Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

Clubs Históricos

 

Unión Deportiva Huesca

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unión Deportiva Huesca
  • Ciudad: Huesca
  • Provincia: Huesca
  • Comunidad Autónoma: Aragón
  • Fecha de constitución: 19 de enero de 1943
  • Fecha de federación: 19 de enero de 1943

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva Huesca (1943-1956)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Tercera División:

  • 1947/48
  • 1949/50

 

ESTADIO:

 

 

 

 

 

 

 

  • Nombre: Campo de San Jorge de E. y D.
  • Año de inauguración: 13 de agosto de 1944
  • Cambios de nombre:
  • Campo de San Jorge de E. y D. (1944-1956)
  • Capacidad: 6.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Villa Isabel (1943-1944)
  • Campo de San Jorge de E. y D. (1944-1956)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DE LA UNIÓN DEPORTIVA HUESCA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DE LA UNIÓN DEPORTIVA HUESCA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN HUESCA:

La ciudad aragonesa y bimilenaria de Huesca, situada al norte de la región en los límites de las sierras exteriores de los Pirineos y cruce tradicional de caminos, es la capital de la provincia homónima y de la comarca de La Hoya, habiéndose especializado en el sector servicios y preferentemente comercial como cabeza de una provincia de la que aglutina un cuarto de su población. Con cierta dedicación a la industria y conservación de labores agrarias debido a las características de su geografía, en los últimos tiempos la ciudad ha sabido dinamizarse y abrirse al turismo exponiendo su patrimonio cultural y proximidad a los Pirineos.

En cuanto al fútbol se refiere, es la ciudad de Huesca pionera a la hora de introducir la práctica de este deporte en Aragón, promoviéndose por miembros de la Sociedad Velocipedista Oscense en 1902 los primeros tanteos en el Campo de la Estación que, debido a la falta de interés por el resto de componentes, quedan en nada. Demasiado pronto para triunfar, el momento idóneo llegará apenas unos años después, concretamente en 1910 cuando, atentos a lo que ocurre en el resto del país y los distintos Campeonatos de España iniciados en 1903 que ocupan a la prensa, grupos de jóvenes locales decidan dar rienda suelta a una actividad deportiva que empieza a coger auge en institutos de secundaria como medida higiénica. De este modo el 10 de abril y en el Campo de la Cabañera, se dan cita dos contendientes que obedecen a los títulos de El Ideal, formado por alumnos de la Escuela Normal de Magisterio Oscense y Club Sertorius, formado por estudiantes del Instituto Provincial de Educación Secundaria en lo que es el primer encuentro formal.

De la unión de unos y otros, al poco tiempo se constituye la primera sociedad seria de la ciudad, el Huesca Sport Club, uniformado con camisa blanca y pantalón negro que concurre habitualmente al Campo de la Cabañera para realizar sus ensayos. Entrenados e ilusionados como pioneros en la provincia, fruto de sus inquietudes en el mes de agosto consiguen del ayuntamiento que se les incluya en el programa de las Fiestas de San Lorenzo, patrón local, convocándose un concurso de ámbito provincial al que, lamentablemente, no se suma nadie en unos tiempos en los que el balompié todavía es un desconocido abriéndose camino. Sin rival al que enfrentarse y obligados a cumplir con el compromiso adquirido, los miembros de la sociedad oscense optan por dividirse en dos equipos luciendo unos una banda diagonal roja mientras los otros eligen una banda diagonal morada. El fútbol da su pistoletazo de salida, surgiendo en 1911 el Hibernia Foot-ball que tendrá un carácter efímero.

A medida que avanzan los años, en Huesca comienza a despegar este deporte y para las Fiestas de San Lorenzo de 1913, el Huesca S.C. abre las puertas para la visita de clubs forasteros disputándose un memorable encuentro frente a la Sociedad Gimnástica Zaragozana, sociedad venida desde Zaragoza con la que se establece un resultado final de 9-0 favorable para los locales. En el año 1915 surgen otras dos entidades, el Atlético Osca y el Stadium F.C., sociedad esta última quien utiliza por primera vez los colores azul y grana en su camiseta. Antes de finalizar la década, después de haberse extinguido el Huesca S.C. y fruto del apogeo del fútbol en todo el país, surge el Club Deportivo España, sociedad que juega en el Campo de la carretera de Apiés y emplea camisa roja con pantalón blanco, recibiendo en 1925 gracias a la gestión de la directiva presidida por Manuel Banzo Echenique el título de Real por lo que cambia su denominación pasando a ser conocido como Real Club Deportivo España.

Casi de forma paralela a la carrera iniciada por los españolistas, transcurre la del Bosco F.C., subsistiendo en activo iniciado 1922 hasta cuatro clubs en la capital altoaragonesa; Atlético Osca, Stadium F.C., C.D. España y Bosco F.C. que contenderán en un torneo organizado con motivo de las fiestas locales en honor al patrón San Lorenzo. Fruto de estos encuentros y después de llegar a un acuerdo, el 20 de septiembre de 1922 queda constituido el Huesca Foot-ball Club, sociedad nacida de la fusión entre Atlético Osca y Stadium F.C. que, para su uniforme, emplea los colores azulgranas con pantalón negro de los stadiumnistas. Con Santos Solana Pérez como primer presidente electo del club, la nueva sociedd jugará en el interior del Velódromo de la Alameda protagonizando una gran rivalidad con el Real C.D. España. En 1924, bajo la presidencia de Lorenzo Fuyola y un plantel de jugadores nacidos todos en la localidad o localidades de su ámbito provincial, el Huesca F.C. se adjudica el Campeonato de Aragón de Primera Categoría Grupo B superando a la U.S. Aragón, de Zaragoza, título que consolida la práctica de este deporte e incita a muchos aficionados a seguirlo de forma apasionada.

En 1926, debido al incremento de sus seguidores, reducidas dimensiones y escasas condiciones del Velódromo de la Alameda abierto en 1897, los azulgranas inauguran el 12 de marzo el Campo de Villa Isabel situado junto a la carretera de Zaragoza en un partido donde se invita al potente F.C. Barcelona con resultado final de empate 2-2 que reúne una gran cantidad de espectadores por la fama del rival. Posteriormente, el 29 de octubre de 1927, este terreno de juego será inhabilitado por la Federación Aragonesa durante un periodo de tres meses a raíz de los graves incidentes acaecidos el 23 de octubre en un encuentro del Campeonato Regional frente al Real Zaragoza C.D. en el que es agredido por la afición local el colegiado Sr. Arribas tras un pésimo arbitraje y, fuera ya del recinto, se mantienen refriegas entre los aficionados locales quienes persiguen a los zaragocistas hasta la estación de ferrocarril donde deben ser protegidos por la guardia de asalto. El conjunto oscense, ante tal decisión que considera totalmente injusta por no poder controlar los ánimos de sus seguidores, decide retirarse del Campeonato y de la Federación Regional al entender cierto favoritismo federativo hacia los clubs zaragozanos y animadversión hacia el fútbol oscense, quedando libres todos sus jugadores los cuales pasan a engrosar las filas de otros equipos.

Llegados a 1929 los dos principales clubs locales, Huesca F.C. y Real C.D. España llevan años desaparecidos, surgiendo entonces el Club Deportivo Oscense, sociedad que nace con fuerza y desde el Campo de Villa Isabel, conquista el Campeonato Regional de Aficionados de 1931 brillantemente superando varias eliminatorias hasta alcanzar la Final del Campeonato de España, intenso evento que pierde el 21 de junio de 1931 ante el vigués Ciosvín F.C. por el resultado desfavorable de 1-4 en encuentro disputado en el Campo de Chamartín, de Madrid. Al igual que su predecesor, el Huesca F.C., el C.D. Oscense también vestirá camiseta azulgrana con pantalón negro. En 1931, movido por la presión popular, la directiva del club decide cambiar su denominación dejándolo en Club Deportivo Huesca y durante la temporada 32/33 incluso llega a participar en la Fase de Tercera División junto a Club Atlético Aurora, de Pamplona, Zaragoza C.D. y C.D. Alkartasuna, de Tafalla, un torneo por entonces eliminatorio de carácter suprarregional establecido por la Federación Española para dilucidar qué clubs ascienden a Segunda División.

Desde 1932, con un deporte más asentado que suma adeptos constantemente, el C.D. Huesca cuenta con un nuevo rival local titulado como Club Ciencia y Deportes, sociedad que emplea desde sus inicios el Campo de la carretera de Apiés, viste camisa grana con pantalón negro y acaba comiéndole pronto el terreno a los del Club Deportivo hasta el punto de que los azulgranas, concluida la temporada 33/34, entran en un profundo declive que se asevera mediado 1934 causando la desaparición del C.D. Huesca por causas fundamentalmente económicas debido a la escasa masa social que le apoya.

Avanzado 1935, tras varias conversaciones mantenidas por distintos aficionados, el fútbol parece renacer en la capital altoaragonesa quedando formada el 30 de octubre una comisión encargada de constituir una nueva sociedad. Presidido por Mariano Palacio, en fecha 17 de diciembre queda constituido el nuevo Huesca Fútbol Club -sin relación alguna con el club del mismo nombre existente entre 1922 y 1927-, sociedad que al igual que las anteriores, viste camiseta azulgrana con pantalón negro haciendo uso del Campo de Villa Isabel como feudo deportivo. Adherido a la Federación Aragonesa, el Huesca F.C. permanecerá alejado de las primeras categorías debido a su fragilidad competitiva y financiera durante su primer año de vida, dedicando su principal cometido a fomentar el fútbol y disputar encuentros frente a clubs de su zona de influencia y de la capital regional preferentemente hasta que en julio de 1936 estalle la Guerra Civil.

Dividido Aragón en dos frentes quedando la parte occidental en manos del Ejército Nacional y la parte oriental en las del Ejército Republicano, la práctica del fútbol y, por supuesto, a nivel oficial, fue imposible suspendiéndose todas las actividades durante un largo periodo de varios años. Tomada la ciudad por las tropas nacionales desde el principio, su interés estratégico ocasionó que durante 611 días consecutivos fuese hostigada por las tropas republicanas en lo que se convirtió en el asedio más prolongado a una localidad durante el conflicto, terminando todo en marzo de 1938 cuando cae el Frente de Aragón.

A finales de 1938, concretamente en diciembre, la capital altoaragonesa ha recuperado parte de su estabilidad y en medio de un ambiente de circunstancias, el Huesca F.C. empieza a reorganizarse quedando definida su nueva Junta Directiva en enero de 1939 con vistas a participar junto a Club Atlético Osasuna, de Pamplona, C.D. Logroño, Zaragoza F.C. y el militar Aviación Nacional, de Zaragoza, en un campeonato regional para restablecer la práctica deportiva lo antes posible.

Finalizada la guerra el deporte en Huesca, como en el general de las localidades españolas, pasa a estar tutelado por el Frente de Juventudes siendo los camaradas de Falange quienes se encarguen de movilizar a la juventud creando equipos y organizando torneos para el fomento físico. A lo largo de 1939 y 1940 nacerán Sporting, Nacional, Hispania del F.J., Juventud, Oscense, C.D. Español del F.J. y la Organización Juvenil del F.J., estableciéndose torneos locales de donde saldrán jugadores que ingresen en el máximo representante local. En noviembre de 1940 la D.N.D. nombra a Manuel Ezquerra Jiménez presidente del Huesca F.C., preparándose una plantilla competente para debutar en el Campeonato de Primera Categoría de la temporada 40/41. Prohibido por Ley el uso de extranjerismos en las denominaciones de las sociedades deportivas, siendo el club oscense una sociedad polideportiva que engloba varias disciplinas en el Parque Deportivo de Villa Isabel, a partir del 1 de enero de 1941 pasa a ser conocido como Club Deportivo Huesca.

HISTORIA DEL CLUB:

1943 – 1950

El C.D. Huesca tendrá una vida tranquila durante las temporadas 41/42 y 42/43 siendo que, una vez finalizada esta última y conquistado el Campeonato de Aragón de Aficionados, se hace oficial la venta de la parcela que ocupa Villa Isabel para la construcción de un complejo de viviendas. Amenazada la ciudad de quedarse sin recinto deportivo, el delegado provincial de Educación y Descanso, capitán Gaspar Lahoz Martín, asume el mando reclamando a las autoridades nacionales fondos para construir un nuevo campo. Para tener más fuerza, nada más empezar 1943 Lahoz cita a los dos clubs locales federados, C.D. Huesca y C.D. Español, con el fin de constituir una nueva sociedad polideportiva donde tengan ambos representación y, de paso, se alberguen otras disciplinas necesitadas de un espacio público, quedando el 19 de enero constituida la nueva Unión Deportiva Huesca.

Presidida por el capitán Lahoz, la U.D. Huesca adopta los colores azulgrana con pantalón azul del C.D. Huesca y el escudo del C.D. Español, un club dedicado exclusivamente a la práctica de baloncesto que había sido constituido el 22 de noviembre de 1941 y competía en el campeonato regional con éxito gracias al trabajo de Anselmo López Martín, un inspector de hacienda amante de este deporte que, natural de Ávila y procedente de Barcelona donde residía su familia desde los años veinte, antes del conflicto había militado en la sección de baloncesto del R.C.D. Español. La gran labor de López, todo un pionero en el baloncesto oscense que posteriormente llegaría a convertirse en presidente de la Federación Española, se vio apoyada por algunos militares como el capitán Morales, uno de los líderes del Frente de Juventudes local y civiles todos ellos residentes en la ciudad, le llevó a tender puentes con el R.C.D. Español barcelonés hasta el punto de convertirse en filial de éste y organizarse en la capital altoaragonesa algunos torneos en honor a Genaro De la Riva, histórico presidente del club perico. El C.D. Español en poco tiempo llegó a contabilizar diez equipos de chicas y tres de chicos que sumaban un buen número de deportistas siendo, junto al fútbol, la disciplina más practicada.

En febrero de 1943, un mes después de ser constituido el club, la Junta Directiva es designada definitivamente siguiendo Gaspar Lahoz como presidente mientras el resto de cargos son para Lorenzo Avellanas Arilla, vicepresidente; Víctor González Pedregal, secretario; Bienvenido Gardún Aisa, tesorero y Pedro Muela Fernández como contador. Dado el carácter polideportivo de la sociedad, la Junta Directiva se complementa con ocho vocales delegados, uno por cada disciplina respectiva, estableciéndose las de fútbol, baloncesto, natación, montaña, esquí, ciclismo, pin-pong y ajedrez, a la par que se designan también como vocales delegados un representante del Gobernador Civil provincial y otro del Frente de Juventudes local.

La carrera deportiva de los unionistas empieza en Primera Regional ocupando la plaza del disuelto C.D. Huesca, categoría en la que no llega a estrenarse pues los planes de la Federación Española, muy interesada en fortalecer la Tercera División como máxima categoría destinada a los más destacados clubs modestos del fútbol regional, son otros pasando porque la U.D. Huesca, junto a otros clubs aragoneses, formen un subgrupo en el tercer nivel nacional. El debut pues de la temporada 43/44 se produce en el subgrupo aragonés del Grupo V con un discreto cuarto puesto terminando primero el Club Atlético Zaragoza quien, como campeón, se enfrenta al campeón del subgrupo valenciano Levante U.D. En verano de 1944 el capitán Gaspar Lahoz pasa a ocupar la vicepresidencia mientras que la presidencia es para Ignacio Claver, puesto que, dentro del mismo torneo 44/45, termina siendo entregado a Luis Polo con quien la U.D. Huesca, ahora participando en el Grupo IV navarro-aragonés, concluye séptimo muy alejado de los primeros puestos. Previamente, en fecha 13 de agosto de 1944, se habrá inaugurado el Campo de San Jorge patrocinado y financiado por Educación y Descanso con capacidad para dos mil espectadores, ampliada en años posteriores, en un encuentro frente a la U.D. Cros, de Barcelona.

En la sesión 45/46 la U.D. Huesca no acaba de funcionar como se espera en el Grupo IV y, debido a los malos resultados, en marzo de 1946 el que fuera jugador del Huesca F.C. de los años veinte y presidente del Huesca F.C. de principios de los años cuarenta, Manuel Ezquerra, es designado presidente. Ezquerra, un hombre de fútbol, una vez concluida el campeonato con el sexto puesto se propone, a corto plazo como meta, luchar por intentar ascender a Segunda División, un reto que parece complicadísimo para los aficionados azulgranas. En la edición 46/47, dentro del mismo grupo, los oscenses serán quintos sin optar al título pero en la temporada siguiente, 47/48, en un grupo donde participan clubs aragoneses, navarros y valencianos, se ocupa brillantemente la primera plaza conquistado su primer título de la categoría. La ciudad se ilusiona por atrapar una plaza en el segundo nivel nacional pero para su desengaño en la Fase Intermedia son apeados al ser cuartos y colistas tras U.D. Melilla, Gerona C.F. y Elche C.F.

En la campaña 48/49 se sueña con rematar el trabajo iniciado el curso anterior pero, dentro del Grupo III donde compiten aragoneses, catalanes y baleares, la presencia de participantes más poderosos les deja en un sexto puesto poco esperado. Manuel Ezquerra, cansado de tanto año luchar, cede su cargo a Cirilo Martín Retortillo quien apuesta por nuevos jugadores de cara a la edición 49/50. Los oscenses pasan al Grupo II donde se enfrenta a rivales aragoneses, riojanos, burgaleses, navarros y vasco en un potente competición donde, por segunda vez en su corta historia, alcanza el primer puesto. En esta ocasión el sistema competitivo ha prescindido de la aborrecible Fase Intermedia accediendo los azulgranas a la Fase Final, breve torneo donde es segundo precedido por el C.D. Logroñés quien le aventaja en un solo punto. Ambos clubs ascienden a Segunda División quedando detrás C.D. San Andrés, de Barcelona, C.D. Tortosa, Caudal Deportivo, de Mieres y Real Avilés C.F.

1950 – 1956

Entrenados por Rogelio Santiago García «Lelé», el club azulgrana se estrena en Segunda División dentro del Grupo I o Norte realizando un espléndido torneo 50/51 en el que es la revelación al ser quinto clasificado con poderosos delanteros como Félix, Badal y Tomás Hernández «Moreno» que están cerca de conseguir una plaza para disputar la Promoción de Ascenso a Primera División. En la temporada 51/52, continuando Lelé en el banquillo, los azulgranas no están tan finos como en el campeonato precedente quedando decimoprimeros aunque sin temor a perder su plaza mientras que en la campaña 52/53, siguiendo en el Grupo I, con cambio en el banquillo al llegar Juan Ruíz Cambra, dentro de una categoría muy igualada se concluye decimoquinto con Pedro Eguiluz en los últimos encuentros perdiéndose una categoría en la que han luchado encuentro a encuentro para tener continuidad.

Tras el descenso a Tercera División el presidente Cirilo Martín es relevado por Juan José Bilbao Arriaga quien encara la sesión 53/54 con optimismo dentro del Grupo II donde cohabitan clubs aragoneses, vascos, riojanos, cántabros, burgaleses y navarros concluyendo en segundo puesto a ocho puntos del Club Sestao. Clasificado para disputar la Promoción de Ascenso, en esta fase no tiene excesiva fortuna siendo cuarto precedido por Caudal Deportivo, C.P. La Felguera y S.D. Ponferradina mientras el Gerona C.F. es quinto y colista. En la campaña 54/55 Enrique García Ruíz accede a la presidencia en un club donde la economía pasa a tener un puesto privilegiado en lo negativo. Las cuentas no cuadran y la U.D. Huesca se desprende de jugadores importantes llegando otros que no alcanzan su talla. El resultado, dentro del Grupo V constituido íntegramente por clubs aragoneses, es pésimo y los oscenses retroceden al noveno puesto, uno por encima del colista.

En la temporada 55/56 acude al rescate de la U.D. Huesca el que fuera presidente azulgrana Manuel Ezquerra. Los números económicos amenazan, de no cambiar totalmente la tendencia, con la desaparición del club pero, en el aspecto deportivo, se termina el campeonato con la sexta plaza. Concluido el torneo la directiva azulgrana repasa el estado de las cuentas hallando un agujero de seiscientas mil pesetas que imposibilitan la continuidad de la sociedad. No apareciendo nadie capaz de hacerse cargo de la deuda, el club desaparece. Entre 1956 y 1960 será el modesto Agrupación Deportiva Santiago quien represente a la ciudad en competición oficial, debiendo esperarse hasta el 31 de marzo de 1960 para consolidar la constitución de un nuevo club hegemónico como es la Sociedad Deportiva Huesca.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Diario de Huesca. Diario.
  • Nueva España. Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.diariodelaltoaragon.es Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

Historial del Iberia Sport Club

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Iberia Sport Club
  • Ciudad: Zaragoza
  • Provincia: Zaragoza
  • Comunidad Autónoma: Aragón
  • Fecha de constitución: 24 de marzo de 1917
  • Fecha de federación: 13 de septiembre de 1922

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Iberia Sport Club (1917-1932)

 

TÍTULOS NACIONALES:

0 Ligas de Categoría Nacional:

  • 1977/78

 

ESTADIO:

 

 

 

 

 

 

 

  • Nombre: Estadio de Torrero
  • Año de inauguración: 7 de octubre de 1923
  • Cambios de nombre:
  • Estadio de Torrero (1923-1932)
  • Capacidad: 15.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo del Sepulcro (1917-1922)
  • Estadio de la Hípica / Delicias (1922-1923)
  • Estadio de Torrero (1923-1932)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DEL IBERIA SPORT CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL IBERIA SPORT CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN ZARAGOZA:

La ciudad y municipio de Zaragoza, capital de la provincia homónima y de la comunidad autónoma de Aragón, con una población de seiscientos setenta y cinco mil habitantes es la quinta en número de habitantes a nivel nacional siendo centro de un importante nudo logístico, de transportes y de comunicaciones. Bañada por los ríos Ebro, Huerva y Gállego, además del Canal Imperial de Aragón que riega su fértil huerta, la ciudad cuenta con un importante patrimonio histórico que atrae a gran cantidad de turistas siendo, junto a su área metropolitana, sede de varios complejos industriales con multitud de servicios. Foco universitario, político, cultural y de ocio, su situación ha ido prosperando en las últimas décadas con grandes mejoras en sus arterias, destacando especialmente el servicio de transporte hacia sus vecinos.

En cuanto a los primeros pasos del fútbol en la capital aragonesa, surgido éste en distintas zonas de la geografía española, tuvo su aparición en el año 1903 cuando, en fecha 16 de noviembre, quedaba constituido en el local de la Academia del pintor Emilio Fortún el titulado Foot-ball Club formado por componentes aristocráticos y elitistas entre los que destacaban unos cuantos ciudadanos británicos en medio de la inmensa mayoría de jóvenes zaragozanos procedentes de la universidad. Presidido por José Pedro Navarro Marín al que acompañaron en la primera Junta Directiva Hugo Sheridan Garrat en la vicepresidencia, Sixto Rodríguez en la secretaría y Asher Huddlestone, vice-cónsul británico, en la tesorería, aquellos jóvenes alquilaron unos terrenos en el Campo del Sepulcro uniéndose poco después Joaquín María Cavero Alcíbar, Conde de Sobradiel, en un proyecto que no cuajó y en abril de 1904 cerró una cortísima carrera.

Tras un periodo de casi seis años sin actividad organizada donde tan solo desde los colegios de los Hermanos Maristas y Padres Escolapios surgían equipos ocasionales que se enfrentaron entre sí en el Campo de Los Huertos destacando el marista Pilar F.C. a finales de década, en enero de 1910 se constituyó el Zaragoza Foot-ball Club con alumnado procedente de la universidad zaragozana exclusivamente donde concurrían estudiantes aragoneses, vizcaínos, riojanos y navarros. Empleando nuevamente el Campo del Sepulcro y vistiendo camiseta blanca con pantalón negro, tampoco este club que contendió con los principales representantes de Huesca y Pamplona pudo perdurar y, antes de concluir el año, ya estaba disuelto.

Entre 1911 y 1913 el fútbol universitario fue el gran protagonista dando forma a clubs donde, ilusionados jóvenes, practicaban este deporte con tal de divertirse. Socieaddes efímeras que desaparecían conforme sus integrantes terminaban sus respectivas carreras fueron el Sparta, con aragoneses y catalanes, el Amaika formado por estudiantes vascos, la U.D. Universitaria también con vascos y los más discretos Sporting Club, Athletic Club, formado por alumnos del Colegio de los Corazonistas que en 1915 dio lugar al España F.C. e Hispania Club.

En 1913 se constituyó la Sociedad Gimnástica Zaragozana, con José María Gayarre en la presidencia que empezó su carrera en el Campo de la calle Zurita para, casi de inmediato, levantar el primer campo de fútbol reglamentario titulado Campo de la Química por estar ubicado junto a los terrenos de la empresa Industrial Química. Vestidos con camiseta gualdinegra y pantalón negro, la Gimnástica fue el primer club serio contendiendo con clubs de las provincias limítrofes y algún vasco hasta que, a finales de 1915, desapareció por la falta de sustento financiero y de aficionados.

HISTORIA DEL CLUB:

1917 – 1920

Barrido por las circunstancias la Sociedad Gimnástica Zaragozana, a principios de 1917, recién llegados desde Argentina, los hermanos Abinzano, Jesús y Julio, contactaron con José Luis Gayarre para constituir un nuevo club aprovechando sus amplios contactos con el Colegio de El Salvador, regido por los Jesuitas y lista de jugadores con los que había convivido. Gayarre, entusiamado con la idea, les entregó los uniformes que todavía guardaba y así, en uno de los bancos de la popular Plaza del Pilar, el sábado 24 de marzo quedaba constituido el Iberia Sport Club presidido por Ricardo Ostalé.

Uniformado con camiseta gualdinegra y pantalón negro, el burgués conjunto iberista se supo rodear casi de inmediato del personal de la empresa de fundición Carde-Escoriaza donde, además de seguidores consiguió jugadores, creando una sociedad homogénea que se desvivía constantemente a su equipo. En 1918, tras negarse la directiva presidida por Francisco Ginés quien había sustituido a Basilio Berdejo y éste a su vez a Ricardo Ostalé, a apoyar la constitución de la Federación Aragonesa, Luis Gayarre Lafuente asumió la presidencia, adquiriendo la sociedad una nueva perspectiva para lanzarse a la conquista del fútbol regional. Campeón Regional de los campeonatos oficiosos de 1917, 1918, 1919 y 1920, durante estos años los reconocidos como “avispas” por su indumentaria, se convertirán en el principal club aragonés no teniendo rival ni en Zaragoza ni en el resto de la región, cualidad que les hará adquirir un gran prestigio.

En marzo de 1919, la alta sociedad local educada en el Colegio de los Corazonistas funda la Sociedad Atlética Stadium con Fermín Asirón al frente, entidad que tenía en sus filas a antiguos jugadores que habían jugado primero en el Athletic Club y, entre 1915 y 1918 en el España F.C. que vestía camisa y pantalón blancos. Iniciados en el Campo del Paseo de la Mina y apoyados por personas pudientes entre los que destaca el Conde Sobradiel, el 19 de abril de 1922 gracias a la amistad del socio Emilio Ara Bescós con el Conde de Someruelos, esta sociedad que vestía camisa roja con pantalón blanco recibe el título honorífico de Real pasando a ser denominada Real Sociedad Atlética Stadium a la par que inaugura el Campo de Torrero, un espléndido recinto con capacidad para hasta ocho mil espectadores coincidiendo con la conquista del título regional de las ediciones 1924 y 1925.

1920 – 1930

Después de una triunfal campaña 20/21 en la que renovaron el título aragonés, la temporada 21/22 puso un freno a la trayectoria del Iberia Sport Club puesto que en el Campeonato Regional, desde su implantación oficiosa en 1917, los gualdinegros nunca habían perdido la supremacía y en esta ocasión tuvieron que ceder al ser derrotados en la Final por 5-1 ante la pujante y sorprendente S.D. Universitaria, un club nacido de la fusión entre la U.D. Universitaria y la Deportiva Universitaria. No obstante, pese a la decepción, la influencia de los dirigentes era notoria y, después de varios intentos fracasados, el 13 de septiembre de 1922 quedaba constituida la Federación Aragonesa. Deportivamente la sesión 22/23 trajo novedades, recuperándose el título regional en 1923 en un campeonato donde los gualdinegros jugaron en el recién estrenado Campo de la Hípica o Delicias.

Cronológicamente detrás de Iberia Sport Club y Real Sociedad Atlética Stadium, en orden de importancia destaca el Zaragoza Foot-ball Club, entidad fundada en 1921 por Ricardo Arribas que, con un proyecto muy ambicioso, pretende desbancar en el futuro al Iberia Sport Club, un club ya consolidado en la ciudad. Bien estructurado y con un respaldo económico notable, en lo sucesivo irá escalando puestos dentro del panorama local y regional. Jugando en el Campo de El Asalto y uniformados con camisa roja de puños y cuello amarillos con pantalón blanco, esta entidad crecerá rápidamente y pronto será capaz de tutear a los dos por entonces grandes.

En 1924 el Zaragoza F.C. absorbe al C.D. Fuenclara, un club constituido en 1917 y registrado en enero de 1922 auspiciado por la Escuela Católica de Obreros y Comerciante que venía jugando en el Campo de la calle Bilbao, para ser más fuerte adoptando los colores de este, camisa rojiblanca y pantalón blanco. Sin embargo, pese a la fusión, su economía no será lo suficiente boyante que precisa por lo que pronto quedará anclado en sus aspiraciones no pudiendo progresar. La salida natural a sus anhelos pasará inevitablemente por una fusión con otra sociedad y, tras mantener conversaciones a lo largo de 1925 con la potente y desahogada Real Sociedad Atlética Stadium, finalmente se insertará y diluirá en esta última la cual adopta la denominación de Real Zaragoza Club Deportivo.

El Real Zaragoza C.D. mantiene la estructura, reconocimiento e idiosincrasia de la Real Sociedad Atlética Stadium, no modificando su tradicional camisa roja combinada con pantalón azul y continuando siendo conocidos como “los tomates”, empezando un despegue deportivo que lo llevará a competir en Tercera División durante la temporada 30/31.

Paralelamente a estos acontecimientos, el Iberia Sport Club, fruto del gran trabajo de Luis Gayarre, adquirirá unos terrenos en el Monte de los Olivos que, entre 1922 y 1923, verán cómo se construye el Campo de Torrero, un flamante terreno de juego con capacidad para quince mil espectadores que es inaugurado el 7 de octubre de 1923 ante el Club Atlético Osasuna, de Pamplona, con derrota de los locales por 1-4. Perdidos los campeonatos regionales de 1924 y 1925 en franca competencia con la Real Sociedad Atlética Stadium, los guadinegros se harán con los siguientes títulos hasta final de la década representando en 1926, 1927, 1928, 1929 y 1930 al fútbol aragonés en el Campeonato de España, pasando a partir de 1926 a experimentar una transformación en la cual el fútbol profesional sustituye al clásico fútbol amateur.

El Iberia Sport Club empieza, tal cual hacen los grandes clubs nacionales, a fichar jugadores foráneos procedentes de otras provincias mayoritariamente vascos, entrando el club zaragozano en 1928 dentro de los planes para militar en las Ligas Nacionales que se están organizando para el fútbol profesional. Dado el peso del fútbol aragonés y la trayectoria de la sociedad, al club gualdinegro se le concede la oportunidad de luchar por la plaza libre que resta en Primera División, siendo eliminado en la Primera Ronda por el Real Oviedo F.C. con el que empata 2-2 en un primer encuentro perdiendo posteriormente en el desempate por 1-4. Decidido por criterio deportivo militar en Segunda División, los gualdinegros debutan en la temporada inicial 28/29 con un magnífico registro al quedar segundo clasificado empatado a puntos con el Sevilla F.C., conjunto andaluz que, debido al gol average favorable, termina contendiendo como aspirante ante el Primera División Real Racing Club, de Santander, quien defiende y consigue mantener su puesto.

En la campaña 29/30 la Federación Española subraya que el ganador de la primera plaza ascenderá directamente a Primera División sin Promoción mediante, compitiendo el Iberia Sport Club con gran entusiasmo aunque finalmente, por un solo punto concluye tercero tras Deportivo Alavés y Real Sporting de Gijón con quien empata a puntos. El Iberia Sport Club compite durante estos años con una gran plantilla que demuestra estar próxima a la élite del fútbol nacional y quizás, de haber colmado sus aspiraciones, bien pudiera evitado los problemas económicos en los que pronto se verá enrolado.

1930 – 1932

Entre finales de los años veinte y principios de los treinta la capital regional aragonesa cuenta con tres grandes clubs que compiten, cada uno hasta donde sus respectivas posibilidades alcanzan, en la Serie A o Primera Categoría. Conocidos el Iberia Sport Club y el Real Zaragoza C.D., el tercero en discordia es el Club Patria-Aragón, una sociedad presidida por Pío Hernando Aceña que viste camisa con pantalón blancos y juega en el Campo del Arrabal. Sustentado por el Círculo Tradicionalista desde sus inicios, esta sociedad tenía su origen en el C.D. Tradición constituido en 1923 que, en ese mismo año, adquirió el nombre de C.D. Patria llegando, ya en 1924, a fusionarse con la Unión Sportiva Aragón, conjunto amateur con el que se pensó constituir una nueva sociedad capaz de ser una alternativa a los dos grandes clubs zaragozanos.

La realidad, sin embargo, terminaría siendo otra y las tres sociedades, gigantes con pies de barro, atravesarían momentos muy delicados nada más empezar la nueva década. En lo que respecta al Iberia Sport Club, sus andanzas en la Segunda División fueron cortadas de pleno al ser décimo y colista perdiendo su plaza, aunque a nivel regional se alzó con el Regional de 1931. Los gualdinegros, sumidos en una grave crisis económica, no eran los de apenas un año antes y su hasta entonces gran plantilla había sufrido grandes cambios.

Si preocupante era la situación de los iberistas, más lo era y con diferencia la de Real Zaragoza C.D. y Club Patria-Aragón, ambos en un callejón sin salida. Los zaragocistas, quienes habían competido durante la temporada 28/29 en Segunda División B, una Tercera División en toda regla para dilucidar qué dos clubs iban a ascender a Segunda División, repitieron sus intentos en las campañas 29/30 y 30/31 sin fortuna debiendo invertir en futbolistas profesionales y en caros viajes sin apenas recompensa. Lo mismo ocurrió con los patriotistas, con ciertas posibilidades en la temporada 29/30 en Tercera División y sin apenas en la edición 30/31. Arruinados ambos por frustrarse sus intentos de alcanzar una meta demasiado cara y alertados por la Federación Aragonesa por impago, en 1930 hubo conversaciones entre las dos sociedades para crear una nueva pero, debido a los números rojos de unos y otros, todo quedó en nada.

En 1931, estando el ahora conocido como Zaragoza C.D. -tras la instauración de la Segunda República que prohibió el uso de referencias monárquicas- agonizando y el Iberia Sport Club con la soga al cuello después de haber sido quinto en el Grupo III de Tercera División donde perdió sus opciones de ascender a Segunda División, hubo un intento de fusión que terminó en fracaso pues, si los socios iberistas votaron a favor, la negativa de los zaragocistas fue rotunda aun sabiendo que era su fin. Con deudas en todas partes, a finales de 1931 tanto Club Patria-Aragón como Zaragoza C.D. causaron baja en la Federación Aragonesa desapareciendo los primeros mientras a los segundos no les quedaba aire.

De estar tremendamente enemistados y no poder siquiera verse, el futuro para iberistas y zaragocista pasaba por una unión a cara de perro tuviese la oposición que fuese, unión porque no podía ser fusión al haber causado baja federativa el Zaragoza C.D. Promovida por el presidente de la Federación Aragonesa, José María Muniesa, la unión entre ambos era inevitable y en febrero y marzo de 1932 empezaron las reuniones entre ambas directivas para llegar a un acuerdo. Conocida la finalidad, faltaba discutir los detalles, siendo todos solucionados el 15 de marzo cuando se firmó la constitución del Zaragoza Fútbol Club, nueva sociedad que, ocupando la plaza federativa que tenía el Iberia Sport Club, podría empezar una nueva carrera deportiva convirtiéndose en el club hegemónico de la capital aragonesa. Decidido que vistiese camisa blanca con pantalón azul celeste, los neutrales colores federativos para no crear discrepancias entre los socios firmantes, junto a un escudo con el emblema de la ciudad, el nuevo club jugaría en el Campo de Torrero llegando hasta nuestros días donde es conocido como Real Zaragoza S.A.D.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • El libro de oro del Real Zaragoza. Ricardo Gil. Editorial Plaza & Janés (1984).
  • Real Zaragoza: 1932-1995. Pedro Luis Ferrer y Javier Lafuente. Editorial Mira (1995).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • El sueño de ser grandes; historia social del nacimiento del fútbol en Zaragoza, 1903-1936. Pedro Ciria Amores. Universidad de Zaragoza (2012).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Arte y Sport. Revista.
  • Actualidades. Revista.
  • La Correspondencia de España. Diario.
  • Madrid-Sport. Semanario.
  • La Jornada Deportiva. Semanario.
  • El Imparcial. Diario.
  • La Voz. Diario.
  • La Época. Diario.
  • www.heraldo.es Diario.
  • www.elperiodicodearagon.com Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.

ENLACES EXTERNOS:

 

fin

 

 

 

Historial de la Sociedad Gimnástica Lucense

 

Escudo S.G. Lucense

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Sociedad Gimnástica Lucense
  • Ciudad: Lugo
  • Provincia: Lugo
  • Comunidad Autónoma: Galicia / Galiza
  • Fecha de constitución: 16 de agosto de 1943
  • Fecha de federación: 16 de agosto de 1943

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sociedad Gimnástica Lucense (1943-1952)

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 1944/45

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio de Los Miñones
  • Año de inauguración: 7 de octubre de 1945
  • Cambios de nombre:
  • Estadio de Los Miñones (1945-1952)
  • Capacidad: 5.000 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Campo del Polvorín (1943-1945)
  • Estadio de Los Miñones (1945-1952)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DE LA SOCIEDAD GIMNÁSTICA LUCENSE. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DE LA SOCIEDAD GIMNÁSTICA LUCENSE. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN LUGO:

El municipio de Lugo, ciudad y capital de la provincia homónima bañado por el Río Miño que tiene una población de alrededor de cien mil habitantes, cuenta con un rico patrimonio artístico en el que destacan una muralla romana excelentemente conservada que circunda el casco histórico y una hermosa catedral, ambas declaradas Patrimonio de la Humanidad. Centro comercial de toda la provincia, educativo y de ocio, sin descuidar la industria la ciudad ha apostado en los últimos tiempos por un creciente turismo.

En cuanto a los inicios del fútbol en Lugo, estos arrancaron el 4 de octubre de 1908 con motivo de la Fiestas de San Froilán al concertarse, dentro del programa de actividades, un encuentro de exhibición en el Campo de Montirón entre las sociedades coruñesas Coruña F.C. y Widowers F.C. que concluyó con el resultado de 4-3 favorable a los primeros. Organizado por el popular y cultural Círculo de las Artes, de algunos de sus socios nació la idea de constituir una sociedad que tuviera el fútbol entre sus fines, iniciándose a finales de octubre la recaptación de personas interesadas que concluyó el 15 de noviembre con la constitución del Club Deportivo Lucense.

Presidido por Luis Osés y acompañado en la vicepresidencia por Manuel Alday, el secretario Rafael López y el secretario Jesús García de la Riva, el C.D. Lucense arrendó de inmediato una casa en la Calle de la Estación donde estableció un gimnasio en la planta baja y la sede en la segunda planta mientras, gracias a la ayuda del ayuntamiento, se les cedía el uso del Campo de Montirón. De carácter prominentemente deportivo, en el club también tuvieron cabida el excursionismo, la música y el baile, reservándose para la sección balompédica encuentros con clubs de La Coruña, Orense y Vivero al no existir rivales en la ciudad, contratiempo que no se alargaría demasiado.

En el año 1911, contando Lugo con una población que superaba los treinta y cinco mil habitantes, quedaron constituidas varias sociedades como el Victoria F.C. y el Sporting Club Antoniano, quedando reservado para el 15 de octubre la constitución del Racing Club de Lugo con Salvador García Castro en la presidencia. El club racinguista, nacido como una escisión de disidentes del C.D. Lucense que deseaban en exclusividad jugar al fútbol, inició desde su partida una sana rivalidad con los deportivistas que, con el tiempo, se acrecentaría al no finalizar demasiado bien la final del campeonato local de 1911. En 1912 se sumaron el Athletic Club de Lugo presidido por Sergio Castilla, el Lugo Foot-ball Club y el Club Gimnástico de Lugo, produciéndose una escisión en el seno del Racing Club de Lugo que originó el Sport Club de Lugo donde Vicente Sánchez Guisasola, presidente y su hermano Esteban, lideraban un nuevo proyecto.

El crecimiento balompédico en la ciudad fue espectacular asentándose los clubs existentes y surgiendo otros como el Exploradores F.C., el C.D. Lugo y el Mercantil Lucense alrededor de 1915 o el militar Regimiento Zamora finales de década. Racing Club, Athletic Club y Club Deportivo, los más poderosos, se repartían a la afición surgiendo jugadores de nivel que terminaban enrolados en clubs de las capitales vecinas o clubs más importantes de Vigo, Ferrol o Santiago de Compostela que requerían profesionales.

Conforme fueron pasando los primeros años veinte, Lugo carecía de un representante profesional en el Campeonato Gallego por lo cual, llegados a 1924, quedó constituido el sábado 28 de junio el Lugo Sporting Club cumpliéndose una vieja aspiración con Leopoldo Gasalla en la presidencia, Antonio Peralba en la vicepresidencia, Bautista Varela Fernández como secretario y José Varela Basabró como tesorero. Inscrito en la Federación Gallega dentro de la Serie B, el Lugo Sporting Club que vestía camiseta blanquiazul con pantalón negro acondicionó el Campo del Polvorín estrenándose el domingo 21 de septiembre ante el Lemos Club e iniciando una carrera deportiva en la que no conseguía separarse de la Serie B y alcanzar la Serie A dominada por los clubs vigueses, coruñeses y orensanos.

La aventura del Lugo Sporting Club no se prolongó demasiado en la Serie B y, una vez concluida la temporada 29/30, en el mes de mayo se convocaron elecciones al dimitir la Junta Directiva. Nadie presentó candidatura y, llegados a primeros de junio, desaparecía la sociedad siendo comunicada tal decisión al Gobernador Civil. El relevo provisional lo tomó el Racing Club de Lugo constituido deprisa y corriendo haciéndose cargo del Campo del Polvorín con una plantilla repleta de jugadores aficionados y algunos que habían pertenecido al club sportinguista, siendo secundado por el Español F.C., también amateur hasta que a finales de 1932 una nueva Junta Directiva reorganizó el Lugo Sporting Club. Con una plantilla amateur que sufría constantes goleadas, poco a poco fueron incorporándose jugadores profesionales con el ánimo de participar en la Serie B de la temporada 33/34 donde fueron segundos en su grupo precedidos por el Lemos Club.

Bajo la presidencia de Luis Ameijide y la ausencia de los grandes clubs gallegos inmersos en la Ligas nacionales, el Lugo Sporting Club compitió durante la campaña 34/35 en la Primera Categoría gallega siendo sexto y colista mientras que en la edición 35/36 fue tercero, viéndose sorprendido en julio de 1936 por el estallido de la Guerra Civil que, en Galicia, dada la lejanía del frente, todavía permitió durante bastantes meses jugar al fútbol organizando la Federación Gallega un Campeonato Regional donde los lucenses fueron segundos en la temporada 36/37 tras el C.D. La Coruña declinando su participación en lo sucesivo. Durante la guerra, el Campo del Polvorín fue testigo de encuentros con el Lugo Sporting Club por el medio para recaudar fondos destinados al Ejército y otros con equipos militares reclamando donaciones de sangre.

Finalizada la Guerra Civil el Frente de Juventudes lucense se hizo con el control del deporte estableciendo, ya en 1939, un campeonato de índole local donde participaron varios clubs amateurs y militares. En cuanto al Lugo Sporting Club, su situación era extremadamente delicada pues, sin dinero con el que pagar el arriendo del Campo del Polvorín, el dueño de este recinto prefirió ceder dicha instalación a Falange, quien pagaba, a un club deportivo que no le garantizaba ingresos económicos. Finalizado el verano los sportinguistas, pese a una moratoria de un par de meses, siguieron igual por lo que no pudieron reorganizarse y participar en el Campeonato Regional de la Serie A, noticia que fue recibida con mal agrado por unas autoridades que apostaban por el deporte y principalmente por el fútbol. Sociedades como el Club Deportivo Lucense, el Racing Club de Lugo o el S.E.U. ocuparon a la afición mientras se abría un nuevo periodo para constituir un club representativo.

A principios de 1940, siguiendo instrucciones de la autoridad, nacieron nuevas sociedades como el España F.C., el Iberia F.C., el Arenas Sport y el Imperio F.C. que se unieron en el campeonato local de ese año al C.D. Lucense y Sociedad Deportiva El Rayo, constituidos ambos en 1938. En cuanto al máximo representante local, los contactos con aficionados de siempre para llevar al fútbol lucense a la Serie A habían avanzado bastante confirmándose la participación de un club en la Liga 40/41 tras acuerdo, mediante pago, con la Federación Gallega, pero no lo suficiente al carecer de un campo en condiciones, junta directiva y jugadores. Después de varios meses de negociación, el 29 de septiembre quedó al fin constituido el Lugo Fútbol Club, sociedad presidida por Andrés Díaz Lage que reunía a los mejores jugadores de la ciudad y provincia, determinándose que vistiera camiseta verde y pantalón blanco. En lo que respecta al feudo, el viejo Campo del Polvorín era profundamente reformado.

El Lugo F.C. se estrenó en el Regional Gallego siendo tercero en la temporada 40/41 concluyendo el torneo como Lugo C.F. o Club Lugo, después del obligatorio cambio de nombre a instancias de la D.N.D. y segundo en la 41/42 quedando eliminado para acceder a Segunda División, encontrándose en la campaña 42/43 dentro de la Serie A con la S.D. El Rayo, conjunto que acababa de ascender procedente de la Serie B en un bonito torneo donde los verdes fueron campeones y los rayistas, que vestían camiseta blanquinegra con pantalón blanco, jugaban también en el Polvorín y estaban presididos por Manuel Franco Lis, cuartos y penúltimos.

HISTORIA DEL CLUB:

1943 – 1950

Conquistada por méritos deportivos por el Lugo C.F. una plaza para competir en una reformada Tercera División, en el verano de 1943 autoridades, directivos y gente del fútbol lucense entendieron que, de cara a la temporada 43/44, disponer de un club en Tercera División y otro en Primera Regional que había pasado por dificultades económicas podía debilitar a ambos con lo cual, en buena lid, después de unas reuniones entre los directivos de los dos clubs entre los que destacan Ángel Carro, José Páramo, Paco Rivera y Manuel Franco, el lunes 16 de agosto se alcanzó un positivo trato por el que se disolvían ambos y se constituía uno nuevo titulado Sociedad Gimnástica Lucense.

Acordado vestir camiseta blanquinegra con pantalón negro, la primera Junta Directiva quedó determinada por Ángel Carro Crespo como presidente, Serafín Permuy en el puesto de vicepresidente, secretario Antonio Rodríguez Naya y tesorero José Arias Adela, estrenándose en el Grupo I de Tercera División la temporada 43/44 con un sexto puesto en medio de clubs gallegos y castellano-leoneses. En la campaña 44/45 Ángel Carro promovió una sociedad para la adquisición de un nuevo terreno de juego que sustituyera al Campo del Polvorín, de titularidad ajena, disfrutando de un buen torneo en el que resultó campeón aunque luego, en la Fase Intermedia para tratar de ascender a Segunda División, fue sexto y colista. La sesión 45/46, con una plantilla cambiada, no fue tan positiva como la anterior y el equipo fue quinto clasificado destacando la inauguración en fecha 7 de octubre de 1945 del bautizado como Estadio de Los Miñones, en la carretera de La Coruña.

La S.G. Lucense estaba construyendo los cimientos para crecer y alcanzar una categoría superior pero, pese a disponer de una buena plantilla en la edición 46/47, se tuvo que contentar con un subcampeonato tras el Pontevedra C.F. y la eliminación en la Fase Intermedia al resultar séptimo y penúltimo, objetivos que no se repitieron en la temporada 47/48 al ser quintos en Liga dentro de un Grupo I donde competían clubs gallegos y leoneses. En 1948 José Páramo Fernández sustituyó a Ángel Carro en la presidencia, siendo los blanquinegros terceros en la Liga 48/49 a un punto del Arosa S.C. y dos del campeón U.D. Orensana.

Aprobado por la Federación Española ampliar la Segunda División para la campaña 49/50 pasando de un grupo único con catorce participantes a dos grupos con dieciséis participantes cada uno, los tres primeros clubs clasificados del Grupo I de la Tercera División se vieron beneficiados con dicha medida ascendiendo a la categoría de plata, una división profesional que requería de buenos jugadores, un buen respaldo por parte de los socios y un recinto amplio del que, afortunadamente, ya se disponía. El estreno en la Segunda División nacional tuvo como escenario el Grupo I o Norte donde competían clubs gallegos, asturianos, cántabros, navarros, catalanes, vascos y castellano-leoneses siendo decimoprimero a un solo punto de la Promoción de Descenso, registrando el Estadio de los Miñones grandes llenos con un público que se volcaba con sus jugadores.

1950 – 1952

Competir en una categoría profesional como la Segunda División precisaba un gran esfuerzo económico y, aunque la ciudad de Lugo sumaba algo más de cincuenta mil habitantes en 1950, la falta de dinero se empezó a acusar en su segunda comparecencia cuando, con un plantel muy ajustado, al final de la temporada 50/51 resultó decimocuarto quedando el descenso a tan solo dos puntos de distancia. En la campaña 51/52 José Páramo Fernández fue sustituido en la presidencia por Rafael Sarandeses quien, nada más tomar el cargo, declaró hacer falta trescientas mil pesetas para terminar el torneo de las cuales se recaudaron apenas sesenta y dos mil. En el aspecto deportivo el equipo blanquinegro fue el peor del Grupo I sumando cinco victorias, diez empates y quince derrotas que le reportaron hasta el puesto decimosexto y colista debiendo jugarse la categoría en el Torneo de Permanencia junto a clubs de Tercera División.

A finales de abril de 1952 la Junta Directiva, ante el negro panorama financiero, presentó la dimisión haciéndose cargo de la sociedad Benito Vázquez Feijoo, delegado provincial de Sindicatos con el propósito de competir en el Torneo de Permanencia en Tercera División que se cerró positivamente al ser segundo y conservar su plaza en el tercer nivel nacional. Sin embargo los derroteros que aguardaban a los blanquinegros no auguraban nada bueno. En el verano de 1952 la deuda acumulada era un contratiempo insalvable y, ni las gestiones del consistorio con el alcalde al frente ni algunos aficionados que se interesaron por revertir la situación, pudieron hacer algo por una sociedad que quedó finiquitada el martes 29 de julio.

Constituido en 1940 y debutante en Tercera División durante la temporada 51/52 donde fue colista en el Grupo I perdiendo la categoría deportivamente, una vez liquidada la Sociedad Gimnástica Lucense las autoridades locales reclamaron de la Federación Gallega que, habiendo desaparecido el hasta entonces club representativo, se rescatase al C.D. Polvorín de su futuro destino en Primera Regional y ocupase la plaza vacante que dejaban los blanquinegros en Tercera División.

Admitida la reclamación por parte de la Federación Gallega, el conjunto rojiblanco que había venido en los últimos tiempos actuando como filial de los blanquinegros y roto relaciones con estos últimos en 1951 debido a los problemas financieros de los gimnastiquistas negándoles el auxilio con jugadores, el C.D. Polvorín fue recuperado para competir en la temporada 52/53 en Tercera División, iniciando en lo posterior una carrera que lo ha llevado hasta nuestros días con el nombre de C.D. Lugo desde 1953.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia do fútbol galego. Anxo Varela. Edicions Lea (1997).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Archivo privado de Jorge Deza.
  • El Eco de Galicia. Diario.
  • Gaceta de Galicia. Diario.
  • La Idea Moderna. Diario.
  • El Correo Gallego. Diario.
  • La Correspondencia gallega. Diario.
  • El Correo de Galicia. Diario.
  • La Voz de la verdad. Diario.
  • El Norte de Galicia. Diario.
  • El Regional; diario de Lugo. Diario.
  • El Progreso. Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • http://elprogreso.galiciae.com/ Diario El Progreso.

 

 

 

 

 

 

Historial de la Unión Deportiva Orensana

 

Escudo U.D. Orensana

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unión Deportiva Orensana
  • Ciudad: Orense / Ourense
  • Provincia: Orense / Ourense
  • Comunidad Autónoma: Galicia / Galiza
  • Fecha de constitución: 23 de febrero de 1935
  • Fecha de federación: 30 de septiembre de 1942

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva Orensana (1935-1952)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Tercera División:

  • 1945/46
  • 1948/49

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal de O Couto
  • Año de inauguración: 1949
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal José Antonio (1949-1986)
  • Campo Municipal del Couto / Campo Municipal de O Couto (1986-)
  • Capacidad: 5.659 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Stadium de Bouzo (1935-1936)
  • Campo de Loña (1940-1949)
  • Estadio de José Antonio / O Couto (1949-1952)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DE LA UNIÓN DEPORTIVA ORENSANA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DE LA UNIÓN DEPORTIVA ORENSANA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN OURENSE:

El municipio gallego de Ourense, capital de la provincia homónima, es el tercer núcleo más poblado de la región con algo más de cien mil habitantes. Ciudad atravesada por el Río Miño eminentemente comercial y con plena dedicación al sector servicios, en la actualidad es un gran centro administrativo y educativo que no dejado de lado cierto compromiso con el turismo así cono con la industria, existiendo en sus alrededores varios polígonos.

Conocida desde antaño por sus populares manantiales de Las Burgas, el fútbol entró en la localidad durante los primeros años del siglo XX cuando, a finales de 1906, un grupo de ciudadanos británicos que trabajaban ocasionalmente en labores industriales, empezaron a jugar en sus ratos de ocio sobre la planicie del Campo de Aragón, ubicado junto al cuartel militar que el Ejército tenía en el antiguo Convento de San Francisco.

Aquellos británicos apellidados Jackson, Spelling, Creighton, Taylor, Cumberlege y Caloraf pronto incrementaron filas con la presencia de los ourensanos Pardo, Santoro, Revuelta, Lago y Angulo dando lugar el denominado Orense Union F.C., sociedad mixta hispano-británica que incluso llegó a inscribirse para competir en el Campeonato de España de 1907 a disputar en Madrid aunque, finalmente, declinó su participación.

Cultivado el gusanillo del fútbol, en mayo de 1908 quedó constituido el Orense Sporting Club con jóvenes prendados por aquel maravilloso juego quienes siguieron dando pelotazos en el Campo de Aragón, surgiendo en septiembre de ese mismo año la Juventud Artística Orensana, sociedad de recreo donde se originó el titulado Blanco y Negro F.C. con miembros que deseaban experimentar en aquellas nuevas lides.

Las trayectorias de estos clubs eran, por lo común, muy breves al carecer de la solidez necesaria hasta que en diciembre de 1909, gracias al apoyo económico del Marqués de Leis, gran parte de los jóvenes que habían jugado en el efímero Blanco y Negro F.C. constituyeron el Triunfo Foot-ball Club presidido por Luis Fernández Pérez.

Contando con poco más de quince mil habitantes en 1910, a principios de año quedaron constituidos el Victoria Foot-ball Club, sociedad que en marzo de ese mismo año formalizó su ingreso en la F.E. de C.F. y el Orense Foot-ball Club, sociedad deportiva cuya sede residía en la Calle Pereira. Para entonces aquellos clubs ya habían ampliado el repertorio de recintos donde poder jugar siendo los más conocidos el Campo del Polvorín, el Campo de Casablanca y el Campo de Cabañas, todos sin vallar y sin las dimensiones reglamentarias. El Orense F.C. fue el primero en dar un paso al frente y administrar un terreno propio, el Campo de Loña, estrenado en junio de 1913 con motivo de las Fiestas del Corpus para lo cual, gracias a la intermediación del diputado Vicente Pérez, se consiguió de S.M. El Rey D. Alfonso XIII, la donación de una copa de plata, trofeo que en lo sucesivo sería donado por el Liceo orensano.

En el año 1912 nació el Iberia F.C., club provisto de interesantes jugadores que rivalizó con un Orense F.C. que empezaba a despegarse del resto a consecuencia de la ampliación de sus equipos hasta alcanzar tres y un cuarto infantil -juveniles de hoy-. En enero de 1914 el Orense F.C. renovó su Junta Directiva siendo José Rodríguez Muleiro elegido presidente, Álvaro de Contreras y Lobit, vicepresidente; Eduardo Neira Mármol secretario; Antonio Risco vicesecretario; Abelardo García García tesorero; y Fernando Peñarredonda contador. Sin embargo, lo que parecía un proyecto firme, pronto dio síntomas de flaqueza perdiendo paulatinamente el Orense F.C. su situación de privilegio en beneficio del Iberia F.C., club que conquistó el Campeonato del Corpus local sucesivamente en las ediciones 1915, 1916 y 1917.

Llegados a 1918, de los distintos clubs existentes en la ciudad ninguno era capaz de hacer frente con garantías de éxito al resto de importantes clubs gallegos por lo que, con buena fe, se pensó hacer uno nuevo que diese respuesta. Este fue el titulado Unión Deportiva Orensana, conjunto que vestía camiseta blanquiazul con pantalón blanco y en 1919 consiguió vallar y reestrenar el Campo de Loña. Nacido con fuertes pretensiones, en esta última fecha consiguió de la Casa Real el título honorífico de Real pasando a ser denominado Real Unión Deportiva Orensana, disputando desde entonces encuentros frente a lo más selecto del fútbol gallego.

La propiedad de un terreno de juego cerrado en el cual poder hacer taquillaje permitió a la Real U.D. Orensana inscribirse el 9 de septiembre en la Federación Gallega para competir en el Campeonato Regional 19/20 pero, paradójicamente, esta presencia no llegó a materializarse debido a que la entidad blanquiazul contaba en sus filas con dos jugadores, los hermanos Reverter quienes, procedentes del Real Alfonso XIII F.C., de Vilagarcía de Arousa, habían sido fichados en circunstancias extradeportivas. Denunciados los orensanos por los arousanos, la Federación Gallega tomó cartas en el asunto decidiendo en enero de 1920 inhabilitar a ambos jugadores, razón por la cual los blanquiazules, disconformes con la resolución federativa, días después decidieron abandonar la Federación disputando desde este momento solo encuentros amistosos hasta su desaparición a final de año al no encontrar alternativas para su futuro.

La desaparición de la Real U.D. Orensana causó una profunda crisis futbolística en la ciudad no hallándose ninguna sociedad que ocupara su puesto en meses hasta que, ya en 1922, resurgió esporádicamente el Triunfo F.C. viéndose acompañado por dos nuevas sociedades, el Rápido F.C. y el Royal F.C. Puesto que ninguno de los tres, por sí solos, eran capaces de llegar lejos, tomándose lo mejor de cada uno en 1923 se hizo una selección que derivó en la constitución del Orense F.C., sociedad que, vistiendo camiseta blanquiazul con pantalón negro, venía a convertirse en el representante local.

Empleando el Campo de Loña, el Orense F.C. con los refuerzos de los exjugadores de la Real U.D. Orensana Pepino, Sánchez y Orbán consiguió revitalizar a la decaída afición orensana dándose de alta en la Federación Gallega donde quedó inscrito para la temporada 23/24 en la Serie C, la tercera categoría regional ascendiendo de inmediato a la Serie B, manteniéndose en ella con su jugador talismán, Tolete, sin opciones a ascender durante las campañas 24/25, 25/26 y 26/27. En 1927, con parte de los jugadores que habían militado en el Triunfo F.C., luego reconvertido en Numancia F.C., gracias a la aportación económica de varios potentados quedó constituido el Burgas F.C. que vestía camiseta blanca con pantalón azul y venía dispuesto a rivalizar con el Orense F.C. La directiva del Burgas F.C., dispuesta a acceder a la Serie A, consiguió el 1 de abril de 1928 inaugurar su propio feudo, el Stadium de O Couto situado junto a la carretera de Castrelo do Miño, desde el cual ascendió a la Serie B encontrándose, ya en la temporada 29/30, con el Orense F.C. con el que mantuvo un intenso duelo ascendiendo los blancos finalmente a la tan deseada Serie A mientras los blanquiazules eran segundos.

A principios de los años treinta la rivalidad entre ambos clubs fue notoria reclamándose desde la prensa la fusión de las dos entidades, paso aparcado ante la resistencia de las respectivas directivas. Al término de la temporada 30/31 el Orense F.C. consiguió ascender a la Serie A -conocida también como Primera Categoría-, dándose las circunstancias de que por primera vez en la historia la ciudad contaba con dos representantes en una máxima categoría formada por seis participantes.

El torneo regional de la edición 31/32 resulta complicado para ambos y han de promocionar para salvar su plaza. De un lado el Burgas F.C. es quinto y desciende al no poder eliminar al Unión Sporting Club, de Vigo, mientras que de otro el Orense F.C., sexto, sí puede con el Club Ciosvín, también de Vigo. En la temporada 32/33 el Orense F.C. resulta sexto con lo cual ha de Promocionar junto al penúltimo de su grupo y los dos primeros clasificados de la Promoción de Segunda Categoría, finalizando segundo y conservando su puesto. Mientras tanto el Burgas F.C. es Campeón de su grupo de Segunda Categoría pero en la Promoción es tercero, no pudiendo entrar en la Fase de Ascenso a Primera Categoría.

Terminada la temporada y en pleno verano de 1933, el Orense F.C. se encuentra sin campo y ocupa unos terrenos en el centro de la ciudad para poder entrenarse con el agravio que esta solución supone para los jugadores. Desde ese instante y ante tan apurada situación entabla negociaciones con su vecino Burgas F.C., club que tampoco anda muy boyante en lo económico y también es plenamente consciente de que el fútbol local es débil actuando ambas sociedades por separado precisando un urgente arreglo. Tras varias reuniones en las cuales se acercan posturas y ninguno de los dos desea imponerse al otro guardando la compostura, la fusión se lleva a cabo resultando una nueva entidad, el Galicia Sport Club, sociedad que se acomoda en el Stadium de O Couto y viste camisa blanca con franja horizontal azul y pantalón blanco.

Este neonato club nacido con los pies de barro y una tenue economía ocupa la plaza vacante que deja el extinto Orense F.C. en Primera Categoría, jugando el campeonato regional 33/34 con muy malos resultados al finalizar último clasificado mientras que, a nivel nacional, disputa el Campeonato de Tercera División junto a Unión Sporting Club y Club Ciosvín, ambos de Vigo, terminando segundo. Como colista de Primera Categoría ha de defender junto al pontevedrés Eiriña F.C. su plaza en la categoría ante los aspirantes Racing Ferrol F.C. y Club Lemos en una liguilla donde, al ser nuevamente colista, termina descendiendo a la Serie B. Tan negativo resultado termina siendo catastrófico para un club que, ya en febrero, había estado sin directiva, finiquitando su carrera deportiva a finales de septiembre cuando, después de disputar algunos encuentros amistosos, nadie quiere ser directivo.

Paralelamente, durante el verano de 1933 surge otra entidad, el Galaico F.C., sociedad que participa en la Liga de Modestos gallega y de la cual nada más se sabe, caso muy similar a los dos clubs nacidos en 1934, Carballeiras F.C. y Puente F.C., cuya historia no trascenderá mucho más allá y el C.D. Español, constituido en agosto de 1936.

HISTORIA DEL CLUB:

1935 – 1940

A principios de 1935, con lo más destacado del tradicional elenco deportivo local, el ayuntamiento, la Cámara de Comercio y la Diputación Provincial, se establecen una serie de reuniones para definir la constitución de una nueva sociedad que represente al fútbol orensano. Producto de estos encuentros, el sábado 23 de febrero queda constituido y aprobados los Estatutos de la Unión Deportiva Orensana, sociedad presidida por Constantino Añel acompañado por el secretario, Rufino Rodríguez, que recupera la denominación del popular club de finales de los años diez pero sin nada que ver con aquella. Uniformados con camiseta roja y pantalón blanco, el deseo de la Junta Directiva es construir un nuevo stadium, propósito que se materializa el jueves 11 de junio de 1936 con la inauguración del Stadium de Bouzo, propiedad de los señores Bouzo.

Precisamente la falta de un recinto en condiciones, privará al club orensano de inscribirse en la Federación Gallega para participar en el campeonato 35/36, aguardándose con impaciencia la temporada 36/37 para tal efecto. Sin embargo tal deseo, contrariamente a lo imaginado, tampoco se llevará a cabo por el estallido en julio de la Guerra Civil justo un mes después del estreno de su flamante nuevo campo, un conflicto armado que se alargará durante tres eternos años dejando muchas penurias, muerte y hambre.

Tras el paso de la Guerra Civil en la cual apenas hay actividad deportiva hasta finales de 1938 con encuentros protagonizados por personal militar, a partir de 1939 el fútbol pasa a estar comandado por el S.E.U. Orense donde se congregan antiguos jugadores del Burgas F.C. y U.D. Orensana. La falta de un campo en condiciones es un serio hándicap para el relanzamiento futbolístico a primer nivel, surgiendo iniciativas de segundo orden como el Amanecer F.C., constituido el 15 de septiembre con juveniles a instancias de la Delegación de Educación Física.

1940 – 1950

Todavía sin un club representativo, a caballo entre 1939 y 1940 el Regimiento de Infantería nº55 con sede en la ciudad es el principal foco balompédico en una ciudad donde el ciclismo brilla con luz propia, empezándose a mediados de 1940 a trazar los primeros pasos de lo que será la recuperación real del fútbol en Orense cuando un grupo de aficionados intenta disponer de un terreno de juego donde fraguar la reorganización de la U.D. Orensana constituida en 1935. Este recinto es el de la Academia Cardenal Cisneros, colegio de enseñanza quien lo cede hasta la construcción de un prometido stadium que se retrasa más de la cuenta.

Después de concertar varias selecciones de jugadores orensanos que se enfrentan a clubs de la provincia, en noviembre queda definida la U.D. Orensana que se enfrenta el día 14 al Vigués F.C. en un Cardenal Cisneros a rebosar y repite visita a la ciudad olívica el 1 de diciembre. Dado lo avanzado de la temporada 40/41 y la carencia de un campo de primer nivel, el club pospone su entrada en la Federación Gallega renunciando a competir en sus campeonatos, paso que se puede concretar felizmente el 30 de septiembre de 1942 cuando, después de varios meses de trabajo, se reacondiciona el viejo Campo de Loña con vallado, graderío y gran capacidad.

Campeón de la Zona Sur de la Primera Regional gallega en la temporada 42/43, a partir de esta fecha la U.D. Orensana experimentará un rápido crecimiento deportivo y social que empezará en la campaña 43/44 estrenándose en Tercera División para, a base de dinero y buenos jugadores, luchar en las temporadas siguientes por tratar de conseguir una plaza en Segunda División. Tras varias promociones fallidas, tal deseo se cumplirá al término de la edición 48/49 cuando, campeón del Grupo I de su categoría, después fracasar en un enésimo intento por ascender, lo haga gracias a la ampliación de la categoría de plata a dos grupos.

Con el debut en el Grupo I -o Norte- de Segunda División, la U.D. Orensana permuta su pantalón blanco por uno azul, colores con los que es séptimo en la sesión 49/50. No es el único cambio. Debutar en la categoría de plata es un paso al frente que obliga a Educación y Descanso a invertir en la construcción de un recinto deportivo acorde a la importancia de la ciudad. El viejo Campo de Loña es sustituido por el flamante Estadio de José Antonio inaugurado el 6 de noviembre de 1949 ante el Club Ferrol con victoria local por 5-0, un feudo próximo al antiguo y desaparecido Stadium de O Couto por el cual los aficionados, casi de forma inmediata, empiezan a referirse como Estadio de O Couto.

1950 – 1952

La rápida carrera deportiva emprendida por la directiva de la U.D. Orensana, sin embargo, no se alargará demasiado aflorando ya en la temporada 50/51 graves problemas económicos en una entidad que navega por encima de sus posibilidades financieras reales. Aún así, en la campaña 51/52 se hace un último esfuerzo por resistir en Segunda División llegando nuevos fichajes que, sin calidad, pierden definitivamente la categoría descendiendo los orensanos a Tercera División. En el mes de julio las cuentas presentan una deuda enorme que ni directivos ni nadie está dispuesto a cubrir, acordándose la extinción de la sociedad.

Una vez desaparecida la U.D Orensana, la ciudad se quedó nuevamente sumida en el desasosiego al no poder contar con un representante a nivel nacional. Sin embargo el fútbol había calado hondo en los aficionados y estos no querían dar su brazo a torcer. Inmediatamente un grupo de ellos liderados por los hermanos Jesús y José Luís Díaz Varela se pusieron en marcha para crear una nueva entidad que empezase desde cero, pero como esta decisión suponía una gran inversión en tiempo y comenzar desde la última de las categorías, lo más oportuno fue aprovechar la base del Club Atlético Orense, un club que en esas fechas militaba en Primera Regional.

El Club Atlético Orense fue fundado en 1946 como Club Savio en el seno del colegio salesiano Santo Domingo Savio, teniendo como presidente a Luís Fernández Quintas y estando uniformado con camisa morada y pantalón blanco. El Club Savio jugaba en el reconstruido Campo de Loña y desde su creación había conseguido convertirse en uno de los conjuntos con más proyección de la ciudad logrando inscribirse en la Federación Gallega como club adherido primero, para luego competir durante la campaña 48/49 en Primera Regional. Este digno papel provocó que en 1949 entablase una relación de filiación con la U.D. Orensana y adquiriese los colores de esta cambiando también su denominación, asumiendo el nuevo nombre de Club Atlético Orense. En agosto de 1952 los hermanos Díaz Varela tras comentar la preocupante situación con los directivos atléticos y llegar a un acuerdo para disolver el filial, piden autorización a la Federación Gallega para poder emplear la plaza vacante que va a crear el Club Atlético Orense con su desaparición y aprovecharla para reimpulsar el fútbol orensano que tan mal lo está pasando, consiguiendo su propósito al quedar reflejado todo el movimiento el 10 de septiembre bajo el nombre de Club Deportivo Orense.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Club Deportivo Orense 1952-1977. José Manuel Fernández Sobrino (1977).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Pueblo Gallego. Diario.
  • Diario de Galicia. Diario.
  • El Eco de Galicia. Diario.
  • El Eco de Santiago. Diario.
  • El Progreso. Diario.
  • La Zarpa. Diario.
  • El Noroeste. Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.hemeroteca.abc.es Diario.
  • www.laregion.es Diario.
  • www.lavozdegalicia.es Diario.

 

 

Historial del Club Deportivo Villarrobledo

 

 

Escudo C.D. Villarrobledo

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Villarrobledo
  • Ciudad: Villarrobledo
  • Provincia: Albacete
  • Comunidad Autónoma: Castilla-La Mancha
  • Fecha de constitución: 1942
  • Fecha de federación: 1942

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Villarrobledo (1942-1945)
  • Villarrobledo Frente de Juventudes (1945-1958)
  • Club Deportivo Villarrobledo (1958-1968)

 

TÍTULOS NACIONALES:

0 Ligas de Categoría Nacional

 

ESTADIO:

estadio CP Villarrobledo

Estadio Nª Señora de la Caridad

  • Nombre: Estadio Municipal Nuestra Señora de la Caridad (La Virgen)
  • Año de inauguración: 19 de marzo de 1958
  • Cambios de nombre: Estadio Municipal Nuestra Señora de la Caridad
  • Capacidad: 5.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de San Antón (1942-1958)
  • Estadio Municipal Nuestra Señora de la Caridad (1958-1968)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

 

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO VILLARROBLEDO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

 

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB DEPORTIVO VILLARROBLEDO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN VILLARROBLEDO:

El municipio de Villarrobledo, situado en el extremo noroeste de la provincia de Albacete y colindante con las provincias vecinas de Cuenca y Ciudad Real, abarca un extenso término en el cual predomina el cultivo de vid siendo en la actualidad considerado como el mayor productor del mundo. Relacionado con este producto, existen en la localidad un buen número de bodegas y una tradicional industria tinajera transformada en fábricas caldereras de cisternas y depósitos de gran capacidad, conservándose además importantes fábricas de harina que abastecen todo el territorio nacional. Recientemente, debido al auge del vino y su cultura, se ha advertido un notable incremento en el sector turístico.

Con cerca de quince mil habitantes a finales de los años diez, atraídos por un deporte que empezaba a crear fervor entre las masas y especialmente en la juventud, jóvenes aficionados a los sports de moda que solían reunirse en el Casino Artístico y Literario decidieron en 1919, siguiendo la corriente que otras localidades manchegas habían iniciado pocos años antes, constituir una sociedad de fútbol que recogiese la voluntad de los vecinos interesados. Titulado Villarrobledo Foot-ball Club, vistiendo camisa blanquiazul con pantalón azul, sus socios y al mismo tiempo jugadores habilitaron un terreno de juego para desarrollar la actividad en el interior de una bodega situada junto al paso de nivel de la carretera de Munera, el denominado Campo de Sedano, siendo inaugurado y con él la sociedad el domingo 28 de septiembre en encuentro ante el Deportivo Manchego, de la vecina localidad de El Provencio. Para tal efeméride, Leopoldo Sandoval Domingo, socio del club y propietario de una central eléctrica que empezaba a generar un gran rendimiento, ofreció en disputa una copa, yendo la victoria finalmente a parar al conjunto conquense.

A resultas del match, la afición por esta práctica deportiva se incrementó en Villarrobledo surgiendo a principios de los años veinte diversos clubs donde sus protagonistas se agrupaban mayormente en torno a un oficio. De este modo, reservado el Campo de Sedano para el club más representativo, las eras de Santa Lucía y Paulino Díaz, ésta última convertida en fábrica de harinas de Román Escudero, fueron testigo del avance de aquellos muchachos parapetados en iniciativas gremiales como el Club de los Sastres, el Club de los Tinajeros, el Club de los Ferroviarios y los más independientes La Estrella y El Palustre.

Sobrepasado 1922, la actividad del Villarrobledo F.C. fue nula después de un periodo donde el cansancio hizo mella en sus componentes hasta el punto de desaparecer la sociedad, quedando el fútbol relegado a los gremios quienes mantuvieron viva la llama hasta que en 1923, fruto de la aportación de todos, quedó constituida la Unión Deportiva Villarrobledo. Presidido por Ramón Gimena Herreros y vistiendo camiseta blanquiazul con pantalón azul, este conjunto en el que todos sus miembros eran nacidos en la localidad y ejercían de socios como también de jugadores siguiendo los cánones amateurs de la época, adquirió un nivel notable enfrentándose a clubs de su entorno geográfico cosechando importantes victorias frente a los representantes de las localidades vecinas interesadas en concertar encuentros amistosos con los roblenses. Sin embargo, como ya sucediera en la anterior ocasión, su trayectoria no se alargó mucho y, a pesar de estar plagada su corta historia de multitud de anécdotas como consecuencia de su total amateurismo, tan pesada carga en la que los jugadores debían costear uniformes, botas, desplazamientos y el arrendamiento del Campo de Sedano, supuso su desaparición en 1926 ante la ausencia de un mecenas y a consecuencia entre otras cosas de jugar en un terreno entonces abierto, sin posibilidad de hacer taquillaje.

Comoquiera que la voluntad de la juventud local era seguir practicando este deporte, a finales de la década surgieron más iniciativas, mermadas todas ellas de nacimiento, caso del Deportivo Foot-ball Club, quien vestía camiseta blanquinegra con pantalón negro teniendo apariciones furtivas y la Unión Sporting, sociedad plagada de juveniles que siguió por los mismos derroteros.

Existiendo todavía estas dos sociedades, a principios de 1931 aficionados de antaño y futbolistas que empezaban a destacar decidieron dar el paso de constituir una nueva entidad que representara a la localidad, no ya dentro del marcado contexto geográfico en el que habitualmente se habían movido los distintos clubs nacidos en Villarrobledo, sino en el regional. El proyecto, ambicioso, adquirió personalidad el 20 de abril en forma de Villarrobledo F.C. sin tener éste nada que ver con el desarrollado diez años antes, quedando la flamante sociedad presidida por Isidoro Pozuelo mientras vicepresidente era Francisco Martínez, tesorero Fernando Beneito, secretario Mariano Moreno, vicesecretario José Melero y contador Avelino Torrente.

Estrenada su vida deportiva el 1 de mayo ante el C.D. San Clemente en casa de éste con contundente victoria por 0-7, los roblenses establecieron su feudo en el popular Campo de Sedano cuyo usufructo se mantuvo en régimen de arrendamiento, vistiendo camisa con pantalón blanco, colores con los que ingresaron en la Federación Murciana. En dicho organismo territorial, que por entonces comprendía las provincias de Albacete, gran parte de Alicante, parte de Almería y Murcia, fue considerado de Tercera Categoría siendo éste su destino oficial en la temporada 31/32, concertándose para reenganchar a la afición y crear un ambiente futbolístico que se mantuviera fiel al equipo en lo sucesivo, un encuentro frente al Valencia F.C. que tuvo una gran repercusión. Tomando nota de lo sucedido en experiencias anteriores, el Campo de Sedano quedó vallado en 1932 pudiéndose hacer recaudaciones por taquillaje, siendo sin embargo la evolución del club bastante diferente con el correr de los años a la planeada tras su nacimiento. El Villarrobledo F.C. quedó estancado en Tercera Categoría sin poder ascender en su breve carrera de los años treinta, pasando el tiempo sin alegrías deportivas y superando, incluso, los hechos revolucionarios de octubre de 1934 cuando, en una tentativa armada, campesinos locales iniciaron un levantamiento que terminó con varios muertos y temporalmente con la paz social.

El movimiento balompédico no se redujo al Villarrobledo F.C. y en 1933 se constituyó otra sociedad, el Athletic Club Villarrobledo vistiendo camisa rojiblanca con pantalón negro, conjunto que apenas careció de importancia transcurriendo plácidamente la vida de los blancos en Tercera Categoría hasta que, en julio de 1936, llegó el levantamiento de parte del Ejército que ocasionó la Guerra Civil, tremenda desgracia que arruinó a muchos hogares, amén de dejar a la población socialmente fracturada y con muchas penurias.

HISTORIA DEL CLUB DEPORTIVO VILLARROBLEDO:

1942 – 1950

Terminada la guerra, el fútbol y otros menesteres pasaron a un segundo plano hasta que en 1941 se organizó el Frente de Juventudes local. Una de las prioridades de aquel movimiento era la educación y, dentro de ella, el fomento de la actividad deportiva, por lo que se reacondicionó rápidamente el Campo de Sedano para albergar tanto al Villarrobledo Frente de Juventudes, nueva sociedad constituida en 1942, como al Club Deportivo Villarrobledo, entidad creada a la par llamada a ser la representativa al sumar jugadores locales de antaño y forasteros también veteranos. Con mucha voluntad pero escasos medios, el C.D. Villarrobledo quedó inscrito ese mismo año en la Federación Murciana siendo relegado a Segunda Regional, la última de las categorías reclamándose por parte de la afición, crítica desde la conclusión de la guerra, de un nuevo recinto que albergara tanto a C.D. Villarrobledo como Villarrobledo F.J., además de los distintos equipos que, ocasionalmente, se pudieran formar para competir en el campeonato local. Aprobada su construcción en abril de 1943 a iniciativa del Frente de Juventudes, en los meses posteriores se acondicionó el Campo de San Antón inaugurándose a finales de año, propiedad cedida en usufructo por la familia Giménez de Córdoba sita en la calle de San Ildefonso.

Beneficiadas ambas sociedades que vestían camisa blanca con pantalón azul, San Antón fue en los años siguientes testigo de su evolución siendo el Frente de Juventudes el organismo que regulaba toda la actividad balompédica cediendo, incluso, temporalmente el terreno a Acción Católica para que organizara los distintos campeonatos locales donde la juventud practicaba su deporte favorito. Clubs modestos de índole juvenil como U.D. Cruzadas, U.C.D. Áncora, F.C. Rayo y A.J. Iberia tuvieron su momento de gloria a mediados de los años cuarenta, siendo también el Campo de San Antón base para el Villarrobledo de Educación y Descanso que competía frente a clubs de sus mismas características en el campeonato provincial.

Inmerso en Segunda Regional durante las temporadas 42/43, 43/44 y 44/45 de donde el C.D. Villarrobledo no pudo salir, llegados a 1945 con jugadores forasteros y largos desplazamientos hasta tierras murcianas y alicantinas, la economía de este club dijo basta y su estructura quedó integrada en el Frente de Juventudes. Retirado el máximo representante local del fútbol federado, el Villarrobledo F.J. se vio desbordado con la presencia de tantos jugadores debiendo repartir los mimbres que poseía en dos colectivos que fueron titulados Villarrobledo F.J. “A” y Villarrobledo F.J. “B” que llegaron a competir entre sí alojados en la misma competición, hecho que se alargó hasta finales de década.

1950 – 1960

Iniciada la nueva década, el fútbol roblense adquirió solera y, desde el Frente de Juventudes, se fue poco a poco potenciando los equipos con el fin de dar forma a un equipo único que pudiera competir, por fin, a nivel federado. Este paso, sin embargo, debido a que el Campo de San Antón no reunía las condiciones necesarias para ser catalogado de Primera Categoría, tardó algo en llegar retrasándose al 11 de septiembre de 1956, fecha en la que se inscribió al Villarrobledo F.J. en la Federación Castellana considerando ésta que, dada su situación geográfica, debía ser tutelado por la Delegación de Ciudad Real. Catalogado como de Primera Regional, esta categoría fue su destino en la temporada 56/57 vistiendo desde entonces el club camisa roja con pantalón azul, los colores de la Selección Nacional, haciendo un buen papel que prometía mejores logros para la campaña siguiente. En la edición 57/58, haciendo uso del nuevo Campo Municipal de la Virgen inaugurado el 19 de marzo de 1958, un recinto más espacioso con capacidad para cerca de siete mil espectadores con diversas graderías inaugurado a mediados del curso anterior, el equipo entrenado por Abilio Rubio respondió a las mil maravillas y se proclamó campeón del grupo consiguiendo el pase para disputar la Promoción de Ascenso a Tercera División. La eliminatoria, a doble encuentro ante el C.D. Cuatro Caminos madrileño, se jugó primero en el Campo de San Miguel de la capital donde se perdió 2-1, remontándose el domingo 15 de junio de 1958 con un sonado 5-1 que les permitía, por primera vez en su historia, acceder a Categoría Nacional.

Con el ascenso, el hasta ahora conocido como Villarrobledo F.J., recuperó la denominación de Club Deportivo Villarrobledo cambiando sus Estatutos y estrenándose en la temporada 58/59 dentro del Grupo XIV participado por clubs pertenecientes a las federaciones castellana y extremeña con la idea de no desentonar, siendo el resultado, contrariamente a lo esperado, sobresaliente al quedar segundo clasificado empatado a puntos con el C.F. Calvo Sotelo, de Puertollano. Tan merecido puesto le permitió disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División, categoría en la que no se pensaba apenas un par de años antes, pasando la Primera Eliminatoria ante el C.D. Linares al empatar 2-2 en la localidad jiennense e imponerse en casa por 1-0. En la Segunda Eliminatoria el rival fue el Jerez C.D., conjunto gaditano al que se le derrotó 2-0 en casa pero con el que, en un abarrotado Estadio Domecq, se sucumbió por un severo 8-1 quedando apeado. En la campaña 59/60, contando con Abilio Rubio en el banquillo, el equipo roblense hizo méritos para ocupar una de las dos primeras plazas y volver a promocionar, pero por el camino fue superado por C.D. Manchego, de Ciudad Real y C.F. Calvo Sotelo, de Puertollano, quedando tercero.

1960 – 1968

Con el cambio de década Villarrobledo pareció haberse conectado definitivamente con el fútbol federado y, por el nivel mostrado, se contaba con plantilla para hacer cosas importantes. Lejos de disponer de jugadores amateurs, el C.D. Villarrobledo se había hecho con los servicios de jugadores profesionales, muchos de ellos procedentes de Madrid, que hacían las delicias de sus aficionados. En la temporada 60/61, con Abilio Rubio en labores técnicas y Javier Acacio Sandoval en la presidencia, el equipo fue subcampeón de Liga quedando a cinco puntos del C.F. Calvo Sotelo, por entonces dominador del fútbol castellano. El puesto le permitió afrontar su segunda Promoción de Ascenso en pocos años, superando al Real Avilés C.F. en la Primera Eliminatoria al vencer en casa por 3-2 y, una semana después, empatar 1-1 en la localidad asturiana. En la Segunda Eliminatoria el rival fue el Jerez C.D. al que se le tenía ganas después de la debacle de 1959, perdiendo en la localidad andaluza 2-1 pero cumpliendo con la venganza en casa al derrotar a los azulinos por un contundente 7-2. El C.D. Villarrobledo accedió por primera vez a la Tercera Eliminatoria y gran Final con enorme entusiasmo, encontrándose con un C.D. Castellón que era favorito. Tras perder 1-0 en la capital valenciana, en el encuentro de vuelta con un Campo Municipal de la Virgen a reventar los roblenses se impusieron por 3-0 con dos tantos de Gallardo y uno de Pepín, todos en la primera parte, logrando un ascenso histórico a la categoría de plata del fútbol nacional.

El estreno en Segunda División se llevó a cabo en la campaña 61/62 en el Grupo II o Sur de una por entonces subdividida en dos mitades categoría de plata. Para ello Javier Acacio firmó a jugadores con experiencia y el técnico Manuel Alfaro “Manolete” esperando al menos, dar la cara. Lamentablemente no fue así. Desde el principio de la competición, en medio de clubs mayoritariamente andaluces secundados por valencianos, murcianos, canarios y norteafricanos, los resultados no acompañaron encajando los rojillos demasiados goles. En la jornada decimoprimera Luis Martín relevó a “Manolete” con similares guarismos hasta la conclusión de un torneo en el que tan solo se consiguieron cuatro victorias y cuatro empates siendo decimosexto y colista destacado.

Perdida la categoría, en la edición 62/63 se regresó al Grupo XIV de Tercera División compartido por clubs castellanos y extremeños ocupándose un discreto séptimo puesto que fue valorado por la afición sin pasar problemas para mantenerse. En la sesión 63/64 la RFEF creó el Grupo XV quedando los clubs castellanos repartidos entre este y el Grupo XIV. Ubicados en el nuevo con castellanos y extremeños, los roblenses fueron quintos aunque muy alejados en puntos de las primeras plazas siendo, de largo, mejor la temporada 64/65 cuando se ocupó el tercer puesto a dos puntos del C.D. Cacereño, quién promocionó y a cuatro del campeón C.D. Badajoz.

Con Paulino Romero en la presidencia, la campaña 65/66 fue notable alcanzándose la sexta plaza mientras en la edición 66/67, siendo presidente Manuel Bonillo, se actuó en el Grupo XIV con presencia mayoritaria de clubs madrileños concluyendo noveno. Antes de empezar la sesión 67/68 la Federación Española, como primer paso hacia una amplia reestructuración del fútbol nacional, comunicó a todos los participantes de Tercera División que los clasificados entre los puestos decimoprimero y decimoctavo, ambos inclusive, perderían la categoría. La noticia no pudo llegar en peor momento al club róblense pues, con una economía maltrecha después de tanto sacrificio en la por entonces categoría de bronce y un caro paso por Segunda División, apenas había dinero para fichar jugadores de calidad. Traspasados muchos de los jugadores que habían mantenido el tipo durante los últimos años, los fichajes no estuvieron a la altura de los que se fueron y en Liga se sumaron cinco victorias y dos empates sumiendo al equipo en un desagradable decimoséptimo y penúltimo puesto que le condenaba a despedirse de Categoría Nacional.

Relegado a Primera Regional, al empezar la temporada 68/69 la directiva róblense se planteó en cambiar de federación ante lo poco atractiva que le resultaba la competición castellana corriendo con fluidez comentarios en prensa donde se hablaba de ingresar en la Federación Murciana. Con un futuro incierto, el club endeudado y sin perspectivas de generar ingresos en Regional, nadie quiso tomar el testigo a una directiva que finalmente presentó la dimisión originándose la desaparición de una sociedad histórica que había alcanzado la Segunda División.

En 1969, tras una temporada sin fútbol, el que fuera secretario de la última directiva rojilla, José García Moya, constituyó el Club Atlético Villarrobledo con jugadores netamente juveniles participando durante la campaña 69/70 en el campeonato de la O.J.E. Vistiendo camiseta rojiblanca con pantalón azul, en 1970 se presentó un equipo para competir en la Segunda Regional de la Federación Murciana con malos resultados pues, decimotercero y penúltimo, pocos fueron los aficionados que acudieron al Campo Municipal de la Virgen.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Villarrobledo y su fútbol. Lorenzo Moreno Nava (1983).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • Vida Manchega. Semanario.
  • Heraldo Manchego. Diario
  • Lanza. Diario
  • Luz. Diario
  • Ahora. Diario
  • La Voz. Diario
  • Gol. Diario
  • La Nación. Diario
  • La Libertad. Diario
  • Murcia Deportiva. Semanario
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

  • www.cpvillarrobledo.net (Web oficial).

 

Historial de la Sociedad Cultural Deportiva Durango

 

Escudo S. Cultural D. Durango

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Sociedad Cultural Deportiva Durango
  • Ciudad: Durango
  • Provincia: Vizcaya / Bizkaia
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 11 de junio de 1921
  • Fecha de federación: 1922

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sociedad Cultural Deportiva Durango (1921-1922)
  • Sociedad Cultural Deportiva Abando (1922-1926)
  • Durango Cultural Deportiva (1926-1941)
  • Sociedad Cultural Deportiva Durango (1941- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Tercera División:

  • 1982/83
  • 1986/87
  • 2017/18

 

ESTADIO:

estadio SCD Durango

Estadio Municipal de Tabira

  • Nombre: Estadio Municipal de Tabira
  • Año de inauguración: 15 de septiembre de 1949 (remodelado en 2006).
  • Cambios de nombre: Estadio Municipal de Tabira (1949- )
  • Capacidad: 3.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Ezkurdioste (1921-1921)
  • Campo de Ertzimingogane (1921-1924)
  • Stadium San Fausto (1924-1949)
  • Estadio Municipal de Tabira (1949- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Sociedad Cultural Deportiva Durango

 

ESCUDOS DEL CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN DURANGO:

El municipio de Durango, situado al sureste de la provincia de Vizcaya, a 30 Km de la capital Bilbao y muy próximo a las provincias hermanas de Álava y Guipúzkoa, es un importante enclave industrial, centro neurálgico de la Comarca del Duranguesado con reconocidas empresas dedicadas a las manufacturas metáicas y a la fundición del hierro que, en los últimos tiempos, después de haber experimentado un gran crecimiento poblacional desde los años cuarenta, ha prestado un gran interés hacia el sector servicios donde destacan los administrativos, sanitarios y educativos.

Con algo más de cinco mil habitantes en los años diez del siglo XX, la aparición del fútbol en la localidad tuvo lugar en 1911 cuando, con motivo de la celebración de los carnavales, un grupo de jóvenes aficionados decidieron echar algunos partidos en las instalaciones del enorme frontón de Ezkurdi. La experiencia gustó entre quienes la practicaron y apenas un año después, en 1912, fomentado por los hermanos Pascual y Santos Cuadrado, quedaba constituido el Ederrori en el marco del bar de los Ferroviarios. Con camiseta blanquiazul y pantalón blanco, sus integrantes habilitaron un terreno de juego en el Campo de Ezkurdioste donde se solían desarrollar campeonatos dedicados a los deportes rurales vascos, siendo este lugar habitual para las prácticas diurnas mientras que, cuando oscurecía el sol y acaecía la noche, se jugaba en el frontón aprovechando las luces de las farolas.

A los pocos meses de nacer el Ederrori, otro grupo de jóvenes liderados por Pablo Gerrikabeitia y muy atraídos por tales prácticas, decidieron constituir un nuevo club al que titularon Tavira F.C. en honor al antiguo nombre de la localidad, vistiendo sus integrantes camisa rojiblanca con pantalón blanco y haciendo también uso de las instalaciones de Ezkurdioste.

El fútbol en Durango iba tomando cuerpo y en 1913 surgieron más clubs, todos efímeros como consecuencia de la fragilidad de sus respectivas estructuras. Así, de este modo, el gremio de pintores constituyó el Arrastraka, conjunto que vestía camisa partida a dos mitades blanca y azul con pantalón negro que llegó a jugar diversos encuentros frente a clubs de otras localidades cercanas mientras que, del alumnado del Colegio de los Hermanos Maristas, se formó un jovencísimo conjunto infantil denominado Danok Bat. Impulsados por los éxitos de sus antecesores, en este mismo periodo surgieron otras iniciativas como el Amboto Mendi, nacido de la mano de los hermanos Oleaga, ambos albañiles y el Margarita, cimentado por los jóvenes que frecuentaban el Círculo Tradicionalista.

En 1914, debido a la débil consistencia de muchos de los clubs formados en Durango, tan sólo subsistían en activo el Ederrori y el Tavira F.C., los dos muy conocidos por emplear las mismas instalaciones y conocerse todos sus miembros entre sí, amistad de la que surgió a la sombra del Café Txomin la idea de fusionar ambas sociedades en una sola a la que denominaron Club Deportivo Tavira. Presidido por Alejandro Marquina, el nuevo club que vestía camisa blanquiazul con pantalón blanco, nació con más seriedad y ambición aunque siguió jugando en el Campo de Ezkurdioste, de medidas antirreglamentarias, yendo sus representantes a jugar compromisos con clubs de localidades vecinas como Gernika, Basauri, Éibar, Elgóibar, Elorrio y Amorebieta donde también había gran afición.

A medida que iban transcurriendo los años, a Alejandro Marquina le sucedieron en el cargo Anselmo Gorbea, Porfirio Agirregomezcorta e Ignacio Letamendía, coincidiendo con éste último el 22 de abril de 1919 la inauguración de la nueva sede del club en el piso superior de la taberna que había en la calle Artecalle. Por esos tiempos, al margen del fútbol que era la principal actividad de la sociedad, también se le dio cabida a otras prácticas de gran seguimiento como el atletismo, deporte para el cual se organizaron varias carreras con presencia de destacados fondistas.

HISTORIA DE LA SOCIEDAD CULTURAL DEPORTIVA DURANGO:

1921 – 1930

Comenzada la nueva década la importancia que adquirió el fútbol entre la sociedad se incrementó notablemente gracias al sonado éxito que tuvo la Selección Absoluta en la Olimpiada de Amberes. La localidad vizcaína de Durango, donde ya existía cierta tradición, sumó nuevos adeptos que, conscientes de la trascendencia del deporte, no dudaron en constituir una nueva sociedad donde, además del fútbol, tuvieran capacidad más disciplinas como el boxeo, el atletismo y algo tan apreciado en la región como era el montañismo. En obediencia a este sentimiento el sábado 11 de junio de 1921 quedó constituida la Sociedad Cultural Deportiva Durango, teniendo como primer presidente a Emilio Baqué Delclaux, a Mariano Lobón como vicepresidente, Mariano Ciriquiain en el puesto de secretario mientras Anastasio Barrueta ejercía de vicesecretario.

La directiva del naciente club, cuyos colores eran camisa partida a dos mitades blanca y azul con pantalón negro, preocupada por las dimensiones del Campo de Ezkurdioste y con la aportación de sus socios alquiló unos terrenos junto a la carretera de Bilbao donde acondicionó el Campo de Ertzimingogane, inaugurado ese mismo año en encuentro disputado frente a la S.D. Guernica Club. Con un recinto reglamentario, la intención era claramente inscribirse lo antes posible en la Federación del Norte para competir en los campeonatos que dicho organismo, con ámbito para Cantabria y Vizcaya, venía desarrollando desde unos años atrás pero, la salida de los clubs cántabros en 1922, obligó a permutar su denominación quedando en Federación Vizcaína.

La S.C.D. Durango, aprovechando la coyuntura que le era favorable, solicitó en 1922 inscribirse en la ahora Federación Vizcaína que tenía preparadas tres categorías, por orden de nivel adquirido, para sus asociados pero, sorprendentemente, se encontraron con un artículo federativo donde se limitaba el radio geográfico hasta la localidad de Galdácano. Convencidos como estaban en conseguir el alta federativa, Emilio Baqué y José Martínez, los directivos durangueses que acudieron a formalizar el registro de la sociedad, reaccionaron entablando una negociación con la directiva del Abando Sport, club del popular barrio bilbaíno de San Vicente de Abando constituido en 1919 con plaza en la Serie B que tenía graves problemas de continuidad, de modo que llegaron al acuerdo de realizar un cambio de sede social trasladándose los bilbaínos a Durango. En el mes de julio el Abando Sport, una vez fusionado con la S.C.D. Durango, comunicó al Gobierno Civil la adopción del nuevo nombre de Sociedad Cultural Deportiva Abando, notificando a la Federación Vizcaína en fecha 31 de julio el ingreso de toda la plantilla de la S.C.D. Durango en su seno.

Catalogado como club de Segunda Categoría, la S.C.D. Abando inició su carrera deportiva en la Serie B durante la temporada 22/23 siendo subcampeona tras el Acero Club, del barrio bilbaíno de Olaveaga, habiendo solicitado en 1922 ayuda a la Diputación provincial para construir un estadio con campo de fútbol, duchas, servicios y pista para atletismo, comodidades de las que adolecía Ertzimingogane. La demanda del club durangués se sumó a las de la S.D. Guernica Club, S.D. Valmaseda F.C. y ayuntamiento de Marquina, autorizando la Diputación vizcaína en diciembre de ese año la inminente construcción de los cuatro estadios solicitados una vez el arquitecto tuviera los planos definidos y siempre que la inversión total no superase las veinte mil pesetas. El nuevo Stadium de San Fausto, con campo rodeado de pista para atletismo, pistas de tenis y una coqueta tribuna hecha de madera, fue inaugurado en 1924 con derrota por 0-2 ante el Acero Club, sociedad bilbaína que militaba por entonces en la Serie A y era, tras el Athletic Club, el segundo club en importancia de la capital provincial.

Previamente a este acontecimiento, la S.C.D. Abando fue sexta en la campaña 23/24, concluyendo la edición 24/25 de nuevo en segundo puesto precedida otra vez por el Acero Club bilbaíno. En la sesión 25/26 la Segunda Categoría o Serie B, pasó a denominarse Primera Categoría B quedando dividida en dos grupos jugando los durangueses en el Grupo II donde se proclamaron campeones. En la Promoción de Ascenso a Primera Categoría A, el máximo nivel regional, fueron superados ampliamente por el Baracaldo F.C. quien defendió su plaza firmemente derrotándole 8-1 en la ida y 0-4 en el Stadium de San Fausto frenando en seco sus aspiraciones de competir junto a los grandes del fútbol vizcaíno.

Esa misma temporada, en la localidad se constituyeron dos nuevos clubs que formalizaron su inscripción en la Federación Vizcaína, el Montorreta F.C. y el Durango F.C., ambos participantes en la Serie C y esta última sociedad muy vinculada a la S.C.D. Abando de la que ejerció como filial. En 1926 el primer representante local cambio su denominación y por fin pudo exponer el nombre de la localidad a la que pertenecía adoptando el nombre de Durango Cultural Deportiva, nombre con el cual en la campaña 26/27 cuarto repitiendo puesto en la edición 27/28 dentro del Grupo I. En la temporada 28/29 la Primera Categoría B pasó a denominarse Segunda Categoría Preferente, resultando los blanquiazules terceros en el Grupo II mientras en la campaña 29/30, bajo una categoría unificada en un grupo único, se ocupó la sexta plaza.

1930 – 1940

El inicio de los años treinta trajo consigo un flojísimo torneo en el campeonato de Segunda Categoría Preferente de la temporada 30/31 que le dejó octavo y colista en la clasificación. Este puesto le obligó, siguiendo el Reglamento, a disputar una Promoción para defender su plaza en la categoría, resulta favorablemente al ser segundo tras el Racing Club de Sestao. En la campaña siguiente se mejoró la plantilla para evitar tener sustos y se concluyó cuarto mientras en la edición 32/33 se ocupó la sexta plaza.

Durante estos años Durango era un vivero de grandes futbolistas y el Durango Cultural Deportiva contribuyó enormemente a que así fuera organizando un torneo cada año para que aquellas peñas que lo desearan participaran teniendo como trasfondo el Stadium de San Fausto. Equipos de aficionados de Éibar, Elgóibar, Elorrio, Bilbao, Usansolo y Loiu se dieron allí cita compitiendo con los locales Tavira, River Plate, Sunderland, Sin Peseta y C.D. Mallabiena, de Iurreta, surgiendo de la localidad jugadores que pasaron a engrosar las plantillas del Athletic Club, caso de Zabala, Oceja y Gárate, Hércules F.C., de Alicante donde jugaron Sarmantón y Mangas o Zaragoza F.C. donde coincidieron Municha y Triki.

En la temporada 33/34 el primer equipo no estuvo bien a pesar de que se alcanzó el cuarto puesto, creando en 1934 la Federación Española los Campeonatos Superregionales donde varias federaciones territoriales quedaban mancomunadas para desarrollar un campeonato preparado para los clubs de primer nivel. Esta decisión condujo a que los clubs de Segunda Categoría Preferente pasaran a Primera Categoría mejorando en caché pero no en juego ante la ausencia de los grandes, compitiendo el Durango Cultural Deportiva en inferioridad de condiciones en la Liga 34/35 por lo que terminó noveno y colista perdiendo la categoría. En la campaña 35/36 se disputó el torneo de Segunda Categoría Preferente conquistando la primera plaza de su grupo pero, cuando se las prometían muy felices, en la liguilla de ascenso fueron cuartos y quedaron apeados de regresar a Primera Categoría.

Llegados a julio de 1936 estalló la Guerra Civil, un conflicto que se pensaba iba a ser corto y se alargó tres larguísimos años sembrando el país de cadáveres, odio y mucha hambre. Durango, en manos republicanas, fue bombardeada en varias ocasiones el 31 de marzo de 1937 con bombas de gran tonelaje que lanzó la aviación italiana y luego la población ametrallada causando más de trescientos treinta muertos, entrando las tropas nacionales el 28 de abril para hacerse con el mando.

En 1939, con el Stadium de San Fausto destrozado y empleado durante la guerra como base operativa italiana, aficionados locales reconstruyeron la tribuna de madera, cubrieron con tierra los agujeros del suelo y procuraron devolverle su normalidad para que el primer club pudiera participar en el campeonato de la temporada 39/40. En Durango se pasó mucho, hubo que reconstruir un gran número de viviendas y el fútbol sirvió como válvula de escape accediendo Rafael Salazar a la presidencia de un club que trataba de reorganizarse a marchas forzadas. El torneo en Segunda Categoría fue un éxito y se ascendió a Primera Categoría perdiéndose tan sólo un encuentro.

1940 – 1950

Los inicios de la década de los años cuarenta devolvieron al Durango Cultural Deportiva al segundo nivel regional tras ser séptimo y colista en su grupo de la temporada 40/41. La Primera Categoría B era su nuevo destino y en la campaña 41/42 fue segundo tras el C.D. Galdácano, dándose las circunstancias de que, desde enero de 1941, se recuperó oficialmente el nombre de Sociedad Cultural Deportiva Durango de sus comienzos. En el plano deportivo, la carrera futbolística siguió hacia adelante siendo tercero en la edición 42/43 lo que le valió, gracias a una reestructuración, ascender a la Primera Regional vizcaína.

La S.C.D. Durango encaró la sesión 43/44 con una plantilla repleta de buenos futbolistas, algunos llegados de Bilbao, que le auparon hasta el primer puesto teniendo a continuación, como premio, el ascenso a Tercera División, una categoría de nivel nacional donde nunca antes se había participado.

El estreno durante la temporada 44/45 invitó al optimismo sumando varios puntos pero, a medida que avanzó el campeonato, se fueron perdiendo encuentros hasta quedar décimo y colista. Con esta condición defendió su plaza ante el aspirante C.D. Guecho, empatando 3-3 en casa y cayendo derrotado en la vuelta por 1-0 por lo que descendió a Primera Regional. El regreso a esta categoría se realizó con un plantel de campanillas que fue el primero de su grupo en la campaña 45/46 accediendo a una Fase Final con otros clubs donde también ocupó la primera plaza consiguiendo un segundo ascenso a Tercera División.

De nuevo en Categoría Nacional, el tercer nivel estatal por entonces, el club blanquiazul fue ubicado en el Grupo III donde participaban los clubs vizcaínos y cántabros cuajando un irregular torneo 46/47 en el que fueron finalmente séptimos. En la temporada siguiente el Grupo III resultó incrementado con la presencia de clubs navarros, zaragozanos y riojanos que subieron el nivel, señalando la Federación Española que se produciría al término una reestructuración de la categoría y había que superar un corte para tener continuidad. El club vizcaíno concluyó décimoprimero y tuvo que disputar una Promoción para salvar su plaza donde fue segundo tras el C.D. Mirandés pero, conseguida la permanencia deportiva, a continuación la Federación Española determinó que sólo los clubs históricos y los pertenecientes a capitales de provincia podrían seguir. La S.C.D. Durango, representante de una modesta localidad de provincias y sin la etiqueta artificial de histórica, dio con sus huesos en Primera Regional por una decisión a dedo tomada desde un oscuro despacho.

Desilusionados por la decisión federativa, la campaña 48/49 fue un funeral y el equipo terminó sexto, sin ganas de competir y con la afición muy encorajinada. En julio de 1949 nacieron en Durango dos sociedades compuestas por jóvenes jugadores que se convirtieron en filiales de la S.C.D. Durango. Se trataba del C.D. Yurreta y el C.D. Tavira, ambos federados a continuación y quienes empezaron su carrera deportiva jugando en las nuevas instalaciones del Campo de Tavira, recinto inaugurado el 15 de septiembre de 1949, construido por obra de Regiones Devastadas y cedida al ayuntamiento su gestión. En cuanto al Stadium de San Fausto los terrenos que ocupaba fueron adquiridos por Ramón Olalde para edificar una gran empresa de laminados.

1950 – 1960

Los años cincuenta empezaron con la S.C.D. Durango luchando en Primera Regional por intentar alcanzar un puesto en Tercera División, categoría en la que se había militado y, dado el nivel de los rivales, se deseaba estar. El objetivo de los blanquiazules, siempre con buenas plantillas, no era sencillo y algunos de sus rivales, quienes también competían por lo mismo, les suponía un problema añadido. En la temporada 50/51 se ocupó el segundo puesto tras el Nuevo Club Portugalete, quien ascendió, retrocediendo en la campaña 51/52 hasta el octavo puesto mientras en la edición 52/53 tuvieron que contentarse con el tercer puesto.

Conforme iban transcurriendo los años el desánimo empezó a apoderarse de los aficionados y junta directiva viéndose que su sueño parecía ir para largo, máxime cuando en la temporada 53/54 se ocupó la sexta plaza. Sin embargo, aunque todo parecía complicarse, en la campaña 54/55 se anunció que los cuatro primeros clasificados obtendrían pasaporte directo a Tercera División. El conjunto blanquiazul puso toda la carne en el asador y al fin, tras muchos intentos frustrados, tercero en Liga pudo ascender un peldaño.

La Tercera División de la edición 55/56 presentó, dentro del Grupo III, a todos los clubs con procedencia vizcaína excepto el Burgos C.F. ocupándose al término del torneo una brillante segunda plaza precisamente tras el conjunto castellano. Este puesto le permitió, según el Reglamento que imperaba, acceder a la Fase Final donde en cuatro grupos se reunieron los aspirante a luchar por el ascenso a Segunda División, torneo en el cual con muy poca fortuna se terminó séptimo. En la campaña 56/57, siguiendo en el Grupo III pero junto a clubs vizcaínos y cántabros, se concluyó en sexto lugar retrocediéndose en la edición 57/58 hasta la décima plaza.

La afición que acudía cada domingo de partido al Campo de Tavira era siempre numerosa y jaleaba a su equipo, disputándose la Liga 58/59 con la incertidumbre de mantener la categoría dentro de un grupo muy igualado. Al final se fue octavo cerrándose la década con una campaña 59/60 en la que la quinta plaza supo a poco.

1960 – 1970

Los inicios de los años sesenta arrancaron con la S.C.D. Durango en el Grupo III de Tercera División dirigido de forma mancomunada por las federaciones cántabra y vizcaína como en los años anteriores. El club vizcaíno, presidido por Inocencio Peñalba, empezó de forma notable siendo sexto en la temporada 60/61 pero en la siguiente, 61/62, no se levantó cabeza durante todo el campeonato y al final, además de ser decimoquinto, perdió la categoría descendiendo a Primera Regional.

Lo que parecía un simple accidente que, en breve, se podría reparar nada más se tuviera la oportunidad, sin embargo se convirtió en una pesada carga pues los blanquiazules, pese a su esfuerzo, pasarían muchos años sin disfrutar las mieles de la Tercera División. En la edición 62/63, segundos tras el Club Portugalete quien ascendió directamente, jugaron una Promoción donde quedaron apeados, yéndose en la sesión 63/64 al séptimo puesto y en la temporada 64/65 a la sexta plaza. En la campaña 65/66, por si fuera poco, se tuvo un tropezón que casi les hace perder la categoría puesto que, después de ser decimocuarto en Liga, debe defender su plaza en una Promoción donde supera al C.D. Sondica; derrota 1-0 en la ida y victoria en casa por 3-1.

Después del susto, en la campaña 66/67 se realizan nuevos fichajes y se ocupa finalmente la décima plaza, resultando muy provechosa la edición 67/68 cuando se proclama campeón de la categoría pero sin premio al no ascender. Concluido el torneo los diez primeros clasificados junto a otros clubs descendidos de la categoría superior y ascendidos de la inferior pasan a formar parte de la Regional Preferente, nueva categoría intermedia entre la Tercera División y la Primera Regional donde la S.C.D. Durango será octava en la campaña 68/69 y sexta en la 69/70.

1970 – 1980

La década se estrenó con el primer equipo en Regional Preferente, cuarto nivel nacional por entonces equivalente a la Tercera División actual donde competía junto a los más destacados clubs vizcaínos de su misma categoría. En el arranque estuvo dubitativo y la temporada 70/71 casi resulta un desastre al concluir decimosexto, esquivando el descenso por muy poco margen. Pasado el bache, la S.C.D. Durango vivió unos años de transición consciente de que los primeros puestos eran imposibles de alcanzar, siendo el objetivo conseguir la permanencia cuanto antes y no pasar por problemas. De este modo en la campaña 71/72 fue decimocuarto, decimoprimero en la edición 72/73 y sexto en la sesión 73/74 empezando en esta última a dar síntomas de recuperación.

En la temporada 74/75 se potenció la plantilla y, tras un buen campeonato, se terminó segundo a cuatro puntos del líder C.D. Santurce. El sistema competitivo ascendía directamente al campeón a Tercera División mientras el segundo debía promocionar, tocándole en suerte el también vizcaíno C.D. Guecho que había hecho un irregular torneo en Tercera División, pero contra quien se vio superado al perder 1-2 en casa y empatar luego 0-0 perdiéndose una gran oportunidad. En la campaña siguiente, 75/76, el equipo fue octavo clasificado mientras en la sesión 76/77 cuarto, puesto que, debido a una reestructuración en las categorías nacionales al ser creada la Segunda División B, permitió a los blanquiazules promocionar. En esta fase el club quedó eliminado y en la edición 77/78 se volvió a militar en Regional Preferente terminando séptimo, cerrándose la década con un discreto noveno puesto en la temporada 78/79 y una quinta plaza en la campaña 79/80.

1980 – 1990

Iniciada la década de los años ochenta la S.C.D. Durango era uno de los principales candidatos al ascenso de categoría. El sueño de volver a jugar en Tercera División siempre estaba presente y, aunque habían pasado veinte años desde su última presencia en el campeonato, la verdad es que se añoraba jugar en ella. En la primera temporada, 80/81, los blanquiazules ya dejaron muestras de sus aspiraciones quedando terceros tras C.D. Basconia y S.D. Amorebieta, pero en la campaña siguiente, 81/82, no dejaron escapar la oportunidad y con José Joaquín Astola Gallastegui en la presidencia, se proclamaron campeones de Liga con suficiente margen sobre el C.D. Santurce ascendiendo directamente a Tercera División.

La Tercera División que se encontraron los blanquiazules en 1982 no tenía nada que ver con la conocida dos décadas antes. La creación de la Segunda División B la había relegado al cuarto nivel nacional, el nivel era lógicamente menor y el espacio donde competir quedaba reservado al Grupo IV gestionado al unísono por las federaciones vizcaína y guipuzcoana. Con estas reglas y gran base de la plantilla empleada exitosamente en el curso anterior, los durangueses realizaron una gran temporada 82/83 convirtiéndose en el conjunto revelación y conquistando el campeonato dos puntos por delante de la S.D. Éibar en lo que era su primer título en la categoría. Clasificados para disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División B, en Semifinales el rival fue una potente U.E. Figueres con el que no se pudo hacer nada perdiendo en casa por 0-1 y nuevamente en la localidad gerundense por 3-1 con lo cual quedaba eliminado.

La S.C.D. Durango de los años ochenta era un club con ambiciones y presupuestariamente uno de los más relevantes del ahora Grupo III vasco, por lo que en la edición 83/84 se luchó con esmero por conseguir una de las dos primeras plazas que daban derecho a promocionar. No hubo suerte y, a pesar de quedar empatado con la S.D. Éibar a puntos, el gol average particular entre ambos benefició a los azulgranas mientras primero fue el C.D. Santurce. En la sesión 84/85 el club resultó quinto y en la 85/86 sexto dando la sensación de que el objetivo del ascenso se había perdido, pero nada más lejos de la realidad, en la temporada 86/87 siendo presidente Emilio Esturo Altuna, la RFEF planteó que al final del curso se iba a ampliar en número de grupos y participantes la Segunda División B por lo que, a las federaciones vizcaína y guipuzcoana les correspondían tres representantes. Los tres primeros clasificados, quienes ascendían directamente, fueron la S.C.D. Durango, campeón por segunda vez en su historia, C.D. Basconia y S.D. Lemona siendo la Liga de grato recuerdo para el aficionado durangués.

El estreno en Segunda División B se realizó en el Grupo I donde participaban los clubs gallegos, asturianos, cántabros y vascos con la presencia de la S.D. Ponferradina alcanzándose el octavo puesto tras un buen torneo en el que se garantizó la continuidad desde el principio. El club vizcaíno, presidido por Miguel Ángel Tutor, afrontó la temporada 88/89 con una plantilla muy similar a la del debut y unos rivales que eran prácticamente los mismos del curso anterior pero, pese a su compromiso, se terminó en un decepcionante decimosexto puesto aunque no se vio nunca amenazado por el descenso. En la campaña 89/90, tercera consecutiva en la división de bronce, los clubs vascos y cántabros pasaron a formar parte del Grupo II donde participaban los navarros, aragoneses y catalanes protagonizando un meritorio torneo donde finalizaron sextos, la mejor clasificación de su historia en la categoría.

1990 – 2000

La década de los años noventa empezó como había concluido la anterior, con el primer equipo en Segunda División B, muchas caras nuevas para la temporada 90/91 y la ilusión de siempre por hacer un buen papel dentro del Grupo II. A priori la plantilla debía rendir y no tener demasiados problemas para mantener la plaza, pero el desarrollo de la Liga no fue como se esperaba y, dentro de la igualdad predominante, se terminó decimoctavo descendiendo a Tercera División.

El golpe deportivo fue duro debiéndose rehacer la plantilla para encarar la campaña 91/92 con otro objetivo, siendo esta irregular y concluyendo en décimo puesto dentro ya del Grupo IV vasco. En la edición 92/93, proyectada la plantilla para recuperar posiciones y estar arriba en la clasificación, los resultados fueron pésimos y se terminó decimotercero debiéndose reforzar medio equipo para la edición siguiente 93/94 en la cual, ahora sí, se alcanzó el cuarto puesto en Liga, plaza que, con el nuevo sistema competitivo adoptado en 1990 le permitió promocionar para tratar de ascender a Segunda División B. En esta fase, bien competida, no hubo suerte y pese a los esfuerzos realizados se terminó segundo empatado con el Real Zaragoza B con el cual le desfavoreció el gol average, quedando descolgados C.D. Calahorra y S.D. Noja.

En la sesión 94/95 se reforzó la plantilla para estar entre los cuatro primeros clasificados y, pese a un estreno poco prometedor, el equipo fue tomando confianza hasta concluir segundo a un punto del C.D. Aurrerá Vitoria. La Promoción, como suele ser en estos casos, fue dura teniendo al Real Racing Club B, de Santander, como principal rival y al que se superó por un punto, consiguiendo un histórico ascenso en un grupo donde también compitieron Utebo F.C. y C.D. Lagunak. La temporada 95/96, situados en el tercer nivel nacional, se llevó a cabo dentro del Grupo II donde estaban los clubs vascos, asturianos, navarros, castellano-leoneses y riojanos. Presidido por Emilio Esturo, el torneo fue complicado de principio a fin y la plantilla no logró remontar los puestos de cola finalizando en decimoctavo puesto por lo que perdió la categoría en un abrir y cerrar de ojos.

De regreso al Grupo IV vasco la S.C.D. Durango adquirió el título de candidato al ascenso pero, bien la existencia de otros clubs con el mismo objetivo, ben por sus propios errores, los blanquiazules no consiguieron en lo sucesivo siquiera promocionar. De este modo en la campaña 96/97 fueron quintos, sextos en las ediciones 97/98 y 98/99 cerrando la década con una discreta décima plaza, muy alejados de los puestos de cabecera.

2000 – 2010

La primera década del nuevo siglo iba a traer grandes altibajos para los vizcaínos. Asentados en Tercera División inicialmente, la temporada 00/01 se disputó con bastante tranquilidad concluyendo en octavo puesto, pero en la siguiente campaña, 01/02, la plantilla dio un gran bajón y se terminó en decimocuarto puesto. Lejos de reforzarse el plantel, en la edición 02/03 se mantuvo la misma dinámica ocupándose tras un desastroso campeonato la decimoséptima plaza, deficiente situación deportiva que se vio agravada por el descenso de C.D. Aurrera Vitoria y S.D. Gernika Club desde Segunda División B y el no ascenso de ninguno de los cuatro clubs vascos que habían promocionado a dicha categoría. Arrastrados por tanto infortunio, los blanquiazules se vieron de la noche a la mañana en la División de Honor vizcaína, categoría inmediatamente inferior a la Tercera División y por encima de la Regional Preferente donde en la sesión 03/04 remontaron el vuelo siendo primeros y consiguiendo el ascenso directo a Tercera División.

Con parte de la plantilla del curso anterior y algunos refuerzos de garantías, la S.C.D. Durango afrontó la temporada 04/05 con el ánimo de no pasar problemas pero la buena racha obtenida y el desarrollo de un campeonato que les favoreció, provocó que quedaran cuartos en Liga mereciendo entrar en la Promoción de Ascenso a Segunda División B. En esta fase al margen del campeonato doméstico, los blanquiazules se impusieron en Semifinales al C.D. Valle de Egüés con victoria en casa por 1-0 y con empate 0-0 en la localidad navarra, siendo superados en la Final por la Universidad de Zaragoza; empate 1-1 en el Estadio de Tabira y derrota por 4-1 en la capital aragonesa. Dado que el conjunto universitario era filial del Real Zaragoza y el Real Zaragoza B militaba ya en Segunda División B, en aplicación del Reglamento los maños se quedaron sin ascenso pasando este a los blanquiazules quienes, obviamente, aceptaron la resolución federativa. Con Fernando Bilbao en la presidencia, la temporada 05/06 en el tercer nivel nacional dentro del Grupo II con participación de clubs vascos, asturianos y castellano-leoneses fue bastante complicada partiendo con la base de la sesión anterior, quedando descolgado desde el principio y sin posibilidades reales de abandonar los puestos de cola. Al final, tan rápidamente como se había ascendido se descendió concluyendo decimoséptimos.

En 2006 el Estadio de Tabira fue remodelado profundamente siendo acondicionado para los nuevos tiempos y presentando un nuevo aspecto más moderno y funcional para la actividad de la S.C.D. Durango. Terminadas las obras y nuevamente en el Grupo IV de Tercera División vasco, los blanquiazules se readaptaron rápidamente a la situación siendo octavos en Liga, torneo doméstico en cual ya en la campaña 07/08 anduvieron más espesos concluyendo decimoséptimos librándose por los pelos del descenso pues, empatados con Zarautz K.E. y S.D. San Pedro, los sestaotarras fueron quienes descendieron. Tras el susto se firmaron nuevos jugadores pero el campeonato 08/09, muy exigente, no fue tampoco fácil y se concluyó decimosexto mirando de reojo los puestos de abajo. Reforzados algunos puestos, la campaña 09/10 fue más positiva alcanzándose un séptimo puesto que devolvió la tranquilidad al seno del club vizcaíno.

2010 – 2020

El cambio de década contempla a un club asentado en Tercera División que no pierde de vista la oportunidad de promocionar para intentar ascender a Segunda División B. En la temporada 10/11, después de ser cuarto en Liga, tiene su primera prueba de fuego en Cuartos de Final ante el Deportivo Rayo Cantabria, de Santander, perdiéndola después de vencer 2-1 en casa y caer en la tanda de penaltis del segundo encuentro disputado en la capital cántabra tras concluir en 2-1.

En las campañas siguientes los blanquiazules retroceden puestos y no obtienen pase siquiera para promocionar terminando séptimos en la edición 11/12 y octavos en la 12/13 demostrando que les faltan algunos pasos para optar a estar arriba. En la sesión 13/14 se bajan peldaños deportivos y se concluye decimosegundo en un irregular torneo donde el equipo demuestra carencias, deficiencias que son subsanadas en la temporada 14/15 gracias a las cuales se consigue ser cuarto en el Grupo IV. Clasificados para la Promoción, los durangueses no sobrepasarán los Cuartos de Final al ser batidos por el Real C.D. La Coruña B, equipo dependiente al que se le vence por 2-1 en casa pero ante el que se pierde en el encuentro de vuelta por 2-0.

Tras tan brillante torneo, en la campaña 15/16 se retrocede hasta la décima plaza renovándose profundamente la plantilla en el curso 16/17 donde, después de un campeonato en el que se tienen opciones de ser primero, se termina tercero tras Deportivo Alavés B y C.D. Vitoria a tres y un punto respectivamente. En la Promoción, donde hay muchas esperanzas depositadas, el rival de Cuartos de Final es el Écija Balompié quien les apea de la competición después de vencer los blanquiazules en casa por 1-0 y en el encuentro de vuelta, tras igualarse la eliminatoria, caer en la tanda de penaltis. En la temporada 17/18, siendo presidente Jon Andoni Goikoetxea y entrenador Igor Núñez quien dirige al equipo desde 2016, se consigue el primer puesto en el Grupo IV con dos puntos de ventaja sobre el Club Portugalete. En esta ocasión le espera la Eliminatoria de Campeones, fase donde se enfrenta a la U.B. Conquense con quien empata en casa 1-1 y en la capital castellano-manchega 0-0. Apartado del ascenso directo, en Semifinales tiene una nueva oportunidad que no desaprovecha al superar a la Real S.D. Alcalá después de empatar 1-1 en la localidad madrileña y vencer en casa por 2-0. Clasificado para disputar la Final, el rival es la U.D. San Fernando, de Maspalomas, conjunto al que se le vence en la localidad grancanaria por 0-1 y una semana después en casa por 2-0 ante la alegría de sus aficionados quienes contemplan un sufrido ascenso a Segunda División B.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • El fútbol modesto en las Vascongadas-Historia de los clubs vizcaínos. Alberto Bacigalupe (1952).
  • Sociedad Cultural Deportiva Durango. Vicente Zavala. Editorial Mensajero S.A. (1990).
  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2007).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Cantábrico (Diario).
  • La Voz (Diario).
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.diariovasco.com Diario.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

  • www.culturaldurango.org (Web oficial).

 

 

Historial del Club Deportivo Móstoles

Escudo C.D. Móstoles

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Móstoles
  • Ciudad: Móstoles
  • Provincia: Madrid
  • Comunidad Autónoma: Comunidad de Madrid
  • Fecha de constitución: 23 de septiembre de 1955
  • Fecha de federación: 23 de septiembre de 1955

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Móstoles (1955-2012)

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Tercera División:

  • 1989/90
  • 2003/04

 

ESTADIO:

estadio Municipal El Soto

  • Nombre: Estadio Municipal de El Soto
  • Año de inauguración: 25 de junio de 1974
  • Cambios de nombre: Estadio Municipal El Soto (1974- )
  • Capacidad: 14.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal de La Princesa (1955-1974)
  • Estadio Municipal de El Soto (1974-2012)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CD Mostoles

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO MÓSTOLES. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

UNIFORMES DEL CLUB DEPORIVO MÓSTOLES. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN MÓSTOLES:

El municipio de Móstoles, situado a 18 Km al suroeste de la capital estatal, Madrid, es en la actualidad el segundo más poblado de la Comunidad de Madrid sobrepasando ligeramente los doscientos mil habitantes, manteniendo un amplio tejido industrial con pequeñas y medianas industrias repartidas en varios polígonos.

Escasamente poblado durante siglos y convertido en centro de aprovisionamiento de la Corte, la extensión del fútbol a nivel nacional a partir de los años veinte no pasó de largo en esta localidad y, alrededor de 1925, obtuvo parada y fonda con la constitución del Móstoles Foot-ball Club, una modesta sociedad de escasa trayectoria deportiva que apenas tuvo tirón en una villa que por entonces sumaba mil quinientos habitantes.

Pasada la Guerra Civil, la tranquilidad se adueñó de la villa y los acontecimientos deportivos pasaron de largo durante años hasta la creación en 1948 del E. y D. Móstoles C.F., limitado a la competición juvenil y alejado del fútbol federado.

HISTORIA DEL CLUB DEPORTIVO MÓSTOLES:

1955 – 1960

A principios de los años cincuenta la creación de polígonos industriales en la ciudad de Madrid, la demanda de abundante mano de obra y las ganas de muchos españoles de superar las miserias de los años cuarenta, atrajeron a un buen número de inmigrantes procedentes de Extremadura, las dos Castillas y Galicia que se asentaron en las localidades al sur de la capital, siendo Móstoles por su cercanía con ésta un punto muy atractivo donde pronto se iniciaron las obras para la construcción de residencias.

Superados los dos mil habitantes, en 1955 la demanda de la juventud local propició la constitución de una sociedad que, inscrita en la Federación Castellana, compitiese a nivel federado, quedando reflejada el 23 de septiembre bajo el nombre de Club Deportivo Móstoles. Presidido por José Alejandro Arenas Molina y con sede social en el Bar Postillón, sito en la Plaza del Pradillo, los colores elegidos fueron el celeste para la camiseta y el azul para el pantalón, empleando como terreno de juego el Campo de La Princesa, una instalación ubicada por entonces a las afueras junto a la carretera de Madrid entre las actuales calles del Cid y Pintor Murillo.

Debutante en Tercera Regional durante la temporada 55/56, su primer torneo fue notable y aunque quedó segundo clasificado en Liga tras el C.D. Madrileño, en la Fase Final no pudo coronar el ascenso de categoría, objetivo que sí pudo alcanzar en la siguiente campaña, 56/57, cuando nuevamente segundo, en esta ocasión tras el C.D. Carloteño, de Madrid, la Fase Final le fue asequible. En la sesión 57/58 se estrenó en Segunda Regional obteniendo un inesperado segundo puesto tras el C.D. Fuencarral, plaza que le catapultó a una potente Primera Regional la cual a finales de los años cincuenta era el cuarto nivel nacional. En esta categoría de renombre las dificultades para mantenerse no se hicieron esperar y la edición 58/59 fue especialmente complicada consiguiendo evitar finalmente el descenso al ser decimosegundo, éxito que no se repetiría en la campaña 59/60 cuando, de nuevo ante circunstancias adversas, resultó decimocuarto y colista descendiendo a Segunda Regional.

1960 – 1970

Iniciados los años sesenta Móstoles seguía recibiendo cada año multitud de inmigrantes, creciendo demográficamente y transformando su paisaje, estancándose sin embargo en el aspecto futbolístico a pesar de los esfuerzos de su presidente Arenas Molina. Inmerso en Segunda Regional, esta categoría sería a la postre la que ostentaría a lo largo de toda la década en unos años donde la Federación Castellana, con sociedades de la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León disponía de pocos grupos y pocas categorías que, poco a poco, fueron incrementándose en número y participantes.

Decimotercero en la temporada 60/61, en la campaña 61/62 resultó sexto para ser decimoprimero en la sesión 62/63, ocupando la séptima plaza en la edición 63/64. En la temporada 64/65 Martín Manzano Godino relevó en la presidencia a Arenas Molina siendo sexto mientras en la campaña 65/66 se retrocedía hasta el octavo puesto. En la sesión 66/67 se hizo un esfuerzo considerable para ascender a Primera Regional, pero la fortuna le fue esquiva y al final, tercero tras Unión Manzanares y C.D. Metalúrgico Villaverde, se tuvo que conformar con seguir luchando. Octavo en la edición 67/68, en la temporada 68/69 repitió opciones para ascender a Primera Regional pero C.D. Acueducto, de Segovia y C.D. Sonseca estuvieron por delante. En la temporada 69/70, última de la década, Donato Manzano Godino sustituyó a su hermano Martín en la presidencia, ocupándose la séptima plaza alejado de los primeros puestos.

1970 – 1980

Iniciados los años setenta la localidad de Móstoles había multiplicado por siete su población alcanzando los dieciocho mil habitantes, cantidad que no iba a detenerse en esta cifra e iba a incrementarse considerablemente a lo largo de la década con un crecimiento espectacular. A nivel deportivo el club seguía sumido en Segunda Regional con Donato Manzano Godino en la presidencia, siendo decimocuarto en la temporada 70/71 para en 1971 tomar posesión Daniel Hernández Torrejón, debutante presidente quien dio un nuevo aire a una sociedad en plena expansión que empezaba a mostrar evidentes signos de militar en categorías superiores.

En la campaña 71/72 el equipo fue sexto, misma plaza que se ocupó en la sesión 72/73, ascendiendo al final de esta temporada a Primera Regional como consecuencia de la creación de la Regional Preferente y la reestructuración de las categorías al mando de la Federación Castellana. Los azulones, todavía no preparados para el salto cualitativo, afrontaron la edición 73/74 con optimismo concluyendo decimosextos en un Campo de La Princesa que se quedaba pequeño y desfasado para alojar a una afición cada vez más numerosa. Para subsanar dicho inconveniente, perceptible desde años atrás, en 1971 ya se había contemplado dedicar una parte de los presupuestos municipales a acondicionar un complejo deportivo en las inmediaciones de la dehesa de El Soto, iniciándose las obras en 1973 y concluyéndose en 1974 con la inauguración celebrada el día 25 de junio de un recinto polideportivo con campo de fútbol incluido.

En la sesión 74/75 el C.D. Móstoles además de estrenar estadio mejoró ostensiblemente a nivel deportivo, consiguiendo ser segundo en Liga tras el C.D. Leganés con lo cual se ascendió a Regional Preferente, una categoría donde militaban clubs históricos del fútbol regional y otros, como su caso, que iban hacia arriba. El estreno en esta categoría de reciente implantación no fue satisfactorio y, a pesar de ser decimosegundo, acabó regresando a Primera Regional por una enésima reestructuración, encarando la temporada 76/77 con el objetivo de ascender si era posible. La creación por parte de la Federación Castellana de un segundo grupo en Primera Regional y de la RFEF de una nueva categoría a nivel nacional como fue la Segunda División B, posibilitó tal deseo pues como consecuencia del gran baile de clubs que se movieron de una categoría a otra, la Federación Castellana facilitó que los primeros ocho clasificados del grupo único de Primera Regional lograran el pase directo a Regional Preferente. El C.D. Móstoles, con el séptimo puesto en el bolsillo, fue uno de los beneficiarios.

La Regional Preferente de aquellos tiempos era una categoría repleta de sociedades ilustres en horas bajas más otras que deseaban abrirse hueco, por lo que los mostoleños tuvieron que echar toda la carne en el asador durante la campaña 77/78 para no verse abocados al descenso, arañando puntos donde pudieron hasta concluir decimosegundos, a dos puntos del abismo. En la edición 78/79, última bajo la presidencia de Daniel Hernández, los azulones no pasaron tantos apuros como en la anterior y octavos clasificados terminaron el torneo al fin tranquilos después de unos años muy movidos cerrando la década décimos en la sesión 79/80, pero esta vez bajo la presidencia de Gregorio Márquez Celada.

1980 – 1990

Recién iniciada la década de los años ochenta, Móstoles en nada se parecía al pequeño núcleo rural escasamente habitado de apenas veinte años antes. Con un incremento poblacional superior a los ciento treinta mil habitantes llegados de diversas partes del país, las grúas y fincas a medio construir ocupaban gran parte del suelo urbano, apenas había paro y nadie sabía dónde iba a fijarse el tope. Cada vez más dotado de servicios, el municipio se consolidó como un gran núcleo de atracción y, como era de esperar, su club de fútbol más representativo creció a la par impulsado por una afición creciente que deseaba alcanzar la Tercera División y soñar con cotas superiores.

En la primera temporada, 80/81, el C.D. Móstoles fue tercero en Liga tras Real Ávila C.F. y Real Madrid C.F. Aficionados, ganándose el premio de ascender a una Tercera División donde, en el Grupo VII castellano, competían clubs de la Comunidad de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha mostrando cierto empaque. El estreno de la campaña 81/82 no fue todo lo afortunado que deseaba y, pese al esfuerzo mantenido sobre el terreno de juego, al final un solo punto precipitó su descenso a Regional Preferente concluyendo decimonoveno. En la edición 82/83 el C.D. Móstoles, con Gregorio Aviñó Vela en la presidencia, encara la competición con el deseo de regresar a la categoría recién perdida, confeccionando una plantilla que cumple con el objetivo al resultar segunda tras los pasos de la A.D. Arganda.

Para no incurrir en errores del pasado reciente, Aviñó refuerza todavía más el equipo con vistas a mantener su privilegiada plaza y la sesión 83/84 resulta tranquila conquistando la octava plaza, puesto del que se alejará en la temporada 84/85 cuando, con más problemas de lo esperado, concluya decimoséptimo un punto por encima de la debacle. En la campaña 85/86 la Federación Castellana anuncia cambios para el futuro y que los clasificados entre los puestos decimocuarto y vigésimo, ambos inclusive, perderán la categoría. Los azulones, atentos a los acontecimientos, esperan solventar la papeleta lo mejor posible pero el infortunio les relega al decimocuarto puesto empatado con la U.D. San Sebastián de los Reyes, pero con el gol average desfavorable. El descenso es tomado con resignación, llegando nuevos jugadores que se incorporan a un club que hará todo lo que esté en sus manos para regresar a la categoría que piensan, por su entidad, deben ocupar. Conseguido el primer puesto en la edición 86/87, los azulones regresan por tercera vez en pocos años al cuarto nivel nacional afrontando la sesión 87/88 con un optimismo que se verá refrendado con la obtención del tercer puesto en un Grupo VII compuesto íntegramente por clubs madrileños donde sólo C.D. Pegaso y C.D. Colonia Moscardó le preceden.

La localidad de Móstoles a finales de los años ochenta se estabiliza en torno a ciento noventa mil habitantes, goza de infraestructuras modernas, está bien comunicada y sus diversos polígonos industriales ofrecen trabajo a miles de empleados. El C.D. Móstoles, una sociedad otrora humilde, se ha convertido en un club ambicioso que maneja un alto presupuesto y desea ascender a Segunda División B, el tercer nivel nacional en cuestiones futbolísticas. Gregorio Aviñó, su presidente, reúne un buen plantel en la temporada 88/89 con la intención de ser primero y ascender directamente a la categoría de bronce pero, contrariamente a sus intereses, se encuentra con la oposición de un potente C.D. Colonia Moscardó quien, con los mismos puntos, le supera por gol average llevándose el premio. Despejado el camino y sin casi oposición, la campaña 89/90 es magnífica comandando la tabla clasificatoria de principio a fin, aventajando a sus perseguidores C.F. Fuenlabrada y C.D. Carabanchel en diez puntos con lo que consigue el ansiado ascenso entre la inmensa alegría de sus seguidores y su primer título en la categoría.

1990 – 2000

La década de los años noventa se abre con el ansiado debut en Segunda División B inmerso en el Grupo I donde participan clubs madrileños, gallegos, castellano-leoneses y asturianos no pudiendo aguantar el tipo pese a que, a lo largo del torneo, tiene opciones para salir de los puestos de cola. Al final, a cuatro puntos de la salvación, desciende como decimonoveno clasificado regresando a Tercera División.

La vuelta al Grupo VII madrileño del cuarto nivel nacional se vive en sistema competitivo que ha variado respecto a los años anteriores puesto que el ascenso a Segunda División B ya no es directo y exclusivo para el primer clasificado, sino que a los primeros cuatro clasificados se les ofrece la oportunidad de promocionar en una liguilla interregional y quien se corone campeón será el beneficiado. Conocidas las nuevas reglas el C.D. Móstoles queda tercero en la Liga 91/92 tras Real Madrid C.F. “C” y Aranjuez C.F., clasificándose para disputar una Promoción donde ofrece muy poco juego y queda colista sobrepasado por Racing Club de Ferrol, Caudal Deportivo y Club Cultural de León sumando tan solo tres puntos. En la campaña 92/93 se mantienen siempre opciones de colarse entre los cuatro primeros clasificados pero al final dos puntos les separan de la meta y han de conformarse con la sexta plaza.

Son los años de Gregorio Aviñó Vela en la presidencia y en la temporada 93/94 se confía la dirección deportiva a Andrés Rosado con quien se es cuarto en Liga. Para la Promoción hay gran confianza y sobre el terreno de juego se plasman los sueños del club azulón quien, comandando el grupo de principio a fin, se proclama Campeón aventajando a Caudal Deportivo, C.D. Salmantino y C.D. Endesa As Pontes retornando a Segunda División B en un breve margen de tiempo. El reestreno en tan complicada y desgastadora categoría atrae a muchos aficionados que se dan cita en el Municipal de El Soto para ver cómo su equipo evoluciona en el Grupo I de la temporada 94/95 donde militan sociedades madrileñas, gallegas, castellano-leonesas, canarias y asturianas, siendo su papel discreto pero con el éxito de asegurarse la continuidad al concluir decimosegundo. En la campaña siguiente, 95/96, con Casimiro Escudero en el banquillo, el papel de los madrileños no es tan fructífero y el equipo sufre en cada encuentro no pudiendo asegurarse la permanencia sumando una escasa cantidad de puntos que le relegan a la decimonovena plaza y al descenso matemático a Tercera División.

Para la edición 96/97 Aviñó Vela contrata a José Díaz Pablo con el fin de retornar a la categoría de bronce pero la plantilla, pese a su calidad, naufraga cerca de la orilla al ser quinta quedando la Promoción a un punto de distancia. Dolidos por el fracaso, durante el verano de 1997 se mejora la plantilla en todas sus líneas y, al final, tras un excelente torneo se alcanza el subcampeonato tras un inalcanzable Aranjuez C.F. del que le separan dice puntos. Clasificados para disputar una nueva Promoción, la tercera en lo que va de década, el C.D. Móstoles realiza una excelente competición en la que no pierde un solo encuentro y lidera su grupo superando a Club Siero, Real Club Celta de Vigo “B” y C.F. Palencia sumando el tercer ascenso a Segunda División B en un margen de ocho años.

En la temporada 98/99 el club azulón se reencuentra con una categoría dura donde, para los clubs modestos, mantenerse es todo un éxito. Emplazado en el Grupo I junto a madrileños, canarios, gallegos, castellano-manchegos y asturianos, dirigido por el técnico Andrés Rosado, el colectivo madrileño sufre un gran cambio en su plantilla incorporando a muchos jugadores que dan un excelente rendimiento quedando al final décimo con un colchón de puntos importante respecto a la zona de descenso. Para la siguiente campaña, 99/00, el conjunto presidido por Antonio Baena se desprende de un nutrido montante de jugadores y se confía de nuevo el proyecto a Rosado, pero la calidad de estos no es la misma y el avance del torneo lo contempla desde el último puesto. A falta de once jornadas para el término, Rosado es relevado por José Corral “Chufi” con quien no hay margen de mejora y se termina colista a once puntos de la salvación perdiéndose la categoría.

2000 – 2010

El C.D. Móstoles, convertido en un equipo ascensor, intenta en los años siguientes regresar a la categoría de bronce sin éxito inmediato a pesar de varias oportunidades que se le presentan. La primera llega en la temporada 00/01 cuando, después de ser tercero en el Grupo VII de Tercera División madrileño tras C.F. Rayo Majadahonda y C.D. Las Rozas, en la Promoción de Ascenso es segundo empatado a puntos con el Club Marino de Luanco, conjunto asturiano quien se lleva el gato al agua siendo tercero Real Valladolid C.F. “B” y colista la U.D. Xove Lago. En la campaña siguiente, 01/02, los azulones con el técnico David Gordo son cuartos en el torneo doméstico precedidos por U.D. San Sebastián de los Reyes, C.D. Las Rozas y C.D.A. Navalcarnero, disputando una segunda Promoción consecutiva en la que quedan terceros tras Real Ávila C.F. y Alondras C.F. resultando colista el Club Siero.

Con el inicio de la edición 02/03, el presidente Antonio Baena deposita la confianza de la dirección deportiva en Jaime López Sendino pero la plantilla no responde a las expectativas y finaliza en sétima posición, a diez puntos de la Promoción. El revés deportivo produce que para la sesión 03/04 se contraten los servicios de Paco Sáez, entrenador quien da otra cara al equipo y, a base de fichajes, se consigue la primera plaza del Grupo VII aventajando en tres puntos a S.A.D. Pegaso Tres Cantos y Club Atlético de Pinto. Este primer puesto permite soñar a la afición con el ascenso de categoría en un nuevo sistema donde, para tal fin, tan solo hace falta superar dos eliminatorias. Entrados en materia, los azulones superan en Semifinales cómodamente al Verín C.F.; 1-3 en la localidad orensana y 4-0 en casa, pero en la Final llega la catástrofe después de un interesante empate 1-1 frente al salmantino C.D. Guijuelo con el que se cae derrotado estrepitosamente por 1-3 ante el desencanto de todos los presentes en el Municipal del Soto.

En la temporada 04/05 se cambia una vez más de técnico incorporándose Juan José Crespo quien no tiene el respaldo de la directiva por sus resultados siendo relevado a mitad del campeonato por Manuel García Calderón con quien se alcanza el subcampeonato de Liga quedando a dos puntos del líder C.D. Las Rozas. Este puesto le permite acceder a la Promoción, una Fase donde los mostoleños esta vez sí consiguen el objetivo del ascenso gracias a superar en Semifinales a la Gimnástica Segoviana C.F.; 0-1 en la capital castellana y victoria en casa por 2-1, y en la Final al Club Rápido de Bouzas en una apasionante y muy igualada eliminatoria donde, tras empatar 1-1 en casa, una semana después empatan en Vigo 2-2 logrando materializar la meta por el valor doble de los goles obtenidos a domicilio.

Encuadrado en el Grupo I de Segunda División B donde compiten canarios, madrileños, norteafricanos y gallegos, la campaña 05/06 es caótica a nivel deportivo. Con un presupuesto muy bajo y problemas económicos que reflotan en cada esquina, García Calderón es sustituido por Javier Álvarez y este por Andrés Rosado casi al final en un torneo donde se mantienen en el pozo de principio a fin. Con siete victorias y trece empates, se pierde la categoría a la que tanto había costado llegar volviendo a Tercera División de forma rápida.

Con el primer equipo en el cuarto nivel nacional, Antonio Vergara Baena es reelecto presidente encarando la sesión 06/07 con el ánimo de realizar un buen papel y, si se puede, intentar estar arriba. Debilitado por la pérdida de jugadores, el técnico Andrés Rosado será noveno repitiendo cargo en la edición 07/08 donde consigue la cuarta plaza a siete puntos del campeón C.D. Ciempozuelos. Clasificado para disputar la Promoción, el club mostoleño será superado en Semifinales por el C.D. Don Benito, ganando en casa 1-0 pero cayendo derrotado en tierras pacenses por 3-0.

En 2008 Ángel Godino Baena sustituye a Antonio Vergara en la presidencia del club siendo contratado Antolín Gonzalo para dirigir al primer equipo, ocupando los azules un decimoprimero puesto en la temporada 08/09 que no satisface a nadie con un presupuesto distante al exhibido pocos años antes. Concluida la campaña deportiva, Godino es sustituido por Pedro Muñoz Ortiz, presidente que consigue en su primer intervención el octavo puesto en la edición 09/10 en medio de un club que empieza a acumular serias deudas.

2010 – 2012

El cambio de década no empieza mejor para el conjunto mostoleño. La tensión entre el ayuntamiento local como principal patrocinador y el club a raíz del descenso de las ayudas municipales a consecuencia de la crisis por la que atraviesa la mayor parte de la sociedad española, abren una profunda brecha que se refleja en la economía del club, con una creciente deuda y una falta de liquidez harto preocupante. Pese a todo el club sale a competir quedando noveno en la temporada 10/11.

En el verano de 2011 Pedro Muñoz promete un equipo de campanillas que opte al ascenso consiguiendo atraer a notables jugadores que suben el nivel de la plantilla. Los resultados deportivos, sin embargo, del primer cuarto liguero son discretos y pronto se comprueba sobre el terreno de juego que la aspiración real es mantenerse en la categoría. A la titubeante trayectoria se le une el impago de las nóminas por lo que muchos jugadores cesan sus contratos y marchan a otros clubs debiéndoles dinero, teniendo los azulones que contratar a nuevos además de nutrirse de juveniles para concluir la campaña 11/12 dignamente.

Atenazados por la grave situación financiera y con una deuda estimada en 600.000 euros acumulados durante años de pésima gestión y despilfarro, el C.D. Móstoles llega a las últimas jornadas del campeonato con la soga al cuello para evitar el descenso, objetivo que no se elude al finalizar decimoséptimo. Descendido a Regional Preferente, las desdichas de los azulones no quedan ahí y a las denuncias frente la AFE se une un golpe definitivo como es la ruptura de relaciones entre club y consistorio debido al incumplimiento por parte de los azulones de varios pactos, retirando el 1 de junio el ayuntamiento toda su ayuda económica además del usufructo del Estadio Municipal de El Soto. Esta decisión deja al C.D. Móstoles herido casi de muerte y sin posibilidades de competir al carecer de ingresos, siendo dado de baja casi de inmediato en la Federación Madrileña y consumando su desaparición deportiva tras cincuenta y siete años de actividad.

Desaparecido el principal representante de la ciudad, el testigo del C.D. Móstoles quien cuenta con una notable escuela futbolística, lo recibe el C.D. Juventud U.R.J.C. de Móstoles, una sociedad constituida el 14 de junio de 1996 como C.D.E. El Soto que en 1999 pasó a denominarse C.D. Juventud de Móstoles y en agosto de 2005, tras un convenio con la Universidad Rey Juan Carlos, incorporó dichas siglas. Octavo clasificado en la temporada 11/12 dentro de la Regional Preferente, este club en 2012 cambia a C.D. Móstoles U.R.J.C. permutando sus colores originales, camiseta roja con pantalón azul, por los tradicionales del C.D. Móstoles, íntegramente azules, consiguiendo al término de la temporada 13/14 ascender a Tercera División.

Con posterioridad y el ánimo de convertirse en el heredero del extinto C.D. Móstoles por delante del C.D. Móstoles U.R.J.C., el 13 de junio de 2013 se constituye el Móstoles Club de Fútbol, sociedad presidida por Antonio Del Cerro Martín que se inicia en Segunda Regional vistiendo también completamente de azul al hacerse con la licencia federativa del Unión Deportivo Móstoles, un club fundado en 2005 que vestía camiseta blanquinegra con pantalón negro y había culminado su vida deportiva. El Móstoles C.F. no será el último pretendiente al ejercicio de convertirse en el primer representante local y en junio de 2016 surge el Móstoles Balompié de la mano del exjugador profesional Javier Poves Gómez quien, después de adquirir la licencia federativa en Primera Regional del conjunto madrileño C.D.C. Comercial, perteneciente a la barrida de Carabanchel, amplía su horizonte deportivo al incorporar toda la estructura del C.D. Móstoles Sur, sociedad nacida en 2001 dedicada en pleno al fútbol base consiguiendo ascender a Regional Preferente en su primera campaña.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Segunda División B “Historia de los clubs que nunca la sobrepasaron”. Vicent Masià Pous (2007). 
  • Anuarios de la RFEF.
  • FFM 95 años de historia (1913-2008). Ediciones Federación de Fútbol de Madrid (2008).
  • www.elmundodeportivo.com/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.hemeroteca.abc.es
  • www.marca.com

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Historial del Centro Cultural y Deportivo Cerceda

 

Escudo C.C.D. Cerceda

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Centro Cultural y Deportivo Cerceda
  • Ciudad: Cerceda
  • Provincia: La Coruña / A Coruña
  • Comunidad Autónoma: Galicia / Galiza
  • Fecha de constitución: 12 de agosto de 1968
  • Fecha de federación: 1968

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club de Fútbol Cerceda (1968-1974)
  • Cerceda Club de Fútbol (1974-1984)
  • Centro Cultural y Deportivo Cerceda (1984- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

4 Ligas de Tercera División:

  • 1995/96
  • 2002/03
  • 2003/04
  • 2010/11

 

ESTADIO:

estadio CCD Cerceda

Campo Municipal O Roxo

  • Nombre: Complejo Deportivo O Roxo
  • Año de inauguración: 1974
  • Cambios de nombre: Campo O Roxo do Piñeiro (1974-2009)
  • Complejo Deportivo O Roxo (2009- )
  • Capacidad: 2.800 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo A Gándara (1968-1972)
  • Campo de Longo (1972-1974)
  • Campo O Roxo (1974- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CCD Cerceda

 

ESCUDOS DEL CENTRO CULTURAL Y DEPORTIVO CERCEDA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CENTRO CULTURAL Y DEPORTIVO CERCEDA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN CERCEDA:

El municipio coruñés de Cerceda, situado a 25 km al sur de la capital provincial y en plena comarca de Ordes, es un tradicional enclave rural formado por las parroquias de Meirama, As Encrobas, Rodís, Queixas, Xesteda y Cerceda con capitalidad municipal en el núcleo de Campo da Feira que, en 1980, puso en marcha una central térmica en Meirama aprovechando la existencia de un importante yacimiento de lignito que impulsó su economía. Posteriormente, aprovechando el tirón energético, el municipio se ha convertido en sede especializada en el alojamiento de multitud de empresas dedicadas al reciclaje urbano e industrial que han aportado a sus habitantes un notable incremento rentario.

En cuanto a la práctica deportiva, con una población diseminada en varios asentamientos de escasa entidad donde Campo da Feira es el más poblado con cerca de dos mil habitantes, el fútbol no adquirió consistencia hasta finales de los años sesenta quedando reducido en las décadas anteriores al entorno escolar y, ocasionalmente, a encuentros entre jóvenes de las distintas parroquias.

 

HISTORIA DEL CENTRO CULTURAL Y DEPORTIVO CERCEDA:

1968 – 1970

A mediados de 1968, coincidiendo con las fiestas patronales de la Virgen del Carmen y recogiendo el sentir de muchos aficionados que clamaban por la constitución de un club a nivel federado que representase al municipio, Primo Iglesias Suárez, por entonces corresponsal de La Voz de Galicia, reunió a un grupo de jóvenes de todas las parroquias y el 18 de julio se enfrentaba contra otro equipo de la comarca en el Campo de A Gándara situado junto al núcleo de Campo da Feira.

La iniciativa, exitosa para sus intereses, tuvo amplia resonancia y el 12 de agosto quedaba constituido el Club de Fútbol Cerceda con Primo Iglesias como presidente. Arrastrados por el tirón que el bilbaíno Athletic Club tenía entre muchos de sus miembros, estos decidieron que los colores titulares fueran rojiblancos, siendo el pantalón azul para, a continuación, quedar inscritos en la Federación Gallega con el ánimo de competir en el Campeonato Comarcal de As Mariñas, popular torneo dividido en dos categorías donde participaban clubs pertenecientes a las comarcas que envuelven la ciudad de A Coruña.

Considerado federativamente como un club de Tercera Regional, en dicho torneo comarcal empezó su trayectoria deportiva en la Segunda División durante la temporada 68/69, presentando el 11 de enero de 1969 una nueva junta directiva donde Primo Iglesias repetía en la presidencia, Manuel Rodríguez Ares ocupaba la vicepresidencia, Antonio Grela Rey era secretario, Abelardo Paredes Otero era vicesecretario, Jesús Grela Rey ejercía de tesorero, José Fernández Fraga de vicetesorero y José Pérez Costa de contador. Con estos mismos mimbres terminaría la campaña 69/70, estrenando oficialmente el Campo de A Gándara el 12 de enero de 1969 frente al Club Sporting Mesoiro.

1970 – 1980

Durante los años setenta el club coruñés sigue siendo una modesta sociedad cuya única ambición es participar en el campeonato comarcal de As Mariñas. Su debilitada economía, justa para viajar y correr con los gastos que se originan, no da para más poniéndose en tela de juicio incluso su continuidad en el Campo de A Gándara. En 1972 Constantino Tasende López sustituye a Primo Iglesias y en 1974, a su vez, Manuel Barreiro Pasandín releva a Tasende permutando la denominación de la sociedad quien pasa a ser conocida como Cerceda Club de Fútbol.

Tras ser tercero en los torneos 74/75 y 75/76, en 1976 asciende a la Primera División comarcal donde resulta cuarto en la campaña 76/77 coincidiendo con las manifestaciones que los vecinos emprenden ante el deseo del Estado de construir una central térmica que aproveche el suelo repleto de lignito que existe en su término y ser el precio de tasación de los terrenos muy bajo. Expropiados los terrenos a un precio más justo, la normalidad vuelve a la localidad siendo el Cerceda C.F. cuarto en la temporada 77/78.

En 1978 la directiva decide abandonar el campeonato comarcal y competir en la Segunda Regional gallega, categoría donde finaliza tercero en la edición 78/79 y octavo en la sesión 79/80.

1980 – 1990

Inaugurada la central térmica en 1980, complejo industrial que proporcionará importantes dividendos a las arcas municipales, en la temporada 80/81 accede a la presidencia Daniel Bello Pardo con quien el equipo sigue en Segunda Regional quedando séptimo mientras en las ediciones 81/82 y 82/83 concluye en ambas quinto. Los cambios en la directiva se van sucediendo y en 1983 Primo Iglesias García toma el relevo manteniendo al club en la misma tónica mostrada en los años anteriores siendo decimoprimero en las campañas 83/84 y 84/85, pero con la novedad de cambiar la denominación pues, con el apoyo de la empresa energética se amplía el horizonte deportivo de la sociedad y esta pasa a ser Centro Cultural y Deportivo Cerceda.

En 1985 José Álvarez Loureiro toma el mando del club y las clasificaciones siguen en la misma onda resultando decimocuarto en la temporada 85/86 y decimoprimero en la 86/87, ocupando el sillón presidencial Antonio García Pazos en 1987 con quien se es nuevamente decimoprimero en la edición 87/88 y decimosegundo en la campaña 88/89. En 1989 el consistorio local empieza a conceder ayudas económicas al C.C.D. Cerceda y, como consecuencia, cambia radicalmente la perspectiva del club quien puede hacer fichajes foráneos que aporten más calidad a la plantilla. Los resultados son inmediatos y concluida la temporada 89/90 los rojiblancos conquistan su primer torneo logrando, paralelamente, el ascenso a Primera Regional.

1990 – 2000

A lo largo de los años noventa el club coruñés va a experimentar una transformación radical creciendo exponencialmente a medida que van sucediendo las temporadas una tras otra. La entrada de capital procedente del consistorio y la prestación económica de los distintos sponsor que promocionan el club harán que sus objetivos sean ambiciosos suspirando cada año por estar lo más arriba posible dentro de sus posibilidades.

De este modo, en la campaña inicial 90/91 se consigue el subcampeonato tras el Vizoño S.D., club quien renuncia al ascenso y le permite ocupar plaza en Regional Preferente, categoría de ámbito interprovincial la cual años antes era utópica para su bolsillo. El estreno, materializado en la edición 91/92, no es muy prometedor y los rojiblancos sudan para mantenerse consiguiendo el decimoquinto puesto, plaza que es mejorada sustancialmente en la sesión 92/93 al ser quintos. En la temporada 93/94 llegan nuevos refuerzos y el plantel promete estar arriba, predicción que se cumple de forma sustancial al arrasar dentro de su grupo con tan sólo dos derrotas. El ascenso a Tercera División es un hecho y en el seno del club se preparan, además de la correspondiente celebración, para disponer de un equipo competitivo que dé la cara en la nueva categoría.

Con la llegada en 1995 de José García Liñares a la alcaldía, como anterior directivo del club y nuevo presidente, desde el ayuntamiento local se va a hacer todo lo posible para que su primer club de fútbol no pase dificultades. Los refuerzos no cesan y la campaña 94/95 dentro del cuarto nivel nacional es notable siendo el equipo quinto a un solo puesto de poder clasificarse para disputar la Promoción de Ascenso a Segunda División B. La edición 95/96 es sobresaliente y el conjunto coruñés de la mano del técnico Paco Zas consigue el primer Campeonato para el club en esta complicada categoría, puesto que le permite por primera vez en su corta historia acceder a jugar la Promoción de Ascenso al tercer nivel nacional. En esta Fase, tras un buen torneo, no tiene excesiva suerte y el Real Oviedo “B” le arrebata el primer puesto y con ello un merecido ascenso, ocupando la segunda plaza por delante de A.D. Colmenar Viejo y Club Atlético Bembibre.

García Liñares, muy ocupado en atender varios frentes entre los que destaca convertir Cerceda en foco de atracción para empresas de reciclaje de residuos, cede su cargo en 1996 a Generoso Rivas Fraga aunque, desde la sombra, sigue ejerciendo su influencia. Sustituidos algunos jugadores de un año a otro, la sesión 96/97 no es tan fructífera y el equipo, algo debilitado, termina en sexta plaza no cumpliendo el objetivo de clasificarse para la Promoción. El agotamiento de la plantilla que tan buenos resultados ha proporcionado últimamente pasa factura en la temporada 97/98 cayendo hasta la decimosegunda posición, ocupándose de forma directa García Liñares en 1998 al retomar la dirección del club.

La campaña 98/99 ofrece un plantel competitivo que queda tercero en el Grupo I gallego por detrás de Porriño Industrial F.C. y Real Club Celta de Vigo “B”. Clasificado para disputar su segunda Promoción de Ascenso en pocos años, en esta ocasión no tiene posibilidades dado su escaso rendimiento al sumar tan sólo dos puntos tras lo cual es colista superado por S.D. Gimnástica Segoviana, C.P. Amorós, de Madrid y Club Marino de Luanco. En la edición 99/00 que cierra tan importante década los rojiblancos serán octavos.

2000 – 2010

Con uno de los presupuestos más elevados del campeonato gallego de Tercera División gracias a la infalible aportación del consistorio y de las importantes firmas residentes en su término, el C.C.D. Cerceda será durante toda la década firme aspirante al ascenso, objetivo que, pese a la insistencia de los rojiblancos y su enorme ilusión, siempre le será esquivo al menos en las diferentes oportunidades que se le presentan.

Con García Liñares siempre operando desde cierta distancia, dos serán los hombres que actuarán como extensiones de la máxima autoridad local en el club, siendo José Antonio Tasende López quien ocupe la presidencia entre el año 2000 y 2006. Deportivamente el nivel de los últimos tiempos sufrirá un serio contratiempo en la temporada 00/01 cuando la plantilla, sin la calidad de otrora, presente signos de agotamiento ocupando la decimoséptima plaza estando muy cerca del descenso. En la campaña 01/02 se harán algunos remiendos y el equipo rendirá con más atino, aunque lejos de la cabeza al concluir décimo, cambiando totalmente la edición 02/03 cuando, con las piezas mejor elegidas y Juan Carlos Rodeiro en el banquillo, la maquinaria funcione a la perfección y se conquiste la Liga con un punto de ventaja sobre el R.C.D. de La Coruña “B”. Llegados a la Promoción el plantel rojiblanco tendrá algunos errores que le costarán muy caro, quedando pronto apeados de la lucha que favorece al C.F. Rayo Majadahonda, el ascendido, siendo segundo el Real Titánico, de Laviana y colista La Bañeza F.C.

En la sesión 03/04 se repite título en el campeonato gallego, esta vez con Eduardo Fernández en el banquillo, accediendo a una Promoción de Ascenso donde el formato ha cambiado respecto al mantenido en los años anteriores y ahora son dos las eliminatorias que se han de superar para tener éxito, meta que no se consigue al ser eliminados en Semifinales por el C.D.A. Navalcarnero; derrota por 1-0 en la localidad madrileña y un insuficiente empate 0-0 en el Campo de O Roxo. La temporada 04/05, con Francisco Javier Oreiro, será una decepción al resultar sextos clasificados, mismo puesto que se alcanzará en la campaña 05/06.

En 2006 accede a la presidencia José Antonio Silveira Sánchez, mano derecha de García Liñares quien, al igual que su antecesor en el cargo, debuta con un sexto puesto en la Liga 06/07 que no satisface a la directiva y afición. Pese a los esfuerzos por mejorar la plantilla, los cambios efectuados en la temporada 07/08 no surten efecto y con José Luis Vara, destituido en su cargo, se ocupa un muy discreto decimocuarto puesto que preocupa a todos. Con Ambrosio Orons cambia la tendencia y durante la sesión 08/09 los rojiblancos consiguen un alentador cuarto puesto tras los pasos de S.D. Compostela, Montañeros C.F. y C.D. Ourense. Clasificado para disputar la Promoción, en esta Fase, la tercera de la década, son eliminados a primeras de cambio por el Peña Sport F.C.; 1-0 en casa y dolorosa derrota en la localidad navarra de Tafalla por 3-1. La temporada 09/10 transcurre por unos cauces similares a la anterior y, aunque el club queda segundo a doce puntos de un inalcanzable R.C.D. de La Coruña “B”, la Promoción de Ascenso será muy cruel con ellos puesto que, después de superar en Cuartos de Final a Costa Cálida-Beniaján C.F.; 1-3 en la localidad murciana y 1-0 en casa; y C.D. Alfaro en Semifinales; derrota por 1-0 en la localidad riojana y victoria en casa por 3-0, en la Final llega el gran desastre puesto que se empata 2-2 ante el C.D. La Muela en casa y una semana después se pierde por 1-0 en la localidad zaragozana dejando escapar una palpable oportunidad.

2010 – 2020

La segunda década del nuevo siglo discurrirá en sus primeros años por el mismo camino que la recién finalizada, con un club deseoso de militar en categoría superior y una frustración que irá en aumento al no conseguirse el objetivo. Con José Antonio Silveira en la presidencia, la temporada 10/11 reporta al club gallego su cuarto título en Tercera División con doce puntos de ventaja sobre su más inmediatos perseguidor, el Racing Club de Ferrol. Animados por el resultado afrontan la Eliminatoria de Campeones con el sueño de ascender ante un rival a priori de sus mismas características, pero sobre el terreno de juego la U.E. Llagostera ofrece otro nivel y los aparta del ascenso directo al imponerse 2-0 en la localidad gerundense y 0-1 en el Campo de O Roxo. En la repesca de Semifinales se topan con otro poderoso rival quien les apea, la U.D. San Sebastián de los Reyes; 3-1 en la localidad madrileña y victoria insuficiente por 1-0 en casa.

En la campaña 11/12 son terceros en Liga tras C.D. Ourense y Alondras C.F., clasificándose para una Promoción donde superan en Cuartos de Final al C.D. Cuarte Industrial; 0-2 en la localidad zaragozana y 1-0 en casa, siendo después eliminados en Semifinales por el C.F. Fuenlabrada; 2-1 en casa y derrota por 2-0 en la localidad madrileña. En la edición 12/13 retroceden en el campeonato doméstico cayendo hasta el decimoprimero puesto, revertiendo la situación en la sesión 13/14 cuando son subcampeones a un punto de distancia de una sorprendente U.D. Somozas. En la Promoción el C.D. Tenerife “B” terminará pronto con sus esperanzas imponiéndose 3-1 en la capital canaria y, de nuevo, por 0-1 ante un impotente público citado en O Roxo.

La temporada 14/15 es irregular pese a ser tercero en Liga siendo considerable la desventaja respecto a Pontevedra C.F. y C.D. Choco, de Redondela. En la Promoción la cautela se palpa en el ambiente y los Cuartos de Final son su barrera no pudiendo superar a la S.D. Logroñés; 1-4 en casa y derrota por 3-0 en la capital riojana. Conscientes de su debilidad en la Promoción y su fortaleza en el Grupo I gallego, los rojiblancos no pierden la esperanza y en la campaña 15/16 son subcampeones a cinco puntos del C.D. Boiro, dominador del torneo. La Promoción, como en las anteriores ocasiones, no le beneficiará e incluso con algo de crueldad le será esquiva pese a trabajar cada encuentro. En Cuartos de Final supera al G.C.E. Villarralbo C.F.; 1-1 en la localidad zamorana y victoria por 2-1 en casa, accediendo a una Semifinal donde elimina al C.D. Azuqueca; 1-1 en la localidad alcarreña. En la Final, después de conseguir un meritorio e ilusionante empate 0-0 frente al Atlético Sanluqueño C.F. en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda, en casa son sorprendidos ante un incrédulo público local por 0-2 deshilvanándose cualquier esperanza.

Entre 2011 y 2014 cabe destacar la presidencia de la Federación Gallega de Fútbol por parte de José García Liñares, quien asume el gobierno del máximo estamento territorial con la convicción de mejorar lo realizado por sus antecesores y aportar su grano de arena. En cuanto al club de Cerceda, frustrados una vez más en la edición 16/17 son terceros en Liga tras R.C.D. de La Coruña “B” y Club Rápido de Bouzas, disputando su decimosegunda Promoción en veinte años. La gesta, siempre negativa al no ascender, causa la atención de todos los medios de comunicación por su difícil superación, cayendo los rojiblancos por enésima vez eliminados en esta ocasión en Cuartos de Final por el Jerez C.F.; 0-0 en casa y nuevo empate 0-0 en la localidad pacense de Jerez de los Caballeros resuelta a favor de los extremeños desde el punto fatídico.

Finalizando el mes de junio el futuro del C.C.D. Cerceda es incierto. Disponer cada temporada de alrededor de 200.000 euros para tener un equipo competitivo es un gasto notorio, se adeudan 62.000 euros a la Diputación provincial de A Coruña y Ramón Devesa Morandeira, quien ejerce de presidente desde 2016, da la carta de libertad a todos los jugadores de la plantilla. El club entra en una crisis sin precedentes y se rumorea renunciar a jugar en Tercera División, incluso empezar desde la última categoría regional a través de una nueva sociedad. Cuando todo parecía perdido, el C.D. Boiro que milita en Segunda División B anuncia que no puede satisfacer la deuda contraída con su plantilla, con lo cual pierde su plaza administrativamente. Libre según el Reglamento de la RFEF para ser ocupada por el mejor club de Tercera División que no haya podido ascender, por orden clasificatorio le concierne al C.C.D. Cerceda aceptar o no el reto de jugar en Segunda División B en la temporada 17/18, por lo que desde el club y el consistorio se buscan soluciones para pagar los 133.000 euros que se exigen por la plaza llegándose a un acuerdo de filiación con el C.D. Lugo, militante en Segunda División, por el cual los coruñeses aceptan y la parte económica es sufragada por los lucenses. Con este convenio ambos clubs ganan, pues uno sobrevive compitiendo en una categoría que se le ha resistido durante dos decenios y el otro consigue un filial en el cual mantener en activo a jugadores prometedores que le puedan ser útiles en el futuro.

Texto: Vicent Masià © 2017

Última actualización: 2017

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

Historial del Club de Futbol Peralada

 

Escudo C.F. Peralada-Girona B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club de Fútbol Peralada-Girona “B”
  • Ciudad: Peralada
  • Provincia: Gerona / Girona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 1928
  • Fecha de federación: 1951

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Foot-ball Club Perelada (1928-1951)
  • Club de Fútbol Perelada (1951-1984)
  • Club de Futbol Peralada (1984-2017)
  • Club de Futbol Peralada-Girona B (2017- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

  • 0 Ligas en Categoría Nacional

 

ESTADIO:

estadio CF Peralada

Camp Municipal de Peralada

  • Nombre: Camp Municipal de Peralada
  • Año de inauguración: 1 de septiembre de 1992
  • Cambios de nombre: Camp Municipal de Peralada
  • Capacidad: 1.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Camp de l’Estació (1928-1951)
  • Camp del Music (1951-1992)
  • Camp Municipal (1992- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CF Peralada

 

ESCUDOS DEL CLUB DE FÚTBOL PERALADA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB DE FÚTBOL PERALADA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN PERALADA:

El municipio de Peralada, histórico en el contexto geopolítico catalán y situado en la comarca gerundense del Alt Empordá, mantiene una población que no alcanza los dos mil habitantes pero un elevado poder de atracción turística que, a consecuencia de las actividades que se desarrollan en torno a su famoso castillo y a la familia que lo regenta, han derivado en la creación de otras industrias que le dan un considerable nivel de vida sin olvidar su reconocida producción de vinos espumosos, de gran prestigio.

La aparición del fútbol en la localidad hay que atribuirla a su cercanía con Figueres, principal núcleo comarcal de gran influencia en toda la provincia donde, a principios del siglo XX, ya era practicado este deporte con cierta asiduidad. En los primeros años diez surgieron varios clubs arropados por los casinos locales, centros de ocio donde la juventud pereladense fijó su atención llevando dicha iniciativa hasta su localidad, desarrollándose en 1915 algunos encuentros frente a clubs forasteros pero sin continuidad y deseo de constituirse en club.

A principios de 1923, consolidado ya el fútbol en toda la comarca del Empordá, un grupo de jóvenes constituyen el Perelada Sport Club, acondicionando un descampado situado en las afueras de la localidad junto a la carretera que dirige hacia la estación del ferrocarril y enlaza con Vilanova de la Muga que recibe el nombre de Camp de Sports. Sus primeros encuentros son, principalmente, frente a clubs de su entorno geográfico, estrenándose con rivales como el Emporium F.C., de Figueres y el A.C. Vilajuïga. La actividad del Perelada S.C. quedará limitada en adelante a ocasionales encuentros con sus vecinos, decreciendo notablemente su ritmo hasta desaparecer en 1927.

 

HISTORIA DEL CLUB DE FÚTBOL PERALADA:

1928 – 1950

En el verano de 1928 surge una segunda iniciativa bajo el nombre de Foot-ball Club Perelada que adquiere más visos de continuidad, actuando sobre el Camp de Sports cuyo terreno es rehabilitado para la práctica deportiva y vallado perimetralmente según marca la normativa. Concertados varios encuentros frente a clubs como la U.S. Cabanense, el F.C. San Clemente y el Ct.d’E. Vilabertrán, el 28 de abril de 1929 se inaugura oficialmente con la presencia de la conocida Cobla La Principal, el Camp de Sports frente al F.C. Borrasá con resultado de 2-1, sucediéndose encuentros frente al C.D. Emporium, de Castelló d’Empúries, Peña Sport, de Figueres y el reserva de la U.S. Figueras.

El 8 de septiembre de 1929, en conmemoración del primer aniversario del club, se conviene un encuentro frente a una selección de la U.S. Figueras, principal club de la zona que le derrota por 1-2, sucediéndose otros frente al Avinyonet F.C. y J.D. Portbou. En 1930, durante los meses de abril y mayo, el F.C. Perelada compite en el Torneo de Primavera para clubs ampurdaneses que organiza la U.S. Figueres, quedando en mitad de tabla de un total de once participantes.

A partir de 1932, después de unos años en los que el fútbol copa buena parte de la atención de la juventud local, su presencia se convierte en nula y hasta el 19 de diciembre de 1936, con la constitución del Club Deportivo Perelada presidido por Martí Roca y compuesto en su mayoría por jóvenes en edad infantil en un momento muy delicado como es la Guerra Civil, no habrá más práctica balompédica.

Pasado el conflicto bélico, auspiciado por las nuevas autoridades se conciertan algunos encuentros en 1940 entre el F.C. Perelada y clubs de localidades vecinas como el Mollet F.C., de Mollet de Peralada, pero el fútbol no termina de cuajar y la iniciativa queda en nada. Tan sólo los militares del cuartel recién instalado por el Ejército mantendrán la llama encendida.

1950 – 1960

Iniciada la década de los años cincuenta el fútbol es un espectáculo de masas que atrae a multitud de aficionados deseosos de tener un espacio reservado para su ocio. Ausente el fútbol en la localidad desde hace años, la disputa de la Fase Final del Campeonato del Mundo en Brasil del año 1950 es un acontecimiento que tira de muchos gracias al papel desempeñado por la Selección Nacional, pero en Peralada apenas queda nada del Camp de l’Estació. Es necesario construir uno nuevo. No muy lejano del anterior y en la misma vía, en unos terrenos alquilados por el ayuntamiento, se empieza a preparar un nuevo recinto que es bautizado como Camp de Cal Music y será inaugurado en 1951 propiciando la restauración del club de siempre el cual ahora, por razones políticas, obedece al nombre de Club de Fútbol Perelada.

Presidido por Jeroni Planas Pujol y vistiendo con camisa verdiblanca, pantalón azul y medias negras, el C.F. Perelada es dado de alta en la Federación Catalana iniciando esta segunda etapa de su vida con su participación en el Campeonato de Aficionados y en el Trofeo Primavera de la temporada 51/52, mismos pasos que se repetirán en la campaña 52/53 formando siempre con jugadores locales y otros procedentes del cuartel militar residente en el Convento de Sant Domenech. En 1953 la directiva verdiblanca se inscribe en el campeonato de Segunda Regional donde es noveno y colista. No importa, pues no hay descensos al tratarse del último nivel regional, compitiendo en los años siguientes en la misma categoría hasta que, concluida la temporada 58/59, cese su actividad no inscribiéndose para la siguiente edición.

1960 – 1970

Tras nueve años de larga ausencia, diversos aficionados al fútbol con el respaldo del alcalde Enric Serra Güell, deciden poner en 1968 de nuevo en marcha la sociedad que les había representado en la década anterior dándose de alta en la Federación Catalana con el apoyo del consistorio afrontando una nueva etapa que se confía sea más longeva que la anterior y cuaje entre los aficionados de la localidad.

Con el propio Enric Serra en la presidencia, persona quien se mantendrá en el cargo durante más de veinte años y hará todo lo posible para apoyar económicamente al club, haciendo uso del Campo Municipal de Deportes el C.F. Perelada parte en la temporada 68/69 desde la Segunda Regional, misma categoría que ostentará en la campaña 69/70.

1970 – 1980

La década de los años setenta no aportará ningún cambio en su trayectoria y esta se verá imperturbable al paso de los años permaneciendo siempre en Segunda Regional, un techo deportivo que es infranqueable para su maltrecha economía y que no puede rebasar.

Con un Campo Municipal de tierra situado en la Carretera de la Estación que le acompañará durante muchos años, el principal objetivo del club verdiblanco será el de competir y formar a jóvenes jugadores que, con suerte, puedan recalar en sociedades de más importancia.

1980 – 1990

Los años ochenta seguirán inicialmente la misma pauta marcada en la década anterior pero con un ligero traspiés en la temporada inicial 80/81 pues el equipo desciende a Tercera Regional. En las campaña siguiente, 81/82, intenta recuperar el terreno perdido pero no lo consigue, plasmándose el objetivo en la edición 82/83 mientras en la sesión 83/84, siendo sexto clasificado, a consecuencia de una reestructuración del fútbol catalán asciende a Primera Regional. En esta categoría, su techo deportivo por esas fechas, con un plantel muy humilde es décimo en la campaña 84/85 cambiando su denominación a Club de Futbol Peralada pero en la sesión 85/86, tras muchos gastos, concluye decimoctavo y colista descendiendo a Segunda Regional. En esta categoría será decimoquinto en la temporada 86/87 y décimo en la 87/88.

En la temporada 88/89 tiene suceso un hecho importante que será clave en el futuro de la entidad verdiblanca pues el Grupo Peralada, propiedad de la familia Suqué-Mateu, dueña del conocido castillo, hotel y campo de golf locales, viñedos y bodegas y, especialmente, de los casinos de juego catalanes además de diversos negocios inmobiliarios, decide integrar el club en su estructura reduciendo gastos de mantenimiento pero, a su vez, incrementando el presupuesto.

Enric Serra Güell, quien lleva veinte años siendo el alma del club, cede su puesto a los nuevos gerentes quienes en su primer año, recién llegados, han de aclimatarse y se toman la cosa con calma no haciéndose ver los cambios de inmediato al ser decimoquintos en la campaña y decimosegundos en la sesión 89/90.

1990 – 2000

Durante los años noventa el club ampurdanés inicia un lento pero progresivo crecimiento que lo lleva a ir escalando peldaños deportivos aunque su s primeras temporadas no invitan, precisamente, al optimismo. Así pues en la edición 90/91 son séptimos, en la sesión 91/92 decimosextos a punto de perder la categoría y en la campaña 92/93 decimoprimeros. Los tiempos avanzan, el Camp de Cal Music se hace viejo y urge la adecuación de otro recinto deportivo más moderno que reúna mejores condiciones habilitando el ayuntamiento, junto a la zona decretada como deportiva adquirida en 1981, el nuevo Camp Municipal inaugurado el 11 de septiembre de 1992, día de la fiesta mayor regional.

En la temporada 93/94 ocupan la tercera posición ofreciendo buenas sensaciones que serán confirmadas en la campaña 94/95 cuando, de la mano del técnico Esteve Puigdemont son primeros y ascienden directamente a Primera Regional.

En Primera Regional la temporada 95/96 se vive con la frustración de ocupar la décima plaza en Liga, puesto que en la campaña 96/97 con el técnico talismán Nitus Santos queda en el olvido al ser Campeones consiguiendo el ascenso a Regional Preferente, categoría que es el sexto nivel nacional al estar en Cataluña por detrás de la Tercera División y Primera Catalana. El club ampurdanés permuta su clásico pantalón azul por uno negro y en su estreno de la edición 97/98, con una plantilla reforzada a todas luces, consigue el subcampeonato tras el C.E. Manresa. Este puesto le priva del ascenso directo pero no de disputar la Promoción de Ascenso donde se encuentra como rival a la U.E. Poble Sec, conjunto de la ciudad de Barcelona que le vence en la ida por 1-0 pero al que se derrota en casa por 2-0 consiguiendo el ascenso a Primera Catalana.

Los verdiblancos, quienes siguen bajo la dirección deportiva de Nitus Santos, se estrenan en esta categoría con un discreto decimoprimero puesto en la sesión 98/99 cerrando el siglo con un notable octavo puesto en la edición 99/00 dando muestras de su ambición.

2000 – 2010

En el estreno del nuevo siglo el C.F. Peralada es un club que maneja un presupuesto considerable para Primera Catalana. La Ayuda del Grupo Peralada, una empresa que lo es todo en la localidad con un importante capital, resulta fundamental y ascender a Tercera División, meta planteada por los dirigentes ampurdaneses, es un objetivo que tarde o pronto se va a conseguir. Es cuestión de tiempo. Si en la temporada 00/01 no se consigue al quedar en octavo puesto, en la campaña 01/02 con Nitus Santos en el banquillo se abren las puertas de la Tercera División después de ser tercero en Liga tras E.C. Granollers y C.F. Vilanova, de Vilanova i la Geltrú.

Siendo presidente Jaume Vilardell, gestor del Grupo Peralada, el C.F. Peralada se estrena en el cuarto nivel nacional dentro del Grupo V catalán con Quim Bartí en el banquillo realizando un discreto torneo 02/03 donde son decimosegundos pero con la satisfacción de conservar la categoría. En la sesión siguiente, 03/04, dirigidos por Raúl Agné son decimoquintos pasando bastantes problemas para la permanencia, objetivo que en la sesión 04/05 con el mismo técnico se obtiene de sobras con un meritorio quinto puesto quedando la Promoción de Ascenso a un punto de distancia.

Durante el verano de 2005 Joan Santos sustituye a Jaume Vlardell en la presidencia llegando Roberto Puerto para administrar el banquillo. La edición 05/06 es plácida con un octavo puesto, pero el logro de la anterior competición queda muy lejano. En la temporada 06/07, con mismo presidente y entrenador, el equipo no rinde lo esperado y, tras una mala planificación, los verdiblancos pierden la categoría al ser decimonovenos. Regresar a Tercera División dentro del fútbol catalán no es tarea sencilla y, pese a los medios desplegados, el club ampurdanés es decimotercero en la campaña 07/08 repitiendo puesto en la 08/09 para, en la edición 09/10, tener un mal año y estar a punto de descender a Regional Preferente al ser decimoquinto.

2010 – 2020

La segunda década del nuevo siglo empieza desde el último punto en el que se acabó la anterior, en Primera Catalana, siendo quinto en la temporada 10/11 pero sin opciones de ascender, lo mismo que ocurre en la campaña 11/12 donde se ve relegado al decimotercero puesto, mientras que en la edición 12/13 se mejora y se concluye séptimo. En la sesión 13/14, segunda bajo la presidencia de Just Segura, se sigue contando con los servicios del técnico Nacho Castro contratado la edición anterior y, con un potente plantel, se consigue la primera plaza del Grupo I con sólo dos derrotas en su haber, hito que le supone el ascenso automático a Tercera División.

Coincidiendo con el regreso al cuarto nivel nacional, Josep Isern afronta su segundo mandato en 2014 conservando a Nacho Castro y manteniendo la plantilla verdiblanca en la categoría al conseguir la decimosegunda plaza en la temporada 14/15, teniéndose más problemas de los previstos en la campaña 15/16 al ocuparse el decimocuarto puesto.

En junio de 2016 el C.F. Peralada firma un convenio de filiación con el Girona F.C., club que milita en Segunda División, mediante el cual los rojiblancos asumen la dirección deportiva y control de los fichajes del club verdiblanco siguiendo Nacho Castro en el banquillo. La intención es que los jugadores que no tienen minutos en la primera plantilla de Montilivi sumen minutos en Tercera División, estén en activo y aquellos que despunten en el filial puedan dar el salto en las mejores condiciones. Puestos en faena, la campaña 16/17 es exitosa en el Grupo V catalán haciéndose con el subcampeonato a tres puntos de la U.E. Olot, accediendo por primera vez en su historia a una Promoción de Ascenso donde todo puede suceder. En Cuartos de Final superan al C.D. Móstoles U.J.R.C.; 0-1 en la localidad madrileña y 2-0 en casa, encontrándose en Semifinales con una potente U.B. Conquense a la que derrotan en casa por 3-0 y luego, una semana después, se consigue eliminar gracias al 3-1 en la capital castellano-manchega. Ilusionados por conseguir una meta nunca antes soñada, en la Final el rival es el Club Rápido de Bouzas con quien se empata 1-1 en la ciudad de Vigo siendo, sin embargo, frustrante el empate 2-2 en casa ante un abarrotado Campo Municipal.

Terminando el mes de junio y, antes de llegar al día 30 en el que finaliza la temporada, otro club catalán que milita en Segunda División B y ha conservado la categoría deportivamente, el C.F. Gavá, comunica a la LFP que no puede satisfacer la deuda contraída con sus jugadores por lo que su plaza queda vacante. Valorado por la RFEF el precio que debe abonar el solicitante que desee la plaza libre, 133.000 euros, el Girona F.C. y el C.F. Peralada como filial estudian y finalmente acuerdan que los verdiblancos acepten el reto ayudándoles económicamente, un trato por el que ambas partes se benefician, sobre todo los jugadores. El 23 de julio de 2017, mediante Junta Extraordinaria, los socios del club aprueban el cambio de nombre de la sociedad quedando en Club de Fútbol Peralada – Girona B, con efectos federativos a partir de la siguiente temporada, mientras Miquel Llobet Llambrich ocupa la presidencia.

Texto: Vicent Masià © 2017

Última actualización: 2017

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

Historial del Club de Fútbol Lorca Deportiva

 

Escudo C.F. Lorca Deportiva

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club de Fútbol Lorca Deportiva
  • Ciudad: Lorca
  • Provincia: Murcia
  • Comunidad Autónoma: Región de Murcia
  • Fecha de constitución: 27 de julio de 2012
  • Fecha de federación: 2 de agosto de 2012

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club de Fútbol Lorca Deportiva (2012- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

2 Ligas de Tercera División:

  • 2015/16
  • 2016/17

 

ESTADIO:

estadio Francisco Artes Carrasco

  • Nombre: Estadio Municipal Francisco Artés Carrasco
  • Año de inauguración: 5 de marzo de 2003
  • Cambios de nombre: Estadio Municipal Francisco Artés Carrasco (2003- )
  • Capacidad: 8.120 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Municipal Francisco Artés Carrasco (2012- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales CF Lorca Deportiva 2012

 

ESCUDOS DEL CLUB DE FÚTBOL LORCA DEPORTIVA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL CLUB DE FÚTBOL LORCA DEPORTIVA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

 

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN LORCA:

Situada en el suroeste de la provincia de Murcia, la ciudad de Lorca es un emergente municipio que en las últimas décadas ha soportado un aumento poblacional importante debido a su oferta agrícola y de servicios, siendo además el segundo de España en cuanto a las dimensiones de su término.

La denominada Ilorci o “Ciudad del Sol”, fue sede a finales del siglo XIX de las primeras manifestaciones futbolísticas cuando los ciudadanos británicos construían el ferrocarril, pero la consolidación de este aún tardaría en llegar, alcanzando su zénit hacia 1900 en el momento que un británico nacido en Newcastle y de padre español, Manuel José Pelegrín y Dunn, empezó a dar las primeras muestras del manejo de la pelota ante la juventud local. Las cofradías de la Semana Santa lorquina tomaron nota de aquel deporte y de inmediato se formaron equipos ocasionales que se enfrentaban en las explanadas de la ciudad, surgiendo en 1901 el Lorca Foot-ball Club, sociedad que vestía originalmente camisa blanquinegra con pantalón blanco, colores que poco después permuto por los de las cofradías, azul y blanco.

La sociedad lorquina, que juega habitualmente en el Campo de Santa Quiteria, se enfrenta ocasionalmente a clubs de la vecina Águilas, Cartagena y Murcia principalmente, pasando los años sin más datos reseñables hasta que el 26 de noviembre de 1919 se constituye la Federación Regional Levantina de Clubs de Foot-ball tras muchos años de intentos frustrados. El Lorca F.C. es uno de sus fundadores y durante los primeros años compite junto a clubs murcianos, albaceteños y alicantinos por razones geográficas, surgiendo el 2 de julio de 1922 un adversario local, la Unión Deportiva Lorquina, sociedad formada por destacados jugadores de los distintos equipos pertenecientes a la Liga de la ciudad.

La vida de la U.D. Lorquina será breve y en 1924 desaparece del panorama futbolístico, siendo precisamente durante ese año cuando las provincias de Albacete, Murcia y Alicante deciden escindirse de la Federación Levantina a instancias de los principales clubs alicantinos, desencantados con el “lobby” valenciano que ostenta el poder desde su creación. El 12 de octubre se inaugura el Campo de La Rueda, nuevo feudo del Lorca F.C., sociedad que tras alcanzar la Primera Categoría terminará disolviéndose en 1928 cuando los malos resultados, la economía y las desavenencias estallen en su seno.

El testigo lo recogerá el Lorca Sport Club, una sociedad fundada en el mes de junio presidida por Francisco Millán Munuera que emplea los colores del desaparecido, camisa blanquiazul con pantalón negro y juega en el mismo terreno. En la temporada 29/30 ingresa en el Grupo VII de Tercera División, una fase habilitada por la RFEF para dilucidar los clubs que han de pasar a la Fase Final que da acceso a Segunda División, finalizando el Lorca S.C. tercero y siendo el Cartagena F.C. quien acceda a la siguiente fase.

En la temporada 30/31, pese a ser subcampeón de Primera Categoría tras el Murcia F.C., se retira de la competición, dándose de baja en 1932 ante la debilidad extrema de su economía. Hacia octubre de 1933 se constituye el Club Deportivo Lorca, sociedad que viste camisa rojiblanca con pantalón negro hasta que en 1935 permuta sus colores por una camisa azulgrana al mismo tiempo que adopta el nombre de Lorca Foot-ball Club. El club compite en Segunda Categoría durante las temporadas 33/34, 34/35 y 35/36 hasta que en julio de 1936 estalla la Guerra y la sociedad en general se paraliza justamente en el momento que los azulgranas habían conquistado el primer puesto y ascendido a Primera Categoría.

Reanudadas las competiciones nacionales en 1939, el Lorca F.C. se estrena en Primera Categoría durante la temporada 39/40 vistiendo nuevamente camisa rojiblanca, adquiriendo en enero de 1941 el nuevo nombre de Lorca Club de Fútbol en una decisión en la que se deja arrastrar por el decreto gubernamental que prohíbe el uso de extranjerismos. El club lorquino consigue el Campeonato de Primera Categoría de la edición 40/41 dentro del subgrupo murciano, siendo el otro grupo destinado a los clubs alicantinos.

Los rojiblancos compiten en esta categoría hasta que en 1943 son incluidos en el renovado Campeonato de Tercera División, un torneo resucitado para incorporar a los clubs modestos del fútbol nacional, resultando décimo y colista en la temporada 43/44. Descendido a Regional, la economía no es muy boyante y en 1946 se suma a su problemática situación el mal estado del Campo de La Rueda. Este es vendido con la promesa del gobierno local de construir uno nuevo, pero el ayuntamiento no plasma realmente el proyecto, con lo cual el club lorquino disputa sus encuentros en el Instituto Ibáñez Martín, no apto para competir y que precipita su desaparición.

Ante tan delicada situación, Francisco Artés Carrasco crea el Patronato Local para el Fomento del Deporte en 1949, de cuya labor surge en 1951 el Campo de San José, inaugurado el 28 de octubre, y una nueva entidad, el Club Deportivo Lorca, constituido en 1950 y quien disputa sus primeros encuentros de Liga en el Campo del Instituto. El nuevo C.D. Lorca al término de la campaña 51/52 asciende a Tercera División, vistiendo desde su creación camisa azul con pantalón blanco hasta que en el verano de 1953, con la entrada a la presidencia de Francisco Artés, se cambia a la clásica camisa blanquiazul y pantalón ahora azul. El C.D. Lorca consigue permanecer durante catorce temporadas consecutivas en Tercera División, desde la 52/53 a la 65/66, descendiendo en esta última como colista tras un desafortunado campeonato. Hundido deportiva y económicamente, desaparece en 1966.

Entre el verano de 1966 y 1969 Lorca cuenta tan solo con el Lorca Juvenil C.F., de Segunda Regional y el Lorca O.J.E., sin tener club sénior que les represente. Hay que esperar hasta el verano de 1969 para ver la aparición de un nuevo club que lleve el nombre de la ciudad por toda la geografía nacional. Se trata del Club de Fútbol Lorca Deportiva, sociedad que recoge lo más granado del panorama local. Este club se convertirá en las siguientes décadas en su máximo referente, alcanzando la Segunda División en 1984 y disfrutando de ella durante la edición 84/85 además de sumar seis campañas en Segunda División y ocho en Tercera División.

En 1986 se constituye el Lorca Promesas C.F. fruto de la fusión protagonizada por dos clubs juveniles, de un lado el C.F. La Hoya, presidido por Gregorio López León y, de otro, la Gran Peña Barcelonista, presidido por José Miñarro Pérez, un conjunto que poco a poco irá creciendo y disputándole la supremacía al C.F. Lorca Deportiva en los años más tristes de los blanquiazules.

Ambos compiten juntos en el Grupo XIII de Tercera División murciano durante la campaña 92/93, siendo que el Lorca Promesas C.F. consigue aventajar a su rival al quedar sexto en detrimento del club histórico que es duodécimo. La crisis total se produce en la temporada 93/94 cuando el Promesas es octavo y el C.F. Lorca Deportiva finaliza decimoséptimo y desciende a Preferente. El verano de 1994 es convulso y las negociaciones para crear un nuevo club que sustituya al agonizante C.F. Lorca Deportiva empiezan a surgir en la ciudad. Fruto de ellas nace el Lorca Club de Fútbol, producto de la fusión entre Lorca Promesas C.F. y la U.D. Lorca, entidad que compite en Regional Preferente y había sido fundada en 1991.

El Lorca C.F., que viste los clásicos colores blanquiazules, sufrirá los mismos altibajos que padecen sus antecesores, teniendo épocas de más esplendor conjugadas con otras con menor protagonismo. Deportivamente será el máximo representante de la ciudad durante tan solo nueve años, teniendo tiempo suficiente para competir en Tercera División cinco temporadas, 94/95, 96/97, 98/99, 00/01 y 01/02 alternadas con tres campañas en Segunda División B, 95/96, 97/98 y 99/00. En el verano de 2002 el Lorca C.F. acumula una deuda de 1,2 millones de euros y busca un financiero que se haga cargo de la misma. Nadie quiere hacerse cargo de ella y el club es descendido administrativamente a Regional Preferente, desapareciendo lamentablemente.

El 20 de junio de 2002 Antonio Baños crea el Lorca Deportiva C.F., enésimo proyecto blanquiazul que toma el testigo del recientemente desaparecido y, al parecer, quiere enmendar los errores cometidos en el pasado. El club lorquino, quien parte desde la Tercera División al adquirir mediante pago la licencia federativa del C.D. Balsicas, adquiere una velocidad arrolladora y en 2005 asciende a Segunda División, categoría donde destaca el buen nivel mostrado en su primera edición, 05/06, bajo la dirección del técnico Unai Emery, entrenador con el que se permanece varias jornadas en puestos de ascenso a Primera División para concluir sorprendentemente quinto. En la campaña 06/07, después de transformarse en S.A.D. y adquirir la denominación de Lorca Deportiva C.F., S.A.D., todo se vendrá abajo y el club perderá la categoría resistiendo dos ediciones en Segunda División B, 07/08 y 08/09, encadenando un nuevo descenso a Tercera División por impago después de haber sido segundo y haber promocionado.

Este club, que tiene el orgullo de haber inaugurado el 5 de marzo de 2003 el Estadio Francisco Artés Carrasco frente al F.C. Barcelona con resultado final de 1-4, un recinto moderno y con más condiciones que el vetusto Campo de San José, testigo del fútbol local durante varias décadas, en la temporada 10/11 se verá privado por el ayuntamiento a seguir disputando sus encuentros en dicho recinto, siéndole ofrecido el Campo Mundial 82. Manuel Muñoz Carrillo, presidente del club y muy agobiado por las circunstancias, cede el 12 de agosto su cargo al empresario Juan Segura Díaz quien se muestra reacio a jugar en un campo donde no se pueda cobrar entrada. Molesta con el consistorio, la entidad blanquiazul traslada su sede social a Totana donde comparte el uso del Estadio Juan Cayuela con el local Club Olímpico de Totana, militante de Primera Regional, decidiendo cambiar la denominación de la sociedad a Lorca Deportiva Olímpico. Bajo este nombre y, en medio de un mar de problemas, se adquieren como colores identificativos los de la localidad que le alberga, rojiblanco para la camiseta y azul para el pantalón, hasta que en la novena jornada no se presenta en Calasparra para jugar ante el titular y se retira de la competición. En la campaña 11/12 renuncia a jugar en Primera Autonómica y el 19 de abril de 2012 es publicado en el BOE la apertura de la Fase de Liquidación, fase que concluye definitivamente el 12 de junio cuando se publica el Plan de Liquidación, su último aliento.

Apenas un año después de ser constituido el Lorca Deportiva C.F., el 1 de junio de 2003 es fundado en la pedanía de La Hoya, situada a unos diez kilómetros del núcleo histórico, La Hoya Deportiva C.F., sociedad con fuerte respaldo de los diversos empresarios del polígono industrial adjunto que hace empleo del Campo de Los Tollos. Vestido íntegramente de azul, el conjunto pedáneo irá subiendo peldaños hasta alcanzar la Tercera División al término de la campaña 08/09, cambiando en verano de 2010 su denominación a La Hoya Lorca C.F. Durante la edición 11/12, debido a la implementación de césped artificial en Los Tollos, el club pedáneo y el Lorca Atlético C.F. compartirán el Estadio Artés Carrasco, gozando en esos instantes el segundo de ellos de plaza en Segunda División B. El Lorca Atlético C.F., nombre adquirido en 2010 por el Sangonera Atlético C.F. al cambiar de residencia, club constituido en 1996, nunca gozará del respaldo de la afición local y concluida la sesión 11/12 desaparecerá por impagos.

Con el camino despejado y sin rivales, La Hoya Lorca C.F. alcanza al término de la temporada 12/13 la Segunda División B, acomodándose rápidamente en dicha categoría hasta el punto de convertirse en un equipo puntero en todas sus participaciones. A finales de 2016, con la apuesta personal del empresario chino Xu Gembao, el club se transforma en S.A.D. adquiriendo el nombre de La Hoya Lorca C.F., S.A.D. para, casi de inmediato, cambiar a Lorca F.C., S.A.D., nombre con el que empieza a competir oficialmente en la edición 17/18. En la campaña 16/17 consigue el campeonato de Liga del Grupo IV y el ascenso a Segunda División tras derrotar en la eliminatoria de Campeones al Albacete Balompié; 1-1 en la capital manchega y empate 0-0 en casa.

HISTORIA DEL CLUB DE FÚTBOL LORCA DEPORTIVA:

2012 – 2020

El verano de 2012 resulta crucial en el devenir del fútbol lorquino puesto que, de una parte el Lorca Deportiva Olímpico ha desaparecido un año antes, el Lorca Atlético C.F. está a punto de seguir los mismos pasos y La Hoya Lorca C.F., conjunto de la pedanía de La Hoya, no goza de la cercanía de la afición local. Ante esta tesitura urge constituir un club que recoja el sentimiento alojado en el casco histórico siendo el 27 de julio cuando Juan Antonio Egea Miñarro, quien fuera delegado del desaparecido Lorca Atlético C.F., junto a la colaboración de otros aficionados constituye el Club de Fútbol Lorca Deportiva, idéntico nombre al club nacido en 1969 y desaparecido en 1994.

Con Egea al frente, la nueva sociedad es inscrita en la Federación Murciana el 2 de agosto presentando, como es habitual en los clubs locales, camiseta blanquiazul con pantalón azul siéndole adjudicado el uso del Artés Carrasco. El proyecto, serio y humilde, pretende empezar de cero desde la última de las categorías, la Segunda Regional, pero la desaparición de algunas sociedades y la renuncia de otras, hecho común en estas categorías, provoca que la federación territorial invite a los lorquinos a formar parte de la Primera Regional. La propuesta es aceptada de inmediato y con Salvador Román como entrenador, la primera plantilla debuta en la temporada 12/13 con paso dubitativo. Juan Antonio Egea presenta la dimisión el 18 de diciembre siendo sustituido por Joaquín Flores Alcázar con quien, a pesar de la ilusión, se cesa a Román ocupando su plaza Juan Peñas quien, a su vez, es relevado por Jorge Torrecilla. El torneo no es bueno, no se alcanzan las expectativas depositadas y se termina en octavo puesto.

En la campaña 13/14, la segunda de su corta historia, se pretende ascender a Regional Preferente por lo que se ficha al técnico Leo López. Este, antes de empezar toma la maleta destino a Totana por lo cual se contratan los servicios de Fran Manzanares quien aguanta hasta Navidad siendo, paradójicamente, sustituido nuevamente por Leo López con quien se concluye tercero tras E.D.M. Churra y Sangonera la Verde C.F. consiguiendo el objetivo. La edición 14/15 se plantea con el deseo de ascender a Tercera División manteniéndose a Leo López en el banquillo y contratándose a jugadores que den un salto de calidad en el plantel. Perdida una de las dos plazas que proporcionan el ascenso directo, en marzo López es cesado siendo José María Martínez “Choche” quien se hace cargo de la situación para, a pocas jornadas del final, conseguir incluso el primer puesto de la clasificación.

Para el debut en Tercera División de la sesión 15/16 se contrata al entrenador Andrés García Tébar quien, flanqueado de destacados jugadores, ocupa los primeros puestos rápidamente. Pese a la buena marcha deportiva del equipo, el mal juego no convence a jugadores y directivos quienes exigen un cambio que es refrendado con la llegada en marzo del dúo compuesto por Manolo Gómez e Isaac Jové, técnicos con quienes se proclaman Campeones con un punto de ventaja sobre su inmediato perseguidor, el Águilas F.C. El primer puesto tiene la recompensa de disputar la Eliminatoria de Campeones, fase donde se enfrenta al Córdoba C.F. “B” imponiéndose en la capital andaluza por 1-2. Cuando el ascenso parecía cosa hecha, en el encuentro del Artés Carrasco se cae estrepitosamente por 0-3 perdiendo una gran ocasión para estar en Segunda División B por la vía rápida. En Semifinales el rival es el C.D. El Ejido 2012, conjunto con el que se empata 1-1 en la ciudad almeriense y ante se pierde en casa por 1-2 esfumándose todas sus posibilidades.

Durante el verano de 2016 se establecen contactos entre las directivas del La Hoya Lorca C.F. y C.F. Lorca Deportiva para tratar de fusionar ambas entidades en una sola. Las reuniones, pese a la voluntad de ambos, no cuajan y al final cada uno rema por su lado manteniendo la independencia. La Hoya Lorca C.F. se transforma una vez iniciado el torneo en S.A.D. bajo la denominación La Hoya Lorca C.F., S.A.D. ante la imposibilidad de conseguir el cambio, aprobado por su junta, de establecerse como Lorca Fútbol Club, S.A.D. efectivo a partir de 2017. En cuanto al C.F. Lorca Deportiva, para la campaña 16/17 se consiguen los servicios del técnico Sergio Sánchez con quien se aspira a estar arriba y, si se puede, alcanzar la Segunda División B.

La afición acude al Artés Carrasco apesadumbrada por no haberse conseguido la fusión, un sueño para todos, pero con rumores en el fondo acerca de la llegada del famoso inversor Quique Pina. Con Sergio Sánchez a la cabeza se mantiene un intenso duelo por el liderato con La Hoya Lorca C.F. “B” viéndose en el mercado invernal a contratar a numerosos jugadores. Estos son un inconveniente en lugar de una solución y Sánchez es destituido siendo reemplazado por José Emilio Galiana con quien se logra el primer puesto. El C.F. Lorca Deportiva repite una vez más en la Eliminatoria de Campeones teniendo como opositor, en esta ocasión, al Real Betis Balompié “B”, dependiente ante el que se pierde en la ida por 2-0 y en casa sólo se consigue empatar 1-1. En Semifinales el rival es el Jerez C.F., club de la localidad pacense de Jerez de los Caballeros con quien se empata 1-1 en la ida y en el Artés Carrasco se consigue derrotar por 4-0. La Final es ante el Fútbol Alcobendas Sport, conjunto madrileño que plantea temor pero al que se vence en la ida por 1-2 rematando el trabajo una semana más tarde al repetir victoria, ahora por 3-1 consiguiendo el ascenso a Segunda División B.

Texto: Vicent Masià © 2017

Última actualización: 2017

 

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeporivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.es Diario deportivo.
  • www.laverdad.es Diario general.

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB: