Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

titular Real Valladolid CF B

 

escudo Real Valladolid CF B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Valladolid Club de Fútbol, S.A.D. “B”
  • Ciudad: Valladolid
  • Provincia: Valladolid
  • Comunidad Autónoma: Castilla y León
  • Fecha de constitución: 1943
  • Fecha de federación: 1943

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Recreativo Europa (1943-1944)
  • Recreativo Europa Delicias (1944-1973)
  • Real Valladolid Promesas (1973-1991)
  • Real Valladolid Deportivo “B” (1991-1992)
  • Real Valladolid, S.A.D. “B” (1992-1998)
  • Real Valladolid Club de Fútbol, S.A.D. “B” (1998-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

7 Ligas de Tercera División:

  • 1954/55
  • 1980/81
  • 1981/82
  • 1982/83
  • 1990/91
  • 2011/12
  • 2013/14

 

ESTADIO:

estadio Real Valladolid CF B

Anexo Estadio José Zorrilla

  • Nombre: Anexo al Estadio José Zorrilla
  • Año de inauguración: 1988
  • Cambios de nombre:
  • Anexo al Estadio José Zorrilla (1988-)
  • Capacidad: 1.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio de la Federación (1943-52)
  • Estadio José Zorrilla (1952-1982)
  • Anexo al Nuevo Estadio José Zorrilla (1988- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Real Valladolid CF B

ESCUDOS:

 

UNIFORMES:

 

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Es a principios del pasado s. XX cuando la ciudad castellana de Valladolid empieza a tomar sus primeros contactos con el fútbol gracias todo ello por obra y gracia de Julio Alonso, un pucelano que importa desde Inglaterra la técnica y reglas necesarias para desempeñar este deporte, para que en 1904 ya se anuncie un encuentro con motivo de la Feria local. En el año 1906 se constituye el Valladolid Foot-ball Club, el primer embrión de sociedad organizada, la cual disputa sus encuentros en el Páramo de San Isidro, pero con escasa longevidad. El fútbol prende como una mecha en los colegios y pronto en el Ejército, formándose equipos castrenses -que no clubs- como el Reina Victoria Eugenia, el María Cristina, el Farnesio ó la Academia de Caballería, equipo este último que compite en el Campeonato de España de 1911.

Hacia el 1915, los jóvenes vallisoletanos se vuelcan con un deporte que está en pleno auge y surgen numerosos clubs con escasa trayectoria deportiva, caso de la Sociedad At. San Fernando, la Sociedad Turística Deportiva, la S.D. Cultural Vallisolitana, la U.D. Castellana (fundada el 29 de enero de 1918) o el Racing Club Valladolid. Sin embargo es a principios de la década de los años veinte cuando Valladolid toma conciencia real del fútbol, sobre todo tras la creación de la Federación Castellano-Leonesa el 16 de octubre de 1923, apareciendo alrededor de esta fecha los primeros club serios que darán un giro de ciento ochenta grados entre la afición local: la S.D. Ferroviaria el 6 de junio de 1923, el C.D. Español el 4 de enero de 1924, la U.D. Luises el 16 de junio de 1924, el Rubia F.C. el 11 de julio de 1925, el Iberia F.C. el 11 de agosto de 1925, la Sociedad Real Unión Deportiva el 21 de enero de 1926, la Unión Deportiva el 12 de mayo de 1927 y el Titán F.C. el 8 de agosto de 1927.

De todos ellos el más importante es la S.D. Ferroviaria, pero poco a poco cede el protagonismo a la U.D. Luises y al C.D. Español, quienes vienen protagonizando ya duros enfrentamientos entre sí desde hace un tiempo. Estas dos últimas sociedades marcarán el ritmo a finales de los años veinte y atraerán los favores de los aficionados pucelanos, dividiéndolos en principio para quedar unidos posteriormente. La U.D. Luises fue creada y patrocinada desde el Colegio de los Jesuitas y se convirtió en enero de 1926 en Sociedad Unión Deportiva, recibiendo poco después el título de Real y pasando a ser conocida como Sociedad Real Unión Deportiva. Vestía este club camisa rojiblanca con pantalón negro y pronto fue la entidad más poderosa resultando míticos sus enfrentamientos con la Cultural Deportiva Leonesa en su Campo de la Sociedad Taurina. Fruto de su fortaleza dentro de su ámbito geográfico consiguió alzarse con el Campeonato Regional en la temporada 26/27.

De otro lado, el C.D. Español era producto de la fusión realizada por Racing Club de Valladolid, Sociedad Española, Rubia F.C. y San Ildefonso. El conjunto españolista vestía con camisa roja y pantalón blanco, jugando en el Campo de La Victoria y entre sus éxitos estaba el haber conseguido el Campeonato Regional de la edición 24/25. La rivalidad entre ambos era enorme y las tendencias políticas que representaban a sus respectivos seguidores a veces se manifestaban de forma poco ortodoxa, provocándose graves altercados con peleas y apedreamientos que precisaron de la atención del orden en más de una ocasión.

En el año 1927, la idea de formar una Liga a nivel nacional empieza a tomar cuerpo y Valladolid es consciente de ello. Aprovechando un encuentro celebrado el 27 de marzo en la ciudad frente al Real C.D. Español de Barcelona, se alinea un combinado de jugadores procedentes del C.D. Español y de la Real Unión Deportiva que derrotan a los pericos. El éxito del resultado hace que ambas directivas tomen en serio la idea de disolución de sus respectivos clubs y la constitución de un nuevo club más potente con el que representar el fútbol local en el venidero Campeonato Nacional de Liga 28/29. De este acuerdo de voluntades nace el Real Valladolid Deportivo el 20 de junio de 1928. Como presidente es elegido Pedro Zuloaga Mañueco y los colores que les representarán son blanquivioleta para la camisa y blanco para el pantalón, siendo el campo adjunto a la Plaza de Toros el terreno de juego donde realizarán sus actividades. Cabe destacar que la S.D. Ferroviaria fue invitada en un principio a formar parte de la fusión, pero declinaron finalmente la oferta al desear seguir como entidad independiente.

Durante la Segunda República la ciudad de Valladolid se convierte en un verdadero hervidero de asociaciones deportivas apareciendo un sinfín de clubs como: la S.D. Española F.C., del barrio de San Andrés el 27 de enero de 1930, el Club Maravillas el 21 de enero de 30, el C.D. Europa el 11 de marzo de 1932, el Athletic Club el 27 de enero de 1932, el C.D. Delicias el 28 de julio de 1932, el S.C. San Miguel el 7 de julio de 1932, el C.D. Pintura el 9 de julio de 1932, la S.D. Unión Castilla el 8 de agosto de 1932, el Victoria F.C. el 6 de agosto de 1932, el C.D. San Isidro el 9 de septiembre de 1932, el C.D. Arenas el 2 de septiembre de 1932, el Amaika S.C. el 22 de mayo de 1933, el Canoe Valladolid Club el 16 de enero de 1935, el Club Marte F.C. el 15 de marzo de 1935 o el C.D. Isla el 5 de noviembre de 1935.

HISTORIA DEL CLUB:

1943 – 1950

Concluida la Guerra Civil muchos de los clubs previamente existentes atraviesan por grandes dificultades para reiniciar su actividad y los que lo hacen, si pueden, se encuentran en una situación muy precaria. Algunos de ellos, compañeros en Liga durante muchos años y cuyas directivas se conocen entre sí, optan por la fusión como única vía que les garantice un futuro más prometedor, siendo este el caso del club que nos ocupa.

En 1942 Valladolid contaba con parte de los clubs de la década anterior y con otros de reciente fundación a los cuales les quedaba mucho camino por recorrer. Entre los veteranos uno de ellos era el Club Deportivo Delicias, entidad constituida el 28 de julio de 1932 sin campo propio que deambulaba de un año para otro en recintos de alquiler luciendo como colores distintivos camisa blanca con pantalón negro. El C.D. Delicias era en importancia el segundo de la capital pucelana y tenía en su honor el competir en Primera Regional finalizada la temporada 41/42, donde fue cuarto, tras haberse proclamado Campeón de Segunda Regional en la campaña 40/41 dentro de la Delegación de Valladolid. En la edición 42/43 es quinto dentro de su grupo, perdiendo la categoría al final de la misma cuando se retira en plena Fase de Descenso al no poder costearse sus desplazamientos debido a lo elevados que económicamente le suponen. Descendido a Segunda Regional, la campaña 43/44 no es mucho más satisfactoria y plagado de deudas abandona la competición en pleno torneo.

Mientras el C.D. Delicias agoniza debatiéndose su futuro entre algodones, en 1943 se constituye otro club, el Recreativo Europa, asociación que viste camisa blanca con banda diagonal azulina y pantalón de este último color, partiendo de Tercera Regional dentro de la Delegación Comarcal de Valladolid adscrita a la Federación Castellana donde finaliza cuarto en el Grupo I. El Recreativo Europa finaliza cuarto en el Grupo I durante la edición 43/44, convirtiéndose durante el verano en la tabla salvadora del C.D. Delicias quien anda próximo a la disolución, conjunto con el que se fusiona integrándolo en su estructura y ocupando su plaza en Segunda Regional bajo la denominación Recreativo Europa Delicias. Conservando sus colores originales y jugando en el Estadio Municipal, conocido también como Campo de la Federación, sede empleada por un gran número de clubs locales en la calle Álvarez Taladriz, los pucelanos son terceros en la temporada 44/45, repitiendo plaza en la 45/46, puesto que les permite ascender a Primera Regional. En esta categoría se estrena siendo tercero en la edición 46/47, consiguiendo en la campaña siguiente, 47/48, proclamarse Campeón para concluir tercero en la 48/49 y cuarto en la 49/50 que cierra la década habiendo pasado en los últimos años a uniformarse con camisa arlequinada blanquiazul y pantalón azul.

1950 – 1960

En 1950 se crea la Federación Oeste de Fútbol, una vieja reivindicación de los clubs castellano-leoneses que tendrá su sede en Valladolid, continuando el Recreativo Europa Delicias en Primea Regional donde concluye tercero en la temporada 50/51 y primero en la 51/52, consiguiendo ascender por primera vez en su historia a Tercera División, una categoría de nivel nacional donde se encontrará con clubs de notable importancia que supone un gran paso en su carrera. Dicho ascenso no pasa desapercibido en el principal club referente de la ciudad, el Real Valladolid Deportivo, pasando ese mismo año de 1952 a ser filial de los blanquivioletas quienes les ceden el uso del Estadio de Zorrilla.

En el estreno de la temporada 52/53 recupera sus colores clásicos, camisa blanca con franja diagonal azulina y pantalón azul, pero este no es satisfactorio y el club finaliza decimotercero y penúltimo en un grupo donde comparte destino con castellano-manchegos, madrileños y extremeños, pasando en la campaña 53/54 a competir con gallegos, asturianos y leoneses para terminar tercero. En la edición 54/55 participa en un grupo configurado por clubs de la Federación Oeste exclusivamente, proclamándose Campeón por delante de clubs tan afamados como la U.D. Salamanca y S.D. Ponferradina, un puesto que le permite acceder a la Fase de Ascenso a Segunda División donde es sexto entre ocho aspirantes y consigue ascender la S.D. Indauchu, de Bilbao. Las temporadas siguientes, 55/56 y 56/57 son meritorias, saldadas ambas con un quinto puesto, siendo la trayectoria a partir de entonces descendente con tres campañas en las que se ve alejado de las primeras plazas no sobrepasando la mitad de la tabla clasificatoria.

1960 – 1970

Durante los años sesenta el club pucelano milita de forma íntegra en Tercera División con diferentes resultados deportivos iniciándose en la temporada 60/61 con un cuarto puesto que es superado en la siguiente edición, 61/62, cuando es subcampeón de Liga empatado a puntos con el C.F. Béjar Industrial. Este segundo puesto le permite promocionar para ascender a Segunda División, cayendo en la primera eliminatoria ante el C.D Galdácano a quien vence por 2-0 en Valladolid pero por quien es superado por 3-0 en tierras vizcaínas.

En las campañas siguientes el Recreativo Europa Delicias mantiene un buen nivel competitivo siendo quinto en la edición 62/63 y cuarto en la 63/64, retrocediendo en la 64/65 cuando es decimotercero quedándose al filo del descenso a Primera Regional. El club recreativista, que viste camisa blanquivioleta con pantalón blanco desde 1962, en los años sucesivos recicla su plantilla y con renovado semblante repite quinto puesto en las sesiones 65/66 y 66/67 para finalizar cuarto en la 67/68.

En 1968 la Tercera División sufre una primera reestructuración que desemboca en la reducción de grupos y conlleva a agrupar asociaciones de la Federación Oeste con otras cántabras y vascas que dan como resultado un décimo puesto en Liga. En la temporada 69/70 llega la segunda de forma consecutiva pasando los pucelanos a competir con madrileños, extremeños, castellano-manchegos y canarios en un grupo donde los desplazamientos son muy caros y el nivel bastante alto. El papel del filial es bueno quedando noveno, pero lamentablemente no supera el corte establecido por la RFEF antes de iniciarse el torneo que limitaba la continuidad a los ocho primeros, escapándose la permanencia por dos puntos y descendiendo a la recién creada Regional Preferente.

Paralelamente a estos acontecimientos, durante los últimos años sesenta el Real Valladolid Deportivo se halla en Segunda División y desde la directiva se plantea crear un equipo de aficionados tal cual están haciendo otras asociaciones. Faltos de presupuesto, durante la temporada 66/67 se establece un convenio con el Deportivo Arcés, un modesto club de Primera Regional constituido en 1942 que viste camisa azul con pantalón blanco, para emplearlo como puente antes de llegar las jóvenes promesas al Recreativo Europa Delicias de Tercera División. El convenio sólo garantiza un año de extensión, compitiendo el Deportivo Arcés Real Valladolid en la campaña 66/67 bajo esa denominación para desvincularse en 1967 una vez la entidad blanquivioleta crea el Real Valladolid Deportivo Aficionados, equipo que parte en Segunda Regional la temporada 67/68 proclamándose Campeón y ascendiendo a Primera Regional.

1970 – 1980

En el inicio de los años setenta el Real Valladolid Deportivo cuenta con dos filiales bajo su disciplina: de un lado el Recreativo Europa Delicias que milita en Regional Preferente; y de otro el Real Valladolid Deportivo Aficionados que lo hace en Primera Regional. En la temporada 70/71 los recreativistas ven mermada su plantilla y son quintos en Liga, debido en gran parte a que los jugadores más destacados del filial de Preferente ingresan a la primera plantilla del Real Valladolid Deportivo, conjunto que milita en Tercera División que acabará logrando el ascenso a Segunda División esa misma temporada. Los recreativistas quedan terceros en la siguiente edición 71/72, estando a un paso de promocionar para tratar ascender a Tercera División.

En la campaña 72/73 los recreativistas intentan de nuevo el asalto a Tercera División, pero son séptimos coincidiendo con una espléndida temporada del potenciado Real Valladolid Promesas -nueva denominación del equipo de aficionados desde junio de 1972-, que se proclama Campeón de Primera Regional y logra deportivamente el ascenso. La entidad blanquivioleta, de repente, se encuentra con la tesitura de tener en 1973 dos equipos en Regional Preferente con lo cual en estricto cumplimiento de las normas se han de desprender de uno de ellos o bien renunciar al ascenso del equipo de jóvenes promesas. Tras meditarse la decisión, los pucelanos deciden unificar ambas plantillas y conformar un único equipo que resulte más potente para situarlo en Tercera División lo antes posible, el ansiado objetivo, adoptando el histórico Recreativo Europa Delicias el nombre de Real Valladolid Promesas.

El estreno de los hasta entonces recreativistas con esta nueva denominación a lo largo de la temporada 73/74 tiene resultados positivos por cuando son subcampeones de Regional Preferente tras el C.F. Béjar Industrial, puesto que les permite promocionar como aspirante ante el C.D. Carabanchel, un rival superior que vence en Madrid por 2-0 y en Valladolid en esta ocasión por 0-1. En la edición 74/75 son terceros no pudiendo promocionar, pero en la 75/76 son segundos tras el líder S.D. Ponferradina teniendo una vez más la oportunidad de abandonar la Regional Preferente. El rival que se encuentran es la A.D. Torrejón, imponiéndose los madrileños en ambos encuentros; 0-1 en casa y 1-0 en la localidad de Torrejón de Ardoz.

En 1976 la RFEF anuncia la creación de una categoría intermedia entre Tercera División y Segunda División para la próxima campaña 77/78 que recibe el nombre de Segunda División B. Esta categoría, viciada desde su nacimiento y que será la tumba de muchos clubs, ocasiona que en la temporada 76/77 los cinco primeros clasificados de Regional Preferente puedan ascender directamente a Tercera División, categoría que incrementa el número de grupos y participantes. El equipo de promesas concluye cuarto y logra el objetivo.

El reestreno en Tercera División de la campaña 77/78, ya como cuarto nivel en el fútbol nacional, se vive en un grupo compuesto por asociaciones gallegas, asturianas, cántabras y castellano-leonesas, siendo el Real Valladolid Promesas decimotercero. En la edición 78/79 cambia de grupo y juega con madrileños, castellanoleoneses, canarios y aragoneses, siendo muy duro el torneo y sufriendo para ser decimosexto. Más sencilla resulta la sesión 79/80 dentro de un grupo donde cohabitan castellanoleoneses, navarros y cántabros donde es tercero quedando a dos puntos de lograr ascender a Segunda División B, premio que recae en la S.D. Gimnástica Arandina.

1980 – 1991

La década de los años ochenta, tal y como sucediese en los sesenta, transcurre íntegramente en Tercera División con la notable consideración de que es el cuarto nivel y no el tercero como antaño. El inicio del filial pucelano es fuerte y en sus tres primeras comparecencias alcanza el Campeonato con relativa facilidad pero sin obtener el ansiado ascenso de categoría. Así pues en la temporada 80/81 es eliminado por el Club Endesa Andorra; 1-0 en la localidad turolense y 1-2 en casa, mientras que en la edición 81/82 es el Talavera C.F. quien frustra sus intenciones; 0-2 en casa y nueva derrota en Talavera de la Reina por 3-0. En la temporada 82/83 sufre un serio correctivo ante el Deportivo Aragón; 1-0 en casa y derrota por 7-0 en Zaragoza, coincidiendo con su paso a las nuevas instalacaiones creadas en los anexos al nuevo Estadio José Zorrilla inaugurado con motivo de la Fase Final del Campeonato del Mundo disputado en España en 1982 .

En las siguientes ediciones, a pesar de tener una buena plantilla, es incapaz de obtener una de las dos plazas que dan opción a promocionar y queda relegado a puestos cercanos a la Promoción. En la edición 87/88 es subcampeón a tres puntos de la S.D. Gimnástica Medinense, pero el sistema competitivo ha variado respecto a temporadas anteriores y ahora el puesto de ascenso recae exclusivamente en el Campeón del grupo. En la temporada 89/90, tras haber sido cuarto en la 88/89, queda subcampeón empatado a puntos con el Zamora C.F. mostrando una gran renta goleadora, pero insuficiente para el objetivo, pues la desventaja en el gol average particular hace que ascienda el club zamorano. En la siguiente edición, 90/91, el filial blanquivioleta alcanza el primer puesto en el campeonato doméstico y consigue al fin después de muchos intentos frustrados alcanzar la Segunda División B, categoría donde nunca ha militado y en la cual hay depositadas grandes esperanzas de hacer un digno papel.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1991 – 2000

En 1990 la RFEF modifica su Reglamento General incluyendo la nueva Ley del Deporte 10/1990. Esta Ley que, entre otras cosas, obliga a los clubs profesionales a transformarse en Sociedad Anónima Deportiva, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con estos se extingan y sean asimilados por los clubs profesionales quedando integrados en su estructura. El Real Valladolid Promesas se disuelve en el verano de 1991 y desaparece como club, pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de Real Valladolid Deportivo “B”, respetándose la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio, es decir, la obtenida en Segunda División B durante la sesión 90/91.

El debut es meritorio y finaliza octavo durante la sesión 91/92. Finalizada la temporada el club se transforma en Sociedad Anónima Deportiva, pasando el equipo dependiente a llamarse Real Valladolid, S.A.D. “B”. Este acaba retrocediendo al decimoprimero puesto en la temporada 92/93 y pasando muchos apuros para conservar la categoría en la edición 93/94 al quedar decimosexto clasificado. Este puesto, según las reglas de la época, le obliga a disputar una Promoción para evitar el descenso con eliminatorias a partido único que se juegan en campo neutral. En la primera eliminatoria pierde en Tudela ante el C.E. Premiá llegándose a la prórroga por 2-1, teniendo que disputar una eliminatoria final que le enfrenta en Ponferrada con el Arosa S.C., imponiéndose por 2-1 lo cual le permite seguir en la división de bronce. En la edición 94/95 flirtea con el descenso, salvándose in extremis al ser decimoquinto, puesto que mejora en las siguientes campañas al ser sexto en la 95/96 y quinto en la 96/97. En las ediciones 97/98 y 98/99 ocupa plazas en mitad de la tabla sin pasar demasiados apuros pero sin tener opciones a estar arriba, siendo la temporada 99/00 la de su despedida de la categoría la ser decimoctavo. El 29 de junio de 1998 el dependiente blanquivioleta pasa a llamarse oficialmente Real Valladolid Club de Fútbol, S.A.D. “B”.

2000 – 2010

El retorno a Tercera División trae consigo un subcampeonato en la temporada 00/01 quedando a un solo punto del C.F. Palencia. En la Promoción no realiza un buen torneo y es tercero superado por Club Marino de Luanco y C.D. Móstoles, siendo colista la U.D. Xove Lago. En la campaña 01/02 es tercero, llegando al tramo final de la Promoción con opciones de ascender, pero la U.P. Langreo le arrebata el triunfo desplazándole al segundo puesto mientras detrás quedan C.D. Las Rozas y Club Lemos. Después de un par de temporadas más rozando los puestos privilegiados, en la campaña 04/05, tras quedar cuarto casi por los pelos, asciende a Segunda División B al imponerse en Semifinales al C.D. Las Rozas en ambos encuentros; 1-0 en Pucela y 1-2 en la ciudad madrileña, y en la Final al C.D. Lugo, al que vence 4-1 en casa y con el que empata 0-0 en la capital gallega.

En la temporada 05/06 el Real Valladolid C.F. B inicia su segunda etapa en la categoría de bronce, consiguiendo el décimo puesto y esperando aguantar muchas campañas más. En la temporada 06/07, sin embargo, no realiza un buen torneo y concluye decimosexto teniendo que disputar una Eliminatoria de Permanencia que le enfrenta al Valencia Mestalla de la que sale airoso al vencer en la ida 2-1 en casa y empatar 1-1 en Paterna, localidad donde juega el dependiente valencianista.

Sin menos apremios, en la campaña 07/08 es decimocuarto, pero en la siguiente edición, 08/09, realiza un pésimo torneo que le lleva bien pronto a alejarse de la permanencia y a entrar en un fondo de la tabla clasificatoria del cual ya no saldrá refrendando su descenso a Tercera División tras ser decimonoveno. En la edición 09/10, de nuevo en el Grupo VIII castellano-leonés, se muestra como un conjunto poderoso terminando segundo tras los pasos del Burgos C.F., pero en la Promoción es eliminado en Cuartos de Final por el C.D. Llanes; 1-2 en la localidad asturiana y 1-3 en casa después de verse sorprendido en el Anexo al Estadio José Zorrilla.

2010 – 2020

La segunda década del nuevo siglo empieza con un quinto puesto en Liga, perdiendo sus opciones de promocionar, pero en la edición 11/12 con renovadas ilusiones se proclama Campeón y sí consigue el objetivo. En la Eliminatoria de Campeones los pucelanos se ven sobrepasados por el conjunto granadino Loja C.D.; 0-1 en casa y empate 0-0 en la vuelta. El sistema competitivo le permite seguir promocionando resultando eliminado en Semifinales por el Coria C.F.; 3-0 en la localidad sevillana y un insuficiente 1-0 en casa.

En la temporada 12/13 es quinto en el campeonato doméstico, pero en la edición 13/14 llegará el éxito al ser Campeón del Grupo VIII y en la Eliminatoria de Campeones conseguir doblegar a la U.D. Somozas; 3-1 en casa y derrota por 2-1 en la localidad coruñesa, resultados que le permiten ascender por la vía rápida a Segunda División B.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2014

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Historia del Real Valladolid. José Miguel Ortega. El Mundo de Valladolid (1999).
  • Cincuenta años del Real Valladolid Deportivo: 1928-1978. José Miguel Ortega. Editorial Palenque (1978).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.

 

ENLACES EXTERNOS:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,