Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Historial del Esport Club Granollers

 

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Esport Club Granollers
  • Ciudad: Granollers 
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 15 de febrero de 1915
  • Fecha de federación: 1917

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Granollers Sport Club (1915-1939)
  • Club Deportivo Granollers (1939-1985)
  • Esport Club Granollers (1985- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 1955/56

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadi Municipal del Carrer Girona
  • Año de inauguración: 2 de septiembre de 1922
  • Cambios de nombre:
  • Estadi Municipal del Carrer Girona (1922- )
  • Capacidad: 2.500 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Campo del Gas (1913-1922)
  • Estadi Municipal del Carrer Girona (1922- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DEL ESPORT CLUB GRANOLLERS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL ESPORT CLUB GRANOLLERS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN GRANOLLERS:

Situado a unos treinta kilómetros al norte de Barcelona y capital de la comarca del Vallés Oriental, el municipio y ciudad de Granollers es una localidad que, con algo más de sesenta mil habitantes, reúne una importante cantidad de industrias que la convierten en un gran núcleo fabril destacando, en el aspecto social, la presencia de notables clubs deportivos y la gran atención que sus ciudadanos prestan a estas actividades en general.

En cuanto a los inicios del fútbol en Granollers, siendo practicado en los colegios pero careciendo de un club organizado, a principios de 1913 los amigos Alfredo Canals, Federico Maspons, Francisco Coma, José Parera y Jacinto Torrents decidieron constituir uno buscando entre la juventud local practicantes que se sumasen a la iniciativa para darle cuerpo. Hallados los entusiastas Salvador Mas y Agustín Torrelles, el 2 de marzo quedó constituido el Granollers Foot-ball Club siendo elegida una comisión formada por Antonio Canals como presidente y Federico Maspons como secretario la encargada de buscar un terreno de juego adecuado para desarrollar la actividad, encontrándose este en la denominada Era del Baster.

Solventados los problemas relacionados con la masa social y el campo, el 13 de abril quedó constituida su primera Junta Directiva oficial siendo Alfredo Canal elegido presidente, Francisco Coma vicepresidente, Fedrico Maspons secretario y Pedro Barangé tesorero, adquiriéndose unas camisetas de color blanco en el comercio local de Campmajó que, junto a unos pantalones blancos iban a ser su uniforme. Comoquiera que la Era del Baster tenía el suelo repleto de restos de ladrillo procedentes de la fábrica adjunta y las caídas entrañaban mucho peligro, mediante una suscripción popular se reunieron fondos para adecentar un terreno que había junto a la vía férrea y construir una pequeña tribuna dándose el nombre de Campo del Gas, inaugurándose dicho terreno el 4 de septiembre en encuentro entre el tercer equipo del F.C. Barcelona y el Gimnàstic, también barcelonés con victoria por 4-0 a favor de los primeros.

La marcha del club vallesano fue ascendente en los meses sucesivos protagonizando numerosos encuentros frente a clubs de su entorno y de la capital provincial, Barcelona, creándose una excelente fama entre sus vecinos, una situación del todo no idílica cuando a mitad de julio de 1914, tras ganarse un encuentro ante el Grup Sport Hostalrich por 1-2 en esta última localidad, diferencias insalvables de carácter social hicieron estallar por los aires todo lo conseguido. Constituido en los salones del Casino, el Granollers F.C. estaba basado sobre un remanente burgués y otro proletario que, a pesar de su comunión futbolística, resultaron irreconciliables pretendiendo los segundos ingresar en la Federación Catalana para competir oficialmente mientras que los primeros, no tan interesados, se opusieron radicalmente. Fruto de esta disputa el club entró en una profunda agonía cesando su actividad ante la falta de socios, quedando extinto poco después.

HISTORIA DEL CLUB:

1915 – 1920

Al iniciarse 1915, después de haber transcurrido algunos meses desde la implosión del Granollers F.C., algunos de sus socios como los hermanos Mas y Martí decidieron que había de pasarse página e iniciar un nuevo proyecto puesto que su ilusión por el fútbol era muy grande y lo pasado, pasado quedaba. Así pues, contando con la colaboración de varios exsocios del anterior club y nuevos aficionados que sentían gran atracción por la práctica atlética, el sábado 15 de febrero fue constituido el Granollers Sport Club quedando ese mismo día su Junta Directiva compuesta por Salvador Mas en la presidencia, Enrique Garrell como secretario, José Martí en el puesto de tesorero mientras Joaquín Martí era el único vocal.

