Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Historial del Club Rápido de Bouzas

 

escudo Club Rapido de Bouzas

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Rápido de Bouzas
  • Ciudad: Vigo
  • Provincia: Pontevedra
  • Comunidad Autónoma: Galicia /Galiza
  • Fecha de constitución: 9 de enero de 1914
  • Fecha de federación: 1917

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Rápido Foot-ball (1914-1917)
  • Club Rápido de Foot-ball (1917-1942)
  • Club Rápido de Bouzas (1942- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2004/05

 

ESTADIO:

estadio Club Rapido de Bouzas

Campo Baltasar Pujales

  • Nombre: Campo de Fútbol Municipal Baltasar Pujales
  • Año de inauguración: enero de 1999
  • Cambios de nombre: Campo Municipal de Bouzas (1999-2005)
  • Campo de Fútbol Municipal Baltasar Pujales (2005- )
  • Capacidad: 1.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Bouzas (1914-1942)
  • Campo de La Florida (1942-1978)
  • Campo de Las Gaviotas (1978-1999)
  • Campo de Fútbol Municipal Baltasar Pujales (1999- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Club Rapido de Bouzas

 

ESCUDOS DEL CLUB RÁPIDO DE BOUZAS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB RÁPIDO DE BOUZAS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN VIGO:

Situado al oeste de la villa histórica de Vigo y enfrente mismo del mar, la localidad de Bouzas, con 30 kilómetros cuadrados de término en su origen, fue un municipio independiente desde el siglo XVI con ayuntamiento y juzgado propios que, dedicado principalmente a tareas de agricultura y pesca de bajura, conservó unos rasgos tradicionales que todavía hoy se conservan. En el año 1900, con algo más de ocho mil habitantes repartidos en varias parroquias de las que Bouzas era la más importante y daba nombre al municipio, se perdió la parroquia de Matamá en favor de Vigo quedando su término reducido a 12 kilómetros cuadrados de extensión, siendo publicado en la Gaceta Oficial de Madrid con fecha 6 de enero de 1904 y sancionado por Alfonso XIII un Real Decreto por el cual el ayuntamiento de Bouzas quedaba integrado en el de Vigo. ´

Bouzas, quien en aquella fecha contaba con las parroquias de Bembrive, Coia, Beade y Coruxo, perdió su autonomía pero se reafirmó como sede de importantes industrias conserveras y astilleros que requerían mucha mano de obra en perjuicio de los tradicionales sectores dedicados a la pesca y la agricultura, experimentando su suelo una gran transformación y evolución en las primeras décadas del siglo XX.

En cuanto a la aparición de fútbol, esta se vio en gran parte influenciada por la proximidad con la cercana Vigo, ciudad donde desde finales del siglo XX la práctica de este deporte era habitual entre los operarios de la Eastern Telegraph Company Ltd., sociedad británica instalada en la ciudad olívica en mayo de 1873 la cual, contratados sus servicios por el Gobierno nacional, se venía haciéndose cargo de montar y mantener el servicio de cable telegráfico submarino que conectaba el Reino Unido con Vigo y desde aquí con Lisboa, vital para la comunicación entre ambos continentes.

La compañía británica, siguiendo el ejemplo de las grandes empresas de aquel país quienes se preocupan de la estabilidad laboral y emocional de sus empleados conscientes de residir en suelo extranjero lejos de la patria, alrededor de 1895 constituyó el Exiles Cable Club, sociedad promovida por el staff directivo donde, entre otras actividades, se dio cabida al fútbol. El club británico dejó huella entre sus convecinos y el 4 de junio de 1903, promovido por jóvenes de la Sociedad de Artes y Sport, quedó constituido el Vigo Sport Club que vestía maillot partido a dos mitades rojo y blanco con pantalón de este último color, estando liderado por el gran atleta amateur Manuel Ocaña, hijo de una reconocida familia de fotógrafos. Esta sociedad, con gran repercusión en sus primeros tiempos, acabó a principios de 1905 adoptando el nombre de Vigo Foot-ball Club.

Paralelamente a estos hechos y, dada la repercusión que adquiere el fútbol en Vigo, a principios de 1904 recién perdida su autonomía surge en Bouzas el Petit Foot-ball Club, presidido por Francisco Estévez cuyos miembros visten camisa con pantalón blanco dándose la circunstancia de que los tres conjuntos existentes por entonces, Exiles Cable Club, Vigo Sport Club y el recién constituido puestos comúnmente de acuerdo emplean conjuntamente las instalaciones deportivas del Campo del Relleno, el único recinto habilitado. En 1905, con la entrada de nuevos socios, la sociedad con sede en Bouzas aprobará y presentará el 10 de septiembre sus Estatutos ante el Gobierno Civil siendo aprobados el 11 con el nombre ya de Fortuna Foot-ball Club, constando su primera junta directiva la formada por Roberto Pérez en la presidencia, Francisco Lago en la vicepresidencia, Luciano Vázquez como secretario y Paulino Iglesias en la tesorería, mientras vocales resultan Adolfo Ferrer, Raúl López y Francisco Estévez.

Apenas un mes antes, en concreto el 2 de agosto, los miembros del que fuera Hispania Foot-ball Club, sociedad nacida en 1904, repiten los pasos dados por sus convecinos y se registran como Español Foot-ball Club vistiendo camisa blanquinegra a rayas y pantalón blanco con Jaime Rocha en la presidencia. En 1905 se constituyen nuevas sociedades como el New Club, el Marítimo F.C., presidido por Manuel Figueroa y luciendo camisa blanquiazul con pantalón azul, además del Regimiento de Infantería Murcia, combinado militar con sede en la ciudad presidido por Fernando Ocaña.

A principios de 1906 el Vigo F.C. quedará fusionado con el New Club aumentando su rivalidad respecto al Fortuna F.C., siendo tensos los encuentros entre las respectivas aficiones viguesas y boucenses en el Campo del Relleno. Aunque finalizado en otoño de 1907, a principios de 1908 el Fortuna F.C. estrenará el Campo de Bouzas, un nuevo recinto cedido por Rafael Tapias -el principal alentador del Real Club Náutico de Vigo- que, a pesar de estipular un alquiler nunca ejercerá su derecho, siendo sin duda bienvenido al descongestionar un abarrotado Campo del Relleno o del Malecón en el cual cada día es más difícil ponerse de acuerdo para jugar ante la cantidad de pretendientes que reúne.

Tras la constitución del breve Industriosa F.C., club integrado por jóvenes formados en la Escuela de Artes y Oficios que trabajaban en los talleres de empresa de astilleros y los modestos Teis F.C., quien vestía camisa partida a dos mitades roja y azul con pantalón blanco y Alcabre F.C., tramitado por la Mayordomía Real el 26 de agosto de 1908 el Fortuna F.C. recibe el título honorífico de Real de manos de S.M. El Rey D. Alfonso XIII pasando a ser denominado Real Fortuna Foot-ball Club -Real Club Fortuna en prensa-, inaugurando el 9 de febrero de 1908 los miembros del Vigo F.C. el Campo de Coia.

En 1911 surge el Sporting Club, un conjunto originado en su mayoría por antiguos miembros de la otrora poderosa sociedad Real Club Náutico de Vigo, popular centro recreativo creado el 7 de abril de 1906 que, a pesar de sus saneadas cuentas, no pudo esquivar su disolución el 24 de febrero de 1909. El Sporting Club, liderado y presidido por Fernando Bárcena, se fusionará el 28 de septiembre de 1913 con el Vigo F.C. dando lugar al Vigo Sporting Club, conservado su clásico maillot pero no su tradicional pantalón blanco, ahora azul para el 6 de mayo de 1914 quedar en Real Vigo Sporting Club, al conseguir de la Casa Real tan noble distinción.

 

HISTORIA DEL CLUB RÁPIDO DE BOUZAS:

1914 – 1920

Mientras en toda la ciudad de Vigo iban naciendo nuevas sociedades con parcial o plena dedicación al fútbol, en el núcleo de Bouzas, todavía distante del casco histórico olívico, quedaba constituido el 21 de abril de 1907 el Círculo Recreativo Liceo Marítimo de Bouzas, club náutico desde donde, al cabo de unos años, un grupo de socios y de forma autónoma, empezó a hacer coqueteos con la práctica del fútbol.

Dicho deporte, muy en boga en toda la ciudad, adquirió mayores proporciones a finales de 1913 durante las fiestas del barrio del mes de diciembre, concertándose para el 9 de enero de 1914 el primer encuentro entre dos equipos de jugadores de la sociedad Rápido Foot-ball, nombre adquirido por aquellos jóvenes del Liceo que, empleando los colores identificativos del club náutico, vestían camiseta gualdinegra con pantalón blanco.

Haciendo uso del Campo de Bouzas, un recinto propiedad del empresario Rafael Tapias que tenía como principal y destacado inquilino al todopoderoso Real Fortuna F.C., aquella generación de jóvenes imberbes fue creciendo hasta que en 1917, con varios años de práctica en sus carnes, decidieron darse de alta en la Federación Gallega para competir en las Ligas que este organismo mantenía. Dicho paso requería varios requisitos formales como la constitución de una Junta Directiva, disponer de unos Estatutos e inscribirse en el Registro de Asociaciones por lo que, elegida una dirección en la que Severino Pinal ejercía de presidente, Victorio Bastos de vicepresidente, Luis Álvarez Sotos de secretario, Benjamín Álvarez García de vicesecretario, Benigno Montenegro Costas de tesorero y contador al unísono, el día 2 de agosto fueron presentados los Estatutos quedando aprobados el día 12 por el gobernador civil.

La sociedad gualdinegra, inscrita como Club Rápido Foot-ball, federativamente hizo su debut en la temporada 17/18 dentro del Grupo B de Primera Categoría que era la segunda a nivel regional, luciendo durante varios años las iniciales del Círculo Recreativo en su escudo circular con fondo rojo demostrando que, pese a su independencia, los lazos con el club náutico todavía eran latentes. En 1918, siguiendo la moda que habían emprendido los dos clubs más importantes de La Coruña, Real Club Deportivo y Real Club Coruña, así como los locales Real Fortuna F.C. y Real Vigo S.C., desde la directiva se intentó conseguir de la Mayordomía Real el título de Real para el club, solicitud que no fue considerada no recibiéndose nunca respuesta de la Casa Real tal vez por el escaso bagaje deportivo de la sociedad y, sobre todo, al no gozar supuestamente de un intermediario de consideración siempre necesario en estos trámites.

1920 – 1930

Durante los años veinte el club boucense vivirá años agitados siendo muy productivos los primeros pues, instalado en la Serie B de Primera Categoría, consigue proclamarse Campeón de Galicia de Aficionados en los años 1921 y 1922, dos trofeos que llenan de orgullo a los gualdinegros. En la temporada 21/22 se aúpa al primer puesto de la Serie B por primera vez en su historia, hito que no le valdrá para acceder a la Serie A, categoría reservada para la élite del fútbol gallego donde entrar resulta harto complicado para los clubs modestos.

Llegados a 1923, la reclamación del periodista Manuel Castro “Handicap”, redactor en Sprint y El Faro de Vigo quien desde 1915 venía proponiendo la fusión de los dos grandes clubs olívicos, Real Fortuna F.C. y Real Vigo Sporting Club, al fin tiene efecto y el 10 de agosto queda constituido el Club Celta, sociedad que originariamente viste camisa roja con pantalón negro y, desde el 23 de febrero de 1924 será reconocido como Real Club Celta al autorizar la Casa Real el uso de tan honorífico título. En los momentos previos a la constitución del principal club olívico, quien adoptará en 1924 el clásico color celeste para su jersey y blanco para el pantalón, cabe hacer hincapié en la invitación que se le ofrece al Club Rápido Foot-ball para que se sume a la fusión que se va a realizar en el fútbol local, oferta que es rechazada por su junta directiva al dar preferencia absoluta a la independencia y autonomía de la sociedad boucense.

En lo sucesivo los gualdinegros seguirán en la serie B, compitiendo cada temporada junto a los clubs más destacados del segundo nivel regional pero viendo cómo, con el paso de los años, el fútbol va cambiando y el profesionalismo gana adeptos por doquier. El surgir de este fenómeno que se extiende como una resbaladiza mancha de aceite, acabará trastornando su futuro pero no su identidad, viéndose cada temporada relegados un paso más ante la negativa de la dirección a aceptar pagar a parte de sus jugadores.

1930 – 1940

Asumido el papel de club modesto y alejado de los costes que le supone una categoría tan difícil de mantener como es la Serie B, tras su última presencia en la temporada 28/29 el club gualdinegro opta por encarar su trayectoria en otras categorías más humildes donde se juegue con futbolistas que jueguen por jugar sin reparar en sueldos o asignaciones en metálico.

La Federación Gallega, quien organiza campeonatos exclusivamente para los clubs de Primera y Segunda Categoría entre los que no figura el Club Rápido Foot-ball, obliga a los boucenses a buscarse la vida en otros derroteros consiguiendo, junto a la ayuda de otros clubs implicados de Vigo y su entorno, que en 1934 se organice un Campeonato de Liga de Clubs Modestos donde, basándose en dos campos vigueses cerrados y vallados, queden estos clubs organizados en dos divisiones creándose respectivamente un torneo de Liga por puntos y otro de Copa por eliminatorias. Sexto clasificado en la temporada 34/35 dentro de la Segunda División local, en la campaña siguiente 35/36 será quinto en la Primera División, viéndose sorprendido en julio de 1936 por el estallido de la Guerra Civil en plena pretemporada. En lo sucesivo el club gualdinegro cesa su actividad, viéndose agravada la situación deportiva y civil con el avance de un conflicto que se extiende demasiado en el tiempo y dejará marcadas a varias generaciones.

1940 – 1950

Tras el fin del conflicto el Club Rápido Foot-ball tarda en reorganizarse después de la caótica situación originada, siendo en 1942 cuando antiguos socios deciden reemprender la actividad cortada en 1936. En esta ocasión Santiago Rodríguez Freire es quien comanda la directiva de un club que se hace denominar Club Rápido de Bouzas debido a la Ley gubernamental que impide el empleo de extranjerismos, siendo primero en la Primera División de los modestos durante la temporada 42/43 lo que le vale entrar en la Segunda Categoría regional.

Los boucenses, quienes han permutado el tradicional pantalón blanco por uno negro, se estrenan en la campaña 43/44 con el primer puesto, plaza que le permite acceder a la Primera Regional o Serie A por primera vez en su historia. Haciendo desde su retorno uso del Campo de La Florida, en la edición 44/45 se proclama Campeón de la Serie A, éxito sin precedentes que le permite disputar la Promoción de Ascenso a Tercera División donde es superado por el Betanzos C.F., una categoría nacional donde compiten los clubs modestos más destacados y aquellos de prestigio en horas bajas.

Subcampeón en la edición 45/46, en 1946 solicita la baja temporal en la Federación Gallega al no disponer de terreno de juego, regresando en la temporada 48/49 bajo la presidencia de José Lorenzo Carnero en la Segunda División de Modestos de Vigo.

1950 – 1960

Los años cincuenta no son, de hecho, fáciles para la sociedad boucense. Dentro de la ciudad de Vigo, al margen de la predominancia del Real Club Celta, cohabitan otras sociedades que han ido escalando peldaños hasta llegar a Categoría Nacional, caso del Turista Sociedad Cultural o encaramado arriba de la Primera Regional como el Club Gran Peña, precediendo en importancia a clubs de Segunda Regional como el C.D. Valladares y el Corujo C.F.

Ante tanta competencia no es sencillo subsistir y el club gualdinegro se limita a participar en la Primera División de los Modestos de Vigo, categoría provincial donde comparte experiencias con otros clubs de la localidad y su comarca.

Durante estos tiempos de crisis, el Club Rápido de Bouzas conquistará la edición 54/55 y 59/60 destacando, especialmente, el paso por sus filas de jugadores afamados como el internacional Pahiño, Carlos Cela y Gelucho.

1960 – 1970

Los años sesenta significarán una llegada de viento fresco para el club boucense pues, después de ser primero en la temporada 60/61 consiguiendo el ascenso a Primera Regional, en esta categoría será subcampeón en la 61/62 y, tras dos sendos cuarto puesto en los campeonatos de las ediciones 62/63 y 63/64, en la sesión 64/65 primero consiguiendo el ascenso a la Tercera División, una categoría donde nunca ha militado antes y es, en esa época, el tercer nivel nacional tras la Primera y Segunda División.

Reflotado bajo la presidencia de José Rodríguez Fernández, los gualdinegros debutarán durante la temporada 65/66 en el Grupo I gallego donde le aguarda parte de la élite regional, siendo octavo mientras en la campaña 66/67 es décimo.

En la edición 67/68 la RFEF anuncia cambios en la categoría y avisa a todos los clubs implicados que sólo los diez primeros clasificados de cada grupo continuarán en la categoría, haciendo el plantel que juega en el Campo de La Florida un gran esfuerzo que no es recompensado al concluir en decimotercero puesto. Esta plaza significa su descenso a Primera Regional, ante lo cual la junta directiva, sospesando pros y contras, por motivos económicos renuncia su participación inscribiéndose para la temporada 68/69 en la Segunda División de Modestos de Vigo, torneo donde consigue el primer puesto y el ascenso a Primera División. En esta primera categoría provincial será primero en la campaña 69/70.

1970 – 1980

Los años setenta son un paso atrás considerable para la entidad olívica. De militar en Tercera División pasan a competir en la Primera División de Modestos viguesa donde no abandonarán en toda la década a pesar de contar en varias ocasiones con planteles de garantías para competir en categoría superior, entiéndase por Segunda o Primera Regional.

La maltrecha economía del club lo impedirá y, concienciados, los gualdinegros asumirán su papel teniendo equipos competitivos que, pese a saber que no van a ascender, tratan de quedar lo más arriba posible.

Convertido claramente en un club de cantera, el Club Rápido de Bouzas es segundo en la temporada 70/71, tercero en la campaña 71/72 y quinto en la edición 72/73, accediendo en el verano de 1973 a la presidencia Baltasar Pujales Estévez, persona que lo será todo en el club durante muchos años y, con su trabajo, conseguirá grandes logros. Deportivamente siempre se aspira a lo máximo siendo cuarto en la sesión 73/74, Campeón en la temporada 74/75 y segundo en las campañas 75/76, 76/77 y 77/78, para repetir el primer puesto en la sesión 78/79 y cerrar la década con un subcampeonato en la 79/80.

1980 – 1990

Durante los primeros años ochenta la economía del club todavía no es boyante y, desde la junta directiva, se promueve la formación de jugadores quienes, alcanzada cierta edad, ingresan en otros clubs. Por el Campo de Las Gaviotas pasan multitud de jugadores con mejor o peor futuro, destacando algunos que llegan a Categoría Nacional, conservando el club boucense un potencial indiscutible a lo largo de estas fechas que le confiere siempre una vitola de candidato al título. De este modo será tercero en la temporada 80/81 y quinto en la campaña 81/82, conquistando dos títulos de forma consecutivas en las ediciones 82/83 y 83/84. En la sesión 84/85 retrocede hasta el tercer puesto, conquistando en la temporada 85/86 su tercer entorchado en poco tiempo, retrocediendo en la campaña 86/87 hasta la sexta posición.

En la temporada 87/88 se abandona por fin la política de no militar en competición regional y el club se inscribe en la Segunda Regional, última de las categorías organizadas por la Federación Gallega, consiguiendo un meritorio cuarto puesto que precederá a la campaña 88/89 donde concluye quinto y edición 89/90 con la sexta plaza.

1990 – 2000

A lo largo de los años noventa el Club Rápido de Bouzas experimentará un crecimiento deportivo que le hará despertar y salir de los momentos anodinos vividos en las últimas décadas. Con Baltasar Pujales al frente, su amplitud de miras y buen hacer traerá consigo varios ascensos no tardando el primero de ellos en llegar pues en la temporada 90/91, como primer clasificado, consigue el acceso a la Primera Regional. En esta categoría aguantará poco, para su bien, siendo decimoprimero en la campaña 91/92 e inmediatamente primero en la edición 92/93, éxito que le abre las puertas de par en par de la Regional Preferente, una categoría en la que nunca anteriormente ha militado.

El estreno en este nivel que encabeza las Categorías Regionales, es beneficioso para la estructura del club quien, poco a poco, va incrementando el número de equipos destinados al fútbol base para fundamentar sus cimientos. En la temporada 93/94 debutarán con un décimo puesto, siendo octavos en la campaña 94/95 y novenos en la sesión 95/96. Entre los gualdinegros, quienes hacen uso del humilde Campo de Las Gaviotas, empieza a fraguarse la idea de disponer de un terreno mejor acondicionado que dé solución a los problemas planteados por la gran cantidad de jóvenes que forman parte de su estructura, estableciéndose contactos con el consistorio para encontrar una salida, que, de momento, anda entre pañales.

Deportivamente apenas nada cambia y en la edición 96/97 se concluye en décima posición. En 1997 se incorporan nuevos jugadores y la escuela empieza a dar resultados consiguiéndose un meritorio tercer puesto en Liga que promete cosas interesantes para su más inmediato futuro. Las sospechas se tornan en realidad cuando en la siguiente temporada, 98/99, se alcanza el subcampeonato a dos puntos del C.D. Grove y se accede a la Promoción de Ascenso, Fase que se supera consiguiendo retornar a la Tercera División cuarenta años después de su última presencia en una categoría que, en estos tiempos, es cuarto nivel nacional y no tercero como otrora. El club gualdinegro está de enhorabuena y, a la par que logra el ascenso, estrena en enero de 1999 el Campo Municipal de Bouzas, recinto con césped natural que cumple a la perfección con las necesidades creadas. El reestreno en Tercera División es vivido con apasionamiento con el entrenador Alfonso Valverde concluyendo la campaña 99/00 en el decimosegundo puesto.

2000 – 2010

Con el cambio de siglo el Club Rápido de Bouzas es ya una sociedad acomodada en la Tercera División, con una buena base inferior y un objetivo claro que pasa por no perder la categoría. En la temporada inicial 00/01, con el técnico Alfonso Valverde se ocupa la decimocuarta plaza, llegando nuevas incorporaciones en la campaña 01/02 que, con el mismo entrenador hacen que el equipo sea quinto estando a un paso de disputar su primera Promoción de Ascenso a Segunda División B. Confiado el proyecto 02/03 una vez más a Valverde, en esta edición el plantel queda cuarto en Liga tras C.C.D. Cerceda, R.C.D. de la Coruña “B” y Club Atlético Arteixo, logrando ahora sí colarse en una Promoción donde pone toda la carne en el asador pero es superado, tras igualar a puntos, por el C.F. Fuenlabrada quien le supera por gol-average mientras el Caudal Deportivo es tercero y el C.F. Promesas Ponferrada cuarto.

