Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Historial del Club Deportivo Don Benito

 

escudo CD Don Benito

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Don Benito
  • Ciudad: Don Benito
  • Provincia: Badajoz
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: 19 de agosto de 1928
  • Fecha de federación: 1 de septiembre de 1929

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Balompié (1928-1940)
  • Club Deportivo Don Benito (1940- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

8 Ligas en Tercera División:

  • 1954/55
  • 1955/56
  • 1987/88
  • 1990/91
  • 1994/95
  • 2003/04
  • 2007/08
  • 2017/18

 

ESTADIO:

estadio CD Don Benito

Estadio Municipal Vicente Sanz

  • Nombre: Estadio Municipal Vicente Sanz
  • Año de inauguración: 10 de septiembre de 1957
  • Cambios de nombre: Estadio Municipal (1957-2009)
  • Estadio Municpal Vicente Sanz (2009- )
  • Capacidad: 6.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de La Estación (1928)
  • Campo de Las Albercas (1928-1941)
  • Campo del Colegio del Corazón de María (1941-1946)
  • Campo de Las Albercas (1946-1957)
  • Estadio Municipal (1957- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Don Benito

 

ESCUDOS DEL CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN DON BENITO:

El municipio extremeño de Don Benito, muy extenso en sus dimensiones, distante de la capital provincial Badajoz en poco más de cien kilómetros y enclavado en la comarca de Vegas Altas de la que es su principal núcleo poblacional con treinta y siete mil habitantes, históricamente ha sido un importante centro de servicios en la región no exento de cierta dedicación a la agricultura y ganadería que han derivado en la creación de diversas industrias relacionadas con la alimentación.

En cuanto a su relación con el fútbol, esta empieza en los primeros años veinte gracias a la figura de Vicente Sanz Diéguez, hijo de un comerciante de la ciudad quien a muy temprana edad cursó sus primeros estudios como interno en el Colegio de la Bonanova de la Doctrina Cristiana, de Barcelona, lugar donde tuvo su primer contacto con el fútbol quedando prendado de este deporte hasta el fin de sus días. Titulado como Perito Mercantil en Madrid, de vuelta a su ciudad natal en su mente prevaleció la idea de constituir una sociedad de fútbol, buscando entre sus conciudadanos adeptos de diferentes edades que le siguieran hallándolos y reuniéndolos en el Don Benito Foot-ball Club, el primer club local con exclusiva dedicación al fútbol.

Constituido hacia el mes de julio de 1924 y presidido por Vicente Ruiz y de Medina, su principal cometido, al margen de progresar en el manejo del balón, fue procurarse un terreno de juego solicitándose al consistorio permiso para unos alojados en la Dehesa Boyal, extensa finca colindante con la estación del ferrocarril que, en principio, fue denegado pero a continuación dio sus frutos, no prosperando demasiado el club al quedar reducida su actividad a escasos encuentros frente a otras sociedades de su entorno, incluso a compartir experiencias en forma de selección con jugadores de Villanueva de la Serena para acudir a jugar a Badajoz.

En 1927, parte de algunos de estos jugadores junto a otros que compartían afición por este deporte, empezaron a jugar a título personal con clubs de localidades vecinas, formalizándose su situación legal hacia marzo de 1928 cuando quedó definitivamente constituida la Cultural Deportiva Extremeña. Las evoluciones de este club, con sede en el Campo de la Estación y muy modesto como el anterior, estuvieron marcadas por la precariedad disputando encuentros frente a La Serena F.C. y Athletic Mercantil, ambos de Villanueva de la Serena, el ciudadrealeño Almadén F.C. y otros clubs de su entorno geográfico, cesando su actividad en junio de 1928.

HISTORIA DEL CLUB DEPORTIVO DON BENITO:

1928 – 1930

En el intervalo de tiempo que transcurre entre junio y julio de 1928 aquel proyecto que había conseguido levantar la afición al fútbol en la ciudad había desaparecido, pero no su semilla, recogida de buen agrado por Vicente Sanz. Con el empresario dombenitense nuevamente al frente del fútbol local, en el mes de julio parte de los jugadores de la Cultural Deportiva Extremeña junto a otros veteranos empezaron a jugar juntos en un nuevo proyecto que, a diferencia de los anteriores, en esta ocasión tenía ciertos visos de convertirse en una tangible realidad mucho más seria. Gracias al mecenazgo de Sanz, pronto se adquirieron flamantes uniformes, se emprendió la habilitación de un nuevo terreno de juego y empezó a captarse el interés de bastantes jóvenes, citándose el domingo 19 de agosto en el Salón Moderno, actual Teatro Imperial, unos ciento cincuenta para constituir el nuevo club y dejar, de paso, definida su Junta Directiva.

Acordada la denominación de Club Deportivo Balompié, Vicente Sanz Diéguez fue elegido como presidente, acompañándole en la Junta Directiva Hernán Martínez en el puesto de vicepresidente, Julio Ramos como tesorero contador y Francisco Sánchez Sosa en la secretaría. Convenientemente uniformados con camiseta rojiblanca y pantalón negro, el 8 de septiembre coincidiendo con la Feria local, quedó inaugurado el Campo de Las Albercas situado en la Dehesa Boyal, sufriéndose una dolorosa derrota ante el Sport Club Badajoz por 2-8 debido a la considerable diferencia de nivel entre unos y otros.

Dolido por tan abultado resultado, pero consciente de que quedaba mucho camino por realizar, Sanz invirtió un año entero en elevar el nivel deportivo del club atrayendo hasta Don Benito jugadores profesionales que habían destacado en otros clubs. Preparado para competir con los clubs más destacados de la región y sabedor del potencial adquirido por su plantilla, a finales de agosto de 1929 el máximo mandatario dombenitense, con amplias miras, escribió de su puño y letra a los presidentes de los clubs más destacados del panorama extremeño para relanzar un Campeonato de Extremadura que atravesaba horas bajas, concertando para el 1 de septiembre una reunión con todos ellos en el marco del Liceo de Artesanos de Badajoz donde se expusieron todas los males del fútbol regionales y las posibles soluciones para enderezar el rumbo.

Constituida el 24 de septiembre de 1924 y teniendo su sede en Badajoz, la Federación Regional Extremeña de Clubs de Foot-ball no iba cara al aire, los clubs eran morosos con los pagos, clubs ilustres como el Club Patria, de Badajoz, C.D. Cacereño y Emérita F.C. se habían disuelto y la escasez económica echaba para atrás a muchos interesados que deseaban competir dándose la circunstancia de que, en la edición 28/29, sólo tres clubs, Sport Club Badajoz, C.D. Extremeño, de Badajoz y Extremadura F.C., de Almendralejo, habían disputado el Campeonato Regional. Quedando los clubs pacenses veladamente acusados de la situación, los clubs asistentes decidieron trasladar la sede federativa hasta Don Benito quedando instalada en el número 19 de la Avenida de Luis Hermosilla, casi al lado de la sede del Club Deportivo Balompié, sintiéndose especialmente ofendido el Sport Club Badajoz quien decidió darse de baja.

Federado el Club Deportivo Balompié desde esa fecha, la sociedad dombenitense resultó en principio considerada como club de Segunda Categoría pero inmediatamente reconsiderada como de Primera Categoría por disponer de campo vallado y cerrado, así como una importante población e influencia dentro de la región alcanzando la cifra de seiscientos socios en 1929. Preparado para estrenarse en el Campeonato de Extremadura de la temporada 29/30, cuatro fueron los clubs que compitieron en Primera Categoría, Sport Club Villanovense, C.D. Emérita, Extremadura F.C., de Almendralejo y el conjunto calabazón, resultando campeones los rojiblancos en un torneo a ida y vuelta. Tal clasificación permitió por primera vez en su corta historia al Club Deportivo Balompié participar en el Campeonato de España en representación de Extremadura, estrenándose en Dieciseisavos ante el Real Murcia F.C., conjunto experimentado que le derrotó contundentemente en la ida por 10-0 y luego en casa por 0-4 quedando los calabazones eliminados.

1930 – 1940

Finalizada la temporada 29/30, avanzado 1930 Vicente Sanz, quien había invertido cerca de cuatrocientas mil pesetas en llevar al club de su localidad hasta lo más lejos posible, abandonó la presidencia del club siendo sustituido provisionalmente por Antonio Caballero Murillo y, casi de inmediato, por Francisco Alonso ya a principios de 1931. El desarrollo de la campaña 30/31, con cinco aspirantes al título donde se dieron cita C.D. Emérita, Deportico Pueblonuevo F.C. y Unión Sporting F.C., ambos de la localidad cordobesa de Peñarroya-Pueblonuevo, Sport Club Villanovense y Club Deportivo Balompié, fue altamente positivo para los rojiblancos adjudicándose el campeonato por segunda vez consecutiva, disponiendo de mejor plantilla incluso que en el curso anterior y conquistando paralelamente la Copa de Extremadura que se puso en disputa por primera Vez. Clasificado para participar en el Campeonato de España, en Dieciseisavos se encontró con un rival de categoría, el F.C. Barcelona, imponiéndose los catalanes sin problemas en un abarrotado Campo de Les Corts por 9-0 y en la vuelta, en un Campo de Las Albercas donde no cabía un alfiler por 1-3.

Para la edición 31/32, debido a los preocupantes momentos financieros del club, accedió a la presidencia Manuel Gómez González quien se encargó de mantener en activo la sociedad aportando de su bolsillo dinero para los gastos y recogiendo dividendos cuando había ingresos. En lo que respecta al Campeonato de Extremadura, el torneo tuvo como principal atractivo el regreso a la competición del Sport Club Badajoz saltando chispas entre los pacenses y los dombenitenses en los encuentros amistosos de pretemporada y en los de Liga a consecuencia de la animadversión que se procesaban ambos clubs. Desde Badajoz se anunciaba en prensa que el Club Deportivo Balompié manejaba la Federación Extremeña a su antojo y este club no podía ser digno de representar a Extremadura en el Campeonato de España, defendiéndose los calabazones de que, en manos la federación de los clubs pacenses, casi se había llegado a la desaparición. Al final el Club Deportivo Balompié se proclamó campeón y accedió al Campeonato de España quedando eliminado en Dieciseisavos por el Club Celta de Vigo tras sufrir una abultada derrota en tierras gallegas por 9-0.

Paralelamente, a causa de los éxitos que había logrado el Club Deportivo Balompié, en la ciudad quedó constituido en 1931 otro club formado por jóvenes en edad estudiantil que decidió dar el paso de inscribirse en la Federación Extremeña. Su título, Deportivo Universitario quedando emplazado por su nivel en Segunda Categoría.

Finalizando el verano de 1932 y a punto de comenzar el Campeonato de Extremadura de la temporada 32/33, el destino quiso que cambiaran las cosas y no de forma consensuada precisamente. El affaire protagonizado por el Club Recreativo de Huelva, expulsado de la Federación del Sur andaluza a finales de 1931, obligó a la Federación Española a buscar refugio al máximo representante de la capital vecina, el Onuba F.C. y algunos clubs de la provincia de Huelva convocando una reunión de urgencia el 30 de octubre en Badajoz mediante la cual, ante la asistencia de los clubs extremeños y del representante de los clubs onubenses, el secretario de la Española Ricardo Cabot firmó la disolución de la Federación Extremeña y aprovechó para constituir una nueva titulada Federación del Oeste donde quedarían amparados los clubs extremeños y onubenses instalando su sede en Badajoz.

El Club Deportivo Balompié, claramente perjudicado por la decisión, mostró su malestar pero no tuvo más remedio que aceptar empezando la temporada 32/33 de forma muy distinta a como estaba planteada. Dividida la Primera Categoría en cuatro zonas, una para los clubs de Badajoz y proximidades, otra para los del área de Don Benito y dos más respectivamente para los clubs cordobeses de Peñarroya-Pueblonuevo y los onubenses, coincidiendo con una época de vacas flacas los calabazones presentaron una plantilla totalmente amateur que no fue a ningún lado siendo cuarta, jugándose el campeonato el Sport Club Badajoz y el Onuba F.C. con triunfo final para los blanquiazules quienes representaron a la Federación del Oeste en el Campeonato de España.

La campaña 33/34 discurrió en circunstancias similares llegando a la Final regional los mismos contendientes y triunfando por segunda vez consecutiva los onubenses, dando el Club Deportivo Balompié las últimas bocanadas de aire al no poder costear los largos desplazamientos y contar con jugadores profesionales. En la fusión entre clubs onubenses y extremeños, los segundos salieron perdiendo más de lo que ganaron pues, inferiores deportivamente, el Onuba F.C. todavía se llevó el torneo 34/35 imponiéndose en esta ocasión al Racing Club Extremeño, de Badajoz. Avanzado 1935 el Onuba F.C. y resto de clubs de su provincia solicitaron a la Federación del Sur ingresar en sus filas siendo aprobada su propuesta, decisión tras la cual se constituyó la nueva Federación Extremeña de Fútbol con sede en Badajoz y con sólo diez inscritos.

Sin club representativo a nivel federado, entre 1934 y 1936 el fútbol en Don Benito quedó reducido a los escolares y a grupos de aficionados que, de vez en cuando, echaban algún partido. En julio de 1936, después del estallido de la Guerra Civil, el fútbol y otras actividades de la vida cuotidiana se vieron afectados profundamente, máxime cuando la ciudad, bajo el poder de las fuerzas gubernamentales, quedó muy próxima al frente bélico. En julio de 1938, justo transcurridos dos años de hostilidades, las tropas nacionales entraron en la localidad tomando posesión de la misma.

1940 – 1950

Terminada la guerra la Federación Extremeña era una ruina y, por no haber, no había apenas clubs en activo. En febrero de 1940 la Federación Española nombró una comisión para reorganizar el fútbol regional y habilitar un campeonato donde los clubs pacenses jugaron en Badajoz y los cacereños en Plasencia. En cuando a Don Benito, sólo una unidad remanente de la 13ª División jugaba encuentros frente a otros combinados militares o frente a combinados locales completamente amateurs. A finales de 1939 el Club Deportivo Balompié ya estaba reorganizado y a partir de 1940 se empezaron a disputar algunos encuentros preparativos para el segundo campeonato regional de la nueva era cambiando de nombre la sociedad en algún momento indeterminado entre octubre y noviembre a Club Deportivo Don Benito bajo la presidencia de Emilio Escobar García.

El conjunto calabazón, dados los pocos contendientes, fue catalogado como de Primera Categoría participando en la temporada 40/41 con esmero pese a lo cual el Sport Club Badajoz, quien en el transcurso del torneo cambió a C.D. Badajoz, se llevó el título. El fútbol extremeño, muy endeble y desestructurado, todavía pudo organizar el campeonato 41/42 que fue a parar a las vitrinas blanquinegras, decidiendo la Federación Española al término de la campaña inscribir en bloque a todos los clubs de Primera Categoría extremeños en la Federación Regional del Sur ante la incapacidad de ésta.

Desaparecida la federación regional, aunque afiliado a la federación andaluza, el C.D. Don Benito declinó participar en el torneo reservado para el sector extremeño prefiriendo competir durante la campaña 42/43 en un campeonato paralelo con clubs de su entorno siendo ya presidente Luis Gómez Requena, jugando en el transcurso de los años 1941 y 1946 en el Campo del Colegio Corazón de María.

En la temporada 45/46 el C.D. Don Benito volvió a competir a nivel federado en un grupo de Primera Categoría organizado exclusivamente para los clubs extremeños, consiguiendo en 1946 adquirir y reparar el Campo de Las Albercas con el que esperaba, al fin, volver a la definitiva normalidad. Precisamente en ese año se solicitó a la Federación Española le incluyera en Tercera División, denegada por la falta de vacantes, proclamándose al término de la edición 46/47 campeón de Primera Regional. En 1947 accedió a la presidencia Antonio Parejo Lomba, siendo cuarto en la edición 47/48 y séptimo y colista en la sesión 48/49 en un año en el que no había dinero en las arcas y hubo que prescindir de algunos jugadores recurriendo en la campaña 49/50 a un plantel repleto de canteranos.

1950 – 1960

Con el cambio de década los escasos clubs extremeños inscritos en la Federación Regional del Sur abandonaron en bloque dicha territorial la cual pasó a denominarse Federación Andaluza de Fútbol, recuperando su autonomía dentro del fútbol español al quedar constituida el 5 de septiembre la actual Federación Extremeña de Fútbol . Este movimiento, deseado en la región desde hacía tiempo, arrastró a numerosos clubs a darse de alta para poder competir oficialmente creándose hasta tres categorías regionales según el nivel de cada club, continuando el C.D. Don  Benito ubicado en Primera Regional.

Presidido por Antonio Parejo Lomba, durante la temporada 50/51 los rojiblancos ocuparon el cuarto puesto en Liga, conquistando adicionalmente el Campeonato Regional de Aficionados para, en la campaña 51/52, terminar nuevamente en cuarto lugar. En la edición 52/53 accedió a la presidencia Tomás Zuloaga Rodríguez de Cela con quien el C.D. Don Benito dio un salto cualitativo y, con una excelente plantilla, consiguió el campeonato de Primera Regional yendo solapado el ascenso a Tercera División, un viejo sueño que se anhelaba desde hacía años y al fin se veía materializado. Paralelamente a estos hechos, la ciudad contó a partir de 1953 con una nueva sociedad, el Club Deportivo Balompié, inscrito en Tercera Regional desde donde empezó a forjar jóvenes jugadores de los cuales, los más destacados, pasaban a jugar en el primer equipo.

El estreno en Categoría Nacional se efectuó en la temporada 53/54 dentro del Grupo IV donde competían clubs extremeños, aragoneses, castellanos y madrileños, estos últimos pertenecientes entonces a la antigua región de Castilla La Nueva, ocupándose finalmente un notable sexto puesto con un Campo de La Alberca que se llenaba a rebosar cada encuentro. En 1954 la RFEF modificó la composición de los grupos y participantes de Tercera División pasando los clubs extremeños junto a los de Ciudad Real a formar parte del Grupo XIV, campaña en la cual el C.D. Don Benito fue el gran dominador conquistando por primera vez en su historia el título de la categoría. Este magnífico resultado le permitió acceder a la Fase de Ascenso a Segunda División, larguísimo torneo de ida y vuelta en el cual, dentro de cuatro grupos de ocho participantes cada uno sólo tenía premio el primer clasificado. Enrolado en el Grupo IV, los rojiblancos concluyeron sextos ascendiendo el Cádiz C.F.

En la temporada 55/56, continuando Tomás Zuloaga en la presidencia, el conjunto calabazón consiguió su segundo título consecutivo, en esta ocasión empatado a puntos con el C.D. Cacereño, disfrutando a continuación de una nueva oportunidad para ascender a Segunda División. En la Liguilla no hubo demasiada suerte y, con tres victorias y dos empates, terminó octavo y colista sufriendo grandes goleadas mientras el Córdoba C.F. lograba el ascenso. Llegada la campaña 56/57, la Federación Española realizó nuevos cambios y el Grupo XIII quedó reservado en exclusiva para los clubs extremeños. El C.D. Don Benito no estuvo tan afortunado como en los campeonatos anteriores siendo cuarto, un puesto que al menos le garantizaba la continuidad en la categoría.

Iniciada la edición 57/58, Don Benito vio cumplida la aspiración de disponer de un moderno recinto deportivo que sustituyese al viejo Campo de La Alberca, el flamante Estadio Municipal con pista de atletismo, tribuna y todas las comodidades de la época inaugurado el 10 de septiembre de 1957 con un encuentro entre el C.D. Don Benito y la primera plantilla del Club Atlético de Madrid con aplastante victoria de los forasteros por 1-12. En Liga, el torneo del Grupo XIV fue atractivo al sumarse a los clubs extremeños los clubs asociados a la Federación Castellana, siendo el C.D. Don Benito decimocuarto empatado a puntos con varios clubs y librándose del descenso por los pelos.

Alertada la directiva de la mala experiencia vivida en el torneo anterior, en 1958 se incorporaron nuevos fichajes que proporcionaron un salto cualitativo que les llevó a ser terceros tras C.F. Calvo Sotelo, de Puertollano y C.D. Villarrobledo, rozándose con ello la posibilidad de disputar la Promoción de Ascenso siendo menos positiva la campaña 59/60 en la cual se ocupó la decimoprimera plaza.

1960 – 1970

Los años sesenta siguieron contemplando a un club serio y firme dentro de su modestia, con ambición de seguir compitiendo en Tercera División y, si había ocasión, tratar de ascender a Segunda División. Sin embargo, del dicho a la realidad hubo un buen trecho y los rojiblancos empezaron la década luchando por no descender. En la temporada 60/61 se ocupó el decimoprimero puesto quedando a un paso de perder la categoría, desenlace que finalmente ocurrió cuando, en la campaña 61/62, después de ser decimotercero, tuvo que disputar una Promoción para mantener su plaza ante el aspirante S.D. Emeritense donde salió malparado al perder en el Estadio Municipal por 1-2 y luego en la vecina localidad de Mérida por 2-1.

Perdida la categoría, el C.D. Don Benito regresó a Primera Regional tras una década de ausencia con Antonio Parejo Lomba como presidente, no teniendo dificultades durante la edición 62/63 para alzarse con el primer puesto y obtener con ello el ascenso a Tercera División. El retorno a Categoría Nacional se efectuó en la temporada 63/64 dentro del Grupo XV donde militaban los clubs extremeños y los de la Federación Castellana ocupando el noveno puesto mientras, en la sesión 64/65, se retrocedió al decimoprimero puesto.

Con Francisco Sánchez Sosa en la presidencia, en la sesión 65/66 el conjunto calabazón ascendió hasta la séptima plaza, retrocediendo hasta el decimotercero puesto en la campaña 66/67, aunque distanciado en puntos de los puestos de abajo. En 1967 la Federación Española emprendió una gran reestructuración en el fútbol nacional que pretendía, siguiendo varias etapas, modernizar la composición y número de grupos en las distintas categorías. Para la temporada 67/68 se anunció que los clasificados entre los puestos decimoprimero y decimoctavo, ambos inclusive, perderían su plaza, no reforzándose el C.D. Don Benito lo suficiente para ser atrapado en este grupo con lo cual finalizó decimoséptimo y penúltimo con tan solo cinco victorias.

Alojado nuevamente en Primera Regional con Nicolás Sánchez Arellano en la presidencia, los rojiblancos resultaron segundos en la campaña 68/69 tras el C.F. Olivenza perdiendo una gran oportunidad de regresar a Tercera División, suceso que se repitió en la edición 69/70 cuando se le adelantó la A.D. Llerenense en unos tiempos donde el campeón ascendía directamente a l tercer nivel nacional. La afición en la ciudad no sólo estaba limitada a las evoluciones del C.D. Don Benito, existiendo otros clubs, alguno de ellos federado como el C.D. Recreativo Don Benito que competía en Segunda Regional.

1970 – 1980

Los años setenta fueron duros para el conjunto calabazón. Acomodado en Regional Preferente, nuevo nombre dado por la Federación Extremeña para la hasta entonces Primera Regional, la temporada 70/71 fue aciaga para sus intereses puesto que, sancionado con cuatro puntos menos por incidentes con el C.F. Imperio, de Mérida, acabó ocupando la sexta plaza. En la campaña 71/72 se subió hasta el cuarto puesto siendo peor la edición 72/73 cuando se terminó noveno alejado de los primeros puestos.

En la temporada 73/74, con José Jerez Iglesias como presidente, la plantilla luchó por estar arriba y alcanzar uno de los dos primeros puestos pero, superado por C.F. Extremadura y C.D. Diter Zafra, tuvo que conformarse con la tercera plaza. La campaña 74/75 fue decepcionante y, después de las expectativas planteadas, terminó en séptimo puesto, mejorándose un tanto en la sesión 75/76 cuando fue quinto, aunque sin opciones de estar más arriba en la clasificación.

En 1977 la Federación Española anunció que, para la temporada 77/78, iba a crearse una categoría puente entre la Segunda División por arriba y la Tercera División por abajo denominada Segunda División B para potenciar a los clubs modestos. Con vistas a ello a la Federación Extremeña le fueron asignadas tres plazas correspondientes a los tres primeros clasificados de la campaña 76/77, oportunidad que no desaprovechó el C.D. Don Benito al ser tercero en Liga tras C.F. Extremadura y U.P. Plasencia. Aupado a la Tercera División tras diez años de ausencia, esta categoría ya no era el tercer nivel nacional, sino el cuarto, quedando el club rojiblanco emplazado en el Grupo VI donde competían parte de los clubs extremeños, andaluces y norteafricanos ocupando el decimoséptimo puesto.

La temporada 78/79 fue similar a la anterior y se terminó en decimoquinta plaza, pasando parte de los clubs extremeños en la campaña 79/80 al Grupo V, entre ellos los rojiblancos, donde cohabitaban clubs madrileños, castellano-manchegos y canarios junto al C.D. Numancia y C.D. San Fernando gaditano siendo decimosegundo en un torneo donde los viajes fueron largos y demasiado costosos.

1980 – 1990

Al comenzar la década de los años ochenta los grupos de Tercera División fueron ampliados en número y en participantes quedando el C.D. Don Benito ubicado en el Grupo X junto a clubs norteafricanos, andaluces y extremeños. Los rojiblancos, presididos por Celestino Mera Aguacil-Carrasco, llevaron adelante un torneo fantástico en el que fueron segundos tras el Sevilla Atlético con veinte victorias, once empates y siete derrotas consiguiendo, según la reglamentación de la época, promocionar para intentar ascender a Segunda División B. En esta fase se encontró en Semifinales con el Catarroja C.F., perdiendo en la localidad valenciana por 2-0 y consiguiendo remontar en casa por 3-0. En la Final se topó con el Sporting Atlético imponiéndose por 0-2 en el encuentro de ida disputado en Gijón pero, cuando todo le era favorable, cayó derrotado en casa ante sus seguidores por 0-3.

En la campaña siguiente, 81/82, el nivel de juego bajó considerablemente y los resultados no fueron los apetecidos ocupándose el decimoprimero puesto, empeorándose en la edición 82/83 con una preocupante decimoquinta plaza. La demanda de las distintas federaciones territoriales por disponer de un grupo propio en Tercera División iba cuajando poco a poco y en 1983 le llegó el turno a la Federación Extremeña. Adjudicado por parte de la Federación Española el Grupo XIV en exclusiva, en la edición 83/84 se dieron cita en él los más distinguidos clubs de la región llenándose cada domingo los terrenos de juego con aficionados que deseaban ver a sus mejores sociedades en liza. El C.D. Don Benito, potenciada su plantilla, acabó en quinto puesto, retrocediendo a la novena plaza en la sesión 84/85.

En la temporada 85/86, presidido el club rojiblanco por José Luis Poderoso Cortijo, se pudo reunir una buena plantilla que proporcionó grandes alegrías a la afición manteniendo un gran duelo con el C.D. Badajoz y el C.P. Cacereño en el que resultó segundo a diez puntos de los blanquinegros. Debido al sistema competitivo los calabazones no lograron promocionar, pero al menos se dejó un gran sabor de boca. En 1986, siguiendo la Federación Española con sus constantes reformas en la categoría, se decidió aumentar el número de grupos y participantes en Segunda División B concediéndose a la Federación Extremeña tres plazas en dicha categoría. El campeonato 86/87 fue debido a ello emocionante pero el C.D. Don Benito, en un mal año, no estuvo a la altura y concluyó noveno dejando pasar una gran ocasión de ascender.

Ausentes parte de los más destacados clubs regionales en el Grupo XIV, durante el verano de 1987 los rojiblancos se reforzaron considerablemente con la llegada de buenos jugadores que aumentaron el nivel de la plantilla y en un emocionante torneo donde se disputó la primera plaza hasta el final con el Mérida C.P. con el que se empató a puntos, igualados en los distintos criterios que establece la competición se tuvo que disputar un encuentro de desempate donde el C.D. Don Benito se impuso ante el conjunto pecholata por 2-1 consiguiendo el ascenso directo a Segunda División B por primera vez en su historia.

El ascenso al tercer nivel nacional se vivió en la ciudad con gran ilusión y para la campaña del debut 88/89 llegaron nuevos incorporaciones a la plantilla. El club quedó ubicado en el Grupo III donde competían extremeños, canarios, castellano-leoneses, andaluces, madrileños y castellano-manchegos teniéndose numerosos problemas para puntuar lejos de casa, motivo por el cual terminaron decimonovenos y penúltimos con nueve victorias y diez empates a cuatro puntos de la permanencia. Descendidos a Tercera División, la edición 89/90 fue competida hasta el último encuentro pero en los momentos cruciales faltó algo de chispa y el equipo quedó en tercera posición superado por escaso margen detrás de C.F. Extremadura y C.P. Cacereño.

1990 – 2000

Los años noventa no fueron especialmente amables con el conjunto extremeño. El sistema competitivo implantado por la Federación Española establecía para los primeros cuatro clasificados de cada grupo de Tercera División la disputa de una Promoción donde, sólo el primer clasificado, tenía derecho al ascenso. El método, idóneo para hacer recaudaciones pero costoso y perverso si no se ascendía, fue cruel con los rojiblancos disputando hasta siete Promociones donde, por una causa u otra, nunca se obtuvo el premio deseado.

En la temporada 90/91 se logró el título de la categoría quedando un punto por delante del C.P. Cacereño, pero en la Promoción fue el Racing Club Portuense quien se llevó el gato al agua aventajando a los rojiblancos en dos puntos, quedando últimos clasificados Mármol Macael C.D. y U.D. Socuéllamos C.F. Perdida la ocasión, en la campaña 91/92 se fue cuarto en Liga empatado a puntos con C.P. Cacereño y Moralo C.P. mientras primero resultó la U.P. Plasencia, accediendo a una Promoción donde terminó colista precedido por Écija Balompié, Talavera C.F. y Vélez C.F. Para la edición 92/93 se preparó una plantilla de garantías con el ánimo de no fallar, encontrándose con un flamante Moralo C.P. quien le arrebató el título por un escaso punto. En la Promoción, sin embargo, después de tanta expectativa su participación fue calamitosa consiguiendo una sola victoria y el último puesto precedido por Talavera C.F., C.P. Almería y C.M.D. San Juan.

Tras la frustración de la temporada anterior y el mal torneo que se disputó en la Promoción, para la campaña 93/94 se incorporaron nuevos jugadores que no dieron el resultado esperado pese a ser cuartos en Liga. La forma de clasificarse para la Promoción no invitaba al optimismo cumpliéndose las expectativas en dicha fase al ser colista precedido por C.P. Almería, U.D. Los Palacios y C.P. Villarrobledo. Empeñados en conseguir el ascenso de categoría, en la edición 94/95 se apostó por nuevos jugadores que, en medio de un apasionante torneo, conquistaron el primer puesto en Liga con un punto de ventaja sobre el Jerez C.F. La Promoción fue una historia diferente y no se pudo alcanzar a un destacado C.D. Utrera, siendo tercero tras C.P. Ejido mientras el C.D. Torrijos fue colista.

Las cinco Promociones consecutivas sin premio causaron un lógico desgaste tanto en directivos como en aficionados, alimentándose con ello la idea de que ascender con este sistema competitivo era casi utópico. En los años siguientes se bajó el presupuesto y las plantillas armadas para competir en el Grupo XIV anduvieron lejos de los primeros puestos aunque siempre hubo buenos encuentros que entretuvieron a los espectadores que se dieron cita en el Estadio Municipal. Así pues en la temporada 95/96 se resultó séptimo y en la campaña 96/97 sexto, causando malestar entre la afición el juego desarrollado en la sesión 97/98 en la que se retrocedió hasta la décima plaza.

Tan negativa experiencia demandó de la directiva rojiblanca un cambio de dirección, efectuándose una revolución en la plantilla que trajo consigo el tercer puesto en la temporada 98/99 quedando a un punto de la S.P. Villafranca y a dos del líder C.D. Grabasa Burguillos. Clasificado para disputar la Promoción después de varios años de ausencia, en este torneo las cosas se torcieron pronto y el platel extremeño quedó tercero tras Dos Hermanas C.F. y Málaga C.F. “B”, siendo la última plaza en litigio para el Albacete Balompié “B”. La campaña 99/00 discurrió en Liga por cauces similares al torneo anterior, quedando en esta ocasión segundo a un punto del C.P. Mérida “B”, destacado equipo dependiente del conjunto pecholata que concurría en Segunda División. Obtenido el pase para disputar la Promoción, el C.D. Don Benito realizó un gran torneo, pero no lo suficiente para desbancar al Algeciras C.F. del que le distanciaron dos puntos, acompañándoles en la fase U.D. Maracena y C.D. Torpedo 66 de la localidad toledana de Cebolla. Concluido el torneo y cuando nadie lo esperaba, el 31 de julio de 2000 el C.P. Mérida, SAD fue descendido a Segunda División B por impago a su plantilla, significando este paso la gota que colmaba el vaso de agua. Con una deuda próxima a los dos millones de euros, el conjunto pecholata acabó desapareciendo creándose una vacante en la categoría de bronce que fue ofrecida al C.D. Don Benito quien, gustosamente, aceptó tan gustoso regalo.

2000 – 2010

Conseguido en los despachos un ascenso que por insistencia sin duda había merecido, la temporada 00/01 se encaró con relativo optimismo consciente de que el reto de jugar en Segunda División B era algo más que complicado, máxime cuando la notificación llegó demasiado tarde y con una plantilla creada para jugar en Tercera División. La experiencia, como ya ocurrió en su comparecencia anterior en la categoría, resultó un fiasco con Peio Bengoetxea en el banquillo sumando tan sólo cuatro victorias y once empates, concluyendo decimonoveno tras la retirada del C.P. Almería.

Concursar en Segunda División B, a pesar de que no se cumplió el objetivo de la permanencia, resultó atractivo para los dombenitenses intentando en lo sucesivo, como ya sucediera en las décadas anteriores, regresar lo antes posible. En la campaña 01/02, con un gran plantel, se hizo todo lo posible por terminar primero pero un intratable C.P. Cacereño cantó el alirón al sumar más de cien puntos. Clasificado para la Promoción, en esta fase se obtuvo una sola victoria culminando su participación en tercer puesto tras C.D. Linares y Real Club Recreativo de Huelva “B”, siendo colista el C.P. Villarrobledo. Después de tan desagradable final, en la edición 02/03 se volvió a la carga con el objetivo del ascenso como trasfondo encontrándose en Liga con un sorprendente A.D. Cerro de Reyes Badajoz Atlético que se llevó el título arrasando en el Grupo IV mientras los rojiblancos, segundos, cedían dos derrotas y anotaban ciento dos goles. En la Promoción, todo un calvario, una derrota en Tomelloso en el último encuentro de la liguilla supuso no materializar el soñado ascenso yendo a parar al Tomelloso C.F. mientras tercero y cuarto eran respectivamente C.P. Granada 74 y Club Atlético Lucentino.

Llegados a la sesión 03/04, los rojiblancos conquistaron el título de la categoría con bastante holgura respecto a su inmediato perseguidor, el C.D. Diter Zafra, accediendo a una nueva Promoción en la que podía suceder cualquier cosa. Cambiado el sistema competitivo para tratar de ascender a Segunda División B con eliminatorias directas, en Semifinales se superó al C.D. San Fernando empatando 1-1 en la localidad gaditana y venciendo en casa por 1-0, disputando a continuación la gran Final en la que, con mucha ilusión y sobretodo ganas, se perdió ante el C.P. Granada 74 en la capital andaluza por 2-1 y una semana después, en casa, se consiguió una victoria por 5-0 y el ansiado ascenso a la categoría de bronce nacional.

La temporada 04/05 significó su tercera participación en Segunda División B. Con inicialmente el técnico Javier Pereira sustituido luego por José Escalante por los malos resultados, ninguno de los dos fue capaz de enderezar el rumbo del club rojiblanco quedando la salvación a diez puntos de distancia dentro d un complicado el Grupo IV donde compitieron clubs extremeños, andaluces, murcianos, castellano-manchegos y norteafricanos. Dueño de la decimoctava plaza, perdió rápidamente la categoría. En lo sucesivo, tal como se esperaba para una sociedad de cabecera en el Grupo XIV de Tercera División extremeño pero muy frágil en la división de bronce, se afrontó el torneo extremeño con la mayor de las ambiciones ocupándose el tercer puesto en la campaña 05/06 tras el C.F. Villanovense y la A.D. Cerro de Reyes Badajoz Atlético. Obtenido el pase para la Promoción, las Semifinales no se pudieron superar encontrándose con un serio C.D. Guadalajara que le puso las cosas muy complicadas después de ganar los rojiblancos en casa por 1-0 y ser derrotados una semana después en la capital alcarreña por 2-0.

En la campaña 06/07 se escaló un puesto en el campeonato extremeño concluyendo segundo empatado a puntos con el Jerez C.F., perdiéndose el primer puesto a consecuencia del gol average particular desfavorable con los verdinegros. En las Semifinales de la Promoción se consiguió eliminar al Club Portugalete; empate 0-0 en la localidad vizcaína y victoria en casa por 1-0, perdiendo todas las opciones de ascenso en la Final al hacer derrotado en casa por 0-2 ante el Real C.D. La Coruña “B” y luego empatar 1-1 en la capital gallega. En la edición 07/08 se subió un peldaño más hasta llegar a la cúspide conquistando el primer puesto con Jacinto Fernández Ruiz en la presidencia y José Agustín Izquierdo en el banquillo, creándose serias expectativas de ascenso cuando se eliminó al C.D. Móstoles en Semifinales perdiendo en la ciudad madrileña por 1-0, pero remontando luego en casa con una victoria por 3-0 y quedando todo diluido cuando, en la Final, después de perder ante el ibicenco S.C.R. Peña Deportiva, de Santa Eulária d’es Riu, en el encuentro de vuelta no se pasó del empate 0-0.

Después de de tres intentos consecutivos frustrados para acceder a la Segunda División B, en la temporada 08/09 llegó el cuarto al ser precisamente cuarto en el campeonato extremeño del Grupo XIV. La Promoción, casi siempre adversa para sus intereses y donde se estrenó un nuevo formato con el fin de dar mayor oportunidad a los campeones respectivos de cada grupo de Tercera División, fue un nuevo fracaso. Superados los Cuartos ante la A.D. Parla la empatar 0-0 en casa y 1-1 en la localidad madrileña, las Semifinales ante el Real C.D. Mallorca “B” se le atragantaron perdiendo 0-1 en casa y luego en la capital balear por 2-0.

En julio de 2009 la corporación municipal dombenitense decidió renombrar el recinto de juego del C.D. Don Benito titulándolo Estadio Municipal Vicente Sanz en honor al que fuera presidente fundador del club y una de las personas que intervinieron en la primitiva Federación Regional Extremeña de Clubs de Foot-ball. En cuanto al campeonato de la campaña 09/10 se cerró con el octavo puesto, plaza que disgustó a la afición quien esperaba algo más.

2010 – 2020

La segunda década del siglo XXI empieza en términos parecidos a como termina la última temporada de la anterior, con el equipo fuera de los puestos de Promoción ocupando en esta ocasión el octavo puesto. En la campaña 11/12 llegan nuevos jugadores y se alza el nivel cualitativo terminándose en Liga con el cuarto puesto. Clasificado para la Promoción, en esta fase extra inicia su recorrido jugando en Cuartos ante el Unión Estepona C.F. empatando 1-1 en casa y cayendo derrotado por 1-0 en la localidad malagueña, resultados con los que queda fuera de la competición. En la edición 12/13 los rojiblancos son terceros en Liga tras Extremadura U.D. y U.D. Badajoz a los que no puede hacer frente, accediendo a una Promoción donde en Cuartos elimina al C.D. Covadonga; 0-3 en el encuentro disputado en Oviedo y victoria por 2-0 en el Estadio Municipal, cayendo en Semifinales ante la U.B. Conquense después de empatar en casa 0-0 y caer derrotado en la capital castellano-manchega por 1-0.

A partir de 2013 el presupuesto del C.D. Don Benito sufre un notable retroceso debido a los dispendios económicos invertidos en tratar de alcanzar los primeros puestos y producto de las deudas contraídas, reflejándose en las plantillas que no reúnen jugadores con la calidad necesaria para estar arriba. Con estos mimbres en la edición 13/14 se ocupa la séptima plaza repitiendo puesto en la sesión 14/15. En 2015 accede a la presidencia del club Pedro Montero Andújar quien se propone reducir primero la deuda y luego, cuando se tenga la posibilidad, tratar de luchar por alcanzar un puesto en Segunda División B. En la campaña 15/16 se finaliza en quinto puesto, aunque muy alejado en puntos de los cuatro primeros clasificados, siendo sexto en la edición 16/17 pero a tan sólo seis puntos de entrar en la Promoción.

En la temporada 17/18, siguiendo Pedro Montero en la presidencia, se ficha al técnico Juan García para volver a dejar al C.D. Don Benito en los puestos que dan opción a promocionar, cuajándose una magnífica plantilla que mantiene durante todo el torneo un intenso duelo con el C.P. Cacereño y la U.P. Plasencia de la que saldrán victoriosos con el primer puesto. Clasificados para disputar la Eliminatoria de Campeones, los rojiblancos se enfrentan al Unionistas de Salamanca C.F., conjunto campeón de Castilla y León con el que empatan 0-0 en la capital charra y doblegan en un rebosante Estadio Municipal por 1-0 con gol de David Amorín consiguiendo el ascenso directo a Segunda División B.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2007).
  • Anuarios de la RFEF.
  • La Vanguardia. Diario.
  • Hoy. Diario.
  • La Libertad. Diario.
  • El Correo Extremeño. Diario.
  • El Periódico de Extremadura. Diario.
  • El Correo de la Mañana. Diario.
  • www.disancor.blogspot.com Blog cultural.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

  • www.cddonbenito.com (Web oficial).