Previamente acordado, para el estreno de la nueva sociedad se citó al día siguiente, domingo 16, en el Campo del Gas al tercer equipo del F.C. Badalona ganando los locales por 1-0 con tanto de Garrell. Decidido por todos los socios vestir camiseta y pantalón blancos como su antecesor y después de jugar varios encuentros observándose la buena marcha de la sociedad, el viernes 8 de agosto quedó definitivamente constituido el club eligiéndose una segunda directiva con Juan Carreras como presidente no siendo este el último paso en este sentido pues el 18 de diciembre llegó la tercera con Buenaventura Garrell en la presidencia, José Martí como vicepresidente, José Tió como tesorero, Enrique Garrell en el puesto de secretario y Salvador Mas como vicesecretario y contador, siendo vocales Ramón Xicota y Tomás Blanxart.

Usando como escudo el municipal laureado en su parte inferior y haciendo oficial su dedicación al sport atlético y al desarrollo físico de la juventud, el Granollers S.C. conquistó numerosos trofeos en 1916 consiguiendo a mediados de 1917, como era su pretensión inicial, quedar al fin inscrito en la Federación Catalana. Considerado como club de Tercera Categoría, gastos para afrontar los desplazamientos y un centenar apenas de socios, bajo la presidencia de José Mauri en 1918 hubo que incrementar la aportación de éstos coincidiendo en agosto de ese mismo año con la constitución del Centro de Deportes Granollers, una sociedad fomentada por el Círculo Católico local que, disponiendo de unos terrenos en la calle Sant Jaume, disponía de campo de fútbol, dos pistas de tenis, una de patinaje y una para ciclismo.

Invitado el Granollers S.C. para estrenar el recinto polideportivo del Centro de Deportes Granollers, el club blanco temeroso de perder su hegemonía declinó tal propuesta iniciándose una rivalidad que apenas duró pues, después de un para de años, la iniciativa polideportiva no prosperó y quedó disuelta.

1920 – 1930

Campeón de Tercera Categoría en 1919, 1920 y 1921 en unos tiempos donde los ascensos a un nivel superior se miraban con lupa, tras el acceso de Fernando Palau a la presidencia en 1920 se pensó construir un magnífico campo que dispusiera de tribuna cubierta y gradas alrededor de todo el recinto, consiguiéndose al cabo de los meses centrar su punto de mira en unos terrenos que había en la calle Girona. Negociada su compra y acabados de pagar bajo el mando del industrial y presidente Francisco de Palau Serra y Barber, para su inauguración se concertaron una serie de encuentros a disputar los días 2, 3 y 4 de septiembre de 1922 entre F.C. Barcelona, F.C. Martinenc, Tarrasa F.C. y el Granollers S.C., siendo el partido inaugural el que enfrentó a los locales con el F.C. Martinenc venciendo los de casa por 4-1 marcando el primer gol Joaquín Martí por parte de los vallesanos.

Con capacidad para diez mil localidades, duchas, kiosko de bebidas y zona de esparcimiento, el Campo de la calle Girona era uno de los mejores de Cataluña causando la admiración de todos los conjuntos y aficionados que allí acudían no siendo el único cambio a destacar pues, a nivel institucional, se retiró el escudo municipal adoptando uno nuevo, se permutó el pantalón blanco por uno negro y el 4 de enero de 1923, después de muchos años sin tenerlos, se aprobaron los primeros Estatutos de la sociedad siendo presentados un año después en el Gobierno Civil.

En el aspecto competitivo todavía se conquistó el Campeonato del Vallés en 1922 y 1923, pasándose en la temporada 23/24 al Campeonato de Promoción, torneo en el cual el club vallesano fue campeón provincial en las campañas 25/26 y 26/27. Sin embargo su carrera ascendente pronto se vio amenazada cuando, hacia 1926, surgió el profesionalismo y varias de sus figuras marcharon a otros clubs, tendencia que marcó su destino en lo sucesivo durante un buen tiempo hasta que, al término de la temporada 29/20, siendo presidente Silverio Botey, se logró el ascenso a Segunda Categoría Preferente.

1930 – 1940

Con algo más de doce mil habitantes al iniciarse la década de los años treinta, Granollers avanzaba en su proceso de industrialización y las fábricas asomaban en su horizonte. Con la ayuda del soporte económica y una masa social cada vez más numerosa, el club fue tercero en la campaña 31/32 consiguiendo en la sesión 32/33 proclamarse campeón de Segunda Categoría Preferente. Eran los tiempos de Juan Martí Batalla y con este paso de gigante se consiguió ascender a Primera Categoría donde se concentraban los más destacados clubs de Cataluña. Para el estreno de la temporada 33/34 hubo que plantar césped sobre el terreno de juego como era obligatorio, viéndose pasar por el Campo de la Calle Girona a los más destacados conjuntos de la élite regional concluyendo en sexto puesto.

En la campaña 34/35, con la creación por parte de la Federación Española de los Campeonatos Superregionales, F.C. Barcelona, C.D. Español, de Barcelona, Badalona E.C., C.D. Júpiter, de Barcelona, Gerona F.C. y Centro de Sports Sabadell F.C. pasaron a esta competición siendo reorganizada la Primera Categoría donde el Granollers S.C. tenía plaza. Sin rivales de enjundia que le hicieran sombra, el club vallesano conquistó las ediciones 34/35 precediendo a U.E. Sans y 35/35 por delante de la U.S. Sant Andreu, de Barcelona certificando su poder deportivo.

Catapultado para disputar el Campeonato Superregional donde, ahora sí, se iba a encontrar con la élite del fútbol catalán, el estallido de la Guerra Civil en julio de 1936 supuso un duro traspiés para este y resto de clubs catalanes y, por extensión, españoles, pudiéndose gracias a la situación más o menos controlada del territorio bajo mando de las tropas fieles a la II República, disputar el campeonato de la temporada 36/37 y la Liga Cataluña-Levante, conocida también como Copa del Mediterráneo con participación de cuatro clubs catalanes y otros cuatro valencianos. Con el temor de la guerra y sufrir sus desgarros, los vallesanos compitieron con honestidad siendo sorprendentemente cuartos por delante de Centro de Sports Sabadell F.C. y Badalona E.C., resultando más compleja su participación en la campaña 37/38 donde fue séptimo y penúltimo.

Confiscada la sociedad a principios de agosto de 1936 por los socios Ventura Garrell, Salvador Bosch y Tomás Rión, la administración del campo pasó al ayuntamiento quien se encargó de pagar a los jugadores mientras el club estuvo en activo, siendo el campo ocupado desde mitad de 1938 por tropas republicanas destacadas en la localidad.

Bombardeada la ciudad de Granollers en mayo de 1938 con varios centenares de víctimas, a partir de esta fecha la situación bélica en la región se fue complicando cada semana más hasta no poderse ejecutar el campeonato de la edición 38/39. Con la entrada de las tropas nacionales en la ciudad de Barcelona a finales de enero de 1939, la guerra prácticamente estaba terminada tomando el mando de Granollers poco después las nuevas autoridades. Purgada la directiva de personas no afines al nuevo Régimen como fue habitual en aquellos tiempos y siendo conscientes los nuevos gestores de que el fútbol era un vehículo idóneo para la reconciliación, el club vallesano quedó a principios de mayo perfectamente reorganizado con la salvedad de modificar su denominación que pasó a ser Club Deportivo Granollers anticipándose en más de un año a la Ley que prohibió usar extranjerismos.

Disputado un encuentro en casa a finales de mayo ante el F.C. Martinenc, el club se preparó a conciencia para participar en el campeonato de Primera Categoría de la temporada 39/40 donde, como rivales, estaban los grandes clubs regionales terminando en quinto puesto, plaza que, por designio de la Federación Española, le permitió entrar en uno de los cinco grupos en los que fue dividida la Segunda División de ese año. Ubicado en el Grupo III junto a clubs catalanes, valencianos y baleares su papel fue muy digno al quedar sexto igualado a puntos con clubs de mayor entidad, siendo la competición ganada por la U.D. Levante-Gimnástico, de Valencia, seguido de Centro de Sports Sabadell F.C., Gerona F.C., C.D. Castellón, C.D. Constancia, de Inca, C.D. Mallorca y Badalona E.C.

