Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Historial del Club de Fútbol Badalona

 

titular Badalona

 

Escudo C.F. Badalona

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club de Fútbol Badalona
  • Ciudad: Badalona
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 6 de junio de 1909
  • Fecha de federación: 1909

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Foot-ball Club Badalona (1909-1933)
  • Badalona Esport Club (1933-1941)
  • Club de Fútbol Badalona (1941- )

TÍTULOS NACIONALES:

 1 Liga de Segunda División B

  • 2005/06

6 Ligas de Tercera División

  • 1932/33
  • 1945/46
  • 1946/47
  • 1960/61
  • 2002/03
  • 2003/04

1 Copa RFEF

  • 2004

ESTADIO:

  • Nombre: Estadi Municipal de Badalona
  • Año de inauguración: 25 de enero de 2017
  • Cambios de nombre:
  • Estadi Municipal de Badalona (2017-)
  • Capacidad: 4.170 espectadores

estadio Municipal de Badalona

OTROS ESTADIOS:

  • Camp del Carrer del Manresà (1909-1933)
  • Camp de Sant Adrià / Colonia Artigas (1933-1936)
  • Camp del Centenari (1936-2017)
  • Estadi Municipal (2017- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CF Badalona

 

ESCUDOS DEL CLUB DE FÚTBOL BADALONA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL CLUB DE FÚTBOL BADALONA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BADALONA:

Situado a escasa distancia de Barcelona de cuya área metropolitana forma parte, el municipio de Badalona es un antiguo asentamiento junto al mar testigo del paso de diversas culturas que han ido depositando huella entre sus gentes. Con cerca de doscientos veinte mil habitantes, hoy en día la localidad es la tercera en población de Cataluña habiendo dejado atrás un importante patrimonio industrial producto de un esplendoroso pasado sustituido, desde hace varias décadas, por una importante reconversión en la que el sector servicios ha tomado la iniciativa unido al reclamo turístico de sus playas.

En cuanto al origen del fútbol en la ciudad, este se remonta a los primeros años del siglo XX cuando, notablemente influenciados por el desarrollo de este deporte en la vecina capital regional, jóvenes badaloneses quedaron prendados por una actividad en la que Barcelona era líder en España por su gran cantidad de clubs decidiendo crear el suyo propio. Este paso se dio a principios de 1905 con la constitución del Foot-ball Betulo Club, neonata sociedad formada por jovencísimos muchachos pudientes en edad estudiantil quienes, aprovechando el espacio existente en la Plaza del Sol, despejando las piedras que molestaban solían ejercitarse cada día para aprender el manejo del balón. Aprendidas sus artes y con cierto grado de atrevimiento, rápidamente trazaron amistad con los dirigentes de los prestigiosos Catalá Sport Club e Internacional Foot-ball Club, ambos de Barcelona, invitándolos para subir hasta Badalona donde en repetidas ocasiones entre los meses de abril y julio se disputaron varios encuentros en la Plaza del Sol con concurrencia de público de todas las edades.

La bisoñez de aquellos adolescentes que vestían camisa partida a dos mitades blanca y azul con pantalón azul les privó de poder alquilar un espacio más idóneo para poder jugar y así crecer como era su deseo, debiéndose buscar la vida en una localidad que por entonces rozaba los veinte mil habitantes hasta que al fin se halló un animoso grupo formado por jóvenes amantes del sport quienes, rozando o superando escasamente la mayoría de edad, estaban decididos a crear una sociedad donde tuvieran cabida varias disciplinas.

Atraídos por la bicicleta, el balón, los ejercicios gimnásticos y los atléticos, amén de actividades culturales, aquellos entusiastas que solían reunirse en el Casino Nuevo Apolo dejaron el domingo 18 de marzo de 1906 constituida la sociedad Betulo Sports, siendo su primer presidente Enrique De la Cantera mientras Andrés Le Boeuf ocupaba la vicepresidencia, Juan Miralles era nombrado tesorero y Gustavo Broglia tesorero. Club polideportivo donde los haya y pionero en aquellos tiempos, para un mejor funcionamiento y gusto de sus integrantes la sociedad fue estructurada en varias en varias secciones siendo encargada la ciclista a Juan Torras, la de tiro al pichón a Carlos Pinazo, la de gimnasia a Francisco Viñas que apenas un año antes jugaba en el Foot-ball Betulo Club, la de fotografía a Francisco Soler Badía, la de frontón a Luis Polanco y la de fútbol a Emilio Walter, fundador del Foot-ball Betulo Club en 1905 junto a Francisco Viñas.

Aquel nutrido grupo de sportmen pronto alquilaron unos terrenos en la Calle del Manresá, junto a la carretera de Montgat, donde habilitaron una pista para la actividad ciclista quedando su interior reservado para las actividades a campo abierto donde destacaba el fútbol, equipo que se enfrentó a lo más destacado del panorama barcelonés, incluso atrajo al equipo reserva del F.C. Barcelona.

HISTORIA DEL CLUB DE FÚTBOL BADALONA:

1909 – 1910

El crecimiento del fútbol a nivel nacional con la fama adquirida por el Campeonato de España y anteriormente del fútbol barcelonés organizado en torno a la Asociación de Clubs de Foot-ball de Barcelona nacida en 1902 y, luego, desde 1906 con la Federación Catalana de Clubs de Foot-ball, no pasó de puntillas por la localidad costera y después de tres años en los que el fútbol era la actividad más destacada del Betulo Sports habiendo sumado varios trofeos conseguidos en torneos patrocinados por el comercio y en las fiestas locales, algunos de sus integrantes decidieron escindirse de la sociedad que presidía desde abril de 1908 el señor J. Pavillard y constituir una nueva con plena dedicación al balompié contando con plena independencia y así encarrilar un futuro con más perspectivas de éxito.

El domingo 6 de junio de 1909 quedaba constituido el Foot-ball Club Badalona bajo la presidencia de un imberbe Francisco Viñas Bosch que apenas contaba catorce años de edad, alcanzándose un acuerdo con el Betulo Sports para poder emplear el interior de la pista del Camp de la Calle del Manresá como feudo. La nueva sociedad, nacida con el ímpetu característico de la juventud y no exenta de buenas maneras, pronto comprometíó encuentros frente a clubs barceloneses haciendo uso inicial de un uniforme provisto de camisa partida a dos mitades azul y grana con pantalón blanco, ingresando en la Federación Catalana para ejercer de forma oficial.

La coincidencia de sus colores y casi idéntica denominación con los del F.C. Barcelona no gustó en la directiva de la principal sociedad de la ciudad condal que elevó su protesta hasta la Federación Catalana, haciendo ésta caso e insistiendo hacia el club badalonés para que modificara su uniforme, deseo que fue ratificado en 1910 con la permuta de la camisa que varió a una azul con puños, cuello y botonera granate mientras el pantalón, blanco desde el inicio, años después pasó a azul.

1910 – 1920

La evolución del club badalonés fue hacia arriba dentro de un fútbol totalmente amateur, siendo que a finales de 1912, debido a profundas discrepancia del F.C. Barcelona con la forma en que la Federación Española de Clubs de Foot-ball regía el destino de este deporte a nivel nacional acusando a sus dirigentes de poca profesionalidad, motivó que este club tirara del carro influyendo en otros clubs de la región para independizarse de la Federación Catalana de Clubs de Fútbol quedando el 29 de noviembre de 1912 constituida la Foot-ball Asociación de Cataluña. Adscrita a la Unión Española de Clubs de Foot-ball, el F.C. Badalona se unió junto a los azulgranas a los clubs rebeldes protagonizando en la temporada 12/13 un campeonato paralelo en el que se proclamó vencedor de Primera Categoría B, volviendo en septiembre de 1913 todas las aguas a su cauce con la constitución de una nueva Federación Española y una nueva Federación Catalana.

Conquistada por méritos deportivos una plaza en Primera Categoría A, la máxima competición regional, los badaloneses se asentaron en esta división durante tres temporadas hasta que, al termino de la campaña 15/16, regresaron a Primera Categoría B donde se estancaron. En aquellas fechas el F.C. Badalona empezó a usar el pantalón azul, coincidiendo con una demanda por parte de sus jugadores de percibir una remuneración a través del club. El profesionalismo empezaba a despuntar con fuerza y jugar por jugar había pasado a la historia.

1920 – 1930

Paralelamente a estos hechos, a finales de la década de los años diez y durante los primeros años veinte surgieron en la localidad otras sociedades dentro de un marco que contemplaba una población de treinta mil habitantes. La industria textil, diversas empresas químicas, licoreras y de otras finalidades atraían a migrantes de todo el país en busca de fortuna, constituyéndose en 1919 el Artiguense F.C., sito en el barrio de Artigas que empleaba camisa roja con pantalón blanco compitiendo en Segunda Categoría a principios de los años veinte, el F.C. Levante que jugaba en las instalaciones de la Fábrica Cros y el F.C. Cataluña que adquirió un cierto nivel alcanzado la Segunda Categoría terminando en 1925 fusionados levantinistas y catalanistas en el Cataluña-Levante F.C.

Concluida la temporada 25/26 el F.C. Badalona se proclamó campeón de la Serie B ascendiendo a la Serie A donde se encontraba la élite del fútbol catalán, coincidiendo el verano de 1926 con la fusión que mantuvieron el Artiguense F.C. con el Cataluña-Levante F.C. para dar lugar al Artiguense-Levante F.C. y así defenderse de su precariedad continuando compitiendo en una Segunda Categoría que era, de facto, el tercer nivel. En cuanto a los escapulados, su participación en la Serie A mostró tumbos con perdiéndose la categoría al término de la temporada 27/28 tras dos años para recuperarla a la conclusión de la campaña 28/29.

1930 – 1940

Tras este ascenso empiezan a despuntar, vistiendo un cuello bastamente blanco que deriva en el escapulario tan característico que se conserva hoy y consiguen entrar en las Fases Finales o, como se conocía en la época, Tercera División de los años treinta, destacando la conquista de la edición 32/33. En la Promoción de Ascenso a Segunda División son eliminados por el Elche F.C.; 3-0 en casa y 4-0 en la ciudad alicantina. El conjunto costeño que desde 1932 juega en el Campo de Sant Adrià propiedad del F.C. Artiguense y como consecuencia de su mayor aforo y dimensiones, establece relaciones con el club vecino bajo la premisa de integrarlo en su estructura y de paso darle un aire más multideportivo, creándose varias secciones para la cabida de otros deportes.

En febrero de 1933 el F.C. Badalona confirma la fusión con el Artiguense-Levante F.C., pasando a integrase este último dentro del F.C. Badalona y su denominación pasa a ser Badalona Esport Club, cambio que no será efectivo oficialmente hasta la temporada siguiente 33/34, concluyendo el todavía vigente campeonato 32/33 ambos clubs con sus respectivos nombres. En el verano de 1933 se realizan obras en el Campo de Sant Adrià dotándolo con una pista exterior de ceniza para la práctica de actividades atléticas, convirtiéndose el renovado feudo badalonés en uno de los más importantes del país. En la temporada 34/35 es sexto en el Campeonato Superregional y consigue ingresar en la reformada Segunda División, resultando finalmente sexto.

En la campaña inmediata es subcampeón del Superregional catalán y cuarto en la categoría de plata nacional, sorprendiéndole la Guerra en julio de 1936 cuando se disponía a inaugurar sus nuevas instalaciones de la Avenida de Navarra, un flamante estadio con tribuna y todas las comodidades de la época . Esta se produce finalmente el 11 de octubre frente al F.C. Barcelona. La lejanía del frente bélico de tierras catalanas propició la disputa del Campeonato Regional de 1936, concluyendo los escapulados en sexto y último puesto, clasificación que le obligaba a realizar una Promoción para mantener su plaza en Primera Categoría A y que además le pesó como una losa impidiendo su participación en la Liga del Mediterráneo de principios de 1937 protagonizada por clubs catalanes y valencianos.

Avanzado 1937 se disputó el Campeonato Regional nuevamente con la presencia de los escapulados, teniendo estos mayor fortuna y terminando terceros, competición a la que le siguió en orden cronológico la Lliga Catalana de 1938 en sustitución de la Liga del Mediterráneo, torneo este que no se pudo llevar a cabo ante la ausencia de clubs valencianos en lo que se pretendía ser una reedición del año anterior. El Badalona E.C. no realizó un buen campeonato y finalizó séptimo de un total de diez participantes. A partir de otoño de 1938 la guerra se recrudece y las tropas nacionales avanzan en Cataluña, desapareciendo casi en su totalidad el fútbol.

1940 – 1950

Tras la Guerra, el Badalona E.C. reemprende su actividad siendo cuarto en el Campeonato catalán y octavo en el de Segunda División, mientras que en la edición 40/41 es duodécimo y colista en la categoría de plata, perdiéndola. El 1 de enero de 1941 cambia su denominación ante la obligatoriedad de cumplir la Ley que prohíbe los extranjerismos, pasando a ser conocido como Club de Fútbol Badalona. Deportivamente el club experimenta un receso deportivo y durante las cuatro temporadas siguientes permanece en Regional, hasta que en la sesión 44/45 consigue ascender a Tercera División.

Una vez instalado en esta toma aire apoyado por el entramado industrial local y se proclama Campeón en la edición 45/46, quedando cuarto en la Fase Intermedia. En la campaña 45/46 repite título y es segundo en la Fase Intermedia, al igual que en la Fase Final tras el C.D. Mestalla, lo cual la vale el ascenso a Segunda División. Tras ser décimo en la campaña 47/48 es decimotercero en la 48/49, quedando relegado al decimoquinto en la edición 49/50. Esta plaza le obliga a defender la categoría frente al aspirante C.D. Tortosa, imponiéndose los escapulados a partido único disputado en Lérida por 6-1.

1950 – 1960

Los años cincuenta empezaron con el C.F. Badalona teniendo continuidad en Segunda División, una categoría por entonces bastante cara, con largos desplazamientos, pero con un elevado nivel deportivo. Presidía en la temporada 50/51 el club escapulado Jaime March Blanch consiguiendo ser decimotercero con gran esfuerzo para evitar perder la categoría. En la campaña 51/52, sin embargo, el torneo fue distinto. Su incapacidad para sumar puntos a domicilio le acabó pasando factura concluyendo en decimoquinto puesto con siete victorias en su haber, plaza que le condenaba a descender a Tercera División.

Relegado al tercer nivel nacional, el conjunto costero afrontó la edición 52/53 con el ánimo de recuperar la categoría recién abandonada sin suerte pues, cuarto en Liga, el tren del ascenso pasó de lado. En lo consecutivo sus deseos de estar en la parte noble pronto se desvanecieron al ser decimoprimero en la sesión 53/54 y octavo en la temporada 54/55, mejorándose en la campaña 55/56 con un quinto puesto antesala de lo que sería la siguiente sesión 56/57 en la que resultó subcampeón a un solo punto de la U.D. Sans. Clasificado para disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División, a los escapulados les tocó en suerte dentro de las Semifinales un viejo conocido como el barcelonés U.D. Sans, poderoso rival con el que perdieron 4-0 en la ida y al que luego, en casa, derrotaron por un escaso 2-0 terminando sus posibilidades de progresar hasta la categoría de plata.

Perdidos algunos mimbres importantes tras la conclusión de tan significante torneo, la campaña 57/58 no complació a nadie siendo decimocuarto en Liga, puesto accidental que fue mejorado en la edición 58/59 con el sexto puesto. Acostumbrado el público que asistía cada fin de semana de partido al Campo de la Avenida de Navarra a una categoría también interesante como la Tercera División, máxime en un Grupo VI de máxima rivalidad enteramente compuesto por clubs catalanes, la sesión 59/60 daría conclusión a la década con el octavo puesto.

1960 – 1970

Iniciados los años sesenta el C.F. Badalona contaba con un notable presupuesto que destacaba dentro de los clubs que participaban en la Tercera División catalana que gestionaba dos grupos en la categoría. Esta sutil ventaja le convertía en aspirante al título cada temporada y, por supuesto, en favorito para conseguir el ascenso a Segunda División pero, contrariamente a lo deseado en el seno del club, éste se resistiría más de la cuenta.

En la temporada 60/61, formando parte del Grupo VI, consigue proclamarse Campeón de su grupo con bastante holgura pero alcanzada la Final de la Fase de Ascenso es eliminado por el Albacete Balompié; 1-0 en la ida y un sufrido 1-1 en casa que le apartan de un merecido ascenso. En la campaña 61/62, frustrados por la mala suerte del torneo precedente, se volverá a la carga con una plantilla a priori ganadora que luego, visto el desarrollo de la Liga, decepcionará con el sexto puesto. El soñado ascenso a la categoría de plata se materializará en la edición 62/63 siendo Jaime Tejedor Bertrán presidente cuando, tras ser segundo en Liga  a escasos dos puntos del C.D. Fabra y Coats barcelonés, recorriendo el camino más largo sea capaz en la Promoción de Ascenso de eliminar en Cuartos al Palencia C.F.; 3-1 en casa y 0-0 en la vuelta, a la Ag.D. Rayo Vallecano en Semifinales; 2-4 en Madrid y 1-0 en casa y al C.D. Cartagena en la Final; 3-1 en casa y empate 1-1 en la ciudad departamental ante la alegría de sus incondicionales.

Conseguido el ascenso a Segunda División el conjunto escapulado se encuentra con una categoría subdividida en dos grupos, uno correspondiente a los clubs situados en el norte peninsular y otro para los del sur quedando en la sesión 63/64 encuadrado en el Grupo I o Norte donde finaliza decimocuarto y debe promocionar frente a la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega para defender su plaza en la categoría, objetivo que alcanza fácilmente después de imponerse 1-3 en la ida y vencer contundentemente 6-1 en casa. En la temporada 64/65 el Campo de la Avenida de Navarra será testigo de un nuevo decimocuarto puesto por lo que, por segunda ocasión consecutiva, deberá promocionar para mantenerse en tan complicada categoría. En esta ocasión el aspirante será el C.D. Cartagena quien, ahora con más dificultades, le presione venciéndole 3-1 en la ciudad departamental ante lo cual los escapulados deberán esforzarse en casa imponiéndose por 4-1 con mucho miedo en el cuerpo.

En la campaña 65/66 no se sufrirá tanto como en las dos precedentes y la plantilla cuaja un meritorio torneo quedando decimosegunda en Liga, puesto que será superado en la sesión 66/67 con una décima plaza siendo presidente Santiago Schildt Blanch que se convertirá en la mejor de este ciclo en Segunda División. Relevado Schildt por José Torras Trías en 1967, su estreno coincidirá con el anuncio por parte de la Federación Española de la reducción de la categoría a un grupo único por lo que los clasificados entre los puestos noveno y decimosexto, ambos inclusive, descenderán a Tercera División. El C.F. Badalona durante la sesión 67/68 hace un gran esfuerzo por quedar entre los ocho primeros clasificados pero la mala fortuna hace que termine noveno a dos puntos del objetivo y se vea arrastrado a un descenso muy poco deseado.

El regreso a Tercera División le contemplará en el Grupo IV catalán donde en la temporada 68/69 ocupa la cuarta plaza, siendo más favorable la campaña 69/70 en una categoría sometida a continua reestructuración en la que es segundo a dos puntos del C.D. Terrasa perdiendo una inmejorable oportunidad de ascender directamente a Segunda División. Por esta mencionada categoría de grato recuerdo en la memoria del club catalán pasarán durante sus cinco temporadas jugadores como los porteros Magín, Chomin, Manolín y Casañ, los defensas Arenós, Rangil, Catallops, Ricardo Moreno, Barberá, Barnils y Torres, los centrocampistas Florit, Ruiz, Vázquez, Taulats y Gasull y los delanteros Toll, García Sáiz, Forcén, Vinacua e Ilundain entre otros.

1970 – 1980

Iniciados los años setenta Badalona superó los ciento sesenta mil habitantes y la importante industria local manifestó atravesar una gran crisis económica empezando a retirar el soporte económico al club coincidiendo con el comienzo de una reestructuración en la Tercera División que quedaba reducida a cuatro grupos con ochenta participantes. La dificultad para estar arriba de la tabla clasificatoria a priori se incrementaba pero, desde la directiva que seguía encabezando José Torras Trías, había confianza en realizar un buen papel. El C.F. Badalona pasó a formar parte del Grupo III donde compitieron clubs catalanes, valencianos y baleares debiendo apretar de lo lindo para evitar entrar en los puestos de Promoción de Descenso que eran cuatro. Decimoprimero finalmente, dos puntos le separaron de meterse en problemas, destino que no se pudo salvar de modo alguno en la campaña 71/72 cuando, decimoséptimo, perdió la categoría descendiendo a Regional Preferente.

Esta división, cuarta a nivel nacional en aquella época, fue un palo muy duro para los aficionados quienes, en poco tiempo, habían pasado del fútbol profesional a una categoría regional con oponentes escasamente atractivos. Tocado en lo deportivo y fundamentalmente en los económico, al C.F. Badalona le costó aclimatarse a su nuevo destino siendo quinto en la edición 72/73 y décimo en la sesión 73/74. El club escapulado iba de mal en peor y en la temporada 74/75 se tocó fondo al ser vigésimo y colista en un nefasto torneo donde sólo se sumaron nueve victorias añadiendo un nuevo descenso, en esta ocasión a Primera Regional, el quinto nivel del fútbol español. La frustración se apoderó del corazón de todos sus seguidores, incluso se temió por una desaparición de la sociedad, pero al final se encontró una directiva que pudo reunir una plantilla de jugadores capaces de ser segundos tras la Unión Atlética Horta quien ascendió directamente a Regional Preferente. A los escapulados todavía le restaba una oportunidad en la Promoción de Ascenso para conseguir su objetivo, meta lograda ante la U.D. Olot ala que se derrotó por 1-2 en la localidad gerundense y en casa con un favorable 2-0.

El retorno a Regional Preferente durante la campaña 76/77 fue relajado quedando sexto y con el premio de ascender a Tercera División pues, con la creación de la Segunda División B en 1977 que pasaba a ser el tercer nivel, todas las categorías regionales se vieron afectadas siendo una de las que más la Regional Preferente de la cual los quince primeros clasificados ascendieron en masa. La Tercera División de la sesión 77/78 supuso el aliciente de competir frente a clubs catalanes, aragoneses y baleares más el F.C. Andorra, ocupándose el decimotercero puesto. El club escapulado parecía recuperarse de los malos momentos vividos y en la edición 78/79 se preparó un plantel para el ascenso que, lamentablemente para sus intereses, fue superado por una sorprendente U.D. Vall d’Uxó consiguiendo arrebatarle los castellonenses el primer puesto y, con ello, el ascenso a Segunda División B. En la temporada 79/80 algunas de sus mejores piezas marcharon a otros clubs y los badaloneses se resintieron siendo decimoprimeros.

1980 – 1990

En la década de los años ochenta intenta el ascenso con toda la fuerza del mundo, rozándolo en la campaña 81/82 al ser subcampeón y caer en la primera eliminatoria ante el C.P. Cacereño; 4-2 en Cáceres y 1-0 en casa. En los años siguientes decae su nivel y desciende a Preferente, volviendo a ascender a Tercera División en la temporada 86/87. El conjunto escapulado vive momentos con altos y bajos durante el último tramo de los ochenta y tras un par de campañas en Tercera División cae de nuevo al abismo de Preferente, categoría en la que permanecerá cuatro temporadas consecutivas, convirtiéndose la década de los noventa en un ir y venir de Preferente a Tercera División y viceversa.

Por si pocos fueran los males de los escapulados, hay que añadir que en 1992 le surge un rival que en el futuro será clave para sus intereses, la Unió de l’Esport Badaloní, entidad nacida en 1989 como F.C. Tubsal y originada en la Compañía de Autobuses Urbanos de Badalona que preside el socio badalonense Fermín Casquete, el cual poco a poco se abre camino desde las categorías inferiores ascendiendo meteóricamente año tras año hasta lograr al final de la temporada 95/96 el definitivo a Tercera División. En esta categoría se mantiene durante seis temporadas consecutivas, destacando la sesión 96/97 en la que queda tercero y disputa una Promoción de Ascenso a Segunda División B.

escudo UE Badaloni

2000 – 2010

La idea de la fusión entre ambos clubs nace en el verano de 2000 de la mente del presidente y exitoso entrenador de la U.E. Badaloní, Fermín Casquete, cuyo sueño es tener un club local en la cima de nuestro fútbol. El C.F. Badalona que se haya en esos momentos inmerso en una gran deuda cercana al millón de euros, hace oídos sordos a la propuesta y mantiene una decisión próxima a la conversión de la entidad en S.A.D. Esta no se lleva a cabo y en septiembre de 2001 se convocan elecciones a las que llegan los candidatos Josep Gispert de un lado, continuista y Fermín Casquete de otro, con la propuesta de fusión, imponiéndose en las urnas este último. Casquete, fiel a su programa, integra a la U. de l’E. Badaloní bajo la estructura del C.F. Badalona, desapareciendo el club que bajo su dirección en pocos años había corroborado una triunfal ascensión casi de récord.

Tras la absorción, el C.F. Badalona empieza ocupando la plaza que ostentaba el U. de l’E. Badaloní en Tercera División. Esa misma temporada 02/03 queda Campeón destacado del torneo catalán, logrando optar a jugar la Liguilla de Ascenso a Segunda B. Pero las cosas no salen todo lo bien que la entidad escapulada desea y se ven superados por un solo punto por el Villajoyosa C.F., dejando atrás a Ag.D. Mar Menor y U.D. Poblense. En la temporada 03/04 de nuevo se proclama campeón en Tercera División, esta vez con dos puntos de ventaja sobre el C.F. Reus Deportiu, consiguiendo disputar otra vez la Promoción. En esta ocasión se disputa bajo sistema de eliminatoria y en la primera juega y sobrepasa al Caravaca C.F., con un 0-0 en tierras murcianas y un 4-1 en casa. La segunda le enfrenta al Villarreal C.F. B, con una reñidísima disputa en la que sale vencedor y con el ascenso en la mano tras empatar 1-1 en tierras castellonenses e imponerse 3-2 en casa ante su afición. Así mismo, el cuadro badalonés obtiene la Copa Federación al imponerse en la Final frente al C.D. Villanueva, de Córdoba, tras empatar 0-0 en la ida y vencer 4-1 en Badalona.

En su debut en la categoría de bronce durante la campaña 04/05, de la mano de Ramón María Calderé consigue una aceptable novena posición, aunque en la primera mitad esta en puesto de ascenso y solo una segunda vuelta desfondado le lleva a ocupar dicha plaza. En su segunda temporada el resultado es excelente y tras un inicio dubitativo, poco a poco toma pulso al grupo y al final, con un sprint espectacular consigue ocupar la primera plaza y conseguir el campeonato. La Promoción con eliminatorias directas le enfronta en primera y única instancia al C.D. Linares, el cua lle supera en ambos partidos con los resultados de 2-0 en Linares y 2-3 en Badalona. En la actualidad el club ha emprendido una nueva etapa en la que aspira a colocarse en Segunda División a corto plazo y en Primera División en un futuro próximo, con la construcción de un nuevo estadio acorde con los tiempos que vivimos. En la temporada 06/07 es quinto, quedándose a un punto de la Promoción, experimentando un retroceso deportivo que le lleva a ocupar plazas en mitad de la tabla en las últimas campañas de la década.

2010 – 2020

En la campaña 10/11 da con las piezas acertadas y conjuga una gran plantilla que de la mano del técnico Manolo Márquez le lleva a proclamarse subcampeón de Liga tras el Ct.d’E. Sabadell F.C., obteniendo como premio el pase a la Promoción de Ascenso a Segunda División A donde consigue superar en la Primera Eliminatoria al C.D. Leganés SAD: 2-1 en la localidad madrileña y un justo 1-0 en casa. En la Segunda Eliminatoria  no tiene tanta fortuna y cae ante el C.D. Mirandés: 1-0 en la ciudad burgalesa y empate 0-0 en casa, despidiéndose de alcanzar cotas mayores. La edición 11/12 es también satisfactoria a nivel deportivo aunque no se alcanza el ascenso. En esta ocasión tras ser cuarto en Liga es eliminado en Cuartos por el C.D. Tenerife; 1-1 en casa y derrota por 3-1 en la capital tinerfeña. El 25 de enero de 2017 se inaugura oficialmente el nuevo campo de fútbol de Montigalà, el flamante Estadi Municipal de Badalona, disputándose el primer partido oficial el 29 de enero de 2017 entre el C.F. Badalona y el R.C.D. Espanyol de Barcelona “B”, con resultado final de 1-0 para los locales con gol de Iván Agudo.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:
     

  • www.cfbadalona.com (Web oficial).

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,