Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

Segunda División B – Grupo III

 

Historial de la Sociedad Deportiva Ejea

 

escudo SD Ejea

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Sociedad Deportiva Ejea
  • Ciudad: Ejea de los Caballeros
  • Provincia: Zaragoza
  • Comunidad Autónoma: Aragón
  • Fecha de constitución: 3 de octubre de 1927
  • Fecha de federación: 1944

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Ejea (1927-1943)
  • Club Deportivo Ejea Construcciones Moreno de E. y D. (1943-1944)
  • Club Deportivo Ejea (1944-1950)
  • Club Deportivo Ejeano (1950-1953)
  • Club Deportivo Ejea (1953-1973)
  • Sociedad Deportiva Ejea (1973- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas en Tercera División:

  • 1957/58
  • 2007/08

 

ESTADIO:

  • Nombre: Ciudad Deportiva
  • Año de inauguración: 8 de agosto 2010
  • Cambios de nombre: Ciudad Deportiva (2010- )
  • Capacidad: 3.500 espectadores

estadio Ciudad Deportiva

 

OTROS ESTADIOS:

  • Antiguo Campo de La Llana (1927-1947)
  • Antiguo Campo de Luchán (1947-1953)
  • Campo de La Llana (1953-1959)
  • Estadio Municipal de Luchán (1959-2010)
  • Ciudad Deportiva (2010- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales SD Ejea

 

ESCUDOS DE LA SOCIEDAD DEPORTIVA EJEA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DE LA SOCIEDAD DEPORTIVA EJEA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN EJEA DE LOS CABALLEROS:

Situado en el vértice noroccidental de la provincia de Zaragoza y siendo capital de la comarca aragonesa de las Cinco Villas, enclavada entre Navarra y la provincia de Huesca, el municipio milenario de Ejea de los Caballeros es una histórica localidad con un vasto territorio, repleta de cultura y tradiciones con amplia dedicación a la agricultura y ganadería que, en los últimos tiempos, gracias a la explotación de un canal de riego desde principios de los años sesenta, ha sabido modernizarse y subirse al carro de la industrialización con empresas dedicadas principalmente al ramo de la manufactura agraria y derivados.

En cuanto a la aparición del fútbol, éste vio la luz en 1917 con la constitución del Setia Foot-ball Club, primera sociedad local dedicada a la práctica en exclusivo de este deporte presidida por José López donde también figuraban Tomás Posa, Genaro Baquero, Higinio Villacampa, Teófilo Montañés, Aniceto Franca, Orencio Pascual, Francisco Romeo y José María Romeo. Con camisa blanca y pantalón negro jugaban en el desaparecido Campo de La Llana, próximo a la Iglesia de San Antonio, siendo esporádicos sus encuentros y teniendo como gala los disputados durante las festividades más importantes.

A principios de los años veinte, fruto de una escisión donde Higinio Villacampa acaparó protagonismo convirtiéndose en presidente, se constituyó la sociedad Numancia Foot-ball Club surgiendo, casi de inmediato, un tercer contendiente denominado Sporting Foot-ball Club. Los tres conjuntos, rivales entre sí y encargados de mantener y cuidar el campo de La Llana que fue inaugurado oficialmente en 1923, tuvieron una vida tranquila, sin grandes acontecimientos producto de su gran modestia, siendo habituales sus encuentros frente a otros clubs de la comarca y entorno geográfico.

HISTORIA DE LA SOCIEDAD DEPORTIVA EJEA:

1927 – 1930

Estrenado el año 1927, los tres clubs locales seguían sus respectivos proyectos por separado compartiendo terreno de juego y mostrando su debilidad frente a conjuntos forasteros, resultados que no gustaban a los propios jugadores, sus máximos interesados y que requerían de una digna solución. La idea de fusionar las tres sociedades en una sola para paliar los problemas de índole deportivo pero también económico, empezó a tomar cuerpo seriamente y después de unas cuantas reuniones donde se limaron pequeñas asperezas, el 3 de octubre quedaba constituido el Club Deportivo Ejea.

Con Higinio Villacampa Murillo como primer presidente y principal ejecutor de la fusión, se adoptaron como colores oficiales los azulgranas para la camiseta y el azul para el pantalón, requiriéndose del ayuntamiento local ayudas económicas al ser la única sociedad deportiva en Ejea de los Caballeros, ser costeados todos sus gastos por los socios y salir beneficiado el municipio con el esfuerzo de unos pocos. Siendo el fútbol su principal dedicación, el C.D. Ejea organizó también eventos ciclistas, muy de moda en la época, surgiendo de entre sus filas un gran jugador como Francisco Moriones quien, dada su calidad, fichó como profesional en el Athletic Club, de Madrid, estrenándose en la Liga 28/29. El efecto llamada de Moriones entre sus paisanos fue demoledor, especialmente entre la juventud queriendo muchos seguir sus evoluciones, actitud que asentó el fútbol en la localidad aunque no sus pretensiones puesto que, con una economía maltrecha que requería constantemente de ayudas consistoriales, competir en el fútbol federado era una quimera.

1930 – 1940

A principios de los años treinta la situación futbolística del C.D. Ejea no revertió y la competición oficial que administraba la Federación Aragonesa había ido pasando cada año de largo sin poder los azulgranas acomodarse en ella, centrándose en cambio la actividad frente a clubs vecinos. Demasiado modesto y flaqueando las fuerzas, el club desapareció postergando su actividad para mejor ocasión tomando el relevo peñas de aficionados quienes, con la mejor de las voluntades, mantuvieron la llama viva.

La fuerza del fútbol con el establecimiento del Campeonato Nacional de Liga y el importante tirón que ejercía, desde la distancia, Moriones, propiciaron la creación de nuevos conjuntos formados por amigos y aficionados al fútbol como el Retablillo F.C., el constituido por la peña El Águila y el más popular E.G.A. donde jugaban Mariano Berges, Andrés Cosculluela, José Recaj, Máximo Posa, Leonardo Pérez, Alejandro Sagaste, Félix Miguel, Ángel Benito y los hermanos Jacinto e Inocencio Baquedano.

En el mes de junio de 1933, tras un paréntesis de varios años, resurgió de sus cenizas el C.D. Ejea aunque con la misma fuerza titubeante de su primera etapa, decidiendo su directiva en 1935 adherirse a la Federación Aragonesa para poder competir en los campeonatos comarcales que este ente organizaba para los clubs no federados.

Concluida la temporada 35/36, en julio de 1936 estalló la Guerra Civil paralizando toda la actividad deportiva y cualquiera lúdica ante la gravedad de los acontecimientos. Distante Ejea de los Caballeros de cualquier frente bélico, la durísima represión política sumó varios centenares de bajas entre la población que se vio seriamente afectada durante las siguientes décadas cerrándose tan amargo periodo en 1939.

1940 – 1950

Pasada la guerra, Ejea de los Caballeros tenía muchos proyectos pendientes y trabajo por delante, también en lo que respecta a las cuestiones deportivas. Sin un club representativo, los jóvenes locales se organizaron en torno a peñas o movimientos sindicales surgiendo hasta 1942 el C.D. Amistad, el Centellas, el Frente de Juventudes y el equipo de Educación y Descanso, el más fuerte de todos y de donde nacería el espíritu de consolidar el renacimiento del fútbol en la localidad.

En 1943, aceptando las directrices impuestas por la D.N.D. gubernamental para que todas las localidades importantes dispusieran de un club de fútbol, en Ejea de los Caballeros se emprendió la ardua tarea de reorganizar el fútbol bajo un club estandarte. Teniendo como base el equipo de Educación y Descanso, contando con unas instalaciones como el Campo de La Llana y disponiendo de un patrocinador como Construcciones Moreno, todo resultó más sencillo de lo esperado quedando activado el C.D. Ejea Construcciones Moreno de E. y D., sociedad que, en su ambición por competir, logró inscribirse como miembro asociado a la Federación Aragonesa en 1944.

Bajo tan larga denominación, cuestiones de patrocinio al margen, el club quedó encuadrado en Segunda Regional durante la temporada 44/45 siendo finalmente séptimo inmerso entre una pléyade de clubs de la capital aragonesa pasando, a consecuencia de una reestructuración, a formar parte de la Primera Regional en 1945 ya bajo el nombre de C.D. Ejea al desvincularse de Educación y Descanso.

El debut en esta categoría se plasmó con una sexta plaza en la campaña 45/46, siendo cuarto en la edición 46/47. El C.D. Ejea, fruto de la improvisación y de los tiempos que se vivían, incorporó entre sus filas a jóvenes naturales de otras regiones, en su mayoría vascos que estudiaban en sus centros educativos, militares de paso, incluso trabajadores ocasionales que acudían a la localidad para desempeñar contratos temporales. Bajo este prisma los cambios se sucedían uno tras otro a gran velocidad adoptándose a finales de los años cuarenta una nueva indumentaria provista de camisa blanquiazul con pantalón azul y abandonando el Campo de La Llana para instalarse en el también desaparecido antiguo Campo de Luchán, situado entre las calles Reconquista y San Jorge.

En este periodo la economía de Ejea de los Caballeros empezó a tomar un respiro y nacieron nuevos clubs como el F.O.C.A.R. y el Atlético Halcón, ambos con escasa trayectoria y quienes apenas superaron los años cincuenta. En cuanto al C.D. Ejea, presidido por José Eseverri Ortega en mitad de los años cuarenta hasta 1948 en que fue sustituido por José Relancio Marcellán, su situación deportiva apenas cambió permaneciendo en Primera Regional alejado de unos prohibitivos primeros puestos a los que, presupuestariamente, no podía llegar.

1950 – 1960

En la 1950 Moisés Samper, hombre con nuevas ideas, relevó en la presidencia José Relancio cambiando la denominación de la sociedad a Club Deportivo Ejeano. El nombre no gustó demasiado a la afición y llegó igualmente en un mal momento donde los efectos del clima habían causado recientemente estragos en toda la comarca de las Cinco Villas. La temporada 50/51 fue un desastre y al final, después de ser vendidos por sus propietarios los terrenos que ocupaba el Campo de Luchán para edificar viviendas, se retiró el equipo de la competición iniciándose un periodo en el que las peñas locales salieron nuevamente al rescate.

En 1953, pasada la crisis económica en la que se vio envuelta la localidad, algunos aficionados adaptaron un nuevo terreno denominado igualmente Campo de La Llana ubicado junto a la cantera que linda con el Río Arba, quienes restituyeron el C.D. Ejea bajo la presidencia de Florencio Cobo Gómez quedando la primera plantilla inscrita en Segunda Regional al haber permanecido dos temporadas ausenta de la competición consumando la campaña 53/54 en décimo puesto para ser séptimo en la sesión 54/55. También en 1953, pero por otro grupo de aficionados, quedó constituida el 8 de abril la Agrupación Deportiva Decano con Faustino Laborda Sagaste como presidente, llegando durante varios años a competir como club adherido a la Federación Aragonesa.

Con Florencio Cobo en la presidencia el C.D. Ejea empezó a crecer deportivamente y en la temporada 55/56 el plantel blanquiazul quedaba octavo. A priori esta plaza no llevaba a nada, pero una reestructuración de la Tercera División a propuesta de la RFEF quien decidió ampliar el número de participantes, provocó que el Grupo V aragonés pasara de diez a dieciocho clubs saliendo beneficiados los zaragozanos quienes, por vez primera, se estrenarían en el tercer nivel nacional. El debut en Categoría Nacional, por tanto, se materializó durante la campaña 56/57 siendo presidente, por segunda vez, Moisés Samper con quien se ocupó una discreta decimosegunda plaza, pero en la sesión siguiente, 57/58, cuando nadie lo esperaba y no entraba entre los favoritos, los ejeanos se alzaron con el título de la categoría, el primero de su historia, merecidamente y empatados a puntos con la U.D. Amistad, de Zaragoza. Tan brillante puesto les permitió disputar la Fase de Ascenso a Segunda División teniendo como rival a un club histórico como el Real Unión Club, de Irún, conjunto guipuzcoano que mostró mayor poderío imponiéndose en Ejea de los Caballeros por 0-3 y luego en la localidad fronteriza por 4-1.

Después de tan espectacular torneo, la campaña 58/59 finalizó con un quinto puesto en Liga que precedió al noveno puesto conseguido en la edición 59/60. Precisamente en este campeonato fue inaugurado el Estadio Municipal de Luchán en fecha 8 de diciembre en encuentro amistoso ante el Real Zaragoza C.D., conjunto de la capital aragonesa quien se impuso por 1-6.

1960 – 1970

La década de los años sesenta fueron, quizás, los mejores años del club de las Cinco Villas permaneciendo durante nueve de las diez temporadas en el tercer nivel nacional; la Tercera División. Con un Estadio Municipal de Luchán recién estrenado, una economía saneada aunque difícil siempre de mantener y una dirección técnica preocupada por llevar a Ejea de los Caballeros los mejores futbolistas para su club más representativo, el C.D. Ejea inició la temporada 60/61 con un discreto décimo puesto en Liga que fue mejorado en la campaña 61/62 al finalizar octavo.

En la edición 62/63, bajo la presidencia de Jesús Sumelzo, el plantel blanquiazul realizó un excelente campeonato ocupando el tercer puesto tras el C.D. Numancia, de Soria y la S.D. Huesca faltando muy poco para entrar en la Promoción de Ascenso a Segunda División, ocasión que dejó un amargo sabor de boca entre los aficionados quienes, a la vez, estaban también agradecidos al esfuerzo del equipo. Tras tan buena clasificación, la partida de algunos jugadores a otros clubs hizo que el nivel del club descendiera siendo sexto en la sesión 63/64 y decimosegundo en la temporada 64/65, experimentando una ligera recuperación en la campaña 65/66 con el octavo puesto que se vio confirmada en la edición 66/67 cuando, de nuevo con bueno jugadores, se ocupó la cuarta plaza aunque sin opciones de ascender o promocionar. A continuación, en la campaña 67/68, se retrocedió hasta el decimosegundo puesto produciéndose un amago de retirada de la competición por parte de los blanquiazules tras un polémico encuentro en casa ante el C.D. Numancia con numerosos incidentes donde hubo un tira y afloja con la federación regional.

En la temporada 68/69 la RFEF inició una profunda remodelación en el fútbol nacional que afectaría a muchos clubs y se alargaría dos campeonatos. Los clubs aragoneses, hasta la fecha acomodados en el Grupo V, pasaron a formar parte del Grupo III junto a clubs de las federaciones navarra y guipuzcoana, no logrando el C.D. Ejea superar la dureza del torneo y concluyendo decimonoveno con la consiguiente pérdida de la categoría. El descenso llevó a los blanquiazules a estrenar una nueva categoría como era la Regional Preferente, intermedia entre la Tercera División y la Primera Regional de la que salió campeón al término de la campaña 69/70 consiguiendo el retorno al tercer nivel nacional por la puerta grande y de forma directa.

1970 – 1980

La Tercera División que se implantó en 1970 no tenía nada que ver con el formato que se venía desarrollando desde años antes. Dividida en cuatro grupos de veinte participantes cada uno por proximidad geográfica, con el ascenso del curso anterior al C.D. Ejea se le abría la oportunidad de ver pasar por su terreno de juego a clubs ilustres del panorama nacional que, de no ser así, difícilmente se podría jugar con ellos. La temporada 70/71 pues, dentro del Grupo II donde competían canarios, aragoneses, catalanes, navarros, vascos y algunos madrileños bajo la presidencia de José Lasanta Íñigo se convirtió en una gran atracción para los aficionados locales, pero un calvario en lo deportivo. Colista con tan solo cuatro victorias y cinco empates, las goleadas en ocasiones fueron dolorosas, terminándose la Liga a nivel competitivo antes de lo previsto pero con la sensación de que se podía regresar.

En la campaña 71/72 el club reforzó la plantilla para tener opciones de estar arriba en el grupo único de Regional Preferente aragonés, consiguiendo felizmente el objetivo de retornar a Tercera División al ser primero con dos puntos de ventaja sobre la U.D. Barbastro quien debió promocionar. Por entonces al Municipal acudía mucha afición y el ascenso se vivió con especial intensidad, quedando los blanquiazules ubicados nuevamente en el Grupo II donde figuraban los clubs aragoneses, castellanos, vascos y navarros. Con Fernando Alasney Ircarte en la presidencia, la edición 72/73 corrió en cauces paralelos a su anterior comparecencia en la categoría siendo en esta ocasión, igualmente colistas, pero con cuatro victorias y nueve empates.

El descenso a Regional Preferente se tomó con deportividad, conscientes como eran sus directivos de la dificultad de la empresa, resultando esta categoría más propicia para sus intereses y no tan perjudicial en lo económico. En 1973 Alasney permutó el nombre del club pasando a denominarse Sociedad Deportiva Ejea, encarando la sesión 73/74 con optimismo y un cuarto puesto en Liga que en la temporada siguiente, 74/75, se convirtió en sexto.

El desgaste de las directivas y cierta pérdida de nivel económico provocaron que en la temporada 75/76 se concluyera en octavo puesto, resultando peor la campaña 76/77 con un desoladora decimoctava plaza que, en condiciones normales, les habría condenado a Primera Regional. Para su fortuna, dentro de una época de plenos cambios federativos, una reestructuración en Tercera División le permitió seguir en la Regional Preferente aragonesa salvando la sesión 77/78 con un esperanzador sexto puesto que, en la edición 78/79, se vio notablemente mejorado al ser subcampeones de Liga empatados a puntos con el C.D. Binéfar. Ambos clubs lograron ascender a Tercera División, categoría en constante remodelación que para la campaña 79/80 presentaba ocho grupos interregionales, compitiendo la S.D. Ejea en el Grupo III de mayoría vasca donde, aunque luchó hasta el final, no tuvo demasiado rendimiento y finalizó como decimonoveno.

Afortunadamente para sus intereses, la RFEF había anunciado durante el transcurso del campeonato que, a partir de la edición 80/81, a las federaciones aragonesa y navarra se les iba a asignar conjuntamente un grupo propio, el IV, para que compitieran sus asociados en Tercera División, medida tranquilizadora que calmó un torneo pésimo donde los zaragozanos no dieron la talla.

1980 – 1990

El cambio de década dejó palpable una nueva realidad a la cual la S.D. Ejea debería acostumbrarse en lo sucesivo, situación que pasaba por militar dependiendo de los presupuestos entre Tercera División y Regional Preferente, cuarto y quinto nivel nacional respectivamente habida cuenta que la Segunda División B era un escalón demasiado elevado.

Bajo esta tesitura, la temporada 80/81 fue tranquila ocupándose la séptima plaza siendo un fracaso la campaña siguiente 81/82 en la que decimonoveno clasificado se perdió la categoría y se descendió a Regional Preferente. En esta categoría con grupo único dentro de la Federación Aragonesa, los blanquiazules pasaron a ser uno de los favoritos al ascenso siendo quintos en la edición 82/83 y primeros en la sesión 83/84 con bastante holgura respecto al segundo clasificado.

La S.D. Ejea retornaba a la Tercera División con ganas de asentarse y permanecer un buen número de años en ella, haciendo un buen papel en el campeonato 84/85 donde se ocupó un notable sexto puesto. En las temporadas siguientes, con menos potencial, repitió el decimosegundo puesto en las ediciones 85/86 y 86/87 para ser octavo en la campaña 87/88, extendiéndose entre la afición local una cierta tranquilidad al no ver peligrar su continuidad en la categoría y, quién sabe, si en un determinado momento reunir una excelente plantilla que diera el salto a categoría superior. Con esta tendencia, durante la temporada 88/89 terminó en quinto puesto siéndose séptimo en la 89/90.

1990 – 2000

Con algo más de quince mil habitantes a principios de los años noventa, la vida deportiva de la S.D. Ejea no sufrió grandes cambios en este decenio tratándose de un club modesto que, dependiendo de lo existente en caja, disponía de mayores o menores oportunidades de permanecer en Tercera División o, en cambio, tener que competir en Regional Preferente.

La década arrancó con el club en el Grupo XVI aragonés, otorgado por la RFEF desde la campaña 86/87 al separar los clubs navarro-riojanos de los aragoneses, alcanzándose la sexta plaza dentro de una competición que, como novedad, permitía a los cuatro primeros clasificados disputar una Promoción de ascenso a Segunda División B. En la campaña 91/92 se repitió el sexto puesto, aunque sin opciones reales de promocionar, llegando en la edición 92/93 una gran debacle al resultar decimonoveno en un torneo para el olvido donde sólo se consiguieron seis victorias.

Con el descenso a Regional Preferente los directivos ejeanos dispusieron todo lo necesario para regresar lo antes posible, pero el objetivo no fue tan sencillo como se esperaba y ya en la primera tentativa, campaña 93/94, el tercer puesto en Liga le impidió incluso promocionar. En la edición 94/95 la S.D. Ejea fue segunda tras el C.F. Illueca debiendo promocionar frente a la U.D. Montecarlo, de Zaragoza, resolviéndose todo favorablemente para el ascenso al imponerse en la ida por 2-4 y en casa por 4-1.

En este segundo ciclo de la década en Tercera División, la S.D. Ejea obtuvo el noveno puesto en la campaña 95/96 repitiendo plaza en la edición 96/97, pero como ya sucediera años antes, su continuidad se vio pronto interrumpida con una deficiente sesión 97/98 en la que se vieron fuertemente goleados presentando una plantilla de circunstancias. De nuevo en Regional Preferente, la temporada 98/99 pasó como si nada consiguiéndose el sexto puesto, siendo mucho más positiva la campaña 99/00 cuando, segundo tras el C.D. Zuera, se obtuvo el buscado ascenso a Tercera División.

2000 – 2010

El cambio de siglo conllevó un cambio de paradigma en la trayectoria del club zaragozano acostumbrado durante los cerca de últimos treinta años a tener la Tercera División como techo deportivo. Sin embargo este paso no fue para nada repentino, sino que vino pausadamente con el relevo de las distintas directivas que el club dispuso y después de varios baches. Así, en la temporada inicial 00/01, después de haber ascendido recientemente se regresó rápidamente a Regional Preferente al ser decimoctavo en un mal torneo. En esta categoría, conocida por los blanquiazules, el ascenso se encareció con sendos quintos puestos logrados en las temporadas 01/02 y 02/03, consiguiéndose el ascenso al término de la campaña 03/04 en un apurado torneo donde fue subcampeón tras el zaragozano Villanueva C.F.

Con una plantilla renovada e ilusionada por hacer un buen papel, su paso por el Grupo XVI de la edición 04/05 no concluyó como se esperaba y el desenlace fue un nuevo descenso a Regional Preferente al ser decimonoveno. La directiva ejeana, liderando un equipo claramente ascensor, invirtió fuerte en la edición 05/06 para regresar al cuarto nivel nacional, siendo un éxito su proyecto al arrollar en su grupo con veintinueve victorias, tres empates y dos derrotas que devolvían al plantel a Tercera División.

Con Miguel Salafranca en la presidencia, la temporada 06/07 se inició en el Grupo XVII en lugar del hasta entonces XVI que quedaba reservado para los clubs riojanos, siendo el torneo especialmente atractivo por cuando, con parte de la plantilla del curso anterior, el equipo quedó quinto clasificado escapándose por poco la Promoción de Ascenso. La campaña 07/08, igualmente con Salafranca, fue mágica y los blanquiazules se alzaron con el título de la categoría por segunda vez en su historia con cinco puntos de ventaja sobre la U.D. Barbastro, clasificándose para disputar una Promoción de Ascenso donde, pese a la ilusión, no tuvieron demasiada suerte y fueron eliminados en Semifinales por la Arandina C.F.; derrota por 1-0 en la localidad burgalesa de Aranda de Duero y empate 1-1 en casa.

En la edición 08/09, a pesar de que de gozó de un buen plantel, algunos errores le separaron del grupo de arriba debiéndose conformar con el quinto puesto, siendo mejor la sesión 09/10 cuando en Liga se alcanzó el cuarto puesto y poder disfrutar de una nueva Promoción de Ascenso, la segunda en este formato. Clasificados para Cuartos de Final, en esta fase no se tuvo excesiva fortuna y tras empatar 1-1 en casa frente a la U.D. Alzira, en el encuentro de vuelta no se pasó del empate inicial 0-0 ante el conjunto valenciano. Finalizado el campeonato y, ya en plena pretemporada, el 8 de agosto de 2010 quedaba inaugurado el nuevo estadio de la Ciudad Deportiva ante el Andorra C.F., instalación con capacidad para tres mil espectadores que venía a cubrir las necesidades de los distintos clubs locales ante las deficiencias del viejo Estadio Municipal de Luchán.

2010 – 2020

Saboreada la Promoción de Ascenso y con uno de los presupuestos más elevados del Grupo XVII aragonés, la S.D. Ejea empezó la nueva década con las vistas puestas en el ascenso de categoría, un reto nada fácil pero no por ello imposible. En la primera tentativa de la temporada 10/11 se obtuvo un frustrante quinto puesto que no satisfizo a nadie, llegando nuevos jugadores a la disciplina blanquiazul que obtuvieron el campeonato de Liga en la campaña 11/12, el tercero en su historia al concluir un punto sobre el C.D. Cariñena. Clasificado para disputar la Eliminatoria de Campeones, todas las aspiraciones depositadas se vinieron abajo cuando, tras un mal encuentro en casa donde se perdió 1-2 ente el Arroyo C.P., de regreso en la localidad cacereña de Arroyo de San Serván no se pudo obtener el ascenso pese a imponerse 0-1 por desventaja en el gol average. Todavía vivo, en Semifinales se jugó con el Pobla de Mafumet C.F., filial del Gimnástic de Tarragona con el que se perdió 2-0 en la localidad tarraconense y nuevamente por 1-2 en casa quedando eliminados.

En la edición 12/13 la Promoción se escapó al ser sextos en Liga, pero en la sesión 13/14, reforzando líneas, se obtuvo el tercer puesto tras los pasos de Real Zaragoza “B” y C.D. Teruel. La Promoción, siempre complicada, no dio el fruto apetecido y en Cuartos de Final fueron eliminados por el Atlético Malagueño; 0-2 en casa y victoria por 0-1 en la capital malagueña. Después de tan grande desilusión, en la temporada 14/15 se afrontó la Liga con el mejor de los propósitos pero una serie de malas decisiones le llevaron a ser décimos, un mal resultado para lo experimentado últimamente. Atados algunos cabos, en la campaña 15/16 se corrigieron algunas posiciones y la plantilla alcanzó el sexto puesto, mejorando las prestaciones en la edición 16/17 cuando, por los pelos, fue cuarto tras Real Zaragoza Deportivo Aragón, S.D. Tarazona y Utebo F.C. Clasificado para la Promoción de Ascenso el conjunto ejeano se vio superado en Cuartos de Final por el Arcos C.F.; 0-1 en casa y de nuevo derrota en la localidad gaditana por 3-1 cerrándole su avance en la competición.

La temporada 17/18 pasará, sin embargo, a ser mítica para el club. Con el industrial Salvador Mateo en la presidencia y la dirección técnica de Néstor Pérez, los blanquiazules son terceros en Liga tras C.D. Teruel y una sorprendente S.D. Borja. En la Promoción, donde hay muchas esperanzas depositadas, se es consciente de su dificultad teniendo presente que se deberán superar tres eliminatorias para conseguir el ascenso, pero en el ánimo de los jugadores está conseguir el objetivo pese a todo. En Cuartos de Final se supera al Rayo Vallecano de Madrid “B”; victoria 2-0 en casa y derrota por 1-0 en la vuelta, mientras que en Semifinales le espera otro dependiente, el C.D. Tenerife “B” al que se gana 2-0 en casa y en la vuelta disputada en la capital canaria por 1-2, llegando la cita final con el Cádiz C.F. “B” al que se derrota 2-1 en el Municipal y con el que se empata 2-2 en tierras gaditanas ante el delirio de sus aficionados. El ascenso a Segunda División B es un hecho.

Texto: Vicent Masià © 2018

Última actualización: 2018

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • De Football a Fútbol. Crónicas de la Sociedad Deportiva Ejea. Juan Herranz Pérez, Jesús Ángel Ladrero Canales y Santiago Latorre Ciudad. Diputación Provincial de Zaragoza (2008).
  • Anuarios de la RFEF.
  • La Voz de Aragón Diario.
  • www.Heraldo.es (Diario).
  • www.elperiodicodearagon.com (Diario).

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

  • https://twitter.com/aupaejea?lang=es (Twitter).

 

 

 

Historial del Club de Futbol Peralada

 

escudo CF Peralada

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club de Fútbol Peralada-Girona “B”
  • Ciudad: Peralada
  • Provincia: Gerona / Girona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 1928
  • Fecha de federación: 1951

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Foot-ball Club Perelada (1928-1951)
  • Club de Fútbol Perelada (1951-1984)
  • Club de Futbol Peralada (1984-2017)
  • Club de Futbol Peralada-Girona B (2017- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

  • 0 Ligas en Categoría Nacional

 

ESTADIO:

estadio CF Peralada

Camp Municipal de Peralada

  • Nombre: Camp Municipal de Peralada
  • Año de inauguración: 1 de septiembre de 1992
  • Cambios de nombre: Camp Municipal de Peralada
  • Capacidad: 1.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Camp de l’Estació (1928-1951)
  • Camp del Music (1951-1992)
  • Camp Municipal (1992- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CF Peralada

 

ESCUDOS DEL CLUB DE FÚTBOL PERALADA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB DE FÚTBOL PERALADA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN PERALADA:

El municipio de Peralada, histórico en el contexto geopolítico catalán y situado en la comarca gerundense del Alt Empordá, mantiene una población que no alcanza los dos mil habitantes pero un elevado poder de atracción turística que, a consecuencia de las actividades que se desarrollan en torno a su famoso castillo y a la familia que lo regenta, han derivado en la creación de otras industrias que le dan un considerable nivel de vida sin olvidar su reconocida producción de vinos espumosos, de gran prestigio.

La aparición del fútbol en la localidad hay que atribuirla a su cercanía con Figueres, principal núcleo comarcal de gran influencia en toda la provincia donde, a principios del siglo XX, ya era practicado este deporte con cierta asiduidad. En los primeros años diez surgieron varios clubs arropados por los casinos locales, centros de ocio donde la juventud pereladense fijó su atención llevando dicha iniciativa hasta su localidad, desarrollándose en 1915 algunos encuentros frente a clubs forasteros pero sin continuidad y deseo de constituirse en club.

A principios de 1923, consolidado ya el fútbol en toda la comarca del Empordá, un grupo de jóvenes constituyen el Perelada Sport Club, acondicionando un descampado situado en las afueras de la localidad junto a la carretera que dirige hacia la estación del ferrocarril y enlaza con Vilanova de la Muga que recibe el nombre de Camp de Sports. Sus primeros encuentros son, principalmente, frente a clubs de su entorno geográfico, estrenándose con rivales como el Emporium F.C., de Figueres y el A.C. Vilajuïga. La actividad del Perelada S.C. quedará limitada en adelante a ocasionales encuentros con sus vecinos, decreciendo notablemente su ritmo hasta desaparecer en 1927.

 

HISTORIA DEL CLUB DE FÚTBOL PERALADA:

1928 – 1950

En el verano de 1928 surge una segunda iniciativa bajo el nombre de Foot-ball Club Perelada que adquiere más visos de continuidad, actuando sobre el Camp de Sports cuyo terreno es rehabilitado para la práctica deportiva y vallado perimetralmente según marca la normativa. Concertados varios encuentros frente a clubs como la U.S. Cabanense, el F.C. San Clemente y el Ct.d’E. Vilabertrán, el 28 de abril de 1929 se inaugura oficialmente con la presencia de la conocida Cobla La Principal, el Camp de Sports frente al F.C. Borrasá con resultado de 2-1, sucediéndose encuentros frente al C.D. Emporium, de Castelló d’Empúries, Peña Sport, de Figueres y el reserva de la U.S. Figueras.

El 8 de septiembre de 1929, en conmemoración del primer aniversario del club, se conviene un encuentro frente a una selección de la U.S. Figueras, principal club de la zona que le derrota por 1-2, sucediéndose otros frente al Avinyonet F.C. y J.D. Portbou. En 1930, durante los meses de abril y mayo, el F.C. Perelada compite en el Torneo de Primavera para clubs ampurdaneses que organiza la U.S. Figueres, quedando en mitad de tabla de un total de once participantes.

A partir de 1932, después de unos años en los que el fútbol copa buena parte de la atención de la juventud local, su presencia se convierte en nula y hasta el 19 de diciembre de 1936, con la constitución del Club Deportivo Perelada presidido por Martí Roca y compuesto en su mayoría por jóvenes en edad infantil en un momento muy delicado como es la Guerra Civil, no habrá más práctica balompédica.

Pasado el conflicto bélico, auspiciado por las nuevas autoridades se conciertan algunos encuentros en 1940 entre el F.C. Perelada y clubs de localidades vecinas como el Mollet F.C., de Mollet de Peralada, pero el fútbol no termina de cuajar y la iniciativa queda en nada. Tan sólo los militares del cuartel recién instalado por el Ejército mantendrán la llama encendida.

1950 – 1960

Iniciada la década de los años cincuenta el fútbol es un espectáculo de masas que atrae a multitud de aficionados deseosos de tener un espacio reservado para su ocio. Ausente el fútbol en la localidad desde hace años, la disputa de la Fase Final del Campeonato del Mundo en Brasil del año 1950 es un acontecimiento que tira de muchos gracias al papel desempeñado por la Selección Nacional, pero en Peralada apenas queda nada del Camp de l’Estació. Es necesario construir uno nuevo. No muy lejano del anterior y en la misma vía, en unos terrenos alquilados por el ayuntamiento, se empieza a preparar un nuevo recinto que es bautizado como Camp de Cal Music y será inaugurado en 1951 propiciando la restauración del club de siempre el cual ahora, por razones políticas, obedece al nombre de Club de Fútbol Perelada.

Presidido por Jeroni Planas Pujol y vistiendo con camisa verdiblanca, pantalón azul y medias negras, el C.F. Perelada es dado de alta en la Federación Catalana iniciando esta segunda etapa de su vida con su participación en el Campeonato de Aficionados y en el Trofeo Primavera de la temporada 51/52, mismos pasos que se repetirán en la campaña 52/53 formando siempre con jugadores locales y otros procedentes del cuartel militar residente en el Convento de Sant Domenech. En 1953 la directiva verdiblanca se inscribe en el campeonato de Segunda Regional donde es noveno y colista. No importa, pues no hay descensos al tratarse del último nivel regional, compitiendo en los años siguientes en la misma categoría hasta que, concluida la temporada 58/59, cese su actividad no inscribiéndose para la siguiente edición.

1960 – 1970

Tras nueve años de larga ausencia, diversos aficionados al fútbol con el respaldo del alcalde Enric Serra Güell, deciden poner en 1968 de nuevo en marcha la sociedad que les había representado en la década anterior dándose de alta en la Federación Catalana con el apoyo del consistorio afrontando una nueva etapa que se confía sea más longeva que la anterior y cuaje entre los aficionados de la localidad.

Con el propio Enric Serra en la presidencia, persona quien se mantendrá en el cargo durante más de veinte años y hará todo lo posible para apoyar económicamente al club, haciendo uso del Campo Municipal de Deportes el C.F. Perelada parte en la temporada 68/69 desde la Segunda Regional, misma categoría que ostentará en la campaña 69/70.

1970 – 1980

La década de los años setenta no aportará ningún cambio en su trayectoria y esta se verá imperturbable al paso de los años permaneciendo siempre en Segunda Regional, un techo deportivo que es infranqueable para su maltrecha economía y que no puede rebasar.

Con un Campo Municipal de tierra situado en la Carretera de la Estación que le acompañará durante muchos años, el principal objetivo del club verdiblanco será el de competir y formar a jóvenes jugadores que, con suerte, puedan recalar en sociedades de más importancia.

1980 – 1990

Los años ochenta seguirán inicialmente la misma pauta marcada en la década anterior pero con un ligero traspiés en la temporada inicial 80/81 pues el equipo desciende a Tercera Regional. En las campaña siguiente, 81/82, intenta recuperar el terreno perdido pero no lo consigue, plasmándose el objetivo en la edición 82/83 mientras en la sesión 83/84, siendo sexto clasificado, a consecuencia de una reestructuración del fútbol catalán asciende a Primera Regional. En esta categoría, su techo deportivo por esas fechas, con un plantel muy humilde es décimo en la campaña 84/85 cambiando su denominación a Club de Futbol Peralada pero en la sesión 85/86, tras muchos gastos, concluye decimoctavo y colista descendiendo a Segunda Regional. En esta categoría será decimoquinto en la temporada 86/87 y décimo en la 87/88.

En la temporada 88/89 tiene suceso un hecho importante que será clave en el futuro de la entidad verdiblanca pues el Grupo Peralada, propiedad de la familia Suqué-Mateu, dueña del conocido castillo, hotel y campo de golf locales, viñedos y bodegas y, especialmente, de los casinos de juego catalanes además de diversos negocios inmobiliarios, decide integrar el club en su estructura reduciendo gastos de mantenimiento pero, a su vez, incrementando el presupuesto.

Enric Serra Güell, quien lleva veinte años siendo el alma del club, cede su puesto a los nuevos gerentes quienes en su primer año, recién llegados, han de aclimatarse y se toman la cosa con calma no haciéndose ver los cambios de inmediato al ser decimoquintos en la campaña y decimosegundos en la sesión 89/90.

1990 – 2000

Durante los años noventa el club ampurdanés inicia un lento pero progresivo crecimiento que lo lleva a ir escalando peldaños deportivos aunque su s primeras temporadas no invitan, precisamente, al optimismo. Así pues en la edición 90/91 son séptimos, en la sesión 91/92 decimosextos a punto de perder la categoría y en la campaña 92/93 decimoprimeros. Los tiempos avanzan, el Camp de Cal Music se hace viejo y urge la adecuación de otro recinto deportivo más moderno que reúna mejores condiciones habilitando el ayuntamiento, junto a la zona decretada como deportiva adquirida en 1981, el nuevo Camp Municipal inaugurado el 11 de septiembre de 1992, día de la fiesta mayor regional.

En la temporada 93/94 ocupan la tercera posición ofreciendo buenas sensaciones que serán confirmadas en la campaña 94/95 cuando, de la mano del técnico Esteve Puigdemont son primeros y ascienden directamente a Primera Regional.

En Primera Regional la temporada 95/96 se vive con la frustración de ocupar la décima plaza en Liga, puesto que en la campaña 96/97 con el técnico talismán Nitus Santos queda en el olvido al ser Campeones consiguiendo el ascenso a Regional Preferente, categoría que es el sexto nivel nacional al estar en Cataluña por detrás de la Tercera División y Primera Catalana. El club ampurdanés permuta su clásico pantalón azul por uno negro y en su estreno de la edición 97/98, con una plantilla reforzada a todas luces, consigue el subcampeonato tras el C.E. Manresa. Este puesto le priva del ascenso directo pero no de disputar la Promoción de Ascenso donde se encuentra como rival a la U.E. Poble Sec, conjunto de la ciudad de Barcelona que le vence en la ida por 1-0 pero al que se derrota en casa por 2-0 consiguiendo el ascenso a Primera Catalana.

Los verdiblancos, quienes siguen bajo la dirección deportiva de Nitus Santos, se estrenan en esta categoría con un discreto decimoprimero puesto en la sesión 98/99 cerrando el siglo con un notable octavo puesto en la edición 99/00 dando muestras de su ambición.

2000 – 2010

En el estreno del nuevo siglo el C.F. Peralada es un club que maneja un presupuesto considerable para Primera Catalana. La Ayuda del Grupo Peralada, una empresa que lo es todo en la localidad con un importante capital, resulta fundamental y ascender a Tercera División, meta planteada por los dirigentes ampurdaneses, es un objetivo que tarde o pronto se va a conseguir. Es cuestión de tiempo. Si en la temporada 00/01 no se consigue al quedar en octavo puesto, en la campaña 01/02 con Nitus Santos en el banquillo se abren las puertas de la Tercera División después de ser tercero en Liga tras E.C. Granollers y C.F. Vilanova, de Vilanova i la Geltrú.

Siendo presidente Jaume Vilardell, gestor del Grupo Peralada, el C.F. Peralada se estrena en el cuarto nivel nacional dentro del Grupo V catalán con Quim Bartí en el banquillo realizando un discreto torneo 02/03 donde son decimosegundos pero con la satisfacción de conservar la categoría. En la sesión siguiente, 03/04, dirigidos por Raúl Agné son decimoquintos pasando bastantes problemas para la permanencia, objetivo que en la sesión 04/05 con el mismo técnico se obtiene de sobras con un meritorio quinto puesto quedando la Promoción de Ascenso a un punto de distancia.

Durante el verano de 2005 Joan Santos sustituye a Jaume Vlardell en la presidencia llegando Roberto Puerto para administrar el banquillo. La edición 05/06 es plácida con un octavo puesto, pero el logro de la anterior competición queda muy lejano. En la temporada 06/07, con mismo presidente y entrenador, el equipo no rinde lo esperado y, tras una mala planificación, los verdiblancos pierden la categoría al ser decimonovenos. Regresar a Tercera División dentro del fútbol catalán no es tarea sencilla y, pese a los medios desplegados, el club ampurdanés es decimotercero en la campaña 07/08 repitiendo puesto en la 08/09 para, en la edición 09/10, tener un mal año y estar a punto de descender a Regional Preferente al ser decimoquinto.

2010 – 2020

La segunda década del nuevo siglo empieza desde el último punto en el que se acabó la anterior, en Primera Catalana, siendo quinto en la temporada 10/11 pero sin opciones de ascender, lo mismo que ocurre en la campaña 11/12 donde se ve relegado al decimotercero puesto, mientras que en la edición 12/13 se mejora y se concluye séptimo. En la sesión 13/14, segunda bajo la presidencia de Just Segura, se sigue contando con los servicios del técnico Nacho Castro contratado la edición anterior y, con un potente plantel, se consigue la primera plaza del Grupo I con sólo dos derrotas en su haber, hito que le supone el ascenso automático a Tercera División.

Coincidiendo con el regreso al cuarto nivel nacional, Josep Isern afronta su segundo mandato en 2014 conservando a Nacho Castro y manteniendo la plantilla verdiblanca en la categoría al conseguir la decimosegunda plaza en la temporada 14/15, teniéndose más problemas de los previstos en la campaña 15/16 al ocuparse el decimocuarto puesto.

En junio de 2016 el C.F. Peralada firma un convenio de filiación con el Girona F.C., club que milita en Segunda División, mediante el cual los rojiblancos asumen la dirección deportiva y control de los fichajes del club verdiblanco siguiendo Nacho Castro en el banquillo. La intención es que los jugadores que no tienen minutos en la primera plantilla de Montilivi sumen minutos en Tercera División, estén en activo y aquellos que despunten en el filial puedan dar el salto en las mejores condiciones. Puestos en faena, la campaña 16/17 es exitosa en el Grupo V catalán haciéndose con el subcampeonato a tres puntos de la U.E. Olot, accediendo por primera vez en su historia a una Promoción de Ascenso donde todo puede suceder. En Cuartos de Final superan al C.D. Móstoles U.J.R.C.; 0-1 en la localidad madrileña y 2-0 en casa, encontrándose en Semifinales con una potente U.B. Conquense a la que derrotan en casa por 3-0 y luego, una semana después, se consigue eliminar gracias al 3-1 en la capital castellano-manchega. Ilusionados por conseguir una meta nunca antes soñada, en la Final el rival es el Club Rápido de Bouzas con quien se empata 1-1 en la ciudad de Vigo siendo, sin embargo, frustrante el empate 2-2 en casa ante un abarrotado Campo Municipal.

Terminando el mes de junio y, antes de llegar al día 30 en el que finaliza la temporada, otro club catalán que milita en Segunda División B y ha conservado la categoría deportivamente, el C.F. Gavá, comunica a la LFP que no puede satisfacer la deuda contraída con sus jugadores por lo que su plaza queda vacante. Valorado por la RFEF el precio que debe abonar el solicitante que desee la plaza libre, 133.000 euros, el Girona F.C. y el C.F. Peralada como filial estudian y finalmente acuerdan que los verdiblancos acepten el reto ayudándoles económicamente, un trato por el que ambas partes se benefician, sobre todo los jugadores. El 23 de julio de 2017, mediante Junta Extraordinaria, los socios del club aprueban el cambio de nombre de la sociedad quedando en Club de Fútbol Peralada – Girona B, con efectos federativos a partir de la siguiente temporada, mientras Miquel Llobet Llambrich ocupa la presidencia.

Texto: Vicent Masià © 2017

Última actualización: 2017

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

escudo CD Ebro

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Ebro
  • Ciudad: Zaragoza
  • Provincia: Zaragoza
  • Comunidad Autónoma: Aragón
  • Fecha de constitución: 1942
  • Fecha de federación: 1942

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Ebro (1942- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2014/15

 

ESTADIO:

estadio CD Ebro

Campo La Almozara-El Carmen

  • Nombre: Campo Municipal de Fútbol La Almozara-El Carmen
  • Año de inauguración: 9 de septiembre de 1990
  • Cambios de nombre:
  • Campo del Carmen (1990-2010)
  • Campo Municipal de Fútbol La Almozara-El Carmen (2010- )
  • Capacidad: 1.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de San Antonio (1942-1949)
  • Campo de los Escolapios (1961-1965)
  • Campo de San Gregorio (1965-1966)
  • Campo de Delicias (1966-1970)
  • Campo de Picarral (1970-1976)
  • Campo de Miralbueno (1976-1980)
  • Campo de los Escolapios (1980-1990)
  • Campo Municipal de Fútbol La Almozara-El Carmen (1990- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Ebro

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La presencia del fútbol en la capital aragonesa hizo su aparición en noviembre de 1903, fecha en la que el Conde de Sobradiel, jugador y directivo, creó el primitivo Zaragoza Foot-ball Club que disputaba sus encuentros en el Campo del Sepulcro, entidad que desaparecería el 8 de septiembre de 1906 cuando su fundador y presidente contrajo matrimonio. El germen de este deporte ya había calado en las principales ciudades españolas y la ciudad del Ebro se mostraba un tanto remisa a ser pionera en estas lides.

En torno a 1914 aparece el C.D. La Gimnástica, la primera entidad en disputar encuentros interregionales, al que le suceden otras sociedades como el C.D. Patria, el Athletic Club Zaragoza, el España F.C., la S.D. Universitaria, el C.D. Fuenclara (1918) y el más importante de todos ellos, el Iberia Sport Club, nacido en 1916 y que se convertirá poco tiempo después en claro dominante del fútbol regional.

El Iberia Sport Club, quien viste de gualdinegro con pantalón negro y es conocido popularmente como “los avispas”, es presidido por Vicente Torregrosa y está formado en su origen por obreros de la empresa Escoriaza, de gran tradición en la ciudad. En 1917 alcanza el título de Campeón Regional, al cual le seguirán los de 1918, 1919, 1920, 1921, 1923, 1926, 1927, 1928, 1929, 1930 y 1931. El 7 de octubre de 1923 inaugura el Campo de Torrero, de gran capacidad y desde el cual muestra su poder.

En marzo de 1919, la alta sociedad local funda la Sociedad Atlética Stadium, entidad que en marzo de 1922 recibe el título de Real y que de las manos del Conde de Sobradiel conquista el Campeonato Regional en las ediciones de 1924 y 1925 consumándose en la entidad más importante de la región.

Cronológicamente le sigue el Zaragoza Foot-ball Club, entidad fundada en 1921 por Ricardo Arribas y que, con un proyecto muy ambicioso, pretende desbancar en el futuro al Iberia S.C., un club ya consolidado en la ciudad. Bien estructurado y con un respaldo económico notable, en lo sucesivo irá escalando puestos dentro del panorama local y regional, creciendo rápido y mostrándose capaz de tutear a los grandes. Juega en el Campo de El Asalto y se equipa con camisa roja de puños y cuello amarillos con pantalón blanco.

En 1924 absorbe al C.D. Fuenclara para ser más fuerte adoptando los colores de este, camisa rojiblanca y pantalón negro. Sin embargo su economía no alcanza a ser lo suficiente boyante que precisa para ser la primera sociedad de la capital y, demasiado pronto, queda anclado en sus aspiraciones no pudiendo progresar. La salida natural pasa inevitablemente por realizar una fusión con una entidad con más poder, iniciando conversaciones a lo largo de 1925 con la potente y desahogada Real Sociedad Atlética Stadium, quedando finalmente inserta en esta última la cual adopta la denominación de Real Zaragoza Club Deportivo.

El Real Zaragoza C.D. mantiene la estructura, reconocimiento Real e idiosincrasia de la Real Sociedad Atlética Stadium, no modificando su tradicional camisa roja con pantalón azul y continuando siendo conocidos como “los tomates”, empezando un despegue deportivo que lo lleva a competir en Tercera División durante la temporada 30/31.

Esta aventura, contrariamente a lo esperado, no es halagüeña para las arcas del club zaragozano y la fuerte inversión en fichajes y la carestía de los desplazamientos ocasionan que económicamente se atraviese una gran crisis, disputándose la campaña 31/32 en Regional ya con el nombre de Zaragoza C.D. al haberse instaurado la II República recientemente. Fuertemente endeudado y con numerosos acreedores, es apartado de la competición, primero por impago y dado de baja en la Federación Aragonesa después, finalizando de esta manera tan crítica el mes de diciembre de 1931.

La crisis en el fútbol local durante estas fechas es total; de un lado el Iberia S.C. ha descendido de Segunda División a Tercera División, y de otro, el Zaragoza C.D. está inactivo sin posibilidad de competir oficialmente. La unión entre ambos clubs, “tomates” y “avispas”, no se hace esperar y cinco representantes de cada entidad firman un documento que supondrá la extinción del Iberia S.C. y la admisión de sus derechos federativos por parte de un nuevo club. Sin embargo, el acuerdo firmado ciertamente no será una fusión propiamente dicha bajo consentimiento federativo, sino una unión al margen institucional del Iberia S.C. -un club federado- y del Zaragoza C.D. -no federado-, puesto que éste último, a pesar de que seguía legalizado, carecía de estadio, jugadores y directivos, además de arrastrar deudas de carácter económico y haber perdido sus derechos federativos al haber sido dado de baja en la Federación Aragonesa pocos meses atrás.

José María Gayarre, presidente del Iberia S.C., no renuncia a perder el apoyo de la afición de los “tomates” y decide crear un nuevo club para dar cabida a toda la sociedad zaragozana. Los directivos del Iberia S.C. impondrán sus condiciones para la fundación de la nueva sociedad deportiva, como la de mantener el Campo de Torrero como terreno de juego, no aceptar la deuda anterior arrastrada por el Zaragoza C.D., aportar 15 jugadores al nuevo equipo, así como el entrenador Elías Sauca, usando como emblema el escudo de la ciudad rodeado con bordes amarillo y negro, colores representativos del Iberia S.C.

De esta forma queda constituido el 18 de marzo de 1932 el Zaragoza Foot-ball Club, club que toma los colores de la Federación Aragonesa, es decir, camisa blanca y pantalón celeste, siendo el propio Gayarre el primer presidente de la entidad resultante. Su campo de juego será el de Torrero, tal y como se acuerda, feudo de los “avispas” y que será empleado en lo sucesivo hasta décadas después.

El Zaragoza F.C. se convertirá en la piedra angular del fútbol maño y, por extensión, del aragonés, alcanzando la Primera División en la temporada 39/40 y llegando hasta nuestros días después de atravesar mil vicisitudes y varios cambios de nombre como Zaragoza Club de Fútbol en 1941, Real Zaragoza C.D. después de la Asamblea Extraordinaria mantenida el 30 de marzo de 1951 hasta Real Zaragoza S.A.D. en 1992 tras su adaptación a la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte.

Finalizada la Guerra Civil, la ciudad de Zaragoza es un hervidero de sociedades deportivas de distinto potencial que, bajo la sombra del Zaragoza C.F., omnipresente, sobreviven como pueden en unos años muy duros donde todo es complicado. En los barrios de Delicias, La Almozara, Torrero, San José, Las Fuentes además de en sus pequeños núcleos rurales, surgen nuevos clubs o perviven otros como el Arenas S.D., el Club Atlético Zaragoza, el C.D. Discóbolo, el C.D. Español, la S.D. Carde-Escoriaza, todos ellos de Primera Categoría que comparten destino con clubs de Segunda Categoría como el C.D. Delicias, el C.D. Arrabal, el C.D. Levante, el C.D. Celta, el C.D. Santa Isabel a los que hay que sumar un largo etcétera.

HISTORIA DEL CLUB:

1942 – 1949

Constituido en 1942 en plena posguerra por aficionados residentes en el barrio de La Almozara, zona residencial conocida durante muchos años como La Química al albergar sus suelos la empresa de abonos y productos relacionados La Industrial Química de Zaragoza cerrada en 1979 a la par que la fábrica Unión Alcoholera, el Club Deportivo Ebro es un club que tuvo unos orígenes muy modestos, surgiendo como vida deportiva para muchos jóvenes en edad de jugar al fútbol. Con camisa arlequinada a grandes cuadros blancos y azules con pantalón negro, tenía su sede al principio del Paseo Echegaray y Caballero nº 1 en lo que fue el primitivo Bar Ebro, junto a la actual Plaza de Europa y muy próximo al Río Ebro del cual toma nombre, iniciando su carrera en la temporada 42/43 bajo la presidencia de Ismael Calavia Murillo -su alma mater- en la última de las categorías organizadas por la Federación Aragonesa, la Tercera Regional, torneo donde es sexto y accede a Segunda Regional al ser reestructurados los grupos.

En esta categoría será tercero en la campaña 43/44 y subcampeón en la edición 44/45 tras el C.D. Lasalle dentro de un grupo donde los participantes son mayoritariamente de la ciudad de Zaragoza salvo la presencia del algún club del área metropolitana y de la capital oscense. Falto de un terreno de juego propio, durante estos primeros años el club jugará en el Campo de San Antonio, un escenario dotado de velódromo en medio de un complejo polideportivo solapado a la piscina inmediata al popular Campo de Torrero donde juega el Zaragoza C.F. con acceso principal desde la calle Lasierra Purroy.

En la sesión 45/46 es octavo, mientras séptimo es en la edición 46/47, año este último en el cual consigue con una excelente plantilla proclamarse Campeón de Aragón de Aficionados. Dicho resultado le permitirá disputar el Campeonato de España, cayendo en las primeras eliminatorias, pero dando muestras ya de su potencialidad. En la campaña 47/48 consigue ser tercero en Liga tras los pasos de C.D. Celta y C.D. Eléctricas Reunidas, lo que le vale el ascenso a Primera Categoría y a la vez su puntilla, puesto que sin terreno de juego propio y con unos desplazamientos a localidades bastante lejanas de su ámbito territorial, una vez finalizada la temporada 48/49 desaparece tras disputar un último encuentro en Ayerbe durante el mes de septiembre de 1949.

1961 – 1970

La segunda etapa del club zaragozano empieza doce años después, a finales de 1961 cuando varios de los directivos que estuvieron en la etapa anterior junto a nuevos aficionados residentes en el Barrio de La Almozara y, sobre todo, la gran ayuda que aporta Domingo Vela, ex-portero del Real Zaragoza C.D. durante la temporada 53/54 y quien se presta a hacer de entrenador, se reorganiza el C.D. Ebro teniendo como sede el Bar Ebro sito en la calle del mismo nombre -luego pasará al Bar Dalmau-. Inscrito como club adherido a la Federación Aragonesa, el C.D. Ebro participará en diversos torneos como la Copa Primavera, la Copa Pepsi-Cola y partidos amistosos progresando sus seguidores hasta alcanzar los doscientos socios hacia 1964, cifra que le invitará a redactar Estatutos para darse de alta en la Federación Aragonersa constituyendo una junta directiva el 1 de enero de 1965.

Con Victoriano Herrando como presidente, el club tendrá como tesorero a Fernando Gómez y secretario a Armando Guerra, mientras vocales serán Vicente Sopesens, Paulino Larena, Santiago Sediles, Domingo Vela, José Gallén, Blas González y Miguel Asso. Desprovisto de campo propio, el conjunto arlequinado inicia este nuevo periodo en el Campo de los Escolapios, participando en la Copa Primavera de 1965 e imponiéndose en la Copa Pepsi-Cola que le da fuerzas para competir oficialmente.

Las reducidas dimensiones del colegio provocan que, para quedar inscrito en la Federación Aragonesa, deban ser uno más de los clubs que hacen uso del Campo de San Gregorio, instalación de tierra al norte de la ciudad próxima al centro docente desde la cual la temporada 65/66 empieza con Joaquín Moncín Anglada en la presidencia en sustitución de Victoriano Herrando, tomando como punto de partida deportivo la Segunda Regional donde resulta cuarto clasificado.

En la campaña 66/67, con Julio Hernández del Río al frente, se hacen gestiones para fusionarse con el Club Hesperia y así conformar el Ebro-Hesperia, nombre con el que se crea un equipo que participa en el Campeonato de Juveniles y sirve como base formativa para la primera plantilla. El club se traslada al Campo de Delicias, propiedad del Club de Fútbol Renfe y ubicado junto a la estación de ferrocarriles del mismo nombre detrás del garaje de Transportes Ochoa, un club constituido en 1959 como Automotor Renfe y dado de alta en la Federación Aragonesa el 1 de abril de 1960 con Daniel Barajas como presidente que, constituido por operarios del Taller de Tracción Diésel, se había fusionado con el club juvenil San Juan Bosco para salir reforzado y en esos precisos instantes competía en Tercera División.

En lo que resta de década el club de La Almozara no abandonará la Segunda Regional, siendo infructuosos sus intentos de disponer de campo propio y así poder jugar en Primera Regional, su objetivo. Durante estos años -a partir de 1967- su presidente será José Francisco Gavín Mené.

1970 – 1980

Renacido con fuerza durante los años sesenta, durante la década de los años setenta se topará con la dura realidad, protagonizando una peregrinación por varios terrenos de juego como el Campo de Picarral y el Campo de Miralbueno, mientras se ve cómo el nivel deportivo de la entidad baja enteros y al término de la temporada 72/73 descienden a Tercera Regional, el último nivel federativo coincidiendo con una etapa donde Domingo Vela Navarro es el presidente. Las reestructuraciones que la Federación Aragonesa efectúa en sus campeonatos hacen que en 1974 la hasta entonces Segunda Regional pase a ser conocida como Segunda Regional Preferente y la Tercera Regional como Segunda Regional, accediendo en 1975 José María Sánchez a la presidencia con quien no se consiguen grandes cambios dentro de la estabilidad vigente.

En 1979 toma mando de la entidad José Luís Bailera Martínez, quien fuera jugador del club, entrando nuevos directivos que tienen nuevos propósitos. El club cambia de sede y del Bar Ebro se pasa al Bar Dalmau, resultando segundo en la edición 79/80 tras el C.D. Movera lo que supone su ascenso a Primera Regional.

1980 – 1990

El C.D. Ebro regresa al Campo de los Escolapios abandonando su peregrinación por distintos escenarios zaragozanos en búsqueda de acercarse a su ámbito natural y quedar reintegrado en la barriada, pero su debut en ésta categoría es efímero concluyendo la sesión 80/81 decimonoveno y penúltimo descendiendo a Segunda Regional.

Tras ser sexto en la campaña 81/82 y decimosegundo en la edición 82/83, en 1983 accede a la presidencia Manuel Bayo Monterde con quien se crean nuevos equipos para las categorías inferiores buscando un plantel que sirva de base para el primer equipo y, de paso, una consolidación con el vecindario. Deportivamente su militancia en Segunda Regional no varía y el conjunto arlequinado es séptimo en la temporada 83/84 y octavo en la 84/85, llegando los primeros éxitos a partir del segundo lustro cuando la entidad de La Almozara empieza a recoger los primeros frutos del trabajo realizado y asciende consecutivamente a Primera Regional y luego a Regional Preferente. En esta categoría, con Benito Ansón como presidente del club, el plantel es reforzado convenientemente y, tras ser octavo en la temporada 88/89, en la edición 89/90 queda Campeón y consigue el ascenso a Tercera División, un logro muy ansiado para una sociedad deportiva tan humilde.

1990 – 2000

Para el estreno en Categoría Nacional el club realiza importantes gestiones con el ayuntamiento para la adecuación de unos terrenos municipales situados en la calle Sierra de Vicor junto en las inmediaciones del río, campo de escasas dimensiones y de tierra que es bautizado como Campo del Carmen quedando inaugurado el 9 de septiembre ante la A.D. Sabiñánigo en encuentro de Liga con victoria local por 2-0. Este recinto se convierte en el primero cuya titularidad es exclusivamente suya. Con Carlos Blasco al frente, los arlequinados son decimosegundos soportando su primer envite en la categoría, encadenando una racha de cuatro temporadas consecutivas en el Grupo XVI aragonés en las cuales será décimo en la campaña 91/92 y noveno en la edición 92/93, cerrando su experiencia en este ciclo con el descenso a Regional Preferente tras ser decimonoveno en la sesión 93/94.

El C.D. Ebro de estos tiempos es una entidad que crece a nivel local y regional no conformándose con competir en Regional Preferente. Sus equipos inferiores proporcionan jugadores a la primera plantilla y el juvenil cada vez se encuentra más afianzado. Tras ser cuarto en la temporada 94/95, en la campaña 95/96 consigue ser segundo en Liga tras el Club Atlético Monzón, puesto que le vale para promocionar por el ascenso a Tercera División ante la S.D. Tarazona; 2-1 en casa y victoria por 1-2 en la localidad zaragozana.

De nuevo en Categoría Nacional, la edición 96/97 queda en nada por cuando los arlequinados resultan decimoctavos regresando nuevamente a Regional Preferente. Como sucediera anteriormente, su paso por esta categoría regional durará dos temporadas, siendo séptimo en la edición 97/98 y segundo en la sesión 98/99 a un punto del líder C.D. San Gregorio Arrabal zaragozano, plaza que le catapulta a Tercera División al ascender los dos primeros clasificados. El retorno al Grupo XVI es complicado, Jesús Navarro comanda el club y la plantilla ha de luchar al máximo para conservar su plaza, siendo finalmente decimoquinto con Enrique Oviedo en el banquillo a pocos puntos del descenso.

2000 – 2010

En la temporada 00/01 se incorpora Julio López en el banquillo concluyendo decimosegundos, pero la llegada de Juan Carlos Arribas en la edición 01/02 supondrá un gran revulsivo y el cuadro del barrio de La Química es cuarto clasificado. Este puesto le permite acceder por primera vez en su historia a la Promoción de Ascenso a Segunda División B, algo insospechable años atrás, siendo colista con una victoria y cinco derrotas superado por Peña Sport F.C., S.D. Lemona y C.D. Tropezón.

En las temporadas siguientes, aunque el club consigue afianzarse en Tercera División, sus clasificaciones son menos brillantes y queda relegado a posiciones en mitad de la tabla sin aspiraciones de optar a los puestos de arriba, pero al mismo tiempo alejado de los puestos de descenso. En la campaña 02/03 con Pedro Antonio Moreno es decimoprimero, repitiendo con el mismo técnico en la edición 03/04 en duodécimo puesto para ser decimocuarto en la sesión 04/05. Tras ser decimoprimero en las ediciones 05/06 y 06/07, en la temporada 07/08 desciende a Regional Preferente como resultado de finalizar decimoséptimo, cerrando un ciclo de nueve temporadas seguidas en Tercera División que le hacen ser respetado por sus rivales dentro del grupo aragonés.

Su paso por Regional Preferente se alargará durante dos campañas, siendo cuarto en la edición 08/09 y Campeón del Grupo I con holgura en la edición 09/10 coincidiendo con la instalación de césped artificial, plaza que le permite regresar una vez más a Tercera División y competir con los clubs más destacados del panorama regional.

2010 – 2020

Con Jesús Navarro al frente durante toda la década anterior y tras una conveniente remodelación del Campo del Carmen en 2010 instalándose césped artificial, los años diez vislumbran al mismo directivo en el cargo pero con un proyecto ambicioso que pasa por, primero estabilizarse en la categoría y luego, si se puede, intentar alcanzar la Segunda División B para convertirse en el segundo club de la ciudad en importancia tras el Real Zaragoza. Así pues, tras contratar los servicios de Juan Carlos Ruiz de Lazcano quien se hace cargo de la secretaría técnica y de reorganizar el club, el primer equipo es decimotercero en la campaña 10/11 y decimosegundo en la edición 11/12, consiguiendo en la temporada 12/13 ser terceros en Liga superados por C.D. Sariñena y Andorra C.F., plaza que le permite disputar su segunda Promoción de Ascenso a Segunda División B en la que son eliminados en Cuartos rápidamente al no tener opciones frente a la S.D. Compostela; 4-0 en la capital gallega y empate 2-2 en casa.

En esta nueva etapa del club de La Almozara, se presta especial importancia a las categorías inferiores donde el equipo juvenil obtiene muy buenos resultados, saliendo de la cantera buenos jugadores que ofrecerán un gran rendimiento. En la temporada 13/14, con José Luís Rodríguez Loreto serán decimoterceros, contratándose para la campaña 14/15 nuevos jugadores con los cuales se piensa dar un salto cualitativo y disputar una nueva Promoción. La entidad que preside Jesús Navarro no yerra en sus expectativas y los arlequinados, en un gran duelo con el C.D. Teruel, se proclaman Campeones del Grupo XVII aragonés por primera vez en su historia. Rodríguez Loreto afronta la Eliminatoria de Campeones ante el C.D. Varea, primer clasificado del Grupo XVI riojano con la esperanza de ascender, propósito que se cumple satisfactoriamente al imponerse 1-0 en el Campo del Carmen y empatar 2-2 en Logroño.

Texto: Vicent Masià © 2015

Última actualización: 2015

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

ENLACES EXTERNOS:

 

titular UE Cornella

 

escudo UE Cornella

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unió Esportiva Cornellà, S.A.D.
  • Ciudad: Cornellà de Llobregat / Cornellá de Llobregat
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 29 de abril de 1951
  • Fecha de federación: 1951

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva Cornellá (1951-1999)
  • Unió Esportiva Cornellà (1999-2017)
  • Unió Esportiva Cornellà, S.A.D. (2017-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2013/14

 

ESTADIO:

estadio UE Cornella

Nou Estadi Municipal de Cornellà

  • Nombre: Nou Estadi Municipal de Cornellà
  • Año de inauguración: 26 de agosto de 2012
  • Cambios de nombre:
  • Nou Estadi Municipal (2012-)
  • Capacidad: 1.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Camp de la Via Férrea (1951-2012)
  • Nou Estadi Municipal (2012- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales UE Cornella

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Ubicada a escasos kilómetros de la capital regional, Barcelona, la localidad de Cornellá de Llobregat fue durante muchos años un pequeño centro agrícola que vivía de los frutos de la fértil tierra que la rodeaba hasta que la industrialización iniciada en los años veinte y su cercanía con la ciudad condal ocasionaron un rápido crecimiento poblacional hoy estancado. La influencia de Barcelona, al igual que sucede con todas las localidades de su entorno, fue clave para la introducción de varios deportes que cuajaron en su seno como el rugby y el baloncesto, disciplinas de gran tradición, experimentando el fútbol un desarrollo menos espectacular pero no exento de dedicación.

El fútbol llegó a Cornellá de la mano del tejido industrial cuando iniciados los años veinte trabajadores de la empresa Sociedad General de Cables Eléctricos S.A., una industria instalada en 1910, dieron cuerpo al primer club local; Foot-ball Club Cables Eléctricos, constituido el 15 de abril de 1923. Dicha asociación, formada en principio por empleados, bien pronto cuajó entre la juventud y con el apoyo de esta ampliaron miras decidiendo inscribirse en la Federación Catalana y representar a todo el municipio. Acomodados en un terrenos próximos al cauce del río Llobregat, el Camp de Les Aigües, la asociación adoptó el nombre de Athletic Cornellá Foot-ball Club, vistiendo camisa rojiblanca con pantalón negro, compartiendo el fútbol con otras disciplinas como el pedestrismo y el ciclismo, tan de moda en aquellos tiempos y estrenándose durante la temporada 23/24 en Tercera Categoría.

El Athletic Cornellá F.C. fue en sus años de existencia un club muy modesto dentro del panorama barcelonés, no alcanzando nunca la Segunda Categoría Ordinaria y alternando las temporadas en juego tanto en competiciones federadas como en torneos de otra índole. La llegada de la Segunda República no modificó su status y, al contrario que sucedió con otras localidades de su entorno, más volcadas en el fútbol, el club rojiblanco transitó sin pena ni gloria durante los años treinta hasta que la Guerra Civil supuso un repentino frenazo que, una vez pasados los primeros meses, tuvo continuidad hasta que el conflicto se agravó en 1938 y Cataluña empezó a ceder terreno ante las fuerzas de los sublevados.

Pasada la guerra, al menos durante su primer año, Cornellá no pudo rearmar su club de fútbol surgiendo de nuevo este en 1940 cuando se recompone la asociación para competir en Segunda Categoría Ordinaria. En plena campaña 40/41 y obedeciendo la prohibición de extranjerismos, la asociación adopta la denominación de Club Atlético Cornellá a partir del 1 de enero de 1941, finalizando su trayectoria deportiva y existencial en 1942 cuando se disuelve. A principios de los años cuarenta la localidad ha triplicado su población y en su término cohabitan varias industrias con un notable número de empleados. El fútbol no cae en el olvido y en 1943 se constituye el Club Atlético Padró, una asociación novel que disfruta de las instalaciones del nuevo Campo Municipal de la Vía Férrea adjudicado al Frente de Juventudes local y levantado en 1941.

El Club Atlético Padró, quien toma nombre del popular barrio situado al norte, viste camisa verde con detalles blancos y pantalón azul alternándolo en ocasiones con camisa arlequinada blanquiazul, convirtiéndose desde su nacimiento en el máximo exponente de la ciudad ribereña en la Regional catalana. Sin embargo sus pretensiones deportivas, tal cual sucedió con su predecesor, no son demasiado ambiciosas, resultando intermitente su paso por las categorías más humildes hasta el punto de carecer de un equipo juvenil en el que se formen adecuadamente jóvenes promesas.

Alertados por dicha situación, dos serán las personas que tomen conciencia en relanzar a la juventud, de un lado Pedro Junyent, director de la academia docente que lleva su nombre y, del otro, Constancio Pérez, la mano derecha del anterior y sobre quien recae gran parte de la responsabilidad de la Academia Junyent, un club con plena dedicación formativa lleno de jugadores juveniles que visten camisa blanca con pantalón azul.

HISTORIA DEL CLUB:

1951 – 1960

Los éxitos cosechados por la Academia Junyent dentro del fútbol barcelonés sumando varias conquistas y la obtención de varios títulos comarcales no pasan desapercibidos en los conjuntos de su área de influencia, ingresando parte de sus jugadores más destacados en clubs de más enjundia. La fuga de sus estrellas y la no existencia de un campeonato juvenil para clubs que no dispongan de un equipo senior en competición regional, hace que Junyent y Pérez muevan los hilos para constituir en la localidad un club que lleve el nombre de la ciudad y aglutine las distintas corrientes futbolísticas presentes, fundamentándose todo el proyecto sobre la base del Club Atlético Padró, con jugadores seniors y sobre la Academia Junyent, cantera de juveniles con proyección.

El acuerdo entre ambos se consolida el 29 de abril de 1951 con el nombre de Unión Deportiva Cornellá, eligiéndose como colores representativos el verde con detalles blancos para la camiseta y el azul para el pantalón, los mismos de los padronenses. La figura de presidente recae en Pedro Junyent, siendo vicepresidente Tomás Anguera, Jaime Puig tesorero y Constancio Pérez secretario, además de principal artífice de la unión. El Club Atlético Padró seguirá en activo adoptando definitivamente como colores los arlequinados blanquiazules, estrenándose la Unión Deportiva en Segunda Categoría Regional la sesión 51/52 para pasar a Comarcal Preferente a lo largo de la temporada 52/53, categoría donde se mantiene en la 53/54. Durante lo que resta de década militará en Segunda Categoría Regional.

1960 – 1970

Iniciados los años sesenta el club asciende a Primera Regional, el cuarto nivel por aquel entonces, permaneciendo en esta categoría hasta que al término de la temporada 64/65 desciende a Segunda Regional tras concluir decimosexto. En esta categoría militará durante una sola campaña, 65/66, reestrenándose en Primera Regional durante la edición 66/67 donde finaliza decimosexto, pero encadenando un nuevo ascenso, en esta ocasión a la recién constituida Regional Preferente, una división que se convierte en la más distinguida de la Federación Catalana y en la cual noveno en la temporada 67/68, decimoquinto en la 68/69 y decimoprimero en la 69/70, una plaza que le condena a descender a Primera Regional al ser reestructuradas todas las categorías.

A lo largo de 1968 la U.D. Cornellá incorpora bajo su organigrama a parte de la estructura del Colegio San Miguel, un centro docente dotado de varios equipos juveniles e infantiles que sirven para instruir a la juventud local en el fútbol y, de paso, como cantera idónea para surtir de jóvenes valores que algún día terminarán en la primera plantilla.

1970 – 1980

El cambio de década no trae excesivos cambios y el conjunto de la Vía Férrea continua deambulando por la Regional catalana sin experimentar un gran salto que le lleve a ocupar una plaza en Categoría Nacional. En su primera temporada, 70/71, finaliza segundo tras el C.F. Andorra y se le escapa el ascenso, resultando tercero en la edición 71/72 y décimo en la 72/73 continuando un ciclo de temporadas en Primera Regional hasta que al término de la sesión 77/78 consigue ascender a Regional Preferente con ocasión de una nueva reestructuración en las categorías.

Durante los años que dan cierre a la década, la U.D. Cornellá queda quinto en la temporada 78/79 y decimotercero en la campaña 79/80 sin grandes alardes y con la humildad que marca su presupuesto, uno de los humildes de la categoría que le impide acceder a Tercera División, su objetivo a corto plazo.

1980 – 1990

Dar el salto a Categoría Nacional no es tarea fácil y, dada la gran competencia con la que se encuentra, los resultados no acompañan y el equipo se ve sumido a ocupar puestos muy discretos en la tabla clasificatoria siendo noveno en la edición 80/81, decimocuarto en la 81/82 y decimonoveno en la sesión 82/83.

Tras unos años más en Regional Preferente, la entidad barcelonesa pierde la categoría y desciende a Primera Regional, sumiéndose en un letargo del cual le costará salir varias temporadas.

1990 – 2000

Con el técnico Paco Pérez se persigue el ascenso a Regional Preferente, objetivo que tras un par de temporadas se logra satisfactoriamente una vez concluida la edición 90/91. En esta categoría la U.D. Cornellá logra asentarse y con una cantera que empieza a dar sus primeros frutos consigue alcanzar la Primera Catalana al término de la campaña 95/96 con Enrique Pérez Cabedo en el banquillo, una categoría intermedia de nuevo cuño entre la Regional Preferente y la Tercera División instaurada en 1991.

La U.D. Cornellá se estrena en Primera Catalana con la temporada 96/97 consiguiendo un notable quinto puesto y estando a punto de encadenar un nuevo ascenso a Tercera División quedándose prácticamente a las puertas de ello. En la campaña 97/98 son novenos, pero en la 98/99 se proclaman subcampeones quedando a tan solo dos puntos del líder Girona F.C. Esta plaza, con Ramón María Calderé en el banquillo, les permite acceder por primera vez en su historia a Tercera División, debutando en Categoría Nacional en una brillante sesión 99/00 donde, ante la sorpresa de muchos y ya bajo la denominación de Unió Esportiva Cornellà, finalizan en cuarto puesto y logran entrar en la Promoción de Ascenso a Segunda División B. En esta Fase no tienen excesiva fortuna y son superados por C.D. Burriana y C.D. Olímpico de Totana, finalizando terceros por delante de C.D. Manacor.

2000 – 2010

En la campaña 00/01 los verdes pasan por numerosos problemas y finalizan en un discreto decimoquinto puesto, resultando todavía más decepcionante la sesión siguiente 01/02 por cuando son decimoctavos y pierden la categoría. Nuevamente en Primera Catalana, el equipo que dirige Juan Toribio se traza en mente regresar lo antes posible a Tercera División, concretando una buena plantilla que le hace proclamarse Campeón aventajando al C.D. Banyoles en tan solo un punto.

Con el ascenso en la mano la U.E. Cornellá inicia un periodo de relativa estabilidad en el cual lucha por mantener la categoría. Tres serán las temporadas en las cuales lo logre al ser décimo en la 03/04, decimosexto en la 04/05, descendiendo a Primera Catalana en la 05/06 después de ser decimoséptimo. Durante estos años el club va forjando una gran cantera que proporciona jugadores a la primera plantilla, otros nutren a clubs de superior categoría y algunos más aspiran a más lejos llegando a clubs de primera fila. La fábrica de Cornellá rinde una pléyade de jugadores que lo convierten en uno de los más laureados en categorías inferiores, reflejándose dicha situación en el club que es catalogado como uno de los mejores catalanes del momento en labores formativas.

El ansiado regreso a Tercera División se larga más de la cuenta y pese a tener opciones, en la sesión 06/07 se termina en una sexta plaza que les deja como estaban. Mejor papel realizarán en cambio durante la sesión 07/08 cuando con una plantilla equilibrada se proclaman Campeones de la categoría y ascienden directamente de la mano de Diego Morata. La vuelta a Categoría Nacional no es espectacular y durante la campaña 08/09 se alcanza una discreta duodécima plaza. Mejorados sustancialmente todos sus puestos, la edición 09/10 es más afortunada y se concluye en quinto puesto, escapándose la Promoción a la categoría de bronce por escaso margen.

2010 – 2020

Enrique Pérez Cabedo repite en el banquillo verde en la temporada 10/11 conduciendo al club de Cornellá hasta el octavo puesto, plaza que es rebasada por Jordi Roger en la campaña 11/12 gracias a un óptimo quinto lugar que les acerca a las plazas de Promoción. La tendencia progresiva mostrada durante los últimos años no se detiene en ese punto y de la mano del mismo técnico se arma una poderosa plantilla de la cual se pretende logre entrar en las plazas de Promoción. El equipo conformado no defrauda y la U.E. Cornellá termina subcampeón del grupo catalán de Tercera División empatado a puntos con el primer clasificado, U.E. Olot, viéndose las caras en los Cuartos de Final de la Promoción ante el Real C.D. La Coruña B quien le elimina al derrotarle 3-1 en la capital gallega y ser vencido por 2-1 en el Nou Municipal, un recinto inaugurado el 26 de agosto de 2012 ante el F.C. Santboiá en Liga y con resultado de 4-0 favorable para los locales, que sustituye al clásico Vía Férrea.

Si en esta ocasión no se consigue el deseado ascenso, este sí llega en la segunda oportunidad que se le presenta pues en la temporada 13/14, de nuevo con Jordi Roger, se proclama Campeón de la categoría empatado a puntos con el C.F. Montañesa y después de mantener un intenso duelo con el C.E. Europa, clasificándose para una Promoción de Campeones donde consigue ascender directamente a Segunda División B tras eliminar al C.D. Izarra; empate 1-1 en la localidad navarra de Estella y victoria por 3-1 en el Nou Municipal con tantos de Txemi, Dani Martín y óscar Muñoz.

Iniciadas el 20 de diciembre de 2017 las operaciones para la transformación en Sociedad Anónima Deportiva, queda constituida la Unió Esportiva Cornellà, S.A.D. con un capital social de 217.000 euros, quedando inscrita el 11 de abril de 2018 en el Registro Mercantil, siendo publicado el día 19 del mismo.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009). Apéndice 2014.
  • Anuarios de la RFEF.

 

ENLACES EXTERNOS:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular UE Olot

 

escudo UE Olot

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unió Esportiva Olot, S.A.D.
  • Ciudad: Olot
  • Provincia: Gerona / Girona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 1921
  • Fecha de federación: 14 de mayo de 1922

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Olot Foot-ball Club (1921-1939)
  • Unión Deportiva Olot (1939-1980)
  • Unió Esportiva Olot (1980-2015)
  • Unió Esportiva Olot, S.A.D. (2015-)

TÍTULOS NACIONALES:

5 Ligas de Tercera División:

  • 1956/57
  • 1966/67
  • 1982/83
  • 2012/13
  • 2016/17

ESTADIO:

estadio UE Olot

Estadi Municipal d’Esports

  • Nombre: Estadi Municipal d’Esports
  • Año de inauguración: 1940
  • Cambios de nombre:
  • Campo Municipal de Deportes / Estadi Municipal d’Esports (1940-)
  • Capacidad: 3.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadi de l’Estació (1921 – 1940)
  • Estadi Municipal (1940 – )

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales UE Olot

ESCUDOS:

escudos UE Olot

UNIFORMES:

uniformes UE Olot

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La ciudad de Olot, enclavada en la provincia de Girona junto al Prepirineo Catalán, es el principal centro de la comarca de La Garrotxa y un lugar de especial atractivo al encontrarse levantada sobre una extensa zona volcánica que conforma un parque natural con varios volcanes todos ellos extinguidos, contando también con una amplia tradición de imaginería religiosa.

La tradición futbolística de la localidad es remota y los primeros contactos con este deporte surgen en 1902, en los albores de su introducción nacional, cuando su cariz militar y turístico hace que militares como Joaquim Peris i Vargas junto a algunos ciudadanos barceloneses veraneantes de ocasión, compartan tardes de fútbol en los parajes de El Triai y Les Feixes.

Su expansión no es rápida y aún pasarán algunos años hasta que consolide todo lo iniciado a principios del siglo, concretándose en septiembre de 1912 un gran proyecto donde varios industriales barceloneses entre los cuales destacan Josep Joaquim Sacrest, Alfred Batlló y Joan Capdevila dan forma al Olot Deportivo, una sociedad polideportiva con cabida a varias disciplinas como el fútbol, tenis y patinaje sobre ruedas.

Los integrantes del Olot Deportivo mantienen estrechos lazos con el F.C. Barcelona y consiguen que el hermano del técnico azulgrana en aquellos momentos, Allack, les prepare e invitan a la primera plantilla para inaugurar sus instalaciones, un modelo para la época conseguido gracias al alquiler de unos terrenos pertenecientes a Frederic Batlló ubicados junto a la Ermita de Los Desamparados. La colonia barcelonesa no es la única interesada en la práctica deportiva y ese mismo año, desde el Centro Católico, nace una iniciativa completamente olotina con raigambre carlista que percibe el nombre de Sport Club Olotí, promovido por el farmacéutico Antoni de Bolós i Vayreda que juega en un terreno situado en el Mas Morató.

En 1916 y después de casi cuatro años de actividad, a consecuencia de un ciclo de huelgas y problemas derivados con los efectos de la I Guerra Mundial que repercute en la colonia barcelonesa, ambas sociedades han mermado sus funciones quedando el fútbol relegado a la Escuela Pía, quien lo practica entre su alumnado, y a los encuentros que efectúan libremente en los terrenos de El Triai y Les Feixes.

En 1919 resurge el fútbol a nivel organizado y desde el religioso Casal Marià se emprende la construcción de un nuevo campo denominado popularmente como Camp de l’Estació que disfrutan dos corrientes, el renacido Sport Club Olotí y el Renaiximent Sportiu, ambos plagados con membresía juvenil que se suelen enfrentar entre sí mismos o frente a conjuntos militares de breve conformidad que se generan en la ciudad.

Contándose nuevamente con dos entidades entre cuyas actividades principales destaca el fútbol, a lo largo de ese año se piensa en crear un club potente que reúna a lo más destacado de ambas sociedades y, que adscrito a la Federación Catalana, pueda competir en los campeonatos que esta institución organiza, quedando consolidado el proyecto con la Agrupació Sport Olot. Sin embargo, con el paso de tiempo surgen los primeros roces y la relación entre los distintos miembros no es la más cordial posible fruto de sus grandes divergencias políticas -se alternan a la par carlistas conservadores ligados al Casal Marià de fuerte raigambre católica con nacionalistas tradicionalistas y progresistas del Cercle Olotí-, ocasionándose en 1921 una escisión que emprende una aventura por separado.

HISTORIA DEL CLUB:

1921 – 1930

El nuevo club pretende llevar el nombre de la ciudad y, con una amplia ambición futbolística, asociarse a la Federación Catalana para poder competir oficialmente frente a otros clubs de la provincia en los diversos campeonatos a nivel amateur que esta organiza. Constituido ya avanzado 1921, la flamante sociedad adquiere el nombre de Olot Foot-ball Club, efectuándose el registro en la Federación Catalana el 14 de mayo de 1922 una vez consolidado el proyecto y con una junta directiva encabezada por Antoni Mota, su primer presidente. La nueva sociedad, ligada al nacionalismo catalanista, juega en el Camp de l’Estació y viste, gracias a la gran influencia barcelonista, con camisa partida a dos mitades azul y grana con pantalón negro, siendo vicepresidente Eugeni Vayrera, contable Lluís Bassols, tesorero Antoni Oró, secretario Josep Rossel y vicesecretario Manuel Juanola.

En 1923 accede a la presidencia el nacionalista, exalcalde y expresidente del Cercle Olotí, Evelí Barnades, siendo relevado en 1925 por Ramón de Roca quien, en plena era de Primo de Rivera, era el mejor situado políticamente en una época donde la ideología ponía o quitaba cabezas. La marcha del conjunto azulgrana no es la más idónea y en 1926 accede una junta gestora que toma los mandos del club, iniciándose a partir de 1927 un cambio con Hermenegild Danés como presidente en el cual los de La Garrotxa se distancian del F.C. Barcelona y se acercan al Real C.D. Español, movimiento que les genera nuevas amistades pero que, deportivamente, no son fructíferas.

1930 – 1940

Tras un periodo lleno de salpicaduras políticas que concluye en 1929 con el cambio de Gobierno, los años 30 si cabe van a resultar más convulsos todavía. El deporte en Olot sigue dividido en dos grandes facciones, una de tinte nacionalista y otra de tinte católico, ambas con distintas ramas, magnificándose cualquier movimiento por insignificante que sea. A finales de 1930 el Olot F.C. es una jaula de grillos y Danés dimite siendo sustituido por Joan Vilanova mientras el equipo sigue participando en la Liga provincial para clubs amateurs.

En la temporada 31/32 Vilanova es sustituido por Jaume Parés y en la ciudad surge un nuevo club, el Fejocista F.C., vocablo derivado de la Federació de Joves Cristians que la nutre y quien juega en el Campo del Casal Marià -Camp de l’Estació-, convirtiéndose en filial de los azulgranas. Durante estos años los distintos gremios laborales u organismos políticos crean sus propios clubs de fútbol y así en esas fechas encontramos en el campeonato local a sociedades como el del Casal Català, el del Centre Obrer, el Ateneu Obrer, el Industria i Comerç o la Societat de Cuiners i Cambrers, todos ellos insignificantes en su amplitud deportiva.

En septiembre de 1932 Parés dimite y es relevado por Emili Güell, iniciándose un periodo donde el profesionalismo encubierto empieza a florecer y ante el cual los olotinos sucumben ante la falta de medios económicos. La crisis financiera les toca de cerca y algunos jugadores marchan a otros clubs que dan acogida a forasteros. Güell fallece y en 1934 Joan Parache es quien lidera la sociedad, siendo el Campeonato Provincial Amateur su techo deportivo.

Durante la temporada 34/35 surge la Penya Joventut d’Olot, conjunto este que comparte grupo y categoría con el Olot F.C., rompiéndose durante el desarrollo del torneo la vinculación entre los azulgrana y el Fejocista F.C. En 1935 Parache es consciente de los cambios que se prestan en el mundo futbolístico y decide incorporar jugadores forasteros que perciben pequeñas remuneraciones económicas. El potencial de la plantilla se incrementa notablemente y en 1936 se consigue el primer puesto en Liga ascendiéndose a Segunda Categoría Ordinaria donde se hallan sociedades de mayor caché hasta que el levantamiento militar de julio origina la Guerra Civil.

Durante el periodo bélico algunos miembros del Fejociste F.C. sufren serios problemas y gran parte de los jugadores de los distintos clubs locales son movilizados iniciándose un profundo decaimiento futbolístico, aunque a pesar de todo, todavía se disputan algunos encuentros y hay tímidos intentos de reorganizar un campeonato que nunca llega a concretarse.

1940 – 1950

Poco antes de concluir oficialmente la Guerra y concretamente el 7 de febrero de 1939, Olot es ocupada por las tropas del bando nacional restableciéndose lentamente algunas rutinas de antaño como el fútbol, realizándose encuentros entre la Organización Juvenil de Falange y un equipo de Requetés carlistas. Las nuevas autoridades, interesadas en el poder restaurador de este deporte, anuncian que para poder jugar es obligatorio estar inscrito en la Comisión de Deportes de Falange, naciendo de la juventud varios equipos de donde saldrán futuros jugadores que se enrolen en el club local como la Peña Juventud, la Peña Rápidos, la Peña Águilas, la Peña San Juan y el S.E.U.

Josep María Descals, antiguo fejocista, accede a la presidencia del club y se producen intensos cambios a nivel de imagen como la ostentación de los colores nacionales en el escudo y el cambio de denominación de la sociedad, la cual pasa a ser conocida como Unión Deportiva Olot al pensarse dar cabida a otras disciplinas deportivas siguiendo el ejemplo de la nueva doctrina vencedora. En cuanto a los clásicos colores azulgranas que venían exhibiéndose desde 1921, estos son sustituidos por una camisa blanca con pantalón negro.

Deportivamente se consiguen jugadores procedentes de otras latitudes y durante la campaña 39/40 la U.D. Olot se proclama campeona del Grupo E de Segunda Categoría Ordinaria, puesto que le permite ascender a Preferente donde queda cuarto y último dentro del Grupo I en la edición 40/41 coincidiendo con la inauguración en 1940 del flamante Estadio Municipal. La temporada 41/42 transcurre en Segunda Categoría quedando campeón del Grupo I, logrando ascender al Grupo B de Primera Categoría donde es octavo concluida la sesión 42/43, cuarto en la 43/44 y segundo en la 44/45.

En la temporada 45/46 se estrena en el Grupo A de Primera Regional, la más alta dentro de las regionales, siendo tercero mientras en la Copa Federación Catalana de Fútbol es vencedor adjudicándose el torneo. El club es invitado para participar en la renovada Tercera División que desde el Gobierno es promocionada como la categoría del fútbol humilde, pero el conjunto de La Garrotxa declina la oferta al considerar que los dispendios económicos para tal fin pueden dar al traste con su economía, una decisión de la cual no se arrepentirán. Durante lo que resta de década apenas hay movimientos en su progresión, siendo sexto en la edición 46/47, decimotercero en la 47/48, vigésimo y colista en la 48/49 y decimosexto además de colista en la sesión 49/50.

1950 – 1960

El inicio de la década de los años cincuenta se vive en el Grupo B de Primera Categoría, el segundo nivel regional por entonces, permaneciendo enclavado allí varios años hasta que esta denominación es sustituida por el título de Segunda Categoría Regional. La U.D. Olot es cuarta en la edición 52/53 y quinta en la 53/54, quedando sexta en la 54/55. En la temporada 55/56 se alcanza el primer puesto del Grupo A, plaza que le permite promocionar para ascender a Primera Categoría quedando nuevamente Campeón y obteniendo su objetivo.

En el verano de 1956 la Federación Catalana consigue de la Española ampliar el número de plazas en Tercera División para sus asociados pasando a disponer de dos grupos, el VI con veinticuatro miembros y el VII, con veintidós. El club de La Garrotxa que preside Germán Canalda entra en uno de ellos estrenándose por vez primera en Categoría Nacional, hecho que aprovechan para cambiar su uniforme pasando a vestir desde entonces camisa grana con pantalón azul.

Deportivamente la ambición es notoria y Canalda, de oficio doctor, pretende ser el primer club de la provincia consiguiendo contra todo pronóstico el primer puesto del Grupo VII por delante de rivales de gran peso histórico. Esta plaza puede permitirle la disputa de la Fase de Ascenso a Segunda División, pero previamente ha de superar una eliminatoria a encuentro único en Barcelona frente al Ct.D. Manresa, rival al que se impone por 0-2. En la Fase de Ascenso se enfrenta al barcelonés C.D. Europa, quedando eliminado al perder en casa 1-2 y en la ciudad condal por un contundente 5-0. En la edición 57/58 es séptimo en Liga, quedando tercero en la campaña 58/59 y séptimo en la 59/60 que cierra la década.

1960 – 1970

Los años sesenta serán distendidos para la afición olotina pues en distintos momentos alternarán su presencia entre Tercera División y Primera Categoría Regional. En la campaña 60/61, todavía en el tercer nivel nacional, son undécimos, quedando decimoquintos en la 61/62 con lo cual pierden la categoría. La U.D. Olot es un conjunto poderoso en la primera de las categorías regionales y en la edición 62/63 queda Campeón de su grupo no pudiendo ascender al no superar la Promoción, objetivo que sí obtiene en la sesión 63/64 cuando, en las mismas condiciones que la precedente, sí consigue ascender.

De regreso a Tercera División, la temporada 64/65 es muy floja y la plantilla sólo es capaz de ocupar el decimoctavo puesto, salvándose del descenso después de superar una Promoción. En la campaña 65/66 llegan refuerzos y su convenio con el Real C.D. Español le da buenos resultados consiguiendo terminar tercero, puesto que mejorará en la edición siguiente, 66/67, cuando con Joan Prunés en la presidencia y una excelente plantilla se proclama Campeón por delante de Club Gimnástico de Tarragona, Gerona C.F. y otros ilustres donde figuran clubs como el C.F. Reus Deportivo, C.D. Tarrasa o C.D. San Andrés. En la Final de la Promoción se enfrentan al C.D. Alcoyano, conjunto al que se imponen 3-1 en casa, pero por el cual son goleados en la ciudad alicantina por 4-0 terminando abruptamente un sueño como era poder militar en Segunda División.

Entre los jugadores de aquel plantel recordamos a Prat, Danés, Doménech, Figueres, Bosch, Salui, Parés, Morchón, Merchán, Pons, Rodri y Branques entre otros, mientras entrenador fue Agustí Faura.

En las siguientes temporadas la U.D. Olot siguió contando con buenas plantillas pero los resultados no fueron los mismos y el equipo quedó séptimo en la sesión 67/68 y octavo en la 68/69. En la campaña 69/70 la RFEF comunicó que la cantidad de grupos de Tercera División iban a ser reducidos a cuatro, coincidiendo con un momento en el cual la sociedad de La Garrotxa había perdido potencial y sus expectativas no eran muy halagüeñas. Su participación fue nefasta y terminó colista muy distanciado del resto de competidores.

1970 – 1980

La década de los años setenta no resultará tan prolífica como la anterior y los olotinos sufrirán varios reveses deportivos. El primero de ellos en la temporada 70/71 militando el Regional Preferente cuando, tras descender de Tercera División, encadenen un nuevo descenso, en esta ocasión a Primera Regional. En esta categoría permanecerá un par de campañas, ascendiendo a Regional Preferente al término de la edición 72/73 tras ser Campeón de su grupo.

El paso por esta categoría será, pese a su voluntad, largo, puesto que cinco serán las ediciones en las que intente sin éxito regresar a Tercera División teniéndose que conformar con una posición deportiva que no gusta a la afición. En la campaña 77/78 se proclama Campeón de Preferente y consigue el ansiado ascenso a Tercera División, reencontrándose durante la edición 78/79 con una categoría que se ha convertido en el cuarto nivel nacional y donde halla a clubs de otras regiones como Aragón, Valencia, Baleares y la propia Cataluña. En esta sesión en séptimo, resultando decimocuarto en la 79/80 con aragoneses, valencianos y catalanes.

1980 – 1990

Los años ochenta muestran una aparente estabilidad dentro del grupo catalán, debatiéndose entre varias categorías y convirtiéndose en un conjunto ascensor que tan pronto está en la cima como se codea con rivales de menor nivel. Desde 1980 pasa a denominarse Unió Esportiva Olot.

Así pues, en los primeros años mantiene su plaza en Tercera División siendo undécimo en la temporada 80/81, octavo en la 81/82 y proclamándose Campeón en la 82/83 con veintidós victorias, diez empates y seis derrotas, unos registros que le proporcionan su tercer título en la categoría y le permiten promocionar para ascender a Segunda División B. La plantilla es excelente y hay depositada mucha esperanza, máxime después de superar a la U.P. Langreo por 4-0 en casa y caer derrotados por 4-1 en la localidad asturiana, pero en la Final se tuercen las cosas y el equipo cae derrotado por 2-0 ante el Arosa S.C. en la localidad pontevedresa de Vilagarcía y en casa no culmina la remontada ganando por un escaso 1-0.

En la siguiente campaña, 83/84, los olotinos pierden potencial y terminan decimoterceros, siendo aún peor la edición 84/85 cuando son vigésimos y colistas con tan solo dos victorias y siete empates, su peores registros en la categoría. La U.E. Olot pasa a jugar en Regional Preferente permaneciendo dos temporadas consecutivas en esta categoría dado que al término de la edición 86/87 queda tercer clasificado y regresa a Tercera División.

Como suele ocurrir en sus anteriores reencuentros, los granates vuelven con fuerza y realizan una excelente campaña 87/88 finalizando en tercer lugar, bajando al quinto puesto en la edición siguiente 88/89 para cerrar la década en una discreta decimotercera plaza en la sesión 89/90.

1990 – 2000

Los olotinos cada temporada que transcurre desde su último ascenso ven como su plantilla va perdiendo calidad y, con ello, reduciendo efectividad. En la campaña 90/91 ocupan un preocupante decimoquinto puesto y en la 91/92 son penúltimos perdiendo la categoría. Su paso por Primera Catalana, una categoría de reciente creación intermedia entre la Tercera División Nacional y la antigua Regional Preferente, es afortunadamente y como subcampeón en la edición 92/93, consigue regresar al cuarto nivel.

La temporada 93/94 será es muy negativa y, lo peor, significa el primer paso de una gran brecha en su historia que con el paso de los años será considerada como la peor época sin duda desde su constitución al no poder volver a tener una plaza en Categoría Nacional durante varios lustros, un golpe muy duro para su afición. En las campañas siguientes el equipo es incapaz de abandonar la Primera Catalana y cunado lo hace escoge un camino descendente bajando a Regional Preferente al término de la edición 99/00.

2000 – 2010

Los granates parecen no tocar fondo y con una plantilla alejada del prestigio que se gozó un par de décadas antes, pierden en la sesión 00/01 de nuevo la categoría y terminan yendo a parar a una Primera Regional que, para un club catalán, significa el séptimo nivel del escalafón futbolístico. La afición se siente muy decepcionada y las gradas se ven despobladas ante la escasa atracción que ofrece tan baja categoría, no consiguiendo en la edición 01/02 poder ascender. Este reto tardará una campaña más cuando finalizada la sesión 02/03 sea subcampeón de Liga y consiga alcanzar la Regional Preferente.

Cuando los gerundenses parecían remontar el vuelo todo se vuelve a torcer y de nuevo, con gran decepción, se desciende a Primera Regional a lo largo de la sesión 04/05. El bache es grande y los granates no van a salir de buenas a primeras como en anteriores ocasiones de un pozo que es profundo, muy profundo. La crisis es total y los años pasan sin reacción alguna, viéndose el final del túnel en la temporada 08/09 cuando se forma una plantilla que arrasa en su grupo.

La directiva olotina piensa en el futuro y también en un pasado lleno de buenos momentos que parecen quedar muy lejos en el tiempo. El plantel es reforzado y la campaña 09/10 es exitosa al quedar subcampeón de Regional Preferente consiguiendo eliminar en la Promoción a la Unió Atlética d’Horta, un trabajo que le permite ascender a Primera Catalana.

2010 – 2020

No hay dos sin tres y en el primer nivel catalán se ofrece un gran rendimiento consiguiéndose el primer puesto contra todo pronóstico. El premio es el ascenso y la campaña 10/11 se cierra con un merecido ascenso a Tercera División, una categoría no disfrutada durante dieciséis largos años. Su reestreno es seguido fielmente por la afición olotina deseosa de ver a su equipo en Categoría Nacional tras tanto tiempo de ostracismo, pero la primera vuelta de la edición 11/12 ofrece muchas dudas aunque, con un buen juego en la segunda, se alcanza la permanencia siendo décimo.

La sociedad que preside Joan Agustí piensa en conseguir una de las plazas que dan derecho a jugar la Promoción de Ascenso, contratándose en el verano de 2012 a varios jugadores de prestigio que den un salto de calidad en el plantel. Antonio Rodríguez “Rodri” es el encargado de dirigir el proyecto, pero en diciembre marcha a Cádiz y el secretario técnico, Álex Terma, toma es testigo brevemente hasta que Julio Bañuelos se incorpora en enero. El equipo adquiere una gran confianza y se encarama a lo más alto de la tabla perdurando en el liderato hasta el final del torneo, conquistando su cuarto título de Tercera División y pasando a disputar una Promoción que promete mucho. En la Eliminatoria de Campeones se encuentra con el Elche Ilicitano, un potente conjunto con el que pierde 1-0 en la localidad alicantina y ante el cual no pasa del empate 2-2 perdiendo el ascenso directo. Los olotinos tienen una nueva oportunidad y en Semifinales superan al C.D. Mairena empatando 1-1 en la localidad sevillana y venciendo 4-1 en casa. En la Final se lo juegan todo a una carta ante el Arandina C.F., perdiendo en la localidad burgalesa por 3-2 e imponiéndose en casa por un contundente 5-1 que le da el ascenso a Segunda División B por primera vez en su historia.

El 30 de abril de 2015 se culmina el proceso de transformación en Sociedad Anónima Deportiva al cubrir los 66.850 euros establecidos de capital para su conversión, cantidad aceptada en la asamblea celebrada el 17 de julio de 2014 con la propuesta del presidente Joan Agustí y la junta directiva del límite de dos acciones por socio. El proceso es realizado entre los meses de enero y marzo de 2015, pasando a ser desde entonces Unió Esportiva Olot, S.A.D.

Texto: Vicent Masià © 2013

Última actualización: 2013

BIBLIOGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Història dels clubs de futbol. Jordi Finestres y Salvador Giménez. Edicions del País Valencià. Coleccionable: El Temps (1999).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2013).
  • Anuarios de la RFEF.

ENLACES EXTERNOS:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular Atletico Levante UD

 

escudo Atletico Levante UD

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Atlético Levante Unión Deportiva
  • Ciudad: Valencia / València
  • Provincia: Valencia / València
  • Comunidad Autónoma: Comunidad Valenciana / Comunitat Valenciana
  • Fecha de constitución: 22 de julio de 1930
  • Fecha de federación: 1930

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva Malvarrosa (1930-1962)
  • Club Atlético Levante (1962-1976)
  • Levante Unión Deportiva Aficionados (1976-1994)
  • Levante Unión Deportiva, S.A.D. “B” (1994-2014)
  • Atlético Levante Unión Deportiva (2014-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

    1 Liga de Tercera División:

  • 2017/18

 

ESTADIO:

Ciudad Deportiva Levante U.D.

  • Nombre: Ciudad Deportiva del Levante U.D. (Buñol)
  • Año de inauguración: 2003
  • Cambios de nombre: Ciudad Deportiva del Levante U.D.
  • Capacidad: 3.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de La Malvarrosa (1930-1968)
  • Campo de Vallejo (1968-1969)
  • Estadio Antonio Román / Nou Estadi / Estadi Ciutat de València (1969-2003)
  • Ciudad Deportiva del Levante U.D., Buñol (2003-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Atletico Levante UD

ESCUDOS:

escudos Atletico Levante UD

UNIFORMES:

uniformes Atletico Levante UD

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

A diferencia de otras ciudades costeras dotadas de puerto marítimo o fluvial, que mantenían una importante relación comercial con navieras británicas con sede social en suelo español desde las décadas de los años sesenta y setenta del s. XIX, la ciudad de Valencia -aún a pesar de ser un gran foco exportador-, siempre fue dueña de sus propias navieras que en 1885 contaban con nueve barcos a vapor, motivo quizás junto a su escasa industrialización, de la ausencia de ciudadanos británicos en esta tierra que arrastrasen sus costumbres. El fútbol se hizo de rogar, entrando en la capital valenciana a principios del s. XX fundamentalmente por dos vías, una la de los marineros británicos e importadores de cítricos de la misma nacionalidad que solían atracar o importar productos en el puerto y otra por la gran relación económica que Valencia mantenía con Barcelona, ciudad en la que el fútbol ya movía masas. Los primeros incidieron en los barrios del Cabanyal y el Grau sin llegar a constituirse una sociedad organizada, mientras que los segundos pesaron notablemente en la aparición del Club Español en 1903, la primera sociedad futbolística valenciana impulsada por el gran aficionado José León.

No tuvo demasiado éxito la iniciativa de León, pero en 1905 éste consiguió que la recién nacida sociedad multideportes Sporting Club presidida por Luís de Jaudenes Villaloga y basada fundamentalmente en el lawn-tennis, tuviera escarceos con el fútbol. En 1906 algunos miembros de esta entidad se separan del Sporting Club y crean el Foot-ball Club Valencia, una sociedad hecha a medida para este deporte que pronto contaría con varios equipos sumando seniors e infantiles y que originariamente vistió camisa blanca con pantalón azul, pasando poco después a vestir camisa blanca con pantalón blanco. El 3 de enero de 1907 se registra bajo la presidencia de Alfonso Ferrer y el Campo del Camino Hondo del Grau -propiedad de Hilario Miquel-, se convierte en su feudo.

No es la única sociedad existente pues desde los barrios portuarios de El Cabanyal y El Grau, la semilla sembrada desde hace años por los británicos comienza a dar su fruto y un grupo de muchachos a principios de 1907 empiezan a jugar de forma organizada bajo el nombre de Club Marítimo ó del Cabanyal, según se cite, tomando como sede el Campo de La Malvarrosa, conocido popularmente como La Platgeta. El 10 de mayo de 1907 se registran como Foot-ball Club Cabañal vistiendo camisa con pantalón blanco, mientras primer presidente resulta elegido Enrique Ochando, abriéndose una gran rivalidad con los valencianistas del centro histórico.

A finales de 1908 surge en el barrio del Cabanyal una nueva iniciativa en forma de Levante Foot-ball Club, una entidad fundada por los hermanos José y Víctor Ballester que viste camisa blanquinegra con pantalón blanco, la cual pronto será una de las más importantes. Los tiempos avanzan y en junio de 1909 con motivo de la Exposición Regional, se dirime un torneo que impulsará este deporte y en el que se invita a F.C. Barcelona, C.D. Español de Barcelona y Sociedad Gimnástica Española de Madrid. Dado el presunto bajo nivel de los locales, se disputa un torneo previo entre los dos conjuntos valencianos de más antigüedad, F.C. Valencia y F.C. Cabañal, más el conjunto hermano Alicante Recreation Club, saliendo vencedor el F.C. Valencia quien se enfrenta a los tres forasteros. En este torneo final será el F.C. Barcelona quien se imponga.

Tras el torneo, el F.C. Cabañal desaparece y gran parte de sus miembros registran el 4 de septiembre la nueva sociedad F.C. Lo Rat-Penat presidida por José Romaní, mientras que unos menos firman por el Levante F.C. quien se registra oficialmente el 6 de septiembre.

En 1915 queda constituido el Gimnástico F.C., sociedad presidida por Amadeo Sanchis bajo el auspicio del Patronato de la Juventud Obrera y como continuidad de la estela trazada por el Gimnástico Patronato del P.J.O. infantil nacido en 1910. El 6 de agosto de 1939 y tras pasar tanto Levante F.C. como Gimnástico F.C. por un largo camino de vicisitudes, ambas entidades quedan fusionadas en una sola tras quedar disuelta previamente la segunda, de modo que el Levante F.C. cambia de nombre adoptando el nuevo de Unión Deportiva Levante-Gimnástico, denominación que será vigente hasta 1941 cuando adquieran el de Levante Unión Deportiva.

El Levante F.C. se convirtió durante los años veinte y treinta en la cabeza visible de los barrios marítimos de El Cabanyal y El Grau, por entonces separados del centro de Valencia en unos kilómetros, liderando una pléyade de sociedades que convergían alrededor de la calle Libertad y entre las que destacaban: el Benlliure F.C., el Unión Sporting del Grao, el nuevo C.D. Cabañal fundado en 1924, el C.D. Rayo, el C.D. Athletic, el C.D. Mare Nostrum ó el C.D. Yale. La importancia de los levantinistas y su instinto de supervivencia hizo que el club marítimo tuviese que echar mano en más de una ocasión de futbolistas procedentes de estos clubs, sobre todo del C.D. Cabañal que se convirtió en uno de sus principales aliados y del Club Gimnástica Levantina, sociedad esta que tenía la sede en su mismo domicilio.

Los convenios de filiación en las primeras décadas no existían y aunque era evidente que la interrelación entre algunos clubs era notoria, cada uno era independiente a su modo y no gustaba la dependencia respecto a otro. Esta percepción cambiará tras la Guerra Civil cuando la falta de dinero en los grandes clubs obligue a buscar entre los clubs humildes jugadores jóvenes, buenos y baratos, teniendo que ceder a cambio una serie de contrapartidas que quedan reflejadas en los convenios de filiación.

HISTORIA DEL CLUB:

1930 – 1940

La Unión Deportiva Malvarrosa se originó en 1926 en El Cabanyal cuando no era más que un grupo de jóvenes que compartían una gran afición por el fútbol y que de vez en cuando se enfrentaban frente a clubs de su barrio. El proyecto fue tomando cuerpo lentamente y el 22 de julio de 1930 quedaban definitivamente constituidos, inscribiéndose a continuación en la Federación Valenciana donde figurarían como adheridos. Tenían su terreno de juego en la barriada de Llamosí, en el denominado Campo de La Malvarrosa, vistiendo en sus inicios camisa rojiblanca con pantalón blanco aunque deportivamente apenas progresaron quedando hasta el estallido de la Guerra Civil al margen de las competiciones oficiales que este organismo mantenía.

1940 – 1950

El club reinicia su actividad en 1941 tras un periodo complicado en donde le es difícil reorganizarse, volviendo con gran fuerza tras competir durante la campaña 41/42 en Segunda Regional bajo la presidencia de Juan Bautista Montañana. En las temporadas 42/43 y 43/44 los rojiblancos continúan en esta categoría, ascendiendo al término de la última a Primera Regional tras ganarle la plaza al Torrente C.F. a partido único imponiéndose por 2-1. En la campaña 44/45 se determina que ascenderán a Tercera División los seis primeros clasificados, obteniendo la U.D. Malvarrosa la sexta plaza y el pase directo a Categoría Nacional.

El estreno en esta categoría se produce en la sesión 45/46 en medio de baleares, valencianos y aragoneses siendo noveno mientras en la sesión 46/47 es sexto. El club no comunica a la RFEF el deseo de competir en el torneo complementario de Tercera División y finalizado el plazo es excluido para participar en la campaña siguiente. En las temporadas que le suceden permanece en Primera Regional clasificándose noveno en las ediciones 47/48 y 48/49 mientras es décimo en la 49/50 con Francisco Carbonell en la presidencia. Durante estos años la U.D. Malvarrosa mantiene fuertes vínculos con el Levante U.D., ingresando algunos jugadores y personal de oficio en este último.

1950 – 1960

Paralelamente otro club irá creciendo y abriéndose hueco en la regional valenciana, el C.D. Astilleros, sociedad abanderada por la Unión Naval de Levante que viste camisa azul con pantalón blanco y en los primeros años cincuenta compite junto a los rojiblancos ganándose la confianza del Levante U.D. Esta década no es beneficiosa para la U.D. Malvarrosa quien en la temporada 52/53 desciende a Segunda Regional, categoría en la cual competirá en las siguientes cinco campañas hasta que consiga el ascenso a Primera Regional al término de la sesión 57/58. En la edición 58/59 es decimocuarto, terminando decimosexto en la 59/60.

escudo CD Portuarios

Los años cincuenta ven nacer a otro club histórico de los barrios marítimos: el Club Deportivo Portuarios, sociedad nacida en 1952 que empezó jugando en el Campo de Algirós y vestía camisa blanquinegra con pantalón negro, teniendo su sede en la Avenida del Puerto. El C.D. Portuarios fue creado por simpatizantes levantinistas y tras debutar en Tercera Regional durante la campaña 52/53, en la sesión 53/54 ya estaba en Segunda Regional donde competiría hasta la edición 55/56. En la sesión 56/57, el club presidido por José Bellver participa en Primera Regional auspiciado por el Levante U.D. con una gran plantilla que resulta Campeona del Grupo Sur. Debe jugarse el ascenso a Tercera División frente al Club Atlético Saguntino, vencedor del Grupo Norte, empatando 1-1 en Sagunto y ganando 4-0 en casa. El C.D. Portuarios pasa a tener su sede en el mismo domicilio que el Levante U.D., estrenándose en Tercera División desde el Campo de Vallejo donde es séptimo en la campaña 57/58 mientras en las ediciones 58/59 y 59/60 es decimoquinto. Duodécimo será en la sesión 60/61.

1960 – 1970

Finalizada la campaña 61/62, el C.D. Portuarios se daba de bruces con la Primera Regional tras un mal torneo en el que había terminado decimosexto y colista con muy pocos puntos, una categoría en la cual no se encontraba desde hacía tiempo y que había abandonado recientemente la U.D. Malvarrosa hallándose en Segunda Regional.

Antonio Román, por entonces directivo del Levante U.D. y hombre muy avispado, se dio cuenta que aquel era el momento ideal para unir ambos clubs y dejarlos en uno solo que fuese más fuerte, desde el cual cimentar una cantera potente que surtiese de jóvenes efectivos al club azulgrana, muy necesitado de jugadores talentosos. Sólo faltaba convencer a las directivas de ambos y armado de valor propuso a Juan Bautista Montañana -presidente de la U.D. Malvarrosa-, y a su homónimo Antonio Villarroel Edo -presidente del C.D. Portuarios-, en la sede que las tres sociedades compartían en la calle Bodria nº6, concretar los pasos para su certificación. Los rojiblancos, más antiguos, se negaron a disolverse y ante la tesitura fueron los blanquinegros quienes se extinguieron, aceptando ambas partes dar continuidad a una histórica U.D. Malvarrosa que a partir de entonces adoptaba el nuevo nombre de Club Atlético Levante y continuaba jugando en el Campo de La Malvarrosa, con la salvedad de vestir ahora camisa azulgrana y pantalón azul. La unión se llevó a cabo el 10 de noviembre de 1962, mediante junta general ordinaria del club levantinista presidida por Eduardo Clerigues. Antonio Román fue elegido como presidente del club filial resultante.

El Club Atlético Levante fue decimocuarto en la temporada 62/63 muy alejado del ascenso, objetivo prioritario que sí conseguiría en la edición 63/64 cuando es subcampeón tras el C.D. Burriana. El reestreno en Tercera División tras casi veinte años de ausencia era todo un logro para los de La Malvarrosa y para el levantinismo en general, que recobraba una posición de privilegio. La sesión 64/65 fue discreta terminando duodécimo, posición que mejoraría en la campaña 65/66 siendo octavo con Vicente Sala en la presidencia, para repetir el duodécimo puesto en la 66/67. En la temporada 67/68, el club presidido por Pedro Andrés Ferrer ocupa la séptima plaza dándose la circunstancia de que la Segunda División va a ser reducida para la siguiente campaña a un solo grupo. El Levante U.D. es uno de los afectados por la reducción al no superar el corte establecido por la RFEF y decimocuarto en el Grupo II desciende a Tercera División.

Con ello ambos clubs se encuentran en la misma categoría y estalla el lío porque según la normativa un club vinculado no puede jugar en la misma categoría que el vinculante. Antonio Román, presidente levantinista en su segunda época, actúa rápido y astutamente no renueva la filiación con lo cual el Club Atlético Levante queda libre para actuar como sociedad independiente. Algunos clubs protestan ante la Federación Valenciana ante tal movimiento, pero ésta haciendo la vista gorda y mirando para otro lado, consiente que ambos compitan juntos pese a ser su domicilio exactamente el mismo. Deportivamente la campaña es agridulce puesto que en un grupo donde compiten catalanes, baleares y valencianos y en plena fase de reestructuración el Levante U.D. es tercero y no asciende mientras el Club Atlético Levante es decimoquinto y cae a Primera Regional. La parte positiva son los enfrentamientos, resueltos ambos favorablemente para los intereses del Levante U.D. que se impone en Vallejo por 4-0 y en La Malvarrosa por 1-4. Los atléticos cerrarán la década siendo decimoséptimos la campaña 69/70 y no superando el corte para ingresar en la nueva Regional Preferente a estrenar en 1970, recuperando en 1969 su filiación con el Levante U.D., algo cantado.

1970 – 1980

Los años setenta los pasa íntegramente en Regional coincidiendo con una etapa en la cual la primera plantilla levantinista tiene graves problemas económicos y por lo tanto el capítulo asignado para el club filial es menor. Los azulgranas permanecen en Primera Regional durante las campañas 70/71 y 71/72, ascendiendo a Regional Preferente en esta última al terminar cuarto clasificado, para estrenarse en la edición 72/73 con un discreto decimoquinto puesto siendo presidente Emilio Pellicer. Sus clasificaciones nunca sobrepasarán puestos por encima de la mitad de la tabla clasificatoria durante este ciclo iniciado en 1972, consiguiendo la duodécima plaza en la sesión 73/74, para ser decimosexto en las temporadas 74/75 y 75/76.

El torneo 76/77, pese a dividirse en dos grupos la categoría, es muy flojo y termina decimoctavo coincidiendo con el cambio de nombre a Levante U.D. Aficionados, denominación aplicada en 1976. Sin embargo, el club filial no desciende finalmente por reestructuración de categorías, una ocasión para estabilizarse que desaprovecha, ya que el descenso finalmente se produce la sesión 77/78 al concluir decimoséptimo del Grupo Norte y reducirse la categoría nuevamente a un sólo grupo. Su paso por Primera Regional se alargará más de la cuenta finalizando la década en esta con puestos cómodos en la parte alta de la clasificación.

1980 – 1990

El Levante U.D. Aficionados es en el inicio de los años ochenta un club sin pretensiones de ascender que se haya en Primera Regional sumido en la conformidad. Las diferentes plantillas que se confeccionan durante esta época apenas proporcionan jugadores destacables al primer plantel y a duras penas se ven vestigios de mejora. Tras tanta monotonía, al fin despiertan en la temporada 84/85 y consiguen ascender a Regional Preferente como subcampeones precedidos por el Almussafes C.F. En esta categoría, el quinto nivel de nuestro fútbol, empiezan dubitativamente siendo decimoterceros en la campaña 85/86 y decimosextos en la 86/87, mejorando notablemente en la 87/88 con un buen cuarto puesto. Después de tocar techo desciende su rendimiento sensiblemente y después de ser decimoséptimo en la temporada 88/89, perderá la categoría al concluir decimosexto la edición 89/90.

1990 – 1994

La década de los años noventa se inicia de forma negativa dado que el club granota se encuentra asfixiado económicamente y se ve obligado a prescindir del club filial durante las temporadas 90/91 y 91/92, careciendo de un soporte del cual se había nutrido durante años. La crisis institucional se resuelve en 1992 cuando se vuelve a competición permaneciendo durante varias campañas en Primera Regional, pasando sin pena ni gloria hasta que al término de la sesión 94/95 consiga ascender a Regional Preferente al terminar segundo del Grupo II.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1994 – 2000

El 13 de mayo de 1994 el Levante U.D. culmina su transformación en Sociedad Deportiva Anónima con lo cual el hasta ahora club filial e independiente es disuelto, integrándose a partir de esta fecha bajo la estructura del club granota como equipo dependiente y bajo la nueva denominación de Levante Unión Deportiva, S.A.D. ”B”. Este cambio afecta positivamente el devenir deportivo de los azulgranas y tras ser sexto clasificado en la temporada 95/96 y decimoquinto en la 96/97, el club que preside Pedro Villarroel desde 1996 cambia su política respecto al dependiente y comienza a potenciarlo con jugadores de más calidad para intentar el ascenso a Tercera División. De este modo en la edición 97/98 son terceros en el Grupo II, perdiendo el ascenso al empatar a 59 puntos con la U.D. S.P. Barrio La Luz, mientras que en la 98/99 son Campeones de su grupo tras haber migrado en una extraña maniobra al Grupo I donde militan los clubs castellonenses, a priori con menos nivel, logrando el objetivo en breve tiempo. El reestreno en Tercera División es muy bueno y el equipo se convierte en la revelación del torneo 99/00 logrando el sexto puesto y quedando a pocos puntos de la Promoción.

2000 – 2010

El cambio de siglo traerá viento fresco al anquilosado durante décadas Levante U.D. “B” y el dependiente granota crecerá bastante, convirtiéndose en una figura deportiva mejor organizada. En el aspecto deportivo la directiva que preside Pedro Villarroel se empeña desde el principio en ascender a Segunda División B, una categoría semiprofesional que debe foguear a las jóvenes promesas para que den el salto a la primera plantilla con más preparación. En la temporada 00/01 es quinto escapándose la Promoción por poco, pero en la edición 01/02 consigue adentrarse en esta fase tras ser tercero en Liga entrenados por Salvador González “Voro”. En este torneo realiza un gran trabajo y consigue ascender a Segunda División B al coronarse primero superando a: Orihuela C.F., U.E. Sant Andreu y C.D. Constancia; pero el infortunio se cruza en su camino y el esfuerzo no sirve de nada puesto que el primer equipo del Levante U.D. desciende ese mismo año de Segunda División A, teniendo que ocupar plaza en la categoría de bronce en la posterior edición 02/03, con lo cual condena injusta, pero legalmente, a su equipo dependiente a renunciar a tan sabroso premio. Su plaza finalmente es ocupada por el Orihuela C.F. que ha quedado segundo en la Promoción de Ascenso.

En la campaña 02/03 queda cuarto en Tercera División y promociona de nuevo, pero el grupo que le toca le es desfavorable a sus intereses y termina superado por: Yeclano C.F. y C.F. Vilafranca de Bonany, mientras colista es la U.E. Sant Andreu. El 26 de junio de 2003 se inaugura la Ciudad Deportiva de Buñol, pasando a disputar allí sus encuentros. Será en la sesión 03/04 cuando el dependiente granota se vengue de sus malogrados intentos y, tras quedar nuevamente cuarto en el grupo valenciano, ascienda por fin y esta vez de verdad a Segunda División B tras superar en eliminatorias a doble partido a la Peña Deportiva Santa Eulalia: 0-2 en la localidad ibicenca y 1-0 en casa; y en los penaltis al Centre d’Esports L’Hospitalet, con derrota por 0-1 en casa y 0-1 en la localidad barcelonesa. Su estreno en la categoría de bronce resulta exitoso entrenados por José Luis Oltra quedando tercero en la edición 04/05 y con derecho a promocionar a la categoría de plata, pero de nuevo se cruza en su camino el descenso del Levante U.D. de Primera a Segunda División A y el dependiente es inhabilitado para disputar las eliminatorias. Su plaza la ocupa el quinto clasificado, el Real Zaragoza “B”.

La sesión 05/06 todavía es mejor y queda subcampeón a un solo punto del líder C.F. Badalona y empatado a puntos con Alicante C.F. y U.D. Atlético Gramanet. En esta ocasión sí disputa la Promoción de Ascenso dirigidos por el técnico sevillano José Ángel Moreno, imponiéndose en la primera eliminatoria al Burgos C.F.: 0-1 en la capital castellana y 1-0 en casa; pero viéndose superado en la Final por la U.D. Vecindario: 2-0 en la localidad canaria y 2-1 en casa que certifican el ascenso de los blanquinegros y dejar escapar una oportunidad histórica para militar en Segunda División A. En la temporada 06/07 no realiza un buen campeonato y retrocede hasta la décima plaza, siendo mucho peor la campaña 07/08 puesto que termina vigésimo y colista descendiendo a Tercera División. El paso al cuarto nivel supone un traspié para sus intereses y el equipo deambula afectado en mitad de la tabla finalizando duodécimo en la edición 08/09 y noveno en la 09/10.

2010 – 2020

La segunda década del nuevo siglo se inicia con el abandono de Villarroel y la llegada de Quico Catalán a la presidencia. El club granota supera la Ley Concursal a la que había estado sometido en los últimos años y se nutre de una estructura más profesional. En la temporada 10/11 pasan apuros para mantenerse y son decimoséptimos, pero una profunda remodelación de la plantilla les lleva al subcampeonato durante la campaña 11/12 tras el Catarroja C.F. e igualado a puntos con estos. En la Promoción superan a la S.D. Beasain en Cuartos: 3-3 en la localidad guipuzcoana y 2-1 en casa; quedando apeados en Semifinales por el San Fernando C.D.: 2-0 en la localidad gaditana y 0-1 en casa. Concluida la temporada, cinco clubs son descendidos administrativamente por la RFEF de Segunda División B a Tercera División por impago, creándose otras tantas vacantes que son subastadas a razón de ciento noventa mil euros. La directiva azulgrana debate el interés en pujar y finalmente deposita tal cantidad siendo aceptada su candidatura, consiguiendo el ascenso en el despacho cuando deportivamente se le había escapado.

Para su nueva andadura en la categoría de bronce se confía en José Antonio Gómez como entrenador, y tras reforzarse con jóvenes de calidad, termina la sesión 12/13 en un fabuloso tercer puesto, disputando la Promoción de Ascenso. En la Primera Eliminatoria se cruza con el Athletic Club “B”, siendo eliminados tras perder 1-2 en casa y empatar 2-2 en la vuelta. El 19 de agosto de 2014 cambia su denominación a Atlético Levante Unión Deportiva, en un claro intento de retomar el emblemático nombre de la década de los sesenta. En la sesión 13/14 se produce una renovación de casi la totalidad de la plantilla, y los pupilos de José Gómez tienen un mal arranque que les llevará a estar en puestos de descenso durante toda la temporada, finalizando decimoctavos y perdiendo la categoría. El regreso a Tercera División será efímero, puesto que dirigidos por Miguel Ángel Villafaina finalizan segundos la sesión 14/15 tras el C.D. Castellón, disputando la Promoción de Ascenso en la que superan a la S.D. Tarazona: victoria por 0-2 en tierras aragonesas y 2-1 en casa; al C.D. Palencia Balompié en Semifinales: 1-1 en la ciudad palentina y victoria por 2-1 en casa; y logran ascender de nuevo a la categoría de bronce al superar en la Final al Atlético Sanluqueño C.F.: empate 0-0 en Sanlúcar de Barrameda y victoria por 2-1 en Buñol.

 

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2015

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • 75 años de Historia. Levante U.D. José Angel Crespo Flor (1984).
  • Historia del Levante U.D. Felip Bens y José Luis García Nieves. Editorial L’Oronella (2009).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • La Voz Valenciana Diario.
  • Diario de Valencia Diario.
  • Valencia Sportiva. Publicación deportiva.
  • Valencia Deportiva. Publicación deportiva.
  • Levante Deportivo. Publicación deportiva.
  • Sport Valenciano. Publicación deportiva.
  • Stadium. Publicación deportiva.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.lasprovincias.es Diario.
  • www.levante-emv.com Diario.
  • www.levanteud.com (Web oficial).

 

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular Lleida Esportiu TCF

 

escudo Lleida Esportiu TCF

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Lleida Esportiu Terraferma Club de Futbol
  • Ciudad: Lérida / Lleida
  • Provincia: Lérida / Lleida
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 12 de julio de 2011
  • Fecha de federación: 20 de julio de 2011

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Lleida Esportiu Terraferma Club de Futbol (2011- )

TÍTULOS NACIONALES:

  • 0 Ligas de Categoría Nacional

ESTADIO:

estadio Camp dEsports

  • Nombre: Camp d’Esports
  • Año de inauguración: 1919
  • Cambios de nombre:
  • Camp de Sports (1919-1941)
  • Campo de Deportes / Campo Municipal de Deportes (1941-1980)
  • Camp d’Esports (1980-)
  • Capacidad: 13.500sptadores

OTROS ESTADIOS:

  • Camp d’Esports (1919- )

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Lleida Esportiu TCF

ESCUDOS:

UNIFORMES:

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Situada en la comarca del Segriá y bañada por el Río Segre, la ciudad de Lleida es la localidad más importante del poniente catalán y de las tierras del interior alejadas del Mediterráneo, la Terra Ferma, siendo desde tiempos remotos un gran núcleo de comunicaciones y más recientemente de servicios que abarca no sólo el ámbito provincial, sino que extiende su influencia hacia tierras limítrofes aragonesas.

Su conexión con el fútbol arranca en 1903 cuando el 14 de septiembre, dentro del programa de las fiestas y feria del ganado de San Miguel, fue concertado en los por entonces descampados del Campo de Marte sitos a pies de la Seu Vella -catedral vieja-, un encuentro de exhibición entre concurrentes desconocidos de los que nunca se supo. Años después, concretamente en 1910, se tienen noticias de la segunda acometida con la llegada a la ciudad del joven navarro Prudencio Manuel Azoz Arizcuren, modesto futbolista formado en el conjunto barcelonés Salut Sport Club quien sentó las bases para su consolidación, resultando en principio extraños sus entrenamientos en solitario junto al Campo de Marte y algo después, una vez divulgados los secretos de este desconocido deporte, muy atractivo tanto para los jóvenes como soldados residentes en el cuartel aledaño los cuales no dudaron en sumarse a sus prácticas.

Paralelamente a estos acontecimientos, otro movimiento deportivo fue gestándose pero ahora desde el ámbito educativo. Instalados en Lleida en 1895, los Hermanos Maristas primeramente se acomodaron en una modesta vivienda en la Plaça de Sant Joan para luego, en 1901, construir el Colegio de Nuestra Señora de Montserrat, espacioso recinto donde se podía proporcionar enseñanza a cientos de niños. La actividad física, en correspondencia a su doctrina, tenía un papel significativo siendo el fútbol una actividad destacada que solía disfrutarse en los llanos de Gardeny. Parte de su alumnado, después de unos años de instrucción y siempre gracias a la labor del profesor de gimnasia Juan Manuel de Salas, en enero de 1913 hicieron sus primeros pinitos balompédicos con la irrupción de dos grupos denominados respectivamente Catalá y Español formados por siete jugadores cada uno que corretearon por el Gardeny, consolidando a las pocas semanas el Montserrat, primer club de la ciudad y simiente para lo que más tarde sería una de las principales canteras tanto de futbolistas como aficionados.

Tal cual iban avanzando los tiempos el balompié fue convirtiéndose a mitad de los años diez en un deporte enormemente popular. En 1914 tuvo lugar la disputa de una copa de plata entre las sociedades barcelonesas Universitario F.C. e Internacional F.C. con motivo de las fiestas patronales de mayo, surgiendo en junio de ese mismo año el Club de Foot-ball Lleida -conocido también como Asociación de Foot-ball de Lérida- con mejores dotes organizativas que los colegiales ejerciendo en un primer momento Manuel Andreu de presidente mientras Carlos Larrosa era vicepresidente, Emilio Pardiñas actuaba como tesorero y José Vera junto a José Llorens eran vocales. Unas semanas después, con la incorporación de nuevos socios hasta alcanzar un total de sesenta, el club cambiaba su órgano interno siendo Mario Sol presidente, M. Armengol vicepresidente, J. Verdú secretario, J. Franco vicesecretario, J. Salvat tesorero y Carlos Larrosa contable, haciendo del terreno habilitado en el llano del Gardeny su feudo.

A partir de 1915 y desde el Ayuntamiento, con motivo de las fiestas de mayo se fue consolidando la disputa anual de un trofeo, surgiendo en esa misma fecha el club de la Associació Cultural Catalanista, partido de carácter conservador vinculado a Unió Catalanista y en 1916 las sociedades Club Colonial, con operarios de la Barcelona Traction, Light & Power, Ltd. participada por el Banco Hispano Colonial y comúnmente reconocidos como La Canadiense que trabajaban en la construcción de embalses y el Athlético Metalúrgico, las tres con actividad en el Campo de Marte.

La presencia de diversas corrientes políticas era muy habitual a principios del siglo XX y el fútbol, como medio captador de jóvenes, fue un vehículo ideal recurrido por varias formaciones. En 1917 varios jugadores del Athlético Metalúrgico no dudaron, en consonancia con algunos miembros del Partido Republicano Radical, en constituir el C.D. Leridano, siendo más sonada si cabe la actuación de Juventud Republicana, partido que levantó en 1918 al norte de la ciudad, en la carretera de Huesca, un importante y modélico Stadium denominado Camp d’Esports, de los más importantes de España por su alcance -costó alrededor de cien mil pesetas-, con campo de fútbol, piscina, sanatorio, velódromo, campo de tiro, pistas para frontón y patinaje, además de un espacio para juegos infantiles. Su principal inquilino, constituido el 9 de noviembre de 1918 y debutante el 1 de enero de 1919 frente al Centre d’Esports Cerverí, 1-3 para los forasteros, con motivo de la inauguración del recinto fue el Joventut F.C., quien vestía camiseta y pantalón azul oscuro.

El fervor que los aficionados ilerdenses y los respectivos de otras localidades de la provincia sentían por el fútbol contribuyeron en 1920 a crear una Delegación de la Federación Catalana cuyo comité asignó dos categorías en función de la valía de los clubs, el Grupo A y el Grupo B, inscribiéndose los clubs locales en dicho organismo. El efecto llamada fue inmediato y nuevos clubs y peñas de amigos vinculados a diversos sectores crearon sus propios equipos, primero de forma aventurera, luego de forma oficial. De este modo en 1922 nacieron el Dependents, organizado por el sindicato catalán de comerciantes que luego en 1923 derivó en club formalizando el F.C. Calaveras del C.A.D.C.I. -Centro Autonomista de Dependientes del Comercio e Industria-, y la Penya Deportiva Salvat, con sede en el bar del mismo nombre en la Plaça de Sant Joan y filiación con la Lliga Regionalista, partido conservador catalanista cuya membresía constituyó el 8 de abril de 1923 el F.C. Lleida, potente sociedad que iba a marcar una época.

La existencia del Camp d’Esports y la radicalización de ideales políticos impulsó al resto de los clubs a construirse, si podían, sus propios feudos. De este modo la directiva del C.D. Leridano adecentó uno en el barrio de Pardinyes, el Campo de la carretera de Corbins, siguiéndole el F.C. Lleida quien, a su vez, erigió el suyo en el otro margen del Río Segre junto al curso fluvial, el Campo de Cap Pont. Las tensiones políticas entre los azules del Joventut F.C. y los blancos con puños y cuello rojos con pantalón azul del F.C. Lleida se manifestaron en varias ocasiones dentro y fuera de los terrenos de juego, llegando en más de una ocasión el Comité provincial a actuar para zanjar tales desavenencias con sanciones económicas.

En la temporada 23/24, dentro del Grupo A ilerdense, aconteció un hecho inusual en el mes de marzo que llegó a oídos de la Federación Catalana y supuso un trágico desenlace para el Joventut F.C. pues, detectada una venta ilegal de entradas por esta sociedad, el máximo organismo regional sancionó al club con una multa y el cierre del Camp d’Esports por un año. Disconformes los azulados con la decisión, estos llevaron a la Federación a los tribunales, advirtiendo los federativos a los dirigentes del club antes de celebrarse el acto de conciliación que, si no retiraban la denuncia, serían expulsados. La directiva republicana, firme con su resolución, no movió ficha por un castigo que estimaban demasiado severo, siendo tras el acto el club expulsado y sus directivos inhabilitados a perpetuidad. Finalmente, dictaminada la sentencia, los republicanos fueron readmitidos pero nunca llegaron a ser los de antes.

En la campaña 24/25 el C.D. Leridano pasó a ser denominado C.D. Julio César y tanto Joventut F.C. como F.C. Lleida empezaron una lenta decadencia producto del profesionalismo marrón que dejó muy tocados a ambos, especialmente a los azules republicanos quienes concentraron toda su energía en una poderosa cantera formada por veinte clubs infantiles mientras los blancos fichaban jugadores forasteros. La penosa situación económica de ambos fue de mal en peor y entre 1926 y 1927 desde la prensa se incentivó la fusión de ambos emprendiendo acto seguido los respectivos directivos unas negociaciones que nunca culminaron en acuerdo. Las diferencias políticas, casi insalvables y excusadas en algo tan banal como la elección de un nombre que fuera del gusto de todos, se impusieron lamentablemente al interés del fútbol ilerdense en general y si en 1927 desapareció el Joventut F.C., un par de años más tarde lo hizo el F.C. Lleida.

Sin embargo la ciudad no se reducía a estos dos clubs; había mucho más poso. Una de las principales fuentes de donde manaban gran cantidad de jugadores era el ámbito educativo. El marista Colegio de Nuestra Señora de Montserrat había sido pionero con la constitución del primer club y, de sus raíces, nació en 1925 la A.E.M. -Asociación de Exalumnos Maristas- que contó en esa fecha con una sociedad denominada Clavé F.C. la cual, al poco tiempo, adoptó en 1927 el definitivo de A.E.M. jugando en el Campo de la carretera de Corbins.

También en el mundo pedagógico otra institución resultó fundamental, el Liceo Escolar, colegio con moderna doctrina fundado en 1906 vinculado a la Joventut Católica que llegó a poseer un gran centro educativo en la Avenida del Blondel, muy próximo a la sede de Joventut Republicana y un terreno para la actividad deportiva en la carretera de Zaragoza, el Campo Escolar, donde un profesor de educación física, Antoni Sabater Mur, enseñó a cientos de alumnos hasta el punto de ser requerido por los republicanos para organizar tomando como base el Camp d’Esports, campeonatos anuales para infantiles. De su labor nacieron el Deportivo F.C. y el Cataluña F.C. que luego se fusionaron en Cataluña Deportivo F.C., el Campos Elíseos F.C., el Mercurio F.C. o el Ardits F.C., todos ellos de grato recuerdo para muchos aficionados de hoy.

A principios de los años treinta el Comité Provincial de Lleida, dependiente de la Federación Catalana, era todo un éxito con la presencia de multitud de afiliados en todas las localidades que en número, significaban el segundo en cuanto a importancia tras Barcelona. El gran inconveniente era, contra pronóstico, la singular ausencia de clubs de la capital del Segriá.

Desaparecido el F.C. Lleida, en 1930 el que fuera secretario de esta sociedad, Joan Solé, constituyó junto a otros aficionados un club polideportivo, el Centre d’Esports Lleida, haciendo uso del Camp d’Esports y teniendo entre sus secciones una dedicada al fútbol que en 1932 terminó dándose de alta en la Federación Catalana para competir en el campeonato provincial. Concluida la temporada 32/33 esta sección necesitaba aire propio para respirar y, tras consensuar su decisión con los directivos del C.d’E. Lleida, se independizó constituyéndose en F.C. Joventut para militar en Segunda Categoría Ordinaria durante la campaña 33/34, torneo tras el cual encontró muchos problemas en el camino desapareciendo al poco tiempo.

En medio de tanta frustración y proyectos repentinamente inacabados, en 1935 pareció recomponerse la situación con la constitución de dos nuevas sociedades que heredaban parte de la historia reciente; de un lado el Lleida Sport Club, presidido por Jaime Pirla, con sede en el bar Salvat y quienes se construyeron un terreno de juego más allá de Cap Pont, el Camp de la Bordeta, vistiendo jersey rojo con pantalón negro y, de otro lado, la Associació Esportiva Lleida, formada por antiguos socios del F.C. Calaveras del C.A.D.C.I. presididos por Julián Mangrané y sede en la barbería Asarta quienes, con el paso de los años, daban pie a una segunda generación de futbolistas jugando íntegramente de negro arrendados en el Camp d’Esports. Ambos clubs se convirtieron en los máximos exponentes del fútbol ilerdense compitiendo conjuntamente en Segunda Categoría Ordinaria durante la sesión 35/36 hasta que en julio de 1936, como sucedió en el resto del estado, estalló la Guerra Civil.

Durante el conflicto armado, posicionada Lleida en el bando fiel a la República, la ciudad fue objetivo de la aviación del bando nacional en varias ocasiones quedando grabado el ataque del 2 de noviembre de 1937 protagonizado por la aviación italiana que dejó varios centenares de fallecidos, entre ellos cerca de cincuenta niños en el Liceo Escolar. Tomada la ciudad por los nacionales el 3 de abril de 1938, Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S. pasó a ocupar puestos significativos en todos los estamentos convirtiéndose el Camp d’Esports, una vez finalizada la guerra y retirado todo el parque automovilístico que ocupaba las instalaciones, en claro objetivo para sus intereses, sobre todo como centro de actividades deportivas tanto para el equipo del S.E.U. -Sindicato Español Universitario- como para los organismos juveniles dependientes del partido.

La sociedad ilerdense había quedado fragmentada en dos bandos y, desde uno de ellos, promovido por los Hermanos Maristas a través de su asociación de exalumnos donde hay que destacar la labor del Padre Gabriel Castresana con la cesión de las dependencias del Colegio para llevar a cabo las reuniones, se intensificaron en abril de 1939 las negociaciones con antiguos dirigentes de los distintos clubs existentes en 1936 para dotar a la ciudad de una nueva sociedad futbolística que la representara a nivel federado. Los exdirectivos de A.E. Lleida y Lleida S.C., conscientes de que no podían sobrepasar las purgas establecidas por el Consejo Nacional de Deportes, delegaron su confianza en los maristas cediendo parte de sus jugadores en activo mientras los colegiales ponían el Campo de la carretera de Corbins, propiedad del empresario Antonio Torres Panadell, constituyéndose el 22 de abril el Lérida Balompié-A.E.M.

La nueva sociedad quedaba presidida por Sebastián Tápies, propietario de la fonda Las Cuatro Naciones, siendo reflejado en los Estatutos que se trataba de una sección del A.E.M. mientras a continuación prestaba a darse de alta en la Federación Catalana donde le fue asignada una plaza en el Grupo C de Primera Categoría, es decir, el tercer nivel regional. Con camisa celeste y pantalón blanco, los colores representativos de los colegiales, el Lérida Balompié-A.E.M. entrenado por Manuel López estableció su sede en el Bar Triunfo, debutando oficialmente el 5 de noviembre frente al F.C. Borjas Blancas con resultado favorable de 4-1 y no pudiendo al final del torneo completar el ascenso al Grupo B.

En la campaña 40/41 el Grupo C pasó a denominarse Segunda Categoría Preferente, consiguiéndose en esta segunda oportunidad el ascenso al Grupo B tras ser primero en Liga y eliminar a la U.D. Rapitense mediante Promoción con la disputa de una eliminatoria a doble vuelta que quedó empatada recurriéndose a un tercer encuentro en Reus con victoria ilerdense. Durante el desarrollo del campeonato la directiva balompédica transmitió a las autoridades su deseo de jugar en el Camp d’Esports, mejor acondicionado, que venían disfrutando las distintas secciones deportivas de Falange desde poco antes de culminar la guerra pero estas no sólo denegaron tal autorización, sino que gracias a la Ley de Responsabilidades Políticas en 1941 se incautaron de dicho espacio propiedad de Joventut Republicana pasando desde entonces a ser conocido como Campo de Deportes de Falange al ser éste organismo su único beneficiario. Tal decisión política facilitó los planes de Falange y a finales de año quedaba constituida una nueva sociedad que iba a rivalizar con los balompédicos, el Club Deportivo Leridano, presidido por el Delegado Provincial de las OO.JJ. Carlos Cava del Llano acompañado por José María Hernández Palmés como secretario, siendo vocales Pascual Herrero, Julián Mangrané, Alfonso Franco y Ricardo Pujol.

Debutante el 13 de mayo de 1942 en amistoso frente al C.D. Gerona, el C.D. Leridano que vestía camisa verdiblanca con pantalón azul, procedió a darse de alta en la Federación Catalana partiendo desde el Grupo B de Primera Categoría en la temporada 42/43 donde finalizó séptimo, edición durante la cual el Lérida Balompié-A.E.M. militó en el Grupo A siendo quinto tras haber encadenado un segundo ascenso consecutivo una vez concluida la edición 41/42.

Presidido desde 1941 por Juan Porta Miret, antiguo miembro de Joventut Republicana y partícipe en la construcción del Camp d’Esports en 1919, el Lérida Balompié-A.E.M. y el C.D. Leridano entraron a partir de 1942 en una batalla sin cuartel que adquirió una gran tensión política hasta el punto de denunciar las autoridades falangistas a través de la prensa cómo el Campo de Corbins presentaba grandes llenos contando con la presencia del alcalde, incluso del gobernador provincial mientras en el Camp d’Esports sólo acontecían camaradas del partido y algunos militares durante su prestación del servicio obligatorio a la patria.

Prácticamente entre 1941 y 1944 el Camp d’Esports fue de uso casi exclusivo para el C.D. Leridano, quedando reforzado su empleo a partir de enero de 1944 cuando fue concedido a la Prefactura Provincial de F.E.T. y de las J.O.N.S. Esta medida, acompañada por una conveniente y necesaria remodelación poniendo al día las instalaciones, facilitó el crecimiento deportivo de varios organismos ligados al partido único como el S.E.U., el C.D. Ilerda de E. y D., además de convertirse en magnífico escenario para el Lérida Frente de Juventudes, prosiguiendo la vida deportiva de los clubs locales con algunas novedades como la participación del Lérida Balompié-A.E.M. en el campeonato de Tercera División a partir de la edición 43/44 al resultar los celestes invitados por parte de la Federación Española debido al rango capitalino de la ciudad. Noveno en el Grupo IV reservado para clubs catalanes, los rivales verdiblancos fueron terceros en la Zona Sur del Grupo B de Primera Categoría, es decir, dos categorías por debajo, pasando en la temporada 44/45 los celestes a figurar en el Grupo V catalano-valenciano donde fueron novenos mientras los verdiblancos eran quintos.

El 8 de julio de 1945 las autoridades municipales viendo cómo el precario Campo de Corbins se quedaba pequeño ante la gran afluencia de seguidores y el Camp d’Esports tenía más condiciones para todo en general, acordaron por fin acomodar a ambos clubs en la misma instalación a fin de ir mitigando poco a poco tan preocupantes hostilidades y, de paso, reducir y compartir los gastos de su mantenimiento, decisión que no repercutía en la independencia de ambos pero que sí satisfacía la insistente demanda de los balompédicos, acuciados en varios frentes. Ahogados los dos por los desembolsos económicos, los celestes por invertir en jugadores profesionales y los verdiblancos por serles reducidas las ayudas institucionales, en la campaña 45/46 los balompédicos fueron décimos y colistas en el Grupo V teniendo que disputar una Promoción de Descenso ante el aspirante C.F. Igualada donde se impusieron los barceloneses, resultado que les condenaba al descenso. Una posterior reestructuración de la categoría y la presión ejercida desde los despachos por los directivos celestes reclamando una plaza para no jugar en Primera Regional, motivaron que fuesen readmitidos en Tercera División participando durante la edición 46/47 en la categoría recién perdida deportivamente pero no en el Grupo VI catalán como esperaban, sino en un Grupo V integrado por clubs aragoneses a los que se sumaban C.D. Numancia y C.D. Tudelano. Paralelamente el C.D. Leridano, con un buen plantel, había sido segundo en la sesión 45/46, lo que le valió el ascenso al Grupo A de Primera Categoría.

Durante el campeonato 46/47 de Tercera División, iniciado el 8 de septiembre de 1946 y concluido el 5 de enero de 1947, los celestes tuvieron opciones de pasar a la Fase Intermedia al competir en un grupo más asequible que el catalán. No obstante, pese a su buen hacer deportivo, la economía hacía agua por todas partes y era necesario tomar una solución. En cuanto a su compañero de campo y casi enemigo irreconciliable, la situación que atravesaba no andaba mucho mejor; duodécimo y colista durante su debut en el Grupo A de Primera Categoría, el primer nivel regional, con lo cual concluidos los dos torneos, una vez pasado el día de Reyes, las directivas de ambos clubs siguiendo al pie de la letra la imposición institucional, harta de soportar una afición fragmentada en dos, procedieron a emprender reuniones para establecer una definitiva fusión.

Tras varias reuniones previas, el 26 de enero estando presentes las respectivas comitivas y autoridades locales, se tomó el acuerdo de disolver ambas sociedades y crear una nueva titulada Unión Deportiva Lérida donde hubiese cabida para un equipo titular y uno reserva amateur, adoptándose como colores distintivos el celeste para la camisa y el blanco para el pantalón, camisa reserva verdiblanca con pantalón azul cuando la ocasión lo requisiera mientras en el escudo se incorporaban los símbolos y colores de la heráldica local. Durante las semanas siguientes se elaboraron unos Estatutos y fueron cerrando flecos pendientes, llegándose al 9 de marzo donde quedó definida una junta directiva siendo elegido presidente honorario el Gobernador Civil, José Carrera Cejudo, mientras que como presidente efectivo era votado Eduardo Estadella Botha, anterior directivo de los balompédicos. En cuanto a los colores estos serían el celeste para camisa y el blanco para el pantalón, empleándose camisa verdiblanca con pantalón azul en aquellos encuentros donde hubiera necesidad y pasando A.E.M. a un segundo plano tras haber contribuido durante unos años a recuperar el fútbol local.

La U.D. Lérida emprenderá desde la Tercera División un meritorio crecimiento deportivo que le llevará a ascender en primera instancia a Segunda División al término de la temporada 48/49 y en segunda instancia, de forma consecutiva, a Primera División donde se estrena en la campaña 50/51. Su paso por el primer nivel nacional será efímero y regresará a la Segunda División donde permanecerá un total de siete temporadas hasta que en la edición 56/57 descienda a Tercera División. Durante la década de los años sesenta recobrará parte de protagonismo militando nuevamente en Segunda División con un total de tres ediciones, sucumbiendo acto seguido en una dinámica derrotista que le lleva a Regional.

Recuperado tras haber tocado fondo, la década de los años setenta lo contemplará primeramente en Tercera División y finalmente en Segunda División B, nueva categoría creada en 1977 que se convierte en el tercer nivel nacional. En los años ochenta su objetivo preferente será la Segunda División, consiguiendo su anhelo al término de la campa 86/87 para militar un par de ediciones en el segundo nivel. Tras un efímero paso por la Segunda División B, los años noventa servirán para conseguir la transformación de la entidad en S.A.D. cumpliendo con la Administración, hecho que ocurre en 1992 y además para hacer disfrutar a los aficionados ilerdenses de una segunda etapa dorada manteniendo opciones de ascender a Primera División, sueño que se verá cumplido en la temporada 93/94 cuando una nueva generación experimente sensaciones ya olvidadas aunque sin posibilidad de continuidad. Con el nuevo siglo la U.E. Lleida -nombre adoptado en 1978- deambulará en su primera década a caballo entre la Segunda División y la Segunda División B invirtiendo grandes cantidades económicas para mantenerse arriba, gastos que le pasarán factura y tendrán dramáticas consecuencias para su futuro.

En junio de 2010 Tatxo Benet que ha mantenido durante su mandato una gestión convulsa, escandalosa y económicamente ruinosa, vende su paquete accionarial a la empresaria Anabel Junyent quien pasa a ser la máxima accionista. Tras realizar una auditoria salta la alarma y se confirma que se adeudan veintiocho millones de euros, situación que provoca que se solicite en julio el concurso voluntario de acreedores. El Juzgado Mercantil pone tres administradores al mando del club, trabajando estos para evitar la desaparición de la entidad mientras los propietarios presentan un plan de viabilidad tal cual exige la Ley. La U.E. Lleida SAD disputa la temporada 10/11 finalizando en quinto puesto y con opciones durante muchas jornadas de entrar en la Promoción de Ascenso, pero paradójicamente llegados a mayo de 2011, Junyent no presenta el plan de viabilidad requerido. El magistrado Eduard Enrech pone a disposición de los administradores concursales Ángel Miró, Miguel Ángel Alonso y Xavier Carrera la SAD y decreta el 4 de mayo la entrada de esta en liquidación, abriendo un periodo de dos semana para ello.

En junio se procede a la disolución de la SAD y a la subasta de la unidad productiva al mejor postor, es decir, el componente de jugadores, empleados y derechos federativos en Segunda División B, significando la desaparición de la sociedad tras setenta y dos años de existencia y con un palmarés que alcanza dos presencias en Primera División, temporadas 50/51 y 93/94, además de veinticuatro en Segunda División A, diecinueve en Segunda División B, veintidós en Tercera División cuando esta era el tercer nivel y cinco en Regional.

HISTORIA DEL CLUB:

2011 – 2020

Durante los días que transcurren del 16 al 20 de junio se abre el plazo de inscripciones para la subasta partiéndose con una cantidad inicial de sesenta y siete mil trescientos euros como base, presentando Anabel Junyent una oferta de setenta mil euros por la unidad y un millón de euros de aval, mientras el Grup Ciutat de Lleida, representado por Sisco Pujol (presidente del E.F.A.C. Almacelles), presenta una oferta ligeramente inferior con sesenta y ocho mil euros por la unidad y seiscientos mil euros de aval, adjudicando provisionalmente el magistrado el club a Junyent el 23 de junio y dando un plazo hasta el 6 de julio para hacerse efectivo tras quedar las respectivas cantidades ofertadas en consigna. El 30 de junio Anabel Junyent inscribe en la RFEF una nueva sociedad titulada Lleida 1939, SAD como requisito previo, mientras que el otro grupo en discordia hace una reserva de inscripción en favor de la también nueva sociedad Club Lleida Esportiu.

Llegados al decisivo y determinante 6 de julio, los representantes del Grup Ciutat de Lleida hacen efectivo el aval declarado pero su oponente, Anabel Junyent, ante la sorpresa de muchos no consigue reunir el aval prometido por parte de sus teóricos inversores al retirarle su apoyo gran parte de ellos con lo cual, en medio de una situación muy comprometida, acude al Juzgado de lo Mercantil con tan solo trescientos cuarenta mil euros suscritos a título personal en lugar del club inscrito, el Lleida 1939, SAD. Vistos los hechos el magistrado no tiene más salida que dejar sin efecto la subasta, adjudicando la unidad productiva a Pujol a quien se le da un día de plazo para hacer efectiva la cantidad comprometida, con lo cual Junyent pierde los setenta mil euros de la oferta consignados que pasan a formar parte de la unidad productiva. El 11 de julio Sisco Pujol presenta en el Juzgado de lo Mercantil los seiscientos mil euros de aval (doscientos mil euros anuales renovables por tres años) y la documentación necesaria para hacerse con la unidad productiva, quedando definitivamente cerrado todo el trámite burocrático el día siguiente, 12 de julio, con la aprobación del magistrado Eduard Enrech.

Tras tan intenso proceso nace una nueva sociedad heredera de la ya desparecida U.E. Lleida, SAD, conservando los colores que empleara su antecesor, azul para la camiseta y blanco para el pantalón y disfrutando de las ayudas consistoriales además del uso del Camp d’Esports. La nueva entidad, pese a constar inicialmente en la RFEF como Club Lleida Esportiu, queda inscrita en el Registro de Sociedades Deportivas de la Generalitat de Catalunya como Lleida Esportiu Terraferma Club de Futbol, firmándose acto seguido un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Lleida para la promoción del fútbol base y escuela de fútbol en la ciudad, pasando tanto las categorías de fútbol base como sus secciones de fútbol femenino a estar inscritas en la Federación Catalana bajo esta denominación.

Paralelamente al desarrollo de todos estos acontecimientos, el club ilerdense presenta de inmediato una diligencia judicial para que se le garantice una plaza en la categoría de bronce, vital para su futuro más inmediato, negociándose con la RFEF una admisión que, pese a las dudas y reticencias federativas iniciales, queda solventada el 20 de julio con el alta de la sociedad y su inscripción en el Grupo III de Segunda División B. En el aspecto social también hay cambios y si inicialmente Sisco Pujol era el hombre fuerte del proyecto ilerdense, al no conseguir el cincuenta y uno por cien de poder en la junta directiva, éste presenta su dimisión irrevocable el 14 de julio, quedando Albert Esteve como presidente en funciones del nuevo club hasta que se elija una nueva junta que, en fechas posteriores, confirmará su cargo.

En cuanto al aspecto deportivo, los dirigentes trabajan sin cesar para confeccionar una plantilla que garantice su viabilidad dentro de la categoría, confiando la dirección técnica a Emili Vicente quien, deprisa y corriendo, reúne un grupo de jugadores a los cuales, progresivamente, se incorporarán algunos más. Ya dentro del torneo, el papel en su temporada de debut 11/12 dentro del Grupo III donde compiten clubs catalanes, valencianos y baleares es muy digno alcanzando el séptimo puesto, tomando el relevo durante la campaña 12/13 el preparador Toni Seligrat con quien se pasa al Grupo II donde compiten vascos, riojanos, cántabros, navarros y aragoneses. El cambio de grupo les viene estupendamente y conquistan el cuarto puesto, plaza que les permite disputar su primera Promoción de Ascenso. En esta Fase consiguen en Cuartos de Final eliminar al C.D. Leganés; 2-1 en casa y empate 1-1 en la localidad madrileña, cortándose su trayectoria en Semifinales cuando son superados por el Real Jaén C.F.; 1-1 en casa y 1-1 en la capital andaluza cayendo desde el lanzamiento de penaltis tras prórroga.

En la edición 13/14 se regresa al Grupo III repitiendo Seligrat en el banquillo con gran éxito pues, en un complicado entorno deportivo, se logra ser tercero tras U.E. Llagostera y C.d’E. L’Hospitalet. Dentro de la Promoción se superan los Cuartos de Final ante el C.D. Toledo; 1-1 en la capital castellano-manchega y 2-1 en casa, cediendo frente al C.D. Leganés en Semifinales; 0-0 en casa y derrota por 1-0 en la vuelta. En la sesión 14/15 Imanol Idiakez accede al banquillo pero no se consigue terminar dentro de las primeras cuatro plazas al ser quinto, siendo sustituido en la temporada 15/16 por el técnico Gustavo Siviero con quien se finaliza cuarto en Liga a seis puntos del líder C.F. Reus Deportiu. Clasificado para disputar la Promoción de Ascenso, en esta Fase se supera en Cuartos de Final al Barakaldo C.F.; 1-0 en casa y 1-1 en la localidad vizcaína, haciendo lo propio en Semifinales ante el Real Madrid Castilla; 1-0 en casa y de nuevo victoria en Madrid por 0-3. Llegados a la decisiva Final el rival es el Sevilla Atlético, dependiente sevillista con el que se pierde en casa por 0-1 y al que se vence a domicilio por 0-1. Jugada la prórroga sin haber movimiento en el marcador, se llega al lanzamiento de penaltis donde los ilerdenses son superados por 5-4 suponiendo, además de su eliminación, una gran frustración para todo el colectivo.

Texto: Vicent Masià © 2012

Última actualización: 2016

BIBLIOGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Historia del deporte leridano. Imprenta Esc. Provincial. Juan Prenafeta (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles (Tomo II). Vicent Masià Pous (2011).
  • Falange i poder. Lleida durant la dictadura franquista. Universitat de Lleida. Josep Gelonch i Solé (2010).
  • Anuarios de la RFEF.
  • La Mañana. Diario.
  • Diario de Lérida. Diario.
  • El Correo de Lérida. Diario.
  • Los Deportes. Semanario.
  • Jornada Deportiva. Semanario.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.segre.com Diario
  • www.lleidaesportiu.cat (Web oficial).

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

escudo CD Teruel

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Teruel
  • Ciudad: Teruel
  • Provincia: Teruel
  • Comunidad Autónoma: Aragón
  • Fecha de constitución: 14 de septiembre de 1954
  • Fecha de federación: 1954

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Teruel (1954-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Tercera División:

  • 2000/01
  • 2009/10
  • 2017/18

 

ESTADIO:

  • Nombre: Campo de Fútbol Municipal de La Pinilla
  • Año de inauguración: 27 de julio de 1930
  • Cambios de nombre:
  • Campo de El Ensanche (1930-1964)
  • Campo Municipal de La Pinilla (1964-1976)
  • Campo Municipal Adolfo Masiá (1976-1987)
  • Campo de Fútbol Municipal de La Pinilla (1987-)
  • Capacidad: 5.000 espectadores

estadio La Pinilla

OTROS ESTADIOS:
  • Campo de El Ensanche/Adolfo Masiá/La Pinilla (1954- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Teruel

ESCUDOS:

 

UNIFORMES:

 

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

Emplazada en el extremo meridional de Aragón y del Sistema Ibérico, la ciudad de Teruel es la capital menos poblada de España, siendo su principal característica la conservación de un rico y amplio patrimonio artístico de estilo mudéjar que le ha valido ser catalogado como Patrimonio de la Humanidad y, consecuentemente, albergar cierta industria turística.

Apareció el fútbol en la capital aragonesa a principios de 1917 cuando Francisco Pastor Calvo, inspector veterinario del municipio y gran aficionado al deporte, tuvo la idea de crear junto a un grupo de amigos un club en el cual la juventud local pudiera poner en práctica tanto este deporte que tan de moda estaba en todo el país como otros de gran seguimiento como eran el ciclismo y el pedestrismo. La brillante iniciativa tomó el nombre de Sociedad Deportiva Turolense y con su esfuerzo e ilusión, consiguieron un terreno en los llanos de San Cristóbal -al norte de la localidad en las inmediaciones de la antigua Plaza de Toros- que consiguieron adecentar y nivelar con la aportación de todos. Entrenados para la ocasión con motivo de las Fiestas de Junio, el domingo día 3 tuvo el estreno frente al Bilbilis F.C., de Calatayud, siendo derrotados los visitantes por un elevado tanteo de 10-3 con la presencia en las filas del once local que vestía camisa verdiblanca con pantalón blanco de Mario Rodríguez, portero, Mariano Valenzuela y Enrique Pérez, defensas, Emilio Bonilla, Roberto Pérez y Joaquín Polo, medios, mientras como delanteros actuaron Nicolás Negre, Ramón Hernández, Emilio Álvarez, Manuel Rodríguez y Lúcido Yubero.

El ambiente congregado y el abultado marcador espolearon a los locales para seguir jugando y, al poco tiempo, se originó el nacimiento de una nueva sociedad durante el verano, el Club Athletic, de breve historia al igual que el Decano puesto que a mediados de 1918, con pocos objetivos y gran falta de interés, desaparecían ambos quedando a la espera de años mejores.

El resurgimiento del fútbol en medio de una población que cuenta con doce mil habitantes tiene lugar en 1921 tras el éxito olímpico de la Selección Absoluta en Amberes un año antes con el regreso de la S.D. Turolense, de nuevo en activo desde julio uniformada en esta segunda oportunidad con camiseta roja y pantalón blanco, club que gozará nuevamente de los Llanos de San Cristóbal con Francisco Pastor una vez más al frente de la entidad. La iniciativa futbolística, lejos de tener un solo protagonista en esta tentativa de consolidación, llega ahora acompañada de savia nueva pues en el Cuartel de Infantería el capitán Oliván crea un equipo denominado Regimiento de Tetuán y, en 1922, las huestes de la institución Juventud Católica local crean una sección futbolística que se enfrenta a los dos anteriores creándose un caldo de cultivo idóneo para el desarrollo de este deporte.

A lo largo de 1923 la S.D. Turolense afianza su posición y el 6 de mayo, mediante asamblea extraordinaria, clarifica su organigrama quedando Francisco Pastor ratificado como presidente, Gabriel Ferrán como vicepresidente y tesorero, Raúl Ruiz en el puesto de secretario mientras Alfonso Pastor y Blas Sanz ejercen como vocales y José Ríos pasa a ser jefe de material. En la misma reunión se acuerda denominar Teruel Foot-ball Club al primer equipo de los tres con los que cuenta la sociedad siendo los dos restantes el de reservas y el infantil.

Sin embargo pronto las cosas cambiarán; la llegada del capitán Oliván al club con su propias ideas propicia a finales de año una escisión en la que Francisco Pastor junto a otros socios deciden emanciparse y constituir el Teruel Sporting Club, sociedad que viste camiseta con pantalón blanco y encuentra cobijo en unos terrenos situados en el barrio de las Ollerías de San Julián. Paralelamente a estos acontecimientos la S.D. Turolense solicita la presidencia honoraria del club a S.A.R. el Príncipe de Asturias D. Alfonso de Borbón y Battemberg, primogénito de S.M. el Rey D. Alfonso XIII, cambiando en 1924 a Real Deportiva Turolense aunque popularmente es reconocida simplemente como La Deportiva. A medida que avanza 1924 las desavenencias surgidas entre deportivistas y sportinguistas parece que se reducen a pasos agigantados y, de hecho, en julio se establecen reuniones entre ambas directivas para proceder a una inminente fusión que, ya en agosto, sorpresiva y finalmente no se lleva a efecto al ser descartada en sendas asambleas extraordinarias celebradas respectivamente por los socios.

La frustrada fusión origina una ralentización en el desarrollo del fútbol turolense y en 1927 ya no queda en pie ninguno de los proyectos iniciados a principios de la década. El tercer intento por consolidar el fútbol en la ciudad mudéjar ha de esperar a 1929 cuando, casi sin esperarlo, el acondicionamiento de unos terrenos sitos en la carretera de Teruel a Zaragoza denominados Campo de la Tahona impulsan la creación de nuevas sociedades como el Deportivo Foot-ball Club, el Deportivo Turolense y el más importante de todos ellos que marcará toda la década de los años treinta, el Rapid Sporting Club Turolense, una sociedad donde el gran aficionado Moisés Salvador vuelca toda su energía para que la ciudad tenga un proyecto sólido.

Iniciado 1930 el fútbol alcanza un gran apogeo y el Rapid Sporting Club Turolense, quien viste camisa azulina con pantalón blanco, se convierte en el más afamado bajo la presidencia de Antonio Llabrés Roger aprobando sus estatutos el martes 29 de abril. En importancia le sigue la Juventud Católica, uniformado con camiseta blanca cruzada por una cruz roja y pantalón negro quien, reactivado tras años de ausencia, consigue arrendar unos terrenos donde se encuentra el actual Estadio de Pinilla que no son exentos de problemas al pasar una línea de tendido eléctrico excesivamente próxima. Solucionada la adversidad, dicho campo es estrenado oficialmente el 27 de julio.

Si Rapid Sporting Club Turolense y Juventud Católica son los máximos referentes del fútbol local, a finales de año queda constituida la Olímpica Turolense, nueva sociedad presidida por José María Radillo que viste camiseta roja con pantalón blanco y quien se convertirá en el máximo opositor de los sportinguistas durante cierto tiempo. Mientras tanto el Rapid Sporting Club Turolense sigue a la suya, el 18 de diciembre accede Leocadio Brun a la presidencia y suma nuevos apoyos como el del ingeniero de caminos y alcalde local durante los años veinte José Torán de la Rad, impulsor del Viaducto y mecenas de la sociedad como presidente honorario hasta su prematuro fallecimiento en enero de 1932.

Surgen nuevas sociedades como el Athletic Club, quien viste camiseta rojiblanca con pantalón negro y el Terror F.C., ambos de escasa trayectoria, accediendo en 1933 a la presidencia del Rapid Sporting Club Turolense un aficionado que será determinante en la evolución del fútbol local como es Moisés Salvador Pérez, gran figura bajo cuyo esfuerzo social y también económico, pues de su bolsillo se consiguen sufragar las cuatro parcelas donde se consigue levantar un nuevo recinto deportivo, el Campo de Ensanche -actual Pinilla- como coronación al ansiado deseo de disponer de un recinto en condiciones. Inaugurado el 4 de junio de 1934 en un encuentro frente a la Juventud Deportiva Calanda con victoria local por 3-0 con tantos de Luís Pastor, El Ensanche facilita la creación de numerosos equipos integrados por juveniles como el Mercurio, el Aragonés, el Arrabal, el de La Parra, el Iberia, el San Nicolás de Bari, el de Los Tranquilos y el la Peña Lerín, constituido en 1935 para los cuales se organizan campeonatos locales.

Llegados a 1936 se piensa en inscribir al máximo representante turolense en la Federación Aragonesa para poder competir en los campeonatos que organiza dicha federación, pero todo es truncado en julio con el desbocamiento de la Guerra Civil, tremendamente cruel en todos los sentidos y especialmente sangrienta en la ciudad y su provincia donde se liberan crudas batallas. Bombardeada Teruel en varias ocasiones, la ciudad queda ampliamente devastada y precisa de la ayuda del Estado para su reconstrucción, no siendo esta actuación óbice para que a mediados de 1939 se reemprenda la actividad futbolística gracias al trabajo de Moisés Salvador.

El 28 de octubre de 1939, tras Asamblea Extraordinaria, la junta directiva del Rapid Sporting Club Turolense que preside Salvador aprueba el cambio de denominación de la sociedad a instancias del nuevo Régimen adoptando el de la ciudad y el de su dedicación, Teruel Foot-ball Club, nombre con el que competirá en lo sucesivo inscrito por fin en la Federación Aragonesa donde empieza desde Segunda Categoría.

Durante estos tiempos de cruda posguerra, Teruel empieza a contar con modestos clubs para los que se organizan campeonatos locales como el Dorado, el Goya, el Pedralva, el equipo del Frente de Juventudes, el C.F. Viaducto y el C.F. La Salle a los que se suman algunos de la década anterior como el Mercurio, Arrabal y La Parra, incluyéndose en algunas de estas formaciones personal del Batallón de Trabajadores nº21 con ámbito en la provincia aragonesa constituido por desafectos al Régimen sin condena o delito que eran confinados a trabajos forzados a manera de castigo.

Fallecido Moisés Salvador y con Cesáreo Budria al frente, la sociedad turolense cambia en 1941 a Teruel Club de Fútbol cumpliendo las instancias gubernamentales que prohíben el uso de extranjerismos, llegándose al año 1943 en el cual la Federación Española, supeditada por la Delegación Nacional de Deportes, decide instaurar un Campeonato Nacional de Liga de Tercera División donde se dé cabida a clubs profesionales para evitar que caigan a Regional y, de paso, a clubs modestos de capital de provincia y ciudades importantes que despunten por debajo de la Categoría Nacional.

El Teruel C.F. solicita a la Federación Aragonesa ingresar en Tercera División a través de la intercesión del gobernador provincial Francisco Labadie Otermín, siendo tramitada su petición con éxito aunque con importantes cambios puesto que se realiza una profunda reestructuración tanto en directivos; el falangista Arsenio Perales accede a la presidencia acompañado de los señores Santo Tomás, Blanco, Carrión, Cano, Amaro, Loscentales y Gea; se adoptan como colores oficiales el rojo para la camisa y el azul para el pantalón, se cambia la denominación del club a Unión Deportiva Teruel y se profesionaliza la sociedad quedando pocos miembros de la anterior plantilla mientras se da entrada a jugadores que cobran procedentes de superior categoría.

La U.D. Teruel debuta en Tercera División durante la campaña 43/44 en el Grupo V donde deben competir aragoneses y valencianos conjuntamente, pero la negativa de algunos valencianos a realizar largos desplazamientos trastorna los planes iniciales y finalmente se divide en dos subgrupos, uno por cada región, el total de participantes quedando terceros los turolenses en el aragonés tras Atlético Club Zaragoza y S.D. Arenas, de la misma localidad. En la temporada 44/45, con toda más organizado, la U.D. Teruel compite en el Grupo IV dondese insertan clubs de las federaciones Aragonesa y Navarra, alcanzándose un meritorio quinto puesto en medio de sociedades importantes como el Club Atlético Osasuna, C.D. Logroñés y U.D. Huesca entre otros.

En el verano de 1945 la U.D. Teruel, presidida por el doctor médico Francisco Marcos del Fresno, empieza a estar asfixiada económicamente y, por si fuera poco, debido a su proximidad y buena comunicación con Valencia es reubicada en el Grupo VI donde compiten valencianos y baleares. Armados con una plantilla de circunstancias y después de sufrir dolorosas goleadas, la entidad mudéjar concluye décima y última en la temporada 45/46 con el balance de una victoria, un empate y dieciséis derrotas no pudiéndose desplazar hasta Palma de Mallorca para contender con el C.D. Atlético Baleares, culminando un nefasto torneo que termina descendiendo a Primera Categoría. Tras pasar por Primera Categoría en la edición 46/47, el conjunto encarnado desaparece.

La desilusión se apodera de la afición turolense y nadie en la ciudad quiere asumir el mando de un nuevo proyecto que revitalice el fútbol. El Campo del Ensanche, también denominado de Educación y Descanso, presenta las gradas vacías las tardes de cada domingo hasta que al fin, en 1948, gracias al trabajo realizado por el exjugador y periodista Manuel Vicente Salesa a través de las ondas de Radio Teruel y del periódico Lucha, se consigue mentalizar a la sociedad deportista de la ciudad para constituir un nuevo club que es titulado Sociedad Deportiva Turolense.

La idea es empezar desde cero y con gente de la localidad por encima de todo, rescatándose los colores primitivos del Rapid Sporting Club Turolense, camiseta azulina con pantalón blanco y contando con jugadores de los diversos clubs modestos que existen en Teruel. Afiliado al Frente de Juventudes, durante la campaña 48/49 se debuta con relativo éxito en la competición que organiza dicha institución, inscribiéndose en 1949 en la Federación Valenciana donde empieza emplazado en Segunda Categoría. Bajo la presidencia de Martín Pérez del Moral y a continuación José Luís Urquijo Urquijo, los azulinos ven pasar por El Ensanche clubs como la Peña Deportiva Ideal, de Ontinyent, U.D. Manises y C.D. Alacuás entre otros a lo largo de la temporada 49/50 no pudiendo ascender a Primera Regional como tampoco lo harán en la siguiente edición 50/51.

En 1951, siendo presidente Francisco Marcos del Fresno, máximo directivo de la desaparecida U.D. Teruel y director de la Jefatura Provincial de Sanidad, la S.D. Turolense ingresa en la Federación Aragonesa con un grado más pues lo hace directamente en Primera Categoría, resultando al final de la temporada 51/52 noveno clasificado. A pesar de los intentos de la directiva para atraer aficionados y de los esfuerzos para acercar el club a su ámbito geográfico para competir con rivales aragoneses y así aumentar teóricamente los ingresos por taquillas, ambos apenas tienen repercusión en los seguidores y fruto de ello, en la campaña 52/53, escasos de recursos económicos resultan decimocuartos perdiendo la categoría. Nadie desea tomar el testigo y afrontar las deudas, con lo que la historia futbolística de la localidad parece repetirse una vez más y, como calcos, las trayectorias de U.D. Teruel y S.D. Turolense sucumben atrapadas en la misma trampa.

HISTORIA DEL CLUB:

1954 – 1960

Desaparecido el máximo representante futbolístico de la ciudad no por ello Teruel permanece exenta de clubs, pues varias son las sociedades que en esas fechas se mantienen compitiendo, aunque a un nivel más modesto, como adheridas a la Federación Aragonesa. En la edición 53/54 algunos clubs constituidos en la década anterior como el C.F. La Salle y el C.F. Viaducto a los que se suman algunos de reciente creación como el C.F. Los Sordos, el C.D. Turolense y el C.F. Juventud, toman el relevo de la extinta S.D. Turolense y mantienen en activo el recinto del Ensanche mientras se buscan soluciones para constituir un nuevo club hegemónico que tardará bastantes meses en consolidarse.

Fraguado durante el verano, el 14 de septiembre de 1954 y mediante asamblea constituyente celebrada en el salón del Círculo Mercantil Turolense, tiene lugar el nacimiento del Club Deportivo Teruel, nueva sociedad que toma el mando del fútbol local nutriéndose de jugadores de los distintos clubs anteriormente mencionados y en la cual se comprometen las fuerzas vivas de la ciudad siendo su primera junta directiva la encabezada por José Borrajo Vallés en la presidencia, jefe del Sindicato Provincial de Agua, Gas y Electricidad, Fernando Pascual y Aquilino Laguía en el puesto de vicepresidentes, Mario Burillo como secretario y un sinfín de vocales. Descartada el alta en la Federación Aragonesa por los problemas habidos en proyectos anteriores, el C.D. Teruel que viste camisa granate con pantalón azul, es inscrito en la Federación Valenciana partiendo de la última de sus categorías, la Tercera Regional, compitiendo en el Campeonato de Aficionados y en el Campeonato de Liga donde no cosecha excelentes resultados que le permitan acceder a la Segunda Regional.

Concluida la temporada 54/55, la campaña 55/56 no es mucho mejor y el primer equipo de la sociedad sigue instalado en la más baja de las categorías administradas por la Federación Valenciana por lo que la directiva, ansiosa de situar el fútbol turolense en un lugar más prominente acorde a la categoría de una capital de provincia, solicita la ayuda del Gobernador Civil provincial Marcos Peña Royo quien trabaja los hilos para conseguir la empresa que se le plantea. Para fortuna del club mudéjar la solución a su inquietud se halla cerca de casa pues la S.D. Montañanesa, conjunto de la ciudad de Zaragoza que atraviesa graves problemas económicos que le impiden seguir actuando en el Grupo V de Tercera División, renuncia a la categoría y su plaza, a través de gestiones realizadas por el gobernador en la Federación Aragonesa, es ocupada por el C.D. Teruel quien así supera administrativamente varias categorías.

Los cambios que sufre la sociedad, al margen de categoría, adscripción federativa y nivel de jugadores con el fichaje de numerosos futbolistas profesionales son significativos y, en la misma reestructuración, accede a la presidencia el ilerdense Ramón Coll Valls quien se ve acompañado de jugadores como Gustavo, Vicente Gómez, Torres, Julián, Medina, Tropel, Añoveros, Hernando, Antonio Julián, etc. El C.D. Teruel debuta en Tercera División durante la temporada 56/57 dentro de un grupo que ha sido ampliado en número de participantes consiguiendo un excelente tercer puesto en Liga, acometiéndose durante el torneo las obras de cambio de cara y reforma integral del Campo del Ensanche al cual se le dota de una pista de atletismo además de obras de acondicionamiento de tribuna con lo que adquiere un aspecto de polideportivo.

Tras la inauguración oficial de las obras el 8 de septiembre de 1957 y el traspaso al Real Zaragoza C.D. del jugador estrella Manuel Torres Pastor quien posteriormente irá cedido al Real Madrid C.F. convirtiéndose en campeón de la Copa de Europa de 1957, el C.D. Teruel realiza campañas más discretas desde el punto de vista deportivo siendo decimosegundo en la edición 57/58, octavo en la sesión 58/59 y decimoprimero en la temporada 59/60 que cierra la década.

1960 – 1970

Tras este inaudito ascenso, el C.D. Teruel va a permanecer catorce temporadas consecutivas en Tercera División, ingresando en el grupo aragonés y mostrando en la mayoría de campañas un potencial muy justo para poder alcanzar cotas mayores, finalizando casi siempre en la zona media-baja de la clasificación, a excepción de algunas temporadas como el cuarto puesto conseguido la 65/66 bajo la presidencia de Antonio Sancho Laguía.

A finales de los años sesenta, el equipo parece enderezar el rumbo y en la campaña 67/68 es tercero en Liga por detrás de S.D. Huesca y Aragón C.F., escapándose las plazas que optan al ascenso, para ser quinto en la siguiente 68/69, en un grupo integrado por clubs de varias federaciones, en la que se lleva el Campeonato y posterior ascenso el Club Atlético Osasuna. En la temporada 69/70, la previa a la reestructuración que padece la Tercera División, con Juan Gumá Alfi en la presidencia efectúa una pésima temporada que le lleva a ser penúltimo y descender a Regional Preferente.

1970 – 1980

Iniciada la década de los años setenta el C.D. Teruel empieza en el cuarto nivel nacional de la época, la Regional Preferente con cambio en la directiva al acceder Alfonso Torres Gimeno, directivo con quien se encadena un nuevo descenso en esta ocasión a Primera Regional, el quinto nivel. Afortunadamente para los turolenses el paso por esta categoría durante la temporada 71/72 es rápido y, una vez concluida se regresa a Regional Preferente. Con Antonio López Calderón y directivas sucesivas, la ciudad dispone de un filial en Tercera Regional, el Club Atlético Teruel, destino donde se forjarán jugadores por encima de edad juvenil que luego se incorporarán a la primera plantilla.

Deportivamente la década se pasa sin altibajos careciendo de oportunidades reales de ascender a Tercera División a excepción de la temporada 77/78 donde se anda cerca al concluir subcampeón. El alejamiento de las primeras categorías del fútbol nacional es cada vez más evidente, máxime cuando a partir de 1977 la RFEF crea una nueva, la Segunda División B, frustrándose los anhelos de alcanzar plaza en una de estas divisiones al menos a corto plazo.

1980 – 1990

El ansiado ascenso llegará al final de la temporada 83/84 presidido por Manuel López Pérez cuando el equipo termina subcampeón tras la S.D. Ejea. El 28 de febrero de 1984, el jóven centrocampista de 17 años Luis Milla Aspas (apodado Milla II en aquel entonces) es traspasado al F.C. Barcelona por un millón de pesetas más la disputa de un encuentro amistoso, convirtiéndose en el futuro en el jugador más destacado que ha pasado por las filas del club turolense.

En el reencuentro con la Tercera División empieza fuerte en medio del grupo navarro-aragonés, con grandes plantillas que le llevan a los puestos de cabeza, siendo cuarto en la edición 84/85 y tercero en la siguiente 85/86, ya con Moisés Salvador Moya en el cargo de presidente. Mejor si cabe será la campaña 86/87 cuando sea subcampeón formando parte de un grupo integrado completamente por clubs aragoneses y consiguiendo ascender por primera vez a Segunda División B, al serles concedidas tres plazas por la RFEF a la Federación Aragonesa ante la remodelación que sufre esta categoría la cual pasa de un grupo único a cuatro. Con el ascesno a la categoría de bronce y su permanencia en ésta, será cuando el club viva su época dorada con la ciudad entera y toda la afición volcada con el club que la representa, viviendo la ciudad mudéjar el mejor ambiente futbolístico de los últimos tiempos.

En las cuatro temporadas que milita el C.D. Teruel en Segunda División B, se enfrenta a grandes equipos como el Villarreal C.F., Levante U.D., Albacete Balompié ó C.D. Numancia entre otros, con grandes entradas en La Pinilla y llegando a disputar eliminatorias de la Copa del Rey con el C.D. Logroñés, Real Zaragoza C.D. ó C.D. Málaga. Deportivamente no son campañas buenas, salvo la 88/89 en la que se concluye cuarto clasificado con 45 puntos y acaba como revelación del grupo, siendo las demás un verdadero sufrimiento para la afición pues o se salvan in extremis o realizan una calamitosa temporada como la del descenso, 90/91, en la que son colistas y consiguen solamente cinco victorias.

1990 – 2000

Descendido a Tercera División, toda la década de los años noventa la pasa confeccionando plantillas para retornar a Segunda División B, quedándose siempre a las puertas de la Promoción de Ascenso, pues llega siempre con la gasolina justa para acceder a ésta o bien el infortunio en forma de gol-average se cruza por el camino, caso de la sesión 93/94 donde queda fuera de la Promoción al terminar empatado con 52 puntos con la U.D. Barbastro, la siguiente 94/95 donde de nuevo el equipo oscense le arrebata la cuarta plaza ó la sesión 95/96, donde una vez más acaba empatado a 66 puntos con el U.D. Barbastro, dejando éstos por tercer año consecutivo al equipo turolense fuera de las opciones de ascenso.

La última temporada del milenio, la 99/00, una vez más y será esta vez la que hace cuatro en la misma década en que los oscenses le arrebatan la cuarta posición al empatar a 65 puntos y arruinan las opciones del C.D. Teruel de aspirar a cotas más altas.

2000 – 2010

La participación en una Promoción de Ascenso llega con el nuevo milenio, siendo la temporada 00/01 la primera oportunidad al ser campeón de Tercera División por primera vez en su historia. En esta fase no tendrá suerte y será tercero tras el C.D. Alfaro y C.D. Aurrerá Ondárroa, mientras colista es el C.D. Laredo. En la edición 01/02 es subcampeón de Liga a tres puntos de la U.D. Fraga pero en la Liguilla es último muy descolgado, superado por C.D. Azkoyen, Zalla U.C. y C.D. Bezana.

Desde este momento se inicia una trayectoria descendente que le va a conducir a posiciones muy remotas alejado de los puestos de ascenso, culminando con la temporada 05/06 en la que es decimoquinto y a punto esta de perder la categoría. En la temporada siguiente 06/07, enmienda su actitud y sube puestos hasta ser sexto, mejorando ostensiblemente en la edición 07/08 en la que es tercero y opta al ascenso. En la Promoción se enfrenta al C.P. Villarrobledo al que elimina: 0-1 en casa y 0-4 en la localidad manchega; cayendo en la Final ante el C.D. Roquetas: 1-2 en casa y 1-1 en la localidad almeriense. La entidad turolense no ceja en su empeño de regresar a Segunda B y en la edición 08/09 lo intenta de nuevo tras repetir tercer puesto en Liga. En esta ocasión es superado por el C.F. Villanovense: 2-0 en la ciudad pacense de Villanueva de la Serena y 3-1 en casa, clasificándose los extremeños por el valor doble de los goles a domicilio. Será en la campaña 09/10 cuando logre por fin su objetivo de la mano de Ramón Calderé tras ser Campeón de Liga y en la Fase de Campeones elimine a la S.D. Noja: 1-1 en la localidad cántabra y la remontada por 2-1 en La Pinilla con goles de Lolo y Enric Pi, ante la alegría de su afición y seguidores.

2010 – 2020

El regreso a Segunda División B tras muchos años de ausencia es vivido con pasión por la afición local, realizando una meritoria campaña 10/11 con Ramón Calderé en la cual la plantilla no pasa excesivos problemas, hace un buen fútbol y remata su participación con un duodécimo puesto. La edición 11/12 transcurre por cauces similares a la anterior con Félix Arnáiz como entrenador y el conjunto mudéjar se mantiene alejado de las plazas peligrosas, aunque su acercamiento a las de privilegio tampoco se materializa concluyendo undécimo.

La carestía de la Segunda División B, con excesivos gastos en desplazamientos y en manutención de la plantilla afecta en pleno al C.D. Teruel quien para la temporada 12/13 cuenta con un presupuesto muy reducido respecto a sesiones anteriores. La fuga de jugadores y la contratación de nuevos sin el nivel de los anteriores hacen que pierdan potencial cerrando este periplo por la categoría en decimoctavo puesto. En la campaña 13/14, de nuevo en el Grupo XVII de Tercera División aragonés, los turolenses mantienen cierto nivel consiguiendo ser subcampeones tras el Real Zaragoza “B” por lo cual acceden a la Promoción de Ascenso a través de la ruta de no campeones de Grupo. En Cuartos de Final superan al Deportivo Alavés “B” tras empatar 1-1 en la capital vitoriana y vencer en casa por 3-2, pero en Semifinales el rival, C.D. Laredo, se muestra más poderoso y los cántabros les eliminan al imponerse 2-0 en la localidad costera y empatar 1-1 en La Pinilla.

El objetivo de los turolenses pasa a ser el ascenso con lo cual se refuerza la plantilla en aquellos puntos presuntamente débiles. Iniciada la temporada 14/15 las expectativas son grandes y, aunque no se consigue la primera plaza, se lucha para ello quedando en poder de un sorprendente C.D. Ebro, de Zaragoza. En la Fase de Ascenso se enfrenta en Cuartos de Final al Atlético Sanluqueño C.F. saliendo mal parado puesto que, tras perder 2-1 en tierras gaditanas e imponerse en casa igualmente por 2-1, llegados a la tanda de penaltis es eliminado por el montante de 5-6 favorable a los verdiblancos.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2016

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2007).
  • Anuarios de la RFEF.
  • “Linajes del fútbol español”. Vicent Masià Pous (2016).
  • La mañana. Diario.
  • Acción. Diario.
  • Lucha. Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diraio deportivo.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario.
  • www.diarioequipo.com Diario deportivo.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Historial del Club Deportivo Atlético Baleares, S.A.D.

titular CD Atletico Baleares

escudo CD Atletico Baleares

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Atlético Baleares, S.A.D.
  • Ciudad: Palma de Mallorca (Mallorca)
  • Provincia: Islas Baleares / Illes Balears
  • Comunidad Autónoma: Islas Baleares / Illes Balears
  • Fecha de constitución: 27 de mayo de 1942
  • Fecha de federación: 29 de junio de 1942

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Atlético-Baleares (1942-1943)
  • Club Deportivo Atlético Baleares (1943-2012)
  • Club Deportivo Atlético Baleares, S.A.D. (2012-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División B:

  • 2011/12

 11 Ligas de Tercera División:

  • 1950/51
  • 1955/56
  • 1960/61
  • 1964/65
  • 1967/68
  • 1997/98
  • 1999/00
  • 2000/01
  • 2001/02
  • 2007/08
  • 2009/10

1 Copa RFEF:

  • 2016

 

ESTADIO:

estadio Estadi Balear

  • Nombre: Estadi Balear
  • Año de inauguración: 1960
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Balear / Estadi Balear (1960-)
  • Capacidad: 18.000 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Son Canals (1942-1960)
  • Estadi Balear (1960-2013)
  • Campo Municipal de Magalluf, Calvià (2013-2014)
  • Campo de Son Malferit (2014-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Atletico Baleares
 

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO ATLÉTICO BALEARES:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB ´DEPORTIVO ATLÉTICO BALEARES:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN PALMA DE MALLORCA:

Capital de la isla de Mallorca y del archipiélago de islas que conforman la Comunidad Autónoma de Illes Balears, la ciudad de Palma de Mallorca es históricamente el principal centro neurálgico insular habiéndose convertido durante las últimas décadas en, además de una importante metrópoli, un gran núcleo turístico con especial atractivo para una vasta cantidad de visitantes procedentes en su mayoría de otros países.

Palma de Mallorca, volcada a caballo de los siglos XIX y XX con el velocipedismo del que con posterioridad saldrían grandes figuras, recién iniciado el año 1901 vio corretear tras una pelota en las instalaciones del Instituto General y Técnico de Baleares a los primeros muchachos que jugaban al fútbol por obra y gracia del señor Adolfo Revuelta, profesor desde 1897 de gimnasia e instructor a la vez en el Gimnasio Higiénico Médico quien, siguiendo la corriente higienista tan de moda en la época tuvo la brillante idea de introducir tan vigorosa disciplina deportiva entre su alumnado forjándose varios equipos de efímera trayectoria.

Si el ciclismo era el sport más seguido, a partir de entonces iba a contar con un gran rival, el fútbol, pues parte de aquellos jóvenes que le daban incansablemente a los pedales con ambos pies ahora pasaban a hacer uso de los mismos, pero tras un balón. Ciclismo y fútbol anduvieron de la mano en esta fase inicial, forjándose los primeros teams a finales de 1902 bajo la tutela de las sociedades velocipédicas como el Círculo Ciclista de Palma, fundado en 1897, entidad deportiva ésta titular del modesto Velódromo de Son Espanyolet de la cual tomó forma como sección el España Foot-ball Club, conocido popularmente como Club España y gestado por José Oliver Bauçà acompañado por sus hijos Bartolomé, Zoilo y Santiago, siguiéndole pocas semanas después el Veloz Sport Balear, constituido en 1896 como sociedad ciclista, creador de una sección liderada por los hermanos Antonio y Gaspar Moner para dicha disciplina que hizo uso de las instalaciones del interior de la pista ovalada del Velódromo d’Es Tirador vistiendo camiseta azul con pantalón blanco.

En febrero de 1903, dirigido por Adolfo Revuelta, se estableció el Palma Foot-ball Club -conocido también como Palmesano F.C.-, de muy breve recorrido, emprendiendo tanto España F.C. como Veloz S.B. a partir de agosto con sus primeros encuentros una enconada rivalidad surgiendo a lo largo de ese mismo año nuevas sociedades como el Balear F.C. y el Nuevo Balear F.C. como escisión del anterior, disputando estos mismos cuatro clubs mediante sistema de Liga el primer Campeonato local en 1904 finalmente conquistado por los velocistas. Las frecuentes peleas mantenidas entre jugadores de un lado y asistentes que tomaban partido por cualquiera de los dos rivales por otro, alimentaron un clima enrarecido que provocó la retirada de aficionados a los campos y la extinción de casi todas estas sociedades abriéndose entre 1905 y 1908 un paréntesis que ningún club pudo ocupar con meridiano éxito a excepción del Veloz S.B. sumando algunas pinceladas frente a tripulaciones de barcos británicos que recalaban en la ciudad en busca de víveres.

En torno a 1908 el fútbol reflotó en la capital balear y clubs como el Unión F.C., el Regional F.C. y un nuevo España F.C. sin relación con el desaparecido en 1905 acompañaron al Veloz S.B. en su duro peregrinaje por atraer a la afición, teniendo un periodo de álgido apogeo hasta 1910 en que se desinfló como un globo. Como ya sucediera años antes, los velocistas fueron una isla en el mar dando testimonio de sociedades que tan pronto nacían como desaparecían como un segundo Palma F.C., constituido en 1910, un segundo Palmesano F.C. nacido en 1914 y uniformado de blanco, el Mallorca F.C. o el Luliano F.C., todos con la misma suerte y condenados a jugar en el Velódromo d’Es Tirador velocista. La falta de campo propio en todas estas sociedades pesaba como una insoportable losa y después de un ímpetu inicial repleto de entusiasmo llegaba la cruda desesperación y consiguiente frustración ante la escasez de personas adineradas quienes, como mecenas, apostaran por este deporte e invirtieran en la construcción de campos de fútbol.

La falta de credibilidad de los clubs palmesanos era palpable ante los conjuntos catalanes o valencianos de segundo nivel que en alguna ocasión se habían desplazado a la isla, siempre vencedores, pero si algo dolía en la capital era el poderío de la vecina Menorca, tierra hermana donde su más destacado representante se había llevado el título de mejor club de la región en los distintos campeonatos oficiosos disputados hasta la fecha donde la pelousse del Velódromo d’Es Tirador fue testigo de las finales.

A finales de 1915 las Islas Baleares contaban con una nutrida amalgama de clubs distribuidos en todo el archipiélago y, desde Palma de Mallorca, en representación del resto de sociedades, empezaba a resonar la demanda de construir un gran estadio en la capital y constituir paralelamente una Federación Balear que, asociada a la Federación Española, pudiera aportar cada año un club campeón regional que la representara en el Campeonato de España, el torneo más prestigioso entre los existentes a nivel nacional en aquellos momentos. La intención de la idea, liderada por el gran aficionado Adolfo Vázquez Humasqué, estaba clara, pero no así el nivel de compromiso de algunos de los clubs, algunos temerosos por perder protagonismo, otros recelosos por quiénes iban a tomar las riendas y los menos, muy preocupados por extralimitarse en sus ya de por sí maltrechos presupuestos. Convocada una reunión extraordinaria el 30 de enero de 1916, en dicha fecha se eligió una junta directiva para enarbolar la bandera de una nueva federación, pero la falta del deseado quórum y la espantada de algunas sociedades dejaron finalmente en fallida aquella iniciativa.

Los puntos de vista del poderoso Veloz Sport Balear no coincidieron con los de otras sociedades como Palmesano F.C. y Luliano F.C., pero en la mente de Adolfo Vázquez Humasqué, el principal artífice de la frustrada federación, no había espacio para la ofuscación y si había que aparcar el proyecto regional para más adelante, en cambio no habían motivos suficientes para impedir la constitución de una sociedad balompédica que representara a toda la ciudad. Armado de ímpetu y tesón, Vázquez contactó a lo largo de la primera semana de febrero nuevamente con aquellas personas que le podían hacer costado y, una vez expuesta la conveniencia de crear un nuevo club con la aportación de los clubs palmesanos, el día 25 de iniciaba el allanamiento de unos terrenos ubicados en el barrio de Buenos Aires propiedad de Bertomeu de Juan y Ribas para poder disponer de un campo propio reglamentario en régimen de alquiler.

El domingo 27 de febrero de 1916 quedaba constituido el Alfonso XIII Foot-ball Club siendo sus Estatutos y Reglamentos aprobados el lunes 6 de marzo. La nueva sociedad, formada por futbolistas procedentes del Veloz Sport Balear, Palmesano F.C. y Luliano F.C. nacía con fuerza solicitando y obteniendo de la Casa Real el título honorífico de Real, hecho sucedido el 28 de junio por lo que pasaba a denominarse Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball. Aposentado en su flamante Campo de Buenos Aires, el conjunto alfonsino que vestía camiseta roja con pantalón azul capitalizó el fútbol local en los siguientes años aprovechando un momento de debilidad en los velocistas quienes prestaron más atención a su principal actividad, el ciclismo, que a una tan de moda como el fútbol, aglutinando a varios mecenas que apostaron por su futuro careciendo de un rival que le hiciera sombra.

Pese a ello, la ciudad de Palma vio nacer a otros clubs como el de La Veda, una sociedad recreativa dedicada a la cinegética y constituida en 1900 que en 1916 decidió crear una sección futbolística mantenida en activo apenas un año o como el Club Deportivo Mallorquí, constituido en 1917, uniformado con camiseta gualdiazul y pantalón negro, posterior protagonista en los años veinte. También de 1917 es la sección balompédica de la Juventud Antoniana, club creado en 1913 por el Padre Atanasio para el fomento deportivo entre los colegiales que gozó de gran popularidad durante décadas inaugurando su Campo de Can Perantoni en abril de 1917.

Inscrito en la Federación Catalana en 1917, la Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball mantuvo el estandarte palmesano y del futbol mallorquín en alto recibiendo en su Campo de Buenos Aires a un buen número de clubs catalanes cuando no hizo el trayecto inverso además de jugar encuentros amistosos en Madrid, Valencia y Sevilla frente a clubs de renombre, acrecentándose la afición por este deporte de forma rápida.

El cambio de década resultó vital en este sentido y la proyección del fútbol llegó a la clase obrera aparcando el carácter burgués que había atesorado en sus inicios, surgiendo una serie de clubs que iban a ampliar el elenco de sociedades futbolísticas en breve.

A finales de abril de 1920 era anunciado en prensa que los empleados de dos empresas y del gremio comercial radicados en la ciudad preparaban simultáneamente un equipo cada uno para competir. Se trataba, de un lado, de los trabajadores de los talleres de la compañía Isleña Marítima -origen de Transmediterránea- quienes constituyeron el Mecánico Foot-ball Club vistiendo camisa blanquiazul con pantalón azul, teniendo su sede en el Café de Can Rasca y adaptando su campo en una explanada del Muelle de Palma junto a la antigua sede empresarial mientras que, de otro lado, los trabajadores de la Fundición Carbonell, una pequeña empresa de corte metalúrgico constituyeron un club en principio con idéntica denominación reuniéndose habitualmente todos sus componentes en el Café de Can Meca que pasó a ser su sede inicial. Este club, poco tiempo después al sumarse jugadores procedentes de otras industrias locales, adoptó por deseo de sus miembros el nombre de Mallorca Foot-ball Club vistiendo camiseta y pantalón blanco y logrando hacerse con un modesto terreno de juego denominado Sa Siquia Reial. En cuanto al tercer equipo en discordia, este resultó el del gremio de dependientes del comercio local representado por la Unión Protectora Mercantil y presidido por Domingo Munar, una sociedad constituida en 1889 que ambicionaba tener una potente plantilla, adquirir cierto peso en el fútbol local, vistiendo camiseta blanquinegra con pantalón negro.

Originados alrededor de este año fueron otros clubs con poca trayectoria deportiva como el de la Asistencia Palmesana, sociedad recreativa y mutualista constituida en 1859 que reunió a un grupo de equipiers uniformados con camiseta azulgrana y pantalón azul, el Español F.C., conjunto que vistió camisa negra con faja de la enseña nacional y pantalón azul, el C.D. Cruz Roja, el del Patronato Obrero, con camiseta canela y pantalón blanco, el Republicano Distrito V y el de la sociedad La Protectora, con camisa blanca y pantalón negro.

El fútbol no llegaba sólo al pueblo, sino también a la institución militar. Precisamente en mayo de 1920 se realizó un campeonato castrense entre cuatro regimientos sitos en las islas siendo los participantes los representativos de Ingenieros, Infantería Palma 61 e Infantería Palma 62 y Artilleros, de Mahón, quienes atrajeron al Campo de Buenos Aires, fruto de su gran relación con los gestores de la Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball, a un numeroso público atento a sus evoluciones viendo cómo el equipo menorquín se imponía a los tres mallorquines.

A mediados de 1920 los jugadores del Mallorca F.C. abandonan el Café de Can Meca y empiezan a concurrir en el Café de Can Rasca donde tiene sede social el Mecánico F.C. con el que se mantiene una buena relación, estableciéndose una fuerte amistad entre ambos grupos que se consolida al complementarse sus necesidades pues, el Mecánico F.C. precisa de un terreno en condiciones y el Mallorca F.C. quiere consolidar su proyecto para ser el primer club regional requiriendo reforzarse. La iniciativa de fusionar los dos clubs, después de ser debatida y consensuada, queda sellada el 20 de noviembre cuando se alcanza el pacto de constituir el Baleares Foot-ball Club, empleándose el mallorquinista Camp de Sa Siquia Reial como terreno de juego mientras los colores serán la camiseta blanquiazul de los mecánicos y el pantalón blanco mallorquinista. En cuanto a la presidencia, esta recae en Bartomeu Llabrés Albertí.

En febrero de 1921 el consistorio palmesano organizó la Copa del Ayuntamiento con la presencia de destacados conjuntos como el Republicano Distrito V, Asistencia Palmesana, La Protectora, Unión Protectora Mercantil, Baleares F.C., C.D. Cruz Roja, Español F.C., Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball y Veloz Sport Club, yendo el título a las vitrinas alfonsinas pero corroborando al mismo tiempo, la buena salud del fútbol palmesano con tantos clubs.

En enero de 1922 la Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball instituye la Copa de Palma para clubs de Segunda Categoría, instando en septiembre de 1923 la Federación Catalana al club mallorquín a que lidere la constitución de un Comité Balear donde queden inscritos los clubs de la región que lo deseen. Este Comité se crea finalmente el 4 de noviembre originando el primer campeonato regional oficial en la temporada 23/24 donde se imponen los alfonsinos, siendo el embrión de lo que años después será la Federación Balear.

El año 1922, producto de la nueva oleada de pasión futbolística en la ciudad, resulta fértil y, además de los dos citados, constata el nacimiento de nuevas sociedades. Una de ellas es el Balear Foot-ball Club, liderada por un joven Antonio Forteza Piña que toma el nombre del prestigioso Teatro Balear, centro cultural situado frente al Café de Can Martí, sede del club donde coincide con el C.D. Mallorquí. Uniformado con camiseta azul y pantalón blanco, los baleares mantendrán serias desavenencias entre sus socios y en setiembre sufrirán una escisión donde Antonio Forteza se lleva consigo un nutrido grupo y decide constituir el 13 de ese mes el Club Deportivo Athletic F.C., una nueva sociedad en la cual se erige presidente. El club athlético, que viste camiseta verdirroja con pantalón negro, en breve tomará impulso y gracias a las aportaciones de sus socios consigue el alquiler de un terreno de juego entre las carreteras de Sóller y Valldemossa que es titulado como Campo de Sa Punta, siendo a partir de entonces su sede social el Café Reñidero.

El año 1923 es una fecha importante y nada más empezar tanto el renqueante Balear F.C. como el C.D. Mallorquí, fruto de la excelente relación que mantienen deciden al unísono adquirir de forma compartida unos terrenos en el barrio de El Molinar donde acondicionan el Campo Balear-Mallorquí. La progresión de este deporte es imparable y en esas fechas queda constituido el Regional Foot-ball Club, entidad presidida por el industrial Pedro Medina que nada tendrá que ver con el club originado a finales de los años diez, naciendo este con grandes ambiciones, campo propio situado en la Carretera del Cementerio y un uniforme dotado de camiseta gualdinegra con pantalón negro.

Entre 1924 y 1925 el fútbol palmesano asentó socialmente a sus clubs recién constituidos y, con la colaboración del resto de sociedades baleares donde destacaban los clubs menorquines por su gran potencial deportivo, las bases para crear una Federación Balear independiente de la Federación Catalana, una aspiración lógica para un colectivo que buscaba regirse por sí mismo y disponer de un espacio vital reconocido por la Federación Española. El 8 de febrero de 1925 fue constituido el Internacional F.C., vistiendo camiseta azul con pantalón negro, coincidiendo con un periodo donde la Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball y la Unión Sportiva de Mahón predominaban deportivamente en el panorama regional, estableciéndose por fin el 16 de junio de 1926 la soñada Federación Balear. Dicha institución, fraguada y con sede inicial en el local social del Baleares F.C., abrió una profunda brecha entre los baleáricos y los bermellones todavía vigente hoy, reafirmándose las grandes diferencias de todo tipo entre unos y otros.

Disponer de una federación autónoma pareció curar todas las enfermedades que padecía el fútbol balear, pero en la temporada 27/28, casi recién implementada, se produjo en su seno una escisión a causa de una impopular decisión federativa que acabó deparando dos Campeonatos de Mallorca encabezados cada uno por Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball, el no oficial donde también participó el C.D. Athletic F.C. y el oficial con el Baleares F.C. seguidos por sus respectivos clubs adeptos. Por si fuera poco, la Federación Española seguía impidiendo a los clubs baleares competir en el Campeonato de España excusándose en que carecían de césped, motivos ambos los cuales sembraron el caos. Clasificados los blanquiazules primeros del torneo oficial, tras eliminar al Zamora F.C., de Ciudadela en Semifinales, los blanquiazules concluyeron subcampeones de las islas al perder la Final disputada en la capital menorquina ante la U.S. Mahón por 1-0.

En la campaña 28/29, afortunadamente para sus intereses, todo volvió a su cauce y tanto bermellones como baleáricos, arrastrando cada uno a sus clubs afines, firmaron la paz sumándose en la buena onda la Federación Española quien de una vez por todas daba vía libre a que el campeón balear participase en el Campeonato de España.

Admitidos los clubs baleares en la Federación Española bajo su propia administración, el escaso peso histórico y deportivo de estas sociedades les apeó de ingresar en cualquiera de las Categorías Nacionales establecidas para el Campeonato Nacional de Liga a estrenar esa temporada, quedando patente que al fútbol regional le quedaba aún bastante camino por recorrer. Condenados al menos unos años más a sobrevivir en Primera Regional, a los dos clubs palmesanos clásicos en esta categoría, Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball y Baleares F.C., se les unirá al término de esta edición el C.D. Athletic F.C. como Campeón de Segunda Regional, siendo para la campaña 29/30 tres los representantes de la capital balear en el Campeonato de Mallorca quedando los alfonsinos primeros, los baleáricos segundos y los atléticos terceros.

La década de los años veinte será virtuosa para el fútbol palmesano y, además de los citados, Palma verá constituir nuevas sociedades como el C.D. España, quien viste camiseta rojigualda con pantalón negro y juega en el Campo de Sa Punta atlético, el C.D. Estrella, sociedad con apenas trayectoria, el Libertad F.C., el Mediterráneo F.C. que viste camiseta azul con pantalón negro, el Génova F.C. y la S.S. La Salle quien juega en el Campo del Cementerio con camisa blanquiceleste y pantalón negro,

Con el cambio de década el fútbol balear seguirá creciendo, sobre todo a nivel de clubs donde por doquier serán constituidas nuevas sociedades que contribuirán a engrandecer este deporte. En este sentido cabe destacar, citando sólo a los clubs palmesanos de la Segunda Categoría, al Soledad F.C., quien viste camiseta arlequinada blanquiazul con pantalón negro jugando en el Campo de La Libertad, el C.D. Iberia, quien viste camiseta azul con pantalón blanco y juega en el Campo del Cementerio, el Centro Recreativo Cultural que viste camiseta negriazul con pantalón negro y el C.D. Soledad, constituido en 1933 quien viste camiseta partida azulgrana con pantalón negro y juega en el Campo d’Es Colomeret.

En un nivel inferior y ocupando plaza en Tercera Categoría, la ciudad de Palma contemplará el nacimiento de un sinfín de sociedades muchas de las cuales no se mantendrán más allá de los tiempos republicanos, quedando para la memoria S.C. Arrabal, C.D. Arenas, C.D. Atlántic, C.D. Atlas, C.D. Son Armadans, C.D. Bellver, C.D. Betis, C.D. Cultural, C.D. Columbia, C.D. Calatrava, C.D. Europa, C.D. Florencia, C.D. Hispania, F.C. Hispano, C.D. Hércules, Juventud Deportista, C.D. Jir, C.D. Júpiter, C.D. Jet, C.D. Levantino, C.D. Molinar, C.D. Murillo, F.C. Marina, U.D. Mallorquina, F.C. Progreso, C.D. Palmesano, C.D. Poniente, C.D. Paloma, C.D. Patria, F.C. Recreativo, C.D. Son Sardina, F.C. Select, C.D. Son Español, U.S. Sparta, C.D. Terreno, C.D. Triana, C.D. Uruguayo, C.D. Victoria y C.D. Viverense.

En lo que respecta a los tres grandes clubs palmesanos, la temporada 30/31 se inicia con la victoria de los alfonsinos en el Campeonato de Mallorca siendo tercero el C.D. Athletic F.C. y cuarto el Baleares F.C., adquiriendo gran protagonismo a partir del 14 de abril la proclamación de la Segunda República, acontecimiento político de gran trascendencia después del cual el Gobierno nacional prohíbe la ostentación de símbolos y denominaciones relacionados con la monarquía afectando de pleno, entre otros, a las sociedades deportivas. Fruto de esta decisión, siendo presidente de la Real Sociedad Alfonso XIII de Foot-ball el recordado Luís Sitjar Castellá, esta entidad palmesana adquiere el nombre de Club Deportivo Mallorca y suprime su escudo original rematado por una corona real sustituyéndolo por uno de nuevo diseño, perdurando estos cambios durante un prolongado tiempo.

En la campaña 31/32 el C.D. Mallorca se impone nuevamente en el Campeonato de Mallorca siendo segundo el Baleares F.C. y cuarto el C.D. Athletic F.C., mientras se logra también el Campeonato Balear clasificándose los bermellones para disputar la Fase Final de Ascenso a Segunda División, torneo etiquetado por la Federación Española como Tercera División en el que un club balear participa por primera vez. Cuarto clasificado en el subgrupo catalano-balear-aragonés del Grupo III -el otro subgrupo es el valenciano-, los costes de los viajes a punto estarán de hacer desaparecer a los mallorquinistas, muy tocados económicamente en lo sucesivo por lo que perderán su hegemonía insular frente al Constancia F.C., de la localidad de Inca.

La sesión 32/33 constata cómo el C.D. Mallorca es segundo en el Campeonato de Mallorca siendo cuarto el Baleares F.C. y quinto el C.D. Athletic F.C., mientras que en la edición 33/34 se agudiza la crisis bermellona resultando estos cuartos precedidos por el Baleares F.C. quien es segundo y el C.D. Athletic F.C. quien es tercero habiendo permutado recientemente su clásica camiseta verdirroja por una rojiblanca.

En 1934 la Federación Española decide suprimir buena parte de los Campeonatos Regionales que, desde 1913, habían servido de base para el desarrollo futbolístico de nuestro país, implementando unos Campeonatos Superregionales donde el fútbol balear, canario, extremeño y norteafricano carece de representación y sigue con su formato tradicional. En el Campeonato Balear de la temporada 34/35 el Baleares F.C. es segundo, el C.D. Mallorca tercero y el C.D. Athletic F.C. quinto, disputándose a continuación la campaña 35/36 donde el C.D. Mallorca presidido por Andrés Homar Rullán es primero, el Baleares F.C. presidido por Damián Adrover es segundo y el C.D. Athletic F.C. presidido por Francisco Tomás Cañellas es cuarto.

El estallido de la Guerra Civil en julio de 1936 pilló a los clubs baleares en plena pretemporada y a muchos de los jugadores en vacaciones, sumándose las autoridades militares de Mallorca al Ejército sublevado de inmediato. Alejada la isla del frente bélico y, en medio de una situación de aparente tranquilidad a pesar de que muchos clubs se vieron privados de jugadores enrolados en el Ejército viviendo penurias sociales y deportivas, el Campeonato de Mallorca de Primera Regional siguió disputándose en las temporadas siguientes, proclamándose el C.D. Mallorca vencedor en las campañas 36/37 y 37/38, mientras el Constancia F.C., de Inca, lo hizo en la sesión 38/39, organizándose además encuentros amistosos entre los clubs mallorquines más importantes con el fin de recaudar dinero para los combatientes.

Concluida la Guerra Civil, el fútbol palmesano quedó muy afectado por la falta de jugadores teniéndose, en muchos casos, que recurrir a juveniles o a futbolistas profesionales procedentes de la península. En este sentido el Baleares F.C. fue el más perjudicado, careciendo de dinero para fichar y de suficientes mimbres en la cantera para adquirir un nivel aceptable, saliendo por el contrario el C.D. Athletic F.C. beneficiado al reunir una plantilla repleta de jugadores jóvenes con excelente proyección. En cuanto al C.D. Mallorca, la escasez de jugadores fue compensada por algunos juveniles y profesionales peninsulares que no ofrecieron el rendimiento esperado naufragando en cuantos torneos se presentó.

En el Campeonato de Primera Regional de la temporada 39/40 el C.D. Athletic F.C. sorprendió a todos sus rivales y por primera y única vez, con todos los honores se llevó el título a sus vitrinas superando al poderoso C.D. Mallorca mientras que el Baleares F.C., con grandes problemas fue quinto y colista. El poderío de los atléticos quedaba patente y en el Campeonato Balear también impuso su ley por delante del C.D. Mallorca aunque, llegado el caso, en el restablecimiento del Campeonato de Segunda División la Federación Española invitó a C.D. Mallorca y Constancia F.C., más poderosos económicamente, quedando los atléticos descartados. Encuadrados en el Grupo III junto a clubs valencianos y catalanes, los de Inca resultaron quintos y los bermellones séptimos, perdiendo ambos la continuidad en esta categoría nacional.

En la campaña 40/41, avanzada la Liga se producen cambios a nivel gubernativo y desde la D.N.D. que rige los destinos de la Federación Española se insta a todos los clubs que se denominen en lengua extranjera o catalana, a cambiar su nombre empleando como lengua el castellano teniendo como fecha última el 31 de diciembre de 1940. El hasta entonces C.D. Athletic F.C. cambia a Club Deportivo Atlético, el Baleares F.C. adopta el nombre de Club de Fútbol Baleares, el Constancia F.C., de Inca, pasa a C.D. Constancia y así un largo número de clubs en todo el Estado. Deportivamente el C.D. Mallorca no se recupera todavía del todo y el cetro balear va al C.D. Constancia que acaba imponiéndose en Primera Regional por delante de los bermellones mientras el C.D. Atlético es tercero y el C.F. Baleares, muy tocado, concluye sexto y nuevamente colista. Finalmente, el C.D. Constancia como representante balear en la Fase Final de Tercera División, consigue ascender a Segunda División siendo el mejor club regional.

HISTORIA DEL CLUB DEPORTIVO ATLÉTICO BALEARES:

1942 – 1950

La sesión 41/42 es un paseo para el C.D. Mallorca, quien se impone en Primera Regional y logra clasificarse para jugar en Tercera División, precediendo al C.D. Manacor mientras los dos otros clubs palmesanos, C.F. Baleares y C.D. Atlético quedan terceros y cuartos respectivamente. Sin embargo el gran acontecimiento de año, por sus consiguientes consecuencias, se produce a principios de 1942 cuando, en pleno desarrollo de la temporada deportiva, el ayuntamiento de Palma aprueba un plan urbanístico para el crecimiento de la ciudad que afecta de forma directa y apremiante al C.D. Atlético puesto que su Campo de Sa Punta, conservado en usufructo y en plena zona de expansión, ha de ser desalojado.

La noticia cae como una bomba en la directiva atlética y entre la plantilla, muy afectada por su futuro, tomando Antonio Forteza las riendas para resolver tan dramática situación lo antes posible puesto que la campaña 42/43 está a la vuelta de la esquina y se carece de un campo a la altura del club en donde jugar. Por capacidad, Sa Punta es el tercero en Palma tras el Campo de Buenos Aires bermellón y el Campo de Sa Punta baleárico, estando el resto de los recintos muy alejados de los tres citados.

Ante la imposibilidad material, temporal y económica de ejecutar un nuevo estadio, Forteza llama a la puerta del poderoso C.D. Mallorca para intentar alcanzar un pacto en el que se conserve la identidad atlética, poniendo como moneda de pago su plantilla pero demandando a los bermellones que renuncien a su historia y acuerden, junto a los atléticos, constituir un nuevo club que empiece de cero bajo el título de C.D. Atlético-Mallorca. Los bermellones, muy orgullosos de su pasado y de sus señas de identidad, desde su privilegiada atalaya rompen las negociaciones e indican a los atléticos que se busquen otro socio, no teniendo más remedio Forteza y su directiva que dirigirse al C.F. Baleares, gran rival de los rojiblancos durante los últimos años a nivel deportivo.

El C.F. Baleares, rival por antonomasia de los bermellones por su opuesto estrato social y sus tradicionales disputas deportivas, contrariamente a lo esperado acepta negociar con los atléticos puesto que dos son los fundamentos que le mueven; convertirse en el primer club de Palma y, por ende, de las Islas Baleares. Carente de una plantilla potente como consecuencia de la guerra, con campo propio y respaldado por una masa social repleta de trabajadores frente a la más aburguesada bermellona, el C.D. Atlético viene a ser el complemento ideal que precisan los blanquiazules puesto que en su plantilla hay mimbres interesantes y además, motivo por el cual se les acercan, carecen de campo.

La propuesta atlética, idéntica a la ofrecida fechas antes a los bermellones, es aceptada en principio por los baleáricos a pesar de que significa renunciar a su pasado y establecer un club nuevo que, según los rojiblancos, ha de denominarse C.D. Atlético-Baleares, siendo no obstante la mayor preocupación de ambos cómo liquidar las respectivas deudas puesto que los atléticos deben 35.000 pesetas y los baleáricos 15.000. Consultada la Federación Balear, ésta les indica que no autorizará fusión alguna hasta no haya sido resuelta la deuda conjunta por lo que, estudiado el pago, ambos llegan al acuerdo de fusionarse el 27 de mayo bajo el nombre de Club Deportivo Atlético-Baleares, conservándose en tal denominación los rasgos identitarios rojiblancos por delante de los blanquiazules.

En las semanas siguientes queda elegida la Junta Directiva de la nueva sociedad teniendo como presidente de honor a exatlético Antonio Forteza Piña y como presidente efectivo a Pedro Serra Cladera, expresidente del C.F. Baleares, siendo vicepresidentes Francisco Riera Rigo y Bartolomé Viñala Mas, mientras secretario es Sebastián Tortella Salom, vicesecretario es Antonio Roig Nicolau, contador Benito Amengual y depositario Pedro Suau Zanoguera. Depositada toda la documentación en la sede de la Federación Balear, entidad supervisora y garante de toda la operación, incluso la indumentaria que será inicialmente blanquiazul para la camiseta y negro para el pantalón, aunque en breve se permuta el negro por el blanco ante las quejas de los aficionados baleáricos, libre de deudas la fusión queda definitivamente aprobada a nivel federativo el 29 de junio, aspirando todos los socios del nuevo club a convertirse en el hegemónico.

Debutante en la temporada 42/43, el estreno dentro de Primera Regional le lleva a ser segundo tras el C.D. Mallorca, consiguiendo una vez concluido el torneo y ya en pleno verano que la Federación Española le incluya en uno de los grupos que se han programado para la futura Tercera División, categoría que se desea potenciar y convertir en refugio para destacados clubs modestos e históricos en horas bajas por delante de la Primera Regional. Ubicado en el Grupo IV donde participan clubs catalanes y baleares, el C.D. Atlético Baleares realiza una muy discreta campaña 43/44 donde es octavo evitando el descenso, encarando la sesión 44/45 en el Grupo V con catalanes y valencianos cargado de mayor optimismo pese a lo cual es séptimo. Por el Campo de Son Canals pasan destacados clubs que dejan buenas taquillas acudiendo los aficionados en masa para ver las evoluciones de su equipo, cambiando en la edición 45/46 nuevamente de ubicación para competir, en esta ocasión, dentro del Grupo VI donde le acompañan valencianos y aragoneses. El club blanquiazul alcanza la tercera plaza y accede a la Fase Intermedia, torneo clasificatorio previo para dilucidar quiénes se van a jugar un puesto en Segunda División, careciendo de la suerte necesaria al quedar segundo empatado a puntos con el Levante U.D.

En la temporada 46/47 accede a la presidencia el que fuera presidente exatlético Francisco Tomás Cañellas, repitiendo los baleáricos tercer puesto en Liga dentro de un Grupo IX donde le acompañan nueve clubs valencianos y en cual, por un solo punto, se le escapa la Fase Intermedia. A partir de 1947 los buenos resultados deportivos cosechados en los últimos años se alejan de la barriada de Hostalets y los blanquiazules caen al octavo puesto en la campaña 47/48 inmersos en un duro Grupo V acompañados de clubs baleares y catalanes. En la edición 48/49 se pasa a un ampliado Grupo III donde participan un total de catorce sociedades procedentes de Aragón, Cataluña y las Islas Baleares, concluyendo los baleáricos novenos dentro de una competición muy igualada donde hay paridad de fuerzas. En la sesión 49/50 que cierra la década, el C.D. Atlético Baleares se mantiene en el Grupo III pero con diferentes protagonistas puesto que sus acompañantes son ahora valencianos, catalanes y baleares terminando séptimo.

1950 – 1960

Será en la temporada 50/51 presidido por Antonio Castelló Salas cuando consiga el mayor éxito en su corto historial al proclamarse Campeón de grupo y en la Fase Final liderar el torneo entrenado por Gaspar Rubio, superando a clubs como Alicante C.F., Real Betis Balompié, R.C. Recreativo de Huelva, C.D. Cacereño ó C.D. Guadalajara, y alcanzando el ansiado ascenso a Segunda División. El estreno en la categoría de plata encuadrado en el grupo II es doblemente emocionante por cuando supone un paso más en su carrera pese a las difucultades económicas para cubrir los desplazamientos, y la posibilidad de enfrentarse al rival ciudadano Real C.D. Mallorca. Los bermellones se imponen en ambos encuentros por el mismo resultado de 2-0, y Son Canals se convierte en fortín durante el campeonato.

Sin embargo, la nota negativa es el décimo puesto final y el anuncio de reestructuración de la categoría con la obligatoriedad de disputar una Promoción. En este caso no la supera al terminar cuarto de seis participantes, pero la anulación de la misma hace que continúe un años más en la categoría de plata. En la campaña 52/53 pasa a ocupar la presidencia del club Juan Roca Rubicós y el equipo entrenado por Andreu Quetglas empata ambos encuentros con el Real C.D. Mallorca con el guarismo de 1-1, además de consguir una goleada histórica por 7-1 frente al Orihuela Deportiva C.F., pero desgraciadamente pierde la categoría al ser decimocuarto y ocupar la primera de las tres plazas de descenso.

Descendido a Tercera División, su objetivo es volver lo antes posible a la categoría recién abandonada, pero esta misión parece imposible. En la campaña 55/56 toma las riendas del club Gabriel Genovart y entrenados por Jaime Brondo son Campeones de Liga por delante del Real C.D. Mallorca, pero en la Fase Final cuartos, quedando eliminados. En la 56/57 subcampeones, cayendo en la Promoción ante el C.F. Gandía: 1-1 en casa, 3-3 en la ciudad valenciana y 0-2 en el desempate. En la campaña 57/58 nuevo subcampeonato con Joan Navarro en el apartado técnico y nueva eliminación, en esta ocasión frente al C.D. Castellón: 5-3 en Castalia y 1-1 en casa. Cierra esta década el subcampeonato de la campaña 59/60 y la mala suerte en la Promoción, pues tras eliminar al C.D. Fabra y Coats: 2-1 en casa y 1-1 en Barcelona; caen de nuevo ante el C.D. Castellón: 2-1 en casa, 1-0 en Castalia y 2-4 para los albinegros en el desempate disputado en Alicante.

1960 – 1970

Iniciados los años sesenta el conjunto palmesano estrena el moderno y funcional Estadi Balear, inaugurado el 8 de mayo de 1960 en un encuentro frente al Birmingham City F.C., con resultado final de 2-0 para los locales. El C.D. Atlético Baleares consigue por fin su objetivo tras conquistar la Liga 60/61 con Joan Blascos en la presidencia, pues en la Promoción elimina al C.D. Olímpico: 1-0 en Xátiva y 3-0 en Palma; y en la Final a la S.D. Amistad: 1-2 en Zaragoza y 6-1 en casa. El C.D. Atlético Baleares inicia su segundo ciclo en la categoría de plata con unos resultados idénticos a su anterior presencia, pues si en la campaña 61/62 es décimo a un paso del descenso, en la temporada 62/63 no se salva y desciende a Tercera División tras ser decimocuarto y caer eliminado en la Promoción por la Permanencia ante el aspirante Algeciras C.F.: 3-1 en la ciudad gaditana, 2-0 en casa y 1-2 en el desempate disputado en Valencia.

Nuevamente emprende su particular lucha por recuperar la categoría recién abandonada y en la campaña 63/64 tiene su primera oportunidad, desperdiciándola tras eliminar al Real Avilés C.F.: 2-1 en la ciudad asturiana y 3-1 en casa; y ceder ante el C.D. Cartagena: 2-0 en la ciudad departamental y 1-2 en casa. En la campaña 64/65 es Campeón de Liga con Gabriel Suñer Sampol como entrenador blanquiazul, pero es eliminado por el C.D. Badajoz: 1-1 en casa y 2-0 en El Vivero. En la temporada 65/66 es subcampeón, y en la Promoción supera al Sevilla Atlético Club: 3-0 en la ida, 4-1 en casa y 1-2 en el desempate disputado en Valencia; pero es eliminado por el C.D. Tarrasa: 2-1 en la ciudad fabril, 2-1 en casa y 3-4 en el desempate disputado nuevamente en Valencia. La última oportunidad de la década se presenta en la temporada 67/68 tras ser Campeón de Liga por quinta vez en su historia, desaprovechándola al ser eliminado por el Recreativo Club Portuense: 1-0 en El Puerto de Santa María y 1-2 en casa.

1970 – 1980

Los años setenta significan un retroceso deportivo por cuando pierden potencial habiendo superado una Promoción de Permanencia en la sesión 70/71 al imponerse al aspirante Alicante C.F.: 3-3 en Alicante y 1-0 en casa; pero finalmente acaban en Regional al término de la temporada 72/73 tras finalizar en decimo novena posición. En la campaña 74/75 son Campeones de Liga en Regional Preferente y ascienden a Tercera División tras liderar la Liguilla de Ascenso, consiguiendo en la 76/77 ser sextos en su grupo con el club presidido por Jerónimo Preto y ascender a la recién creada Segunda División B. En esta categoría no tiene excesiva fortuna y termina vigésimo y colista bajo las órdenes de Antoni Oviedo, descendiendo a Tercera División a cinco puntos de la permanencia.

1980 – 1990

Culminando una tendencia recesiva de finales de los setenta, en la campaña 80/81 pierde la categoría y desciende a Regional, suponiendo un nuevo varapalo para la entidad blanquiazul. Reorganizado y con nuevos bríos, en la temporada 82/83 el club de Joan Morro vuelve a ascender a Tercera División con Manuel Martín Vences como entrenador, convirtiéndose el equipo en uno de los aspirantes al ascenso. En la campaña 85/86 tiene una oportunidad pero no la aprovecha, pues tras eliminar al C.At. Osasuna Promesas: 1-1 en Pamplona y 1-0 en casa; es eliminado en la Final por el C.D. Lugo: 2-0 en la capital gallega y 0-0 en casa.

En la sesión 86/87 es segundo en Liga y consigue ascender como consecuencia de la ampliación que padece la Segunda B aumentando el número de plazas y pasar a tener cuatro grupos. El C.D. Atlético Baleares inicia un ciclo en Segunda División B que va a durar tres temporadas, siendo duodécimo en la 87/88 y sexto bajo la batuta de Ignacio Martín Esperanza en la 88/89, la mejor sin duda, para cerrarlo con un vigésimo puesto en la 89/90 tras una decepcionante campaña con tan sólo cinco victorias.

1990 – 2000

Iniciados los años noventa, el sistema competitivo varía en su estructura y cuatro son los aspirantes por cada uno de los grupos al ascenso. El conjunto palmesano tiene nueve oportunidades, todo un record, siendo incapaz en todas ellas de conseguir el objetivo. Enrolado en las Promociones junto a murcianos, valencianos y catalanes, se muestra inferior en cada una de ellas y el desánimo cunde entre sus aficionados. En la campaña 90/91 es tercero superado por C.D. Roldán y C.At. Roda de Bará, siendo colista la S.D. Sueca. En la 91/92 repite puesto superado por Valencia C.F. “B” y C.E. Premiá, siendo Águilas C.F. el colista.

En la temporada 93/94 es subcampeón tras el Real C.D. Mallorca “B” y en la Liguilla de Ascenso es último tras Cte. d’E. Sabadell F.C., Caravaca C.F. y Crevillente Deportivo; mientras en la 94/95 se repite la situación en Liga y en la Promoción es tercero tras F.C. Barcelona “C” y C.F. Gandía, siendo el Muleño C.F. colista de grupo. En la campaña 95/96 es de nuevo colista superado por Real Murcia C.F., C.D. Acero de Sagunto y Palamós C.F., mientras en la 96/97 es tercero tras Novelda C.F. y Palamós C.F., ocupando el Águilas C.F. la cola del grupo. En la temporada 97/98 es Campeón de Liga, siendo tercero en la Promoción tras Benidorm C.D. y C.E. Mataró, cerrando el grupo el Caravaca C.F.

La temporada 98/99 con Tomás Cano en la presidencia y Miquel Crespí en el cargo de entrenador, se alza con el título de Campeón y la Liguilla de Ascenso la cierra como último clasificado tras Lorca Deportiva C.F., A.E.C. Manlleu y C.D. Alcoyano; mientras en la 99/00 de nuevo como Campeón de Liga, no consigue puntuar en la Liguilla y es superado por C.E. Mataró, Alicante C.F. y U.D. Horadada.

2000 – 2010

En la primera década del nuevo milenio, la sociedad palmesana no ceja en su empeño y en la primera ocasión, campaña 00/01, es Campeón de Liga una vez más con Miquel Crespí y fracasa nuevamente al ser colista tras C.D. Onda, Orihuela C.F. y Palamós C.F., repitiendo actuación esta vez bajo las órdenes de Benigno Sánchez en la 01/02 y alzandose como Campeón en Liga, si bien termina de nuevo colista tras C.F. Reus Deportiu, Villajoyosa C.F. y Yeclano C.F.. Tras nueve promociones consecutivas el club entra en crisis y pasadas unas temporadas en tierra de nadie acaba descendiendo a Regional. En el verano de 2006 el Estadi Balear sufre una remodelación y se implanta césped artificial en el terreno de juego.

Una temporada tan sólo en Preferente le basta para volver a Tercera División, consiguiendo en la campaña 07/08 con Fernando Crespí en la presidencia proclamarse Campeón de Liga y en la Promoción ascender a Segunda División B con Antoni Cazorla en el banquillo, al imponerse a la A.D. Universidad de Oviedo: 1-1 en la ida y 2-1 en casa; y en la Final a la S.D. Gernika Club: 0-0 en la localidad vizcaína y 2-0 en casa tras prórroga. La campaña 08/09 en Segunda División B es desastrosa y el club balear desde el inicio ocupa puesto de colista siendo incapaz de salir de esta posición en lo que resta de campeonato, estando condenado al descenso y finalizando vigésimo con ocho victorias y nueve empates. En la edición 09/10 dentro del torneo balear los blanquiazules sí ofrecen una buena imagen y se encaraman al primer puesto resultando Campeones dirigidos por Ángel Pedraza. En la Promoción entran en la Fase de Campeones y consiguen un nuevo ascenso a Segunda División B tras eliminar al C.D. Tudelano: 1-0 en la ida y 2-1 en la ciudad navarra.

2010 – 2020

La nueva década la inicia con paso firme y una directiva que piensa alcanzar cotas mayores, contando con una plantilla 10/11 renovada que va de menos a más y que con el paso de las jornadas se afianza en la zona media consiguiendo ser decimotercero, alejado de los puestos calientes del grupo.

El 5 de mayo de 2011 se celebra una importante Asamblea General extraordinaria mediante la cual los socios baleáricos acuerdan la conversión de la entidad en S.A.D. lanzando 1.000 acciones al precio de 1.000 euros cada una, siendo Fernando Crespí el presidente. La llegada de liquidez al club palmesano trae en la campaña 11/12 nuevos bríos y dentro de los estamentos que lo componen se añora volver a vivir tiempos pasados en superior categoría. Gustavo Siviero, su técnico, cuenta con un plantel confeccionado a su medida que realiza una primera vuelta extraordinaria en la que marca diferencias respecto a los rivales, siendo más floja la segunda en donde vive de las rentas pero con la seguridad de proclamarse Campeón. En la Fase de Campeones, pese a las ilusiones de los aficionados, es eliminado por el C.D. Mirandés; 1- 0 en la localidad burgalesa y nueva derrota, esta vez por 1-2 en casa. El club tiene una nueva oportunidad en Semifinales pero será apartado por el C.D. Lugo; 3-1 en la capital gallega y 0-0 en casa resultando una amarga despedida.

Concluida la campaña 11/12, el 25 de julio de 2012 finalmente se constituye como S.A.D. mediante escritura pública adquiriendo la denominación C.D. Atlético Baleares, S.A.D., aprobando el CSD en fecha posterior, 26 de septiembre, el proceso de conversión en S.A.D.  a lo cual le sigue el día 27 del mismo mes la primera Junta General de accionistas en donde Fernando Crespí es reafirmado presidente. Deportivamente la sesión 12/13 es muy diferente a la anterior y con una plantilla donde se han perdido elementos muy importantes se finaliza en decimoprimero puesto. Tomada lectura de los errores cometidos, en la edición 13/14 se incorporan nuevos jugadores que proporcionan un salto de calidad importante pero el mal comienzo del torneo les supone un pesado lastre y al final han de conformarse con la quinta plaza, a un solo punto de disputar la Promoción. Durante toda la temporada el C.D. Atlético Baleares se ve privado de jugar en el Estadi Balear, aquejado seriamente de aluminosis, habiendo los técnicos municipales desestimado ocupar estas magníficas instalaciones por falta de seguridad. La directiva ha de tomar una decisión y para parchear provisionalmente el problema se opta por jugar en el Campo Municipal de Magalluf sito en la vecina localidad de Calviá.

En la temporada 14/15 el ayuntamiento palmesano acondiciona el Campo de Son Malferit, insuficiente para albergar a toda la afición baleárica, especialmente en encuentros de gran atracción pero, al menos, se tiene un terreno de juego dentro de la capital. En el aspecto deportivo las cosas no funcionan y el equipo blanquiazul retrocede al decimosegundo puesto, una plaza muy alejada de lo últimamente se ha venido cosechando. La campaña 15/16 resulta un tanto más positiva y, pese a andar alejado de los primeros puestos, se ven cosas positivas en la plantilla y se termina noveno. Con una serie de refuerzos en la edición 16/17, el plantel blanquiazul cambia casi por completo y tras un buen campeonato donde se acechan los puestos de Promoción durante buena parte de la Liga, al final se consigue la cuarta plaza. Clasificados para la Promoción, en esta Fase tan complicada y dura se logra eliminar en Cuartos de Final al C.D. Toledo; 1-0 en casa y victoria por 1-2 en la capital imperial, cayéndose después en Semifinales ante el Albacete Balompié; 1-1 en casa y derrota por 2-1 en la capital manchega tras encajar el último gol en el descuento.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • L’Atlètic Baleares: Una història de supervivència. Antoni Salas Fuster. Ingrama S.A. (2009).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.diariodemallorca.es Diario.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

titular Villarreal B

 

VILLARREAL B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Villarreal Club de Fútbol, S.A.D. “B”
  • Ciudad: Villarreal / Vila-real
  • Provincia: Castellón / Castelló
  • Comunidad Autónoma: Comunidad Valenciana / Comunitat Valenciana
  • Fecha de constitución: 1999
  • Fecha de federación: 1999

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Villarreal Club de Fútbol, S.A.D. “B” (1999-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2005/06

 

ESTADIO:

Ciudad Deportiva del Villarreal

Ciudad Deportiva del Villarreal

  • Nombre: Ciudad Deportiva del Villarreal
  • Año de inauguración: 2002
  • Cambios de nombre:
  • Ciudad Deportiva del Villarreal (2002-)
  • Capacidad: 5.000 espectadores

 

 

OTROS ESTADIOS:

  • Camp El Madrigal (1999-2002)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Villarreal CF B

ESCUDOS:

escudos Villarreal CF B

UNIFORMES:

uniformes Villarreal B

ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

La ciudad de Vila-real desde que en el año 1942 fuese constituído el Villarreal Club de Fútbol, una vez ya federado en el año 1947, siempre ha contado con diversos clubs que, de una forma u otra, han recogido lo más distinguido de los jugadores locales más sobresalientes que no han tenido cabida en la primera entidad. Bien impulsados desde el propio Villarreal C.F. como clubs canteranos especializados en la formación de jugadores o bien partiendo desde la iniciativa privada, han surgido sociedades como el Madrigal C.F. y la Peña Deportiva Villarrealense en los años cincuenta -ambos recordados por la afición local y que dejaron una notable impronta todavía hoy imborrable-, el Club Atlético Villarrealense en mitad de los sesenta, el juvenil Fundación Flors C.F. en los setenta y con equipo amateur en los ochenta, época esta en la que coincide con el Industrial Villarreal S.D., un proyecto de escasa duración que pretendió en su momento alcanzar altas cotas pero que se quedó en la mitad del camino, o recientemente el último de ellos, el C.F. Atlético Vila, el segundo club con importancia en la localidad todavía hoy humildemente en activo hasta que la directiva del equipo amarillo decidiese a finales de los noventa crear su segundo equipo.

HISTORIA DEL EQUIPO DEPENDIENTE:

1999 – 2000

Con la llegada del Villarreal C.F. a Primera División en la temporada 98/99 tras una escalada deportiva espectacular, la directiva encabezada por Fernando Roig traza el plan de organizar la entidad de forma estructurada y dotándola con unas instalaciones en las cuales fomentar el fútbol en sus categorías inferiores a semejanza de los clubs modernos. Dentro de esta reestructuración entra el Villarreal Club de Fútbol, S.A.D. “B”, baluarte creado en el verano de 1999 que albergará a las jóvenes promesas que destaquen en el ámbito regional valenciano y figuras procedentes incluso de otras comunidades. La cantera del conjunto de La Plana es en la actualidad, fruto de un gran trabajo y una gran cuidado, la más potente en la Comunidad, habiendo superado a la histórica del Valencia C.F. con quien mantiene un duelo en la sombra desde hace una década en cada una de sus categorías.

Deportivamente, el Villarreal C.F. “B” parte a competir en la temporada 99/00 desde Segunda Regional, la más baja de las categorías organizadas por la Federación Valenciana, alzándose con el título y consiguiendo ascender a Primera Regional.

2000 – 2010

Con una gran base y un buen plantel, arrasa en el campeonato 00/01 y al término del mismo consigue su segundo ascenso consecutivo, ahora a Regional Preferente. Paralelamente, el Villarreal C.F. establece un convenio deportivo de filiación con el club vecino C.D. Onda, quien se encuentra en Tercera División en esos instantes, rompiéndose a la conclusión de la campaña 00/01 con el ascenso de este último a Segunda B. El Villarreal C.F. “B” pasa las temporadas 01/02 y 02/03 en Regional, consiguiendo ascender a Tercera División al cabo de esta última sesión tras un gran campeonato sin apenas oposición y contando desde 2002 con las nuevas instalaciones de la Ciudad Deportiva.

La temporada 03/04 supone el debut en Categoría Nacional, finalizando en un magnífico tercer puesto que le permite disputar la Fase de Ascenso a Segunda División B por vez primera en su corta historia. En esta elimina en semifinales al C.E. Santanyí, 1-0 en casa y empate a uno en la población mallorquina. En la Final se encuentra con el C.F. Badalona, empatando a uno en casa y perdiendo en la vuelta por 3-2, con lo cual se desvanece el ascenso. En la campaña 04/05 tras un apretado final no consigue entrar en los cuatro primeros puestos que dan derecho a la Promoción, siendo quinto y empatado a puntos con el cuarto clasificado. En la temporada 05/06 configura una extradordinaria plantilla que resulta Campeona de la categoría, registrando unos números de récord, con cien puntos obtenidos y solo dos derrotas. En la Fase de Ascenso se impone en ambos partidos de semifinales al Cartagena Promesas C.F. por idéntico resultado, 3-1. En la gran Final es derrotado en la ida con el resultado de 3-1 por el Real C.D. Espanyol “B”, consiguiendo en casa un insuficiente empate a uno que le condena a seguir un año más en la categoría.

En la campaña 06/07 es subcampeón de su grupo de Tercera División superado por el C.D. Dénia, quien le saca cinco puntos de ventaja. En la Promoción elimina en semifinales a la U.D. Poblense, venciendo en la ida por 0-4 y en casa por 3-0. En la Final el rival es el potente C.D. Mirandés, venciendo en la Ciudad Deportiva por 3-1 y cayendo en la ciudad burgalesa por 2-1, resultados con los que de la mano del joven técnico Juan Carlos Garrido consigue ascender a Segunda División B. Instalado ya en la nueva categoría, el conjunto amarillo realiza un aceptable debut en la categoría de bronce obteniendo el undécimo puesto sin pasar por demasiadas complicaciones. Se traen nuevos refuerzos y el equipo afronta la temporada 08/09 con optimismo y con la idea fija de tratar alcanzar la Segunda División A.

Los resultados le acompañan y desde el principio se ocupa el liderato, manteniendo un gran duelo con el C.D. Alcoyano que finalmente se resolverá a favor de los alicantinos. La segunda plaza en Liga le permite promocionar, no desperdiciando la oportunidad y haciéndose con el ascenso tras eliminar a Zamora C.F.: 0-2 en la capital castellano-leonesa y 2-0 en casa; y al Real Jaén C.F.: 0-0 en la Ciudad Deportiva y un inimaginable 1-2 en la capital andaluza. Durante la temporada 09/10 se estrena en Segunda División A con su joven técnico Juan Carlos Garrido al frente y con el ánimo de realizar un buen papel que le permita mantener la categoría, además de seguir con su cometido de forjar buenos jugadores que sirvan para reforzar la primera plantilla. Sin duda no defrauda y tras practicar el mejor fútbol del grupo alcanza brillantemente el séptimo puesto, pese a un relevo mediada la temporada en el banquillo a consecuencia de la marcha de Garrido al primer equipo mientras se ocupaba puesto de ascenso. El filial amarillo acondiciona su terreno a la nueva categoría ampliando el recinto de las tres mil localidades que tenía a las actuales cinco mil en vistas a asentarse durante varias campañas en la división de plata.

2010 – 2020

La temporada 10/11 es su segunda presencia consecutiva en la categoría, no mostrando síntomas durante la primera vuelta de lo que va a pasar en la segunda, ciclo este donde encadena una serie de resultados negativos que a punto están de costarle el descenso y que su decimoséptima plaza no refleja, sobreviviendo gran parte del torneo gracias a los puntos cosechados en el primer tramo de Liga. En la edición 11/12 el club amarillo sufre la calamidad de ver descender a su primera plantilla a la categoría de plata. Este hecho emborrona la actuación del dependiente que tras más de vuelta y media pasando apuros en los puestos de descenso había conseguido una gran remontada y la salvación, cayendo arrastrado sin solución a Segunda División B.

Texto: Vicent Masià © 2009

Última actualización: 2012

BIBLIOGRAFÍA:

 

fin

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,