58 nuevo subcampeonato con Joan Navarro en el apartado técnico y nueva eliminación, en esta ocasión frente al C.D. Castellón: 5-3 en Castalia y 1-1 en casa. Cierra esta década el subcampeonato de la campaña 59/60 y la mala suerte en la Promoción, pues tras eliminar al C.D. Fabra y Coats: 2-1 en casa y 1-1 en Barcelona; caen de nuevo ante el C.D. Castellón: 2-1 en casa, 1-0 en Castalia y 2-4 para los albinegros en el desempate disputado en Alicante.

1960 – 1970

Iniciados los años sesenta el conjunto palmesano estrena el moderno y funcional Estadi Balear, inaugurado el 8 de mayo de 1960 en un encuentro frente al Birmingham City F.C., con resultado final de 2-0 para los locales. El C.D. Atlético Baleares consigue por fin su objetivo tras conquistar la Liga 60/61 con Joan Blascos en la presidencia, pues en la Promoción elimina al C.D. Olímpico: 1-0 en Xátiva y 3-0 en Palma; y en la Final a la S.D. Amistad: 1-2 en Zaragoza y 6-1 en casa. El C.D. Atlético Baleares inicia su segundo ciclo en la categoría de plata con unos resultados idénticos a su anterior presencia, pues si en la campaña 61/62 es décimo a un paso del descenso, en la temporada 62/63 no se salva y desciende a Tercera División tras ser decimocuarto y caer eliminado en la Promoción por la Permanencia ante el aspirante Algeciras C.F.: 3-1 en la ciudad gaditana, 2-0 en casa y 1-2 en el desempate disputado en Valencia.

Nuevamente emprende su particular lucha por recuperar la categoría recién abandonada y en la campaña 63/64 tiene su primera oportunidad, desperdiciándola tras eliminar al Real Avilés C.F.: 2-1 en la ciudad asturiana y 3-1 en casa; y ceder ante el C.D. Cartagena: 2-0 en la ciudad departamental y 1-2 en casa. En la campaña 64/65 es Campeón de Liga con Gabriel Suñer Sampol como entrenador blanquiazul, pero es eliminado por el C.D. Badajoz: 1-1 en casa y 2-0 en El Vivero. En la temporada 65/66 es subcampeón, y en la Promoción supera al Sevilla Atlético Club: 3-0 en la ida, 4-1 en casa y 1-2 en el desempate disputado en Valencia; pero es eliminado por el C.D. Tarrasa: 2-1 en la ciudad fabril, 2-1 en casa y 3-4 en el desempate disputado nuevamente en Valencia. La última oportunidad de la década se presenta en la temporada 67/68 tras ser Campeón de Liga por quinta vez en su historia, desaprovechándola al ser eliminado por el Recreativo Club Portuense: 1-0 en El Puerto de Santa María y 1-2 en casa.

1970 – 1980

Los años setenta significan un retroceso deportivo por cuando pierden potencial habiendo superado una Promoción de Permanencia en la sesión 70/71 al imponerse al aspirante Alicante C.F.: 3-3 en Alicante y 1-0 en casa; pero finalmente acaban en Regional al término de la temporada 72/73 tras finalizar en decimo novena posición. En la campaña 74/75 son Campeones de Liga en Regional Preferente y ascienden a Tercera División tras liderar la Liguilla de Ascenso, consiguiendo en la 76/77 ser sextos en su grupo con el club presidido por Jerónimo Preto y ascender a la recién creada Segunda División B. En esta categoría no tiene excesiva fortuna y termina vigésimo y colista bajo las órdenes de Antoni Oviedo, descendiendo a Tercera División a cinco puntos de la permanencia.

1980 – 1990

Culminando una tendencia recesiva de finales de los setenta, en la campaña 80/81 pierde la categoría y desciende a Regional, suponiendo un nuevo varapalo para la entidad blanquiazul. Reorganizado y con nuevos bríos, en la temporada 82/83 el club de Joan Morro vuelve a ascender a Tercera División con Manuel Martín Vences como entrenador, convirtiéndose el equipo en uno de los aspirantes al ascenso. En la campaña 85/86 tiene una oportunidad pero no la aprovecha, pues tras eliminar al C.At. Osasuna Promesas: 1-1 en Pamplona y 1-0 en casa; es eliminado en la Final por el C.D. Lugo: 2-0 en la capital gallega y 0-0 en casa.

En la sesión 86/87 es segundo en Liga y consigue ascender como consecuencia de la ampliación que padece la Segunda B aumentando el número de plazas y pasar a tener cuatro grupos. El C.D. Atlético Baleares inicia un ciclo en Segunda División B que va a durar tres temporadas, siendo duodécimo en la 87/88 y sexto bajo la batuta de Ignacio Martín Esperanza en la 88/89, la mejor sin duda, para cerrarlo con un vigésimo puesto en la 89/90 tras una decepcionante campaña con tan sólo cinco victorias.

1990 – 2000

Iniciados los años noventa, el sistema competitivo varía en su estructura y cuatro son los aspirantes por cada uno de los grupos al ascenso. El conjunto palmesano tiene nueve oportunidades, todo un record, siendo incapaz en todas ellas de conseguir el objetivo. Enrolado en las Promociones junto a murcianos, valencianos y catalanes, se muestra inferior en cada una de ellas y el desánimo cunde entre sus aficionados. En la campaña 90/91 es tercero superado por C.D. Roldán y C.At. Roda de Bará, siendo colista la S.D. Sueca. En la 91/92 repite puesto superado por Valencia C.F. “B” y C.E. Premiá, siendo Águilas C.F. el colista.

En la temporada 93/94 es subcampeón tras el Real C.D. Mallorca “B” y en la Liguilla de Ascenso es último tras Cte. d’E. Sabadell F.C., Caravaca C.F. y Crevillente Deportivo; mientras en la 94/95 se repite la situación en Liga y en la Promoción es tercero tras F.C. Barcelona “C” y C.F. Gandía, siendo el Muleño C.F. colista de grupo. En la campaña 95/96 es de nuevo colista superado por Real Murcia C.F., C.D. Acero de Sagunto y Palamós C.F., mientras en la 96/97 es tercero tras Novelda C.F. y Palamós C.F., ocupando el Águilas C.F. la cola del grupo. En la temporada 97/98 es Campeón de Liga, siendo tercero en la Promoción tras Benidorm C.D. y C.E. Mataró, cerrando el grupo el Caravaca C.F.

La temporada 98/99 con Tomás Cano en la presidencia y Miquel Crespí en el cargo de entrenador, se alza con el título de Campeón y la Liguilla de Ascenso la cierra como último clasificado tras Lorca Deportiva C.F., A.E.C. Manlleu y C.D. Alcoyano; mientras en la 99/00 de nuevo como Campeón de Liga, no consigue puntuar en la Liguilla y es superado por C.E. Mataró, Alicante C.F. y U.D. Horadada.

2000 – 2010

En la primera década del nuevo milenio, la sociedad palmesana no ceja en su empeño y en la primera ocasión, campaña 00/01, es Campeón de Liga una vez más con Miquel Crespí y fracasa nuevamente al ser colista tras C.D. Onda, Orihuela C.F. y Palamós C.F., repitiendo actuación esta vez bajo las órdenes de Benigno Sánchez en la 01/02 y alzandose como Campeón en Liga, si bien termina de nuevo colista tras C.F. Reus Deportiu, Villajoyosa C.F. y Yeclano C.F.. Tras nueve promociones consecutivas el club entra en crisis y pasadas unas temporadas en tierra de nadie acaba descendiendo a Regional. En el verano de 2006 el Estadi Balear sufre una remodelación y se implanta césped artificial en el terreno de juego.

Una temporada tan sólo en Preferente le basta para volver a Tercera División, consiguiendo en la campaña 07/08 con Fernando Crespí en la presidencia proclamarse Campeón de Liga y en la Promoción ascender a Segunda División B con Antoni Cazorla en el banquillo, al imponerse a la A.D. Universidad de Oviedo: 1-1 en la ida y 2-1 en casa; y en la Final a la S.D. Gernika Club: 0-0 en la localidad vizcaína y 2-0 en casa tras prórroga. La campaña 08/09 en Segunda División B es desastrosa y el club balear desde el inicio ocupa puesto de colista siendo incapaz de salir de esta posición en lo que resta de campeonato, estando condenado al descenso y finalizando vigésimo con ocho victorias y nueve empates. En la edición 09/10 dentro del torneo balear los blanquiazules sí ofrecen una buena imagen y se encaraman al primer puesto resultando Campeones dirigidos por Ángel Pedraza. En la Promoción entran en la Fase de Campeones y consiguen un nuevo ascenso a Segunda División B tras eliminar al C.D. Tudelano: 1-0 en la ida y 2-1 en la ciudad navarra.

2010 – 2020

La nueva década la inicia con paso firme y una directiva que piensa alcanzar cotas mayores, contando con una plantilla 10/11 renovada que va de menos a más y que con el paso de las jornadas se afianza en la zona media consiguiendo ser decimotercero, alejado de los puestos calientes del grupo.

El 5 de mayo de 2011 se celebra una importante Asamblea General extraordinaria mediante la cual los socios baleáricos acuerdan la conversión de la entidad en S.A.D. lanzando 1.000 acciones al precio de 1.000 euros cada una, siendo Fernando Crespí el presidente. La llegada de liquidez al club palmesano trae en la campaña 11/12 nuevos bríos y dentro de los estamentos que lo componen se añora volver a vivir tiempos pasados en superior categoría. Gustavo Siviero, su técnico, cuenta con un plantel confeccionado a su medida que realiza una primera vuelta extraordinaria en la que marca diferencias respecto a los rivales, siendo más floja la segunda en donde vive de las rentas pero con la seguridad de proclamarse Campeón. En la Fase de Campeones, pese a las ilusiones de los aficionados, es eliminado por el C.D. Mirandés; 1- 0 en la localidad burgalesa y nueva derrota, esta vez por 1-2 en casa. El club tiene una nueva oportunidad en Semifinales pero será apartado por el C.D. Lugo; 3-1 en la capital gallega y 0-0 en casa resultando una amarga despedida.

Concluida la campaña 11/12, el 25 de julio de 2012 finalmente se constituye como S.A.D. mediante escritura pública adquiriendo la denominación C.D. Atlético Baleares, S.A.D., aprobando el CSD en fecha posterior, 26 de septiembre, el proceso de conversión en S.A.D.  a lo cual le sigue el día 27 del mismo mes la primera Junta General de accionistas en donde Fernando Crespí es reafirmado presidente. Deportivamente la sesión 12/13 es muy diferente a la anterior y con una plantilla donde se han perdido elementos muy importantes se finaliza en decimoprimero puesto. Tomada lectura de los errores cometidos, en la edición 13/14 se incorporan nuevos jugadores que proporcionan un salto de calidad importante pero el mal comienzo del torneo les supone un pesado lastre y al final han de conformarse con la quinta plaza, a un solo punto de disputar la Promoción. Durante toda la temporada el C.D. Atlético Baleares se ve privado de jugar en el Estadi Balear, aquejado seriamente de aluminosis, habiendo los técnicos municipales desestimado ocupar estas magníficas instalaciones por falta de seguridad. La directiva ha de tomar una decisión y para parchear provisionalmente el problema se opta por jugar en el Campo Municipal de Magalluf sito en la vecina localidad de Calviá.

En la temporada 14/15 el ayuntamiento palmesano acondiciona el Campo de Son Malferit, insuficiente para albergar a toda la afición baleárica, especialmente en encuentros de gran atracción pero, al menos, se tiene un terreno de juego dentro de la capital. En el aspecto deportivo las cosas no funcionan y el equipo blanquiazul retrocede al decimosegundo puesto, una plaza muy alejada de lo últimamente se ha venido cosechando. La campaña 15/16 resulta un tanto más positiva y, pese a andar alejado de los primeros puestos, se ven cosas positivas en la plantilla y se termina noveno. Con una serie de refuerzos en la edición 16/17, el plantel blanquiazul cambia casi por completo y tras un buen campeonato donde se acechan los puestos de Promoción durante buena parte de la Liga, al final se consigue la cuarta plaza. Clasificados para la Promoción, en esta Fase tan complicada y dura se logra eliminar en Cuartos de Final al C.D. Toledo; 1-0 en casa y victoria por 1-2 en la capital imperial, cayéndose después en Semifinales ante el Albacete Balompié; 1-1 en casa y derrota por 2-1 en la capital manchega tras encajar el último gol en el descuento.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • L’Atlètic Baleares: Una història de supervivència. Antoni Salas Fuster. Ingrama S.A. (2009).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.diariodemallorca.es Diario.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Club de Fútbol Gandía

 

titular CF Gandia

Escudo C.F. Gandía

DATOS GENERALES: 

  • Nombre completo: Club de Fútbol Gandía
  • Ciudad: Gandía / Gandia
  • Provincia: Valencia / València
  • Comunidad Autónoma: Comunidad Valenciana / Comunitat Valenciana
  • Fecha de constitución: 20 de diciembre de 1946
  • Fecha de federación: 26 de febrero de 1947

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club de Fútbol Gandía (1946-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga en Segunda División B:

  • 1999/00

3 Ligas en Tercera División:

  • 1961/62
  • 1994/95
  • 2009/10

 

ESTADIO:

Estadio Municipal Guillermo Olague

 

  • Nombre: Estadio Municipal Guillermo Olagüe
  • Año de inauguración: 1967
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal Guillermo Olagüe / Estadi Municipal Guillermo Olagüe (1967-)
  • Capacidad: 4.800 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo del Bulevar (1946-1952)
  • Campo de Montdúver / Camp de Montdúver (1952-1967)
  • Estadio Municipal Guillermo Olagüe (1967-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL CLUB DE FÚTBOL GANDÍA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB DE FÚTBOL GANDÍA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN GANDÍA:

Situada en el sureste de la provincia de Valencia junto al mar y capital histórica de la comarca de La Safor, la ciudad de Gandía ha sido tradicionalmente un importante centro cultural el cual vio nacer en su término a grandes literatos que consagraron el núcleo principal del Siglo de oro de las letras valencianas. Dedicada durante muchos siglos al sector agrícola debido a su preciada huerta, la localidad nunca desvió su atención del comercio, una de sus bases financieras, combinando ambas con la pesca y actividad portuaria donde el núcleo marítimo de El Grau centra toda la actividad. A consecuencia de sus magníficas playas, desde los años sesenta el sector turístico ha experimentado un gran crecimiento hasta el punto de ser su más destacada fuente de ingresos, conllevando paralelamente un notable desarrollo urbanístico y demográfico, atrayendo a un buen número de inmigrantes y ciudadanos extranjeros para alcanzar su población los setenta y cinco mil habitantes.

Con algo más de dieciséis mil almas a principios de los años veinte, la irrupción del fútbol en la localidad se produjo en 1922 con la labor realizada inicialmente por los socios del Gandía Foot-ball Club, sociedad pionera que, vistiendo camiseta blanquiazul y pantalón azul, presidida por Miguel Pastor Gómez pronto despertó con su desbordante actividad el interés de otro grupo de jóvenes quienes, interesados en aquella práctica, constituyeron meses después el Sporting Club de Gandía siendo sus colores rojiblancos para la camiseta y azul para el pantalón. Rivalizando desde el principio por su opuesta ideología y distinto estrato social, ambas agrupaciones deportivas empezaron a repartirse la atención de los aficionados locales según su respectiva preferencia, inaugurándose el domingo 23 de diciembre de ese mismo año gracias a la cesión de unos terrenos propiedad de Luis Santonja sitos en lo que hoy es el Colegio de San Francisco de Borja, al final de la Calle Legionario Bernabéu, el denominado Camp de Les Ambrosíes donde se enfrentaron el Gandía F.C. y el Diana F.C. de la localidad de Dénia con resultado final de empate a tres tantos.

Alejadas las dos sociedades gandienses de la por entonces titulada como Federación Regional Levantina de Clubs de Foot-ball y sus campeonatos oficiales, la actividad de blanquiazules y rojiblancos se centró en la disputa de encuentros amistosos frente a clubs de las comarcas vecinas valencianas y del norte de Alicante, siendo también habituales las visitas de clubs procedentes de la capital valenciana quienes atraían a una considerable cantidad de público. Pese a la enconada rivalidad manifiesta entre unos y otros, a mediados de década el fútbol decayó considerablemente en la ciudad ducal hasta el punto de desaparecer ambas entidades, pasando la bandera de este deporte en torno a 1928 a estar representada por los jóvenes en edad estudiantil donde las Escuelas Pías, por obra de disponer de campo propio, prestaron un gran servicio dando lugar a equipos juveniles como la Sociedad Borgiana F.C., el C.D. Tròlec, el Patria Estudiantil, el Ouets de Trememba, el Cosmopolitan Club, el Albañil F.C. y el Beniopa F.C., de la localidad del mismo nombre conurbada con Gandía.

La eclosión del fútbol en esos tiempos no pasó desapercibida entre los exjugadores del desaparecido Gandía F.C. y en 1929 un nutrido grupo de ellos donde figuraban Voro, Albi y Miret, ya con cierta edad, compusieron la Peña Deportiva Azul-Grana con el ánimo de restablecer este deporte a un nivel superior y dar lugar a un club de fútbol que representara a la ciudad. Haciendo uso del Camp de Les Ambrosíes, la iniciativa de la P.D. Azul-Grana tomó auge y pronto se sumaron otras peñas como la del C.D. Comercial, la Merengue y el Sporting Club, constituyéndose el 1 de mayo de 1930 el Club Deportivo Gandía con una directiva donde José Román Martí y Joaquín Sendra Sendra eran elegidos presidentes honorarios mientras presidente efectivo resultaba Juan José Bernabéu estando acompañado por Ricardo Del Cerro en la vicepresidencia, Luis Pastor en la secretaría, Jesús Giner Ferrer como vicesecretario, Enrique Carreras como tesorero y Antonio Núñez en el puesto de contador.

Uniformado con camiseta y pantalón blanco, el 15 de julio fueron aprobados sus Estatutos por el Gobierno Civil, adquiriéndose unos terrenos muy próximos al antiguo recinto donde se levantó el nuevo Camp del Serpis, apto para la práctica de varias disciplinas deportivas y sobre el cual, con vistas a escoger a los mejores jugadores locales, se organizó entre agosto y septiembre un torneo donde se inscribieron un grueso número de peñas locales como el Sporting Club, la P.D. Azul-Grana, el Merengue y el Hércules, formando estos cuatro un grupo mientras, en otro, jugaban el Albañil F.C., la Unión Levantina que vestía de blanquiazul, el Serpis, el Ràpid y el Gimnástico. Tras una vibrante competición donde hubo de todo, el Sporting Club se alzó con el título, ingresando con un selecto conjunto de jugadores el C.D. Gandía en la Federación Valenciana para competir a nivel oficial.

Si esto sucedía en el núcleo histórico, en el marítimo de El Grau no se perdía ojo a los acontecimientos y también en 1930 se constituía el C.D. Mediterráneo, sociedad con un potencial equiparable al gandiense quien, desde su Camp del Cèntim y vistiendo camiseta con pantalón blanco, logró aunar a dos equipos completos, titular y reserva enfrentándose al propio C.D. Gandía en varias ocasiones y a conjuntos de las vecinas Pego y Dénia.

Teniendo su sede en el afamado Bar San Sebastián, foco de sus reuniones, el C.D. Gandía inició su aventura competitiva durante la temporada 31/32 enmarcado en el Grupo II de la Segunda Regional Ordinaria ocupando el segundo puesto tras el Onteniente F.C., logrando en la campaña siguiente 32/33 en el Grupo Sur el primer puesto por lo que ascendió a Segunda Regional. En esta categoría, con César Coll en la presidencia, los blancos se estrenaron en el Grupo Sur con un magnífico primer puesto dentro de la sesión 33/34 que no le valió el ascenso, debiendo esperar a la edición 34/35, nuevamente con la primera plaza en el bolsillo, para conseguir un meritorio y perseguido salto a la categoría superior que organizaba la Federación Valenciana, la Primera Regional. El debut en esta categoría donde jugaban las sociedades más destacadas del panorama valenciano y castellonense a excepción de los poderosos Valencia F.C., Levante F.C. y Gimnástico F.C. que lo hacían en Categoría Nacional, así como el grueso de los clubs alicantinos enrolados en la Federación Murciana, atrajo a un numerosísimo público al Campo del Serpis aupando a los de La Safor hasta el cuarto puesto, teniendo Joaquín Sendra el honor de reunir la mejor plantilla que se había visto en la ciudad en dos décadas.

Sin embargo la alegría duró poco pues, en julio de 1936, en plena pretemporada, la Guerra Civil se encargó de hacer añicos todas las ilusiones depositadas en el club y aquellos anhelos por optar en un futuro cercano con el bendito sueño de militar en superior categoría. Disputados algunos encuentros amistosos para recaudar fondos y otros en beneficio de los soldados destinados en el Frente, a partir de 1937 la situación bélica se agudizó en la zona víctima de los bombardeos aéreos en el puerto, por lo cual las autoridades suspendieron la práctica deportiva hasta que la situación fuera más propicia.

Dicho momento se alargó hasta mitad de 1939, pero en esas fechas el que fue club más representativo de Gandía no se volvió a recomponer por los desastres de la guerra, siendo los colegios y los órganos juveniles quienes se ocuparon de dicha faceta. En 1940 surgieron el Frente de Juventudes de Gandía y el Club Atómico, dos modestas sociedades que acapararon inicialmente las ganas de jugar al fútbol por parte de los jóvenes, siendo en 1941 y bajo la atenta protección de la Congregación Mariana local, con sede en el Palacio del Santo Duque, cuando al fin fue constituido un club con serios ánimos de representar a la ciudad dentro del mundo federado, la Agrupación Deportiva Gandía. Inscrito en la Segunda Regional valenciana, la A.D. Gandía inició su historial en la temporada 41/42 con el mejor de los propósitos concentrando a gran parte de los aficionados alrededor del Campo del Serpis cada domingo de partido pero, con el paso de los años, pronto se vio que las limitaciones económicas y sociales de aquel club no presagiaban una continuidad a corto plazo.

HISTORIA DEL CLUB DE FÚTBOL GANDÍA:

1946 – 1950

A partir de 1945, estando la A.D. Gandía en Segunda Regional y desviándose la atención deportiva en otras actividades como la desarrollada por el Club de Natación y Sports, los grandes aficionados y exjugadores de antaño una vez sobrepasados los primeros años de la cruda posguerra, empezaron a citarse en el tradicional Bar San Fernando, verdadero hervidero futbolístico gandiense, fabulando con la idea de constituir una nueva sociedad que se encargara de recuperar el prestigio ostentado en la década anterior. Fruto de las conversaciones y diligencias de un grupo de emprendedores, por fin el 20 de diciembre de 1946 quedaba constituido el Club de Fútbol Gandía, figurando como presidente Andrés Merí Puig mientras los colores elegidos fueron los antiguos del Gandía F.C., camiseta blanquiazul con pantalón azul. En cuanto a la plantilla de jugadores, la mayor parte fueron reclutados de la A.D. Gandía, reforzándose el total con algunos procedentes del Club Atómico y noveles valores que surgieron del fútbol local, adecentándose paralelamente unos nuevos terrenos que dieron como resultado el Campo del Bulevar, recinto que se empleó mediante usufructo.

Inscrito el 26 de febrero de 1947 en la Federación Valenciana, el conjunto blanquiazul fue catalogado como su antecesor de Segunda Regional, empezando su trayectoria en esta categoría durante la temporada 47/48 con buen ritmo puesto que, nada más surgir, se convirtió en uno de los gallitos. En la campaña 48/49 logró el Campeonato de Liga en su grupo pero en la Fase Final no pudo ascender, quedando apeado de dicha Promoción en la edición 49/50. Pese a ello, el C.F. Gandía contó con unas buenas plantillas y en 1950 obtuvo el título de Campeón Regional de Aficionados, teniendo además el fútbol cierto apogeo con la constitución en 1948 de una segunda iniciativa como fue el Club Deportivo Gandiense, sociedad filial del C.F. Gandía quien, en la misma categoría, lució así mismo los colores blanquiazules.

1950 – 1960

Con el cambio de década la ambición por militar en una categoría superior se convirtió en urgencia, sustituyendo en 1950 el empresario Miguel Boronad Monserrat a Andrés Merí en la presidencia. En su primera temporada, 50/51, no se obtuvo el éxito esperado, pero en la siguiente campaña, 51/52, con una plantilla reforzada para la ocasión fue Campeón en su grupo y segundo en la Fase Final tras el Albalat C.F., consiguiendo el ascenso a Primera Regional.

En 1952, con las gestiones del club se consigue estrenar un nuevo recinto, el Campo del Montdúver, desde el cual se consigue con la ayuda de una excepcional plantilla encadenar un nuevo ascenso, ahora a Tercera División tras conseguir brillantemente el primer puesto en la campaña 52/53 dentro del grupo único de Primera Regional y una posterior victoria en la ciudad de Cartagena ante la U.D. Cartagenera. La ciudad, muy afectada tras la guerra, empieza a recuperarse con el comercio de los cítricos, su exportación y la cantidad de puestos de trabajo generados, surgiendo varias sociedades con distinta trayectoria que son inscritas de inmediato en la Federación Valenciana destacando el Club Deportivo Ducal Borgia, mientras que menos relevantes son la Peña Deportiva Imperial y el C.F. Luis Belda, este último vinculado al Frente de Juventudes local.

Este éxito deportivo despierta la pasión por el fútbol en la ciudad y esta empieza a acudir cada domingo en masa al estadio, redundando en la trayectoria de la entidad ducal quien debuta en Tercera División durante la temporada 53/54 inmersa en un Grupo V donde coparticipan clubs de las federaciones Valenciana y Murciana ocupando la sexta plaza. En la campaña 54/55 a valencianos y murcianos se les adjudica respectivamente un grupo, siendo el Grupo IX donde los gandienses quedan cuartos. En 1955 Boronad abandona la presidencia y es relevado por Juan José Bernabéu quien ya fuese presidente del C.D. Gandía concluyendo tercero en Liga, accediendo al gobierno del club en 1956 José Sorribes Cuenca con quien, acompañado por el técnico José Llopis, se termina en segunda plaza tras el C.D. Alcoyano. Este segundo puesto le permite entrar en la Promoción de Ascenso a Segunda División, Fase en la que elimina al C.D. Atlético Baleares: 1-1 en Palma de Mallorca y 3-3 en casa con un desempate favorable por 2-0; y al C.D. Iliturgi: 3-1 en la localidad jiennense de Andújar y 8-2 en casa. Cuando todo le parecía favorable para alcanzar el ascenso a la categoría de plata es eliminado en la gran Final por el Alicante C.F.: 1-1 en casa y dolorosa derrota por 3-0 en la capital alicantina perdiendo una histórica oportunidad de acariciar el fútbol profesional.

En las ediciones siguientes, el C.F. Gandía conserva buenas plantillas que le aúpan a los primeros puestos de la clasificación siendo tercero en la edición 57/58 con Melchor Escrivá en la presidencia y cuarto en la sesión 58/59 bajo Ezequiel Faus, pero la fuerza de sus adversarios regionales impide que alcance el liderato o el segundo puesto en Liga que dan opción a promocionar. En la temporada 59/60 que cierra tan brillante ciclo será tercero, aunque sin opciones reales de alcanzar a los dos primeros clasificados.

1960 – 1970

A lo largo de los años sesenta el municipio y la sociedad gandiense experimentarán grandes cambios. Convertido en foco de atracción por la amplia oferta de trabajo para labores agrícolas y el nacimiento de un incipiente turismo que centrará su actividad en torno a las magníficas playas de su término, cautivarán a miles de personas que, en número superior a las quince mil, decidirán fijar su residencia en la ciudad.

En cuanto al aspecto deportivo, la década resultará notable aunque falte coronarla con un ascenso a Segunda División, sueño inalcanzable para un club al cual en el último suspiro siempre adolece de algo. Tras las presidencias de Miguel Vercher y Enrique Peralta en el puesto de presidente durante una sola temporada finalizándose la 60/61 con el quinto puesto, en la campaña 61/62 bajo el mandato de José Olivares Molla y la dirección técnica de José Luis Salinas el primer equipo blanquiazul se proclamará Campeón del Grupo IX con tan sólo cuatro derrotas y una holgura considerable sobre su inmediato perseguidor, el C.D. Alcoyano, levantándose la ilusión entre sus aficionados por lo que pueda ocurrir. En la Promoción, sin embargo, no obtiene demasiada fortuna y es eliminado de buenas a primeras por el Algeciras C.F.: 0-2 en casa y 1-1 en la ciudad gaditana, culminándose el segundo mandato de Olivares con un quinto puesto que no contenta a nadie.

Después del paso de José Andrés Morant durante la sesión 63/64 siendo sexto, clave en la evolución del club resultará la entrada del presidente Guillermo Olagüe Fatás en 1964 formando un maravilloso tándem con el entrenador José Arnau Serrano. El trabajo de ambos, muy presente en la memoria blanquiazul, traerá tardes de gloria empezando por el subcampeonato de la Liga 64/65 tras el C.D. Castellón y la disputa de una nueva Promoción de Ascenso a Segunda División, siendo eliminado en esta ocasión por el vizcaíno Sestao Sport Club: derrota por 4-0 en Las Llanas y un insuficiente 3-0 en casa. En las campañas 65/66 y 66/67 es tercero a tan sólo un punto del Onteniente C.F. que le arrebata en las dos ocasiones la plaza de Promoción, destacando en este periodo el abandono del vetusto Campo del Montdúver y la inauguración el día 31 de diciembre de 1967 del nuevo Estadio Municipal que será bautizado con el nombre de su presidente.

En la sesión 67/68, continuando con el arduo empeño de conseguir el ascenso de categoría, el C.F. Gandía será segundo clasificado tras el potente en esos tiempos Onteniente C.F., protagonizando una eliminatoria inolvidable frente a la sociedad menorquina U.D. Mahón, de San Carlos, en la cual se pierde 1-0 en la localidad balear y vence por 1-0 en casa precisando jugar un desempate disputado en Valencia en el que ambos quedan 1-1 y a la conclusión de la prórroga nadie ha conseguido marcar. Consensuado por árbitro y respectivos clubs proseguir jugando dos prórrogas añadidas de veinte minutos cada una pues el lanzamiento de penalti no era todavía oficial como en la actualidad, concluidas ambas sin variación en el marcador se decide ante la incredulidad de muchos considerar como vencedor a quien haya obtenido más lanzamientos de esquina, decantándose los mahoneses quienes suman once por seis de los valencianos.

Después de un cuarto puesto en la sesión 68/69 en medio de un sistema competitivo que está en plena fase de reestructuración de sus distintas categorías, en la temporada 69/70 compartiendo el Grupo VI con sociedades valencianas, murcianas, castellano-manchegas y andaluzas, el C.F. Gandía vuelve a la carga y tiene serias opciones de ascender a Segunda División protagonizando un memorable torneo donde, al final, un inalcanzable Hércules C.F., de Alicante, le supera por seis puntos privándole de disputar la Promoción.

Concluyendo la década y mirando hacia atrás, está época será sin duda una de las mejores de su historia, alternándola con otras sociedades locales que se asientan deportivamente como el C.D. Gandiense, filial que alcanzará la Primera Regional y el fútbol desarrollado en el núcleo de El Grau, localidad junto al mar donde desde el Frente de Juventudes se impulsará en primer lugar el León C.F., con vigencia durante los años cincuenta y en segundo lugar el C.F. Grao de Gandía, constituido en 1959 bajo la presidencia de José Mengual quien en 1965 se inscribirá en la Federación Valenciana y en la temporada 66/67, dentro de la Segunda Regional, cambiará su denominación a Unión Deportiva Portuarios vistiendo camiseta roja con pantalón negro. Jugando en el Campo de Escrivá desde su origen y luego en el Campo de Montdúver a nivel federado, los graueros se convertirán en una modesta sociedad que vitalizará gran parte del deporte y juventud de la barriada.

1970 – 1980

La década de los años setenta no será tan apasionante como la anterior a pesar de los innegables esfuerzos de las diferentes directivas blanquiazules. Continuando el odontólogo Guillermo Olagüe al frente del club, en la temporada 70/71 se milita dentro del Grupo III integrado por clubs valencianos, catalanes y baleares en una potente Tercera División que ha sido remodelada por completo quedando reducida a cuatro grupos sumando un total de ochenta participantes. Octavo clasificado, la campaña 71/72 siguiendo en el mismo grupo es un desastre y los blanquiazules sólo se imponen en ocho ocasiones ocupando la vigésima y última posición perdiendo la categoría.

Ubicado en Regional Preferente, una categoría recientemente creada entre la Tercera División nacional y la Primera Regional, la sesión 72/73 marca la despedida de Olagüe regresando a Tercera División después de ser segundo en Liga tras la U.D. Alcira y, mediante Promoción, superar como aspirante a la U.D. Poblense; 1-2 en la localidad balear de Sa Pobla y victoria por 2-1 en casa. Bajo la presidencia de Vicente Ribes Castelló, la campaña 73/74 en el Grupo III es irregular y se concluye decimoséptimo regresando a Regional Preferente, categoría en la cual a lo largo de la edición 74/75 se realiza un gran torneo obteniéndose el primer puesto y, con ello, el regreso directo sin Promoción mediante a Tercera División.

De vuelta al Grupo III de la Tercera División donde militan valencianos, catalanes, aragoneses, baleares y murcianos, los blanquiazules ocupan un discreto octavo puesto en la sesión 75/76 que les permite continuar una temporada más en la categoría, división que mantendrá el formato estrenado en 1970 hasta la temporada 76/77 en la que se anuncia una nueva reestructuración librándose los blanquiazules por los pelos de caer a la Regional Preferente. En 1977 Antonio Muñoz Escrivá releva a Vicente Ribes y los gandienses pasan al Grupo V compartiendo destino con valencianos, murcianos, manchegos y baleares siendo séptimos, realizando una magnífica temporada 78/79 dirigidos por Roberto Gil en la cual son terceros tras C.D. Eldense y Albacete Balompié quedando el ascenso directo a Segunda División B a un solo punto de distancia. En la edición 79/80 José Avaria Cabanilles sustituye a Muñoz Escrivá en un Grupo VI reducido a clubs pertenecientes a las federaciones Murciana y Valenciana donde el C.F. Gandía concluye séptimo.

1980 – 1990

Los primeros años ochenta se inician con el C.F. Gandía en el Grupo VI de Tercera División con participación enteramente valenciana, una categoría reconvertida artificialmente en el cuarto nivel nacional que, en realidad, es la primera de las categorías regionales y no arrastra tanto público al Estadio Guillermo Olagüe como antaño, salvo encuentros excepcionales. Con José Avaria al frente, los blanquiazules compiten con el ánimo de acercarse a los primeros puestos pero la existencia de clubs con mayor potencial les hace ser sextos de forma consecutiva en las ediciones 80/81 y 81/82, cerrando el máximo mandatario gandiense su proyecto con un notable cuarto puesto en la edición 82/83.

En 1983 accede al sillón Ignacio Avilés Rubio, gestor con el cual el club se rodea de excelentes entrenadoras que, por una serie de causas u otras, no dan con la tecla adecuada para ascender resultando Benito Floro quinto en la temporada 83/84 y Quique Hernández igualmente quinto en la sesión 84/85. En la campaña 85/86 Avilés repite su confianza en Hernández y se alcanza el subcampeonato quedando a un solo punto de la U.D. Alzira en un reñidísimo torneo, plaza que le permite promocionar eliminando a la U.P. Langreo en Semifinales; 3-1 en el Guillermo Olagüe y 1-0 en la localidad asturiana de La Felguera, consumando el ascenso a Segunda División B en la Final al superar al conjunto canario C.D. Maspalomas: 1-0 en Los Cristianos y 5-0 en casa.

El C.F. Gandía con este ascenso consigue entrar en una categoría de bronce que, para la temporada 86/87, ofrece un nuevo formato experimental de grupo único con veintidós participantes donde entra todo el territorio peninsular, los dos archipiélagos, incluso el norte de África, consiguiéndose bajo la tutela del técnico Óscar Rubén Valdez la decimosexta plaza en una competición repleta de clubs ilustres pero carísima por los desplazamientos. En 1987, debido a las quejas de los implicados, la RFEF vuelve al último formato con cuatro grupos y el club de La Safor es asignado al Grupo IV donde compiten valencianos, castellano-manchegos, andaluces, murcianos y aragoneses finalizando en octavo puesto con Luis Astorga en el banquillo, accediendo en 1988 Vicente Morant a la presidencia con quien se termina decimoprimero en la campaña 88/89 y tercero en la edición 89/90 con José Víctor Rodríguez en labores técnicas detrás del Orihuela Deportiva C.F., quien queda primero empatado con Barcelona Atlético y asciende directamente a Segunda División A al no existir Promoción.

1990 – 2000

Comenzados los años noventa la ciudad de Gandía sobrepasa los cincuenta mil habitantes orbitando su economía alrededor del comercio y del turismo mientras que la juventud, antaño fiel asistente al Estadio Municipal, fruto de las nuevas atracciones y ritmo de vida opta por otros entretenimientos dejando un tanto de lado el fútbol. En la faceta competitiva, el C.F. Gandía experimentará agudos e intensos altibajos que confundirán a la afición, saboreándose al principio y final de la década las mieles de la Segunda División B con un instante apoteósico en el último campeonato mientras en el ciclo intermedio cunde el desasosiego y la apatía.

En la primera temporada de la década de los noventa, 90/91, el equipo termina noveno bajo las órdenes de Fabriciano González “Fabri”, concluyendo en la sesión 91/92 decimosexto con tan sólo treinta puntos en su haber y con la pesada losa de ser el peor clasificado en ese puesto de los cuatro grupos existentes, condición del sistema competitivo que le acarrea quedar tras C.D. Logroñés “B”, C.D. Santurtzi y C.D. Maspalomas, descendiendo a Tercera División. En 1992 Francisco Sapena Tormo toma la presidencia y dentro del Grupo VI la campaña 92/93 se resuelve con un séptimo puesto bajando su nivel de manera escandalosa en la edición 93/94 cuando queda decimoséptimo y tan sólo una plaza por encima de los puestos de descenso directo a Regional Preferente. La intervención de nuevos directivos como Ignacio Avilés y el técnico Damián Castaño hace que se recupere terreno en la edición 94/95 y concluya la Liga como Campeón con una cualitativa plantilla que tan solo pierde tres encuentros en Liga. Este puesto le permite promocionar depositándose grandes esperanzas en conseguir el objetivo, pero el gol-average desfavorable frente al F.C. Barcelona “C” le impide el ascenso quedando segundos, sin premio, por delante de C.D. Atlético Baleares y Muleño C.F.

La temporada 95/96 es más gratificante y, casi con los mismos integrantes, tras ser tercero en Liga con Damián Castaño repitiendo en el cargo de entrenador se consigue el ascenso a Segunda División B al imponerse en la Promoción a C.E. Europa, C.D. Sóller y Águilas C.F. con tan sólo una derrota a manos de éste último. En la categoría de bronce iniciará un ciclo de cinco campañas consecutivas siendo titubeante la inicial 96/97 con un decimoquinto puesto todavía con Castaño y mejores las 97/98, acabando noveno y 98/99, concluyendo decimoprimero ambas bajo la dirección técnica del entrenador César Ferrando. Con Dionisio Ollero Muñoz al frente desde 1998, la temporada 99/00 se convierte en mítica pues en el tercer curso de Ferrando, el equipo blanquiazul se proclama Campeón de grupo contra todo pronóstico por delante de clubs de la talla de Real Murcia C.F., U.D. Atlético Gramanet ó Hércules C.F., disputando la Promoción de Ascenso a Segunda División A en la que, desafortunadamente para sus intereses y pese al aliento constante de la afición, no realiza unos buenos partidos y es superado por sus rivales Barakaldo C.F.A.D. Ceuta, siendo el club valenciano colista y consiguiendo el ascenso el Racing Club de Ferrol.

2000 – 2010

La primera década del nuevo siglo XXI empieza con muy mal pie y de la peor forma posible pues ni Félix Ángel Arnáiz ni Paco Alfaro son capaces, desde el banquillo, de enderezar una plantilla floja radicalmente distinta del ejercicio anterior que termina decimonovena. El descenso a Tercera División supone un jarro de agua fría para la afición, sucediéndose a las siguientes campañas una serie de torneos donde los blanquiazules distan mucho de ser el equipo de apenas cinco años antes. Así pues en la edición 01/02 son decimosegundos, en la sesión 02/03 décimos y en la temporada 03/04 decimosextos con grandísimos apuros para eludir el descenso a Regional Preferente.

En la campaña 04/05, con Juanjo Juárez en el banquillo y continuando Dionisio Ollero al frente de la sociedad, el C.F. Gandía se rehace de la afrenta sufrida en la anterior edición y queda segundo tras el Valencia C.F. “B”. En la Promoción de Ascenso, de nuevo con un Guillermo Olagüe repleto, es eliminado en Semifinales por la A.D. Mar Menor al empatar 2-2 en casa y 1-1 en la localidad murciana de San Javier. Como ya sucediera apenas unos años antes, durante el verano de 2005 se desmantela medio equipo y los fichajes no cuajan resultando incomprensiblemente en la temporada 05/06 vigésimo tras una nefasta campaña que da con sus huesos en Regional Preferente, categoría en la cual lucha más de la cuenta por abandonarla y que provoca la fuga en masa de sus seguidores ante la escasez de atractivo que les ocasiona. Algunos de ellos, viendo la mala marcha del club, optan por constituir una nueva sociedad en 2005 para la formación de jóvenes jugadores, el Club de Fútbol Base Gandía que vestirá en adelante también camiseta blanquiazul con pantalón azul.

Al término de la edición 07/08 consigue regresar a Categoría Nacional tras superar en la Promoción a U.D. Cuart de Poblet y C.D. Buñol, resultando quinto en la sesión 08/09  dentro del Grupo VI de Tercera División donde se produce un hecho decisivo que va a resultar fatal para los intereses blanquiazules: el jugador Muiño, lesionado de gravedad en un encuentro liguero, tras ser tratado por varios médicos y dado de alta de oficio estando incapacitado para jugar y sin estar presentado su contrato en la Seguridad Social, denuncia al club siendo este condenado a pagarle mil ochocientos euros al mes de por vida, horrendo gasto que, en suma a los ajetreos ocasionados por la nefasta gestión de Ollero producen que se acumule una deuda estimada en seiscientos mil euros. Pese a todo, Ollero sigue al frente y en la campaña 09/10 todo transcurre con aparente normalidad hasta que el presidente dimite y es sustituido por Julio Santanadreu con quien el club se proclama Campeón de Liga. En la Fase de Campeones se enfrenta a La Roda C.F., el Campeón manchego, consiguiendo el ascenso a Segunda División B dirigidos por Toni Seligrat tras imponerse 2-1 en casa y conseguir el 1-1 final con un emocionante gol de Marcos Estruch en el último minuto del encuentro disputado en la localidad albaceteña.

2010 – 2020

Su reestreno en el tercer nivel nacional bajo la dirección de Vicente Medina en el banquillo durante la campaña 10/11 tiene como principal objetivo lograr la permanencia, consiguiéndola con antelación al hacerse fuerte en casa y sumar una buena cantidad de puntos a domicilio para terminar siendo decimocuarto clasificado. En la edición 11/12 el club de La Safor pasa por numerosos problemas económicos y la situación financiera se revela casi insostenible con alrededor de quinientos mil euros de déficit que propician la dimisión de su presidente y el relevo en la directiva entrando Benjamín Sanz, además de sembrarse una gran incertidumbre sobre su continuidad en el Grupo III. La marcha deportiva va a la par de la financiera y no se consiguen abandonar los últimos puestos además de presentarse quejas por parte de la plantilla, consiguiéndose no sin gran esfuerzo terminar la competición pese a que todo está perdido desde el punto de vista futbolístico al concluir decimoctavo, descendiendo a Tercera División con la soga al cuello.

En la temporada 12/13 Jesús Sendra Boix toma el testigo de un club económicamente casi inviable, con problemas de todo tipo y una plantilla a reconstruir, regresando a un Grupo VI de la Tercera División donde, con Vicente Medina, se ocupa el decimoctavo puesto encadenando un segundo descenso consecutivo, en esta ocasión a Regional Preferente. La amarga situación blanquiazul no se consigue enmendar y en la campaña 13/14 se concluye decimoséptimo descendiendo a Primera Regional, una categoría donde no se milita desde hace décadas.

La ciudad de Gandía, con su club más representativo e histórico entrando en barrena, da la espalda a tan ilustre miembro abandonándolo a su suerte y otras iniciativas constituidas a posteriori, sin tanto pedigrí, se vuelven de pronto punteras recabando la atención de los aficionados. Clubs como la U.D. Portuarios, con sede en el Grau y terreno de juego propio inaugurado en 1974 titulado Camp de Fort-Llopis, alcanzan la Regional Preferente al igual que el C.F. Unió Esportiva Gandía, una sociedad pujante constituida en 1997 como C.D. Ciudad Ducal que en 2012 cambia a C.D. Ciudad de Gandía y en 2013 a C.F. Playas de Gandía acordando su actual nombre en 2014 vistiendo camiseta blanquivioleta y pantalón violeta.

En cuanto al C.F. Gandía, con la impagable labor de Jesús Sendra por mantener la entidad a flote, en la temporada 14/15 se ocupa la decimotercera posición debiendo jugar una Promoción para no descender donde evita el caos, paso que no puede eludir en la campaña 15/16 cuando es decimosexto viéndose condenado a jugar en Segunda Regional, la categoría donde empezó su carrera y última de las que organiza la Federación Valenciana. El club de La Safor toca fondo y parece que su desaparición es inminente pero, a trancas y barrancas, consigue presentar un equipo que es cuarto en su grupo durante la sesión 16/17, puesto que repite en la edición 17/18. En la temporada 18/19 por fin, a base de mucho sacrificio, consigue abandonar la Segunda Categoría al resultar primero y campeón obteniendo el ascenso directo a Primera Regional, categoría donde ensambla una potente plantilla que, sin perder un solo encuentro, repite el primer puesto en Liga consiguiendo un nuevo ascenso, en esta ocasión a Regional Preferente.

La tendencia alcista del C.F. Gandía que recién acaba de encontrarse con el C.F. U.E. Gandía en Primera Regional, el criterio de que la localidad ha de contar con un solo club representativo a poder ser lo más fuerte posible y la voluntad por parte del consistorio para que todo se lleve a buen término, propician nada más iniciarse 2020 que los dos clubs mencionados en unión al C.F.B. Gandía dedicado a las categorías inferiores inicien una serie de conversaciones que en el mes de mayo están muy avanzadas siendo refrendadas en junio con la fusión de las res sociedades en una sola que seguirá compitiendo bajo el nombre de C.F. Gandía conservándose la plaza del C.F. U.E. Gandía en Primera Regional como equipo B.

Por las filas del C.F. Gandía han pasado jugadores tan relevantes como el delantero Paredes (jugador que recaló después en el Valencia C.F. y Real C.D. Espanyol de Barcelona), Fuentes, Serer (que jugó en el Real Zaragoza), Pepe Miñana, Pepe Bonet, Tonín, Salvador Castellà, Pepe Masó, Antoni Soldevila, y más recientemente el defensa Guijarro y el portero Espín.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular RC Deportivo Fabril

 

Escudo R.C. Deportivo Fabril

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Club Deportivo Fabril
  • Ciudad: La Coruña / A Coruña
  • Provincia: La Coruña / A Coruña
  • Comunidad Autónoma: Galicia / Galiza
  • Fecha de constitución: 21 de febrero de 1914
  • Fecha de federación: 1914

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Fabril Foot-ball Club (1914-1926)
  • Sporting Fabril (1926-1941)
  • Fabril Sociedad Deportiva (1941-1963)
  • Fabril Deportivo (1963-1993)
  • Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D. “B” (1993-2017)
  • Real Club Deportivo Fabril (2017-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

4 Ligas de Tercera División:

  • 2005/06
  • 2006/07
  • 2009/10
  • 2016/17

 

ESTADIO:

estadio RC Deportivo La Coruna B

Ciudad Dep. El Mundo del Fútbol

  • Nombre: Ciudad Deportiva El Mundo del Fútbol
  • Año de inauguración: 2003
  • Cambios de nombre:
  • Ciudad Deportiva El Mundo del Fútbol (2003-)
  • Capacidad: 3.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Municipal de Riazor (1917-1944)
  • La Granja (1944-1948)
  • Anexo Estadio de Riazor (1948-2003)
  • Ciudad Deportiva El Mundo del Fútbol, Abegondo (2003-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS:

escudos RC Deportivo Fabril

UNIFORMES:

uniformes RC Deportivo Fabril

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La historia del fútbol herculino se remonta al año 1894 cuando en los terrenos del Corralón de la Gaiteira tuvo lugar el 3 de marzo un encuentro entre los miembros del British Lawn-Tennis Club, formado íntegramente por ciudadanos británicos frente a socios del Sporting Club local, entidad deportiva constituida el 16 de marzo de 1890.

De lo que sucedió entre 1894 y 1901 nada se sabe, aunque lógicamente debieron disputarse más encuentros que no requirieron de la atención periodística, siendo la segunda introducción balompédica, en esta oportunidad para quedarse, la formalizada por un muchacho nacido en la localidad pontevedresa de Vilagarcía de Arousa, José María Ábalo Abad, uno de los nueve hijos de un importante industrial, hacendado e inversor vilagarciano quien, después de regresar a su localidad natal en 1900 procedente del Reino Unido donde había perfeccionado durante dos años sus conocimientos de inglés en un internado londinense, se trasladó en 1901 a la capital coruñesa para cursar estudios de comercio. El joven Ábalo, prendado del fútbol como había quedado, en este nuevo destino no dudó en incorporar a su maleta un balón y flanqueado por sus nuevos compañeros de la Escuela Superior de Comercio que prontamente se dejaron influenciar por el embrujo de aquel deporte, reunidos en las tertulias del Café Universal decidieron constituir ese preciso año un club de sport al que denominaron Alfonso XII en alusión al rey fallecido años antes, sociedad pionera del fútbol coruñés y gallego a la cual aplicaron el reglamento de la británica Football Association realizando sus entrenamientos en el paseo central del Rellano para mitigar las frías temperaturas del otoño e invierno.

Aquel grupo de jóvenes fue creciendo en aptitudes y en número, despertando la curiosidad de distintos socios de la Sala Calvet, el más importante gimnasio herculino, quienes atraídos por lo que parecía una actividad interesante, no dudaron en incorporarse consagrando un club de cierta importancia. Llegados a 1903, la sociedad herculina alcanzó la mayoría de edad fijando su sede en el Cantón Grande y adoptando el nombre de la ciudad, aunque totalmente britanizado al adquirir la tan anglófila denominación de Foot-ball Corunna Club mientras José María Ábalo continuaba al frente. Si hasta la fecha se había venido practicando el fútbol dividiendo los asociados del club en dos bandos que vestían completamente de blanco distinguiéndose unos de otros por el color del cinturón, azul o rojo, con los cambios se adoptó como oficial el uso de una camisa gualdinegra con pantalón blanco, uniforme estrenado el domingo 20 de marzo de 1904 ante la oficialía de los vapores británicos Diligent y Newa con los que se concertó un encuentro en el interior de la Plaza de Toros que atrajo a multitud de espectadores y prensa. El acontecimiento, apasionado con victoria local por 3-0, supuso un empujón definitivo para la divulgación de este deporte siendo a partir de entonces habituales las crónicas periodísticas con todo lo relacionado con el club. A lo largo de 1905 los enfrentamientos frente a vapores británicos que recalaban en el puerto herculino fueron incrementándose, disputándose los primeros encuentros frente a clubs de otras localidades como los protagonizados ante las recién constituidas sociedades olívicas Vigo F.C. y Fortuna F.C., así como Pontevedra Sporting Club.

El papel de la Sala Calvet dentro de la sociedad deportiva local era comparable al que ejercían gimnasios como el de Zamacois en Bilbao, los de Tolosa o Solé en Barcelona, o como el de Martínez en Valencia por citar algunos de los más conocidos, surgiendo de él distintas iniciativas que solían culminar con la creación de otros clubs. A mediados de noviembre de 1905 quedaba constituido el Club Náutico, presidido por Ricardo Rodríguez Pastor, César Suárez de Centi como vicepresidente, Thomas Guyatt Deusto como secretario bibliotecario, Henry Guyatt Deusto como secretario contador, mientras vocales lo fueron Lorenzo del Villar, Henry Gilard, H.P. Long, Eduardo Baña. Juan Long, Enrique Estrader y Antonio Castelo, entidad que deseaba fomentar la afición a los deportes marítimos, efectuar regatas a vela y remo, y ejercitarse en la natación.

Iniciado 1906, distintos socios de la Sala Calvet habían sido partícipes en la constitución del Foot-ball Corunna Club -Corunna F.C. en prensa y Sociedad Deportiva Club Coruña desde 1906- y del Club Náutico, siendo capaces de reunir un potencial equiparable al del Sporting Club. La existencia de varias secciones y una demanda cada vez mayor por parte de sus asociados en regular su situación, dieron como resultado la constitución del Club Deportivo de la Sala Calvet el 2 de marzo de 1906, siendo elegido presidente Luis Cornide Quiroga, reputado empresario de la época.

El C.D. de la Sala Calvet, centrado en las competiciones de esgrima y carreras con traineras, apenas prestó atención al fútbol durante gran parte de 1906 hasta que, a finales de año y gracias a una porfía entre los miembros de la sección de remo y los de la S.D. Club Coruña por dilucidar cuál de los dos deportes era más completo, desembocó en la disputa de un encuentro a celebrar el domingo 10 de diciembre en el Velódromo del Corralón de la Gaiteira entre ambos grupos. Apurados por la falta de luz y con el resultado de 1-2 favorable a los deportivistas con tantos del capitán Manuel Álvarez y Virgilio Rodríguez, ambos contendientes decidieron seguir el lunes 11, pero sin marcar un solo tanto.

Animados por lo vivido, desde las más altas instancias del club se propuso oficializar ante el Estado la existencia de la sociedad, siendo presentados los Estatutos en el Gobierno Civil el 9 de enero de 1907, carta magna que sería aprobada el 11 de marzo por el Gobernador José Moyano. Esta primera junta directiva oficial quedaba definida por Luís Cornide como presidente, Rogelio Fernández Conde -expresidente del Club Náutico en 1906- como vicepresidente, Laureano Villanueva en puesto de secretario, José Longueira como contador y Emilio Alba como tesorero, estableciéndose siete secciones deportivas repartidas en fútbol, boxeo, esgrima, gimnástica, náutica, patinaje y ciclismo, cada una de ellas con sus respectivos capitanes. En cuanto al uniforme, los colores serían los de la bandera marítima provincial, blanco para la camiseta y azul para el pantalón.

Los equipiers de la improvisada sección de fútbol -hasta entonces remeros- junto a nuevos jugadores miembros del club, decidieron concertar un nuevo encuentro el 13 de enero de 1907, en esta ocasión frente a la tripulación del vapor británico General Gordon, imponiéndose los deportivistas por 6-1. La pujanza del fútbol representada por la S.D. Club Coruña y C.D. de la Sala Calvet junto a la posibilidad de acudir al Campeonato de España de Fútbol en Madrid, debilitó en exceso a los remeros del Club Náutico, disuelto a principios de mayo e ingresados muchos de sus miembros en el flamante C.D. de la Sala Calvet.

No había freno para el nuevo deporte y sociedades como el C.D. María Pita, presidido por Manuel Insúa, acabaron adoptándolo al mismo tiempo que surgían nuevas como el Hércules F.C. en mayo de 1907, el Reina Victoria F.C. en julio, el Bellas Artes, el España F.C. y el Club San Luís, mientras que en 1908 surgían el Liceo Herculino en marzo, el Alltheweek F.C. en abril, el Regional F.C., el Galicia F.C. o el Unión F.C., este último en noviembre. La pléyade de sociedades dedicadas al fútbol precisaba de nuevos espacios para su práctica, siendo el Campo de la Estrada un nuevo referente para todos ellos que se sumaba al Velódromo del Corralón y a los nuevos campos que iban a construirse en breve.

Si en algo lograron los club herculinos adelantarse en aquellos tiempos a los vigueses fue a la hora de obtener el título honorífico de Real, concedido por S.M. El Rey D. Alfonso XIII en primera instancia a la S.D. Club Coruña el 10 de diciembre de 1908 que le hizo cambiar a Real Club Coruña y, en segunda instancia el 4 de febrero de 1909 al C.D. de la Sala Calvet, quien adoptó el nombre de Real Club Deportivo de la Sala Calvet bajo el mandato de D. Laureano Martínez Brañas. Posteriormente, ya en 1912, el Club Deportivo modificó significativamente su denominación sustituyendo el del popular gimnasio herculino por el de la ciudad para ser identificado su lugar de origen por los rivales quedando en un definitivo Real Club Deportivo de La Coruña que ha perdurado hasta hoy.

HISTORIA COMO CLUB:

1914 – 1920

Paralelamente a estos acontecimientos, a finales de 1913 nace el embrión del que será el Fabril Club. El 23 de noviembre se disputa un encuentro en Riazor entre los componenetes del equipo fabrilista frente al Moka F.C., compuesto este último por elementos de la comparsa del mismo nombre. El 21 de febrero de 1914 se produce la constitución del Fabril Foot-ball Club al quedar el acuerdo de voluntades manifestado en la prensa local y dirigidos por D. Emilio Fernández, dueño de una fábrica textil de Cuatro Caminos, empleando como colores camisa azulgrana y pantalón negro. Esta sociedad realiza multitud de encuentros amistosos frente a otros clubs coruñeses, disputando su primer encuentro conocido el 29 de marzo de nuevo frente al Moka F.C., con resultado de 1-2 en contra. Poco después, disputa un match el 26 de abril frente al Hércules F.C. de La Coruña, destacando entre su jugadores la figura de Ramón González, componente de la Selección Nacional que compite en la Olimpiada de Amberes de 1920. Así mismo, el club fue inscrito en la Federación Gallega participando en Segunda Categoría junto a otros equipos como el conjunto coruñés del Club Oza-Coruña ó el Teis de Vigo.

1920 – 1940

Entre 1920 y 1930 despuntó el fútbol modesto coruñés con torneos organizados por cualquiera de los clubs existentes, los cuales más tarde se asociaron al margen de la Federación Gallega de Fútbol en la denominada Liga de Modestos. A partir de noviembre de 1926, el club fabrilista adopta la nueva denominación de Sporting Fabril albergando nuevas disciplinas deportivas. En el año 1930 la FGF confió a Ponte Patiño, ex jugador del Fabril F.C. en los años veinte, el organizar en serio la federación de todos los clubs gallegos, manteniéndose la sociedad coruñesa compitiendo en estos campeonatos hasta la llegada de la Guerra Civil en julio de 1936.

1940 – 1950

Tras la conclusión de esta en 1939, el Fabril F.C. se integra en la Primera División de Modestos destacando por la juventud de todos sus jugadores y jugando en el Campo de La Granja, inaugurado en 1944. En 1941 y en correspondencia a la nueva Ley que prohíbe los extranjerismos cambia de nombre a Fabril Sociedad Deportiva, pasando en 1948 a la Serie A de Primera Categoría Regional y a emplear como terreno de juego el Campo de entrenamiento anexo al Estadio de Riazor, todo ello bajo la presidencia de Daniel Cháver.

Los hermanos Vidal firman un convenio de filiación con el Real C.D. de La Coruña por mediación del presidente de éste, Daniel Cháver Gómez, y será este momento cuando Roberto Manuel Pérez Martínez, directivo del R.C. Deportivo, pasa a presidir el Fabril S.D.. Por contrato, el Real C.D. de La Coruña cede jugadores al Fabril S.D. y garantiza las aportaciones económicas necesarias en caso de déficit en las cuentas del club a fin de año. Las figuras de aquel entonces eran Arsenio Iglesias y Torres, entrenados por el mítico Chacho y Waldo Botana, los cuales no percibían cuantía económica alguna por sus enseñanzas a los jóvenes jugadores del equipo filial.

1950 – 1960

En la temporada 52/53 el equipo pasa a emplear pantalón azulino con la camiseta azulgrana a listas. El Fabril S.D. de la campaña 53/54 fue el primer equipo coruñés Campeón gallego de Aficionados al vencer al Turista Sociedad Cultural de Vigo, con Luís Suárez como figura destacada, ascendiendo a Tercera División tras ganar la Serie A y conquistar la Promoción de Ascenso al superar al equipo astur del C.D. Juvencia: 4-2 en casa y 1-2 en la vuelta. A Coruña pasaba a tener entonces dos clubs de la capital en Tercera División: el Fabril S.D. y el C.D. Juvenil. A Rafael Vacas Rodríguez le sucedió en la presidencia de la sociedad Don José Torres Mourelle, propietario de la sede del club y ex jugador del C.D. Coruña durante los años treinta.

Ante las penurias económicas de Fabril S.D. y C.D. Juvenil, el Real Club Deportivo de La Coruña propuso la fusión entre ambas sociedades, pero esta no llegó a producirse porque el C.D. Juvenil quería hacer prevalecer su nombre y el Fabril S.D. no se hacía menospreciar. En la sesión 59/60, el Fabril S.D. ganó 0-2 al C.D. Juvenil enviándolo a Regional y terminándose la rivalidad en Tercera División. Gracias al mister Henry y también al apoyo moral y económico de algunos de sus socios incondicionales se salvó el club azulgrana, cuyos ingresos no alcanzaban los de muchos otros clubs modestos. Pese a sus escasos recursos económicos, el club coruñés ya llevaba seis temporadas consecutivas en Tercera División, clasificado siempre en la zona media de la tabla.

1960 – 1970

La temporada 60/61 veía pasar por las filas del club al centrocampista Manuel Ríos Quintanilla “Manolete”, que al final de la misma daría el salto al primer equipo convirtiendose en futuro jugador internacional con la Selección Nacional Absoluta. El descalabro deportivo del C.D. Juvenil facilitó la entente en 1963 entre Real C.D. de La Coruña y Fabril S.D., club este último el cual se hizo filial deportivista ante la insistencia de los blanquiazules. Mientras Don José González Dopeso presidía el Fabril S.D., el club coruñés cambió de nombre y pasó a ser conocido como Fabril Deportivo, adoptando los colores blanquiazules propios del Real C.D. de La Coruña y conservando su denominación histórica y tradicional.

Su directiva pasó a ser una junta gestora por delegación de la del R.C. Deportivo y entre los acuerdos adoptados uno era el que los jugadores del Fabril Deportivo que sumaban un número de partidos con el R.C. Deportivo fichaban por éste, quien asumía todos los gastos del filial. Excelente fue la Liga 63/64 entrenados por Badás, promocionando a Segunda División tras ser segundo clasificado en Liga aunque sin suerte, pues a continuación de eliminar a la S.D. Ponferradina, empate 2-2 en Ponferrada y victoria 2-1 en casa, cayó ante la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega tras varios partidos: 2-1 en casa, 2-1 perdido en Torrelavega, 2-2 en el desempate jugado en Gijón y derrota final por 2-1 en el segundo desempate.

Desde aquí hasta la campaña 67/68 participa en el grupo gallego, siendo siempre uno de los gallitos del grupo. Arsenio Iglesias se hace entrenador en el Fabril Deportivo y ejerce desde 1967 hasta que en 1971 pasa a entrenar al Real Club Deportivo de La Coruña. En la edición 69/70 debuta el Fabril Deportivo en la Copa, eliminando a S.D. Indautxu y U.D. Cacabelense, cayendo en la tercera eliminatoria ante el C.D. Mestalla. En el Campeonato de Liga pierde la Categoría Nacional al no poder superar la barrera que marca la RFEF para seguir en la categoría, enmarcado dentro del grupo astur-gallego.

1970 – 1980

Iniciados los años setenta, el mítico guardameta Rodrigo García Vizoso como entrenador del filial blanquiazul devuelve al club filial a la Tercera División en la campaña 70/71 pese a que Arsenio Iglesias se había llevado a Vales, Collazo II y Piño al primer equipo, ganando la Promoción de Ascenso a la S.D. Barreda Balompié tras empatar 0-0 en Santander y ganar 4-0 en Riazor, pero su paso es efímero y vuelve a Regional al término de la sesión 71/72 al ser penúltimo con tan sólo 23 puntos en su casillero. Sumido en Primera Categoría Regional, la sesión 74/75 pasa a formar parte de la nueva Regional Preferente durante unos años hasta que asciende de nuevo a Tercera División como Campeón gallego en la campaña 76/77.

La temporada de su regreso a Categoría Nacional, 77/78, el club filial se enfrentó tras eliminar al C.P. Cacereño en el Campeonato de Copa a un Primera División, el Hércules C.F., cayendo por 0-3 en Riazor y 4-0 en la vuelta. Desde 1978 será el técnico Luis Rodríguez Vaz quien ostentará el cargo durante diez años de manera consecutiva. Desde la campaña 77/78 a la 79/80 el equipo juega encuadrado en el grupo astur-gallego-leonés. En la edición de Copa de 1979 alcanza de nuevo la tercera eliminatoria siendo eliminado por otro club de Primera, la U.D. Salamanca, con el resultado de 1-3 en Riazor y un 4-0 adverso en el Estadio Helmántico.

1980 – 1990

Llegados a 1981, el Fabril Deportivo había conquistado 38 trofeos, empezando desde la temporada 80/81 a jugar en el grupo gallego, siempre en Tercera División. Durante esta década alterna puestos en cabeza como las temporadas 83/84 y 85/86 en que son terceros con Jesús Corzo Sierra en la presidencia, con otras temporadas en mitad de la tabla clasificatoria sin pasar en ningún momento por grandes apuros. Cabe destacar que la huelga de futbolistas profesionales de 1984 permitió que los fabrilistas jugasen el encuentro de Segunda División A entre R.C. Deportivo y el C.D. Tenerife, formando parte del primer equipo los siguientes: Joaquin, Chechu, Enri, Juanito, Suso, Ramón, Fisquelas, Pozas (Chema), Andrés, Castrejo (Fachal) y Pupi. En la temporada 86/87 se incorpora Francisco Javier González Pérez “Fran”, futuro capitán del primer equipo y que debutará la 87/88 con este, consiguiendo la internacionalidad con la Selección Nacional. En el año 1988, Francisco Delgado Melo llega al banquillo del Fabril Deportivo y la temporada 89/90 lo hace subcampeón tras la S.D. Compostela, que ascendería de forma directa a Segunda División B.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1990 – 2000

Con el cambio de década, en la edición 90/91 es cuarto en Liga y este puesto le da derecho a participar en la nueva  y recién estrenada Liguilla de Ascenso, en la que llega el primer ascenso a Segunda División B tras superar a: Caudal Deportivo, C.D. Fuenlabrada y S.D. Almazán. Para el debut en el tercer nivel durante la campaña 91/92, el filial todavía entrenado por Melo se refuerza con jugadores oriundos pero no puede mantenerse, acabando decimoctavo y de nuevo con sus huesos en Tercera División. La sesión 92/93 traerá a Marcos Vales como jugador de la plantilla blanquiazul.

Tras un acuerdo entre el Consejo de Administración del ahora Real Club Deportivo de La Coruña S.A.D. y los diez socios del Fabril Deportivo, en 1993 éste últmo desaparece como club y se integra en la estructura del Real C.D. de La Coruña SAD en cumplimiento de la nueva Ley del Deporte, que entre otras cosas, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con clubs profesionales se extingan y sean asimilados por estos, de modo que  pasa federativamente a denominarse Real Club Deportivo de La Coruña, S.A.D. “B” facilitando el intercambio de jugadores con el primer equipo. El Real C.D. de La Coruña “B” de la campaña 93/94 se proclama subcampeón de Liga a tan sólo un punto del C.D. Bergantiños, pero pierde el tren del ascenso en la Liguilla al caer ante Aranjuez C.F. y C.D. Lealtad,  mientras cuarto es el C.D. Bembibre. La temporada siguiente 94/95 tras ser cuarto en Liga, llega el segundo ascenso a Segunda División B tras superar con holgura la Liguilla de Ascenso frente a C.F. Rayo Majadahonda, Caudal Deportivo y C.D. Bembibre.

En la sesión 95/96 del regreso a Segunda Division B con Carlos Ballesta como entrenador y un joven centrocampista como Emilio José Viqueira Moure dando el salto al primer equipo, es quinto igualado a 64 puntos con el cuarto clasificado Club Atlético de Madrid “B”, pero este le gana el gol-average y le quita la última plaza de Promoción, ascendiendo a la postre el equipo filial madrileño a Segunda División A. No sucede lo mismo en la temporada 96/97, cuando el Real C.D. de La Coruña “B” es cuarto de nuevo con Ballesta como técnico y se clasifica por primera vez para la Liguilla de Ascenso a Segunda División A, llegando al último partido de la Liguilla empatado a ocho puntos con Córdoba C.F. y Elche C.F., y aunque depende de sí mismo para lograr el ansiado ascenso, una derrota ante el Córdoba C.F. en Riazor por 0-1 lo deja relegado a seguir jugando en Segunda B. Finalmente, el equipo ascendido será el Elche C.F., dónde juega el carismático ex jugador del primer equipo Claudio Barragán, al vencer por 0-1 al Barakaldo C.F., último clasificado.

En la temporada 97/98 el filial blanquiazul de Carlos Ballesta se clasifica de nuevo para la Liguilla de Ascenso a Segunda División A tras ser tercero, pero en la Promoción es último superado por Real Club Recreativo de Huelva, Barakaldo C.F. y Real C.D. Espanyol de Barcelona “B”. En la edición 98/99 el filial cae en desgracia, empatando el último partido en La Grela contra el Real Madrid C.F. “B” y acabando la Liga en decimoséptimo lugar. Esta clasificación le hace descender a Tercera División tras cuatro temporadas de manera consecutiva en la categoría de bronce. A la primera de cambio es subcampeón en la temporada 99/00 con José María Blanco como técnico y en la Promoción de Ascenso se impone al C.D. Coslada por el gol-average particular a favor, pues están empatados a 11 puntos. Detrás quedan Club Marino de Luanco y C.D. Béjar Industrial.

2000 – 2010

Su permanencia en Segunda División B durante la campaña 00/01 es efímera, pues queda último en un torneo en el que de haber apretado hubiera podido salvar la categoría. Con el cambio de década sólo destacan inicialmente las temporadas 02/03 y 05/06. En la primera es subcampeón a un punto del C.C.D. Cerceda, cayendo en la Promoción ante la U.D. San Sebastián de los Reyes. Detrás quedan Real Sporting de Gijón ”B” y C.D. Guijuelo. En la segunda es Campeón de grupo pero en la Promoción, esta vez con eliminatoria directa, tras superar al C.D. Lealtad: 1-2 en Villaviciosa y 1-0 en casa; cae ante el C.D. Cobeña tras empatar 0-0 en la localidad madrileña y 1-1 en casa. En la temporada 06/07 se proclama Campeón de Tercera División con holgura mientras en la Promoción pone todo lo que tiene y en semifinales se deshace del C.D. Anguiano, derrota por 2-1 en la localidad riojana y 4-1 en casa. En la Final sufre menos y tras ganar 0-2 en la ida con el C.D. Don Benito como adversario, en casa le basta un empate 1-1 para ascender a Segunda División B.

Con una buena plantilla, durante la sesión 07/08 termina cuarto en Liga y entra en la Promoción de Ascenso a Segunda División A, siendo eliminado por el Écija Balompié: 1-0 en casa y 3-0 en la localidad sevillana. Tras este gran resultado deportivo, en la campaña 08/09 pierde a algunas de sus mejores piezas y desciende a Tercera División al ser decimoséptimo. Su paso por esta categoría como viene siendo habitual es efímero y al término de la edición 09/10 se proclama Campeón de Liga con 82 puntos. En la Fase de Campeones consigue regresar a Segunda B después de superar al Burgos C.F.: 0-0 en la capital castellana y 0-0 en casa pasando por penaltis, con un 3-0 a favor en la tanda y una gran actuación del guardameta Diego.

2010 – 2020

El paso por el tercer nivel durante la temporada 10/11 es efímero y el dependiente deportivista sucumbe de nuevo a Tercera División tras no ofrecer el nivel esperado y caer en el decimoséptimo puesto en una campaña horrible para el club coruñés que observa incrédulo el descenso de sus dos primeros equipos.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2011

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • 82 años de historia: Real Club Deportivo de La Coruña. Pedro de Llano López y Eladio Muiños Díaz. Imprenta Mundo (1988).
  • El libro de Oro del Real Club Deportivo de la Coruña. Carlos Fernández Santander. La Voz de Galicia (2000).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Un club centenario: historia del Real Club Deportivo de La Coruña (1906-2006). Carlos Fernández Santander. Librería Arenas (2006).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2007).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.canaldeportivo.com (Web oficial).

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Hércules de Alicante Club de Fútbol, S.A.D.

 

titular Hercules

Escudo Hércules de Alicante C.F., S.A.D.

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Hércules de Alicante Club de Fútbol, S.A.D.
  • Ciudad: Alicante / Alacant
  • Provincia: Alicante / Alacant
  • Comunidad Autónoma: Comunidad Valenciana / Comunitat Valenciana
  • Fecha de constitución: 1919
  • Fecha de federación: 25 de octubre de 1922

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Hércules Foot-ball Club (1919-1941)
  • Alicante Club Deportivo (1941-1942)
  • Hércules de Alicante Club de Fútbol (1942-1943)
  • Hércules Club de Fútbol (1943-1995)
  • Hércules Club de Fútbol, S.A.D. (1995-2011)
  • Hércules de Alicante Club de Fútbol, S.A.D. (2011-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Segunda División:

  • 1934/35
  • 1965/66
  • 1995/96

5 Ligas de Tercera División:

  • 1931/32
  • 1932/33
  • 1959/60
  • 1968/69
  • 1969/70

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio José Rico Pérez
  • Año de inauguración: 1974
  • Cambios de nombre:
  • Estadio José Rico Pérez (1974-1994)
  • Estadio Municipal José Rico Pérez (1994-2007)
  • Estadio José Rico Pérez (2007-)
  • Capacidad: 29.584 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de La Florida / La Viña (1919-1932)
  • Campo de Bardín (1932-1954)
  • Campo de La Viña (remozado, 1954-1974)
  • Estadio José Rico Pérez (1974-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Hercules Alicante CF

ESCUDOS DEL HÉRCULES DE ALICANTE CLUB DE FÚTBOL, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL HÉRCULES DE ALICANTE CLUB DE FÚTBOL, SAD. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN ALICANTE:

Los primeros escarceos de los alicantinos con el fútbol no tuvieron lugar en suelo municipal, sino en el de la vecina localidad de Santa Pola, por entonces en el año 1900 un núcleo dependiente de la ciudad del Elche en cuyas playas, con motivo de la contemplación de un eclipse solar, amarró el buque británico Theseus transportando prestigiosos astrónomos británicos, curiosamente repartidos por su nacionalidad de modo que los ingleses acampaban en las proximidades de la playa mientras los escoceses lo hacían en el norte del casco urbano. La tripulación del navío, a la espera de tan admirado fenómeno, decidió pasar las horas de ocio jugando al fútbol, un deporte que causó tanta extrañeza en quienes lo vieron como la propia finalidad de la cita, pero que ya apuntaba maneras.

El desembarco de tan singular deporte, en cambio, no llegaría hasta varios años después y, concretamente, por tierra y gracias a la intervención de un profesor de gimnasia alicantino, José Muñoz Gomis, quien en 1903 aleccionaba en su local a sus primeros pupilos los cuales terminarían jugando en el Campo de Juegos inaugurado el 5 de abril de 1903, un terreno para la práctica de distintas disciplinas. En octubre de 1904 y por el propio Gomis, se constituía el Sportman’s Club Lucentino, una sociedad para gente acomodada que ansiaba jugar al fútbol y disponer de un suelo exclusivo para ello, inaugurando el 15 de diciembre de 1907 el Campo de Benalúa ya bajo el nombre de Sporting Club Lucentino en honor a su origen multideportivo.

En esas fechas el fútbol ya alcanzaba a otros estamentos y desde el Instituto de Secundaria diversos alumnos habían constituido el Racing Foot-ball Club, lo mismo que parte del alumnado de la Escuela de Comercio el Mercurio Foot-ball Club. En 1908 los clubs de Alicante ya jugaban frente a otros de la provincia, preferentemente de las comarcas de Elche y Orihuela, aunque los desplazamientos hasta tierras murcianas, muy próximas, también eran punto de encuentro. Fruto de la pasión por este deporte, en abril de 1908 nacía el Club Athlético Alicante, conjunto que pretendía ser el hegemónico de la ciudad y el 20 de octubre, en sesión extraordinaria, adoptaba la denominación de Alicante Recreation Club. Con campo situado en la calle de Maisonnave, en las proximidades de la estación de ferrocarriles de la empresa MZA, el Alicante Recreation Club experimentó un rápido crecimiento y en 1909 la relación amor-odio con los jugadores del Sporting Club Lucentino ya era evidente precisando de una oportuna solución: o seguir como estaban o fusionarse en una misma sociedad. Se escogió lo segundo formalizándose dicho acuerdo el 20 de octubre, aunque entre el acuerdo se compensaba a José Muñoz con distintas gratificaciones.

En julio de 1909, tras haber jugado en marzo frente al F.C. Valencia, el club alicantino que emplea camisa y pantalón blancos habitualmente, es invitado a participar en el torneo previo de la Exposición Regional para dilucidar quién es el club valenciano que se enfrentará como supuesto campeón regional a los por entonces todopoderosos F.C. Barcelona, C.D. Español, de Barcelona y Sociedad Gimnástica Española, de Madrid, resultando apeado al ser derrotados por los valencianistas. Los alicantinos crecen y el 8 de mayo de 1910 acuerdan inscribirse en la F.E. de C.F. constituida en octubre de 1909, aunque entre los planes de Demetrio Poveda, uno de los miembros más importantes de la entidad está en mente el constituir una nueva con fines futbolísticos exclusivos.

Dicho y hecho en verano de 1910 se disuelve el Alicante Recreation Club y se constituye el Lucentum Foot-ball Club con Poveda al frente, trasladándose al Campo de Benalúa que emplean como suyo. Es época de cambios y ese mismo año se crea el Athletic Club, sociedad presidida por el coronel José Caturla White, militar perteneciente al Cuartel de Benalúa, que se ejercita en el Campo de Juegos propiedad de Muñoz Gomis. El Lucentum F.C. quedará inscrito en la Federación Valenciana para disputar el Campeonato Regional de la temporada 12/13 junto a otros seis clubs de la ciudad del Turia. La experiencia no resulta satisfactoria, ni económica ni deportivamente, abandonando los alicantinos cualquier tentación de repetir en el torneo coincidiendo con una gran crisis entre los primeros clubs de la capital regional que desemboca en 1914 en su práctica desaparición tanto a nivel de clubs como federativo.

En el año 1915 el Lucentum F.C. es un club importante a nivel regional que consigue atravesar fronteras al concertar encuentros con clubs de todo el país convirtiéndose en el máximo embajador local a efectos futbolísticos. Las vicisitudes de la época sin embargo, donde el profesionalismo todavía no es entendido ni aceptado por muchos y donde cada líder arrastra a un grupo de seguidores, provocarán que el club atraviese cierta languidez entre 1917 y 1918 sufriendo continuas y sangrientas escisiones con deportistas que constituyen e ingresan en otras sociedades, incluso pasan a otros deportes.

En el verano de 1918, siendo presidente de la entidad Mariano Mathet, varios futbolistas lucentinos junto a otros de distinta procedencia aprovechando un viaje a Murcia para enfrentarse al titular, a consecuencia del resultado obtenido y de su deseo deciden constituir el Alicante Foot-ball Club, sociedad que en breve será una de las más importantes a nivel local, la cual viste inicialmente camisa roja con pantalón azul que permutará poco después a negro. No es el único contratiempo y paralelamente nacen la Unión Deportiva Alicante, una sociedad polideportiva con preferente atención al atletismo aunque también poseen una sección dedicada al fútbol, y el Iberia Foot-ball Club, entidad con base en el barrio de Carolinas que tiene varios equipos, entre ellos infantiles.

La ciudad se mantiene muy activa a lo largo de 1918 y los éxitos cosechados por nadadores locales en Barcelona ocasionan que se potencie este deporte. Dos serán las entidades que más esfuerzo realicen, de un lado el Real Club de Regatas, que aporta sus instalaciones junto al puerto y, de otro lado, el Club Natación Alicante, sociedad expresamente constituida para tal fin el 3 de agosto de 1919 en los salones del Círculo de Bellas Artes y que tiene su sede en los Baños de la Alianza. El Club Natación Alicante contará en su primera directiva con Marcelo Agudo como presidente, con el apoyo financiero de Casimiro de la Viña, vicepresidente, Enrique Picó, secretario, Carlos Pacheco, tesorero y el mecenas francés Renato Bardin, pensándose con el tiempo albergar otras disciplinas que doten a la entidad de un aire polideportivo, como la de fútbol que juega en el Campo de la Florida y es creada en noviembre al observar que el Real Club de Regatas crea una propia con futbolistas sin equipo.

En 1919, coincidiendo con el surgir del Club Natación Alicante, el exceso de gastos ocasionados y el falto de pago de las correspondientes y necesarias cuotas por diversos miembros, conducen lamentablemente al fin del histórico Lucentum F.C. Afortunadamente la base infantil no se ve tan afectada por el dinero como los clubs punteros y en la ciudad proliferan multitud de clubs quienes, con mayor o menor interés, acabarán por tomar el relevo de los lucentinos convirtiéndose en su gran esperanza.

HISTORIA DEL HÉRCULES DE ALICANTE CLUB DE FÚTBOL:

1919 – 1920

La crisis del Lucentum F.C. desarrollada entre 1918 y 1919 marca un punto de inflexión en el fútbol alicantino y la necesidad de constituir un club fuerte, aunque con titubeos desde diversos medios de comunicación, poco a poco empieza a tomar cuerpo. El Club Natación Alicante parece ser el testigo idóneo y así lo demuestran los primeros años veinte, pero en la sombra y sin apenas hacer ruido, se está gestando el nacimiento de otro club que será grande en unos años.

Lejos de las desventuras del primer club de la ciudad, a principios de 1919 y desde la Plaza de Calvo Sotelo, un chaval de diecisiete años llamado Vicente Pastor Alfosea, junto a un nutrido grupo de adolescentes que jugaban todos los días con una pelota de trapo, decidieron concertar un encuentro frente a otro conjunto de reciente formación, el Iberia F.C., del barrio de Carolinas. Para tal ocasión hacía falta adquirir personalidad jurídica y un nombre para el nuevo club constituyente, recurriendo el propio Pastor, “el Chepa” -apodo herencia de una grave malformación en la espalda a consecuencia de una caída por las escaleras del hogar a la temprana edad de dos años que le había impedido desarrollarse como cualquier otro niño-, al nombre de un héroe de la mitología griega, Hércules, personaje que representaba todo lo que él no podía ser y con el cual deseaba infundir miedo y respeto a partes iguales entre sus adversarios.

El Hércules Foot-ball Club, nombre definitivo, para estrenarse tuvo que adquirir un balón de reglamento de segunda mano por el valor de tres céntimos, debutando frente a los carolinenseses con gran éxito al cosechar una victoria por 1-4 que prometía mucho. La ilusión depositada en este proyecto por parte de “el Chepa” fue enorme hasta el punto de destinar gran parte del dinero que ganaba como mancebo en una farmacia emplazada en la Plaza de Gabriel Miró, para esta incipiente sociedad formada en su totalidad por infantiles -juveniles de hoy-.

Nacido con pocos recursos, la humilde sociedad alicantina viste inicialmente con camisa rojiblanca y pantalón negro, teniendo en Pastor a su alma mater y un gran entrenador que moldeará los destinos de muchos jugadores los cuales, una vez forjados, darán el salto a entidades más acomodadas económicamente. Antes de esto, el entrenamiento diario al que son sometidos los muchachos del barrio empieza a tener recompensas. La puesta en grande para los herculanos a nivel oficial se efectúa el 22 de junio de 1919 frente al Athletic Club Benalúa dentro de la Copa Excelsior, torneo de índole infantil organizado por el club del mismo nombre donde los rojiblancos, con una plantilla que arrasa, se imponen por 2-1 y en el cual destaca una curiosa reglamentación en la que se indica que los jugadores no deben superar los dieciséis años ni exceder un metro cincuenta y cinco centímetros de altura a excepción del portero, a quien se le permiten cinco centímetros más. Tras vencer a Sporting F.C., conjunto dependiente del Colegio de los Salesianos, por 3-0 y Excelsior F.C. por 2-1, incluso disputarse un encuentro entre los equipos A y B de los herculanos, el trofeo en disputa irá a sus vitrinas, aún a expensas de recibir críticas por parte de los rivales quienes les acusan, y con razón, de alinear a algunos chavales más altos de lo que postula el reglamento y quizás, con más edad.

El segundo gran protagonista durante 1919 es la Federación Levantina. La ciudad de Alicante, y con ella su provincia, a mediados de año cuentan con una extensa pléyade de clubs que ansían contar con una federación propia a imagen y semejanza de lo que ocurre en el norte con la Vizcaína, Guipuzcoana, Cántabra y Asturiana, todas ellas con un ámbito territorial muy estrecho. Conocidas las tradicionales disputas entre alicantinos y valencianos, esa parece la salida lógica a tal demanda, pero la Agrupación de Periodistas Deportivos, nacida en 1918 e impulsora de dicha federación, al trasladar su demanda a la Federación Española se encuentra con la negativa por respuesta, recomendando la Nacional que se cubran varias provincias del este para que su campeón pueda acudir como representante al Campeonato de España. Desde la Agrupación de Periodistas se trabaja para convencer a clubs valencianos, castellonenses, murcianos y albacetenses, quedando constituida en la ciudad el 3 de agosto la flamante Federación Regional Levantina de Clubs de Foot-ball con José Agulló en la presidencia y Enrique Picó como secretario.

Tras aprobarse los estatutos el día 18, durante los meses siguientes se trabaja en sumar adeptos, reuniéndose el 28 de diciembre los delegados de los clubs compromisarios quienes determinan, entre otros asuntos, dividir la federación en dos secciones; una norte para las provincias de Teruel, Castellón y Valencia; y una sur para Murcia, Albacete y Alicante, siendo el campeón de la final a disputar entre los primeros de ambos grupos quien acuda al Campeonato de España. Por la ciudad de Alicante acudirán los siguientes clubs: Pesquera Club, Sporting F.C., Real Club de Regatas, Ipipi Club, el Club Natación Alicante de reciente constitución y llamado a ocupar un alto puesto, el Hidalgos de la Patria, el Ascensius et Descensius, el reorganizado Lucentum F.C. y la Agrupación de Periodistas Deportivos quien también cuenta con equipo.

1920 – 1930

La conquista del Torneo Excelsior en 1919 que equivalía a ser campeón local y la demostración de que el Hércules F.C. era sin duda el mejor de los clubs infantiles alicantinos en pleno 1920, no pasó desapercibida para muchos entendidos y pronto varios clubs de más categoría se fijaron en algunas de sus figuras para llevárselas a otros lares, como el Club Bellas Artes, una sociedad nacida en 1920 presidida por Emilio Costa que en 1921 no tuvo reparo alguno en conseguir los servicios de hasta seis jugadores herculanos, entre ellos José Torregrosa, el gran central de los rojiblancos.

Costa, gran aficionado al fútbol y rival del Club Natación Alicante, pretendía de este modo desbancar a los nadadores y convertirse en la primera fuerza a nivel local, incluso llegó a obtener resultados importantes entre 1922 y 1923, pero al final, sin tantos recursos su esfuerzo quedaría en nada.

La marcha de seis baluartes en el conjunto herculano hizo recapacitar a Vicente Pastor y a todo su entorno, pues si bien el club tenía plena dedicación a formar jugadores en edad infantil sin regatear esfuerzos, bien es cierto que en su ambición, pese a su modestia, también latía cierto deseo por llegar a ser grandes y no era del todo agradable ver cómo jugadores formados en el club marchaban a otros sin recompensa económica. La única tabla de salvación pasaba por buscar socios con haberes, registrarse en el Gobierno Civil y finalmente inscribirse en la Federación Levantina.

Vicente Pastor, “el Chepa”, se rodeó de socios inversores y el 18 de septiembre de 1922 regularizaba la situación del club frente a la Administración quedando registrado ante el Gobernador provincial, D. José Mayans, conforme a la Ley de Asociaciones de 1887. El siguiente paso era darse de alta en el Comité Provincial de Fútbol, admitido el 2 de octubre, para rematar toda la estrategia con el ingreso en la Federación Levantina el 25 de octubre.

Con José Masiá Enebra al frente del club alicantino como primer presidente oficial, los herculanos quedaban fiscalizados siendo a principios de los años veinte uno de los tantos muchos que existían en la ciudad, todos ellos ensombrecidos por el gran peso de omnipotente Club Natación de Alicante, quien contaba ya con un Campeonato Regional en su haber y competía en la Serie A de Primera Categoría.

escudos Club Natacion Alicante

El Club Natación de Alicante, una asociación fuerte y ejemplar, vestía camisa con gruesas rayas verticales blanquiazules -los colores de la enseña municipal- y pantalón negro, y en la temporada 25/26, tras una exitosa vida deportiva, disputó el que sorprendentemente iba a ser su último campeonato. Dicho desenlace se originó el domingo 20 de diciembre de 1925 cuando en el encuentro del Campeonato Regional frente al Valencia F.C. en el Campo de La Florida, el árbitro designado y fundador del club valenciano, Octavio Augusto Milego, habiendo terminado el partido con victoria 2-1 favorable a los locales reflejó en el acta que el segundo tanto de los natacionistas era ilegal y, por lo tanto, el resultado definitivo quedaba en 1-1. Esta decisión ensalzó el ánimo del delegado local y Milego declaró haber sido agredido, además de invadido el terreno de juego. La Federación Valenciana barruntó castigar al Club Natación Alicante y a su directiva con un año de exclusión lo mismo que el Campo de La Florida, además de sancionar al delegado federativo, a su capitán José Samper y obligarles a jugar todos los encuentros que restaban del torneo en campo ajeno.

Mientras se estudiaba la sanción, el domingo 15 de enero de 1926 en un encuentro frente al C.D. Castellón en el campo de este, los alicantinos fueron sancionados con un penalti en contra y el capitán blanquiazul, Samper, molesto con la actitud del árbitro y lo que creía era una persecución, ordenó a sus compañeros retirarse camino del vestuario. Aplicando el reglamento y con los antecedentes de diciembre, la Federación Valenciana castigó severamente al club obligándole a pagar dos mil pesetas por encuentro, condición a la que se negaron los natacionistas y terminó por ocasionar su expulsión el 2 de febrero. El Club Natación Alicante recurrió a la Federación Española, pero esta no le dio la razón y aunque a lo largo del año se trató en varias ocasiones de readmitirles, la negativa a pagar los costes supuso su condena. Al final, condenado a muerte, quedaba virtualmente disuelto al dimitir toda su junta directiva el 27 de abril de 1927.

A raíz de este óbito deportivo, parte de sus directivos y mucha de su masa social pasan a engrosar las filas del humilde club herculano, la sociedad con más condiciones de cuantas existen en Alicante, desembarcando con un potencial económico que va a ser crucial para su despegue en los años inmediatos.

Previamente a todos estos acontecimientos, el Hércules F.C. atravesará por diversas vicisitudes tras su ingreso en la Federación Levantina. En la temporada 23/24, militante en la Serie B y empleando el Campo de La Florida, bajo la presidencia de Alberto Misó consigue llegar a la Final de este torneo tras eliminar a varios clubs pero, falto de liquidez, renuncia a disputarla frente al Stadium F.C., de Valencia, cediéndole los puntos y, por lo tanto, el trofeo. En las campañas 24/25 y 25/26 sigue en la Serie B, pero en esta última y bajo la presidencia de Juan Carratalá al carecer de campo propio o en régimen de alquiler, ha de acudir siempre a jugar como visitante.

Desde 1928, el Hércules F.C. empieza a dominar el panorama alicantino y ya nunca abandona esta situación de privilegio. Estos directivos, liderados por el mecenas Renato Bardín, aportan el dinero suficiente para aspirar a cotas más altas, produciéndose una serie de cambios en la entidad que se traducen en el traslado al Campo de La Viña, propiedad de Casimiro de La Viña, la permuta de los colores de su uniforme, empleando ahora el blanquiazul de la bandera local y la asimilación de gran parte de la simbología procedente del extinguido Club Natación de Alicante. Durante estos tiempos compite con otros clubs locales como el Racing Club, el Campoamor F.C., el Fortuna F.C. y el Benalúa F.C., tanto en el Campeonato Local como dentro de la Categoría Provincial, dando un gran salto en la temporada 29/30 cuando, debido a su clasificación, debutan en el campeonato de Tercera División, una fase por entonces de ascenso a Segunda División, quedando quintos y no alcanzando por lo tanto el ascenso.

1930 – 1940

Volverán a esta competición en la campaña 31/32 donde son Campeones al igual que en la sesión 32/33. Entre medias hay un conato de fusión con el Alicante F.C. En marzo de 1931, Casimiro de La Viña, propietario del terreno de juego que emplean ambas entidades, viendo que atraviesan por problemas económicos y casi son incapaces de pagar el alquiler del estadio, propone la creación de un nuevo club que represente a la ciudad que conlleva la desaparición de los dos. El resultado es la firma de un preacuerdo que debe ser refrendado por las respectivas juntas directivas y es bautizado como Club Deportivo Alicante, no prosperando como el empresario deseaba al oponerse los socios de uno y otro club, además de no volcarse con el proyecto una prensa que se muestra algo reacia.

El 18 de septiembre de 1932 pasan a jugar al nuevo Campo de Bardín, recinto levantado por el empresario de origen francés y abandonan el Campo de La Viña, conocido también como La Florida, ante el gran incremento que experimenta su afición. En la temporada 33/34 son cuartos en Liga, pero la creación de los Campeonatos Superregionales y la reforma que sufren las distintas categorías hace que pasen a formar parte de la Segunda División en la campaña 34/35. En esa precisa temporada, el Hércules F.C. conforma una gran plantilla y meritoriamente resulta Campeón de su grupo, al igual que sucede en la Fase de Ascenso, con lo cual asciende a Primera División por primera vez en su historia para jugar con los grandes de nuestro fútbol.

El debut en la división de honor llega en la temporada 35/36 finalizando sextos con una excelente plantilla en la que destacan jugadores como Maciá, Tatono e Irles. Sin embargo, lo que parecía un buen proyecto de futuro capaz de perdurar durante cierto tiempo acaba tristemente con el estallido de la Guerra Civil, la cual trunca la composición de la plantilla. Durante el periodo bélico Enrique Picó asume la presidencia tras ser incautada la sociedad, compitiendo en el Campeonato Superregional 36/37 donde es subcampeón igualado a puntos con el Murcia F.C. y tras el vencedor Valencia F.C. Invitado a participar en la Liga del Mediterráneo inicialmente, la exigencia promovida por el C.D. Español, de Barcelona, para que los clubs valencianos y murcianos compensen económicamente a los clubs catalanes provoca su retirada, decayendo la práctica futbolística en lo sucesivo, especialmente a partir de 1938.

Pasados tres largos años de espera y penalidades, en la campaña 39/40 reinician su andadura en Primera División siendo sextos en un torneo donde, cuando actúan como forasteros, son ampliamente increpados por el público al haber sido Alicante la ciudad donde perdió la vida José Antonio Primo de Rivera.

1940 – 1950

Durante este periodo fallecen figuras emblemáticas como su fundador, Vicente Pastor y su principal financiero, Renato Bardín, llegando al club valenciano las vacas flacas y, consecuentemente, la finalización como noveno en la sesión 40/41. La política emprendida en los duros tiempos de posguerra alcanza a muchos estamentos y en los primeros meses de 1941 la jerarquía local impone una obligatoria fusión entre los conjuntos locales Hércules F.C. y Alicante F.C., esta vez en serio, con el ánimo expreso de formar un gran club, acuerdo que se oficializa el 8 de abril de 1941 con el resultado del Alicante Club Deportivo. Pocos meses después de haber sido concretada la fusión, en medio de un mar de discrepancias y sinsentidos, se deshace esta por lo innatural de la misma y por la incompatibilidad entre sus directivos, pero ya no hay vuelta atrás en el nombre que van a adoptar los clubs, nuevamente independientes, de modo que durante la temporada 41/42 el club herculano pasa a denominarse Alicante Club Deportivo, mientras que el Alicante F.C. lo hace como Lucentum C.F. Esa misma temporada el Alicante C.D., muy debilitado, desciende a Segunda División tras ser decimotercero en Liga y sin haber las autoridades sido capaces de obtener sus metas. En la campaña 42/43 queda cuarto en Segunda División.

El club herculano solicita poder volver a emplear el nombre de Hércules como antaño y consigue de la Federación Española que se le acepte, siempre y cuando luzca el topónimo Alicante. Este acepta y pasa a ser denominado Hércules de Alicante Club de Fútbol. El otro club afectado por la fusión, el Lucentum C.F., consigue lo mismo y pasa a denominarse Alicante Club de Fútbol. En la temporada 43/44, el Hércules de Alicante C.F. resulta décimo y de nuevo no contento con el nombre asignado cambia su denominación pasando a ser ya de forma definitiva Hércules Club de Fútbol. En la campaña 44/45 es segundo, consiguiendo ascender a Primera División junto al C.D. Alcoyano. Sin embargo, su paso por la división de honor es efímero y desciende a Segunda División al ser decimocuarto.

Su paso por la categoría de plata lo inicia siendo cuarto en la edición 46/47, sexto en la 47/48 y nuevamente cuarto en la sesión 48/49, dividiéndose en la temporada 49/50 la Segunda División en dos grupos por razones geográficas. Los herculanos pasan al Grupo II o Sur, andando lejos de los puestos de cabeza y finalizando décimo.

1950 – 1960

Empieza un ciclo de ocho temporadas consecutivas en Segunda División en el cual hasta 1950 opta al ascenso, no consumado por diversas circunstancias. En la sesión 49/50 es décimo y parece que llegan malos tiempos. Afortunadamente, el Hércules C.F. sale de una pequeña crisis y en la temporada 52/53 queda subcampeón, siendo sexto y último en la Promoción dentro de un grupo muy reñido en el que dos puntos le separan del primero y ascensor. El ansiado ascenso llega en la campaña 53/54 al ser segundo en Liga y en la Promoción. Es esta la época de jugadores destacados como Pazos y Pina. Dos campañas va a aguantar en Primera División el club blanquiazul, la 54/55 en la que es sexto y la 55/56 donde es decimosexto. En 1954 el Hércules C.F. vuelve a jugar en el Campo de la Viña, remozado y ampliado. En la temporada 56/57 es segundo en Liga y contradictoriamente empieza desde aquí un camino descendente que le lleva a perder la categoría en la temporada 58/59 al ser decimotercero y caer eliminado en una Promoción frente al C.D. Mestalla: 0-0 en Valencia y 0-2 en casa. En la campaña 59/60 junta un buena plantilla y con mucho esfuerzo queda Campeón de su grupo de Tercera División y asciende a Segunda División directamente.

1960 – 1970

La década de los años sesenta la inicia en Segunda División y el club anda mal económicamente atravesando una notable inestabilidad. Mantiene litigios con la Caja de Ahorros local y ve embargados sus trofeos. Pese a todo este desajuste, deportivamente el equipo cumple siendo tercero en la campaña 60/61 y segundo en la 63/64. Este puesto le hace promocionar frente al Real Oviedo, perdiendo en la capital asturiana por 4-1 y ganando en casa por un insuficiente 1-0. El desquite llega en la temporada 65/66 cuando queda Campeón de su grupo y asciende a Primera División ante la alegría de sus seguidores.

Su paso por Primera División la sesión 66/67 resulta corto pues finalizando decimoquinto baja a Segunda División irremediablemente. Este descenso produce un notable daño en la entidad blanquiazul, la cual no se repone deportivamente y da con sus huesos en Tercera División tras acabar decimoctavo en la temporada 67/68. Este traspiés durará un par de temporadas, pues si bien en la campaña 68/69 es primero en su grupo de Tercera División, en la Promoción cae eliminado ante el C.D. Castellón: 3-2 en la ciudad de La Plana y empate a uno en casa. El merecido ascenso se conseguirá en la sesión 69/70 al ser de nuevo Campeón y pasar un par de eliminatorias. En la primera cae ante el C.D. Logroñés tras tres encuentros: 1-1 en casa y 2-2 en Logroño, resultados que precisan de un tercero a disputar en Madrid: 1-3 para el cuadro riojano. En la segunda se enfrenta al C. At. Osasuna: 4-1 en Alicante y derrota por 1-0 en Pamplona.

1970 – 1980

En 1970 entra a la presidencia José Rico Pérez, el gran rector del club herculano y uno de los más insignes en la historia de la entidad. Con un grupo en el que destacan Humberto, Valbuena y Marcos, consigue ser undécimo en la campaña 70/71. Rico Pérez desea construir un club grande y emprende las acciones para levantar un nuevo estadio que sustituya al viejo Campo de la Viña. Este reto lo acometen vendiendo veinte mil localidades en concepto de abonos valederos para cinco años a partir de la temporada 74/75 con valor de 20.000 pesetas. En la campaña 71/72 quedan decimocuartos y han de promocionar con el C.D. Cartagena para no descender: 3-1 en casa y empate a uno en Cartagena. Poco después, en la temporada 73/74 el Hércules C.F. consigue ascender a Primera División de la mano del entrenador Arsenio Iglesias.

El 3 de agosto de 1974 se inaugura el Estadio Rico Pérez en partido frente al F.C. Barcelona con anecdótica derrota por 0-4. Arsenio configuró un gran bloque que quedó quinto y a punto estuvo de llevar al club blanquiazul a la Copa de la UEFA. José Antonio, Giuliano, Rivera y Quique formaron una defensa que todavía hoy se recuerda. En la temporada 75/76 fue sexto y a partir de este momento inició un descenso deportivo que lo llevó a instalarse en la zona media-baja de la tabla en las postrimerías de los años setenta.

1980 – 1990

En la temporada 81/82 acaba un ciclo de ocho campañas consecutivas en Primera División al ser decimoséptimo. Baena, Saccardi, Barrios, Carcelén y Amador pasaron por el club durante estos años. Cabe destacar en estos, la remodelación que sufrió el estadio para alojar la Fase Final del Mundial de España de 1982. Dos años necesitará Rico Pérez para devolver al club herculano a Primera División. En la edición 82/83 es octavo y en la 83/84 tercero, consiguiendo el ascenso directo. La vuelta a Primera División es recibida con gran júbilo por parte de la ilusionada afición y el Hércules C.F. encara la temporada 84/85 con gran optimismo. Se produce el sorprendente fichaje del jugador argentino Mario Alberto Kempes y destacan jugadores como Aracil, Rastrojo y Reces. El final de temporada es de infarto pues el club blanquiazul se lo juega todo a una carta ante el Real Madrid C.F. en casa de este. Un gol de Sanabria le da el 0-1 y el club permanece en Primera División, hasta que un año después desciende tras ser decimoséptimo.

El club se encuentra en una situación delicada deportiva y económicamente producto de los gastos originados por su paso entre los grandes. Son abultadas las deudas y tras un par de campañas en Segunda División se desciende a Segunda División B al término de la campaña 87/88. El club esta roto y tras ser octavo en la sesión 88/89, en la siguiente 89/90 se es decimotercero, teniendo que sufragar obligatoriamente las deudas de algunos jugadores para no descender a Tercera División por impago.

1990 – 2000

En la década de los años noventa la entidad blanquiazul anda inmersa en el pozo deportivo e intenta regresar a Segunda División A. Es quinto en la edición 90/91 y con la llegada de Aniceto Benito en 1991 se inicia la remontada. Ya en la campaña 92/93 consigue el ascenso tras ser cuarto en su grupo y conseguir imponerse a U.D. Salamanca, U.D. Las Palmas y Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega en la Promoción. El Hércules C.F. se instala en Segunda División y en la campaña 93/94 es séptimo iniciándose la transformación en Sociedad Anónima Deportiva, culminada el 1 de julio de 1995 con el nombre de Hércules Club de Fútbol, S.A.D., para ser noveno clasificado en la sesión 94/95.

Sin embargo, el proyecto de Aniceto Benito sigue adelante y en la temporada 95/96 se consigue el Campeonato de Liga con bastante holgura logrando ascender a Primera División. Lamentablemente, el éxtasis solo dura una temporada y en esa campaña 96/97 se desciende, al acabar en vigésima primera posición en una liga de veintidós clubs. Con este descenso la obra iniciada unos años antes se desmorona. Entra un grupo mediático en la dirección y el club emprende un camino deportivo que le lleva en un par de años a Segunda División B de nuevo semiarruinado.

Desde la temporada 99/00 hasta la campaña 04/05 el club blanquiazul vive sumergido en Segunda División B, una categoría lejana a su prestigio de la que es difícil salir. El Hércules C.F. lo intenta en varias ocasiones acabando sin éxito. En la temporada 99/00 es cuarto en Liga, pero en la Promoción es último superado por Universidad de L.P. de G.C. C.F., Xerez C.D. y Real Zaragoza “B”.

2000 – 2010

En la edición 01/02 nueva frustración; tras ser tercero en el campeonato doméstico cae en la Liguilla ante Terrassa F.C. y Baracaldo C.F., superando solo a la A.D. Ceuta. Por fin, a la tercera lo consigue y en la temporada 04/05 tras ser subcampeón, se impone en la promoción a A.D. Ceuta en la semifinal: 0-1 en Ceuta y 2-0 en casa, y en la final a Real S.D. Alcalá: 1-3 en la ciudad madrileña y empate a uno en casa. La entrada como máximo accionista de Enrique Ortiz supondrá un giro en las aspiraciones del club alicantino, empezándose una recuperación económica y una gestión que en los años sucesivos hace que el Hércules C.F. empiece a presentar su candidatura al ascenso.

Aunque en las primeras temporadas de retorno a la categoría de plata sus resultados presentan dudas e inquietud, con el paso del tiempo los herculanos son sextos en la edición 07/08 y cuartos en la 08/09, rematando el trabajo en la sesión 09/10 cuando de la mano del técnico Esteban Vigo son subcampeones, tras un torneo en el que se muestran inflexibles en la primera vuelta y sufren un bajón iniciada la segunda, reponiéndose al final de Liga tras una victoria a domicilio obtenida en Irún.

2010 – 2020

Con el cambio de década el club valenciano pretende asentarse en Primera División con un plan incluido de remodelación de su estadio bajo el brazo, pero los desajustes en la plantilla y una pésima planificación deportiva dan al traste con el proyecto tras una nefasta campaña 10/11 en la que va de más a menos y en donde sus resultados a domicilio son bajísimos, condicionantes que le llevan a ser decimonoveno y descender. Tras finalizar la temporada la directiva que preside Valentín Botella cambia el nombre de la sociedad a Hércules de Alicante C.F., S.A.D. En la edición 11/12 los alicantinos aspiran al ascenso directo o bien a jugar la Promoción. El torneo empieza bien pero, poco a poco, van perdiendo posiciones hasta caer a mitad de tabla, momento de inflexión en el cual se recuperan y terminan quintos. Conseguida la Promoción se enfrentan a la Ag.D. Alcorcón pero no consiguen superarles, quedando eliminados en Semifinales al empatar 1-1 en casa y 0-0 en la localidad madrileña.

La temporada 12/13 se afronta con Juan Carlos Mandiá en el banquillo, pero a consecuencia de los malos resultados es sustituido por Quique Hernández concluida la décima jornada. El técnico valenciano logra la permanencia, aunque con sufrimiento logrando ser decimoséptimo. En la campaña 13/14, ya con una crisis financiera más que notoria, Hernández sigue al mando de los blanquiazules pero, con una plantilla todavía más debilitada, no endereza el rumbo del equipo. Pasada la jornada treinta y ocho es relevado por el técnico serbio Slavisa Jokanovic, manteniéndose la tendencia negativa y perdiendo la categoría como colista.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • El Hércules C.F. y el fútbol en Alicante. Vicente Ramos Pérez. Ediciones Biblioteca Alicantina (1975).
  • El libro de oro del Hércules: 74 años de historia. Pascual Verdú Belda, Manuel Mira Candel y Javier García Gómez. Editorial y Medios Consultores (1996).
  • Historia del Hércules C.F. (1922-1996). Fernando Peralt Montagut. Aragón Ediciones (1996).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • L’escut fundacional de l’Hèrcules F.C. Josep Miquel García Martín. Lletraferit nº7 (2016).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Luchador. Diario.
  • Diario de Alicante. Diario.
  • Las Provincias. Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.superdeporte.es Diario deportivo.
  • www.diarioinformación.com Diario.
  • www.laverdad.es Diario.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial de la Real Sociedad de Fútbol, S.A.D.

 

 

Escudo Real Sociedad de Fútbol, S.A.D.

 

PLANTILLA:

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Sociedad de Fútbol, S.A.D.
  • Ciudad: San Sebastián / Donostia
  • Provincia: Guipúzcoa / Gipuzkoa
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 7 de septiembre de 1909
  • Fecha de federación: 1910

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sociedad de Foot-ball (1909-1910)
  • Real Sociedad de Foot-ball (1910-1931)
  • Sociedad de Foot-ball (1931)
  • Donostia Foot-ball Club (1931-1940)
  • Real Sociedad de Foot-ball (1940-1941)
  • Real Sociedad de Fútbol (1941-1992)
  • Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Primera División:

  • 1980/81
  • 1981/82

6 Ligas de Segunda División:

  • 1939/40
  • 1940/41
  • 1942/43
  • 1948/49
  • 1966/67
  • 2009/10

1 trofeo de Copa:

  • 1987

1 Supercopa de España:

  • 1982

 

ESTADIO:

  • Nombre: Reale Seguros Stadium
  • Inauguración: 13 de agosto de 1993
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal de Anoeta (1993-2019)
  • Reale Seguros Stadium (2019-)
  • Capacidad: 32.076 espectadores

estadio Anoeta

EVOLUCIÓN DEL ESTADIO DE ANOETA:

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Hípìco de Ondarreta (1909-1913)
  • Campo Municipal de Atotxa (1913-1993)
  • Estadio Municipal de Anoeta (1993- )
TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Real Sociedad Futbol

 

ESCUDOS DE LA REAL SOCIEDAD DE FÚTBOL, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DE LA REAL SOCIEDAD DE FÚTBOL, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes Real Sociedad Futbol

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SAN SEBASTIÁN:

El fútbol llegó a la capital donostiarra a principios del s. XX procedente de jóvenes estudiantes que lo habían conocido en Inglaterra. Hacia 1902 empezó a practicarse, pero sería en 1903 cuando tomaría un carácter más serio al ser adoptado por el club de tenis local, San Sebastián Recreation Club, como una sección deportiva. Así se podía ver a los jóvenes vistiendo camisa gualdiverde y pantalón negro en el terreno vallado de Ondarreta. La involucración de este club hizo que surgieran otros como el Vasconia Sporting Club, el Small F.C., el Athletic Club, el Easo F.C., el C.D. Fortuna, el Amaika y el Cantábrico, entre otros.

En 1907 el fútbol donostiarra entró en una fase más organizada y los hermanos Sena, mediante una secesión producida en el S.S. Recreation Club, junto a Elósegui, Arrillaga, Dorda, Echevarría, etc., formaron un nuevo club: el San Sebastián Foot-ball Club. Este club empezó a emplear los colores de la ciudad vistiendo con camisa blanca y pantalón azul, pero carecía de campo propio, con lo cual tuvo que ingeniárselas para compartir la concesión del velódromo municipal de Atocha que disfrutaba hasta entonces en solitario el Club Ciclista de San Sebastián.

escudo Ciclista FC San Sebastian

El uso común del Velódromo hizo que el 21 de septiembre de 1908, ambas sociedades llegaran a la fusión naciendo el Ciclista Foot-ball Club, con Federico Ferreirós de presidente. Una racha seguida de triunfos frente a rivales regionales y extranjeros alentó a los ciclistas a presentarse al Campeonato de España. Para poder inscribirse en este, participaron con el nombre de Club Ciclista de San Sebastián, pues esta entidad era más antigua que el Ciclista F.C. y la Organización prohibía participar a clubs noveles. Tras eliminar previamente a iruneses en el Campeonato Regional, el 4 de abril superan en el primer partido del torneo a los bilbaínos del Athletic Club por 4-2, haciendo lo propio en semifinales dos días después con el Galicia F.C. por 2-0, llegando a la Final de 1909 y ante la sorpresa de muchos consiguieron doblegar al Español F.C. de Madrid por 3-1.

 

HISTORIA DEL CLUB:

1909 – 1910

Este triunfo hizo que los jóvenes futbolistas pensasen en la emancipación total respecto de los ciclistas, pues no precisaban de su compañía en la nueva empresa. El 7 de septiembre de 1909 quedaba constituida la Sociedad de Foot-ball con equipaje blanquiazul a rayas y pantalón azul, el cual pronto cambiaría a blanco. Presidente fue Adolfo Saenz Alonso. En 1910, cuando sólo se contaba con escasamente unos meses de vida, los donostiarras decidieron optar a repetir el título logrado un año antes. El inconveniente era que la Unión Española de Clubs, una de las dos ramas de aquel año, no admitía clubs con pocos años de antigüedad, por lo que tuvieron que repetir la maniobra de 1909 e “inscribirse” bajo el nombre de otro club local, Vasconia Sporting Club, para poder participar. Con este nombre jugaron la final de 1910 frente al Athletic Club de Bilbao, perdiendo por 1-0.

La concatenación de éxitos deportivos entre 1909 y 1910 hizo que este último año S.M. el Rey D. Alfonso XIII, les concediera el título de Real el 10 de febrero, pasando desde entonces a ser Real Sociedad de Foot-ball.

1910 – 1920

Durante varios años jugó amistosos hasta que en 1913 llegó nuevamente a la final de la Copa de la Unión Española de Clubs, perdiendo en esta ocasión frente al F.C. Barcelona tras tres encuentros en La Industria, campo de los azulgrana: 2-2, 0-0 y 2-1. Ese año la Real Sociedad de Foot-ball abandonaba Ondarreta y se trasladaba a Atocha, una vez demolido el velódromo y reconvertido en campo de fútbol, y que fue inaugurado el 4 de octubre en un partido que acabó con empate a tres frente al Athletic Club. A partir de este momento, el club blanquiazul fue creciendo en lo deportivo y pronto empezó a aportar internacionales a la Selección Nacional. Con todo, la enemistad con el Athletic Club de Bilbao fue creciendo y en 1918 se creaba la Federación Guipuzcoana, separándose de la Federación Norte. El rival pasó a ser el Real Unión Club de Irún, club que le pudo durante muchos años y que le amargó numerosos Campeonatos Regionales, dejando para los donostiarras los de 1919, 1923, 1925, 1927, 1929 y 1933.

1920 – 1930

En la década de los años veinte, la Real Sociedad de Foot-ball mantuvo un cierto nivel competitivo, basado en su fértil cantera, y aunque se vió afectada por el incipiente profesionalismo, esta era paliada rápidamente con la aparición de nuevas figuras que taponaban de inmediato la herida provocada por la marcha de jugadores a otros clubs. En el año 1928, dos sucesos marcaron al club realista: uno fue su inclusión en la recién creada Primera División, en la que fue cuarto con Bienzobas como máximo goleador; y segundo fue la disputa de la final de la Copa de España frente al F.C. Barcelona, rival con el que perdió como antaño tras tres partidos celebrados en El Sardinero: 1-1, 1-1 y 3-1. Durante estos años saldrían innumerables internacionales como: Agustín Eizaguirre, los hermanos Amador y Mariano Arrate, Antxon Arrillaga, Celestino Olaizola, “Tato” Martínez, Eduardo Arbide y Juan Artola. A finales de los veinte entrarían Bienzobas, Kiriki y Amadeo.

1930 – 1940

La década de los años treinta empieza de forma excelente en lo deportivo, pues únicamente la diferencia de goles evita que los blanquiazules se proclamen campeones de Liga en la edición 30/31. Al final terceros, tras Athletic Club de Bilbao y Real Racing Club de Santander. En lo económico, los desplazamientos empiezan a hacer mella en el club provocando una recesión que se verá culminada con el descenso a Segunda División de la temporada 34/35. En lo social, destaca el cambio de nombre en la primavera de 1931 por motivos políticos a Sociedad de Foot-ball, nombre poco identificativo que es sustituido en junta del 27 de junio por el de Donostia Foot-ball Club. En la temporada 35/36, el club queda sexto en Segunda División y desciende a Tercera División. Sólo los acontecimientos de la Guerra Civil impiden que este descenso fructifique.

En el año 1939, la Federación Española decidió que cada equipo jugaría en la misma categoría en la que lo hizo en 1936. Esto benefició a los intereses del Donostia F.C., quien pese a lo económico, fue capaz de ganar el campeonato. Sin embargo, en la Fase Final fue quinto y último, ascendiendo solo el campeón pimentonero del Murcia F.C.

1940 – 1950

La década de los años cuarenta se caracteriza netamente por convertirse en un equipo ascensor, pues irá alternando Primera y Segunda en varios ciclos, y por la crisis económica que arrastra, causando esta que no pueda retener a sus figuras ni fichar a los jugadores que desea. En el año 1940, el club retoma su antigua denominación volviendo a ser Real Sociedad de Foot-ball. En la temporada 40/41 es campeón de su grupo de Segunda División, quedando segundo en la Fase Final y consiguiendo ascender de forma directa a Primera División, ya con el nombre castellanizado de Real Sociedad de Fútbol desde enero de 1941 por la prohibición de los extranjerismos. En la campaña 41/42 es decimocuarto y último en la división de honor, descendiendo a Segunda.

En la sesión 42/43 es nuevamente campeón de su grupo de Segunda, y subcampeón en la Fase Final. La 43/44 es efímera como su paso anterior en Primera y desciende como decimotercero. Tras este descenso a Segunda División, precisará de tres temporadas para volver a Primera División, pues a pesar de contar con buenas plantillas, los primeros puestos se le escapan por escaso margen. Así pues, tiene que esperar a la temporada 46/47 para culminar su objetivo, tras ser tercero en un grupo único y jugarse una promoción en Madrid a cara o cruz con el Club Real Murcia, de la que sale victoriosa por 2-0. La 47/48 es otro fracaso y termina con el tercer descenso de la década a Segunda División.

En 1948, con las obras de remodelación de Atocha, el club incrementa la capacidad de su estadio y por ende la de socios, con lo que puede incrementar su presupuesto y afrontar buenos fichajes. La consecuencia de este dato es que en la 48/49 termina Campeón de la categoría de plata y asciende directamente. Este ascenso es el preludio de una de las mejores etapas del club txuri-urdin, dado que trece van a ser las temporadas consecutivas en las que milite en Primera División para alegría de sus aficionados.

1950 – 1960

En la temporada 50/51 son quintos en Liga y consiguen alcanzar la final de la Copa del Generalísimo, encontrándose a un viejo conocido: el C.F. Barcelona, oponente que les derrota por 3-0. A partir de este punto, en las siguientes temporadas disminuye su rendimiento y el conjunto donostiarra se ve abocado a luchar por no descender, de modo que en la 54/55 ha de disputar una Promoción para evitarla. En esta es segundo y consigue mantener la categoría.

Durante el segundo tramo de los años cincuenta corre el mismo camino y la permanencia es el objetivo que se traza en cada temporada. En la sesión 59/60 es decimocuarto y debe promocionar con el aspirante Córdoba C.F., precisando de tres encuentros pues en el primero gana 2-1 en casa, pierden 1-0 en la ciudad de los califas y en Madrid ganan 1-0 en el partido de desempate. El hecho más destacable en esta década es la creación en 1957 del club filial: el San Sebastián Club de Fútbol, cuya misión va a ser foguear a los jóvenes valores donostiarras para que lleguen preparados al primer equipo y su coste sea lo más mínimo para el club. Pero las primeras hornadas con calidad tardarían varios años en llegar, mientras el club languidecía en Primera y precisaba de rápidos refuerzos.

1960 – 1970

Este desajuste traería el descenso a Segunda División de la temporada 61/62 tras ser decimoquinto, con el agravante de arrastrar al San Sebastián C.F. a Tercera División, tras un magnífico quinto puesto del filial en Segunda División. En las siguientes temporadas, el club redujo su cantidad de socios y esta falta provocó que no se reforzase adecuadamente, tardando cinco temporadas en recuperarse. Fue en la temporada 66/67 cuando de la mano del entrenador Andoni Elizondo se consiguió el ascenso tras una racha de catorce victorias consecutivas y un empate. El ascenso fue recibido con gran júbilo dentro de la ciudad y el club txuri-urdin empezaba sin saberlo a poner los cimientos para poder permanecer en Primera durante cuarenta años de manera consecutiva.

Sus comienzos no fueron fáciles, pues a la primera de cambio debió de disputar una eliminatoria para no descender en la 67/68 frente al Real Valladolid Deportivo, imponiéndose en Pucela por 0-1 y empatando en casa a cero tantos. El final de los sesenta tuvo como colofón dos sendos séptimos puestos que dieron gran confianza y tranquilidad a la sufrida afición blanquiazul.

1970 – 1980

Los años setenta empiezan como acabaron los sesenta, pero el equipo ya va asentándose en la categoría y recibiendo los primeros grandes jugadores del filial. Así, en la 73/74 son cuartos con Rafa Iriondo y entran en competición europea. Esta llega en 1974 frente al T.J. Baník Ostrava O.K.D. checo: 0-1 en casa y 4-0 en la vuelta. En la 74/75 repiten cuarto puesto y en la UEFA eliminan al Grasshoper-Club Zürich: 3-3 en la ida y 1-1 en casa. En la siguiente eliminatoria caen ante el Liverpool F.C.: 1-3 en casa y 6-0 en Anfield.

Los siguientes años son de transición hasta la llegada de la 78/79 en la que son cuartos nuevamente. En la Copa de la UEFA, caen eliminados en la primera ronda frente al Internazionale F.C. por 3-0 en la ida y 0-2 en el partido de vuelta. En la temporada 79/80, con Alberto Ormaechea en el banquillo fueron subcampeones de Liga con treinta y dos partidos imbatidos, perdiendo un único partido en Sevilla en la penúltima jornada que les privó del título.

1980 – 1990

Por fin, en la 80/81 llega el primer título de Liga tras un agónico empate a dos en Gijón con tanto de Zamora en el último suspiro. En la Copa de la UEFA, llegan a octavos siendo eliminados por el K.S.C. Lokeren belga. Es la época de Arkonada, Celayeta, Górriz, Kortabarria, Olaizola, Diego, Alonso, Zamora, Idígoras, Satrústegi, López Ufarte, Bakero y Larrañaga, es decir, sin un solo extranjero. En la 81/82 repiten título, esta vez realizando una espectacular recta final de Liga y venciendo al Athletic Club por 2-1 en la última jornada. En ambas temporadas en que la Real Sociedad fue campeón de Liga, cabe destacar que Arkonada obtuvo el trofeo Zamora como guardameta menos goleado. Así mismo, ganan la Supercopa de España de 1982 frente al Real Madrid C.F.: 1-0 y 4-0 en casa.

Su debut en la Copa de Europa se produjo la temporada 81/82 con mal pie, al ser eliminados en la primera eliminatoria por el CSKA-S.Z. de Sofía. La temporada siguiente, en la Copa de Europa de la 82/83, llegan a semifinales tras superar a grandes equipos como Celtic F.C. y Sporting Clube de Portugal, siendo eliminados por los futuros campeones del Hamburger S.V.: 1-1 en casa y 2-1 en la RFA.

Desde la campaña 82/83 hasta la 86/87, se mueve alrededor del sexto y séptimo puesto sin opción al campeonato de Liga. En 1987, con Toshack en el banquillo, gana la Copa del Rey al derrotar en Zaragoza al Club Atlético de Madrid en los penaltis tras empate final a dos, con goles de López Ufarte y Txiki Begiristain. En la 87/88 son subcampeones de Liga y de Copa, pues se encuentran por cuarta vez en su historia al F.C. Barcelona en la Final, el cual les derrota 1-0. En su participación europea, debuta en la Recopa llegando a octavos al ser eliminado por el F.K. Dynamo de Minsk, equipo de la antigua URSS. La 88/89 retornan a la Copa de la UEFA, superando en dieciseisavos al ya conocido Sporting Clube de Portugal, en octavos al 1. F.C. Köln, y cayendo en cuartos frente al V.f.B. Stuttgart en la tanda de penaltis por 4-2. La temporada 89/90, terminan en quinta posición, dándoles el derecho de particpar de nuevo en la UEFA para la siguiente campaña.

1990 – 2000

La década de los años noventa se caracteriza por la conversión en Sociedad Anónima Deportiva en 1992 tras reunir los 506 millones de pesetas necesarios, pasando a ser Real Sociedad de Fútbol, S.A.D., la llegada de los extranjeros al club (John Aldridge es el primero), y el abandono de Atocha como estadio mítico tras ochenta años de servicio. El 13 de agosto de 1993 se inaugura el moderno Estadio de Anoeta con un partido amistoso frente al subcampeón de Liga, el Real Madrid C.F., con resultado final de empate 2-2, convirtiéndose Loren en el primer jugador en marcar un gol en el nuevo feudo donostiarra.

En la temporada 90/91 es decimotercero con apuros, y en la Copa de la UEFA son superados en la segunda eliminatoria por el F.K. Partizan de Belgrado. Se reclama a Toshack para la 91/92, quien les hace ser quintos y volver a competición europea. En este torneo hace un flojo papel y rápidamente es eliminado por el Vitória S.C. de Guimaraes. La conversión en Sociedad Anónima Deportiva con un capital de 558.875.000 pesetas dividido en 65.750 acciones trae como presidente a Iñaki Uranga. Este empeño trae una pérdida de inversión en fichajes y entre la 92/93 y la 96/97 el club txuri-urdin se ve alejado de los primeros puestos y enrolado en mitad de la tabla a pesar de ser dirigido por Toshack, Rafa Iriarte y Javier Irureta, entre otros. La llegada de Bernd Krauss hace que en la 97/98 sean terceros tras un gran campeonato y regresen a competición europea para la 98/99, dejando fuera al A.C. Sparta Praha y F.K. Dynamo de Moscú, y perder en octavos con los colchoneros del Club Atlético de Madrid. La “Erreala” tiene un equipo competitivo, siendo Aranzabal, Kovacevic y De Pedro los jugadores más carismáticos. En las dos siguientes temporadas el equipo vuelve a mitad de la tabla tras un bajón.

2000 – 2010

El s. XXI no empieza con mejor pie para el club, y la crisis deportiva y económica se instala en el feudo de Anoeta. Las temporadas 00/01 y 01/02 precisan de realizar un último esfuerzo en los partidos finales para evitar el descenso. Pasan Krauss y Javier Clemente por el banquillo, siendo Toshack quien lo ocupe finalmente en la 01/02. En la 02/03 llega un desconocido francés Raynald Denoueix, quien transforma al equipo en un conjunto muy competitivo y lo lleva, ante la sorpresa de muchos, a ser subcampeón. El conjunto donostiarra cuenta con Nihat, Xabi Alonso y Karpin, quienes le dan una gran calidad al equipo, consiguiendo el acceso a la Liga de Campeones. En la 03/04 ha de disputar este importante torneo, y tras ser segundo de su grupo (campeón lo es la Juventus F.C.) por encima de Galatasary S.K. y Olympiakós S.F.P., pasa a octavos en donde es eliminado por el Olympique Lyonnais: 0-1 en casa y 1-0. En la Liga son decimoquintos y la temporada se puede catalogar finalmente de gran fiasco.

Durante las siguientes temporadas la Real Sociedad de Fútbol se desprende de algunos de sus jugadores más emblemáticos y se produce un relevo generacional, entrando jóvenes canteranos y nuevos fichajes que no acaban de cuajar. Esta situación se ve reflejada en la clasificación en donde se decimocuarto en la 04/05 y decimosexto en la 05/06. Negros nubarrones se ciernen sobre Anoeta en la temporada 06/07, cuando tras varios avisos de la dramática situación deportiva y económica del club, la campaña resulta catastrófica y ni Ángel Lotina desde el banquillo logra evitar el descenso deportivo a Segunda División A tras cuarenta años de permanencia consecutiva en la élite del fútbol español.

Su paso por la categoría de plata, contrariamente a lo esperado, no es fácil y en sus dos primeras temporadas en esta categoría no consigue encaramarse a los puestos que conducen a la gloria, quedando algo rezagado ante la frustración de sus fieles aficionados. En julio de 2008 con Iñaki Badiola en la presidencia se acoge a la Ley Concursal debido a los problemas económicos que vienen arrastrando y a finales de año, concretamente el 20 de diciembre, entra a ostentar la presidencia Jokin Aperribay. Es por fin en la campaña 09/10, con el uruguayo Martín Lasarte en el banquillo y con gente de la casa como Xabi Prieto, Mikel González, Imanol Agirretxe, Ion Ansotegi ó el frabcés Antoine Griezmann, cuando se logra la gesta del retorno al quedar Campeón en un torneo que desde el principio comanda sin problemas y en el que tan sólo durante unas jornadas es acechado por sus perseguidores.

2010 – 2020

La Real Sociedad de Fútbol SAD inicia la campaña 10/11 en Primera División con las miras deportivas puestas en la permanencia y con las económicas en pos de recuperarse lo antes posible una vez fuera de la Ley Concursal desde enero de 2010, objetivos ambos difíciles de cumplir pero que en lo deportivo son subsanados con el decimoquinto puesto. En la edición 11/12 los donostiarras mejoran sensiblemente su juego y consiguen finalizar decimosegundos en un torneo donde miran de reojo los puestos de descenso pero sin demasiada preocupación al existir clubs con peores registros.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia de los clubes de Primera División 94-95. Coleccionable, Revista semanal Interviú (1995).
  • El libro del Centenario: Real Sociedad 1909-2009. Oier Fano. El Diario Vasco (2009).
  • Historia del Fútbol Vasco: Real Sociedad (Tomo 4). Patxi Xabier Fernández Monje. Aralar Liburuak (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.diariovasco.com Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

fin

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Real Club Recreativo de Huelva, S.A.D.

 

titular Recreativo

 

Escudo R.C. Recreativo de Huelva, S.A.D.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Club Recreativo de Huelva, S.A.D.
  • Ciudad: Huelva
  • Provincia: Huelva
  • Comunidad Autónoma: Andalucía
  • Fecha de constitución: 18 de diciembre de 1889
  • Fecha de federación: noviembre de 1909

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Huelva Recreation Club (1889-1903)
  • Club Recreativo de Huelva (1903-1916)
  • Real Club Recreativo de Huelva (1916-1931)
  • Club Recreativo de Huelva (1931-1932)
  • Onuba Foot-ball Club (1932-1941)
  • Club Recreativo Onuba (1941-1945)
  • Real Club Recreativo de Huelva (1945-1999)
  • Real Club Recreativo de Huelva, S.A.D. (1999-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División:

  • 2005/06

1 Liga de Segunda División B:

  • 2018/19

9 Ligas de Tercera División:

  • 1929/30
  • 1930/31
  • 1946/47
  • 1950/51
  • 1956/57
  • 1958/59
  • 1960/61
  • 1968/69
  • 1973/74

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Nuevo Colombino
  • Año de inauguración: 2001
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Nuevo Colombino (2001-)
  • Capacidad: 21.670 espectadores

estadio Nuevo Colombino

OTROS ESTADIOS:
  • Campo del Velódromo (1892-1957)
  • Estadio Municipal / Estadio Colombino (1957-2001)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales RC Recreativo Huelva

ESCUDOS DEL REAL CLUB RECREATIVO DE HUELVA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos RC Recreativo Huelva

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL REAL CLUB RECREATIVO DE HUELVA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes RC Recreativo Huelva

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN HUELVA:

Tienen el gran honor tanto la provincia como la ciudad de Huelva de ser unas de las pioneras en España a la hora de introducir el fútbol. Desde que en el lejano año de 1873 el Gobierno español cediese en arrendamiento la explotación de las minas de Riotinto a una compañía británica, Rio-Tinto Company Limited, poco a poco una cantidad importante de súbditos de esa nacionalidad fueron instalándose paulatinamente en la localidad de Minas de Riotinto como empleados capacitados en dirigir la extracción de metales y controlar a una considerable población de obreros donde, además de la local y onubense, también se contaba con mano de obra procedente de otras provincias y portugueses que llegaban atraídos por los buenos salarios.

Mientras tanto y en la ciudad de Huelva, aprovechándose el magnífico servicio que de un lado ofrecía el río Odiel y de otro los servicios propios de una capital provincial, se instaló otro grupo mucho más reducido que el alojado junto a las minas, en esta ocasión, encargado de la administración de la empresa y en la gestión de un muelle que se construyó expresamente para dar salida por vía marítima a toda aquella enorme cantidad de provechosos minerales que debían ser exportados a otras latitudes. Hierro básicamente y otros elementos como cobre, manganeso, plata e incluso oro, fueron transportados mediante una línea de ferrocarril tendida entre ambas poblaciones, convirtiéndose la ciudad y su provincia en uno de los focos donde más ingresos se generaban para el estado.

A finales de los años setenta los británicos asentados junto a las minas, que vienen compartiendo sus aficiones y costumbres de forma conjunta desde su llegada, constituyen en 1878 con la inestimable ayuda de la empresa una exclusiva asociación de índole recreativo a la que denominan Riotinto English Club o Club Inglés de Riotinto, la cual convertirán en su centro neurálgico y que irá acompañada en lo sucesivo de la construcción de una pequeña barriada de viviendas edificada para su particular uso, ubicándose en ella a continuación la residencia del director general.

Los residentes oriundos de las islas traen consigo inevitablemente toda su cultura  y durante sus ratos de ocio harán gala de gran variedad de actividades entre las cuales figuran, además de las clásicas ligadas a la componente social, otras de carácter deportivo con disciplinas tan desconocidas en estas tierras como el lawn-tennis y el cricket que comportan una inusitada curiosidad por parte de los nativos que expresan una mezcla de asombro y extrañeza a partes iguales.

Iniciados los años ochenta y arrastrados por el éxito que tiene el fútbol en el Reino Unido, parte de estos socios empiezan a practicar este deporte jugando entre sí en las inmediaciones del local social, espacio al aire libre donde se da rienda a otras actividades como el polo que requieren de holgadas extensiones. En lo sucesivo estos socios marcharán tanto a Huelva como a Sevilla para disputar encuentros de fútbol frente a equipos de las respectivas localidades, formándose combinaciones varias entre ellos que van desde equipos donde escoceses se enfrentan a ingleses hasta equipos donde los de Minas de Riotinto juegan frente al representante de Sevilla o los de Sevilla frente a un combinado de Minas de Riotinto-Huelva, pasando por partidos donde concurren británicos frente a oriundos británicos nacidos en España. Conocidos serán en esta época las citas que anualmente se dan cita en Sevilla con motivo de las fiestas navideñas, muy sentidas para personas que permanecen alejadas de su patria.

HISTORIA DEL CLUB:

1889 – 1890

Mediados los años ochenta de la España decimonónica, el staff de la empresa británica se encuentra asentado cómodamente en Huelva, ciudad más cosmopolita que Minas de Riotinto a pesar de sus apenas dieciocho mil habitantes, habiéndose convertido su puerto en un gran foco de atracción laboral que hace incrementar su economía y población de forma notable. Los ciudadanos británicos, dada su privilegiada posición, mantienen contactos con las fuerzas vivas locales, élite básica en cualquier sociedad estructurada para la cual la empresa y todo lo que le circunda se ha convertido en un importante grupo mediático con amplio poder, afectando su presencia en la toma de decisiones y en la vida social local donde su relevancia queda diariamente reflejada a través de la prensa. Hacia 1884 se citan en la ciudad dos personajes que van a ser claves en la historia onubense, de un lado William Alexander Mackay, médico que es contratado para prestar servicio en la compañía y casualmente hermano del presidente del Rio-Tinto English Club, John Sutherland Mackay, y del otro Wilhem Sundheim de la Cueva, empresario hispano-alemán que llevaba muchos años residiendo en Sevilla donde alcanza a ser presidente del Club de Regatas de Sevilla entre 1881-84 y quien había propiciado la llegada de la empresa británica a esas tierras, siendo además partícipe de ella.

De la amistad entre ambos surge la idea de organizar un grupo destinado a implementar actividades recreativas para los residentes británicos de la ciudad similar en su contenido al que el club de Minas de Riotinto lleva realizando desde pocos años antes, formándose un grupo de personas que suelen organizar eventos culturales y deportivos durante las fiestas patronales y en ocasiones propicias. Este grupo que es denominado en prensa como Club de Recreo, se convertirá en el alma de lo que fraguará años después gracias a la incorporación de un número superior de participantes. El número de británicos en Huelva hacia 1888 es significativo y muchos son los que orbitan alrededor del grupo que lideran Mackay y Charles Adams, un consumado deportista y gran aficionado del cricket, propiciándose el caldo de cultivo necesario para la creación de un club, paso definitivo que se alcanza al año siguiente cuando el 18 de diciembre de 1889 queda constituido el Huelva Recreation Club con Charles Adams como presidente de honor y Pedro de Soto como presidente ejecutivo, asociación que será presentada públicamente en el Hotel Colón el día 23 y que desempeñará una gran labor en la introducción del fútbol en nuestro país.

La principal labor de la sociedad onubense desde el punto de vista deportivo es el fomento del lawn-tennis, un deporte en alza que tiene mucha aceptación entre la comunidad británica y de forma totalmente secundaria la de otros deportes, entre ellos el fútbol y el cricket, deporte este último que suelen practicar con cierta frecuencia al ser el más atractivo para ellos en ese momento dentro de los juegos en equipo y que desarrollan en las instalaciones anexas a la fábrica de la empresa The Huelva Gas Company Ltd., suministradora de gas para la iluminación de la ciudad. La actividad de la nueva sociedad no se detiene en el desarrollo de distintas disciplinas deportivas para mantener en forma el cuerpo, sino que además se va más allá y se adoctrina el espíritu combinándolas con otras actividades culturales como los bailes de salón cada una de las noches de los sábados y en vísperas de fechas señaladas, así como el senderismo y la realización de distintas excursiones a zonas atractivas de la geografía andaluza.

1890 – 1900

Recién estrenada la flamante asociación onubense, en el mes de febrero reciben por parte de otra asociación también neonata, es este caso el Sevilla Foot-ball Club, una invitación para concretar un encuentro de fútbol en el Hipódromo de Tablada de la capital hispalense con el ánimo de seguir una tradición emprendida en los años anteriores con la diferencia de que ahora representan a dos clubs, disputándose este encuentro el 8 de marzo de 1890 con el resultado final de 2-0 favorable a los sevillanos. Este encuentro registra varios records y es histórico puesto que supone el primer encuentro disputado en España entre dos clubs constituidos, es el primero entre dos clubs pertenecientes a ciudades distintas y es el primero jugado bajo las reglas de la Football Association entre clubs. Más tarde se sucederán enfrentamientos con el Rio-Tinto English Club y con sociedades de las mismas características como el poco conocido Club Inglés de Málaga, siendo también habituales la disputa de encuentros frente a tripulaciones de barcos de visita en la ciudad y clubs procedentes de Gibraltar, mientras el 20 de agosto de 1892 se inaugura el Campo de El Velódromo, un feudo construido por la Rio-Tinto Company Ltd. que será cedida como usufructo. Sin embargo y sin aparente explicación, quizás por la falta de rivales, el ritmo de partidos amistosos frente a clubs de otras localidades de su ámbito geográfico decrece considerablemente y tan solo los encuentros frente a tripulaciones, sobre todo británicas, mantienen en activo al club hasta que este languidece hacia 1893.

A partir de esta fecha no se encuentran apenas referencias directas del club y el Seaman’s Institute, una organización de carácter religioso alojada en Huelva desde 1891, es quien se gana los favores de la empresa minera. El Seaman’s Institute opera desde un edificio cedido por la Rio-Tinto Company Ltd. al mando del cual se hallan algunos miembros relacionados con la empresa y con el club deportivo quienes se convierten en sus benefactores, siendo William A. Mackay uno de los principales responsables por su profesión de médico. Este organismo, que se encarga de acoger a marineros británicos desembarcados en la ciudad que por razones de enfermedad o por cualquier otro motivo permanecen desamparados, funciona como casa de reposo tanto para convalecientes no relacionados con la navegación como para marineros que, una vez dados de alta, esperan el momento idóneo para regresar a su país. En 1896 Charles Adams entrega el club que preside al Seaman’s Institute para que se haga cargo de este al no presentar actividad, creándose una comisión en el organismo religioso durante 1897 que organiza encuentros de fútbol en el Velódromo como herramienta de sanación, terreno que sirve igualmente para que la población autóctona, sobre todo juvenil, también practique esta actividad.

1900 – 1910

Con el inicio del siglo XX la práctica futbolística empieza a resurgir hasta que en mayo de 1902 tiene lugar en Madrid un acontecimiento que marcará un antes y un después. En la capital del reino se citan varias sociedades de reciente cuño dedicadas exclusivamente al fútbol procedentes de diversos puntos de la geografía nacional con el ánimo de disputar un torneo en conmemoración de la coronación de S.M. el Rey D. Alfonso XIII. El éxito que este alcanza repercute a nivel nacional y comenzado el año 1903 se plantea en Huelva reorganizar la actividad aparcada desde 1896, máxime cuando en el mes de abril la prensa incide en la necesidad de crear un equipo desde la base del que fuera Huelva Recreation Club, sugeriéndose que este quede formado por antiguos y nuevos jugadores de la última generación. William A. Mackay acepta el reto y tras unas semanas de preparación se inician las gestiones para reflotar un club que, ahora sí, formalice sus situación conforme a lo requerido por la Ley de Asociaciones como lo vienen haciendo algunos clubs nacionales entre 1901 y 1902, siendo el 18 de mayo de 1903 la fecha en la que queda registrado el Club Recreativo de Huelva en el Gobierno Civil con Mackay al frente.

La asociación onubense, quien gusta de ser reconocida también como Huelva Recreation Club, resurge de su letargo con nuevos estatutos y horizontes deportivos, vistiendo camisa blanca con pantalón azul oscuro y el ánimo de formar una plantilla con la cual poder acudir al Campeonato de España en ediciones futuras. Esta ambiciosa aspiración, no obstante, tardará unos años en cumplirse debido a la falta de potencial, conformándose principalmente los equipiers con el adiestramiento frente a la sección futbolística del Rio-Tinto English Club de la localidad onubense de Minas de Riotinto. Después de un par de años el momento oportuno llegará en 1906 cuando, con el refuerzo de un nutrido grupo de jugadores procedentes del club de Minas de Riotinto, algunos de ellos dotados de gran calidad técnica, se realice un discreto papel, repitiéndose nuevamente su intervención en el Campeonato de España en la edición de 1907.

Los elevados costes de la estancia de Madrid y el cambio de rumbo en las aspiraciones de la directiva declinarán en el futuro inmediato su participación en el Campeonato de España, centrándose su actividad a partir de entonces en los encuentros frente a clubs de su entorno geográfico. Avanzado el año 1909 y a consecuencia de la gran tradición del fútbol onubense, en los momentos previos el Recreativo es invitado para dar cuerpo a la futura Federación Española de Clubs de Foot-ball, la primera organización que va a constituirse a nivel estatal en nuestro país, pero llegada la fecha del 14 de octubre no se encuentra entre los diez constituyentes, ingresando en este organismo más tarde pero ya dentro del mes de noviembre.

1910 – 1920

Iniciada la nueva década el Club Recreativo de Huelva cambia su tradicional indumentaria y se suma a la nueva moda de las camisetas rayadas, adoptando la clásica blanquiazul con pantalón blanco conservados hasta la fecha. La popularidad del fútbol en la ciudad aumenta y en 1910 se funda un nuevo conjunto, el Onuba Foot-ball Club, quien rivaliza con los recreativistas durante un par de años hasta que termina desapareciendo. A este le sucede en 1913 otro contendiente, el Huelva Foot-ball Club, con más empuje que el anterior pero también incapaz de conseguirle arrebatar a los recreativistas la hegemonía local, privilegio que traslada a nivel regional cuando organiza varios torneos con clubs de las provincias lindantes donde se erige como el mejor.

El 15 de mayo de 1915, cumpliendo con el sueño de disponer de una federación propia para los intereses de los clubs andaluces, es creada la Federación Regional del Sur de Clubs de Foot-ball, con sede en Sevilla, estamento que, dirigido en gran parte por personas vinculadas al potente fútbol hispalense y sus dos principales asociaciones, Sevilla F.C. y Real Betis Balompié, resultará un calvario para los onubenses siendo las relaciones siempre tensas. Pese a ello, los recreativistas mantendrán un digno bloque de jugadores que siempre estará a la altura conquistando, por primera y única vez en su historia, el Campeonato Regional de 1918. Paralelamente a estos hechos y después de solicitar a la Casa Real a mediados de 1915 la presidencia honoraria del club, ésta finalmente le será concedida el 16 de enero de 1916 aunque en los últimos meses de 1915 ya se publicite, adquiriendo el nuevo nombre de Real Club Recreativo de Huelva que le permite añadir la corona a su escudo.

Al margen de los ya citados Real Club Recreativo de Huelva y Huelva F.C., los últimos años de la década son muy prolíficos en cuanto al nacimiento de nuevas sociedades constatando la efervescencia de este deporte en la ciudad, alcanzando el fútbol a toda la sociedad onubense quien reparte su predilección por otras asociaciones como el Libertad F.C., constituido en 1918 que viste camisa y pantalón blancos, la Sociedad Gimnástica Onubense, el Independencia F.C., el Club Ónuba Balompié, el España F.C. que vestía camisa rojigualda con pantalón negro, el Titán F.C., constituido en 1917 por obreros y empleados de la Rio-Tinto Company Ltd. que viste camisa celeste con pantalón blanco teniendo su campo en los talleres de la empresa, muy próximos al Velódromo, el Club Recreativo Español constituido en abril de 1919, el C.D. Onubense, el Unión F.C. y el más modesto Sporting F.C., que vestía camiseta azul con pantalón blanco.

1920 – 1930

La entidad empieza a perder progresivamente  jugadores que fichan por otros clubs con mayor poder presupuestario y para mantener su nivel ha de realizar costosos esfuerzos financieros que le encaminan hacia un territorio oscuro, terminando abruptamente todo el 13 de octubre de 1925 cuando los recreativistas son expulsados de la Federación Regional del Sur por no satisfacer en fecha acordada las deudas contraídas.

El mazazo deportivo es considerable y el Real Club Recreativo de Huelva no compite en el Campeonato Regional de Primera Categoría Grupo A de la edición 25/26 como tampoco lo hará en la campaña siguiente 26/27. La crisis institucional es de órdago y la sociedad decana de los clubs onubenses queda inactiva durante largos diecinueve meses en los que no disputa un solo encuentro en espera de la llegada de tiempos mejores. El testigo en orden de importancia lo recoge a todos los efectos el Titán Foot-ball Club, sociedad que viene actuando en Primera Categoría Grupo B la cual viste camisa celeste con pantalón blanco y que a partir de ese instante contará con los mejores efectivos de la provincia. Tras casi dos años de penurias, el 20 de mayo de 1927 el Real Club Recreativo de Huelva se reorganiza contando con Montagu Brown en la presidencia y reinscribiéndose en julio para reiniciar su vida deportiva tras el pertinente consentimiento federativo, volviendo a competir en la temporada 27/28 nuevamente en el Grupo A de Primera Categoría.

La pérdida de potencial deportivo y carencia de títulos a nivel nacional pese a ser el uno de los clubs más antiguos, sin embargo hace que no sea incluido en las divisiones organizadas por la RFEF para la temporada 28/29, la primera que se disputa bajo el nuevo formato de Liga. En la temporada 29/30 debuta en Tercera División, categoría esta que se trata de un trámite para dilucidar quien asciende a Segunda División. El conjunto onubense se proclama Campeón de su grupo, pero en los Cuartos de Final es eliminado por el Cartagena F.C.: 2-1 en casa y 5-0 en la vuelta.

1930 – 1940

En la campaña 30/31 conquista de nuevo el Campeonato de Tercera División y pasa a disputar el ascenso. En Cuartos de Final elimina al Sporting Club de Canet: 1-1 en el Puerto de Sagunto y 3-0 en casa. Exento de las semifinales se enfrenta en la Final al Real Club Celta de Vigo: 4-0 en la ciudad gallega y 3-0 en casa. Este resultado solivianta a la afición onubense y se producen graves incidentes, siendo multados los andaluces por la RFEF contundentemente. El 14 de abril de 1931 se instaura la II República y poco tiempo después la entidad cambia de nombre pasando a ser conocida como Club Recreativo de Huelva.

El 25 de octubre de 1931 es una fecha clave dentro de lo que va a ser el futuro deportivo y social del club. Se juega en el Velódromo un partido crucial valedero para el Campeonato Regional entre los locales y el Betis Balompié, precisando estos últimos de los dos puntos en disputa. La Federación Regional del Sur envía un delegado, un árbitro principal y un árbitro suplente simpatizantes béticos, más unos jueces de línea también sevillanos. A falta de siete minutos y en medio de un ambiente altamente cargado, el encuentro se suspende ante los graves altercados protagonizados en las gradas con distintas peleas y dentro del terreno de juego, registrados entre jugadores de ambos bandos. La suspensión del encuentro es tomada por los onubenses como una provocación y más a sabiendas de lo que iba a ocurrir tras la elección de los colegiados. Dado el manifiesto desagravio, la entidad decide retirarse inmediatamente de la Federación Regional del Sur con la cual mantiene discrepancias desde su ingreso en 1915 y permanecer a la espera de una solución que resuelva el contencioso creado. Tras varias semanas de deliberación, el 14 de noviembre el club onubense es sancionado con diecisiete mil pesetas de multa, toda una fortuna entonces, fuera de lugar y desproporcionada. Otros clubs andaluces no sevillanos intentan seguir la estela de los onubenses conscientes de la situación creada, y mueven los hilos para crear una nueva Federación que les represente de manera ecuánime. Ante la magnitud que adquieren los acontecimientos la FEF, temerosa de que se produzca un cisma que acabe con la confirmación de dos federaciones andaluzas, en una hábil jugada no ratifica la sanción impuesta sobre los recreativistas por considerar que estos tienen razón con lo abultado de la sanción, pero al mismo tiempo consciente de que la autoridad de una de sus federaciones ha sido vulnerada y puesta en entredicho, decide suspender al Club Recreativo de Huelva de emplear durante cinco años su nombre original.

De este modo, el 12 de diciembre de 1931 la entidad cambia obligatoriamente de nombre pasando a ser conocida como Onuba Foot-ball Club, disputando varios encuentros amistosos y otros de carácter provincial para mantener en forma a su plantilla. Ante esta situación forzosa, es entonces cuando se empiezan a mantener conversaciones con la Federación Extremeña para dar cabida al Onuba F.C. y al resto de los clubs onubenses, cristalizando el 30 de octubre de 1932 con la constitución de la Federación Regional de Fútbol del Oeste. El Onuba F.C. es el club con más potencial en dicho organismo y se adjudica el Campeonato Regional durante las ediciones 32/33 y 33/34, participando en el Campeonato de España hasta que la Guerra Civil corta entre 1936 y 1939 la progresión del conjunto andaluz, todo ello cuando se había reingresado desde 1935 en la Federación Regional Sur nuevamente y el castigo federativo estaba casi cancelado, a punto de recuperarse la denominación anterior.

Finalizada esta en 1939 y tras el consiguiente clima de posguerra y falta de recursos, la mayoría de los clubs adscritos a la Federación Oeste carecen de medios para competir, generalmente como consecuencia de terrenos de juego en mal estado y, ante la imposibilidad de organizar competiciones, ingresan muchos de ellos en la Federación Regional del Sur quien los ampara provisionalmente. Ya a partir de 1950 y con la llegada de la normalidad y estabilización del fútbol en la zona, Extremadura contará con su propia federación. En la temporada 39/40, el club onubense es encuadrado en el grupo V de Segunda División, debutando con un sexto puesto que al término de la misma le hace descender. Los años cuarenta los pasa íntegramente en Tercera División a pesar de que tiene varias ocasiones para abandonarla.

1940 – 1950

En la campaña 40/41 es segundo de su grupo, pasando a la Fase Final la S.D. Ceuta. En enero de 1941 con la puesta en práctica de la nueva Ley que prohíbe los extranjerismos pasa a denominarse Club Recreativo Onuba, nombre que abandona en 1945 cuando solicita con éxito a la Federación Regional del Sur recuperar la denominación tradicional y volver a ser de nuevo Real Club Recreativo de Huelva. Durante la campaña 46/47 es Campeón de grupo, cayendo en la Fase Intermedia al ser colista de ocho aspirantes.

1950 – 1960

Comenzada la década de los años cincuenta persigue su sueño de volver a militar algún día en Segunda División. Para ello organiza con empeño plantillas destinadas a tal fin, pero la adversidad le persigue. En la campaña 50/51 es Campeón, pero en la Fase Final es eliminado al ser cuarto de un total de seis aspirantes. Cinco temporadas más han de transcurrir hasta que en la sesión 56/57 conquista de nuevo el Campeonato de Tercera División y consigue por fin ascender a Segunda División al eliminar en primera instancia a la U.D. Melilla: 3-0 en casa y 1-0 en el Álvarez Claros; y Elche C.F. en la Final: 2-0 en El Velódromo y 1-2 en Altabix. Sin embargo, su estancia en la categoría de plata es efímera siendo decimoquinto tras un apretado final, puesto que le condena al descenso.

Ante el aumento de su masa social y el empuje del fútbol en los años cincuenta, cuenta desde el 6 de septiembre de 1957 con un nuevo terreno de juego; el Estadio Colombino, abandonando el viejo Velódromo. El club blanquiazul se convierte en un club ascensor y en la campaña 58/59 vuelve a la categoría de plata tras ser Campeón de grupo y eliminar en la Promoción a C.F. Calvo Sotelo C.F.: 3-1 en casa y 1-2 en Puertollano; y a Albacete Balompié en la Final: 1-1 en el Carlos Belmonte y 3-0 en casa. Como sucediera en la anterior oportunidad, el club aguanta una sola temporada en Segunda División, en esta ocasión tras ser decimotercero y perder la Promoción de Descenso ante el C.D. Castellón: 3-1 en la ida y 1-2 en casa.

1960 – 1970

Los años sesenta empiezan con la misma tónica pues en la campaña 60/61 asciende nuevamente a Segunda División tras ser Campeón de grupo y eliminar en la Promoción a C.F. Calvo Sotelo: 4-1 en casa, 3-0 en Puertollano y 1-0 en el desempate disputado en Badajoz; y finalmente a Club Ferrol: 1-2 en la ciudad gallega y 1-1 en casa. Por fin llega un periodo de estabilidad y durante siete temporadas milita de forma consecutiva en Segundad División, destacando las campañas 61/62 y 62/63 en las que es quinto clasificado. El resto de comparecencias son en puestos retrasados de la tabla clasificatoria hasta que en la sesión 67/68 desciende a Tercera División por la reestructuración que sufre la categoría de plata. Los clasificados entre noveno y decimosexto puesto, ambos incluidos, pierden su plaza y el Real Club Recreativo de Huelva es decimotercero.

Cabe destacar que desde el año 1965 el club celebra en verano uno de los torneos más prestigiosos de nuestro pais, el popular Trofeo Colombino, dotado con su famosa y prestigiosa carabela de plata. Deportivamente llega un ciclo de seis temporadas en Tercera División intentando salir de la misma. En la campaña 68/69 es Campeón, pero cae en la Promoción ante la U.D. Salamanca: 2-3 en casa y 0-0 en la vuelta.

1970 – 1980

En la campaña 73/74 no perdona la oportunidad y asciende directamente a Segunda División tras ser Campeón de su grupo. En la categoría de plata mantiene una evolución progresiva que le lleva en su cuarta temporada, 77/78, a ser subcampeón y ascender a Primera División con dieciocho victorias, diez empates y diez derrotas, siendo entrenador Eusebio Rios y presidente José Martínez Oliva. Por fin el club onubense milita en Primera División entre los grandes con una ilusionada afición, ávida de ver pasar por el Colombino a las grandes estrellas del momento. El debut por el contrario es negativo, puesto que se es decimoctavo y colista con tan solo ocho victorias y cinco empates, quedando bastante descolgado. A este contratiempo se le suma una crisis económica fruto del elevado coste que supone la primera categoría que casi hará desaparecer la entidad poco tiempo después.

1980 – 1990

La década de los años ochenta empieza con varios sobresaltos a nivel deportivo que casi le cuestan el descenso a Segunda División B. A pesar de la falta de liquidez, el conjunto onubense es capaz de mantenerse en la categoría y superar sus adversidades e incluso tener la opción de regresar a Primera División, caso de la campaña 88/89 en la que es quinto. Cosas del fútbol, en la siguiente temporada 89/90 desciende a Segunda División B al ser decimonoveno con doce victorias y cinco empates.

1990 – 2000

Se abre una brecha económica en la caja del club y la crisis vuelve a aparecer con fuerza, pero los onubenses reaccionan deportivamente y son subcampeones en la edición 90/91. Lamentablemente son segundos también en la Liguilla de Ascenso al ser superados por el Real Madrid C.F. “B”, quedando detrás A.E.C. Manlleu y San Sebastián C.F.. Tras dos campañas lejos de los puestos que dan opción a disputar la Promoción de Ascenso, en la temporada 93/94 vuelven a la carga como terceros clasificados. En esta ocasión durante la Liguilla su fútbol flaquea y son colistas superados por Getafe C.F., U.E. Figueres y Deportivo Alavés.

En la campaña 94/95 casi descienden a Tercera División y gracias al sprint final consiguen mantenerse. Recuperados del lapsus, en la sesión 96/97 son cuartos en Liga y realizan una buena Promoción aunque siendo superados finalmente por el C.D. Numancia. Detrás quedan Club Gimnástic de Tarragona y C.D. Manchego. El ansiado ascenso de categoría se produce en la campaña siguiente 97/98, en la que son subcampeones de grupo y líderes en la Liguilla al imponerse a Barakaldo C.F., Real C.D. Espanyol de Barcelona “B” y Real C.D. de La Coruña “B”. El reencuentro con la categoría de plata es plácido y el club termina duodécimo en la campaña 98/99.

En 1999 afronta su conversión en Sociedad Anónima Deportiva, reuniendo dos mil setecientos millones de pesetas en capital social para poder seguir militando en la LFP. La venta del Estadio Colombino en la Isla Chica le proporcionan tal cantidad y el club se convierte en Real Club Recreativo de Huelva, S.A.D.. Finalizada la temporada 99/00, el Real Club Recreativo de Huelva es vigésimo primero y desciende a Segunda División B. Sin embargo, el descenso administrativo y posterior desaparición del C.P. Mérida hace que los onubenses sean repescados para seguir en la categoría.

2000 – 2010

El nuevo siglo empieza con el ascenso a Primera División de la temporada 01/02 tras ser tercero en Liga con Lucas Alcaraz en el banquillo y Francisco Mendoza de presidente, habiéndose inaugurado el 8 de noviembre de 2001 el Nuevo Colombino, un moderno estadio que sustituye al viejo Colombino. Para tal evento, se disputa un partido amistoso entre el equipo local y el Newcastle United F.C. con resultado final de 3-0, anotando Pavón el primer gol de la historia de este campo. Su reestreno entre los grandes después de casi un cuarto de siglo de ausencia termina como en aquella ocasión, descendiendo al término del mismo al concluir en decimoctavo puesto, a siete puntos de la salvación. Sin embargo, en la Copa de S.M. el Rey consiguen meterse en la Final, única vez en su larga historia, perdiendo el 5 de marzo en el ilicitano Martínez Valero ante el Real C.D. Mallorca por 0-3.

La entidad andaluza desde su conversión en S.A.D. experimenta un notable cambio en sus estructuras, optando a estar entre los grandes como no sucedía en antaño. Fruto de ello es el nuevo ascenso a Primera División de la temporada 05/06 como Campeón con Marcelino García Toral en el banquillo y su permanencia entre los grandes durante tres temporadas consecutivas hasta que en la edición 08/09 sucumbe al ser vigésimo y colista. En este último ciclo pasan por el club jugadores como: Santi Cazorla, Uche, Sinama Pongolle, Viqueira, Javi Guerrero o Rosu. La temporada 09/10 es la del regreso a la categoría de plata en un campeonato plácido en donde no pasa apuros y en donde del mismo modo tampoco tiene opciones para aspirar a algo más, siendo uno de los pocos clubs que no anda asediado por el descenso y que acomete cada encuentro con meridiana tranquilidad.

2010 – 2020

En la campaña 10/11 tiene un mal inicio y se presagia lo peor, dando un giro radical a medida que transcurren los encuentros al obtener la horma de su zapato con el cambio de técnico. En la segunda vuelta se estabilizan y se convierten en un grupo fuerte, alcanzando una duodécima plaza satisfactoria respecto a cómo empezaron las cosas. La edición 11/12 se caracteriza por la caída libre que experimentan los blanquiazules, dejando perder en los últimos encuentros el colchón de puntos que les separaba de los puestos de apuro y quedando en un decimoséptimo puesto que no satisface a nadie.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia del Real Club Recreativo de Huelva, 1889-2003: de club de recreo a S.A.D.. Diego Becerril y Antonio La O Leñero (2003).
  • Recreativo de Huelva y Onuba F.C.: dos nombres para una sola entidad. Antonio Balmont (2008).
  • 1884-1889: El orígen del Huelva Recreation Club. Antonio Balmont (2010).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Archivo privado de Andrés Luis Vázquez Villegas.
  • Anuarios de la RFEF.
  • Diario Odiel. Diario.
  • Diario La Provincia. Diario.
  • Diario de Huelva. Diario.
  • Huelva Sport. Semanario.
  • Arte y Deportes. Semanario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario.
  • www.diariohuelva.com Diario.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,