Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Las apuestas deportivas en torno al fútbol.

 

Desde la llegada en 2011 de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, el negocio de las apuestas online ha crecido progresivamente en nuestro país hasta alcanzar en 2016 unos niveles espectaculares, debido a que el marco legal, además de regularizar y normalizar la actividad de juego a través de vías informáticas y telemáticas, ha hecho posible la protección de los usuarios, implementando métodos de mayor control para prevenir la adicción al juego y proteger a usuarios en situación de mayor riesgo, así como frenar el fraude o la evasión fiscal, objetivo en el que tanto empeño ha puesto en los últimos tiempos la Hacienda Pública española.

Así pues, podemos decir que además de crecer en cuanto al número de usuarios y el dinero que mueve este tipo de juegos online, también ha progresado en muchas otras cuestiones. Los resultados son positivos para el sector, y es que cada vez son más los jugadores online sobre apuestas debido a una serie de ventajas, como son la privacidad, la comodidad a la hora de apostar sin desplazamientos de por medio, facilidad de cobrar la apuesta, además de poder cancelar esta en el último momento y así reducir pérdidas. Concretamente, las apuestas deportivas han imperado dentro de los juegos online, por encima de juegos de casino o póquer, teniendo en cuenta que hasta el año 2012 el mundo de las apuestas deportivas tenía un papel secundario en nuestro país a diferencia de otros países como Reino Unido -pioneros en esta actividad y con mucha más tradición-, ya que esta tendencia al alza comenzó con la revolución que supuso la creación de nuevas leyes reguladoras y su implementación a través de diferentes medios digitales, cada vez más presentes en nuestra sociedad, con un importante crecimiento en cuanto al número de salones de juegos que incluyen máquinas de apuestas deportivas, así como la propagación de estas en otros locales del sector de la hostelería de forma generalizada en todo el territorio, como son bares, cafeterías o pubs. También el aumento de publicidad presente en cada vez más medios a favorecido la difusión de las apuestas online, con atractivas campañas de registro para los usuarios y propaganda respecto a grandes eventos deportivos.

En las apuestas deportivas cabe destacar del resto el deporte más popular en España, el fútbol, como no podía ser de otra manera. El buen momento por el que pasa nuestra competición nacional de ámbito profesional, ahora denominada LaLiga, de la que forman parte la Liga Santander (Primera División) y Liga 1|2|3 (Segunda División A), tras el cambio de patrocinio esta temporada 16/17 del Banco BBVA por el Banco Santander, ha influido en cuanto al crecimiento de las apuestas deportivas online en España. Considerada como una de las mejores competiciones a nivel mundial, el potencial de los clubs españoles, la gran cantidad de equipos nuestros participantes tanto en la Liga de Campeones como en Liga Europa, así como los resultados obtenidos por los nuestros en los últimos tres años en los que las finales han sido dominadas por españoles (Real Madrid CF con dos títulos, FC Barcelona con uno y Club Atlético de Madrid con presencia en dos finales de Champions; además de las tres Copas conquistadas por el Sevilla FC en Liga Europa), hacen de nuestra Liga un evento muy atractivo para las apuestas. Un negocio que en 2016 movió más de 8.000 millones de euros en España, con un importante crecimiento con respecto al año anterior, donde las casas de apuestas han crecido en territorio nacional, como es el caso de la conocida 888 Sport, importante casa de apuestas española, perteneciente al grupo 888 Holding, el cual promueve cada vez más ofertas y eventos deportivos, muchos de ellos en torno al deporte del fútbol. Sin duda, esto no ha hecho más que comenzar, y todavía tiene un largo camino por recorrer con un próspero futuro.