Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

Clubs Históricos

 

Historial de la Societat Esportiva Penya Independent

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Societat Esportiva Penya Independent
  • Ciudad: Sant Joan de Labritja 
  • Provincia: Islas Baleares / Illes Balears
  • Comunidad Autónoma: Islas Baleares / Illes Balears
  • Fecha de constitución: 1975
  • Fecha de federación: 1986

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Sociedad Deportiva Peña Independiente (1975-2010)
  • Societat Esportiva Penya Independent (2010- )

TÍTULOS NACIONALES:

0 Ligas de Categoría Nacional:

ESTADIO:

  • Nombre: Estadi Municipal de Sant Miquel
  • Año de inauguración: 1987
  • Cambios de nombre:
  • Estadi Municipal de Sant Miquel (1987- )
  • Capacidad: 1.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Polideportivo Isla Blanca, Ibiza (1924-1977)
  • Campo de la Gasolinera (1977-1979)
  • Campo de Sa Cala de Sant Vicent (1979-1987)
  • Estadi Municipal de Sant Miquel (1987- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DE LA SOCIETAT ESPORTIVA PENYA INDEPENDENT. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DE LA SOCIETAT ESPORTIVA PENYA INDEPENDENT. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SANT JOAN DE LABRITJA:

El municipio de Sant Joan de Labritja, conocido anteriormente como San Juan Bautista, se encuentra situado al noreste de la isla balear de Ibiza estando su término municipal, de ciento veinte kilómetros cuadrados, repartido entre cuatro localidades con dispersa población de los cuales Sant Miquel de Balansat es el más habitado con cerca de dos mil vecinos, siendo la capital municipal Sant Joan de Labritja con poco más de mil, mientras Sant Llorenç de Balàfia cuenta con mil seiscientos y Sant Vicent de Sa Cala alberga algo más de trescientos. Siendo, con diferencia, el municipio menos poblado de la isla, su economía gira alrededor de la agricultura de secano y, sobre todo, del turismo de varias calas y puertos en su accidentada costa repleta de acantilados.

Con algo más de cinco mil vecinos a principios de los años cincuenta, el fútbol se instaló en el municipio en el año 1953 cuando vecinos de la localidad de Sant Miquel de Balansat decidieron constituir el Club Deportivo Balansat, inaugurando con el mes de mayo el titulado Campo del Pla Roig en encuentro con victoria local frente al representante de la localidad de Sant Mateu d’Albarca, de Sant Antoni Abad.

Las vicisitudes de este modesto club, de corta trayectoria y alejado totalmente del fútbol federado, no alcanzaron más allá de finales de los años cincuenta pasando los años sesenta sin club representativo, aunque no por ello sin fútbol al ser practicado esporádicamente por aficionados, sufriendo la posible constitución de una nueva sociedad un gran traspiés debido a la marcha de muchos de sus vecinos a la ciudad de Ibiza y otros municipios de la isla atraídos por las repercusiones del incipiente turismo sesentero que, prácticamente, dejaron a Sant Joan de Labritja con algo más de tres mil quinientos habitantes sumiéndola en una crisis poblacional considerable.

HISTORIA DEL CLUB:

1975 – 1980

Coincidiendo con el inicio de los años setenta, el turismo empezó a tomar relevancia en el municipio, aunque su población siguió estancada, resultando el Campeonato Mundial de Méjico un importante detonante para que los aficionados locales reconsiderasen la posibilidad de constituir una sociedad futbolística. Llegados al año 1973 no surgió una, sino dos, pues respectivamente en los núcleos de Sant Miquel de Balansat y Cala de Sant Vicent aparecieron el San Juan, llevando el nombre del municipio y el Cala de San Vicente identificado con la localidad costera.

Con mucha ilusión, pero escasos de recursos y sin campo reglamentario, ambos clubs se encontraron con muchas adversidades para seguir adelante, además de tener dificultades a la hora de reclutar jugadores, iniciándose en 1975 conversaciones entre los dos colectivos para conseguir una entente que desembocara en la constitución de una nueva sociedad que representara a todo el municipio de Sant Joan de Labritja. Visto que era la única salida por el bien del fútbol local, para no herir los sentimientos de los respectivos grupos se aprobó titular al nuevo club Sociedad Deportiva Peña Independiente, eligiéndose una comisión formada por varios socios que se encargaron de administrarlo.

Consensuado vestir camiseta naranja con pantalón negro, el club compitió durante sus dos primeras temporadas de actividad en el Campeonato de Educación y Descanso pitiuso desplazándose al Polideportivo Isla Blanca, del municipio de Ibiza, que se convirtió en su primer campo hasta que, en 1977, bajo el nuevo nombre de Campeonato de Fútbol Laboral de Ibiza, estrenó el Campo de la Gasolinera, de tierra y sin comodidades, próximo a la estación de servicio en las inmediaciones del núcleo de Sant Joan.

Elegido Cosme Marí como primer presidente oficial en 1978, el club empezó a sumar adeptos y a creer en su futuro con la firme voluntad de, llegado un día, poder competir a nivel federado, soñado paso para el cual ineludiblemente requería disponer de un espacio propio. Fruto de expandir las necesidades de la sociedad, en 1979 tres vecinos del núcleo de Sa Cala de Sant Vicent cedieron unos terrenos para habilitar un nuevo campo de juego teniendo como barrera física el corte de la montaña, hándicap que al percutir el balón sobre su superficie ocasionaba el desprendimiento de pequeñas piedras.

1980 – 1990

Al iniciarse los años ochenta, la S.D. Peña Independiente siguió compitiendo durante sus primeros años en el Campeonato de Fútbol Laboral de Ibiza siendo el Campo de Sa Cala de Sant Vicent el feudo del conjunto naranja cuya directiva, presidida por Cosme Marí, demandaba reiterativamente al ayuntamiento local la habilitación de un nuevo terreno que reuniese las condiciones mínimas para practicar este deporte. La petición del club, debido al alto coste que suponía para las arcas municipales, fue retrasándose y con ello la posibilidad de ingresar en la Federación Balear como era el propósito de los directivos y aficionados, llegando al fin en 1987 el ansiado estreno del Estadio Municipal de Sant Miquel ubicado en la carretera que conectaba Sant Miquel de Balansat con Sant Joan de Labritja ideado para convertirse futuramente en centro para actividades deportivas.

Disponer de un campo reglamentario fue un gran paso en la historia de la sociedad quien rápidamente ingresó en la Federación Balear estrenándose la temporada 86/87 en el grupo único de la Regional Preferente pitiusa que abarcaba a los representantes de las islas de Ibiza y Formentera, y a su vez única categoría en las islas previo a las Categorías Nacionales. Sexto en este campeonato, en la campaña 87/88 repitió en el mismo puesto, pero sumando un solo punto, resultando quinto en la sesión 88/89 y sexto y colista en la edición 89/90.

1990 – 2000

Durante los años noventa el club asentado en Sant Miquel de Balansat emprendió su consolidación como sociedad deportiva compitiendo en la Regional Preferente pitiusa, la única categoría para la demarcación geográfica de Ibiza y Formentera, también conocida como Liga Interpueblos. El objetivo era jugar por jugar y hacerlo lo mejor posible en un grupo donde, por entonces, no había demasiados participantes inscritos rondando los seis o siete clubs. Tercero en la temporada 90/91, en la campaña 91/92 fue séptimo y colista ocupando el tercer puesto en la sesión 92/93 para ser sexto y colista en la edición 93/94, mientras en la temporada 94/95, también fue colista, pero siendo quinto.

En la campaña 95/96 la competición pitiusa dobló sus participantes alcanzando los diez equipos, un significativo número que incrementó la popularidad de esta Liga en las islas resultando los naranjas segundos en un notable torneo donde arrasó el C.F. Hospitalet-Isla Blanca, de Ibiza, resultando cuarto en la sesión 96/97, en esta ocasión con doce participantes. Con un campeonato donde los cuatro primeros pasaban a una Segunda Fase con el fin de dilucidar cuál era el representante pitiuso que iba a disputar la Promoción de Ascenso a Tercera División, los naranjas fueron cuartos en las ediciones 97/98 y 98/99, cerrando la década con un tercer puesto en el curso 99/00, aunque en todas las ocasiones fueron eliminados en la Segunda Fase.

2000 – 2010

Con el cambio de siglo la S.D. Peña Independiente sufrió un ligero traspié en la temporada 00/01 al ser octavo habida cuenta que, en las últimas cinco Ligas había accedido a la Segunda Fase, remontando el vuelo en la campaña 01/02 al terminar segundo empatado a puntos con la S.D. Portmany. Las Segunda Fase fue un desastre y quedó último, resultando tercero en la sesión 02/03 y cuarto en la edición 03/04.

A partir de 2004, después de un ciclo positivo en la Liga Interpueblos pitiusa, el club naranja entró en crisis deportiva alejándose de los primeros puestos y, por lo tanto, quedando al margen de la Segunda Fase donde se luchaba por un puesto en la Promoción a Tercera División, siendo decimoprimero en la temporada 04/05 al igual que sucedió en la siguiente campaña 05/06. Una serie de cambios en la plantilla tuvieron como consecuencia el acercamiento a los primeros puestos concluyendo la sesión 06/07 en quinto puesto, resultado similar al obtenido en la edición 07/08 en la que fueron sextos, teniendo un nuevo bajón en el tramo final de la década al ser consecutivamente decimoprimero en los campeonatos 08/09 y 09/10.

2010 – 2020

Al comenzar los años diez la S.D. Peña Independiente siguió compitiendo en la Regional Preferente pitiusa terminando la temporada inicial 10/11 en décimo puesto, pero con cambio de denominación al adoptar el nombre de Societat Esportiva Penya Independent, teniendo un resultado muy similar en la campaña siguiente 11/12 al ser noveno y dentro de la misma línea en la sesión 12/13 cuando fue nuevamente décimo. El cansancio de la directiva y los resultados adversos de los últimos años, siempre en las plazas de abajo, causaron un gran desgaste que llevó al conjunto naranja a ocupar la decimotercera y última posición del campeonato 13/14 tras la retirada de la U.D. Atlético Isleño, acordando la Junta Directiva desactivar el equipo amateur y centrar, a partir del momento, sus esfuerzos en el fútbol formativo depositando toda su energía en las categorías inferiores hasta la llegada de tiempos mejores.

Tras la llegada a la presidencia de Toni Curuné y una nueva Junta Directiva en 2015, el club de Sant Joan de Labritja siguió por los mismos cauces volcándose en las categorías formativas y sin equipo amateur hasta que, antes de empezar la temporada 19/20, se pensó en regresar a la competición y además con la ambición de poder alcanzar la Tercera División balear. El reto fue acometido con ganas siendo tercero, puesto que ocupaba en marzo de 2020 cuando, a causa de la crisis sanitaria, la Federación Española acordó finalizar el campeonato restando todavía siete jornadas por disputar.

2020 – 2030

Implicados como estaban en conseguir el ascenso a Categoría Nacional, durante la temporada 20/21 se preparó una plantilla para lograr este objetivo que, después de una Liga muy competida, tuvo que conformarse con la segunda plaza empatado a puntos con el Inter Ibiza C.D. quien promocionó quedándose los naranjas con la miel en los labios, teniendo en la campaña 21/22 una nueva oportunidad para resarcirse del torneo anterior. Con un equipo competitivo, después de mantener un duelo con la S.C.R. Peña Deportiva «B», de Santa Eulària d’Es Riu, con el nuevo modelo competitivo accedió a la Promoción Menorca-Pitiusas imponiéndose en Cuartos a la U.D. Mahón en encuentro único por 3-1, accediendo a Semifinales donde, también a un encuentro, superó al C.E. Alaior por 2-0. Para ascender a Categoría Nacional sólo restaba salir victorioso de la Final a doble encuentro con la S.C.R. Peña Deportiva «B», ganando en casa por un rotundo 3-0 que fue reafirmado en el vecino municipio al ganar nuevamente, aunque ahora por 1-3.

La S.E. Penya Independent estaba en la nueva Tercera RFEF, quinto nivel de facto tras la profunda reforma de las categorías administradas por la Federación Española en 2021, dispuesto a realizar un buen papel en el Grupo XI por lo que se reforzó la plantilla a la espera de ver qué ocurría. Compitiendo frente a clubs de todo el archipiélago, algunos de ellos históricos, el rendimiento fue excepcional concluyendo tercero a un solo punto de C.E. Andratx y C.D. Manacor, accediendo al Play Off balear donde eliminó en Semifinales a la U.D. Poblense al vencer 2-3 en Sa Pobla y empatar 1-1 en casa, haciendo lo propio en una emocionante Final cuando perdió 2-1 ante el C.E. Santanyí y venció encasa por 1-0 haciendo valer su tercer puesto en Liga para pasar al Play Off nacional. En esta definitiva eliminatoria el rival en ciernes fue la S.D. Ejea, conjunto aragonés con el que empató 1-1 en tierras zaragozanas venciendo en casa 2-0 ante la alegría desbordante de sus seguidores quienes en poco tiempo vivían su segundo ascenso consecutivo, en esta ocasión a Segunda RFEF.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

 

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

 

Historial de la Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. «C»

 

 

Escudo Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. B

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. «C»
  • Ciudad: San Sebastián / Donostia
  • Provincia: Guipúzcoa / Gipuzkoa
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 1998
  • Fecha de federación: 1998

 

DATOS SOCIALES: 

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Berio Fútbol Taldea (1998-2016)
  • Real Sociedad de Fútbol, S.A.D. «C» (2016- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

0 Ligas en Categoría Nacional:

 

ESTADIO:

  • Nombre: Ciudad Deportiva de Zubieta
  • Año de inauguración: 1980
  • Cambios de nombre:
  • Campo de Fútbol Z-7 (2016- )
  • Capacidad: 3.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal de Berio (1998-2014)
  • Ciudad Deportiva de Zubieta (2014-)

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DE LA REAL SOCIEDAD DE FÚTBOL S.A.D. «C». EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DE LA REAL SOCIEDAD DE FÚTBOL S.A.D. «C». EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SAN SEBASTIÁN:

Situada en el Golfo Vizcaya, bañada por el Mar Cantábrico y distante con la frontera de Francia a apenas veinte kilómetros, la ciudad y municipio de San Sebastián -Donostia en lengua euskera- es la capital de la provincia vasca de Guipúzcoa estando asentada en una preciosa bahía rodeada de montañas y presentando un entramado urbano moderno que le da un aire burgués y cosmopolita. Contando con una población de ciento noventa mil vecinos y siendo cabeza de un área metropolitana que ronda el medio millón, su economía gira en gran medida alrededor del comercio con multitud de tiendas y locales, el sector servicios y, sobre todo, del turismo, fuente esta última de gran importancia como consecuencia de la gran actividad cultural que ofrece, la bonanza de su clima y el atractivo de su entorno. Provista de un interesante patrimonio arquitectónico levantado en los siglos recientes, su casco antiguo ofrece conexiones con el pasado con calles estrechas, mucha vitalidad además de cierta actividad pesquera y un pequeño puerto dado su carácter marinero. Bien comunicada por una amplia red de carreteras, aeropuerto cercano y tren, la localidad destaca también por su gran oferta gastronómica, festival de cine, ocio nocturno y actividad deportiva con varios centros y diversos clubs para su práctica.

Desde que fuese constituida la Real Sociedad de Fútbol en 1909, el conjunto blanquiazul desde sus inicios se convirtió no solo en el club más importante de San Sebastián sino de toda la provincia atrayendo a una pléyade de jugadores locales y de toda Guipúzcoa quienes, además de jugar al fútbol, tenían un fuerte arraigo a la tierra conservado hasta hoy en día siendo tradicional su rivalidad con la provincia hermana de Vizcaya y su máximo representante, el Athletic Club, de Bilbao. Rondando los años diez del siglo XX San Sebastián albergaba cincuenta mil habitantes que, en poco menos de treinta años, duplicaron su número debiendo el club donostiarra para mantener su elevado nivel deportivo recurrir a las mejores figuras de la variada oferta futbolística local, pero también del resto de una reducida provincia limitada en extensión geográfica, aunque muy poblada.

Dotados de un gran talento balompédico y competitivo forjado en las playas y verdes descampados de la ciudad, fruto de la época y sus circunstancias el club donostiarra se nutrió durante los años diez y veinte de futbolistas formados en modestas sociedades de fértil cantera como el antiguo Vasconia Sporting Club, los rojiblancos del Amaika Bat y el renombrado C.D. Esperanza que vestía de azulgrana con pantalón negro jugando en la barriada de Martutene, aunque también de otros no tan conocidos como el Ariñ Sport Club que equipaba camiseta roja, el C.D. Fortuna que también vestía camiseta azulgrana, el Avión Club y la verdiblanca U.D. San Sebastián, todos ellos federados. En el ámbito provincial, habida cuenta de que San Sebastián generaba muchos y buenos jugadores pero no suficiente cantidad y calidad para mantener un equipo puntero, la entidad txuri-urdin se vio obligada a recurrir a clubs del territorio como la U.D. Eibarresa, el Tolosa F.C., Pasajes F.C. o C.D. Elgóibar llegando sus redes al vitoriano Deportivo Alavés incluso al riojano C.D. Logroñés en franca disputa no solo con el Athletic Club bilbaíno, sino con el gran rival provincial de excelente trayectoria como era por entonces el Real Unión Club de la fronteriza ciudad de Irún.

Tras la Guerra Civil y en plenos años cuarenta la Real Sociedad de Fútbol vivió a caballo entre la Primera y Segunda División convirtiéndose en un club ascensor al que le costaba mantenerse entre la élite nacional pese a contar siempre con destacados jugadores no logrando hasta los años cincuenta adquirir cierta estabilidad en Primera División. En medio de una dura posguerra donde había escasez de todo y limitados los recursos económicos, debido a la carestía que ocasionaban en las arcas los costosos fichajes, muchos clubs de toda la geografía nacional tuvieron que buscar en casa lo que les era difícil traer de fuera originándose los primeros filiales que, de manera práctica y barata, proporcionaban jugadores al primer equipo. Originados muchos de estos filiales en los años treinta y cuarenta, la Real Sociedad de Fútbol se incorporó a esta tendencia años más tarde, cuando le fue totalmente imprescindible y a causa de que la competencia cada vez era más numerosa.

A principios de los años cincuenta la Real Sociedad de Fútbol contaba en su organigrama con un potente equipo juvenil que empezaba a despuntar a nivel nacional proclamándose Campeón de España en su categoría durante la campaña 52/53, hornada txuri-urdin que en el futuro iba a proporcionar grandes jugadores al primer equipo. Ante el excesivo encarecimiento de los fichajes y la aún reciente aprobación por parte de las autoridades de la normativa que permitía poder alinear jugadores extranjeros, consciente de su inferioridad presupuestaria respecto a otros clubs, la Junta Directiva de la principal entidad futbolística donostiarra decidió en el año 1955 dar continuidad a tan fecunda cantera de modo que dispusiera de un filial donde poder formar a los juveniles que destacaban en las categorías inferiores, proyecto consolidado durante el verano que dio pie a la constitución de la Real Sociedad de Fútbol Junior haciendo uso de sus mismos colores.

Cumpliendo con la normativa que prohibía a dos clubs vinculados competir bajo una misma denominación en Categoría Nacional, en 1957 el filial adquirió el nuevo nombre de San Sebastián Club de Fútbol manteniendo una copiosa carrera deportiva que le llevó a competir en Segunda División durante las temporadas 60/61 y 61/62 y a establecerse dentro del fútbol nacional participando hasta la actualidad a caballo entre Tercera División y Segunda División B logrando posicionarse como una de las mejores canteras de nuestro país. Disuelto en 1991 como club independiente y convertido en Real Sociedad de Futbol «B» ejerciendo como primer equipo dependiente del club matriz, su labor formativa sigue intacta habiendo pasado por sus filas multitud de jugadores, muchos de ellos con acceso a Primera División y al fútbol profesional, siendo un ejemplo a seguir por otras sociedades en similares circunstancias.

Más recientemente en el tiempo, ya en los años noventa, la Real Sociedad de Fútbol mantuvo una estrecha relación con la Universidad del País Vasco, club constituido en 1982 como C.D. Zuzenbidea permaneciendo con esta denominación hasta el año 1989 que, jugando desde sus inicios en el Campo Municipal de Berio, en 1995 logró ascender a Tercera División. Descendido al término de la temporada 95/96 a Regional Preferente, el conjunto que vestía íntegramente de rojo recuperó su plaza en el Grupo IV vasco de inmediato compitiendo ininterrumpidamente hasta la campaña 03/04 desenvolviéndose, de facto, como segundo equipo dependiente «txuri urdin» formando a jugadores con alrededor de veinte años.

Trasladado su domicilio al Campo Municipal de Matigoxotegi en 2003, un año después, en 2004, la Universidad del País Vasco estableció un convenio de filiación con la Real Sociedad de Fútbol ejerciéndolo durante las temporadas 04/05, 05/06 y 06/07, estas dos últimas en Tercera División que le permitió hacer uso de la Ciudad Deportiva de Zubieta, no siendo renovado el acuerdo en 2007 al desear prescindir los realistas de cualquier colaboración. Rota la relación, los universitarios buscaron el apoyo de otro club hallándolo en el también donostiarra C.D. Vasconia, sociedad constituida en 1928 titular del Campo de Martutene con la que se llegó a un convenio de colaboración sustentando los universitarios el equipo sénior mientras los vasconistas gestionaban el resto de equipos, acuerdo por el cual se adoptó el nombre de U.P.V.-Vasconia estando en servicio hasta el término de la campaña 09/10 en la que, descendido el primer equipo de División de Honor a Regional Preferente, desapareció la U.P.V. administrando el C.D. Vasconia su propio equipo sénior.

HISTORIA COMO CLUB:

1998 – 2000

Contando la ciudad de San Sebastián con una inmensa pléyade de clubs ocupados en la formación de jóvenes jugadores en varias categorías, en el año 1998 surgió de entre varios aficionados, algunos de ellos con estrechos vínculos con la Real Sociedad de Fútbol, la idea de constituir una nueva sociedad que, gestionada por ellos, recogiera a los más destacados jugadores que acababan su periplo juvenil y, estando en edad universitaria, desearan seguir jugando al fútbol. Consensuado el proyecto y asegurado poder jugar en el Campo Municipal de Berio situado al oeste del municipio e inaugurado en 1991, quedó constituido el Berio Futbol Taldea tomando como colores el verde para camiseta y pantalón, siendo las medias blancas.

Presidido por César Benito y acompañado por Lorenzo González Sarmiento, el club se rodeó de personas vinculadas al fútbol siendo inscrito en la Federación Guipuzcoana para participar en Primera Regional, penúltima categoría federativa y un paso por encima de Segunda Regional, reuniendo un buen equipo que se estrenó deportivamente durante la temporada 98/99 consiguiendo el octavo puesto. En la campaña 99/00, con nuevos jugadores seguidos de cerca el año anterior, el cuerpo técnico dio un salto cualitativo intentando ascender de categoría, algo que no sucedió, pero quedó muy próximo al ser terceros en Liga apuntando buenas maneras de cara al futuro más inmediato.

2000 – 2010

El comienzo del nuevo siglo, pese a tratarse de un club con poco historial, no pudo iniciarse de mejor manera al concluir segundo en la temporada 00/01 precedido por el Gure Txokoa K.K.E. ascendiendo a Regional Preferente, categoría formada en parte por clubs guipuzcoanos de gran solera en la que pudo estrenarse durante la campaña 01/02 con un noveno puesto que le creó confianza y supuso el cimiento necesario para finalizar quinto en la sesión siguiente 02/03.

Confiando en sus posibilidades y apoyándose en un grupo de buenos futbolistas, la ambición por intentar ascender a Tercera División se transformó en un objetivo al alcance de su mano en plena edición 03/04 cuando, opositando con el C.D. Elgóibar, apenas dos puntos le separaron del ascenso directo debiendo conformarse con la segunda plaza y disputar la Promoción de Ascenso donde se esperaba tener algo más de suerte, fase donde fue segundo tras la S.D. San Pedro, de Sestao refrendando sus aspiraciones. Competir en el Grupo IV de la Tercera División vasca fue todo un logro para un club tan modesto y sin apenas tradición basado en el barrio de Berio, afrontando el campeonato 04/05 con la mayor de las ilusiones, pero conscientes de la dificultad de una empresa que no salió bien ganándose siete encuentros y empatándose diez por lo que fue decimonoveno perdiendo todo lo que había conquistado un año antes.

Tras el descenso a Regional Preferente, en 2005 la presidencia pasó a manos de Lorenzo González Sarmiento retomando el pulso a la categoría de forma tímida al ocupar la decimotercera plaza en la sesión 05/06, recuperando parte de su combatividad en la edición 06/07 gracias a un sexto puesto que confirmaba su salida del bache. En la temporada 07/08, con Mikel Antía en el banquillo, el club verde rozó con las yemas de los dedos un posible ascenso a Tercera División frustrado por el Ordizia K.E., conjunto guipuzcoano con el que mantuvo una dura pugna yendo el éxito a su margen por tan solo dos puntos de diferencia. Después de estar tan cerca del objetivo, la campaña 08/09 no fue tan buena decayendo los verdes hasta el puesto noveno, no sobrepasando la mitad de la tabla clasificatoria en el curso 09/10 al ser decimoprimero en una categoría que, en esa misma temporada, adoptó el nombre de División de Honor manteniéndose en el quinto nivel nacional.

2010 – 2016

Con el cambio de década y siguiendo al frente del club Lorenzo González, el Berio F.T. no cambió un ápice su política formativa siguiendo en sus filas gran cantidad de jóvenes futbolistas con los que se alcanzó la décima plaza en la temporada 10/11, mejorando progresivamente en lo sucesivo para ser séptimo en la campaña 11/12 cuando obtuvo el séptimo puesto mientras que en la sesión 12/13, con algunos retoques, se merodearon los primeros puestos quedando quinto. El buen trabajo y gestión del club donostiarra tuvo su zénit en la edición 13/14 cuando, casi sin esperarlo, pero conscientes de sus posibilidades y valía, en un campeonato muy igualado y exigente donde mantuvo una ferviente pugna con el Tolosa C.F. llegando igualados a puntos al término del torneo, se logró el primer puesto ascendiendo directamente a Tercera División, premio que colmaba un gran año poniendo un broche dorado al proyecto.

Tras el ascenso, para iniciar su segundo ciclo en Tercera División de forma exitosa, la Junta Directiva del Berio F.T. selló un acuerdo de filiación con la Real Sociedad de Fútbol de modo que ambos clubs se sentían beneficiados consiguiendo los beriotarras abastecerse de jóvenes jugadores salidos del equipo juvenil donostiarra mientras que la entidad realista disponía de la estrecha colaboración de un club local compitiendo en el cuarto nivel nacional. El pacto, renovable al final de cada temporada, abrió las puertas de la Ciudad Deportiva de Zubieta a los verdes quienes consiguieron finalizar octavos al término de la campaña 14/15, siendo algo menos productiva la sesión 15/16 en la que resultaron decimoterceros.

HISTORIA COMO EQUIPO DEPENDIENTE:

2016 – 2020

Finalizado el campeonato y consensuada la decisión con los gestores del Berio F.T., llegados a junio de 2016 la Real Sociedad de Fútbol que permanecía sin segundo equipo desde que en 2007 cesara su vinculación con la Universidad del País Vasco, solicitó a la Federación Española autorización para convertir al club beriotarra en su segundo equipo dependiente, trámite que fue aprobado en julio desapareciendo el club verde cuya estructura y gastos fueron asumidos íntegramente por los blanquiazules adoptando la denominación de Real Sociedad de Fútbol «C», nombre con el que se empezó a competir durante la edición 16/17 obteniendo la decimoquinta plaza.

Reforzados los realistas con buenos jugadores, la temporada 17/18 ofreció buenos resultados rondando los puestos de Promoción, aunque hubo de conformarse con la sexta plaza, siendo el desarrollo de la campaña 18/19 muy similar concluyendo en séptimo puesto. Disponiendo de un plantel más discreto, el avance de la sesión 19/20 no evolucionó como se esperaba yendo el equipo en mitad de la tabla hasta que, en marzo de 2020, a consecuencia de la crisis sanitaria y restando todavía diez jornadas por disputar, la Federación Española suspendió el campeonato ignorándose cuándo se iba a reanudar. Pasados los meses y finalizando mayo, la Federación Española anunció que los cuatro primeros clasificados se jugarían una plaza en Segunda División B manteniendo el resto la categoría, sin descensos, por lo que el dependiente blanquiazul ocupó la decimotercera posición en la que se encontraba una vez suspendido el torneo.

2020 – 2030

Al empezar los años veinte la Federación Española, en su voluntad por reestructurar las categorías nacionales que de ella dependen, suprime las tradicionales Segunda División B y Tercera División sustituyéndolas para la temporada 21/22 por dos nuevas tituladas Primera RFEF y Segunda RFEF respectivamente a las que se añade una tercera denominada Tercera RFEF que se convierte en el quinto nivel. Para acomodar a los clubs en la nueva estructura y realizar la correspondiente criba, durante la temporada 20/21 se establece un complicado sistema competitivo en el cual el Grupo IV vasco queda fraccionado en dos mitades participando la Real Sociedad de Fútbol «C» en el Subgrupo A del que es finalmente segundo accediendo a la Segunda Fase donde, junto a cinco rivales más, disputa quedar entre los dos primeros para acceder a Segunda RFEF. Poniendo toda la carne en el asador y cuando, francamente, nadie lo esperaba, los donostiarras compiten con ahínco obteniendo la segunda plaza ante la alegría de sus fieles seguidores, tres puntos por debajo de la S.D. Gernika Club que le sirven en bandeja el paso a Segunda RFEF en lo que se convierte en el mayor éxito de su historia.

Ubicado en el Grupo II junto a clubs vascos, navarros, riojanos, cántabros y burgaleses, la campaña 21/22 de estreno en Segunda RFEF es muy meritoria manteniendo una elevada competitividad que los deja en el tercer puesto con tan solo cinco derrotas, positivo balance que les permite accede a la Fase de Ascenso a Primera RFEF donde, en encuentro único de Semifinales disputado en el neutral Estadio Municipal Guillermo Amor, de Benidorm, es derrotado por el C.D. Eldense quedando apeado. Continuando en el Grupo II, pero ahora con vascos, navarros, riojanos y aragoneses, la sesión 22/23 resulta satisfactoria por el rendimiento del equipo, pero no se alcanzan puestos de Promoción por el estrecho margen de un punto, consiguiéndose un destacado séptimo puesto siguiendo con su labor formativa.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Álbum Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002).
  • Historia del Fútbol Vasco: Real Sociedad (Tomo 4). Patxi Xabier Fernández Monje. Aralar Liburuak (2002).
  • El libro del Centenario: Real Sociedad 1909-2009. Oier Fano. El Diario Vasco (2009).
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.lavanguardia.es/hemeroteca Diario.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.diariovasco.com Diario.
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:


 

Historial del Club Deportivo Ursaria

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Ursuaria
  • Ciudad: Madrid 
  • Provincia: Madrid
  • Comunidad Autónoma: Comunidad de Madrid
  • Fecha de constitución: 2 de julio de 2007
  • Fecha de federación: julio de 2007

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Latina (2007-2018)
  • Club Deportivo Ursaria (2018- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga en Tercera RFEF:

  • 2022/23

ESTADIO:

  • Nombre: Polideportivo Municipal La Dehesa
  • Año de inauguración: 29 de junio de 1994
  • Cambios de nombre:
  • Polideportivo Municipal La Dehesa (1994- )
  • Capacidad: 1.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal del Lucero, Madrid (1933-1936)
  • Complejo Municipal Ernesto Cotorruelo, Madrid (2008-2018)
  • Polideportivo Municipal La Dehesa, Cobeña (2018- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO URSARIA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL CLUB DEPORTIVO URSARIA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN LATINA:

Ocupando gran parte de lo que hasta 1948 fue término del municipio independiente de Carabanchel Alto y una más reducida de Carabanchel Bajo, el distrito de Latina es actualmente uno de los veintiún en los que se haya dividido Madrid estando situado al suroeste de la capital. Sumando algo más de doscientos treinta mil vecinos repartidos en los barrios de Los Cármenes, Puerta del Ángel, Lucero, Aluche, Campamento, Cuatro Vientos y Las Águilas, en su extremo sur de halla la Base Aérea y aeropuerto civil de Cuatro Vientos.

Siendo todavía Carabanchel Alto, la introducción del fútbol surgió en 1901 cuando un grupo de aficionados madrileños que dieron constitución al Club Español de Foot-ball, buscando un terreno donde jugar dieron con un descampado sito en las inmediaciones de Cuatro Vientos antes de convertirse en aeródromo, aventura de escaso recorrido que tuvo fin en 1905 aunque dos años después, en 1907, tuvo un repunte con la aparición del Español F.C. permaneciendo en activo hasta los primeros años diez.

Traspasada la frontera natural que significaba el río Manzanares, el crecimiento de la metrópoli más allá de la Puerta del Ángel y la consiguiente expansión tomando como referencia el Paseo de Extremadura y la Avenida de Portugal durante los años treinta y cuarenta, propiciaron la construcción de nuevas barriadas anexionándose Madrid gran parte de los municipios adyacentes antes de los años cincuenta surgiendo entre la población distintas iniciativas para constituir modestas nuevas sociedades futbolísticas como el C.D. Goya, nacido el 1 de febrero de 1954 o el C.D. Aluche, fundado en 1973 que llegó a disponer de equipo juvenil en División de Honor a lo largo de los años ochenta.

Constituido en 1970 y enclavado en el barrio de Aluche, el C.D. Los Yébenes fue desde sus inicios un club humilde que no destacó demasiado dentro del fútbol regional forzando las vicisitudes en 1989 una fusión con el también modesto U.D. San Bruno que desembocó en el actual C.D. Los Yébenes-San Bruno, sociedad que en los últimos tiempos y gracias a su estreno en Tercera División coincidiendo con la temporada 13/14, paseó su elástica rojigualda con pantalón azul por la categoría convirtiéndose en el conjunto más afamado del distrito jugando en el Campo Municipal Eustasio Casallo junto al parque de Cerro Almodóvar.

HISTORIA DEL CLUB:

2007 – 2010

Arraigados desde siempre en el barrio de Batán, avanzado 2007 un grupo de amigos, algunos de ellos con estrecha vinculación con otros clubs en el pasado, decidieron constituir una nueva sociedad que representara al barrio y al distrito fraguando en fecha 2 de julio todas sus ilusiones y proyectos en el denominado Club Deportivo Latina. Teniendo como presidente inicial a Jerónimo Péramo Rodríguez y vistiendo enteramente de rojo, se negoció hacer uso del Polideportivo Municipal Gallur, próximo a Los Cármenes, quedando inscrito en Tercera Regional dentro de la Federación de Fútbol de Madrid donde debutó la temporada 07/08 ocupando el quinto puesto.

En la siguiente campaña 08/09, con varias altas que reforzaron la plantilla y actuando en el Polideportivo Ernesto Cotorruelo, se consiguió brillantemente la primera plaza logrando, además del título, el ascenso directo a Segunda Regional, categoría que venía a confirmar el crecimiento de un club que aspiraba a estar más arriba siendo prometedor su estreno de la sesión 09/10 al ser sexto clasificado.

2010 – 2020

Coincidiendo con el inicio de la nueva década y dándose la circunstancia de que el C.D. El Bierzo, con sede en Aluche y constituido en 1984, había descendido de Segunda Regional a Tercera Regional tras ser decimoctavo en la temporada precedente y estaba a un paso de desaparecer, las directivas de ambos clubs acordaron fusionarse asumiendo el club rojillo lo que quedaba del berciano pasando a titularse C.D. Latina-El Bierzo, denominación con la que se terminó la temporada 10/11 en séptimo lugar. Comenzada la campaña 11/12 se produjo el triste fallecimiento del presidente Jerónimo Péramo siendo sustituido por Manuel Blázquez con quien se concluyó en sexto puesto, recuperándose para la sesión 12/13 el nombre tradicional de C.D. Latina que vino acompañado de un excelente campeonato en el que se proclamó vencedor logrando un merecido ascenso a Primera Regional.

Competir en esta categoría supuso un plus de responsabilidad en el conjunto rojillo al verse rodeado de algunos clubs con cierta tradición en el fútbol madrileño, no desentonando en absoluto al finalizar la edición 13/14 en un prometedor sexto puesto que abría las puertas a soñar. Tal cual se esperaba, la directiva hizo bien los deberes y, con una plantilla reforzada en sus puestos clave, se realizó un sobresaliente campeonato 14/15 que les dejó en la cima de la clasificación, puesto que les catapultó a Regional Preferente esperando estar a la altura y cavar los cimientos para asentarse y, tal vez, optar en un futuro próximo a dar el salto a Tercera División si se presentaba la oportunidad.

Las perspectivas, muy positivas a todas luces, sufrieron un significativo cambio cuando se toparon con la realidad de una categoría difícil donde había rivales de gran altura, muchos de ellos con presupuestos más elevados y mejores plantillas concluyendo la temporada 15/16 en noveno puesto y sufriendo un ligero retroceso en la campaña 16/17 al ser decimosegundos. Inmerso en una crisis de resultados, la sesión 17/18 fue todavía más negativa si cabe no despegándose de los puestos de cola llegándose al final del torneo decimoséptimo por lo que descendió a Primera Regional, abriéndose de repente oportunas preguntas sobre cuál iba a ser el destino de la sociedad del distrito de Latina.

Atravesando los rojillos una delicada situación deportiva y económica, el empresario hispano-iraní con nacionalidad sueca y domiciliado en Dubai, Ricardo Badoer, fijó en junio de 2018 su atención sobre el club madrileño saliendo al rescate y asumiendo su administración para tratar de convertirlo en breve en un club profesional, paso tras el cual se produjeron profundos cambios yendo desde el nombre, convertido en Club Deportivo Ursaria, el uniforme ahora íntegramente blanco y el terreno de juego, abandonando el madrileño Polideportivo Ernesto Cotorruelo y hallando cobijo en el Polideportivo Municipal La Dehesa del municipio de Cobeña. Con nuevos gestores, técnicos y jugadores, la edición 18/19 fue rotunda para sus intereses alcanzando el primer puesto en Liga y regresando a Regional Preferente, categoría donde tuvo un discreto reencuentro al finalizar decimoprimero en el curso 19/20.

2020 – 2030

Siguiendo el C.D. Ursaria en Regional Preferente, la recién inaugurada década empieza con la voluntad por parte de la Federación Española de reestructurar las categorías nacionales que de ella dependen suprimiendo las tradicionales Segunda División B y Tercera División que, para la temporada 21/22, serán sustituidas por dos nuevas tituladas Primera RFEF y Segunda RFEF respectivamente a las que se añade una tercera denominada Tercera RFEF que se convierte en el quinto nivel.

La reforma federativa significa un atraso para las aspiraciones del club madrileño que, de facto, baja un nivel, formándose una gran plantilla para la temporada 20/21 que tiene como claro objetivo el ascenso. Con un poco de fortuna y mucho trabajo, el campeonato se resuelve positivamente al empatar a puntos con la Ag.D. Villaviciosa de Odón siéndole favorable el gol average particular para terminar primero, guarismo que le otorga el título ascendiendo ambos clubs conjuntamente a Tercera RFEF. El debut en el quinto nivel del momento no amedranta a los blancos y, avanzado el torneo 21/22, se lucha por alcanzar uno de los primeros puestos que abran las puertas de la Fase de Ascenso, objetivo que no se logra por estrecho margen al concluir en sexto puesto. En la campaña 22/23, dirigido por José Luis Sánchez, se registra el éxito más sonado hasta la fecha del club al llegar a la última jornada de Liga con opciones matemáticas de ascenso, aunque un paso por detrás del R.S.C. Internacional F.C., segundo equipo dependiente del Real Madrid C.F. La derrota del rival ante el C.D. Paracuellos Antamira en casa y la victoria de los blancos a domicilio ante la Ag.D. Torrejón C.F. le proporcionan en bandeja el ascenso a Segunda RFEF por la puerta grande conquistando, además, el título de la competición.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Historial del Náxara Club Deportivo

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Náxara Club Deportivo
  • Ciudad: Nájera 
  • Provincia: La Rioja
  • Comunidad Autónoma: La Rioja
  • Fecha de constitución: marzo de 1933
  • Fecha de federación: octubre de 1933

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Náxara Club Deportivo (1933-1943)
  • Náxara Educación y Descanso (1943-1947)
  • Náxara Club Deportivo (1947- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga en Tercera División:

  • 2010/11

1 Liga en Tercera RFEF:

  • 2022/23

ESTADIO:

  • Nombre: Campo Municipal La Salera
  • Año de inauguración: 28 de abril de 1966
  • Cambios de nombre:
  • Campo Municipal La Salera (1966- )
  • Capacidad: 1.500 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal La Salera (1933-1936)
  • Campo Municipal de San Fernando (1956-1966)
  • Campo Municipal La Salera (1966- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL NÁXARA CLUB DEPORTIVO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL NÁXARA CLUB DEPORTIVO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN NÁJERA:

Situado al oeste de la Comunidad Autónoma uniprovincial de La Rioja y formando parte de la comarca de La Rioja Alta, el municipio de Nájera, asentado al pie de la Peña Malpica y atravesado por el río Najerilla, ofrece una notable oferta comercial y hostelera girando su actividad económica entorno a la industria del mueble, con feria anual, teniendo menos peso la agricultura. Contando con ocho mil vecinos, destaca su importante patrimonio arquitectónico donde sobresale, entre edificios religiosos y civiles, el Monasterio de Santa María la Real que lo convierte en un gran atractivo turístico además de sus paisajes.

Próxima a alcanzar los tres mil habitantes, la ciudad de Nájera a diferencia de lo que estaba ocurriendo en otros municipios de la provincia riojana como Haro o Calahorra y especialmente en Logroño, tuvo que esperar hasta finales de los años veinte para ver cómo varios grupos de jóvenes estudiantes del Colegio de Santa María la Real adecuaron un terreno en el área denominada La Salera para jugar al fútbol. Esta iniciativa, surgida durante el verano de 1929, concluyó con la formación de dos equipos titulados respectivamente Sport Club La Lechuga y Sport Club El Pepino, ambos sin Junta Directiva y, por lo tanto, sin carácter constitutivo, que empezaron su actividad en septiembre centrando la atención de muchos otros jóvenes y adultos atraídos por este atractivo deporte.

Fruto de la inevitable relación entre estos muchachos, todos en edad adolescente y menores de edad, surgió ese mismo año la necesidad de constituir una sociedad que fue bautizada como La Real de Nájera quedando presidida por Jesús Guinea y estrechamente vinculada al Colegio de Santa María la Real, siendo el pionero en estas lides antes de que un grupo de aficionados en edad juvenil dieran pie en 1930 al Sporting Club Najerino, sociedad legalmente formada que se estrenó el domingo 31 de agosto debutando a domicilio frente a la Asociación Cultural Deportiva Virgen de la Plaza, de Elciego, siendo habituales sus encuentros ante representantes de segundo nivel de Logroño.

La trayectoria de este humilde club, sin apenas medios y partiendo los gastos de los bolsillos de sus jovencísimos integrantes, sin posibilidad de realizar taquillaje al estar el Campo de La Salera sin vallar y así poder autofinanciarse, alcanzó hasta los primeros meses del año 1933 teniendo el tiempo suficiente para sentar las bases con vistas a la constitución de una nueva sociedad que, contando con la ayuda municipal, tuviera más éxito.

HISTORIA DEL CLUB:

1933 – 1940

El sustituto del Sporting Club Najerino no tardó en hacerse de rogar surgiendo a mediados de marzo cuando, un grupo de jóvenes a los que se les unieron unos cuantos exfutbolistas de la sociedad recién finiquitada, decidieron constituir el titulado Náxara Club Deportivo teniendo en mente inscribirse en el Registro de Asociaciones y, en breve, competir dentro de las competiciones organizadas por la Federación Guipuzcoana, en esas fechas responsable del fútbol riojano.

Careciendo todavía del permiso del ayuntamiento para hacer uso oficial y vallar el Campo de La Salera, el 19 de marzo disputó su primer encuentro ante el Amistad Deportiva, de Logroño, venciendo por 5-3 estrenando meses más tarde, concretamente en julio, un uniforme compuesto de camiseta roja y verde a rayas anchas con pantalón negro. Yendo el proyecto en serio, en octubre se dio de alta en la Federación Guipuzcoana como se había planteado en un principio siendo considerado de Tercera Categoría, la última de las divisiones regionales pudiendo participar en la Serie C de la temporada 33/34 organizada por la Delegación de Logroño, hito que le valió la aprobación del ayuntamiento para vallar su terreno y hacer recaudaciones con el propósito de ayudar al club.

Satisfactoria la participación del Náxara C.D. en la Serie C a nivel deportivo, no lo fue tanto a nivel económico rehusando el club riojalteño su presencia en el campeonato 34/35 y refugiándose en la práctica de encuentros amistoso, actitud que tuvo continuidad en los siguientes años hasta que, en julio de 1936 y a consecuencia de la Guerra Civil, cesó su actividad desconociéndose cuándo se iba a poder reemprender.

1940 – 1950

Finalizada la guerra, el fútbol local pasó a estar controlado por Falange creándose en 1940 el Frente de Juventudes Nájera cuyo equipo juvenil tuvo la responsabilidad de representar este deporte a nivel provincial en distintos conciertos, habiendo a partir de entonces varios intentos frustrados de reorganizar el Náxara C.D. que, por unas causas u otras, era incapaz de consolidarse.

Nada más empezar el año 1943, en el mes de febrero pareció llegar el momento idóneo cuando veteranos jugadores de antes de la guerra y la nueva hornada forjada en el F. de J. Nájera, aunaron esfuerzos para recuperar todo lo perdido en 1936 debiendo recurrir, para tener más pulmón económico, a la ayuda financiera que proporcionaba la Obra Sindical Educación y Descanso, punto básico que relanzó al ahora denominado Náxara Educación y Descanso pudiendo competir en los sucesivos campeonatos provinciales que organizaba el sindicato. La solidez mostrada en estos años de regreso, abrió las puertas a federar de nuevo la sociedad cursando en 1946 su alta en la Federación Guipuzcoana, entidad con carácter supraprovincial que administraba en aquellas fechas el fútbol guipuzcoano junto al perteneciente a la provincia de Logroño -hoy La Rioja-.

Vistiendo camisa blanca y pantalón negro estando presidido por Dámaso Carmelo Orobio, con la voluntad de que los más destacados clubs riojanos dispusieran de un grupo propio de Primera Regional sin interceder con los guipuzcoanos, el Náxara E. y D. pasó a formar parte y debutar en la temporada 46/47 teniendo un estreno ruinoso al ser octavo y colista, prescindiendo a partir de 1947 de la ayuda de Educación y Descanso por lo que se recuperó el título original de Náxara Club Deportivo.

Bajo esta denominación, vistiendo camiseta azul celeste con pantalón negro, en la campaña 47/48 se mejoró ostensiblemente ocupando el cuarto puesto en Liga, resultado que trajo la alegría a sus seguidores al conseguir, paralelamente, el Campeonato Provincial de Aficionados. Tal satisfacción, sin embargo duró poco pues, carente de recursos, hubo de renunciar a competir pasando las temporadas 48/49 y 49/50 alejado de la Primera Regional riojana limitándose su actividad a encuentros amistosos frente a rivales de su entorno.

Apartado el primer representante local, en 1948 se constituyó una nueva sociedad integrada en su totalidad por jugadores del municipio que recuperó el nombre de Sporting Club Najerino, aunque su trayectoria se alargó unos pocos años, mismo destino que corrió la Hermandad Sindical de Labradores de Nájera quien también organizó un club de similares características de corto recorrido.

1950 – 1960

El cambio de década se inició con el Sporting Club Najerino y la H.S.L. Nájera formando a jóvenes jugadores y distrayendo a la afición a la espera de que el Náxara C.D. compitiera de nuevo, deseo que se cumplió en la temporada 51/52 cuando, con dinero para los gastos, el club formó parte del grupo riojano de Primera Regional adscrito a la Federación Guipuzcoana.

En estos tiempos donde el fútbol amateur no contaba con grandes medios para desenvolverse, el grupo riojano solía estar fraccionado en dos grandes focos siendo uno de ellos la capital provincial, Logroño, con todos sus clubs de la categoría jugando en el popular Campo Municipal de Las Chiribitas mientras que, el resto de participantes de ámbito provincial, disponían de su propio terreno de juego formándose dos mundos. El Náxara C.D., a trancas y barrancas mantenía su actividad sin recibir grandes ayudas siendo habituales sus reclamaciones al consistorio local para parchear el deplorable estado de La Salera. Deportivamente, salvo el año 1952 en el que se llegó a la Final provincial perdiendo ante el C.D. Arnedo, no fueron años para echar demasiados cohetes terminando en alguna ocasión colista, casi más preocupados por su terreno de juego que por la clasificación.

Hallándose y constatándose las pésimas condiciones del Campo de La Salera, desde el ayuntamiento se construyó en 1956 para salir del paso un modesto nuevo recinto titulado Campo Municipal de San Fernando inaugurado el 21 de octubre que sirvió para que el Náxara C.D. volviese a competir en Segunda Regional finalizando quinto y colista, continuando en esta categoría entre algodones para, una vez concluida la campaña 58/59 en la que fue cuarto clasificado habiendo formalizado su ingreso en la Federación Navarra, no encontrar a interesados que desearan continuar al frente del club por lo que pasó a la inactividad.

1960 – 1970

Al iniciarse los años sesenta, lo que en principio era una retirada que se presumía corta a la espera de que un grupo de aficionados se hiciera cargo de los destinos del club, conforme fueron pasando los años se comprobó que el asunto se demoraba más de la cuenta retomándose por fin la actividad en abril de 1965 cuando, gracias al empuje de José Manzanares Jiménez y otros seguidores junto a la promesa por parte del ayuntamiento de realizar importantes obras en el Campo de La Salera, quedó reorganizado el Náxara C.D. formalizando nuevamente su alta en la Federación Navarra.

El modesto club najerino, de la mano de José Manzanares adoptó como colores los blanquiazules para la camiseta y el azul para el pantalón, jugando en el Campo Municipal de San Fernando e iniciando un segundo ciclo en el que esperaba hacerse un hueco dentro del fútbol regional teniendo una discreta participación en la temporada 65/66 de Segunda Regional donde concluyó quinto en un reducido grupo de seis componentes, afrontándose a principios de 1966 una importante remodelación del Campo Municipal de La Salera que dejó el terreno de juego girado noventa grados respecto a su localización primitiva. La obra, integral dejando un nuevo aspecto, fue inaugurada el 28 de abril teniendo como invitados a C.D. Logroñés y Club Atlético de Bilbao con victoria 2-1 para los riojanos, siendo más positiva la campaña 66/67 al ser segundo en Liga tras el C.D. Arnedo por lo que ascendió a Primera Regional.

Esta categoría, participada por catorce clubs navarros y riojanos en un grupo único, reenganchó a la afición terminando cuarto la sesión 67/68, siendo ampliado a dieciséis en la edición 68/69 en la que el Náxara C.D. resultó octavo no ofreciendo el rendimiento del curso anterior, cerrándose el campeonato 69/70 con un decimotercero puesto que preocupó mucho a los aficionados al quedar la Segunda Regional a un solo paso.

1970 – 1980

Continuando en una categoría atractiva como era la Primera Regional, cuarto nivel nacional de la época y primero a título regional, los años setenta empezaron con una discreta temporada 70/71 en la que se obtuvo la décima plaza, siendo más complicada la campaña 71/72 con un decimoquinto puesto y desafortunada la sesión 72/73 a cuyo término el conjunto blanquiazul terminó decimoséptimo descendiendo a Segunda Regional.

El paso por esta categoría durante el curso 73/74 resultó efímero para los najerinos a pesar de ser terceros en Liga y últimos en la Promoción de Ascenso pues, concluida la competición, la Federación Navarra reestructuró todas sus categorías creando un grupo de Regional Preferente y ampliando la Primera Regional a tres, medida que posibilitó el acceso del Náxara C.D. a esta última siendo cuarto en la edición 74/75. Con renovadas aspiraciones, el club riojalteño buscó el ascenso a Regional Preferente, objetivo para el que se hicieron importantes fichajes en la temporada 75/76 aunque sin la fortuna deseada al ser terceros, meta que en cambio sí se materializó al término de la campaña 76/77 cuando fueron primeros logrando el acceso directo.

Pasar a competir en Regional Preferente fue un hecho destacable en la historia de los blanquiazules quienes por fin se vieron en el techo de la élite regional junto a parte de los más destacados clubs de su entorno geográfico teniendo un debut apretado en el cual, decimocuartos en la sesión 77/78, evitaron el descenso por un solo punto de margen. En la edición siguiente 78/79 el equipo no funcionó y se terminó en decimonovena plaza debiendo acudir a una Promoción de Permanencia en la que, afortunadamente, todo salió bien tras superar al aspirante C.D. La Calzada, cerrando la década con un nuevamente apretado decimosexto puesto en el curso 79/80.

1980 – 1990

Los años ochenta fueron, en su primer tramo, la reafirmación de un club que intentaba crecer, pero a la vez consciente de que su papel en Regional Preferente no era otro que sobrevivir ante un buen número de rivales con mayor potencial económico y deportivo. Bajo estas premisas la temporada 80/81 fue una más donde se sufrió acabando en decimotercero puesto, no teniendo tanta suerte en la campaña 81/82 al concluir decimoséptimo perdiendo la categoría.

Descender a Primera Regional fue un golpe duro a pesar de que era una posibilidad que, desde su ascenso a Regional Preferente, siempre había estado en el aire, intentando por todos los medios salir airoso, aunque la competición no le acompañó retrasando su ascenso más tiempo de lo esperado. Tercero en la sesión 82/83 no pudiendo promocionar empatado a puntos con el C.D. Yagüe, de Logroño, en la edición 83/84 se dio un paso atrás al ser quinto, rondando el ascenso en el curso 84/85, pero malogrado al concluir tercero.

En el campeonato 85/86, contando con una buena plantilla, el conjunto najerino se proclamó campeón de Liga consiguiendo el ascenso a Regional Preferente coincidiendo con la constitución de la Federación Riojana y consiguiente aprobación por parte de la Federación Española para organizar competiciones, siendo la temporada 86/87 la primera de ellas y viendo cómo el Náxara C.D. finalizaba en octavo puesto. En un grupo y categoría más asequible al estar ausentes los clubs navarros, la sociedad riojalteña aseguró su permanencia, pero no su escalada hasta los primeros puestos, siendo quinto en la campaña 87/88 y noveno en la sesión 88/89 para ser sexto en la edición 89/90.

1990 – 2000

Acomodado en Regional Preferente, esta fue la única categoría que vio competir al Náxara C.D. a lo largo de los años noventa con un club cuyas expectativas eran hacerlo lo mejor posible y, si se terciaba la ocasión, intentar ascender a Tercera División. Limitado en recursos financieros, pero por encima de muchos rivales, su continuidad en la categoría nunca estuvo amenazada empezando la década con un quinto puesto en la temporada 90/91 al que le sucedió una nueva quinta plaza en la campaña 91/92, teniendo en la sesión 92/93 la primera oportunidad para ascender al ser segundo tras el C.D. Berceo, pero malograda en la Promoción al ser quinto en la liguilla de ocho aspirantes.

Estando la Regional Preferente riojana dividida en dos grupos, con el objetivo mínimo de quedar al menos entre los cuatro primeros clasificados para poder promocionar, los años sucesivos fueron negativos para el Náxara C.D. no encontrando el camino para estar arriba. Quinto en la edición 93/94 y octavo en la temporada siguiente 94/95, en la campaña 95/96 se empañó su participación terminando en un muy discreto noveno puesto que abrió la preocupación entre sus aficionados, recuperándose algo la crisis concluida la sesión 96/97 al ser sexto.

Renovada gran parte de la plantilla y con nuevas sensaciones, el conjunto riojalteño enmendó la tendencia en la temporada 97/98 al resultar tercero en Liga y promocionar, fase ésta en la que no estuvo a la altura esperada siendo octavo y colista con numerosas derrotas. A este fracaso se le unió una sombría campaña 98/99 en la que fue sexto perdiendo otra ocasión de promocionar, pudiendo resarcirse en el curso 99/00 en el que fue cuarto, aunque sin convicción en la Promoción concluyendo su participación en un quinto puesto.

2000 – 2010

Con el cambio de siglo el Náxara C.D. siguió persiguiendo el sueño de ascender a Tercera División, una meta que se veía próxima y complicada toda vez que había bastantes rivales con u misma aspiración. Pese a la dificultad de la empresa, los najerinos disfrutaron de una buena ocasión en la temporada 00/01 cuando, después de ser subcampeones tras el C.D. Varea dentro de su grupo, no estuvieron afortunados en la liguilla de la Promoción terminando los séptimos y penúltimos alejándose del objetivo en la campaña siguiente 01/02 con un discreto noveno puesto.

La sesión 02/03 fue un tanto mejor al ser quinto, aunque se escapó la Promoción, materializándose el ansiado ascenso a superior categoría una vez concluida la edición 03/04 gracias al masivo pase de los diez primeros clasificados de la Regional Preferente riojana al subgrupo riojano del Grupo XV en un intento de la nueva Federación Riojana a la cual la Federación Española tenía pensado adjudicarle un grupo propio en Tercera División. Séptimo en la Liga anterior, su estreno en el cuarto nivel nacional de la época en la temporada 04/05 no fue prometedor quedando decimotercero, mejorando ligeramente en la campaña 05/06 con la décima plaza.

A partir de la sesión 06/07 la Federación Riojana tomó la responsabilidad de administrar en solitario el Grupo XVI separando su camino definitivamente de la Federación Navarra, hasta la fecha compañera de viaje, disponiendo el Náxara C.D. de dos ediciones consecutivas donde se consiguió repetidamente el séptimo puesto demostrando que, para estar más arriba en la clasificación habían de reunirse más cualidades de las exhibidas. Tratando de acercarse a los primeros puestos que permitían promocionar para intentar ascender a Segunda División B, en el campeonato 08/09 se concluyó en sexto puesto calcando misma posición en el curso 09/10, aunque en este torneo la diferencia respecto a los cuatro de arriba se acortó en gran medida prometiendo cosas interesantes para los siguientes años.

2010 – 2020

La década de los años diez significó un cambio, para bien, en la evolución del club riojalteño convirtiéndose en uno de los favoritos para lograr el título y, de paso, en un serio aspirante al ascenso de categoría que vino acompañado por el aliento de su afición teniendo la oportunidad de ver jugar en el Campo de la Salera a destacados clubs de todo el país en trance de acceder a Segunda División B.

La temporada inicial, 10/11, fue la mejor de todas al conseguir el campeonato del Grupo XVI riojano por primera vez en su historia resuelto gracias a su ventaja en el gol average respecto a la S.D. Logroñés con quien terminó empatado a puntos, accediendo a una Eliminatoria de Campeones donde fue vapuleado por el C.D. Toledo en la ida con derrota 4-0 no pasando del empate 1-1 en casa. Siguiendo en competición, las Semifinales fueron nuevamente dolorosas sufriendo un serio correctivo por 6-0 ante el C.F. Reus Deportiu en el municipio tarraconense que, una semana más tarde, significó su eliminación al perder en casa 0-2, siendo la campaña 11/12 muy distinta al ocupar el quinto puesto sin siquiera quedar entre los cuatro primeros.

La decepción de los aficionados se vio incrementada con una sexta plaza en la sesión 12/13 al esperarse un más destacado puesto y poder así promocionar, objetivo que se recuperó en la edición 13/14 al ser tercero en Liga, aunque alejado en puntos de los dos primeros, C.D. Varea y Club Haro Deportivo. Clasificado para la Promoción, el conjunto najerino superó en Cuartos al C.D. Boiro después de vencer en casa 2-1 y en el municipio coruñés por 0-1, siendo eliminado en Semifinales por el C.D. Puertollano al perder 0-1 en casa y nuevamente en el municipio ciudadrealeño por 3-1. En el curso 14/15, después de quedar quinto no pudo promocionar debiendo esperar al campeonato 15/16 para disponer de una nueva oportunidad tras quedar cuarto. Sin mucha fe en el compromiso a tenor de la clasificación obtenida, los Cuartos fueron una ronda igualada resuelta por detalles, pero con saldo negativo pues, al empate en casa con resultado de 0-0 ante el Atlético Sanluqueño C.F., le sucedió una derrota por 1-0 en tierras gaditanas que significó su eliminación.

La temporada 16/17 fue emocionante constatando a la par que, dentro del Grupo XVI riojano de Tercera División, había una gran diferencia entre los clubs de arriba, todopoderosos y los de media y baja tabla, resignados a jugar una especie de otro torneo. Segundo en Liga tras el C.D. Calahorra y apurando su pase a la Promoción hasta el último minuto, el club blanquiazul superó en Cuartos al Mar Menor F.C. después de empatar 1-1 en el municipio murciano de San Javier y ganar 2-1 en casa, teniendo unas igualadas Semifinales con el C.P. Villarrobledo al empatar 1-1 en el municipio albaceteño y hacer lo propio en casa con otro 1-1. Llegados al lanzamiento de penaltis, un 5-4 le abrió la puerta de la Final por primera vez en su historia teniendo la Segunda División B a un palmo, algo que no ocurrió pues, tras empatar 1-1 en casa ante el Peña Sport F.C. ante sus aficionados, en Tafalla perdió 3-1 desvaneciéndose todas las ilusiones.

La decepción experimentada fue grande aunque el fútbol continuaba y la campaña 17/18 ofreció otra oportunidad tras ser tercero en Liga, acometiendo unos Cuartos que fueron resueltos favorablemente superando al Ct.d’E. L’Hospitalet tras empate 0-0 en tierras barcelonesas y victoria en casa por 3-0. En Semifinales, sin embargo, no hubo fortuna y tras una prometedora victoria por 2-1 en casa ante la U.P. Langreo, en tierras asturianas llegó una amarga derrota por 5-0 quedando apeados. La sesión 18/19 concluyó con el tercer puesto en el campeonato doméstico siendo esquiva la Promoción pues, en Cuartos, ante la U.D. Mutilvera se empató 0-0 en tierras navarras suponiendo su eliminación el 1-1 cosechado en casa debido al valor doble de los goles sumados a domicilio. Más discreta fue la edición 19/20 a la vez que extraordinaria dado que, restando todavía diez jornadas para la conclusión del torneo, a causa de la crisis sanitaria la Federación Española suspendió la competición no reanudándose en lo sucesivo cuando los blanquiazules eran séptimos.

2020 – 2030

Al empezar los años veinte la Federación Española, en su voluntad por reestructurar las categorías nacionales que de ella dependen, suprime las tradicionales Segunda División B y Tercera División sustituyéndolas para la temporada 21/22 por dos nuevas tituladas Primera RFEF y Segunda RFEF respectivamente a las que se añade una tercera denominada Tercera RFEF que se convierte en el quinto nivel. Para acomodar a los clubs en la nueva estructura y realizar la correspondiente criba, durante la temporada 20/21 se establece un complicado sistema competitivo en el cual el Grupo XVI riojano queda fraccionado en dos mitades participando el Náxara C.D. en el Subgrupo B del que es finalmente tercero accediendo a la Segunda Fase donde, junto a cinco rivales más, disputa quedar entre los dos primeros para acceder a Segunda RFEF. Poniendo toda la carne en el asador y cuando, francamente, nadie lo esperaba, los riojalteños compiten con ahínco obteniendo la segunda plaza ante la alegría de sus fieles seguidores, cuatro puntos por debajo del Racing Rioja C.F. logroñés, en lo que se convierte en el mayor éxito de su historia.

Competir en Segunda RFEF, una categoría interregional donde se enfrenta a clubs que nunca han pasado por La Salera es un gran atractivo para la afición najerina que se presta ilusionada a ver la evolución de su club en estas lides. Emplazado en el Grupo II participado por clubs vascos, navarros, cántabros, riojanos y burgaleses, la campaña 21/22 es un quiero y no puedo resultando finalmente decimosexto, plaza que le condena a perder la categoría ingresando en Tercera RFEF. El Grupo XVI riojano es su nuevo destino durante la sesión 22/23 contando con gran parte de la plantilla del curso anterior, equipo al que se le suman nuevos jugadores que, conforme avanzan las jornadas, se afianzan en el primer puesto no abandonándolo hasta el final consiguiendo el título, primero de su historia en esta categoría y, a la par, ascenso directo a Segunda RFEF en lo que es un nuevo hito para un club modesto que trata de competir lo mejor posible dentro de sus posibilidades.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Historial de la Unión Deportiva San Fernando

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Unión Deportiva San Fernando
  • Ciudad: San Bartolomé de Tirajana 
  • Provincia: Las Palmas
  • Comunidad Autónoma: Canarias
  • Fecha de constitución: 15 de abril de 1992
  • Fecha de federación: 1992

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Unión Deportiva San Fernando (1992- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

0 Ligas en Categoría Nacional:

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal Eleuterio Valerón
  • Año de inauguración: 13 de septiembre de 1992
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal Eleuterio Valerón (1992- )
  • Capacidad: 1.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal de San Fernando (1992-2000)
  • Ciudad Deportiva de San Fernando (2000-2023)
  • Estadio Municipal Eleuterio Valerón (2023- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DE LA UNIÓN DEPORTIVA SAN FERNANDO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DE LA UNIÓN DEPORTIVA SAN FERNANDO. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SAN BARTOLOMÉ DE TIRAJANA:

El municipio canario de San Bartolomé de Tirajana, situado al sur de la isla de Gran Canaria y el más grande en extensión con trescientos treinta kilómetros cuadrados, se asienta sobre la Caldera de Tirajana de origen volcánico siendo su interior muy montañoso con valles y barrancos mientras que la costa se divide en varias zonas predominando los acantilados en el oeste, los pedregales en el este y el llano en el sur con anchas playas de fina arena destacando un amplio campo de dunas. Con escaso rendimiento agrícola e industrial, la economía local se basa casi al completo en el turismo y ocio reuniendo su término una inmensa oferta de apartamentos, hoteles y parques temáticos, lugar de residencia temporal de muchos extranjeros. Acumulando un total de cincuenta y cuatro mil vecinos con capital municipal en Tunte, las localidades más pobladas son San Fernando de Maspalomas con dieciocho mil habitantes, El Tablero donde viven siete mil cuatrocientos vecinos, Playa del Inglés reuniendo algo más de seis mil y Castillo del Romeral con tres mil trescientos.

Habiendo surgido el fútbol en la isla con el comienzo del siglo XX tomando protagonismo la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria donde este deporte pronto adquirió merecida fama entre la juventud constituyéndose varias sociedades, a pesar de ser conocido en toda Gran Canaria el sur fue el último bastión donde logró establecerse surgiendo los primeros clubs organizados en el municipio de San Bartolomé de Tirajana avanzados los años cuarenta en franca disputa con la tradicional lucha canaria, deporte que contaba con muchos adeptos.

Fragmentada la población tirajanense en varias localidades que entre todas sumaban nueve mil vecinos, fueron los núcleos de El Tablero, el más habitado, Tunte como capital municipal y Castillo del Romeral quienes lanzaron sus primeros proyectos quedando en 1949 constituido el Club Deportivo Tablero, siguiéndole en antigüedad el Castillo Club de Fútbol constituido el 26 de febrero de 1952 que eligió como colores distintivos camiseta amarilla con pantalón azul, surgiendo en 1951 el Club Deportivo Tunte, el más modesto de los tres. Con escasos medios, pero con muchísima ilusión, las tres sociedades subsistieron como pudieron en una época con campos de tierra, escasos medios económicos e imposibilidad de competir dentro del fútbol federado con los clubs de Las Palmas de Gran Canaria, norte y este insular, refugiándose su actividad en encuentros amistosos con los representantes del sur más próximos geográficamente y, sobre todo, en torneos donde como telón de fondo estaban las fiestas locales.

El primero en desaparecer fue el C.D. Tunte, aguantando C.D. Tablero y Castillo C.F. el tirón como buenamente supieron hasta que, iniciados los años sesenta, la llegada del turismo cambió su destino radicalmente transformando unas playas y paisajes casi vírgenes donde abundaban el cultivo de tomates y, en menor medida, plátanos, en nuevas calles y edificios para los ocasionales visitantes peninsulares y, sobre todo, europeos que venían en busca de sol y tranquilidad.

Contando con apenas unas familias que vivían en los alrededores de El Tablero y otras en torno al faro, el núcleo que más cambió fue San Fernando de Maspalomas, localidad nacida en 1961 bajo la tutela del Conde de la Vega Grande para albergar trabajadores para sus plataneras que, en lo sucesivo, fue sustituyendo tales plantaciones por viviendas aumentando con ello su población hasta sumar veinte mil vecinos en 1970. El crecimiento de San Fernando de Maspalomas originó el 15 de mayo de 1969 la constitución del Club Deportivo San Fernando vistiendo íntegramente de blanco, sociedad que en poco tiempo se erigió como la más importante de las existentes, al menos en capacidad económica facultando el 23 de mayo de 1971 la inauguración del Campo Municipal de San Fernando, su nuevo feudo.

En el año 1973 nacieron varias sociedades como el C.F. Santiago de Tunte que venía a sustituir al desaparecido C.D. Tunte, el C.D. Juan Grande que vestía camiseta azulgrana con pantalón azul y el Ansite C.F., domiciliado en la localidad de El Tablero quien relevaba a un C.D. Tablero también desaparecido demostrando que el municipio tenía una gran afinidad por el balompié, aunque sus más destacados clubs, C.D. San Fernando y Castillo C.F. eran por el momento incapaces de sobrepasar la Segunda Regional.

Al empezar los años ochenta San Bartolomé de Tirajana superó por primera vez los cincuenta mil habitantes siendo un enclave turístico de primer orden mundial con más de ochenta mil plazas y un estilo que atraían un sinfín de visitantes disparándose su economía y, por lo tanto, la entrada de dinero en el fútbol. Los grandes beneficiados, sin duda, de tanto ajetreo fueron el C.D. San Fernando que empezó a escalar categorías y el municipio, inaugurándose el 28 de mayo de 1982 el Polideportivo Municipal de San Fernando, un moderno recinto con gran tribuna y pistas de atletismo mediante un encuentro entre la U.D. Las Palmas y una Selección Local con resultado de 0-7 para los canariones, siendo el punto de partida para el despegue de este club que al término de la temporada 82/83 consiguió ascender a Tercera División.

Campeón de la Tercera División canaria en las campañas 85/86 y 86/87, el C.D. San Fernando, renombrado como C.D. Maspalomas en 1982, logró en 1987 el ascenso a Segunda División B alcanzando cotas impensables apenas unos años antes subiendo en consonancia todo el fútbol local de nivel pues el Ansite C.F., renombrado C.D. Tablero en 1979, pasó a Primera Regional y a Regional Preferente a finales de los años ochenta mientas que el Castillo C.F. accedió a Primera Regional convirtiendo a San Bartolomé de Tirajana en la segunda fuerza futbolística en la isla tras la capital, Las Palmas de Gran Canaria.

HISTORIA DEL CLUB:

1992 – 2000

Desde finales de los años ochenta San Bartolomé de Tirajana y, concretamente San Fernando de Maspalomas, vivían un idilio con el fútbol gracias en una parte al Torneo Internacional de Maspalomas donde cada mes de enero y con carácter anual, clubs de primer nivel del centro y norte europeo se daban cita en el Estadio Municipal de Maspalomas para mantener en activo sus respectivas plantillas durante el periodo invernal más estricto centrando la atención de muchos medios de comunicación y, de otra, debido a la presencia del C.D. Maspalomas en Segunda División B contendiendo frente a clubs peninsulares.

Muy profesionalizado el C.D. Maspalomas ocupado en el tercer nivel nacional de la época, con el C.D. Tablero en Regional Preferente y el Castillo C.F. en Primera Regional, iniciado el año 1992 un grupo de aficionados vieron la conveniencia de constituir en San Fernando una nueva sociedad que capitalizara los intereses de los jóvenes que deseaban practicar fútbol, especialmente en sus años formativos, teniendo lugar el 15 de abril en el Centro Comercial Botánico el acto fundacional de la Unión Deportiva San Fernando y quedando su primera Junta Directiva compuesta por Antonio Montenegro Trujillo en la presidencia, Carmelo Fabelo Rodríguez en la vicepresidencia, Juan Pérez Díaz como secretario y Antonio Pérez Ruiz como tesorero.

Aprobado vestir camiseta azul con pantalón blanco y haciendo uso del Campo Municipal de San Fernando, de tierra, el club empezó su andadura contando en la temporada 92/93 con equipos benjamín, infantil y cadete consiguiendo, ya en la campaña 93/94 sumar equipos alevín y juvenil para, en la sesión 94/95, empezar con un equipo amateur que fue inscrito en Segunda Regional terminando en sexta plaza. Impulsado el nuevo club con la lógica ilusión que arrastran este tipo de iniciativas, la edición 95/96 no fue tan propicia concluyendo el decimotercero puesto, reviviendo en la temporada 96/97 al ser quinto pero teniendo una mala campaña 97/98 en la que, tras ser decimocuartos y reunir varios problemas financieros, la Junta Directiva presidida por Carmelo Fabelo desestimó seguir con el equipo de aficionados centrando su actividad en las categorías inferiores hasta que llegase el momento idóneo para el retorno.

2000 – 2010

Con el paso de los años, en 2000 se abandonaron las instalaciones del Campo Municipal de San Fernando y se pasó a jugar en la Ciudad Deportiva de Maspalomas, un complejo con tres campos de fútbol once y uno de fútbol siete dotados de césped artificial, buena iluminación y servicios donde la U.D. San Fernando fue incrementando el número de equipos y, con ello, el de jóvenes futbolistas haciéndose en 2001 con la presidencia Juan Morales quien ostentó el cargo hasta 2006 siendo relevado por José Manuel Caballero.

A nivel futbolístico municipal, al margen de la limitación de la U.D. San Fernando a los ciclos formativos, destacó en este periodo la profunda crisis que atenazó al histórico C.D. Maspalomas, otrora máximo representante local y ahora con presencias intermitentes entre Tercera División y Regional Preferente, incluso un dramático descenso a Primera Regional en contraposición del Castillo C.F., sociedad que, paso a paso, se hizo un hueco en el Grupo XII de la Tercera División canaria sumando un campeonato en la campaña 03/04 y dos subcampeonatos teniendo un momento de gloria en las temporadas 04/05 y 05/06 cuando militó en Segunda División B para grato recuerdo de sus fieles aficionados.

2010 – 2020

Al empezar los años diez, siendo presidente de la U.D. San Fernando José Manuel Caballero, la situación futbolística de los clubs en activo de San Bartolomé de Tirajana respecto a las dos décadas anteriores donde el municipio grancanario había competido en el tercer nivel nacional, apenas nada tenía ya que ver estando el Castillo C.F. en Preferente Interinsular y tanto C.D. Maspalomas como C.D. Tablero en Primera Regional. Contando la U.D. San Fernando con una prolífica cantera, la Junta Directiva de la sociedad azulona entendió que había llegado el momento de competir nuevamente en el fútbol amateur y, poco a poco, ir escalando peldaños para convertirse en breve en el primer club local alcanzando Categoría Nacional, empezando por Segunda Regional donde en la temporada 10/11 terminó octavo.

Con el aliciente de prosperar, en la campaña 11/12 se reforzó la plantilla ocupando el tercer puesto y con ello el ascenso a Primera Regional, categoría por la que pasó como una exhalación concluyendo una memorable sesión 12/13 en primer puesto delante de Castillo C.F., quinto clasificado, C.D. Tablero, décimo y C.D. Maspalomas, decimosegundo consiguiendo el ascenso a Regional Interinsular. Competir en la Interinsular canaria le abrió las puertas a visitar las dos provincias del archipiélago incorporando a nuevos jugadores que dejaron al club octavo una vez finalizada la edición 13/14, no deteniéndose la ambición de los azulones en este punto quienes, con la Tercera División en mente, reforzaron más si cabe la plantilla proclamándose campeones al término de la temporada 14/15, un punto por encima del C.D. Unión Puerto del Rosario, ascendiendo al Grupo XII como se habían propuesto desde el retorno al fútbol aficionado.

Convertido en el club tirajanero más relevante, el debut dentro del grupo canario de Tercera División se llevó a cabo en la campaña 15/16 con un magnífico quinto puesto, aunque no se tuvieron posibilidades reales de promocionar, objetivo que, con mayor proyección y presupuesto dada la ambición de los maspalomenses, sí se pudo alcanzar en la siguiente sesión 16/17 al concluir segundo clasificado tras un inalcanzable Las Palmas Atlético del que le separaron veintiocho puntos. En la Fase de Ascenso se pudo superar la ronda de Cuartos al eliminar al C.D. Tuilla tras victoria 1-2 en el municipio asturiano de Langreo y un cómodo 3-0 en casa, quedando apeado en Semifinales ante el Écija Balompié en una igualada eliminatoria con derrota por 2-0 en la localidad sevillana e insuficiente victoria en casa por 3-1 pese al aliento de sus incondicionales.

En la sesión 17/18 la U.D. San Fernando volvió a la carga tras su tercer puesto en Liga superando los Cuartos al derrotar por 3-1 al Club Marino de Luanco en casa y caer derrotado 1-0 en la localidad asturiana, haciendo lo propio en Semifinales al vencer 1-0 a la S.D. Borja en casa y empatar 0-0 en la visita al municipio zaragozano, plantándose ilusionado en la gran Final ante la posibilidad de ascender, meta que no se logró ante una superior S.D. Cultural Durango que se impuso 0-1 en San Fernando sumando una nueva victoria en tierras vizcaínas por 2-0.

Transcurridas dos Fases de Ascenso consecutivas sin éxito, el campeonato 18/19 no resultó como se esperaba y, con una plantilla que ofreció un nivel muy distinto, se terminó en un discreto octavo puesto emprendiendo el curso 19/20 con muchas caras nuevas. Con un plantel más competitivo, el desarrollo del torneo le fue favorable hasta que, en marzo de 2020, a causa de la crisis sanitaria la Federación Española lo suspendió restando todavía once jornadas por disputar cuando los maspalomenses iban terceros, decisión que no fue alterada en lo sucesivo hasta que a finales de mayo de aprobó que los cuatro primeros clasificados del grupo canario se eliminaran entre sí para ver quién ascendía a Segunda División B. Bajo el formato de eliminatoria a encuentro único y en terreno neutral, los azulones superaron en Semifinales a la S.D. Tenisca tras imponerse por 0-4, teniendo el ascenso muy cercano al clasificarse para la Final donde, en un disputado encuentro, se vieron superados por la U.D. Tamaraceite dejando escapar una extraordinaria oportunidad.

2020 – 2030

Siguiendo el club tirajanero en Tercera División, la recién inaugurada década empieza con la voluntad por parte de la Federación Española de reestructurar las categorías nacionales que de ella dependen suprimiendo las tradicionales Segunda División B y Tercera División que, para la temporada 21/22, serán sustituidas por dos nuevas tituladas Primera RFEF y Segunda RFEF respectivamente a las que se añade una tercera denominada Tercera RFEF que se convierte en el quinto nivel.

Para acomodar a los clubs en la nueva estructura y realizar la correspondiente criba, durante la temporada 20/21 se establece un complicado sistema competitivo en el cual el Grupo XII canario queda fraccionado en dos mitades participando la U.D. San Fernando en el Subgrupo A donde se logra el primer puesto, posición que le permite acceder a la Segunda Fase donde los dos primeros clasificados tienen garantizado el acceso a la nueva Segunda RFEF. En una encarnizada lucha, los azulones no mantienen el ritmo de la Primera Fase y son terceros tras C.D. Mensajero y C.F. Panadería Pulido, de Vega de San Mateo quedando a las puertas del ascenso y exentos en la ronda de Cuartos en la Promoción, empatando 1-1 con el C.D. Buzanada en Semifinales donde hace prevalecer su mejor puesto en Liga para pasar a la Final, encuentro decisivo donde supera claramente a la S.D. Tenisca por 3-0 obteniendo el deseado pase a Segunda RFEF.

La campaña 21/22 se presenta repleta de ilusión al competir por primera vez en su historia ante clubs peninsulares siéndole asignado el Grupo IV junto a clubs canarios, andaluces, norteafricanos y extremeños que se le hace cuesta arriba logrando sumar siete victorias y ocho empates, negativo balance con el que queda decimosexto perdiendo la categoría. Saboreada la competición, la sesión 22/23 empieza dentro del Grupo XII canario de Tercera RFEF con la meta de, si se puede, quedar primero y así ascender directamente, difícil reto que no se consigue finalizando tercero por lo que, como consuelo, tiene una nueva oportunidad en la Fase de Ascenso. En una igualadísima Semifinal, se consigue superar a Las Palmas Atlético tras perder 1-0 en la ida y vencer 2-1 en casa con prórroga haciendo prevalecer su mejor posición en Liga, enfrentándose en la Final a la U.D. Villa de Santa Brígida con empate 1-1 en la localidad también grancanaria y 0-0 en casa, resultado con el que asciende a Segunda RFEF gracias al sistema competitivo que, en caso de igualdad, beneficia al mejor clasificado en el torneo regular.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Historial del Club Deportivo Illescas

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Illescas
  • Ciudad: Illescas 
  • Provincia: Toledo
  • Comunidad Autónoma: Castilla-La Mancha
  • Fecha de constitución: 1960
  • Fecha de federación: 15 de octubre de 1962

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Illescas (1960- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

0 Ligas en Categoría Nacional:

 

ESTADIO:

  • Nombre: Campo Municipal de Deportes
  • Año de inauguración: 1965
  • Cambios de nombre:
  • Campo Municipal Nuestra Señora de la Caridad (1965- )
  • Campo de Fútbol Municipal
  • Capacidad: 1.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal de El Palomar (1960-1965)
  • Campo Municipal de Deportes (1965- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO ILLESCAS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL CLUB DEPORTIVO ILLESCAS. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN ILLESCAS:

Situado al norte de la provincia y colindante con la Comunidad de Madrid, el municipio toledano de Illescas es equidistante en treinta y cinco kilómetros con ambas capitales siendo, a su vez, cabeza de la comarca de La Sagra. Perdido el esplendor que tuviera hace unos siglos donde acumuló un importante patrimonio monumental y artístico, en las últimas décadas ha experimentado un gran crecimiento poblacional superando actualmente los treinta y un mil vecinos, convirtiéndose los distintos polígonos industriales de su amplia llanura en sede de grandes empresas logísticas de nivel nacional e internacional.

Escasamente habitado por dos mil vecinos a principios del siglo XX, el fútbol hizo aparición en el municipio a mediados de los años veinte cuando trabajadores de la empresa Cerámica Frisa decidieron constituir un club habilitando un terreno de juego en el denominado Campo de El Boquerón, sociedad que tuvo un corto recorrido desapareciendo casi tan pronto como surgió, pero plantando la semilla para que, en un futuro próximo, otros siguieran su labor.

Con escasos medios y algo de voluntad, durante los años treinta hubo algún que otro conato de establecer un club de fútbol y, aunque se practicó en ocasiones entre peñas de amigos, nunca se alcanzó el paso de constituirse en sociedad llegando en 1936 la Guerra Civil que, aunque no paralizó el fútbol del todo siguiéndose practicando puntualmente, sí resultó un importante freno para el normal desenvolvimiento de la activad deportiva.

Transcurridos unos años desde la finalización de la guerra, la actividad deportiva regresó al municipio quedando fundada la peña autodenominada El Rastro, sociedad que, empleando a jugadores naturales de Illescas y del vecino municipio de Seseña, mantuvo la ilusión por el fútbol hasta que en 1946, por iniciativa de los grandes aficionados Antonio Pastor y Rafael Martín, se presionó al Frente de Juventudes local para conseguir una campo en condiciones y una subvención para constituir y mantener un nuevo club que representara a toda la localidad.

Constituido el Illescas Educación y Descanso bajo la presidencia de Antonio Pastor y convertido Rafael Martín en entrenador, el Frente de Juventudes se encargó de acondicionar el titulado Campo de El Palomar, sede a partir de la fecha del conjunto sagreño que, vistiendo camisa blanca con pantalón negro, permaneció en sus primeros años de existencia al margen de la Federación Castellana quien en aquellos tiempos regía el fútbol de lo que hoy en día conocemos como Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha más las provincias de Ávila y Segovia, resultando el Campeonato Provincial toledano de Educación y Descanso el primer y único torneo oficial en el que se compitió.

Con los años cincuenta la trayectoria del Illescas E. y D. no varió ni un ápice al tratarse, como muchos tantos otros clubs, de una sociedad muy modesta que no reunía el potencial económico necesario para atraer a jugadores de los alrededores como tampoco para costear los desplazamientos que exigía una competición con encuentros de ida y vuelta frente a clubs de las provincias colindantes, reduciéndose su participación en torneos oficiales al ya citado Campeonato Provincial organizado por Educación y Descanso y cuando se podía, no en todas las ediciones.

Con una cartera tan mermada, el Frente de Juventudes local solía organizar en estos tiempos de penuria encuentros con motivo de la fiesta patronal de Nuestra Señora de la Caridad entre finales de agosto y principios de septiembre donde se ofrecía un trofeo y se invitaba a un club de cierto renombre en la región como espectáculo, disputando el club sagreño también otros encuentros amistosos en los cuales una firma comercial era la patrocinadora del evento deportivo para recaudar fondos con los cuales subsistir la sociedad y poder adquirir material deportivo como uniformes y balones.

HISTORIA DEL CLUB:

1960 – 1970

Comenzada la década de los años sesenta, Illescas seguía permaneciendo al margen de las competiciones que organizaba la Federación Castellana conformándose la afición local con apariciones intermitentes del Illescas E. y D., pero la situación pronto empezó a virar gracias a la llegada de nuevos vecinos que provocaron un incremento lo suficientemente importante para dar, a nivel futbolístico, un gran paso adelante con la constitución en 1960 del Club Deportivo Illescas. Presidido desde su origen por Juan Manuel Sánchez Serrano, verdadero impulsor y alma mater de la sociedad, vistiendo íntegramente de blanco y partiendo desde el Campo Municipal de El Palomar, el club illescano dedicó sus dos primeros años de actividad a contender mediante encuentros amistosos frente a rivales de su área geográfica, surgiendo en 1962 la voluntad de inscribirse en la Federación Castellana para competir oficialmente.

Con reciente sede federativa, la Delegación Comarcal de Toledo donde fue dado de alta el C.D. Illescas el 15 de octubre, empezó en esas fechas a organizar el Campeonato Comarcal de ámbito provincial y equiparable a una Tercera Regional donde los sagreños se estrenaron durante la temporada 62/63 con un noveno puesto, participando nuevamente en las campañas 63/64 y 64/65 siendo el hecho más relevante de 1965 la inauguración del nuevo Campo Municipal de Nuestra Señora de la Caridad en el Camino de Torrejón que, a la par, trajo un notable éxito como fue la conquista del curso 65/66 proclamándose campeón en una Liga interprovincial logrando ascender a Segunda Regional.

Esta categoría reunía cierto nivel y, lo cierto, es que los blancos se resintieron terminando la sesión 66/67 en la decimocuarta plaza siendo pésima su participación en la temporada siguiente 67/68 en la que, sumando un solo empate en treinta jornadas siendo el resto derrotas, el plantel sufrió duros correctivos encajando más de ciento sesenta goles en contra. Descendido a Tercera Regional, el equipo no fue colista pero tampoco destacó demasiado ocupando el decimosegundo puesto en la campaña 68/69, cerrando la sesión 69/70 en una octava posición y la ilusión de seguir creciendo en la década siguiente.

1970 – 1980

Los años setenta empezaron siguiendo al frente Sánchez Serrano y continuando el C.D. Illescas compitiendo en Tercera Regional Ordinaria, el séptimo nivel de la época haciéndolo preferentemente furente a clubs toledanos, del sur de Madrid, conquenses y de norte de Ciudad Real finalizando la temporada 70/71 en noveno puesto mientras en la campaña 71/72 fue decimoquinto. Por aquellos tiempos el club sagreño tenía como máxima aspiración el competir para divertirse sin más ambiciones, siendo aceptada cualquier clasificación siempre y cuando el equipo fuese digno dentro del terreno de juego.

Con esta filosofía fue décimo en la sesión 72/73 no pudiendo ascender a la Tercera Regional Preferente recién ampliada en número de grupos y participantes, conformándose con la novena plaza en la edición 73/74, pero teniendo un repunte en el campeonato 74/75 en el que luchó por conseguir el título y ascenso, aunque finalmente terminó segundo no importando demasiado el puesto al obtener el pase a Tercera Regional Preferente.

Illescas, muy bien comunicado con Madrid, pasó en esta década de cuatro mil a seis mil vecinos, un incremento del cincuenta por cien que quedó reflejado en la prosperidad del municipio y, por ende, de su club de fútbol, estrenándose durante la temporada 75/76 con una notable sexta plaza y muy cerca de ascender a Segunda Regional, categoría donde aspiraba estar siéndole escasa la fortuna en la campaña 76/77 donde quedó cuarto y luchó por un premio que no llegó. Fruto de su empeño, éste vino en la sesión siguiente, 77/78, al ser segundo precedido por el Villacañas C.F. que le aventajó en un par de puntos, estrenándose en la edición 78/79 en una Segunda Regional en la que concluyó decimosegundo, pero con la satisfacción de competir frente a rivales más afamados, algunos con cierta tradición en su ámbito cerrando el curso 79/80 con estrépito pues, en un mal año con cuatro victorias y tres empates, se perdió la categoría al ser decimoséptimo.

1980 – 1990

Siguiendo afiliado a la Federación Castellana, la temporada 80/81 fue discreta concluyendo el club sagreño en octavo puesto, no siendo especialmente relevante la siguiente campaña 81/82 a nivel deportivo al ser noveno, pero sí a nivel administrativo al pasar a Segunda Regional Ordinaria fruto de una remodelación de las categorías repitiendo en la novena posición una vez finalizada la sesión 82/83. Habiendo dejado Juan Manuel Sánchez Serrano la presidencia tras veinte años de continua gestión en manos de su hijo Juan Manuel Sánchez Escobar, con un buen plantel y el ánimo de ascender, durante la edición 83/84 se realizó un buen torneo concluyendo en el primer puesto, plaza que, además del título, le permitió ascender a Primera Regional Ordinaria ante la gran satisfacción de sus seguidores.

El debut en esta categoría de la temporada 84/85 dejó un buen sabor de boca al quedar tercero en la clasificación final estando muy cerca del ascenso de categoría, aunque no se pudo materializar debido a la gran distancia en puntos respecto a los dos primeros quienes sí pudieron dar el salto, debiendo esperar a consolidar su acceso a Regional Preferente con la conclusión de la campaña 85/86 cuando, segundo en Liga tras el Sporting Quintanar, cumplió con un sueño velado durante mucho tiempo.

Competir en Regional Preferente fue un logro y peldaño importante en la carrera deportiva de los sagreños quienes, además, lo hicieron pasando a la recién constituida Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha, la nueva gestora de los clubs castellano-manchegos una vez separados estos de los madrileños y castellano-leoneses que habían conformado históricamente la Federación Castellana con sede en Madrid. Destinada a administrar un grupo propio de Tercera División a partir de 1987, para la sesión 86/87 se confirmó que los siete primeros clasificados de Regional Preferente formarían parte de esta Categoría Nacional, esforzándose los blancos en ser uno de los beneficiados, algo que se pudo conseguir fácilmente al ser quintos sin mucha oposición.

Debutar en el Grupo XVII castellano-manchego fue un hito en la historia del club quien, por primera vez, era partícipe en el por entonces cuarto nivel nacional, prueba de fuego que no fue exitosa al terminar vigésimo y colista con cinco victorias y diez empates, pero puso en firme la posibilidad de competir en tan elevada categoría en cuando el club estuviera preparado nuevamente para ello. Descendido a Regional Preferente, la edición 88/89 se resolvió con una modesta séptima plaza siendo el curso 89/90 algo peor al concluir décimos, muy alejados de los puestos de cabeza.

1990 – 2000 

La década de los años noventa empezó con una buena temporada 90/91 en la cual el club sagreño terminó tercero quedando a un paso de poder promocionar para intentar ascender a Tercera División, resultado que no tuvo continuidad porque, disputándose la campaña 91/92, la Federación de Castilla-La Mancha anunció para el siguiente campeonato la reducción de los dos grupos existentes de Regional Preferente a uno solo perdiendo la categoría los clasificados del puesto décimo en adelante. Decimoquinto en Liga, el C.D. Illescas fue uno de los perjudicados descendiendo a Primera Regional, categoría donde militó durante la sesión 92/93 consiguiendo el primer puesto con holgura y, paralelamente, el retorno a Regional Preferente.

En una etapa marcada por la inestabilidad deportiva del conjunto toledano, el C.D. Illescas fue decimocuarto en la edición 93/94 y cuarto en la temporada 94/95, pasando en la campaña 95/96 la categoría a titularse Primera Autonómica concluyendo en decimosegundo puesto. Fruto de sus vaivenes clasificatorios, en la sesión 96/97 tocó quedar sexto, volviendo a no sobrepasar la mitad de la tabla en el campeonato 97/98 cuando fue decimosegundo empeorando sus registros en la edición 98/99 al finalizar decimocuarto. Como siempre ocurre en estos casos, el acierto con los fichajes del curso 99/00 supuso una escalada deportiva cerrando el siglo con un meritorio quinto puesto.

2000 – 2010

Al empezar el nuevo siglo, la cercanía con Madrid distante a cuarenta kilómetros y su excelente comunicación, propiciaron la construcción de muchas viviendas, áreas residenciales y varios polígonos para albergar nuevos habitantes y multitud de empresas que, respectivamente, duplicaron su población pasando de doce mil a veinticuatro mil vecinos cambiando la fisonomía del tradicional núcleo urbano y su entorno, además de aumentar, desde el punto de vista deportivo, las posibilidades de crecimiento del C.D. Illescas al incrementar su número de seguidores y posibilidades financieras.

Decimosegundo en la temporada 00/01, después de una decepcionante campaña 01/02 en la que resultó decimosexto estando a un paso de perder la categoría y descender a Segunda Autonómica, la llegada de capital mejoró sustancialmente la capacidad de la plantilla siendo quinto en la sesión 02/03 y tercero en la edición 03/04 acercándose a los puestos de cabeza, planteándose el ascenso a Tercera División como objetivo preferente y materializándose al término de la temporada 04/05 cuando, primero y con ocho puntos de ventaja respecto al C.D. Marchamalo, obtuvo su segundo pase a esta categoría nacional tras casi veinte años de ausencia.

Contando con un proyecto serio e ilusionante para lograr la consolidación en el grupo castellano-manchego de este cuarto nivel nacional, el C.D. Illescas tuvo que lidiar durante toda la campaña 05/06 con el descenso eludido gracias a su mejor gol average respecto al C.D. Quintanar, mejorando sus prestaciones en la sesión siguiente 06/07 al ser noveno y no pasar por tantos problemas.

Mejorando su plantilla en constante progresión, concluida la edición 07/08 se consiguió la séptima plaza mientras en el curso 08/09 fue sexto, disfrutando a continuación de un notable campeonato 09/10 donde fue segundo teniendo por delante a un inalcanzable La Roda C.F. que le aventajó en nueve puntos. Con esta brillante clasificación, el conjunto sagreño opositó por primera vez en su historia para tratar de ascender a Segunda División B entrando en una Promoción de Ascenso donde superó en Cuartos al C.D. Iruña tras victoria 1-2 en Pamplona venciendo 4-0 en casa, no pudiendo con el Club Portugalete al empatar en Semifinales 0-0 en casa y perder en la localidad vizcaína por 2-1.

2010 – 2020

El comienzo de los años diez continuó con el club toledano próximo a los primeros puestos siendo sexto en la temporada 10/11 y quinto en la campaña 11/12, ambas resueltas sin poder colarse en los puestos de Promoción de Ascenso, bajando considerablemente su rendimiento en la sesión 12/13 al finalizar decimoprimero marcando el inicio de una crisis deportiva que le condujo a ser decimoctavo una vez concluida la edición 13/14 descendiendo a Primera Autonómica Preferente. El traspiés, tomado como un accidente, fue enmendado de inmediato al ser segundo en la temporada 14/15 tras el C.D. Azuqueca debiendo disputar una Promoción ante el C.D. Munera, emocionante eliminatoria que se resolvió favorablemente al empatar 1-1 en la localidad albacetense y vencer 2-1 en casa.

Conseguido el ascenso a Tercera División, la campaña 15/16 pareció volver a poner al club sagreño entre los mejores de la categoría al ser séptimo, nada más lejos de la realidad pues, con un plantel muy debilitado, la sesión 16/17 con numerosas derrotas fue un desastre terminando decimoctavo y con los dos pies en Primera Autonómica Preferente. En pocos años de margen el C.D. Illescas volvía a tropezar con la misma piedra agravándose la situación en la edición 17/18 al ser tercero en Liga y no poder siquiera promocionar. En la temporada 18/19, reforzado el equipo, se obtuvo el primer puesto regresando por la vía rápida a Tercera División sin mediar Promoción, asentándose en el Grupo XVIII castellano-manchego en una extraordinaria campaña 19/20 en la que, yendo decimoséptimo y a diez jornadas para el final del campeonato, en marzo de 2020 fue suspendido el torneo por la Federación Española a causa de la crisis sanitaria decidiéndose conservar la plaza de todos los participantes.

2020 – 2030

La recién inaugurada década empieza con la voluntad por parte de la Federación Española de reestructurar las categorías nacionales que de ella dependen suprimiendo las tradicionales Segunda División B y Tercera División que, para la temporada 21/22, serán sustituidas por dos nuevas tituladas Primera RFEF y Segunda RFEF respectivamente a las que se añade una tercera denominada Tercera RFEF que se convierte en el quinto nivel. Para acomodar a los clubs en la nueva estructura y realizar la correspondiente criba, durante la temporada 20/21 se establece un complicado sistema competitivo en el cual el Grupo XVIII castellano-manchego queda fraccionado en dos mitades participando el C.D. Illescas con una muy renovada plantilla en el Subgrupo B del que resulta octavo clasificado debiendo jugar a continuación en el Grupo por la Permanencia, fase en la que es segundo y decimocuarto en el cómputo global, pasando a Tercera RFEF en lo que se puede considerar como un paso atrás al acceder al quinto nivel nacional.

Con una plantilla renovada y reforzada, ausentes los primeros espadas del curso anterior, el C.D. Illescas se clasifica tercero al término de la campaña 21/22 entrando en la Promoción de Ascenso a Segunda RFEF, fase donde es eliminado de buenas a primeras en las Semifinales regionales por el C.P. Villarrobledo quien le derrota a encuentro único por 1-0. Manteniendo gran parte de la plantilla del curso anterior, en la sesión 22/23 se obtiene el subcampeonato superado por el C.D. Manchego C.R., accediendo por segunda vez consecutiva a la Fase Regional donde supera en Semifinales al Villarrubia C.F. tras vencer 0-1 en la localidad ciudadrealeña y empatar 0-0 en casa. Animado por el resultado, en la Final se impone al C.D. Quintanar del Rey al vencer 2-3 en la ida y 2-0 en casa, accediendo a la Fase Nacional donde se mide ante el C.F. Vimenor, del municipio cántabro de Vioño de Piélagos. La eliminatoria, también a doble encuentro, le proporciona el mayor éxito de su historia tras la victoria 1-0 en casa y empate 1-1 en la vuelta, resultados con los que asciende a Segunda RFEF ante la desbordante alegría de todos sus seguidores.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Historial del Club Deportivo Brea

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Brea
  • Ciudad: Brea de Aragón 
  • Provincia: Zaragoza
  • Comunidad Autónoma: Aragón
  • Fecha de constitución: 6 de septiembre de 1971
  • Fecha de federación: 6 de septiembre de 1971

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Brea (1971- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

0 Ligas en Categoría Nacional:

 

ESTADIO:

  • Nombre: Campo Municipal de Piedrabuena
  • Año de inauguración: 24 de octubre de 1971
  • Cambios de nombre:
  • Campo Municipal de Piedrabuena (1971- )
  • Capacidad: 1.200 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo Municipal de Piedrabuena (1971- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO BREA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL CLUB DEPORTIVO BREA. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BREA DE ARAGÓN:

El municipio y localidad de Brea de Aragón, situado en la comarca zaragozana de El Aranda cuyo río del mismo nombre la baña, al oeste de la provincia, junto a la Sierra de La Virgen y distante con la capital en ochenta y siete kilómetros, tradicionalmente ha sido un pequeño núcleo cuyos habitantes se han dedicado mayormente al curtido y pieles siendo la industria del calzado actualmente la principal actividad de sus algo más de mil quinientos vecinos.

Contando con cerca de dos mil habitantes en una época de repunte de su población, el fútbol empezó a ser practicado a principios de los años treinta tomando pronto los jóvenes locales la necesidad de constituir una sociedad que pudiera enfrentarse a sus homólogas de la comarca y resto de la provincia, acondicionando un terreno de juego en el paraje de La Florida para, de forma paralela, constituir a principios de 1934 el Club Deportivo Brea. Vistiendo camiseta gualdinegra con pantalón negro, la carrera de esta sociedad se inició el 14 de abril cuando, con motivo de inaugurar oficialmente su campo, se contendió ante el Bilbilitano F.C., de Calatayud, cayendo derrotado por 0-4 para devolver visita el 24 de junio mejorando su juego ostensiblemente pese a perder 1-0 en encuentro disputado en el Campo del Empedrado.

Transcurrido un año, después de meses de práctica y teniendo como base el Campo de La Florida, el C.D. Brea se adhirió a la Federación Aragonesa pudiendo contender durante la temporada 35/36 frente a clubs de su entorno geográfico, siendo su actividad sorprendida en julio de 1936 por la Guerra Civil por lo que en adelante no hubo fútbol hasta la llegada de tiempos mejores.

Finalizado el conflicto, el fútbol quedó reducido al ámbito escolar pasando los años sin movimiento hasta que, llegados al año 1947, el aficionado Fructuoso Forniés cedió unos terrenos de su propiedad al ayuntamiento sitos junto a la carretera de Illueca para uso deportivo que, después de ser allanados y perimetrados, propiciaron en 1948 la reorganización del Club Deportivo Brea. Vistiendo inicialmente camiseta azulina con pantalón azul y alentado por los grandes aficionados Grávalos y Pedro Barcelona, contando con el nuevo Campo Municipal de Piedrabuena y después de contender un buen número de encuentros amistosos en sus dos primeros años, en 1950 el C.D. Brea fue inscrito por segunda ocasión en la Federación Aragonesa siendo considerado como club de Segunda Regional, categoría donde compitió durante la temporada 50/51 vistiendo camiseta azulina con pantalón blanco y realizando un buen papel al quedar segundo clasificado tras el C.D. Español, de La Almunia de Doña Godina consiguiendo el ascenso a Primera Regional.

Pasar a la primera de las categorías regionales y tener que competir frente a clubs de Zaragoza y Teruel debiendo realizar largos desplazamientos fue un límite que, económicamente, el club breano no tenía capacidad para ejecutar por lo que, a su pesar, declinó no sólo su participación en dicha categoría sino también a nivel federado disminuyendo su presencia en lo sucesivo. Pasado el tiempo y no dando su Junta Directiva síntomas de actividad, en 1953 desde el Gobierno Civil provincial se le dio aviso de causar baja en el Registro Civil si no presentaba una documentación en sentido contrario, cosa que no ocurrió desapareciendo el fútbol al menos de forma organizada.

HISTORIA DEL CLUB:

1971 – 1980

Los años setenta comenzaron con un país donde el fútbol se asomaba a la televisión los fines de semana y con un Campeonato del Mundo disputado en 1970 en Méjico que atrapó a muchos aficionados viendo la evolución de grandes jugadores. Brea de Aragón, que rozaba los dos mil habitantes y permanecía completamente ajena al fútbol después de veinte años con el Campo Municipal de Piedrabuena convertido en una escombrera desde finales de los años cincuenta, gracias a la voluntad e ímpetu de un grupo de aficionados entre los que se encontraba Luis Gregorio Ariza, en 1971 decidió reemprender la actividad balompédica con la constitución de una nueva sociedad que, partiendo de cero, representara al municipio dentro del fútbol federado.

Mantenidas las reuniones iniciales a mediados de año y siendo el nuevo club todavía un esbozo, al margen de las labores encaminadas a la constitución los primeros pasos fueron dirigidos al acondicionamiento del Campo de Piedrabuena retirando los escombros, allanando el terreno y limpiándolo para la práctica además de atender el perímetro para el acomodo de los aficionados, avanzando conjuntamente todo lo previsto durante los primeros meses estivales hasta consolidarse antes de iniciarse la temporada en ciernes. Atados los entresijos, con el mismo nombre del club desaparecido dos décadas antes, pero sin relación alguna con este, el 6 de septiembre quedó oficialmente constituido el nuevo Club Deportivo Brea ejerciendo Luis Gregorio de presidente y confirmándose como colores titulares los tradicionales azul para la camiseta y blanco para el pantalón, pasando acto seguido a formalizar su registro en la Federación Aragonesa para competir siendo considerado como de Tercera Regional, la categoría más baja de las organizadas. Reunido un grupo de jugadores ante el incipiente campeonato 71/72 a iniciar a mediados octubre, con buen pie se terminó tercero ascendiendo a Segunda Regional.

Arrastrados por el buen inicio, el C.D. Brea fue cuarto en la temporada 72/73 y primero en la campaña 73/74 consiguiendo accediendo a Segunda Regional Preferente, nueva categoría entre la Primera Regional y Segunda Regional que venía a convertirse en el tercer nivel regional del momento donde, brillantemente una vez disputada la sesión 74/75, consiguió proclamarse subcampeón ascendiendo a Primera Regional. En pocos años el C.D. Brea fue adquiriendo nivel deportivo y competitivo en lo que parecía una carrera sin freno hasta que, en el estreno de la edición 75/76 no rodaron bien las cosas y se ocupó la vigésima y última plaza descendiendo a Segunda Regional Preferente.

El descenso fue asumido como la primera decepción en su corta historia afrontando la temporada 76/77 con relativo optimismo, anunciando paralelamente la Federación Aragonesa una reestructuración de sus categorías de modo que, para el siguiente campeonato, el grupo único de Primera Regional y el también único de Segunda Regional Preferente quedaban unificados creándose dos nuevos grupos. Al C.D. Brea que terminó décimo no le fue difícil acceder a este nivel terminando la campaña 77/78 en noveno puesto, manteniéndose a buen tono en la sesión 78/79 con un séptimo puesto y cerrando sus primeros años de vida en esta década con un notable sexto puesto en su grupo.

1980 – 1990

El inicio de lo años ochenta trajo un ascenso inesperado, pero bienvenido, tras cumplimentar una notable temporada 80/81 en la que finalizó segundo clasificado tras el C.D. Pedrola. El ascenso, primero en su historia a Regional Preferente, fue celebrado por sus seguidores como un extraordinario éxito pues, modesto y con un presupuesto para nada desmadrado, poder competir en esta categoría decía mucho del buen hacer del conjunto celeste. Puestos manos a la obra, el debut de la campaña 81/82 les dejó en quinto puesto pasando muchísimos apuros en la sesión 82/83 para evitar el acuciante descenso, paso que se eludió por dos puntos terminando decimosexto.

Después de tan significativo susto, en la edición 83/84 se realizaron bastantes cambios en la plantilla ocupándose el noveno puesto, teniendo un mal resultado en el curso 84/85 al cerrar el campeonato en decimotercera posición mientras en la temporada 85/86 nada salió bien y, además de concluir decimoctavo, dejó pasar una gran oportunidad para ingresar en el nuevo Grupo XVI de Tercera División que la Federación Española confió a la Federación Aragonesa en exclusivo para gestionar a los clubs aragoneses y sorianos de la categoría.

Anunciado el próximo ingreso de los clubs sorianos en la Federación de Castilla y León y habida cuenta de que la Segunda División B iba a pasar de un grupo único a cuatro autorizándose el acceso de tres clubs aragoneses al tercer nivel nacional para el siguiente curso, en la campaña 86/87 se incrementaron el número de ascensos quedando el C.D. Brea en sexto lugar y declinando el ascenso al no tener medios para afrontar tan exigente categoría, conformándose con seguir en Regional Preferente siendo decimoprimero en la sesión 87/88 y decimosegundo en la edición 88/89. Concluido el campeonato 89/90 en noveno puesto, la sociedad celeste se mantenía saneada económicamente, sin problemas financieros y la convicción de que no debía comprometerse el futuro del club más allá de lo asumible.

1990 – 2000

Los años noventa ofrecieron una cara distinta del club aragonés atravesando por diferentes etapas en búsqueda de la estabilidad. Los tiempos cambiaban, la competencia de otros clubs era manifiesta y los zaragozanos no pudieron aguantar el ritmo perdiendo en la temporada 90/91 la categoría al ser decimoquintos descendiendo a Primera Regional. El accidente deportivo no se alargó demasiado y, con fortuna, la campaña 91/92 resultó positiva finalizando en tercero puesto regresando a Regional Preferente.

En lo sucesivo esta categoría fue su destino compitiendo el conjunto breano sin grandes aspiraciones y con el firme objetivo de conseguir la permanencia. Decimoprimero en la sesión 92/93, en la edición 93/94 se obtuvo un buen séptimo puesto debiendo pasar más apuros en la temporada 94/95 cuando, decimocuarto, el desarrollo del torneo no salió según lo planificado. Después de finalizar octavo en la campaña 95/96, las cosas se torcieron en la sesión 96/97 ocupando la decimoséptima plaza descendiendo irremediablemente a Primera Regional, una categoría que costó de abandonar haciéndose el regreso a Regional Preferente de rogar al ser octavo en la edición 97/98, cuarto en el curso 98/99 y tercero en el campeonato 99/00 con los dos primeros clasificados bastante alejados en puntos.

2000 – 2010

Al empezar el nuevo siglo, la directiva breana se propuso regresar a Regional Preferente, objetivo que se complicó bastante en la temporada inicial 00/01 al quedar noveno, muy alejado de los primeros puestos, cumpliéndose en la siguiente campaña 01/02 con un reforzado plantel que logró proclamarse campeón de Liga. Acomodado en Regional Preferente, las sesiones 02/03 y 03/04 resultaron muy similares ocupando el octavo y séptimo puesto respectivamente, sufriendo un ligero retroceso en la edición 04/05 donde se concluyó en decimotercera plaza.

Modesto en la categoría y hasta la fecha considerado como un club sin grandes pretensiones, la entrada de capital permitió en la temporada 05/06 escalar algunas posiciones hasta finalizar sexto siendo sobresaliente e histórica la campaña 06/07 cuando, con una plantilla competitiva, consiguió el subcampeonato, aunque a diecinueve puntos del intratable C.D. Universidad-Real Zaragoza «C» ascendiendo por méritos propios a Tercera División, una categoría que se antojaba imposible de alcanzar para el representante de un municipio con su número de vecinos.

Ilusionados y unidos ante tal gesta, los aficionados celestes vieron debutar al C.D. Brea en el Grupo XVII aragonés compitiendo con los más distinguidos clubs de la región teniendo un aceptable estreno al finalizar decimoquintos en la sesión 07/08 conservando la categoría, intención que no se pudo repetir en la edición 08/09 cuando, con más problemas de los esperados, el equipo no rindió sumando cinco victorias y seis empates con lo que descendió a Regional Preferente. Aunque se intentó regresar de inmediato, la realidad es que el campeonato 09/10 no fructificó y, superado por varios clubs con mayor potencial, hubo de contentarse con la cuarta plaza.

2010 – 2020

Siguiendo con el C.D. Brea en Regional Preferente, los años diez empezaron casi de la misma manera que había finalizado la década precedente, con un equipo puntero que trataba de acercarse a las primeras plazas, pero no lo conseguía concluyendo la temporada 10/11 mientras en la campaña 11/12 incluso se retrocedió en la clasificación general terminando en octava posición. Con la aportación de nuevos fichajes la reacción del conjunto celeste fue, en cambio, muy positiva durante la sesión 12/13 atrapando la primera plaza y no abandonándola hasta el final materializando su segundo ascenso a Tercera División tras aventajar al C.F. Illueca en cinco puntos.

El ascenso, muy merecido, sin embargo no estuvo acompañado del aplomo necesario para subsistir en el Grupo XVII aragonés dentro del campeonato 13/14 y, pese a las once victorias sumadas, como decimoséptimo perdió la categoría descendiendo a Regional Preferente. Cuarto en la edición 14/15 sin posibilidades reales de alcanzar una de las dos primeras plazas que proporcionaban el ascenso, en el curso 15/16 el club zaragozano volvió a opositar en firme para obtener el ascenso, objetivo que no se le escapó al concluir segundo a un solo punto de la A.D. Épila C.F. Este era el tercer ascenso en pocos años a Categoría Nacional y en el ánimo de todos los aficionados cabía la esperanza de prolongar su estancia en Tercera División alejando el peso de ediciones anteriores donde su estancia, como en la última ocasión, había sido demasiado breve. La directiva breana reforzó convenientemente todas las líneas y el equipo lo agradeció finalizando la temporada 16/17 en decimosegundo puesto, posición que fue superada en la campaña 17/18 con una décima plaza que alargaba su continuidad conforme a lo que se demandaba.

Manteniendo la base del equipo, en la sesión 18/19 se dio un importante salto que les dejó en séptimo puesto siendo una gesta importante para una afición que se veía reconfortada y agradecida por el esfuerzo tanto de directivos como jugadores, marchando todavía mejor en el campeonato 19/20 cuando la crisis sanitaria obligó a la Federación Española a suspender la competición restando todavía once jornadas por disputar. Tercero en ese momento tras S.D. Tarazona y C.D. Teruel, a finales de mayo la Federación Española confirmó la disputa en julio de unas eliminatorias a encuentro único entre los cuatro primeros clasificados para determinar qué club ascendía a Segunda División B, cruzándose el C.D. Brea con el C.D. Teruel en Semifinales a quien consiguió derrotar 2-1 accediendo a la Final, viéndose desbordado ante sus ilusionados aficionados por un poderoso S.D. Tarazona que se impuso 3-0 poniendo fin a su sueño.

2020 – 2030

Comenzada la nueva década, la Federación Española en su propósito de modernizar la estructura de las categorías nacionales, emprende una fuerte reforma suprimiendo las tradicionales Segunda División B y Tercera División quedando sustituidas para la temporada 21/22 por dos nuevas tituladas Primera RFEF y Segunda RFEF respectivamente a las que se añade una tercera denominada Tercera RFEF que se convierte en el quinto nivel.

Para acomodar a los clubs en la nueva estructura y realizar la correspondiente criba, durante la temporada 20/21 se establece un complicado sistema competitivo en el cual el Grupo XVII aragonés queda fraccionado en dos mitades participando el C.D. Brea en el Subgrupo B del que es finalmente primero con una plantilla reforzada que accede a la Segunda Fase donde lucha por el ascenso de categoría. Con dos plazas en juego y seis candidatos, los celestes luchan por el primer puesto escapándose por tan solo dos puntos en beneficio del C.D. Teruel, pero obteniendo el mayor logro de su historia al resultar segundos consiguiendo el acceso directo a la nueva Segunda REFEF, cuarto nivel que presenta un carácter interregional que la hace sumamente atractiva para los aficionados.

Consumado el ascenso, una auténtica gesta para un modesto club que representa a un municipio que no alcanza lo dos mil vecinos, acondicionado el Campo Municipal de Piedrabuena, se procede a realizar fichajes para no desentonar en su debut de campaña 21/22 quedando ubicado en el Grupo III junto a clubs aragoneses, catalanes y baleares sumándose el C.D. Numancia de Soria, postrero campeón, siendo el papel de los celestes muy destacable al finalizar décimos eludiendo cualquier compromiso con la zona peligrosa de la tabla clasificatoria. En la sesión 22/23 se pasa al Grupo II variando la composición al participar clubs, además de aragoneses, vascos, navarros y riojanos con también buen sabor de boca pues, decimosegundos en Liga, tres son los puntos que les separan de la Promoción de Descenso en lo que se puede considerar un nuevo éxito para un club que trabaja estupendamente para conseguir lo mejor posible dentro de sus posibilidades.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Historial del Cerdanyola del Vallés Futbol Club

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Cerdanyola del Vallés Futbol Club
  • Ciudad: Cerdanyola del Vallés 
  • Provincia: Barcelona
  • Comunidad Autónoma: Cataluña / Catalunya
  • Fecha de constitución: 9 de junio de 2006
  • Fecha de federación: 2006

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Cerdanyola del Vallés Futbol Club (2006- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

0 Ligas de Categoría Nacional:

 

ESTADIO:

  • Nombre: Camp Municipal de Les Fontetes
  • Año de inauguración: 22 de marzo de 2015
  • Cambios de nombre:
  • Camp Municipal de Les Fontetes (2015- )
  • Capacidad: 1.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Camp Municipal de Santa Anna (2006-2010)
  • Camp Municipal de La Bòbila (2010-2015)
  • Camp Municipal de Les Fontetes (2015- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL CERDANYOLA DEL VALLÉS FUTBOL CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL CERDANYOLA DEL VALLÉS FUTBOL CLUB. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN CERDANYOLA DEL VALLÉS:

Situado a dieciséis kilómetros de la capital provincial, Barcelona, el municipio de Cerdanyola del Vallés -Sardañola en castellano- se encuentra enclavado en la comarca del Vallés siendo colindante con las sierras de Collserola y Galliners estando bañado por los ríos Sec, Ripoll y la riera de Sant Cugat. Desarrollado a partir de una poblado ibérico y antigua zona habitual veraniega, a partir de los años cincuenta experimentó un gran crecimiento al convertirse en zona residencial de muchos inmigrantes pasando de poco más de dos mil vecinos a los cincuenta y siete mil actuales girando su economía entorno al sector servicios y a la industria. En su término municipal alberga la Universidad Autónoma de Barcelona.

Contando con poco más de dos mil habitantes a mediados de los años veinte pese a su cercanía con la capital provincial y estar el fútbol bastante consolidado en todo su entorno geográfico, la práctica de este deporte se demoró hasta 1928 cuando, organizado en su gran mayoría por veraneantes procedentes de Barcelona, quedó constituido el efímero Colonia Veraniega de Sardañola disputando encuentros preferentemente frente a representantes de las localidades vecinas.

Sin más trascendencia, pero basado ya con juventud local, en 1931 surgió el Cordelles Club contando con equipo de fútbol y, a la par, sección de tenis, desapareciendo al cabo de poco tiempo hasta que, en 1933, fue constituido el Sardañola Foot-ball Club quien, a trancas y barrancas, permaneció en activo hasta la Guerra Civil siendo contemporáneo de la Peña Iris.

Finalizado el conflicto bélico que tanta ruina y desgracia trajo, la conocida por entonces como Sardañola del Vallés quedó estancada con cerca de cuatro mil vecinos adquiriendo gran auge la práctica del hockey sobre patines en detrimento del fútbol, decantándose la juventud por el stick en lugar del balón hasta que en 1946 apareció el Atlético Alzinas vistiendo camiseta verde con pantalón blanco y jugando en el Camp del Massot, situado junto a la desembocadura del Río Seco sobre el Río Ripoll. Inscrito en 1948 como Centro de Deportes Sardañola en la Federación Catalana, la trayectoria de este club se extendió a lo largo de una primera etapa que alcanzó hasta la temporada 52/53 compitiendo en Segunda Regional, desapareciendo a continuación eclipsado por el éxito del hockey sobre patines que arrastraba una gran masa de aficionados contando con el club local en la élite.

Fruto del desarrollismo y la llegada de mucha inmigración, a mediados de los años sesenta Sardañola del Vallés superaba los quince mil vecinos siendo reclamo constante por parte de muchos aficionados la reorganización del Ct. de D. Sardañola para contentar su deseo de ver fútbol. Llegados a 1967 la iniciativa cuajó adoptándose el nombre de Centro de Deportes Sardanyola, con el nombre del municipio en catalán y jugando en el Campo Municipal de Santa Anna, teniendo una vida deportiva ocupada entre Segunda Regional y Primera Regional a lo largo de los años sesenta y setenta.

Cambiado el nombre de la sociedad a Centro de Deportes Cerdanyola en 1979 ajustándose a la corrección lingüística adoptada por el municipio, durante los primeros años ochenta se compitió en Primera Regional disponiendo de un momento dulce en las temporadas 86/87 y 87/88 cuando disfrutó de la Regional Preferente por primera vez en su historia, compartiendo desde 1970 espacio con la U.D. Fontetas, club nacido en esta popular barriada vistiendo camiseta amarilla con pantalón azul y, desde 1985, con el C.D. Baroja, sociedad que vestía camiseta amarilla y pantalón negro.

Al empezar los años noventa Cerdanyola del Vallés superaba los cincuenta y siete mil vecinos surgiendo en 1991 el C.F. Monflorit, con campo propio, siguiendo mostrándose el desde 1990 conocido como Centre d’Esports Cerdanyola como un club humilde estancado en Primera Territorial equivalente al séptimo nivel nacional. A principios del nuevo siglo, el club verdiblanco se incorporó a Regional Preferente durante las temporadas 00/01, 01/02 y 02/03 descendiendo a Primera Regional y de ahí a Segunda Regional tocando fondo mientras clubs como la U.D. Fontetas y el Club Escuela de Fútbol U.D. Cerdanyola del Vallés constituido en 1997 vistiendo camiseta y pantalón blanco, se mostraban firmes obteniendo plaza en Primera Regional.

HISTORIA DEL CLUB:

2006 – 2010

Iniciado el año 2006, la presión urbanística existente sobre el viejo Campo Municipal de Santa Anna ubicado en el Complejo Deportivo de Can Xarau, junto al Río Seco, era muy elevada siendo a la par la situación deportiva de los distintos clubs sardañolenses dispersa habiendo finalizado la temporada 05/06 con el C.E.F. U.D. Cerdanyola del Vallés decimoquinto en Primera Regional conservando su plaza, la U.D. Fontetas descendida a Segunda Regional al haber concluido decimoctavo y colista, el Ct. d’E. Cerdanyola recién ascendido a Primera Regional al haberse proclamado campeón de su grupo, teniendo a la E.C.F. Cerdanyolense-Monflorit décima en Tercera Regional y al C.D. Baroja decimotercero, también en Tercera Regional a los que se sumaba el C.F. Santa Anna, pendiente de ver qué ocurría.

Habiendo un estudio municipal que recomendaba abandonar el Campo de Santa Anna y encontrándose atomizada la organización futbolística con hasta seis clubs, desde el ayuntamiento se promovió y reunió a los directivos de todas las sociedades para tratar de fusionarlas en una sola intentando solventar los problemas de infraestructura y, de paso, crear un club más fuerte capaz de alcanzar superiores categorías, algo que se perseguía desde hacía tiempo pero, a consecuencia de la idiosincrasia local, era casi imposible.

El viernes 9 de junio, teniendo el ayuntamiento como marco, los seis clubs implicados firmaron la constitución del Cerdanyola del Vallés Futbol Club bajo el consenso de que Felipe López fuera el presidente, eligiéndose como color el verde para camiseta y pantalón. Jugando en el Campo Municipal de Santa Anna, de tierra, el nuevo club se estrenó en Primera Regional siendo consecutivamente sexto en las temporadas 06/07 y 07/08, incorporando en el banquillo durante la campaña 08/09 a Toni Carrillo quien, iniciando una etapa de esplendor, concluyó el campeonato en primer puesto logrando ascender a la Preferente Territorial donde terminó décimo clasificado la sesión 09/10.

2010 – 2020

El tándem formado por Felipe López y Toni Carrillo empezó recién iniciados los años diez a funcionar como un reloj aumentando las capacidades deportivas del club con nuevos jugadores de mayor calidad. Paralelamente se abandonaba el Campo Municipal de Santa Anna para pasar al Campo de la Bòbila situado en la calle Galicia, arrancando la década con un cuarto puesto en la temporada 10/11 que le supuso ascender a Primera Catalana, quinto nivel nacional, al ser desdoblado el por entonces único grupo de esta categoría para el siguiente torneo. Quinto clasificado en la campaña 11/12, la sesión 12/13 fue meteórica concluyendo en primer puesto y aventajando en diecisiete puntos al C.D. Masnou, resultado que le proporcionó el ascenso a Tercera División, categoría nunca alcanzada por un club local.

Debutante en el Grupo V catalán de Tercera División, el estreno de la edición 13/14 deparó un decimosegundo puesto para el club del Vallés, acometiéndose durante la temporada 14/15 obras de remodelación en el Camp Municipal de Les Fontetes para disponer de mayor capacidad, asientos, césped artificial y comodidades, recinto reinaugurado el 22 de marzo de 2015 en encuentro perdido ante el F.C. Vilafranca por 1-3 finalizando décimo en Liga. Octavo en la campaña 15/16, el club buscaba asentarse en la categoría teniéndola como techo pues, en esos instantes, pensar en un nuevo ascenso era inviable dado el presupuesto que se manejaba.

Con estos mimbres y la ilusión de seguir creciendo, la sesión 16/17 se cerró en decimocuarta plaza, continuando al frente del banquillo Toni Carrillo quien, con su labor, era seguido por otros clubs de mayor importancia ocupándose en la mejora del plantel verdiblanco cada campeonato. En la edición 17/18 se concluyó en decimosegundo puesto, siendo muy similares la temporada siguiente 18/19 con una decimoprimera plaza y la campaña 19/20, caracterizada por la crisis sanitaria destapada en marzo de 2020 que, a falta de disputarse todavía once jornadas, fue suspendida por la Federación Española encontrándose los sardañolenses en decimotercero puesto.

2020 – 2300

Comenzada la nueva década, la Federación Española en su propósito de modernizar la estructura de las categorías nacionales, emprende una fuerte reforma suprimiendo las tradicionales Segunda División B y Tercera División quedando sustituidas para la temporada 21/22 por dos nuevas tituladas Primera RFEF y Segunda RFEF respectivamente a las que se añade una tercera denominada Tercera RFEF que se convierte en el quinto nivel.

Para acomodar a los clubs en la nueva estructura y realizar la correspondiente criba, durante la temporada 20/21 se establece un complicado sistema competitivo en el cual el Grupo V queda fraccionado en dos mitades participando el Cerdanyola F.C. en el Subgrupo B del que es finalmente primero con una plantilla reforzada que accede a la Segunda Fase donde lucha por el ascenso de categoría. Con dos plazas en juego y seis candidatos, los verdes no consiguen el objetivo al resultar quintos tras encadenar varios resultaos negativos, pasando a las Eliminatorias Finales donde, en esta ocasión, dan todo lo que tienen de sí superando en Cuartos a la U.E. Vilassar de Mar por 3-2, en Semifinales al Girona F.C. «B» también por 3-2 y en la Final a la U.E. Sant Andreu por 3-1 consiguiendo un histórico ascenso a Segunda RFEF.

Debutante en Segunda RFEF la campaña 21/22 y ubicado en el Grupo III junto a clubs catalanes, baleares, aragoneses y el C.D. Numancia de Soria, el club vallesano anda sobre la cuerda de alambre todo el campeonato temiéndose un posible descenso, destino que se evita de forma directa en el último encuentro siéndole imposible eludir la Promoción de Permanencia al terminar decimotercero. En esta decisiva eliminatoria a encuentro único, es derrotado 1-3 ante la Gimnástica Segoviana C.F. perdiendo la categoría para, una vez concluida la temporada, ser rescatado por la Federación Española ocupando la vacante dejada por el C.F. Talavera de la Reina al pasar el club castellano a Primera RFEF como sustituto del DUX Internacional de Madrid expulsado de la competición. Inserto en el Grupo V junto a madrileños, extremeños, canarios, castellano-manchegos y andaluces debiendo recorrer muchos kilómetros, la sesión 22/23 es un desafío para el club barcelonés que supera con nota al concluir décimo pese a todas las dificultades que se encuentra.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Historial de la Agrupación Deportiva Llerenense

 

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Agrupación Deportiva Llerenense
  • Ciudad: Llerena 
  • Provincia: Badajoz
  • Comunidad Autónoma: Extremadura
  • Fecha de constitución: 7 de mayo de 1967
  • Fecha de federación: 1967

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Agrupación Deportiva Llerenense (1967- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera RFEF:

  • 2022/23

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal Fernando Robina
  • Año de inauguración: 7 de mayo de 1967
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal (1966-1974)
  • Estadio Municipal Fernando Robina (1974- )
  • Capacidad: 1.000 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Estadio Municipal Fernando Robina (1967- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DE LA AGRUPACIÓN DEPORTIVA LLERENENSE. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DE LA AGRUPACIÓN DEPORTIVA LLERENENSE. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN LLERENA:

El municipio y ciudad de Llerena, distante ciento diecisiete kilómetros de la capital provincial Badajoz, es cabeza de la comarca de la Campiña Sur lindante con Andalucía siendo variopinto su amplio término con sierras en el sur y una extensa campa en el norte y este. Girando su economía alrededor de la agricultura de secano y el sector ganadero permaneciendo casi a espaldas de la industria, cuenta con algo más de cinco mil setecientos habitantes y un importante patrimonio religioso y civil siendo su núcleo Conjunto Histórico Artístico. Sede de órdenes militares y del Tribunal de la Inquisición, durante el pasado gozó de gran importancia llegando a ser la segunda población más habitada de Extremadura perdiendo muchos de sus privilegios con la desamortización.

Contando con cerca de ocho mil vecinos durante los años veinte, el fútbol que ya triunfaba en la capital y en muchas localidades de la región tomó naturaleza en 1923 cuando fue constituida la Sociedad Cultural Deportiva Regina Balompié presidida por Andrés Rodríguez Mosquero que, al poco tiempo y en 1924, dio pie al Llerena Foot-ball Club, sociedad con escasos medios y apartada de la primitiva Federación Extremeña que perduró hasta finales de década jugando en el Campo de La Tintorería estando su vida deportiva dedicada a los encuentros amistosos y disputa de torneos con los representantes de municipios vecinos, siempre con un trofeo por el medio.

Aplacada la iniciativa del Llerena F.C., en 1930 un grupo de jóvenes aficionados liderados por el incombustible Luis Ramón Corcha -conocido por «El Corcha»- constituyeron el Corcha F.C., modesta sociedad que mantuvo una gran relación con la sociedad de ciclismo local hasta el punto de fusionarse en 1932 dando lugar a la Agrupación Deportiva Llerena. Vistiendo camiseta con pantalón blancos y haciendo uso como sus antecesores del Campo de la Tintorería, la Ag.D. Llerena ingresó el año 1933 en la conocida por entonces como Federación Regional del Oeste que abarcaba las provincias de Badajoz, Cáceres y la andaluza Huelva desde 1932 a raíz del desencuentro del Real Club Recreativo de Huelva con la Federación Regional del Sur, siendo considerado como de Primera Categoría por lo que, en la temporada 33/34, formó parte del campeonato regional.

Con un plantel de circunstancias, su paso fue testimonial perdiendo los seis encuentros del torneo ante clubs de mayor potencial, especialmente el Badajoz Sport Club, resultando la campaña siguiente 34/35 más positiva al reforzarse con jugadores profesionales que dejaron al combinado llerenense quinto en una Liga de ocho participantes sumando siete victorias por siete derrotas, sin empates. Liquidada la Federación Regional del Oeste en 1935 al incorporarse los clubs onubenses a la Federación Regional del Sur, la Federación Extremeña fue reorganizada quedando la Serie a limitada a seis participantes y con la Ag.D. Llerenense desplazada a la Serie B, poniendo fin a su historia el estallido de la Guerra Civil en julio de 1936 que tanto daño y pavor hizo en la localidad.

Los desastres que causó la guerra en el municipio, con mucha sangre mediante, retrasaron la reorganización del fútbol al empezar los años cuarenta y no fue hasta 1947 cuando, bajo el nombre de Llerena Club de Fútbol, volvió la actividad deportiva al Campo de la Tintorería siendo la nueva sociedad afiliada en 1948 a la Federación Regional del Sur habida cuenta que, desde la temporada 42/43, la Federación Extremeña había sido suspendida por la Federación Española por su poca funcionalidad y número de inscritos.

Considerado como de Segunda Categoría, el Llerena C.F. que vestía camiseta y pantalón blancos, se movió por el ámbito regional en lo sucesivo pasando en 1950 a la Federación Extremeña tras su reorganización, siendo sus participaciones en Segunda Regional de la temporada 50/51 y Tercera Regional en la campaña 53/54 descontinuas en unos años donde no había dinero para viajar y mucho menos para competir debiendo conformarse con disputar encuentros amistosos y esperar la llegada de tiempos mejores.

HISTORIA DEL CLUB:

1966 – 1970

La situación de penuria e intermitencia del Llerena C.F. se alargó, siempre manteniendo la actividad, hasta el verano de 1966 cuando cesó por completo tas haber disputado un último encuentro ante el Guadalcanal C.F. con victoria por 1-0, pasando paralelamente a la acción el ayuntamiento presidido por el alcalde Fernando Robina Domínguez quien, atendiendo la reclamación de los aficionados pidiendo desde hacía años atrás la construcción de un nuevo campo de deportes, puso manos a la obra hallando unos terrenos en la carretera de Sevilla.

Tras unos meses de actuación, el Campo Municipal fue inaugurado el 10 de agosto de 1966 teniendo como invitados al Sevilla C.F. y C.D. Badajoz con victoria de los andaluces por 2-1, procediéndose a continuación a preparar las bases para consolidar lo que se pretendía fuese el nuevo representante del municipio. Teniendo el apoyo de la alcaldía y un grupo de aficionados que se volcaron en el nuevo proyecto, el 7 de mayo de 1967 quedó constituida la Agrupación Deportiva Llerenense haciendo memoria del antiguo club desaparecido en guerra que tan buen sabor de boca dejó, acordándose seguir vistiendo íntegramente de blanco y afiliarse a la Federación Extremeña que lo consideró como de Primera Regional dentro de los planes federativos para reorganizar todas las categorías que administraba.

Presidido por Isidoro Labrador del Arco, el estreno en Primera Regional de la temporada 67/68 se efectuó en un grupo único de diez participantes de ambas provincias que conquistó la Ag.D. Llerenense con soltura aventajando al Cacereño Atlético C.F. en tres puntos, no pudiendo ascender a una Tercera División en remodelación desde donde, precisamente, finalizado el torneo cuatro clubs extremeños descendían a Primera Regional. Con estas premisas la campaña 68/69 fue emocionante dando cabida a quince participantes resultando los de la Campiña cuartos mostrando su potencial, comunicando la Federación Española de cara a la siguiente sesión 69/70 que el primer clasificado ascendería directamente a Tercera División. Reforzado con algunos jugadores procedentes de Sevilla, la Ag.D. Llerenense en franca pugna con el C.D. Don Benito se llevó el título por el escaso margen de un punto, suficiente para ascender a una categoría inimaginada apenas unos años antes.

1970 – 1980

El debut de la temporada 70/71 en Tercera División se llevó a cabo en el Grupo IV formado por clubs extremeños, andaluces, norteafricanos, castellano-manchegos, murcianos y valencianos en una reformada categoría que había pasado de ocho a cuatro grupos de ámbito interregional, siendo a priori muy atractiva y a la vez exigente por la carestía de los jugadores y las grandes distancias a recorrer. Teniendo Fernando Robina presencia en el Sevilla C.F. como directivo, no le fue complicado llevar hasta Llerena un total de ocho promesas procedentes del Sevilla Atlético Club que, desafortunadamente no rindieron lo esperado sumando seis victorias y seis empates terminando vigésimo y colista descendiendo nuevamente a Primera Regional, categoría donde concluyó tercero la campaña 71/72 no pudiendo como mínimo promocionar.

Reforzada la plantilla, la sesión 72/73 ofreció un notable cambio de cara finalizando segundo tras el C.D. Cacereño por lo que pudo promocionar a Tercera División como aspirante ante el Club Getafe Deportivo, rival que le derrotó en tierras madrileñas por 3-1 e impuso en el Municipal por 1-3 dejando todo sentenciado. Conservando parte de la plantilla anterior, la edición 73/74 le contempló en cuarto puesto, experimentando a partir de 1974 un retroceso deportivo en la recién creada Regional Preferente al ser octavo en la temporada 74/75, decimotercero en la campaña 75/76 y decimoséptimo en la sesión 76/77 en lo que se convirtió en una crisis que requería de un cambio de rumbo.

En la edición 77/78, con nuevos dirigentes y jugadores se logró enmendar la negativa tendencia remontando hasta la quinta plaza, manteniendo una fuerte lucha en la temporada 78/79 con U.P. Plasencia y U.D. Montijo por conseguir el campeonato conformándose con el segundo puesto, un punto bajo los cacereños, pero con el ascenso a Tercera División en el zurrón. Este éxito deportivo le llevó a competir en el Grupo VII rodeado de clubs andaluces, extremeños y norteafricanos que ilusionó a los aficionados terminando decimocuarto la campaña 79/80, abriéndose la esperanza para en los años posteriores obtener la continuidad.

1980 – 1990

Al empezar los años ochenta la Federación Española impulsó en Tercera División la reagrupación de los clubs en sus respectivas territoriales para que, en un futuro próximo, cada una administrase su propio grupo. Inicialmente los clubs extremeños compitieron con los del occidente andaluz y ceutíes integrados en el Grupo X, no teniendo los llerenenses una buena temporada 80/81 por lo que, decimoctavos, descendieron a Regional Preferente. En esta categoría fue sexto en la campaña 81/82 y décimo en la sesión 82/83 consiguiendo el acenso a Tercera División junto a once clubs más al aprobar y conceder la Federación Española a la Federación Extremeña la gestión en solitario del Grupo XIV.

El debut en este grupo que representaba el cuarto nivel nacional, fue desastroso obteniendo tan solo tres victorias y once empates en la edición 83/84 con lo cual acabó vigésimo y colista destacado descendiendo a Regional Preferente. El club campiñense, que atravesaba un bache económico y deportivo, entró en crisis de resultados concluyendo la temporada 84/85 decimoquinto y agravando su situación al término de la campaña 85/86 cuando, vigésimo y colista, descendió un nuevo nivel yendo a parar a Primera Regional.

El golpe fue duro y la afición tuvo que asimilar la realidad deportiva viendo cómo su club era octavo en la sesión 86/87 y séptimo en la edición 87/88 no vislumbrándose en el horizonte poder salir del hoyo en el que se encontraba. Afortunadamente para sus intereses, un cambio de directiva y de rumbo posibilitó ser primero en el curso 88/89 y ascender por la vía rápida a Regional Preferente, contando con un buen plantel que, reforzado convenientemente, catapultó la sociedad al segundo puesto en el campeonato siguiente 89/90 a tres puntos del C.D. Azuaga posibilitando su ascenso a Tercera División haciendo olvidar lo recientemente ocurrido.

1990 – 2000

Con un proyecto firme y bien planteado, la Ag.D. Llerenense acometió la nueva década con ilusión abriéndola con un decimoquinto puesto en la temporada 90/91 que aseguraba su continuidad, siendo mejor la campaña 91/92 en la que terminó octavo convenciendo a los aficionados. Conscientes que la permanencia era el objetivo, la sesión 92/93 se pasó concluyendo en decimosegundo puesto mientras en la edición 93/94 se alcanzó la décima plaza llegando el fin de tan prolongado ciclo en el campeonato 94/95 cuando, decimonoveno con cinco victorias y cinco empates, descendió a Regional Preferente inexcusablemente.

Considerado como un accidente deportivo que requeriría de poco tiempo para ser subsanado, lo cierto es que los planes no se cumplieron en lo sucesivo, aunque cada temporada, se disponía de una plantilla que siempre se creía ser la idónea para el ascenso. De este modo fue séptimo en la temporada 95/96 y quinto en la campaña 96/97, terminando sexto en la sesión 97/98 y cuarto en la edición 98/99 viendo cómo los dos primeros puestos que tenían la llave para Tercera División siempre iban a parar a manos de terceros. Cansados los directivos de no lograr su objetivo vino el relevo y el inicio de otro ciclo de vacas flacas iniciándose con un décimo puesto en el curso 99/00.

2000 – 2010

Las perspectivas ante el comienzo del nuevo siglo no eran demasiado halagüeñas y los temores se confirmaron durante el desarrollo de la temporada 00/01 al ser decimoterceros teniendo una ligera recuperación en la campaña 01/02 cuando fueron novenos, pero cayendo nuevamente en el letargo con el decimosegundo puesto de la sesión 02/03. Lejos en presupuesto de los clubs rivales en la Regional Preferente pacense, la afición local no tuvo más remedio que conformarse con los tiempos que le tocaba vivir situándose alrededor de la medianía de la tabla clasificatoria ocupando, consecutivamente, el puesto decimotercero en los campeonatos 03/04 y 04/05.

La edición 05/06 no fue mejor que las anteriores concluyendo en decimosexta plaza gracias a la existencia de clubs en peor momento, resurgiendo en la temporada 06/07 al ser decimoprimero para, irremediablemente, tener una deficiente campaña 07/08 y descender a Primera Regional. La Ag.D. Llerenense se encontraba de nuevo en el mismo agujero donde se halló veinte años antes requiriendo de la ayuda de todos los aficionados y estamentos locales para salir lo antes posible. No fue fácil. Conscientes de que sólo valía ser primero o segundo, la sesión 08/09 se cerró en tercer puesto siendo más complicada la edición siguiente 09/10 en la que fue octavo esperando resurgir en la década siguiente.

2010 – 2020

Tal y como se esperaba, el cambio de década resultó productivo consiguiendo el primer puesto al término de la temporada 10/11 y el consiguiente ascenso de categoría pasando a Regional Preferente, abriendo su participación con un tercer puesto en la campaña 11/12 que le condujo a entrar en la Promoción de Ascenso, siendo eliminado en Semifinales por el C.D. Santa Marta al que se le derrotó en casa 1-0 perdiendo el encuentro de vuelta por 2-0. Sexto clasificado en la sesión 12/13, en la edición 13/14 tuvo una nueva oportunidad para ascender al ser igualmente tercero en Liga, superando en Semifinales al C.D. Calamonte tras vencer 3-1 en casa y caer derrotado en la vuelta 1-0, no pudiendo hacer nada en la Final ante el C.P. Sanvicenteño después de empatar 0-0 en casa y perder 3-0 en la localidad de San Vicente de Alcántara.

No consumado el pretendido ascenso al ser frustrado dos veces, la Ag.D. Llerenense pasó a ocupar puestos más alejados de la cabeza en las temporadas siguientes siendo sexto en la campaña 14/15 y décimo en la sesión 15/16 no acabando de funcionar las distintas plantillas que se reunieron, siendo incluso más preocupante la edición 16/17 en la que se obtuvo el decimosegundo puesto.

Sin carburar la plantilla demasiado, llegaron cambios en la temporada 17/18 consiguiendo proclamarse campeón de Liga a falta de materializar el deseado ascenso en la Promoción, siendo positivos los esfuerzos realizados al superar en Semifinales al C.D. Hernán Cortés tras empate 1-1 en Don Benito y victoria por 3-1 en casa consiguiendo el acceso a Tercera División tras imponerse en la Final al C.P. Sanvicenteño empatando 1-1 en la ida y venciendo 2-1 en casa. Pasados más de veinte años de ausencia, la Ag.D. Llerenense regresaba a Tercera División acomodándose en el Grupo XIV extremeño consiguiendo ser decimoprimero en el curso 18/19 y yendo decimoctavo en el campeonato 19/20 cuando, restando diez jornadas para su conclusión, fue suspendido en marzo de 2020 a causa de la crisis sanitaria no reanudándose en lo sucesivo, pero conservando su plaza.

2020 – 2030

Al empezar los años veinte la Federación Española, en su voluntad por reestructurar las categorías nacionales que de ella dependen, suprime las tradicionales Segunda División B y Tercera División sustituyéndolas para la temporada 21/22 por dos nuevas tituladas Primera RFEF y Segunda RFEF respectivamente a las que se añade una tercera denominada Tercera RFEF que se convierte en el quinto nivel. Para acomodar a los clubs en la nueva estructura y realizar la correspondiente criba, durante la temporada 20/21 se establece un complicado sistema competitivo en el cual el Grupo XIV extremeño queda fraccionado en dos mitades participando la Ag.D. Llerenense en el Subgrupo B del que es finalmente séptimo accediendo a la Segunda Fase con el objetivo de no descender y perder dos niveles de golpe. En un complicado grupo junto a nueve adversarios más, los blancos apuran todas sus opciones resultando cada encuentro dramático hasta que, con mucha fortuna, son cuartos y decimosextos en el cómputo general conservando su plaza.

La Tercera RFEF es el nuevo quinto nivel nacional equiparable a la Regional Preferente de las décadas anteriores encarándose la campaña 21/22 con optimismo y nuevos gestores. Pese a los refuerzos y una plantilla prometedora, se termina en tercero puesto no pudiendo ascender directamente por lo que accede a la Promoción, fase eliminatoria a encuentro único donde empata en Semifinales 1-1 con el Jerez C.F. haciendo prevalecer su mejor puesto en la clasificación, deseando imponerse en la Final y así entrar en la Fase Nacional. Tras imponerse 1-0 al Moralo C.P. se accede a la Fase Final debiendo jugarse el ascenso ante el Ourense C.F. a encuentro único en el neutral y madrileño Ciudad del Fútbol de Las Rozas, teniendo una mala tarde en la que son superados ampliamente por 0-4. En la sesión 22/23 el plantel es reforzado convenientemente buscándose la primera plaza desde el inicio y el claro propósito de ascender directamente, sin filtros, encontrándose por el camino al C.D. Azuaga que tiene su mismo objetivo. Tras un intenso duelo, los llerenenses se imponen por do puntos de margen consiguiendo el ascenso a Segunda RFEF por primera vez en su historia, cuarto nivel nacional con carácter interregional.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:

 

Historial del Club Deportivo Cayón

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Club Deportivo Cayón
  • Ciudad: Santa María de Cayón 
  • Provincia: Cantabria
  • Comunidad Autónoma: Cantabria
  • Fecha de constitución: 13 de marzo de 1915
  • Fecha de federación: 1924

 

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Club Deportivo Cayón (1915- )

 

TÍTULOS NACIONALES:

1 Liga de Tercera División:

  • 2020/21

1 Liga de Tercera RFEF:

  • 2022/23

 

ESTADIO:

  • Nombre: Estadio Municipal Fernando Astobiza
  • Año de inauguración: 11 de septiembre de 1988
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Municipal (1988-2002)
  • Estadio Municipal Fernando Astobiza (2002- )
  • Capacidad: 2.700 espectadores

 

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de Los Rosales (1915-1961)
  • Campo Municipal de Bellavista (1961-1988)
  • Complejo Deportivo Municipal / Fernando Astobiza (1988- )

 

TRAYECTORIA EN LIGA:

ESCUDOS DEL CLUB DEPORTIVO CAYÓN. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

UNIFORMES DEL CLUB DEPORTIVO CAYÓN. EVOLUCIÓN HISTÓRICA:

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN SANTA MARÍA DE CAYÓN:

El municipio cántabro de Santa María de Cayón, situado en el Valle de Cayón y perteneciente a la comarca de Valles Pasiegos donde ejerce de cabecera, dista 23 kilómetros con la capital provincial, Santander, estando su término atravesado por los ríos Pisueña y Parayas. Repartida su población en varias localidades sumando algo más de nueve mil habitantes en su totalidad, Sarón es la más poblada con tres mil doscientos vecinos seguida de La Penilla con dos mil, girando su economía en torno a la industria alimentaria y, en menor medida, a la ganadería.

HISTORIA DEL CLUB:

1915 – 1920

Contando con poco más de tres mil vecinos en los años diez del pasado siglo, el fútbol hizo aparición en el municipio cuando varias familias residentes en la localidad de Sarón, viendo la dimensión que estaba adquiriendo este deporte en Santander y en toda la geografía nacional, pensaron que era la actividad idónea para que sus hijos estuvieran en forma. Consensuada la posibilidad de crear una sociedad organizada donde cada uno tuviese su parcela, el 13 de marzo de 1915 quedó constituido el Club Deportivo Cayón siendo elegido presidente Román Molina acompañado en su primera Junta Directiva por Manuel Pérez, Ramón Fernández, José Sánchez Lastra, Dámaso Gutiérrez San Román y Leopoldo Gómez.

Aprobado vestir camiseta gualdinegra con pantalón negro, el club habilitó en Sarón un espacio junto a la carretera de Santander al que se denominó Campo de Los Rosales, contendiendo aquellos jóvenes en sus primeros años frente a clubs preferentemente de la comarca y adyacentes en encuentros amistosos, muchos de ellos con ocasión de fiestas patronales. Integrados por entonces los clubs cántabros en la Federación Regional del Norte con sede en Bilbao, el bisoño C.D. Cayón permaneció al margen de la competición organizada apagándose a finales de los años diez aquella flama inicial para quedar inactivo.

1920 – 1930

Pasado un periodo de tiempo si fútbol, resultó fundamental la constitución en 1922 de la Federación Regional Cántabra de Clubs de Foot-ball que impulsó la creación de varias categorías, muchos clubs y la inmediata o posterior afiliación de aquellos radicados en la provincia, reorganizándose el C.D. Cayón en 1924 tras su desaparición para, acto seguido, con muchachos más mayores inscribirse en la Federación Cántabra siendo considerado como de Tercera Categoría. La reorganización de los gualdinegros no cayó en saco roto y, paralelamente, tras su inercia quedó constituido en esas mismas fechas en la localidad de Santa María de Cayón el titulado Club Independiente de Cayón, neonata sociedad que, vistiendo camiseta verdinegra con pantalón negro, dispuso de un terreno de juego en el núcleo de Abadilla de Cayón siendo a continuación federado y considerado igualmente como de Tercera Categoría.

La presencia de ambos clubs en el mismo campeonato desde la temporada 24/25 creó una gran rivalidad entre ellos que arrastró a bastantes aficionados de las respectivas localidades de origen, siendo habituales rifirrafes entre jugadores y aficiones, además de intimidación hacia los colegiados. Toda esta algarabía que reunió a centenares de aficionados y fueron testigos incluso a campeonatos en la Serie B de Primera Categoría, en 1929 se frenó en seco con la ausencia de ambos clubs del fútbol federado, permaneciendo el C.D. Cayón renqueante y con escasa actividad hasta que avanzado 1931 encadenó una segunda desaparición.

1930 – 1940

Tras unos meses sin los hasta entonces representantes de Sarón y Santa María de Cayón, en 1932 surgieron al unísono dos nuevas iniciativas, pero en otras localidades del municipio como fueron el Argomilla Foot-ball Club con sede en el núcleo de Argomilla de Cayón quien levantó el denominado Campo de La Magdalena y, por otra parte, la Unión Deportiva La Penilla, con sede en la localidad de La Penilla de Cayón y grandes vínculos a personal empleado en la fábrica Nestlé especializada en harina lacteada y leche condensada aprovechando la amplia y tradicional oferta ganadera del municipio.

Las vicisitudes que atravesaron ambos en Tercera Categoría fueron las típicas de la época moviéndose entre la modestia y un profundo amateurismo que les separaron del fútbol más profesional, desapareciendo con el estallido de la Guerra Civil en julio de 1936 que, al igual que en el resto del país, supuso un corte inesperado.

1940 – 1950

Finalizado el lamentable conflicto que tantas vidas seccionó, a principios de los años cuarenta no hubo en ninguna de las localidades del municipio iniciativa que terminase en la constitución de un nuevo club, siendo el Frente de Juventudes el único que tuvo actividad mientras se permanecía a la espera de que los aficionados llegaran a algún acuerdo que reactivase el fútbol a título federado. La espera, muy larga, se retrasó hasta 1945 cuando los aficionados Antonio Lavín, Leopoldo Gómez y Francisco Ramos decidieron reorganizar el C.D. Cayón iniciando un tercer ciclo tras las dos desapariciones anteriores, discurriendo sus primeros años al margen del fútbol federado más preocupados en rehabilitar el Campo de Los Rosales e ir creciendo poco a poco antes que competir a nivel federado.

En 1948 se iniciaron las obras de vallado del terreno de juego quedando el club inscrito en la Federación Astur-Montañesa en Segunda Regional, teniendo un notable debut en la temporada 48/49 al concluir primero consiguiendo el ascenso a Primera Regional, cuarto nivel nacional de la época y con cierta exigencia deportiva donde terminó cuarto en la campaña 49/50 esperando, en la década siguiente, lograr una estabilidad deportiva y financiera.

1950 – 1960

Los años cincuenta empezaron con el C.D. Cayón siguiendo en el grupo cántabro de Primera Regional disfrutando de una buena temporada 50/51 en la que resultaron segundos igualados a puntos con el Santoña C.F., siendo más floja la campaña siguiente 51/52 donde, a pesar de concluir cuarto clasificado, la distancia en puntos respecto al nuevamente campeón Santoña C.F. fue más acusada. En la sesión 52/53 los clubs cántabros se separaron de la Federación Astur-Montañesa cumpliendo la aspiración de ser independientes encontrando abrigo en la nueva Federación Cántabra surgida el 2 de noviembre de 1952 terminando los gualdinegros en cuarto lugar, resultando decepcionante la edición 53/54 al finalizar novenos y más triste el campeonato 54/55 en el que, tras ser quintos, no superaron la fase de permanencia descendiendo a Segunda Regional.

Afortunadamente para sus intereses, la presencia en Segunda Regional fue breve pues, primero en la temporada 55/56 y a continuación segundo en la Fase de Ascenso, pudo recuperar la categoría recientemente perdida, aunque sin demasiado éxito al concluir decimoprimero en la campaña 56/57 por lo que dio con sus huesos nuevamente en Segunda Regional. Como ya sucediera en la anterior ocasión, su estancia no se alargó demasiado al ser segundo en la sesión 57/58 tras la S.D. Buelna logrando el ascenso en la Promoción, mostrándose como un club intermitente con pobres actuaciones en Primera Regional y la etiqueta de poderoso en Segunda Regional.

Ciñéndose a esta tendencia, la edición 58/59 fue pésima finalizando decimoprimero con tan solo cinco victorias y debiendo defender su plaza en la Promoción de Permanencia donde pudo salir a flote para tener continuidad en el campeonato 59/60 en el que, decimotercero, hubo de acudir una vez más a la Promoción para evitar el descenso. Destacable en este periodo fue el abandono del Campo de Los Rosales que le condicionó a buscar un recinto provisional, hallándolo en la localidad de Vargas, perteneciente al municipio de Pueste Viesgo y en Vioño de Piélagos, perteneciente al municipio de Piélagos hasta que en 1961 se inauguró el Campo Municipal de Bellavista.

1960 – 1970

Al iniciarse los años sesenta la Primera Regional cántabra fue ampliada en número compitiendo dieciséis participantes y modificado el sistema competitivo coincidiendo con una mejoría en el C.D. Cayón que consiguió ser décimo en la temporada 60/61 y octavo en la campaña 61/62. Cuando se esperaba que mejorar sus prestaciones clasificatorias, el decimoprimero puesto de la sesión 62/63 fue un paso atrás, revertido en la edición 63/64 al ser quinto mostrando el camino para acercarse a las primeras plazas.

Con un plantel reforzado, la temporada 64/65 fue ilusionante al quedar segundo a dos puntos de la S.D. Barreda Balompié, siendo la primera vez en su historia donde se le presentó la oportunidad de ascender a Tercera División malográndola al ser eliminado en la Promoción, teniendo un campeonato 65/66 más relajado al concluir sexto, muy similar al desarrollado en la campaña 66/67 en la que resultó quinto. En la sesión 67/68, con un excelente equipo, se ocupó el segundo puesto tras la S.D. Buelna entrando en la Segunda Fase para intentar ascender a Tercera División, objetivo que no se pudo alcanzar al ser cuarto quedando apeado. Perdidas algunas de sus mejores piezas, la edición 68/69 fue desilusionante al finalizar octavo clasificado, cerrando la década con un torneo 69/70 en el que fue sexto.

1970 – 1980

Los años setenta fueron una época de continuos cambios dentro de un país en el que aumentaban cuantiosamente el número de clubs afiliados debiendo la Federación Española y las territoriales ajustarse a los nuevos tiempos viéndose obligados a crear categorías de nuevo cuño. Siguiendo en Primera Regional, la temporada 70/71 se resolvió con un octavo puesto que fue seguido en la campaña 71/72 de una decimotercera plaza debiendo disputar una Promoción de Permanencia en la que salió airoso al ser segundo, situación que se repitió en la sesión 72/73 cuando fue decimoprimero debiendo jugarse su destino inmediato ante el aspirante S.D. Noja a quien derrotó 2-0 en casa y 2-3 en la vuelta.

En la edición 73/74, después de concluir decimotercero, encadenó su tercera Promoción de Permanencia consecutiva superando al C.D. Costa Esmeralda, de Laredo con victoria 5-2 en casa y empate 0-0 en la vuelta, accediendo en bloque junto a un buen número de clubs a la recién creada Regional Preferente que se convirtió en la primera de las categorías regionales desplazando a la Primera Regional hasta el segundo nivel. La directiva gualdinegra preparó un buen equipo para temporada 74/75 que fue sexto, misma plaza que se ocupó al término de la campaña 75/76 esperándose mantener esta línea en lo sucesivo. No fue así y en la sesión 76/77 se sufrió un gran revés al concluir decimotercero llegando, con vistas a la edición 77/78, un gran cambio en la plantilla con multitud de caras nuevas. En el campeonato se vio lo acertado de la medida proclamándose campeón con cinco puntos de ventaja respecto al C.D. Laredo, consiguiendo un histórico ascenso a Tercera División que fue ampliamente celebrado por sus seguidores.

La Tercera División de los últimos años setenta era una categoría recién convertida en el cuarto nivel nacional tras la implementación en 1977 de la Segunda División B que todavía reunía cierto atractivo al tener un carácter interregional. Bajo estas premisas, la Directiva gualdinegra hizo todo lo posible para mantener la categoría recién adquirida reforzando el plantel que se estrenó durante la temporada 78/79 en el Grupo I con clubs gallegos, asturianos, cántabros y leoneses finalizando en un plausible decimocuarto puesto, accediendo en la campaña 79/80 al Grupo II donde se vio las caras con participantes castellano-leoneses, cántabros, riojanos y navarros finalizando en decimoprimero puesto.

1980 – 1990

Recién estrenados los años ochenta, la Federación Española ejecutó una nueva remodelación de sus categorías concediendo de forma conjunta la administración del Grupo II a la Federación Asturiana y Federación Cántabra, rayando el C.D. Cayón a un buen nivel al finalizar octavo la temporada 80/81. En la campaña 81/82, conservando a gran parte de los jugadores del curso anterior, los gualdinegros ocuparon la cuarta plaza dentro de un campeonato muy igualado retrocediendo en la sesión 82/83 al ser novenos y dando un paso más atrás al término de la edición 83/84 al ser decimoterceros. La disputa del torneo 84/85 fue angustioso con un equipo que no pudo ni supo salir de los últimos puestos viéndose al final de la competición en decimonoveno puesto por lo que descendió a Regional Preferente, sin más.

La temporada 85/86 se afrontó con una plantilla sin apenas calidad que, en condiciones normales, no hubiese dado mucho de sí pero, al conceder la Federación Española a la Federación Cántabra la administración en exclusivo del Grupo III de Tercera División, se aprobó que los doce primeros clasificados pasaran a formar parte de esta categoría en el siguiente torneo. Con muchos apuros, el C.D. Cayón pudo atrapar en la última jornada la decimosegunda plaza tras pinchar la S.D. Noja consiguiendo el ascenso, oportunidad de militar en el cuarto nivel que no desaprovechó en las siguientes temporadas siendo noveno en la campaña 86/87, décimo en la sesión 87/88 y decimosegundo en la edición 88/89 coincidiendo con la inauguración del nuevo campo dentro del Complejo Deportivo Municipal en fecha 11 de septiembre de 1988 perdiendo 0-3 ante el C.D. Laredo en Liga, mejorando ostensiblemente en el campeonato 89/90 al finalizar sexto dando buenas sensaciones.

1990 – 2000

Con el cambio de década la Directiva del club radicado en Sarón busca la estabilidad dentro de una categoría en la que se siente cómodo compitiendo con gran parte de lo clubs más destacados del fútbol cántabro y la sana intención de hacerlo lo mejor posible dentro de sus posibilidades. Económicamente el C.D. Cayón no puede aspirar a estar entre lo primeros puestos que dan acceso a la Promoción de Ascenso reservada, con el nuevo formato que se implementa en 1990, a los cuatro primeros clasificados, pero sí a luchar y ser al menos competitivo.

Bajo estas premisas la temporada 90/91 no empieza bien clasificándose en decimotercero puesto, mejorando sensiblemente en los campeonatos contiguos donde queda séptimo en la campaña 91/92, octavo en la sesión 92/93 y de nuevo séptimo en la edición 93/94, experimentando un retroceso deportivo a mitad de los años noventa cuando las distintas plantillas que se logran reunir no sobrepasan la mitad de la tabla clasificatoria siendo decimocuartos la temporada 94/95, decimosextos en la campaña 95/96 pasando apuros para mantenerse solventados gracias a la presencia de clubs en peores condiciones y decimoprimeros en la sesión 96/97 que marca una ligera recuperación.

Como bien apuntaba el campeonato anterior, la edición 97/98 confirma que se dispone de unos buenos cimientos para revertir la situación y estar arriba. Con una plantilla competitiva el C.D. Cayón consigue acechar los puestos de Promoción escapándose ésta por tan solo dos puntos para concluir quinto, ocupándose al término del curso 98/99 el sexto puesto aunque con una considerable distancia en puntos respecto a los cuatro primeros. Tras estos dos campeonatos en los que se rinde a un notable nivel, el torneo 99/00 ofrece una cara bien diferente luchándose por evitar un descenso que aprieta resultando decimoséptimo y con una gran susto en el cuerpo de los aficionados quienes temen lo peor.

2000 – 2010

La primera década del nuevo siglo empieza con buen pie. Después de los errores del último campeonato hacen falta cambios que llegan con la incorporación de nuevos jugadores dejando a los gualdinegros en sexta plaza una vez finalizada la temporada 00/01. Es un espejismo puntual. En la siguiente campaña 01/02 el C.D. Cayón no encuentra su espacio y sus dudas se reflejan en la clasificación definitiva ocupando la decimosegunda plaza, puesto que empeora en la sesión 02/03 al ser decimoquinto hundiéndose en la edición 03/04 cuando es vigésimo y colista destacado sumando apenas cinco victorias.

Perdida la categoría y descendido a Regional Preferente, la temporada 04/05 se pasa sin pena ni gloria finalizando en una discreta sexta plaza que es un fracaso a un club aspirante al ascenso consiguiendo en la campaña 05/06, tras ser tercero en Liga, regresar a Tercera División. Situado en el cuarto nivel, la calidad de la plantilla se muestra insuficiente colocándose bien temprano en los puestos de cola de la sesión 06/07 para ser decimoctavo y encadenar un nuevo descenso, regresando a Regional Preferente donde es quinto en una edición 07/08 muy irregular donde no se consigue deportivamente el ascenso. Finalizado el campeonato, correspondiéndole a la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega «B» ascender después de ser cuarta, al ocupar el primer equipo plaza en Tercera División tras ser eliminado en la Promoción de Ascenso a Segunda División B, le fue ofrecida la vacante a los de Sarón aceptando de inmediato reencontrándose así con un Grupo III cántabro donde fueron decimocuartos en el campeonato 08/09 y novenos en el curso 09/10.

2010 – 2020

Al iniciarse los años diez el C.D. Cayón cambió su dinámica competitiva apartando la tradicional tendencia de ser un club modesto en Tercera División con algunos problemas puntuales para mantenerse, convirtiéndose gracias a la entrada de capital económico en una pujante sociedad deportiva que aspiraba a ascender a Segunda División B. Permutado el objetivo del club y clara la meta, tras una temporada 10/11 de adaptación en la que se finalizó en décimo puesto, en la campaña 11/12 ya se vieron claras sus intenciones concluyendo cuarto por lo que accedió por primera vez en su historia a la Promoción de Ascenso, fase donde fue eliminado en Cuartos por el pontevedrés Alondras C.F. tras vencer 1-0 en casa y caer derrotado por 2-0 en Cangas de Morrazo.

En la sesión 12/13 fue tercero en Liga tras unos inalcanzables C.D. Tropezón y Rayo Cantabria disputando su segunda Promoción consecutiva, superando en Cuartos a la S.D. Formentera después de empatar 1-1 en casa e imponerse 1-2 en la localidad pitiusa. En Semifinales, pese al aliento de sus aficionados, una derrota en casa por 0-1 les complicó la eliminatoria no pasando del empate 1-1 en la vuelta quedando apeados, no pudiendo en la edición 13/14 promocionar al concluir en sexto lugar. En la temporada 14/15, con un gran plantel que sumó numerosos puntos, se superó en Cuartos al C.D. Atlético Navalcarnero al empatar 0-0 en casa y 1-1 en la localidad madrileña, siendo más fácil de lo esperado los encuentros de Semifinales al imponerse 1-0 al Condal Club en casa y 1-3 en la asturiana localidad de Noreña accediendo a la Final. Depositadas todas las esperanzas en lograr algo positivo y a la par histórico, el Club Portugalete arrancó un 0-0 en casa al que se sumó un 3-0 en la localidad vizcaína derribando cualquier atisbo de ascenso.

La campaña 15/16, muy similar a la anterior y finalizada también en cuarto puesto, trajo la eliminación del Club Atlético Cirbonero en Cuartos al vencer 2-1 en casa y 0-2 en la localidad navarra de Cintruénigo, no pudiendo hacer lo mismo en Semifinales al encontrarse con un rocoso Caudal Deportivo que se impuso 0-2 en casa y 1-0 en la asturiana Mieres. En la sesión 16/17, no tan buena como las anteriores, se ocupó por tercera vez consecutiva la cuarta plaza siéndole esquiva la Promoción a las primeras de cambio al encontrarse en Cuartos con el Club Rápido de Bouzas que se adelantó en casa por 0-2 volviendo a ganar en Vigo por 4-0.

Sexto clasificado en la edición 17/18, concluida la temporada 18/19 pudo volver a promocionar al ser cuarto en Liga, fase donde fue apeado en Cuartos al empatar 1-1 en casa ante la S.D. Logroñés, perdiendo en la capital riojana por 1-0. En el campeonato 19/20, restando todavía diez jornadas para la finalización del torneo, la Federación Española suspendió las competiciones no profesionales a causa de la crisis sanitaria cuando el C.D. Cayón iba en quinto puesto, motivo por el cual una vez aprobado a finales de mayo llevar adelante la Promoción de Ascenso, los gualdinegros quedaron al margen.

2020 – 2030

La recién inaugurada década empieza con la voluntad por parte de la Federación Española de reestructurar las categorías nacionales que de ella dependen suprimiendo las tradicionales Segunda División B y Tercera División que, para la temporada 21/22, serán sustituidas por dos nuevas tituladas Primera RFEF y Segunda RFEF respectivamente a las que se añade una tercera denominada Tercera RFEF que se convierte en el quinto nivel. Para acomodar a los clubs en la nueva estructura y realizar la correspondiente criba, durante la temporada 20/21 se establece un complicado sistema competitivo en el cual el Grupo III cántabro queda fraccionado en dos mitades participando el C.D. Cayón en el Subgrupo B del que resulta primero debiendo jugar a continuación en el Grupo por el Ascenso a Segunda RFEF, fase en la que es brillantemente primero aventajando en cinco puntos al Rayo Cantabria por lo que, además de sumar el primer título de la categoría en su historia, consigue acceder a la nueva categoría.

A pesar de seguir en el cuarto nivel nacional, el carácter suprarregional que ofrece la Segunda RFEF es un aliciente para los animosos aficionados cayoneses que, ante la campaña 21/22 en el Grupo II, pueden ver pasar por Estadio Fernando Astobiza clubs cántabros, navarros, riojanos, vascos y burgaleses. El desarrollo del torneo no invita al optimismo y, pasada la primera mitad, se ocupa puesto en la cola que no cambia en lo sucesivo finalizando decimocuarto por lo que desciende. Durante la sesión 22/23 el C.D. Cayón se encuentra en Tercera RFEF, quinto nivel donde inmerso en el Grupo III cántabro consigue auparse hasta el primer puesto que nunca abandona consolidando el título y el ascenso directo a Segunda RFEF que es aplaudido por todos sus aficionados.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB: