Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

titular CD Logrones

escudo CD Logrones

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Logroñés, S.A.D.
  • Ciudad: Logroño
  • Provincia: La Rioja
  • Comunidad Autónoma: La Rioja
  • Fecha de constitución: 30 de mayo de 1940
  • Fecha de federación: 1940

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Logroñés (1940- 1992)
  • Club Deportivo Logroñés, S.A.D. (1992- )

TÍTULOS NACIONALES:

6 Ligas de Tercera División:

  • 1943/44
  • 1958/59
  • 1965/66
  • 1969/70
  • 1977/78
  • 2000/01

 

ESTADIO:

estadio Las Gaunas

  • Nombre: Estadio Municipal Las Gaunas
  • Año de inauguración: 2002
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Nuevo Las Gaunas / Estadio Municipal Las Gaunas (2002-)
  • Capacidad: 16.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio de Las Gaunas (1940-2002)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Logrones

ESCUDOS:

escudos CD Logrones

UNIFORMES:

uniformes CD Logrones

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La sociedad logroñesa de principios del s.XX no era ajena a los movimientos asociacionistas de carácter recreativo que circulaban entre los grupos más elitistas de todas las ciudades españolas, creándose el 11 de mayo de 1905 el Gran Casino de Logroño, una entidad que tenía en la organización de bailes, excursiones y promoción de juegos y espectáculos su modus vivendi. En 1910 la directiva de esta sociedad decide fomentar la práctica deportiva para cultivo de mente y espíritu siguiendo las corrientes higienistas tan de moda en la época, siendo un deporte que triunfa en las provincias vecinas de Vizcaya y Guipúzcoa donde se han alcanzado recientemente diversos títulos a nivel nacional, el fútbol, incorporado como pieza de relieve.

El 17 de agosto de 1910 queda registrada la Agrupación Deportiva Logroñesa teniendo a Isaac Romanos como primer presidente, entidad totalmente dependiente del Gran Casino que es conocida popularmente como “La Deportiva” y que desde la campa militar y el descampado de la Vuelta del Peine, tomará sus primeros contactos con este novedoso deporte. El primer encuentro oficial de “La Deportiva” o Agrupación Deportiva del Gran Casino como también es conocida, se disputa el 8 de junio de 1912 en una campa situada en la carretera de Villamediana teniendo como rival al Pamplona F.C., siendo un verdadero éxito de público y estrenándose con camisa rojiblanca y pantalón blanco, a imagen y semejanza del Athletic Club bilbaíno.

El impulso de la sección deportiva del Gran Casino no cae en saco roto y el 4 de julio de 1912 nace el Logroño Recreation Club, entidad presidida por Juan Díaz Quincoces que será una alternativa seria para aquellos jóvenes no socios del Gran Casino. Esta sociedad adquirirá gran notoriedad y entre ambas conseguirán en 1913 que el consistorio organice varios encuentros con motivo de las fiestas de San Mateo. Poco tiempo después surgen otras entidades de escasa perdurabilidad como el Logroño Foot-ball Club, convirtiéndose el Logroño Recreation Club en el máximo exponente local en cuestiones futbolísticas.

Esta sociedad, que viste camisa rojiblanca con pantalón negro aunque en ocasiones se la ve enteramente de blanco, tiene en sus instalaciones de la carretera de Zaragoza una verdadera base deportiva con pistas de atletismo y tenis que la convertirán en la más importante de la ciudad durante toda la década. El Logroño Recreation Club será inscrito en la Federación Guipuzcoana donde participan clubs de la tierra y navarros, compitiendo en distintas categorías hasta que al término de la campaña 23/24 y estando en Primera Categoría Grupo B, deja de hacerlo.

Antes de que llegue ese momento otra sociedad que tendrá una relevante importancia ha sido constituida previamente, el Club Deportivo España F.C., entidad creada el 28 de octubre de 1922 cuyo presidente es Bernardo Ardanaz. El conjunto españolista carece de terreno de juego en sus primeros instantes de vida, estrenando sede el 3 de febrero de 1923 frente al San Antonio, el Campo de La Trilladora, aunque oficialmente lo es el 2 de septiembre de 1923 frente al Arenas Club, de Guecho y ya bajo su nueva denominación de Club Deportivo Logroño.

El club deportivista viste como sus antecesores, camisa rojiblanca con pantalón negro, haciéndose con un nombre dentro del panorama regional de la época y enfrentándose a club vascos, navarros, aragoneses y castellanos preferentemente, región esta última de la que por entonces formaba parte. El 15 de junio de 1924 inaugura el Campo de Las Gaunas, recinto más grande y con más condiciones que el anterior de La Trilladora que se convertirá en feudo futbolístico durante un buen número de décadas y por donde pasarán numerosísimos clubs de todo el estado. Fruto de su importancia y nivel deportivo, en los años treinta compite en Tercera División, categoría la cual no es sino una Fase de Ascenso entre campeones regionales para dilucidar qué clubs ascienden a Segunda División. En estos campeonatos los componentes son pocos y suele clasificarse para la Final el campeón de cada uno de los diferentes grupos.

El C.D. Logroño consigue pasar a una de estas finales en la campaña 32/33 después de ser Campeón, siendo eliminado por el Zaragoza F.C. en cuartos de final. En 1935, la fuerte carga económica de los desplazamientos y la difícil situación del momento en suma a una plantilla profesional, hacen mella en la entidad, causando que se abandone la competición y se retire de la vida deportiva desapareciendo como entidad. Pese a ello, posteriormente en los años de la Guerra, un grupo de ex jugadores seguirá empleando el nombre del desaparecido club para la disputa de encuentros amistosos en zonas no conflictivas.

HISTORIA DEL CLUB:

1940 – 1950

Finalizada la Guerra Civil, la normalidad se establece poco a poco y nuevos clubs como el Rayo y Junior o el formado por estudiantes del SEU, surgen entre la población, mientras paralelamente aparecen equipos de carácter militar como eran los representantes de Artillería e Infantería sitos en la ciudad. Desde las más altas instancias gobernativas se insiste y se tiene un enorme interés en crear un club que represente a la ciudad en Categoría Nacional y de la mano del gran aficionado José Guillén, se consigue el 30 de mayo de 1940 crear el Club Deportivo Logroñés, una nueva sociedad formada al unísono por una selección de los mejores jugadores de los clubs antes citados y otros procedentes de otros lugares.

El C.D. Logroñés accede a la disputa del Campeonato de Tercera División esa misma temporada 40/41, consiguiendo finalizar en cuarto puesto. Este torneo de Tercera División es una Fase en la que participan los campeones de Regional y los últimos clasificados de Segunda División, sistema que se mantendrá durante unos años más. En la temporada 41/42 es segundo, clasificándose para la disputa del Campeonato de España. En la campaña 43/44, la que se puede considerar la primera temporada pura de Tercera División de la historia tras la reorganización que sufre la misma, es Campeón de grupo y consigue pasar a la Fase Final. En esta queda cuarto y último, muy descolgado y sin aspiraciones de ascenso.

Desde aquí hasta final de la década de los años cuarenta, el C.D. Logroñés se convierte en un serio aspirante al ascenso de categoría, configurando buenas plantillas que sin embargo no le rinden éxito alguno, pues unas veces no llega a la Fase Final y en otras queda eliminado por el camino. En la sesión 45/46 llega una nueva oportunidad tras ser segundo en Liga. En la Fase Intermedia es segundo a un punto de la S.D. Arenas, de Zaragoza, quedando fuera de la Final. El sueño y aspiración de ascender tarda en llegar y se hacen largos, pero basándose en la paciencia como virtud se consigue por fin ascender a Segunda División al término de la temporada 49/50, tras ser subcampeón de Liga y en la Fase Final obtener el primer puesto.

1950 – 1960

A la alegría de la afición logroñesa se le suma el hecho de fundarse en 1950 el que va a ser su filial, el C.D. Recreación de Logroño, confeccionado expresamente para proporcionar jugadores a la primera plantilla rojiblanca tras la nueva situación deportiva alcanzada que la va a exigir incorporar buenos mimbres. El debut en Segunda División lo concluye en undécimo puesto, mejorando notoriamente en la campaña 51/52 al ser subcampeón de grupo y quedar a tres puntos del ascenso directo a Primera División. Este puesto le permite promocionar para subir de categoría, pero un mal fin de campeonato le hace ser quinto, perdiendo toda opción. En la edición 52/53 empiezan el torneo como filial del Real Valladolid Deportivo tras firmar un convenio, un Primera División asentado en dicha categoría y necesitado de un filial en el que foguear a jóvenes promesas, pero avanzada la temporada rompen la sociedad por motivos particulares y quedan libres de cualquier compromiso.

Poco a poco la crisis económica se va instalando en el club y en las temporadas siguientes cada vez resulta más caro el mantenerse, escapándose sus figuras y recurriendo a jugadores faltos de calidad. Así en la campaña 55/56 quedan decimosextos y últimos. Lo que debería ser un descenso seguro se convierte en mantenencia de la plaza en Segunda División al ampliarse la categoría y eliminarse los descensos directos. En la campaña 56/57 no hay tanta suerte y se termina decimoséptimo, a un punto de la salvación. El club rojiblanco cae al pozo de la Tercera División, categoría la cual le costará bastante tiempo de desprenderse por cuanto desaprovecha las pocas oportunidades que se le presentan. En la sesión 58/59 llega la primera tras ser Campeón de Liga, pero el C.D. Amistad, de Zaragoza, le corta el camino; 1-0 en Las Gaunas y 2-0 en la capital maña.

1960 – 1970

En los años sesenta se intenta la remontada de categoría pero los problemas económicos ahogan a un club que se encuentra asfixiado. Los jugadores no cobran y amenazan en plantarse. Finalmente todo se arregla con la llegada de Alberto Pastor a la presidencia en la campaña 61/62, temporada en la que son segundos y en la Promoción quedan eliminados por el C.D. Condal; 1-0 en Barcelona, 1-0 en casa y 2-1 en el desempate disputado en Pamplona. En las campañas siguientes se rozan las plazas de ascenso y promoción, quedando fuera de ambas por escaso margen.

Tan deseado objetivo se alcanza en la temporada 65/66 con Félix Andrés de presidente y Manuel de Nicolás en el banquillo, tras ser campeones de grupo y eliminar en la Fase de Ascenso al Jerez Industrial C.F.; 2-1 en casa y 4-3 en la ciudad gaditana. En el desempate celebrado en Madrid se imponen los riojanos por 1-0. El reestreno en Segunda División de la campaña 66/67 es efímero pues no se alcanza la permanencia, objetivo prioritario marcado a principio de la temporada, quedando decimoquinto con tan solo cinco victorias y ocho empates en su haber. Este lance deportivo supone un duro golpe para la entidad, que se ve nuevamente alejada del fútbol de élite e inmersa en Tercera División, principal razón de sus males y causa de la fuga de las Gaunas de parte de sus incondicionales.

Tres años le va a durar el castigo, pues no es hasta la temporada 69/70 cuando consigue volver a la categoría de plata. En esta temporada alcanza unos registros espectaculares dentro del grupo compuesto por riojanos, guipuzcoanos, aragoneses, navarros y sorianos, marcando la friolera de ciento veinte tantos, encajando veintisiete y perdiendo solo cinco encuentros. Pero tales logros casi van al traste en la Promoción de Ascenso que disputa frente al Hércules C.F.; 1-1 en Alicante, 2-2 en casa y victoria por 3-1 en el desempate celebrado en Madrid. Hernáez, Lavernia, Amantegui, Goicoechea y Arrieta son sus héroes.

1970 – 1980

Los años setenta empiezan con el club riojano en Segunda División. Cesáreo Remón es su presidente y Román Galárraga conduce el banquillo rojiblanco. En su primera comparecencia son decimoquintos, viéndose obligados a disputar la Promoción de Permanencia. En esta se encuentra con el aspirante C.D. Cartagena, consiguiendo eliminarles; 3-0 en casa y 2-0 en la ciudad departamental. En la edición 71/72 se sueña con el ascenso a Primera División tras un buen inicio de campeonato y la llegada de buenos jugadores, pero finalmente se concluye sexto. En la campaña 72/73 las cosas no funcionan bien y se finaliza decimoséptimo tras marcharse buenos jugadores a otros clubs, perdiendo la categoría. Nuevamente surgen los problemas financieros y casi nadie decide ocuparse de la presidencia. Al final una junta gestora toma las riendas y en enero de 1973 José Luís Lázaro se hace con la presidencia. El club concluye tercero en Liga, posición que repite en la sesión 74/75.

En la campaña 75/76 es subcampeón de Liga, consiguiendo entrar en la Promoción de Ascenso. En esta es eliminado por el Deportivo Alavés; 3-1 en Mendizorroza y 1-1 en Las Gaunas. Inmerso en la temporada 76/77 lucha por quedar clasificado entre los diez primeros, puestos que dictamina la FEF para pasar a la recién creada Segunda División B, una nueva categoría a estrenar en la inminente campaña 77/78. El club riojano es decimotercero y queda fuera de ella, perdiendo una categoría y desplazándose al cuarto nivel. En la temporada 77/78 queda Campeón de su grupo de Tercera División, con mucho menos nivel que el mantenido hasta la fecha desde la sesión 70/71, consiguiendo ascender directamente a Segunda División B.

El estreno en la ahora categoría de bronce termina en tierra de nadie, con un undécimo puesto tranquilo pero que no satisface a sus seguidores. En la última campaña de la década es décimo, repitiendo parámetros de la campaña anterior. A destacar en esta temporada su progreso en la Copa del Rey, competición en la que alcanza los octavos de final y es eliminado por el Real Madrid C.F.; 2-3 en casa y 2-0 en la capital del reino.

1980 – 1990

Los años ochenta se presentan con el mismo ánimo que la recién concluida década, con un equipo en Segunda División B que por presupuesto no aspira a más, pero que empieza a mirar de reojo la Segunda División. En la temporada 83/84 Delfín Álvarez es el entrenador y con él se consigue el subcampeonato, logrando ascender a Segunda División A sin apenas ruido y ante la alegría de la sufrida afición. Esa misma temporada es subcampeón de la Copa de la Liga de Segunda División B Grupo I, al caer en la Final frente al Club Gimnàstic de Tarragona: 3-2 en la ida celebrada en Las Gaunas, y mismo resultado de 3-2 en la vuelta, cayendo desde el lanzamiento de penaltis.

El encuentro con la división de plata es bueno, por cuanto se alcanza el sexto puesto en Liga tras un meritorio torneo. Sin embargo en la campaña 85/86 casi se pierde todo lo conseguido al ser decimosextos, muy cercanos al descenso. En la edición 86/87 llega la temporada famosa de los play-off, un novedoso sistema de dudoso éxito a priori que fracasa totalmente en su instauración, pero que da al C.D. Logroñés puntualmente el ascenso a Primera División por vez primera en su historia al ser segundo en Liga con Joaquín Negueruela de presidente y Jesús Aranguren de entrenador.

Tras el ascenso el club riojano debuta en la categoría de honor del fútbol español durante la temporada 87/88 siendo decimotercero y consiguiendo la permanencia. Este se convierte en el objetivo durante las ocho temporadas consecutivas que aguanta en la categoría, siendo decimocuarto en la sesión 88/89 y séptimo en la 89/90, sin duda la mejor clasificación lograda en su historia y que casi le permite entrar en competición UEFA. En mayo de 1988 llega a la presidencia el industrial Marcos Eguizábal, fundamental en los años posteriores. Grandes jugadores pasan por el club como Ruggieri, Abadía, Cristóbal, Salenko, Lopetegui y Aragón entre otros, convirtiéndose el ‘milagro’ logroñés en uno de los conjuntos más afamados de la década.

1990 – 2000

La década de los años noventa es la mejor del club, a pesar de su mal final, compitiendo en su primer lustro entre los grandes del país. El C.D. Logroñés nunca durante este periodo de tiempo reúne grandes plantillas ni grandes jugadores, pero sí un alto nivel de competitividad que le hace ser fuerte en casa y ser respetado por sus rivales. Socialmente se transforma en S.A.D. en 1992 adquiriendo el nombre de Club Deportivo Logroñés, S.A.D. y deportivamente lucha por asentarse en la categoría, aunque en ocasiones esta le cuesta mil y un problemas, como la edición 93/94 en la que queda al borde de la Promoción de Descenso.

Como todo ciclo que se precie este tiene un fin y desafortunadamente llega en la campaña 94/95 cuando es vigésimo y último con un balance muy negativo de tan solo dos victorias y nueve empates, siendo uno de los peores registros logrados por un club en Primera División. Sin embargo lo que parecía una pérdida irremediable de potencial futbolístico, se recupera rápidamente en la temporada 95/96 cuando con ligeros retoques se alcanza el subcampeonato de Segunda División y se asciende con todos los honores a Primera División en tiempo record. Esta prórroga que la sociedad se permite en la división de honor termina pronto, pues la temporada 96/97 resulta de nuevo aciaga para los intereses del club riojano y se desciende a Segunda División tras ser vigésimo segundo y último con nueve victorias y seis empates, lejos de cualquier atisbo de salvación.

Por si fuera poco el fantasma de la crisis económica se cierne sobre el club, que se ve implicado como sucediera años antes en problemas financieros, repercutiendo estos sobremanera en la confección de las plantillas sucesivas en Segunda División que finalizan con el descenso deportivo a Segunda División B en la temporada 99/00 al ser vigésimo clasificado y administrativo a Tercera División por impago a parte de sus jugadores.

2000 – 2010

El s.XXI empieza con un C.D. Logroñés hundido en Tercera División, el cuarto nivel futbolístico a nivel nacional, lejos de la élite que recientemente compartiese con otros ilustres. Un buen torneo 00/01 donde es la atracción a nivel regional le da el campeonato con suma facilidad y en la Promoción el ascenso a Segunda División B tras superar sin problemas a Sestao River Club, Figueruelas C.F. y C.D. Bezana. Recién instalado en la categoría de bronce concluye la sesión 01/02 en decimotercero puesto habiendo estrenado el moderno estadio del Nuevo Las Gaunas el 28 de febrero de 2002 con un encuentro amistoso que enfrentó a C.D. Logroñés y Deportivo Alavés, con resultado final de 2-1 a favor de los locales y marcando el primer gol el riojano Víctor Morales. En la siguiente edición 02/03 logra ser tercero tras haber invertido en la adquisición de buenos jugadores. Este resultado le hace aspirar al ascenso, pero en la Promoción es superado ampliamente por Cádiz C.F., F.C. Barcelona B y Universidad de L.P.de G.C. C.F. Tal desembolso económico no da sus frutos y además repercute negativamente en las ya castigadas arcas de los riojanos, descendiendo irremediablemente en la temporada 03/04 por impago a Tercera División tras haber sido denunciada la sociedad por parte de la plantilla y después de haber luchado por permanecer en Segunda División B deportivamente.

Este fiasco, el segundo en pocos años, hace que la afición se divida y abandone a su equipo de siempre buscando nuevas alternativas. Tal es la situación económica en la que se halla inmerso que en la campaña 04/05 ni se clasifica para disputar la Promoción al estar el grupo riojano limitado a dos plazas, objetivo que alcanza en la edición 05/06 tras ser subcampeón. En esta fase participa con el novedoso sistema de eliminatoria directa, deshaciéndose de la Unión Montañesa de Escobedo; 2-0 en casa y 1-0 en la localidad cántabra, y en la final del C.D. Universidad de Zaragoza; 4-0 en casa y 2-1 en la capital maña.

El regreso al tercer nivel es celebrado efusivamente por la sufrida afición rojiblanca, pero el gozo no durará demasiado y la entidad riojana pronto se ve rodeada de importantes deudas que hacen temer su futuro. En la temporada 06/07 resultan decimocuartos en Liga, superándose en la campaña 07/08 con el decimotercero puesto. Denunciado una vez más por no satisfacer las nóminas de sus jugadores, estos denuncian al club y el 1 de agosto se consuma su tercer descenso administrativo en menos de una década. La entidad rojiblanca debe cerca de cuatrocientos diez mil euros a la plantilla y aunque los jugadores retiran las denuncias, la directiva no hace efectivo el pago tras una moratoria de cinco días que le proporciona la RFEF.

El  C.D. Logroñés SAD inicia la temporada 08/09 en Tercera División con un nuevo gestor, Juan Hortelanao, que salda una ineludible deuda cercana a los doscientos mil euros contraída con la Federación Riojana. No es el último cambio y en noviembre de 2008 Javier Sánchez adquiere el club por un euro. La situación económica no mejora en absoluto y cada vez es más tensa hasta el punto de que en enero de 2009 los jugadores no se presentan a los encuentros y el club es descendido administrativamente a Regional Preferente. Finalizada la campaña se intenta inscribir la sociedad para el inicio de la temporada 09/10, pero a no haberse saldado las deudas federativas pendientes la Federación Riojana no acepta su inscripción, permaneciendo la histórica sociedad logroñesa actualmente inactiva.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2010

BIBLIOGRAFÍA:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,