La pérdida de algunas piezas y el cambio de entrenador, José María Abalde, le hacen retroceder hasta el puesto decimocuarto en la temporada 03/04, conquistando con el mismo técnico la Liga 04/05 de forma sorprendente al concluir dos puntos sobre la S.D. Negreira y tres sobre el C.D. Lugo. Con su primer título en la categoría, en las Semifinales de la Promoción de Ascenso superan a la U.P. Langreo; 0-0 en la localidad asturiana y 2-0 en casa, cayendo ante la desilusión de sus aficionados en la Final al cosechar un interesante 1-1 ante el C.D. Móstoles en la localidad madrileña y días después empatar 2-2 en casa evadiéndose el sueño de la Segunda División B. La campaña 05/06, tercera de Josiño en el banquillo, es decepcionante y el equipo pierde fuelle ocupando la decimoquinta plaza, puesto que será ligeramente mejorado en la edición 06/07 a ser decimosegundo.

Con la llegada del técnico Pablo Álvarez y nuevos jugadores se pretende dar un giro de cara a la temporada 07/08, pero el equipo no responde como se espera y se es noveno. En el verano de 2008 Manuel Pedro Seoane Cordal sustituye en la presidencia al histórico Baltasar Pujales, alma del club durante treinta y cinco años, encabezando un nuevo proyecto, continuista, pero con la mira puesta en disputar alguna Promoción de Ascenso a Segunda División B en el futuro próximo y, cómo no, poder jugar en el tercer nivel nacional. El acceso del nuevo presidente, sin embargo, no es significativo y el equipo gualdinegro debe luchar para mantener la categoría en la campaña 08/09 al concluir decimoquinto, mejorando ligeramente en la sesión 09/10 con un discreto décimo puesto que coincide con la implementación de césped artificial en su feudo.

2010 – 2020

Con el cambio de década, en sus inicios la trayectoria discurre por cauces similares a como terminó en la anterior, ocupándose nuevamente la décima plaza en la edición 10/11. El Club Rápido de Bouzas no acaba de arrancar y, aunque cuenta en todas las apuestas para estar arriba, a la hora de la verdad sus resultados no son los apetecidos y el equipo se ve envuelto en la mediocridad siendo séptimo en la campaña 11/12 y octavo en la 12/13 para quedar relegado a la décima plaza en la edición 13/14. Con Xurxo Otero en el banquillo, la tendencia de los gualdinegros no cambiará en absoluto durante la sesión 14/15 al concluir igualmente en el décimo puesto, mejorándose un tanto en la campaña 15/16 al ser octavo aunque se apuntan buenas maneras.

En el verano de 2016 el club confía su proyecto a Patxi Salinas, exdirector deportivo de los boucenses en una etapa anterior para quien se traen nuevos jugadores con los que se piensa obtener una de las primeras cuatro plazas. El acierto, mejor de lo esperado, es pleno y el club olívico termina la temporada 16/17 segundo a nueve puntos de un inalcanzable R.C.D. de la Coruña “B” logrando clasificarse para la disputa de a Promoción de Ascenso. En esta Fase la confianza es plena y, siempre con el nerviosismo típico de estas eliminatorias, se superan los Cuartos de Final fácilmente ante el C.D. Cayón; 0-2 en la localidad cántabra de Santa María de Cayón y 4-0 en casa, y las Semifinales ante la U.D. Villa de Santa Brígida; 0-1 en la localidad canaria y victoria también encasa por 1-0, llegando la gran Final ante el C.F. Peralada que presenta mayores dificultades. Después de un preocupante 1-1 en casa, una semana después se resuelve todo favorablemente para sus intereses consiguiendo un luchado 2-2 en la localidad gerundense, guarismo que por el doble valor de los goles anotados a domicilio le proporciona el ascenso a Segunda División B por primera vez en su historia, un éxito sin precedentes.

Texto: Vicent Masià © 2017

Última actualización: 2017

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Albores del fútbol vigués 1905-1923. Celso González Villar. Editorial Faro de Vigo (1959).
  • Historia do fútbol galego. Anxo Varela. Ediciones Lea (1997).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Gaceta de Galicia. Diario general.
  • Correo de Galicia. Diario general.
  • Vida Gallega. Semanario.
  • Los Deportes. Semanario.
  • Faro de Vigo. Diario general.
  • Noticiero de Vigo. Diario general.
  • www.farodevigo.es Diario general.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario general.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB: