Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

Primera División RFEF Grupo II

 

Historial de la Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. «B»

 

 

Escudo Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. “B”
  • Ciudad: San Sebastián / Donostia
  • Provincia: Guipúzcoa / Gipuzkoa
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 1955
  • Fecha de federación: 1955

 

DATOS SOCIALES: 

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Real Sociedad de Fútbol Junior (1955-1957)
  • San Sebastián Club de Fútbol (1957-1991)
  • Real Sociedad de Fútbol “B” (1991-1992)
  • Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. “B” (1992-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División B:

  • 2020/21

5 Ligas de Tercera División:

  • 1959/60
  • 1979/80
  • 1998/99
  • 1999/00
  • 2009/10

 

ESTADIO:

  • Nombre: Campo de Fútbol José Luis Orbegozo
  • Año de inauguración: 1980
  • Cambios de nombre:
  • Campo de Fútbol Z-1 (1980-2010)
  • Campo de Fútbol José Luis Orbegozo (2010-)
  • Capacidad: 3.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Fútbol Municipal de Atotxa (1955-1993)
  • Estadio Municipal de Anoeta (1993-1997)
  • Ciudad Deportiva de Zubieta (1997-2001)
  • Estadio Municipal de Anoeta (2001-2002)
  • Ciudad Deportiva de Zubieta (2002-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DE LA REAL SOCIEDAD DE FÚTBOL S.A.D. «B». EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DE LA REAL SOCIEDAD DE FÚTBOL S.A.D. «B». EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SAN SEBASTIÁN:

Situada en el Golfo Vizcaya, bañada por el Mar Cantábrico y distante con la frontera de Francia a apenas veinte kilómetros, la ciudad y municipio de San Sebastián -Donostia en lengua euskera- es la capital de la provincia vasca de Guipúzcoa estando asentada en una preciosa bahía rodeada de montañas y presentando un entramado urbano moderno que le da un aire burgués y cosmopolita. Contando con una población de ciento noventa mil vecinos y siendo cabeza de un área metropolitana que ronda el medio millón, su economía gira en gran medida alrededor del comercio con multitud de tiendas y locales, el sector servicios y, sobre todo, del turismo, fuente esta última de gran importancia como consecuencia de la gran actividad cultural que ofrece, la bonanza de su clima y el atractivo de su entorno. Provista de un interesante patrimonio arquitectónico levantado en los siglos recientes, su casco antiguo ofrece conexiones con el pasado con calles estrechas, mucha vitalidad además de cierta actividad pesquera y un pequeño puerto dado su carácter marinero. Bien comunicada por una amplia red de carreteras, aeropuerto cercano y tren, la localidad destaca también por su gran oferta gastronómica, festival de cine, ocio nocturno y actividad deportiva con varios centros y diversos clubs para su práctica.

Desde que fuese constituida la Real Sociedad de Fútbol en 1909, el conjunto blanquiazul desde sus inicios se convirtió no solo en el club más importante de San Sebastián sino de toda la provincia atrayendo a una pléyade de jugadores locales y de toda Guipúzcoa quienes, además de jugar al fútbol, tenían un fuerte arraigo a la tierra conservado hasta hoy en día siendo tradicional su rivalidad con la provincia hermana de Vizcaya y su máximo representante, el Athletic Club, de Bilbao. Rondando los años diez del siglo XX San Sebastián albergaba cincuenta mil habitantes que, en poco menos de treinta años, duplicaron su número debiendo el club donostiarra para mantener su elevado nivel deportivo recurrir a las mejores figuras de la variada oferta futbolística local, pero también del resto de una reducida provincia limitada en extensión geográfica, aunque muy poblada.

Dotados de un gran talento balompédico y competitivo forjado en las playas y verdes descampados de la ciudad, fruto de la época y sus circunstancias el club donostiarra se nutrió durante los años diez y veinte de futbolistas formados en modestas sociedades de fértil cantera como el antiguo Vasconia Sporting Club, los rojiblancos del Amaika Bat y el renombrado C.D. Esperanza que vestía de azulgrana con pantalón negro jugando en la barriada de Martutene, aunque también de otros no tan conocidos como el Ariñ Sport Club que equipaba camiseta roja, el C.D. Fortuna que también vestía camiseta azulgrana, el Avión Club y la verdiblanca U.D. San Sebastián, todos ellos federados. En el ámbito provincial, habida cuenta de que San Sebastián generaba muchos y buenos jugadores pero no suficiente cantidad y calidad para mantener un equipo puntero, la entidad txuri-urdin se vio obligada a recurrir a clubs del territorio como la U.D. Eibarresa, el Tolosa F.C., Pasajes F.C. o C.D. Elgóibar llegando sus redes al vitoriano Deportivo Alavés incluso al riojano C.D. Logroñés en franca disputa no solo con el Athletic Club bilbaíno, sino con el gran rival provincial de excelente trayectoria como era por entonces el Real Unión Club de la fronteriza ciudad de Irún.

Tras la Guerra Civil y en plenos años cuarenta la Real Sociedad de Fútbol vivió a caballo entre la Primera y Segunda División convirtiéndose en un club ascensor al que le costaba mantenerse entre la élite nacional pese a contar siempre con destacados jugadores no logrando hasta los años cincuenta adquirir cierta estabilidad en Primera División. En medio de una dura posguerra donde había escasez de todo y limitados los recursos económicos, debido a la carestía que ocasionaban en las arcas los costosos fichajes, muchos clubs de toda la geografía nacional tuvieron que buscar en casa lo que les era difícil traer de fuera originándose los primeros filiales que, de manera práctica y barata, proporcionaban jugadores al primer equipo. Originados muchos de estos filiales en los años treinta y cuarenta, la Real Sociedad de Fútbol se incorporó a esta tendencia años más tarde, cuando le fue totalmente imprescindible y a causa de que la competencia cada vez era más numerosa.

HISTORIA COMO CLUB:

1955 – 1960

A principios de los años cincuenta la Real Sociedad de Fútbol contaba en su organigrama con un potente equipo juvenil que empezaba a despuntar a nivel nacional proclamándose Campeón de España en su categoría durante la campaña 52/53, hornada txuri-urdin que en el futuro iba a proporcionar grandes jugadores al primer equipo. Ante el excesivo encarecimiento de los fichajes y la aún reciente aprobación por parte de las autoridades de la normativa que permitía poder alinear jugadores extranjeros, consciente de su inferioridad presupuestaria respecto a otros clubs, la Junta Directiva de la principal entidad futbolística donostiarra decidió en el año 1955 dar continuidad a tan fecunda cantera de modo que dispusiera de un filial donde poder formar a los juveniles que destacaban en las categorías inferiores, proyecto consolidado durante el verano que dio pie a la constitución de la Real Sociedad de Fútbol Junior haciendo uso de sus mismos colores.

Partiendo desde la última de las categorías regionales administradas por la Federación Guipuzcoana, la Segunda Regional, el filial donostiarra, mezcla de juveniles y jugadores muy próximos a los veinte años, se estrenó en la temporada 55/56 arrasando en el por entonces grupo único de la categoría por lo que ascendió directamente a Primera Regional, nivel con más talento donde, de nuevo con un gran plantel, quedó cuarto en la campaña 56/57 superado por Tolosa C.F., S.D. Euskalduna, de Andoáin y S.D. Cultural Michelín, de Lasarte. No conseguido el ascenso a Tercera División y debido al interés que había en el seno del club donostiarra para que su filial compitiera en una categoría más alta con el fin de que sus jugadores llegasen a la primera plantilla con más proyección, la entidad txuri-urdin consiguió en los despachos lo que no había logrado en el terreno de juego obteniendo de la Federación Guipuzcoana la aprobación para competir en el Grupo IV en el siguiente curso.

Cumpliendo con la normativa que prohibía a dos clubs vinculados competir bajo una misma denominación en Categoría Nacional, el filial adquirió el nuevo nombre de San Sebastián Club de Fútbol estrenándose en la categoría de bronce coincidiendo con la sesión 57/58 donde, en un grupo participado por clubs guipuzcoanos, navarros, riojanos y burgaleses terminó en un notable quinto puesto demostrando que tenía un gran futuro por delante. En la edición 58/59, siguiendo en el mismo grupo, la progresión del filial fue notoria concluyendo tercero en Liga precedido de C.D. Logroñés y S.D. Éibar, los dos grandes dominadores, siendo mejor todavía la temporada 59/60 por cuanto se consiguió el primer puesto de forma incontestable cediendo una derrota, anotando más de cien goles y marcando una diferencia respecto al segundo clasificado, Real Unión Club, de Irún, de diez puntos. Clasificado para disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División, el Campo de Atotxa se convirtió en un hervidero eliminando a la S.D. Amistad, de Zaragoza al vencer 0-1 en la capital aragonesa y empatar 1-1 en casa, resultados por lo que obtuvo el pase a la gran Final. En esta tan decisiva eliminatoria, el filial donostiarra se enfrentó a la U.D. Figueras cosechando un implacable 4-0 en casa que dejaba el encuentro de vuelta francamente favorable, expectativa que pese a 4-2 favorable a los gerundenses, propició un histórico ascenso a la categoría de plata para un club que apenas contaba con cinco años de vida y jugadores como Celarai, Valle, Marquiarena, Lasa, Ayerbe, Matute, Almandoz o José Miguel Olano, máximo artillero en la historia del filial que vivió los mejores momentos del club con el ascenso y posterior participación en Segunda División.

1960 – 1970

El ascenso del San Sebastián C.F. a Segunda División fue un hecho inenarrable que colmó de satisfacción a todos los aficionados donostiarras y de Guipúzcoa por el prestigio que proporcionó a la Real Sociedad de Fútbol quien, de la noche a la mañana, se vio con dos plantillas compitiendo en lo más alto del fútbol profesional nacional, un hito hasta entonces al alcance de muy pocos que llenó de alegría a todos sus habitantes. Prestos a competir en Segunda División, por entonces subdividida en dos grupos de dieciséis participantes cada uno, el filial quedó ubicado en el Grupo I junto al resto de sociedades naturales del norte peninsular estando dirigidos durante la temporada 60/61, la de su estreno en la categoría de plata, por el técnico Pedro Torres Romero quien realizó el torneo al completo terminando en un plausible noveno puesto que le garantizó su continuidad un curso más. En la campaña 61/62, siendo presidente Mariano Yurrita Llorente y de nuevo con Torres Romero en el banquillo, el San Sebastián C.F. estuvo aún mejor concluyendo en quinta plaza tras un campeonato excelente y, aunque no tuvo oportunidad de promocionar o ascender matemáticamente, su actitud fue irreprochable comentándose entre los aficionados txuri-urdin que jugaba mejor el filial que el conjunto de Primera División. Así fue, para mala fortuna del filial, la Real Sociedad de Fútbol cuajó una pésima temporada finalizando en decimoquinto puesto por lo que perdió la categoría descendiendo a Segunda División, arrastrando por la condición de filial del San Sebastián C.F. a sus jóvenes cachorros de forma injusta a Tercera División después de su gran labor.

Consternados por lo sucedido, al filial no le quedó más remedio que aceptar las reglas del campeonato regresando en la sesión 62/63 a un tercer nivel donde se encontró con el Grupo IV donde participaban los clubs guipuzcoanos, navarros, riojanos y burgaleses quedando prácticamente desmantelada la plantilla del curso anterior que fue rápidamente cubierta con nuevos jugadores que terminaron en una discreta novena plaza llegando al club un entrenador histórico, Javier Expósito, quien se mantendría en el cargo durante muchos años. Siguiendo en el mismo grupo, la edición 63/64 ofreció una cara diferente concluyendo el San Sebastián C.F. en quinto puesto siendo totalmente contrario el desarrollo de la temporada 64/65 en la cual no se levantó cabeza, se terminó en un decepcionante decimotercero puesto y tuvo que emplearse a fondo para no dar con sus huesos en Primera Regional. Con la Real Sociedad de Fútbol en Segunda División luchando por ascender en una época poco provechosa a nivel deportivo, el filial perdió potencial pasando unos años en tierra de nadie con la misión de seguir formando jugadores necesarios para la primera plantilla y con la esperanza de que algunos sirvieran para dar el salto.

Entre estas vicisitudes el filial fue octavo en la campaña 65/66 y decimoprimero en la sesión 66/67 en la que por fin la Real Sociedad de Fútbol ascendió a la élite, notándose en adelante un cambio a mejor en la ambición del San Sebastián C.F. quien en la edición 67/68, con una plantilla renovada terminó en quinto puesto, mejorando en la siguiente 68/69 al ser cuarto en un curso donde, a consecuencia de una gran reestructuración emprendida por la Federación Española muchos clubs perdieron la categoría, terminando tan histórica década con una temporada 69/70 en la que, bajo la presidencia de José Luis Orbegozo Balzola y continuando con la remodelación de las categorías nacionales, el filial concluyó tercero precedido por C.D. Logroñés y S.D. Éibar aunque sin opciones reales de ascender.

1970 – 1980

Al iniciarse los años setenta el San Sebastián C.F. siguió compitiendo como miembro de pleno derecho en una reformada Tercera División que fue reducida a cuatro grupos con veinte participantes cada uno adquiriendo una competitividad y nivel deportivo considerable. Por razones geográficas en la temporada 70/71 a los guipuzcoanos les fue asignado el Grupo I encontrándose con clubs vascos, madrileños, canarios, aragoneses, navarros, castellano-leoneses y castellano-manchegos terminando en octavo lugar mientras en la campaña 71/72 fue sexto y en la sesión 72/73 repitió en el octavo puesto.

Dado el sistema competitivo de la época, complejo y muy abierto a la entrada y salida de participantes al establecerse una traicionera Promoción de Permanencia para los clubs clasificados entre los puestos decimotercero y decimosexto, ambos inclusive, la preocupación del filial txuri-urdin, además de proporcionar jugadores al primer equipo fue evitar caer en estos puestos resultando décimo en la edición 73/74 y sexto en la temporada 74/75, para ser séptimo en la campaña 75/76. Coincidiendo con el desarrollo de la sesión 76/77 la Federación Española anunció cambios para el siguiente campeonato estableciendo una nueva categoría titulada Segunda División B intercalada entre la Segunda División por arriba y la Tercera División por abajo que vino a ocupara el tercer nivel futbolístico desplazando esta última hasta el cuarto. La reestructuración determinó que el campeón ascendía a la categoría de plata mientras los clasificados del puesto segundo al décimo, ambos inclusive, pasaban a la nueva categoría, por lo que los donostiarras, pese a su esfuerzo y en un mal año, quedaron al margen al ser decimosegundos siguiendo en Tercera División pero perdiendo realmente un nivel.

Tras el golpe el San Sebastián C.F. tuvo que acoplarse a su nueva situación siguiendo compitiendo en el Grupo II ahora compuesto por clubs vascos, navarros, riojanos, aragoneses y castellano-leoneses alzándose hasta el tercer puesto en la campaña 77/78 y teniendo bastantes opciones de ascender aunque al final se debió conformar con la tercera plaza precedido por C.D. Logroñés, quien ascendió directamente y Deportivo Aragón. En la sesión 78/79 los donostiarras estuvieron en cabeza durante gran parte del torneo y serias aspiraciones para ocupar el primer puesto, ganar el título y ascender directamente a Segunda División B pero la presencia de un sorprendente C.D. Sangüesa quien le derroto en ambos encuentros de Liga le despachó hasta el tercer puesto tras el Arenas Club, de Guetxo, pasando en la sesión 79/80 a formar parte del Grupo III donde concurrieron clubs vascos, aragoneses y los dos toledanos. El filial txuri-urdin no tuvo apenas oposición en el campeonato conquistando el primer puesto y con ello título de la categoría por lo que ascendió directamente a Segunda División B, categoría a la que ansiaba pertenecer y se le había resistido años antes.

A lo largo de estos años el filial txuri-urdin proporcionó gracias a su trabajo con la cantera una importante cantidad de jugadores a la Real Sociedad de Fútbol aumentando el nivel competitivo del club de Primera División destacando nombres históricos como el meta Arconada, Celayeta, Gajate, Gorriz, Zamora, Larrañaga o Satrústegui entre otros que ofrecieron grandes tardes de gloria a los aficionados donostiarras al final de esta década y principios de la siguiente llegando algunos de ellos a ganarse la internacionalidad con la Selección Absoluta y conquistar un par de Ligas.

1980 – 1990

En 1980, con vistas al Campeonato del Mundo a disputar en España en 1982 y habida cuenta que el Estadio de Atotxa presentaba un aspecto descuidado y muy desfasado para ser sede del campeonato, el por entonces presidente txuri-urdin, José Luis Orbegozo, contando con ayuda financiera de la Federación Española inauguró una ciudad deportiva en las instalaciones de Zubieta donde se pretendía levantar un gran estadio para que San Sebastián fuese sede de algunos encuentros. El campo principal, denominado Z-1 que pretendía ser sustituto de Atotxa, al no contar con la implicación del consistorio donostiarra y no recibir caudal financiero quedó a medias siendo la ciudad desechada como sede pero aprovechando el club sus instalaciones para la cantera con varios campos de fútbol adyacentes.

Debutante en Segunda División B durante la temporada 80/81 dentro del Grupo I compuesto por clubs del norte peninsular, el popular Sanse terminó en octavo puesto mientras en la campaña 81/82 lo hizo en decimoprimero lugar destacando a la finalización de la misma la salida de Javier Expósito quien fuera entrenador del filial a lo largo de sus últimas veinte temporadas. Sexto en la sesión 82/83 y noveno en la edición 83/84, el campeonato 84/85 discurrió por cauces no habituales concluyendo el filial en una decepcionante decimoséptima plaza y a escasos puntos del descenso, recuperándose en la campaña 85/86 al ser octavo en un torneo donde la Federación Española anunció que, para la temporada siguiente, la categoría iba a ser reducida a un grupo único con veintidós participantes. Obteniendo continuidad en la categoría, la sesión 86/87 supuso un gran reto solventado con éxito al finalizar decimocuarto y conservar su plaza.

En la temporada 87/88 la Federación Española rectificó la composición de la categoría tras el fracaso del curso anterior ofreciendo un nuevo formato con cuatro grupos de veinte participantes respectivamente en torno a su ubicación geográfica, siendo emplazado el filial donostiarra en el Grupo II donde concluyó en sexto puesto mientras en la campaña 88/89 se aupó a la tercera plaza aunque no tuvo opciones matemáticas ni para disputar la primera plaza al campeón Palamós C.F. ni para ascender. La década, productiva a nivel formativo, se cerró con un quinto puesto en la sesión 89/90.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1990 – 2000

Con el cambio de década, el sistema competitivo varía y se instaura la Promoción mediante sistema de Liguilla para ascender de categoría. En la primera edición de los años noventa, con Perico Alonso como entrenador el club es cuarto en Liga y consigue promocionar, siendo colista superado por Real Madrid Deportivo , Real Club Recreativo de Huelva y A.D.C. Manlleu. Sin embargo, este gran equipo repleto de jóvenes futbolistas dará sus frutos para el primer equipo, con hombres como: Yubero, Irazoki, Imaz, Pikabea, Imanol, Alkiza, Guruceta, Estéfano ó Luis Pérez. En 1990 la RFEF modifica su Reglamento General incluyendo la nueva Ley del Deporte 10/1990. Esta Ley que, entre otras cosas, obliga a los clubs profesionales a transformarse en SAD, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con estos se extingan y sean asimilados por los clubs profesionales quedando integrados en su estructura.

El San Sebastián C.F. se disuelve en el verano de 1991 y desaparece como club, pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de Real Sociedad de Fútbol “B”, respetándose la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio. Tan sólo un año después adopta el de Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. “B” tras la conversión del club, continuando así hasta hoy en día. A este relativo éxito inicial le siguen unas campañas con clasificaciones discretas, experimentando mediados los noventa un retroceso deportivo que finalmente hará que pierda la categoría al término de la temporada 96/97 al ser decimoséptimo.

En la temporada 97/98 el filial blanquiazul es tercero en Liga con Salva Iriarte en el apartado técnico y consigue entrar en la Promoción, su objetivo, siendo eliminado finalmente tras un emocionante duelo con el C.D. Binéfar que se resuelve gracias al gol average favorable a los oscenses. Detrás quedan Peña Sport F.C. y Castro C.F.. En la campaña 98/99 se proclama Campeón de Liga, no pudiendo superar la Promoción al ser segundo tras el C.D. Izarra y dejará atrás a la Unión Montañesa de Escobedo y U.D. Barbastro. En la temporada 99/00 repite Campeonato, pero como sucediese en la anterior sesión, el equipo de Iriarte no tiene excesiva fortuna en la Promoción al ser superado por el Real Racing Club de Santander “B” y la Unión Cultural y Deportiva Chantrea, siendo colista la U.D. Barbastro. Por sus filas pasan en esta época excelentes centrocampistas como Aramburu, Barkero ó Gabilondo.

2000 – 2010

En la primera década del nuevo siglo el filial donostiarra empieza consiguiendo el subcampeonato en Liga y el ascenso a Segunda División B tras comandar un grupo en el que supera a: S.D. Noja, C.D. Izarra y U.D. Fraga. Una vez instalado en la categoría de bronce, su estancia es breve pues pese a los intentos desesperados de última hora acaba cediendo al ser decimoséptimo. Descendido a Tercera División, se plantea el retorno inmediato a la categoría recién abandonada, quedando segundo en Liga y luchando por ello en la Promoción. En la Liguilla de Ascenso es segundo superado por la U.D. Casetas, acompañándoles Velarde C.F. y C.D. Oberena. Sin embargo, durante el verano el C.D. Aurrera Vitoria es descendido a Tercera División por no hacer frente a las deudas acumuladas frente a sus jugadores y la Real Sociedad de Fútbol “B” es invitada a ocupar la plaza de estos, accediendo de inmediato.

Tras una inicial temporada 03/04 en la que se consigue mantener la categoría, el filial blanquiazul experimenta una mejoría que lo lleva a ser quinto en la 04/05 y subcampeón de Liga con Gonzalo Arconada en la campaña 05/06 tras pasarse a la Ciudad Deportiva de Zubieta, remodelada ampliamente y reinaugurada el 1 de abril de 2004. Este excelente resultado le permite entrar en la Promoción, pero es eliminado en semifinales por la U.D. Las Palmas: 1-0 en el Estadio Gran Canaria y 2-1 en casa, cayendo por el valor doble de los goles obtenidos a domicilio. En abril de 2004, bajo el mandato de José Luis Astiazarán, se inaugura la remodelación de la Ciudad Deportiva, cuyo proyecto es llamado Zubieta XXI. En las campañas siguientes, el nivel de la plantilla txuri-urdin decrece y tras ser séptimo en la sesión 06/07 resulta decimosegundo en la edición 07/08, perdiendo la categoría al término de la campaña 08/09 al ser decimoctavo después de un mal campeonato.

En la temporada 09/10, la Real Sociedad de Fútbol “B” se proclama Campeón de Liga en su ámbito regional y consigue en la Fase de Campeones regresar a Segunda B tras eliminar a la S.D. Oyonesa: 3-0 en Zubieta y 0-1 en la localidad alavesa de Oión. El 17 de enero de 2010 fallece José Luis Orbegozo Balzola, presidente del club txuri-urdin desde 1967 hasta 1983, siendo el Campo de Fútbol Z-1 renombrado en su honor con su nombre el dia 19 de enero.

2010 – 2020

El regreso al tercer nivel supone un salto cualitativo en el conjunto donostiarra reencontrándose con el Grupo II donde participan clubs vascos, asturianos, navarros, riojanos y castellano-leoneses, realizándose una aceptable temporada 10/11 en la que se alcanza el decimoprimero puesto. Tras conseguir la estabilidad, la edición 11/12 se presenta tremendamente igualada en su parte central cohabitando un nutrido grupo de sociedades con un nivel deportivo muy similar que tratan de huir de los últimos puestos y evitar la temida Promoción de Descenso que determina el puesto decimosexto. Al final, decimosegundo y con dos puntos de margen, se evita comprometer su futuro, circunstancia similar que se repite en la campaña siguiente 12/13 en la cual se concluye decimoprimero, pero con una holgura de cinco puntos respecto a los puestos comprometidos.

En la sesión 13/14 la composición del Grupo II varía con la entrada de clubs madrileños de considerable potencial que le dan otro aire al campeonato, manteniendo los donostiarras un buen nivel para terminar decimosegundos pero con bastante holgura respecto a los puestos de cola, algo que no sucederá en la temporada 14/15 cuando, con casi los mismos participantes, se pasen más apuros para concluir en decimocuarta posición y a tan solo un punto de disputar la Promoción de Permanencia. Llegados a la campaña 15/16, tercera junto a los madrileños, el resultado del equipo dependiente mejora ostensiblemente teniendo incluso oportunidad de atrapar una de las plazas que permiten disputar la Promoción de Ascenso ocupando finalmente una notable sexta plaza a tan solo tres puntos del éxito, desarrollo diferente al mostrado en la sesión 16/17 en la que se ocuparán más de ver los puestos de cola que los de cabeza aunque con la tranquilidad de depender de sí mismos concluyendo en décimo puesto.

En la edición 17/18, siguiendo en el Grupo II pero con la salvedad de estar ausentes los clubs madrileños y volver a reunir representantes del norte peninsular, los donostiarras se muestran como un equipo potente y ambicioso que desea promocionar para intentar dar el salto de categoría y, si se puede, incluso conseguir el título. No se conseguirá ni una ni otra cosa pero el tercer puesto será suyo a dos puntos de C.D. Mirandés y uno del Real Sporting de Gijón «B», compitiendo en la Promoción de Ascenso donde es eliminado en Cuartos por el C.F. Fuenlabrada después de empatar 0-0 en la localidad madrileña y una semana después ya en casa, igualar 1-1 accediendo a la siguiente eliminatoria los madrileños por el valor doble de los goles obtenidos a domicilio. Nada que ver con la anterior será la temporada 18/19 en la que no se despega de los puestos de cola y ha de hacer un esfuerzo por lograr la continuidad quedando decimosegundo pero a un solo punto de promocionar para no descender. La campaña 19/20, con un buen plantel y plena ilusión por terminar entre los cuatro primeros, estará marcada por la crisis sanitaria que supondrá la suspensión del torneo por decisión federativa restando diez jornadas para su conclusión cuando los donostiarras marchaban quintos en Liga con bastantes opciones de promocionar.

2020 – 2030

Con el cambio de década pero persistiendo todavía la crisis sanitaria, durante la temporada 20/21 la Real Sociedad de Fútbol «B» emprende el campeonato con una plantilla segura de sí misma y la ilusión de llegar lo más lejos posible dentro de sus posibilidades compitiendo en el nuevo sistema establecido por la Federación Española con grupos subdivididos formando parte Subgrupo A del Grupo II donde participan diez clubs terminando en primer puesto con autoridad. Espoleados por el éxito clasificatorio, los donostiarras acceden a la Segunda Fase donde los seis clubs participantes, los tres primeros de los subgrupos A y B, se disputan una plaza en la Promoción de Ascenso terminando nuevamente en el primer puesto, plaza que le da la oportunidad de promocionar.

El conjunto que entrena el exinternacional Xabi Alonso y preside Jokin Aperribay disputa la eliminatoria de Semifinales a encuentro único en el terreno neutral del Estadio Francisco de la Hera, de Almendralejo donde se impone por 2-1 al F.C. Andorra pasando a la Final donde, también a encuentro único y en el mismo pacense Estadio Francisco de la Hera se mide ante Algeciras C.F., cosechando una importantísima victoria por 2-1 con tantos de Figueras en el minuto 64 en propia puerta llegándose al término del tiempo reglamentario con empate 1-1, logrando el tanto del ascenso a Segunda División Jon Karrikaburu en el minuto 105 de la prórroga que permite al dependiente txuri-urdin militar en la categoría de bronce en una tercera oportunidad tras casi sesenta años sin hacerlo.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia del Fútbol Vasco: Real Sociedad (Tomo 4). Patxi Xabier Fernández Monje. Aralar Liburuak (2002).
  • El libro del Centenario: Real Sociedad 1909-2009. Oier Fano. El Diario Vasco (2009).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.diariovasco.com Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:


Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Club Deportivo Numancia de Soria, S.A.D.

 

Escudo C.D. Numancia de Soria, S.A.D.

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Numancia de Soria, S.A.D.
  • Ciudad: Soria
  • Provincia: Soria
  • Comunidad Autónoma: Castilla y León
  • Fecha de constitución: 9 de abril de 1945
  • Fecha de federación: mayo de 1945

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Numancia (1945-1998)
  • Club Deportivo Numancia de Soria, S.A.D. (1998-)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Segunda División:

  • 2007/08

4 Ligas de Tercera División:

  •  1961/62
  • 1962/63
  • 1965/66
  • 1988/89

 

ESTADIO:

  • Nombre: Nuevo Estadio Los Pajaritos
  • Año de inauguración: 1999
  • Cambios de nombre:
  • Nuevo Estadio Los Pajaritos (1999-)
  • Capacidad: 9.025 espectadores

OTROS ESTADIOS:
     

  • Campo de San Andrés (1945-1973)
  • Campo de La Arboleda, Almazán (1973/74)
  • Campo de Fútbol Municipal, El Burgo de Osma (1973/74)
  • Campo de San Juan, Garray (1974-1989)
  • Estadio Municipal Los Pajaritos (1989-1999)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Numancia Soria

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO NUMANCIA DE SORIA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

UNIFORMES DEL CLUB DEPORTIVO NUMANCIA DE SORIA, S.A.D. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes CD Numancia Soria

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SORIA:

La historia del fútbol en la ciudad castellana de Soria comienza en los años veinte en pleno apogeo y expansión de este deporte con la creación de varios clubs, muy humildes todos ellos, en los que se enrolan los jóvenes de la época. Así, clubs como el Urbión, el Stade Soriano y el Águila Roja se convertirán en los pioneros, aunque rodeados de multitud de problemas tendrán una vida efímera por no disponer de un terreno de juego en condiciones para llevar a cabo sus inquietudes deportivas. Más tarde, alrededor de los años treinta, surge el primitivo Numancia F.C., una entidad más organizada que las anteriores pero que carece, al igual que los citados proyectos, de un campo propio. Pese a todo consigue asentarse en la ciudad y captar la atracción de los aficionados, disputando ya encuentros con rivales castellanos de su zona de ámbito y clubs aragoneses principalmente.

 

Tras el paso de la Guerra Civil, Soria se encuentra con un panorama de posguerra en el que no hay ni el menor atisbo de práctica deportiva. Mientras el resto del país se está organizando para presentar sus clubs y empezar a competir, en la ciudad pasan varios años hasta que en el verano de 1942 aparece en escena el C.D. Numanciano, precursor del actual club. La nueva entidad deportiva es precaria y no llega a consolidar entre la afición, desapareciendo pocos años después.

HISTORIA DEL CLUB:

1945 – 1950

Sin embargo, el fútbol crece entre las masas y empieza a convertirse en un fenómeno social. Soria, quien no quiere vivir ajena a este movimiento, como capital de provincia y al igual que sucede con otras tantas capitales del Estado, es invitada a participar en el Campeonato de Liga de Tercera División organizado por la RFEF. El problema con el que se encuentran las autoridades es que no tiene club que le represente, con lo cual ha de empezar un nuevo proyecto futbolístico desde cero encargándose de reclutar a futbolistas procedentes de la misma ciudad y de las poblaciones limítrofes. Mediante una escrupulosa selección se escoge a un grupo de jugadores que han destacado recientemente y el 9 de abril de 1945 la nueva sociedad Club Deportivo Numancia se pone en marcha al quedar constituida. Inscrita en el Gobierno Civil, se afilia en el mes de mayo a la Federación Aragonesa por proximidad geográfica y como terreno de juego acondiciona el Campo de San Andrés, siendo su primer presidente Eusebio Brieva.

Deportivamente empieza en la Primera Regional Aragonesa, institución esta en la que tradicionalmente los clubs sorianos se adscriben, consiguiendo ascender al final de la campaña 45/46 a Tercera División tras una gran temporada. En su debut dentro de la categoría recién adquirida alcanza un meritorio cuarto puesto al término de la edición 46/47. En la temporada 47/48 no cuaja un buen rendimiento y es desplazado al décimo puesto, teniendo que disputar una Promoción de Permanencia frente a C.D. Alavés, C.D. Mirandés y S.D. Cultural Durango. El club rojillo no consigue, lamentablemente, estar a la altura de sus rivales y es tercero, perdiendo la categoría. Sin embargo, una disposición de la Federación Española lo vuelve a incluir en Tercera División, quedando anulado su descenso. En la edición 48/49 queda encuadrado en un grupo en el que los desplazamientos son más largos compitiendo con clubs manchegos, madrileños, extremeños y castellanoleoneses, provocando una pequeña crisis económica por los altos gastos ocasionados. En el aspecto deportivo sin embargo son terceros, con lo cual optan al ascenso de categoría. El C.D. Numancia se enfrenta mediante Promoción a Club Ferrol, S.D. Gimnastica Lucense y S.D. Erandio, quedando primero de grupo de forma sorpresiva y consiguiendo ascender a Segunda División con la paradójica cifra de catorce tantos a favor y diecisiete en contra.

El debut en Segunda División llega en la temporada 49/50, enmarcado en el grupo norte con fuertes rivales de la zona. Pese a empezar mal, el equipo se recupera en la segunda vuelta y finaliza decimotercero.

1950 – 1960

En la campaña 50/51 no puede repetir la hazaña de la edición anterior y desciende a Tercera División al concluir decimoséptimo y último, destacando la pérdida de puntos por sanción al alinear varios jugadores en plena mitad de temporada de forma no reglamentaria. En la temporada 51/52 acaba decimotercero inmerso en la categoría de bronce, repitiendo alineaciones indebidas, por lo que es nuevamente sancionado. En un principio, al reducirse el número de grupos para la próxima temporada en Segunda y Tercera División, se establece que deberán descender todos los equipos clasificados del séptimo puesto en adelante y que el sexto clasificado de cada grupo deberá de disputar una Fase de Permanencia junto a los dos últimos clasificados de cada grupo. Finalmente, tal medida no prospera y la temida reducción no se lleva a efecto, aunque sí se llega a jugar la Fase de Permanencia, librándose el C.D. Numancia de un descenso seguro.

Con esta campaña, el club soriano empieza un ciclo que le llevará a permanecer durante dos décadas en Tercera División, pasando con los lógicos altibajos. En la temporada 53/54 es duodécimo con una plantilla prácticamente local, mejorando considerablemente en la sesión 54/55 en la que es tercero. En el resto de la década de los cincuenta nada resalta en particular, a excepción de la dimisión en bloque de la junta directiva producida en la sesión 55/56 y del gran susto deportivo de la campaña 59/60 en la que es decimoquinto y a punto está de descender al encontrarse igualado a puntos con el C.D. Binéfar. Cuando el descenso era prácticamente seguro, la retirada de algunos clubs como C.D. Gallur y S.D. Triasú por problemas económicos, hace que el C.D. Numancia sea repescado para la temporada siguiente.

1960 – 1970

La década de los años sesenta se caracteriza por sus buenas campañas deportivas, sobre todo en el primer tramo, en las cuales inicia un continuo asalto sin premio a la Segunda División. En la temporada 61/62 consigue su primer campeonato de Tercera División, con tan sólo una derrota, pero en la primera eliminatoria de la Promoción cae ante la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega: 1-1 en casa y 2-1 en la ciudad montañesa. En la campaña 62/63 consigue su segundo campeonato, pero nuevamente en la Promoción no está afortunado y sucumbe, en esta ocasión frente al C.D. Calvo Sotelo: 6-0 en Puertollano y 1-1 en casa. En la temporada 63/64 es subcampeón y dispone de otra oportunidad, pero contrario a sus intereses el Club Gimnástico de Tarragona se interpone y lo elimina: 2-0 en casa y derrota por 4-0 en Tarragona. Tercero es en la edición 64/65, consiguiendo su tercer título de la categoría en la campaña 65/66. Un viejo conocido lo elimina en la Fase de Ascenso, se trata de la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega: 2-0 y 1-1 en casa.

Tras este periodo de intentos frustrados de ascenso, el club rojillo entra en receso y deportivamente se encuentra muy lejos de las primeras plazas. Tal es así que en la campaña 66/67 se ha de jugar el descenso con el Grupo Deportivo Lamusa de Huesca, conservando la categoría finalmente. En la temporada 69/70, los clasificados entre los puestos noveno y vigésimo han de descender a Regional por reestructuración de la categoría. El C.D. Numancia resulta duodécimo, abandonando la Tercera División casi veinte años después de haber ingresado en ella.

1970 – 1980

La década de los años setenta la empieza en Primera Regional, pasando poco después a la recién creada Regional Preferente. Son años duros y casi nadie quiere tomar la dirección de la entidad. A los graves problemas deportivos se les suman los económicos, siendo ocho las temporadas consecutivas en las que milita en Regional, lejos de su ubicación natural. En este periodo sombrío cabe destacar que en octubre de 1973 abandona su clásico Campo de San Andrés por remodelación de este, teniendo que migrar a las localidades sorianas de El Burgo de Osma y Almazán para poder jugar sus encuentros como local. Sin embargo, la remodelación no es llevada con diligencia y se convierte en un fracaso, encontrándose el C.D. Numancia sin campo en la campaña 74/75. La presión de encontrar una sede hace que se traslade a la localidad de Garray, emprendiendo al mismo tiempo un nuevo terreno de juego en Soria que será finiquitado en pocos meses, el Campo de San Juan, el cual se convertirá en sede del club hasta 1989. Siendo Vicente Valero presidente se consigue ascender a Tercera División en la temporada 77/78, culminando así una etapa de sufrimiento. El club es quinto en la campaña 78/79 y decimocuarto en la 79/80.

1980 – 1990

La década de los años ochenta la empieza con gran parte de su plantilla empleando jugadores procedentes de Madrid. En las primeras temporadas la sociedad, que disputa sus encuentros con clubs aragoneses y navarros, no alcanza ningún hito deportivo que deba ser destacado, hasta que en la campaña 83/84 consigue ser subcampeón de su grupo. Sin embargo, la mala suerte hace que el C.D. Numancia quede excluido de jugar la Promoción de Ascenso por ser uno de los dos peores segundos de todos los grupos de Tercera División, sin contar el X y el XIV. En las campañas posteriores el club soriano, conocedor de la dificultad de militar junto a entidades aragonesas que le suponen una gran rivalidad y un escollo casi insalvable, intenta integrarse en el grupo riojano, más asequible, pero sin éxito alguno. Pese a todo el club sigue reforzándose y en la temporada 87/88 queda cuarto.

Durante el verano de 1988 absorbe al Soria C.F., un club fundado en 1979 que pasa a ser filial con el nombre de C.D. Numancia Promesas, para posteriormente ser C.D. Numancia “B”. En la temporada 88/89 se contrata a Mezquita como entrenador y se confecciona una plantilla de garantías para intentar ascender a Segunda División B, el gran objetivo del conjunto soriano. El equipo responde a la perfección y concluye el campeonato como líder. El debut en Segunda División B llega en la temporada 89/90 y con la novedad de disputar sus encuentros por fin en casa. El 5 de agosto de 1989 se inaugura el Estadio Municipal Los Pajaritos con una reunión atlética (donde no podían faltar los atletas Abel Antón y Fermín Cacho) y con un partido amistoso ante el Real Valladolid C.F. que concluye 0-3. El campo es cedido por el Ayuntamiento al club por un periodo de 25 años. Al final de la temporada en Liga acaba siendo decimotercero.

1990 – 2000

En el inicio de los años noventa el C.D. Numancia se muestra dubitativo, pero consigue mantenerse sin problemas en una categoría en la que se está adaptando poco a poco. Algunas discrepancias entre entrenadores y presidentes parecen llevar algo de zozobra a la entidad, pero nunca traspasan la frontera de lo deportivo. En la temporada 93/94 llega Miguel Ángel Lotina al banquillo soriano. Tras unos comienzos difíciles, el equipo empieza a subir peldaños y al término del campeonato finaliza tercero. Este puesto le da derecho a promocionar para ascender a Segunda División. En su grupo las cosas no acaban de salir como se desea y se concluye tercero sin opciones tras C.F. Extremadura y A.D.C. Manlleu. Último clasificado es la U.P. Langreo.

En la campaña 94/95 se es subcampeón de grupo, cayendo en la Promoción al ser superado por el Ecija Balompié por un sólo punto. Detrás quedan Levante U.D. y Pontevedra C.F.. La temporada 95/96 se caracteriza por su gran intervención en el campeonato de la Copa del Rey, siendo capaz de eliminar a grandes clubs como U.D. San Sebastián de los Reyes, Real Sociedad de Fútbol, Real Racing Club de Santander y Real Sporting de Gijón, llegando a Cuartos de Final en los que se enfrenta al todopoderoso F.C. Barcelona. Frente a estos es eliminado al empatar a dos en Los Pajaritos y perder 3-1 en la ciudad condal. Una gran gesta para un club humilde. Lotina abandona el banquillo soriano y llega un nuevo técnico, Javier Yepes. En mente está el ascenso a Segunda División A y el club lo intenta con Antonio Gómez en el banquillo tras sustituir a Yepes, quedando segundo en la campaña 96/97 dentro de la Liga. En la Promoción no se pierde partido alguno y quedan campeones sorprendentemente superando a Real Club Recreativo de Huelva, Club Gimnàstic de Tarragona y C.D. Manchego.

El reestreno en Segunda División después de tantos años de ausencia formalizado en la campaña 97/98 sabe a gloria para el club numantino, pues consigue ser decimoséptimo y salvar la categoría en el último instante, cumpliendo además con el proceso de conversión en Sociedad Anónima Deportiva, trámite legal que le conlleva a adoptar el nombre de Club Deportivo Numancia de Soria, S.A.D.. En la campaña 98/99 vuelve Lotina al banquillo y con Francisco Rubio de presidente, el conjunto soriano desde la humildad, configura una plantilla equilibrada sin grandes figuras y mucha confianza que le lleva al tercer puesto en Liga y al ascenso directo a Primera División ante la desbordable alegría de sus seguidores. Con el equipo en la máxima categoría, el C.D. Numancia de Soria emprende la construcción de un nuevo feudo con el cual poder recibir a sus adversarios dado que el Campo de Los Pajaritos, a pesar de haber sido ampliado recientemente, no cumple del todo con los requisitos para albergar a una entidad instalada en la élite. El 14 de enero de 1999 y tras unos meses en obras, ve la luz en tiempo récord el Nuevo Estadio Los Pajaritos, con capacidad para más de nueve mil personas. El partido de inauguración enfrentó al club soriano con el Real Zaragoza, con resultado final de 1-3 para los maños y siendo Castaño el primer numantino en anotar en la historia del nuevo estadio. Ante la sorpresa de muchos, el estreno en Primera División de la campaña 99/00 es brillante, pues finaliza decimoséptimo convirtiendo Los Pajaritos en un fortín. Andoni Goikoetxea es su preparador y en el equipo destacan: Rubén Navarro, Pacheta, Barbu, Nagore, “Chispa” Delgado y Octavio.

2000 – 2010

En su segunda temporada en la élite, 00/01, el club soriano no puede resistir el embite de sus adversarios con un equipo muy modesto y desde mitad de la campaña ocupa los puestos rezagados, adueñándose del farolillo rojo bien pronto. Pese a todo, el conjunto da la cara y ofrece batalla en todos sus encuentros. En el descenso a Segunda División a punto esta de atragantársele la temporada 01/02, pues desde el principio no supera la zona media baja de la tabla, temiéndose el descenso. Rosu, Cuellar y la mano del técnico Manu Sarabia hacen el milagro. Los problemas económicos afloran en la entidad rojilla y se marca el objetivo de la permanencia, disputando una temporada 02/03 casi idéntica a la anterior. Unai Expósito, Marini, Kome, Pacheta, Cuéllar y Ojeda destacan en esta campaña dirigidos por Máximo Hernández en el tramo final. La temporada 03/04 supone un nuevo hito en el club soriano, pues se alcanza por segunda vez en pocos años la Primera División. Un fuerte sprint final unido a una gran solidez en casa, junto a la mano del técnico Quique Hernández, hacen que sea tercero con futbolistas como: Pulido, Pineda, Miguel Pérez, Jaime Molina y Juan Carlos Moreno.

La tercera estancia en Primera División se salda con un descenso, dado que en la temporada 04/05 con un presupuesto muy limitado y una plantilla luchadora pero muy ajustada, a poco se puede optar. Es colista durante casi todo el campeonato y tan sólo el Albacete Balompié estaá por debajo en la tabla. Tarantino, Juanlu, Tevenet, Palacios y Pignol son sus jugadores más aventajados, siendo Máximo Hernández el preparador más longevo que ocupa el banquillo tras sustituir a Francisco.

En la campaña 05/06 son octavos en el campeonato con una plantilla muy renovada y tras una primera vuelta bastante complicada. En la segunda parte van de menos a más y consiguen revitalizarse. En la siguiente temporada, 06/07, son de nuevo octavos con un equipo que parece indicar una recuperación deportiva en la entidad soriana, destacando jugadores como: Juan Pablo, Palacios, Nagore, Bolo y Kenji Fukuda. En el verano de 2007 se incorpora a la entidad el técnico Gonzalo Arconada, continuando en la presidencia el incansable Francisco Rubio, mimbres a los cuales se unen algunos jugadores poco reconocidos que finalmente le proporcionan el Campeonato de Liga y el tercer ascenso a Primera División en diez años. Esta nueva gesta del conjunto soriano no se verá refrendada en una cómoda estancia entre los grandes, pues en la campaña 08/09 pese al esfuerzo realizado y la voluntad depuesta, se ocupan puestos de descenso durante casi todo el torneo, siendo de nuevo ineludible la pérdida de categoría al ser decimonoveno clasificado.

Con todo, cabe ensalzar la humildad del cuadro soriano y el buen hacer de su directiva, capaz de enfrentarse con éxito evidente a rivales de más tradición y mayor presupuesto dentro del fútbol profesional, además de ser referencia para el resto de sociedades por su buena labor administrativa y económica, basado en un excelente modelo de gestión y de inversión en su cantera en la que presenta superávit por quinto año consecutivo en sus cuentas. Deportivamente, la campaña 09/10 bajo la tutela de Gonzalo Arconada sigue la trayectoria de las últimas ediciones en las que el club soriano cumple honradamente su cometido, quedando en un meritorio octavo puesto y mostrando sus armas a lo largo del campeonato en el que de vez en cuando asoma la cabeza en los primeros puestos, decayendo sus opciones en el último tramo de Liga en el que sus rivales se muestran firmes y se escapan siendo inalcanzables.

2010 – 2020

La campaña 10/11 la inicia con la ilusión de alcanzar al menos una de las plazas de Promoción, pero de forma temprana se observa que es un objetivo muy complicado y que su papel va a ser otro más alejado de los puestos de cabeza, conformándose con un décimo puesto que tampoco es  de desmerecer. En la edición 11/12 los sorianos cumplen a la perfección con su papel y se mantienen alejados tanto del descenso como de la Promoción, terminando en un tranquilo pero meritorio décimo puesto como en la sesión precedente.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • 90 años de fútbol en Soria. Carmelo Pérez Fernández de Velasco (1989).
  • Medio siglo de historia rojilla: 50 aniversario C.D. Numancia. Luis Martínez Mínguez. Diputación Provincial de Soria (1995).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.diariodesoria.com Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Futbol Club Barcelona Atlètic

 

 

Escudo F.C. Barcelona B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Futbol Club Barcelona Atlètic
  • Ciudad: Barcelona
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 12 de junio de 1970
  • Fecha de federación: 12 de junio de 1970

 

DATOS SOCIALES:

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Barcelona Atlético (1970-1990)
  • Fútbol Club Barcelona Promesas (1990-1991)
  • Fútbol Club Barcelona «B» (1991-2008)
  • Futbol Club Barcelona Atlètic (2008-2010)
  • Futbol Club Barcelona «B» (2010-2022)
  • Futbol Club Barcelona Atlètic (2022- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

 5 Ligas de Segunda División B:

  • 1981/82
  • 1990/91
  • 1997/98
  • 2001/02
  • 2016/17

2 Ligas de Tercera División:

  • 1973/74
  • 2007/08

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadi Johan Cruyff
  • Año de inauguración: 27 de agosto de 2019
  • Cambios de nombre:
  • Estadi Johan Cruyff (2019-)
  • Capacidad: 6.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Fabra y Coats (1970-1982)
  • Mini Estadi (1982-2019)
  • Estadi Johan Cruyff (2019- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales FC Barcelona B

ESCUDOS DEL FUTBOL CLUB BARCELONA ATLÈTIC. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

escudos FC Barcelona B

UNIFORMES DEL FUTBOL CLUB BARCELONA ATLÈTIC. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

uniformes FC Barcelona B

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BARCELONA:

En los años diez, veinte e incluso treinta, muchos clubs catalanes tenían segundos equipos y hasta terceros algunos, en los cuales se formaban jóvenes promesas o jugadores que recién habían estado lesionados, pero siempre jugando bajo el propio nombre del club. Estos competían en campeonatos paralelos a las primeras plantillas y estuvieron muy en boga durante las primeras décadas del siglo pasado, saliendo de ellos una innumerable cantidad de figuras.

Pero sin duda, la gran importancia de los filiales empieza a tomar cuerpo una vez finalizada la Guerra, pues es una época de escasez jugadores y la necesidad de cubrir las plantillas se convierte en acuciante. Los clubs de la élite nacional atraviesan momentos económicamente delicados y echan mano de clubs modestos que despuntan en Regional ó en Tercera División. En el caso del C.F. Barcelona, estos se fijan en un club de empresa nacido en 1934 que esta triunfando en Regional, la Sección Deportiva de La España Industrial, con el cual establecen un convenio de filiación en 1946 y consiguen ascender a Tercera División.

Este club pronto empieza a dar sus primeros resultados y desde él varias son las estrellas que pasan a la plantilla titular, consiguiendo ser subcampeón de Segunda División en la campaña 52/53 y ascender a Primera División en la 55/56. En esta temporada entre los grandes del fútbol nacional se desvincula del C.F. Barcelona como filial, para poder jugar en Primera Division en cumplimiento de la normativa existente que prohibe a un filial competir en la misma categoría que el club convenido, cambiando de nombre a Club Deportivo Condal. Tras militar entre la élite durante la campaña 56/57, pasa cuatro temporadas en la categoría de plata hasta que en la edición 60/61 renuncia a seguir en esta división alegando problemas financieros, problemas que resolverá rapidamente y que le harán vivir un nuevo paso por Segunda División durante las temporadas 65/66 y 66/67. En el año 1968, la empresa téxtil La España Industrial (fundada en 1847) se desvincula totalmente del club ante la profesionalización del mismo y los elevados costes que este le suponen, siendo absorbido por el C.F. Barcelona, quien le proporciona su uniforme.

Paralelamente a estos hechos, en la ciudad existe otro club con amplia tradición igualmente fabril que destaca por su caracter polideportivo, el Club Deportivo Fabra y Coats, fundado en 1922 por la empresa del mismo nombre y que cuenta con varias secciones deportivas para sus empleados: natación, atletismo, hockey hierba y tenis entre otros, destacando sobre todos la sección de fútbol que mantiene una plaza en Tercera División.

En el verano de 1965 y en concordancia con lo sucedido con el C.D. Condal, la empresa se desvincula de esta sección por la dificultad de mantener un equipo en dicha categoría, adquiriendo esta independencia bajo el nombre de Atlético Cataluña C.F. y pasando a estar vinculada desde entonces al C.F. Barcelona, entidad que desde 1967 cuenta con un filial propio, el Barcelona Aficionados, equipo amateur que combina en sus filas a juveniles con jóvenes promesas.

HISTORIA COMO CLUB:

1970 – 1980

En el mes de mayo de 1970 estando la entidad presidida por Agustí Montal y su primera plantilla dirigida por Vic Buckingham, este último junto al gerente blaugrana Joan Gich realiza un informe a la directiva en la que destaca la existencia de dos filiales convenidos y uno propio con un exceso de carga en cuanto a jugadores se refiere y un defecto de calidad alarmante que provoca que ninguno de ellos sea capaz de ascender de categoría. Reunidos Montal y los directivos Labuena y Naudón, se acuerda reducir el número de filiales y fusionar los dos convenidos en uno sólo, de forma que el C.D. Condal y el Atlético Cataluña C.F. unen sus fuerzas bajo el nombre de Barcelona Atlético en vistas de poseer una plantilla más competitiva que en un futuro inmediato sea capaz de militar en una categoría superior y albergar a jugadores más rodados y experimentados para el primer equipo. Dicha fusión es aprobada el 12 de junio por la RFEF y el nuevo club resultante ocupa la plaza en Tercera División que venía ocupando el C.D. Condal, siendo presidido por Pere Viladomiu y entrenado por el técnico Seguer. La nueva entidad nace con el objetivo de proporcionar jugadores como cualquier filial, siendo vivero de futuros integrantes del primer equipo y viste camisa azulgrana con pantalón azul, empleando como terreno de juego el Campo de Fabra y Coats.

Debutante en Tercera División durante la campaña 70/71 finaliza cuarto clasificado, edición a la que contrariamente a lo esperado sucede una pésima temporada 71/72 en la que es decimonoveno y pierde la categoría. Tras este mazazo contrario a la filosofía y deseo de la entidad blaugrana, en la campaña 72/73 recompone su plantilla y se proclama Campeón de Preferente, ascendiendo de nuevo a Tercera División. En la categoría de bronce con Ffernando Ariñó en la presidencia, consigue imponer su calidad y consigue un nuevo entorchado al ser Campeón durante la sesión 73/74, éxito que le proporciona el pasaporte directo a Segunda División. El Barcelona Atlético debuta en la categoría de plata durante la campaña 74/75 realizando un buen papel y finalizando en décimo puesto. En la siguiente 75/76, ahora bajo la presidencia de Jacint Borrás, mejora su rendimiento y ocupa el sexto puesto, destacando jugadores como Moré, Castell, Coromina, Fuster, Olmo ó Sánchez. Algunos de estos se integran en la primera plantilla y el filial resulta colista en la campaña 76/77, perdiendo la categoría. En las temporadas que restan de los setenta, el club azulgrana milita en la novedosa Segunda División B obteniendo resultados diversos fruto de su juventud y de la variabilidad de sus componentes.

1980 – 1990

Los años ochenta van a suponer la etapa dorada del club. Para empezar queda tercero en su grupo de Segunda B, aunque alejado de los dos primeros, pero en la temporada 81/82 compone una buena plantilla y consigue proclamarse Campeón, ascendiendo directamente a Segunda División A. El conjunto azulgrana que viene disputando sus encuentros en el Campo del Fabra y Coats, entrena en ocasiones en el Camp Nou, ocasionando quejas entre la primera plantilla. La directiva emprende la construcción de un feudo para alojar al filial y a las secciones inferiores, edificándose en 1982 el Miniestadi con una inversión de 270 millones de pesetas. El nuevo estadio fue inaugurado el 23 de septiembre con un encuentro entre el Barcelona Atlético y el F.C. Barcelona con resultado de 3-2 para el filial. Este nuevo ciclo en la categoría de plata lo inicia siendo undécimo en la campaña 82/83, al que le sigue un séptimo puesto en la 83/84 y un noveno en la 84/85. Bajo esta tónica seguirán en las temporadas posteriores con Nicolau Casals en la presidencia, viviendo en torno a la zona media de la tabla clasificatoria hasta que en la temporada 88/89, tras una decepcionante campaña, son decimoséptimos y pierden su plaza. De la cantera barcelonista salen varios valores como Clos, Vinyals, Villarroya, Nayim, Gonzalo, Amor, Albesa, Ferrer, Pedraza, Milla ó Calderé, que a continuación jugarán en la primera plantilla o en otros clubs de primer orden. En la temporada 89/90 son subcampeones empatados a puntos con el Orihuela Deportiva C.F., ascendiendo estos de categoría gracias a su mejor gol average.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

1990 – 2000

En 1990 la RFEF modifica su Reglamento General incluyendo la nueva Ley del Deporte 10/1990. Esta Ley que, entre otras cosas, obliga a los clubs profesionales a transformarse en SAD, provoca que los clubs hasta entonces filiales relacionados con estos se extingan y sean asimilados por los clubs profesionales quedando integrados en su estructura. El F.C. Barcelona, pese a no convertirse en SAD sigue siendo un club profesional, por lo cual el Barcelona Atlético, uno de los primeros en aplicar la nueva Ley, acaba disolviéndose el 25 de julio de 1990 y desapareciendo como club, pasando a ser equipo dependiente y adoptando el nombre de F.C. Barcelona Promesas tras respetarse la plaza y categoría disfrutadas hasta el momento del cambio. Esta denominación perdura una sola temporada, pues en 1991 los clubs profesionales deciden de forma ecuánime etiquetar al primero de sus dependientes como equipo «B», pasando a denominarse F.C. Barcelona «B».

El conjunto barcelonés consigue su objetivo de recuperar la plaza perdida en Segunda División A en la siguiente temporada 90/91, en esta ocasión gracias a la fortuna y por duplicado, pues si anteriormente le fue esquiva, ahora le sonríe al superar a Cartagena F.C. y A.C.D. Manlleu con el gol average particular favorable para ser Campeón con Pedro Valentín Mora al frente de la plantilla. En la Promoción es segundo tras el Mérida C.P., quien asciende, dejando atrás a Club Atlético Osasuna Promesas y C.D. Lugo. Cuando todo parecía indicar que iba a continuar en la categoría de bronce, el descenso por impago del Orihuela Deportiva C.F. permite a los azulgrana ocupar la plaza de estos al ser el mejor segundo clasificado de los cuatro grupos de la Promoción.

El dependiente barcelonista se estrena en Segunda División A siendo sexto, puesto que repetirá en la campaña 94/95 en medio de unas temporadas en las que finaliza entre los diez primeros clasificados. En la campaña 95/96 retrocede al decimocuarto puesto y en la 96/97, siguiendo la trayectoria descendiente iniciada en la temporada anterior, finaliza decimonoveno con el técnico Juande Ramos y desciende a Segunda División B. En la temporada 97/98 es Campeón de grupo y en la Promoción muestra su potencial siendo primero delante de Real Madrid C.F. “B”, Cádiz C.F. y Cultural y Deportiva Leonesa, consiguiendo un nuevo ascenso a Segunda División. Sin embargo, tanto esfuerzo no se ve recompensado y en la edición 98/99 es vigésimo, descendiendo de nuevo a Segunda División B. En esta década despuntan jugadores como: Carreras, Christiansen, Quique Álvarez, De la Peña, Luis García, Quique Martín, Celades, Rufete, Carles Puyol ó Javi Moreno.

2000 – 2010

En la primera década del nuevo siglo el F.C. Barcelona “B” tiene una suerte dispar, pues a una dubitativa campaña 00/01 inicial le siguen un par de temporadas excelentes en las que no es capaz de ascender. En la primera, 01/02, es Campeón de grupo cayendo en la Promoción de Ascenso al ser superado por S.D. Compostela y Valencia C.F. “B”, siendo colista la U.D. Mérida. En la edición 02/03 es subcampeón en Liga, siendo segundo igualmente en la Promoción, en este caso superado con un sólo punto por el Cádiz C.F.. Les acompañan Universidad de L.P. de G.C. C.F. y C.D. Logroñés. En las temporadas siguientes el nivel deportivo de los filiales azulgrana desciende, recuperándose en la campaña 05/06 con un sexto puesto.

Sin embargo, la sesión 06/07 es desastrosa y el equipo queda decimonoveno, descendiendo a Tercera División tras más de tres décadas sin hacerlo. El paso por Tercera División es efímero dirigido por Pep Guardiola, y al final de la campaña 07/08 se proclaman Campeones de su grupo. En la Promoción eliminan a Castillo C.F.: 0-0 en la localidad de San Bartolomé de Tirajana y 6-0 en casa; y a la U.D. Barbastro en la Final: 0-2 en la localidad oscense y 1-0 en casa. En el mes de mayo de 2008, el club decide que el primer equipo dependiente pase a llamarse F.C. Barcelona Atlètic, con efectos para la nueva campaña 08/09. Durante la década, grandes jugadores que llegaran a convertirse en figuras pasan por el filial azulgrana, casos de Pepe Reina, Thiago Motta ó Sergio García entre otros.

El regreso del filial a Segunda División B es bastante aceptable y de la mano del ex jugador Luís Enrique el conjunto alcanza el quinto puesto en la campaña 08/09, preludio de lo que será la siguiente 09/10 en la que se es subcampeón de Liga tras la U.E. Sant Andreu. Esta clasificación le permite optar al ascenso a Segunda División A, oportunidad que no desperdicia consiguiendo eliminar a Club Polideportivo Ejido: 3-3 en la localidad almeriense y 1-1 en casa; Real Jaén C.F.: 0-0 en La Victoria y 3-0 en casa; encontrándose en la Final con el también barcelonés y Campeón de su grupo U.E. Sant Andreu, sociedad con la cual mantiene un duelo fraticida y del que resulta ganador: 1-0 en el Miniestadi con gol de Jonathan Soriano y 0-0 en el Narcís Serra andreuense. Con la entrada de Sandro Rosell en la presidencia azulgrana en el mes de julio de 2010, el equipo dependiente pasa de nuevo a llamarse F.C. Barcelona «B».

2010 – 2020

La campaña 10/11 es excepcional y los cachorros azulgranas demuestran tener mimbres con muy buenas maneras para el futuro, siendo el animador del grupo por su vistoso juego y descaro, unas virtudes que le hacen terminar en tercer puesto. Su dependencia respecto al F.C. Barcelona le imposibilita participar en la Promoción de Ascenso como su puesto se merece, facilitando la entrada del Real Valladolid C.F. SAD en esta fase. En la edición 11/12 la marcha de algunos puntales a la primera plantilla y a otros clubs debilita las prestaciones del equipo dependiente y, pese a estar enchufados en algunos encuentros, caen hasta el octavo puesto.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

 


 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,