Jugaron aquel inolvidable campeonato en la división de plata los metas Zamora y Sala, los defensas Colomé, Vila, Saló, Martínez y Aranda, los centrocampistas Torres, Eugenio, Vaca y Bono y los delanteros Aylagas, Pueyo, Nicilá, Úbeda, Galvany y Albert entre otros.

1940 – 1950

Después de un irregular campeonato de Segunda División de posguerra en el que hubo hasta cinco grupos, la Federación Española optó por reducirlos dejándolos en tan solo dos con doce participantes cada uno. Con esta medida el C.D. Granollers perdió su plaza y regresó a Primera Regional donde, en la temporada 40/41, fue tercero tras Vich C.F. y C.D. San Andrés, de Barcelona clasificándose para disputar la fase de ascenso de Tercera División donde, mediante un sistema eliminatorio, se decidía qué club lograba un puesto para jugar en la categoría de plata. Los tres clubs catalanes más el balear C.D. Constancia, de Inca, quedaron ubicados en el mismo grupo siendo el ascenso para el club mallorquín, muy superior, que ganó todos los encuentros. En la campaña 41/42, todavía con un buen plantel, los vallesanos fueron cuartos consiguiendo, ya en la sesión 42/43, proclamarse campeón de la categoría.

Tras este brillante primer puesto el C.D. Granollers ascendió a Tercera División, una categoría que, precisamente para ese curso, fue ampliamente remodelada por la Federación Española suprimiendo su carácter eliminatorio y sustituyéndolo por un torneo con formato de Liga. Engalanado el Campo Municipal para la ocasión, el estreno se materializó en el Grupo IV formado íntegramente por clubs catalanes más el C.D. Mallorca, a la postre campeón, quedando los barceloneses séptimos clasificados. En la temporada 44/45 se pasó al Grupo V, también con catalanes más la presencia del valenciano Levante U.D., siendo en esta ocasión octavos mientras en la campaña 45/46, en el mismo grupo pero con todos catalanes, se concluyó en séptimo puesto.

Compuestos los grupos de Tercera División en esos tiempos por diez participantes, los campeonatos solían empezar a mediados de septiembre y finalizar en enero, por lo que el periodo entre este último mes y julio se solía cubrir con torneos regionales, campeonatos de aficionados y encuentros amistosos. En la edición 46/47 compitió en el Grupo VI siendo séptimo mientras que en la temporada 47/48 lo hizo en un Grupo V donde concurrieron hasta catorce sociedades. El C.D. Granollers, apurando una época exitosa, no pudo salvar la categoría en un mal año y decimocuarto y colista con pocos triunfos, descendió a Primera Regional. De nuevo en la máxima de las categorías regionales, sabiéndose de antemano que la Federación Española iba a modificar la Tercera División para el curso siguiente con más participantes, el conjunto barcelonés salió desde el principio a por una de las tres plazas adjudicadas al grupo catalán, logrando su objetivo y, con ello ascenso, al ser tercero tras C.D. Tortosa y C.D. Mataró.

De nuevo en la Tercera División nacional, el C.D. Granollers quedó emplazado en el Grupo III compuesto por clubs catalanes, valencianos y baleares siendo los desplazamientos muy costosos e incómodos por la gran cantidad de horas en autobús que requerían. Pese a ello, el equipo se esforzó y consiguió la permanencia quedando décimo.

1950 – 1960

Al inicio de los años cincuenta Granollers superaba los dieciséis mil habitantes y, habiendo dejado atrás casi por completo la agricultura, era ya un importante centro fabril. Esta riqueza se hacía notar en su club de fútbol más representativo compitiendo en una categoría tan exigente en todos los aspectos como era la Tercera División, pese a que todo no eran rosas. En la temporada 50/51 se pasó al Grupo III cohabitando catalanes y aragoneses quedando decimocuarto y eludiendo el descenso por los pelos recuperándose en la campaña 51/52 al ser séptimo mientras en la sesión 53/53 era noveno.

En la edición 53/54 el Grupo III fue destinado para los clubs catalanes y baleares resultando los vallesanos decimoséptimos en un mal torneo produciéndose en 1954 una gran remodelación en la Tercera División al promover la Federación Española la reagrupación por territoriales. El C.D. Granollers pasó al Grupo VI terminando sexto coincidiendo, además, con la permuta de su clásico pantalón negro lucido durante una treintena de años por uno azul, color que mantiene hasta la actualidad. Contando la Federación Catalana con dos grupos en la categoría, en la temporada 55/56 se participó en el Grupo VII proclamándose los vallesanos campeones un punto por delante del C.D. Tortosa, plaza que le permitió acceder a la Promoción de Ascenso a Segunda División. En esta fase, dentro de un grupo muy complicado, los de blanco quedaron octavos y colistas obteniendo tres victorias y un empate, siendo el ascenso directo a la división de plata para el Levante U.D.

En la campaña 56/57 el Grupo VI catalán contó con nada menos que veinticuatro participantes quienes protagonizaron un torneo interminable que se hizo eterno. Dentro de la igualdad predominante, el C.D. Granollers fue decimoquinto compitiendo en la sesión 57/58 en un grupo de veintidós participantes donde se alcanzó el decimotercero puesto. Reducidos los dos grupos catalanes de la categoría en 1958, el campeonato 58/59 pudo disputarse con una más sensata cantidad de dieciocho clubs, ocupando el club vallesano el decimoséptimo puesto. Agobiados por tan mala clasificación, en 1959 llegaron nuevos jugadores que dieron un excelente resultado concluyendo en tercer puesto y estando a un paso de poder promocionar.

1960 – 1970

Después de una década entera en Tercera División, el tercer nivel nacional de aquellos tiempos con un fútbol de calidad pero muy duro y físico a la vez, el C.D. Granollers afrontó la nueva década con la ilusión de continuar en la categoría y, si sonaba la campana, estar lo más alto posible. Tras ser decimocuarto y noveno en las temporadas 60/61 y 61/62 respectivamente, en 1962 José Camp relevó en la presidencia a José Boix Mogas, el gran presidente que durante algo más de diez años había sido el gran referente del club vallesano manteniéndolo en la categoría gracias a muchos sacrificios y horas de ocupación desvelándose tanto por jugadores como por la sociedad deportiva.

Con Camp en la presidencia, pese a la gran inversión que se hizo en la ficha de jugadores de cierto nivel por los que se apostó fuerte, los resultados no fueron todo lo positivos que se esperaba y séptimo en la campaña 62/63, en la edición 63/64 se ocupó el décimo puesto para ser noveno en la sesión 64/65. Al término de la temporada 65/66, después de ser decimosegundo en Liga, Camps dimitió de su cargo siendo sustituido por Juan Civit. Después de una discreta campaña 66/67 en la que repitió la decimosegunda plaza, en la sesión 67/68 el club barcelonés puso fin a su largo periplo por Tercera División al finalizar decimoquinto en un apretado torneo donde encajaron demasiados goles.

Sin sospecharlo si quiera, el C.D. Granollers estaba en las puertas de abrir un largo periodo de prolongada e inesperada ausencia del fútbol elitista que le separaría muchos años de la Categoría Nacional, emprendiendo en la temporada 68/69 una aventura que se esperaba corta pero se alargó demasiado. Desplazado a Regional Preferente, su estreno en esta categoría se resolvió finalizando decimotercero, mejorando ostensiblemente en la campaña 69/70 en la que se luchó con ahínco por regresar a Tercera División. Al final, segundo a cuatro puntos del C.D. Júpiter, de Barcelona que ascendió directamente, el sueño se desvaneció.

1970 – 1980

La década de los años setenta fue bien distinta de la anterior. Con una juventud más centrada en otras actividades, la afluencia de público al Campo Municipal empezó a disminuir, sobre todo a partir del segundo quinquenio en al cual el equipo fue de mal a peor. Aun así, sus inicios fueron prometedores pues en la temporada 70/71, tercero en Liga tras U.D. Lérida y U.D. Atlético Gramanet, a punto estuvo de promocionar. En las campañas 71/72 y 72/73, pese a sus esfuerzos, tuvo que contentarse con el séptimo puesto consiguiendo en la sesión 73/74 ser segundo a dos puntos del Centro de Deportes Manresa. Clasificado como aspirante para mediante la Promoción de Ascenso intentar alcanzar la Tercera División, en eliminatoria ante el Caudal Deportivo, de Mieres perdió todas sus opciones al ser derrotado 2-3 en casa y una semana más tarde, tras vencer con un gran esfuerzo 0-1 en la localidad asturiana, no superar los lanzamientos de penalti.

Tras este magnífico puesto la situación del club vallesano empezó a empeorar siendo décimo en la edición 74/75 y decimonoveno en la temporada 75/76 por lo que perdió la categoría descendiendo a Primera Regional, una categoría que no pisaba desde hacía muchos años. Recompuesta toda la plantilla en la campaña 76/77, con la llegada de nuevos jugadores el equipo pudo colocarse en el primer puesto obteniendo el ascenso a Regional Preferente al término de la temporada, disfrutando de una notable sesión 77/78 en la que fue tercero tras U.D. Olot y C.F. Vilafranca. Decimotercero en la temporada 78/79 y quinto en la campaña 79/80, la década se cerraba con un mal sabor de boca.

1980 – 1990

La crisis deportiva y social en la que se hallaba el C.D. Granollers se agudizó, más si cabe, a principios de los años ochenta. A la tradicional competencia que le ofrecía el balonmano con un club ganador de varias Ligas españolas e incluso algún que otro título internacional siendo uno de los más prestigiosos de España, se añadió el club de baloncesto, también en la Primera División nacional con un equipo repleto de estrellas. De moda tanto baloncesto como balonmano, el club de fútbol terminó decimoctavo la temporada 80/81 y descendió, por segunda vez en pocos años, a Primera Regional pero a consecuencia del ascenso del C.F. Reus Deportivo a Segunda División B, a última hora el club tarraconense le evitó tan amargo trago finalizando decimoprimero en la campaña 81/82 y segundo en la sesión 82/83, a un punto del Gerona C.F., por lo que ascendió a Tercera División bajo la presidencia ya de Miguel Donnay.

La Tercera División de los años ochenta era, desde 1977, el cuarto nivel nacional. Aterrizado en el Grupo V catalán, con ilusión se armó un equipo competitivo para la sesión 83/84 que terminó quinto a diez puntos de un inalcanzable Barcelona Aficionados siendo más discreta la edición 84/85 al ser noveno. El C.D. Granollers, que por estas fechas había y contaba con un exitoso equipo juvenil en la más alta de sus categorías, con la aportación de jóvenes valores de éste y del juvenil del F.C. Barcelona con el que se mantenían excelentes relaciones, pudo sobrevivir con acierto una época bastante complicada.

En 1985, con Donnay al frente, el club vallesano decidió cambiar su denominación pasando a Esport Club Granollers, resultando la temporada 85/86 la última de este presidente siendo séptimo y cerrando una etapa, al menos, fructífera. La campaña 86/87 fue otro cantar y, aunque se empezó fuerte, al final se tuvieron que contentar con la decimocuarta plaza, un puesto que no auguraba buenos presagios como se confirmó en la sesión 87/88 cuando vigésimo y último con problemas internos se descendió a Regional Preferente. El regreso a esta categoría trajo un octavo puesto en la edición 88/89 y una quinta plaza en el curso 89/90.

1990 – 2000

Comenzados los años noventa el E.C. Granollers seguía teniendo una gran base con el equipo juvenil que, junto a otros jugadores de fuera, posibilitaron ser subcampeón en la temporada 90/91 tras el C.E. Premiá. Clasificados para disputar al Promoción de Ascenso a Tercera División su oponente fue la U.E. Rubí ganando ambos encuentros; 1-3 en la ida y 2-0 en casa certificando el ascenso. El regreso a Tercera División, dentro del Grupo V catalán, fue como se esperaba terminando en octavo puesto en la campaña 91/92, siguiéndoles otras en la que el conjunto blanco no estuvo tan afortunado perdiendo algunos puestos. Así, de este modo se concluyó décimo en la sesión 92/93 y decimoséptimo en la edición 93/94 estando muy cerca del descenso, destino que se evitó con algo más de tranquilidad en las temporadas 94/95, decimosexto y 95/96, decimosegundo. En la campaña 96/97 con muy malos números y tan solo cinco victorias se concluyó en vigésimo y penúltimo puesto en un campeonato para olvidar perdiendo la categoría.

