Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Historial del Palamós Club de Futbol, S.A.D.

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Palamós Club de Futbol, S.A.D.
  • Ciudad: Palamós 
  • Provincia: Gerona / Girona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 19 de agosto de 1954
  • Fecha de federación: agosto de 1954

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Palamós Sociedad Cultural (1954-1973)
  • Palamós Club de Fútbol (1973-1992)
  • Palamós Club de Fútbol, S.A.D. (1992- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Tercera División:

  • 1987/88
  • 1996/97
  • 2001/02

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadi Municipal de Futbol Palamós-Costa Brava
  • Año de inauguración: 1989
  • Cambios de nombre:
  • Nou Estadi Municipal de Palamós (1989-2014)
  • Estadi Municipal de Futbol Palamós-Costa Brava (2014-)
  • Capacidad: 5.824 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Campo del Carrer Cervantes (1954-1989)
  • Estadi Municipal de Futbol Palamós-Costa Brava (1989- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DEL PALAMÓS CLUB DE FÚTBOL, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL PALAMÓS CLUB DE FÚTBOL, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN PALAMÓS:

El municipio costero de Palamós, perteneciente a la comarca gerundense del Baix Empordà y con un padrón próximo a los dieciocho mil habitantes, tiene su núcleo histórico asentado junto a una bonita bahía protegida frente al mar donde, tradicionalmente, parte de sus vecinos se dedicaron a la pesca y a la marinería disponiendo también de una gran industria en torno a la fabricación de barcos en su astillero. Reconvertido en un importante centro turístico desde hace décadas tras haber dedicado muchos años a la fabricación de corcho, su puerto comercial, el más importante de la provincia, junto al deportivo y el atractivo de sus playas, son reclamo habitual para un importante número de visitantes.

Debe la localidad su gran vinculación con el fútbol gracias a la figura de Gaspar Matas Danés, hijo de una acomodada familia palamosina dedicada al negocio de la banca, explotación de galena en las minas de Osor, fabricación de corcho y consignación marítima quien, después de cursar durante un año sus estudios en el Reino Unido y quedar prendado por el fútbol, de vuelta a casa convenció a una docena de amigos constituyendo en el verano de 1898 el Palamós Foot-ball Club, modesta sociedad pionera en sus fines presidida por el propio Matas acompañado en su primera Junta Directiva por Antonio Colomer y José Juan Eduardo Sáiz.

Integrado inicialmente por jóvenes de la población y otros de la vecina Palafrugell que habían estudiado en el extranjero junto a Matas, cabe el honor a Palamós de ser la primera localidad gerundense y tercera catalana donde fraguó el fútbol organizado tras Barcelona y Torelló, distinguiéndose de éstas y de los clubs existentes en Minas de Riotinto, Huelva, Sevilla y Bilbao en que la totalidad de sus miembros eran oriundos españoles siendo, por lo tanto, el primer club constituido bajo esta consideración en España.

Practicado primeramente en la playa de Cala Fosca, a continuación, una vez habilitado un campo de fútbol en los terrenos donde posteriormente se edificó la fábrica de corcho de Can Mario, los primeros pasos del Palamós F.C. fueron encuentros entre sus propios miembros y frente al equipo, que no club, de Palafrugell, vistiendo originariamente camisa blanca con pantalón azul oscuro. El crecimiento del fútbol a nivel regional y, concretamente, en la provincia de Girona, facilitó en 1905 la organización del primer campeonato provincial con la puesta en juego de una copa y un equipo de camisas gualdiazules, pertenecientes a la bandera marítima de Palamós y, por ende, de Girona, para el vencedor, yendo a parar al Palamós F.C. quien a partir de entonces las combinó con un pantalón blanco, conquistando sucesivamente los campeonatos de 1906, 1907, 1908 y 1909.

Paralelamente a estos acontecimientos, la falta de un terreno de juego apropiado siempre fue, durante sus primeros años, un grave inconveniente, abandonando en 1902 el Campo de la Corchera para trasladarse al Campo de la Riera d’Aubí, terreno que en 1904 fue a su vez sustituido por un nuevo emplazamiento, también en la misma riera, pero ahora en sentido este-oeste en lugar de norte-sur. A la sombra del Palamós F.C. y su merecida fama surgieron equipos de adolescentes como el Brillantes, Cafeteras y Calaveras, alcanzando el fútbol palamosino gran notoriedad en toda la provincia.

Con los años diez, el fútbol siguió aumentando adeptos protagonizando el Palamós F.C. intensos duelos frente a clubs de la provincia preferentemente como los representativos de Olot, Figueres, Palafrugell, San Feliu de Gíxols o la capital, Girona hasta proclamarse en 1915 campeón provincial, surgiendo en 1916 el Athletic Club Palamós con jugadores que no tenían cabida en el club representativo. Los duelos frente al Strong F.C., de Girona, eran para la afición del Palamós F.C. lo máximo por entonces, siendo precisamente este el rival con el que se enfrentó el 24 de junio de 1912 por motivo de la inauguración del nuevo campo siendo el resultado favorable a los locales por 3-0. Sin embargo, no todo eran días de vino y rosas. La Primera Guerra Mundial asoló la potente industria corchera que daba trabajo a más de ochocientas personas creándose una gran crisis que provocó la retirada de capital en el fútbol. Parte de los mejores jugadores marcharon a otros clubs de su entorno atraídos por el capital que percibían en el que era principio del profesionalismo y, muy afectado el Palamós F.C., en Junta Extraordinaria mantenida el 14 de septiembre de 1917 se decidía cesar la actividad de la sociedad hasta que llegaran tiempos mejores.

La plantilla gualdiazul fue liquidada engordando parte de sus jugadores las plantillas del Sport Club Guixolenc, Casal Popular de Port-Bou y Ateneo Deportivo de Palafrugell, debiendo esperar calmadamente la afición palamosina el resurgimiento del fútbol hasta finales 1919 cuando Julio Ferrer, junto a otros jóvenes deportistas, reflotaron el Palamós F.C. con cierta intensidad. Poco duró la alegría en casa del pobre y la Guerra del Rif se llevó en 1921 al presidente y cuatro jugadores que fueron reclutados para combatir en el frente, causándose en el club un destrozo que ya no tuvo solución. En 1923, con motivo de la llegada del verano, varios jóvenes locales acudieron a las fiestas patronales de distintas localidades de su alrededor haciéndose denominar Palamós F.C. pero, sin ser los mismos de décadas anteriores, aquella aventura duró unos meses.

Preocupada la afición local por carecer de un campo en condiciones y un club representativo, a partir de 1926 varias voces se hicieron escuchar en la prensa demandando un nuevo club y terreno de juego donde poder la juventud practicar deporte. Los ruegos parecieron despertar la conciencia de varios aficionados y, tras varias reuniones y mucho esfuerzo, un nuevo proyecto consolidó a finales de 1926 bajo el título de Palamós Sport Club. La nueva sociedad, presidida por Félix Ribera Llorens acompañado por Joan Reig, Joan Massa, Joan Danés y Jaume Tauler entre otros, alquiló los terrenos del Campo del Trust, junto a la riera, contabilizando inicialmente trescientos socios y adaptando un campo de fútbol y pistas de tenis para, a continuación, concertar diversos encuentros frente a clubs de su área.

En 1927 el Palamós Sport Club, que vestía camiseta gualdiazul con pantalón negro, participó en el campeonato provincial sin demasiado éxito y concertó, por primera vez, un encuentro ante el F.C. Barcelona a disputar el 26 de mayo, transcurriendo las temporadas 27/28, 28/29 y 29/30 en la Segunda Categoría con ámbito limitado a la provincia de Girona.

Comenzada la década de los años treinta, el club ampurdanés siguió compitiendo en la misma categoría, tercera a nivel regional tras la Serie A y Serie B de ámbito regional donde se daba cita la élite futbolística catalana, obteniendo en 1931 el Campeonato Regional Amateur al derrotar en la Final por 3-1 al Tàrrega F.C. El éxito no se vio refrendado en los siguientes años y, paulatinamente, los gualdiazules fueron perdiendo fuelle en una complicada época donde nada era fácil.

En la temporada 34/35, siendo presidente Constantino Pascual, en el transcurso del Campeonato de Segunda Categoría, de Girona, el Palamós Sport Club presentó numerosos problemas deportivos y extradeportivos alineando jugadores sancionados ante la falta de recursos que le llevaron a ser descalificado en enero de 1935 por la Federación Catalana y retirado del torneo dejando su casillero a cero puntos. La sanción, casi definitiva, ahuyentó tanto a aficionados como directivos para continuar, cesando su actividad definitivamente y sin volver en lo sucesivo.

Con la llegada de la Guerra Civil las pocas posibilidades de remontar el vuelo se esfumaron y, aunque Palamós se escapó durante 1936 y 1937 directamente de la barbarie, en 1938 a consecuencia de su puerto y material que allí se hallaba, la localidad sufrió bombardeo aéreo por parte de la aviación italiana y marítimo por parte de la marina nacional.

Finalizado el conflicto, siendo que habían transcurrido entre unas cosas y otras cuatro largos años sin fútbol, habiendo interés por parte de las autoridades de restituir su práctica, se nombró una comisión gestora con un doble motivo; de un lado constituir un nuevo club y, de otro, adecuar unos terrenos ubicados entre las cales Cervantes y Jacinto Verdaguer donde levantar un nuevo campo. En 1940 quedaba constituido el Club de Fútbol Palamós, vistiendo camisa gualdiazul con pantalón inicialmente negro que pronto permutó en azul, además de inaugurado el Campo Municipal de Deportes, conocido popularmente como L’Arbreda y, más tarde, como Cervantes imponiéndose los locales ante el Gerona F.C. por 3-1.

Al C.F. Palamós, con Juan Reig como presidente, le costó arrancar en unos tiempos complicados de dura posguerra en la que había otras necesidades, consiguiendo en la temporada 43/44 proclamarse campeón de Segunda Regional Ordinaria y después, mediante Promoción ante el Cambrils C.F., ascender a Segunda Regional Preferente. En esta categoría fue cuarto en la campaña 44/45 siendo renombrada como Primera Regional B coincidiendo con el quinto puesto de la edición 45/46 para ser cuarto en la sesión 46/47. Desde 1945 era presidente Rafael Soler, dirigente con el que en 1948 se cambió de denominación a Palamós Club de Fútbol para llevar el nombre de la localidad delante. En la temporada 47/48 fue quinto pero, debido a una reestructuración, pudo promocionar para ascender a la categoría inmediatamente superior, fase donde quedó eliminado consiguiendo el ascenso a Primera Regional A al término de la campaña 48/49 donde resultó campeón en Liga y en la Promoción.

La Primera Regional A catalana de a caballo entre los años cuarenta y cincuenta era una categoría exigente por debajo de la Tercera División nacional que exigía disponer de buenos equipos y notable presupuesto para desplazarse por toda la región. Participada por una decena larga de clubs, el Palamós C.F. fue décimo en su estreno de la sesión 49/50 para ser noveno en la edición 50/51, empezándose a resentir las arcas gualdiazules a partir de la fecha a consecuencia de los elevados gastos. Después de subsistir como se pudo en la temporada 51/52 acabando decimosegundo, los problemas económicos fueron inabordables en la campaña 52/53 terminado decimosexto y perdiendo su plaza. El descenso al Grupo I de Segunda Regional no frenó la dinámica de los ampurdaneses y, a pocas jornadas de concluir la edición 53/54 siendo presidente José Presas Ors, el equipo se retiró del torneo siendo su casillero dejado a cero. Endeudado con la Federación Catalana, el club desapareció dejando a su afición huérfana de fútbol.

HISTORIA DEL CLUB:

1954 – 1960

Después de la debacle del curso anterior y casi en vísperas de empezar la temporada 54/55, un grupo de aficionados con Luís Llansó como líder decidieron dar por cerrada la etapa anterior que tan dramáticamente terminó y constituir una nueva sociedad que, con renovadas ganas, empezara desde cero llevando nuevamente la ilusión a la localidad. Este acuerdo de voluntades se fraguó el 19 de agosto de 1954 cuando quedaba constituido el Palamós Sociedad Cultural, un proyecto que, como los anteriores, seguiría vistiendo camisa gualdiazul con pantalón azul. Sin embargo, a pesar de las buenas intenciones, nada salió como se esperaba y, con un equipo a medias, la afición muy descontenta y desmoralizada por lo recientemente sucedido le dio la espalda al recién nacido debiendo la directiva presentar la dimisión en bloque y suspender la actividad.

Avanzado el verano de 1955 no había visos de continuidad hasta que un aficionado, Luis Badés, manga por hombro tomó la iniciativa por su cuenta y reclutó a catorce o quince muchachos con los que poder competir en el Campeonato Juvenil a empezar el segundo domingo de septiembre. Apremiado por el tiempo Arturo Bossacoma fue elegido presidente encabezando una nueva Junta Directiva que apostaba por el fútbol juvenil antes de quedarse sin nada, transcurriendo las temporadas 55/56, 56/57 y 57/58 con un equipo formativo que, al fin y al cabo, estaba repleto de gente del pueblo. Entrenados por Joaquín Anglada, aquel grupo fue creciendo hasta conquistar la Copa Primavera de la campaña 58/59, paso anterior para entrar en Segunda Regional, categoría donde se estrenó durante la sesión 59/60 con un meritorio quinto puesto.

1960 – 1970

Durante los años sesenta el Palamós Sociedad Cultural se convierte en un conjunto ascensor pues sus ascensos y descensos serán numerosos en medio de una competición que cambia constantemente a nivel regional y nacional debido a la expansión del fútbol. Con Jaime Pagés en la presidencia, la temporada 60/61 se desarrolla siendo cuarto en Liga y consiguiendo, gracias a una reestructuración, el ascenso a Primera Regional, categoría donde será cuarto en la campaña 61/62 ahora bajo el mandato de Juan Castellví perdiendo su puesto en la edición 62/63.

En la sesión 63/64, de nuevo en Segunda Regional, Luis Pascual toma el mando consiguiendo ser segundo en Liga, plaza que le permite disputar una Promoción de Ascenso donde resulta eliminado pero tiempo después, gracias a una nueva reestructuración, es repescado para competir en Primera Regional. A Pascual los sustituye en la temporada 64/65 José Robau, dirigente con el cual se alcanza cierta estabilidad siendo sexto en su estreno, octavo en la campaña 65/66 y quinto en la edición 66/67. Al término de la sesión 67/68 el club gualdiazul consigue ascender a Regional Preferente, nueva categoría intermedia entre la Tercera División nacional y la Primera Regional como consecuencia de la enésima reestructuración que sufre el fútbol en aquellos años tan vertiginosos.

La Regional Preferente catalana, organizada en un grupo único, será un buen cartel para los palamosinos, estrenándose José Matas en 1968 como presidente en un mandato donde sucederán muchas cosas. Decimosegundo en la temporada 68/69, en la campaña 69/70 repite puesto pero con sabor amargo pues, en esta ocasión, debido a otra reestructuración, los clasificados entre los puestos octavo y vigésimo, ambos inclusive, pierden la categoría.

1970 – 1980

La década de los años setenta empieza con el equipo asentado en Primera Regional y la ambición de ascender a Regional Preferente. Los gualdiazules cuentan en la temporada 70/71 con un buen plantel que, pese a su esfuerzo, es subcampeón tras el C.D. Blanes, quien asciende directamente, debiendo luchar los palamosinos como aspirante ante una U.D. Figueras que le derrota en la ida 2-1 y con la que empata 0-0 en casa sin obtener el objetivo. Decimosegundo en las campañas 71/72 y 72/73, en el verano de 1973, siendo presidente todavía José Matas, al coincidir con el setenta y cinco aniversario del establecimiento del fútbol en la localidad, el club ampurdanés solicitó de la Federación Catalana permiso para cambiar de nombre a la sociedad y ostentar, a partir del momento, el de Palamós Club de Fútbol, no oponiendo el máximo organismo regional impedimento alguno siempre y cuando se sufragase la cuenta pendiente que el extinguido C.F. Palamós había dejado en los primeros años cincuenta.

Deportivamente, la sesión 73/74 se resuelve con el ansiado ascenso a Regional Preferente, la cuarta categoría a nivel nacional de la época tras ser primero en el campeonato con holgura, debutando durante la edición 74/75 en una exigente categoría donde concluye decimoséptimo y ha de defender su plaza ante la U.D. San Martín, de Barcelona, rival con el que pierde 3-0 en la ida y empata 1-1 en casa descendiendo a Primera Regional. En el reingreso en esta categoría termina decimoprimero en la temporada 75/76, ocupando el tercer puesto en la campaña 76/77 que le permite ascender a Regional Preferente sin promoción alguna al ser reestructurado el fútbol nacional.

Convertido en un conjunto ascensor, la edición 77/78 en Regional Preferente supone una nueva decepción pues, decimoséptimo, pierde nuevamente su plaza regresando a una Primera Regional donde es cuarto en la sesión 78/79 y séptimo en la campaña 79/80 cerrando la década tal cual la había empezado.

1980 – 1990

La década de los años ochenta será mágica para el Palamós C.F., especialmente en su tramo final pues, casi de la noche a la mañana, el club ampurdanés experimentará una gran transformación que lo llevará a ser favorito en cuantos torneos participe. Sin embargo, antes de llegar a ese momento, pasarán muchas cosas, empezando por acomodarse durante la primera etapa en una Primera Regional donde es decimosegundo en la temporada 80/81 y quinto en la campaña 81/82. En la edición 82/83, siendo presidente Joaquín Corominas, los gualdiazules conquistan el campeonato y ascienden directamente a Regional Preferente, categoría en la concluyen decimosegundos en la sesión 83/84.

Coincidiendo con la temporada 84/85 el hasta entonces grupo único de la categoría queda duplicado compitiendo los ampurdaneses en el Grupo I donde son séptimos, alcanzando en la siguiente campaña 85/86 el tercer puesto tras U.D. Gramenet Atlético y U.E. Vic, muy cerca de poder promocionar. En la temporada 86/87 accede a la presidencia del club gualdiazul el empresario Emili Caballero Ramos, dirigente que se convertirá pronto en histórico por mérito de sus logros. Durante su estreno, los gualdiazules son subcampeones de Liga tras el C.P. San Cristóbal, de Terrassa, ascendiendo por primera vez en su historia a Tercera División al crearse en dicha categoría un vacío por la ampliación de la Segunda División B, éxito que no será el último y al que seguirán varios más.

Con un presupuesto alto y, de la mano del técnico Waldo Ramos, el potencial del Palamós C.F. no parece tener freno y la edición 87/88 se resuelve nuevamente con otro ascenso en intenso duelo mantenido con la U.E. Sant Andreu de la que le separan finalmente dos puntos, en esta ocasión al ser primero del Grupo IV catalán y con el beneficio de no disputar Promoción alguna. El ascenso a Segunda División B es vivido con toda la alegría del mundo por la afición que fielmente acude al Campo de la calle Cervantes, preparándose ésta para un debut que se espera con ansiedad a medida que transcurren los días previos al inicio del campeonato.

Continuando Waldo Ramos al frente del banquillo y Emilio Caballero en la presidencia, el club ampurdanés compite durante la temporada 88/89 en el Grupo II de la categoría de bronce donde participan catalanes, aragoneses, riojanos, navarros, vascos y baleares más el F.C. Andorrá consiguiendo, nuevamente, el primer puesto con cinco puntos de ventaje respecto a los andorranos lo que supone su ascenso directo a Segunda División, un sueño para toda la localidad. Palamós, con una población alrededor de doce mil habitantes, experimenta un éxtasis colectivo al verse en la categoría de plata y dentro del fútbol profesional, desafío que exige cambiar de recinto deportivo al quedar el Campo de la Arboleda, de tierra, desfasado.

En un tiempo casi récord, a las afueras de la localidad y junto a la Riera d’Aubí, se levanta el flamante Nou Estadi Municipal con capacidad para casi seis mil espectadores, inaugurándose el 29 de agosto de 1989 sen encuentro frente al F.C. Barcelona con victoria de los locales por 2-1. Siguiendo la dupla que forman Emilio Caballero y Waldo Ramos, el estreno de la campaña 89/90 en la categoría de plata es apasionado terminando los gualdiazules en octavo puesto, una plaza que colma la satisfacción de todos sus seguidores.

1990 – 2000

La temporada 90/91 será la segunda del club ampurdanés en Segunda División, empezando el torneo Roberto Álvarez quien, debido a los malos resultados, será relevado por Alfonso Barasoain concluyendo en decimosexto puesto, plaza que en la siguiente campaña, 91/92, es mejorado sensiblemente al terminar decimocuarto con Juanjo Díaz en el banquillo. La sociedad gerundense, convertida en Palamós Club de Fútbol S.A.D. en el verano de 1992, repetirá nuevamente el puesto decimocuarto en la edición 92/93 dentro de un campeonato en el que empieza Juanjo Díaz y termina Joan Curto, evitando un descenso que acecha constantemente y del que los gualdiazules se salvan una vez más.

En la sesión 93/94 el técnico Valentín Jorge Sánchez «Robi» consigue terminar la Liga en decimotercero puesto viéndose que las cuentas del club muestran oscuridades. Los números no cuadran en una categoría tan cara y exigente como es la Segunda División y, al comenzar la temporada 94/95, muchos son los temores de que el asunto económico no termine bien. Deportivamente, primero «Robi», luego Joan Curto y finalmente Waldo Ramos no pueden evitar el descenso al ser decimoséptimos, cerrándose de forma abrupta una época dorada de la que costará olvidarse con jugadores como Navarro, Horcajada, Condom, Mágico Díaz, Puche II, Javi García, Víchez, Roberto Martínez, Ballina, Manchado, Lima, Virgilio, Guitart, Frank, Mir, Sixto, Echevarría, Orejuela o Liendo entre otros.

Finalizado el torneo, el Palamós C.F. debe a su plantilla sesenta y cinco millones de pesetas que ha de pagar antes del 31 de julio, fecha que se alcanza sin sumar ni satisfacer la totalidad por o que, atendiendo al Reglamento, el club encadena un segundo descenso, en esta ocasión administrativo, que lo desplaza hasta Tercera División. Son momentos duros y se teme por una probable desaparición como ya sucediera varias veces en el pasado, accediendo a la presidencia Kelo Martí quien tiene la difícil papeleta de enmendar un club que amenaza ruina.

De nuevo en el Grupo V catalán de Tercera División, el Palamós C.F. termina cuarto en la campaña 95/96 accediendo a la Promoción de Ascenso, fase en la que concluye tercero tras Real Murcia C.F. y C.D. Acero, del Port de Sagunt, siendo colista el C.D. Atlético Baleares. En la edición 96/97 los gualdiazules, recuperados parcialmente en su economía, conquistan su segundo título de Liga en Tercera División, accediendo a la Promoción de Ascenso donde, a pesar de ser favorito, es superado por el Novelda C.F. Tercero y cuarto, respectivamente, serán C.D. Atlético Baleares y Águilas C.F.

Con todavía una potente plantilla, en la campaña 97/98 queda segundo precedido por el F.C. Barcelona «B», entrando por tercera ocasión consecutiva en una Promoción de Ascenso en la que triunfará y ascenderá a Segunda División B después de comandar un grupo en el que supera a Sangonera Atlético C.F., C.D. Eldense y al balear Vilafranca C.F. De nuevo en el tercer nivel nacional, la sesión 98/99 se desarrolla en el Grupo III donde compiten catalanes, valencianos y murcianos en un complicado torneo en el que, sin fortuna, pierde la categoría al ser decimonoveno a pocos puntos de salvarse. La década se cerrará con el quinto puesto en el Grupo V catalán siendo un solo punto el que le separe de disputar la Promoción de Ascenso.

2000 – 2010

Los años dos mil empiezan con la S.A.D. adquirida por el empresario de origen ucraniano, Dmitri Piterman, quien ejerce el control desde 1999 y pretende ejercer de entrenador sin el correspondiente carnet. Bajo su mandato el club intentará ascender de categoría con intensidad, no lográndolo en la temporada 00/01 después de ser cuarto en Liga y tercero en la Promoción superado por Orihuela C.F. y C.D. Atlético Baleares mientras el C.D. Onda es colista, pero sí en la campaña 01/02 cuando, después de conquistar su tercer título de Tercera División, consiga en la Promoción superar a Águilas C.F., P.D. Santa Eulália y Burjassot C.F.

Emplazado en el Grupo III de Segunda División B donde participan clubs catalanes, valencianos, baleares y, circunstancialmente, el Burgos C.F., el conjunto palamosino concluirá la sesión 02/03 en decimosegundo puesto, accediendo en 2003 Pere Luque a la presidencia con quien, en la edición 03/04, los gualdiazules pierden la categoría al ser vigésimos y colistas con tan solo cinco victorias en su haber. En el regreso al cuarto nivel nacional, David Ferragut accede a la presidencia tomando el mando de un club que, sin el presupuesto de años anteriores, lucha por mantener su plaza. Bajo estas condiciones la temporada 04/05 se resuelve con el decimosegundo puesto siendo peor la campaña 05/06 al ser decimosexto, recuperándose el pulso en la sesión 06/07 con el noveno puesto mientras en la edición 07/08 termina sexto tras un buen torneo en el que se anda cerca de los puestos de cabecera.

La década, repleta de altibajos y con la siempre amenazante sombra de los problemas económicos, se cerrará con un preocupante decimosexto puesto en la temporada 08/09 y la decimosegunda plaza en la campaña 09/10, accediendo en 2009 Emilio Caballero al rescate en un momento preocupante en el que no hay candidatos a la presidencia.

2010 – 2020

Nada más empezar la nueva década, el Palamós C.F. sufre un estrepitoso golpe con la pérdida de la categoría en la temporada inicial 10/11 al ser decimoctavo en Liga, debiendo militar durante la campaña 11/12 en Primera Catalana donde es tercero tras U.E. Figueres y U.E. Vilassar de Mar. Terminado el torneo, el club ampurdanés asciende administrativamente a Tercera División reencontrándose con el Grupo V donde es decimosegundo en la edición 12/13 y séptimo en la sesión 13/14.

En la sesión 14/15, tras el ascenso la temporada anterior de la U.E. Llagostera a Segunda División y carecer el vecino club del que distan apenas veinte kilómetros de un campo apropiado para la categoría, el Estadi Municipal es compartido por ambos clubs, fraguándose una interesante amistad del que nacen varios proyectos en común. Deportivamente el Palamós C.F. es decimoprimero ocupando la decimosegunda plaza en la siguiente edición 15/16. Poco antes de terminar el torneo y, en correspondencia con la serie de contactos que mantienen la presidenta de la U.E. Llagostera, Isabel Tarragó y Palamós C.F., Joan Pau Pérez, se alcanza un acuerdo de fusión entre ambos clubs que se puede concretar bajo la denominación C.F. Palamós-Costa Brava de modo que el club principal milite en Segunda División ocupando la plaza de los azulgranas y, en Tercera División, haya un filial dependiente con la plaza de los gualdiazules. Sin embargo, la afición de Palamós, muy reacia al acuerdo y consciente de que el control va a marcharse jejos de su dominio, vota en contra y deja en el aire todo el proyecto siguiendo los dos clubs su trayectoria independiente como hasta la fecha.

Décimo en el campeonato 16/17, al concluir este torneo la U.E. Llagostera, ya en Segunda División B, regresa a su localidad volviendo el Palamós C.F. a disfrutar del Municipal en exclusiva, siendo la temporada 17/18 catastrófica por cuando los gualdiazules pierden la categoría al ser decimoctavos después de una mediocre competición. Presente por segunda ocasión en la década en Primera Catalana, la temporada 18/19 concluye con el cuarto puesto, sin opciones de ascender.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Marinada. Revista mensual.
  • L’Avi Muné. Revista semanal.
  • El Norte; diario católico-monárquico. Diario.
  • La veu de l’Empordà. Diario.
  • Proa. Revista mensual.
  • Costa Brava. Semanario.
  • La Provincia. Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.diaridegirona.cat Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB: