Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

Segunda División B – Grupo II

 

Historial del Club Deportivo Laredo

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Laredo
  • Ciudad: Laredo
  • Provincia: Cantabria
  • Comunidad Autónoma: Cantabria
  • Fecha de constitución: mayo de 1927
  • Fecha de federación: septiembre de 1931

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sociedad Deportiva Charlestón Foot-ball Club (1927-1931)
  • Sociedad Deportiva Laredo Foot-ball Club (1931-1941)
  • Club Deportivo Laredo (1941- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

4 Ligas en Tercera División:

  • 1988/89
  • 2014/15
  • 2015/16
  • 2019/20

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal de San Lorenzo
  • Año de inauguración: septiembre de 1927
  • Cambios de nombre: Estadio Municipal de San Lorenzo (1927- )
  • Capacidad: 3.000 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Sport de San Lorenzo (1927-1931)
  • Estadio Municipal de San Lorenzo (1931- )

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO LAREDO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL CLUB DEPORTIVO LAREDO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN LAREDO:

Situado en la costa oriental de la provincia de Cantabria, con algo más de doce mil habitantes y junto al Mar Cantábrico, el municipio de Laredo fue tradicionalmente un importante e histórico núcleo pesquero con dedicación a la industria de conservas y salazones que, en las últimas décadas, debido a la benevolencia de su clima y atractivo de su magníficas playas y parajes, se ha convertido en un importante centro de servicios con gran dedicación al sector turístico.

Atraídos por la belleza de sus playas, a mitad de los años diez numerosos veraneantes de origen vasco que se acercaban hasta la localidad pejina para pasar parte del periodo estival, empezaron a dar puntapiés al balón sobre las húmedas arenas causando la admiración de la juventud local quien, atraída por aquel divertido juego, empezaron a practicarlo produciéndose retos entre laredanos y forasteros.

Empezado el año 1918 algunos de ellos pensaron en dar un paso adelante y constituir un club con el cual enfrentarse a los de los municipios de alrededor y de la capital provincial, Santander, donde la fama precedía a varios de sus más ilustres clubs. Presidido por Jesús Urrutia y vistiendo camiseta verde inicial que luego sumó un escapulario blanco con pantalón negro, el titulado Olimpia Sport Club nació con el fragor de la juventud jugando primero en la playa para, casi de inmediato, arrendar un humilde terreno de juego en la barriada de San Lorenzo del que adquirió su nombre.

Pasados los años y asentado el fútbol entre sus habitantes, en 1923 los socios del Olimpia Sport Club decidieron inscribirse en la recientemente constituida Federación Regional Cántabra de Clubs de Foot-ball, siendo catalogados como entidad de Serie B y urgidos por la organización territorial a adecentar su feudo para hacer taquillaje. Vallado el perímetro y realizadas algunas obras, el Campo de San Lorenzo fue inaugurado oficialmente el 12 de agosto sirviendo, bajo la presidencia entonces de Bautista Blanco, para debutar en el campeonato de la temporada siguiente 24/25 donde no realizó un buen papel como tampoco lo hizo en la campaña 25/26. Siguiendo en la misma categoría y teniendo como rivales a conjuntos de su comarca y de la capital, la gran falta de apoyo social y los temidos males económicos obligaron a que, faltando dos jornadas para concluir el torneo 26/27, el conjunto pejino se retirara de la competición a mediados de febrero de 1927 para poco después disolverse creando un quebradero de cabeza a la Federación Cántabra y resto de rivales, molestos con la actitud de los verdes.

HISTORIA DEL CLUB:

1927 – 1930

La retirada del Olimpia Sport Club causó una gran crisis entre sus socios, muchos de ellos jugadores, quienes emprendieron la búsqueda de nuevas amistades balompédicas con las que constituir un nuevo club, naciendo éste en mayo de ese mismo año 1927 con el justo propósito de dar rienda a la diversión, no adquirir compromisos de índole política y controlar, en la medida de lo posible, los vaivenes monetarios que habían quebrado la vida deportiva del fenecido.

Bajo la presidencia de Florencio López Lopez y siguiendo la iniciativa del joven José Luis Ulacia, la nueva entidad fue bautizada con el nombre de Sociedad Deportiva Charlestón Foot-ball Club en honor al típico baile que causaba furor entre la juventud de la época, decidiéndose entre todos sus miembros adquirir unos uniformes con más colorido como fue el rojo para la camiseta y el blanco para el pantalón. Hecho su debut el domingo 12 de junio frente a la S.D. Unión Santoñesa, los primeros años de vida del club pejino transcurrieron al margen de la Federación Cántabra dedicándose a disputar encuentros amistosos y otros en los que, bien por la intervención del ayuntamiento o de algún comerciante, se ponía una copa en juego.

A finales de 1928, dentro de una localidad que rozaba los seis mil habitantes, dada la gran cantidad de jugadores se organizó un segundo club que recibió el nombre de Sociedad Deportiva Chut Raso, humilde entidad que apenas tuvo trascendencia y terminó desapareciendo avanzado 1929 ensombrecido por la S.D. Charlestón F.C. que, por entonces, era su club más representativo a nivel regional. Comoquiera que el fútbol de aquellos tiempos, amateur y caprichoso, obedecía a los designios de sus socios y jugadores, algunos del desaparecido S.D. Chut Raso junto a otros constituyeron de cara a la nueva temporada en el otoño de 1929 el Deportivo Laredo F.C., sociedad que pese a su esfuerzo inicial no pudo competir tampoco con una animosa S.D. Charlestón F.C. que atraía mayor número de aficionados.

1930 – 1940

Empezado el año 1931, la S.D. Charlestón F.C. sin embargo acusando un cansancio y letargo cada vez más patente fruto de los años que iban acumulando sus ya veteranos jugadores, pareció entrar en crisis desapareciendo del mapa y dejando sus miembros la actividad deportiva durante unos meses, paso que dejó al Deportivo Laredo F.C. como único representante. No duró mucho tiempo esta dejación de funciones y en junio, ya reactivado, la S.D. Charlestón F.C. reemprendió la actividad enfrentándose precisamente frente al Deportivo Laredo F.C. con repartición de fuerzas al empatar ambos a cuatro tantos.

Pasado el verano y coincidiendo con el mes de septiembre de 1931, dos hombres fundamentales aparecieron en el horizonte futbolístico laredano. Se trataba del médico Ángel Senderos, apasionado del fútbol y del exitoso comerciante con reciente pasado en Argentina donde había acumulado una gran fortuna, Pedro Salcines, que había regresado a la villa. De la entente de ambos con los dirigentes de S.D. Charlestón F.C. y Deportivo Laredo F.C. salió el firme compromiso de solicitar del consistorio la cesión de unos nuevos terrenos en el ensanche de la localidad y construir un nuevo campo de fútbol cerrado y vallado donde dar rienda suelta a la práctica de deportes como el boxeo, fútbol, ciclismo, gimnasia, pedestrismo y cuantas actividades estuvieran ligadas al ejercicio físico y, sobre todo, constituir una nueva sociedad ligada al proyecto.

En octubre de 1931 S.D. Charlestón F.C. y Deportivo Laredo F.C. quedaron fusionados en una sola entidad que fue nombrada Sociedad Deportiva Laredo F.C. bajo la presidencia del sempiterno Florencio López López, conservando la mayor parte de la base de jugadores procedentes del «Charles» y los colores que durante años habían identificado a este colectivo, camiseta roja y pantalón blanco. Convencidos de que su futuro pasaba por competir dentro de las Ligas organizadas por la Federación Cántabra, a finales de 1931 la sociedad quedó inscrita en la Serie C, la última de las categorías de la territorial debutando en el campeonato 31/32 de forma exitosa al conquistar el primer puesto en su grupo. El hito, muy a pesar suyo, le contrajo problemas puesto que, no construido el nuevo campo y estando sin cerrar el de San Lorenzo, la Federación Cántabra aplicando el Reglamento le impidió competir en la Serie B debiendo continuar en la Serie C.

El C.D. Laredo conquistó el campeonato 32/33 nuevamente cerrando en 1933 su campo motivo por el cual ascendió a Segunda Categoría, segundo nivel regional donde consiguió el subcampeonato de la campaña 33/34 en la Liga para los pueblos al margen de la Liga para los clubs de la capital. La buena marcha del club pejino, en continua ascendencia, le permitió proclamarse campeón en la sesión 34/35 por lo que ascendió a una Primera Categoría donde estaba lo más granado del fútbol regional a excepción de aquellos grandes clubs que competían en las grandes Ligas nacionales, teniendo un mal debut al quedar sexto y último en el campeonato 35/36.

Descendido a Segunda Categoría, realizando la pretemporada 36/37 en julio de 1936 estalló la Guerra Civil quedando Cantabria bajo el mando de las tropas republicanas. El cese de la actividad deportiva y la apertura de un frente bélico en la región se mantuvo durante un año tomando las topas nacionales el relevo a finales de agosto de 1937, permaneciendo la localidad de Laredo y el resto de la región en tensa calma hasta finalizar el conflicto. Pasado el verano de 1939 la S.D. Laredo F.C. volvió a la actividad conservando Florencio López la presidencia, emprendiendo el club pejino la competición en Segunda Categoría la campaña 39/40.

1940 – 1950

En una época muy difícil, con hambre y en plena posguerra, los primeros años cuarenta resultaron complicados para el club cántabro sumido en Segunda Categoría cambiando, además, de denominación a principios de 1941 para cumplir con la Ley que prohibía el uso de extranjerismos. Convertido en Club Deportivo Laredo, con vistas a la temporada 41/42 y el desarrollo de un campeonato más competitivo, desde la Federación Española se fraguó la fusión de la federaciones asturiana y cántabra quedando constituida en noviembre de 1941 la Federación Astur-Montañesa de Fútbol, órgano donde quedaron ambas provincias integradas con la suma de Burgos y las anteriormente adscritas Zamora, León y Palencia.

Ascendidos los laredanos a Primera Categoría, ésta y el resto quedaron subdivididas en campeonatos que se organizaban en torno al ámbito geográfico de los clubs, permaneciendo los rojillos encuadrados en el grupo cántabro. Sexto en la temporada 46/47 bajo la presidencia de Tomás de la Dehesa Blanco, cuarto en la campaña 47/48 y tercero en la sesión 48/49, la década se cerró con un decepcionante decimoprimero puesto en la edición 49/50 y el firme deseo de, en lo sucesivo, llegaran tiempos mejores.

1950 – 1960

Iniciados los años cincuenta Tomás de la Dehesa continuó al frente del club finalizando octavo en la temporada 50/51, aprobándose en noviembre de 1952 la reinstauración de la Federación Cántabra dedicada en exclusiva al fútbol de la por entonces provincia de Santander. Quinto en la campaña 52/53, finalizada la sesión 53/54 el C.D. Laredo obtuvo el subcampeonato de Liga tras el Deportivo Santoña C.F., consiguiendo el ascenso a una Tercera División que era el tercer nivel nacional de la época y donde ya se practica un fútbol bastante exigente en táctica, físico y cualitativo.

Debutante en la categoría dentro del Grupo II donde competían los clubs asturianos y cántabros con un total de diez participantes, los rojillos realizaron un gran torneo 54/55 concluyendo en tercera posición tras Club Langreano y Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega, quedando a un paso de entrar en la Promoción para tratar de ascender a Segunda División. Sin embargo la realidad fue bien distinta y, agotados sus recursos económicos, el club solicitó a la Federación Cántabra competir en una categoría inferior para evitar males mayores, disputando la sesión 55/56 en Primera Regional donde encadenó un nuevo ascenso a Tercera División. Ubicado en el Grupo III junto a clubs vascos y cántabros, la edición 56/57 fue atractiva por el nivel de los rivales pero exigente en lo deportivo, concluyendo el torneo en decimoquinta posición y perdiendo la categoría.

Equilibrado el desfase presupuestario de antaño y con un buen plantel, durante la temporada 57/58 no se pudo retornar a Tercera División, objetivo que sí se alcanzó al término de la campaña 58/59 ingresando durante la sesión 59/60 nuevamente en el Grupo III con los mismos protagonistas de apenas un par de años antes. En esta ocasión, reforzado el plantel y con muchas ganas y sacrificio, se logró la continuidad pese a quedar decimocuarto en Liga, un puesto que satisfizo a directivos, jugadores y aficionados pues, muy humilde, al popular «Charles» la categoría le resultaba muy costosa.

1960 – 1970

Al empezar los años sesenta Tomás de La Dehesa continuaba al frente de la sociedad inserto en un Grupo III donde, en la temporada 60/61, se obtuvo un interesante cuarto puesto luchando incluso por estar más arriba. La venta de sus mejores figuras y unos refuerzos poco convincentes condujeron al club cántabro hasta la décima plaza en la campaña 62/63, no pudiendo evitar en la sesión 63/64 empatado a puntos con el C.D. Naval, de Reinosa, la pérdida de la categoría al terminar decimotercero. Recuperado federativamente para seguir en la categoría, bajo la presidencia de Antonio Fernández Enríquez el club concluyó sexto en la edición 64/65 y en la 65/66, ocupando la decimosexta y última plaza en la temporada 66/67 con cinco victorias por lo que descendió a Primera Regional.

Tras un breve paso por la primera de las categorías regionales reducido a dos temporadas, al final de la campaña 68/69 ascendió a Tercera División, una categoría en continuo movimiento que, justamente a la finalización de aquel curso 69/70, iba a ser reducida pasando de ocho grupos a tan solo cuatro con veinte participantes cada uno. Ubicado en el Grupo II donde competían clubs cántabros, vascos y castellano-leoneses con la participación de algunas sociedades ilustres con pasado en Primera o Segunda División entre los que dieron cita, entre otros, Real Racing Club, Deportivo Alavés, Cultural y Deportiva Leonesa o Baracaldo C.F., el torneo fue un quiero y no puedo para los laredanos quienes, además de ver a grandes jugadores, sumaron nueve victorias para terminar decimosextos descendiendo a Regional.

1970 – 1980

Los años setenta se empezaron con Pedro Aboitia Romero al frente del club en una Primera Regional que por entonces era el cuarto nivel nacional y donde el C.D. Laredo era uno de los clubs punteros. Pese a ello el ascenso a Tercera División no fue sencillo y, esfumadas sus posibilidades de retorno en la temporada 70/71, hubo que esperar a la campaña 71/72 para regresar por la puerta grande al proclamarse campeón de su categoría en Cantabria. La Tercera División de los primeros años setenta se había convertido en un selecto ramillete de ochenta clubs distribuidos geográficamente en cuatro grupos de veinte participantes cada uno en los cuales, además de cierto nivel, presentaba un sistema competitivo muy traicionero donde cualquier despiste podía acarrear un descenso.

Presidido por Julián Nates San Julián, la edición 72/73 centró la atención de muchos aficionados que, dentro del Grupo I donde competían clubs gallegos, asturianos, cántabros, vascos y castellano-leoneses, acudían en masa al Campo de San Lorenzo para ver la evolución de su equipo y rivales ilustres. Evitado el descenso directo al resultar decimosexto, los rojillos debieron defender su plaza frente al aspirante U.D. Gijón Industrial que había sido segundo en la Primera Regional asturiana, perdiendo en la ida 2-1 por lo que el empate 1-1 en casa significó su regreso a Regional. Como ya sucediera recientemente, el C.D. Laredo no pudo ocupar una de las dos primeras plazas en el torneo 73/74 por lo que hubo de esperar a la conclusión de la temporada 74/75 para, nuevamente campeón, ascender directamente a Tercera División sin mediar Promoción alguna.

Presididos por Valentín Pablo Expósito, los rojillos fueron ubicados una vez más en el Grupo I junto a gallegos, asturianos, cántabros y vascos luchando intensamente para escapar de los últimos cuatro puestos que conducían al descenso directo y, a poder ser, también de las cuatro plazas que obligaban a disputar una Promoción de Permanencia para tener continuidad en la categoría. Decimocuartos finalmente en la campaña 75/76, hubo que resignarse a disputar una Promoción frente al aspirante C.F. Sporting Mahonés, subcampeón balear, al que se derrotó 2-0 en casa y con el que se perdió 4-2 en la localidad menorquina, precisando de un encuentro de desempate que se resolvió favorablemente para los cántabros tras un contundente 3-0. Obtenida la continuidad, la sesión 76/77 se presentó como un verdadero reto pues, tras el anuncio por parte de la Federación Española de crear una nueva categoría titulada Segunda División B intermedia entre la Segunda División y Tercera División, la lucha por seguir en el tercer nivel nacional pintaba dramática. Siguiendo en el Grupo I con rivales de la misma procedencia geográfica, el campeonato fue un caos para el conjunto pejino quien al sumar tan solo tres victorias y once empates, perdió la categoría terminando colista y con un pie en Regional Preferente, una categoría por encima de la clásica Primera Regional convertida en quinta categoría.

Siguiendo Valentín Pablo Expósito en la presidencia, por cuestiones económicas tras el duro paso por la categoría de bronce el club pejino no pudo en lo sucesivo regresar a Tercera División tal cual se habían propuesto directivos y aficionados terminando los años setenta en una Regional Preferente no tan atractiva pero, al fin y al cabo, acorde con sus posibilidades del momento.

1980 – 1990

Comenzados los años ochenta la dinámica de los rojillos no varió demasiado en lo deportivo y tampoco en lo económico pues, aunque con la vitola de aspirante al ascenso, lo cierto es que siempre su destino se cruzaba con rivales más poderosos. Sexto en la temporada 80/81 y tercero en la campaña 81/82 escapándose la Promoción de Ascenso en favor del C.D. Barquereño, el ansiado ascenso a Tercera División hubo de esperar a la conclusión de la sesión 82/83 en la que, segundo tras la S.D. Buelna, mediante Promoción se enfrentó al asturiano Navia C.F. al que derrotó en la ida 0-2 consumando el ascenso en casa con un rotundo 5-0.

Compartido el Grupo II de Tercera División por conjuntos pertenecientes a las federaciones asturiana y cántabra durante esos tiempos, la edición 83/84 se resolvió con un notable octavo puesto en Liga al que sumó una preocupante temporada 84/85 en la que los rojillos, decimoquintos, a punto estuvieron de perder su plaza. Presidente Luis Diego Fuentecilla, durante la pretemporada 85/86 se hizo una quita importante y hasta el C.D. Laredo llegaron nuevos jugadores que permitieron la consecución del quinto puesto, un paso que se pretendió mejorar en la campaña 86/87 tras adjudicarse por parte de la Federación Española a la Federación Cántabra la administración del Grupo III de Tercera División.

En medio de un fútbol cambiante, coincidiendo con el anuncio federativo de la ampliación de la Segunda División B a cuatro grupos de veinte participantes cada uno, a la Federación Cántabra se le adjudicaron en esta nueva propuesta tres plazas correspondiente a los tres primeros clasificados, tentadora oportunidad que no fue desaprovechada por los pejinos para ser terceros en Liga tras S.D. Rayo Cantabria y Real Sociedad Gimnástica Torrelavega por lo que ascendió directamente a Segunda División B ante la desbordante alegría de sus seguidores.

La Segunda División B de la época era el tercer nivel nacional y, aunque el C.D. Laredo ya tenía experiencia anterior en estas lides, lo cierto es que había cierta ilusión por participar en esta categoría donde, al menos en nombre, se estrenaba. El debut de la temporada 87/88 se materializó en el Grupo I junto a sociedades gallegas, asturianos, cántabras, vascas y castellano-leonesas con mala fortuna puesto que, pese a saberse de antemano que la continuidad estaba bastante complicada, debía de lucharse por ello. Decimoséptimos finalmente, tres puntos les separaron del objetivo descendiendo a Tercera División.

De vuelta al Grupo III cántabro, con el remanente del curso anterior y algunos fichajes la campaña 88/89 se disputó de principio a fin con la idea en mente de obtener el primer puesto que daba el ascenso de categoría directamente, meta que se consiguió no sin apuros pues la presión del Castro F.C., igualado a puntos y S.D. Rayo Cantabria, a tan solo dos, fue asfixiante. Acomodado nuevamente en Segunda División B y ubicado en el Grupo II donde participaban clubs catalanes, aragoneses, castellano-leoneses, cántabros, riojanos, vascos y el F.C. Andorra, el C.D. Laredo no pudo encadenar una segunda temporada en este nuevo ciclo al concluir decimoséptimo empatado a puntos con C.D. Basconia y C.D. Teruel después de conseguir un empate insuficiente en su último encuentro liguero ante el C.D. Binéfar en tierras oscenses que le condenó a un amargo descenso.

1990 – 2000

Lo que en aquellos instantes pareció una pérdida de categoría puntual fruto de un accidente teniendo la esperanza de regresar lo antes posible, la realidad de los hechos futuros adquirió otros derroteros pues el C.D. Laredo, pese a sus enconados esfuerzos, tardaría bastantes años en regresar al tercer nivel nacional. El revés que supuso para muchos clubs el nuevo sistema competitivo en el cual, para ascender, no bastaba con ser campeón sino además ser el primer clasificado de una liguilla interregional, pasó amplia factura y los rojillos, muy afectados, quedarían marcados.

Nada más empezar la década, concluida la temporada 90/91 en segundo puesto tras el C.D. Pontejos, llegó el primer fracaso al ser cuarto y colista en la Promoción precedido por U.D. Fraga, S.D. Amorebieta y Peña Sport F.C., de Tafalla, ocupando el tercer puesto en Liga durante la campaña 91/92 precedido por U.M. Escobedo y Marina de Cudeyo C.F., de Pedreña con el triste desenlace de quedar, ya en la Promoción, tercero a un punto de C.D. Izarra, de Estella y Real Unión Club, de Irún mientras colista fue el C.F. Hernán Cortés, de Zaragoza. En la edición 92/93, tercero en Liga tras U.M. Escobedo y S.D. Rayo Cantabria, dispuso de una nueva oportunidad que desperdició al ser colista en un complicado grupo donde sus rivales, C.D. Touring, de Rentería, C.D. Calahorra y S.D. Huesca fueron inalcanzables. Tercero en la sesión 93/94 tras S.D. Noja y Real Racing Club de Santander «B», la Promoción fue un nuevo palo ocupando la posición de colista tras los pasos de Amurrio Club, C.D. Ribaforada y U.D. Barbastro causando la frustración de su afición.

Cansados de no ascender tras cuatro intentos consecutivos, a partir de 1994 los presupuestos del club pejino disminuyeron y la calidad deportiva de las plantillas perdió competitividad viéndose arrastrados a un aceptable sexto puesto en la temporada 94/95 para, a continuación, ser más acusada su falta de aspiraciones en los siguientes torneos donde, no sólo se alejaron de los puestos de cabeza, sino que se pasó a la zona media-baja de la clasificación siendo decimotercero en la campaña 95/96, decimosegundo en la sesión 96/97, nuevamente decimotercero en la edición 97/98 para cerrar la década con sendas decimoprimera plaza en los torneos correspondientes a las temporadas 98/99 y 99/00.

2000 – 2010

Nada más empezar el nuevo siglo el C.D. Laredo pudo recomponer la situación alcanzada en los últimos años y, casi de la noche a la mañana, se organizó una plantilla que terminó segunda en Liga aunque muy distanciada de una inalcanzable S.D. Noja, primero de principio a fin. Clasificado para disputar la Promoción de Ascenso después de más de un lustro sin poder hacerlo, dicha fase fue acogida con expectación entre la afición aunque el resultado final fue muy negativo al ser cuarto y colista con una sola victoria siendo precedido por C.D. Alfaro, C.D. Aurrerá Ondárroa y C.D. Teruel. La clasificación para la Promoción, contrariamente a lo que se pensaba, fue un espejismo y durante el resto de la década ya no se volvió a repetir aunque ocasiones para hacerlo pasaron muy de cerca.

Quinto en la campaña 01/02 a tres puntos de poder promocionar, en la sesión 02/03 se retrocedió hasta la séptima plaza teniendo, ya en la edición 03/04, una nueva oportunidad que debido a la falta de calidad necesaria le llevó nuevamente al quinto puesto. Desilusionados por tanta adversidad, en la temporada 04/05 se dio un gran paso atrás con un equipo desconocido que terminó decimotercero causando malas sensaciones que en la campaña 05/06 fueron mitigadas en parte gracias a la séptima plaza alcanzada en Liga.

En la sesión 06/07 se volvió a luchar por conseguir concluir entre los primeros cuatro puestos, tarea que no se consiguió por poco al separarle un solo punto del cuarto puesto ocupado por el Ct.D. Bezana. Lo que parecía un camino bien trazado para conseguir promocionar sin embargo se torció en las dos siguientes temporadas pues los rojillos, novenos respectivamente en los cursos 07/08 y 08/09, decepcionaron ampliamente en un campeonato cántabro de la categoría donde siempre se esperaba más de los pejinos a tenor de su historial. Cerrando la década se dispuso de una cuarta oportunidad para lograr el objetivo en un torneo donde predominó la igualdad entre los candidatos a los primeros puestos debiéndose conformar los laredanos nuevamente con la quinta plaza.

2010 – 2020

Al iniciarse la segunda década del nuevo siglo el C.D. Laredo no empieza con buen pie terminando la temporada 10/11 en muy discreto decimoprimero puesto que le aleja mucho de las plazas de cabeza. Lo que parece ser un paso más hacia una década sin opciones de estar arriba, a partir de 2011 adquiere un cambio significativo empezándose un ciclo muy productivo donde el conjunto pejino siempre estará entre los cuatro primeros y, por lo tanto, tendrá opciones reales de ascender aunque conseguirlo sea harina de otro costal.

De este modo en la campaña 11/12, tras ser subcampeón de Liga a dos puntos de la S.D. Noja con el que mantiene un intenso duelo por el liderato, en la Promoción cae en cuartos ante el C.F. Pobla de Mafumet al perder 2-1 en la localidad tarraconense y empatar 1-1 en casa ante la frustración de su afición, mal trago que no será el único pues en lo sucesivo volverá a repetirse año tras año. En la sesión 12/13 termina cuarto muy alejado del primer puesto accediendo a una Promoción donde es eliminado nuevamente en Cuartos, en esta ocasión por el Badajoz U.D., conjunto pacense con el que empata 0-0 en casa perdiendo una semana más tarde en la capital extremeña por 2-0.

Segundo en la edición 13/14 a doce puntos de la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega, en la Promoción por fin consigue sobrepasar los Cuartos al eliminar a la Ag.D. Ceuta F.C. a quien derrota en la ciudad norteafricana 1-2 y en casa por 1-0. Clasificado para Semifinales, en esta ronda supera al C.D. Teruel después de vencer 2-0 en casa y empatar 1-1 en la capital aragonesa, consiguiendo acceder a una Final donde todo el club y aficionados esperan que le dé por fin el merecido ascenso de categoría. Decidido mediante sorteo enfrentarse al Atlético Astorga F.C., después de un esperanzador 2-1 en casa sin embargo todo acabará diluyéndose como humo en el aire pues, derrotado 1-0 en la localidad maragata, el valor doble de los goles obtenidos a domicilio cierra de forma tajante su progresión.

Con la plantilla reforzada para intentar ser primero y eludir las temibles eliminatorias a las que se ha visto sujeto en los últimos tiempos, el C.D. Laredo consigue en la temporada 14/15 el campeonato cántabro con relativa comodidad siendo su adversario en la Eliminatoria de Campeones la Ag.D. Mérida con la que empata 0-0 en tierras extremeñas. Repleto el Campo de San Lorenzo para la vuelta, en casa y ante su afición una dolorosa derrota por 1-2 le aparta del descenso directo y obliga a pasar a Semifinales, ronda donde es eliminado por la Gimnástica Segoviana C.F. al perder 1-0 en la capital castellana y nuevamente en casa por 1-2 siendo apeado. Castigado por la competición en la campaña 15/16 obtiene su segundo título consecutivo en el Grupo III un punto por delante de la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega, buscando una nueva oportunidad en la Eliminatoria de Campeones donde se enfrenta a la S.D. Zamudio, campeón vasco de la categoría. Después de una amarga derrota por 3-1 en la localidad vizcaína, en casa el 1-0 conseguido es insuficiente para ascender, pasando a una Semifinal en la que supera a la S.D. Almansa después vencer 0-1 en la localidad albaceteña y empatar 1-1 en casa. El conjunto pejino vuelve a estar donde desea y la Final parece accesible teniendo como rival al C.D. Ejido 2012 con el que pierde 1-0 en la localidad almeriense siendo incapaz de vencer en casa tras un inoportuno empate 0-0. Su sueño se esfuma.

En la sesión 16/17 los rojillos vuelven a la carga terceros en Liga tras los dos conjuntos de Torrelavega, Real Sociedad Gimnástica y C.D. Tropezón, de Tanos, accediendo a unos Cuartos donde supera con gran igualdad al Utebo F.C. después de empatar 0-0 en casa y 1-1 en la localidad zaragozana haciendo valer el valor doble de los goles obtenidos a domicilio. La Semifinal, sin embargo, será su fin pues empatado 2-2 en casa ante el C.D. Calahorra, el conjunto riojano le eliminará al imponerse en la vuelta por 2-1. Tercero en el campeonato 17/18, los Cuartos de la Promoción serán de nuevo un obstáculo insuperable pues tras una luchada victoria 3-2 ante el Deportivo Alavés «B», en el encuentro de vuelta cae ampliamente derrotado por 4-1 siendo eliminado. Con una buena plantilla y el segundo puesto en la temporada 18/19 a seis puntos de la U.M. Escobedo, los rojillos disputan unos flojos Cuartos donde son apeados por el C.D. Numancia de Soria «B» al ceder en ambos encuentros de la eliminatoria, 1-0 en la capital castellana y 0-2 en casa.

Son ocho intentos consecutivos por intentar ascender y ocho correspondientes frustraciones, pero los cántabros no cesan en su empeño y en la campaña 19/20 dan el resto por conseguirlo. Primeros en Liga en el momento de ser suspendida la competición a causa de la gran crisis sanitaria que afecta al país, la Federación Española establece que los cuatro primeros clasificados del Grupo III se eliminen entre si a encuentro único y ascienda el vencedor, ocasión que no desaprovechan los rojillos quienes en Semifinales se imponen 3-1 al C.D. Tropezón y, ya en la Final, a la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega por 2-0 obteniendo, ahora sí, un merecido ascenso.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles (Tomo II). Vicent Masià Pous (2011).
  • El Cantábrico. Diario general.
  • La Atalaya. Diario general.
  • www.eldiariomontanes.es Diario general.
  • www.elmundodeportivo.com/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.as.com Diario deportivo.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Historial del Deportivo Alavés, S.A.D. “B”

 

Escudo Deportivo Alavés, S.A.D. B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Deportivo Alavés, S.A.D. “B”
  • Ciudad: Vitoria / Gasteiz
  • Provincia: Álava / Araba
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 20 de octubre de 1959
  • Fecha de federación: 1959

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Atlético Alavés (1959-1961)
  • Deportivo Alavés Aficionados (1961-1973)
  • Deportivo Alavés Promesas (1973-1977)
  • Deportivo Alavés Aficionados (1977-1996)
  • Deportivo Alavés, S.A.D. “B” (1996- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2016/17

 

ESTADIO:

estadio Deportivo Alaves B

Ciudad Dva. José Luis Compañón

  • Nombre: Ciudad Deportiva José Luis Compañón
  • Año de inauguración: 1982
  • Cambios de nombre: Ciudad Deportiva de Ibaia (1982-2002)
  • Ciudad Deportiva José Luis Compañón (2002- )
  • Capacidad: 1.300 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Educación y Descanso (1959-1961)
  • Estadio de Mendizorroza (1961-1982)
  • Ciudad Deportiva de Ibaia (1982- )

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DEL DEPORTIVO ALAVÉS “B”. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL DEPORTIVO ALAVÉS “B”. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN VITORIA:

Emplazada en una llanura en la cual se dan cruce varios caminos, la ciudad de Vitoria -Gazteiz en lengua vasca- es un eminente municipio residencial e industrial que en las últimas décadas, tras ser declarada sede del Parlamento y Gobierno Vasco, ha experimentado un gran crecimiento demográfico que le ha reportado un gran desarrollo cultural, comercial y social hasta el punto de disponer de un elevado nivel de vida para sus habitantes.

Localidad volcada con el ciclismo durante los primeros lustros del siglo XX, este deporte acaparó la atención de los entusiastas sportmen surgiendo en 1905 la brillante Unión Sportiva Alavesa que alternó, en años sucesivos, una fuerte rivalidad con la Ciclista Vitoriana convirtiéndose en uno de los principales focos del ocio para una entusiasmada juventud necesitada de distracciones.

No abundando excesivos datos acerca precisamente sobre los orígenes del fútbol en la capital alavesa, ciertamente influenciados por sus vecinos vizcaínos es en 1908 cuando aparece el primitivo Deportivo Alavés, club con dilatada pero carente de importancia historia en el ámbito regional vasco la cual, a pesar de constar con idéntico nombre a la originada tiempo después, será totalmente ajena a la blanquiazul. La Unión Sportiva Alavesa, con mayor empuje que el club de fútbol, practicará este deporte ocasionalmente fusionándose el 14 de febrero de 1909 con la Ciclista Vitoriana resultando electo presidente Vicente Pérez, directivo con el cual se crean, además de secciones de ciclismo y dedicadas al excursionismo, un equipo de fútbol que más tarde adquirirá relevancia independizándose y adquiriendo personalidad jurídica propia bajo la denominación de Vitoria Foot-ball Club.

Durante 1911 el club vitoriano se enfrenta a distintos rivales en encuentros disputados en ciudades próximas a su entorno geográfico como San Sebastián y Pamplona, creciendo paulatinamente y sin freno la afición por el deporte del balón. El 24 de diciembre disputa un encuentro frente a la Academia Militar de Ingenieros y en enero de 1912, bajo la presidencia de Máximo Wadephul, aumenta el número de socios notablemente al incorporar una sección de patines, celebrando la sociedad el 14 de febrero su sexto aniversario por todo lo alto.

En el año 1915 aparece en escena otra sociedad pluridisciplinar como es el primitivo Club Deportivo de Vitoria, sociedad igualmente con mismo nombre a una posterior pero con futuro efímero. La expectación por el fútbol a lo largo de los años diez va en aumento en la capital alavesa, sobre todo a consecuencia de la repercusión que origina entre la juventud el Campeonato de España donde desde hace años atrás varias asociaciones vascas están cosechando éxitos a nivel nacional, caso del Racing Club, de Irún, en 1913, o los triunfos de Athletic Club, de Bilbao, Real Unión Club, de Irún, Arenas Club, de Getxo y Real Sociedad de Foot-ball, de San Sebastián pero, pese a los distintos esfuerzos locales, la ciudad es incapaz de originar una asociación con plena dedicación futbolística que reporte a Vitoria la trascendencia que se está creando en otras partes de su entorno geográfico.

Con el inicio de los años veinte empiezan a surgir unas cuantas asociaciones que pretenden convertirse en el máximo abanderado vitoriano como el Álava Foot-ball Club, el New Club o el Sporting Club, destacando también la aparición de equipos escolares pertenecientes a las doctrinas religiosas como la del Colegio de Marianistas y el equipo del Colegio de Corazonistas que hacen sus pinitos en el mundo del fútbol al considerarla una muy interesante terapia educativa y formativa. No serán los únicos y contemporáneamente surgirán otros formados por militares destinados en la ciudad, casos del Regimiento de Cuenca o el Regimiento de Guipúzcoa. El 1 de julio de 1920, con José Cabezas como presidente, se constituye un club que será importante para el devenir del fútbol vitoriano: el Sport Friend’s Club, una asociación formada íntegramente por estudiantes universitarios que en su estreno logra imponerse por 1-0 al Student’s Club. Tras enfrentarse a este, empieza a ser conocido fuera de Vitoria con la disputa de varios encuentros amistosos frente a clubs de ciudades próximas como el Sporting Club, de Miranda de Ebro o el Recreation Club, de Logroño.

Este modesto club, que emplea camisa y pantalón blancos, elige nueva junta directiva el 6 de enero de 1921 con Hilario Dorao Íñiguez como presidente, siendo sin embargo el 23 de enero, tras enfrentarse al también local Regimiento de Cuenca en el Campo de Cervantes con empate final 1-1, la última fecha en la que jugará bajo esa denominación. Pese a la buena voluntad de sus miembros, de un lado el desconcierto que causa entre los aficionados tan británico nombre y, de otro, la aspiración que se tiene en convertirse en la sociedad futbolística y deportiva más importante de la ciudad y por ende, de la provincia, hacen que se convoque el 23 de enero de 1921 -casi al año de constituirse-, una junta extraordinaria en las que sus socios debaten un cambio de dirección donde se adopte un nuevo nombre más representativo con la comunidad que representan y un cambio en sus estatutos para adaptarlos a la dimensión polideportiva que se pretende conseguir. En dicho acto, celebrado en el Salón de la Casa de la Ciudad, se aprueban los cambios con quince votos a favor y cuatro en contra, eligiéndose el de Deportivo Alavés como nueva denominación y renovándose la confianza en Hilario Dorao Íñiguez como presidente de la entidad.

Los vitorianos, quienes juegan en el Campo del Camino de Lasarte,  el 16 de enero de 1923 adoptarán el nombre de Club Deportivo Alavés inaugurando el 27 de abril de 1924 el mítico Campo de Mendizorroza, situado por entonces a las afueras de la ciudad. Vinculado a la Federación Vizcaína al carecer los clubs alaveses de una propia, el C.D. Alavés quien viste camisa blanquiazul con pantalón negro experimentará un gran crecimiento alcanzado en 1930 la Primera División, perdiendo tras su descenso en 1933 a la Segunda División gran parte de su tirón inicial hasta el punto de estar al borde de la desaparición en 1934. Redenominado Deportivo Alavés en agosto de ese año, el principal club gasteiztarra recobrará su pujanza en los años siguientes surgiendo otros clubs como el Club Deportivo Aurrerá, sociedad nacida en 1935.

A mediados de los años cuarenta Vitoria todavía no ha alcanzado los cincuenta mil habitantes pero conserva un aire industrial que, en unión a la Obra de Educación y Descanso y el gusto que sienten sus habitantes por el fútbol, propiciará la constitución de una hornada de clubs vinculados a empresas de diversa índole como el Instituto Nacional de Previsión E. y D., el equipo Sobremesa F.C. de E. y D., el equipo de la importante industria de material agrícola, forja y fundición Herramientas Ajuria de E. y D., el Álava de E. y D., el prestigioso equipo de la empresa de sierras para labores de ebanistería Sierras Alavesas de E. y D., u otros sumados por diversos intereses como el Atlético de Vitoria, el Norte F.C. de E. y D., el Kirolak de E. y D., así como el Racing Club de E. y D. 

El 15 de mayo de 1945 será constituida la Sociedad Deportiva Armentia y Corres liderada por el directivo Valentín Fernández de Matauco quien cuenta entre sus filas con obreros y empleados pertenecientes a la empresa del mismo nombre dedicada a la fabricación de máquinas para ebanistería, construcciones metálicas y material para ferrocarriles. Este club, ligado también a Educación y Descanso, en 1949 adoptará el nombre de Club Deportivo Vitoria consiguiendo crecer deportivamente en los años cincuenta hasta el punto de convertirse, tras su acceso en 1956 a Tercera División, en el segundo club local más importante detrás de un Deportivo Alavés que milita un par de temporadas en Primera División y, a partir de 1956, en Segunda División.

HISTORIA COMO CLUB:

1959 – 1970

A finales de los años cincuenta, compitiendo el Deportivo Alavés en Segunda División, los directivos babazorros se plantean la posibilidad de crear un filial propio para dar cabida y, de paso, controlar en casa, a todos aquellos jóvenes que empiezan a destacar en el fútbol local y también en el provincial quienes, tradicionalmente, por una serie de causas u otras, han terminado enrolados en clubs de provincias vecinas y, especialmente, en los principales de Bilbao y San Sebastián. La fértil cantera alavesa donde Vitoria es su principal exponente, requiere que los mejores jugadores tengan la posibilidad de jugar en su tierra y no tener que buscarse la vida migrando a otros poderosos clubs de su entorno, deseándose paralelamente reforzar la estructura de un club, como el babazorro, siempre pendiente de sus reducidas posibilidades económicas que lo atenazan a la par que ambicioso por estar competitivamente lo más arriba posible.

En medio de una ciudad que en 1959 cuenta con cerca de setenta mil habitantes y se halla, fruto de su esfuerzo y creatividad, en franca expansión industrial y demográfica, el Deportivo Alavés remueve todos los cimentos locales buscando un club en el cual basarse para emprender un proyecto que le urge. Vitoria cuenta por entonces con el C.D. Vitoria, un club independiente y perfectamente estructurado al que le vida le sonríe en Tercera División y una serie de clubs, todos muy modestos, que deambulan por la Regional guipuzcoana como sus respectivas posibilidades les permiten.

Deportivo Areitio, Deportivo Badaya, Batán-Can C.F., el Deportivo FEMSA ligado a la empresa de magnetos, Club Atlético Florida, el Fournier C.F. patrocinado por la reconocida fábrica de naipes, Deportivo Juventus, Deportivo Vasconia, Deportivo San Fernando y Deportivo San Luis, todos ellos nacidos en la década y que militan en Segunda Regional, forman un amplio abanico en el cual elegir, decantándose la directiva babazorra por el Deportivo Juventus cuya plantilla destaca sobre el resto. El 20 de octubre, en reunión mantenida en la sede blanquiazul, queda constituido el Atlético Alavés depositándose toda la confianza del proyecto en Venancio Aguirre quien, en las semanas posteriores, ficha a un nutrido grupo de jugadores procedentes del Deportivo Juventus completándolo con otros de las restantes formaciones. La idea es que se empiece compitiendo en el campeonato de aficionados y luego, en la siguiente temporada, el club arranque desde Primera Regional, la única categoría federada.

Vistiendo camisa blanquiazul con pantalón azul, los colores del primer equipo, el filial babazorro es dado de alta en 1959 dentro de la Federación Guipuzcoana compitiendo en el Campeonato de Aficionados de la temporada 59/60 y en el Campeonato de Vitoria que organiza la S.D. Vitoriana para clubs aficionados en sus instalaciones de Educación y Descanso, centro deportivo provisto con dos campos de fútbol, uno de ellos con tribuna convertidos en sede de varios clubs locales. En 1960, a consecuencia del sentido descenso del Deportivo Alavés a Tercera División, la idea original de inscribir en Primera Regional al Atlético Alavés se pospone siguiendo participando en el torneo de aficionados. Este traspié en los planes de la directiva babazorra durará poco puesto que en 1961, después del regreso del Deportivo Alavés a Segunda División, renace el interés por disponer de un filial en Primera Regional, paso importante para el cual se inician conversaciones con la empresa Imosa S.A., dedicada bajo licencia a la fabricación de vehículos de las marcas alemanas D.K.V. y Mercedes-Benz, que dispone de un club en esta categoría, el Imosa Club de Fútbol que viste camiseta verde y pantalón blanco y juega en el Campo Sacristán.

Llegada a buen puerto la negociación, a finales del verano estando el Imosa C.F. inscrito para competir en la campaña 61/62, el Deportivo Alavés decide hacerse con su licencia federativa por lo cual el club industrial es absorbido sumándose sus integrantes a los más interesantes del Atlético Alavés, sociedad que cambia a Deportivo Alavés Aficionados. Durante su estreno de la campaña 61/62 en Primera Regional se alcanza el quinto puesto entre rivales, todos ellos, guipuzcoanos acomodándose en el Estadio de Mendizorroza que emplea como feudo, siendo esta su categoría en los inmediatos años posteriores terminando cuarto en la sesión 62/63, tercero en las ediciones 63/64 y 64/65 mientras en la temporada 65/66 es segundo tras el C.D. Aurrerá Ondárroa llegando en alguna ocasión a promocionar para intentar ascender a Tercera División.

En la campaña 66/67 el filial, con una plantilla muy débil, termina decimosegundo y colista, perdiendo la categoría en la siguiente edición 67/68 cuando octavo, debido al aumento de clubs federados, para dar cabida a todos los demandantes se crea la Segunda Regional donde los babazorros, junto a otros participantes, van a parar. Son tiempos duros para el segundo equipo alavesista y en Segunda Regional la situación deportiva en lugar de mejorar, aun empeora resultando octavo en la sesión 68/69 con trece participantes mientras en la edición 69/70 se repite puesto pero con un total de ocho clubs inscritos. La situación deportiva por la que atraviesa el Deportivo Alavés no presagia nada bueno y el filial, muy afectado, se resiente en la composición de sus plantillas.

1970 – 1980

Finalizada la temporada 69/70 el Deportivo Alavés se encontró de bruces con la Primera Regional. Noveno en Liga, el primer club vitoriano no había superado el corte que estableció la RFEF para continuar en la categoría, inmersa en una profunda reestructuración y, de repente, se vio en un pozo en el cual no imaginaba caer. La crisis que se desató fue mayúscula y, entre otras medidas, se decidió retirar al filial de la competición para no distraer el retorno a Categoría Nacional centrando todas las fuerzas en tal objetivo. Lo que en principio parecía iba a ser una breve inactividad del segundo equipo blanquiazul, finalmente se transformó en tres temporadas de ausencia siendo en la campaña 73/74 cuando se logró ensamblar una nueva plantilla que empezó a actuar bajo el título de Deportivo Alavés Promesas, logrando al término del torneo desde Segunda Regional concluir en primer puesto.

El filial babazorro, con el ascenso bajo el brazo, se vio beneficiado por una reforma en las categorías que administraba la Federación Guipuzcoana y en la edición 74/75, con mucha fortuna, participó en Regional Preferente siendo decimotercero mientras en la sesión 75/76 concluía en la séptima plaza. Por aquellos tiempos el primer equipo había alcanzado la Segunda División y, para garantizar su porvenir, la directiva pensó reforzar al filial con el fin de garantizarse jugadores talentosos que, en un futuro cercano, pasaran a la primera plantilla. La tarea no era sencilla y demandaba paciencia, pasando la temporada 76/77 sin pena ni gloria al ser decimotercero pero con un prometedor octavo puesto en la campaña 77/78, ya con la denominación de Deportivo Alavés Aficionados.

En la sesión 78/79 los esfuerzos dieron su fruto y el filial resultó tercero en Liga tras S.D. Éibar y U.D. Arechavaleta, disputando una Promoción de Ascenso precisamente ante la U.D. Arechavaleta que solventó favorablemente al ganar 2-0 en casa y perder en la localidad guipuzcoana por 2-1. El ascenso a Tercera División era un hecho. El debut en esta categoría se llevó a cabo en la edición 79/80 dentro del Grupo III donde participaban clubs vascos, aragoneses y toledanos bajo la presidencia de Hipólito Lalastra, cuajándose un sobresaliente torneo pese a todas las dificultades al ser segundo tras el San Sebastián C.F. disputándole al filial donostiarra incluso el pase directo a Segunda División B, algo que no se consiguió por escasos cuatro puntos de diferencia.

1980 – 1990

En 1980 la Federación Española asignó por completo al fútbol vasco la administración del Grupo III de Tercera División participando en éste clubs pertenecientes a las federaciones vizcaína y guipuzcoana. El Deportivo Alavés Aficionados, que había perdido a parte de sus mejores jugadores, continuó su periplo por la categoría siendo décimo en la temporada 80/81 y octavo en la campaña 81/82, cuajando durante la sesión 82/83 un pésimo torneo en el cual tan sólo sumó cuatro victorias y doce empates consumando su descenso a Regional Preferente al ser vigésimo y destacado colista.

El filial, que en 1982 pasó a disputar sus encuentros en la Ciudad Deportiva de Ibaia, obra consistente inicialmente en un par de campos construidos sobre unos terrenos propiedad del presidente Juan Arregui, daba por finalizado su primer ciclo en esta categoría, comenzando a partir de 1983 una estancia en el fútbol regional que se iba a prolongar más de lo deseado. De este modo en la edición 83/84 fue quinto y decimosexto en la temporada 84/85 estando a un paso de descender a Primera Regional, destino que no pudo evitar en la campaña 85/86 al ser decimoséptimo en un poco afortunado torneo.

La trayectoria del filial marchaba paralela a la del Deportivo Alavés y si el primer equipo perdía la categoría, el filial también. Tercero en la sesión 86/87, compitió para tratar de ascender a Regional Preferente mediante el ejercicio de una Promoción en la que no tuvo demasiada fortuna, sonriéndole ésta nada más terminar la competición al constituirse en 1987 la Federación Alavesa, una antigua aspiración que al fin veía la luz tras muchos años como proyecto no consumado. El nuevo organismo que iba a regir las competiciones oficiales del fútbol provincial, erigió la Regional Preferente como la más alta de sus categorías, siendo el destino del Deportivo Alavés Aficionados que se estrenó con un cuarto puesto en la temporada 87/88. En la campaña 88/89 el filial babazorro perdió sólo un par de encuentros y se proclamó campeón no pudiendo ascender a Tercera División al hallarse en esta categoría un Deportivo Alavés en horas bajas que, precisamente en esa edición, había conquistado igualmente el primer puesto y al final pudo ascender a Segunda División B. En la temporada 89/89 se intentó repetir el éxito del torneo precedente y conseguir el ascenso al tener el camino despejado, pero C.D. Aurrerá Vitoria y C.D. San Ignacio, primero y segundo clasificados respectivamente, le cerraron las puertas.

1990 – 1996

Con los años noventa el Deportivo Alavés sufrió un despertar deportivo tras un largo periodo de frustraciones que, al final de la década, lo iba a situar en la élite del fútbol español. El camino, para nada sencillo, transcurrió paso a paso arrastrando el devenir de los acontecimientos al filial, club que por entonces seguía luchando por ascender a Tercera División.

Disputada la temporada 90/91, el Deportivo Alavés Aficionados resultó segundo en la Regional Preferente alavesa a un solo punto del A.D.C. Abetxuko, debiendo los babazorros disputar una Promoción de Ascenso ante C.D. Lagun Onak y S.D. Erandio Club en la cual quedó tercero y último perdiendo sus opciones de militar en Categoría Nacional. La Regional Preferente alavesa, compuesta básicamente por clubs domiciliados en la ciudad de Vitoria, seguía resistiéndose al miniglorias y en la campaña 91/92, el equipo se vio relegado al cuarto puesto. La falta de inversión y dedicación por parte del Deportivo Alavés, volcado en su primer equipo intentando ascender a Segunda División descuidando la cantera, repercutía en el segundo equipo y en la edición 92/93 nada cambió ocupándose el segundo puesto tras el C.D. Aurrerá Vitoria quien ascendió directamente. Presentados a una nueva Fase de Ascenso en la que apenas había ilusión al tratarse de una eliminatoria de relleno en la que había una plaza en disputa por si los cuatro primeros clasificados de Tercera División vascos ascendían a Segunda División B, sin embargo sonó la gaita y cediendo una sola derrota el filial ocupó el primer puesto superando a Universidad del País Vasco y S.D. Zamudio. Al final, con el ascenso de tres de los cuatro implicados, el Deportivo Alavés Aficionados se quedó sin premio empezándose a cimentar a partir de entonces un proyecto más consistente que pretendía estabilizarse primero y formar después, una cantera consistente que ofreciera un buen rendimiento al primer equipo.

En la sesión 93/94 el Deportivo Alavés Aficionados cantó el alirón en Regional Preferente consiguiendo, ahora sí, el salto a Tercera División, categoría a la que retornaba tras muchos años de ausencia a consecuencia de las malas gestiones heredadas. El reestreno en el Grupo IV vasco durante la temporada 94/95 fue sufrido y tenso con un plantel que no acababa de despegar, ocupándose al término del campeonato un preocupante decimosexto puesto, cerca del descenso. Con el primer equipo ya en Segunda División, el panorama del club babazorro cambió radicalmente estableciéndose amplias reformas en la estructura de la sociedad vitoriana que deseaba modernizarse y crecer para alcanzar cotas mayores. El filial recibió refuerzos y en la campaña 95/96, en un buen torneo, se consiguió la sexta plaza.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE 

1996 – 2000

Cumpliendo con la normativa deportiva que había establecido años antes el C.S.D. para los clubs profesionales, el 1 de julio de 1996 el club se transformó en Sociedad Anónima Deportiva adoptando el nombre de Deportivo Alavés, S.A.D., paso con el cual, de forma paralela, el Deportivo Alavés Aficionados perdió su hasta entonces condición de club filial transformándose en equipo dependiente a todos los efectos. Con la nueva denominación de Deportivo Alavés, S.A.D. “B”, el equipo dependiente afrontó la sesión 96/97 con la mayor de las ilusiones quedando en tercer lugar tras C.D. Touring, de Rentería y C.D. Elgóibar, puesto que le permitía por primera vez en su historia luchar en la Promoción de Ascenso a Segunda División B para intentar subir un nuevo peldaño en su carrera. En esta fase extra no hubo fortuna y, pese al buen juego, el equipo fue tercero precedido por Real Racing Club “B” y C.D. Binéfar, siendo colista y descolgado el Club Haro Deportivo.

En la edición 97/98, aunque se estuvo a un buen nivel, el dependiente bajó hasta la séptima plaza siendo especialmente buena la temporada siguiente, 98/99, al finalizar subcampeón del Grupo IV tras una inalcanzable y destacada Real Sociedad de Fútbol “B”. Con el primer equipo de la sociedad en Primera División, se pretendía poner la guinda al paste situando al dependiente en la categoría de bronce, objetivo que felizmente se cumplió al aventajar el miniglorias en la Promoción de Ascenso a C.D. Endesa Andorra, Ribamontán al Mar C.F. y C.D. Logroñés “B”. Con el ascenso bajo el brazo a Segunda División B, el equipo dependiente se estrenó en esta categoría la temporada 99/00 dentro del Grupo II donde participaban los clubs vascos, cántabros, aragoneses, navarros, riojanos, castellano-leoneses y castellano-manchegos con una aceptable decimoprimera plaza, no temiéndose a lo largo de todo el torneo por la continuidad en tan complicada división.

2000 – 2010

Con el cambio de siglo se inicia la edad de oro del Deportivo Alavés “B” manteniendo un equipo competitivo en el tercer nivel nacional y convirtiéndose en un polo de constante atracción para los jugadores más destacados que genera la capital provincial, Vitoria y toda Álava. Asentado en el Grupo II, tradicional destino para los clubs vascos y del norte peninsular, en la temporada 00/01 el dependiente babazorro termina en décimo puesto, pasando en la campaña 01/02 a formar parte del Grupo I donde repite plaza entre rivales asturianos, cántabros y gallegos, además de vascos.

Con una plantilla donde se dan cita jugadores interesantes, en la edición 02/03 se regresa al Grupo II cuajando un excelente torneo en el cual, durante muchas jornadas, tiene aspiraciones reales para colarse entre los cuatro primeros clasificados y entrar en la Promoción de Ascenso a Segunda División, sueño que se escapa por el escaso margen de dos puntos. En la sesión 03/04, como viene siendo habitual en esas fechas, de forma intermitente pasa a formar parte del Grupo I donde participan los clubs gallegos y asturianos rindiendo a un notable ritmo hasta el punto de tener nuevamente opciones para quedar entre los puestos de cabecera. Lamentablemente para sus intereses, sexto en la clasificación dos puntos le separarán del éxito.

De nuevo en el Grupo II, a partir de 2004 las plantillas del miniglorias van perdiendo calidad resintiéndose el equipo dependiente quien, cada temporada, va cediendo posiciones en la tabla clasificatoria. La crisis institucionalizada en el Deportivo Alavés, después de un brillante ciclo en Primera División, pasa factura y en la campaña 04/05 se ocupa el decimosegundo puesto siendo peor la edición 05/06 en la cual, con un plantel desdibujado, concluye decimoctavo cerrando un ciclo de siete temporadas consecutivas en el tercer nivel nacional.

Ubicado en el Grupo IV de Tercera División vasco, en la sesión 06/07 el dependiente babazorro vuelve al fútbol regional para competir con el resto de clubs de su entorno geográfico más inmediato. El poder deportivo y económico no es el mismo de apenas unos años atrás y el potencial de los blanquiazules se ve mermado considerablemente terminando décimo en ese torneo y decimotercero en la temporada siguiente, 07/08. Como era presumible, no hay dos sin tres y en la campaña 08/09 se toca fondo con un equipo irreconocible que suma sólo siete victorias en Liga. Decimonoveno y desahuciado con bastantes jornadas de antelación, el dependiente pierde la categoría y, después de una década, regresa a la Regional Preferente alavesa.

2010 – 2020

Tras dos años en Regional Preferente, al término de la temporada 10/11 el Deportivo Alavés “B” pudo abandonar esta categoría después de ser segundo en Liga tras el C.D. Vitoria y ganarse el ascenso en la Promoción al superar a Real Unión Club “B” y J.D. Somorrostro, regresando al Grupo IV de Tercera División vasco en la campaña 11/12 donde finalizó en decimoséptimo puesto, aunque su continuidad no se puso en entredicho. La edición 12/13 no fue significativamente mejor que la anterior y el dependiente babazorro ocupó un discreto decimocuarto puesto, mejorando ostensiblemente en la temporada 13/14 al concluir quinto viéndose, además, beneficiado por el cuarto puesto logrado por el C.D. Baskonia, filial del Athletic Club quien, debido a la presencia en Segunda División B del Athletic Club “B”, no pudo concurrir a la Promoción ocupando los vitorianos su puesto. Clasificados de rebote, los blanquiazules no superaron los Cuartos cayendo eliminados por el C.D. Teruel al empatar 1-1 en casa y ser derrotados en la capital aragonesa por 3-2.

En la campaña 14/15 el Deportivo Alavés “B” finalizó en séptimo puesto retrocediendo en la edición 15/16 hasta la decimosegunda plaza, posición que en nada hacía presagiar lo que iba a ocurrir en el torneo siguiente. Con apenas unos cambios en la plantilla, el dependiente babazorro conquistó en la sesión 16/17 su primer título de Liga en la categoría sumando veintidós victorias, ocho empates y ocho derrotas que lo llevaron a disputar la Eliminatoria de Campeones, fase en la cual tuvo por rival a la S.D. Formentera, conjunto balear que le derrotó en la isla 2-0 y en el propio feudo babazorro por 0-1. Debido al sistema competitivo, el dependiente vitoriano accedió a Semifinales emparejándose con el C.D. Cristo Atlético, venciendo los alaveses en tierras palentinas 0-1 y éstos en el recinto babazorro por 0-1. Luego, desde la tanda de penaltis, los locales se clasificaron para disputar la Final, última ronda donde se encontraron con el Ontinyent C.F., conjunto valenciano que le derrotó en la ida por 3-0 y al que se le devolvió el mismo resultado en casa. Dado que en el tiempo extra no hubo goles, se llegó a la tanda de penas máximas donde los valencianos consiguieron el ascenso.

Con el primer equipo en Primera División, la directiva vitoriana entendió que el equipo dependiente debía estar en superior categoría no recortando gastos a la hora de potenciar la plantilla. De este modo, aunque en la temporada 17/18 no se logró el título, se fue tercero en Liga tras S.D. Cultural Durango y Club Portugalete, accediendo a la Promoción donde se eliminó al C.D. Laredo después de perder 3-2 en la localidad cántabra y vencer en casa por 4-1. En Semifinales, el dependiente se encontró con el Cádiz C.F. “B”, rival con más pegada que le eliminó al ganar 0-2 en la ida y luego, una semana más tarde, 3-2 en tierras andaluzas. En la campaña 18/19 el Deportivo Alavés “B” se clasificó en tercer puesto precedido por Club Portugalete y Sestao River Club, entrando en la Promoción de Ascenso con buen pie al eliminar en Cuartos a la S.D. Compostela; 1-0 en casa y derrota por 3-2 en la localidad gallega haciendo valer el valor doble de los goles obtenidos a domicilio. En Semifinales los babazorros ganaron ambos encuentros a la U.M. Escobedo; 3-1 en casa y 0-1 en la localidad cántabra, accediendo a la Final donde se midieron a la S.D. Tarazona con que se empató 0-0 en casa y más tarde 2-2 en la localidad zaragozana logrando el ascenso a Segunda División B.

 

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Deportivo Alavés y su historial albiazul. Primer Tomo: 1921 hasta 1953. José Gómez Gómez. Diputación Foral de Álava. Departamento de Cultura. El Correo Español (1994).
  • Deportivo Alavés. Historia del fútbol vasco. Patxi Xabier Fernández Monje y óscar Bañuelos Cerrillo (2001).
  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2007).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masiá Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Pensamiento Alavés. Diario.
  • Heraldo Alavés. Diario.
  • El Correo del Norte. Diario.
  • www.diariovitoria.com. Diario
  • www.larioja.com. Diario
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.marca.com Diario deportivo.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

  • www.glorioso.net (Web no oficial).
  • www.deportivoalaves.com (Web oficial).

 

Historial del Club Haro Deportivo

 

 

Escudo C. Haro Deportivo

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Haro Deportivo
  • Ciudad: Haro
  • Provincia: La Rioja
  • Comunidad Autónoma: La Rioja
  • Fecha de constitución: enero de 1931
  • Fecha de federación: 1932

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Haro Deportivo (1931-1936)
  • Haro Deportivo de Educación y Descanso (1946-1950)
  • Club Haro Deportivo (1950- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Tercera División:

  • 2006/07
  • 2012/13
  • 2018/19

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal de Deportes El Mazo
  • Año de inauguración: 26 de agosto de 2004
  • Cambios de nombre: Estadio Municipal de Deportes El Mazo
  • Capacidad: 4.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Municipal El Mazo (1931-2004)
  • Estadio Municipal de Deportes El Mazo (2004- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DEL CLUB HARO DEPORTIVO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB HARO DEPORTIVO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN HARO:

El municipio de Haro, situado al noroeste de La Rioja y colindante con las provincias de Álava y Burgos, es una preeminente ciudad, capital de la comarca de La Rioja Alta que cuenta con algo más de once mil habitantes. Bañada por el Río Ebro y el Río Oja-Tirón, la abundancia de agua, fertilidad y clima de sus tierras propició el cultivo intensivo de viñedo hasta el punto de convertirse en su principal actividad económica, invirtiendo en el siglo XIX empresarios de origen vasco importantes sumas de dinero en prestigiosas bodegas cuyos ricos caldos, almacenados en una nutrida red de kilómetros de galerías bajo el subsuelo, se comercializan a todo el mundo.

Intensa y tradicionalmente relacionada con el País Vasco, la aparición del fútbol en la localidad tuvo dos importantes focos que, juntos, hicieron la simbiosis ideal pues, de un lado en 1910 el comercio regentado por Adolfo Herrarte trajo balones desde Francia y Alemania con motivo de las fiestas navideñas y, de otro, estudiantes locales que habían cursado sus estudios en Vitoria y Bilbao o las más alejadas Madrid y Barcelona, no tuvieron reparos en adquirirlos sabiendo perfectamente para qué juego servían.

En 1913, el fútbol ya se había popularizado en el Colegio Cardenal Cisneros y en la Academia Mercantil, formándose dos clubs infantiles de jóvenes pudientes que se identificaron como Haro Foot-ball Club y Lealtad Deportiva Harense. Acondicionados unos terrenos junto a la Fuente del Moro por el consistorio, en septiembre de ese año el Haro F.C. organizó un torneo infantil donde acudieron clubs de Logroño devolviendo la visita emprendida meses antes, discurriendo los años sin más importancia que la de jugar y divertirse.

Próximos a 1920 surgió la idea de formalizar el ingreso del Haro F.C. en la Federación Regional del Norte de Clubs de Foot-ball constituida en 1913 que tenía su sede en Bilbao y abarcaba desde Cantabria hasta Navarra más las provincias próximas de Burgos y la por entonces conocida como Logroño, todo ello con la intención de competir en el Campeonato de España pero, dada la bisoñez de los integrantes, carecer de junta directiva y no haber registrado su existencia de forma legal haciendo uso de los cauces oportunos, su demanda fue rechazada.

En 1921 aquellos infantiles ya habían cumplido los veinte años y, con lo mejor de ambos equipos, el 28 de febrero quedó constituido el Haro Sport Club, una sociedad deportiva presidida por Miguel Saralegui a la que acompañaban José María Roig como tesorero, Carlos Serres en la secretaría mientras Félix Herrarte, Inocente Román, Enrique Ugalde, Tomás Manero y Julián Ortiz ejercían de vocales. Como colores se eligieron los del famoso e idolatrado Athletic Club bilbaino, es decir camisa rojiblanca con pantalón negro, empleando como terreno de juego el Campo de la Alméndora -junto a la plaza de toros- donde el 19 de marzo se disputó el partido inaugural frente al C.D. España F.C. de la capital provincial para a continuación, precisamente el 29 de junio, disputarse un atractivo encuentro amistoso frente al Athletic Club favorable a los vizcaínos por 1-8 en el cual Pichichi encandiló a un recinto donde no cabía un alfiler.

Tal fue el éxito que algunos jóvenes locales decidieron constituir el Athletic Club Riojano solicitándose al consistorio habilitar un nuevo terreno en el paraje de La Charca, muy próximo al empleado por el Lealtad Deportiva Harense. El 25 de septiembre de 1922 el Haro Sport Club quedó inscrito en el Registro de Asociaciones de Logroño como paso previo a su ingreso en la Federación Guipuzcoana, organismo éste donde se le adjudicó plaza en el Grupo C o Segunda Categoría compitiendo en las temporadas 22/23 y 23/24, muy exitosa esta última que lo catapultó al Grupo B de Primera Categoría. Tras una oscura campaña 24/25 en la que sólo se ganó un encuentro de Liga debido a la ausencia de algunas figuras, la directiva jarrera decidió apostar por pagar a los jugadores, incorporándose incluso algunos procedentes de Zaragoza o del entorno vasco, pasándolas a partir de entonces canutas para cuadrar las cuentas.

Desde 1925 se buscaron fórmulas para ingresar dinero contándose con la colaboración de la Sociedad Amigos de Haro para organizar eventos con carácter recaudatorio, manteniéndose el club de forma apurada hasta que entre 1928 y 1929 surgieron dos nuevos problemas como fueron el Deportivo Alavés y el novillero Vicente Martínez “el Niño de Haro”. El club babazorro, participante en Segunda División, atraía más aficionados jarreros que el principal club local mientras que el joven novillero, todo un fenómeno, arrastraba mucha gente a las plazas siendo las taquillas cada día más paupérrimas. La falta de liquidez, aficionados y el cierre del Campo de la Alméndora tras incidentes reiterativos terminaron por causar la disolución de la entidad a principios de 1929.

Afortunadamente la presencia del fútbol no se reducía al Haro Sport Club y en la localidad coexistían otros clubs que, muy modestos, mantenían viva la llama de este deporte aunque fuera en competiciones limitadas al fútbol estrictamente jarrero, clubs de escasa trayectoria que se dieron a conocer hacia 1927 como el Sparta Harense, Athletic Club, Deportivo Harense, Racing Club, Gimnástico Harense y el ya mencionado Haro F.C., sumándose diversos equipos militares con soldados de paso como el de la Escuela Militar  y el Tercio Club.

HISTORIA DEL CLUB HARO DEPORTIVO:

1931 – 1940

Durante algo más de año y medio Haro careció de equipo representativo dentro de las competiciones oficiales con una afición que había dado la espalda a su club anterior y sin nadie que emprendiera una nueva iniciativa hasta que surgió la figura de Vicente Rodríguez quien, contando con la ayuda de algunos amigos, consiguió constituir a principios de enero de 1931 el Haro Deportivo. Lanzado el club, en breve tomó posesión de la presidencia Francisco Armentia, eligiéndose por colores los mismos que lucía en aquellos momentos el Real Unión Club, de Irún, que competía en Primera División con camiseta blanquinegra y pantalón negro. Surgido con menos pretensiones deportivas que su antecesor debido a su precariedad económica, el nuevo club jarrero pronto solicitó ayuda al ayuntamiento consiguiendo que se habilitase el Campo de El Mazo, recinto cuyo trámite de adquisición inició un junta gestora en octubre y que, a la postre, sería su feudo durante una buena cantidad de décadas.

Pasado un año desde su nacimiento, en 1932 el Haro Deportivo ingresó en la Federación Guipuzcoana que por entonces comprendía las provincias de Guipúzcoa y Logroño, siendo el club jarrero considerado de Segunda Categoría y estrenando su carrera competitiva en la temporada 33/34 dentro del distrito concerniente a Logroño. En 1935, tras reunión federativa, los clubs burgaleses y riojanos pasaron a formar parte de la Federación Cántabra designándose un grupo propio de titularidad burgalesa-riojana en la cual el Haro Deportivo fue elevado a Primera Categoría, ascenso que duró poco debido a que en 1936 los jarreros se retiraron de la competición. Para cuando estalló la Guerra Civil, Haro ya no contaba con club de fútbol en activo, debiendo pasar aun cierto tiempo hasta que las cosas volvieran por su cauce habitual.

1940 – 1950

Finalizado el conflicto, la práctica futbolística se redujo a los colegios hasta que a principios de 1942, impulsados por el Frente de Juventudes, salieron a la palestra diversos clubs repletos de jóvenes. En la primavera de ese mismo año, promocionado por el Frente de Juventudes y la Alfarería Riojana Trinidad, los cuatro clubs recién formados, Atlético Harense, Águilas Azules, Rayo C.F. y Vulcano C.F. participaron en un torneo local con vistas a rearmar un equipo sénior que representara a la ciudad, surgiendo a la par que el verano el Haro Sport de E. y D. que, al igual que los diversos clubs que le dieron forma, jugaba en el Campo de El Mazo. Vistiendo camisa con pantalón negros y haciendo visible el logo del sindicato, el Haro Sport de E. y D. desempeñó su corta carrera jugando amistosos frente a clubs riojanos y vecinos de las provincias de Álava y Burgos sin demasiada trascendencia, surgiendo a inicios de 1946 un movimiento más serio de aficionados que deseaban competir federadamente como en el pasado.

Fruto de las reuniones entre estos aficionados, el 22 de junio de 1946 quedaba restituido el Haro Deportivo de E. y D. tras diez años de inactividad, siendo elegido Julio César López de Heredia presidente mientras Luis Solano ejercía de vicepresidente, José Arnáez de secretario y Luis Ortiz de Zarate de tesorero. Con camisa blanquinegra y, en este segundo ciclo, pantalón blanco, la directiva de inmediato formalizó su ingreso en la Federación Guipuzcoana, marco por entonces de los clubs riojanos, desenvolviéndose en la Primera Categoría burgalesa-riojana hasta que, a finales de década, ascendió a Primera Regional Preferente. Paralelamente y, constituido en 1948, se dio pie a la creación del Club Deportivo Riojalteño, entidad basada única y exclusivamente en jugadores locales al contrario que sucedía con los blanquinegros quienes incorporaron a muchos forasteros.

1950 – 1960

Con Rafael Simón Ruesga en la presidencia, en 1950 se recuperó el pantalón negro y se abandonó el patrocinio de Educación y Descanso adquiriendo los blanquinegros cierta independencia. El ahora denominado Club Haro Deportivo, consolidó su posición en Primera Categoría compitiendo con los más destacados clubs guipuzcoanos, riojanos y burgaleses hasta que, a mediados de década, descendió a Segunda Categoría.

Estando en esta categoría, en 1957 la Federación Española determinó que los clubs riojanos además del C.D. Mirandés, ingresaran en la Federación Navarra, un acercamiento geográfico que se mantendría muchos años. Abandonada la Segunda Regional al término de la campaña 57/58, los jarreros pasarían las temporadas 58/59 y 59/60 en Primera Regional junto a los clubs más destacados de Navarra y La Rioja, esperando con la década siguiente poder seguir creciendo deportivamente.

1960 – 1970

Acomodado en la Primera Regional navarra, en aquellos tiempos considerada el cuarto nivel nacional, el Club Haro Deportivo reforzó durante los primeros años su plantilla con jugadores foráneos a la espera de aprovechar, si se le ponía a tiro, la oportunidad de ascender a Tercera División, categoría semiprofesional con un elevado cartel futbolístico donde se mezclaban veteranos jugadores con pasado exitoso y noveles con gran proyección.

Esta oportunidad llegó en la temporada 64/65 cuando, primero por delante del C.D. Tudelano y siendo presidente Rafael Simón, consiguió el ansiado sueño de acceder a la categoría de bronce, materializándose el estreno en la campaña 65/66 dentro del Grupo IV donde participaban clubs navarros y riojanos en representación de la Federación Navarra junto a clubs guipuzcoanos y alaveses de parte de la Federación Guipuzcoana alcanzando el decimotercero puesto con Jesús Ruiz en la presidencia.

El paso de los jarreros en este primer ciclo dentro de la categoría de bronce fue efímero pero intenso, llenándose cada domingo el Campo de El Mazo especialmente cuando acudían clubs de renombre como el Deportivo Alavés, C.D. Logroñés, S.D. Éibar y Real Unión Club quienes dejaban suculentos dividendos en taquilla, destacando sobre todo sus intensos duelos con el C.D. Mirandés. Tras ser decimoprimero en la campaña 66/67, al término de la edición 67/68 se perdió la categoría repitiendo puesto en la tabla pero con la salvedad de que, cumpliendo con los designios de la Federación Española, comprometida en reestructurar el fútbol español, los clasificados entre este puesto y el decimosexto debían pasar a Primera Regional siendo el blanquinegro el primer club afectado.

Con Ricardo Arnáez en la presidencia, en la temporada 68/69 se luchó denodadamente por regresar a Categoría Nacional, sueño que truncó un inalcanzable C.D. Iruña al superar a los blanquinegros en seis puntos de margen mientras que en la sesión 69/70, menos afortunada, se ocupó el sexto puesto. A finales de los años sesenta el fútbol jarrero no se reducía a las evoluciones del Club Haro Deportivo, contando la ciudad con otro proyecto de menor envergadura y asentado en Segunda Regional como fue el Club Ciclista Harense, modesta sociedad integrada en su totalidad por jugadores locales.

1970 – 1980

Nada más empezar la nueva década el Club Haro Deportivo entró en una fase de aletargamiento que se saldó, en la temporada 70/71, con un inesperado descenso a Segunda Regional, categoría en la que nunca antes se había estado. Afortunadamente para su interés la estancia fue breve y, al término de la campaña 71/72, con el primer puesto bajo el brazo se retornó a Primera Regional, categoría en la que sería decimosegundo en la sesión 72/73 clasificándose para entrar en una nueva división que iba a ejercer de puente entre Primera Regional y Tercera División, la Regional Preferente.

Este cuarto nivel en el fútbol nacional y primero a nivel regional les sentó bien a los jarreros quienes se acomodaron a partir de entonces, siendo cuartos en la temporada 74/75 y sextos en la campaña 75/76. Eran los años de Francisco Lorenzo San Miguel en la presidencia y, aunque se deseaba militar en Tercera División, todavía no llegaba el momento oportuno. En la sesión 76/77 el primer equipo jarrero fue decimosegundo, mientras que en la edición 77/78 octavo, cumpliéndose por fin el sueño de regresar a Tercera División al término de la temporada 78/79 cuando conquistó el título de Regional Preferente. La Tercera División ya no era el tercer nivel nacional sino el cuarto tras la implementación de la Segunda División B en 1977 con lo cual los jarreros, aunque ganaban una categoría, ésta ya no era la misma de los años sesenta. Pese a ello la categoría tenía cierto atractivo con la presencia de clubs históricos, participando en el Grupo II de la campaña 79/80 clubs navarros, castellano-leoneses, cántabros y riojanos en el cual los blanquinegros fueron decimoquintos logrando la permanencia.

1980 – 1990

El cambio de década se inició en el Grupo IV compuesto por clubs pertenecientes a las federaciones navarra y aragonesa, aunque con mal pie pues en la temporada 80/81 los blanquinegros fueron colistas sumando sólo cinco victorias. Emplazados nuevamente en Regional Preferente, la campaña 81/82 fue muy positiva alcanzando el primer puesto que le permitió ascender a Tercera División, regresando al Grupo IV donde fue decimosegundo en la sesión 82/83 para encadenar al término de la edición 83/84 su segundo descenso a Regional Preferente después de ser decimonoveno en Liga.

Lo que se pensaba era un ligero traspiés reparable en breve se convirtió, sin embargo, en una prolongada estancia en la primera de las categorías regionales que se alargó hasta cuatro temporadas estrenándose con un noveno puesto en la campaña 84/85. Vistiendo con pantalón blanco en lugar del tradicional negro mantenido desde principios de los años cincuenta, en la edición 85/86 repitió puesto quedándose fuera del ascenso masivo de clubs a Tercera División con motivo de la adjudicación por parte de la Federación Española de un grupo propio para la Federación Navarra, debiéndose conformar con seguir en Regional Preferente pero en esta ocasión en un grupo gestionado por la Federación Riojana, organismo al que se daba autonomía después de tantos años deambulando los clubs riojanos por distintas federaciones de su entorno geográfico. Los jarreros no aprovecharon la oportunidad que se les presentó delante y, terceros en la sesión 86/87, tuvieron que esperar al término de la edición 87/88 para regresar a Tercera División, aunque no les resultó sencillo después de ser segundos en Liga tras el C.D. Alberite y tener que disputar una Promoción de Ascenso ante el C.D. Beti Onak, de Villava, conjunto navarro con el que se empató en casa 1-1 y al que se derrotó en la vuelta por 0-1.

El retorno a Tercera División se vivió en el Grupo XV gestionado conjuntamente por las federaciones navarra y riojana, consiguiéndose la novena plaza en la temporada 88/89 y la decimotercera en la siguiente edición 89/90.

1990 – 2000

Durante los años noventa el Club Haro Deportivo fue, en la mayoría de las ocasiones, una sociedad que tuvo de luchar duramente para mantenerse en Tercera División, complicada categoría en la cual los clubs navarros acaparaban un elevado número de plazas y, generalmente, las más destacadas por su potencial económico. Así pues, tras ser decimosegundo en la temporada 90/91, en la campaña 91/92 un punto le separó del descenso a Regional Preferente quedando decimosexto, misma plaza que se ocupó en la edición 92/93 aunque con un margen de tres puntos. En la sesión 93/94, siguiendo la tendencia iniciada un par de años antes, fueron decimoséptimos con un punto de margen sobre el descenso, destino que no se pudo eludir en la temporada 94/95 cuando con, siete victorias y siete empates, terminó decimonoveno tras una triste actuación.

El paso por el grupo único de Regional Preferente riojano en la campaña 95/96 fue exitoso compitiendo con unos rivales muy descompensados deportivamente hasta el punto de anotar ciento cuarenta y un tantos por veinte en contra, consiguiendo el liderato que le permitió regresar a Tercera División por la puerta grande. El nuevo ciclo en esta categoría lo estrenó en la edición 96/97 con un magnífico cuarto puesto tras Peña Sport F.C., U.D.C. Chantrea y C.D. Oberena, plaza que le permitió por primera vez en su historia promocionar a Segunda División B. Ilusionados por el desafío pero conscientes de sus posibilidades reales, el desarrollo de los encuentros dejó a los jarreros colistas con sólo dos empates, siendo la primera plaza para el Real Racing Club B, quien ascendió, seguido por C.D. Binéfar y Deportivo Alavés B.

En la temporada 97/98, con la marcha de sus mejores peones a otros clubs, los blanquinegros estuvieron a punto de perder la categoría quedando decimoséptimos, mejorando levemente en la campaña 98/99 al ser decimocuartos y algo mejor en la sesión 99/00 al resultar décimos.

2000 – 2010

Con el cambio de siglo la situación deportiva del club jarrero va a cambiar a mejor aunque no será en sus primeros años, sino a partir del ecuador de la primera década cuando se muestre una mayor ambición por los puestos de cabeza. De esta manera la temporada inicial 00/01 es calcada a la anterior obteniendo el décimo puesto sufriéndose un resbalón en la campaña siguiente, 01/02, cuando los malos resultados le acompañan y a punto está de descender a la Regional Preferente riojana. En la sesión 02/03 se incorporan nuevos fichajes que revierten la situación y se alcanza el séptimo puesto.

En la temporada 03/04 siendo presidente Jaime Hueda Zabala y entrenador Jesús Casado Jiménez, el conjunto blanquinegro quedó cuarto en Liga precedido por un inalcanzable C.M. Peralta, C.D. Valle de Egüés y U.C.D. Burladés consiguiendo colarse en la Promoción de Ascenso a Segunda División B, fase en la que se depositó mucha ilusión pero a la que se temía debido a su clasificación en el campeonato doméstico. Con un formato en el que para ascender hacía falta superar dos eliminatorias, los jarreros cayeron en Semifinales ante el Sestao River Club al empatar 1-1 en casa y ser derrotados en la localidad vizcaína por 1-0 por lo que, en principio, todas sus opciones quedaban liquidadas. Sin embargo, la decisión de la Federación Española de descender por la vía administrativa al C.D. Logroñés a Tercera División por sus deudas con la plantilla, originó una plaza libre en el Grupo II de Segunda División B que le fue ofrecida al Club Haro Deportivo como mejor de los clubs riojanos que no habían podido ascender deportivamente, ofrecimiento que se aceptó encantado.

El ascenso a la categoría de bronce coincidió con la finalización de las obras del nuevo recinto blanquinegro, el denominado Estadio Municipal de Deportes El Mazo, caracterizado por su única grada con moderna pero poco práctica visera orientada, por estética, hacia el sol. Inaugurado el 26 de agosto de 2004 ante el Deportivo Alavés con victoria local por 2-0, la instalación fue la admiración de los rivales durante la campaña de debut en el Grupo II de Segunda División B 04/05 entre participantes riojanos, vascos, asturianos y castellano-leoneses, aunque con poca fortuna para los jarreros que finalizaron colistas con tan solo cuatro victorias y diez empates que le ocasionaron la pérdida de la categoría.

Durante el regreso a Tercera División el Club Haro Deportivo se encontró con un Grupo XV dividido en dos subgrupos desde 2004, ambos con diecisiete participantes, administrados respectivamente por las federaciones navarra y riojana, constituida esta última en 1986, tras la idea de la Federación Española de favorecer la creación de un grupo para los clubs riojanos. Con dos plazas en litigio para intentar ascender a Segunda División B, los jarreros concluyeron terceros en la sesión 05/06 tras A.D. Fundación Logroñés y C.D. Logroñés, proclamándose en la edición 06/07 campeones de Liga por primera vez en su historia en esta categoría después de un excelente torneo, ya dentro del Grupo XVI riojano, en el que anotaron cien goles y ganaron treinta encuentros. Los números invitaban al optimismo y la categoría de bronce era el objetivo a conseguir pero en Semifinales, en dos encuentros donde se encontraron con un gran rival, fueron eliminados por el Club Atlético Monzón después de un 3-2 en la localidad oscense y de nuevo derrota en casa en esta ocasión por 1-2.

La temporada 07/08 resultó competidísima existiendo hasta cuatro aspirantes al primer puesto yendo el título a parar al C.D. Alfaro mientras segundo era el C.D. Anguiano y tercero el conjunto jarrero. Clasificados para la Promoción de Ascenso, en esta fase quedaron apeados en Semifinales por la U.E. Sant Andreu, de Barcelona, empatando 1-1 en El Mazo y siendo derrotados en la ciudad condal por 1-0. En la campaña 08/09, los blanquinegros se encontraron en Liga con la férrea oposición del C.D. Varea que sólo perdió un encuentro, resultando vencedores en los Cuartos de Final de la Promoción ante el F.C. Torrevieja; 1-0 en la localidad alicantina y 2-0 en casa mientras en Semifinales nada se pudo hacer ante el C.P. Cacereño al perder en casa 1-2 y en la capital extremeña por 2-0. La edición 09/10 en el Grupo XVI fue, una vez más, emocionante en los puestos de cabeza con tres aspirantes a un título que acaparó la S.D. Oyonesa, siendo segundo el C.D. Alfaro mientras los jarreros eran terceros. En la Promoción se consiguió eliminar en Cuartos al Lorca Deportiva C.F.; 1-1 en la localidad murciana y 1-0 en casa, acrecentándose la ilusión en Semifinales después de superar en una eliminatoria tremendamente igualada a la S.D. Noja; empate 1-1 en El Mazo y empate 1-1 en la localidad cántabra, resolviéndose favorablemente a los intereses blanquinegros tras la tanda de penaltis. En la gran Final predominó nuevamente la igualdad, en esta ocasión ante el Yeclano Deportivo, venciendo los murcianos en Haro por 0-1 mientras los riojanos hacían lo propio una semana después en la vuelta por 0-1. En la tanda de penaltis no hubo suerte y los de Yecla ascendieron.

2010 – 2020

Después de cinco intentos consecutivos tratando de ascender a Segunda División B, el club jarrero abrió la nueva década con el mismo patrón, consciente de su potencial dentro del Grupo XVI riojano donde, prácticamente cada temporada, iniciaba el campeonato con la vitola de equipo favorito a batir.

En la temporada 10/11, cuarto en Liga gracias a su ventaja en el gol average particular frente a U.D. Logroñés “B” y C.D. Arnedo con quienes empató a puntos, logró colarse en la Promoción de Ascenso siendo eliminado en Cuartos por el C.D. Izarra después de perder en casa por 1-2 y, una semana más tarde, en la localidad navarra de Estella por 2-0. Con una plantilla mejorada en la campaña 11/12, los jarreros fueron terceros en Liga con opciones de ser primeros frustradas por S.D. Logroñés y C.D. Alfaro en un intenso torneo donde se luchó de poder a poder, cayendo en los Cuartos de la Promoción de Ascenso eliminados por el Extremadura U.D. después de perder 2-0 en Almendralejo y ganar en casa por un insuficiente 1-0.

Después de las desilusiones experimentadas, en la edición 12/13 se hizo una plantilla con opciones de quedar primeros y así tener más opciones, mediante la Eliminatoria de Campeones, para ascender, consiguiendo el objetivo de ganar su segunda Liga en la categoría con una sola derrota en el campeonato, pero no el segundo al no poder superar al C.D. Sariñena; derrota en casa por 0-1 y derrota en la localidad oscense por 1-0. Todavía con opciones de ascender, en Semifinales todo fue al traste ante el Mar Menor F.C. pues, después de ganar 1-2 en la localidad murciana de San Javier, una semana después se perdió en casa por 1-3 ante sus incrédulos aficionados. En la sesión 13/14 no se pudo conseguir el título riojano al encontrarse con un mejor C.D. Varea, accediendo a los Cuartos del PlayOff donde superó al C.D. Badajoz 1905 al empatar 1-1 en la capital pacense y vencer en casa por 2-1. Clasificado para Semifinales, en esta fase se topó con la U.P. Langreo, conjunto asturiano que le apeó tras imponerse los jarreros en casa por 1-0 y perder en la vuelta por 2-0.

Con una plantilla más débil que en los cursos anteriores pero una buena defensa, en la temporada 14/15 se terminó en cuarto puesto pasando a unos Cuartos donde se superó ajustadamente al Caudal Deportivo empatando 0-0 en casa y con idéntico resultado en la vuelta, saldada favorablemente desde el punto de penalti al concluir el encuentro sin goles. En Semifinales se venció al C.D. Castellón por 2-1 y se dio la sorpresa en la vuelta al terminar igualmente por 2-1, clasificándose para la Final gracias al lanzamiento de penas máximas como sucedió en la anterior eliminatoria. En esta decisiva ronda, donde se jugaba su inmediato porvenir, pese a su esfuerzo no pudo rematar la gesta pues, después de vencer 1-0 al Pontevedra C.F., los gallegos se impusieron 3-0 en la vuelta. En la campaña 15/16 los jarreros fueron terceros en Liga en un nuevo campeonato decidido por escaso margen donde C.D. Calahorra y S.D. Logroñés coparon los primeros puestos, eliminado los blanquinegros al Pozuelo C.F. en Cuartos después de empatar 0-0 en casa e imponerse en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón por 0-2. En Semifinales, con una eliminatoria igualada, se dejó atrás a la U.P. Langreo después de empatar 1-1 en casa y 2-2 en la localidad asturiana haciendo valer el valor doble de los goles a domicilio, evadiéndose todas sus esperanzas en la Final al perder 0-2 en casa ante el Caudal Deportivo y, una semana después, perder de nuevo por 1-0 en la localidad asturiana de Mieres.

Después de once intentos consecutivos, todos frustrados de primeras o en fase final, luchando por ascender a la categoría de bronce, en la temporada 16/17 el Club Haro Deportivo se quedó a las puertas de la Promoción después de ser quinto en Liga en un increíble torneo donde igualó a puntos y salió perjudicado por el gol average desfavorable ante Náxara C.D., S.D. Logroñés y C.D. Anguiano. Inmerso en un Grupo XVI riojano donde los aspirantes al título y Promoción eran casi siempre los mismos debido a su superior poder económico, en la campaña 17/18 los jarreros fueron cuartos volviendo a entrar en la Promoción, siendo eliminados en Cuartos por la S.D. Borja, club zaragozano al que se derrotó en casa por 3-2 pero con el que no se pudo en la vuelta al ceder por 3-1. En la edición 18/19, siendo el club presidido por Jesús Otero Cámara y contando en el banquillo con el entrenador Aitor Calle, se consigue el tercer título en la categoría con bastante suficiencia y el sueño de ascender a Segunda División B después de una reñida Eliminatoria de Campeones donde su rival, el Zamora C.F., no lo pone fácil. Los jarreros, después de perder 2-1 en la capital castellano-leonesa, logran con un tanto en propia puerta de un contrario vencer por 1-0 ante el delirio de su afición, al fin recompensada tras tres intensos lustros de frustraciones continuas.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2007).
  • Anuarios de la RFEF.
  • La Voz. Diario.
  • El Cantábrico. Diario.
  • La Voz de Aragón. Diario.
  • La Rioja. Diario.
  • Diario de Burgos. Diario.
  • La Jornada Deportiva. Semanario.
  • www.larioja.com Diario
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

  • www.harodeportivo.com (Web oficial).

 

 

 

Historial del Unionistas de Salamanca Club de Fútbol

 

Escudo Unionistas de Salamanca C.F.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unionistas de Salamanca Club de Fútbol
  • Ciudad: Salamanca
  • Provincia: Salamanca
  • Comunidad Autónoma: Castilla y León
  • Fecha de constitución: 26 de agosto de 2013
  • Fecha de federación: 2 de septiembre de 2014

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unionistas de Salamanca Club de Fútbol (2013- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2017/18

 

ESTADIO:

estadio Unionistas de Salamanca CF

Estadio Las Pistas del Helmántico

  • Nombre: Estadio Las Pistas del Helmántico / Ciudad de Salamanca
  • Año de inauguración: 8 de abril de 1970
  • Cambios de nombre: Pistas de Atletismo Ciudad de Salamanca (1970-1993)
  • Estadio Javier Sotomayor (1993-2000)
  • Estadio Ciudad de Salamanca (2000- )
  • Capacidad: 4.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Rosa Colorado / La Sindical (2014-2015)
  • Estadio Las Pistas / Javier Sotomayor (2015- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Unionistas de Salamanca CF

 

ESCUDOS DEL UNIONISTAS DE SALAMANCA CLUB DE FÚTBOL. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL UNIONISTAS DE SALAMANCA CLUB DE FÚTBOL. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SALAMANCA:

El municipio de Salamanca, ciudad y capital de la provincia homónima situada al noroeste de la península, es una urbe milenaria famosa por ser sede de una prestigiosa universidad creada en 1218, la más antigua de España y por haber sido su ciudad vieja declarada en 1988 Patrimonio de la Humanidad. Con cerca de ciento cincuenta mil habitantes, su economía gira alrededor del sector servicios donde el turismo ejerce un papel predominante, siendo las labores ligadas a sus centros universitarios fuente de atracción para muchos jóvenes sin descuidar una dedicación a la industria, cada vez más creciente.

Los inicios del fútbol en la ciudad de Salamanca datan del año 1905 cuando apenas se superaban los veinticinco mil habitantes, fecha en la que un grupo de estudiantes de nacionalidad irlandesa que se encontraban cursando sus estudios en la universidad, decidieron constituir el Helmántica Foot-ball Club con el ánimo de disfruta de sus ratos de ocio. Esta sociedad, pionera en la introducción de tan novedoso deporte, acabó despertando la afición local que dos años más tarde, una vez dominadas y practicadas sus reglas, de la mano de Francisco Maldonado creó en 1907 una nueva entidad titulada Salamanca Team Foot-ball, basada con jugadores íntegramente salmantinos llegando a participar incluso en el Campeonato de España de ese año disputado en Madrid.

Estos clubs, todos ellos con poco peso específico a pesar de su buena intencionalidad y contar con miembros económicamente bien situados, acabaron desapareciendo al poco tiempo de ser fundados por su escasa ambición e importantes carencias estructurales, no siendo ello óbice en absoluto para que la semilla balompédica cuajase entre la juventud tal cual sucedía durante los años diez en las principales ciudades del país. En los inmediatos años diez, ligadas al ámbito estrictamente universitario, surgieron en la ciudad gran cantidad de formaciones pero sin la debida organización preceptiva, sucumbiendo en el ocaso algunas como el team de Exploradores de España.

Pasan los años y la eclosión en forma de un club plenamente organizado se hace de rogar, siendo ya el 1 de abril de 1920 cuando nace la Sociedad Deportiva Helmántica, club sobrio y con buenos fundamentos que crea afición disputando sus encuentros primero en la barriada del Teso de la Feria y después en el Paseo de la Corredera. Paralelamente a este hecho surgen al igual que en la década precedente, un sinfín de clubs universitarios que aparecen y desaparecen al ritmo que marcan las carreras de sus integrantes. Es la época del Calatrava, del Salesianos, del Stadium Salmantino y del Español, todos ellos de vida efímera.

El 9 de febrero de 1923 se constituye la Unión Deportiva Española, ambiciosa sociedad sociedad que, bajo la presidencia de Federico Anaya, adquiere unos terrenos en las proximidades de El Calvario para construir un campo de juego reglamentario. Se trata de una sociedad polideportiva que acoge varias disciplinas como tenis, natación, hípica, atletismo siendo el fútbol la principal de todas las mencionadas y sobre la cual girará su actividad. El club, que viste camiseta blanca con pantalón negro, rápidamente es inscrito en la Federación Castellano-Leonesa para entrar a competir junto a otros clubs castellanos siendo en la provincia de Salamanca el club más laureado.

En la temporada 23/24 consigue ganar el Campeonato Regional de Primera Categoría siendo presidente Benigno González, mientras que en Segunda Categoría participa el también salmantino Luises Foot-ball Club, entidad juvenil adscrita al entorno religioso de la congregación. El 15 de mayo de 1925 el Luises F.C. se fusiona con el Stadium Salmantino y se crea el Stadium Salmantino Luises, club que viste camisa blanquiazul, rivalizará con la U.D. Española y que alcanzará la Primera Categoría al término de la temporada 25/26, pero que tristemente acabará desapareciendo en 1928. En 1929 un recién nacido Deportivo Salmantino, que viste a cuadros blanquiazules y pantalón blanco, aprovecha la crisis económica establecida en el seno de la U.D. Española y se convierte en el club referencia de la ciudad.

Tras ser instaurada la Segunda República el 14 de abril de 1931, en fechas posteriores el Gobierno emite un Decreto por el cual se prohíben nombres que hagan apología a la monarquía y nombres que realcen el patriotismo, cambiándose la denominación de la U.D. Española quien adopta la nueva de Club Deportivo Salamanca. Politizado el entorno y tomado el cambio como una imposición, la nueva denominación cada semana suma más detractores, especialmente entre los directivos, decidiéndose el 15 de enero de 1932 mediante junta presidida por José Tejero adoptar el más consensuado de Unión Deportiva Salamanca.

En el año 1943, debutante la U.D. Salamanca en una remodelada Tercera División a la cual las autoridades quisieron convertir en la principal categoría de los clubs modestos, impulsado por el club blanquinegro con la idea de disponer de un filial donde se forjaran los mejores jóvenes de la ciudad y la provincia, quedó constituido el 30 de julio el Salmantino Club de Fútbol bajo la presidencia de Andrés García Blanco, siendo su colores camisa blanca con pantalón negro y su terreno de juego el Campo de El Calvario.

La carrera del Salmantino C.F., pese a su buena intencionalidad, fue sin embargo fulgurante. Contemporáneo de otros clubs locales asentados en Primera Regional como el C.D. Luises, que vestía camisa azul con pantalón blanco, el C.D. Ciosvín con los mismos colores del conjunto de la congregación, el C.D. Helmantico que vestía de blanco y el C.D. Moneo con camisa roja y pantalón negro, para su desgracia la deficiente situación económica que atravesaba la U.D. Salamanca en 1947, sin dinero para mantener un filial en Primera Categoría, terminó por causar la desaparición de éste dándole la baja federativa cuando se había proclamado campeón de la categoría en la temporada 46/47.

Manteniéndose con sus propios recursos y apoyándose en clubs de su área de influencia, la U.D. Salamanca logró asentar su economía a principios de los años cincuenta militando en Segunda División, naciendo pronto la idea de impulsar la creación de un nuevo filial que retomase el trabajo realizado por el Salmantino C.F. durante la década anterior. La idea era, a ser posible, no empezar desde cero dándose la circunstancia de que, en aquellos tiempos, el segundo club por orden de importancia en la ciudad era el Club Antiguos Alumnos Salesianos que militaba en Primera Regional vistiendo camisa rojiblanca con pantalón azul y más tarde alcanzaría la Tercera División, pero las negociaciones con estos no fructificaron al desear seguir siendo independientes y el 22 de octubre de 1952 quedaba constituido el Juvenil Unión Deportiva Salamanca partiendo desde la Tercera Regional.

En esta categoría, la última de las organizadas por la Federación del Oeste, tenían cabida otras sociedades salmantinas de muy modesta constitución, caso del C.D. Volta, el Club Real Sporting, el conjunto de La Merced C.D., el Juventus C.F., el Casablanca C.F., el C.D. San Fernando, la Real Balompédica Savoy y el Club River Plate formándose, juntos a otros clubs de la provincia, un grupo homogéneo donde predominaba la rivalidad entre los clubs de la capital.

Competir en el último escalafón del fútbol regional y con jugadores en edad juvenil no satisfizo del todo a la directiva unionista, por lo que en 1954, coincidiendo con el descenso del primer equipo a Tercera División, deprisa y corriendo se armó una plantilla con jugadores promesas y parte del equipo juvenil, al que se le cambió de denominación, para competir en Primera Regional bajo el nombre de Club Deportivo Salmantino. El filial unionista, con Fernando Domínguez Pedrat en la presidencia, empezó fuerte quedando campeón de su grupo en la temporada 54/55 y en la 55/56, consiguiendo al término de esta ascender a Tercera División.

Con camisa morada y pantalón blanco en sus inicios, el C.D. Salmantino se asentó en el tercer nivel nacional durante los años sesenta sufriendo algún descenso por entremedio, tendencia que se mantuvo en la década de los años setenta hasta que, tras el ascenso de la temporada 76/77 a Tercera División, emprendió una larga estancia en esta categoría asombrosamente ininterrumpida durante treinta y seis temporadas en las que de sus filas salieron muchísimos jugadores que terminaron formando parte de la primera plantilla charra.

En 1997, después de cinco años desde que la U.D. Salamanca materializase su transformación en Sociedad Anónima Deportiva y el filial salmantino continuara su carrera como club independiente, obligado a cumplir con la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, quedó disuelto y desapareció como club pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de Unión Deportiva Salamanca “B”, siendo respetada a todos los efectos la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio. Posteriormente, en 2007 y siguiendo la moda emprendida por otros clubs respecto a sus equipos dependientes donde se intentaba recuperar parte de la denominación histórica, el club charro solicitó permiso a la Federación Española para que su dependiente fuese titulado Club Deportivo Salmantino nuevamente, petición aprobada y efectiva desde la temporada 07/08.

A partir de 2010 la situación económica de la U.D. Salamanca se tornó muy preocupante y al término de la temporada 10/11 se descendió a Segunda División B, entrando en octubre de 2011 el club en Ley Concursal con el futuro cogido por pinzas. Juan José Hidalgo, reconocido empresario y persona que más dinero había apostado en los últimos veinticinco años por el club, declaró en octubre de 2012 que haría todo lo posible económicamente por salvar a la entidad charra de una lamentable desaparición, promesa que con el paso de los meses no se cumplió y que de paso, ahuyentó a posibles inversores. En el mes de mayo Hidalgo manifestó que la mejor solución posible era dejar morir al club -se adeudaban 23 millones de euros- para revivirlo posteriormente, declaración de intenciones que hacía entrever las más que posible desaparición de la entidad por ser su viabilidad nula.

El 18 de junio de 2013, siendo presidente Alfonso del Arco Inestal, los administradores concursales convocan una decisiva junta de acreedores para dar una posible salida donde el Banco Popular es el principal afectado, no presentándose ninguna voz autorizada de la entidad bancaria que demuestra su material desinterés. Máximo Mayoral, administrador concursal, comunica ese mismo día al Juzgado de Instrucción nº4 y Mercantil de Salamanca que la convocatoria ha sido un fiasco y este centro hace efectivo un edicto por el que se hace saber que los bienes del club van a ser subastados como primer paso para la liquidación, una sentencia que supone la lamentable y traumática desaparición de la U.D. Salamanca, SAD tras noventa años de historia en el fútbol español, doce temporadas de ellas en Primera División, treinta y cuatro en Segunda División A, nueve en Segunda División B y diecinueve en Tercera División.

HISTORIA DEL UNIONISTAS DE SALAMANCA CLUB DE FÚTBOL:

2013 – 2020

Recién iniciado el mes de junio de 2013, sabiendo de sobra los directivos de la U.D. Salamanca, SAD que el club charro tenía las horas contadas, para proteger la cantera blanquinegra y asegurarse no empezar desde la última de las categorías regionales, a la Fundación U.D.S. se le cedieron las licencias federativas del C.D. Salmantino y el resto de equipos dependientes quedando todos desvinculados del club, argucia administrativa que surtió su efecto cuando, el 25 de junio, el Juzgado nº4 de Salamanca emitió un auto mediante el cual se decía que tanto el C.D. Salmantino como el resto de equipos de la cantera blanquinegra quedaban fuera de la liquidación y, por lo tanto, podían seguir compitiendo en las respectivas categorías que por méritos deportivos les correspondían tras las clasificaciones logradas en la campaña 12/13. Esta decisión judicial, contraria a los Estatutos de la R.F.E.F. y de la F.I.F.A. que prohíben recurrir a tribunales ordinarios, en suma a la visión que ambos organismos tienen acerca de la desaparición de clubs con deudas importantes entendiendo que, cuando desaparece un club, lo hacen también sus equipos dependientes, creó un gran malestar en la Federación Española quien advirtió a la Federación de Castilla y León de Fútbol de que, en el caso de admitir al hasta entonces equipo dependiente en el Grupo VIII de Tercera División, podía ser desafiliada con todas las consecuencias que ello implica.

Dos días después, el 27 de junio, el mismo juzgado mediante otro auto autorizaba la transmisión de la licencia federativa de la concursada U.D.  Salamanca, SAD a la mercantil Desarrollo y Proyectos Monterrubio S.L. en la que estaba detrás el empresario Juan José Hidalgo con un nuevo proyecto deportivo todavía sin concretar por el importe total de doscientos cincuenta mil euros sin I.V.A., decisión que provocó un recurso por parte de la Agencia Tributaria de Salamanca, Federación Española, Federación de Castilla y León de Fútbol y A.F.E. desestimado el 5 de agosto.

Obligada como responsable de su gestión la Federación Española a admitir en Segunda División B al Salamanca Athletic Club, el proyecto de Juan José Hidalgo constituido el 28 de junio, la R.F.E.F. hizo oídos sordos a la decisión judicial negando el ejercicio de su licencia federativa en la categoría y no admitiendo a dicho club en su seno por lo cual, además de cerrarle las puertas, frustró posteriormente cualquier iniciativa en este sentido, actuando en similares condiciones la Junta castellano-leonesa y la Federación de Castilla y León de Fútbol, esta última titular de la administración del Grupo VIII de Tercera División con la Fundación U.D.S. quien pretendía inscribir un equipo en dicha categoría con ese mismo nombre.

Las decisiones de la Junta y federación territorial hicieron recular a los directivos de la Fundación U.D.S. quienes el 12 de agosto constituyeron el Club Deportivo Club de Fútbol Salmantino, inscrito en la federación territorial como Club de Fútbol Salmantino ese mismo día y cuya definitiva alta se aprobó apenas unos días antes de iniciarse la temporada 13/14, causando la indignación y entrando en litigio la Federación Española al entender que, tratándose de un nuevo club, debía iniciar su carrera en la última de las categorías regionales y no en Tercera División.

El general de la afición charra, angustiada y frustrada por la segura desaparición del que durante noventa años fue su representante futbolístico en todo el país, en sus últimos meses de existencia organizó una plataforma para constituir un nuevo club que canalizara los vínculos sociales que les habían unido manteniéndose ajenos en todo momento de la constitución del C.F. Salmantino. A medida que fueron transcurriendo las semanas, tras la confirmación de la desaparición de la U.D. Salamanca, SAD, las reuniones se aceleraron y coincidiendo todos los integrantes de la plataforma en el mismo ideal de club el 26 de agosto quedaba constituido el Unionistas de Salamanca Club de Fútbol, sociedad que, vistiendo camisa partidas a dos mitades blanca y negra con pantalón negro, eligió como primer presidente a Javier Tejedor Rodríguez.

A través del lema “Un socio, un voto”, el Unionistas de Salamanca C.F. nació con la expresa voluntad de que la administración del club fuese dirigida y consensuada por sus propios socios, decidiéndose a continuación no formalizar su ingreso en la Federación de Castilla y León de Fútbol hasta que la estructura, vías de ingresos y diversos apoyos sociales no estuvieran convenientemente atados. Tras un año de gestiones, en julio de 2014 se consiguió del ayuntamiento permiso para jugar en el Campo Municipal Rosa Colorado, conocido como La Sindical, formalizando su inscripción oficial en la federación territorial el 2 de septiembre de ese mismo año para poder competir.

Paralelamente, la liquidación de los bienes de la U.D. Salamanca, SAD atravesó en noviembre de 2014 un nuevo paso con la subasta del Estadio Helmántico, recinto con capacidad para más de diecisiete mil espectadores inaugurado el 8 de abril de 1970 cuya licitación salió con un precio de 14,75 millones de euros. Como se preveía a la subasta no se presentó ningún pujador y se llegó a hacer inmediatamente una segunda con una quita del veinticinco por cien, siendo el resultado el mismo por lo que quedó desierta.

En lo que respecta al C.F. Salmantino, el 23 de diciembre de 2014 esta sociedad recibió un auto de la Audiencia Provincial de Salamanca en el cual se dictaminaba que se trataba de un club de nueva constitución y los movimientos llevados a cabo entre junio y agosto de 2013 por la Fundación U.D.S. quedaban nulos al no ajustarse a los distintos autos dictados por el Juzgado nº4 de Salamanca. La Federación Española, vencedora en el pleito, al estar la competición en mitad del campeonato optó por dejar concluir la participación de todos los equipos del C.F.  Salmantino afectados en su correspondiente categoría para no influir en el resto de sociedades concursantes, debiendo el primer equipo continuar su progreso en la siguiente edición 15/16 en la Primera División Provincial.

En cuanto al Unionistas de Salamanca C.F., el club charro inició su carrera deportiva en la Primera División Provincial de Salamanca, la última categoría del fútbol regional, durante la temporada 14/15, presentando una potente plantilla dirigida por el técnico “Astu” que no tuvo demasiados problemas para conseguir el campeonato y ascender directamente a Primera Regional. En la campaña 15/16, segunda de su historia a nivel competitivo, se sigue depositando la confianza en el técnico “Astu” con el que se proclama campeón sin perder un solo encuentro consiguiendo veintisiete victorias y siete empates además de ciento catorce goles a favor por veintisiete en contra, guarismos que le permiten ascender directamente a Tercera División. En este torneo, gracias a la intervención del ayuntamiento, debido al incremento de su masa social se pasa a jugar en las instalaciones de Las Pistas, sede donde desde 2013 viene jugando el C.F. Salmantino con el que compartirá el terreno.

El viernes 16 de octubre de 2015, al haber quedado desierta la subasta del Estadio Helmántico el año anterior, la Administración Concursal emprendió la venta directa hallando comprador en la sociedad de capital mejicano Desarrollos Empresariales Deportivos S.L. quien, mediante el testaferro Miguel Alejandro Miranda Pérez, adquirió la instalación y su contenido por poco más de un millón de euros, una ganga que el consistorio local desaprovechó en beneficio de sus ciudadanos.

La temporada 16/17 es la de su estreno en Categoría Nacional dentro del Grupo VIII castellano-leonés. El Unionistas de Salamanca C.F. parte como uno de los favoritos pese a su bisoñez y, concluido el torneo, termina tercero tras una inalcanzable Gimnástica Segoviana C.F. y Atlético  Astorga F.C. Clasificado para acceder a la Promoción de Ascenso, el conjunto charro se enfrenta en Cuartos de Final al Águilas F.C. ganando en casa por 1-0 y empatando en la localidad murciana 1-1, resultados por los que pasa a Semifinales donde, después de vencer en casa por 1-0 al C.D. Olímpic de Xátiva, en el encuentro de vuelta cae estrepitosamente derrotado por 5-0.

En abril de 2017 Miguel Ángel Sandoval Herrero accede a la presidencia del club en sustitución de Javier Tejedor Rodríguez con la misma política de ascender la primera plantilla de la sociedad a Segunda División B lo antes posible. Siguiendo con el mismo entrenador de su origen, Jorge González Rojo “Astu”, se reúne una plantilla para tal fin que conquista por primera vez en su historia el Campeonato de Tercera División con tres puntos de ventaja sobre la Arandina C.F. Clasificado para disputar la Eliminatoria de Campeones, en esta fase es superado por el C.D. Don Benito; empate 0-0 en casa y derrota por 1-0 en la localidad pacense perdiendo la oportunidad de ascender por la vía rápida, accediendo a continuación a Semifinales donde elimina a la S.D. Tarazona; derrota por 4-3 en la localidad zaragozana y victoria en casa por 2-0, jugándoselo todo a una carta en la Final ante la U.D. Socuéllamos C.F. con quien se pierde 1-0 en la localidad ciudadrealeña y se vence en casa por 3-1 en un polémico partido consiguiendo, ahora sí, el ascenso a la categoría de bronce.

Texto: Vicent Masià © 2018

Última actualización: 2018

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Unión Deportiva Salamanca 1923-1974. Carlos Gil-Pérez. Editorial Montepío Agrario Salmantino (1974).
  • UDS: 75 años de historia (1923-1998). Chema Blanco y Manuel Benito. Grupo Promotor Salmantino (1997).
  • Historia de la Unión Deportiva Salamanca. Lorenzo Ruano. Publicaciones Regionales (1999).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masiá Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Adelanto. Diario.
  • El Avance. Diario.
  • La Tribuna. Semanario.
  • Voluntad. Diario.
  • La Voz de Castilla. Diario.
  • www.lagacetadesalamanca.es Diario.
  • www.lacronicadesalamanca.com Diario
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo
  • www.tribuna.net Diario
  • www.tribunasalamanca.com Diario.
  • www.iusport.com Blog jurídico deportivo.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

  • www.unionistacf.com (Web oficial).

 

 

 

Historial del Salamanca Club de Fútbol U.D.S.

 

Escudo Salamanca C.F. U.D.S.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Salamanca Club de Fútbol U.D.S.
  • Ciudad: Salamanca
  • Provincia: Salamanca
  • Comunidad Autónoma: Castilla y León
  • Fecha de constitución: 12 de agosto de 2013
  • Fecha de federación: 1 de agosto de 2013

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Club de Fútbol Salmantino (2013-2017)
  • Club de Fútbol Salmantino U.D.S. (2017-2018)
  • Salamanca Club de Fútbol U.D.S. (2018- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

  • 0 Ligas en Categoría Nacional.

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Helmántico
  • Año de inauguración: 8 de abril de 1970
  • Cambios de nombre: Estadio Helmántico (1970- )
  • Capacidad: 17.341 espectadores
estadio Helmantico

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Las Pistas del Helmántico (2013-2017)
  • Estadio Helmántico (2017- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Salamanca CF UDS

 

ESCUDOS DEL SALAMANCA CLUB DE FÚTBOL U.D.S. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL SALAMANCA CLUB DE FÚTBOL U.D.S. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SALAMANCA:

El municipio de Salamanca, ciudad y capital de la provincia homónima situada al noroeste de la península, es una urbe milenaria famosa por ser sede de una prestigiosa universidad creada en 1218, la más antigua de España y por haber sido su ciudad vieja declarada en 1988 Patrimonio de la Humanidad. Con cerca de ciento cincuenta mil habitantes, su economía gira alrededor del sector servicios donde el turismo ejerce un papel predominante, siendo las labores ligadas a sus centros universitarios fuente de atracción para muchos jóvenes sin descuidar una dedicación a la industria, cada vez más creciente.

Los inicios del fútbol en la ciudad de Salamanca datan del año 1905 cuando apenas se superaban los veinticinco mil habitantes, fecha en la que un grupo de estudiantes de nacionalidad irlandesa que se encontraban cursando sus estudios en la universidad, decidieron constituir el Helmántica Foot-ball Club con el ánimo de disfruta de sus ratos de ocio. Esta sociedad, pionera en la introducción de tan novedoso deporte, acabó despertando la afición local que dos años más tarde, una vez dominadas y practicadas sus reglas, de la mano de Francisco Maldonado creó en 1907 una nueva entidad titulada Salamanca Team Foot-ball, basada con jugadores íntegramente salmantinos llegando a participar incluso en el Campeonato de España de ese año disputado en Madrid.

Estos clubs, todos ellos con poco peso específico a pesar de su buena intencionalidad y contar con miembros económicamente bien situados, acabaron desapareciendo al poco tiempo de ser fundados por su escasa ambición e importantes carencias estructurales, no siendo ello óbice en absoluto para que la semilla balompédica cuajase entre la juventud tal cual sucedía durante los años diez en las principales ciudades del país. En los inmediatos años diez, ligadas al ámbito estrictamente universitario, surgieron en la ciudad gran cantidad de formaciones pero sin la debida organización preceptiva, sucumbiendo en el ocaso algunas como el team de los Exploradores de España.

Pasan los años y la eclosión en forma de un club plenamente organizado se hace de rogar, siendo ya el 1 de abril de 1920 cuando nace la Sociedad Deportiva Helmántica, club sobrio y con buenos fundamentos que crea afición disputando sus encuentros primero en la barriada del Teso de la Feria y después en el Paseo de la Corredera. Paralelamente a este hecho surgen al igual que en la década precedente, un sinfín de clubs universitarios que aparecen y desaparecen al ritmo que marcan las carreras de sus integrantes. Es la época del Calatrava, del Salesianos, del Stadium Salmantino y del Español, todos ellos de vida efímera.

El 9 de febrero de 1923 se constituye la Unión Deportiva Española, ambiciosa sociedad sociedad que, bajo la presidencia de Federico Anaya, adquiere unos terrenos en las proximidades de El Calvario para construir un campo de juego reglamentario. Se trata de una sociedad polideportiva que acoge varias disciplinas como tenis, natación, hípica, atletismo siendo el fútbol la principal de todas las mencionadas y sobre la cual girará su actividad. El club, que viste camiseta blanca con pantalón negro, rápidamente es inscrito en la Federación Castellano-Leonesa para entrar a competir junto a otros clubs castellanos siendo en la provincia de Salamanca el club más laureado.

En la temporada 23/24 consigue ganar el Campeonato Regional de Primera Categoría siendo presidente Benigno González, mientras que en Segunda Categoría participa el también salmantino Luises Foot-ball Club, entidad juvenil adscrita al entorno religioso de la congregación. El 15 de mayo de 1925 el Luises F.C. se fusiona con el Stadium Salmantino y se crea el Stadium Salmantino Luises, club que viste camisa blanquiazul, rivalizará con la U.D. Española y que alcanzará la Primera Categoría al término de la temporada 25/26, pero que tristemente acabará desapareciendo en 1928. En 1929 un recién nacido Deportivo Salmantino, que viste a cuadros blanquiazules y pantalón blanco, aprovecha la crisis económica establecida en el seno de la U.D. Española y se convierte en el club referencia de la ciudad.

Tras ser instaurada la Segunda República el 14 de abril de 1931, en fechas posteriores el Gobierno emite un Decreto por el cual se prohíben nombres que hagan apología a la monarquía y nombres que realcen el patriotismo, cambiándose la denominación de la U.D. Española quien adopta la nueva de Club Deportivo Salamanca. Politizado el entorno y tomado el cambio como una imposición, la nueva denominación cada semana suma más detractores, especialmente entre los directivos, decidiéndose el 15 de enero de 1932 mediante junta presidida por José Tejero adoptar el más consensuado de Unión Deportiva Salamanca.

En el año 1943, debutante la U.D. Salamanca en una remodelada Tercera División a la cual las autoridades quisieron convertir en la principal categoría de los clubs modestos, impulsado por el club blanquinegro con la idea de disponer de un filial donde se forjaran los mejores jóvenes de la ciudad y la provincia, quedó constituido el 30 de julio el Salmantino Club de Fútbol bajo la presidencia de Andrés García Blanco, siendo su colores camisa blanca con pantalón negro y su terreno de juego el Campo de El Calvario.

La carrera del Salmantino C.F., pese a su buena intencionalidad, fue sin embargo fulgurante. Contemporáneo de otros clubs locales asentados en Primera Regional como el C.D. Luises, que vestía camisa azul con pantalón blanco, el C.D. Ciosvín con los mismos colores del conjunto de la congregación, el C.D. Helmántico que vestía de blanco y el C.D. Moneo con camisa roja y pantalón negro, para su desgracia la deficiente situación económica que atravesaba la U.D. Salamanca en 1947, sin dinero para mantener un filial en Primera Categoría, terminó por causar la desaparición de éste dándole la baja federativa cuando se había proclamado campeón de la categoría en la temporada 46/47.

Manteniéndose con sus propios recursos y apoyándose en clubs de su área de influencia, la U.D. Salamanca logró asentar su economía a principios de los años cincuenta militando en Segunda División, naciendo pronto la idea de impulsar la creación de un nuevo filial que retomase el trabajo realizado por el Salmantino C.F. durante la década anterior. La idea era, a ser posible, no empezar desde cero dándose la circunstancia de que, en aquellos tiempos, el segundo club por orden de importancia en la ciudad era el Club Antiguos Alumnos Salesianos que militaba en Primera Regional vistiendo camisa rojiblanca con pantalón azul y más tarde alcanzaría la Tercera División, pero las negociaciones con estos no fructificaron al desear seguir siendo independientes y el 22 de octubre de 1952 quedaba constituido el Juvenil Unión Deportiva Salamanca partiendo desde la Tercera Regional.

En esta categoría, la última de las organizadas por la Federación del Oeste, tenían cabida otras sociedades salmantinas de muy modesta constitución, caso del C.D. Volta, el Club Real Sporting, el conjunto de La Merced C.D., el Juventus C.F., el Casablanca C.F., el C.D. San Fernando, la Real Balompédica Savoy y el Club River Plate formándose, juntos a otros clubs de la provincia, un grupo homogéneo donde predominaba la rivalidad entre los clubs de la capital.

Competir en el último escalafón del fútbol regional y con jugadores en edad juvenil no satisfizo del todo a la directiva unionista, por lo que en 1954, coincidiendo con el descenso del primer equipo a Tercera División, deprisa y corriendo se armó una plantilla con jugadores promesas y parte del equipo juvenil, al que se le cambió de denominación, para competir en Primera Regional bajo el nombre de Club Deportivo Salmantino. El filial unionista, con Fernando Domínguez Pedrat en la presidencia, empezó fuerte quedando campeón de su grupo en la temporada 54/55 y en la 55/56, consiguiendo al término de esta ascender a Tercera División.

Con camisa morada y pantalón blanco en sus inicios, el C.D. Salmantino se asentó en el tercer nivel nacional durante los años sesenta sufriendo algún descenso por entremedio, tendencia que se mantuvo en la década de los años setenta hasta que, tras el ascenso de la temporada 76/77 a Tercera División, emprendió una larga estancia en esta categoría asombrosamente ininterrumpida durante treinta y seis temporadas en las que de sus filas salieron muchísimos jugadores que terminaron formando parte de la primera plantilla charra.

En 1997, después de cinco años desde que la U.D. Salamanca materializase su transformación en Sociedad Anónima Deportiva y el filial salmantino continuara su carrera como club independiente, obligado a cumplir con la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, quedó disuelto y desapareció como club pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de Unión Deportiva Salamanca “B”, siendo respetada a todos los efectos la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio. Posteriormente, en 2007 y siguiendo la moda emprendida por otros clubs respecto a sus equipos dependientes donde se intentaba recuperar parte de la denominación histórica, el club charro solicitó permiso a la Federación Española para que su dependiente fuese titulado Club Deportivo Salmantino nuevamente, petición aprobada y efectiva desde la temporada 07/08.

A partir de 2010 la situación económica de la U.D. Salamanca se tornó muy preocupante y al término de la temporada 10/11 se descendió a Segunda División B, entrando en octubre de 2011 el club en Ley Concursal con el futuro cogido por pinzas. Juan José Hidalgo, reconocido empresario y persona que más dinero había apostado en los últimos veinticinco años por el club, declaró en octubre de 2012 que haría todo lo posible económicamente por salvar a la entidad charra de una lamentable desaparición, promesa que con el paso de los meses no se cumplió y que de paso, ahuyentó a posibles inversores. En el mes de mayo Hidalgo manifestó que la mejor solución posible era dejar morir al club -se adeudaban 23 millones de euros- para revivirlo posteriormente, declaración de intenciones que hacía entrever las más que posible desaparición de la entidad por ser su viabilidad nula.

El 18 de junio de 2013, siendo presidente Alfonso del Arco Inestal, los administradores concursales convocan una decisiva junta de acreedores para dar una posible salida donde el Banco Popular es el principal afectado, no presentándose ninguna voz autorizada de la entidad bancaria que demuestra su material desinterés. Máximo Mayoral, administrador concursal, comunica ese mismo día al Juzgado de Instrucción nº4 y Mercantil de Salamanca que la convocatoria ha sido un fiasco y este centro hace efectivo un edicto por el que se hace saber que los bienes del club van a ser subastados como primer paso para la liquidación, una sentencia que supone la lamentable y traumática desaparición de la U.D. Salamanca, SAD tras noventa años de historia en el fútbol español, doce temporadas de ellas en Primera División, treinta y cuatro en Segunda División A, nueve en Segunda División B y diecinueve en Tercera División.

HISTORIA DEL SALAMANCA CLUB DE FÚTBOL U.D.S.:

2013 – 2020

Recién iniciado el mes de junio de 2013, sabiendo de sobra los directivos de la U.D. Salamanca, SAD que el club charro tenía las horas contadas, para proteger la cantera blanquinegra y asegurarse no empezar desde la última de las categorías regionales, a la Fundación U.D.S. se le cedieron las licencias federativas del C.D. Salmantino y el resto de equipos dependientes quedando todos desvinculados del club, argucia administrativa que surtió su efecto cuando, el 25 de junio, el Juzgado nº4 de Salamanca emitió un auto mediante el cual se decía que tanto el C.D. Salmantino como el resto de equipos de la cantera blanquinegra quedaban fuera de la liquidación y, por lo tanto, podían seguir compitiendo en las respectivas categorías que por méritos deportivos les correspondían tras las clasificaciones logradas en la campaña 12/13. Esta decisión judicial, contraria a los Estatutos de la R.F.E.F. y de la F.I.F.A. que prohíben recurrir a tribunales ordinarios, en suma a la visión que ambos organismos tienen acerca de la desaparición de clubs con deudas importantes entendiendo que, cuando desaparece un club, lo hacen también sus equipos dependientes, creó un gran malestar en la Federación Española quien advirtió a la Federación de Castilla y León de Fútbol de que, en el caso de admitir al hasta entonces equipo dependiente en el Grupo VIII de Tercera División, podía ser desafiliada con todas las consecuencias que ello implica.

Dos días después, el 27 de junio, el mismo juzgado mediante otro auto autorizaba la transmisión de la licencia federativa de la concursada U.D. Salamanca, SAD a la mercantil Desarrollo y Proyectos Monterrubio S.L. en la que estaba detrás el empresario Juan José Hidalgo con un nuevo proyecto deportivo todavía sin concretar por el importe total de doscientos cincuenta mil euros sin I.V.A., decisión que provocó un recurso por parte de la Agencia Tributaria de Salamanca, Federación Española, Federación de Castilla y León de Fútbol y A.F.E. desestimado el 5 de agosto.

Obligada como responsable de su gestión la Federación Española a admitir en Segunda División B al Salamanca Athletic Club, el proyecto de Juan José Hidalgo constituido el 28 de junio, la R.F.E.F. hizo oídos sordos a la decisión judicial negando el ejercicio de su licencia federativa en la categoría y no admitiendo a dicho club en su seno por lo cual, además de cerrarle las puertas, frustró posteriormente cualquier iniciativa en este sentido, actuando en similares condiciones la Junta castellano-leonesa y la Federación de Castilla y León de Fútbol, esta última titular de la administración del Grupo VIII de Tercera División con la Fundación U.D.S. quien pretendía inscribir un equipo en dicha categoría con ese mismo nombre.

Las decisiones de la Junta y federación territorial hicieron recular a los directivos de la Fundación U.D.S. quienes el 12 de agosto constituyeron el Club Deportivo Club de Fútbol Salmantino, inscrito en la federación territorial como Club de Fútbol Salmantino ese mismo día y cuya definitiva alta se aprobó apenas unos días antes de iniciarse la temporada 13/14, causando la indignación y entrando en litigio la Federación Española al entender que, tratándose de un nuevo club con personalidad jurídica distinta al C.D. Salmantino, debía iniciar su carrera en la última de las categorías regionales y no en Tercera División.

Presidido inicialmente por Francisco Hernández Castellano, sustituido en octubre por Mariano Román, José Ramón Hernández Pando en la secretaría y José Ramón Alonso como tesorero, el conjunto charró nació vistiendo camiseta blanca con pantalón negro, partiendo en la temporada 13/14 desde Tercera División y haciendo uso del Estadio Ciudad de Salamanca, recinto municipal conocido popularmente como Las Pistas del Helmántico con capacidad para tres mil espectadores. Con Satur López en el banquillo, sustituido por José María Hernández en diciembre, se hizo una plantilla para salir de paso que terminó en noveno puesto, dándose por satisfechos todos los componentes después de tan complicado estreno.

El general de la afición charra, angustiada y frustrada por la segura desaparición del que durante noventa años fue su representante futbolístico en todo el país, en sus últimos meses de existencia organizó una plataforma para constituir un nuevo club que canalizara los vínculos sociales que les habían unido manteniéndose ajenos en todo momento de la constitución del C.F. Salmantino. A medida que fueron transcurriendo las semanas, tras la confirmación de la desaparición de la U.D. Salamanca, SAD, las reuniones se aceleraron y coincidiendo todos los integrantes de la plataforma en el mismo ideal de club el 26 de agosto quedaba constituido el Unionistas de Salamanca Club de Fútbol, sociedad que, vistiendo camisa partidas a dos mitades blanca y negra con pantalón negro, eligió como primer presidente a Javier Tejedor Rodríguez.

La liquidación de los bienes de la U.D. Salamanca, SAD atravesó en noviembre de 2014 un nuevo paso con la subasta del Estadio Helmántico, recinto con capacidad para más de diecisiete mil espectadores inaugurado el 21 de abril de 1970 cuya licitación salió con un precio de 14,75 millones de euros. Como se preveía a la subasta no se presentó ningún pujador y se llegó a hacer inmediatamente una segunda con una quita del veinticinco por cien, siendo el resultado el mismo por lo que quedó desierta.

En la edición 14/15 Carlos Martín relevó en la presidencia a Mariano Román, recibiéndose el 23 de diciembre de 2014 un auto de la Audiencia Provincial de Salamanca en el cual se dictaminaba que el C.F. Salmantino era un club de nueva constitución y los movimientos llevados a cabo entre junio y agosto de 2013 por la Fundación U.D.S. quedaban nulos al no ajustarse a los distintos autos dictados por el Juzgado nº4 de Salamanca. La Federación Española, vencedora en el pleito y quien acusó al C.F. Salmantino de usurpar la personalidad jurídica del desaparecido C.D. Salmantino, al estar la competición en mitad del campeonato optó por dejar concluir la participación de todos los equipos del C.F. Salmantino afectados en su correspondiente categoría para no influir en el resto de sociedades concursantes, debiendo el primer equipo continuar su progreso en la siguiente edición 15/16 en la Primera División Provincial. Pese al fuerte varapalo sufrido, el equipo cumplíó profesionalmente y culminó el torneo en novena plaza.

El viernes 16 de octubre de 2015, al haber quedado desierta la subasta del Estadio Helmántico el año anterior, la Administración Concursal emprendió la venta directa hallando comprador en la sociedad de capital mejicano Desarrollos Empresariales Deportivos S.L. quien, mediante el testaferro Miguel Alejandro Miranda Pérez, adquirió la instalación y su contenido por poco más de un millón de euros, una ganga que el consistorio local desaprovechó en beneficio de sus ciudadanos.

En la temporada 15/16 el técnico Juan Francisco Ingelmo asumió la dirección del primer plantel y se proclamó campeón de Liga ascendiendo directamente a Primera Regional, compartiendo a lo largo del campeonato Las Pistas del Helmántico con el Unionistas de Salamanca C.F. que se hallaba una categoría por encima, en Primera Regional. Preparado para afrontar la temporada 16/17, el C.F. Salmantino vuelve a contar con el técnico José María Hernández con el que consiguen un nuevo título aventajando a su inmediato perseguidor, la U.D. Santa Marta, en doce puntos obteniendo el ascenso a Tercera División.

En mayo de 2017 el club charro anuncia la adquisición, previa autorización judicial, de la marca, escudo, trofeos, documentación histórica y boutique de la extinta U.D. Salamanca, SAD por valor de ciento cincuenta y dos mil euros, cambiando el 12 de julio a C.F. Salmantino U.D.S. así como su escudo que incorpora el clásico lucido durante décadas. No son los únicos cambios y, gracias a la empresa Desarrollos Empresariales Deportivos S.L., le es cedido el uso del Estadio Helmántico donde, después de un notable torneo bajo la batuta del técnico Ramón Calderé, finaliza cuarto clasificado tras Unionistas de Salamanca C.F., Arandina C.F. y C.D. Palencia Cristo Atlético. Tal puesto le permite promocionar para intentar ascender a Segunda División B superando en Cuartos de Final a la U.D. Poblense; empate 2-2 en casa y victoria por 2-3 en la localidad mallorquina de Sa Pobla, en Semifinales a la U.D. Mutilvera; empate 1-1 en casa y victoria por 1-2 en la localidad navarra de Valle de Aranguren, resultando pletórica la Final ante la S.D. Compostela con la cual se empata 1-1 en casa y una semana después, se vence por 0-1 con gol de Garban logrando el ascenso a la división de bronce. Posteriormente, con fecha 12 de julio de 2018 y una vez concluida la temporada, se anuncia el cambio de nombre a Salamanca Club de Fútbol U.D.S. y la adopción del que fuera escudo de la Unión Deportiva, nueva denominación en activo a partir de la campaña 19/20.

Texto: Vicent Masià © 2018

Última actualización: 2018

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Unión Deportiva Salamanca 1923-1974. Carlos Gil-Perez. Edit. Montepio Agrario Salmantino (1974).
  • UDS: 75 años de historia (1923-1998). Chema Blanco y Manuel Benito. Grupo Promotor Salmantino (1997).
  • Historia de la Unión Deportiva Salamanca. Lorenzo Ruano. Publicaciones Regionales (1999).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Adelanto. Diario político de Salamanca. diario.
  • El Avance. Diario.
  • La Tribuna. Semanario.
  • Voluntad. Diario.
  • La Voz de Castilla. Diario.
  • www.lagacetadesalamanca.es Diario.
  • www.lacronicadesalamanca.com Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.tribuna.net Diario.
  • www.tribunasalamanca.com Diario.
  • www.iusport.com Blog jurídico deportivo.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

  • www.cfsalmantinouds.com (Web oficial).

 

 

 

Historial del Club Deportivo Calahorra

 

Escudo C.D. Calahorra

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Calahorra
  • Ciudad: Calahorra
  • Provincia: La Rioja
  • Comunidad Autónoma: La Rioja
  • Fecha de constitución: 1946
  • Fecha de federación: 1 de enero de 1947

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Calahorra (1946- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

9 Ligas de Tercera División:

  • 1987/88
  • 1991/92
  • 1994/95
  • 1995/96
  • 1997/98
  • 2004/05
  • 2015/16
  • 2016/17
  • 2017/18

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal La Planilla
  • Año de inauguración: 1942
  • Cambios de nombre: Estadio Municipal La Planilla
  • Capacidad: 4.500 espectadores

estadio Municipal La Planilla

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Municipal La Planilla (1946- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Calahorra

 

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO CALAHORRA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

UNIFORMES DEL CLUB DEPORTIVO CALAHORRA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN CALAHORRA:

El milenario e histórico municipio riojano de Calahorra, situado junto a la ribera del Río Cidacos, fronterizo con Navarra y capital de la Rioja Baja, además de sede diocesana y dinámico centro comercial, es el segundo en población de toda la provincia, siendo en la actualidad un importante nudo industrial especializado en la manufactura de la conserva vegetal y sus derivados de la que es pionera a nivel nacional, con amplia dedicación a los productos de la huerta, frutas y verduras.

Con algo más de diez mil almas a principios de los años veinte, en 1923 un grupo de aficionados constituyeron la Sociedad Cultural y Deportiva Calahorrana sumándose a la corriente que, por aquella entonces, a nivel nacional extendía por toda la geografía este deporte. De los esfuerzos de sus miembros se pudo conseguir, en unos terrenos situados junto a la carretera de Arnedo, habilitar un recinto para su práctica denominado Campo de La Planilla prácticamente en la misma superficie donde se encuentra hoy en día, pero con la salvedad de estar cuarenta y cinco grados girado.

Con apenas afición y saldándose todos los gastos con las aportaciones de los socios, la vida de este club pionero fue bastante azarosa pasando por numerosas dificultades y reduciéndose, en el aspecto deportivo, su trayectoria a encuentros frente a rivales de la ciudad de Logroño preferentemente, del resto de la provincia y de la vecina Navarra hasta que, pasado el ímpetu inicial, el club terminó diluyéndose a finales de los años veinte.

Comoquiera que la semilla del fútbol ya estaba implantada entre la juventud local, en mayo de 1929 algunos de los exsocios de la S.C.D. Calahorrana junto a nuevos aficionados constituyeron el Calahorra Foot-ball Club, proyecto que nació con el deseo de prolongarse en el tiempo y, si se podía, quedar en fecha futura federado para competir oficialmente. Jugando inicialmente en el Campo de La Planilla, este conjunto que vestía camiseta azulgrana con pantalón azul, durante sus primeros años de existencia disputó como su predecesor encuentros frente a clubs riojanos, navarros y también burgaleses, acrecentándose a partir de 1932 la necesidad de quedar inscrito en alguna federación para garantizar su continuidad.

La inexistencia de una federación próxima en su ámbito territorial, su particular situación geográfica en un extremo provincial y las dimensiones antirreglamentarias del Campo de La Planilla fueron escollos que retrasaron la idea pero, firmes como estaban en su postura, en 1933 como primer paso a éste propósito consiguieron estrenar el Campo de La Algarrada, feudo con mejores condiciones y servicios que el anterior.

Unido en sus pretensiones a clubs como el Alfaro S.C. y C.D. Logroño para jugar en el Campeonato Mancomunado que mantenían las federaciones navarra y guipuzcoana, los clubs riojanos tradicionalmente inscritos en la Federación Guipuzcoana solicitaron formalmente en 1934 a la Federación Española ingresar en la Federación Navarra, decisión autorizada por el máximo organismo nacional pero no consentida por la navarra quien entendió que era una imposición y podía perjudicar a sus representados. A consecuencias de ello los clubs riojanos ingresaron en bloque en la Federación Cántabra, compitiendo bajo su amparo los campeonatos de las temporadas 34/35 y 35/36.

En cuanto al Calahorra F.C., éste fue considerado de Primera Categoría participando en la campaña 35/36 dentro del grupo que la Federación Cántabra asignó para los clubs de las provincias de Burgos y Logroño donde estaban C.D. Logroño, C.D. Mirandés, Burgos F.C. y Club Haro Deportivo del que salió campeón el C.D. Mirandés al ser descalificado el representante de Haro por incumplir el Reglamento.

En enero de 1936, sin saberse exactamente por qué causa, el suelo del Campo de La Algarraba apareció enteramente labrado impidiendo con ello el desarrollo de cualquier empresa futbolística, causando las pertinentes protestas de jugadores y aficionados quienes, de forma imprevisible, se vieron de la noche a la mañana desprovistos de su terreno de juego. El fútbol local, sorprendido por los acontecimientos, entró en una profunda depresión que en julio de ese mismo año todavía fue a peor con el estallido de la Guerra Civil sumiéndose durante los siguientes años en una languidez de la que tardaría en sobreponerse.

HISTORIA DEL CLUB DEPORTIVO CALAHORRA:

1946 – 1950

Finalizada la contienda militar Calahorra carece de un club representativo en cualquiera de las categorías federadas y lo más importante, de un recinto donde poder jugar. Inservible el Campo de la Algarrada, el tiempo transcurre sin cesar y desde el ayuntamiento local que preside Antonio Martín se realizan las gestiones pertinentes ante Educación y Descanso para habilitar en las antiguas instalaciones de La Planilla un nuevo Campo de Deportes. Aprobadas las obras, estas empiezan en 1940 finalizando en 1942, no consiguiendo la ciudad constituir un club a nivel federado pese a que se intenta en varias ocasiones mientras el Club Juvenil Calahorra E. y D. disfruta del nuevo recinto deportivo.

En el verano de 1946 varios aficionados consiguen arrastrar a un nutrido grupo de seguidores y se constituye el Club Deportivo Calahorra, vistiendo camisa de color rojo y pantalón azul, los propios de la Selección Absoluta como tantos otros de la época. Presidido inicialmente por Leocadio Gurrea y acompañado en la Junta Directiva por Jesús Subero, José Lacarra, Guillermo Subero y Juan José Laparte, el 1 de enero de 1947 la sociedad queda inscrita en la Federación Guipuzcoana para competir a nivel federado, estrenándose en Primera Regional durante la temporada 47/48 con el primer puesto en el grupo de los clubs riojanos y el subcampeonato entre todos los pertenecientes a la Federación Guipuzcoana.

Prestos a mejorar y dada su proximidad con las vecinas tierras de Navarra, en 1948 el club calagurritano asume varios cambios de trascendente importancia como son el abandono de la Federación Guipuzcoana con su posterior incorporación a la Federación Navarra y el cambio en la presidencia, puesto que ocupa el empresario de cartonajes Leopoldo Santorromán Agustín quien aporta el dinero que hace falta para crecer. Con una plantilla donde se incorporan numerosos forasteros, el C.D. Calahorra conquista el primer puesto del Campeonato de Primera Regional de la temporada 48/49 por delante de hasta once clubs navarros, consiguiendo el ascenso a Tercera División que en aquellos tiempos es el tercer nivel nacional. Ubicado en el Grupo II donde participan clubs riojanos, aragoneses, vascos, navarros y burgaleses, el estreno de la campaña 49/50 es tortuoso y el equipo ocupa finalmente el decimosexto puesto debiendo jugar una Promoción de Permanencia en la que elude el descenso de milagro gracias a una ampliación de la categoría a última hora.

1950 – 1960

Iniciada la década de los años cincuenta el C.D. Calahorra sigue compitiendo en el Grupo II de Tercera División completando una buena temporada 50/51 donde concluye octavo frente a clubs vascos, navarros, riojanos, cántabros y burgaleses, siendo menos fructífera la campaña 51/52 cuando es decimocuarto. Precisamente, durante el transcurso de esta edición, se inaugura en marzo de 1952 una reducida tribuna cubierta que dará resguardo a los aficionados ante las inclemencias del tiempo que todavía hoy conserva su encanto, resultando la sesión 52/53 un calvario a nivel deportivo después de ser decimoctavo y colista perdiendo la categoría.

De vuelta al fútbol regional, la edición 53/54 dentro de la Primera Categoría navarra se salda con el segundo puesto tras el Club Peña Sport, de Tafalla, que le permite regresar a Tercera División. Con Francisco Cabañas en la presidencia, la temporada 54/55 se disputa en el Grupo IV donde compiten diez clubs pertenecientes a las federaciones navarra y guipuzcoana concluyendo penúltimos, evitando el descenso gracias a la ampliación de participantes para una siguiente campaña 55/56 que se cierra con el quinto puesto. En la edición 56/57 el Grupo IV incrementa todavía más su número alcanzándose los dieciocho inscritos, siendo el torneo de los calagurritanos notable al ser sextos clasificados mientras que en la sesión siguiente, 57/58, se pierde la categoría al resultar decimoquinto ante una nueva reestructuración de la categoría. Las dos últimas temporadas, 58/59 y 59/60 las pasará en el grupo único de la Primera Regional navarra.

1960 – 1970

Los años sesenta empezaron con un ascenso a Tercera División tras la disputa de la temporada 60/61 en Primera Regional. El C.D. Calahorra se mostraba en aquellos tiempos como un club poderoso dentro de la Regional navarra siempre aspirante al ascenso, pero frágil cuando competía en el tercer nivel nacional. La campaña 61/62, dentro del Grupo IV, se saldó con un decimoquinto puesto que le devolvió a Primera Regional, encadenando dos temporadas consecutivas hasta que en la última de ellas, 63/64, consiguió ascender por segunda vez en la década a Tercera División.

El reencuentro con esta categoría, buscado con insistencia, reportó un decimoprimero puesto en la edición 64/65 donde hubieron numerosos problemas para evitar el descenso, mejorando en la sesión 65/66 cuando se terminó sexto aunque muy distanciado en puntos de los primeros puestos. Durante esto años la situación presidencial era convulsa y numerosos eran los ocupantes del sillón originándose cierta inestabilidad que no beneficiaba a la sociedad. Pese a ello el club seguía hacia adelante y en la temporada 66/67 se repitió el sexto puesto en Liga, finalizando noveno en la campaña 67/68.

En 1968 la RFEF anunció cambios en la categoría y el conjunto riojano pasó a formar parte del Grupo III donde competían clubs riojanos, navarros, guipuzcoanos y aragoneses, coincidiendo con sociedades deportivas de la talla de Club Atlético Osasuna, C.D. Logroñés y Real Unión  Club, de Irún que atraían a gran cantidad de aficionados al Campo de la Planilla. Clasificado en decimosexto puesto en la edición 68/69, en 1969 la RFEF anunció una profunda reestructuración que iba a dejar la categoría reducida a la mitad de los participantes, anunciándose una futura competición con cuatro grupos de veinte componentes respectivamente. Informados los clubs de que los clasificados entre los puestos noveno al vigésimo, ambos inclusive, perderían la categoría, la campaña 69/70 se convirtió en una lucha que los calagurritanos no pudieron superar quedando decimocuartos y con una plaza en Regional.

1970 – 1980

Los años setenta significaron un retroceso deportivo para la entidad riojana. Situados en el cuarto nivel nacional, la Primera Regional de la Federación Navarra no cumplía las expectativas de la afición rojilla a pesar de producirse interesantes duelos con rivales provinciales por lo que cada temporada se luchaba por salir y ascender a una potente Tercera División donde los participantes estaban más cualificados. El camino no era sencillo y ya en la campaña 70/71 se terminó tercero tras C.D. Oberena y C.D. Muscaria escapándose la Promoción, siendo decimoprimero en la edición 71/72 y decimoquinto en la sesión 72/73 que no auguraba nada bueno.

El club calagurritano parecía tocar fondo pero en la temporada 73/74, con Pedro Monreal como presidente, mejoró su situación notablemente y se alcanzó el primer puesto en Liga consiguiendo un merecido ascenso directo a Tercera División, categoría ampliamente reformada en 1970 que era por entonces el tercer nivel nacional con cuatro grupos de veinte participantes cada uno. En la campaña 74/75 al C.D. Calahorra le fue asignado el Grupo II donde competían clubs navarros, riojanos, madrileños, guipuzcoanos y castellano-leoneses presentando una ilusionante plantilla que no fue capaz de conservar la plaza recientemente adquirida al concluir decimoctavo a cuatro puntos de poder aferrarse a la Promoción de Descenso donde podría haber luchado por su continuidad.

El regreso a Regional se efectuó en una nueva categoría titulada Regional Preferente que venía a ocupar un puesto intermedio entre la Tercera División por arriba y la Primera Regional por debajo donde los rojillos no tuvieron demasiados problemas para encaramarse al primer puesto en la edición 75/76. Tan magnífica posición le devolvió nuevamente a Tercera División para reincorporarse al Grupo II donde estaban los clubs navarros, riojanos, madrileños, castellano-manchegos, guipuzcoanos y castellano-leoneses con el condicionante de que, para la sesión 76/77, la RFEF había determinado que el campeón ascendería directamente a Segunda División, los clasificados entre el segundo y décimo puesto, ambos inclusive, pasarían a formar parte de la nueva Segunda División B, los que lo hicieran entre el decimoprimero y decimoctavo seguirían en una Tercera División que pasaría a ser el cuarto nivel nacional, mientras los dos últimos descendían a Regional Preferente. Los calagurritanos, con estrecheces económicas, para reforzarse y tener algo de garantías se fusionaron con el C.D. Calahorra Promesas, conjunto constituido una década antes como filial a pesar de lo que, en un mal torneo, finalizaron decimoctavos evitando, como mal menor, caer en Preferente.

La Tercera División de la temporada 77/78 distaba bastante del nivel mostrado apenas unos meses antes y el C.D. Calahorra, otra vez en el Grupo II con clubs riojanos, navarros, vascos y aragoneses alcanzó el sexto puesto a pocos puntos de los primeros clasificados. En la campaña 78/79, entre clubs vascos preferentemente, navarros y riojanos, a pesar de empezar bien el torneo éste no terminó como se esperaba y al final, dentro de un grupo muy igualado, se esquivó la Regional Preferente al ser decimonoveno dos puntos por encima del C.D. Basconia quien fue la sociedad descendida. En 1979 la RFEF aumentó la Tercera División pasando de seis a ocho grupos bajando más el nivel, decisión que benefició a los rojillos quienes se auparon al quinto puesto teniendo incluso opciones de ascender a Segunda División B.

1980 – 1990

Con el inicio de los años ochenta la RFEF adjudica el Grupo IV de Tercera División a las federaciones aragonesa y navarra donde se hallan asociados los clubs riojanos. El C.D. Calahorra, presidido todavía por Pedro Monreal cuya directiva ha de esforzarse económicamente para mantenerse en la categoría, no empieza con demasiado buen pie y en la temporada 80/81 finaliza en decimocuarto puesto siendo decimoprimero en la siguiente 81/82. En la campaña 82/83 nuevamente la amenaza del descenso acecha a los calagurritanos quienes son decimoquintos, coincidiendo una efímera recuperación del club con la llegada de Ernesto Ortega a la presidencia para ser cuartos en la edición 83/84. Tras tan notable torneo la sesión 84/85 resulta una nueva decepción ocupándose el decimocuarto puesto. Por estos años el fútbol calagurritano, siempre cantera y lugar de paso de buenos futbolistas, al margen del C.D. Calahorra presenta otras sociedades que tienen sus seguidores como el Club Juvenil Túbal, conjunto que tendrá una pequeña época de esplendor en Primera Regional.

En la temporada 85/86 ocurre un desenlace en Liga que nadie desea como es perder la categoría y descender, junto a C.D. Noain, a Regional Preferente tras un pésimo torneo con tan solo ocho victorias y diez empates. Sin embargo, lo que es un duro fracaso deportivo, repentinamente pierde toda su trascendencia en el momento en que la RFEF decide en 1986 otorgar a la Federación Aragonesa un grupo propio, el XVI y otro conjunto para las federaciones navarra y riojana, esta última constituida en 1985 como es el Grupo XV. La decisión federativa, muy oportunamente, salva a los rojillos de un descenso seguro.

En 1986 la RFEF reorganiza profundamente algunas de las categorías del fútbol nacional ampliando en número de grupos y participantes la Segunda División B, un movimiento que afecta directamente a los clubs de Tercera División quienes ven aumentar sus posibilidades de alcanzar el tercer nivel estatal. A la Federación Navarra le son adjudicadas tres plazas en la ampliación correspondientes a los tres primeros clasificados en la temporada 86/87, luchando un renovado C.D. Calahorra por apropiarse de una aunque el objetivo se escapará al ser cuarto tras Club Atlético Osasuna Promesas, C.D. Arnedo y C.D. Mirandés. Despejado el camino de adversarios que comprometan un soñado ascenso de categoría, en la campaña 87/88 se consigue por fin obtener el pasaporte a una división de bronce donde nunca ha militado. El acceso no es fácil y en dura pugna con U.D.C. Chantrea y C.D. Oberena, al final con un solo punto de diferencia se asciende directamente sin mediar promoción alguna.

El debut en Segunda División B se produce en la edición 88/89 con Francisco Javier Muro en la presidencia y una ilusionada plantilla que milita en el Grupo II donde compiten clubs aragoneses, guipuzcoanos, navarros, riojanos, catalanes y baleares. El desafío es duro, pero con la implicación de los jugadores, técnicos y apoyo de la afición se consigue la permanencia al finalizar en decimotercero puesto. En su segunda comparecencia consecutiva en la categoría, la edición 89/90 no es tan satisfactoria y el equipo, más flojo que en el torneo anterior, consuma su descenso a Tercera División tras ser decimonoveno sin opciones matemáticas de permanencia.

1990 – 2000

Tras el paso por una categoría tan complicada y exigente como es la Segunda División B, el C.D. Calahorra afronta su participación durante la temporada 90/91 en el Grupo XV de Tercera División con el cartel de favorito para regresar al tercer nivel nacional. La RFEF acaba en esos momentos de modificar la Fase de Ascenso a Segunda División B concediendo a los cuatro primeros clasificados de cada grupo la oportunidad de disputar una Promoción eliminatoria en la cual el campeón ascenderá directamente, sistema que aumenta las posibilidades de militar en categoría superior pero que, a la vez, resulta extremadamente exigente. Noveno al final del campeonato a pocos puntos de promocionar, en la campaña 91/92 se arma una plantilla para no errar que consigue el primer puesto y consiguiente título aunque en la Promoción, pese a las ganas de llegar lejos, su papel es muy discreto y se termina ocupando el cuarto puesto tras C.D. Elgoibar, quien asciende, U.D. Barbastro y C.D. Comillas.

En la sesión 92/93 los calagurritanos son subcampeones tras el Peña Sport F.C., de Tafalla, disputando su segunda Promoción consecutiva en la que se juega bastante bien y hay serias aspiraciones, pero un mal partido final en Huesca en el que se pierde por un contundente 4-0 le priva del merecido premio siendo segundo tras el C.D. Touring, de Rentería mientras se precede a S.D. Huesca y C.D. Laredo. El C.D. Calahorra, con unos presupuestos superiores al resto de clubs riojanos y navarros, es durante estos años un firme candidato al ascenso y en la mente de las distintas directivas que asumen la dirección de la sociedad y los aficionados en general, la exigencia por el ascenso se convierte en una empresa común. En la edición 93/94 se finaliza en tercer puesto tras Peña Sport F.C. y C.D. Ribaforada en el campeonato doméstico, accediendo a una Promoción donde, en medio de un grupo muy igualado, son terceros tras Real Zaragoza C.D. “B” y S.C.D. Durango, quedando colista la S.D. Noja.

El conjunto riojano no cesa en su empeño por ascender y en la temporada 94/95 se alcanza el primer puesto en Liga con una plantilla que augura posibles éxitos. Sin embargo, como en sus anteriores promociones, esta fase no le es propicia y termina segundo a un punto de la S.D. Huesca, el gran triunfador, igualando a puntos con C.D. Tropezón mientras el C.D. Hernani es colista. Durante la campaña 95/96 el C.D. Calahorra arrasa en el Grupo XV manteniendo una gran distancia con sus perseguidores en la parte de arriba pero en la Promoción, su gran barrera deportiva, se estrella estrepitosamente siendo colista tras S.D. Gernika Club, Real Racing Club “B” y U.D. Barbastro en un deficiente torneo en el que se esperaba más por su parte.

El desarrollo de la edición 96/97 no es fructífero y la plantilla rojilla pierde incluso la posibilidad de disputar la Promoción al ser sexto en Liga, invirtiéndose durante el verano de 1997 para revertir la situación y tener garantías suficientes para, al menos, quedar entre los cuatro primeros. El esfuerzo, considerable, tiene su recompensa obteniéndose un nuevo título liguero al comandar el Grupo XV con bastante suficiencia, clasificándose brillantemente para una Promoción en la cual hay muchas esperanzas. Tan exigente fase al fin es superada con éxito pues, sin perder un solo encuentro, los riojanos son primeros precediendo a Zalla U.C., U.D. Casetas y U.M. Escobedo, puesto que les permite ascender por segunda ocasión en su historia a Segunda División B.

El reestreno en este su segundo ciclo en la categoría de bronce se efectuará en el Grupo II donde compiten clubs vascos, navarros, riojanos, aragoneses, cántabros, castellano-leoneses y castellano-manchegos debiendo de esforzarse al máximo para para conseguir la permanencia dentro de una competición donde predomina la igualdad. Decimosegundos al final, además se evita la Promoción de Descenso, encarándose la temporada 99/00 con más tranquilidad y la llegada de nuevos futbolistas que dejan al equipo en una cómoda novena plaza.

2000 – 2010

Tras dos temporadas consecutivas en Segunda División B, el C.D. Calahorra inició el siglo XX con la hasta ahora mejor temporada de su historia, la 00/01, consiguiendo en el Grupo II conformado por riojanos, castellano-leoneses, vascos, navarros, cántabros y aragoneses un extraordinario tercer puesto precedido por Burgos C.F. y Cultural y Deportiva Leonesa. La plantilla dirigida por Emilio Remírez y presidida por José Antonio Barco, con tan solo seis derrotas en Liga, consiguió acceder por primera vez a la Promoción de Ascenso a Segunda División B realizando un brillante papel dentro del Grupo B donde siempre tuvo opciones de ascender compitiendo abiertamente con C.P. Ejido, Club Atlético de Madrid “B” y Real C.D. Espanyol de Barcelona “B”. Al final, en el encuentro decisivo disputado en la localidad almeriense de El Ejido ante el representante local, después de adelantarse en el minuto 53 con tanto de Adrián y tocar con la yema de los dedos la categoría de plata, en el minuto 60 llegó el empate y con ello la desilusión impidiendo consumar la gesta de los riojanos.

Concluido el campeonato Nacho Martín se hizo cargo durante la campaña 01/02 de una plantilla que fue renovada casi por completo partiendo muchos jugadores destacados a otros clubs con lo cual se empezó desde cero. Mentalizados para no descender, la decimosegunda plaza fue un éxito teniéndose más problemas en la edición 02/03 cuando, de nuevo bajo la dirección de Nacho Martín, se concluyó en decimosexto puesto debiendo disputar una Promoción de Permanencia para no descender. Después de no superar a la U.E. Figueres en Semifinales; 0-2 en casa y derrota en la localidad gerundense por 1-0, afortunadamente para sus intereses en la Final se evitó perder la categoría ante la U.P. Langreo; 0-0 en la localidad asturiana y victoria por 2-1 en La Planilla. La edición 03/04, ahora en el Grupo I con clubs gallegos y asturianos como novedad, consumó su descenso a Tercera División en un mal torneo donde se terminó decimoctavo sin opciones de mantener la categoría.

Llegados al año 2004, con el fin de disponer en breve de un respectivo grupo de Tercera División uniprovincial autónomo, a petición de las federaciones navarra y riojana hasta la fecha unidas en el Grupo XV, la RFEF decidió dividirlo en dos subgrupos de dieciséis participantes cada uno ingresando para darle forma un buen número de clubs que bajaron el nivel considerablemente. Esta medida, provisional, se mantuvo a lo largo de dos temporadas promocionando a la categoría superior los dos primeros clasificados de cada grupo, teniendo ocasión el C.D. Calahorra que acababa de descender de Segunda División B de salir campeón del subgrupo riojano en la primera de ellas, 04/05. Sin oposición, con sólo dos derrotas en Liga y once goles en contra, la campaña 04/05 fue un paseo para los calagurritanos pero en la Promoción de Ascenso, metidos en Semifinales se perdió la eliminatoria ante la S.D. Gernika Club tras vencer por 1-2 en la localidad vizcaína y caer en casa igualmente por 1-2 no superando los penaltis. En la campaña siguiente, 05/06, se ocupó la cuarta plaza quedando el objetivo de la Promoción muy lejano.

Originado en 2004, la ciudad será en este año testigo del nacimiento de un nuevo club que facilite la salida a jóvenes locales quienes, sin hueco en el C.D. Calahorra, puedan desarrollar sus carreras bajo el abrigo de la Asociación Deportiva Calahorra. Partiendo desde la Regional Preferente riojana y empleando también como feudo el Campo de La Planilla, la primera plantilla de este club que viste igualmente camiseta roja con pantalón azul, se estrenará en Tercera División la temporada 08/09 con un decimosegundo puesto, terminando decimoquinto en la 09/10 y vigésimo en la 10/11 coincidiendo con un C.D. Calahorra con el que se mantienen interesantes duelos. En 2012 desafortunadamente cesa su actividad.

En la edición 06/07 la RFEF adjudicó la administración del Grupo XVI de Tercera División a la Federación Riojana en exclusivo, quedando los rojillos terceros tras Club Haro Deportivo y A.D. Fundación Logroñés, club de la capital provincial fundado en 1999 y desaparecido en 2009. Clasificado para disputar las Semifinales de la Promoción, en esta fase no se tuvo suerte y la Peña Sport F.C., de Tafalla, les eliminó al empatar 1-1 en casa e imponerse por 3-1 en la localidad navarra. Durante la sesión 07/08 el C.D. Calahorra fue cuarto en Liga en un grupo muy igualado por arriba, siendo nuevamente eliminado en Semifinales en esta ocasión por el C.D. San Fernando; 1-2 en casa e insuficiente victoria por 0-1 en la localidad gaditana por el valor doble de goles obtenidos a domicilio.

La temporada 08/09 discurrió por cauces similares a la anterior con una plantilla capacitada de sobra para promocionar, pero insuficiente para resultar primera. En la Promoción, con un sistema novedoso respecto a la etapa anterior provisto ahora de tres rondas eliminatorias, los riojanos cedieron en Cuartos de Final ante el Jerez Industrial C.F.; 0-1 en casa y derrota también en la localidad gaditana por 2-0 quedando apeados. La campaña siguiente, 09/10, fue calamitosa en el aspecto deportivo pues con un quinto puesto en Liga no se pudo acceder si quiera a disputar la Promoción.

2010 – 2020

La segunda década del siglo XX no empieza con buen pie para los calagurritanos. Con unos presupuestos más bajos que en ocasiones anteriores, no se consigue acertar tanto en fichajes como en entrenadores, pasando las temporadas 10/11 y 11/12 dentro del Grupo XVI riojano sin acontecimientos de interés quedando en ambas ocasiones noveno en la tabla clasificatoria.

En la edición 12/13 se consigue revertir la situación mostrada en los últimos años y se alcanza el tercer puesto en Liga tras Club Haro Deportivo y C.D. Alfaro. Clasificados para la Promoción, en Cuartos de Final serán eliminados por el Coria C.F.; 0-0 en la localidad sevillana e insuficiente empate 1-1 en casa con valor doble de los goles obtenidos a domicilio. Después de regresar a los primeros puestos de la Tercera División riojana, en la sesión 13/14 se vuelve a tropezar y finaliza en octava plaza, resultado que insatisface a la afición.

En mayo de 2014 Tomás Lorente es elegido presidente del club con el propósito de acceder a la parte de arriba y colocar al equipo en la Promoción. Su estreno de la temporada 14/15 es sobresaliente a pesar de ser segundo en el torneo doméstico tras el C.D. Varea de la capital con el que mantiene un intenso duelo, siendo sin embargo eliminado en los Cuartos de Final de la Promoción por la Gimnástica Segoviana C.F.; derrota por 3-0 en la capital castellano-leonesa y victoria en La Planilla por 1-0. En la campaña 15/16 el C.D. Calahorra conquista la primera plaza del Grupo XVI con unos grandes registros entre los que destacan los ciento diez tantos a favor por diecinueve en contra sumando noventa y nueve puntos. En la Eliminatoria de Campeones su rival es el Atlético Saguntino con el que se pierde 2-0 en la localidad valenciana de Sagunt y al que se derrota en casa por 2-0. Llegados a los penaltis, la suerte favorece a los forasteros ante la frustración de la afición local, pasando los rojillos a disputar la ronda de Semifinales donde es superado por el San Fernando C.D.; 2-1 en la localidad gaditana y empate 1-1 en casa.

La sesión 16/17 resulta prácticamente un calco de la anterior y los calagurritanos son primeros con ciento dieciséis tantos a favor, veinte en contra y noventa y cinco puntos, partiendo con tremendas ganas de conseguir el ascenso en la Promoción. Clasificados para la Eliminatoria de Campeones, en esta fase son ampliamente derrotados por el Real Zaragoza Deportivo Aragón en la capital maña por 4-1, no pasando del empate 0-0 en casa. En Semifinales el rival en suertes es el C.D. Laredo con el que se empata 2-2 en tierras cántabras y se vence en casa por 2-1, siendo desafortunada la Final ante el C.D. Badajoz por cuando, tras un prometedor empate 0-0 en la capital extremeña, en La Planilla se cae derrotado por un inesperado 1-2.

En la edición 17/18, con Miguel Ángel Sola como entrenador y Tomás Lorente en la presidencia, los registros son espectaculares y en Liga no se pierde ni un solo encuentro cosechando treinta y tres victorias, cinco empates, ciento treinta y un goles a favor por once en contra, además de ciento cuatro puntos, los mejores guarismos a nivel nacional. Tan especial torneo les lleva a disputar la Eliminatoria de Campeones donde le espera el Atlético Levante U.D., campeón valenciano con el que se pierde en casa por 1-2 ante una abarrotada La Planilla. La sensación de preocupación es evidente y, a pesar de que no es fácil remontar el resultado, en el encuentro de vuelta en la localidad valenciana de Buñol se vence 1-2 pasando la prórroga sin variaciones por lo que todo depende del lanzamiento de penas máximas. Con cinco dianas, por tres del rival, los riojanos consiguen el ascenso a la categoría de bronce.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2007).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Cantábrico. Diario.
  • www.larioja.com Diario
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

  • www.cdcalahorra.com (Web oficial).

 

 

 

Historial del Real Valladolid Promesas

 

 

Escudo Real Valladolid C.F., S.A.D. B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Valladolid Promesas
  • Ciudad: Valladolid
  • Provincia: Valladolid
  • Comunidad Autónoma: Castilla y León
  • Fecha de constitución: 1943
  • Fecha de federación: 1943

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Recreativo Europa (1943-1944)
  • Recreativo Europa Delicias (1944-1973)
  • Real Valladolid Promesas (1973-1991)
  • Real Valladolid Deportivo “B” (1991-1992)
  • Real Valladolid, S.A.D. “B” (1992-1998)
  • Real Valladolid Club de Fútbol, S.A.D. “B” (1998-2019)
  • Real Valladolid Promesas (2019-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

7 Ligas de Tercera División:

  • 1954/55
  • 1980/81
  • 1981/82
  • 1982/83
  • 1990/91
  • 2011/12
  • 2013/14

 

ESTADIO:

estadio Real Valladolid CF B

Anexo Estadio José Zorrilla

  • Nombre: Anexo al Estadio José Zorrilla
  • Año de inauguración: 1988
  • Cambios de nombre:
  • Anexo al Estadio José Zorrilla (1988-)
  • Capacidad: 1.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio de la Federación (1943-52)
  • Estadio José Zorrilla (1952-1982)
  • Anexo al Nuevo Estadio José Zorrilla (1988- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Real Valladolid CF B

 

ESCUDOS DEL REAL VALLADOLID PROMESAS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL REAL VALLADOLID PROMESAS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN VALLADOLID:

Es a principios del pasado s. XX cuando la ciudad castellana de Valladolid empieza a tomar sus primeros contactos con el fútbol gracias todo ello por obra y gracia de Julio Alonso, un pucelano que importa desde Inglaterra la técnica y reglas necesarias para desempeñar este deporte, para que en 1904 ya se anuncie un encuentro con motivo de la Feria local. En el año 1906 se constituye el Valladolid Foot-ball Club, el primer embrión de sociedad organizada, la cual disputa sus encuentros en el Páramo de San Isidro, pero con escasa longevidad. El fútbol prende como una mecha en los colegios y pronto en el Ejército, formándose equipos castrenses -que no clubs- como el Reina Victoria Eugenia, el María Cristina, el Farnesio ó la Academia de Caballería, equipo este último que compite en el Campeonato de España de 1911.

Hacia el 1915, los jóvenes vallisoletanos se vuelcan con un deporte que está en pleno auge y surgen numerosos clubs con escasa trayectoria deportiva, caso de la Sociedad At. San Fernando, la Sociedad Turística Deportiva, la S.D. Cultural Vallisolitana, la U.D. Castellana (fundada el 29 de enero de 1918) o el Racing Club Valladolid. Sin embargo es a principios de la década de los años veinte cuando Valladolid toma conciencia real del fútbol, sobre todo tras la creación de la Federación Castellano-Leonesa el 16 de octubre de 1923, apareciendo alrededor de esta fecha los primeros club serios que darán un giro de ciento ochenta grados entre la afición local: la S.D. Ferroviaria el 6 de junio de 1923, el C.D. Español el 4 de enero de 1924, la U.D. Luises el 16 de junio de 1924, el Rubia F.C. el 11 de julio de 1925, el Iberia F.C. el 11 de agosto de 1925, la Sociedad Real Unión Deportiva el 21 de enero de 1926, la Unión Deportiva el 12 de mayo de 1927 y el Titán F.C. el 8 de agosto de 1927.

De todos ellos el más importante es la S.D. Ferroviaria, pero poco a poco cede el protagonismo a la U.D. Luises y al C.D. Español, quienes vienen protagonizando ya duros enfrentamientos entre sí desde hace un tiempo. Estas dos últimas sociedades marcarán el ritmo a finales de los años veinte y atraerán los favores de los aficionados pucelanos, dividiéndolos en principio para quedar unidos posteriormente. La U.D. Luises fue creada y patrocinada desde el Colegio de los Jesuitas y se convirtió en enero de 1926 en Sociedad Unión Deportiva, recibiendo poco después el título de Real y pasando a ser conocida como Sociedad Real Unión Deportiva. Vestía este club camisa rojiblanca con pantalón negro y pronto fue la entidad más poderosa resultando míticos sus enfrentamientos con la Cultural Deportiva Leonesa en su Campo de la Sociedad Taurina. Fruto de su fortaleza dentro de su ámbito geográfico consiguió alzarse con el Campeonato Regional en la temporada 26/27.

De otro lado, el C.D. Español era producto de la fusión realizada por Racing Club de Valladolid, Sociedad Española, Rubia F.C. y San Ildefonso. El conjunto españolista vestía con camisa roja y pantalón blanco, jugando en el Campo de La Victoria y entre sus éxitos estaba el haber conseguido el Campeonato Regional de la edición 24/25. La rivalidad entre ambos era enorme y las tendencias políticas que representaban a sus respectivos seguidores a veces se manifestaban de forma poco ortodoxa, provocándose graves altercados con peleas y apedreamientos que precisaron de la atención del orden en más de una ocasión.

En el año 1927, la idea de formar una Liga a nivel nacional empieza a tomar cuerpo y Valladolid es consciente de ello. Aprovechando un encuentro celebrado el 27 de marzo en la ciudad frente al Real C.D. Español de Barcelona, se alinea un combinado de jugadores procedentes del C.D. Español y de la Real Unión Deportiva que derrotan a los pericos. El éxito del resultado hace que ambas directivas tomen en serio la idea de disolución de sus respectivos clubs y la constitución de un nuevo club más potente con el que representar el fútbol local en el venidero Campeonato Nacional de Liga 28/29. De este acuerdo de voluntades nace el Real Valladolid Deportivo el 20 de junio de 1928. Como presidente es elegido Pedro Zuloaga Mañueco y los colores que les representarán son blanquivioleta para la camisa y blanco para el pantalón, siendo el campo adjunto a la Plaza de Toros el terreno de juego donde realizarán sus actividades. Cabe destacar que la S.D. Ferroviaria fue invitada en un principio a formar parte de la fusión, pero declinaron finalmente la oferta al desear seguir como entidad independiente.

Durante la Segunda República la ciudad de Valladolid se convierte en un verdadero hervidero de asociaciones deportivas apareciendo un sinfín de clubs como: la S.D. Española F.C., del barrio de San Andrés el 27 de enero de 1930, el Club Maravillas el 21 de enero de 30, el C.D. Europa el 11 de marzo de 1932, el Athletic Club el 27 de enero de 1932, el C.D. Delicias el 28 de julio de 1932, el S.C. San Miguel el 7 de julio de 1932, el C.D. Pintura el 9 de julio de 1932, la S.D. Unión Castilla el 8 de agosto de 1932, el Victoria F.C. el 6 de agosto de 1932, el C.D. San Isidro el 9 de septiembre de 1932, el C.D. Arenas el 2 de septiembre de 1932, el Amaika S.C. el 22 de mayo de 1933, el Canoe Valladolid Club el 16 de enero de 1935, el Club Marte F.C. el 15 de marzo de 1935 o el C.D. Isla el 5 de noviembre de 1935.

HISTORIA DEL CLUB:

1943 – 1950

Concluida la Guerra Civil muchos de los clubs previamente existentes atraviesan por grandes dificultades para reiniciar su actividad y los que lo hacen, si pueden, se encuentran en una situación muy precaria. Algunos de ellos, compañeros en Liga durante muchos años y cuyas directivas se conocen entre sí, optan por la fusión como única vía que les garantice un futuro más prometedor, siendo este el caso del club que nos ocupa.

En 1942 Valladolid contaba con parte de los clubs de la década anterior y con otros de reciente fundación a los cuales les quedaba mucho camino por recorrer. Entre los veteranos uno de ellos era el Club Deportivo Delicias, entidad constituida el 28 de julio de 1932 sin campo propio que deambulaba de un año para otro en recintos de alquiler luciendo como colores distintivos camisa blanca con pantalón negro. El C.D. Delicias era en importancia el segundo de la capital pucelana y tenía en su honor el competir en Primera Regional finalizada la temporada 41/42, donde fue cuarto, tras haberse proclamado Campeón de Segunda Regional en la campaña 40/41 dentro de la Delegación de Valladolid. En la edición 42/43 es quinto dentro de su grupo, perdiendo la categoría al final de la misma cuando se retira en plena Fase de Descenso al no poder costearse sus desplazamientos debido a lo elevados que económicamente le suponen. Descendido a Segunda Regional, la campaña 43/44 no es mucho más satisfactoria y plagado de deudas abandona la competición en pleno torneo.

Mientras el C.D. Delicias agoniza debatiéndose su futuro entre algodones, en 1943 se constituye otro club, el Recreativo Europa, asociación que viste camisa blanca con banda diagonal azulina y pantalón de este último color, partiendo de Tercera Regional dentro de la Delegación Comarcal de Valladolid adscrita a la Federación Castellana donde finaliza cuarto en el Grupo I. El Recreativo Europa finaliza cuarto en el Grupo I durante la edición 43/44, convirtiéndose durante el verano en la tabla salvadora del C.D. Delicias quien anda próximo a la disolución, conjunto con el que se fusiona integrándolo en su estructura y ocupando su plaza en Segunda Regional bajo la denominación Recreativo Europa Delicias. Conservando sus colores originales y jugando en el Estadio Municipal, conocido también como Campo de la Federación, sede empleada por un gran número de clubs locales en la calle Álvarez Taladriz, los pucelanos son terceros en la temporada 44/45, repitiendo plaza en la 45/46, puesto que les permite ascender a Primera Regional. En esta categoría se estrena siendo tercero en la edición 46/47, consiguiendo en la campaña siguiente, 47/48, proclamarse Campeón para concluir tercero en la 48/49 y cuarto en la 49/50 que cierra la década habiendo pasado en los últimos años a uniformarse con camisa arlequinada blanquiazul y pantalón azul.

1950 – 1960

En 1950 se crea la Federación Oeste de Fútbol, una vieja reivindicación de los clubs castellano-leoneses que tendrá su sede en Valladolid, continuando el Recreativo Europa Delicias en Primea Regional donde concluye tercero en la temporada 50/51 y primero en la 51/52, consiguiendo ascender por primera vez en su historia a Tercera División, una categoría de nivel nacional donde se encontrará con clubs de notable importancia que supone un gran paso en su carrera. Dicho ascenso no pasa desapercibido en el principal club referente de la ciudad, el Real Valladolid Deportivo, pasando ese mismo año de 1952 a ser filial de los blanquivioletas quienes les ceden el uso del Estadio de Zorrilla.

En el estreno de la temporada 52/53 recupera sus colores clásicos, camisa blanca con franja diagonal azulina y pantalón azul, pero este no es satisfactorio y el club finaliza decimotercero y penúltimo en un grupo donde comparte destino con castellano-manchegos, madrileños y extremeños, pasando en la campaña 53/54 a competir con gallegos, asturianos y leoneses para terminar tercero. En la edición 54/55 participa en un grupo configurado por clubs de la Federación Oeste exclusivamente, proclamándose Campeón por delante de clubs tan afamados como la U.D. Salamanca y S.D. Ponferradina, un puesto que le permite acceder a la Fase de Ascenso a Segunda División donde es sexto entre ocho aspirantes y consigue ascender la S.D. Indauchu, de Bilbao. Las temporadas siguientes, 55/56 y 56/57 son meritorias, saldadas ambas con un quinto puesto, siendo la trayectoria a partir de entonces descendente con tres campañas en las que se ve alejado de las primeras plazas no sobrepasando la mitad de la tabla clasificatoria.

1960 – 1970

Durante los años sesenta el club pucelano milita de forma íntegra en Tercera División con diferentes resultados deportivos iniciándose en la temporada 60/61 con un cuarto puesto que es superado en la siguiente edición, 61/62, cuando es subcampeón de Liga empatado a puntos con el C.F. Béjar Industrial. Este segundo puesto le permite promocionar para ascender a Segunda División, cayendo en la primera eliminatoria ante el C.D Galdácano a quien vence por 2-0 en Valladolid pero por quien es superado por 3-0 en tierras vizcaínas.

En las campañas siguientes el Recreativo Europa Delicias mantiene un buen nivel competitivo siendo quinto en la edición 62/63 y cuarto en la 63/64, retrocediendo en la 64/65 cuando es decimotercero quedándose al filo del descenso a Primera Regional. El club recreativista, que viste camisa blanquivioleta con pantalón blanco desde 1962, en los años sucesivos recicla su plantilla y con renovado semblante repite quinto puesto en las sesiones 65/66 y 66/67 para finalizar cuarto en la 67/68.

En 1968 la Tercera División sufre una primera reestructuración que desemboca en la reducción de grupos y conlleva a agrupar asociaciones de la Federación Oeste con otras cántabras y vascas que dan como resultado un décimo puesto en Liga. En la temporada 69/70 llega la segunda de forma consecutiva pasando los pucelanos a competir con madrileños, extremeños, castellano-manchegos y canarios en un grupo donde los desplazamientos son muy caros y el nivel bastante alto. El papel del filial es bueno quedando noveno, pero lamentablemente no supera el corte establecido por la RFEF antes de iniciarse el torneo que limitaba la continuidad a los ocho primeros, escapándose la permanencia por dos puntos y descendiendo a la recién creada Regional Preferente.

Paralelamente a estos acontecimientos, durante los últimos años sesenta el Real Valladolid Deportivo se halla en Segunda División y desde la directiva se plantea crear un equipo de aficionados tal cual están haciendo otras asociaciones. Faltos de presupuesto, durante la temporada 66/67 se establece un convenio con el Deportivo Arcés, un modesto club de Primera Regional constituido en 1942 que viste camisa azul con pantalón blanco, para emplearlo como puente antes de llegar las jóvenes promesas al Recreativo Europa Delicias de Tercera División. El convenio sólo garantiza un año de extensión, compitiendo el Deportivo Arcés Real Valladolid en la campaña 66/67 bajo esa denominación para desvincularse en 1967 una vez la entidad blanquivioleta crea el Real Valladolid Deportivo Aficionados, equipo que parte en Segunda Regional la temporada 67/68 proclamándose Campeón y ascendiendo a Primera Regional.

1970 – 1980

En el inicio de los años setenta el Real Valladolid Deportivo cuenta con dos filiales bajo su disciplina: de un lado el Recreativo Europa Delicias que milita en Regional Preferente; y de otro el Real Valladolid Deportivo Aficionados que lo hace en Primera Regional. En la temporada 70/71 los recreativistas ven mermada su plantilla y son quintos en Liga, debido en gran parte a que los jugadores más destacados del filial de Preferente ingresan a la primera plantilla del Real Valladolid Deportivo, conjunto que milita en Tercera División que acabará logrando el ascenso a Segunda División esa misma temporada. Los recreativistas quedan terceros en la siguiente edición 71/72, estando a un paso de promocionar para tratar ascender a Tercera División.

En la campaña 72/73 los recreativistas intentan de nuevo el asalto a Tercera División, pero son séptimos coincidiendo con una espléndida temporada del potenciado Real Valladolid Promesas -nueva denominación del equipo de aficionados desde junio de 1972-, que se proclama Campeón de Primera Regional y logra deportivamente el ascenso. La entidad blanquivioleta, de repente, se encuentra con la tesitura de tener en 1973 dos equipos en Regional Preferente con lo cual en estricto cumplimiento de las normas se han de desprender de uno de ellos o bien renunciar al ascenso del equipo de jóvenes promesas. Tras meditarse la decisión, los pucelanos deciden unificar ambas plantillas y conformar un único equipo que resulte más potente para situarlo en Tercera División lo antes posible, el ansiado objetivo, adoptando el histórico Recreativo Europa Delicias el nombre de Real Valladolid Promesas.

El estreno de los hasta entonces recreativistas con esta nueva denominación a lo largo de la temporada 73/74 tiene resultados positivos por cuando son subcampeones de Regional Preferente tras el C.F. Béjar Industrial, puesto que les permite promocionar como aspirante ante el C.D. Carabanchel, un rival superior que vence en Madrid por 2-0 y en Valladolid en esta ocasión por 0-1. En la edición 74/75 son terceros no pudiendo promocionar, pero en la 75/76 son segundos tras el líder S.D. Ponferradina teniendo una vez más la oportunidad de abandonar la Regional Preferente. El rival que se encuentran es la A.D. Torrejón, imponiéndose los madrileños en ambos encuentros; 0-1 en casa y 1-0 en la localidad de Torrejón de Ardoz.

En 1976 la RFEF anuncia la creación de una categoría intermedia entre Tercera División y Segunda División para la próxima campaña 77/78 que recibe el nombre de Segunda División B. Esta categoría, viciada desde su nacimiento y que será la tumba de muchos clubs, ocasiona que en la temporada 76/77 los cinco primeros clasificados de Regional Preferente puedan ascender directamente a Tercera División, categoría que incrementa el número de grupos y participantes. El equipo de promesas concluye cuarto y logra el objetivo.

El reestreno en Tercera División de la campaña 77/78, ya como cuarto nivel en el fútbol nacional, se vive en un grupo compuesto por asociaciones gallegas, asturianas, cántabras y castellano-leonesas, siendo el Real Valladolid Promesas decimotercero. En la edición 78/79 cambia de grupo y juega con madrileños, castellanoleoneses, canarios y aragoneses, siendo muy duro el torneo y sufriendo para ser decimosexto. Más sencilla resulta la sesión 79/80 dentro de un grupo donde cohabitan castellanoleoneses, navarros y cántabros donde es tercero quedando a dos puntos de lograr ascender a Segunda División B, premio que recae en la S.D. Gimnástica Arandina.

1980 – 1991

La década de los años ochenta, tal y como sucediese en los sesenta, transcurre íntegramente en Tercera División con la notable consideración de que es el cuarto nivel y no el tercero como antaño. El inicio del filial pucelano es fuerte y en sus tres primeras comparecencias alcanza el Campeonato con relativa facilidad pero sin obtener el ansiado ascenso de categoría. Así pues en la temporada 80/81 es eliminado por el Club Endesa Andorra; 1-0 en la localidad turolense y 1-2 en casa, mientras que en la edición 81/82 es el Talavera C.F. quien frustra sus intenciones; 0-2 en casa y nueva derrota en Talavera de la Reina por 3-0. En la temporada 82/83 sufre un serio correctivo ante el Deportivo Aragón; 1-0 en casa y derrota por 7-0 en Zaragoza, coincidiendo con su paso a las nuevas instalacaiones creadas en los anexos al nuevo Estadio José Zorrilla inaugurado con motivo de la Fase Final del Campeonato del Mundo disputado en España en 1982 .

En las siguientes ediciones, a pesar de tener una buena plantilla, es incapaz de obtener una de las dos plazas que dan opción a promocionar y queda relegado a puestos cercanos a la Promoción. En la edición 87/88 es subcampeón a tres puntos de la S.D. Gimnástica Medinense, pero el sistema competitivo ha variado respecto a temporadas anteriores y ahora el puesto de ascenso recae exclusivamente en el Campeón del grupo. En la temporada 89/90, tras haber sido cuarto en la 88/89, queda subcampeón empatado a puntos con el Zamora C.F. mostrando una gran renta goleadora, pero insuficiente para el objetivo, pues la desventaja en el gol average particular hace que ascienda el club zamorano. En la siguiente edición, 90/91, el filial blanquivioleta alcanza el primer puesto en el campeonato doméstico y consigue al fin después de muchos intentos frustrados alcanzar la Segunda División B, categoría donde nunca ha militado y en la cual hay depositadas grandes esperanzas de hacer un digno papel.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1991 – 2000

En 1990 la RFEF modifica su Reglamento General incluyendo la nueva Ley del Deporte 10/1990. Esta Ley que, entre otras cosas, obliga a los clubs profesionales a transformarse en Sociedad Anónima Deportiva, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con estos se extingan y sean asimilados por los clubs profesionales quedando integrados en su estructura. El Real Valladolid Promesas se disuelve en el verano de 1991 y desaparece como club, pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de Real Valladolid Deportivo “B”, respetándose la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio, es decir, la obtenida en Segunda División B durante la sesión 90/91.

El debut es meritorio y finaliza octavo durante la sesión 91/92. Finalizada la temporada el club se transforma en Sociedad Anónima Deportiva, pasando el equipo dependiente a llamarse Real Valladolid, S.A.D. “B”. Este acaba retrocediendo al decimoprimero puesto en la temporada 92/93 y pasando muchos apuros para conservar la categoría en la edición 93/94 al quedar decimosexto clasificado. Este puesto, según las reglas de la época, le obliga a disputar una Promoción para evitar el descenso con eliminatorias a partido único que se juegan en campo neutral. En la primera eliminatoria pierde en Tudela ante el C.E. Premiá llegándose a la prórroga por 2-1, teniendo que disputar una eliminatoria final que le enfrenta en Ponferrada con el Arosa S.C., imponiéndose por 2-1 lo cual le permite seguir en la división de bronce. En la edición 94/95 flirtea con el descenso, salvándose in extremis al ser decimoquinto, puesto que mejora en las siguientes campañas al ser sexto en la 95/96 y quinto en la 96/97. En las ediciones 97/98 y 98/99 ocupa plazas en mitad de la tabla sin pasar demasiados apuros pero sin tener opciones a estar arriba, siendo la temporada 99/00 la de su despedida de la categoría la ser decimoctavo. El 29 de junio de 1998, tras modificarse el nombre de la Sociedad Anónima Deportiva, el dependiente blanquivioleta pasa a llamarse oficialmente Real Valladolid Club de Fútbol, S.A.D. “B”.

2000 – 2010

El retorno a Tercera División trae consigo un subcampeonato en la temporada 00/01 quedando a un solo punto del C.F. Palencia. En la Promoción no realiza un buen torneo y es tercero superado por Club Marino de Luanco y C.D. Móstoles, siendo colista la U.D. Xove Lago. En la campaña 01/02 es tercero, llegando al tramo final de la Promoción con opciones de ascender, pero la U.P. Langreo le arrebata el triunfo desplazándole al segundo puesto mientras detrás quedan C.D. Las Rozas y Club Lemos. Después de un par de temporadas más rozando los puestos privilegiados, en la campaña 04/05, tras quedar cuarto casi por los pelos, asciende a Segunda División B al imponerse en Semifinales al C.D. Las Rozas en ambos encuentros; 1-0 en Pucela y 1-2 en la ciudad madrileña, y en la Final al C.D. Lugo, al que vence 4-1 en casa y con el que empata 0-0 en la capital gallega.

En la temporada 05/06 el Real Valladolid C.F. B inicia su segunda etapa en la categoría de bronce, consiguiendo el décimo puesto y esperando aguantar muchas campañas más. En la temporada 06/07, sin embargo, no realiza un buen torneo y concluye decimosexto teniendo que disputar una Eliminatoria de Permanencia que le enfrenta al Valencia Mestalla de la que sale airoso al vencer en la ida 2-1 en casa y empatar 1-1 en Paterna, localidad donde juega el dependiente valencianista.

Sin menos apremios, en la campaña 07/08 es decimocuarto, pero en la siguiente edición, 08/09, realiza un pésimo torneo que le lleva bien pronto a alejarse de la permanencia y a entrar en un fondo de la tabla clasificatoria del cual ya no saldrá refrendando su descenso a Tercera División tras ser decimonoveno. En la edición 09/10, de nuevo en el Grupo VIII castellano-leonés, se muestra como un conjunto poderoso terminando segundo tras los pasos del Burgos C.F., pero en la Promoción es eliminado en Cuartos de Final por el C.D. Llanes; 1-2 en la localidad asturiana y 1-3 en casa después de verse sorprendido en el Anexo al Estadio José Zorrilla.

2010 – 2020

La segunda década del nuevo siglo empieza con un quinto puesto en Liga, perdiendo sus opciones de promocionar, pero en la edición 11/12 con renovadas ilusiones se proclama Campeón y sí consigue el objetivo. En la Eliminatoria de Campeones los pucelanos se ven sobrepasados por el conjunto granadino Loja C.D.; 0-1 en casa y empate 0-0 en la vuelta. El sistema competitivo le permite seguir promocionando resultando eliminado en Semifinales por el Coria C.F.; 3-0 en la localidad sevillana y un insuficiente 1-0 en casa.

En la temporada 12/13 es quinto en el campeonato doméstico, pero en la edición 13/14 llegará el éxito al ser Campeón del Grupo VIII y en la Eliminatoria de Campeones conseguir doblegar a la U.D. Somozas; 3-1 en casa y derrota por 2-1 en la localidad coruñesa, resultados que le permiten ascender por la vía rápida a Segunda División B. El 17 de junio de 2019 solicita a la RFEF el cambio de nombre a Real Valladolid Promesas, siendo autorizado el cambio para la sesión 19/20.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Historia del Real Valladolid. José Miguel Ortega. El Mundo de Valladolid (1999).
  • Cincuenta años del Real Valladolid Deportivo: 1928-1978. José Miguel Ortega. Editorial Palenque (1978).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.elnortedecastilla.es Diario.
  • www.tribunavalladolid.com Diario.

 

ENLACES REALCIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial de la Sociedad Deportiva Leioa

 

titular SD Leioa

 

Escudo S.D. Leioa

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Sociedad Deportiva Leioa
  • Ciudad: Lejona / Leioa
  • Provincia: Vizcaya / Bizkaia
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 1925
  • Fecha de federación: 1925

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sociedad Deportiva Lejona (1925-1953)
  • Lejona Club de Fútbol (1953-1974)
  • Club de Fútbol Lejona (1974-1979)
  • Lejona Fútbol Club (1979-1981)
  • Sociedad Deportiva Leioa (1981- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2013/14

 

ESTADIO:

estadio SD Leioa

Campo Municipal Sarriena

  • Nombre: Campo Municipal de Sarriena
  • Año de inauguración: 1988
  • Cambios de nombre:
  • Campo Municipal de Sarriena (1988-)
  • Capacidad: 2.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Ibaiondo (1925-1928)
  • Campo de Lamiako (1928-1949)
  • Campo de Ibaiondo (1949-1974)
  • Varios (1974-1988)
  • Campo de Sarriena (1988- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales SD Leioa

ESCUDOS DE LA SOCIEDAD DEPORTIVA LEIOA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DE LA SOCIEDAD DEPORTIVA LEIOA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN LEIOA:

Situada en el margen derecho de la Ría de Bilbao, la localidad de Leioa (Lejona) mantiene desde hace muchos años un especial vínculo con el mundo del deporte y, sobre todo, con el futbol, disciplina con amplio arraigo. La fértil Vega de Lamiako, antaño marisma hasta 1856 cuando los terrenos fueron transformados en cultivo, fue en 1887 objeto de la creación de un gran espacio deportivo capaz de albergar un hipódromo y en sus aledaños un terreno para jugar al polo y posteriormente varios campos de fútbol que fueron incrementándose a medida que aumentaba la afición. Sede también para la práctica de tiro de pichón y próximo a un aeródromo, Lamiako se convirtió en los años noventa decimonónicos en destino frecuente de deportistas burgueses y británicos que, empleados en las industrias siderúrgicas del entorno, acampaban cada domingo para patear tras un balón.

En el Hipódromo de Lamiako hacían deporte los miembros del Club Atleta de los Astilleros del Nervión primero y los de la Sociedad Gimnástica Zamacois, de Bilbao, pocos años después hasta que de una simbiosis de ambos grupos nació el Athletic Club en 1898 y poco después, en 1900, el Bilbao Foot-ball Club, asociaciones ambas con gran peso en la historia del fútbol vizcaíno claves para el desarrollo del nacional, como luego sería el Arenas Club en las siguientes décadas, también forjado en Lamiako.

El antecedente más remoto de raigambre plenamente local lo encontramos en 1903 cuando entre los meses de mayo y junio el Athletic Club, asociación que tuvo su terreno de juego en Leioa hasta 1910, organizó un torneo infantil -para menores de diecisiete años- donde se inscribieron las asociaciones Arenas Club, de Getxo, Victoria F.C., Estrella, Vizcaya F.C., Iberia F.C., Small Athletic, Hispania, Basconia y The Rival, casi todas ellas formadas por jóvenes residentes en Bilbao y el Lejona Foot-ball Club, representante esta última de la juventud local. El Lejona F.C. sobrevivió algunos años más, recordándose el encuentro disputado en Lamiako el 21 de julio de 1912 ante el Arenas Club y convirtiéndose en espléndida cantera de donde saldrían importantes jugadores que recalaron en el club de Getxo y en otros de la zona de reciente constitución.

Paralelamente, a principios de los años diez surge el Arrapatzen Bazaitut F.C., modesto club formado por jóvenes que acceden a Lamiako y practican su deporte favorito. Leioa, una pequeña localidad que en aquellas fechas apenas rozaba los tres mil habitantes, se convirtió en puerta de entrada de la corriente futbolística y años más tarde se crearía Los Diablos Azules, otra asociación humilde sin demasiado futuro. A pesar de no contar con una gran institución como el Athletic Club o el Arenas Club, vecino nacido en Getxo, leiotarras fueron grandes jugadores que acabaron enrolados en estos clubs y luego fueron internacionales como Félix Sesúmaga y Sabino Bilbao, presentes en numerosas alineaciones en los primeros años veinte.

HISTORIA DEL CLUB:

1925 – 1930

Una vez creada la Federación Regional del Norte con sede en Bilbao el 7 de septiembre de 1913 -Federación Vizcaína a partir de 1918 con la escisión de los clubs guipuzcoanos y navarros en 1918-, el aumento de población que experimentó Leioa y la ferviente propagación de jugadores residentes en la localidad posibilitaron que en 1925 se constituyera la Sociedad Deportiva Lejona, club que vestiría camisa azulgrana con pantalón negro empleando habitualmente como terreno de juego el Campo de Ibaiondo, un recinto con capacidad para doce mil espectadores y que era propiedad del Arenas Club desde 1924 habiéndose inaugurado el 13 de septiembre de 1925 en un encuentro entre los areneros y el Athletic Club.

La S.D. Lejona fue inscrita de inmediato en la Federación Vizcaína, figurando desde sus inicios en Segunda Categoría con dignos resultados, pero sin alcanzar en los años inmediatos el Grupo B de la Primera Categoría, la división inmediatamente inferior al Grupo A donde figuraban los grandes del fútbol vizcaíno. Desde 1928 pasó a jugar en los terrenos de Lamiaco, recinto local de gran historia y con capacidad para mil quinientos espectadores.

1930 – 1940

Iniciados los años treinta se inaugura el Campo de Lamiako, estrenado en un encuentro frente al Baracaldo F.C., siendo que la situación del conjunto leioarra no difiere mucho de la vivida en el quinquenio anterior, continuando compitiendo en Segunda Categoría muy lejos de los puestos que dan acceso al Grupo B. La llegada a la presidencia de Gumersindo Ugarte, exjugador del club, revierte la tendencia y la S.D. Lejona consigue al término de la temporada 34/35 proclamarse Campeón de Segunda Categoría por delante de C.D. Irrintzi, de Barakaldo y Padura Club, de Arrigorriaga, ascendiendo los tres a Segunda Categoría Preferente, la nueva denominación del que fuera Grupo B.

La estancia en Segunda Preferente sólo se disfrutó durante una campaña, 35/36, pues la Guerra Civil terminó estallando en julio de 1936 y cercenando la progresión de un club que, con buenos mimbres, aspiraba a más al concluir sexto en su primera comparecencia.

1940 – 1950

La Guerra Civil dejó muy tocado al municipio vizcaíno y a pesar de seguir contando con cinco mil habitantes y una serie de industrias importantes dedicadas al vidrio plano o a la siderurgia, nadie en la localidad hizo lo posible para reorganizar la S.D. Lejona y formar una plantilla de jugadores que compitieran oficialmente en las Ligas dirigidas por la Federación Vizcaína. A finales de los años cuarenta y concretamente en 1949, al fin se da este paso con la reaparición de los azulgranas, inscribiéndose en Segunda Regional con el ánimo de progresar en los años sucesivos y alcanzar el lugar que ocupó en la década anterior.

1950 – 1960 

Restituido el fútbol a nivel federado, los leioarras se vuelcan con su club y nuevamente una localidad con tanta tradición futbolística vuelve a contar con una asociación deportiva. La Segunda Regional de los años cincuenta, comparable a la División de Honor vizcaína actual y quinto nivel de la época, ofrece cierto nivel deportivo y los azulgranas competirán en esta categoría durante casi toda la década, adoptando en 1953 el nombre de Lejona Club de Fútbol.

El Campo de Ibaiondo, por su capacidad y grandes dimensiones, fue destino como terreno titular para muchos clubs asociados a la Federación Vizcaína del margen derecho carentes de un feudo propio, convirtiéndose en una gran factoría de la cual promocionaron un buen número de jugadores. Desde sus instalaciones, el Lejona C.F. consigue al término de la temporada 58/59 alcanzar la Primera Regional, el máximo nivel provincial, siendo decimocuarto en la campaña 59/60 que cierra la década.

1960 – 1970

Iniciados los años sesenta el Lejona C.F. sigue compitiendo en Primera Regional bajo la presidencia de Francisco González Garrido, teniéndose que desplazar al vecino Campo de Ibaiondo para realizar los entrenamientos y disputar sus encuentros como local. La trayectoria del club azulgrana, pese al gran crecimiento que experimenta la localidad duplicando el número de habitantes con la masiva llegada de inmigrantes procedentes de otras provincias atraídos por la industria, es decadente y las clasificaciones deportivas no acompañan. En la temporada 62/63 desciende a Segunda Regional, resultando decimotercero en la campaña 63/64 y decimocuarto en la 64/65, torneo este último tras el cual no se encuentra sustituto que releve a la dimitida directiva. Abandonado a su suerte, Leioa permanecerá casi una década sin fútbol a nivel federado.

1970 – 1980

En 1974, tras nueve años sin nadie en la localidad que quiera hacerse cargo de los mandos del club, un grupo de aficionados del barrio de Txoierri deciden retomar la historia del club y completar una plantilla que juegue en categoría juvenil. Sin apenas medios se solicita a la directiva del F.C. Barcelona un juego completo de uniformes, atendiendo el club catalán a la demanda leioarra sin objeciones con el consiguiente regalo en atención a la gran historia de la localidad vizcaína en el fútbol nacional. El club azulgrana de la margen derecha de la Ría, con Juan Ignacio Azkueta en la presidencia desde 1975, compite en esa categoría hasta 1977 bajo el nombre de Club de Fútbol Lejona, decidiéndose para la campaña 79/80 organizar un equipo senior que compita en Segunda Regional que se inscribe como Lejona Fútbol Club para priorizar el nombre de la localidad.

1980 – 1990

La década de los años ochenta observa a un club dispuesto a crecer deportivamente y en cuyo horizonte deportivo está conseguir el ascenso a Primera Regional en cuando se tenga la menor opción. Tras competir unas cuantas temporadas con la anterior denominación, la directiva que preside Juan Ignacio Azkueta opta por renombrar a la institución en lengua autóctona adoptando la nueva de Sociedad Deportiva Leioa en 1981, siguiendo compitiendo en los años siguientes en esta categoría hasta que al término de la edición 87/88 consigue ascender a la ansiada Primera Regional con Pedro Antonio Niembro en el banquillo.

La S.D. Leioa es desde su reorganización en 1974 un club itinerante que deambula cada temporada por distintos terrenos de juego situados en sus más próximas inmediaciones como el Campo de San Ignacio, el Campo de La Arboleda, en Trapagarán, el Campo de Askartza, en Bilbao, las instalaciones de Lezama, el campus de la Universidad del País Vasco y el Campo de La Txopera, ambos en el mismo Leioa, o los vecinos de Sondika, Derio o Neguri hasta que en 1988 se levanta el complejo deportivo de Sarriena en el norte de la localidad con un campo de ceniza, el número 3, relevado en al año siguiente por uno de hierba natural, el cuatro.

1990 – 2000

Iniciada la nueva década, la S.D. Leioa es un club que dispone de una aceptable cantera de la cual salen ocasionalmente buenos jugadores que terminan enrolados en conjuntos de superior categoría. Cómodamente asentados en Primera Regional, en 1992 accede a la presidente Txus Bun quien sustituye al apreciado y distinguido Juan Ignacio Azkueta, planeando en la mente de los azulgranas el conseguir ascender a Regional Preferente, una idea para la cual todavía transcurrirán varios años hasta solventarse.

Tras ser cuarto en la campaña 95/96, al término de la temporada 96/97 consigue ascender un peldaño más, situándose en Regional Preferente dirigido por Andrés Pascual después de ser Campeón de su grupo. Los azulgranas debutan en la más alta de las categorías regidas por la Federación Vizcaína con un decimosegundo puesto, consiguiendo ser decimoquinto en la edición 98/99 y retrocediendo a la decimotercera plaza en la sesión 99/00, destacando en este periodo un intento frustrado en 1997, tras conseguirse el ascenso, para convertirse en el segundo filial del Athletic Club, de Bilbao, tras la respuesta afirmativa del C.D. Baskonia quien sí accede a tal propuesta.

2000 – 2010

Iniciado el cambio de siglo, la S.D. Leioa inaugura la nueva década con un decoroso décimo puesto en Liga durante la temporada 00/01, obteniendo una puntuación muy similar en la siguiente campaña 01/02 cuando finaliza noveno. En 2002, coincidiendo con el acceso a la presidencia de José Ángel Basauri, la Federación Vizcaína crea una nueva categoría, la División de Honor, la cual a partir de entonces será el máximo nivel a nivel regional dentro de sus clubs asociados. Dicha categoría se nutre con todos los clubs que han sobrevivido en Regional Preferente en la sesión anterior más los descendidos de Tercera División y ascendidos de Primera Regional, disputando los leioarras en la temporada 02/03 uno de sus mejores torneos al ser terceros tras C.D. Sondika y Club Portugalete, aunque sin opciones reales de poder ascender. Después de tan magnífica temporada, la campaña 03/04 significa una vuelta a la zona media de la clasificación, concluyendo noveno para mejorar en la edición 04/05 cuando son sextos.

En la edición 05/06 la S.D. Leioa está a punto de descender a Regional Preferente al ser decimotercero en Liga y casi dejarse arrastrar por los descensos procedentes de Tercera División, un punto de inflexión que trae consigo la llegada al banquillo azulgrana del que será su técnico talismán, David Movilla. El exjugador toma las riendas en la temporada 06/07 y deja al equipo en cuarto puesto, consiguiendo en la siguiente campaña proclamarse Campeón de la categoría tras una gran disputa con Gatika K.T. y S.D. Ugeraga que le abre las puertas de Tercera División.

El estreno en el cuarto nivel de las Categorías Nacionales a lo largo de la sesión 08/09 es discreto siendo decimoprimero pero con la satisfacción de haber obtenido la permanencia. Más complicada resultará sin embargo la temporada 09/10, pues los azulgranas tienen que realizar un gran esfuerzo para evitar a toda costa el descenso, logrado con tesón y el decimosexto puesto.

2010 – 2020

Con la edición 10/11 llega la calma y los azulgranas son novenos en Liga sin pasar tantos sobresaltos como en la campaña anterior, trazándose la directiva como objetivo el poder entrar en plaza de Promoción en el futuro inmediato. En la temporada 11/12 son octavos recibiendo pocas derrotas, cimentándose a partir de entonces una plantilla que será cuarta en la Liga 12/13, cumpliéndose la meta de promocionar dentro del plazo previsto. En esta Fase eliminatoria se enfrenta en Cuartos de Final a la U.D. Poblense, perdiendo en Sarriena por 1-2 y nuevamente en la localidad mallorquina de Sa Pobla por el mismo resultado, 2-1.

En la campaña 13/14, con José Ángel Basauri en la presidencia y el técnico David Movilla, se consigue reunir una excelente plantilla que sale cada jornada del torneo a ganar y que, paso a paso, va sumando puntos hasta separarles una cómoda distancia respecto a sus más directos rivales. El conjunto azulgrana consigue finalmente proclamarse Campeón de Tercera División por primera vez en su historia, accediendo a una Promoción de Campeones donde se enfrenta al C.D. Varea, de Logroño, con el ascenso directo a Segunda División B en juego, ambición que se alcanza tras imponerse en la capital riojana por 1-4 y en un abarrotado Campo de Sarriena por 3-0 en el encuentro de vuelta.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951)
  • Athletic Club, 1898-1998: Crónica de una leyenda. Alfonso Carlos Sáiz Valdivieso. Editorial Everest (1998).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009). Apéndice 2014.
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Club Deportivo Tudelano

 

Escudo C.D. Tudelano

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Tudelano
  • Ciudad: Tudela
  • Provincia: Navarra /Nafarroa
  • Comunidad Autónoma: Navarra /Nafarroa
  • Fecha de constitución: 29 de noviembre de 1935
  • Fecha de federación: 1935



CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Tudelano (1935- )



TÍTULOS NACIONALES:

5 Ligas de Tercera División:

  • 1954/55
  • 1983/84
  • 1990/91
  • 2009/10
  • 2010/11

1 Copa de la Liga de Tercera División:

  • 1984



ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal Ciudad de Tudela
  • Año de inauguración: 1969
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal José Antonio Elola (1969-2012)
  • Estadio Municipal Ciudad de Tudela (2012-)
  • Capacidad: 11.000 espectadores
Estadio Ciudad de Tudela CD Tudelano

 


OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal de Griseras (1935-1969)
  • Estadio Municipal José Antonio Elola (1969-2012), Estadio Municipal Ciudad de Tudela (2012- )



TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Tudelano

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO TUDELANO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB DEPORTIVO TUDELANO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN TUDELA:

Situada en la zona meridional de Navarra, la industriosa ciudad de Tudela es el más importante centro neurálgico de la Ribera del Ebro y cabeza de su merindad, extendiéndose su influencia a localidades de otras provincias próximas. El fútbol, al igual que en muchas otras partes, surgió desde los colegios e instituciones docentes quienes impartían esta modalidad deportiva para fomentar el espíritu de compañerismo y el físico. El primer club a nivel organizado que se desempeño en estas lides fue la Deportiva Tudelana, una sociedad fundada en 1921 que jugaba en el Campo de Griseras y que terminaría por desaparecer en 1927. Precisamente en 1927 nacerían el Racing Club y la Sociedad Gaztesuna, surgiendo en 1928 la Unión Tudelana, sociedades todas ellas que contaban con equipo de fútbol y jugaban en el Campo de Griseras, unos terrenos propiedad de la por entonces pujante empresa Azucarera de Tudela.

La ausencia de una Federación navarra propia y un club potente privó a los tudelanos de competir a nivel oficial, pero no de su práctica, surgiendo en 1930 la Sociedad Beti-Jai y en 1932 el C.D. Vegetariano, la S.D. Aragón y la S.D. Tudelana, además de otros clubs como el Tudela F.C., el Muskaria Club y el Ancora Fordín. Sin embargo el más fuerte de todos fue el C.D. Arenas, una sociedad bien estructurada que vestía camisa blanquiazul con pantalón blanco.

HISTORIA DEL CLUB:

1935 – 1940

Constituida previamente la Federación Navarra el 21 de mayo de 1928, Tudela no cuenta con un club importante federado que participe en cualquiera de las distintas categorías de la región, permaneciendo como adheridos los equipos del Colegio de los HH. Jesuitas y el Colegio de los HH. Maristas. Transcurridos unos años, es en 1935 cuando surge la idea de crear una sociedad que lleve el nombre de la ciudad, iniciándose una serie de conversaciones entre los distintos clubs existentes que depare un representante único.

Las sociedades C.D. Vegetariano, Tudela F.C., Ancora Fordin, Sociedad Gaztesuna y Muskaria Club acaban fusionándose el 29 de noviembre bajo el nombre de Club Deportivo Tudelano, resultando proclamado presidente Lucas Gallego mientras como colores se eligen camisa blanca con pantalón negro. El Campo de Griseras, vallado desde 1934, es su terreno de juego, estrenándose los blanquinegros en Segunda Regional durante la temporada 35/36 donde conquistan la primera plaza. Por otra parte el C.D. Arenas, entidad no partícipe en la fusión, compite en Primera Regional como estandarte de la ciudad. En julio de 1936, cuando el club blanquinegro estaba presto para debutar en Primera Regional, irrumpe la Guerra Civil y se inicia un obligado paro que dura cerca de dos largos años, reemprendiéndose la actividad en la ciudad a finales de 1938 cuando la situación lo permite.

1940 – 1950

En la temporada 39/40 vuelven los campeonatos a nivel nacional y regional, convirtiéndose el C.D. Tudelano en un importante referente navarro al ser subcampeón de Primera Regional en la campaña 40/41 y Campeón en las ediciones 41/42 y 42/43, a la par que el ahora C.D. Arenas E.yD. compite en Segunda Regional. En 1943 la DND desea potenciar el fútbol entre los principales núcleos de población y decide que el renovado campeonato de Tercera División sea el vehículo indicado para los clubs modestos. El C.D. Tudelano como Campeón de su zona accede a esta categoría quedando encuadrado durante la sesión 43/44 en el Grupo III junto a vascos y riojanos, terminando en sexto puesto.

En la edición 44/45 es noveno, siendo octavo en la 45/46 y sexto en la 46/47. En la temporada 47/48 es noveno dentro de un grupo donde compiten clubs valencianos y castellanos, terminando decimocuarto y colista en la campaña 48/49 junto a clubs vascos y cántabros. Gracias a la reestructuración de la categoría el club navarro sigue en Tercera División cuando todo parecía indicar que iba a militar en Primera Regional, cerrando la sesión 49/50 en duodécimo puesto.

1950 – 1960

En la temporada 50/51 la economía blanquinegra anda ya maltrecha y el club resulta decimoctavo y colista descendiendo ahora sí a Primera Regional. En esta categoría los tudelanos fraguan sus finanzas y recuperan el aliento consiguiendo ascender a Tercera División al término de la campaña 52/53, reestrenándose en la sesión 53/54 con un discreto decimoquinto puesto. En la edición 54/55 la categoría es reestructurada profundamente y el número de clubs por grupo queda reducido, compitiendo los blanquinegros con clubs guipuzcoanos y navarros.

Sin apenas oposición el C.D. Tudelano es Campeón de su grupo y accede a disputar la Promoción para tratar de ascender a Segunda División, quedando sexto de un grupo de ocho aspirantes donde consigue ascender la Ag.D. Plus Ultra y en el que participan Ct.D. Manresa, Gerona C.F., Arenas S.D., C.D. Elgoibar, C.D. Binéfar y A.D. Rayo Vallecano. En las dos sesiones siguientes, 55/56 y 56/57, el club de la Ribera Navarra será cuarto yendo el título a parar a manos del C.D. Elgoibar, mientras en la campaña 57/58 es sexto cayendo hasta el duodécimo puesto en la 58/59. La temporada 59/60 la cierra siendo decimocuarto y descendiendo a Primera Regional.

1960 – 1970

El inicio de los años sesenta es complicado y las diferentes plantillas que confecciona la directiva tudelana no aciertan a conseguir el ascenso, teniendo que transcurrir hasta seis largas campañas para que, tras ser subcampeón en la edición 65/66 tras el Club Haro Deportivo, los blanquinegros regresen a Tercera División. Conseguido el ascenso, desde 1966 el club ribereño siempre ha permanecido en Categoría Nacional, iniciando esta larguísima estancia durante la temporada 66/67 con un décimo puesto.

En la sesión 67/68 el C.D. Tudelano finaliza tercero, pasando en 1968 a una remodelada Tercera División donde compite con sociedades navarras, guipuzcoanas, riojanas y aragonesas con un aceptable séptimo puesto, plaza que repite en la sesión 69/70 pero jugando ya en el nuevo Estadio José Antonio Elola, inaugurado el 17 de agosto de 1969 en encuentro disputado frente al Club Atlético Osasuna con resultado final de empate 1-1.

1970 – 1980

El club ribereño supera las distintas remodelaciones que experimenta la categoría a finales de los años sesenta, comenzando la década de los setenta en medio de una Tercera división que ha quedado reducida a cuatro grupos de mucho potencial.En la temporada 70/71, en el grupo que conforman aragoneses, castellanos, vascos y navarros, tiene apuros para no descender tras quedar decimosexto, viéndose obligado a disputar la Promoción de Permanencia con el aspirante C.D. Murense balear. Dos victorias le permiten seguir su aventura en Tercera al vencer 5-0 en casa y 1-3 en Muro. En la siguiente campaña 71/72 no mejoran las cosas y es decimoquinto, viéndose las caras en una reñidísima Promoción con la S.D. Rayo Cantabria, rival al que derrota 4-0 en casa y con el que pierde 3-0 en Santander.

En las siguientes ediciones se conformarán unas plantillas con más calidad para no tener tantos problemas y poder afrontar la categoría con más garantías, resultando séptimo en la campaña 72/73, noveno en la 73/74, octavo en la 74/75 y sexto en la 75/76. Los años setenta se convierten en la época dorada del club pasando por el Estadio ribereño clubs de la talla de Real Valladolid Deportivo, Tenerife Atlético, Palencia C.F., Club Atlético Osasuna, U.D. Salamanca, Club Getafe Deportivo, C.D. Logroñés, Castilla C.F., Deportivo Alavés ó Club Atlético Madrileño, todos ellos con experiencia en categorías superiores o con jugadores que luego despuntarán.

En la temporada 76/77 la RFEF anuncia que se va a crear una nueva categoría intermedia entre la Segunda División y la Tercera División, la denominada Segunda División B, en la cual entrarán los diez primeros clasificados de cada uno de los cuatro grupos existentes. La entidad tudelana realiza un gran esfuerzo deportivo y al final queda noveno consiguiendo el ascenso a Segunda División B en un intento de seguir compitiendo en el tercer nivel nacional. La temporada 77/78, la del debut en Segunda División B, no resulta como se espera y pese a tener opciones durante todo el año de salvarse, al final se desciende al quedar decimonoveno a cuatro puntos del decimosexto. De nuevo en Tercera División, el club blanquinegro va de más a menos concluyendo la década con un sexto puesto en la campaña 78/79 y un duodécimo en la 79/80, tiempo que coincide con el nacimiento del Club Deportivo Lourdes en 1979, una sociedad radicada en el popular barrio del mismo nombre que en el futuro será un importante club.

1980 – 1990

El C.D. Tudelano pasará los años ochenta íntegramente en Tercera División compitiendo con clubs navarros y riojanos. Aunque su meta evidentemente pasa por acceder a categoría superior, las cosas no le son sencillas. De este modo es cuarto en la campaña 80/81, quinto en la 81/82 y nuevamente cuarto en la 82/83, siendo esta última sesión subcampeón de la Copa de la Liga al caer derrotado en la Final frente al Real Madrid C.F. Aficionados: derrota por 1-2 en casa y resultado de empate 1-1 en la vuelta.

En la sesión 83/84 es Campeón de Liga perdiendo tan solo cinco encuentros. Este puesto le permite promocionar para ascender a Segunda División B, pero en Semifinales el Club Atlético Marbella se cruza en su camino y lo elimina a la primera venciendo en ambos encuentros; 0-1 en Tudela y 2-0 en Marbella. La decepción es grande, aunque en la Copa de la Liga se proclama Campeón al superar en la Final al Yeclano C.F.: 1-1 en la ida y 4-2 en la vuelta celebrada en casa. En las siguientes campañas realiza unos pobres campeonatos que están a punto de llevarle a Regional Preferente puesto que si en la edición 84/85 es duodécimo, en la 85/86 salva la categoría in extremis al ser decimoctavo.

En 1986 la RFEF concede un grupo propio de Tercera División a la Federación Navarra, estrenándose en la temporada 86/87 con un discreto sexto puesto que le impide promocionar. La edición 87/88 será muy pobre con un decimotercero puesto, mejorando ostensiblemente en la campaña 88/89 donde concluye tercero. Mejoradas las prestaciones de los blanquinegros, en la sesión 89/90 finalizan subcampeones a tan solo un punto del líder C.D. Izarra.

1990 – 2000

En 1990 la RFEF modifica las reglas para ascender a Segunda División B creando unas eliminatorias donde adquirirá nueva categoría el primer clasificado de los cuatro que contenga cada uno de los grupos decididos por razones geográficas. El C.D. Tudelano es Campeón de Liga en la edición 90/91, disputando a continuación una reñidísima Promoción en donde supera a Ag.D Sabiñánigo, Unión Montañesa de Escobedo y C.D. Elgoibar consiguiendo el ascenso a la categoría de bronce.

El retorno a Segunda División B es celebrado ampliamente por su afición, necesitada de militar en una categoría superior, iniciándose un período de cinco temporadas consecutivas en las que por Tudela pasarán clásicos como U.D. Salamanca, Pontevedra C.F., C.D. Numancia, Deportivo Alavés, Real Unión de Irún y Cultural y Deportiva Leonesa. Las cinco comparecencias serán iguales y todas se pueden medir por los mismos parámetros, caracterizándose en cada una de ellas el deseo de obtener la permanencia cuanto antes. Así los tudelanos serán decimoquintos en la sesión 91/92, decimosextos en la 92/93, decimoterceros en la 93/94, nuevamente decimoquintos en la 94/95, perdiendo la categoría en la temporada 95/96 al finalizar decimoséptimos.

En el segundo lustro de la década los problemas económicos relucen y el club pasa momentos preocupantes con un decimoséptimo puesto en el campeonato 96/97 que casi le hace enganchar con la Regional Preferente. En las ediciones siguientes remonta el vuelo y consigue terminar entre los diez primeros de su grupo de Tercera División.

2000 – 2010

El cambio de siglo observa en sus años iniciales a un C.D. Tudelano que deambula por la zona media de la tabla clasificatoria alejado de los primeros puestos que dan opción a poder promocionar, siendo superado en cada temporada por Peña Sport F.C., C.D. Izarra o cualquier sociedad que se convierta en club revelación. Los presupuestos no alcanzan para más y la afición ve preocupada cómo su equipo no es el mismo de antaño. Esta tendencia negativa empieza a corregirse a partir del segundo lustro mostrándose los primeros síntomas en la campaña 05/06 cuando son séptimos.

En la sesión 06/07 inician un acoso y derribo para conseguir el ascenso, algo que se les resistirá más de la cuenta a tenor de las oportunidades que se les presentan. En esta primera, tras ser cuartos en Liga, promocionan ante Las Palmas Atlético siendo eliminados al empatar 2-2 en casa y perder 1-0 en la capital grancanaria. En la temporada 07/08 repiten cuarto puesto en el campeonato doméstico, superando en la Primera Eliminatoria de la Promoción al C.D. Alfaro en un intenso duelo; 4-0 en casa y derrota por 3-1 en la localidad riojana, mientras en la Segunda Eliminatoria y Final se les escapa el ascenso a favor del Real Murcia Imperial; 2-3 en casa y 3-1 en la vuelta.

A pesar de la decepción siguen apostando por el objetivo y tras ser terceros en Liga durante la edición 08/09, en los Cuartos de la Promoción son eliminados por el C.D. Ourense SAD; 4-0 en la capital gallega y victoria sin consecuencias por 2-1 en casa. En la temporada 09/10 son Campeones de Liga pasando directamente a jugarse el ascenso directo frente al C.D. Atlético Baleares quien se lo impide; 1-0 en Palma y 2-1 en casa. Este traspiés les hace pasar a Semifinales donde tienen una nueva oportunidad superando con brillantez al C.D. Llanes; 2-2 en la localidad asturiana y 6-0 en casa. En la gran Final, sin embargo, ceden por los pelos ante el F.C. Santboià; 2-1 en la barcelonesa Sant Boi de Llobregat y 2-1 en casa, perdiendo cualquier opción en los penaltis donde se imponen los catalanes por 3-4.

2010 – 2020

En la campaña 10/11 repiten título liguero y disputan su quinta Promoción consecutiva. En la Fase de Campeones no tienen excesiva fortuna y son superados claramente por la Real Balompédica Linense; 1-0 en casa y derrota por 4-0 en la ciudad gaditana. Como sucediese en la edición anterior pasan a Semifinales, superando en esta ocasión al C.D. Pozoblanco; 0-0 en la localidad cordobesa y 2-0 en casa, mientras en la Final son apeados por la U.D. San Sebastián de Los Reyes; 2-1 en la localidad madrileña y derrota por 0-1 en casa.

El ansiado y muy luchado ascenso a Segunda División B se consigue al fin en la temporada 11/12 cuando tras ser tercero en Liga, en la Promoción van superando a todos sus rivales; C.D. Azuqueca en Cuartos; 1-1 en la localidad alcarreña y 2-1 en casa, C.P. Villarrobledo en Semifinales; 2-1 en casa y empate 2-2 en la localidad albaceteña y Catarroja C.F. en la Final; 4-0 en casa y 0-1 en la localidad valenciana. El 2 de marzo de 2012 el estadio pasa a llamarse Ciudad de Tudela tras la decisión del pleno del Ayuntamiento.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com


BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:



Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Arenas Club de Getxo

 

titular Arenas Club de Getxo

Escudo Arenas C. de Getxo

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Arenas Club de Getxo
  • Ciudad: Guecho / Getxo
  • Provincia: Vizcaia / Bizkaia
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 1909
  • Fecha de federación: 1913

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Arenas Foot-ball Club (1909- 1912)
  • Arenas Club (1912- 1917)
  • Arenas Club de Guecho (1917- 1984)
  • Arenas Club de Getxo (1984- )

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Tercera División:

  • 1945/46
  • 1946/47
  • 1959/60

1 trofeo de Copa:

  • 1919

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Nuevo Municipal de Gobela
  • Año de inauguración: 2004
  • Cambios de nombre: Estadio Nuevo Municipal de Gobela
  • Capacidad: 2.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Lamiako (1909- 1913)
  • Campo de Jolaseta (1913- 1925)
  • Campo de Ibaiondo / Gobela (1925- 2004)

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Arenas Club de Getxo

ESCUDOS DEL ARENAS CLUB DE GETXO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL ARENAS CLUB DE GETXO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN GETXO:

Situada en el margen derecho del Nervión, la localidad de Getxo se convirtió a finales del s.XIX en zona residencial de la alta burguesía bilbaína la cual poco a poco fue pasando de población temporal a fija. A principios del nuevo siglo los barrios emergentes de Neguri y Las Arenas son ya un hecho convirtiéndose la proximidad de este último con el Campo de Lamiako, feudo del Athletic Club bilbaíno y situado en Leioa, en foco de atracción para la juventud que en 1901 ya observa corretear a los athléticos tras un balón. El núcleo de Las Arenas empieza a desarrollarse y como residencia de industriales que mantienen grandes relaciones comerciales con los británicos, muchos son los hijos de getxotarras que llegan procedentes del Reino Unido donde han aprendido a jugar a fútbol durante sus estudios.

En pocos años el fútbol es ya un deporte conocido y la cantidad de localidades que cuentan con un club empieza a crecer considerablemente. Getxo, quien cuenta con practicantes que bien juegan en los terrenos del Campo de Santa Eugenia emplazado en Romo o bien en el Campo de Lamiako de manera ocasional, sin embargo parece esquiva a esta tendencia hasta que la creación de la Federación Española parece darle el impulso que precisaba y comienza a generarse lo que van a ser sus primeras sociedades.

HISTORIA DEL CLUB:

1909 – 1920

Estas se forman en 1909 coincidiendo con el abandono del Athletic Club de las instalaciones de Lamiako, decisión que deja pista libre para que se constituya el Arenas Foot-ball Club, entidad que emplea este campo. El club elige su primera junta directiva el 17 de mayo de 1910 con Pedro de Gaztañaga en la presidencia, junto a otros como Felipe Tejedor, Luis Ghia, Cándido Bilbao, Federico Landa, Santos Eguidazu, León Saunet y Aurelio López. La otra institución es el Algorta Foot-ball Club, originada en el primitivo barrio origen de Getxo. Ambas sociedades compiten por la supremacía local y a principios de la década de los años diez ya se enfrentan a clubs de otras localidades de su entorno como el propio Athletic Club ó el C.D. Portugalete, otra población con gran tradición futbolística.

La fragilidad que muestran los combinados getxotarras frente a sus poderosos vecinos hace mella en sus dirigentes y a inicios de 1912 ya se empiezan las conversaciones para fusionarse en uno solo. Este acontecimiento tiene lugar el 11 de abril de ese año y el nombre elegido es el de Arenas Club por ser este el barrio donde jugará el resultante de la unión y por ser sede de la mayoría de sus socios. Los colores elegidos son camisa rojinegra con pantalón blanco, el feudo sigue siendo Lamiako, mientras Feliciano Etxebarría resulta elegido presidente.La sociedad se inscribe durante 1913 en la Federación del Norte, recién creada tras las decisiones tomadas en Madrid por la nueva Federación Española de Foot-ball de dividir el país en subdivisiones geográficas, pasando a competir en Segunda Categoría.

Este año es fecundo para la entidad arenera puesto que Manuel Morán, párroco al cargo de la Iglesia de Las Mercedes, compone un grupo de jugadores juveniles de gran proyección que conquista la Copa Athletic que el club rojiblanco bilbaíno pone en disputa para los clubs vizcaínos de esta categoría. El éxito obtenido no cae en balde y en la temporada 14/15 los rojinegros pasan a Primera Categoría donde se encuentran con los grandes de la misma como son el Athletic Club, Racing Club de Santander, Real Unión Club y Real Sociedad de Foot-ball. En 1914 abandonan el Campo de Lamiako y estrenan su propio recinto situado en el barrio de Neguri; el Campo de Jolaseta, terreno que ha venido empleando el Athletic Club desde 1910 y quien lo ha acaba de abandonar con motivo de su traslado al nuevo Campo de San Mamés.

Los areneros no hacen mal papel y pronto empiezan a distinguirse como uno de los clubs más potentes, corroborándolo en la edición 16/17 al adjudicarse el primer Campeonato, ya con el nombre de Arenas Club de Guecho, con jugadores como Jáuregui, Vallana, Careaga, Chacho o los hermanos Peña entre otros. Este éxito les permite representar a su Federación en el Campeonato de España, torneo en el que ante la sorpresa de todos llegan hasta la mismísima Final que se disputa en Barcelona y donde ceden ante el potente Madrid F.C. tras dos vibrantes encuentros, el primero finalizado con 0-0 y el segundo con 1-2 favorable a los merengues en plena prórroga tras finalizar 1-1 en el tiempo reglamentario.

Llegados al año 1918, los conjuntos guipuzcoanos deciden abandonar la Federación del Norte por desavenencias con el todopoderoso Athletic Club y crean la Federación Guipuzcoana. Este paso propicia que las posibilidades de los rojinegros aumenten de cara a obtener títulos y es esa misma edición cuando conquistan el campeonato 1918/19. Cargados de moral, con una estructura sólida respaldada por el empresariado local, nuevamente se presentan en el Campeonato de España y llegan a la Final, obteniendo esta vez sí la Copa al imponerse brillantemente al F.C. Barcelona por 5-2 en la prórroga tras haber finalizado el encuentro con 2-2 en el tiempo reglamentario. Los jugadores rojinegros Jáuregui, Vallana, Monacho, Uriarte, Arruza, J.M.Peña, Ibaibarriaga, Pagazaurtundua, Sesumaga, Barturen y F.Peña pasarán a la posteridad como los héroes de Madrid al ser el campo del Racing Club de esta capital donde se juega la gran final. Dos jugadores de este excelente plantel, Sesumaga y Pagazaurtundua, conseguirán posteriormente la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Amberes de 1920.

1920 – 1930

En 1922 los clubs cántabros siguen la estela que marcaron los guipuzcoanos años antes y crean la Federación Montañesa. El Arenas Club de Guecho conquista el recién instaurado Campeonato de la Federación Vizcaína de la temporada 21/22, título que repite en la edición 24/25. En esta ocasión, al contrario que en la anterior, sí llega lejos en el Campeonato de España y se planta en la Final que se disputa en Sevilla donde se encuentra como rival al F.C. Barcelona, conjunto con mayor potencial el cual se impone por 0-2. Con una afición creciente ante los éxitos rojinegros, el Campo de Jolaseta se queda pequeño y se emprende la construcción del nuevo de Ibaiondo estrenado en septiembre de 1925 con capacidad para diez mil localidades.

El club arenero crece y se adjudican el Campeonato 26/27. En el Campeonato de España o Copa de S.M. El Rey D. Alfonso XIII llega a la Final – la cuarta en su corta historia – que se disputa en Zaragoza, cayendo en la prórroga por 0-1 ante el Real Unión de Irún. En 1927 nace en el núcleo primitivo de Algorta una nueva sociedad que en el futuro será su rival dentro de la ciudad; el C.D. Guecho, con el que mantiene una disputa por la hegemonía en una localidad en la que los barrios están muy definidos y los clubs de cada uno de ellos respiran independencia respecto al resto. En Getxo el fútbol es una pasión y la membresía de clubs es abundante, destacando a parte de los dos citados otros como el histórico Romo F.C. y otros conjuntos menores como el Galea, el Bizkerre, el Arraultzaldeon, el Iturgitxi y el Neguri.

A mitad de los años veinte el profesionalismo empieza a emerger de forma imparable de modo que la presencia de dinero arremete cada vez más en contra de los clubs modestos que han de defenderse del intrusismo que practican los clubs poderosos. La sociedad guetxotarra se mueve a caballo entre ambas tendencias puesto que a pesar de ser un club de una localidad pequeña, su entramado social y empresarial se presta para reunir plantillas semiprofesionales. Paralelamente a estos hechos la necesidad de crear un Campeonato de Liga en el que se enfrenten varios clubs a partidos de ida y vuelta retoma inusitada fuerza, siendo un miembro de la directiva arenista quien tomará gran protagonismo. Se trata de José María Atxa, vicepresidente del club bajo cuyas manos se organiza el primer Campeonato de Liga de la temporada 28/29, la primera edición de un torneo para clubs profesionales que pronto se convertirá en una pasión para todos los aficionados del país.

En esta Liga entran los clubs históricos que han conquistado el Campeonato de España y parte de sus finalistas, predominando en su composición la presencia destacada de clubs vascos, madrileños y catalanes, las tres grandes fuerzas futbolísticas del momemnto. El Arenas Club de Guecho es uno de los afortunados y en su largo historial tiene el orgullo de ser uno de los fundadores. La entidad rojinegra pasa a competir en ambos Campeonatos, el de Vizcaya y el de Liga, multiplicando sus esfuerzos denodadamente para estar a la altura. En su estreno de la campaña 28/29 es quinto clasificado, siendo en la edición 29/30 cuando adquiere su mejor clasificación, tercero.

1930 – 1940

A comienzo de los años treinta todavía posee un conjunto potente y queda quinto en las ediciones 30/31 y 31/32, pero es a partir de 1932 cuando el profesionalismo derriba todas las puertas de la entidad y empieza a llevarse lo mejor de sus filas. El club arenero que basa toda su fuerza en la gran calidad de sus hombres y en la garra y lucha que estos demuestran para llevar el nombre de su localidad por todo el país, cede ante la entrada de dinero procedente de los grandes clubs de las capitales, los cuales disminuyen las posibilidades de este en sobrevivir entre la élite.

El Arenas Club de Guecho ve impotente cómo no surgen nuevos valores en la localidad y alrededores, siendo séptimo en la sesión 32/33, décimo en la campaña 33/34 y duodécimo en la posterior 34/35. Este puesto le hace descender a Segunda División tras siete temporadas interrumpidas entre los mejores, una categoría más baja, pero económicamente más adecuada a su presupuesto. En la temporada 35/36 es segundo clasificado en su grupo y pasa a disputar la Fase Final para ascender a Primera División. En esta es tercero y se queda con la miel en los labios pues tan solo ascienden los dos primeros. En julio de 1936 la Guerra Civil estalla y la entidad deja de competir momentáneamente, pasando un par de años hasta que vuelve a reorganizarse al encontrarse Vizcaya en zona pacificada, lejos del frente. Tras el fin del conflicto algunos jugadores son baja y por relevo generacional se incorporan otros mientras el club arenero concluye la edición 39/40 en séptimo puesto.

1940 – 1950

En las siguientes campañas mantiene el mismo nivel pero en la edición 42/43 sorprendentemente queda cuarto tras un buen campeonato. La fuga de algunos de sus talentos a clubs de superior categoría debilita el plantel, siendo duodécimo en la edición siguiente 43/44. El Arenas Club de Guecho se ve obligado a defender su plaza en la Promoción de Permanencia, perdiéndola ante el aspirante Club Ferrol por 0-1 en encuentro disputado en Madrid. Esta sin saberlo es su última campaña entre la élite y a partir de entonces el club deambula por una vida deportiva en categorías más bajas.

Durante la temporada 44/45 debuta en Tercera División quedando subcampeón, pasando a jugar la Fase Intermedia en la que solo el campeón de un grupo de seis clubs aspirantes llegará a la Final. El club rojinegro es segundo y sus opciones terminan. En la temporada 45/46 es Campeón de Liga, pero la mala fortuna le lleva al cuarto puesto en la Fase Intermedia, situación que se repite en la sesión 46/47 cuando tras ser nuevamente Campeón es ahora octavo en la Fase Intermedia. En lo que resta de década obtiene resultados con altibajos, mostrándose tan pronto con posibilidades de ascender como de descender a Regional. En 1948 pasan a jugar al Campo de Gobela, también denominado Ondategui, situado en el barrio de Las Arenas.

1950 – 1960

Los años cincuenta reafirman su nueva situación deportiva y su status de club importante pero sin opciones a volver a la élite, presentando dos caras totalmente contrapuestas dentro de un decenio en el que no se mueve de la Tercera División. En el primer lustro atraviesa por problemas financieros y deportivos que casi le cuestan el descenso a Regional, mientras que a partir del segundo lustro cambia su imagen y empieza a contar para el ascenso, destacando el sprint final de la temporada 59/60 en la que es Campeón de Liga. Tal esfuerzo no tiene recompensa y en la Fase de Ascenso cae eliminado ante el Burgos C.F.; 2-1 en la ida y 0-2 en casa.

1960 – 1970

La década de los años sesenta empieza con un conjunto fuerte en su categoría, lleno de aspiraciones de ascender a segunda División, pero que se ha de conformar con tocar con los dedos este sueño pues unas veces no llega y cuando está a punto de lograrlo, caso de la campaña 62/63, sucumbe en la Fase de Ascenso donde tras eliminar a la S.D. Huesca; 1-0 en la ciudad aragonesa y 5-1 en casa, al Real Unión Club, de Irún; 1-1 en la ciudad fronteriza y 3-1 en casa, cae en la Final ante la U.P. Langreo; 0-0 en casa y derrota por 2-0 en la vuelta.

Hacia finales de década el conjunto getxotarra va perdiendo protagonismo dentro de su grupo y las diferentes reestructuraciones que sufre la categoría inciden en la merma de sus posibilidades. La definitiva sentencia llega en la temporada 69/70 cuando es decimoquinto y no puede superar el corte establecido por la RFEF para seguir compitiendo en la categoría.

1970 – 1980

El castigo por la Regional Preferente se prolonga durante seis largas temporadas en las que lucha denodadamente pero sin éxito por volver a la Tercera División. Su mayor aproximación se produce en la campaña 73/74 en la que es subcampeón y fracasa como aspirante ante el Tercera División C.D. Mirandés; 0-0 en casa y 1-0 en la ciudad burgalesa. El deseado ascenso se produce con la conquista del Campeonato 75/76 que le da plaza en la categoría de bronce sin promoción mediante. Tras este ascenso el club arenero tiene unos inicios titubeantes dentro de su grupo de Tercera División durante un par de temporadas, mostrándose más aguerrido y con aspiraciones a final de década.

En la temporada 78/79 mantiene un disputado duelo con el navarro C.D. Sangüesa que se resuelve a favor de estos últimos por un escaso punto de diferencia. Cuando todo parecía estar a favor de los navarros para ascender, estos renuncian a participar en Segunda División B por la escasez de medios económicos a la hora de afrontarla, ocupando y siendo beneficiados de tal decisión el Arenas Club de Guecho, quien acepta encantado tal reto. El debut en Segunda División B se produce en la temporada 79/80 sin mucha suerte, dentro de un grupo en el que también figura el conjunto getxotarra C.D. Guecho, rival con el que se dirimen el seguir en la categoría. Al final en un cruento año para el fútbol local ambos descienden a Tercera División resolviéndose sus respectivos encuentros con los resultados de 0-0 en el campo del C.D. Guecho y 4-1 en Gobela favorable a los areneros.

1980 – 1990

El descenso no hace mella en la entidad y consigue proclamarse subcampeón en la edición 80/81. Lamentablemente en la Promoción de Ascenso son eliminados por la U.D. Poblense; 1-1 en casa y derrota por 2-0 en la localidad balear de Sa Pobla. La fuga de algunas de sus figuras es inevitable y el equipo queda muy mermado, finalizando la temporada 81/82 en decimoctavo puesto y descendiendo a Preferente. Los rojinegros se recuperan rápidamente de este trance considerado como un accidente y ascienden rápidamente, militando en lo que resta de década en Tercera División donde realizan unas campañas sin ton ni son y alejado siempre de las primeras plazas, con más preocupación por sobrevivir que de realizar algo grande, dándose la circunstancia que desde 1984 vienen actuando bajo el nombre de Club Arenas de Getxo.

1990 – 2000

Empezada la década de los años noventa mejora su imagen y se sitúa entre los diez primeros, pero un inesperado revés en la campaña 94/95 da con sus huesos en Regional Preferente una vez más. En esta ocasión el resbalón dura un par de temporadas y no es hasta finalizada la edición 96/97 cuando se abandona la Regional. Su nueva cita con Tercera División se produce en la campaña 97/98, mostrando una imagen que poco a poco mejora y que acaba dándole el tercer puesto de la sesión 99/00. Tras esta plaza y debido al nuevo sistema promocional lucha por el ascenso a Segunda División B, desvaneciéndose este al ser tercero tras el C.D. Tropezón y C.D. Logroñés B mientras colista es la U.D. Fraga.

2000 – 2010

Con el cambio de siglo y en su primera década la entidad rojinegra se mantiene sin demasiados problemas en el campeonato de Tercera División, expectante a lo que sucede en su entorno y sin dar muestras de optar a metas superiores, contando sus presencias sin éxitos a excepción de la campaña 05/06 en la que se clasifica quinto. Nota a destacar es que en el año 2002 se derrumba por completo el vetusto Campo de Gobela y se procede a una remodelación total de sus instalaciones, construyéndose una nueva tribuna, sembrándose césped artificial y estrenándose todo el 4 de septiembre de 2004 en un adecuado entorno para un club moderno del s.XXI.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Un siglo de Arenas Club (1909-2009). Antonio Valencia y Gotzón Toral (2009).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  •  www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,