Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR

Historial del Barakaldo Club de Fútbol

titular Barakaldo

 

escudo Barakaldo CF

 

DATOS GENERALES:

  • Nombre completo: Barakaldo Club de Fútbol
  • Ciudad: San Vicente de Baracaldo / Barakaldo
  • Provincia: Vizcaya / Bizkaia
  • Comunidad Autónoma: País Vasco / Euskadi
  • Fecha de constitución: 1917
  • Fecha de federación: 1919

CAMBIOS DE NOMBRE:

  • Baracaldo Foot-ball Club (1917-1939)
  • Club Deportivo Baracaldo- Oriamendi (1939-1942)
  • Club Deportivo Baracaldo-Altos Hornos (1942-1958)
  • Club Baracaldo Altos Hornos (1958-1971)
  • Baracaldo Club (1971-1973)
  • Baracaldo Club de Fútbol (1973-1995)
  • Barakaldo Club de Fútbol (1995-)

TÍTULOS NACIONALES:

3 Ligas de Segunda División B

  • 1979/80
  • 1997/98
  • 2001/02

8 Ligas de Tercera División

  • 1929/30
  • 1930/31
  • 1957/58
  • 1962/63
  • 1963/64
  • 1971/72
  • 1976/77
  • 1987/88

ESTADIO:

estadio Nuevo Lasesarre

  • Nombre: Estadio Nuevo Lasesarre
  • Año de inauguración: 30 de septiembre de 2003
  • Cambios de nombre:
  • Estadio Nuevo Lasesarre (2003-)
  • Capacidad: 7.960 espectadores

OTROS ESTADIOS:

  • Campo de El Barracón (1917-1918)
  • Campo de Lasesarre (1918-1922)
  • Estadio de Lasesarre (1922-2000)
  • Ciudad Deportiva de San Vicente (2000-2003)
  • Estadio Nuevo Lasesarre (2003- )

TRAYECTORIA EN LIGA:

clasificaciones finales Barakaldo CF

ESCUDOS DEL BARAKALDO CLUB DE FÚTBOL:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

UNIFORMES DEL BARAKALDO CLUB DE FÚTBOL:

Copyright Escudos y uniformes LaFutbolteca.com

ORÍGENES DEL FÚTBOL EN BARAKALDO:

Situado a escasa distancia de la capital provincia, Bilbao, con el cual está conurbado, el municipio de Barakaldo es uno de los principales enclaves industriales del país siendo sede de numerosas e importantes factorías siderúrgicas que, desde su aparición a caballo de finales del siglo XIX y principios del XX, han proporcionado una gran riqueza al municipio y favorecido su crecimiento rebasando hoy en día los cien mil habitantes. Azotado por la gran crisis industrial de los años ochenta, desde entonces la localidad se ha adaptado a los nuevos tiempos combinando su apuesta tradicional con la del sector servicios, siendo el turismo, comercio y ocio sus principales actividades.

Influenciada por su cercanía con Bilbao, donde el Athletic Club era una referencia a nivel estatal por la calidad de sus jugadores y éxitos obtenidos, pronto en los primeros años del siglo XX empezó a rodar el balón por las inmediaciones de la localidad de Barakaldo, apareciendo en 1910 un club infantil -hoy juvenil- titulado Euzkotarra formado por chavales con una gran ilusión pese a lo cual al poco tiempo acabó desapareciendo. El testigo acto seguido lo tomó la Sociedad Deportiva Baracaldo, entidad polideportiva constituida a principios de 1915 que, además de disponer de un equipo de fútbol, organizaba carreras ciclistas, carreras a pie y propulsaba otras disciplinas como el culto al físico, inaugurando en marzo un espléndido gimnasio con todo tipo de artilugios y máquinas para sus asociados.

A pesar de contar con una sección balompédica, la S.D. Baracaldo se vio superada casi de inmediato en primer lugar por el Club Alfonso XIII y luego por el Carmen Foot-ball Club, sociedad esta última con sede en la calle del mismo nombre, ambas muy humildes pero dedicadas exclusivamente al fútbol, deporte en el cual empezaron a acaparar a los mejores futbolistas locales. En 1916 el Carmen F.C. ya jugaba y se desplazaba hasta localidades vecinas, así como Bilbao para contender con sus respectivos clubs, aglutinando una formidable plantilla donde destacaban algunos jugadores que luego pasarían a formar parte de otros destacados clubs.

HISTORIA DEL BARAKALDO CLUB DE FÚTBOL:

1917 – 1920

Centrado en la actividad atlética en la que destacaban algunos de sus miembros, la S.D. Baracaldo se dio de alta en 1917 en la prestigiosa Federación Vizcaína de Atletismo, una de las más importantes de España, acogiendo la ciudad importantes eventos donde se reunían parte de los mejores deportistas de la región. Sin embargo el fútbol no pasaba desapercibido. Conscientes sus dirigentes de la relevancia de este deporte y de que en el Carmen F.C. se daban cita los mejores de la localidad, durante el año se mantuvieron varias reuniones entre ambos clubs para alcanzar una entente en la que los dos salieran beneficiados. Fruto de las conversaciones y de la buena sintonía, al poco tiempo quedaban los dos fusionados bajo el nombre de Sociedad de Deportes Baracaldo Foot-ball Club, convirtiéndose a partir de entonces el fútbol en absoluta prioridad y jugando en el Campo de El Barracón, modesto recinto junto a la estación de ferrocarril que solían emplear los carmenistas.

Ataviado con camiseta gualdinegra y pantalón negro, el paso de inscribirse en la Federación Regional del Norte de Clubs de Foot-ball todavía debió esperar un tiempo hasta que se habilitó un nuevo campo en las campas de Lasesarre, siendo en 1918 cuando el club se dio de alta quedando ubicado, por su nivel, en la Serie C o tercer nivel regional donde se proclamó campeón al término de la temporada 18/19 ascendiendo a la Serie B.

1920 – 1930

Campeón en las ediciones 19/20, 20/21 y 21/22, el ascenso a la Serie A en estos tiempos exigía algo más que tener un buen equipo pues había de contar con el beneplácito federativo y, sobre todo, de un recinto en condiciones vallado y cerrado. La marcha de los clubs cántabros quienes se independizaron en 1922 constituyendo la Federación Cántabra fueron la primera piedra, suponiendo la segunda la habilitación de un terreno en las campas inundables de Lasesarre donde venía jugando al lado de las cuales se levantó el campo del mismo nombre. Conseguido el consentimiento de la ahora Federación Vizcaína quien autorizó su pase a la Serie A, la inauguración del estadio el 17 de septiembre de 1922 en encuentro perdido ante el Athletic Club, de Bilbao, por 1-3, proporcionó un salto cualitativo al club baracaldés que en la campaña 22/23 alcanzó el tercer puesto tras el principal club bilbaíno y el Arenas Club.

Paralelamente a este ascenso, la localidad experimentó un gran crecimiento poblacional en correspondencia al éxito de sus industrias, aproximándose hacia 1930 el número de habitantes a cerca de treinta mil. Impulsado por el desarrollo fabril y la estela dejada por el Baracaldo F.C., en los años veinte quedaron constituidas varias sociedades que, con el paso del tiempo, tendrían continuidad o, por lo contrario, terminarían desapareciendo. Así pues, por orden de aparición, surgió el Euzkotarra Club, vinculado al apartido nacionalista vasco con camisa rojiverde y pantalón negro en un rebrote establecido en 1918, la S.D. Arana vistiendo camisa rojiblanca con pantalón negro y el Club Deportivo Irrintzi uniformado con camisa roja y pantalón blanco que jugaba en el Campo de Lasesarre, ambos en 1921, acompañándoles en 1922 el Oriamendi Sport Club.

En 1923 fueron constituidas varias sociedades más como el Sporting Club de Lutxana, que vestía camisa rojiblanca con pantalón negro, la S.D. Retuerto Sport que vestía como el anterior, el Unión Sport de San Vicente que vestía camisa blanquiazul con pantalón negro y jugaba en el Campo Geuk-Egiña y el C.D. Larramendi, con camisa blanca y pantalón azul perteneciente a la barriada de Alonsotegi, hoy municipio independiente segregado de Barakaldo. Con posterioridad surgieron otros como el Desierto F.C., el Villalonga F.C., el de Los Fueros Sport, el Zaballa Sport, el Español F.C. nacido en 1930 o el Portu, club este que jugó en el recinto del Oriamendi S.C., entidades que sirvieron de cantera y escaparate del primer club local, el Baracaldo F.C., gracias a los cuales este pudo hacer frente al profesionalismo y aguantar el envite de los denominados grandes durante los años treinta. De allí surgieron también, como era de esperar, grandes jugadores como Prats, Lafuente, Travieso, Quincoces, Bata, Urquiaga, Aedo, Antero, Bustos, Mundo, Lezama, Llorente, Alconero y Panizo entre otros muchos, yendo a parar la mayoría de ellos a los principales clubs nacionales y confirmando con ello la excelencia de la cantera baracaldesa.

Ausente de los Campeonatos de Liga de Primera y Segunda División al tratarse de un club modesto, sin títulos regionales y sin el caché necesario para superar a otros clubs, como compensación disputó la Serie B de Segunda División en le edición 28/29, siendo su papel muy discreto al ocupar la novena plaza entre los diez concursantes que se dieron cita y no repitieron en el curso siguiente. En lo que respecta al Campeonato de Vizcaya, el resultado fue nefasto sumando sólo dos empates, puntuación con la que fue cuarto y colista. En la sesión 29/30, nuevamente su paso por la Serie A vizcaína fue desastroso con dos empates, ocupando en esta ocasión la quinta plaza como colista mientras, a nivel nacional, se inscribió para competir en Tercera División, nueva categoría que era una especie de Fase Final donde los clubs modestos competían entre sí para tratar de ascender a Segunda División. Ubicado en el Grupo II, el Baracaldo F.C. esta vez sí dio la talla y quedó campeón entre una apretada selección de cinco clubs, accediendo a Cuartos donde supero primeramente al Club Gijón; 3-2 en casa y empate 1-1 en la localidad asturiana y a continuación al Club Patria Aragón, de Zaragoza, después de empatar 2-2 en la capital maña y vencer 4-1 en casa. En la Final, donde estaba en disputa el ascenso de categoría en partido único frente al C.D. Castellón, reunidos en Zaragoza ambos clubs el triunfo fue para los valencianos por 3-2, quedando el esfuerzo baracaldés en balde.

1930 – 1940

Frustrados por no conseguir el ascenso a la categoría de plata en el curso anterior, la década de los años treinta empezó con el objetivo de alcanzar la Segunda División en cuando fuera posible a la par que, en el campeonato vizcaíno, cada vez se constataba más la distancia existente entre unos y otros clubs. En la temporada 30/31 los gualdinegros fueron cuartos en el torneo doméstico consiguiendo la cuarta plaza, pero con una victoria y siete derrotas, accediendo a la fase de Tercera División donde, dentro del Grupo II, consiguió la primera plaza pasando a la Fase Final en la cual se le escapó el ascenso ante el Club Celta de Vigo. En la campaña siguiente, 31/32, con tres puntos ocupó el quinto puesto y colista en el torneo vizcaíno, participando una vez más en Tercera División donde fue segundo de su grupo tras el Club Atlético Osasuna pamplonés.

En la edición 32/33 llegaron nuevos jugadores y hubo un mayor compromiso desde la directiva para subir por fin un peldaño más en su carrera. En el Campeonato de Vizcaya se obtuvo la tercera plaza empatado a puntos con el Arenas Club, siendo a continuación designado por el Comité Nacional para competir en Tercera División. Dentro del Grupo III quedó segundo tras el C.D. Logroño, pasando a la la Fase Final donde resultó eliminado por el Zaragoza F.C. En 1933 el Baracaldo F.C. consiguió mejorar aún más su plantel, aproximándose al Athletic Club al que se consiguió derrotar en Lasesarre. En Tercera División fue segundo precedido por el Valladolid Deportivo, quedando descalificado en la Fase Final.

El fútbol avanzaba y con él la Federación Española quien en 1934 planteó una profunda reestructuración creando los Campeonatos Superregionales, potenciando la Segunda División con más grupos y participantes y suprimiendo la Tercera División. Los mejores clubs vizcaínos, guipuzcoanos y navarros quedaron asignados al Grupo III en lo que fue denominada Copa Vasca ocupando los baracaldeses la sexta plaza mientras que, paralelamente, el Comité Nacional de la Federación Española designaba veinte de los participantes en Segunda División siendo el Baracaldo F.C. uno de ellos. El estreno dentro del Grupo I deportivamente no fue satisfactorio al resultar sexto de un total de ocho clubs, pero económicamente Lasesarre reunió cada fin de semana grandes entradas para ver a contrincantes de gran nivel. En la temporada 35/36 se superó al Athletic Club en la Copa Vasca concluyendo tercero, repitiendo el mismo puesto en el Grupo II de Segunda División donde se enfrentó a nuevos rivales. Durante el mes de julio de 1936, en plena pretemporada y preparando los fichajes para la nueva temporada, España quedó rota en dos y ya nada volvería a ser igual.

Tras el estallido de la Guerra Civil la localidad fue controlada por las fuerzas afines al gobierno republicano durante unos meses, siendo sometida a constantes bombardeos desde el aire que sembraron el terror entre sus ciudadanos. Con la entrada de las fuerzas nacionales el 22 de junio de 1937, una aparente normalidad se adueñó de la situación cesando la actividad bélica y quedando restablecidos algunos servicios básicos, reemprendiéndose paulatina y lentamente con el paso del tiempo la actividad fabril.

Cuando en 1938 el frente se redujo a la capital del Estado y a la zona este del país, Barakaldo contaba con un solo club de fútbol en pie, el Oriamendi Sport Club, entidad afín al partido tradicionalista que, debido a su ideología y a ser uno de los puntales del nuevo Régimen, tras la toma de posesión de los nacionales había sido recuperada rápidamente en favor de sus militantes. Constituido en 1922 y vistiendo camisa azul con pantalón blanco, el Oriamendi S.C. venía desde su nacimiento jugando en el Campo de Landabeko no habiendo superado en tres lustros de historia la Segunda Categoría de la Federación Vizcaína, convirtiéndose en uno más de los que habían en la ciudad y proporcionando jóvenes valores al fútbol vasco.

Inactivo el Baracaldo F.C. a consecuencia del conflicto habiendo perdido a sus dirigentes y jugadores, misma situación que atravesaron otras sociedades locales, el Oriamendi S.C. asumió a partir de entonces la representación del fútbol baracaldés siendo invitado durante el verano de 1938 a participar en el Torneo homenaje a las Brigadas Navarras, concurso organizado por la Federación Guipuzcoana y pensado en principio para los clubs provinciales donde se le dio cabida.

En junio de ese mismo año, visto que el Baracaldo F.C. seguía desorganizado, la junta directiva oriamendista encabezada por Juan Antonio Meléndez decidió dar de alta en su lista de socios a los que quisieron y fueron del Baracaldo F.C., todo ello con el ánimo de continuar la labor abandonada escaso tiempo antes por los gualdinegros, de modo que aprovechando su estructura y parte de jugadores en activo Baracaldo tuviese un club importante de cara al futuro inmediato. La unión temporal entre las dos sociedades, forzada por los acontecimientos, acababa de producirse y bajo esta tesitura el ahora denominado C.D. Baracaldo-Oriamendi, vistiendo los tradicionales colores gualdinegros participó durante los primeros meses de 1939 en la I Copa de S.E. el Generalísimo, torneo de ámbito nacional en el que alcanzó las Semifinales siendo eliminado por el Racing Ferrol F.C. mientras, poco después, el Sevilla F.C. se adjudicaba el título.

Terminado por fin el conflicto bélico en abril de 1939, la F.E.F. dispuso que la situación deportiva vigente hasta el año 1936 debía ser respetada en el ámbito competitivo, con lo cual el fútbol baracaldés mantenía la plaza que ostentara el Baracaldo F.C. en Segunda División durante la temporada 35/36. Bajo el control de las nuevas autoridades y una categoría dividida en cinco grupos agrupados geográficamente de ocho participantes cada uno, el C.D. Baracaldo-Oriamendi se dispuso para competir convenientemente en la temporada 39/40, quedando quinto en un grupo compuesto totalmente por clubs vascos más la suma del navarro Club Atlético Osasuna.

1940 – 1950

Acondicionado el Campo de Lasesarre para la práctica del fútbol, el C.D. Baracaldo-Oriamendi aprovechó tan modélicas instalaciones para defender con uñas y dientes su supervivencia en una cambiante Segunda División que en la campaña 40/41 quedó reducida a dos grupos de doce participantes, pasando los gualdinegros penalidades hasta concluir decimoprimeros. En la edición 41/42, con una maltrecha economía, la categoría sufrió otra remodelación siendo tres los grupos en competición, ahora con ocho participantes, ocupando los baracaldeses la sexta plaza.

En 1941 Educación y Descanso, organización dependiente de la Organización Sindical Española con fines culturales y recreativos, decidió establecer un Campeonato Nacional para Productores destinado a clubs formados por jugadores con ficha de aficionado. Altos Hornos de Vizcaya, empresa siderúrgica con instalaciones fabriles en Barakaldo, decidíó crear un club denominado C.D. Altos Hornos de Vizcaya para sus operarios bien fueran ingenieros u obreros viéndose reforzados prontamente para competir por jóvenes jugadores aficionados del C.D. Baracaldo-Oriamendi, consiguiendo en la primera edición disputada en 1942 coronarse como campeón de Vizcaya. Clasificado para acceder junto a otros tres clubs del resto del país a la Fase Final a disputar en el madrileño Estadio de Chamartín, tras imponerse al representante de Granada por 5-0 y ser descalificado el de Lugo vencedor del representante catalán por alinear a un jugador profesional, el comité organizador lo proclamó Campeón de España, causando el éxito obtenido un gran revuelo entre la directiva baracaldesa y sus empleados.

Basado en el Campo de Lasesarre al igual que el C.D. Baracaldo-Oriamendi, la directiva fabril se planteó seguir su carrera en solitario tramitando una licencia federativa o bien converger con el principal club de la ciudad prestándole su ayuda económica ante el delicado momento que se vivía en el club gualdinegro en Segunda División, llevándose a cabo la unión de ambos durante el verano de 1942 que tuvo como resultado el cambio de denominación del club histórico quien adoptó el de C.D. Baracaldo-Altos Hornos con Federico Gómez Rubiera en la presidencia. Los cambios, al margen del título de la sociedad, afectaron a su indumentaria acogiendo los colores fabriles, camisa azul con pantalón blanco sustituido casi de inmediato por uno negro y escudo, fusionando el logo de la empresa con el nombre de la localidad.

La sección tradicionalista del club baracaldés, una vez conseguido el apoyo de A.H.V. y asegurado su porvenir más inmediato, decidió acto seguido reorganizar el Oriamendi S.C. con Ramón Díaz Teja como presidente y teniendo como feudo el tradicional Campo de Landabeko, inscribiéndolo nuevamente en la Federación Vizcaína donde quedó ubicado en la Serie B de Primera Categoría, ahora bajo el título de C.D. Oriamendi debido al Decreto gubernamental que prohibía el uso de extranjerismos.

El C.D. Baracaldo-Altos Hornos encaró la temporada 42/43 con optimismo tras tan significativo y trascendental acuerdo alcanzando el quinto puesto en Liga con el mismo formato del curso anterior, quedando la Segunda División en la sesión 43/44 reducida a un grupo único de catorce participantes. Competir en esta categoría, equiparable a la Primera División con desplazamientos a todo el país, requería de una gran inversión para ocuparse de los desplazamientos y hospedaje, amén del aspecto competitivo, logrando los azules la decimoprimera plaza con grandes dificultades empatados con el Arenas Club, de Guecho, quien descendió junto a Club Atlético Osasuna y Real Valladolid Deportivo. En la edición 44/45, con un equipo de circunstancias y después de sumar cinco victorias, tres empates y sufrir grandes goleadas, se terminó decimocuarto y colista perdiendo la categoría y descendiendo a Tercera División.

En la campaña 45/46 los azules se estrenan en una remodelada Tercera División que ya no es una Fase Final donde acudían los mejores clubs de Primera Regional para luchar por un puesto en Segunda División. Ampliamente modificada en 1943, la categoría ofrece cimientos y estructura firmes, compitiendo los vizcaínos en el Grupo III donde son terceros tras Arenas Club y Sestao S.C. accediendo con ello a la Fase Intermedia. En este torneo, válido para eliminar aspirantes, queda primero de un grupo de seis participantes y obtiene pase a la Fase Final, siendo tercero de un grupo de cinco en el que ascienden los dos primeros.

Aún le queda una última oportunidad y promociona a partido único con el Jerez C.D. en encuentro disputado en Madrid en el que se imponen por 2-0 consiguiendo un merecido y trabajado ascenso a Segunda División. Tras este ascenso, el C.D. Baracaldo-Altos Hornos recupera su tradicional vestimenta con camisa gualdinegra y pantalón negro adaptándose perfectamente al segundo nivel nacional y se convierte durante unos lustros en un clásico de la categoría empezando la temporada 46/47 con un decimoprimero puesto y esquivando por pelos la Promoción de Descenso y el descenso en una categoría que sigue contando con catorce contendientes.

A partir de este punto de inflexión el club empieza a contar con excelentes plantillas y muchos jugadores nacidos en la localidad, convirtiéndose en uno de los grandes del fútbol nacional coincidiendo con una época de esplendor deportivo. De este modo es noveno en la edición 47/48 y quinto en la sesión 48/49, pasando en la temporada 49/50 al Grupo I o Norte de una Segunda División que acaba de ser dividida en dos grupos por razones geográficas con dieciséis participantes respectivamente. Aumentado el nivel competitivo, los gualdinegros serán décimos aunque mirando con el rabillo del ojo los puestos de cola.

1950 – 1960

Durante la década de los años cincuenta Baracaldo vive apasionadamente cada temporada inmerso en la Segunda División, a excepción de la campaña 57/58 en la que pasa brevemente por Tercera División. Socialmente el club cala hondamente entre los aficionados locales y dos presidentes marcan la trayectoria, Lorenzo Lahuerta entre 1950 y 1955 y José Rodríguez entre 1955 y 1959. La sesión 50/51 es subcampeón de la Copa Federación al perder 6-3 en la Final disputada en el estadio zaragozano de Torrero frente al R.C.D. Córdoba. Deportivamente el patrocinio de A.H.V. redunda en la contratación de buenos jugadores, no pasando durante el primer lustro apuro alguno y consiguiendo en la temporada 53/54 el éxito de proclamarse subcampeón de Liga. Este puesto le permite entrar en la Promoción de Ascenso, quedando cuarto de un grupo de seis candidatos en el cual tan solo ascienden los dos primeros clasificados.

En el segundo lustro el equipo sufre un decaimiento y retrocede unos puestos, resultando la campaña 56/57 lamentable, acabando decimoctavo y perdiendo la categoría. Afortunadamente su paso por Tercera División durante la campaña 57/58 resulta triunfal pues se proclama Campeón de Liga y en la Promoción consigue el ascenso al eliminar a la S.D. Ponferradina; 2-1 en casa, 1-0 en la ciudad leonesa y 2-1 favorable en el partido de desempate, y a la U.D. El Entrego; 4-2 en Gijón y 5-0 en Lasesarre. En las dos temporadas que restan para finalizar el decenio consigue la permanencia con holgura en Segunda División, siendo sexto en la 58/59 ya bajo el nombre de Club Baracaldo Altos Hornos, y noveno en la 59/60.

1960 – 1970

Los años sesenta deportivamente no fueron tan fructíferos como la década anterior, pues el club gualdinegro se convirtió en un conjunto ascensor que dominaba el panorama regional, pero que era uno más en el ámbito nacional. Así en el primer campeonato de estos años, campaña 60/61, pierde la categoría al ser decimoquinto con un total de siete victorias y ocho empates, descendiendo a Tercera División. En la categoría de bronce por entonces tiene un mal inicio en la temporada 61/62, recuperándose rápidamente en la siguiente, 62/63, en la cual obtiene el campeonato. Este puesto le permite promocionar pero a la primera de cambio sufre la eliminación en manos del Club Atlético Ceuta; 4-0 en la ciudad caballa y 2-0 en Lasesarre.

En la edición 63/64 repite triunfo liguero y en esta ocasión tiene mejor suerte y consigue ascender al eliminar al C.D. Calvo Sotelo; 3-1 en casa y 2-1 en la turolense localidad de Andorra. De nuevo en Segunda División, consigue mantenerse en la campaña 64/65 tras ser noveno, pero en la 65/66 vuelve a las andadas y desciende a Tercera División al ser decimosexto y último con tan solo cinco victorias y cuatro empates. Su apuesta por retornar a Segunda División pronto pierde fuelle, pues durante los años siguientes no es capaz de conseguir el ascenso, a pesar de que en la edición 67/68 tiene la oportunidad, siendo desaprovechada al ser eliminado por la U.D. Salamanca en la Promoción; 0-0 en casa y 3-0 en la capital charra.

1970 – 1980

Los setenta son años de esplendor futbolístico para los gualdinegros. Encuadrados en una potente Tercera División consiguen el campeonato y el ascenso directo a Segunda División en la temporada 71/72 siendo presidente Juan Bautista Causo. En esta temporada A.H.V. retira su patrocinio y el club pasa a denominarse Baracaldo Club. El club vizcaíno consigue durante tres campañas consecutivas mantenerse en Segunda División, objetivo difícil en la época y teniendo en cuenta que no cuenta con un gran presupuesto y más bien el apartado económico no es tan potente como otrora. En 1973 pasa a denominarse Baracaldo Club de Fútbol. La alegría dura poco y en la edición 74/75 son decimoquintos en Liga. Este puesto que hoy en día le daría la salvación, en aquellas circunstancias le obliga a promocionar para guardar la categoría. La mala fortuna hace que sea eliminado por el aspirante C.D. Ensidesa; 1-2 en casa y 3-1 en Avilés, descendiendo a Tercera División.

En la campaña 75/76 se proclama subcampeón de grupo y promociona por el ascenso como aspirante, enfrentándose al Cádiz C.F.; 3-0 en el Ramón de Carranza y 3-2 en Lasesarre que el mantienen en Tercera División. En la campaña 76/77 es Campeón de grupo y consigue el ascenso directo a Segunda División sin mediar Promoción. La temporada 77/78 es una de las mejores realizadas por el conjunto vizcaíno en toda su historia. Recién ascendido de Tercera División, es capaz de hacerse fuerte en casa y arañar bastantes puntos fuera de ella, abastando la cuarta plaza y quedando sólo a dos puntos del segundo y tercer clasificados, quienes sí ascienden a Primera División. La venta de jóvenes valores a clubs de superior entidad causa un gran desequilibrio en el seno del club, bajando a la decimonovena plaza en la sesión 78/79 y perdiendo la categoría. En la campaña 79/80 se estrena en la Segunda División B, temporada que jamás había ocupado, proclamándose brillantemente Campeón de su grupo y consiguiendo en un breve espacio de tiempo retornar a Segunda División.

1980 – 1990

En los años ochenta el Baracaldo C.F. inicia la década con una efímera presencia en Segunda División, pues el conjunto gualdinegro no consigue mantenerse en la categoría a pesar de obtener once victorias y nueve empates, descendiendo a Segunda División B rápidamente. Tras un meritorio campeonato 81/82 en Segunda B en que finaliza en sexto lugar, el club experimenta una cierta crisis deportiva que le lleva a perder puestos en Liga y acabar por descender a Tercera División al término de la campaña 83/84. Lo que en principio parecía un traspiés deportivo pasajero, pronto se consolida como una pesadilla, pues cuatro son las temporadas consecutivas en las que permanece en el pozo de esta división al no poder culminar de forma satisfactoria los proyectos emprendidos. En la campaña 85/86 tiene una oportunidad tras ser subcampeón de grupo, desperdiciándola al caer eliminado por el C.D. Mallorca Atlético; 3-1 en Lasesarre y 3-0 en el Luís Sitjar palmesano.

El ascenso a Segunda División B se materializa en la temporada 87/88 cuando se proclama Campeón de grupo y asciende directamente sin mediar Promoción alguna. La temporada 88/89 se puede catalogar de magnífica, pues el Baracaldo C.F. pese a ser un club recién ascendido a la categoría de Segunda División B, realiza un gran torneo y termina segundo clasificado, a pocos puntos del ascenso a Segunda División. En la sesión 89/90 pierde algunas piezas importantes y se ve relegado al décimo puesto.

1990 – 2000

La década de los años noventa la verá pasar íntegramente en Segunda División B, categoría de la que tiene a lo largo de estos años hasta seis oportunidades de abandonar para dar un paso a la inmediatamente superior, desperdiciándolas todas, las últimas cuatro de forma consecutiva. Tras dos primeras temporadas iniciales en las que termina en el séptimo puesto, en la campaña 92/93 tiene su primera ocasión tras ser subcampeón de Liga. En la Promoción es tercero superado por Real Murcia C.F. y Getafe C.F., quedando último el Granada C.F. En la campaña 93/94 llega la segunda ocasión tras un cuarto puesto en Liga. En la Liguilla es último superado por U.D. Salamanca, U.D. Las Palmas y Levante U.D.

En el verano de 1995 la entidad decide adaptar el nombre del club a la lengua vasca y cambia a Barakaldo Club de Fútbol. Un par de años sin poder clasificarse para la Promoción y en la sesión 96/97 vuelve a la carga tras ser tercero. En la Liguilla tan solo obtiene un par de empates y queda rezagado a la cola tras Elche C.F., Córdoba C.F. y Real C.D. de La Coruña B. En la campaña 97/98 realiza un magnífico campeonato y se proclama campeón de Liga. Cuando todo parecía serle propicio para el ascenso, un Real Club Recreativo de Huelva intratable en la Liguilla le aparta de tan deseado objetivo, superando a Real C.D. Espanyol B y Real C.D. de La Coruña B. El conjunto gualdinegro no pierde la fe y en la temporada 98/99 tiene una nueva oportunidad tras ser tercero en Liga. En esta ocasión es el Getafe C.F. quien le arrebata el sueño, siendo Real Murcia C.F. y Sevilla F.C. B los restantes pretendientes. La década la termina como cuarto clasificado en su grupo y aun solo punto del ascenso, pues en la Liguilla el Racing Club de Ferrol es el que asciende. Les acompañan en la aventura A.D. Ceuta y C.F. Gandía.

2000 – 2010

En los primeros años del s.XXI, los baracaldeses luchan por meterse entre los cuatro primeros clasificados y optar al ascenso, objetivo marcado desde hace tiempo que coincide con el traslado provisional a la Ciudad Deportiva de San Vicente como nuevo marco para sus encuentros. El inicio no es bueno y se termina la sesión 00/01 en duodécimo puesto, lugar que es ampliamente sobrepasado en la edición 01/02 cuando se proclama Campeón de grupo. En la Promoción sufre el paso del intratable Terrassa F.C., quien gana todos los encuentros, conformándose con el segundo puesto y superando a Hércules C.F. y A.D Ceuta. En la siguiente campaña, 02/03, queda subcampeón de Liga y en la Promoción no consigue realizar un buen papel, con lo cual es relegado al tercer puesto detrás de Ciudad de Murcia C.F. y C.D. Castellón. Última es la S.D. Ponferradina.

Recién iniciada la campaña 03/04 el Barakaldo C.F. abandona las instalaciones de la Ciudad Deportiva de San Vicente y el 30 de septiembre de 2003 queda inaugurado el moderno Nuevo Estadio de Lasesarre en encuentro amistoso ante el Athletic Club con resultado favorable a los bilbaínos por 2-3, recinto con capacidad para alrededor de ocho mil localidades que presenta un innovador aspecto. El torneo oficial de Liga no es bueno y se teme por su supervivencia en la categoría consiguió finalizar decimocuarto y con el susto en el cuerpo, mejorando ostensiblemente en la siguiente edición 04/05 con la séptima plaza. En la temporada 05/06 se encontró con un nuevo bache deportivo, bastante complicado y duro de superar, terminando decimoquinto con apuros. Tras ser sexto en la campaña 06/07 por fin consiguen remontar el vuelo y ocupar el cuarto puesto en la Liga 07/08, clasificación que le permite promocionar pero sin fortuna al ser eliminado en semifinales por el Girona F.C.; 0-0 en casa y 2-0 en la capital catalana. En las dos últimas campañas de la década, los gualdinegros ocupan discretas posiciones en la categoría resultando décimos en la 08/09 y decimoprimeros en la 09/10.

2010 – 2020

En la campaña 10/11 se produce el desastre. Con poco presupuesto y una plantilla que anda muy alejada de tiempos no demasiado lejanos, se ocupan las últimas plazas durante todo el torneo presagiándose lo peor, un descenso a Tercera División que se produce con bastante antelación a la posterior jornada cosechando la entidad vizcaína tan solo cuatro victorias y doce empates, un bagaje muy escaso para tan histórica sociedad. Incómodo en una categoría lejos de sus pretensiones, los gualdinegros afrontan el ejercicio 11/12 con la mente puesta en el ascenso. El ojetivo está claro, pero el camino será duro aunque finalmente se consigue, puesto que es subcampeón tras un sorprendente C.D. Laudio, teniendo en la Promoción que esforzarse para superar a Ag.D. Parla; 0-2 en la localidad madrileña y 2-1 en casa, Real Ávila C.F.; 0-0 en la ida y 1-0 en casa, y C.D.A. Águilas F.C. en la Final; 0-0 en casa y empate 1-1 en la localidad murciana.

Copyright Texto historiales LaFutbolteca.com

BIBLIOGRAFÍA Y HEMEROGRAFÍA:

  • Album Nacional de Fútbol. Ediciones Álvarez y López (1947).
  • Enciclopedia Fútbol 1950/51. Ángel Rodríguez y Francisco Narbona (1951).
  • Barakaldo C.F. 75 años de fútbol (1917-1992). Carlos Ibáñez (1992)
  • Historia y estadística del fútbol español. Vicente Martínez Calatrava. Fundación Zerumuga (2002)
  • Historia básica de los principales clubs de fútbol españoles. Vicent Masià Pous (2009).
  • Anuarios de la RFEF.
  • El Nervión. Diario.
  • La Gaceta del Norte. Diario.
  • El Correo Español. Diario.
  • www.elmundodeportivo.es/hemeroteca Diario deportivo.
  • www.marca.com Diario deportivo.
  • www.deia.com Diario.
  • www.elcorreodigital.com Diario.
  • www.barakaldocf.com (Web oficial).
  • www.canalbarakaldo.com (Web no oficial).
ENLACES RELACIONADOS CON EL CLUB:
  • www.barakaldocf.com (Web oficial).
  • www.canalbarakaldo.com (Web no oficial).
  • www.historicobarakaldocf.com (Web no oficial).

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,