Convertido en un conjunto ascensor, en los siguientes años se intentó el ascenso a Tercera División, aunque sin éxito. El E.C. Granollers se hallaba en Primera Catalana, una categoría intermedia de reciente creación intermedia entre la Regional Preferente por debajo y la Tercera División por arriba. Decimoquinto en la temporada 97/98, la campaña 98/99 no fue mucho mejor quedando decimocuarto para cerrar la década repitiendo la misma plaza en la sesión 99/00.

2000 – 2010

El cambio de siglo se inició con Jesús Martos siguiendo como presidente de la Junta Directiva quien ya llevaba unos años de infructuosa lucha tratando de ascender a Tercera División. Decimotercero en la temporada 00/01, en la campaña 01/02 por fin se logró el ansiado ascenso al alcanzar el primer puesto, aunque empatado a puntos con el C.F. Vilanova. Era la recompensa a tanto tiempo de esfuerzo. El Grupo V catalán no se lo iba a poner fácil a los blancos pero a pesar de ello se obtuvo el decimoprimero puesto en la sesión 02/03 siendo, de largo, más provechosa la edición 03/04 cuando, sorprendentemente el equipo fue cuarto en Liga. Con esta plaza el club vallesano promocionó para tratar de ascender a Segunda División B aunque, como era de esperar, sin demasiada fortuna pues en Cuartos fue superado por la Ag.D. Mar Menor, de San Javier cayendo derrotado en casa por 1-2 y en la localidad murciana por 3-1.

Apartados del ascenso en la temporada 04/05 se obtuvo un notable octavo puesto deshaciéndose prácticamente la plantilla en la campaña 05/06 que repercutió en el rendimiento del conjunto blanco terminando vigésimo y colista perdiendo la categoría una vez más. El regreso a Primera Catalana, contrariamente a lo deseado, se prolongaría más de la cuenta pues los vallesanos, en la sesión 06/07 encadenaron un segundo descenso consecutivo, en esta ocasión a Regional Preferente tras finalizar decimoctavos. Quinto en la edición 07/08, el E.C. Granollers no pudo enmendar la plana en la temporada 08/09 al ser décimo mientras en la campaña 09/10 era noveno con unos presupuestos muy alejados de los disfrutados años antes y un Campo Municipal con pocos aficionados siguiendo a su equipo.

2010 – 2020

Terminando por llegar a tocar fondo, la segunda década del siglo XXI se inicia siguiendo en Regional Preferente, un sexto nivel a escala nacional que demuestra la gran crisis que asola al club blanco. Decimosegundo en la temporada 10/11, al término del curso la Federación Catalana crea un segundo grupo de Primera Catalana mientras los vallesanos siguen en Preferente, categoría de la que al fin salen una vez concluida la campaña 11/12. Decimocuarto en la sesión 12/13, en la edición 13/14 ascienden unos pocos peldaños hasta el sexto puesto, culminando la remontada en la temporada 14/15 cuando, después de ser segundos tras el C.E. Júpiter, de Barcelona, mediante Promoción ascienden a Tercera División tras eliminar al F.C. Santboiá.

La Tercera División sigue siendo un hueso para el club vallesano y, a base de luchar, en la campaña 15/16 se elude el descenso al quedar decimoséptimo. Tras cambiar a muchos jugadores, la apuesta de la sesión 16/17 aporta mejores resultados alcanzándose la octava plaza cayendo de nuevo, en la edición 17/18, al decimoséptimo puesto. Con la intención de tener continuidad en la categoría, en la temporada 18/19 se refuerza la plantilla y esta corresponde terminando décima.

 

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Cent anys de l’Esport Club Granollers (1913-2013). Ajuntament de Granollers. Inma Juncà Rosell (2013).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Vallés Nou. Semanario.
  • Revista Literaria de Granollers. Semanario.
  • Renovació. Semanario.
  • La Gralla. Semanario.
  • La Comarca. Semanario.
  • La Opinión. Semanario.
  • Madrid-Sport. Semanario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB: