Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Historial del Racing Club Villalbés

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Racing Club Villalbés
  • Ciudad: Villalba/Vilalba 
  • Provincia: Lugo
  • Comunidad Autónoma: Galicia / Galiza
  • Fecha de constitución: 25 de enero 1931
  • Fecha de federación: 1946

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Racing Club Villalbés (1931-1946)
  • Club Villalbés (1946-1966)
  • Racing Club Villalbés (1966- )

TÍTULOS NACIONALES:

0 Ligas de Categoría Nacional:

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal A Magdalena
  • Año de inauguración: 29 de agosto de 1992
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal A Magdalena (1992- )
  • Capacidad: 2.200 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Stadium (1931-1947)
  • Campo Municipal del Castillo / Francisco Roca (1947-1992)
  • Estadio Municipal A Magdalena (1992- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL RACING CLUB VILLALBÉS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL RACING CLUB VILLALBÉS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN VILALBA:

Situado a 34 kilómetros de la capital provincial, Lugo, el municipio de Villalba -Vilalba, en gallego-, es el principal núcleo poblacional, centro comercial y capital de la comarca de la Terra Chá -Tierra Llana, en castellano-, disponiendo de un extenso término de trescientos ochenta kilómetros cuadrados, el segundo más grande de Galicia. Hogar de catorce mil vecinos con gran cantidad de localidades diseminadas en todo su alcance, la economía tradicionalmente ha girado en torno a la agricultura y ganadería habiéndose dinamizado recientemente con un polígono industrial donde destacan las agroganaderas y lácteas contando con importantes empresas.

La introducción del fútbol en la capital provincial y su gran desarrollo durante los años diez y veinte, no pasó desapercibida en Vilalba siendo este deporte practicado en el primer lustro de los años veinte en las eras próximas a la localidad pero sin cuajar en un club. Este acontecimiento debió esperar al 23 de julio de 1925 cuando, un grupo animoso de jóvenes, decidió constituir el Sporting Club Villabés siendo su primer presidente Celestino Caldeiro. Contando con campo de juego propio en la carretera de Insua e inaugurado oficialmente el 11 de julio de 1926, la vida de esta sociedad estuvo dedicada exclusivamente a la disputa de encuentros amistosos con clubs de su área geográfica y de la ciudad de Lugo, haciendo habitualmente empresarios del municipio donaciones de trofeos como premio al vencedor.

Muy seguido por los aficionados en un principio, su supervivencia se vio ayudada por donativos y bailes organizados para recabar dinero con el que sustentarse, originándose divergencias de carácter interno que resultaron con el acceso a la presidencia en noviembre de 1926 de José María Cacharrón. Tras unos años donde la actividad disminuyó considerablemente agonizando en 1928, en 1929 desapareció la sociedad intentando un nuevo grupo de aficionados constituir una nueva sociedad, pero sin poder fructificar ante la falta de los apoyos necesarios tanto económicos como de masa social.

HISTORIA DEL CLUB:

1931 – 1940

Pasados un par de años desde la desaparición del Sporting Club Villalbés que a principios de enero de 1931 entregó todo su remanente al Hospital-Asilo local , Francisco Roca acompañado de un ramillete de amistades consiguieron al fin dar cuerpo unas semanas después a la idea que venían arrastrando en mente constituyendo el domingo 25 de enero de 1931 el titulado Racing Club Villalbés cuya primera Junta Directiva estuvo formada por César Fernández Paz en la presidencia, Ramón Graña como vicepresidente, Francisco Roca en el puesto de tesorero, Daniel Ramil en el de secretario y Avelino Varela como vicesecretario eligiéndose como colores camiseta rojiverde con pantalón azul.

Disputado en el Stadium con fecha 26 de abril su encuentro de debut frente al Victoria F.C., de Lugo venciendo 2-1, el desarrollo de esta sociedad fue creciente en lo sucesivo eligiéndose el 1 de noviembre una nueva Junta Directiva presidida por Francisco Roca y Roca, gran impulsor, que fomentó la redacción de un Reglamento presentado en el Gobierno Civil y aprobado el 12 del mismo mes. Asentado el Racing Club Villalbés en la localidad, la vida deportiva del club lucense no trascendió los límites del fútbol modesto permaneciendo durante los siguientes años ajeno a los campeonatos organizados por la Federación Gallega, siendo habituales sus encuentros siempre con carácter amistoso, frente a clubs de su zona y de la capital provincial tal cual sucediera previamente con su antecesor destacando, además del fútbol, la actividad social con el fomento de bailes en la sede del club en competencia con los organizados en el Casino Villalbés.

Mantenida su actividad a lo largo de los años treinta sin grandes cambios, la irrupción de la Guerra Civil en julio de 1936 cortó de cuajo, tal cual sucedió con cientos de clubs, su normal evolución debiendo esperar su restauración todavía unos años, tomando mientras su relevo a mediados de 1938 el equipo de juveniles de Falange quien, de vez en cuando y gracias a su lejanía con el frente bélico, se enfrentaba a clubs de la comarca.

1940 – 1950

Finalizada la guerra, el fútbol siguió siendo controlado inicialmente por Falange a través del Villalba F. J., surgiendo en 1941 una iniciativa con aficionados locales que dieron pie a la constitución del Club Deportivo Villalbés. La historia de este club fue breve no contando con el determinante apoyo de las autoridades como tampoco de la masa social, desapareciendo al poco tiempo mientras quedaba constituido en 1942 el Villalba E. y D. quien tuvo la oportunidad de competir en el Campeonato Provincial de la categoría en lo sucesivo.

Ausente un representante del municipio en los campeonatos organizados por la Federación Gallega y careciendo de un terreno de juego en condiciones, a mediados de década desde diferentes foros se reclamó al consistorio y, desde éste a las instituciones públicas, ayuda financiera para la habilitación de un nuevo campo de deportes donde basar la actividad futbolística y de otras disciplinas, transcurriendo el tiempo sin noticias con lo cual se atrasaban todos los proyectos.

Liderados por Francisco Roca, quien ya fuera presidente del Racing Club Villalbés en la década anterior e inactivo desde el inicio de la guerra, a principios de 1946 un grupo de aficionados creyó haber llegado el momento de reactivar el club rojiverde, máxime con la promesa por parte del consistorio de empezar pronto las obras de un nuevo estadio, cuajando todo el proyecto a finales de abril con la puesta en marcha del ahora denominado Club Villalbés acorde a la Ley que prohibía el uso de extranjerismos. Nombrado por todos los aficionados como Racing, incluso en prensa escrita, la labor de Roca fue dar de alta la sociedad en la Federación Gallega siendo considerado como de Segunda Categoría, preparándose a lo largo de lo que restaba de año en estrecha colaboración con el Villalba F.J. para la selección de jugadores y formación de una plantilla.

Pasada la temporada 46/47 casi en blanco con la disputa de pocos encuentros amistosos, paralelamente se iniciaron las obras del nuevo campo de deportes situado en la barriada del Castillo en lo que hoy en día es la avenida de la Terra Chá, siendo este recinto titulado Campo Municipal del Castillo inaugurado el viernes 25 de abril de 1947. Provisto de un terreno en condiciones, uno de los mejores de la provincia, el club rojiverde se estrenó en la campaña 47/48 dentro del Grupo Norte de la Serie A quedando séptimo y colista, declinando en lo sucesivo participar en dicho torneo hasta que no dispusiera de un plantel competitivo y mayores recursos económicos centrando su actividad en las sesiones 48/49 y 49/50 en la disputa de encuentros amistosos.

1950 – 1960

La década de los años cincuenta estuvo caracterizada por la fragilidad económica del club lucense pese a representar a un municipio que, por primera vez en su historia, rebasó los veinte mil vecinos convirtiéndose, de largo, en el segundo más poblado de la provincia. El crecimiento poblacional no iba a la par del deportivo y el Club Villalbés, con pocos recursos, tuvo que evitar competir en la Serie A viendo como otros clubs de la provincia prosperaban limitando su actividad a encuentros amistosos. Un cambio en la directiva propició en 1953 la apuesta por regresar a la competición pareciendo consolidarse tas ser octavo en la temporada 53/54 y sexto en la campaña 54/55 pero, tras ser octavo en la sesión 55/56, no participó en la edición 56/57.

De nuevo con dinero en las arcas rojiverdes, el Campo Municipal del Castillo fue testigo en la temporada 57/58 de fútbol organizado ocupando el tercer puesto en Liga, todo un espejismo porque de nuevo la falta de recursos afloraron en el seno del club impidiendo participar en las temporadas siguientes 58/59 y 59/60 dejando a la afición local sin campeonato aunque, en ningún modo, cesó la actividad del club disputando encuentros amistosos que alimentaban el gusanillo por este deporte.

1960 – 1970

Iniciados los años sesenta, la situación deportiva del Club Villalbés siguió siendo la misma que la mostrada en los últimos tiempos permaneciendo ajeno a las competiciones organizadas por la Federación Gallega pese a seguir afiliado y contar con buenos jugadores. Entretenido con la práctica de encuentros amistosos, a consecuencia de no poder retener a sus mejores jugadores, estos pasaron a formar parte de clubs con mayor capacidad económica como el C.D. Lugo, el Vivero C.F. y sobre todo del C.F. Calvo Sotelo, del municipio coruñés de As Pontes de García Rodríguez refugiándose la afición con el tradicional Trofeo de San Ramón que se solía celebrar a finales de agosto invitándose a los clubs más punteros lucenses.

Renombrado el Campo Municipal del Castillo como Francisco Roca al fallecer en 1965 este gran benefactor del fútbol local, en enero de 1966, con la elección de Secundino Pérez Ocampo como presidente, el Club Villalbés dio un radical giro en su hasta entonces política deportiva que le había llevado al ostracismo proyectando llevar la sociedad en el futuro a la Serie A donde se esperaba rendir y obtener buenos resultados para resucitar a la alicaída afición. Mientras tanto se empezó participando en el Campeonato Comarcal de Rías Altas, frente a clubs lucenses, siendo segundo en la temporada 66/67 ya bajo la denominación oficial de Racing Club Villalbés, no disputando la campaña 67/68, regresando en la sesión 68/69 en el cual se proclamó campeón, declinando participar en la edición 69/70 en una vuelta a la competición irregular repleta de idas y venidas en medio de un municipio que había perdido tres mil habitantes a causa de la inmigración hacia otras localidades con mejores perspectivas de futuro.

1970 – 1980

Los años setenta estuvieron caracterizados por la vuelta a la competición una vez más y, al contrario que en las ocasiones anteriores, por su capacidad de seguir en ella de forma continua, aunque sin ninguna responsabilidad, posibilidad de ascender y con la filosofía de competir por competir, siendo su papel puramente participativo y el de disfrutar lo máximo posible jugando. Bajo estas premisas las temporadas 70/71 y 71/72 se cerraron con el décimo puesto y a la par colista, mismo destino que se ocupó en la campaña 72/72 aunque concluyendo en decimoprimera posición.

A partir de 1973, coincidiendo con la sesión 73/74, la llegada de nuevos directivos y jugadores les hizo ser algo más ambiciosos terminando en cuarto lugar, siendo séptimos en el campeonato 74/75 y decimosegundos y colistas en la edición 75/76. Octavo en la temporada 76/77, tras el sexto puesto de la campaña 77/78 se pasó a Segunda Regional, categoría en la que empezó bien finalizando la sesión 78/79 en tercer puesto cerrando una década sin pena ni gloria y casi todo inamovible con la segunda posición de la edición 79/80 en la que al Primera Regional quedó muy cerca.

1980 – 1990

Anclado en Segunda Regional durante muchos años, la década de los años ochenta significó una bocanada de aire fresco permitiendo al club villalbés subir peldaños en su carrera deportiva permitiendo a sus aficionados disfrutar de categorías con mejor calidad futbolística. El primer ascenso vino con la temporada 80/81 en la que, una vez concluida siendo cuarto, se consiguió el pasaporte hasta Primera Regional obteniendo el tercer puesto en la campaña 81/82. En medio de un sistema competitivo en el cual tan solo el primer clasificado lograba el ascenso directo, los gestores del Racing Club Villalbés se trazaron como meta alcanzar la Regional Preferente, no teniendo premio en la sesión 82/83 al resultar segundos tras la S.D. Burela, pero si en la edición 83/84 con el primer puesto y consiguiente título.

Fraccionada la categoría en dos grupos, uno norte y otro sur, a los rojiverdes les correspondió por razones geográficas competir en el Grupo Norte, estrenándose con una décima plaza en la temporada 84/85 que hacía presagiar una etapa esperanzadora donde la Tercera División, verdadero sueño del club, todavía se divisaba a lo lejos. Séptimo en la campaña 85/86, en la sesión 86/87 se estuvo a un paso de poder ascender, quedando todo en nada y debiendo esperar el momento oportuno con más paciencia. Tras el sexto puesto de la edición 87/88, en la temporada 88/89 se confió plenamente en la plantilla reforzando todas las posiciones, pero sin la suerte necesaria, se concluyó en cuarta posición resultando la campaña 89/90 decepcionante al terminar decimoprimero muy alejado de los primeros puestos.

1990 – 2000

Coincidiendo con el inicio de los años noventa, la directiva del Racing Club Villalbés siguió apostando por el ascenso a pesar del fracaso del último campeonato quedando cuarto en la temporada inicial 90/91, pero a bastante distancia en puntos de los dos primeros clasificados. Para dar el salto a la categoría inmediatamente superior hacía falta algo más y los refuerzos no se hicieron esperar consiguiendo optimizar un plantel que, una concluida la campaña 91/92, sólo encajó dos derrotas y veinte goles por lo que se ganó el título merecidamente y el ascenso directo a Tercera División ante la alegría de sus seguidores, techo deportivo en el cual nunca se había competido anteriormente.

Debutar en el Grupo I gallego supuso un peldaño más en la carrera deportiva de los rojiverdes llegando el debut a la par que el estreno de un nuevo feudo, el Estadio Municipal de A Magdalena, inaugurado el 29 de agosto de 1992 contando con dos graderíos cubiertos, uno de mayor capacidad que el otro y pista de atletismo terminando la sesión 92/93 en noveno puesto. Decimoprimero en la edición 93/94, el torneo 94/95 no tuvo el cierre deseado y, a un punto de la continuidad, al concluir decimoctavo perdió la categoría cerrando un ciclo de tres temporadas consecutivas en Tercera División.

Descender a Regional Preferente fue tomado con calma pues era algo que podía suceder para un club modesto con inexperiencia en la categoría, retomando el campeonato 95/96 con muchas caras nuevas que obtuvieron un decimoprimero puesto bastante mejorable tal cual ocurrió en el torneo 96/97 cuando se aproximó a los puestos de cabeza al ser cuarto. Preparado casi todo para retornar a Tercera División, la temporada 97/98 no resultó como se esperaba y el plantel villalbés tuvo que conformarse con una discreta e inesperada sexta plaza, reforzando todas las posiciones delicadas en la campaña 98/99 en la que, como se deseaba, se consiguió el ascenso a Tercera División al ser primero con cinco puntos de ventaja respecto al C.D. Foz. De nuevo en el Grupo I gallego correspondiente al cuarto nivel nacional, la sesión 99/00 se convirtió en tranquila finalizando en noveno puesto.

2000 – 2010

Con el cambio de siglo el Racing Club Villalbés sigue compitiendo en el Grupo I de Tercera División consiguiendo terminar la temporada 00/01 en decimotercera plaza por lo que obtiene la permanencia, mismo puesto que repite en la campaña 01/02 en un torneo muy similar donde la prioridad es continuar en la categoría. En la sesión 02/03, sin embargo, rompe tan positiva tendencia al resultar decimoctavo descendiendo a Regional Preferente, categoría donde tiene una entrada suave al quedar octavo alejado de los primeros puestos siendo peor, deportivamente, el desarrollo del campeonato siguiente 04/05 en el que ocupa la decimoprimera plaza.

El conjunto de la capital de la Terra Chá se desenvuelve durante estos tiempos en la zona media de la tabla clasificatoria con presupuestos que lo alejan de la zona noble debiéndose conformar por competir llanamente y hacerlo lo mejor posible dentro de sus posibilidades ocupando el noveno puesto de forma consecutiva en las temporadas 05/06 y 06/07, cambiando las expectativas del club en la campaña 07/08 cuando incrementa su cartera y es tercero en Liga aunque muy alejado en puntos de lo dos primeros clasificados. En la sesión 08/09 tiene una oportunidad inmejorable para ascender que no desaprovecha al ser primero aventajando al Bergantiños F.C. en seis puntos por lo que retorna a Tercera División por la puerta grande, categoría donde concluye noveno en la edición 09/10 esperando asentar su posición en el futuro.

2010 – 2020

La segunda década del nuevo siglo trae hasta Vilalba nuevas sensaciones con un club que tiene más medios económicos que en el pasado y busca asentarse en Tercera División para, si se tercia, tratar de ascender a Segunda División B. Esta empresa significa un cambio radical en su tradicional papel de club modesto tratando de asomarse a los primeros puestos, actitud que posibilita su continuidad en la categoría perdiendo el temor al descenso. De esta forma en la temporada 10/11, después de ser cuarto, accede a la Promoción de Ascenso por primera vez en su historia donde es apeado en Cuartos por el Alhaurín de la Torre C.F. tras victoria 2-1 en casa y derrota 1-0 en la localidad malagueña prevaleciendo el valor doble de los goles a domicilio, no pudiendo clasificarse para la Promoción en la campaña 11/12 al ser quinto.

Tras estas dos notables competiciones, la sesión 12/13 deja al club rojiverde en décima posición, plaza que es empeorada en la edición 13/14 al resultar decimotercero en un campeonato gris en comparación con los recientemente vividos. Después de remontar el vuelo con el quinto puesto en la temporada 14/15, en la campaña 15/16 se acerca nuevamente a los puestos de cabeza al ser quinto, pero sin posibilidades reales de promocionar dada la distancia existente con los cuatro primeros, mismo puesto que se obtiene en la sesión 16/17 pero con la diferencia de existir un solo punto de margen.

En la edición 17/18, con nuevos fichajes, el conjunto lucense es tercero en Liga precedido por S.D. Compostela y Bergantiños F.C. accediendo por segunda vez en su historia a la disputa de la Promoción de Ascenso a Segunda División B, consiguiendo superar en Cuartos al Club Atlético Pulpileño desde el punto de penalti tras empatar 0-0 en casa y nuevamente 0-0 en la localidad almeriense. Después de tan disputada eliminatoria, en Semifinales cae ante el Atlético Levante U.D. al empatar 1-1 en casa y ser derrotado por el dependiente azulgrana por 1-0. Conseguido acercarse a la categoría superior, la temporada 18/19 ofrece una cara muy distinta terminando en decimoprimera plaza, puesto que tiene una peor continuidad en la campaña siguiente 19/20 cuando concluye decimocuarto en un torneo que no ofrece nada positivo.

2020 – 2030

Al empezar la nueva década la Federación Española, en su propósito de modernizar la estructura de las categorías nacionales, emprende una fuerte reforma suprimiendo las tradicionales Segunda División B y Tercera División quedando sustituidas para la temporada 21/22 por dos nuevas tituladas Primera RFEF y Segunda RFEF respectivamente a las que se añade una tercera denominada Tercera RFEF que se convierte en el quinto nivel.

Para acomodar a los clubs en la nueva estructura y realizar la correspondiente criba, durante la temporada 20/21 se establece un complicado sistema competitivo en el cual el Grupo I queda fraccionado en dos mitades participando el Racing Club Villalbés en el Subgrupo A del que es cuarto quedando apeado de la lucha por el acceso a Segunda RFEF, pasando a la Segunda Fase donde es tercero y noveno en el cómputo general. Descendido, de facto, a Tercera RFEF, en el ahora quinto nivel nacional ocupa el séptimo puesto en la campaña 21/22, reuniendo una mejor plantilla en la sesión 22/23 que resulta cuarta en Liga clasificándose para la Promoción a Segunda RFEF. En la Fase Regional el club rojiverde supera en Semifinales al Club Rápido de Bouzas después de perder en casa 0-1 e imponerse 0-2 en la ciudad olívica y al Arosa S.C. en la Final tras empatar 1-1 en casa y victoria 1-2 en la localidad pontevedresa, pasando a la Fase Nacional donde se juega el ascenso ante el C.D. Fundación Cultural La Calzada, empatando 1-1 en casa y venciendo 0-3 en la localidad riojana por lo que obtiene el ascenso a Segunda RFEF por primera vez en su historia.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Historia gráfica del Racing Club Villalbés. Francisco X. Roca Constenla y Manuel Roca Cendán (2007).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Alborada. Diario
  • La Voz de la Verdad. Diario.
  • El Pueblo Gallego. Diario.
  • El Progreso. Diario.
  • El Heraldo Gallego. Diario.
  • El Correo Gallego. Diario.
  • www.lavozdegalicia.es Diario.
  • www.elprogreso.es Diario.
  • www.as.com Diario.
  • www.marca.com Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB: