Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

 

Barça y Madrid, necesidades dispares en el mercado.

 

10-07-2017.

Como sucede cada verano, los clubes buscan mejorar sus respectivas plantillas con incorporaciones de garantía. Los equipos que han sido consagrados como campeones al final de temporada acuden al mercado con el aval del triunfo, situación diametralmente opuesta a la que viven los que no han podido saborear el sabor de la victoria. Como siempre, dos de los clubes más importantes del mundo, por no decir los que más, como son Barça y Madrid, extienden sus telarañas sobre los mejores jugadores de presente y futuro. Como en un tablero de ajedrez, los dos conjuntos mueven ficha siempre con un ojo puesto sobre el máximo rival.

El caso de Barça y Madrid es muy diferente; el conjunto blanco solo debe mejorar un equipo ya de por sí excelente, un cuadro conformado por casi dos equipos titulares que han mostrado su mejor cara en la Champions League, competición que lograron por segunda vez consecutiva al final de la pasada temporada. Un hecho inédito que no se había producido hasta ahora. El Barça, en cambio, se posiciona en el mercado con una necesidad imperiosa en relación a mejorar su conjunto, un equipo que ha ofrecido síntomas de estancamiento y que necesita fortalecer algunos de los puntos claves del terreno de juego. Además, los fichajes que realizó la última temporada han brillado por su ausencia en relación a la consecución de los títulos a los que aspiraba. Jugadores como André Gomes, Denis Suárez, Lucas Digne o Paco Alcácer han mostrado mejor de cara en el tramo final, pero no han cumplido las expectativas generadas.

En el caso del Madrid hemos visto como el equipo teóricamente suplente ha mostrado un rendimiento excelente, provocando que solo haya que apuntalar una base ya de por sí magnífica. Está por ver quién se llevará el gato al agua. El equipo que consiga reforzar mejor sus piezas saldrá con ventaja desde el punto de salida y generará confianzas en relación a su entorno. Por ejemplo, la casa de apuestas BetStars no perdió la fe en el combinado madridista la temporada pasada cuando disputó los títulos finales, buena muestra de la excelente gestión deportiva realizada a lo largo del campeonato. De eso se trata, de generar confianza.

camp nou panoramico

El Barça necesita reforzar urgentemente la línea medular con un jugador que pueda otorgar equilibrio en las transiciones del juego, en el pasado curso hemos podido ver como la delantera letal de la que dispone el equipo se ha desconectado con las demás zonas del campo; esta situación era provocada por la ausencia de un jugador que pudiera conectar bien entre líneas. El hombre llamado a ostentar este rol es Marco Verratti, centrocampista del París Saint-Germain y uno de los jugadores con más proyección del territorio europeo. El jugador ha mostrado predisposición para incorporarse a las filas del club azulgrana pero existe una losa que complica mucho la operación. El PSG es propiedad del jeque Nasser Al-Khelaïfi, hombre poco dado a las presiones. La negativa al traspaso se ha vivido casi como un motivo de interés nacional en el país qatarí y las negociaciones serán largas.

Otra línea que el Barça busca reforzar es la del lateral derecho. Sergi Roberto monopolizó esta posición la última temporada, pero como no es un especialista en esta zona del campo sus transiciones defensivas ofrecieron dudas ante rivales de entidad. La ausencia de Aleix Vidal por desavenencias con el entrenador primero, y por lesión después, tampoco ayudó a revertir la situación. El jugador que más interesa al Barça es Héctor Bellerín, pero sacarlo del Arsenal e incorporarlo al club catalán tampoco será fácil.

Por último, el Barça también estará atento a las opciones de mercado que puedan ayudar a mejorar su plantel, y una de las posiciones complementarias a mejorar sería la de la zona atacante, con el tridente y el retorno de Deulofeu. Ahora mismo no se trata de una zona que muestre carencias, más bien lo contrario.

El Real Madrid por su parte ya dispone de un plantel espectacular, y ya ha incorporado al central Vallejo, que vuelve de una cesión al Eintracht de Frankfurt, el lateral Theo Hernández, propiedad del Atlético de Madrid, a Marcos Llorente, cedido en el Alavés y a Dani Ceballos, del Betis. Con estos movimientos el equipo de la capital ha configurado un equipo repleto de talento.

Faltará para conocer el nombre del galáctico que fichará el presidente blanco Florentino Pérez, muy dado a este tipo de actos en año de visita a las urnas. Mbappé, Donnarumma, David de Gea o Hazard son algunos de los hombres que han sonado con más fuerza. Donde tendrá más dificultades es en vender alguna de las piezas descartadas por el técnico Zinedine Zidane como es el caso de Morata o James Rodríguez. Jugadores muy válidos y con altas aspiraciones económicas que no tienen lugar en el conjunto blanco la próxima temporada.